16/02 ¡Atención, atención! Las subastas serán cerradas a las 11 p.m (hora española), así que ¡aprisa si queréis una cita!


02/01 El Staff de Facilis Descensus Averni os desea ¡FELIZ 2020! Estad atentos a las noticias estos días...


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

27 # 27
15
NEFILIMS
3
CONSEJO
5
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
6
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

BLOODLINE || Einar.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Mayo 13, 2019 1:40 pm

Recuerdo del primer mensaje :

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Las puertas del ascensor se abrieron en un sordo movimiento, revelando a Catherine Summer Rosewood. Su cabello platino se mecía al rítmico compás de su altísimos tacones y sus rojos labios permanecían curvados en una sonrisa cómplice. Nada más vislumbrarla, el portero del lujoso edificio de apartamentos se levantó de un salto y corrió a abrirle la puerta principal. - Gracias.- Canturreó en lo que sonó como el tintineo de unas campanillas. El hombre le hizo una pequeña reverencia, como si en vez de estar enfrente de la heredera de los Rosewood estuviera en presencia de una princesa. La rubia emitió un ruido de pura aprobación. Eso es lo que a ella le gustaba, sentir como todas las personas a su alrededor se inclinaban ante ella. Era poderosa, sus padres poseían la mitad de Manhattan y la otra la gobernaban sus amiguetes de tres al quince. Su chófer la esperaba en la acera, abriéndole la puerta trasera del brillante automóvil. - Roger.- Musitó a modo de saludo, tomando asiento de tal forma que la pronunciada obertura de su vestido dejara al descubierto sus largas y esbeltas piernas.

Roger se subió al coche y encendió el motor. - ¿A dónde la llevo, Lady Rosewood?- Catherine había sacado el móvil y lo ojeaba desinteresada. - Al Caellus Club.- Ni siquiera alzó la vista de la pequeña pantalla mientras hablaba. Todo era tan rutinario para ella. Una noche de sábado más. El aparato electrónico vibró en su mano, indicando la llegada de un mensaje.

¿Vas a bailar? Pásatelo muy bien <3 Si ves que las cosas se tuercen avísame de inmediato. Kiss-Kiss.

Su expresión se suavizó hasta tornarse afable. Abrió la aplicación de cámara y procedió a echarse una ridícula foto haciendo morritos pero que sabía que su hermana mayor encontraba sumamente divertidas. Escribiendo la respuesta al pie de la imagen. “Por supuesto, Winnie. Iré a dormir a tu casa. Kiss-Kiss. Love ya’<3 ”. Se preguntó cómo una persona podía estar en tantas cosas a la vez y si eso sería sano. Su cerebro, a quien le gustaba torturarla en sus ratos libres, formuló la respuesta: Da igual si no es sano, ella está muerta. Entrecerró sus almendrados ojos hasta que el verde no era más que una fina línea. Anda, cállate. Se dijo a sí misma. A través del inmaculado cristal pudo ver las calles del centro de Manhattan, las fantasmagóricas luces que iluminaban las aceras, cientos de chicas y chicos arreglados con sus mejores ropas, riendo y hablando.

Sus amigas le esperaban en la puerta del local, todas ataviadas con vestidos de colores brillantes revestidos con pedrería tan costosa como diez meses de sueldo del tipo que custodiaba la puerta. Ella bajó sin esperar a que Roger le abriera la puerta y se acercó a ellas con una sonrisa radiante. - ¡Cath! - Chillaron al unísono. - ¡Estás preciosa!- Exclamó una al mismo que otra aclamaba lo bien que le sentaba el nuevo corte de cabello. - Gracias, chicas. Sois las mejores.- Pasó los brazos alrededor de sus hombros, en un gesto demasiado campechano como para ser de la élite neoyorquina. Ellas rieron felices, adentrándose en el club.

*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*··*

Cuando Catherine volvió en sí, sus oídos zumbaban con una fuerza atronadora. Lo primero que sintió fue una horrible punzada de dolor en la parte superior de la nuca que poco a poco se transformó en un escozor en las muñecas. ¿Qué demonios había pasado? Abrió los ojos lentamente, comprobando con horror que no podía enfocar la vista. - Mira quién se ha levantado, hermano.- Oyó a lo lejos. - Hijos de puta, ¿qué coño me habéis hecho?- Un silbido agudo sonó tras la espesa niebla oscura. Por el traqueteo y el olor a gasolina, debían encontrarse en un vehículo. - ¿Besas a la santa de tu hermana con esa boca?- Eso la alertó y trató de reincorporarse, sin éxito.

- ¿Conocéis a mi hermana?- Preguntó entonces, llevándose una mano a la cabeza. Su muñeca quedó entonces a la altura de sus ojos y observó el porqué le escocía. Tenía una raja vertical en ella. - ¡Oh, dios! ¡¿Qué es esto?!- Se miró la otra muñeca con miedo, descubriendo que efectivamente presentaba la misma herida. - Espero que no te importe que nos hayamos alimentado de ti.- Catherine les dedicó una mirada iracunda. - No, no, claro. ¿Por qué me iba a importar?- Escupió irónicamente reuniendo todas sus fuerzas para sentarse de golpe, atrayendo del todo la atención del sujeto que le estaba hablando. Debía ser una furgoneta porque el espacio era tremendamente grande como para que ella cupiera tumbada. - Porque pronto estarás muerta. No necesitas la sangre.- Un hombre de cabello pelirrojo se arrodilló a su lado, sus ojos ámbar refulgían con la fuerza de mil soles a través de la turbiedad de su mirar. - ¿Qué?- Se echó para atrás pensando que le iba a asestar el golpe de gracia pero lo único que consiguió fue acabar cayendo de espaldas. El vampiro se echó a reír. - Mira, la puta de tu hermana entregó a un amigo mío a los cazadores y ahora yo le devuelvo el favor. - La rubia esbozó una mueca de suficiencia. - ¡Huh! Si mi hermana lo delató a La Clave es porque se lo merecía.- Ni bajo esas circunstancias podía mantener la boca cerrada, era algo superior a ella. Un puñetazo voló hasta su rostro, dejándola ciega de un golpe.

El vehículo estacionó en una de las calles de Upper East Side y abrieron la puerta trasera, el pelirrojo se apeó primero arrastrando el cuerpo de la rubia. La pobre humana intentaba desesperadamente andar mas sus piernas no lograban sostenerla y el asfalto raspaba la fina piel de sus rodillas. El vampiro miró para un lado y para otro, sin saber qué casa era. - ¿Cómo es la casa de tu hermana?- Inquirió zarandeándola de un brazo con rudeza. - No te lo voy a decir.- Susurró sin fuerzas. Sintió como las gruesas uñas del hijo de la noche se le clavaban en el bíceps y aulló de dolor. - No voy a hacerle nada a ella, sólo quiero que te vea muerta. - Catherine abrió los ojos, a pesar de no ver nada. - Es blanca... y tiene flores.- El pelirrojo emitió un suspiro complacido y volvió a ponerse en marcha. Catherine percibió el olor de las rosas y con ello supo que estaban muy cerca. De repente, un gruñido invadió el silencio y un temblor sacudió al captor. - Licántropo. - La heredera Rosewood tanteó con la mano hasta sentir la familiar verja. - No, mi hermana es una hija de la noche...- Le corrigió rozando la inconsciencia. El sabor del cobre inundaba su boca y quiso vomitar. - Ya estamos, déjame ir...- La fría mano abandonó su brazo y con ella se fue todo su equilibrio. Trastabilló de bruces, no dándose en la cabeza con la alambrada de hierro por puro milagro. - Espera. Esto es por Josh.- Y antes de que la muchacha pudiera siquiera pedir por la ayuda de su hermana, una daga le rajó parte del cuello. La puerta de la cancela cedió y a gatas alcanzó las escaleras de pálido mármol que daban a la puerta principal. - Win... ter...- Quería chillar su nombre, acabarlo aunque fuera pero la sangre le imposibilitaba la tarea volviéndola demasiado ardua para una simple humana.


BLOODLINE || Einar. - Página 2 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Hiqpqne
Winter J. White
Mensajes : 1237

Reliquias : 2094

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo


BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Vie Dic 13, 2019 3:54 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Sé perfectamente que mis compañeros no andarán muy lejos, que cumplirán su palabra de permanecer cerca en caso de que las cosas se tuerzan - ”Y si eso llega a pasar habrá problemas graves… incluso podría ser el inicio de otra cruenta guerra entre licántropos y cazadores…" – medito mientras camino en dirección hacia el instituto, con la certeza de que no es una locura pensar eso en los tiempos que corren, cuando la frágil paz que nos han impuesto los Hijo del Ángel puede llegar a romperse con relativa facilidad. - ”¿Serías capaz de iniciar una guerra por una jodida sanguijuela?" – la pregunta se forma en mi mente de forma casi espontánea, fruto claramente de la línea que habían tomado mis pensamientos, haciendo que un gruñido brote de mis labios mientras no pierdo ritmo en mi forma de andar - ”¿Por Winnie?, ¡joder!, ¡vamos si lo haría!" – me respondo a mi mismo, sabiendo que hace tiempo me juré que la protegería con el mismo celo que ella demostró protegiendo a mi sobrino y mi hermana. Una promesa que pienso cumplir aunque me cueste la vida.

El tironeo de mi camiseta es respondido con un gruñido molesto, sin que ello detenga mi paso, obligando a que la hermana de Winter se coloque a mi paso si quiere decirme eso tan importante que parece querer decirme. Pero, por lo visto, la impresionante figura de la mole que configura el Instituto de Nueva York acalla sus palabras, consiguiendo arrancarle una exclamación de sorpresa, o sobrecogimiento, tan característica en aquellas personas que lo ven por primera vez que no me sorprende en absoluto.

- Ja – respondo simplemente ante su pregunta, totalmente retórica, sobre si la catedral está o no llena de hijos del ángel - Y de la muerte para cualquier subterráneo que se atreva a pisar el interior – se me ocurre explicarle, pues es algo que todo subterráneo debe tener en cuenta y dudo de que su hermana le haya llegado a hablar de estas cosas.

Pero son sus siguientes palabras las que hacen que me pare en seco a escasos metros del último tramo de calle previo al Instituto. En el mismo instante es que escucho sus palabras que me hablan de ése recuerdo, me encaro a ella, mirándola profundamente, examinando aquel rostro como si pudiera sacar yo mismo aquella información de su cerebro con esa mirada. Colocando mis ardientes manos sobre sus gélidos hombros, asiento con la cabeza a su pregunta sobre dónde sucedió su ataque - Ja, fue justo ahí donde te encontré desangrándote. Pero dime, Cath, ¿qué recuerdas exactamente? – no puedo evitar preguntarle, aguantándome el impulso de sacudirla con mis manos exigiéndole la información que puede servir para aclarar todo el caso, para demostrar la inocencia de su hermana y darme la pista que me dirija hasta los cerebros de este ingenioso plan para eliminarla.  
[/b]


BLOODLINE || Einar. - Página 2 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 367

Reliquias : 1967

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Dom Dic 22, 2019 2:38 am

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Aún podía sentir el lacerante dolor en su cuello que el recuerdo había dejado tras de sí. Elevó su diestra hasta que sus dedos pudieron rozar la tersa piel, cerciorándose de que la herida no se había abierto de nuevo. La mirada del licántropo la taladraba sin compasión, como si tratara de meterse en su cabeza para obtener las respuestas por él mismo. Un escalofrío la recorrió de arriba abajo al escuchar que su recuerdo era real y que había sido herida en el portal de su hermana. - Recuerdo cosas aleatorias.- Cerró los ojos fuerza, obligándose a sí misma a recordar qué fue lo que sucedió la tarde anterior.

- Había un tío con el pelo naranja zanahoria…- Explicó mientras otros pequeños flashes la deslumbraban hasta el punto de que tuvo que hincar las uñas en su propia carne para mantenerse allí, con él. Su mente iba muy deprisa. Demasiado. - Me cortó la garganta por un tal Josh. No sé,- Sacudió la cabeza violentamente tratando de poner en orden sus pensamientos, que parecían pequeñas piezas de puzzle que no casaban. - me dijo algo como: “esto va por Josh” y me clavó el cuchillo.

Había una razón por la que los hijos de la noche no eran capaces de recordar su muerte en las posteriores semanas. Básicamente era la forma que el subconsciente tenía se preservar su cordura. A menudo, las transformaciones involucraban muertes tan violentas y sumamente dolorosas que el cerebro de los vampiros las bloqueaban por completo, dejándolas entrever poco a poco durante las siguientes semanas. Catherine, por el contrario, estaba forzándose a un nivel alarmante y algo le decía que si seguía haciéndolo se iba a desplomar. Lo que ella no sabía es que probablemente no acabaría en el suelo tirada, sino volviéndose un monstruo sin voluntad que sólo sigue sus instintos demoníacos.  - No... no logro recordar más.

- No deberías forzarte.- Dijo una grave voz desde las escaleras del Instituto. Tenía un marcado acento italiano, los ojos tan azules como el cielo e iba ataviado con el traje de combate típico de los shadowhunters. - Y tú, pensé que al menos serías útil para los tuyos. ¿Qué quieres? ¿Qué acabe siendo una demente?- La rubia encaró a Augustus Olivetti, quien se acercaba a ellos a paso firme. - ¿Una demente?- Preguntó entonces Catherine, su mirada alternándose entre el cazador y el licántropo.- Sí, eso es lo que les suele suceder a los vampiros cuando recuerdan demasiado pronto su muerte. - Explicó el cazador, encogiéndose de hombros con aparente desinterés. No parecía muy complacido con la aparición del par, aunque siendo justos... Augustus jamás parecía complacido con nada. - La verdad es que pensé que os daríais más prisa en venir,- Confesó el moreno haciendo un giro de 180 grados, encaminándose hacia uno de los lados del imponente edificio. - teniendo en cuenta que la vostra amata Winter está en el Santuario confesando haber asesinado a su hermana a sangre fría...- Catherine dio el primer paso tras aquel tipo, que por cierto, no le caía muy bien.

Aquellas palabras fueron un fuerte golpe para la menor, que tuvo que agarrarse al antebrazo del rubio porque sentía que se derrumbaba. No le hacía falta ser una erudita en las leyes de los cazadores de sombras para saber qué les pasaba a los subterráneos que mataban sin compasión a un humano.- ¿Y Blake?- Preguntó titubeante la joven Rosewood. Era su última esperanza. El inexorable contacto de Winter dentro de aquel castillo angélicamente infernal. - ¿Aiden Blake? Sí.

Augustus no solía ser muy empático, no al menos con los subterráneos, pero de lo que sí entendía era de lazos fraternales y tenía claro, que no le gustaría ver a Alyssa sufriendo todo lo que estaba padeciendo aquella chica. - No deberías preocuparte, hija de la noche. Avisé a Blake cuando trajimos a tu hermana al Instituto. Ahora mismo estará en su celda maquinando mil maneras de sacarla de allí.- La fuerza del agarre en el licántropo fue ascendiendo a medida que que la chispa de la esperanza se volvía una pequeña llama que entibiaba su pecho.- Einar, - Musitó con ojos brillantes. - ¿qué crees que va a pasar?


BLOODLINE || Einar. - Página 2 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Hiqpqne
Winter J. White
Mensajes : 1237

Reliquias : 2094

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Jue Dic 26, 2019 1:12 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado


- ”Venga… va pequeña… recuerda, joder recuerda…" –  sin apartar mi azulada mirada de la suya ni soltar sus hombros, le insto mentalmente a que recuerde, a que me diga todos los detalles de lo que sea capaz llevado por la ansiedad que me produce la imperiosa necesidad de saber quien es el auténtico culpable de la muerte de la chica.

Desde esa posición puedo ver claramente cómo va cambiando la expresión de su rostro según se esfuerza de veras en recordar los dolorosos detalles de su muerte. Unos detalles que parece estar reviviendo ya que, lentamente, empieza a contármelos con una voz que no deja la menor duda del esfuerzo y el dolor que le provocan. - ”¿Pelirrojo?... bien… eso está bien…" – pienso satisfecho ante las primeras palabras de la rubia, sin que eso consiga que no deje de mirarla con una expresión de apremio en mi rostro. - ”¿Josh?, por un tal Josh… tengo que preguntarle a Winie por ese nombre, ahí está la clave de todo" – me digo sabiendo que he de conseguir que me dejen hablar con mi amiga lo antes posible, antes de que sea demasiado tarde, para poder demostrar su inocencia ante los demoníacos hijos del ángel. - Ja, det kan du, puedes, tú puedes – continúo animándola a que recuerde a pesar de notar perfectamente las reacciones que eso están provocando en su cuerpo, en su mirada y quizás en su mente.

El reconocimiento del olor tan característico del cazador, aquel que lo define como un ser único para mi mapa olfativo, me llega escasos segundos antes de que su voz consiga abrirse paso entre mis pensamientos, los cuales están tan centrados en descubrir qué le pasó a la chica que no han permitido que nada más los interrumpa. Soltando un gruñido de frustración por la intervención del italiano, aparto mi mirada de la chica, dejando que se gire para encararle, de la misma forma que lo hago yo, encontrándome con la fría mirada del medio ángel.

Sabiendo que mi interrogatorio había terminado con su aparición permanezco callado, cruzando mis brazos contra mi pecho, mientras el moreno se acerca a nosotros y comienza a explicarle a la recién convertida los peligros que comporta para alguien en su estado el recordar su traumática muerte. Algo que, pese a ser plenamente consciente de dichas consecuencias, de que pierda el control y se convierta en un ser sediento de sangre incapaz de razonar, estaba dispuesto a enfrentarme a él, a detenerlo utilizando los medios necesarios, pues para mi es más importante sacar a Winter del maldito instituto que de andarme con remilgos con su hermana. El hecho de que se convirtiera en un descerebrado chupasangre era un mal menor, ya que, una vez detenida, una vez sometida, ya retornaría a la normalidad.

- Tull!, no puede confesar algo que no ha hecho – estallo en cuanto escucho al italiano decir semejante estupidez sobre que Winter está confesando el asesinato de su hermana, algo que ella no había hecho, algo de lo que era completamente inocente, algo de lo que yo me iba a encargar de dejar bien claro que no pasó. Por eso me muerdo la lengua, aguantándome las ganas de comenzar una batalla dialéctica, llena de sorna y burla hacia el cazador tras nuestro primer encuentro, pues ahora es más importante sacar a mi amiga de ahí que mi propio orgullo. Además está el hecho de sentir la helada mano de Catherine aferrarse a mi antebrazo, como buscando un apoyo, algo que la reconforte, cosa que me recuerda que no es el momento para burlas. Respondiendo a su agarre, intentando darle el confort que sé que necesita, no dudo pasar mi fuerte brazo por encima de sus hombros, atrayendo su cuerpo hacia el mío para, así callado, aunque dejando patente mi estado furibundo, la acompaño protector siguiendo al chico en aquel camino que bordea el imponente edificio gótico.

- ”¿Quién?" – me sorprende oír el nombre titubeante por el que pregunta Cath, un nombre que no conozco y que hace que enarque una ceja interrogativamente. - ”¿Aiden Blake?" – no puedo dejar de preguntarme intrigado al ver que el cazador parece conocer a la perfección el nombre de quien se refiere la chica.

Por lo visto ese tal Aiden Blake debe ser algún amigo de Winter, quien la conoce tan bien como yo por lo que de sobras sabe que ella no es culpable de lo que se le acusa. Y, por la fuerza con la que se agarra a mi brazo la rubia está claro que ella siente cómo sus esperanzas por sacar a su hermana de allí reviven ante la información que brota de los labios del chico, algo que despierta mi instinto protector, aumentando yo la fuerza con la que la mantengo pegada a mi costado, infundiéndole ánimos y recordándole que, chupasangres o no, estoy a su lado para protegerle y ayudarle. - Que va a salir con nosotros hoy mismo – respondo a la chica con voz calmada y segura, no sin antes soltar otro de mis característicos gruñidos, mirándole a sus brillantes ojos, demostrándole con mi mirada que estoy totalmente seguro de lo que hablo - Porque yo estuve allí, yo soy el principal testigo, sé que ella no te mató, vi lo que pasó y escuché perfectamente cómo obtenía tu permiso para transformarte antes de que fuera demasiado tarde – añado en un tono lo suficientemente alto como para que llegue perfectamente a los oídos del cazador sin dejar de seguirle a la espera de que nos lleve ante alguien competente, quien oiga lo que tengo que decir para liberar a mi amiga.

Seguramente no me creyeran, seguramente me pondrían en duda, pero sé que mi aspecto, aun cubierto por los restos coagulados de la sangre de Catherine, así como la declaración que pienso hacer, en la que contaré toda la verdad, añadiendo simplemente una petición inexistente, una petición que debería haber hecho Winter antes de transformar a su hermana, una petición que debería haber sido aceptada por Catherine antes de ser transformada, una petición que liberará a Winter de todos los cargos al no haber ido en contra de las normas, una petición que pienso jurar que se hizo y que espero que Winter no contradiga, pues sé que Catherine tardará semanas en recordarlo todo, en comprender de mi pequeña mentira, de aquella con la que espero sacar de la jodida prisión a su hermana.





BLOODLINE || Einar. - Página 2 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 367

Reliquias : 1967

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Lun Dic 30, 2019 11:44 am

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Las palabras del lobo desataron una reacción inesperada en el cazador, pues cuando giró su cabeza lo suficiente para mirarlos por encima de su hombro, su rostro se hallaba turbado por el abatimiento. Abrió la boca dispuesto a responderle algo desagradable que mancillase el honor de su querida Barbie Vampiresa, porque estaba seguro de que difamando la santurrona reputación de Winter conseguiría molestarlo más que un épico insulto dirigido a su persona, sin embargo, hasta un cazador supremacista como él sabía que aquello estaría fuera de lugar. Al fin de cuentas, meterse con alguien que no está presente es de cobardes… a parte de que White le parecía una chupasangre ejemplar, tratando de ayudar a que otros subterráneos siguieran el camino de la luz. Se limitó a encogerse de hombros, dándoles a entender que eso era lo que había sucedido, ni más, ni menos. Su atención se centró entonces en la rubia platino, que preguntaba por un shadowhunter.

Catherine sonrió aliviada cuando el moreno afirmó la presencia de Aiden en la celda de su hermana, pero que Einar le asegurara que todo iba a salir bien fue como recibir las buenas nuevas de la boca del mismísimo Raziel. - ¿De verdad?- Preguntó ella con la llama de la esperanza crepitando en el verde de sus ojos.  Que el brazo del rubio lea rodease con ternura, protegiéndola, no la detuvo y acabó dándole un fuerte abrazo. - Sí, sí, eso suena a algo que yo hubiera hecho.- Aseguró con vehemencia Cath, para quién no había pasado desapercibido como el tono de Einar se había alzado un decibelio al afirmar la inocencia de su hermana. El hijo de la luna no había tenido que decirle nada, era lo suficiente descarada y granuja como para jurar la veracidad de un suceso que ni siquiera recordaba si eso le convenía.

Tampoco es que le pareciera muy descabellada aquella petición… de hecho, lo veía algo muy factible. Desde muy joven se había visto atraída por el oscuro mundo de los hijos de la noche, y cuando consiguió ver a través de los glamours y de las sombras, se había prendado terriblemente del halo de misterio y seducción que parecía rodearlos. Así que sí, creía que era algo que podía haber hecho. Habían bordeado el Instituto, llegando a una enorme puerta de madera custodiada por dos ángeles penitentes que, esculpidos en la imposta, sujetaban un arco de medio punto. El miedo se adueñó de ella por unos largos segundos, en los que vio como el hijo del ángel posaba la mano en el centro de una de las hojas de caoba y la runa angelical que se hallaba grabada en la parte superior se iluminaba.

Sus orbes se clavaron en el rostro de Einar de nuevo en busca de apoyo, pero había algo en su queda expresión que revelaba que jamás había llegado tan lejos. - Eso es… ¿en santuario?- Susurró mientras se internaban en el oscuro pasillo de piedra. Ya era todo un logro haber conseguido llegar hasta allí, pensó Catherine pegándose lo máximo posible al licántropo. Llegaron a una gran sala. Los azulejos del suelo parecían conformar un dibujo que la muchacha no consiguió descifrar. - Esperad.- Ordenó el shadowhunter moreno. Y por si con uno no hubiera suficiente, otro tatuado salió de uno de los arcos que permitían el acceso a la imponente habitación. El rubio los miró con suma atención hasta toparse con el lobo, a quién rápidamente reconoció. - ¡Anda, si es tu salvador! ¡Y la muchacha!- Exclamó Daniel Dovewain encantado. - Gracias a Raziel.- Lo peor de todo, pensaba Cath, es que parecía realmente aliviado.- Winter está hablando con una miembro del Consejo, pero estaría genial que nos contarais que ha pasado.


BLOODLINE || Einar. - Página 2 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Hiqpqne
Winter J. White
Mensajes : 1237

Reliquias : 2094

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Ene 05, 2020 1:18 pm

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado


Durante una décima de segundo creo estar a punto de escuchar decir al italiano algo sobre mi comentario, - ”Atrévete, hazlo, di lo que tengas que decir por esa boquita y te aseguro que cuando esto acabe tendremos una charla muy interesante…" – le digo con la mirada que le lanzo, a pesar de que su mirada sobre mi no dura más que eso, que un ligero parpadeo antes de que se encoja de hombros y centre su mirada en la hermana de Winter, la cual consigue remover algo en mis entrañas ante la esperanza que desprenden sus claros ojos, así cómo su pregunta a la que respondo con un simple pero firme asentimiento de cabeza, correspondiéndole con la misma intensidad que me abraza, sin importar el frío que desprende su cuerpo muerto.

- Pues claro que es algo que ella haría, Winter siempre cumple con las leyes, siempre hace lo que se espera de ella, es la única subterránea que se atreve a levantarme la voz para recordarme cual es el camino a seguir – empiezo a decirle a la vampiresa, en un tono que desprende el cariño y respeto que siento por su hermana, pero lo suficientemente alto para que el moreno lo escuche, para que recuerde que Winter, no se ha ganado su apodo de ”La zorra de la Clave” entre los subterráneos porque sí. Es la subterránea que más fiel a la senda luminosa que conozco, y estoy completamente seguro de que él lo sabe, de que sabe que es muy raro todo - ”Hasta un estrecho de miras como tú debe notar que no es lógico que alguien que sigue tanto vuestras jodidas leyes haya matado a su propia hermana" – pienso mientras mantengo mi abrazo, sin importarme lo más mínimo que me vea en una actitud tan protectora con un vampiro recién transformado, algo que no debería pasar, que no debería estar pasando, pero que siento que debo hacer, y ya no por mi puesto como miembro del Praetor, sino por la deuda que tengo con su hermana y porque algo me dice en mi interior que es lo correcto, aunque mi lobo no deje de gruñir y de mirarme con asco y furia por no dejar que él se encargue de acabar con todo esto de una forma poco agradable y muy violenta.

La pregunta de Cath sobre el santuario hace que apriete los labios con fuerza y vuelva a asentir con la cabeza. Era la primera vez que estaba delante de las puertas, bajo la mirada escrutadora de aquellos dos ángeles penitentes que parecen observarnos con una mezcla de pena y advertencia, por lo que desconozco qué habrá más allá de la puerta y mucho menos qué pasará de este punto en adelante. Es por eso que me obligo a no flaquear, a no demostrar mi titubeo al poner el primer pie en el pasillo, rezando internamente a todos los dioses antiguos para que esta zona no esté santificada, para que no caigamos fulminados en cuanto traspasemos la puerta, llevando conmigo a la vampiresa, a quien no he dejado de abrazar protectoramente y quien noto cómo se aprieta más si cabe contra mi cuerpo, buscando esa protección, esa necesidad de fortaleza y seguridad que mi contacto parece otorgarle. Hecho que me ayuda a avanzar a paso firme, sin demostrar para nada el desasosiego que siento en aquel pasadizo.

El pasadizo nos conduce a una especie de sala, en la que el hijo del ángel se detiene y nos indica que esperemos antes de que aparezca otro de sus congéneres. Uno cuya mirada verdosa y rostro se me antojan familiares como si ya lo conociera de antes. - ”¡Claro, coño!, es que a veces eres burro Einar… ¡Si es el mismo tipo que se llevó al estirado cuando lo trajiste más muerto que vivo…" – el recuerdo del rubio me viene de golpe a la mente. Quien mira detenidamente a la vampiresa antes de centrar su mirada en mi, dejando bien claro por su exclamación que me conoce. Una exclamación a la que respondo con un gruñido y colocándome ligeramente delante de la rubia, en un intento por hacer de barrera entre ella y los cazadores. Pero sus siguientes palabras sirven para indicarme que no tengo que preocuparme por un posible ataque, que realmente parece aliviado por nuestra llegada, como si supiera algo que yo desconozco, aunque eso no hace que deje mi actitud protectora hacia la hija de la noche.

- Por supuesto, pienso contar todo lo que pasó, ahora mismo si hace falta, delante de todo el jodido consejo o uno por uno. Pero antes quiero, nei, necesito que las hermanas se vean, que sepan que están bien las dos – empiezo a decirle al rubio - No las dejéis hablar si no queréis, pero permitid que al menos puedan verse – les pido en un tono con cierto aire a súplica, cosa que me jode bastante hacer, pero que entiendo que es importante para Cath, a quien le prometí llevarla ante su hermana, de igual manera que prometí a Winter que cuidaría de la otra.


BLOODLINE || Einar. - Página 2 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 367

Reliquias : 1967

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Feb 01, 2020 1:50 am

BLOODLINE
→ Sábado → 02:30 A.M → Templado
Catherine observaba fijamente al shadowhunter que acababa de llegar. Trataba de leer cada uno de los movimientos que trazaban sus manos, la expresión aliviada de su rostro, el brillo cándido de sus ojos, la rigidez de sus hombros, incluso se permitió descifrar el lenguaje no verbal que parecía compartir con el moreno. Le pareció demasiado humano para ser peligroso… pero de nuevo, ningún nephilim parecía peligroso de buenas a primeras. Hasta que atacaba. Porque siempre atacaban. O eso le había dicho Winter. Su análisis se vio abruptamente interrumpido por las anchas espaldas del licántropo. Su ceño se frunció un poco, más desconcertada que otra cosa. Y entonces lo vislumbró. Einar la estaba protegiendo de aquellos dos. Colocó su diestra en uno de los omoplatos del rubio, un gesto con el que esperaba transmitirle toda la gratitud que la embargaba, que no era poca.

Era consciente de que si Einar estaba haciendo todo aquello, era por la lealtad que sentía para con su hermana. Era admirable que hubieran sido capaces de superar cualquier disputa racial y formado un vínculo tan fuerte. Se preguntó si eso sería el verdadero concepto de amistad; estar en las buenas y en las malas. A sus oídos llegó la desesperada petición del lobo como un eco lejano, despertándola de toda ensoñación. Se inclinó un poco, lo justo para poder ver la reacción de los nephilim, pero sin salir de su muralla protectora.

El tal Augustus dio un paso hacia ellos, la negativa a punto de abandonar sus labios, no obstante la mano del cazador rubio le retuvo. Negó con la cabeza un par de veces, reprobando su comportamiento con la misma expresión que se le dedicaría a un niño. Sus ojos verdes se clavaron el el licántropo antes de hablar. - Déjame consultarlo con mi superior.- Y dicho esto se dio media vuelta y se marchó por dónde había venido, dejando a Catherine en vilo. - Gracias, Einar. Muchísimas gracias. Estaré siempre agradecida.- Musitó la menor, presa de la repentina sensación de felicidad que la desbordaba y amenazaba con ahogarla.

No habían pasado más de tres minutos cuando Daniel Dovewain volvió a hacer acto de presencia, con una sonrisa le tendió la mano a Catherine. - Por prevención, debo esposarte. Lo siento.- La rubia no se paró a pensar en qué tipo de esposas tendrían los shadowhunters como para poder contener a un vampiro y se lanzó hacia él, ofreciéndole sus brazos con una sonrisa. Dovewain sacó su estela de uno de sus bolsillos y apuntó hacia ella, trazando una runa de unión con una floritura de su mano. Unas esposas de fuego rodearon las muñecas de la hija de la noche, quién profirió un alarido de dolor. Daniel alejó la estela como si ésta fuera la culpable del sufrimiento que acontecía a la humanidad. - Es normal que duela. Se le pasará. - Aclaró Augustus, metiéndose entre el lobo y la vampiresa.- Llévatela, Daniel.- El aludido asintió antes de posar su mano en el antebrazo de la temblorosa muchacha y la guió por el estrecho pasillo. Nada quedaba de aquella seguridad que tanto la había caracterizado desde pequeña. Por primera vez en su vida realmente temía por su vida.

Llegaron a una sala hecha entera de piedra. Uno de los lados estaba ocupado por barrotes y la otra sólo tenía una vieja lámpara que apenas expedía luz. Habían dos personas en el fondo. Catherine reconoció a Aiden Blake, acuclillado en frente de la última celda con su brazo desapareciendo tras la gruesa reja, al lado de una mujer de rostro y actitud impasible. Ambos se giraron hacia ellos y entonces, pudo ver la sorpresa danzando en los ojos verdes de Blake. Aceleró el paso y entonces por fin la vio. Su hermana se hallaba arrodillada en el suelo, con su rostro y ropa manchada de lo que tenía toda la pinta de ser sangre. Toda ella rezumaba decadencia. - ¡Winnie!- Chilló ella, deshaciéndose del ligero agarre de Daniel para lanzarse contra los barrotes.

Sus gritos parecieron extraer a la inspectora del trance en que se encontraba sumergida, pues alzó la mirada presa del asombro. - ¿Cath? ¡Cath!- De un grácil movimiento, Winter se irguió y corrió hacia ella. Le tomó una mano, percatándose entonces de las relucientes esposas que llevaba. El lazo de luz había abrasado la dermis más superficial dejando dos cercos de carne viva que comenzaban a segregar sangre.  - ¿Por qué le habéis puesto esas esposas? - Preguntó dirigiéndose hacia su amigo con reproche. - ¡Quitádselas ahora mismo! ¿No veis que le queman?- Llevó su mano al odioso objeto, en un vano intento de apartarla de la herida. - Cath, ¿dónde esta Einar? - Con brusquedad, Catherine fue empujada hacia atrás y antes de siquiera ser consciente de los que pasaba, fue arrastrada de nuevo el pasillo empedrado. Los gritos de angustia de Winter rebotaban por las paredes, incrementando la congoja de la Rosewood. - ¡NO! ¡NO! ENCERRADME CON MI HERMANA. - Se revolvió con determinación, pataleando en busca de la libertad sin importarle que las esposas se le estuvieran clavando. - OS LO SUPLICO.

Fue ofrecida al licántropo, inmersa en una llantina desesperada. Los gritos de Winter aún eran perceptibles, gracias a la acústica del lugar. Dovewain sacó la estela de nuevo, deshaciendo las ataduras.  Augustus arqueó una ceja, tentado a puntualizar el evidente hecho de que había sido peor el remedio que la enfermedad. Al menos cuando había llegado se la entendía cuando hablaba, ahora sólo balbuceaba. Sin embargo, optó por ser algo más amable. - Tu hermana saldrá pronto, sólo tienes que esperar.- Ser agradable no era lo suyo, eso estaba claro. - Ahora licántropo, cumple con tu palabra y cuéntanos qué pasó.


BLOODLINE || Einar. - Página 2 0CNwLY2

Her aura is made of poetry, roses, and galaxies:

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Hiqpqne
Winter J. White
Mensajes : 1237

Reliquias : 2094

Temas : 6/12.


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9514-tempus-fugit-winter-s-chrono#83005
The Clave's
Whore

Winter J. White
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Einar Sørensen el Dom Feb 02, 2020 11:19 am

Bloodline [Winter J. White]
→ Sábado, Mayo 2019 → 02:30 → Upper East Side  → Luna gibosa, templado

Rebajarme ante aquellos dos medio ángeles había sido un duro golpe para mi ego, algo que no facilitaba que me tranquilizase lo más mínimo, y menos con la luna tan cerca de alcanzar su cénit en unas pocas noches, algo que otorgaba demasiada fuerza a mi lobo, al cuya ya me estaba constando mantener a raya con todos los sucesos que se habían estado desarrollando como si de una gran cadena de desastres y tragedias se tratase, tensando demasiado tanto mi cuerpo como mi mente, consiguiendo fortalecer al lobo, el cual no aprueba en absoluto mi comportamiento, protegiendo a una sanguijuela, entrando voluntariamente en el mismísimo Instituto, manteniéndome delante de dos hijos de Raziel y tragándome mi orgullo para suplicar por dos malditas chupasangres, algo inaudito y que le asquea sobremanera.

Lo noto perfectamente revolverse en mi interior, olfateando las rejas que lo mantienen preso, sintiendo cómo los candados se van debilitando mientras mi ansiedad, mi rabia y recelo aumentan, escuchando cómo ya no gruñe, ni se lanza desesperado contra su prisión, pues sabe que falta poco para el gran momento, para que pueda liberarse como hace ya demasiadas lunas que lo no consigue, sintiendo que podría alzarse con el control de mi cuerpo con pasmosa facilidad con solo un acto más, algo que terminara por hacerme perder el precario control que ahora mismo ejerzo sobre él.

Pero también noto ese ligero peso en mi espalda, entre mis omoplatos, ese roce de agradecimiento que me otorga algo más de fuerza, como si ese simple gesto de agradecimiento me hiciera recuperar parte del control que estoy perdiendo sobre mi cuerpo, sobre mi lobo, el cual ahora sí gruñe molesto por la repentina reposición de parte de esa fuerza que lo mantiene sometido a mi voluntad. Una voluntad que estoy dispuesto a mantener hasta el último momento por Winter, por lo que nos une, por las veces que me ha ayudado, por las veces que le ayudaré, por toda aquella lealtad real, franca y sincera que siento hacia la hija de la noche.

Durante unos momentos siento la verde mirada del cazador clavada en mi ser, sabiendo que ahora mismo es consciente de la gran agitación que me embarga, del brillo argénteo que van tomando mis ojos mientras la lucha por mantener el control sobre mi lobo se encrudece por momentos. Haber suplicado me ha jodido demasiado, pero era necesario, y no me importa haberlo hecho si con ello consigo que Winter compruebe que se hermana está bien, si con ella consigo que cumplir la promesa realizada a ambas de que se reencontrarán, aunque sea en esta situación y no en libertad, algo de lo que estoy seguro que no tardará mucho en suceder  - ”Siempre que consigas mantener el control…" – no puedo dejar de recordarme sabiendo que, de perderlo, seguramente habré fracasado estrepitosamente.

La voz agradecida de Catherine se cuela entre mis oscuros pensamientos, ayudándome a aclarar mi mente, a mantener el férreo control sobre el lobo, aunque no soy capaz más que responderle con un simple pero claro gruñido pues toda mi atención se centra en el moreno, en aquel cazador con el que tuve un encuentro accidentado, por decirlo de alguna forma. Controlando cada uno de sus movimientos, de sus gestos tan prepotentes y tan típicos de los de su especie. Esperando que no se atreva a hacer nada para dañar a la polluela pues entonces no me quedará más remedio que defenderla, por muy estúpido que pueda llegar a ser semejante acción por mi parte.

La reaparición del ojiverde consigue paliar en cierta forma la tensión del momento, dirigiéndose con voz calmada a la vampiresa, ofreciéndole lo que le he pedido, por lo que no puedo sino apartarme ligeramente, dejar el paso libre para que ella pueda acercarse a él. Con la tensión claramente visible en mi rostro, sintiendo el típico dolor que produce el apretar con demasiada fuerza las mandíbulas soy mudo testigo de cómo la hija de la noche conoce por primera vez el poder de las jodidas runas, y no puedo evitar sino gruñir y bufar en cuanto su alarido y el subsecuente olor a carne quemada inunda mis sensibles fosas nasales al quedar esposada con aquellas malditas esposas de fuego.

Respirando agitadamente, gruñendo inconscientemente de forma suave pero continua, como si no fuera más que un motor permito al italiano que me separe de Cath, sintiendo cómo todo mi cuerpo tiembla por la tensión al ver cómo su compañero se la lleva, alejándola de mi, provocando que mi corazón se acelere demasiado, que mi respiración aumente y que la rabia empiece a controlar todos y cada uno de mis movimientos y pensamientos.

Durante lo que seguramente no dejan de ser más que unos simples minutos, pero que a mi se me antojan horas, me centro en controlar cada una de mis inspiraciones, en dominar al lobo que ya casi está liberado, en relentecer mi corazón y expulsar toda esa rabia de mi interior repitiéndome una y otra vez la misma cantinela - ”Relájate, tú lo controlas, no él a ti. Relájate, relájate. Inspira, espira, lento, suave, tranquilo…" –.

Pero cualquier intento de relajación, de recobrar el control que hubiese podido conseguir durante los breves instantes en los que me he quedado a solas con el italiano se van al traste en cuanto los gritos desesperados de las hermanas llegan a mis oídos. El sonido amortiguado y lejano de la voz desesperada de Winter, así como la masa temblorosa, suplicante y llorosa que me retornan son la gota que colma el vaso ya de por si lleno por la proximidad del plenilunio. Incapaz de retenerlo durante más tiempo, mientras el rubio deshace las ataduras ígneas de la vampiresa y el moreno se encarga de hablar con su hueca voz, carente de cualquier tipo de emoción, siento como los cerrojos de la jaula empiezan a ceder con el grave peligro que conllevaría mi lobo libre ahora mismo. Un lobo que no tardaría ni dos segundos en lanzarse sobre los allí presentes para dar rienda suelta a la rabia y saciarse con la carne, el miedo y la sangre de esos pobres. Es el conocimiento de lo que está por llegar lo que me hace reaccionar de la única forma que sé que podré mantener cierto control sobre él. Así, ante la presencia de los dos ángeles, dejo que toda la rabia que siento surja de mi cuerpo, profiriendo un fuerte grito, un grito de rabia que se va transformando, de la misma forma que mi cuerpo comienza a cambiar, en un grito agónico de dolor, el dolor del cambio, de los músculos, los huesos, de todo mi cuerpo al dejar su forma humana para adquirir la animal. Un alarido que termina en un fuerte y potente aullido, el cual reverbera salvajemente por todas las salas ayudado por su acústica, llegando a poder ser oído por las zonas más cercanas del interior del propio Instituto.

Una vez la nueva percepción del mundo que me otorga la forma lobuna, así como el cese repentino del dolor me confirman que el cambio ha tenido lugar. Sintiendo como el lobo gruñe satisfecho a pesar de no haber sido liberado totalmente de su encierro, no dudo un momento en lanzar una serie de potentes ladridos y gruñidos a los dos cazadores, mostrando mis lomo totalmente erizado así como mis potentes y peligrosos colmillos, mientras reculo, asegurándome de que la pobre vampiresa queda protegida tras de mi.

Sé que debo decir lo que vi, que debo cumplir con mi parte y explicarles lo que sucedió, pero ahora mismo esta es la única manera que tengo para mantener a mi lobo a raya, por lo que, a sabiendas de que esta acción puede significar un ataque por parte de los dos cazadores, a los que no pierdo de vista ni un instante, me mantengo entre ellos y la vampiresa, en actitud protectora, esperando a que se calme, a que yo me calme, antes de poder retornar a mi forma humana y así poder explicarme - ”Si no te matan antes… claro" –, pensamiento este último muy probable, pues seguramente mi reciente transformación ha significado quebrantar varias de sus estúpidas leyes.


BLOODLINE || Einar. - Página 2 Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 367

Reliquias : 1967

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

BLOODLINE || Einar. - Página 2 Empty Re: BLOODLINE || Einar.

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.