31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


33 # 35
16
NEFILIMS
6
CONSEJO
5
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
11
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA [PRIVADO / SANDRA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA
→ Viernes → 22:00h → Bar Beekman

Outfit:

Tras una semana dura una visita al bar era su recompensa por haber llegado al viernes vivo. El licántropo llegó al bar sobre las 21:30h, pasó por su apartamento solo para asearse y cambiarse y se marchó. Había vuelto a trabajar hasta las mil, su trabajo le encantaba pero al final echaba muchísimas horas en la universidad, muchas más de las que le pagaban. Se dejó caer de forma pesada sobre un taburete con un suspiro, el barman le conocía, Scott solía frecuentar su bar cuando su hermano no tenía turno en el suyo, ya que en este al menos a veces tocaban ciertas bandas nuevas cuya música era interesante. Aquella noche estaba bastante lleno, como todos los viernes, pero él siempre era capaz de encontrar su sitio favorito, pegado a la barra y también relativamente cerca del escenario.

-Qué pasa Henry... ¿Cómo va la familia? Ponme una blue moon por favor. -solicitó él, lo cierto es que el nombre de la cerveza le hizo tanta gracia por el hecho de que él estaba directamente relacionado con la luna que ya siempre que iba al bar pedía la misma, además estaba bastante buena y tenía un sabor refrescante. El tabernero se marchó raudo y volvió con una cerveza muy fría y sin vaso, a Scott le gustaba beberla directamente de la botella. Lo único que haría más perfecto el momento de relax sería un pitillo, pero no podía fumar dentro del bar así que esperaría para bebérsela y saldría.- ¿Quién toca hoy? -el tabernero se encogió de hombros.- No tengo ni idea, algún grupo que lo haya acordado con el dueño.

Generalmente el bar recibía a pequeñas bandas todos los fines de semana aunque la mayoría solían ser grupos de críos con aires de grandeza de vez en cuando se colaba algún grupo decentemente bueno. Le apetecía escuchar un poco de rock cañero así que esperaba que la banda de aquella noche cumpliera sus expectativas. Estaba dando un trago a la cerveza cuando la puerta se abrió y entró una mujer morena totalmente impresionante. El licántropo tuvo que concentrarse para no escupir la cerveza del estupor y también para no abrir la boca, nunca había visto a una belleza tan imponente como aquella y se preguntaba si el destino se la mandaba para recompensarle por la dura semana o algo así.





Will+Scott:


My two forms:



Scott A. Headland
Mensajes : 15

Reliquias : 24

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9973-scott-anthony-headland-ficha
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA
→ Viernes → 22:00h → Bar Beekman

Outfit:

Apenas hacía unas semanas que se trasladó a la gran ciudad de Nueva York, un camión de mudanzas se había traído sus pertenencias de Arizona, a Rex se lo había llevado su padre en el todo terreno y ella había insistido en viajar en su moto, allá donde iba su moto a su lado. Le sería más fácil a la hora de circular, los coches no les disgustaban pero prefería la moto, le proporcionaba ese estado de libertad, independencia y seguridad que sólo su Harley era capaz de ofrecerle, no necesitaba más.

Y tras una intensa jornada laboral de la que salió con dolor de cabeza, buscó no muy lejos donde beber una copa y si había pizza, noche perfecta. Un letrero luminoso captó su atención, aparcó la moto en la puerta tras asegurarse de que lo hacía en un sitio donde se podía, ella y las normas...no iba a ir por ahí saltándolas sin más, su reputación era muy importante y su ejemplo a seguir por lo que jamás haría nada que fuese contra las normas, su currículum hablaba por sí mismo, impoluto.

Se quitó el casco nada más bajar y entró sin más, sin importarle si el bar estuviese abarrotado o no hubiese nadie, la seguridad en sí misma brillaba en todo su esplendor y con decisión se acercó a la barra, ignorando a los presentes, su móvil comenzó a sonar y por el tono no era otro que su padre.  Lo cogió antes de pedir nada, haciéndole un gesto al camarero para que aguardarse un momento.

-Hey, sí ya he salido. Menudo día de mierda, ya..que no diga tacos pero joder, tardaré en ponerme al día con el ritmo de trabajo. Antes de que hagas la bromita, no...no he hecho amigos, son compañeros y ¡papá! deja de reírte como una hiena y escucha, te llevaré al perro este fin de semana, puede que yo vaya también...me está costando acostumbrarme a esto. Te llamo, buenas noches -chasqueó la lengua, dejando su casco en la barra, entre el licántropo y ella, sin mirar y de forma despreocupada, se dejó caer en el taburete peinándose el cabello con los dedos, ya podía respirar tranquila, mañana sería otro día. Bloqueó el teléfono y por fin pudo pedir, estaba deseosa y más al apreciar el olor del lugar y de  una cerveza recién abierta.

-Una como esa, gracias -ella en su mundo, Henry miró de reojo a Scott con una sonrisa, menuda entrada... y había sido comedida -Mucha gran manzana pero poca cobertura, pues ya me dirás, necesito un cigarrillo y mucha pizza, menudo día de... -se mordió la lengua, le prometió no decir tacos pero el comienzo no estaba siendo nada fácil, aún así sabía que podía con cualquier cosa.


Sandra E. Evans
Mensajes : 7

Reliquias : 9

Temas : 4

Ver perfil de usuario
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA
→ Viernes → 22:00h → Bar Beekman

Outfit:

Siguió observándola de forma disimulada mientras entraba, vestida con ropa claramente provocativa y ajustada y dejando ver unas piernas kilométricas. Sin duda si Dios existe y ha diseñado una mujer en base a lo que Scott busca físicamente, ella parece su ideal de perfección. Dio otro trago largo a la cerveza y volvió de nuevo la vista al frente cuando ella se acercó a la barra y eligió el taburete que se hallaba justo a su lado, como si fuera a propósito. La chica de ojos claros sacó el teléfono y comenzó a hablar con alguien así que Scott no dijo nada, se limitó a beber de nuevo su cerveza pero no quitó oído a la conversación.

El licántropo la escuchó decir tacos y le gustó, le gustaban las mujeres bonitas con la lengua tosca y observó que dejaba un casco en la barra, motera, se dijo. Hacía tiempo que no prestaba tanta atención a una mujer así que se removió en el taburete molesto cuando ella dijo que quería una cerveza como la suya pero sin decirle nada directamente a él. Vaya, esto de tener que dar el primer paso se le daba fatal, pero lo hizo porque sentía que al menos a una chica tan impresionante tenía que decirle hola o algo así, claro que hola es justo lo que no le salió en ese momento.- Es... la mejor cerveza que tienen aquí -respondió de forma tosca y escueta, como era él cada vez que se relacionaba con alguien. William solía decir que era por su timidez y aunque Scott odiaba admitirlo empezaba a sospechar que las relaciones sociales se le daban tan terriblemente mal porque en el fondo no estaba tan seguro de su personalidad. Scott vio la sonrisa de Henry y le lanzó una mirada de vuelta que decía "Menuda chica".

-No puedo ayudarte con la pizza, pero si con el cigarrillo -respondió él, ¿Fumadora también? G-R-A-C-I-A-S murmuró a quien quiera que la hubiera mandado a aquel bar esa noche. Así que sacó el paquete del bolsillo y lo abrió delante de ella.- Los días de mierda parecen menos malos cuando te fumas un pitillo -respondió él de forma un poco tonta, estaba sin palabras, ¡Él! Don nunca me callo y siempre tengo una opinión o una moralina filosófica que echarle a alguien se hallaba como un estúpido chimpancé delante de una chica bonita y que además decía tacos, fumaba y bebía cerveza. Henry miró a ambos y les recordó, tocando con el dedo la placa que había dentro del bar, que para fumar tendrían que salir.- Podéis salir fuera, os guardo las butacas, si alguien viene le echo de mala forma -respondió Henry con una sonrisilla, parecía pensar que su colega Scott tenía interés en esa chica y no se equivocaba.

Scott siguió con el paquete abierto pero se levantó de la barra, cogiendo la cerveza con la mano izquierda para terminársela fuera y mientras andaban hacia la calle se dio cuenta de que ni siquiera le había dicho su nombre.- Ah, soy Scott -dijo de forma escueta otra vez, las palabras no eran lo suyo y se sentía hasta nervioso. Cuando salieron cogió un cigarrillo y sacó un mechero con el dibujo de un famoso grupo de música rock y encendió el pitillo, aspirando el humo con placer y dando un sorbo acto seguido a su cerveza.- ¿Y tú eres...?





Will+Scott:


My two forms:



Scott A. Headland
Mensajes : 15

Reliquias : 24

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9973-scott-anthony-headland-ficha
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA
→ Viernes → 22:00h → Bar Beekman

Outfit:
Harley:
Cerró los ojos intentando buscar la calma, relajarse después de un día intenso. En la comisaría le habían acogido muy bien y no podía sentirse más dichosa,  contaba con el mejor equipo de NY y más emocionada y contenta por pertenecer al equipo de investigación, todo un logro en su carrera, estaba segura que este cambio le traería esa paz en su vida que tanto necesitaba. Estabilidad, una nueva vida en la gran ciudad, costaba mucho adaptarse…ella que venía de un lugar más acogedor y pequeño, echaba de menos a su padre, el pastel de manzana de los domingos, las cervezas por la noche en el porche…y justo oyó esa palabra “cerveza”. ¿Desde cuándo no estaba sola? Quizás no lo había estado en todo el tiempo y… ni se había percatado de ello.

De reojo, observó al dueño de la voz, a la par que apartaba el casco para obtener mejor visión. Menuda despistada, estaba tan ensimismada en sentarse y tomar su cerveza que ni siquiera se había dado cuenta que su casco usurpó parte del espacio ajeno, algo que sin querer provocó un ligero sonrojo junto con una fruncida de ceño, enfadada consigo misma ¡ella no era tan dejada! Bueno, un poco. Carraspeó intentando no perder la compostura, por un segundo no supo qué decir, entonces…¿lo presenció todo?. Maldita su suerte.

-Un cigarrillo, ¡diablos! Gracias, te acabas de convertir en mi ángel de la guarda, ojos azules -se le escapço una risa nerviosa, acababa de piropear a un desconocido, fruto del despiste y de la inquietud, pero ya estaba hecho así que se encogió de hombros, tomó el cigarrillo entre los labios manchándolos parcialmente de carmín rojo y… le siguió hasta la calle ¿había un concieto? Pues no había elegido mal -Un concierto, espero sea de rock o de country…-murmuró en voz alta, aprovechando que le tendía el mechero, se lo encendió y dejó escapar el humo muy despacio…le estaba sentado infinitamente bien.

Dejó apoyada la cabeza en la pared del local y miró al cielo, no se apreciaban apenas las estrellas por lo que su sonrisa se esfumó de golpe, iba a perder muchas cosas al trasladarse pero mejor no pensar. Volvió a perderse en sus pensamientos hasta que la voz masculina le devolvió a la realidad, dejando el cigarrillo entre los labios le ofreció su mano cortés, dudaba si así se hacían las cosas, en el trabajo porque todo era formal pero era la primera persona con la que interectuaba en NY…quizás se saludasen con un beso en la mejilla, tipo europeo, ah bueno eran dos…ya comenzaba a desvariar -Sandy, digo…Sandra- “control llamando a Sandra, ¿cómo se le había ocurrido soltar su mote” -Así que mi ángel de la guarda se llama Scott, encantada -tomó su mano y la estrechó suavemente sin perder la sonrisa con el cigarrillo entre los labios.

-Joder, qué gustazo… gracias y te invito a otra cerveza, la tienes casi vacía. -señaló con un movimiento con la cabeza, vaya… al menos un hombre que sabía pedir la cerveza en condiciones, y en su completo disimulo…le miró de arriba abajo a la vez que tomaba una calada, al final sí que iba a parecer un ángel ¿de dónde había salido ese hombre?- Ah y ella es Har -señaló a su flamante moto, su orgullo, su compañera de viaje -¿te quedas al concierto?-preguntó sin pensar, el cigarrillo sabía de un modo diferente cuando te lo fumabas acompañada.



Sandra E. Evans
Mensajes : 7

Reliquias : 9

Temas : 4

Ver perfil de usuario
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA
→ Viernes → 22:00h → Bar Beekman

Outfit:

Cuando Scott la escuchó llamarle "ojos azules" a poco y escupe la cerveza otra vez del puro estupor, nadie le ponía motes más allá de su hermano y aquella atractiva desconocida acababa de hacerlo de la forma más natural e inesperada posible. Carraspeó un poco ante aquellas palabras y más cuando dijo que parecía su ángel de la guarda, ¿Quién diablos era esta preciosidad y por qué parecía desarmarle con solo unas palabras escuetas y poco pensadas? Observó como se llevaba el cigarrillo a la boca y lo teñía de carmín y no pudo evitar perderse en esos labios rojos como la sangre por unos momentos antes de sacudir la cabeza.

-Es un concierto de Rock, no se qué grupo toca pero aquí suelen tocar bandas decentemente buenas -comentó haciendo el mayor alarde de palabras que pudo ante aquella desconocida. Ella cogió el mechero y se encendió el cigarrillo así que ambos se quedaron fumando y bebiendo una cerveza que ya casi tenían acabada. Scott no era demasiado bueno en eso de llenar los espacios vacíos y la elocuencia que tenía en clase no solía salirle delante de los demás, pero hizo un esfuerzo.- ¿Un día muy duro? ¿A qué te dedicas? -preguntó dando otra calada, por sus pintas nadie diría que era profesor de filosofía en una prestigiosa universidad y se fijó en ella intentando discernir a qué se dedicaría; cuerpo de escándalo, boca bonita, cabello perfecto...- ¿Eres modelo?

Preguntó de forma directa y sin adulaciones, realmente le parecía una profesión que bien podría desempeñar. No solía encontrar mujeres que le arrebataran el aliento y ella casi le hace escupir su cerveza favorita con su boca desmedida y sus piernas interminables. Escuchó su nombre y le agradó, una Sandra.- Sandra, un bonito nombre  -se le escapó aquel comentario y se sintió un gilipollas integral nada más haberlo soltado. Tomó su mano y se la estrechó con más fuerza de la que pretendía, probablemente por la situación.- No creo ser un ángel de la guarda pero si necesitas tabaco yo siempre tengo.

Ella le dijo que le invitaba a otra cerveza y Scott no podía parar de pensar "Por qué cojones es tan perfecta y de donde ha salido", se moría por saber más de ella y por qué negarlo, si era capaz de acabar la noche con una mujer así el día y toda la semana habrían valido completamente la pena. Buscó con la mirada su expresión, tal vez tenía novio o estaba casada, una mujer así sin pareja parecía algo totalmente imposible pero esperaría a oírlo de su boca. Cuando ella señaló su moto silbó con admiración y se acercó a "Har". La escrutó durante unos instantes, altamente impresionado, él no era muy entendido de motos pero era evidente que aquella tenía mucho valor.- Menuda pasada, yo tengo un chevrolet del año de la tana, pero es un coche del que no puedo deshacerme. Tu moto es genial  -añadió antes de escuchar lo del concierto ante lo que asintió con una leve sonrisa, que dejó a la vista una ristra de dientes blancos.- Por supuesto  -contestó.





Will+Scott:


My two forms:



Scott A. Headland
Mensajes : 15

Reliquias : 24

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9973-scott-anthony-headland-ficha
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

ALGO BUENO EN UNA SEMANA MALA
→ Viernes → 22:00h → Bar Beekman

Outfit:
Harley:
Ese cigarrillo le estaba sentando tremendamente bien, con el sabor de la cerveza poco a poco su calma iba volviendo a su ser. Sonrió contra la boquilla del botellín, no sin antes darle un largo trago, él no lo escupió pero ella no pudo controlarlo al oír si era modelo... No lo esperó, una señorita como ella comportándose de ese modo tan poco delicado pero ocultar sus raíces y no ser ella misma no casaba con su personalidad.

-Casi aciertas. Pertenezco a la policía, departamento de criminología. Espero que te portes bien y no tenga que sacar las esposas soy experta en no dejar huella, sería una lástima deshacerme de ti y tus ojos azules. - sonrió dedicándole una sonrisa divertida pero con su tono de voz no parecía haberlo dicho en broma... O sí, quien sabcer
-El mono suele darme por la noche. No se si tu oferta sigue en pie...pero la tendré en cuenta. Y a Har le has caído bien, le gusta que no la toquen, si no es preciso, tiene a quien parecerse...- disimuladamente, o lo intentó, se acabó la cerveza observándole en silencio de arriba abajo, un hombre muy atractivo que apreciaba la buena cerveza, fumaba y encima... Sabía como tratar a su tesoro mas preciado.

-Veamos el concierto y otra cerveza. Así que tienes una chatarra, seguro que es amor mutuo y te deja tirado cuando menos espera, eso mismo me pasa con ella, claro que soy la única quien la toca. Suerte de tener un padre excelente mecánico. -le hizo un gesto con la cabeza para que entrasen de nuevo en el pub, los músicos estaban colocando los instrumentos y demás.

Sandra pidió dos cervezas más, con el cigarrillo fue suficiente para calmar sus ánimos. Una guitarra eléctrica sonó de fondo, ella sonrió mirando de reojo al recién conocido. Tuvo que acercarse a él lo suficiente para hablarle en el oído, los ojos azules de la chica buscaron los ajenos. Sonrió antes de decir palabra alguna, no era dada al contacto físico si...no era como bien dijo antes necesario pero quería aprovechar y conocer algo más que el olor al tabaco...

-No me has dicho a qué te dedicas, Scott. Acaso... Eres modelo?- bromeó rodeando su brazo con el ajeno, un acercamiento involuntario pues el local se había llenado. Con la botella en una mano y agarrada al licántropo su cuerpo comenzó a moverse al ritmo de la música.


Sandra E. Evans
Mensajes : 7

Reliquias : 9

Temas : 4

Ver perfil de usuario
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.