31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

23 # 24
9
NEFILIMS
4
CONSEJO
6
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» A contratiempo- Privado.
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 11:00 pm por Winter J. White

» Abandonad toda esperanza los que aquí entréis [Artem Yakov]
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 7:50 pm por Artem Yakow

» There is nothing we do better than revenge [Priv]
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 7:30 pm por Winter J. White

» Petición de afiliación normal
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 6:19 pm por Arcángel Raziel

» You¡re not alone {Einar Sørensen}
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 11:19 am por Einar Sørensen

» La eternidad [Karen][+18]
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 9:30 am por Hope Herdove

» ALEA IACTA EST / [PRIVADO]
BLOODLINE || Einar. EmptyAyer a las 9:16 am por Jensen Landvik

» What we do in the shadows? [Privado]
BLOODLINE || Einar. EmptyVie Sep 20, 2019 9:39 pm por Mina Van den Engel

» Iuro [Winter J. White]
BLOODLINE || Einar. EmptyVie Sep 20, 2019 3:14 pm por Aiden E. Blake

» Asesinar es divertido ~ Simon Lewis
BLOODLINE || Einar. EmptyJue Sep 19, 2019 11:31 pm por Irina Volkova

» Time after time. || Privado.
BLOODLINE || Einar. EmptyJue Sep 19, 2019 4:54 pm por Artem Yakow

» Wings Of Freedom (Einar Sørensen)
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Sep 18, 2019 11:04 pm por Irina Volkova

» No me juzgues [Liliana][+18]
BLOODLINE || Einar. EmptyMiér Sep 18, 2019 4:06 pm por Jensen Landvik

» Waiting.-Libre.
BLOODLINE || Einar. EmptyJue Sep 12, 2019 6:16 pm por Aldrich Khanstein

» El personaje del mes
BLOODLINE || Einar. EmptyJue Sep 12, 2019 10:15 am por Arcángel Raziel


BLOODLINE || Einar.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Mayo 13, 2019 1:40 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Las puertas del ascensor se abrieron en un sordo movimiento, revelando a Catherine Summer Rosewood. Su cabello platino se mecía al rítmico compás de su altísimos tacones y sus rojos labios permanecían curvados en una sonrisa cómplice. Nada más vislumbrarla, el portero del lujoso edificio de apartamentos se levantó de un salto y corrió a abrirle la puerta principal. - Gracias.- Canturreó en lo que sonó como el tintineo de unas campanillas. El hombre le hizo una pequeña reverencia, como si en vez de estar enfrente de la heredera de los Rosewood estuviera en presencia de una princesa. La rubia emitió un ruido de pura aprobación. Eso es lo que a ella le gustaba, sentir como todas las personas a su alrededor se inclinaban ante ella. Era poderosa, sus padres poseían la mitad de Manhattan y la otra la gobernaban sus amiguetes de tres al quince. Su chófer la esperaba en la acera, abriéndole la puerta trasera del brillante automóvil. - Roger.- Musitó a modo de saludo, tomando asiento de tal forma que la pronunciada obertura de su vestido dejara al descubierto sus largas y esbeltas piernas.

Roger se subió al coche y encendió el motor. - ¿A dónde la llevo, Lady Rosewood?- Catherine había sacado el móvil y lo ojeaba desinteresada. - Al Caellus Club.- Ni siquiera alzó la vista de la pequeña pantalla mientras hablaba. Todo era tan rutinario para ella. Una noche de sábado más. El aparato electrónico vibró en su mano, indicando la llegada de un mensaje.

¿Vas a bailar? Pásatelo muy bien <3 Si ves que las cosas se tuercen avísame de inmediato. Kiss-Kiss.

Su expresión se suavizó hasta tornarse afable. Abrió la aplicación de cámara y procedió a echarse una ridícula foto haciendo morritos pero que sabía que su hermana mayor encontraba sumamente divertidas. Escribiendo la respuesta al pie de la imagen. “Por supuesto, Winnie. Iré a dormir a tu casa. Kiss-Kiss. Love ya’<3 ”. Se preguntó cómo una persona podía estar en tantas cosas a la vez y si eso sería sano. Su cerebro, a quien le gustaba torturarla en sus ratos libres, formuló la respuesta: Da igual si no es sano, ella está muerta. Entrecerró sus almendrados ojos hasta que el verde no era más que una fina línea. Anda, cállate. Se dijo a sí misma. A través del inmaculado cristal pudo ver las calles del centro de Manhattan, las fantasmagóricas luces que iluminaban las aceras, cientos de chicas y chicos arreglados con sus mejores ropas, riendo y hablando.

Sus amigas le esperaban en la puerta del local, todas ataviadas con vestidos de colores brillantes revestidos con pedrería tan costosa como diez meses de sueldo del tipo que custodiaba la puerta. Ella bajó sin esperar a que Roger le abriera la puerta y se acercó a ellas con una sonrisa radiante. - ¡Cath! - Chillaron al unísono. - ¡Estás preciosa!- Exclamó una al mismo que otra aclamaba lo bien que le sentaba el nuevo corte de cabello. - Gracias, chicas. Sois las mejores.- Pasó los brazos alrededor de sus hombros, en un gesto demasiado campechano como para ser de la élite neoyorquina. Ellas rieron felices, adentrándose en el club.

*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*

Cuando Catherine volvió en sí, sus oídos zumbaban con una fuerza atronadora. Lo primero que sintió fue una horrible punzada de dolor en la parte superior de la nuca que poco a poco se transformó en un escozor en las muñecas. ¿Qué demonios había pasado? Abrió los ojos lentamente, comprobando con horror que no podía enfocar la vista. - Mira quién se ha levantado, hermano.- Oyó a lo lejos. - Hijos de puta, ¿qué coño me habéis hecho?- Un silbido agudo sonó tras la espesa niebla oscura. Por el traqueteo y el olor a gasolina, debían encontrarse en un vehículo. - ¿Besas a la santa de tu hermana con esa boca?- Eso la alertó y trató de reincorporarse, sin éxito.

- ¿Conocéis a mi hermana?- Preguntó entonces, llevándose una mano a la cabeza. Su muñeca quedó entonces a la altura de sus ojos y observó el porqué le escocía. Tenía una raja vertical en ella. - ¡Oh, dios! ¡¿Qué es esto?!- Se miró la otra muñeca con miedo, descubriendo que efectivamente presentaba la misma herida. - Espero que no te importe que nos hayamos alimentado de ti.- Catherine les dedicó una mirada iracunda. - No, no, claro. ¿Por qué me iba a importar?- Escupió irónicamente reuniendo todas sus fuerzas para sentarse de golpe, atrayendo del todo la atención del sujeto que le estaba hablando. Debía ser una furgoneta porque el espacio era tremendamente grande como para que ella cupiera tumbada. - Porque pronto estarás muerta. No necesitas la sangre.- Un hombre de cabello pelirrojo se arrodilló a su lado, sus ojos ámbar refulgían con la fuerza de mil soles a través de la turbiedad de su mirar. - ¿Qué?- Se echó para atrás pensando que le iba a asestar el golpe de gracia pero lo único que consiguió fue acabar cayendo de espaldas. El vampiro se echó a reír. - Mira, la puta de tu hermana entregó a un amigo mío a los cazadores y ahora yo le devuelvo el favor. - La rubia esbozó una mueca de suficiencia. - ¡Huh! Si mi hermana lo delató a La Clave es porque se lo merecía.- Ni bajo esas circunstancias podía mantener la boca cerrada, era algo superior a ella. Un puñetazo voló hasta su rostro, dejándola ciega de un golpe.

El vehículo estacionó en una de las calles de Upper East Side y abrieron la puerta trasera, el pelirrojo se apeó primero arrastrando el cuerpo de la rubia. La pobre humana intentaba desesperadamente andar mas sus piernas no lograban sostenerla y el asfalto raspaba la fina piel de sus rodillas. El vampiro miró para un lado y para otro, sin saber qué casa era. - ¿Cómo es la casa de tu hermana?- Inquirió zarandeándola de un brazo con rudeza. - No te lo voy a decir.- Susurró sin fuerzas. Sintió como las gruesas uñas del hijo de la noche se le clavaban en el bíceps y aulló de dolor. - No voy a hacerle nada a ella, sólo quiero que te vea muerta. - Catherine abrió los ojos, a pesar de no ver nada. - Es blanca... y tiene flores.- El pelirrojo emitió un suspiro complacido y volvió a ponerse en marcha. Catherine percibió el olor de las rosas y con ello supo que estaban muy cerca. De repente, un gruñido invadió el silencio y un temblor sacudió al captor. - Licántropo. - La heredera Rosewood tanteó con la mano hasta sentir la familiar verja. - No, mi hermana es una hija de la noche...- Le corrigió rozando la inconsciencia. El sabor del cobre inundaba su boca y quiso vomitar. - Ya estamos, déjame ir...- La fría mano abandonó su brazo y con ella se fue todo su equilibrio. Trastabilló de bruces, no dándose en la cabeza con la alambrada de hierro por puro milagro. - Espera. Esto es por Josh.- Y antes de que la muchacha pudiera siquiera pedir por la ayuda de su hermana, una daga le rajó parte del cuello. La puerta de la cancela cedió y a gatas alcanzó las escaleras de pálido mármol que daban a la puerta principal. - Win... ter...- Quería chillar su nombre, acabarlo aunque fuera pero la sangre le imposibilitaba la tarea volviéndola demasiado ardua para una simple humana.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Vie Mayo 17, 2019 10:56 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Falta una noche, unas cuantas horas solo para que la luna, aquella que se había convertido en una especie de segunda madre para mi, luzca con su máximo esplendor en el firmamento. De pequeño disfrutaba de la claridad que otorgaban dichas noches en mi pequeña isla natal, unas noches en las que todo parecía cubierto de un sobrenatural brillo argénteo, como si la nieve hubiera cubierto todos los campos y casas por igual, sin embargo, tras el cambio radical que conllevo mi actual enfermedad, las noches de luna llena se convirtieron en algo mucho más místico, más sobrenatural si cabe, más oscuro y terrorífico. Me costó largos años conseguir controlar mínimamente al lobo en aquellas noches, obligándome a permanecer encerrado, o alejado de cualquier mundano para no cometer el mismo pecado que me perseguirá el resto de mis días, pero finalmente logré cierto control, un control que, paradójicamente, me ayudó a disfrutar más de esas noches en la que la luna nos sonríe a todos desde su elevado trono. Pues es en estas noches cuando mi naturaleza animal, mi lobo, campa libremente por el mundo, disfrutando de esa libertad que tanto ansío, una libertad que me ha sido negada durante tantos y tan largos años.

- ” Sí, la oscuridad habita en mi interior, es parte de mi y por fin he conseguido aceptarlo" – este pensamiento, tan claro, tan directo como crudo y real, se forma en mi mente mientras permanezco sentado junto a la ventana, con la mirada clavada en el brillante cielo neoyorquino. Desde mi último encuentro con Irina, mi cabeza estaba echa un completo lío, había sido gracias a ella que había conseguido aceptar mi parte más oscura, más animal, haciendo definitivamente las paces con mi lobo y gracias a eso una parte de mi vida se había tranquilizado, por no decir que los últimos minutos con mi esposa habían apaciguado gran parte de la rabia sin sentido que azuzaba al animal, provocando que no pudiera utilizar todo su potencial, algo que ahora sabía que podía lograr.

Pero no era ese el motivo que me había llevado a regresar a la imponente mansión de los White. Desde que la guerra con la zorra pelirroja parecía haberse terminado, aunque todavía sentía grandes emociones confrontadas hacia ella, no tenía sentido seguir abusando de la hospitalidad de mi gran amiga Winter, por lo que tanto Jannike como Damián habían podido regresar a su verdadero hogar, no sin que el reproche por tener que abandonar este maravilloso lugar no luciera en la mirada del pequeño. El motivo real por el que me encontraba de nuevo aquí era algo que jamás antes me habría imaginado que necesitar, el poder hablar con alguien. - ” Por favor, Einar… te estás volviendo un blanducho…" – pienso lanzando un gruñido al cielo nocturno antes de desviar la mirada hacia el interior de la estancia que casi consideraba parte de mi propio hogar - ”¿desde cuándo te incomoda el estar solo?" – me vuelvo a preguntar, pues he pasado demasiados años valiéndome por mi mismo, rodeado de personas, pero solo a fin de cuentas y sin embargo, desde mi llegada a Nueva York me he acostumbrado a estar en compañía, primero de mi hermana y sobrino, luego de los miembros del Praetor y finalmente de esta jodida chupasangre cuya amistad es totalmente antinatural para los míos.

De hecho estaba siendo un problema mi relación con Winter, puesto que muchos compañeros del Praetor no veían con buenos ojos que tuviera semejante confianza con una vampiresa, a pesar de que les había demostrado a todos que no afectaba para nada con mis lealtades o mi capacidad como miembro del Praetor Lupus. - ”Pues anda que cuando se enteren de lo de Volkova te van a arrancar la garganta…" – pienso divertido, esbozando una sonrisa burlona al tiempo que permito que mi mente empiece a fantasear con el cuerpo desnudo de la vampiresa - ”¡Joder Einar!, ni que estuvieras en época de apareamiento, ostia puta…" – me increpo sacudiendo fuertemente la cabeza para eliminar esos pensamientos de mi cabeza al notar la rápida respuesta física de mi cuerpo ante las lascivas imágenes que se estaban formando en mi mente.

Con un enérgico movimiento me incorporo de la silla, la cual no es derribada al suelo por la inercia del mismo por mera casualidad, dispuesto a hacer algo para mantener la mente tranquila mientras esperaba que Winnie regresara a casa. Me había presentado aquí con la excusa de darle información sobre un grupo de recién llegados de la Europa del Este a la ciudad, pero no era más que una excusa para poder pasar un rato con ella y aplacar la extraña sensación que me producía el estar solo en casa de mi hermana, pues ella y mi sobrino estaban pasando unos días en Inglaterra, con el puto cabrón de mi hermanito. Un viaje al que me había negado rotundamente en acompañarles.

Sin darle muchas más vueltas a nada en concreto me encamino hacia la puerta, dispuesto a dejarme caer por la estantería de libros que tenía mi amiga en su casa, cuando el característico olor a sanguijuela se cuela por la rendija de la ventana, haciendo que detenga mis pasos mientras una sonrisa aparece en mi rostro, sabiendo que finalmente la chupasangre White estaba llegando. Por desgracia, la sonrisa no dura más que unos escasos segundos en mi rostro, puesto que el conocido olor a rosas salvajes que debería acompañar al hedor a cadáver andante tan característico de Winter no es detectado por mi olfato. Ladeando la cabeza unos segundos antes de comenzar a olfatear el aire la certeza de que no es ella quien se aproxima a la casa sino otros de los suyos hacen que mi semblante se ensombrezca y se tense de forma que un profundo y claro gruñido surgido de lo más profundo de mi garganta rompa el silencio nocturno.

Una cosa es que tolere y me preocupe por Winter y otra muy distinta es que no sienta desprecio por los de su especie, por lo que no tengo la más mínima intención de quedarme en su casa si se presentan más jodidos chupasangres. Así me dirijo con paso firme hacia la puerta, dispuesto a abandonar la mansión aunque con la extraña sensación de que algo va mal pues me extraña que el olor de Winnie no los acompañe. Dicha sensación se intensificó, arrancándome otro gruñido más agresivo cuando el olor que acompaña al de Hijo de la Noche es claramente el de la sangre, el dulzón olor a sangre fresca derramándose que acelera mis pasos hacia la puerta, convirtiendo mi andar en una rauda carrera cuya meta final no es sino la puerta principal de la mansión.

En cuanto logro alcanzarla la abro de golpe, con violencia, sin importarme en qué estado pueda llegar a quedar lo que ahora mismo no es más que una barrera que deseo eliminar de mi paso. Pero lo que encuentro al otro lado del pequeño jardín provoca que la ira hierva poderosa en mis venas, que otro gruñido abandone mi interior volviendo a iniciar la carrera lanzándome al suelo al instante para sostener el cuerpo de la mundana que conozco como la hermana de mi amiga. Sé que seguramente se espantará de verme, puesto que solo hemos coincidido un par de veces y no hemos hablado mucho, pero su hermana sí que me ha contado muchas cosas de esa y sé lo importante que es para la vampiresa. Es por eso que la rabia y el odio se apoderan rápidamente de mi al ver en el lamentable estado que se encuentra la pobre.

En el momento que consigo sostenerla entre mis brazos, el gorgoteante sonido de su voz al intentar hablar con medio cuello rebanado llega con claridad a mis oídos haciendo que repare rápidamente en el gran tajo que luce, un corte limpio y reciente por la gran cantidad de sangre que no para de manar de la herida, una sangre que pronto mancha mi ropa, mis manos y mi rostro al acercarme a ella en un intento desesperado por oír lo que quiere decir, pero sobretodo por oler, por detectar el aroma que impregna su cuerpo, sus ropajes, captándolo al momento, quedando grabado al instante en mi mente, un olor que sé perfectamente que pertenece al maldito bastardo chupasangre que le ha hecho esto. - ”Ya sois míos…" – pienso fríamente, sabiendo que los localizaré y destrozaré con mis propias manos cueste lo que cueste pues se lo debo a Winter.

De no haber estado tan grave su hermana me habría transformado ahí mismo, sin importarme que ella fuera testigo de semejante acto, para lanzarme a la persecución de sus agresores, pero por el color macilento de su tez, así como por la gran cantidad de sangre que brota inexorablemente de sus heridas sé que no tengo mucho tiempo, que la vida se le escapa por segundos y que ya no le queda mucha. – Shhh…Stille… tranquila… ya pasó, ya estás a salvo – le miento descaradamente en un intento por tranquilizarla, sin dejar que mi voz delate lo que sé que está pasando.

Apretando con la fuerza necesaria para taponar como puedo la herida del cuello pero sin asfixiarla con una de mis manos, la levanto como puedo, llevándola a toda prisa hacia el interior del edificio. Sin perder ni un segundo obligo a mi mente a centrarse en Winter, a recordar su sonrisa tierna, sus danzarines cabellos plateados meciéndose en el viento y sus anormalmente profundos y coloreados ojos, formando su imagen, con el mismo rostro pícaro que sonríe cuando bromea sobre los míos y me llama chucho. Es la primera vez que hago esto, aunque hace mucho que me regaló el anillo de comunicación, y me sorprende el notar esa extraña sensación que supongo indica que la conexión se ha realizado con éxito. Nada más notarla me centro en lo que quiero que vea  enviándole dos simples imágenes - ”Recuerda Einar… no seas muy brusco…" – me permito pensar unos segundos, tanteando la posibilidad de ser precavido, intentando no ser demasiado directo, pero me es imposible, así que pronto se forman las dos imágenes que llegarán a la rubia, la puerta de su mansión familiar y su hermana cubierta de sangre.

Volviéndome a centrar en lo que tengo que hacer, esperando haber conseguido utilizar su regalo de forma correcta, vuelvo a adentrarme con toda la rapidez que mi condición licántropa y mi forma humana me permiten en el interior, depositando a la joven con todo el cariño del que soy capaz sobre la primera mesa que encuentro, arrancándome la camiseta para hacerla trizas, utilizando los trozos de tela a modo de compresas con las que presiono la herida del cuello – Tu hermana está en camino, todo va ir bien, todo va a salir muy bien – le susurro en un intento por tranquilizarla a pesar de ser consciente de que está más en el otro mundo que en este -  Fy faen!… ¡Nana! Llame a una puta ambulancia – estallo en gritos al comprobar que la sangre que cubre mis manos imposibilita que pueda desbloquear mi teléfono.

Sé que es una locura llamar a una ambulancia, sobretodo porque eso pondrá en marcha todo el engranaje que conducirá a la presencia de la policía en la mansión, con las subsiguientes preguntas y el peligro de que la verdad salga a la luz. Sin embargo, es justo en ese momento, mientras sostengo una de las manos de la pobre mundana con la mía y continúo presionando con la otra la herida que en mi mente se forma una posibilidad real y demasiado tangible - ”¡Mierda!" – pienso soltando un profundo gruñido al ser demasiado consciente de que muchos subterráneos pueden llegar a la conclusión más lógica es casi luna llena, el licántropo no se pudo controlar y mató a la hermana de su amiga, total es el maldito Sørensen, ya mató a su familia, no sería nada raro para él.

Sintiendo como la sangre se hiela en mis venas ante la visión de la pobre Catherin moribunda y de la posibilidad de que Winter piense esto último no puedo hacer más que permanecer junto a la mundana en sus últimos momentos de vida.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Mayo 18, 2019 8:15 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
El frío mármol helaba su cuerpo, sin embargo, Catherine era incapaz de sentir algo que no fuera el tortuoso desgarro de su cuello. Sabía que ese era su sino y no trató de luchar contra él. Lo único que quería era ver a su hermana y decirle quién había sido el causante de su agonía. Gimoteó angustiada de tan sólo pensar que lo más probable es que ella no llegara a tiempo. Una extraña calidez la rodeó y ella se removió en la oscuridad que la envolvía. - No…- Sus ojos permanecían abiertos como los de una muñeca de porcelana, brillantes y vacíos. - Ellos… quieren... a... Win...- La sangre llenó su boca, asfixiándola, e impidiendo que fuera capaz de acabar la sentencia.

Una de las mayores virtudes de Catherine Summer Rosewood era su práctica capacidad de mantener siempre los pies en el suelo, de ser objetivamente realista, y sabía que esta vez Winter no iba a poder ayudarla. Se arrepintió de no haberse puesto el anillo que ella le había dado sólo porque no combinaba con su vestido. - No dejes…- Jadeó arrastrando las vocales.- que se convierta en uno de ellos… - Levantó su diestra y con la poca fuerza que le quedaba, agarró la mano que sujetaba algo contra su cuello. ¿Cuándo la habían tumbado?

A tres kilómetros de allí, una esbelta figura surcaba las calles tan rápido que su silueta era una mancha borrosa e imperceptible. Dos minutos antes, mientras salía de la comisaría tras realizar su turno de medianoche, unas dantescas imágenes habían comenzado a tomar forma tras sus párpados hasta convertirse en algo tan nítido y claro que sentía que si alargaba la mano podría tocarlo. Saltó sobre coches en movimiento, trepó farolas y cruzó tejados, en el anhelo más desesperado de llegar cuanto antes a su casa. La calle donde se hallaba el hogar ancestral de la familia White estaba sumida en el silencio más sepulcral, sus aceras completamente vacías… a excepción de la luz que salía por la puerta principal del número 109. Antes de siquiera haber llegado el olor a sangre fresca la golpeó, haciéndola trastabillar.

No.

No. Por favor.

Abrió la cancela y se adentró con la mirada clavada en el río escarlata que empañaba el blanco mármol. Sus tacones chasquearon desagradablemente, salpicando sus impolutos pantalones. Llegó al comedor donde un cuerpo yacía inerte en la gran mesa. Era su hermana, allí tumbada cual muñeca de trapo rota. Sus brazos colgaban por el borde como hiedra abatida y su cabeza estaba echada a un lado para mostrar el destrozado cuello. Notó que la mano de Einar se cerraba alrededor de la maltrecha piel en un vano y desesperado intento de parar la hemorragia que no tenía pinta de querer cesar. Al otro lado de la sala estaba la Nana, con las mejillas húmedas por las lágrimas. Miles de puntos negros salpicaron su visión y se acercó a la menor. - ¿Qué le ha pasado?- Su voz sonó queda, hueca, mientras su mano acariciaba el pómulo de la rubia. - BabyC, ya estoy aquí.- Murmuró reemplazando con suavidad la cálida mano del licántropo que sujetaba la ensangrentada tela. La Nana chilló. - ¿Debo llamar a la ambulancia…?- Preguntó temblorosa con el teléfono inalámbrico en las manos. La vampiresa entreabrió los labios.

- No.- Los ojos de la inspectora parecían un lienzo al que habían impregnado con acuarela ígnea. - Por los latidos juraría que le quedan como mucho diez minutos de vida.- Las lágrimas navegaron por sus mejillas hasta caer libres sobre el rostro imperturbable de la última Rosewood. - ¿Quién ha sido?- Inquirió aún sabiendo quién lo había hecho, solamente para poder torturarse a sí misma. Sus párpados aletearon impávidos, incapaces de mostrar todo el dolor que la corroía. - Nana, vete.- Le dijo con un tono que no admitía protestas. Aún así, la mujer quiso objetar pero con tan sólo echar un vistazo a la expresión de Winter, supo que no era el momento. Salió disparada en busca de la fregona para limpiar las escaleras.

Oficialmente, había fallado como hermana mayor. - Le prometí que la cuidaría…- Acotó, acariciando el platino cabello apelmazado por la sangre. - y la he asesinado.- Tantos años entrenando para salvar vidas y había dejado que se la arrebataran a su propia hermana pequeña. Su expresión se tornó iracunda y con mucha más fuerza de la necesaria, clavó sus colmillos en su propia muñeca. En cuanto vio como el liquido carmín resbalaba por su nívea piel, presionó la herida contra los labios de Catherine. - Gracias.- Esta vez se dirigía a Einar, a pesar de no estar mirándolo. - No sé qué habría hecho si tú no estuvieras aquí.- La garganta de la humana comenzó a tragar y un triste atisbo de sonrisa nació en los labios de Winter. - Gírate, esto va a ser desagradable.

Se inclinó sobre Catherine con sumo cuidado y haciendo acopio de toda su delicadeza, clavó los afilados colmillos en la fina piel que no había sido desgarrada. Por un par de minutos el silencio de la noche fue interrumpido por los desagradable sonidos que provoca la succión. Cuando se retiró, su rostro estaba bañado en sangre de una forma tan siniestra que resultó desacorde con la tristeza que habitaba en su mirar. Las lágrimas continuaban cayendo en una letanía silenciosa que ni se molestó en retener.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Jue Mayo 23, 2019 10:52 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

El grito ahogado de una mujer, cuya voz me es dolorosamente familiar, consigue apartar mi mirada del cuerpo moribundo de la pequeña Catherin. Finalmente Nana había acudido a mi llamada, la cual seguramente no había entendido y que ahora, ante la dantesca escena que tenía delante suyo, podía entender perfectamente. - ”¡¿A qué esperas para llamar a la puta ambulancia?!" – estoy a punto de gritarle para sacarla de su estado de shock, puesto que se ha quedado totalmente paralizada, incapaz de reaccionar, con ambas manos tapando su boca y los ojos abiertos al máximo, con la característica expresión de terror en plasmada en su semblante. Pero el inesperado susurro líquido de una voz impide que llegue a abrir los labios, haciéndome volver a centrar la mirada en ese delicado cuello, desgarrado por algún miserable. – ¿En uno de quienes Catherine?, ¿Quién te ha hecho esto pequeña? – me afano por preguntarle, acercando mi cabeza hacia la suya, buscando conseguir oír cualquier otra cosa que salga de sus macilentos labios, sintiendo la casi inexistente presión de su mano sobre la mía, la cual se afana por intentar ejercer la presión necesaria para frenar la profusa hemorragia dificultando el mínimo posible la entrada de aire al maltrecho cuerpo de la hermana de Winter. – No pienso permitirlo, Cath, pero necesito que me digas quién ha sido – le apremio a que me desvele un nombre, a pesar de tener perfectamente grabado el olor de su agresor, colocando mi otra mano sobre la suya en un intento por darle fuerzas, pero sobretodo por demostrarle que no está sola, que no va a pasar sus últimos momentos en este mundo en soledad.

Finalmente las fuerzas abandonan definitivamente a la chica dejando que la gravedad haga su trabajo y su mano caiga flácida sobre la mesa, arrancándome un gruñido molesto, de enfado ante la impotencia que ahora mismo siento, una impotencia que comparto con la fiel Nana, cuyo sollozo desconsolado se sobrepone a mi gruñido. – Nei!, ikke forlat meg…, no me abandones…. – le digo con voz seca dura dejando que la rabia se acrecente en mi interior y que mi lobo comience a revolverse inquieto ante la posibilidad de liberarse, de tomar el control y desatar todo esa rabia que lo alimenta en una frenética persecución que terminará con una orgía de sangre y muerte.

La cercanía del plenilunio, a poco menos de veinticuatro horas, hacía que mi lobo estuviera más despierto, más ansioso, más rebelde ante la fuerza que la luna llena le daba, una fuerza que lo volvía casi incontrolable a pesar de los largos años de entrenamiento y de esfuerzo por controlarlo y sólo permitirle tomar el control en la noche de luna llena, la única noche en la que los míos no podemos hacer nada para controlar a nuestro lado más oscuro, más animal, más primitivo, más visceral y peligroso. Es por esto que tengo que centrarme, que hacer acopio de toda mi fuerza de voluntad para no transformarme allí mismo, algo que está casi por suceder, puesto que mi cuerpo ha comenzado a encorvarse ligeramente, mientras mi corazón y respiración compiten en una carrera cuya única meta está en la pérdida de la forma humana en pos de la animal. Sabiendo que estoy a punto de perder el control y que eso puede ser catastrófico ahora mismo, me centro en el recuerdo, en aquel recuerdo que he mantenido oculto, guardado en lo más profundo de mi ser y que últimamente ha visto la luz en demasiadas ocasiones por culpa de la zorra pelirroja. Así, no dudo ni un instante en recordar aquel momento doloroso, en el que recobré la cordura, el control sobre mi cuerpo y descubrí lo que les había hecho a mis dos seres queridos. El horror, la desesperación, la incredulidad, la angustia, unas sensaciones que pronto va a sentir la persona que tanto me ha ayudado, que no ha dudado ni un instante en echarme una mano a mi y a los míos, mi querida amiga Winter.

Como si pensar en ella hubiera servido como la mejor de las invocaciones, el olor a rosas silvestres, su olor, me anuncia su llegada escasos segundos antes de que aparezca físicamente en el gran salón. Sin soltar la mano de su cuello, giro mi rostro al de la vampiresa, el cual luce mucho más lívido de lo acostumbrado, en el brillo del horror en su clara mirada mientras se acerca a su hermana.

Sin ofrecer resistencia, con la respiración agitada por la dura batalla interna que estoy manteniendo para no perder el control, permito que retire mi mano del cuello de su hermana, apartándome unos pasos sin atreverme a decir nada, dejando que tenga los últimos minutos con su hermana antes de que la vida termine de abandonar su cuerpo definitivamente.

Sintiéndome como un auténtico intruso, como un profanador de este momento tan íntimo entre las hermanas, de esta última y definitiva despedida, aparto la mirada de mi amiga, girando mi cuerpo a continuación para apoyar mis manos sobre el respaldo de una de las sillas, apretándolo con tanta fuerza que escucho el ruido seco de la madera al partirse bajo la presión que ejerzo sobre ella mientras la voz de Winter me llega demasiado clara, sabiendo que le debo unas respuestas, unas explicaciones que ahora mismo no puedo decirle, puesto que es momento de despedidas.

Sin girar mi cuerpo, la escucho reprocharse el no haber podido salvarla, unos reproches tan dolorosamente conocidos por mi, que no puedo evitar sentir la humedad en mis ojos, puesto que he sentido todo eso en mis propias carnes y sé perfectamente lo duro y doloroso que es. Sintiendo el fuerte martilleo de mi propio corazón en las sienes, advertencia casi extrema de la pérdida del control sobre mi lobo, consigo responder a su agradecimiento con un gruñido brusco, seco, malhumorado - ”¡Le has fallado maldito saco de pulgas apestoso!,  ¡Ella que protegió a los tuyos sin pensárselo y tú no has sido capaz de proteger a su hermana!, ¡Menudo mierda que eres maldito Sørensen!" – no dejo de reprocharme, incapaz de pensar en nada más, de hacer nada que no sea luchar por controlar mi cuerpo, por impedir que la transformación, cuyo dolor ya noto, se lleve a cabo.

En la vida hay veces que parece que todo se una para que las cosas vayan de mal en peor, momentos en los que es como si la famosa ley de Murphy, aquella que nos dice que si algo tiene que salir mal saldrá de la peor manera posible, realmente tenga que cumplirse. Momentos en los que la vida muestra su lado más irónico, más burlón. Y justamente ahora mismo es uno de esos momentos. Quizás sea verdad que nuestro destino está tejido de antemano, que no somos más que títeres manejados por entes superiores los cuales nos hacen creernos con un libre albedrío inexistente, que no somos más que actores en una película cuyo guion ya está cerrado y sentenciado, puesto que si en este momento no estuviera centrado en evitar que el lobo tome el control, si no estuviera en ese punto al límite de la transformación en el que el dolor de la misma ya empieza a notarse, si no sintiera el fuerte influjo de la luna llena en toda su fuerza, habría podido actuar antes, habría podido ser consciente de lo que pretendía mi amiga, habría podido evitar lo inevitable, algo que, por doloroso que fuera, era mil veces mejor que lo que ella decidió, porque fue una decisión egoísta, de un egoísmo causado por el dolor y el miedo a la pérdida, pero un egoísmo al fin y al cabo cuyas consecuencias la perseguirán el resto de sus días, los cuales no serán muchos una vez sus actos lleguen a oídos divinos.

Porque es cuando consigo mantener definitivamente a raya a mi lobo, cuando sus últimas palabras cobran sentido en mi mente, cuando el claro sonido de la succión que había impregnado el ambiente durante los minutos en los que me debatía internamente, en los que destrozaba el respaldo de la silla con la fuerza de la batalla, cobra un sentido terrorífico, cuando por fin todo encaja en mi cabeza y mi instinto me hace reaccionar, girándome velozmente para encontrarme con una escena de pesadilla. Como si me encontrara delante de un cuadro sacado de una obra de Dante, ante mi veo a mi amiga, aquella que jamás antes había clavado sus colmillos en la piel mundana, cubierta del preciado líquido carmesí, con los inequívocos restos de sangre en su rostro, aquellos que claman al cielo que se ha alimentado, y en su brazo, lo cual no da lugar a dudas de cual ha sido su reacción.

Lanzando otro fuerte y audible gruñido, encorvando completamente mi cuerpo, entrecerrando los ojos y entreabriendo los labios, dejando a la vista mis marfileños dientes, mostrándome amenazador, avanzo con paso firme hacia la vampiresa, clavando mi fría mirada, de un azul pálido, casi completamente plateado por culpa del enfado que siento, de la ira que arde con fuerza en mi interior – Hva på jorden har du gjort?! – le grito con rabia – ¡¿Qué demonios has hecho?! – le repito en inglés con la misma rabia, una rabia que siento más hacia mi por no haberlo impedido más que por ella pues puedo llegar a entenderlo. Siendo testigo finalmente del dolor, de la tristeza que se refleja en sus ojos, la tristeza por la pérdida de un ser querido y de haber tomado una decisión desesperada por darle otra oportunidad, por evitar perderle de aquella horrible manera.

Incapaz de dañar a alguien de tanta importancia para mi, para los míos, comprendiendo el dolor y la desesperación que la ha llevado a actuar así, niego violentamente con la cabeza, antes de terminar de acercarme a ella, abrazándola con fuerza, notando el gélido contacto de su cuerpo muerto con el mío a pesar de la ropa, sintiendo como algo pugna por salir de lo más profundo de mi ser, sintiéndome incapaz de contenerlo, de evitarlo, dejando que el instinto, que la necesidad de soltarlo guíe el movimiento de mi cabeza, la cual se eleva hacia el techo de la sala, permitiendo así que salga libremente el aullido quejumbroso que nace de lo más profundo de mi ser, un aullido que concentra todo el dolor, la rabia, la desesperación que ambos sentimos, un aullido que se prolonga en el silencio de la noche largamente, hasta que mis pulmones quedan completamente vacíos para, seguidamente cerrar los ojos y apretar con fuerza el tembloroso cuerpo de Winter contra el mío, bajando lentamente mi cabeza para apoyarla en su hombro y poder así susurrarle al oído – Jeg er så lei meg… lo siento mucho Winter – le digo totalmente sincero, permitiéndole que se recupere unos minutos sin soltar mi abrazo, sabiendo que se ha metido en un serio problema y que tengo que ayudarla cueste lo que cueste.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Mar Mayo 28, 2019 11:02 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
El crujido de una madera partiéndose en cientos de astillas despertaron a la inspectora del estupor en el que el dolor la había inmerso. Con suma lentitud los ojos zafiro de la rubia abandonaron el inexpresivo rostro de la menor para centrarse en el licántropo que  se alzaba amenazante frente a ella, enseñándole peligrosamente los dientes. Sin embargo, ella parecía totalmente ajena al arrebato de su lobo interior y lo observó largo y tendido, con la mirada vidriosa y un par de lágrimas escarlatas surcando sus mejillas para caer en su camisa blanca de estampado floral. - Y… ¿qué he hecho?- Preguntó en un hilo de voz, como si la sangre de Catherine le hubiera robado todo el arrojo que había poseído segundos antes.

Las orbes del color de la fría plata se clavaron en ella como cientos de dagas de alianza seráfica, pero ella no pudo sentirlas porque su cuerpo se hallaba entumecido. - No podía dejarla morir.- Susurró volviendo a agachar la cabeza para ver a su hermana. Se fijó entonces que su mano seguía aferrada con fuerza a la de la menor Rosewood, tal y cómo lo había hecho horas después de nacer. Y entonces quiso morir. Pero morir de verdad, no encontrarse en el limbo demoníaco en el que ella misma se había empeñado en permanecer. El corazón de Catherine latía muy despacio, en un burdo intento de mantenerse con vida. Winter se inclinó y rodeó con sumo cuidado el frágil cuerpo de su hermana, depositando luego un suave beso en su mejilla. - Ha sido un honor ser tu hermana mayor. - Y así llegó la última exhalación de vida de Catherine Summer Rosewood. Ya no había pulso en su frío cuerpo y la sangre se había coagulado desagradablemente en las múltiples heridas. Abrazó durante unos segundos más a la que había sido su pequeña durante veinticuatro años varios segundos más, hasta que notó como los músculos de destensaban por completo. La puso de nuevo en la mesa y le retiró el sucio cabello del rostro.

Sentía como caía en una espiral de agonía y desconsuelo, sin nada a lo que agarrarse para detener el descenso. De repente una sensación cálida la arrulló y cerró los ojos a la espera del impacto que jamás llegó. Un aullido lleno de congoja inundó sus oídos y dejó caer su cabeza en el duro pecho de su amigo, posando la mano libre en su antebrazo a modo de ancla. Su mente recordó entonces las palabras que tiempo atrás le había dicho Aiden: Facilis descensos averno. El descenso a los infiernos es fácil. Y tanto que lo era. A ella estaba a las puertas de él, a dos pasos de meterse de lleno.

Unos precipitados pasos llegaron hasta el umbral del arco que servía como entrada al imponente comedor. - ¡Niña Winter! ¡Niña Winter! - Gritó la Nana, sacudiendo el palo de la fregona al borde del ataque de pánico.- ¡Ellos están viniendo! ¡Están a una manzana! ¡Y vienen corriendo!- La última White se puso en alerta y aún en el abrazo del rubio, encaró a la buena mujer. - ¿Quién son ellos? ¿La policía?- Algo le dijo que no, que no era la policía humana sino algo mucho más peligroso. - ¡No! ¡Los cazadores de sombras! ¡Vienen cuchillo en mano! He cerrado la puerta con llave pero eso no los detendrá, deme su Glock 37 y corra. Yo los despistaré.- Había soltado el utensilio de limpieza y caminaba con la mano extendida hasta ella, con la determinación de una madre. Miles de pensamientos embotaban su mente, llenándola de alocadas conspiraciones- Llévatela.- Dijo saliendo del ensueño de la pérdida. - Einar, llévatela y entiérrala.- Caminó hacia la Nana, apartando con cariño su mano. - Vete y escóndete en mi despacho. No salgas, da igual que oigas o si ves que me llevan presa. No salgas de allí.

A paso firme, y sin importarle las quejas de la humana, se encaminó a la cocina y comenzó a meter en una mochila varias bolsas de sangre animal. Cuando tuvo la certeza de que ya no cabían más, volvió al comedor y le dio la bolsa al Vikingo. - Tienes que llevarla al cementerio de Greenwood y enterrarla al lado del panteón familiar White. Hay una tumba de un ángel que llora, justo allí.- Su tono decía que no admitía protestas aunque sabía que eso no detendría al lobo. - Quién ha hecho esto, pretende castigarme a mí. - Explicó, aún sabiendo perfectamente la identidad del que había asesinado a la rubia. - Si los nephilim ven a Cath podrían parar la transformación con el fin de enmendar mi error. Va en contra los acuerdos convertir a humanos.

Hubo dos golpes secos en la puerta principal y la rubia se estremeció. - ¡Aprisa Einar!- Le ordenó cogiendo a su hermana en brazos y tendiéndosela a él. - Los nephilim habrán rodeado la casa y estarán en las puertas principales así que tendrás salir por la puerta corredera de la cocina, que pasa desapercibida. Voy a avisar a mi amiga Noa para que te ayude… pero ahora vete, por favor. Voy a entretenerlos el máximo tiempo que pueda.- Esbozó una sonrisa triste mientras acariciaba la mejilla del rubio con afecto. Salió de la sala con la barbilla alta y recorrió el pasillo hasta llegar a la puerta principal. - ¡Pero si es Augustus Olivetti! - Exclamó al abrir la puerta, fingiendo el suficiente cinismo como para dar la bienvenida a un cazador estando manchada de sangre. - ¿A qué se debe esta agradable visita?- La voz del moreno llegó queda, decepcionada. - Winter White, quedas arrestada en nombre de la Clave.- Parecía pesaroso, seguramente porque no sabía cómo demonios le iba a explicar a Bianca Salvatore que había detenido a su convertida.

Por otra parte, otro cazador entraba por la puerta del salón recorriendo la casa sigilosamente, en busca del cadáver que culpase a la vampiresa del asesinato de su propia hermana. Tendiendo los brazos para que Augustus le colocara las esposas de electrum, Winter rezó porque Einar ya hubiera salido de la casa.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Vie Mayo 31, 2019 11:31 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Estaba claro que mi amiga había hecho lo que creía oportuno para mantener a su hermana en este mundo, no viva, puesto que ya no lo estaría nunca más en el sentido estricto de la palabra, pero sí existiendo en el mundo de las sombras, otro subterráneo que se elevaría si el polluelo seguía el rumbo normal de su evolución. Algo que había aprendido en el Praetor, algo que sabía gracias a ellos, pues mi misión es la de encontrar a los nuevos subterráneos para guiarlos en su nueva vida y evitar que rompan los pactos y se conviertan en presas de esos jodidos cazadores.

Sin embargo, sosteniendo el cuerpo de la vampiresa entre mis brazos, habiendo sido testigo de esos momentos tan íntimos entre las dos hermanas, no podía dejar de hacerme la misma pregunta una y otra vez, una pregunta que tendría que hacerle a la rubia, cuando estuviera más calmada, cuando su mente saliera del shock en el que se encuentra sumida, una pregunta clara que seguramente removería su interior profundamente - ”¿lo has hecho por ti o por ella?, porque convirtiéndola la has condenado a la vida eterna en la oscuridad" –.

El sonido de unos pasos agitados acercándose aparta esos pensamientos de mi mente, haciendo que levante mi rostro y dirija mi mirada hacia el lugar por el que no tarda en aparecer Nana, gritando como una posesa el nombre de la vampiresa. Pero no es eso lo que genera el gutural gruñido que surge de mi garganta nada más aparecer, sino el casi a penas perceptible pero inequívoco olor a Shadowhunters que comienza a llegar a mi desarrollado olfato. - ”¡¿Pero qué cojones?!, ¿cómo pueden estar aquí tan rápido?" – no puedo dejar de preguntarme, pues me parece realmente sorprendente que los cazadores aparezcan justamente ahora. - ”Joder… esto no es bueno… no… es nada bueno" – sigo pensando, dejando que Winter se aparte de mi, deshaciendo el abrazo sin que su rostro cubierto por lágrimas sangrientas me pase desapercibido, al tiempo que escucho la confirmación de Nana de que se trata de los cazadores los cuales, por lo visto, se acercan a gran velocidad y dispuestos a atacar la mansión.

La orden de la vampiresa me llega clara, perfectamente audible, pero eso no evita que entrecierre mis ojos y la mire fijamente, preguntándole con la mirada qué es exactamente lo que está pasando dentro de esa cabecita suya. Algo que pronto me desvela ella misma y que no me sorprende demasiado, pues es el siguiente paso lógico tras haber iniciado la conversión de su hermana en hija de la noche. Pese a no estar conforme con lo que ha decidido llevar a cabo, sabiendo que si lo ha hecho ha sido por no perder a su querida hermana, por mantenerla a su lado sin pensar en las consecuencias que ése acto acarreará a quien tanto ama, sin saber siquiera si su hermana deseaba eso o no. - ”Ostia puta Einar… parece un jodido Shadowhunter pensando eso… ¿desde cuando te has vuelto tan racional jodido estúpido?" – me pregunto al darme cuenta de que ahora mismo con ese pensamiento estoy defendiendo a aquellos que impusieron los acuerdos para evitar que se convirtiera a nadie en contra de su voluntad.

Sabiendo que le debo eso y mucho más a la rubia, dejo que se encamine a la cocina tras indicar a Nana que se escondiera y no actuara en contra de los cazadores, algo que no le acarrearía sino grandes problemas sino la muerte incluso, acercándome al cuerpo de su difunta hermana, permitiéndome juntar sus manos sobre su pecho antes de que la vampiresa aparezca con una mochila cargada de bolsas de sangre, la cual termina de cerrar ante mi entregándomela. Mientras me la coloco a la espalda escucho sus indicaciones. En cuanto la tengo a la espalda dirijo mi mirada seria Winter, una mirada que unida a la expresión de mi rostro, quiere indicarle que no apruebo lo que está haciendo, que es una locura y que es una locura permanecer aquí cuando lleguen los cazadores. Pero mi lealtad hacia ella, aquella que ella misma consiguió granarse a pulso, me impide protestar abiertamente, haciendo que tenga que morderme la lengua y que solo suelte otro de mis conocidos gruñidos molestos, antes de asentir con la cabeza y, con todo el cuidado que puedo tener en semejante situación, coger el cuerpo muerto de Cath que Winter me ofrece, cargando con él sin esfuerzo gracias a la fuerza que me concede la licantropía, colocándola de la forma que espero sea la más cómoda para ella sobre mi hombro, pues necesito de toda la libertad de movimientos que pueda para lograr llegar al jodido cementerio a tiempo.

El sonido sordo de dos golpes contra la puerta principal de la mansión suponen el final de cualquier tipo de discusión que pudiera crearse entre los dos ahora mismo, así como el pistoletazo inicial para la carrera a contrarreloj que me espera.  – Ikke bekymre deg Winter, cuidaré de ella hasta que nos volvamos a ver. Te lo prometo. – le digo en tono serio pero totalmente sincero pues estoy dispuesto a hacer lo que haga falta para que termine su transformación y se reencuentre con su hermana.

Seguidamente, tras notar el cosquilleo que me produce el roce de la delicada y helada mano de Winter en mi mejilla, me dirijo con paso rápido hacia la puerta corredera de la cocina, no sin antes soltar otro gruñido al detectar ese olor a serpiente con un toque a albahaca tan característico del nephilim al que más conozco aquí - ”Puta madre… el señor Augustus Olivetti… ya puedes correr Einar " – me insto a mi mismo tras detectar ése olor tan característico del hijo de Raziel, lanzándome a una carrera cargando el cuerpo sin vida de Cath sobre mi hombro.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Vie Jun 14, 2019 10:40 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Winter no opuso resistencia, ni siquiera cuando el electrum de las esposas abrasó la delicada piel de sus muñecas y amenazó con reducir sus brazos a cenizas. Las voces de los cazadores de sombras le llegaban amortiguadas, como cuando de pequeña jugaba con su hermana a hablar bajo el agua. Bajó su cabeza, clavando sus mirada zafiro en la adolorida zona donde descansaba el seráfico metal. Su mente se hallaba embotada, reproduciendo una y otra vez la dantesca imagen del cuerpo inerte de su hermana tirado en la mesa del comedor, los afilados ojos plata de Einar cargados de desaprobación, los gritos de la nana. Quiso gritar, enredar los dedos en las hebras doradas de su cabello y tirar tan fuerte como le fuera posible, regalarle miles de insultos a los dos shadowhunters que lejos de estar buscando a los asesinos de su hermana estaban allí apresándola a ella.

Pero es que tú eres su asesina. Dijo la malvada voz de su subconsciente. Tú eres quien ha clavado sus colmillos en su cuello y le ha arrebatado la poca vida que quedaba en ella. Elevó ligeramente las manos, sintiendo como el metal tintineaba. El dolor la hacía sentirse bien, como si él pudiera saldar la deuda que tenía con su hermana… con Einar, a quien había hecho cómplice de homicidio. Una cálida mano se colocó gentil en su espalda, indicándole que comenzara a andar. Bajaron las marmóreas escaleras que daban el acceso a la puerta principal, ella en medio de los dos muchachos. La inspectora se fijó que era el moreno quien la estaba guiando, su diestra aferraba su muñeca por debajo de la esposa como si quisiera evitarle el quemazón y su mano izquierda todavía permanecía entre sus omoplatos, empujándola suavemente. El rubio, a quién había identificado como Dovewain, la agarraba del brazo con cuidado. - ¿Por qué estáis siendo tan amables?- Preguntó desconfiada.

El rubio cabeceó como si acabase de escuchar una tontería. - Porque no das el perfil. - Susurró sólo para ella, dedicándole una mirada cargada de un significado que la inspectora no supo identificar. - ¿Dónde está ella?- Preguntó mientras se metían en una callejuela secundaria, acortando el camino hacia el Instituto. - No os lo voy a decir.- Dovewain suspiró con pesadez y Augustus chasqueó la lengua, hastiado. - Claro que no lo vas a hacer. Seguramente está en plena transición.- Soltó sin ninguna clase de tacto mientras apretaba el paso. Tan sólo el armónico repiquetear de sus tacones rompía la calma de la noche, ellos parecían ni siquiera tocar el suelo. La hija de la noche se negó a darle el gusto al idiota de Olivetti, quien por cierto no le caía muy bien, e ignoró su insensible comentario.

Giraron un edificio y de repente allí estaba, la enorme iglesia gótica que protegía y resguardaba a los hijos del ángel. El instituto de alzaba orgulloso y altivo, reflejando la soberbia de aquellos que lo habían construido. - Yo no puedo entrar.- Una chispa de temor centelleó en la voz de la rubia, que ralentizó el paso ante la perspectiva de ser violentamente arrojada al interior de un espacio consagrado. - Me mataréis. - Entonces sí, paró en seco y le dedicó a Augustus su mejor mueca de disgusto. - White, tú ya estás muerta. - Fue lo único que dijo, con una sonrisa petulante decorando su rostro. Se estaba divirtiendo. A su costa. La inmortal abrió los labios para responder una grosería del tamaño de Manhattan pero una palmada en su brazo la paró. - Augustus, no seas así.- Le recriminó Dovewain a su amigo antes de encarar a la joven. - No vamos a torturarte, te llevaremos al santuario. Es una zona no consagrada, así que no corres peligro.- El moreno rodó sus ojos del color del cielo, resoplando mosqueado. - Ha matado a su hermana pequeña, Daniel, creo que no hace falta ser tan jodidamente considerado.

Las cejas de Winter se alzaron hasta perderse tras la espesa capa de su flequillo. No pensó que fuera capaz de soltárselo así de golpe… pero era la verdad. Dejó escapar una carcajada seca y ácida. - ¿Y tú sí que eres inocente, verdad? ¿Tú no tienes las manos manchadas de sangre?- El cazador apretó tanto la mandíbula que pensó que en cualquier momento escupiría sus propios dientes. - ¡Bueno, basta ya los dos! Señorita White, no olvide que nosotros somos la autoridad. Augustus, ¿no tenías que hacer algo? Yo la llevaré al santuario.- Y dicho esto y sin esperar a que el otro joven respondiera, se encaminó hasta una puerta anexa al edificio principal. Solo hizo falta un rápido movimiento con la estela para que la pesada hoja se abriera, dejando delante de ellos un angosto y estrecho pasillo. La última White cerró los párpados con tanta fuerza que cientos de puntos blancos invadieron su visión, y con esfuerzo, recreó la imagen de Einar y su sonrisa lobuna. “¿Cómo estáis? Me han llevado al Instituto.” Le dijo a Einar a través del anillo. “ Los entretendré para que no os busquen, aunque uno de los cazadores se ha ido. Esto no me gusta.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Mar Jun 18, 2019 10:54 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Una vez fuera de la mansión me concentro en lo que tengo que hacer. Tras lanzar un profundo gruñido, afianzando bien el cuerpo inerte de Cath sobre mi hombro, no dudo ni un segundo en emprender una rápida carrera, haciendo acopio de toda la rapidez que mi cuerpo humano me permite, sabiendo que en mi forma lobuna habría tenido más facilidad para lograr alcanzar mi objetivo, pero siendo demasiado consciente de la imposibilidad de poder cargar con ella en dicha forma. A pesar de ser una auténtica locura el pasearme por las calles de Nueva York de esa forma, cargando con un cuerpo, algo que no pasará para nada desapercibido para los subterráneos con los que me cruce, no detengo mi veloz carrera en ningún momento, permitiéndome dejar bien visible el medallón que me delata como miembro del Praetor para dar la sensación de que el cuerpo que llevo tiene algo que ver con mi trabajo, esperando que así el rumor que pueda llegar a los putos cazadores es que han visto a un miembro del Praetor transportando a alguien, seguramente un nuevo subterráneo.

Seguramente debería haber ido a por mi preciada moto, pero tuve la fantástica idea de aparcarla a escasos metros de la entrada principal de la mansión, por lo que habría sido descubierto e interceptado al instante por el grupo de cazadores, con lo que no habría podido cumplir la promesa a Winter. Una promesa que pienso llevar a cabo cueste lo que cueste, ya que se lo debo a ella. Me guste o no, esté de acuerdo o no con lo que acaba de hacer no puedo evitar recordar que ella me ha ayudado en incontables ocasiones, no ya protegiéndome, incluso llegándome a curar y cuidar de mi tras extraerme una jodida esquirla de plata que me estaba envenenando por momentos, sino por proteger a mi familia, a aquellos que realmente me importan, ganándose así mi lealtad y respetos más profundos. Es por eso que no dejo de correr, explotando al máximo mis capacidades, buscando llegar al cementerio que me ha indicado en el menor tiempo posible, acallando enérgicamente a mi lobo, el cual odia lo que voy a hacer, puesto que no soporta que ayude a nacer a otra Hija de la Noche.

Finalmente consigo llegar al cementerio de Greenwood, cuyos muros no dudo en trepar con rapidez y agilidad, sin dejar caer en ningún momento el cuerpo que voy cargando, comenzando a buscar con rapidez la estatua que me dijo Winter. Estatua que consigo encontrar finalmente, tras demasiados minutos de búsqueda entre nichos y lápidas.

Tragando saliva, notando la garganta reseca por el nerviosismo, deposito el cuerpo de la hermana de Winter sobre la hierva, antes de apretar con fuerza los dientes en un vano intento por soportar mejor el fuerte dolor que me supone la transformación. Algo que sé que debo hacer si quiero ganar el tiempo perdido. Así, sin la necesidad de cualquier herramienta o instrumento más que mis propias zarpas, comienzo a escavar con gran velocidad un profundo agujero a los pies del ángel, no sin antes sonreír irónicamente, de la forma que puede hacerlo un hocico lobuno, al estar pensar en la ironía de ver surgir a un medio demonio bajo la muerta mirada de un ángel de piedra.

En cuanto el agujero tiene la suficiente profundidad y anchura, no dudo ni un momento a volver a adoptar mi forma humana para poder hacer mejor mi siguiente movimiento. El hecho de cambiar de forma, de saber adquirir aquella que mejor servicio te va a hacer para la tarea que tienes por delante, es algo que me costó aprender, que no fue hasta haber pasado muchos años con aquella manada siberiana que entendí la ventaja de la enfermedad, la ventaja de tener dos cuerpos tan diferentes pero que te ayudan a adaptarte a cada situación, sacándole partido a una forma y otra. Es por eso que ahora mismo, para poder colocarla con delicadeza en su sitio prefiero tener brazos, aunque una parte de mi me decía que simplemente la arrastrara con mis dientes, algo que por respeto a Winter no he hecho.

Nada más dejarla en el interior, abandono la fosa con un ágil salto, comenzando a cubrir el cuerpo con la tierra que he sacado hace unos pocos minutos, apresurándome todo lo que puedo en cubrirla para que pueda seguir con la transformación. Es entonces cuando, en el interior de mi cabeza comienza a resonar una voz, algo que me toma por sorpresa al momento, puesto que la única voz, o mejor dicho el único sonido que escucho demasiadas veces en ella es el gruñido o aullido de mi lobo, no la angustiada voz de Winter. Durante los primeros segundos en los que me habla, ésa extraña sensación se apodera de mi, hasta que recuerdo que llevo el anillo de comunicación que me regaló, aquel que permite que nos comuniquemos por muy lejos que estemos el uno del otro. - ”Venga Einar… veamos si eres capaz de utilizar esta cosa…" – pienso antes de cerrar los ojos para concentrarme mejor, en un intento por utilizar el anillo por segunda vez en mi vida. Poco a poco en mi mente se va dibujando el pálido rostro de mi amiga, con aquellos ojos claros tan llamativos, tan extrañamente vivos en un rostro tan muerto, aunque esta vez su bello rostro se haya surcado por sendos ríos rojos, por las lágrimas de sangre que estuvo vertiendo junto a su hermana hace menos de una hora. A continuación evoco el también lloroso y níveo rostro del ángel que custodia el panteón de los White, cuya mirada enfoca claramente el cuerpo inerte de su hermana. - Stille Winter, la acabo de enterrar, no pienso moverme de aquí hasta que el polluelo termine el proceso. Luego iré a buscarte Winter, pero antes… antes tienes que saber una cosa" – le digo a la vampiresa, obligándome a recordar otro momento, permitiendo que el recuerdo se forme claramente en mi mente, enviándoselo a la rubia, el recuerdo de cuando salí de la mansión para encontrarme con el dantesco espectáculo de su hermana desangrándose, el recuerdo de sus últimas palabras, ”Dile a Winter que quiero ser como ella”.  Tras borrar rápidamente el recuerdo de mi mente, abro los ojos, centrándome en enviar unas últimas palabras a mi gran amiga - Hun ba om det, Winter, ella lo quería Winter, ¡díselo!. Me lo pidió a mí. En cuanto la transformación se haya completado iré al jodido Instituto de los cojones y les diré que no has hecho nada malo" – intento decirle, dándole la clave para que la dejen ir sin problemas.

En cuanto siento cómo esta comunicación tan íntima entre nosotros finaliza, termino de aplanar la tierra casi con cariño, apartándome unos metros de la zona para volver a transformarme en lobo sacando así el máximo partido a todos mis sentidos, los cuales son mucho más agudos de esta forma y me ayudarán a detectar a cualquier intruso, cualquier ser mundano o subterráneo que ose acercarse a este lugar. Situándome en un lugar que considero estratégico para que no me detecten y no perder de vista la reciente tumba. No sin antes permitirme un último pensamiento - ”Lo tenías que hacer, no te quedaba otra opción, es su única defensa… y la única forma de acallar su sentimiento de culpabilidad" – me permito pensar tras , sabiendo que le he mentido, que su hermana jamás me susurró tal cosa, pero que tenía que decirle para que no se sintiera culpable por haberla transformado, a pesar de que sé que ha sido un gran error, pero es mi amiga, se lo debo y es la única forma de que pueda salir indemne del juicio al que sin duda la van a llevar los malditos Shadowhunters.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Miér Jun 19, 2019 10:42 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Nada irrumpía la calmada oscuridad de las celdas del Santuario del Instituto de Nueva York, a excepción de una lánguida figura, que agazapada en posición fetal, se resguardaba en las sombras. Ni siquiera las palabras de su amigo habían conseguido acallar los ecos de la culpabilidad que resonaban en su cabeza como una fúnebre letanía. Lágrimas escarlata surcaban sus mejillas ensangrentadas, desembocando como cascadas silenciosas por su barbilla hasta estrellarse en su camisa. La joven se removió, incómoda, desanclando el abrazo a sus piernas para apoyar los codos en las rodillas flexionadas y así poder utilizar sus brazos cruzados como apoyo para su magullada frente. Se preguntó por centésima vez cómo había podido quitarle la vida a la única familia que le quedaba y cómo iba a sobrevivir con semejante peso. El retumbar de unos zapatos golpeando la dura piedra rompieron el hilo de su pensamiento. Una esbelta figura se colocó a contraluz delante de los gruesos barrotes, su cabello reflejaba el resplandor de las lámparas como un halo angelical. Winter entrecerró los ojos, esforzándose por vislumbrar los rasgos de la no-del-todo inesperada visita.

Sin embargo, su corazón se hallaba en un lugar muy lejos de allí… en el cementerio de Green-Wood.

Las lápidas brotaban del suelo como siniestros arbustos. Las delicadas esculturas de mármol que de día otorgaban la esperanza de la salvación divina, ahora no parecían más que seres fríos y tétricos dispuestos a juzgar tu alma con la mano dura de un dios vengador. El cuerpo de Catherine yacía bajo la húmeda tierra, a los pies del ángel que lloraba la pérdida de Marjorie O. White, allí donde un año antes ella misma había enterrado a su hermana mayor entre lágrimas y lamentos. La temperatura había comenzado a descender de una manera alarmante, ya nada quedaba de la brisa cálida y la templanza primaveral. Casi parecía imposible que estuvieran en mayo. Si la menor de los Rosewood hubiera estado consciente habría podido explicarle a su fiel guardián el porqué del frío repentino, o el vaho que ondulaba tras cada respiración, le diría lo que Calem le había explicado: que un polluelo extrae fuerza de las cosas vivas que le rodean, tomando de ellas la energía necesaria para alzarse.

Sin embargo, la rubia se encontraba en un foso luchando por su libertad. Serpenteaba a través de la grava presa de la desesperación del que sabe que en poco tiempo quedará retenido en un infierno eterno de hambre y oscuridad. Haciendo un último esfuerzo, Catherine logró empujar su diestra a través de la capa de tierra más superficial, creando a su paso múltiples grietas por las que se colaron los imparables rayos de luna. Un grave quejido brotó de las profundidades de la tierra, augurando el resurgir de otra hija de la noche. Como si de una historia de terror se tratase, la joven Rosewood se hizo hueco entre los guijarros y clavando sus afiladas uñas en el césped más cercano, salió. Su cabello seguía teniendo el color platino de su última visita a la peluquería, no obstante ahora brillaba con más fuerza; el verde que habitaba en sus ojos se había vuelto vibrante, como el de la hiedra silvestre y su piel, carente de imperfecciones, relucía con el fulgor de la porcelana. Se puso en pie de golpe, escaseando el lugar en busca de ese apetecible olor que inundaba sus fosas nasales.

Sangre.

Siguiendo la estela que le guiaba su deliciosa cena, vislumbró un par de ojos del color del ámbar líquido en la oscuridad. Pero ella veía más allá de eso, su nueva naturaleza le otorgaba el poder de ver en la más negra noche. Paró de golpe y olfateó el aire, comprobando con asco que el bicho olía a chucho mojado y sintiendo la bilis trepar hasta su garganta. No obstante, ni siquiera eso consiguió aplacar su sed. Era como si el hambre y la sed se hubieran fusionado en una sensación abrasadora. Su mirada iba desde la mochila de donde procedía el agradable olor hasta el inmenso lobo que la observaba. Su aroma era realmente familiar y a la vez desconocido. Echando a correr como si no hubiera un mañana alcanzó la bolsa de tela y se escondió tras la tumba de su abuela. Allí, sin ningún tipo de decoro, bebió el líquido escarlata con voracidad, echándose gran parte de ella por la ropa. La tercera bolsa voló como las dos anteriores y volviendo un poco más en sí, alzó la cabeza sobre la lápida del ángel de Marjorie para echarle un vistazo a su extraño vigilante. - ¿Qué ha pasado? ¿Qué hago aquí? ¿Dónde está ella? - Su garganta parecía raspada y seca, pero aún así, la última palabra había retumbado con emoción.- ¿Por qué me han enterrado viva?


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Vie Jun 21, 2019 11:09 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Es curiosa la capacidad que tiene el tiempo en si mismo para ser tan diferente dependiendo del estado de ánimo en el que te encuentres, pues cuando mejor lo estás pasando ves cómo el tiempo corre, vuela, pareciendo que las horas no sean más que minutos, mientras que cuando algo te preocupa o estás tenso, los minutos mutan en horas de forma completamente increíble.

Y justo esto último es lo que me está pasando ahora mismo.

La espera se torna cada vez más tensa, puesto que las últimas palabras de Winter dejan bien claro que uno de los malditos cazadores puede que esté tras mi pista y que no tarde en aparecer para intentar impedir lo que se está gestando bajo la pétrea mirada del ángel lloroso. Por lo que el nerviosismo se va apoderando de mi cuerpo, al cual obligo a base de fuerza de voluntad a permanecer quieto en el mismo lugar, agazapado en las sombras como un auténtico cazador dispuesto a abalanzarse sobre cualquier presa incauta que se acerque. Pese a estar muy acostumbrado a acechar a mis presas, a mantener la calma, el recuerdo de los últimos minutos vividos, de lo que ha pasado y sus notables consecuencias sobre la vampiresa no hacen sino aumentar mi malestar, permitiendo que la rabia empiece a recorrer con demasiada facilidad mis venas, despertando a mi lobo definitivamente, el cual se ha mostrado contrario a todos mis últimos actos pues su odio racial hacia las sanguijuelas es parte de él.

Lentamente mis ojos comienzan a ser testigos del vaho que abandona mis fauces a cada inhalación, haciendo más patente el extraño frío que he comenzado a sentir hace escasos momentos. Un frío que no he sentido antes, pues es como si me arrebataran el calor directamente del cuerpo a pesar del gran pelaje que siempre me ha protegido de las gélidas temperaturas rusas. Y es finalmente el entumecimiento que este maldito frío comienza a causarle el que consigue sacarme de mi escondite, obligándome a dar unos cuantos pasos en un intento por generar calor con el movimiento.

Pronto un ligero sonido provoca que mi oreja izquierda gire rápidamente hacia atrás, mucho antes de que le siga el resto de mi cabeza lobuna, centrando mi mirada en la tierra escavada por mis garras hace escasos momentos, siendo mudo testigo de cómo, lentamente, la tierra parece cobrar vida al empezar a temblar, para seguidamente ver el primero de los dedos que comienzan a surgir del removido suelo. - ”Y así comienza el jodido apocalipsis zombie…" – pienso burlón al ver cómo aquel cuerpo va surgiendo de las profundidades de la tierra, exactamente igual que en las películas de terror, aquellas en las que los muertos se alzan de sus tumbas para alimentarse de los vivos - ”Y no vas nada mal desencaminado, puesto que un chupasangre no deja de estar muerto y alimentarse de los vivos… exactamente igual que un jodido zombie" – sigo reflexionando irónico en mi mente mientras la nueva hija de la noche nace ante mi silenciosa presencia.

Finalmente ante mi se yergue una nueva vampiresa, un nuevo ser de nívea y perfecta piel, con unos ojos que brillan y poseen una profundidad sobrenatural, como su belleza, que irradia exultante bajo la plateada luz lunar. - ”Y hambrienta, jodidamente hambrienta…" – me recuerdo mentalmente, puesto que en el Praetor he aprendido muchas cosas sobre todas las razas, incluida la insoportable sed y hambre que siente un recién transformado, un polluelo cuando finalmente rompe su cascarón.

Por este motivo no me sorprende ni extraña verla lanzarse con su nueva velocidad aumentada sobre la mochila repleta de bolsas de sangre que me entregó su hermana, pasando por mi lado como si no fuera más que otra de las lápidas o estatuas que se encuentran a nuestro alrededor para comenzar a producir los característicos sonidos de alguien al beber con desespero escondida tras una de las tumbas que nos rodean.

En silencio, sin moverme de donde me encuentro, espero pacientemente a que termine de alimentarse, a que se recupere un poco para poder razonar con ella, para hablarle sin tener que estar pendiente de si seré su próximo objetivo o no, algo que sería un gran error por su parte, puesto que mi sangre sólo conseguiría envenenarla.

Cuando por fin reaparece de detrás de la tumba, su rostro refleja una mezcla de emociones, en la que destaca, lógicamente, la curiosidad por encima del resto. Una curiosidad que pronto queda reflejada tanto en sus preguntas como en el tono que utiliza. Sabiéndome incapaz de responderle en mi forma actual, decido volver a pasar por el calvario de la transformación para adquirir mi forma humana, aquella que quizás pueda reconocer, puesto que últimamente he sido un invitado asiduo de la mansión de su familia.

- Te lo explicaré todo y te llevaré ante ella – empiezo a decirle con voz calmada, recordando todos los consejos y enseñanzas aprendidas en el Praetor - pero no aquí, tienes que seguirme – añado sin alterar el tono tranquilo de mi voz, intentando que me acompañe a la base Praetor, al lugar en donde podré protegerla como prometí a su hermana - ”Ningún cazador podrá impedir que un miembro del Praetor lleve a un vampiro recién creado ante los suyos para que aprenda a respetar los acuerdos" – me recuerdo a mi mismo mientras espero a que la joven me acompañe esperando que mi pertenencia a los Praetor me permita llevarla a algún sitio seguro hasta que consiga sacar a su hermana del jodido Instituto.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Jun 22, 2019 9:34 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Había pocas cosas en este mundo que se pudieran comparar al férreo lazo que unía a un vampiro con su sire. Era curioso cómo un vínculo de sangre podía entrelazar un alma con la de otra persona de una manera tan íntima, rozando lo patológico. Entre los hijos de la noche corría el dramático relato de lo que les pasaba cuando la existencia de su creador era sesgada, y todos juraban y perjuraban que ellos jamás lo padecerían. Hasta que sucedía. Entonces, comprobaban con horror como una parte de ellos moría inevitablemente. Quizás era esta insólita conexión la que hacía que Catherine Rosewood estuviera más preocupada por dónde estaba su hermana y sire, que qué demonios le había pasado a ella.

La rubia se hallaba detrás del desconsolado ángel de mármol que custodiaba el cuerpo de su abuela. Parte de su cabeza se asomaba por encima de una de las alas, observando con suma atención al enorme lobo que parecía no quitarle el ojo. Conocía el mundo de las sombras desde antes de que su hermana fuera transformada y tenía la creencia de que pocas cosas ya la sorprendían.

Estaba equivocada.

Pero que mucho. Lo supo en cuanto el lobo comenzó a metamorfosear en hombre. Soltó semejante chillido agudo que si Einar hubiera seguido siendo animal habría perforado su sensible tímpano. - ¡NO!- Gritó reconociendo al rubio que solía pulular la casa de Winter. - ¿En serio?- Preguntó alzando las manos en un ademán interrogante, con una expresión de sorpresa decorando sus finas facciones. - Eres un licántropo. Y mi hermana es una vampiresa.- La rubia parecía estar en shock, asimilando en voz alta los hechos. - No se supone que sois… ¿enemigos naturales? - Apretó los puños y los chocó, en señal de pelea. - ¿Es por qué Winter es una hippie, verdad? No se relaciona con otros vampiros...- Poco a poco había ido saliendo de detrás de la lápida, recobrando la confianza. A pesar de que calzaba unos tacones de aguja de quince centímetros en un terreno de césped y tierra, ella caminaba con tal elegancia que parecía que no llegase a tocar el inmundo suelo. - No, no, lobito bonito.- Lo detuvo de golpe moviendo el dedo índice.- Eso me suena a encubrimiento de información relevante. Lo que yo quiero saber, de preferencia ahora es: ¿dónde está mi hermana? Bueno, da igual, la llamaré.- Chasqueó la lengua mientras rebuscaba en su vestido de diseñador manchado de lodo, vegetación y sangre. - ¿Y mi móvil? ¿Y mi pulsera de Swarovski?

Ahora sí, miró a Einar cómo si el mundo se estuviera acabando. - ¡No puede ser! ¡He perdido a mi hermana, mi móvil y mi pulsera favorita la misma noche!- Exclamó presa de la indignación, como si fueran cosas del mismo calibre. Y lo era, si eras Catherine Cordelia Rosewood, quien consideraba a su hermana como algo de su propiedad. La recién convertida estaba a dos segundos de sufrir uno de sus famosos arrebatos de genio, sin embargo, era más astuta de lo que parecía y sabía que con el rubio no iba a ganar nada comportándose como una niñita caprichosa, así que haciendo acopio de la poca paciencia que poseía, se atusó el vestido y se tragó su enorme y vanidoso orgullo. - Está bien, iré donde tú me digas. Pero necesito saber dónde está Winter porque estoy muy preocupada.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Jun 23, 2019 2:00 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

A veces me dejo llevar demasiado por mis impulsos - ”A veces dice… más bien siempre…" – lo que tiene algunas reacciones en lo que me rodea que no siempre se ajustan a lo que esperaba coincidir - ”aunque eso me importa una puta mierda…" –, y justo debería haberme pensado quizás un poco todo antes de cambiar de forma delante de la vampiresa. Sobretodo por ese chillido tan agudo que incluso en forma humana ataca despiadadamente mis tímpanos y me hace fruncir el ceño en una expresión claramente dolorosa.

- ”¡¿Yo?!, ¡¿un licántropo?!, ¡¿No me jodas?!¡Bravo!, ¡Chupicromo para la niña!, ¡Qué lista que es!" – pienso sarcástico en cuanto escucho su afirmación sobre mi naturaleza y la de su hermana, aunque teniendo la delicadeza de guardármelo para mi y no soltarlo abiertamente, simplemente por el respeto y aprecio que proceso a su hermana. - ”Por el amor de tu madre, Einar, que se acaba de convertir, está claro que no sabe nada de lo que está pasando, así que no seas tan rematadamente gilipollas con ella" – termino por recordarme a mi mismo, puesto que está claro que la pequeña se encuentra en shock ahora mismo.

La verdad es que tampoco me sorprende demasiado que conozca de la naturaleza vampírica de su hermana, puesto que por lo que he visto Winter no ha tenido esos secretos para con su familia, unos secretos que yo si mantengo con los míos, puesto que no quiero complicarles más su existencia con el jodido conocimiento del mundo de tinieblas y los seres que lo formamos. Sé que es una cruzada perdida, una guerra que no voy a ganar nunca, puesto que tarde o temprano la verdad les será revelada, pero me juré a mi mismo que lo atrasaría lo más que pudiera y no tengo intención de romper ese juramento de momento.
- Nei, es porque tu hermana es increíble, y se ha ganado mi respeto y admiración – respondo a su pregunta sobre nuestra enemistad racial y a su comentario sobre su hermana, un comentario que no me gusta y que ha hecho que le gruñera ligeramente antes de hablarle. Winter se había ganado no solo mi respeto y admiración, como le había dicho a ella. Es más, conozco perfectamente su sobrenombre de zorra de la clave y sé los motivos que han llevado al resto de subterráneos a ponérselo, por lo que estoy seguro que todo esto no es más que una jodida encerrona, una trampa de algún gilipollas que pretende acabar con ella - ”Pero como dicen… los enemigos de mis amigos son mis enemigos…" – por lo que ahora que mi visceral enemistad con la zorra pelirroja ha terminado, mi lobo parece que ya ha encontrado otra presa sobre la que descargar su ira. O al menos ya noto como la rabia recorre mis venas, calentando mi cuerpo tras ese extraño enfriamiento de hace escasos momentos.

La cuestión es que tengo muy claro que no ha sido una casualidad que Catherine apareciera moribunda en la puerta de la mansión de su hermana, ni que los putos cazadores aparecieran tan rápido y de forma tan agresiva. Alguien ha orquestado todo este teatro, pero como bien me dijo alguien, no ha tenido en cuenta esa teoría del Caos, - ”¿o era de la mula?... joder Einar… te haces viejo…" –, bueno esa teoría que dice que siempre hay un elemento que no se puede controlar, una pequeña anomalía, algo que hace que cualquier plan pueda fracasar por algo que no se puede controlar - ”y ese algo soy yo" – me permito el lujo de pensar, a sabiendas que quizás yo también forme parte de esta obra de teatro y no sea más que otro elemento clave para su final apoteósico.

- ”¿Lobito bonito?, ¿en serio? ¡no me jodas!" – pienso nada más escucharlo salir de sus labios, gruñendo suavemente a la vez que frunzo el ceño no sabiendo muy bien si más por lo molesto de su comentario, por el gesto de su dedo o por la jodida capacidad de moverse con tal gracia en un terreno de grava calzando unos zapatos de aguja de vértigo. - ”Einar, tranquilo… tranquilo… relájate… relájate…" – empiezo a repetirme sin poder evitar que mi rostro se vuelva más serio y mis manos se cierren en puños al notar cómo la rabia se apodera de mi en el mismo instante en el que habla de preferencias y demás chorradas.

Pero sus siguientes palabras, aquellas que muestran su incredulidad por haber perdido un puto teléfono y una jodida pulsera totalmente inútil de estúpidos trocitos de cristal, no ayuda para nada a que me calme, como tampoco ayuda el hecho de que estemos a relativamente pocas horas del pleninúlino, un cóctel realmente explosivo.

Temblando visiblemente de rabia, con el rostro y la ropa cubiertos de su sangre, la mirada completamente oscurecida por el cabreo que refleja mi rostro, sintiendo mis propias uñas clavándose en mi piel y aullar de rabia a mi lobo, lanzo un profundo y gutural gruñido de amenaza, olvidándome completamente de mis intentos por controlarme, por recordarme que es la hermana de Winter y que le he prometido protegerla - ”hasta que se transformase…" – siento a mi lobo recordarme, incitándome a atacarla por ser una jodida hija de la noche, por descargar esas ansias de sangre que siente ahora mismo.

- Og jeg er veldig… – empiezo a decirle tras su última frase, sintiendo como la rabia me impide casi separar las mandíbulas para hablar - y yo también estoy muy… – me obligo a repetirle en su idioma, haciendo acopio de fuerza de voluntad para no transformarme allí mismo y sobretodo para conseguir hablar más calmado - … molesto. Así que cierra tu p… boca y sígueme antes de que vuelva a cargar contigo como si fueras un puto saco de patatas – consigo decirle finalmente, girándome con brusquedad y comenzando a caminar hacia la salida del cementerio, haciéndolo con el cuerpo demasiado encorvado para mi gusto, demasiado dispuesto a lanzarme a la carrera, a transformarme ahí mismo, algo que solo empeoraría las cosas. Rezando a todos los dioses antiguos y modernos para que mantuviera su boca cerrada, o al menos reaccionara de una jodida vez y dejara de pensar en cosas tan estúpidas como un teléfono y una pulsera. Algo que para ella tendría su gran importancia, pero que para alguien como yo, que no ha tenido ningún tipo de lujos en su vida, es algo tan surrealista en esta situación que me saca de quicio.

Buscando retomar el control, saco mi teléfono en cuanto he dado un par de pasos haciendo una llamada rápida, en la que pido que envíen a un par de compañeros del Praetor a un parque cercano al Instituto, en donde pienso reunirme con ellos y lavarme un poco antes de presentarme en el Instituto con Cath, para exponerla como nueva hija de la noche y anunciar que la llevaremos a un aquelarre para que la eduquen - ”y que pueda así ver a su hermana y sepan ambas que la otra está bien" – pienso girando levemente la cabeza para comprobar que me esté siguiendo - Og nei, no voy a dejarme mi teléfono para que la llames, porque voy a llevarte ante ella, así que no necesitas llamarla – le digo para evitar que me lo pida sin dejar de caminar en ningún momento.



BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Dom Jul 07, 2019 9:05 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
El sentimentalismo no era algo que caracterizara a la menor de los Rosewood. Pocos eran los que gozaban de la lealtad incondicional de Catherine, pues para la rubia, las personas no eran más que fichas de ajedrez que mover sobre el enorme tablero que simbolizaba su vida. Era espeluznante la facilidad que tenía para desprenderse de las personas a las que consideraba inservibles o inútiles, incluso, aunque fuera un lazo de sangre las que le unía con ellas. Creía fielmente que el fin justifica los medios, y si para eso debía manipular, mentir o embaucar… bueno, pues se hacía. Sólo tres personas se salvaban de sus jueguitos mentales: Su hermana, su madre y su abuela.

En el caso de las dos últimas, de Scarlett Swan-Rosewood y Marjorie White, Cath se había topado de lleno con dos mujeres demasiado astutas e inteligentes como para caer en sus tretas infantiles. Y su hermana… ella era suelo sagrado. La heredera de los Rosewood sabía perfectamente que para que su hermana mayor bailara al son de sus acordes no necesitaba recurrir a sus trucos ilusionistas, que ella lo hacía por motu proprio… y sin embargo, rara vez era la que Catherine anteponía sus intereses a los de Winter. Básicamente, porque era incapaz de lastimar a la única persona que había estado a su lado incondicionalmente, secando sus lágrimas en todas sus llantinas y luchando contra todos aquellos dragones que amenazaban con reducirla a una masa temblorosa e insegura.

De repente, sintió como una desconocida y extraña sensación se abría paso en su pecho, recorriéndola por completo. Trató varios segundos en entender que lo que estaba sintiendo era culpa. Se sentía culpable por todas aquellas veces que había dejado que su hermana expiara sus pecados. Dejaste que papá le pegara. Su propia voz retumbó con fuerza en su cabeza, pero ésta era más mucho fría y cortante. - No fue así.- Susurró. - Ella me pidió que no saliera de mi cuarto.- Dejaste que aquel demonio se la llevara para salvarte tú. - ¡Cállate! ¡Cállate! ¡No sabía que era un puto demonio!- Chilló llevándose las manos a los oídos, como si eso fuera apagar las voces de la sangre demoníaca que corría salvaje por sus venas. Esto no era un hecho aislado en el mundo de las sombras, o al menos para los hijos de la noche, pues la exageración de las emociones era algo inherente a la raza.

Aún con los dedos enredados en sus hebras platinas, Catherine alzó la mirada para observar al licántropo, quien parecía haber dicho algo. Sus ojos se clavaron entonces en el móvil que llevaba en mano; gracias a su crisis existencial había perdido la oportunidad de saber a dónde demonios iban. - ¿Perdón?- Preguntó con el deje de una muñeca rota.- No te he escuchado, lo siento.- Aunque claro, como lo iba a escuchar si prácticamente había estado inmersa en un desequilibrio emocional para acabar chillando como una demente. - Es que hay algo…- Comenzó.- Hay algo dentro de mi cabeza que me dice cosas… cosas malas… y que no son verdad.- Bajo otras circunstancias jamás se le habría ocurrido contarle semejante cosa a un extraño, no obstante, tenía la sensación de que él quizás podría saber que le estaba pasando.

Habían salido del cementerio y caminaban a paso ligero, dirección el rubio sabría donde. - ¿Qué me ha pasado?- Volvió a preguntar suavemente, sólo para corroborar sus sospechas. Había asistido al renacimiento de su hermana, así que podía hacerse una idea de qué le había sucedido a ella. Lo que no acababa de entender era el porque la habían convertido y por qué su hermana no había estado allí. - ¿Me suicidé o algo? ¿Qué es eso qué has dicho antes de que me cargaste como un saco de patatas? ¿Por Nueva York? ¿Y nadie te dijo nada?- ¡Woow! La seguridad de la metrópolis estaba peor de lo que ella creía.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Jul 14, 2019 1:10 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado


Lidiar con un vampiro recién transformado nunca es tarea fácil.

Esta pequeña pero exacta descripción de lo que supone tenérselas que ver con alguien que ha tenido la desgracia de convertirse en un hijo de la noche fue una de las lecciones y consejos que el bueno de Scott me dio en mis primeros momentos en el Praetor que nunca olvidaré. Y es por esto que sé que tengo ante mi una tarea complicada, y más sabiendo que todo apunta a que es una especie de conspiración, a una gran venganza contra mi amiga chupasangre, cuya primera víctima ha sido la persona que, seguramente, más ama en el mundo.

Puede que sea este el motivo que me ayuda a controlar a mi lobo, a aquel que está pugnando continuamente por tomar el control y acabar con ella, sin importarle lo más mínimo quien es o lo que representa para mi. Pues él solo busca saciar esa rabia que lo alimenta, que le da razón de ser. Pero, por el motivo que sea, me tengo que armar de paciencia ante ella, ignorando sus gritos sin sentidos, aquellos que brotan de sus labios indicando que ahora mismo en su mente está sucediendo algo que no le gusta, algo que no entiende y algo que de sobras sé que tendrá que aprender a controlar y soportar por el resto de su triste y solitaria existencia. - ”Al menos los licántropos tenemos la última bendición de la muerte… sin embargo las sanguijuelas… ellas nunca podrán encontrar el descanso y la paz eternas, aquellas que solo la muerte es capaz de otorgar" – me recuerdo mentalmente soltando un quedo gruñido al tranquilo ambiente que nos rodea.

La lastimera voz que me empieza a hablarme tras esa curiosa confesión sobre un demonio, algo que supongo que tiene que ver con el olor a demonio que había en aquel piso franco de su hermana y cuya historia aún espero que llegue a contarme, consigue que suelte un bufido cansado antes de tragar saliva, dispuesto a responderle muy a mi pesar - Es la jodida infección – le suelto en un tono demasiado agresivo pero que no puedo llegar a controlar del todo - La voz que oyes, es la infección que corre por tus venas, aquella que te ha convertido en lo que ahora mismo eres… tendrás que aprender a controlarla y, sobretodo, a ignorarla, por tu bien y por el de los tuyos – continúo explicándole, en un tono ligeramente menos molesto, seguramente algo ablandado por lo que parece una genuina expresión de incomprensión y miedo en su rostro, y una mirada que me parece ser suplicante.

- ¿No recuerdas nada de lo que ha pasado? – me permito preguntarle, aminorando la marcha para permitirle ponerse a mi altura, dirigiéndole una mirada más calmada, con un ligero toque de pena por lo que va a suponer su existencia a partir de este momento. - No te has suicidado, tranquila y ja, te he tenido que cargar al hombro para traerte aquí lo más rápido posible, pero tranquila, ¡Esto es Nueva York!, ¿quién se va a alarmar por ver a un tío cargando con una muchacha borracha por la calle? – intento explicarle ahora sí usando mi tan característico tono burlón - Me preguntaron un par de amables abuelitas a donde te llevaba, y me dieron las gracias por ser tan caballeroso – añado sin dejar el tono burlón esbozando una sonrisa - Pero ahora te agradecería que agilizaras el paso, tu hermana nos está esperando y no quiero hacerla padecer más de la cuenta tardando demasiado, eso sí, te agradecería me contaras todo lo que recuerdes de esta noche y, siendo hermana de quien eres, estoy seguro de que ya sabes lo que eres – termino de decirle, aumentando de nuevo el ritmo, dispuesto a atravesar a la mayor velocidad posible la ciudad para reunirme con mis compañeros del Praetor en la plaza que les he dicho y poder limpiarme la sangre del rostro y la ropa un poco, antes de presentarme en la jodida Academia, esperando que la recién convertida pueda explicarme, darme algún detalle sobre la identidad de sus agresores durante el trayecto que nos separa de nuestra primera parada. - ”Aguanta Winnie, te sacaremos de allí" –.  


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Miér Ago 14, 2019 8:43 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
- No…- La voz de la rubia sonó tan fina y frágil como uno de los hilos de seda que componían su brillante vestido, mientras agachaba la mirada para observar con horror sus propias manos, recubiertas de sangre seca y barro. - No recuerdo nada desde ayer por la tarde… lo siento.- Musitó antes de volver a mirar al hijo de la luna, esta vez sus ojos se encontraban desempañados. - Pero sé que Winnie tampoco pudo hacerlo. - Apretó el paso hasta ponerse a la par del lobo.- Ella tardó casi cinco semanas en recordar perfectamente la noche de su muerte.- De repente había recobrado toda la claridad y hablaba con una lucidez envidiable para estar recién convertida.

- ¿Qué es lo que pasa? - Preguntó nuevamente, pasándose la diestra por el cabello. Esbozó una mueca de asco cuando sintió los coágulos de sangre que aglomeraban sus hebras platinas. - Mi hermana no me habría dejado sola… a menos que ella no pudiera venir. - Sus párpados se entrecerraron, en una mueca suspicaz. - ¿Está haciendo de anzuelo, verdad? ¿Otra vez?- Casi parecía cansada a pesar de ser una recién alzada, como si el simple hecho de lidiar con el complejo de heroína de su hermana la agotara.

- ¡Odio que haga eso!- Alzó ambos brazos, presa de la indignación. - Siempre lo hace y ¡joder! ¡Me da mucha rabia! ¡Por eso está así! Aquel hijo de puta la mató por interponerse en la mierda del submundo. - Explicó, demasiado enfrascada en sus recuerdos como para percatarse que estaba alcanzando una velocidad para nada normal en una humana normal y corriente.- Hace como un par de meses le entregó un vampiro a la Clave, eso no le gustó al Club Oficial de Sanguijuelas de Nueva York y le pusieron un apodo asqueroso. Ella parecía divertida, incluso comenzó a referirse a sí misma de esa forma… pero una madrugada, después de haber estado bebiendo con su sire, me confesó que temía por mi vida y me pidió que jamás me quitara el anillo de telecomunicación. Si lo que quieren es hacerle daño, no irán a por ella sino a por Nicholas o a por mí. O a por ti.

Times Square se encontraba atestada de personas, todas ajenas a la horrible situación que poco a poco caía sobre la metrópoli. - Por eso Winter mandó a Calem a hacer barreras en el piso de tu hermana. Se preocupaba por vosotros. - Se encogió de hombros, como si lo que acababa de decir fuera lo más evidente del mundo. Catherine no sabía qué era lo que le sucedía a su hermana mayor, sin embargo, la conocía demasiado bien cómo para saber que estaba jugando otra vez a ser Juana de Arco. - A veces me gustaría que fuera más egoísta... aunque eso implicara que yo saliera perdiendo.- Habían logrado esquivar a la multitud tomando una calle secundaria. La menor de los Rosewood no estaba tan segura de poder volver a contenerse.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Ago 25, 2019 5:22 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Sin dejar de avanzar por la ciudad a la velocidad máxima que mis dos piernas son capaces de darme, no puedo sino reconocer con un profundo gruñido que la hermana de Winter tiene una asombrosa capacidad de recuperación, o al menos de estabilizarse y controlar sus emociones, ya que en escasas manzanas deja de comportarse como la característica desorientación de los primeros transformados, iniciando un razonamiento que lanza un poco de luz sobre lo que está pasando realmente y el follón en el que se ha metido de cabeza mi amiga chupasangre.

Era curioso que fuera gracias a su hermana y a cuatro frases lanzadas al aire y no a ella misma que supiera más de lo que le pasó a la rubia. Winnie nunca me había llegado a hablar sobre aquel demonio, y mucho menos de ésa extraña afición suya por convertirse en el anzuelo. - ”Aunque eso explicaría perfectamente porqué te mantuvo todo aquel tiempo en casa, con el peligro de que la zorra de Irina apareciese en su casa para terminar con mi vida o la de los míos" –, no puedo evitar pensar, entendiendo que su hermana tiene razón al enfadarse por poner su propia vida en peligro protegiendo a otras personas. Lo que no sabía es que su no-muerte, por llamarla de algún motivo, había sido por interponerse en algo. En algo que ahora comienza a picarme demasiado la curiosidad y que pienso averiguar en cuanto pueda.

Pero lo realmente importante, aquello que ahora mismo es clave para entender lo que está sucediendo es el simple hecho de haber traicionado a los suyos para entregar a un transgresor a la clave. Por supuesto que conocía su apodo, ése que comenzó a susurrar por todo el submundo neoyorquino y que a ella parecía gustarle tanto. ”La zorra de la Clave”. Está claro que todo tiene que ver con una venganza contra ella, con un complot para castigarla por lo que hizo, - ”Pero esos capullos se olvidan de qué amistades tiene Winter, y de que la lealtad de un licántropo es inquebrantable" – me recuerdo, sabiendo que pienso acabar con los culpables de esta situación y destrozarlos con mis propias garras.

Lo que no me esperaba, aquello que hace que mi ritmo disminuya hasta frenarse completamente tras esquivar la aglomeración de gente de Times Square son las palabras que brotan de aquellos labios, dejando bien claro que yo mismo, no solo mi familia, sino mi propia persona estábamos en el punto de mira de aquellos que querían herir a la vampiresa. Sin duda alguna, era la primera vez que comprendía que alguien se preocupaba genuinamente por mi y eso me había sentado como si me golpearan con una barra de acero puro en la boca del estómago. Si bien es cierto que existe otra sanguijuela que parece ser que se estuvo preocupando por mi familia y por mi mismo en Moscú, en aquel momento no era tan consciente como lo soy ahora y ese conocimiento no hace sino enfurecerme todavía más, cabrearme más profundamente consiguiendo que mi cuerpo reaccione al momento, acelerando mi pulso y mi respiración y atrayendo la atención de mi lobo, el cual sabe que bastará un poco más para conseguir hacerse con el control y liberarse al fin, algo que anda esperando desde que encontré a la chica moribunda en la entrada de la mansión.

Deteniéndome finalmente, con un brusco movimiento, me encaro a la rubia, mostrándole una expresión de fría cólera en mi rostro y apretando con fuerza mis puños, sabiendo perfectamente como mis claros ojos reflejan la potente tempestad que se ha desatado en mi interior - Jævla dumt! – maldigo entre dientes tras soltar un profundo y sonoro gruñido cargado de rabia - Hvorfor fortalte du meg det ikke, Winter? – espeto furioso haciendo rechinar mis dientes mientras comienzo a dar vueltas en círculo, sintiendo la adrenalina fluir demasiado abundantemente por todo mi cuerpo - ¿Por qué cojones no me lo dijiste Winter? – repito en inglés tras lanzar un fuerte grito de rabia a la inagotable noche neoyorquina - Fy faen!!!! – estallo de nuevo, esta vez golpeando con violencia la pared del edificio que tengo más cercano, notando el agradable dolor en mis nudillos que me hace sentir vivo y oliendo el olor característico de mi propia sangre al brotar de mi mano.

Apretando con fuerza mis dedos, jadeando, luchando por no perder el control y que la bestia tome el control de mi cuerpo y mis actos, giro lentamente mi rostro hacia la recién trasformada, mirándola con mis ojos entrecerrados mientras mi cuerpo comienza a encogerse lentamente - Ni se te ocurra pensar si quiera en alimentarte de mi, mi sangre te mataría – logro advertirle entre dientes, sabiendo que el mismo olor que yo he sentido ella lo habrá notado multiplicado por mil, y más al ser novata aún en todo esto - Sujétate – le ordeno, separándome un poco de ella para dejar que el dolor de la transformación recorra todo mi cuerpo antes de que los estímulos bombardeen mi cerebro al recibir de golpe la información procesada por mis ahora sí agudizados sentidos.

Esperando que cumpla mi orden y sea capaz de no caerse, me impulso con mis patas traseras comenzando una carrera desenfrenada hacia el que se ha convertido en mi destino principal. El Instituto de Nueva York.


BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Sep 02, 2019 9:40 pm

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Catherine aún no estaba preparada para esto. O eso es lo que había concluido después de ver cómo el rubio comenzaba a retorcerse dolorosamente entre un amasijo de ropa y pelo. Mucho pelo. La heredera de los Rosewood sintió como una corriente la recorría de arriba abajo con violencia, su sangre hervía con el fulgor de la ira, que quemaba todo a su paso como lenguas de fuego. Era demasiado nueva en el mundo de las sombras para saber acallar el nuevo instinto asesino que danzaba en su cabeza al igual que un oscuro mantra. Entonces entendió a la perfección aquello contra lo que el lobo seguramente había estado luchando. Tener a tu enemigo natural a un par de metros y no despedazarlo. Miembro a miembro. Retazo a retazo.

Apretó la mandíbula con tanta fuerza que por unos segundos creyó que las muelas iban a desintegrarse en miles de fragmentos. - Estás de broma... ¿eh, que sí?- Preguntó poniendo algo de distancia entre ellos. El metálico olor a sangre de lobo inundaba el lugar, revolviendo las tripas de la rubia. - Huele fatal, nadie en su sano juicio querría beberse eso.- Cabeceó con fuerza, tratando que el hedor abandonase sus sensibles fosas nasales. Aún se hallaba en la tesitura de cómo contener esas malas ideas que la abordaban cuando supo la idea del nórdico. - ¿Qué de qué?- Dejó escapar entre pestañeos de sorpresa. Esas tres palabras formuladas erróneamente eran una de las tantas cosas que la relacionaba con la inspectora White. Una interrogación creada por una pequeña Winter que aprendía a hablar y que luego pasó a su hermana pequeña.

Tampoco es que tuviera tiempo de pensar antes de acabar sumida a lomos de un lobo enorme. Se agarró como pudo, intentando no tirar excesivamente del pelo del animal por si este se giraba cabreado para dejarle caer una buena dentellada. Mientras recorrían las calles más taciturnas de la ciudad, Catherine se preguntó si también su hermana habría vivido semejante experiencia. Habría sido digno de ver. Aunque tampoco es que le quedase bien el puesto de Princesa Mononoke; cabalgando lobos con las manos y el rostro lleno de sangre de una venganza interminable. Más bien la veía como la eterna paladina, dispuesta a proteger y ayudar en pos de un mundo mejor. Siempre ataviada con una reluciente armadura dorada, sosteniendo orgullosa una espada repleta de elegante filigrana.

Ella, en cambio, se veía a sí misma como la estratega. Cavilaba mil formas de que sus tropas salieran lo menos perjudicadas pero resguardándose tras el paladín. Einar parecía tenerle muchísimo aprecio a Winter. Tanto como para dejar de lado aquel instinto demoníaco que le pedía dar caza a su ancestral enemigo y luchar por la vida (o la no vida) de su amiga. Catherine frunció los labios, preguntándose si el lobo sería un justo caballero como su hermana o por el contrario, prefería el papel de mercenario.

Cuando volvió a levantar la mirada, se percató de que las callejuelas ahora eran más amplias y que a lo lejos se divisaba una pequeña arboleda.  Ese será el parque que le ha dicho a su colega. pensó la rubia. Lo que ella no esperaba es que no era colega, en singular... sino colegas. Varias personas que hedían a lobo los esperaban colocados en un semicírculo. Eran un par de chicos y una mujer. Todos vestidos com vaqueros desgastados y camisetas sencillas. Todos eran muy altos, incluso la mujer; quien seguramente le sacaría un par de centímetros. Catherine silbó impresionada, no todos los días se encontraba a mujeres que sobrepasasen el metro ochenta.

El lobo paró de golpe, derrapando cuál coche de carreras, cosa que Cath estaba segura que lo había hecho solo por lo divertido que le debía resultar molestarla. Con el movimiento, se vio forzada a agarrarse más fuerte para no caerse rodando como una croqueta.


BLOODLINE || Einar. 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. Iu06ti1

So you were never a saint and I’ve loved in shades of wrong:

BLOODLINE || Einar. QCP7h45
Winter J. White
Mensajes : 1168

Reliquias : 1075

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Sep 08, 2019 1:03 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Seguramente en otras circunstancias más favorables el ver la cara de sorpresa de la hermana pequeña de Winter me habría servido como regocijo de una forma un tanto retorcida y extraña, pues estoy seguro de que poca gente habrá tenido el placer de sorprenderla de la forma que acabo de hacer. Algo que, siendo totalmente honestos, también me habría sorprendido a mi, y seguramente, no habría llegado a hacerlo en situaciones normales. Sin embargo, ahora mi principal objetivo era llegar al jodido Instituto y liberar a mi amiga, sin importarme una mierda que se tratase de una repugnante sanguijuela, centrando todo mi esfuerzo en ese motivo, dejando que el dolor de la transformación me ayude a controlar al lobo que pugna por tomar el control y eliminar a la otra sanguijuela, ahora que aún es novata, inexperta, fácilmente abatible…

Con un gruñido profundo, ronco y una fuerte sacudida de cabeza, elimino estos últimos pensamientos de mi cabeza, pensamientos creados por mi lobo en un claro intento por conseguir el control. Al mismo tiempo que evito el impulso instintivo de revolverme para quitar de mi espalda y despedazar ese peso extraño, gélido que siento justo segundos antes de lanzarme a la carrera.

Impulsándome con todas mis fuerzas sobre mis cuartos traseros comienzo esa frenética carrera, sintiendo el molesto tirón de las inertes manos de la Hija de la Noche al aferrarse a mi pelaje y su peso, algo que no estoy acostumbrado y que me incomoda demasiado. - ”Puta madre Einar… no podías caer más bajo… convertirte en el jodido caballo de una sanguijuela, al final sí que vas a ser un puto perro faldero de ciertas chupasangres…" – pienso asqueado de mi mismo, pero consciente de que lo hago por Winter, a quien tanto le debo.

La sensación de libertad que otorga el poder correr libremente, compitiendo con el mismísimo viento, logra que me tranquilice. La suave caricia del viento sobre mi hocico, el sabor del ambiente en mi lengua, la cual danza libremente fuera de su húmeda cárcel, todo ello me transportan a esa sensación que siempre he buscado, libertad. El poder hacer lo que tu cuerpo te pida, en el momento que te pida, sin pensar más allá de disfrutar de ese momento, de ése instante en el que estás libre de cualquier tipo de restricción, de leyes o de moralidades. Y es esa sensación la que me impulsa a seguir hacia delante, a recorrer las calles de aquella jungla de asfalto, de aquel moribundo hábitat creado por los cretinos medio-ángeles para mantener vigilados a su rebaño, sin darse cuenta que lo único que han logrado es volverlos estúpidos, tontos, como simples corderos encerrados en gigantescas granjas, lugar ideal para que sirvan de alimento a las alimañas, pulgas, garrapatas y otros depredadores que lo tienen fácil para encontrar su alimento.

Sumido en estos extraños pensamientos, esquivando algún que otro vehículo, y dejando un rostros de sorpresa entre los mundanos infelices con los que me cruzo, aquellos que seguramente no contarán nada de lo que han visto por ser incapaces ellos mismos de asimilarlo, finalmente acabo frente a un pequeño grupo de mis propios congéneres, miembros igualmente del Praetor, aquellos que había pedido ayuda y que, tras la revelación de Catherine y lo acaecido escasos minutos antes había olvidado por completo. - ”¡Mierda!, ¡Joder!, ¡no me acordaba!... ahora sí que la has cagado, y bien cagada…" – me reprocho en cuanto llego a su altura, deteniendo mi desenfrenada carrera de forma tan brusca y repentina que noto las almohadillas de mis patas resbalar por la arenilla del parque, derrapando de forma tan violenta que siento un agudo dolor al tenerse que aferrar mi extraña pasajera más fuerte de mi pelaje para no salir despedida hacia el suelo.

Con un gruñido mezcla de dolor y enfado, una vez detenido, elevo mi rostro hacia mis compañeros, mostrando mis dientes, juntando mis orejas a la cabeza y erizando todo mi lomo, demostrándoles que no voy a permitir ningún comentario o burla al respecto. Encontrándome con sus ojos escrutadores, en los que puedo ver varias expresiones, desde asco hasta profunda curiosidad.

Dejando el tiempo justo y necesario para que la joven se apee de mi, mantengo ésa actitud desafiante hacia ellos, quienes no dejan de mirarme imperturbables con sus brazos cruzados sobre sus pechos. - Vaya… así que los rumores son ciertos y no eres más que el peluche de las sanguijuelas - escucho la voz de uno de ellos, justo cuando comienza la dolorosa transformación, notando como todos los tejidos de mi organismo se alteran, retuercen, estiran y acortan para conseguir su forma humana, provocándome un dolor agónico en el corto pero intenso proceso. Una vez sobre mis piernas, me encaro directamente hacia él, gruñendo a modo de advertencia mientras detengo mi rostro a escasos centímetros de su rostro - No me toques los cojones Jack – le suelto amenazante, sabiendo que la sangre reseca de mi rostro me confiere un aire más peligroso y le da más urgencia a la situación. - A ver, imbéciles, esto no es una competición de ver quién la tiene más grande - interviene por suerte la loba, quien parece estar más centrada en lo que hay que hacer - ¿Qué pasa Sørensen, para qué has pedido ayuda? - me pregunta, consiguiendo captar mi atención y relajar el ambiente. - Traigo a una nueva hija de la noche, recién convertida, siguiendo las indicaciones de los ancianos. Habría que llevarla al Praetor, para comunicarlo a los vampiros y la acoja algún aquelarre – les explico lo mejor que puedo, sin disimular la urgencia y la rabia en mi voz - Sé que puedo contar con vosotros para llevarla allí sin que le pase nada – añado antes de dirigir mi fría mirada a Jack - No me gustaría que tuvieras que estar encerrado un tiempo por desobedecer a los ancianos – le digo esbozando una media sonrisa que casa perfectamente con el tono irónico de mis palabras, una palabras que quieren recordarles que me encerraron por matar a quien se supone que tenía que llevar al Praetor en una misión y que a ellos les podría pasar lo mismo - Yo tengo que ir al Instituto ahora mismo, a aclarar un tema – apunto desviando mi mirada hacia el resto de mis compañeros, dejando claro con la expresión de mi rostro y el tono frío de mi voz que no pienso aceptar ningún tipo de queja o impedimento por su parte.

Sé que le dije que la llevaría ante su hermana, pero primero debo asegurarme de aclarar las cosas ante esos bastardos tatuados, pues son tan cuadriculados que serían capaces de matar a la pobre chica sin ni siquiera preguntarle qué pasó y sólo si está con miembros del Praetor puede tener una posibilidad de sobrevivir hasta que toda esta mierda se aclare.



BLOODLINE || Einar. Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 301

Reliquias : 1681

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.