31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

35 # 32
13
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
12
VAMPIROS
11
BRUJOS
6
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» Bienvenida/o al maravilloso mundo de Winnifred ♥
BLOODLINE || Einar. EmptyHoy a las 4:25 am por Sarah Kerrigan

» Ebony Devil (Libre)
BLOODLINE || Einar. EmptyHoy a las 4:19 am por Sarah Kerrigan

» BLOODLINE || Einar.
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 10:52 pm por Einar Sørensen

» Ich brauche viel mehr (Artem Yakow)
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 7:37 pm por Artem Yakow

» Welcome to hell-Privado
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 5:19 pm por Sean I. Lockwood

» Jeg er med deg / Estoy contigo - Scarlett J. Williams
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 12:00 pm por Scarlett J. Williams

» ¿SABÍAS QUÉ...?
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 9:37 am por Niara Porter

» Forest Camp+Lucky
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 12:59 am por A. Keenan

» Redemption (0/1)
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 10:12 pm por Niara Porter

» welcome to the herd ||William J. Headland (Fb)
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 8:49 pm por William J. Headland

» Hyggelig å treffe deg?? / Nice to meet you?? - [Augustus M. Olivetti]
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 7:58 pm por Augustus M. Olivetti

» Have a good day - Privado.
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 6:12 pm por Sandra E. Evans

» Retorno -Privado
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 5:49 pm por Sandra E. Evans

» Picture to burn || Niara.
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 11:57 am por Niara Porter

» Night Strange...+Priv Laila
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Mayo 22, 2019 1:11 am por Laila VanMaxwell


BLOODLINE || Einar.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Mayo 13, 2019 1:40 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Las puertas del ascensor se abrieron en un sordo movimiento, revelando a Catherine Summer Rosewood. Su cabello platino se mecía al rítmico compás de su altísimos tacones y sus rojos labios permanecían curvados en una sonrisa cómplice. Nada más vislumbrarla, el portero del lujoso edificio de apartamentos se levantó de un salto y corrió a abrirle la puerta principal. - Gracias.- Canturreó en lo que sonó como el tintineo de unas campanillas. El hombre le hizo una pequeña reverencia, como si en vez de estar enfrente de la heredera de los Rosewood estuviera en presencia de una princesa. La rubia emitió un ruido de pura aprobación. Eso es lo que a ella le gustaba, sentir como todas las personas a su alrededor se inclinaban ante ella. Era poderosa, sus padres poseían la mitad de Manhattan y la otra la gobernaban sus amiguetes de tres al quince. Su chófer la esperaba en la acera, abriéndole la puerta trasera del brillante automóvil. - Roger.- Musitó a modo de saludo, tomando asiento de tal forma que la pronunciada obertura de su vestido dejara al descubierto sus largas y esbeltas piernas.

Roger se subió al coche y encendió el motor. - ¿A dónde la llevo, Lady Rosewood?- Catherine había sacado el móvil y lo ojeaba desinteresada. - Al Caellus Club.- Ni siquiera alzó la vista de la pequeña pantalla mientras hablaba. Todo era tan rutinario para ella. Una noche de sábado más. El aparato electrónico vibró en su mano, indicando la llegada de un mensaje.

¿Vas a bailar? Pásatelo muy bien <3 Si ves que las cosas se tuercen avísame de inmediato. Kiss-Kiss.

Su expresión se suavizó hasta tornarse afable. Abrió la aplicación de cámara y procedió a echarse una ridícula foto haciendo morritos pero que sabía que su hermana mayor encontraba sumamente divertidas. Escribiendo la respuesta al pie de la imagen. “Por supuesto, Winnie. Iré a dormir a tu casa. Kiss-Kiss. Love ya’<3 ”. Se preguntó cómo una persona podía estar en tantas cosas a la vez y si eso sería sano. Su cerebro, a quien le gustaba torturarla en sus ratos libres, formuló la respuesta: Da igual si no es sano, ella está muerta. Entrecerró sus almendrados ojos hasta que el verde no era más que una fina línea. Anda, cállate. Se dijo a sí misma. A través del inmaculado cristal pudo ver las calles del centro de Manhattan, las fantasmagóricas luces que iluminaban las aceras, cientos de chicas y chicos arreglados con sus mejores ropas, riendo y hablando.

Sus amigas le esperaban en la puerta del local, todas ataviadas con vestidos de colores brillantes revestidos con pedrería tan costosa como diez meses de sueldo del tipo que custodiaba la puerta. Ella bajó sin esperar a que Roger le abriera la puerta y se acercó a ellas con una sonrisa radiante. - ¡Cath! - Chillaron al unísono. - ¡Estás preciosa!- Exclamó una al mismo que otra aclamaba lo bien que le sentaba el nuevo corte de cabello. - Gracias, chicas. Sois las mejores.- Pasó los brazos alrededor de sus hombros, en un gesto demasiado campechano como para ser de la élite neoyorquina. Ellas rieron felices, adentrándose en el club.

*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*

Cuando Catherine volvió en sí, sus oídos zumbaban con una fuerza atronadora. Lo primero que sintió fue una horrible punzada de dolor en la parte superior de la nuca que poco a poco se transformó en un escozor en las muñecas. ¿Qué demonios había pasado? Abrió los ojos lentamente, comprobando con horror que no podía enfocar la vista. - Mira quién se ha levantado, hermano.- Oyó a lo lejos. - Hijos de puta, ¿qué coño me habéis hecho?- Un silbido agudo sonó tras la espesa niebla oscura. Por el traqueteo y el olor a gasolina, debían encontrarse en un vehículo. - ¿Besas a la santa de tu hermana con esa boca?- Eso la alertó y trató de reincorporarse, sin éxito.

- ¿Conocéis a mi hermana?- Preguntó entonces, llevándose una mano a la cabeza. Su muñeca quedó entonces a la altura de sus ojos y observó el porqué le escocía. Tenía una raja vertical en ella. - ¡Oh, dios! ¡¿Qué es esto?!- Se miró la otra muñeca con miedo, descubriendo que efectivamente presentaba la misma herida. - Espero que no te importe que nos hayamos alimentado de ti.- Catherine les dedicó una mirada iracunda. - No, no, claro. ¿Por qué me iba a importar?- Escupió irónicamente reuniendo todas sus fuerzas para sentarse de golpe, atrayendo del todo la atención del sujeto que le estaba hablando. Debía ser una furgoneta porque el espacio era tremendamente grande como para que ella cupiera tumbada. - Porque pronto estarás muerta. No necesitas la sangre.- Un hombre de cabello pelirrojo se arrodilló a su lado, sus ojos ámbar refulgían con la fuerza de mil soles a través de la turbiedad de su mirar. - ¿Qué?- Se echó para atrás pensando que le iba a asestar el golpe de gracia pero lo único que consiguió fue acabar cayendo de espaldas. El vampiro se echó a reír. - Mira, la puta de tu hermana entregó a un amigo mío a los cazadores y ahora yo le devuelvo el favor. - La rubia esbozó una mueca de suficiencia. - ¡Huh! Si mi hermana lo delató a La Clave es porque se lo merecía.- Ni bajo esas circunstancias podía mantener la boca cerrada, era algo superior a ella. Un puñetazo voló hasta su rostro, dejándola ciega de un golpe.

El vehículo estacionó en una de las calles de Upper East Side y abrieron la puerta trasera, el pelirrojo se apeó primero arrastrando el cuerpo de la rubia. La pobre humana intentaba desesperadamente andar mas sus piernas no lograban sostenerla y el asfalto raspaba la fina piel de sus rodillas. El vampiro miró para un lado y para otro, sin saber qué casa era. - ¿Cómo es la casa de tu hermana?- Inquirió zarandeándola de un brazo con rudeza. - No te lo voy a decir.- Susurró sin fuerzas. Sintió como las gruesas uñas del hijo de la noche se le clavaban en el bíceps y aulló de dolor. - No voy a hacerle nada a ella, sólo quiero que te vea muerta. - Catherine abrió los ojos, a pesar de no ver nada. - Es blanca... y tiene flores.- El pelirrojo emitió un suspiro complacido y volvió a ponerse en marcha. Catherine percibió el olor de las rosas y con ello supo que estaban muy cerca. De repente, un gruñido invadió el silencio y un temblor sacudió al captor. - Licántropo. - La heredera Rosewood tanteó con la mano hasta sentir la familiar verja. - No, mi hermana es una hija de la noche...- Le corrigió rozando la inconsciencia. El sabor del cobre inundaba su boca y quiso vomitar. - Ya estamos, déjame ir...- La fría mano abandonó su brazo y con ella se fue todo su equilibrio. Trastabilló de bruces, no dándose en la cabeza con la alambrada de hierro por puro milagro. - Espera. Esto es por Josh.- Y antes de que la muchacha pudiera siquiera pedir por la ayuda de su hermana, una daga le rajó parte del cuello. La puerta de la cancela cedió y a gatas alcanzó las escaleras de pálido mármol que daban a la puerta principal. - Win... ter...- Quería chillar su nombre, acabarlo aunque fuera pero la sangre le imposibilitaba la tarea volviéndola demasiado ardua para una simple humana.


BLOODLINE || Einar. 2i77o1h

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1120

Reliquias : 970

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Vie Mayo 17, 2019 10:56 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Falta una noche, unas cuantas horas solo para que la luna, aquella que se había convertido en una especie de segunda madre para mi, luzca con su máximo esplendor en el firmamento. De pequeño disfrutaba de la claridad que otorgaban dichas noches en mi pequeña isla natal, unas noches en las que todo parecía cubierto de un sobrenatural brillo argénteo, como si la nieve hubiera cubierto todos los campos y casas por igual, sin embargo, tras el cambio radical que conllevo mi actual enfermedad, las noches de luna llena se convirtieron en algo mucho más místico, más sobrenatural si cabe, más oscuro y terrorífico. Me costó largos años conseguir controlar mínimamente al lobo en aquellas noches, obligándome a permanecer encerrado, o alejado de cualquier mundano para no cometer el mismo pecado que me perseguirá el resto de mis días, pero finalmente logré cierto control, un control que, paradójicamente, me ayudó a disfrutar más de esas noches en la que la luna nos sonríe a todos desde su elevado trono. Pues es en estas noches cuando mi naturaleza animal, mi lobo, campa libremente por el mundo, disfrutando de esa libertad que tanto ansío, una libertad que me ha sido negada durante tantos y tan largos años.

- ” Sí, la oscuridad habita en mi interior, es parte de mi y por fin he conseguido aceptarlo" – este pensamiento, tan claro, tan directo como crudo y real, se forma en mi mente mientras permanezco sentado junto a la ventana, con la mirada clavada en el brillante cielo neoyorquino. Desde mi último encuentro con Irina, mi cabeza estaba echa un completo lío, había sido gracias a ella que había conseguido aceptar mi parte más oscura, más animal, haciendo definitivamente las paces con mi lobo y gracias a eso una parte de mi vida se había tranquilizado, por no decir que los últimos minutos con mi esposa habían apaciguado gran parte de la rabia sin sentido que azuzaba al animal, provocando que no pudiera utilizar todo su potencial, algo que ahora sabía que podía lograr.

Pero no era ese el motivo que me había llevado a regresar a la imponente mansión de los White. Desde que la guerra con la zorra pelirroja parecía haberse terminado, aunque todavía sentía grandes emociones confrontadas hacia ella, no tenía sentido seguir abusando de la hospitalidad de mi gran amiga Winter, por lo que tanto Jannike como Damián habían podido regresar a su verdadero hogar, no sin que el reproche por tener que abandonar este maravilloso lugar no luciera en la mirada del pequeño. El motivo real por el que me encontraba de nuevo aquí era algo que jamás antes me habría imaginado que necesitar, el poder hablar con alguien. - ” Por favor, Einar… te estás volviendo un blanducho…" – pienso lanzando un gruñido al cielo nocturno antes de desviar la mirada hacia el interior de la estancia que casi consideraba parte de mi propio hogar - ”¿desde cuándo te incomoda el estar solo?" – me vuelvo a preguntar, pues he pasado demasiados años valiéndome por mi mismo, rodeado de personas, pero solo a fin de cuentas y sin embargo, desde mi llegada a Nueva York me he acostumbrado a estar en compañía, primero de mi hermana y sobrino, luego de los miembros del Praetor y finalmente de esta jodida chupasangre cuya amistad es totalmente antinatural para los míos.

De hecho estaba siendo un problema mi relación con Winter, puesto que muchos compañeros del Praetor no veían con buenos ojos que tuviera semejante confianza con una vampiresa, a pesar de que les había demostrado a todos que no afectaba para nada con mis lealtades o mi capacidad como miembro del Praetor Lupus. - ”Pues anda que cuando se enteren de lo de Volkova te van a arrancar la garganta…" – pienso divertido, esbozando una sonrisa burlona al tiempo que permito que mi mente empiece a fantasear con el cuerpo desnudo de la vampiresa - ”¡Joder Einar!, ni que estuvieras en época de apareamiento, ostia puta…" – me increpo sacudiendo fuertemente la cabeza para eliminar esos pensamientos de mi cabeza al notar la rápida respuesta física de mi cuerpo ante las lascivas imágenes que se estaban formando en mi mente.

Con un enérgico movimiento me incorporo de la silla, la cual no es derribada al suelo por la inercia del mismo por mera casualidad, dispuesto a hacer algo para mantener la mente tranquila mientras esperaba que Winnie regresara a casa. Me había presentado aquí con la excusa de darle información sobre un grupo de recién llegados de la Europa del Este a la ciudad, pero no era más que una excusa para poder pasar un rato con ella y aplacar la extraña sensación que me producía el estar solo en casa de mi hermana, pues ella y mi sobrino estaban pasando unos días en Inglaterra, con el puto cabrón de mi hermanito. Un viaje al que me había negado rotundamente en acompañarles.

Sin darle muchas más vueltas a nada en concreto me encamino hacia la puerta, dispuesto a dejarme caer por la estantería de libros que tenía mi amiga en su casa, cuando el característico olor a sanguijuela se cuela por la rendija de la ventana, haciendo que detenga mis pasos mientras una sonrisa aparece en mi rostro, sabiendo que finalmente la chupasangre White estaba llegando. Por desgracia, la sonrisa no dura más que unos escasos segundos en mi rostro, puesto que el conocido olor a rosas salvajes que debería acompañar al hedor a cadáver andante tan característico de Winter no es detectado por mi olfato. Ladeando la cabeza unos segundos antes de comenzar a olfatear el aire la certeza de que no es ella quien se aproxima a la casa sino otros de los suyos hacen que mi semblante se ensombrezca y se tense de forma que un profundo y claro gruñido surgido de lo más profundo de mi garganta rompa el silencio nocturno.

Una cosa es que tolere y me preocupe por Winter y otra muy distinta es que no sienta desprecio por los de su especie, por lo que no tengo la más mínima intención de quedarme en su casa si se presentan más jodidos chupasangres. Así me dirijo con paso firme hacia la puerta, dispuesto a abandonar la mansión aunque con la extraña sensación de que algo va mal pues me extraña que el olor de Winnie no los acompañe. Dicha sensación se intensificó, arrancándome otro gruñido más agresivo cuando el olor que acompaña al de Hijo de la Noche es claramente el de la sangre, el dulzón olor a sangre fresca derramándose que acelera mis pasos hacia la puerta, convirtiendo mi andar en una rauda carrera cuya meta final no es sino la puerta principal de la mansión.

En cuanto logro alcanzarla la abro de golpe, con violencia, sin importarme en qué estado pueda llegar a quedar lo que ahora mismo no es más que una barrera que deseo eliminar de mi paso. Pero lo que encuentro al otro lado del pequeño jardín provoca que la ira hierva poderosa en mis venas, que otro gruñido abandone mi interior volviendo a iniciar la carrera lanzándome al suelo al instante para sostener el cuerpo de la mundana que conozco como la hermana de mi amiga. Sé que seguramente se espantará de verme, puesto que solo hemos coincidido un par de veces y no hemos hablado mucho, pero su hermana sí que me ha contado muchas cosas de esa y sé lo importante que es para la vampiresa. Es por eso que la rabia y el odio se apoderan rápidamente de mi al ver en el lamentable estado que se encuentra la pobre.

En el momento que consigo sostenerla entre mis brazos, el gorgoteante sonido de su voz al intentar hablar con medio cuello rebanado llega con claridad a mis oídos haciendo que repare rápidamente en el gran tajo que luce, un corte limpio y reciente por la gran cantidad de sangre que no para de manar de la herida, una sangre que pronto mancha mi ropa, mis manos y mi rostro al acercarme a ella en un intento desesperado por oír lo que quiere decir, pero sobretodo por oler, por detectar el aroma que impregna su cuerpo, sus ropajes, captándolo al momento, quedando grabado al instante en mi mente, un olor que sé perfectamente que pertenece al maldito bastardo chupasangre que le ha hecho esto. - ”Ya sois míos…" – pienso fríamente, sabiendo que los localizaré y destrozaré con mis propias manos cueste lo que cueste pues se lo debo a Winter.

De no haber estado tan grave su hermana me habría transformado ahí mismo, sin importarme que ella fuera testigo de semejante acto, para lanzarme a la persecución de sus agresores, pero por el color macilento de su tez, así como por la gran cantidad de sangre que brota inexorablemente de sus heridas sé que no tengo mucho tiempo, que la vida se le escapa por segundos y que ya no le queda mucha. – Shhh…Stille… tranquila… ya pasó, ya estás a salvo – le miento descaradamente en un intento por tranquilizarla, sin dejar que mi voz delate lo que sé que está pasando.

Apretando con la fuerza necesaria para taponar como puedo la herida del cuello pero sin asfixiarla con una de mis manos, la levanto como puedo, llevándola a toda prisa hacia el interior del edificio. Sin perder ni un segundo obligo a mi mente a centrarse en Winter, a recordar su sonrisa tierna, sus danzarines cabellos plateados meciéndose en el viento y sus anormalmente profundos y coloreados ojos, formando su imagen, con el mismo rostro pícaro que sonríe cuando bromea sobre los míos y me llama chucho. Es la primera vez que hago esto, aunque hace mucho que me regaló el anillo de comunicación, y me sorprende el notar esa extraña sensación que supongo indica que la conexión se ha realizado con éxito. Nada más notarla me centro en lo que quiero que vea  enviándole dos simples imágenes - ”Recuerda Einar… no seas muy brusco…" – me permito pensar unos segundos, tanteando la posibilidad de ser precavido, intentando no ser demasiado directo, pero me es imposible, así que pronto se forman las dos imágenes que llegarán a la rubia, la puerta de su mansión familiar y su hermana cubierta de sangre.

Volviéndome a centrar en lo que tengo que hacer, esperando haber conseguido utilizar su regalo de forma correcta, vuelvo a adentrarme con toda la rapidez que mi condición licántropa y mi forma humana me permiten en el interior, depositando a la joven con todo el cariño del que soy capaz sobre la primera mesa que encuentro, arrancándome la camiseta para hacerla trizas, utilizando los trozos de tela a modo de compresas con las que presiono la herida del cuello – Tu hermana está en camino, todo va ir bien, todo va a salir muy bien – le susurro en un intento por tranquilizarla a pesar de ser consciente de que está más en el otro mundo que en este -  Fy faen!… ¡Nana! Llame a una puta ambulancia – estallo en gritos al comprobar que la sangre que cubre mis manos imposibilita que pueda desbloquear mi teléfono.

Sé que es una locura llamar a una ambulancia, sobretodo porque eso pondrá en marcha todo el engranaje que conducirá a la presencia de la policía en la mansión, con las subsiguientes preguntas y el peligro de que la verdad salga a la luz. Sin embargo, es justo en ese momento, mientras sostengo una de las manos de la pobre mundana con la mía y continúo presionando con la otra la herida que en mi mente se forma una posibilidad real y demasiado tangible - ”¡Mierda!" – pienso soltando un profundo gruñido al ser demasiado consciente de que muchos subterráneos pueden llegar a la conclusión más lógica es casi luna llena, el licántropo no se pudo controlar y mató a la hermana de su amiga, total es el maldito Sørensen, ya mató a su familia, no sería nada raro para él.

Sintiendo como la sangre se hiela en mis venas ante la visión de la pobre Catherin moribunda y de la posibilidad de que Winter piense esto último no puedo hacer más que permanecer junto a la mundana en sus últimos momentos de vida.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 255

Reliquias : 1276

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Mayo 18, 2019 8:15 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
El frío mármol helaba su cuerpo, sin embargo, Catherine era incapaz de sentir algo que no fuera el tortuoso desgarro de su cuello. Sabía que ese era su sino y no trató de luchar contra él. Lo único que quería era ver a su hermana y decirle quién había sido el causante de su agonía. Gimoteó angustiada de tan sólo pensar que lo más probable es que ella no llegara a tiempo. Una extraña calidez la rodeó y ella se removió en la oscuridad que la envolvía. - No…- Sus ojos permanecían abiertos como los de una muñeca de porcelana, brillantes y vacíos. - Ellos… quieren... a... Win...- La sangre llenó su boca, asfixiándola, e impidiendo que fuera capaz de acabar la sentencia.

Una de las mayores virtudes de Catherine Summer Rosewood era su práctica capacidad de mantener siempre los pies en el suelo, de ser objetivamente realista, y sabía que esta vez Winter no iba a poder ayudarla. Se arrepintió de no haberse puesto el anillo que ella le había dado sólo porque no combinaba con su vestido. - No dejes…- Jadeó arrastrando las vocales.- que se convierta en uno de ellos… - Levantó su diestra y con la poca fuerza que le quedaba, agarró la mano que sujetaba algo contra su cuello. ¿Cuándo la habían tumbado?

A tres kilómetros de allí, una esbelta figura surcaba las calles tan rápido que su silueta era una mancha borrosa e imperceptible. Dos minutos antes, mientras salía de la comisaría tras realizar su turno de medianoche, unas dantescas imágenes habían comenzado a tomar forma tras sus párpados hasta convertirse en algo tan nítido y claro que sentía que si alargaba la mano podría tocarlo. Saltó sobre coches en movimiento, trepó farolas y cruzó tejados, en el anhelo más desesperado de llegar cuanto antes a su casa. La calle donde se hallaba el hogar ancestral de la familia White estaba sumida en el silencio más sepulcral, sus aceras completamente vacías… a excepción de la luz que salía por la puerta principal del número 109. Antes de siquiera haber llegado el olor a sangre fresca la golpeó, haciéndola trastabillar.

No.

No. Por favor.

Abrió la cancela y se adentró con la mirada clavada en el río escarlata que empañaba el blanco mármol. Sus tacones chasquearon desagradablemente, salpicando sus impolutos pantalones. Llegó al comedor donde un cuerpo yacía inerte en la gran mesa. Era su hermana, allí tumbada cual muñeca de trapo rota. Sus brazos colgaban por el borde como hiedra abatida y su cabeza estaba echada a un lado para mostrar el destrozado cuello. Notó que la mano de Einar se cerraba alrededor de la maltrecha piel en un vano y desesperado intento de parar la hemorragia que no tenía pinta de querer cesar. Al otro lado de la sala estaba la Nana, con las mejillas húmedas por las lágrimas. Miles de puntos negros salpicaron su visión y se acercó a la menor. - ¿Qué le ha pasado?- Su voz sonó queda, hueca, mientras su mano acariciaba el pómulo de la rubia. - BabyC, ya estoy aquí.- Murmuró reemplazando con suavidad la cálida mano del licántropo que sujetaba la ensangrentada tela. La Nana chilló. - ¿Debo llamar a la ambulancia…?- Preguntó temblorosa con el teléfono inalámbrico en las manos. La vampiresa entreabrió los labios.

- No.- Los ojos de la inspectora parecían un lienzo al que habían impregnado con acuarela ígnea. - Por los latidos juraría que le quedan como mucho diez minutos de vida.- Las lágrimas navegaron por sus mejillas hasta caer libres sobre el rostro imperturbable de la última Rosewood. - ¿Quién ha sido?- Inquirió aún sabiendo quién lo había hecho, solamente para poder torturarse a sí misma. Sus párpados aletearon impávidos, incapaces de mostrar todo el dolor que la corroía. - Nana, vete.- Le dijo con un tono que no admitía protestas. Aún así, la mujer quiso objetar pero con tan sólo echar un vistazo a la expresión de Winter, supo que no era el momento. Salió disparada en busca de la fregona para limpiar las escaleras.

Oficialmente, había fallado como hermana mayor. - Le prometí que la cuidaría…- Acotó, acariciando el platino cabello apelmazado por la sangre. - y la he asesinado.- Tantos años entrenando para salvar vidas y había dejado que se la arrebataran a su propia hermana pequeña. Su expresión se tornó iracunda y con mucha más fuerza de la necesaria, clavó sus colmillos en su propia muñeca. En cuanto vio como el liquido carmín resbalaba por su nívea piel, presionó la herida contra los labios de Catherine. - Gracias.- Esta vez se dirigía a Einar, a pesar de no estar mirándolo. - No sé qué habría hecho si tú no estuvieras aquí.- La garganta de la humana comenzó a tragar y un triste atisbo de sonrisa nació en los labios de Winter. - Gírate, esto va a ser desagradable.

Se inclinó sobre Catherine con sumo cuidado y haciendo acopio de toda su delicadeza, clavó los afilados colmillos en la fina piel que no había sido desgarrada. Por un par de minutos el silencio de la noche fue interrumpido por los desagradable sonidos que provoca la succión. Cuando se retiró, su rostro estaba bañado en sangre de una forma tan siniestra que resultó desacorde con la tristeza que habitaba en su mirar. Las lágrimas continuaban cayendo en una letanía silenciosa que ni se molestó en retener.


BLOODLINE || Einar. 2i77o1h

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1120

Reliquias : 970

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen Ayer a las 10:52 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

El grito ahogado de una mujer, cuya voz me es dolorosamente familiar, consigue apartar mi mirada del cuerpo moribundo de la pequeña Catherin. Finalmente Nana había acudido a mi llamada, la cual seguramente no había entendido y que ahora, ante la dantesca escena que tenía delante suyo, podía entender perfectamente. - ”¡¿A qué esperas para llamar a la puta ambulancia?!" – estoy a punto de gritarle para sacarla de su estado de shock, puesto que se ha quedado totalmente paralizada, incapaz de reaccionar, con ambas manos tapando su boca y los ojos abiertos al máximo, con la característica expresión de terror en plasmada en su semblante. Pero el inesperado susurro líquido de una voz impide que llegue a abrir los labios, haciéndome volver a centrar la mirada en ese delicado cuello, desgarrado por algún miserable. – ¿En uno de quienes Catherine?, ¿Quién te ha hecho esto pequeña? – me afano por preguntarle, acercando mi cabeza hacia la suya, buscando conseguir oír cualquier otra cosa que salga de sus macilentos labios, sintiendo la casi inexistente presión de su mano sobre la mía, la cual se afana por intentar ejercer la presión necesaria para frenar la profusa hemorragia dificultando el mínimo posible la entrada de aire al maltrecho cuerpo de la hermana de Winter. – No pienso permitirlo, Cath, pero necesito que me digas quién ha sido – le apremio a que me desvele un nombre, a pesar de tener perfectamente grabado el olor de su agresor, colocando mi otra mano sobre la suya en un intento por darle fuerzas, pero sobretodo por demostrarle que no está sola, que no va a pasar sus últimos momentos en este mundo en soledad.

Finalmente las fuerzas abandonan definitivamente a la chica dejando que la gravedad haga su trabajo y su mano caiga flácida sobre la mesa, arrancándome un gruñido molesto, de enfado ante la impotencia que ahora mismo siento, una impotencia que comparto con la fiel Nana, cuyo sollozo desconsolado se sobrepone a mi gruñido. – Nei!, ikke forlat meg…, no me abandones…. – le digo con voz seca dura dejando que la rabia se acrecente en mi interior y que mi lobo comience a revolverse inquieto ante la posibilidad de liberarse, de tomar el control y desatar todo esa rabia que lo alimenta en una frenética persecución que terminará con una orgía de sangre y muerte.

La cercanía del plenilunio, a poco menos de veinticuatro horas, hacía que mi lobo estuviera más despierto, más ansioso, más rebelde ante la fuerza que la luna llena le daba, una fuerza que lo volvía casi incontrolable a pesar de los largos años de entrenamiento y de esfuerzo por controlarlo y sólo permitirle tomar el control en la noche de luna llena, la única noche en la que los míos no podemos hacer nada para controlar a nuestro lado más oscuro, más animal, más primitivo, más visceral y peligroso. Es por esto que tengo que centrarme, que hacer acopio de toda mi fuerza de voluntad para no transformarme allí mismo, algo que está casi por suceder, puesto que mi cuerpo ha comenzado a encorvarse ligeramente, mientras mi corazón y respiración compiten en una carrera cuya única meta está en la pérdida de la forma humana en pos de la animal. Sabiendo que estoy a punto de perder el control y que eso puede ser catastrófico ahora mismo, me centro en el recuerdo, en aquel recuerdo que he mantenido oculto, guardado en lo más profundo de mi ser y que últimamente ha visto la luz en demasiadas ocasiones por culpa de la zorra pelirroja. Así, no dudo ni un instante en recordar aquel momento doloroso, en el que recobré la cordura, el control sobre mi cuerpo y descubrí lo que les había hecho a mis dos seres queridos. El horror, la desesperación, la incredulidad, la angustia, unas sensaciones que pronto va a sentir la persona que tanto me ha ayudado, que no ha dudado ni un instante en echarme una mano a mi y a los míos, mi querida amiga Winter.

Como si pensar en ella hubiera servido como la mejor de las invocaciones, el olor a rosas silvestres, su olor, me anuncia su llegada escasos segundos antes de que aparezca físicamente en el gran salón. Sin soltar la mano de su cuello, giro mi rostro al de la vampiresa, el cual luce mucho más lívido de lo acostumbrado, en el brillo del horror en su clara mirada mientras se acerca a su hermana.

Sin ofrecer resistencia, con la respiración agitada por la dura batalla interna que estoy manteniendo para no perder el control, permito que retire mi mano del cuello de su hermana, apartándome unos pasos sin atreverme a decir nada, dejando que tenga los últimos minutos con su hermana antes de que la vida termine de abandonar su cuerpo definitivamente.

Sintiéndome como un auténtico intruso, como un profanador de este momento tan íntimo entre las hermanas, de esta última y definitiva despedida, aparto la mirada de mi amiga, girando mi cuerpo a continuación para apoyar mis manos sobre el respaldo de una de las sillas, apretándolo con tanta fuerza que escucho el ruido seco de la madera al partirse bajo la presión que ejerzo sobre ella mientras la voz de Winter me llega demasiado clara, sabiendo que le debo unas respuestas, unas explicaciones que ahora mismo no puedo decirle, puesto que es momento de despedidas.

Sin girar mi cuerpo, la escucho reprocharse el no haber podido salvarla, unos reproches tan dolorosamente conocidos por mi, que no puedo evitar sentir la humedad en mis ojos, puesto que he sentido todo eso en mis propias carnes y sé perfectamente lo duro y doloroso que es. Sintiendo el fuerte martilleo de mi propio corazón en las sienes, advertencia casi extrema de la pérdida del control sobre mi lobo, consigo responder a su agradecimiento con un gruñido brusco, seco, malhumorado - ”¡Le has fallado maldito saco de pulgas apestoso!,  ¡Ella que protegió a los tuyos sin pensárselo y tú no has sido capaz de proteger a su hermana!, ¡Menudo mierda que eres maldito Sørensen!" – no dejo de reprocharme, incapaz de pensar en nada más, de hacer nada que no sea luchar por controlar mi cuerpo, por impedir que la transformación, cuyo dolor ya noto, se lleve a cabo.

En la vida hay veces que parece que todo se una para que las cosas vayan de mal en peor, momentos en los que es como si la famosa ley de Murphy, aquella que nos dice que si algo tiene que salir mal saldrá de la peor manera posible, realmente tenga que cumplirse. Momentos en los que la vida muestra su lado más irónico, más burlón. Y justamente ahora mismo es uno de esos momentos. Quizás sea verdad que nuestro destino está tejido de antemano, que no somos más que títeres manejados por entes superiores los cuales nos hacen creernos con un libre albedrío inexistente, que no somos más que actores en una película cuyo guion ya está cerrado y sentenciado, puesto que si en este momento no estuviera centrado en evitar que el lobo tome el control, si no estuviera en ese punto al límite de la transformación en el que el dolor de la misma ya empieza a notarse, si no sintiera el fuerte influjo de la luna llena en toda su fuerza, habría podido actuar antes, habría podido ser consciente de lo que pretendía mi amiga, habría podido evitar lo inevitable, algo que, por doloroso que fuera, era mil veces mejor que lo que ella decidió, porque fue una decisión egoísta, de un egoísmo causado por el dolor y el miedo a la pérdida, pero un egoísmo al fin y al cabo cuyas consecuencias la perseguirán el resto de sus días, los cuales no serán muchos una vez sus actos lleguen a oídos divinos.

Porque es cuando consigo mantener definitivamente a raya a mi lobo, cuando sus últimas palabras cobran sentido en mi mente, cuando el claro sonido de la succión que había impregnado el ambiente durante los minutos en los que me debatía internamente, en los que destrozaba el respaldo de la silla con la fuerza de la batalla, cobra un sentido terrorífico, cuando por fin todo encaja en mi cabeza y mi instinto me hace reaccionar, girándome velozmente para encontrarme con una escena de pesadilla. Como si me encontrara delante de un cuadro sacado de una obra de Dante, ante mi veo a mi amiga, aquella que jamás antes había clavado sus colmillos en la piel mundana, cubierta del preciado líquido carmesí, con los inequívocos restos de sangre en su rostro, aquellos que claman al cielo que se ha alimentado, y en su brazo, lo cual no da lugar a dudas de cual ha sido su reacción.

Lanzando otro fuerte y audible gruñido, encorvando completamente mi cuerpo, entrecerrando los ojos y entreabriendo los labios, dejando a la vista mis marfileños dientes, mostrándome amenazador, avanzo con paso firme hacia la vampiresa, clavando mi fría mirada, de un azul pálido, casi completamente plateado por culpa del enfado que siento, de la ira que arde con fuerza en mi interior – Hva på jorden har du gjort?! – le grito con rabia – ¡¿Qué demonios has hecho?! – le repito en inglés con la misma rabia, una rabia que siento más hacia mi por no haberlo impedido más que por ella pues puedo llegar a entenderlo. Siendo testigo finalmente del dolor, de la tristeza que se refleja en sus ojos, la tristeza por la pérdida de un ser querido y de haber tomado una decisión desesperada por darle otra oportunidad, por evitar perderle de aquella horrible manera.

Incapaz de dañar a alguien de tanta importancia para mi, para los míos, comprendiendo el dolor y la desesperación que la ha llevado a actuar así, niego violentamente con la cabeza, antes de terminar de acercarme a ella, abrazándola con fuerza, notando el gélido contacto de su cuerpo muerto con el mío a pesar de la ropa, sintiendo como algo pugna por salir de lo más profundo de mi ser, sintiéndome incapaz de contenerlo, de evitarlo, dejando que el instinto, que la necesidad de soltarlo guíe el movimiento de mi cabeza, la cual se eleva hacia el techo de la sala, permitiendo así que salga libremente el aullido quejumbroso que nace de lo más profundo de mi ser, un aullido que concentra todo el dolor, la rabia, la desesperación que ambos sentimos, un aullido que se prolonga en el silencio de la noche largamente, hasta que mis pulmones quedan completamente vacíos para, seguidamente cerrar los ojos y apretar con fuerza el tembloroso cuerpo de Winter contra el mío, bajando lentamente mi cabeza para apoyarla en su hombro y poder así susurrarle al oído – Jeg er så lei meg… lo siento mucho Winter – le digo totalmente sincero, permitiéndole que se recupere unos minutos sin soltar mi abrazo, sabiendo que se ha metido en un serio problema y que tengo que ayudarla cueste lo que cueste.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 255

Reliquias : 1276

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.