31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 21
10
NEFILIMS
4
CONSEJO
4
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
9
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Feb 04, 2019 12:48 am

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío → Vestido
La nieve había teñido de blanco las calles de Nueva York, otorgándole a la metrópoli un aspecto romántico y melancólico. Incitaba a ser admirada, a sentarse cerca de la ventana y observar con suma atención el baile hipnótico de los copos de nieve que flotaban ingrávidos cual pluma de ángel. Quizás esto fue lo que hizo que Winter White se negase a salir de su butaca favorita y acabase siendo arrastrada por Bianca hasta aquella tediosa fiesta. Unas barrocas lámparas de araña repletas de lágrimas de cristal le dieron la bienvenida, proyectando vidriosas luces en el suelo. Varios muchachos ataviados con pajarita deambulaban por el enorme salón repartiendo copas de caro champagne. Aparte de vestidos de seda y gasa, la inspectora pudo vislumbrar varias marcas de brujo, pieles imposiblemente marmóreas y ojos de colorines sin pupila, como extra también captó el desagradable olor a perro mojado. La conclusión era obvia, se hallaba rodeada de subterráneos.

Apretó los labios hasta que estos no fueron más que una línea carmesí mientras buscaba con la mirada la presencia de algún humano al que vigilar. No se fiaba de sus propios congéneres y con razón. Había aprendido que eran unos de los subterráneos más egoístas, además de las hadas. No, gracias a ninguno de ellos. Quería mucho a Bianca Salvatore pero estaba segura que parte de su ceguera se debía a que ella era su sire. Por eso ni siquiera trataba de quitarse la venda de los ojos. Bianca se había preocupado por su bienestar, la había ayudado cuando lo había necesitado y jamás la había dejado sola, se negaba a admitir que era una desalmada desprovista de compasión. Como suele decirse, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

La noche avanzó, perdió la pista de dos de los cinco mundanos que pululaban por la fiesta. Se maldijo a sí misma por permitirse el lujo de pasárselo bien y recorrió todas las estancias abiertas en un vano intento de encontrarlos en alguna esquina sufriendo una donación de sangre forzada. Ni rastro. Cuando volvió al lado de la rubia de vestido escarlata, ésta le dedicó una mirada compasiva. ¡Qué duro debía ser Winter! - Queen B, no los encuentro.- Se quejó en su oído, buscando en ella un apoyo. La melodiosa voz de la inmortal fue un suave murmullo cuando le dijo que mirase la puerta trasera. - ¡Gracias!- Canturreó antes de besar su mejilla y dejarle la marca de sus labios en ella. Conociéndola seguramente aprovecharía la tinta para extendérselo a modo de colorete.

Prácticamente se precipitó hacia la puerta trasera y salió sin preocuparse en echarse por encima la capa negra con la que había llegado. Recorrió las calles cercanas, no obstante, no fue capaz de percibir olor a muerte. Alzó la barbilla en el inconfundible pose que solía poner Einar cuando olfateaba el aire, a lo mejor le llegaba mejor... Y entonces lo advirtió. Sangre nephilim. Corrió siguiendo la estela, cruzando un par de calles desiertas, dejando tras de sí una extraña huella producto de la cola de su vestido. Por fin vio la nieve manchada de escarlata y supo que no estaba lejos. A cuatro metros se hallaba un muchacho encorvado, las marcas de su cuello revelaban su condición como hijo del ángel. Alzó un poco más la vista y vio otra sombra a un par de metros de él. Era uno de los suyos.

- ¡Tú!- Gritó alzándose el vestido para que no le molestara al avanzar. - Aléjate de él ahora mismo.- El vampiro levantó ambas cejas en sorpresa. - Yo no le he hecho nada, quería ver si me lo podía cenar pero el tío no me deja acercarme.- Winter se indignó. - ¡Qué desconsiderado por su parte no acceder a ser tu comida! ¿Por qué no te largas, imbécil? Tengo una bonita estaca escondida y puedo asegurar que tiene tu nombre escrito.- El otro parecía divertirse con el arrebato de la rubia y se encogió de hombros. - No quiero pelea ni contigo, ni con La Clave.- Apuntó sonriente y se marchó silbando. La última White cabeceó un par de veces antes de agacharse al lado del nephilim. Sólo lo había visto una vez pero su rostro se había quedado grabado en su memoria. -¡¿URIAH?!- Posó una mano en su hombro, observando con temor lo que parecían varias heridas abiertas. Sus colmillos cosquillearon alegres, anticipando una deliciosa comida, mas ella se recordó a sí misma que las personas no eran alimento sino vidas que no tenía derecho a sesgar. - ¿Qué te ha pasado?


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 8xKFlRw
Winter J. White
Mensajes : 1188

Reliquias : 1099

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Miér Feb 27, 2019 8:54 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío
Joder, estás en las últimas.

Uriah gruñó, encorvado sobre sí mismo para no dejarse vencer por el dolor y el aturdimiento que le recorría el cuerpo en esos momentos. El vampiro a su lado soltó una carcajada mientras intentaba ponerle una mano encima, pero en nefilim se la agarró con tanta fuerza que de haber sido un mundano le habría roto la mano. Eso hizo reír al hijo de la noche, que se escabulló con tanta rapidez que le resultó insultante, pero no pudo hacer mucho más que volver a encogerse sobre sí mismo para intentar aguantar. Definitivamente debía de hacer caso a los miembros del Consejo y empezar a patrullar en grupos o terminaría muerto. Se pasó la lengua por los labios resecos, saboreando la sangre que los cubría, notándola también pegajosa en los dedos que tenía sobre las heridas.

De nuevo en un callejón. De nuevo al borde de la muerte.

Entonces una voz femenina, fuerte, potente, resonó en todo el lugar, e increíblemente el tipejo se marchó, sin más. Le sonaba haberla escuchado antes, así que se preguntó si sería una compañera que había ido a socorrerle. Desde luego, no podía esperar toparse con quien se encontró.

¿Win... Winter?

Por un segundo estuvo a punto de escapársele de entre los labios que quizás había muerto y se encontraba en el cielo, porque lo último que había esperado había sido verla a ella allí. También había que tener en cuenta que estaba perdiendo bastante sangre. Pero algo pastoso le detuvo la lengua, pegándosela al paladar, mientras tragaba, tan contento de volver a verla que de no haber estado en esa situación incluso se habría sorprendido. E incluso asustado. ¿Por qué debía de alegrarle ver a una mundana furiosa e impetuosa que le había amenazado y vilipendiado? Sin embargo se quedó mirando su rostro, preguntándose estúpidamente si no tendría frío en esos momentos, y cómo era posible que sus labios fuesen tan rojos y su piel tan blanca.

Tus ojos siempre brillan como si hubiese algún fuego dentro de ellos, ¿lo sabías? —murmuró antes de dejarse caer contra la pared. El contacto con la nieve helada le hizo recuperar un poco la razón, aunque aún no tenía demasiado claro cómo había terminado en ese maldito callejón—. La... la estela. Necesito la estela. —Empezó a palmearse la ropa, la camiseta, el abrigo, los pantalones, hasta que la saco de algún bolsillo escondido donde no recordaba haberla metido. Las heridas abiertas del pecho y del cuello habían pasado de un dolor intenso a unos sordo que le bloqueaba el resto de sentidos. Sin embargo las manos le temblaban. ¿Cómo se las apañaba siempre para terminar medio muerto en un callejón y teniendo que ser socorrido por una humana? Aquella idea le hizo reír—. Ayúdame... Ayúdame a sostener la estela, por favor.  Necesito dibujarme un iratze...

En ese momento tenía los dedos tan helados que no se percató de que la mano de Winter estaba mortalmente fría cuando le obligó a coger la suya. Con el pulso más firme de lo que habría cabido a esperar de alguien en su estado se levantó la ropa que llevaba, dejando al aire el pecho moreno lleno de sangre, y empezó a trazar la runa de forma rápida, sin temblar, sin titubear, sobre el corazón, donde tendría más efectividad. Luego lo hizo en el cuello, detrás de la oreja derecha, cerca del corte que había dejado de sangrar, pero que seguía abierto y le escocía como el infierno. Cuando jadeaba se formaba vaho que se escapaba de sus labios.

No se dio cuenta de que ella estaba tan cerca de su rostro que casi podía contarle las pestañas hasta que lo levantó, tras terminar. La piel de su rostro, tan fina, tan perfecta, parecía tan suave que daban ganas de acariciarla. Su mirada azul era tan intensa como recordaba. Le avergonzaba reconocer que había llegado a pensar en ella más de lo que le habría gustado, pero en ese momento, agotado, débil y mareado, nada de eso le importaba demasiado. Lo curioso era que el aliento de ella no le acariciase la piel al respirar, pensó de sopetón, mientras la contemplaba en silencio, y entonces fue cuando se percató. No tenía aliento. No salía vaho de sus labios o de su nariz. No respiraba.

El corazón se le detuvo de forma tan dolorosa que casi lo sintió como un crujido dentro del pecho, y giró el rostro. Algo dentro de él no pudo soportarlo, y en su cabeza todo empezó a girar tan deprisa que se mareó todavía más.

No-no-no-no. —Se encontró perdiendo las pocas fuerzas que le quedaban, deslizándose por la pared hasta quedar sentado en el suelo, con las piernas encogidas contra el pecho. Cuando ella se agachó a su lado él la contempló, sintiendo en cada célula de su cuerpo que aquello le quemaba por dentro. ¿Por qué? No podía saberlo. Pero le dolía. Alzó la mano de forma inconsciente y la posó sobre la cara. Estaba helada. En el fondo quiso llorar. Winter le había parecido maravillosamente humana la primera vez que se habían visto; tan intensa, tan fuerte, tan ardiente y tan maravillosamente extraña. Y ahora... Ahora...— Winter... Estás muerta.  —Lo dijo como si cada palabra le pesase dentro, suave, al principio, furioso casi, después—. Estás muerta. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Quién... quién te ha hecho esto?

Eran tan fácil leer en su rostro débil y desconcertado. La ira le recorrió con tanta intensidad que sólo gracias al fuego que le despertaba habría salido corriendo a matar a quien le había transformado en una vampira. Pero no lo hizo. Se quedó esperando a que ella respondiese, sobrecogido por la intensidad de sus propias emociones. Se había encontrado a sí mismo, en esos meses que les habían separado, recordando su conversación casi con una sonrisa en los labios, divertido por cómo habían terminado cambiando sus perspectivas, admirando su entereza. Aunque no  lo había reconocido en voz alta, había deseado volver a encontrarla, volver a verla simplemente para hablar, o para escucharla parlotear incesantemente sobre lo que pensaba o lo que dejaba de pensar. Para disfrutar de su cálida humanidad, algo que jamás habría esperado querer encontrar.

Y ahora ya no era humana.


Última edición por Uriah Pellegrino el Miér Abr 10, 2019 10:25 am, editado 1 vez


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. EkfYcPM
Thank you 4 everything, Catherine I. Rosewood!!!
Uriah Pellegrino
Mensajes : 138

Reliquias : 1385

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Uriah Pellegrino
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Winter J. White el Vie Mar 08, 2019 11:36 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío → Vestido
El olor a sangre impregnaba el ambiente a tal punto que Winter casi podía paladearla en su lengua. Entre los  hijos de la noche corría el rumor de que beber sangre de nephilim era una experiencia que rozaba lo etéreo; algunos decían que era como tocar el mismísimo cielo en plena mañana de primavera, otros que era cómo volver a estar vivo... aunque la rubia sospechaba que en realidad ninguno de ellos había tenido la oportunidad de probarla. Ella había podido olerla pero no como el resto de sus congéneres, que debían conformarse con la suave estela que dejaban tras de sí, sino que había estado lo suficiente cerca de un cazador cómo para vislumbrar el pulsar de la deliciosa sangre bajo la suave piel de su cuello, para poder recrear lo deliciosa que sería. Obviamente, en cuanto ese pensamiento había azotado su raciocinio, había deshecho el abrazo que la unía a Aiden Blake. Ella no deseaba eso, de eso estaba segura, sin embargo, parecía ser el más profundo anhelo de sus instintos vampíricos. Se había sentido tan sucia... una vil traidora... un monstruo.

Casi como ahora.

Los colmillos le cosquilleaban en las encías luchando por expandirse, y su parte más oscura le susurraba que los clavara sin compasión en el cazador. No obstante, Winter Juliet White no era una asesina sin corazón y no iba a permitir que la esencia demoníaca que corría por sus venas corrompiese sus principios éticos. - Sí, soy yo.- Murmuró suavemente. Era un alivio que él la hubiera reconocido, por unos segundos se había temido que él la hubiera olvidado. Sus labios escarlata se entreabrieron con la intención de preguntarle acerca una posible iratze, sin embargo, las delicadas palabras de Uriah nublaron su capacidad de hablar y optó por cerrar la boca antes de soltar alguna majadería cursi. La calidez del moreno se desvaneció de su mano, haciendo a la rubia volver en sí. El nephilim se había dejado caer en la pared y palmeaba sobre su ropa en busca de su estela.

- Sí.- Respondió queda mientras su diestra se posaba sobre la de él, con mucho cuidado de no tocar el instrumento celestial. No sabía con certeza que podía pasar si aquello rozaba su piel, pero estaba segura que nada bueno. Apretó lo suficiente como para que la estela no temblara, observando con suma atención cómo la adama quemaba la morena piel formando un dibujo. El nauseabundo olor de la carne quemada llegó hasta sus fosas nasales y reprimió una arcada. La segunda runa fue mucho menos impactante, aunque el hedor seguía siendo abrumador, y antes de lo esperado se encontró con un Uriah que negaba con vehemencia. Automáticamente, se giró para encarar a un posible peligro. A lo mejor el vampiro había vuelto con refuerzos... no es que ella fuera querida por sus congéneres. Lo único que vio fue nieve y paredes de ladrillo rojo. Frunció el ceño, escaneando todo el callejón. - Ah.- Entendió tras la reiteración sobre su estado. - Sí, lo estoy desde hace once meses.- Dijo con la misma pasividad con la que le habría dicho a qué hora compraba el pan.

- No te voy a decir quien es mi sire.- Negó poniéndose de cuclillas para estar a la altura del moreno. - Sé que la Clave se lanzará sobre él por violar los Acuerdos y no quiero.- Había optado por cambiar el género de su creadora, para evitar que las sospechas cayeran sobre ella. Se encogió de hombros con desinterés. - Él no me quería convertir, fui yo la que se lo pedí porque me estaba muriendo. Mi asesino no fue un vampiro sino un shadowhunter.- La bomba había sido liberada y ahora vendría la explosión. No había pasado desapercibida la expresión de ira que había decorado el apuesto rostro del hijo del ángel cuando por fin había comprendido que ya no era humana y por una fracción de tiempo había disfrutado la sensación de ser importante para él. - Vamos, tenemos que irnos de aquí.- Y pasando completamente de las protestas que podían venir por parte del italiano, se pegó a su costado y lo asió por la cintura. - Va, pasa el brazo por mis hombros, así te será más fácil apoyarte.


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 8xKFlRw
Winter J. White
Mensajes : 1188

Reliquias : 1099

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Mar Abr 30, 2019 7:08 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío
El día en que se había topado con Gino transformado en vampiro recordaba haber sentido un cierto desconcierto que le golpeó en las entrañas de forma extraña; como una sombra de incredulidad, de pesadez en el estómago que no le permitió pensar con claridad durante unos segundos, hasta que los ojos brillantes de su antiguo compañero de orfanato y sus fríos brazos al rodearle el cuerpo le hicieron volver a la realidad. Sin embargo la sensación de estar como flotando por lo impactante de la situación no desapareció hasta que hubo pasado más tiempo hablando con él, y Uriah lo interpretó como resultado de un shock. Primero porque no había esperado verle; segundo porque no había esperado verle como un hijo de la noche.

Lo que le invadió al comprender que Winter no estaba viva era muy diferente, sin embargo. El entumecimiento de su cuerpo era causado más por las heridas que por lo que estaba sintiendo, que era puro fuego que le congelaba la sangre y las podría haber hecho estallar en mil pedazos. Odio. No recordaba haberlo sentido tan fuerte desde la muerte de su tío. Odio puro y reconcentrado por la persona que había provocado que la vida humana de Winter se hubiese esfumado entre sus finos labios para darle una eternidad que la mantendría separada de todo lo que había amado alguna vez. Era tan injusto... Uriah se había dado cuenta hacía poco que amaba a los seres humanos, como concepto, en general; amaba y envidiaba sus libertades, y a veces les observaba desde arriba a ellos, feliz porque siguiesen con sus vidas en la ignorancia. Que Winter hubiese atravesado esa línea hizo que le escociesen los ojos de indignación, de dolor, y quiso gritar, pero no tenía fuerzas.

Ninguna.

Mucho menos cuando le dijo que quien la había asesinado había sido un cazador de sombras.

Fue como si la vida se le terminase de ir por las heridas, como si se le fuesen la voluntad, las ganas. ¿Cómo iba ahora a poder mirarla a los ojos sin pensar que uno de los suyos le había segado la existencia? ¿Cómo podía ella siquiera acercársele para ayudarle teniendo en cuenta que había sido la sangre del ángel la que le había arrebatado su futuro? Se dejó llevar, sin embargo, por la frialdad de su cuerpo cuando le incitó a terminar de ponerse de pie para marcharse de allí. ¿Cómo podría ahora decirle que los nefilims no eran malvados si uno le había matado? Aunque fuese uno de los seguidores de Sebastian, aunque fuesen renegados, habían sido educados igual que él en seguir los preceptos del ángel, y toda la Clave había fracasado al consentir su existencia. Toda. Él también.

Lo siento, Winter. —Comentó después de un par de pasos, centrando sus ojos oscuros en ella llenos de desesperación—. Lo siento tantísimo... No sé cómo puedes... No sé cómo quieres ayudarme. Después de lo que te hemos hecho... —Los miembros le temblaban mientras los irazte hacían efecto en su piel—. Al menos pudieron... al menos sigues aquí. Al menos no te has ido para siempre... Pero... Todo... —Se esforzó en recuperar la compostura cuando se dio cuenta de que la joven prácticamente le estaba arrastrando por la calle, y se mantuvo erguido cuanto pudo a pesar de su condición—. No sé... Esperaba encontrarte otra vez pero nunca pensé que sería así... Siento no haber estado ahí para ayudarte...


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. EkfYcPM
Thank you 4 everything, Catherine I. Rosewood!!!
Uriah Pellegrino
Mensajes : 138

Reliquias : 1385

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Uriah Pellegrino
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Jun 15, 2019 9:35 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío → Vestido
La brisa invernal mecía las solitarias hebras de cabello que habían logrado escapar del pomposo recogido, coronándola con pequeños copos de nieve que relucían como diamantes bajo la luz de la luna. Sus ojos azules brillaban como dos zafiros en la oscuridad del callejón, tan maravillosamente hipnóticos como inhumanos. Observaba con suma atención el rostro de Uriah y no pudo evitar fruncir ligeramente el ceño cuando creyó estar viviendo un dejavú. - ¿”Hemos hecho”?- Preguntó sosteniéndolo con fuerza. - No recuerdo haberte visto aquella noche.- Dijo con ligereza, como si el tema no le suscitase la más mínima molestia.

El cuerpo del cazador se sentía sólido contra su costado y Winter comenzó a caminar, lentamente, hasta asegurarse de que podía cargar la mayor parte del peso del moreno. - Deja de culparte por lo que hacen el resto de tus compañeros de recreo.- Ya no lo miraba, su vista se hallaba clavada en la acera y en un posible bache que los hiciera trastabillar. - Las personas elegimos qué camino queremos tomar, - Comentó con la suave voz con la que se trataría a un niño. - y todas aquellas consecuencias que acontecen tras esto, son solamente culpa de cada uno.- Afianzó su agarre, para evitar que el muchacho se le escurriese. - Lo que no puedes hacer es fustigarte a ti mismo por los errores de otros nephilim. Sé lo que te dije aquella noche… pero no era verdad Uriah.

Mientras caminaban, la inspectora sopesaba cuál de las dos alternativas sería la mejor: si llevarlo al Instituto dónde podrían llamar a un hermano silencioso si las heridas lo precisaban, o portarlo a su casa y darle asistencia ella misma. Si hacía la primera opción los shadowhunters le harían mil y una pregunta, y no es que tuvieran fama de ser muy racionales que se dijera. A lo mejor acababa como un bendito colador sin haber hecho nada. Un recuerdo estalló en su cabeza como la traca final de unos fuegos artificiales, adoptando la forma de aquel cuchillo serafín que se clavó bajo su pecho. Sacudió la cabeza en un intento de remover los palos pensamientos.

- Uriah, espero que no te lo tomes mal pero te llevo derechito a mi casa. - Supuso que la pérdida de sangre se arreglaría con aquella runa de nombre tan raro… Amissio, si no recordaba mal. La verdad es que se hacía un lío con la Iratze, la Medelin y la Amissio. De hecho, no recordaba para qué servía la segunda. - No pienso arriesgarme a que un angelito me clave otra espada láser, digo, cuchillo nephiliniano.- Andaban por calles secundarias porque lo último que necesitaban era que algún mundano advirtiese a las autoridades mundanas sobre un hombre herido renqueando por Nueva York. Winter agradecía el poseer la fuerza sobrehumana que le otorgaba su naturaleza vampírica, pues de otra forma no hubiera sido capaz de soportar tanto tiempo el peso del cazador.

Un frío manto de nieve cubría la escalinata de mármol que daba a la puerta principal del hogar de la ancestral familia White. Los arbustos que escalaban la puerta de reja se encontraban escondidos bajo centímetros de hielo blanquecino. - Mis rosas...- Gimoteó Winter lastimosamente al ver que todos sus esfuerzos por mantener sus rosales vivos habían sido en vano. - Por eso no me gusta el invierno, siempre congela mis plantas.- Se quejó mientras subía los escalones, procurando llevar al moreno casi en volandas. A veces se recordaba a su abuela, rezando por lo bajo sobre lo mucho que le molestaba algo.

Ni siquiera supo cómo consiguió subir hasta el tercer piso con un shadowhunter de metro ochenta y cinco, y con unas espaldas que doblaban las suyas, a cuestas. Lo único que supo fue que logró tumbar a Uriah sobre su inmaculada cama. Se dejó caer en el suelo, apoyando la frente en el filo del colchón. - ¿Estás bien?- Preguntó con voz abatida, antes de levantarse nuevamente. - Ahora vengo...- Salió del dormitorio unos minutos y cuando volvió llevaba un balde de agua templada y unas bolsas con vendas. - Veamos, signor. ¿Puede quitarse la camiseta o le ayudo yo?


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 8xKFlRw
Winter J. White
Mensajes : 1188

Reliquias : 1099

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Jue Jul 04, 2019 1:03 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío
Quiso reír.

De hecho, habría jurado que una carcajada muy suave y amarga le había brotado de los labios al escucharla hablar. Que no culpase a todos los nefilims por los errores que cometían los demás. Que no se culpase a sí mismo por no haber podido protegerla cuando lo había necesitado. ¿Cómo podía explicarle que le resultaba casi imposible? No cuando la miraba y notaba la ausencia de lo terrenal en su piel. No cuando sentía la frialdad de su cuerpo traspasándole la ropa hasta lo ardiente de su piel febril. No cuando pensaba que su corazón, ese corazón maravillosamente humano que había hecho bombear la sangre bajo su piel cuando se había aferrado a su mano para que le apretase el cuchillo contra su propia carne ya no latía. Cuando había pensado en ella, Winter se le había hecho simplemente hermosa en sus recuerdos, tan hermosamente humana. Ahora ya había dejado eso de lado para ser algo más, y Uriah no encontraba palabras para describir lo muchísimo que lo lamentaba.

No es que Winter hubiese dejado de ser ella misma, o que no pudiese significar lo mismo para él ahora que era una hija de la noche. Pero había algo que se había roto en la mujer que tenía al lado que no era capaz de explicar. Probablemente si ella hubiese sido transformada voluntariamente, porque hubiese querido abandonar la vida mortal, no se habría sentido así. Por supuesto que le habría dado pena que hubiese dejado de lado el calor de lo humano para abrazar lo etéreo de lo inmortal, pero no le habría hecho sentir esa losa en el corazón que le pesaba como si de verdad hubiesen colocado una piedra en su pecho. Alguien la había asesinado vilmente y la había arrancado de un camino que ya no podría recorrer. Ya no había vuelta atrás. Y ni siquiera había sido su decisión.

... ¿Tu casa? —preguntó, aturdido, sin encontrar palabras para explicarle que quizás no era la mejor idea del mundo, tampoco. Que buscase un brujo o una bruja que pudiese ayudarle a acelerar el proceso, o que esperasen en cualquier otra parte. Pero se encontraba demasiado aturdido, demasiado cansado y dolido como para discutir con Winter, que, estaba convencido, guardaba el mismo temperamento que cuando la había conocido—. Tampoco es lo más apropiado pero... —Gimió ante el dolor de una costilla que empezaba a soldarse sola. En fin. Tendría que aguantarse.

Lo siguiente que supo, de pronto, era que estaba sobre una cama blanda y mullida. Debía de haber perdido ligeramente la consciencia mientras subía por las escaleras de la casa de Winter. Ella no estaba, aunque le pareció percibir sus pasos rondando por todas partes, como un colibrí en tacones. Parpadeó. El cuerpo le seguía doliendo horrores, pero quizás un poco menos que antes, y en las manos la sangre reseca hacía que los movimientos fuesen algo más difíciles y desagradables. Chasqueó la lengua al percibir su presencia dentro de la habitación en la que se encontraban, usando ese horrible acento italiano que demostró la primera vez que se habían visto y que en esa ocasión le hizo reír.

Tu italiano sigue siendo espantoso —comentó en voz baja—. Te diría que no hace falta que me limpies nada porque las heridas se cerrarán solas, pero estoy demasiado cansado como para pelearme contigo por eso... —Así que sin muchos miramientos se quitó el abrigo y la camiseta, notando las partes en las que se le había quedado pegada a la piel por culpa de los cortes o de la sangre, y gimiendo al hacerlo——. Haz lo que te dé la gana... Creo que siempre lo haces. —O al menos esa era la imagen que tenía de ella.


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. EkfYcPM
Thank you 4 everything, Catherine I. Rosewood!!!
Uriah Pellegrino
Mensajes : 138

Reliquias : 1385

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Uriah Pellegrino
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Winter J. White el Jue Ago 08, 2019 10:53 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío → Vestido
La calidez del balde se sentía ajena en sus manos, como si fuera un privilegio que no mereciera poseer. A pesar de que sólo habían pasado once meses de su conversión, Winter era incapaz de recordar cuál era el sabor de la vida. A veces le gustaba imaginárselo, aparentar que seguía siendo una humana común y corriente. Viva. - Scusi? - Preguntó la rubia haciendo evidente su marcado acento neoyorquino mientras se acercaba hasta el borde del colchón. Hacía unos años había viajado con su familia a Italia donde había visitado las ciudades más emblemáticas de la península, y que le había permitido aprender alguna que otra palabreja. También había prendido a pedir un helado de stracciatella… pero no venía al caso.- Eres muy difícil de complacer.- Suspiró dramáticamente, colocándose en el borde de la cama.

El último comentario hizo que sus labios se curvasen en una sonrisa cómplice. - Chico listo.- Afirmó empapando de agua una de las gasas que portaba dentro de la bolsa. Tras escurrirla lo mejor que pudo, procedió a retirar la sangre de una de las heridas del cazador. - Siempre hago lo que creo correcto. - Las heridas estaban a medio cerrar, facilitando el trabajo de limpieza. - ¿Y tú? ¿Haces lo que quieres?- Inquirió clavando sus ojos zafiro en los chocolate del nephilim. El corazón de Uriah latía con la ligereza del aletear de los ángeles, enviando cientos de descargas eléctricas que se colaban a través de la morena piel hasta converger en las yemas de los dedos de la inspectora. Era como oro líquido. Algo tan hermoso como preciado.

- Me caes bien.- La melódica voz de la inspectora inundó el silencio que inundaba el dormitorio. - Eres buena persona. Y estás algo chiflado.- Recordó aquella noche en el callejón, cuando Uriah tomó su mano y la instó a apuñalarlo para compensar la sangre inocente vertida en Times Square. - Sí, me caes bien. - Repitió pero esta vez más para ella que para el muchacho que se encontraba postrado en su cama. - ¿No estás interesado en una amiga vampiresa? Se me da bien la repostería.- Anunció como si fuera el mejor negocio que tuviera el honor de hacer. Debía mantenerlo despierto, al menos hasta que las heridas se cerraran y no corriera peligro. - Y sí, ya sé lo que estás pensando. - Sus manos habían vuelto al balde para liberar la gasa del exceso de sangre. - "Winter, cada vez que hablas mi idioma lo mancillas."- Inventó, imitando la grave y ronca voz del nephilim, empañada por un sutil deje italiano. - Pero no se puede tener todo en esta vida, oye.


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 8xKFlRw
Winter J. White
Mensajes : 1188

Reliquias : 1099

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Vie Ago 30, 2019 3:42 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío
De nuevo una sonrisa brotó de sus labios sanguinolentos y agrietados, al mismo tiempo que sentía la carcajada que no consiguió salir vibrar dentro de su pecho, que en ese momento subía y bajaba lentamente, intentando recuperar un ritmo que le alejase de la muerte. No pudo evitar contemplarla con la atención propia de alguien que nada en las brumas de lo consciente y lo inconsciente, fascinado por las ondas rubias de su melena recogida o por la curva de sus labios rojos. Nunca se había sentido demasiado inclinado hacia la contemplación de la belleza más allá de lo hermoso por lo hermoso, como las flores o la música o los cuadros del museo de arte. No había sido hasta que se había dado el lujo de permitir que sus sentimientos cobrasen vida propia que fue capaz de percibir con desaliento cómo antes cuando había creído que disfrutaba de las cosas en realidad no había sido nada más que polvo en la punta de la lengua esparciéndose por toda su boca. Ahora todo le conmovía mucho más, le atravesaba mucho más, le otorgaba un placer que no tenía ni idea de que podía llegar a experimentar si se daba el lujo de dejarse llevar por sus propias emociones.

Contemplar a Winter no era como mirar a una escultura o un cuadro, o como escuchar una pieza de música clásica o prendarte del aroma de una flor. En ese momento era para él como todo a la vez, como si no fuese más que un ángel en medio de un sueño borroso que no estaba seguro de querer abandonar por temor a que ella desapareciese para no regresar nunca más. ¿Quién le decía que en realidad no estaba tirado en la cama del Instituto con un Hermano Silencioso al lado curándole las heridas? A lo mejor lo único que podían escuchar era el nombre de la mujer escapándose de sus labios porque ni había pensado en volver a encontrársela antes de una posible muerte hasta que sus ojos azules habían aparecido de la nada en aquel callejón moribundo.

No fue hasta que se centraron en él cuando el nefilim pareció recordar que tenía que respirar de nuevo, absorto en cada pequeño movimiento de la vampiresa. Su pecho se infló con el soplo de la vida y su mirada castaña siguió la de ella, tan intensa como frías eran sus manos. Su pregunta le llegó tarde a la mente. ¿Tú haces lo que quieres? Esa era una buena pregunta. ¿Hacía lo que quería o sólo se lanzaba a los brazos de la oscuridad para ver si era capaz de sobrevivir a ella una noche más? Frunció el ceño antes de responder.

No lo sé —espetó con la cabeza algo ida—. ¿Tenemos libertad para hacer lo que queremos los soldados...?

Las palabras de Winter se le mezclaban como miel en los oídos, queriendo mantenerle despierto a pesar de que la bruma quería arrastrarle a un descanso que si no se le antojaba final, al menos sí apetecible y arrullador. ¿Qué tendría de malo cerrar los párpados y dejarse llevar? Incluso por su voz de sirena, que le mecía mientras sus manos blancas le limpiaban la sangre de las heridas; el frescor de sus dedos le llevaba a través de la tela, estremeciéndole y aliviándole a partes iguales. Casi ni estaba prestando atención a lo que le estaba diciendo, pero algo le sonó de fondo, haciéndole reír de nuevo. Amistad.

Tampoco lo sé. ¿Pueden ser amigos dos criaturas como nosotros?—le apartó el trapo de la mano y la hizo colocarla sobre el pecho, justo en el lugar donde le latía el corazón, gimiendo de alivio por el contraste helado de su piel—. Nunca me lo habría planteado. Ni siquiera me había planteado tener amistades otra vez. ¿Quién querría a alguien como yo? —Centró sus ojos de nuevo en ella, acariciando de forma inconsciente el dorso de su mano con los ojos anegados de una tristeza tan profunda como llana—. Estoy roto por los cuatro costados, Winter J. White. Vivo a retazos, intentando comprender si queda algo del yo que fui antes de que me estrellasen contra el suelo para hacerme añicos. Soy una sombra sin alas que intenta volar sin saber si conseguirá volver al cielo. Estoy... tan solo... La gente pasa a mi alrededor y hay quien intenta ayudarme —pensó en Amelia. Las lágrimas le rodaron por las mejillas—. Pero me da demasiado miedo permitir que nadie me traspase el pecho para que vuelvan a desaparecer de mi lado. ¿Cómo se lidia con la pérdida cuando no te han enseñado a hacerlo? No lo sé. No me hagas demasiado caso. Estoy... confuso y cansado y sólo digo estupideces... —Volvió a sonreír—. Pero no te preocupes. Los americanos soléis destrozar cualquier idioma que no es el vuestro, ya te lo dije...


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. EkfYcPM
Thank you 4 everything, Catherine I. Rosewood!!!
Uriah Pellegrino
Mensajes : 138

Reliquias : 1385

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Uriah Pellegrino
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Sep 02, 2019 9:48 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío → Vestido
La suave luz de la suntuosa araña que decoraba el dormitorio, se reflejaba en las pequeñas perlas de cristal y proyectaban curiosos patrones brillantes alrededor de la estancia. Varios de éstos destellos se habían concentrado a lo largo del torso y rostro del cazador de sombras como diminutas luciérnagas, danzando incesantes en su morena piel y avivando la plata que trazaba las runas más antiguas. Uriah no pertenecía a ese arquetipo de ángel que ornamentaba las iglesias. No tenía un rostro tan delicado que rozaba lo femenino, ni un cuerpo atlético y fino, su cabello no era dorado como el más fino hilo de oro. Era todo lo contrario. Sus cabellera era tan negra como el plumaje de un cuervo, sus espaldas eran anchas y rudas, su barbilla algo cuadrada y sus ojos eran de un simple y llano color marrón. Sin embargo, nada de eso era lo que Winter vislumbraba.

Para la heredera de los White, el muchacho que se hallaba tumbado en su cama era lo más cercano a un ángel. Se lo gritaban cada una de sus sonrisas, cargadas de benevolencia y candor. El marrón de sus ojos, que lejos de ser corriente, parecía chocolate fundido coronado con pequeñisimas motas del más puro de los cacaos. A pesar de ser alto y robusto como un roble, sus movimientos eran gráciles y fluidos. Era realmente hermoso, pensó Winter mientras contemplaba sus facciones con suma atención.

- Por supuesto.- Respondió ella, dibujando inconscientemente el enredo de trazos que conformaba una de las runas que decoraba el costado del cazador. - Si sigues a La Clave es porque has escogido bando. Has tomado una decisión en base a lo que tú has querido.

La risa de Uriah era gutural y ronca, en parte por lo maltrecho que se hallaba. Winter entreabrió los labios para protestar, para manifestar su firme creencia acerca la posible amistad entre un shadowhunter y un subterráneo, no obstante, las palabras murieron antes de llegar si quiera a su garganta cuando la cálida mano del moreno encontró la suya, tan fría como la noche. Por unos segundos, lo único que pudo ver fue la tristeza que había inundado sus brillantes ojos cobre y que hacía que las lágrimas surcaran sus mejillas. Sentía pequeñas descargas allí donde su piel rozaba la del cazador.

- No digas eso…- Sin detenerse a pensárselo, alzó su mano libre para acariciar tiernamente el húmedo sendero que las lágrimas habían dejado tras de sí. - Tú no eres una taza de porcelana china que se ha caído y roto en cientas de astillitas.- Haciendo acopio de toda su delicadeza, la rubia echó las hebras carbón hacia atrás y sonrió con dulzura. - Tienes que verte como una ave fénix, que siempre renace de sus cenizas. Puedes estar dañado e incluso machacado, pero no roto.- Titubeante giró su diestra para poder entrelazar sus dedos. - Y definitivamente, no estás solo. Sino… ¿qué soy yo?

La luna se hallaba en lo más alto del firmamento, perfilando con su blanquecina luz los altos rascacielos de la ciudad que nunca duerme. - Vale, ahora me estás ofendiendo. Sé otros idiomas aparte del inglés.- Esbozó su mejor mueca de indignación. - Se algo de francés y de español.- Afirmó, sus pestañas aleteaban como espesos abanicos dorados. - ¡Vaya!- Sus ojos se habían clavado en la herida que ya no sangraba y se había sellado, tomando una forma arqueada y rosada. - Parece que ya no estás en riesgo de morir desangrado y no huelo una posible hemorragia interna.- Soltó con alegría, sin pararse a pensar lo cínico que podía sonar eso. - Creo que ya es hora de dormir.


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 8xKFlRw
Winter J. White
Mensajes : 1188

Reliquias : 1099

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Vie Oct 11, 2019 12:02 pm

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío
Los dedos de Winter eran finos y le hacían cosquillas sobre la piel sudada.

En otras circunstancias le había preocupado lo agradable que era su contacto, lo bien que le hacía sentir el tener su mano ahí, apretada contra la de ella, el sentir ese agradable hormigueo en la nuca. Pero en ese momento simplemente se dejó llevar por lo placentero de la situación, lo primero en toda la noche, y por sus ojos azules, que le respondían siempre con la misma ternura que veía en ellos cuando rozaba sus propios límites, cuando se abría a ella de forma inexplicable como las flores nocturnas. Amelia era una nefilim, una compañera, y era más sencillo confiarse a ella que había pasado por penurias parecidas a la suya simplemente por tener el mismo tipo de vida, de crianza. ¿Pero Winter? Winter había sido mundana, ahora era una vampira, y sin embargo se encontraba mostrándole los entresijos de sus entrañas con tanta facilidad... Como si precisamente el que no tuviese el mismo modo de vida que él hiciese más simple el consuelo, más efectivo.

Con Winter todo era fácil. Desde enfadarse a relajarse. Y se pasaba siempre de un punto a otro con tanta facilidad que debería de haberse asustado. Pero estaba tan tremendamente cansado que no tenía tiempo ni siquiera para eso. Lo único que podía hacer era escuchar sus palabras y permitir que le acariciasen como un bálsamo las heridas que tenía que no se podían percibir a simple vista, porque estaban demasiado dentro, demasiado profundas, demasiado tiempo mal cuidadas y ahora costaba más que antes el mantenerlas limpias para que cicatrizasen. Mucho más esfuerzo para cosas que quizás a otra persona le habrían resultado más sencillas. ¿Qué soy yo? Sus palabras le conmovieron. Quería ser algo para él. ¿Quería él que ella fuese algo para él? La idea hizo que el corazón le hormiguease también.

¿Una mujer increíblemente impetuosa e irrespetuosa que señala con el dedo mientras grita improperios a gente que acaba de salvarle la vida? —Bromeó. Acababa de bromear. Se le hizo tan extraño. Incluso sonrió levemente, pero el adormecimiento de su cuerpo borró rápido esa mueca—. Me... me halagas, Winter. No sé por qué quieres mi amistad cuando yo no puedo aportarte nada pero... si estás dispuesta a soportar a un horrible nefilim como yo... Se me hace raro que alguien busque mi amistad por propia voluntad. Como si yo pudiese aportarle algo...

No fue consciente de haber dicho eso en voz alta en un principio. Y no lo habría sido si Winter no se hubiese apresurado en corregirle de esa forma tan... suya. Uriah volvió a sonreír, e incluso a reír, divertido por la forma que tenía de indignarse por todo, por cosas pequeñas e irrelevantes que para ella parecían significar todo un mundo. Sintió algo extraño, sin embargo, cuando el dijo que lo mejor que podían hacer era dormir. Frunció el ceño, incapaz de reconocer el sentimiento que le embargaba. Pudo reconocer el rechazo, pero ¿a qué? Reflexionó un poco sobre ello, aún aferrado a los dedos de Winter sobre su piel. Su caricia era tan agradable... Como lo había sido el que le apartase el pelo o le limpiase las lágrimas. Toda Winter era suave, dulce y tierna, a pesar de la frialdad y de la dureza de su cuerpo transformado... Y se dio cuenta de que no quería apartarse de ella en ese momento. Que quería sentirla a su lado todo el rato, y eso le escandalizó un poco por dentro, porque no era normal. Sin embargo las palabras le salieron a borbotones, como si no pudiese controlarlas del todo. Afortunadamente no dijo todo lo que pensaba...

No... No me apetece dormir ahora mismo. —¿Se estaba ruborizando? ¿Le quedaba sangre en el cuerpo para eso?—. Estoy cansado, pero no creo... Bueno... No veo... No quiero... —Suspiró, obligándose a poner sus idas en orden. «Deja de comportarte como un crío, Uriah». Pero no quiero molestarte más. Además, has tenido que abandonar el sitio en el que estabas para ayudarme y no es justo. Estoy siendo una molestia. Será mejor que me vaya...

Intentó levantarse, pero el cuerpo no le respondió y cayó sobre el colchón de nuevo, sintiéndose frágil y estúpido. Genial...


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. EkfYcPM
Thank you 4 everything, Catherine I. Rosewood!!!
Uriah Pellegrino
Mensajes : 138

Reliquias : 1385

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Uriah Pellegrino
está

Volver arriba Ir abajo

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. Empty Re: Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.

Mensaje— por Winter J. White el Miér Nov 13, 2019 1:09 am

Knew he was a killer first time that I saw him.
→ Sábado → 12:02 A.M → Frío → Vestido
El silencio no era algo que caracterizase las noches neoyorquinas, daba igual que hora de la madrugada fuera, siempre se podía escuchar el ligero eco de la música de alguna discoteca o el rechinar de los neumáticos en el asfalto; sin embargo, lo único que se podía escuchar en el dormitorio de Winter Juliet White era el acelerado martillear del corazón de un cazador de sombras. Sus dedos se hallaban entrelazados en una familiaridad insólita y natural, como las piezas perdidas de un puzzle que tras años se han encontrado. - ¿No?- Preguntó parpadeando severas veces, incapaz de comprender cómo el moreno podía preferir permanecer despierto en vez de cerrar los ojos y descansar hasta que el sol tornase a regir el firmamento.

No obstante, no consiguió emitir otra palabra pues Uriah ya se estaba levantando de la cama, dispuesto a marcharse de nuevo al Instituto. - ¡¿Pero qué dices?!- Exclamó colocando una mano en el pecho para evitar que siguieran sus avances suicidas. - Tú te quedas aquí hasta que estés bien.- Su dulce voz estaba empañada con lo que no podía ser otra cosa aparte de fastidio y sin pensárselo dos veces agarró al muchacho de los hombros. - Uriah, no sé quién te ha hecho creer que no vales lo suficiente, pero no es verdad. Eres importante y especial. - Aseguró mientras sus yemas surcaban las onduladas y brillantes hebras negras del nephilim. - Si no me importaras, ahora mismo estarías en una de las habitaciones de invitados que hay abajo, no tumbado en mi propia cama.

Tras sumergirse de lleno en el mundo de las sombras, Winter había descubierto que los nephilim eran una raza orgullosa que aprovechaba la mínima oportunidad para vanagloriarse de su sangre, como si esta fuera oro y no un conjunto de plaquetas, glóbulos rojos y otros elementos de lo más comunes. Pero el último Pellegrino parecía todo lo contrario; un ser donde la humildad y el escaso amor propio se entretejían creando un tapiz nostálgico y triste. - ¡Ya sé qué vamos a hacer!- Canturreó de golpe, levantándose como un resorte y lanzándose a la puerta de doble hoja que daba acceso al resto de las salas que conformaban las estancias personales de la policía.

No tardó más de cinco minutos en volver a cruzar el umbral. Nada quedaba del pomposo vestido que había lucido en el rescate del joven cazador, en su lugar llevaba un pijama de rayas rosas y negras. Al lado de la solapa izquierda había. Tres letras minuciosamente bordadas: las iniciales de sus dos nombres y apellido. El cabello le caía por los hombros cual cascada dorada y su rostro se hallaba desnudo. De un salto se subió a la cama, tumbándose al lado del shadowhunter que llegados a este punto seguramente pensaría que estaba tan chiflada que ya no tenía arreglo. - Ven.- Ordenó tirando de Uriah hasta que su cabeza se halló apoyada en el suave pecho de la inmortal.  No le había dado tiempo a reaccionar, porque no estaba dispuesta a escucharlo decir más estupideces sobre la atención que estaba recibiendo y que no creía merecer. Sus dedos se perdieron por el oscuro cabello, acariciando la sensible piel de su nuca.

- Sé que los shadowhunters tenéis una vida muy dura, que a menudo dejáis de lado aquello que anheláis en pos del bien común… pero me gustaría que supieras que conmigo eres libre para decir lo que te plazca. No te voy a juzgar porque como solía decir mi abuela: Juzgad y seréis juzgados. Creo que es de la Biblia o algo así. - Su mano se había movido hasta la oreja de Uriah y la trazaba con delicadeza. - Es decir, que puedes compartir cualquier pensamiento conmigo. Yo por ejemplo, a menudo pienso en cómo sería mi vida si tuviera veinte gatos.


Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah. 8xKFlRw
Winter J. White
Mensajes : 1188

Reliquias : 1099

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.