31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

35 # 32
13
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

What doesn’t kill me, better run - priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

What doesn’t kill me, better run - priv Empty What doesn’t kill me, better run - priv

Mensaje— por Bianca Salvatore el Dom Mar 17, 2019 9:14 pm

What doesn’t kill me, better run
Brooklyn, New York → [Abandoned] Domino Sugar Factory

« Toda esa sangre se ve muy bien en ti, destaca mucho esos ojos tuyos. »
« Oh, querido, se vería aún mejor si fuera la tuya. »
« Mírate, eres hasta adorable cuando estás enojada, lástima que seas tan terca. »
« ¿Disculpa? ¿Enojada? ¡Estoy furiosa! ¡Déjenme ir de este lugar horrendo! ¡Ya tienen el anillo! »
« Pero aún no nos dices cómo lo has conseguido. »
« No pienso decirles absolutamente nada y estoy segura de que eso ya ha quedado suficientemente claro durante las últimas ¿qué? ¿dos horas? Esto es una pérdida de tiempo. »
« Será que aún no hemos usado la técnica correcta para hacerte hablar. Llévenla al galpón. »

Toda su vida se había basado en convertir su sufrimiento en poder, pero eso no significaba que a pesar de los años se haya vuelto inmune al dolor físico.

Encadenada de ambas muñecas a dos columnas de acero como si fuera un animal salvaje en exposición, la vampiresa observaba con terror puro cómo el color del cielo, al otro lado de los ventanales destrozados, comenzaba a teñirse en un tono anaranjado en el horizonte. En su mano derecha, el anillo dorado que tanto se había acostumbrado a ver allí brillaba en su ausencia e irónicamente, aquel amuleto que le había devuelto la vida era el responsable de que ahora, en cualquier instante, le fuera a ser arrebatada, de nuevo y de forma definitiva.

Pero si algo tenía claro era que no hablaría, así se rostizara hasta desvanecerse en cenizas, así como tampoco lo había hecho con cada uno de los dolorosos cortes que le habían hecho en la piel sin derramar una sola lágrima. No permitiría que el grupo de hijos de la noche le pusieran las manos encima a Calem tal y como le habían torturado a ella, de ninguna manera. Si iba a morir, al menos sería protegiendo a alguien a quien realmente quería y por quien daría su vida sin dudarlo un segundo.

Se lamentaba mucho que todo tuviera que terminar de esa manera, sin poder despedirse de nadie, pero mientras tiraba en vano de las cadenas en un pobre intento de escapar a tiempo, su mente estaba tranquila porque sabía que en el peor de los casos -o más bien el caso inminente- se llevaría el secreto con ella y el brujo estaría a salvo. Por supuesto también se lamentaba tener que morir en un lugar tan repulsivo como era el interior de lo que parecía una fábrica abandonada, sucia y llena de escombros, en un estado de ruina total que no podía estar más alejado de la elegancia que ella encarnaba, pero no había mucho que pudiera hacer al respecto tampoco, más que intentar ignorar su vestido cubierto de tierra y mugre e intentar mantenerse en pie.

Estaba sola. Completamente sola y derrotada por que ni siquiera con su mayor fuerza física sobrehumana o de voluntad sería capaz de romper semejantes cadenas y era cuestión de minutos a que la luz del sol comenzara a colarse no solamente por la ventana rota frente a ella, sino además por todas las demás aberturas de la gigantesca estructura, mientras que los otros vampiros se mantenían en la seguridad de la oscuridad del subsuelo del edificio.

Le habían dicho que tendría una última oportunidad de salvarse. Si hablaba, sería liberada de las cadenas y puesta a salvo antes de que fuera demasiado tarde. Pero no iba a decir nada, se repitió a si misma, no iba a decir nada y de hecho, lo único que salió de sus labios cuando el astro rey finalmente se alzó lo suficiente, fue un grito desgarrador. Pero no hablaría, no hablaría…



she wears strength and darkness equally well:

What doesn’t kill me, better run - priv BtsyReC

What doesn’t kill me, better run - priv S4NggK7
|| playlist || phone ||
Bianca Salvatore
Mensajes : 171

Reliquias : 1366


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8691-bianca-salvatorehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8715-if-you-mess-with-them-you-mess-with-me#75583http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8719-from-here-to-eternity#75592
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

What doesn’t kill me, better run
Brooklyn, New York → [Abandoned] Domino Sugar Factory
Hasta yo sé reconocer un comportamiento sospechoso, y el que están teniendo esos vampiros al rededor de la fábrica que tengo delante lo es. Hay dos en la puerta trasera, charlando entre ellos, y otros tres en la principal, demasiado pendientes de todo lo que sucede a su alrededor como para intentar un acercamiento más cercano. Es la casualidad lo que me ha traído a esta zona de Brooklyn, pero, ¿qué es la vida sino un cúmulo de causalidades? Quizás simplemente era que me tocaba estar aquí porque, de forma inconsciente, fue lo que elegí. No queda demasiado rato hasta el amanecer, por lo que intuyo que tienen un escondite cerca donde poder pasar el día con seguridad. Una vez que marchen hacia él, tendré que decidir si seguirles... o quedarme a investigar lo que les retiene aquí.

Lo segundo es demasiado jugoso para hacerse esperar.

En efecto, no paso demasiado rato escondida hasta que tanto los de un lado como los del otro se mueven, pero ante mi sorpresa, para adentrarse en la fábrica. ¿Acaso tienen algún lugar donde guarecerse allí dentro? Me muevo despacio para no levantarse sospechas y me dirijo hacia la entrada, dispuesta a descubrir qué han estado haciendo tan sospechosamente ahí dentro como para que les haya llevado hasta tan tarde en la noche. El grito que suena dentro del edificio que tengo en frente me hiela la sangre, pero no me impide actuar.

Con rapidez me muevo hacia el interior, y cuando veo el cuerpo atado a la columna que mira al sol como si fuese su condenación eterna, no necesito procesar demasiado para darme cuenta de lo que está sucediendo. Tampoco pienso demasiado y me coloco frente a ella, cubriéndola de la luz del astro rey en la medida de lo posible mientras saco mi estela y dibujo una runa, ácido, para que corroa las cadenas que la tienen sujeta en ese lugar. Consigo hacerlo con precisión a pesar de a los nervios que me revuelven en el estómago como si tuviese una serpiente dentro. Cuando salgamos de aquí creo que voy a vomitar. La presión, el olor a carne quemada y a metal derritiéndose no son una buena mezcla, después de todo; estoy segura de que Yvy se reiría de mí de verme en la circunstancia en la que me encuentro ahora. Para eso tiene una hermana una...

¡Ya está! ¡Muévete, corre!

Casi la arrastro hacia una de las paredes del lugar que el sol no ha llegado a acariciar, sin mediar palabra con la vampiresa mientras analizo el interior con toda la rapidez que me puedo permitir en estas circunstancias. Tiene que haber algún sitio... Algo donde escondernos... Algo... ¡Como eso! Hay una habitación que debía de ser el cuarto del guardés antes de que abandonaran la fábrica que está a no demasiados pasos de donde nos encontramos. La cojo de la mano para movernos con rapidez, lamentando no poder dejarla descansar por el dolor de la pequeña porción de su cuerpo que ha quemado, y consigo abrir la puerta sin demasiados problemas, rezando porque, de tener ventanas, estén cubiertas.

Suspiro al ver que tiene la persiana bajada hasta los topes. Me adentro con ella, cerrando tras de mí, y coloco un tablón perdido en el suelo en el cristalito de la puerta para que la claridad tampoco nos moleste en este momento. Jadeo por la presión, pero ahora todo está bien. Ella está a salvo, aunque cuanto más lo pienso más extraño me parece todo, además de estúpido por mi parte. ¿Qué me hace pensar que no saltará sobre mí para alimentarse ahora que estamos a solas y encerradas, donde el sol no puede alcanzarla? ¿Estoy pecando de ingenua por pensar que no va a atacarme?  A fin de cuentas es una vampira...

Me muerdo el labio inferior mientras me giro para observarla mejor, esperando ver en ella facciones que delaten sus intenciones, pero si las tiene, no sé leerlas. Sólo puedo toparme con un rostro de increíble belleza, tan elegante a pesar de la suciedad, tan alta, estilizada, de piel tan blanca y suave a pesar de las heridas que empezarán a cerrársele poco a poco, que me hace sentirme estúpidamente vulgar a su lado. Más fea de lo habitual, incluso. Pero creo que no es momento de dejar que mis complejos me golpeen mientras tengo cosas que investigar al respecto de la escena con la que me he encontrado tan temprano en la mañana.

Sin embargo, no sé cómo demonios empezar.

¿Estás bien? ¿Te has quemado algo más a parte de...? —Le señalo la piel ligeramente carbonizada—. Si  necesitas sangre para cerrar tus heridas me temo que ahora mismo no puedo ayudarte. Lo siento. —Me muevo despacio hacia una silla volcada y abandonada en un rincón, colocándola bien para poder sentarme en ella e intentar tener una conversación cordial. Mi educación me grita que no sea así de ingenua, que sea brusca, dura, que la interrogue sin piedad... Pero ha estado a punto de tener una muerte horrible aquí dentro, sin nadie que la ayudase, y... simplemente no puedo. Soy demasiado débil. Yvonne lo habría hecho sin dudar, pero yo...—. Me llamo Valerie. ¿Cómo te llamas tú?


What doesn’t kill me, better run - priv Jk7A9el
Done by the wonderfull Alyssa Olivetti <3
Valerie A. Nightrose
Mensajes : 18

Reliquias : 218

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10033-once-upon-a-time-there-was-a-little-nefilim-who-had-to-learn-to-be-free-valerie-a-nightrose-terminadahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10042-you-ll-always-have-a-place-in-my-heart#87878http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10043-so-hi-welcome-to-my-life#87879
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

What doesn’t kill me, better run
Brooklyn, New York → [Abandoned] Domino Sugar Factory

Bastaron unos pocos segundos para que, ni bien la luz del sol comenzó a ascender por su cuerpo, la vampiresa entrara en una terrible agonía.

De no ser porque irónicamente sentía estar ardiendo en el mismísimo infierno, le hubiera resultado hasta gracioso pensar que se quemaría hasta la muerte no solo en consecuencia de su terquedad sino también de, quizás por primera vez en su vida, no dejarse llevar por su egoísmo. Bastaban dos palabras para terminar con su sufrimiento o incluso no haber tenido que pasar por el en primer lugar. Si tan solo se hubiera tratado de otra persona, cualquiera que no estuviera dentro de su pequeño círculo más cercano, hubiera hablado incluso antes de que la luz estuviera cerca de ella, pero quien en su sano juicio diría que finalmente a Bianca le costaría la vida un acto de abnegación.

Le llenaba de impotencia ver como la luz anaranjada subía por su costado, arrasando a su paso con su piel de porcelana como si fuera una hoja de papel. Sabía que en cuestión de muy poco alcanzaría a cubrirla por completo y eso sería lo último. El dolor insoportable había hecho que sus colmillos se asomaran en su totalidad y por más que en un primer instante había vuelto a intentar tirar de las cadenas, se vio obligada a dejarlo al darse cuenta de que perdía fortaleza por cada segundo que pasaba y por cada centímetro que la luz quemaba de su cuerpo.

El sol ya había alcanzado parte de una de sus piernas, el costado de su torso y gran parte de su brazo y estaba comenzando a trepar por su cuello. Fue en el momento en que la vampiresa giró el rostro en dirección contraria, aún intentando alejarse, que de pronto sintió que ese calor infernal se detenía casi por la línea de su clavícula. Nublada por el dolor, la vampiresa siquiera había notado el momento en que alguien más había entrado al galpón y se había colocado por delante de ella. Cuando volvió la mirada, creyendo que se trataría del vampiro que había tomado su anillo, listo para algún nuevo método de tortura, su baja energía le impidió reflejar la sorpresa que sintió al ver que se trataba de una cazadora. Dejó de sentir el peso de las cadenas que inmediatamente cayeron al suelo y la voz de la muchacha le confirmó que la había liberado.

Se dejó guiar por la chica, más concentrada en mantenerse en pie aún a pesar no solo de sus heridas ya hechas sino también de aquellas nuevas que le provocaban cada rayo de luz que se colaba entre las columnas y llegaba a alcanzarla en el camino. Fue luego de los segundos más largos de su inmortal vida que finalmente se sintió a salvo en el momento en que se adentró en la oscuridad de una habitación, o al menos lo más a oscuras que se podía estar dentro de una habitación durante el día.

Bajo el amparo de las sombras fue que pudo prestar mayor atención a los daños que la luz le había hecho, pero para su tranquilidad, sabía que su naturaleza ya estaba comenzando a recuperar lo perdido con una no menos dolorosa regeneración.

Entonces recordó cómo había llegado allí en primer lugar al escuchar la voz de la cazadora. Se giró en su dirección, viéndola ahora con más detenimiento, pero mantuvo la distancia que se había formado entre ambas. Su primer instinto fue desconfiar, pues no sabía por qué se encontraba allí exactamente, tal vez la clave la estaba buscando y en realidad la muchacha había llegado en el momento oportuno. Pero sin embargo, la chica la había salvado sin cuestionárselo. Nada más y nada menos que una cazadora de sombras le acababa de salvar la vida y además de ser algo más que podía agregar a su lista de eventos insólitos de aquel día, en el fondo y a pesar de su orgullo, se sorprendió a si misma sintiéndose agradecida.

Se permitió bajar la guardia y relajarse por un momento, aún parada en la zona más oscura dentro de aquel cuarto. Después de todo, había estado al borde la muerte. —Está bien, no la necesito — contestó, aunque no dejaba de ser en parte una mentira. Alimentarse ayudaría a que la recuperación sea mucho más rápida, pero como el único cazador al que podía permitirse morder no estaba allí en ese momento, solo quedaba dejar que el proceso tardara su ritmo normal. —Bianca, me llamo Bianca — contestó y sentía que aún no terminaba de salir del asombro. Mientras sus heridas se cerraban poco a poco, la vampiresa se atrevió a caminar un par de pasos gráciles más cerca de la cazadora, pero se detuvo dentro de los limites de la sombra. —Gracias, de verdad. Yo no hubiera podido hacer nada…— admitió, rompiendo las barreras de su propio orgullo, sorprendiéndose de si misma con sus palabras. Pero lo cierto era que en realidad los problemas no habían acabado, pues los vampiros aún estaban en posesión de su anillo y Bianca no estaba dispuesta a irse de allí sin recuperarlo. La vampiresa miró por un instante hacia el exterior, donde la luz había ganado un poco más de terreno y donde en el otro extremo del galpón aún veía la escalera por la que habían bajado los vampiros. Regresó la mirada hacia la cazadora. — Necesito que me ayudes en algo más — pidió, porque sabía, a pesar de todo, que no podría hacerlo sola —Allí abajo, en el subsuelo, hay unos cinco o seis hijos de la noche que me han quitado el amuleto que me permite salir al sol. Necesito recuperarlo, porfavor, necesito que me ayudes, no puedo irme de aquí sin él — le explicó, aún desde su lugar — Solamente necesito llegar hasta las escaleras del fondo — y luego intentaría encargarse ella sola de todos ellos si era necesario. Eran vampiros novatos después de todo, que la habían tomado con la guardia baja y en desventaja, pero la habían hecho enojar lo suficiente como para estar segura de que eso no volvería a pasar y que se habían condenado a ellos mismos a ser la última vez que bajarían a ese subsuelo.



she wears strength and darkness equally well:

What doesn’t kill me, better run - priv BtsyReC

What doesn’t kill me, better run - priv S4NggK7
|| playlist || phone ||
Bianca Salvatore
Mensajes : 171

Reliquias : 1366


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8691-bianca-salvatorehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8715-if-you-mess-with-them-you-mess-with-me#75583http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8719-from-here-to-eternity#75592
Hijo/a de
la Noche

Volver arriba Ir abajo

What doesn’t kill me, better run
Brooklyn, New York → [Abandoned] Domino Sugar Factory
Bianca. Incluso su nombre es bonito y reluciente como ella.

No puedo evitar preguntarme si antes de ser transformada sería tan hermosa, o si al final es verdad que sólo consiguen esa apariencia como las flores carnívoras exhiben sus brillantes colores: para atraer a sus presas. A pesar de que el silencio se abre entre nosotras es algo incómodo por la situación, ella en sí no me hace sentirme mal, ya que parece turbada, casi, lo que me da algo de esperanzas con respecto a mi ingenuidad y al hecho de que no parece tener intenciones de atacarme. Esa idea me hace soltar algo de aire mientras mi mirada se pierde ligeramente por las quemaduras que le cubren parte de la piel, sintiendo incluso el dolor que la atenaza, probablemente corrosivo, como si la hubiesen colocado sobre una plancha ardiente para verla arder.

Habría ardido, desde luego.

Su gratitud sí me sorprende, y me hace sentir algo calentito dentro del pecho mientras no puedo evitar que una sonrisa se me dibuje en los labios. Mi familia siempre ha sido muy conservadora con respecto a los subterráneos, y en general los considera como escoria demoníaca con la que no hay que tener ningún tipo de consideración, que existe en este mundo únicamente porque lo permitimos los cazadores de sombras. Aunque intentaron inculcarme eso con fuego en la piel, yo nunca me he sentido verdaderamente segura de que esa la forma de vivir, de convivir con ellos. No obstante, durante años intenté aprenderlo, incluso creerlo. Sin embargo, tras la transformación de mi tía todo eso ha ido desmontándose poco a poco y ahora, miradme, sonrío feliz porque una vampira me ha dado las gracias por salvarle la vida.

Soy tan patética...

Su petición, sin embargo, hace que se me pongan los pelos de punta y todos los nervios alerta. Eso... eso suena extrañamente peligroso, y me temo lo peor. ¿Una trampa? Pero, ¿quién se arriesgaría tantísimo para atrapar a una nefilim confiada como yo? ¿Estarían seguros de que intervendría y que no la dejaría morir y por eso la habían expuesto? Pero, ¿cómo sabían que podía llegar a estar dispuesta a arriesgarme tanto por una desconocida? Parecía algo estúpido para planear únicamente para cobrarse la vida de una de los nuestros, por mucho que nos odien o que nuestra sangre pueda ser adictiva. Si hubiese habido más cazadoras todavía, pero yo sola... Así que una parte de mí, la que quiere creerla, se hace cada vez más grande, mas no asiento del todo con la cabeza, porque estoy sopesando lo que me propone.

Es muy arriesgado para ti, pero está claro que el mejor momento para atacar sería ahora, cuando están dormidos y no se esperan que hayas sobrevivido al amanecer. Tendría que buscar la forma de cubrir todas las cristaleras rotas del edificio, o cubrirte a ti lo mejor que pudiésemos, y no sé si tenemos tanto con lo que impedir que el sol te queme. —Me pongo de pie, no obstante, y doy vueltas, buscando alguna solución. Pronto me encuentro a mí misma trasteando en un armario que hay al fondo, esperando poder dar con algo que nos sea de utilidad en este contexto. ¿Una manta?— . Quizás he visto demasiado Buffy Cazavampiros, pero, ¿si te pones esto encima el sol te afectará igual hasta la escalera?

Por Raziel, Valerie. ¿De verdad estás absolutamente convencida? ¿De verdad vas a ayudarla sin siquiera planteártelo un poco más? ¿Eres definitivamente imbécil o qué...?


What doesn’t kill me, better run - priv Jk7A9el
Done by the wonderfull Alyssa Olivetti <3
Valerie A. Nightrose
Mensajes : 18

Reliquias : 218

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10033-once-upon-a-time-there-was-a-little-nefilim-who-had-to-learn-to-be-free-valerie-a-nightrose-terminadahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10042-you-ll-always-have-a-place-in-my-heart#87878http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10043-so-hi-welcome-to-my-life#87879
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

What doesn’t kill me, better run - priv Empty Re: What doesn’t kill me, better run - priv

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.