31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

25 # 23
9
NEFILIMS
3
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
1
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» Moon over the river || Raven
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyHoy a las 2:51 am por Raven Aldrich

» ALEA IACTA EST / [PRIVADO]
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyAyer a las 8:56 pm por Liliana Balfager

» Feliz cumpleaños/ Artem
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyAyer a las 5:55 pm por Artem Yakow

» Abandonad toda esperanza los que aquí entréis [Artem Yakov]
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyAyer a las 5:13 pm por Artem Yakow

» Hello! Am... Unkown people / Einar
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyAyer a las 2:13 pm por Einar Sørensen

» Wings Of Freedom (Einar Sørensen)
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 11:35 pm por Irina Volkova

» Asesinar es divertido ~ Simon Lewis
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 10:56 pm por Irina Volkova

» You¡re not alone {Einar Sørensen}
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 11:44 am por Scarlett J. Williams

» Registro de título y reputación
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 11:28 am por Arcángel Raziel

» Petición de afiliación normal
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyJue Oct 17, 2019 7:56 pm por Invitado

» Hold on to memories - Zhenya Zhemkova
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyDom Oct 13, 2019 4:51 pm por Zhenya Zhemkova

» Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyVie Oct 11, 2019 12:02 pm por Uriah Pellegrino

» La eternidad [Karen][+18]
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyMar Oct 08, 2019 7:13 pm por Karen J. Freeman

» Clases de absurdez / Scott
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyMar Oct 08, 2019 5:52 pm por Trinity Britt Expósito

» Feliz cumpleaño II / Andreas
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] EmptyMar Oct 08, 2019 1:53 pm por Zhenya Zhemkova


MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Vie Ago 09, 2019 5:32 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

La brasileña se levantó de la cama perezosa y se estiró, completamente desnuda. Después se dirigió a su enorme vestidor y se puso una blusa blanca y unos pantalones de color azul oscuro muy favorecedores. Estaba recogiéndose el cabello y haciéndose un moño frente al espejo cuando sintió un beso en su cuello y un abrazo desde detrás.– Tienes que marcharte ya, espero visita –dijo con tono seco, el hombre se apartó con un suspiro, estaba desnudo y ella no se dio ni la vuelta para mirarle, no le interesaba saber nada más de él en ese momento.

El atractivo hombre de color se giró hacia la cama y comenzó a vestirse también.– ¿Voy a volver a verte, Liliana? –preguntó ceñudo mientras se abrochaba los pantalones. Ella no contestó, se puso los pendientes y se dio la vuelta, de forma fría.– Creí haber sido lo bastante clara, una noche –el hombre se incorporó, parecía cabreado, pero ella no reaccionó a su enfado, no le importaba lo que sintiera.– Pero esperaba que cambiaras de opinión, lo hemos pasado genial, ¿por qué no me das una oport...? –la conversación se vio interrumpida por el sonido del timbre y Palmera corrió agitado al salón.

La mujer se incorporó, pretendía ser fría pero en el fondo sintió el burbujeo de los nervios por el estómago, sabiendo a quién iba a ver aquella noche. No se preocupó ni de comprobar si el hombre la seguía, Pierre, Patrick... Ni siquiera recordaba su nombre, le había conocido en el bufete, era un becario o algo así, le gustaba salir con hombres jóvenes. Se calzó sus tacones más altos, 15 cm con plataforma y caminó tranquila hasta la puerta, abriéndola de par en par y viendo a Jensen al otro lado.

Sería bastante buena ocultando sus emociones, pero supo que a él no le pasaría desapercibido que acababa de comérselo con la mirada, de abajo a arriba... Hasta llegar a esos ojos azules que parecían prometer el cielo y que ocultaban una personalidad que poco tenía que ver con un ángel.– Adelante –indicó, abriendo la puerta de par en par. Palmera se acercó confiado a ver al recién llegado, sin embargo salió corriendo enseguida asustado, sabía que los animales perfectamente podían percibir olores o formas diferentes, tal vez incluso podían distinguir entre razas.

Liliana le permitió entrar y le mostró su impresionante apartamento, decorado de forma exquisita y por el que pagaba una cuota bárbara, claro que aquello era una simple nimiedad para ella. Le observó, espectante y se molestó porque parecía estar esperando su opinión, ¿por qué narices le importaba la opinión del hada? Sin mediar palabra, se aproximó a él y cortó la distancia entre ellos, poniendo un dedo en su pecho.– Hoy, sorprendentemente, has llegado puntual. ¿Es que te mueres por empezar? –preguntó con una media sonrisa, algo a caballo entre la burla y la sinceridad.

Estaba tan perdida en su dedo sobre su pecho duro, que no se dio cuenta de que se había olvidado de, ¿P... eter? No se acordaba, pero el joven salió de la habitación resoplando y con cara de pocos amigos. Liliana se giró hacia él y, para sorpresa del chico negro, le besó e introdujo la lengua hasta la campanilla, pegando todo su cuerpo al de él de forma lasciva.– ¿Liliana? –preguntó él confuso.– Te llamaré –mintió ella descaradamente, antes de abrir la puerta y cerrarla tras él.

No pensaba volver a llamarle jamás, lo había hecho única y exclusivamente para dejarle claro a Jensen que él también era uno de tantos para ella... Pero sabía que le daría igual, aun así pretendía vengarse, aunque claro, es difícil vengarte con algo que a la otra persona no le importa. Sintió ganas de girarse y besarle a él, pero no como con el chico, no un beso fingido, un auténtico beso con el que devorar esa boca bonita. Así que se dio la vuelta y le miró desafiante y, por primera vez delante suya, sonrió, pero no fue algo hermoso, fue irónico y tirante.


MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Ago 09, 2019 5:55 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ JUEVES → 22:30 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Adelante.

¡Vaya! ¡Qué lugar más grande! —exclamo. Justo entonces se acerca un gato confiado. Me encorvo para intentar acariciarlo—. ¡Hola, bonito! ¿Qué pa...? —Se marcha corriendo, asustado. Me quedo quieto donde estoy, sorprendido ante semejante recibimiento. No estoy acostumbrado a que me hagan ascos. ¡Malditos animales!—. Será posible. Tiene tu mismo carácter. Seguro que lo has hechizado. Aunque tranquila, no me gustan los gatos. Sólo pretendía ser amable.

Ahora no sabrás cuándo miento y cuándo no. Por eso me gusta dar las dos caras de la moneda. No sé si te has dado cuenta, pero acostumbro a oponer mis propias palabras. Sé que no tengo ninguna credibilidad, pero de eso se trata precisamente: de que la gente no me crea. Cuando tienen que escoger entre cincuenta y cincuenta, y están acostumbrados a tratar con un mentiroso, escogen siempre el "no". ¿A que piensas que no me gustan los gatos? ¡Pues no sabrás si es verdad o no!

Qué lugar más moderno. Me sorprendes. ¿Sabes que no pega nada con tus arrugas? —Las señalo y esbozo una sonrisa—. Sé que estás deseando que te dé mi opinión, así que aquí va: demasiado nuevo. Te imaginaba más en una cabaña en el bosque oscuro. ¡La bruja del monte! Bueno, el cliché del gato lo has cumplido. No has fallado a todas mis expectativas.

Estoy siendo puñetero, como siempre. ¿Creías que eso iba a cambiar?

Ignoro tu pregunta. Indiferencia absoluta. Sé que te picará. De todas formas, una repentina apariencia hace que arquee una ceja. Me quedo mirando al tipo de color que aparece. ¡Qué feo es! ¿Y te gustan los chicos así?

Observo cómo lo besas, impasible. Y, cuando le acompañas a la entrada, elevo la mano y le choco los cinco.

¡Hola, tío! Aquí estoy, para negarle lo que tú le has otorgado —comento con una sonrisa de oreja a oreja, muy divertido. ¡Menudo idiota! Habrá disfrutado de tus piernas, lo cuál es todo un privilegio, pero más lo es tener el gusto de verte enfadada cuando te rechazo. Aunque te detuviese al querer matar a una mundana, fue increíble ver que perdías el control por mí. Como una droga...

Entonces, me sonríes.

Sé que no es una sonrisa sincera. —¿He dicho eso en voz alta? Qué más da—. Si fuese tú, dejaría de hacerlo. No me voy a acostar contigo. —Te toco la nariz con la punta del dedo—. Y si pretendías darme celos, lamento que te haya salido el culo por la culata. Si en cambio intentabas demostrarme que eres una promiscua, ¡eureka! Pero eso ya lo tenía claro. Pierdes el tiempo.

Paso por tu lado y me fijo un poco más en la casa. De no ser por el Spiderman ése me habría centrado más en el gusto para la decoración que tienes. Es un lugar bonito, eso no lo puedo negar. Bueno, puedo hacerlo ocultando qué opino del lugar.

Me tomo la libertad de sentarme en el sofá. Me acomodo como si estuviese en mi propia casa. Cruzo una pierna con la otra y empiezo a menearla, distraído. Luego me fijo en ti.

¿Tienes algo de beber? ¿Whisky? ¿Me invitarás a cenar? En cualquier caso, ¿cuándo empezamos? Me muero por vivir en el presente, tesoro.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Vie Ago 09, 2019 6:29 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

Palmera solía ser un borde de primeras, pero luego era un gato muy afectuoso, es por eso que aunque corrió a esconderse acabó por volver al salón y a pulular por ahí, terriblemente curioso por averiguar quien era la nueva persona allí.– Palmera es bastante más simpático que yo, niño, y además, no necesito hechizar a mi gato para que me quiera –dijo llamándole, el felino fue hasta ella corriendo y ronroneó mientras la bruja le acariciaba el lomo de forma suave, demostrándole lo bien que se manejaba con el animal.– Pero que más da, has dicho que no te gustan.

Aunque estaba aún ahí el chico con P, ella se dio la vuelta para devolver toda su atención a Jensen y alzó una ceja.– Tengo demasiado dinero para vivir en una cabaña, ¿dónde vives tú? ¿En el tronco de un árbol? –preguntó ofensiva, buscando tocarle los pies un poco. No olvidaba que le había dicho que era escritor y todo el mundo sabe que los escritores son muertos de hambre totales, no como en el derecho, profesión apasionante en la que además ganas mucho dinero. Apretó el puño al verse ignorada y lo disimuló apartándose de la cara un suave mechón de cabello.

Le sorprendió que alzara la mano para chocar los cinco, pero P... no se la chocó y cerró la puerta de un portazo, evidentemente dolido por lo que acababa de pasar y sabiéndose utilizado por ella. Se encogió de hombros y no dedicó a pensar en ello más tiempo. Dijo que su sonrisa no era sincera y alzó una ceja, ¿es que acaso comenzaba a creerse que la conocía? Porque no tenía ni idea de quién era ella, estaba claro, si la tuviera habría preferido involucrarse con cualquier otra bruja. Pero ella no pensaba permitir que eso pasara, se iba a tratar con ella y con nadie más.

Ah, no te preocupes, estoy bastante satisfecha. Eso que dicen de los hombres de color... uhm, es verdad –dijo ella mintiendo, había tenido el gusto de tener la entrepierna de Jensen en sus manos y era bastante más grande que la que había tenido para ella hacía unas horas. No dijo nada sobre eso de que no había funcionado el darle celos, aun así se mordió el labio molesta y volvió a sentir el hormigueo del enfado dentro de ella, inspiró un par de veces para centrarse. Cuando se sentó en el enorme sofá con toda confianza, Liliana no dijo nada.

Tengo whiskey, te serviré un vaso y también puedo pedirle a Matilde que nos haga algo de cenar, claro que otra cosa es que me de a mi la gana pedírselo –comentó, acercándose al mini-bar de debajo de la tele. Sacó un par de vasos de un armario, les puso un hielo y echó whiskey de 20 años hasta arriba en ambos, la botellita era bastante cara. Después se acercó a él y se lo tendió.– Ten paciencia, TESORO, lo mejor de la vida se hace esperar –dijo sarcástica, usando el mismo apelativo que acababa de usar él. Por alguna razón, en su preciosa boca sonaba sarcástico y desagradable.

Después se sentó en el otro sofá, justo enfrente de él y cruzó las piernas, dándole un sorbo a su vaso pero sin perder el contacto visual con él. Llevaba una camiseta de manga corta que dejaba ver un tatuaje en el brazo, eso le gustó, por alguna razón encontraba sexies a los hombres tatuados pero no pensaba compartir esa información con él. Alzó la mano y se metió en su cabeza un instante, metiéndole una ilusión, la que él había tenido. Reprodujo la que ambos vieron en su mente y le hizo creer que estaba ocurriendo.

En esta ilusión Jensen despertaba en una cama con Liliana al lado, en la cama de la bruja. Pero al contrario que en la visión, no era ella quien intentaba besarle o poseerle, sino él a ella. Le hizo verse a sí mismo tocándola, besándola, haciéndole el amor lentamente y le metió en la cabeza la certeza de que podía disfrutar aquello, de que podía disponer de sus piernas todo el tiempo, de sus pechos, de su trasero. Y dejó la visión unos segundos, parecía que ambos podrían alcanzar el climax y en ese momento, agitó la mano de nuevo y la deshizo.

Le miró y sonrió de nuevo, pero esta era un poco más honesta.– Lástima que eso nunca vaya a ocurrir –dijo ella, dejándole claro que no había olvidado la conversación de hacía dos días, cuando él le dijo que tendría que ganárselo. Porque ocurriría, ella sabía que lo haría ocurrir. Se incorporó del sofá y depositó el vaso con hielo en la mesilla de cristal, después avanzó y con total descaro se sentó en las piernas de Jensen a horcajadas, pegada a él con mucha cercanía, dejándole sentir su cuerpo bajo la tela.– Cuando estés listo, comenzamos –dijo sonriente, llevando ambas manos de nuevo a su frente.


MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Ago 09, 2019 7:20 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ JUEVES → 22:30 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Sí, lo he visto en alguna que otra orgía —suelto haciéndome de hombros, mostrando absoluta indiferencia ante lo que dices. Estoy seguro de que tan sólo lo comentas para picarme, pero ¿no te cansas de hacer el ridículo? No lo logras, Liliana, por mucho que luches por hacerte la dura, por enseñarme que tengo algo que envidiarte a ti o que envidiarle al piltrafillas ése que se ha ido por la puerta. Créeme que no. Créeme que estoy bien dotado. Lo has visto tú también. Lo has tocado.

Suspiro y me hago de hombros. Estás en tu casa, así que puedes hacer lo que te venga en gana. Créete esa mentira todo lo que quieras. Me bastará con venir dos veces más a tu casa para que te tenga abanicándome y accediendo a todo lo que te pida. Sé cómo funciona todo esto, bruja. Lo he vivido en otras ocasiones. Eres una mujer más, una chica con siglos de edad, arrugas en la frente y piernas preciosas. No encontrarás a nadie mejor que yo en la cama.

Quiero sonreír cuando me llamas tesoro.

Me fijo en tus piernas y toso. Bebo de mi vaso. Delicioso, aunque un poco áspero. Tiene a quién parecerse, ¿no crees? Pretendo hacer un chiste más cuando, de repente, alzas tu mano en mi dirección. Pierdo la noción del tiempo, sacudo la cabeza y trato de deshacerme de tu control. Pero de nada sirve.

Nos veo a nosotros en la cama. No tenemos sexo, no es algo salvaje. Es algo cariñoso, algo sensual. Agito mis caderas una y otra vez contra ti, recargando parte de mi cuerpo sobre el tuyo, aferrándome a tus piernas desnudas. Y, por muchas posiciones que veo, todas comparten ese factor: la lentitud del vaivén de cada penetración.

Parpadeo y me encuentro nuevamente frente a ti. Me doy cuenta de que parte de mi cuerpo ha reaccionado sin poder evitarlo. Es muy duro ser hombre y verte a ti desnuda, ¿sabes? ¿O soy yo el duro?

Eres un poco pesimista. No tiene por qué ser nunca. Sólo te falta ganártelo. Y, si no lo haces, siempre tendré a un montón de rubias que me harán mejores maravillas que tú. —Me hago de hombros y te guiño un ojo.

Entonces apoyo mis brazos en los brazales del sofá. Te sientas sobre mí. Lo que siento es el ligero peso de tu cuerpo, sí, pero también la fuerza de tus piernas, y tu trasero sobre mi dureza. Trago saliva. De no ser por la ropa, no estoy seguro de que alguno de los dos pudiese aguantar este calor. Estoy seguro de que tú también te estás comiendo tu orgullo para no comerte otra cosa.

Todavía no.

Aparto tus manos de mi frente y te miro fijamente a los ojos. Desciendo lentamente tus manos a mi brazo, y hago que me lo estrujes, justo en la zona del tatuaje. Me muerdo el labio y retomo la trayectoria de ambas manos: una la dirijo hacia mi pecho, donde dejo que la reposes. Cuando me aseguro de que no la vas a apartar, llevo la mía a tu pierna, estrujándola ligeramente, no tanto para provocarme como sí para provocarte a ti. Y la otra, la que todavía sostengo, la llevo a mi entrepierna. Hago que te aferres a ella, que puedas sentirla y que la agarres con fuerza por encima del pantalón. Y entonces me río.

No tengo nada que envidiar. Tú deberías envidiar mucho a otras chicas con más... volumen. —Te lanzo un beso en el aire y te acaricio el pecho con la yema de los dedos—. Pero tal vez tengas razón. Tal vez no vaya a ocurrir nada entre nosotros. ¿Qué encontraría de nuevo contigo, al fin y al cabo? —Aprieto más tu mano contra mi miembro—. Tal vez esto no sea tuyo jamás. Y yo, querida bruja arcaica, jamás seré de tu posesión.

Eres preciosa.

Y, sin más, llevo tus manos a mi frente para cerrar los ojos. Estoy listo.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Vie Ago 09, 2019 8:56 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

La brasileña seguía intentando provocar la más mínima reacción en Jensen, empezaba a tomarse como algo personal el hacer que se arrepintiese de haberla rechazado. Y a pesar de todo, se moría porque no lo hubiera hecho y porque ella deseaba que lo hiciera. Con esa visión pretendía darle una lección, una que tal vez ni ella misma comprendiera, pero que era clara. No todas las mujeres pueden darte lo que yo y ninguna lo es. Ignoraba si había captado el mensaje, pero su erección demostraba que no le era tan indiferente como le gustaba decir.

Y cuando se sentó encima de él, provocativa, dejándole al alcance sus piernas y su trasero, pretendía que entendiera que cuando no tienen sexo no solo ella pierde, él también. El chico P solo había sido un sustituto, un aperitivo que pretendía calmar el hambre que llevaba casi dos semanas sintiendo, el hambre por perderse en la entrepierna del rubio. Toda su cordura le decía que era una idea terrible hacerlo, las hadas le seguían pareciendo criaturas malvadas, caprichosas y nada de fiar, pero con él comenzaba a perder el norte y la orientación, se estaba dejando nublar con mucha facilidad.

Ninguna mujer que hayas conocido antes se parece a mí –susurró en su oído como única contestación, no pretendía ser arrogante con aquella frase, sencillamente lo sabía. No es que muchas mujeres pudieran decir que tenían a su espalda 500 años de sexo, su conocimiento era amplio y sabía muy bien como hacer disfrutar a un hombre si se lo proponía. Se podía imaginar perdiéndose en el pantalón de Jensen, haciéndole gemir su nombre y supo que quería aquello, que no pararía hasta conseguirlo y que cuando lo hiciera, no permitiría que nadie más se acercara a él.

Llevó las manos a su cabeza, buscando comenzar el hechizo, pero él la detuvo. Tomó sus manos y comenzó a pasearlas por su anatomía, hasta su tatuaje. Supo que aunque era un arrogante y un bocazas, también muy observador e intuitivo, se había fijado en como los había mirado. Eso le sorprendió positivamente, contuvo el aliento cuando manoseó su pierna como acostumbraba a hacer pero más todavía cuando llevó la mano de la bruja a su erección, palpó su miembro impresionada, aunque intentó ocultarlo. Le deseaba, cada vez más y su cuerpo comenzaba a mostrarlo, porque ella misma se sentía muy excitada.

Pero no vio venir el nuevo insulto y cuando dijo que tenía que envidiar a mujeres con mayor volumen y acarició su pecho por encima de la tela, le llovió un nuevo bofetón. Veloz como una bala Liliana alzó la mano y le cruzó la cara, temblando por ello. Zas, otra vez los nervios perdidos.– ¿Que nunca serás mío? Te tengo literal y metafóricamente agarrado de los huevos, así que yo que tú me andaría con cuidado, capullo bocazas. Serás mío si yo lo deseo –dijo ella furiosa, era evidente que lo estaba, separó la mano de su entrepierna como si quemara y de un manotazo apartó la que él tenía en su pierna. No pensaba volver a dejar que las tocase.

Sin embargo, por mucho que le odiase o deseara joderle, era una persona que jamás faltaba a su palabra y había acordado ayudarle. Así que volvió a apartar su cabello y a colocar las manos en su frente, cerró los ojos y entró en su mente. Al principio no vio nada, pero de pronto apareció ante ella un retazo del pasado, un pedazo de recuerdo. Un Jensen aparentemente más joven se marchaba de una especie de hermoso bosque, no miraba atrás, no parecía ni siquiera lamentarlo y en su mirada había un sentimiento claro, determinación.

Y la escena se disolvió tan rápido como vino, pensó en ella extrañada, generalmente no establecía conexiones mentales tan fuertes con nadie pero suponía que era la enfermedad de Jensen, su propia confusión, la que influía también en la mente de la bruja. Liliana nadó dentro de él, como si estuviera en un mar, hasta que llegó al origen del problema. Vio la enfermedad, el hechizo, era poderoso, más poderoso que ningún bloqueo maligno que hubiera visto antes y aquello la inquietó mucho, ¿a qué clase de ser había hecho enfadar?

Y comenzó a salmodiar, en el lenguaje de los brujos, fue levantando la barrera alrededor de la enfermedad, aislando ese mal dentro, acotándolo. Supo que le dolería, mucho, le escuchó gritar y gemir bajo ella, la enfermedad se resistía a ser aislada y en respuesta le causaba un enorme dolor físico. Si seguía así podía morir así que ella intercedió, salmodió de otra forma y calmó el dolor con mucha dificultad, la enfermedad parecía querer eliminar al huésped al intentar quitarla. Pero lo logró, ya no corría peligro, había estado cerca de colapsar en medio de su hechizo.

Liliana comenzó a sudar y a jadear del esfuerzo, era demasiado fuerte, se resistía a sus poderes. Comenzó a salmodiar más rápido, a mayor volumen, tardó mucho tiempo, minutos enteros pero al final supo que lo había logrado. La barrera se alzó con fuerza, brillante. Soltó su frente de golpe, aturdida y regresó a su cuerpo y él al suyo. Su respiración estaba acelerada pero medio-sonrió de forma triunfal, Jensen no se hacía ni una idea de qué tenía dentro, pero ella sí... Suerte para él que había sido lo bastante poderosa para, por ahora, contenerlo.


MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Ago 09, 2019 9:35 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ JUEVES → 22:30 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

De nada sirve intentar siquiera evitar tu bofetón, pero cuando me giras la cara y me dejas la mejilla colorada, esbozo una sonrisa y muevo la boca, como si intentase encajar algo que no ha sido desencajado por suerte. Tienes fuerza, mucho carácter y seguramente a un sinfín de hombres detrás de ti, pero todo eso me da igual. Te ha ofendido una broma así. ¿Por qué? ¿En verdad te da rabia saber que hay chicas con mucho más pecho que tú detrás de mí? ¿Tan doloroso es eso? Ha sido una venganza. Eso te pasa por hablar de tamaño. La diferencia está en que a mí no me ha ofendido, no que tú hayas visto, y a ti sí.

No lo soy, y nunca lo seré. —Entrecierro los ojos y te miro fijamente. Me lamento por no poder seguir tocando tu pierna, pero por suerte no tendré tiempo para pensar en ello mucho más. Lo importante ahora es mi mente y tus poderes. Nada más. Así que enfádate todo lo que quieras.

Cierro los ojos y, al abrirlos, te veo a ti. Eres joven, eres pequeña. No estás en un lugar cualquiera. No puedo decir que sea un lugar al que yo mismo haya acudido, y estás rodeada de gente, de mujeres por las que yo no me he rodeado. Bueno, bien es cierto que una vez me acosté con una de ellas, pero eso no es más que una anécdota más.

Te veo a ti, de pequeña, con hermanas. Monjas. Y parecen...

Parecen quererte.

Una de ellas se acerca a ti, y te acaricia el rostro con suavidad. Está agachada. Sonríe. Yo me llevo la mano a mi propia mejilla, tal y como la monja lo hace contigo. Me acaricio la zona dolorida y colorada. Menudo guantazo me has metido. Tienes suerte de que uno de mis defectos no sea el de pegar a mujeres. Sólo lo he hecho cuando han compartido un gusto sádico en la cama, y no ha sido verdaderamente pegar.

No es momento para pensar en estas cosas. Lo único que sé es que no puedo evitar sentirme extraño al verte rodeada de este modo. Es una situación rara, para nada común. No estoy acostumbrado a ver amor.

Me disgusta...

Entonces vino el dolor. Vinieron los gemidos y el dolor, vinieron las ganas de querer estrangular a Liliana. Podía soportar los guantazos, todos los golpes físicos que quisiera, incluso palizas. E incluso podía aguantar que le hiciese confundir sus propios pensamientos. Pero este dolor no se parecía a nada que hubiera sentido anteriormente.

¿Cuán poderosa era realmente esta mujer? ¿Cuánto daño podía hacerle Lili?...

Y por fin vuelvo en mí. Por fin abro los ojos como platos y recupero el aliento. No, no lo recupero, lo intento. Me falta la respiración, me duele mucho la cabeza, pero poco a poco se desvanece. Estiro mi brazo y me hago con mi vaso para tragar toda la bebida alcohólica de una sola pasada, y después te aparto de encima de mí para acercarme a la terraza y acercarme al borde. Apoyo mis manos en la barandilla y trato de centrarme en el frescor que acaricia mi rostro y mi cabello. Y, poco a poco, el dolor sigue desapareciendo. Pero no es eso lo que me importa.

Miro la calle y frunzo el ceño. No habré entrado jamás en esta casa, pero conozco este lugar bien, lo suficiente como para recordar experiencias vividas aquí.

Y lo hago. Pero sé que estoy aquí. Sé que estoy ahora.

Funciona. Funciona... —Sonrío y me giro hacia ti. De inmediato poso mis manos sobre tus caderas y te elevo en el aire, empezando a dar vueltas contigo—. ¡Funciona, bruja! ¡Funciona! ¡Eres poderosa!

Por fin obtengo resultados. Merezco sentirme feliz por un instante, ¿no?

Es más efímero que duradero. Tras dar varias vueltas, te dejo en el suelo y te beso en los labios. Vuelve a decirme que no te tocaré nunca más, lista. Seré creíble cuando te garantizo que jamás seré tuyo, pero no me trago que quieras apartarme. Estás muy pillada por mí.

Ésa es tu recompensa de iniciación. Así te esmerarás más. —Te doy un cachete en el trasero y me río. Luego vuelvo al interior. He olvidado el dolor por completo—. ¡Me siento maravillosamente! Vamos, ¡quiero algo de cenar! ¿Por qué no le pides algo de comer a tu sirvienta? —Entonces, arqueo una ceja y me giro hacia ti. Quiero hacer un experimento—. O mejor... ¿Por qué no me cocinas tú?

Lo siento, tan sólo es un experimento...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 10, 2019 2:01 am

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

La situación había estado muy cerca de no haber salido bien. Liliana había aprendido a controlar muy bien sus habilidades en 500 años, pero levantar aquella barrera había sido una de las tareas más complicadas que había tenido nunca, no porque fuera algo desconocido, era un hechizo poderoso y que además llevaba un mecanismo de auto-defensa, intentar matar al huésped si se intentaba eliminar. Volviendo en sí, sintió un escalofrío muy grande y su piel se puso de gallina en consonancia, ¿a quién tenía delante en realidad?

Él la quitó de encima y se marchó a su enorme terraza y la bruja se sentó en el sofá, todavía terriblemente pensativa con lo que acababa de ocurrir... Si el mal era tan poderoso, ¿estaba tan segura de que con una barrera cada dos semanas era suficiente? ¿Y si se había equivocado y tenía que ponerla más frecuentemente? ¿Y si el hechizo aprendía y comenzaba a resistir su magia? Eran demasiadas las preguntas que llenaban su cabeza, intentó no decirlas en alto, principalmente porque podía ser que aquello pusiera fin a sus encuentros y al trato.

Ella hizo lo mismo, alargó la mano hasta la mesilla y se bebió el whisky de un sorbo, necesitándolo. Jensen volvió loco de felicidad, la levantó del sofá y cogiéndola por las caderas comenzó a darla vueltas, parecía muy feliz. Aquello la enterneció un poco, sintió ganas de sonreír, pero las contuvo, si lo hacía sabría hasta que punto tenían importancia para ella esos pequeños detalles que, por otro lado, no tenían por qué significar nada, pero... Pam, de pronto fue besada. Se quedó atónita y esa vez fue la primera que no respondió al beso, ¿pensaba parar de hacer eso cuando él quisiera?

No es que de pronto fuera inmune a sus encantos o a su boca, la sintió sobre la suya suave y cálida, como siempre. En el fondo sabía que era demasiado bueno besando, se notaba la práctica, pero sencillamente tenía la cabeza en otro lado en ese momento. Suspiró contra su boca antes de separarse, era evidente que algo la inquietaba y no estaba dispuesta a callárselo mucho más. El cachete en el trasero fue demasiado ya, le miró con peligro y un claro aviso de "No te pases" brillaba en el turquesa de sus iris.

Se recompuso cuando él por fin la bajó, colocando un mechón rebelde detrás de su oreja, la situación no había terminado.– Por mucho que me pueda divertir hundir tu felicidad, no lo hago por eso, pero debemos hablar de lo que ha ocurrido –dijo ella, acercándose al mini-bar para servirse otro whisky. Ignoraba si el hado se había dado cuenta, pero su cara estaba pálida y sus manos temblaban, había forzado su magia demasiado y pagaría las consecuencias unas cuantas horas. Se sirvió el líquido en el vaso y se lo tomó de un trago, hasta el fondo. Cerró los ojos unos segundos, terriblemente agotada.

Se aproximó a un sofá y se dejó caer sobre él, cruzando las piernas y apoyando la cabeza en el respaldo, cansada, muy cansada.– La barrera funciona –afirmó ella.– Pero hay cosas que debemos hablar, antes espérate un momento aquí –dijo, levantándose con pesadez y adentrándose en la casa. Llamó a la puerta de Matilde y le pidió amablemente si podía cocinar un par de platos para su invitado, la mujer dijo que sin problemas y se marchó a la cocina a ponerse manos a la obra. En un rato podrían cenar algo y sospechaba que les vendría maravillosamente a ambos.

Cuando regresó, antes de añadir nada más, dijo como una bala.– No te confundas, yo no cocino para nadie, pago para que cocinen para mí –explicó, tirándose de nuevo sobre el mismo sofá y masajeándose las sienes, le dolía demasiado la cabeza por la intensidad de su magia.– He podido contener tu hechizo, pero has estado a punto de morir. Ese dolor, se que seguro que has supuesto que soy tan malvada como para torturarte así, pero la verdad es que no lo he causado yo. Ha sido tu enfermedad, quien te la puso ahí hizo que si alguien intentaba quitártela, ella te matara antes. Ignoro como voy a poder eliminarla definitivamente sin matarte a ti en el proceso, pero tendré que seguir investigando.

Lo que si me queda claro es que en algún momento de tu vida te has ganado un enemigo muy poderoso y ya que me has metido en esto, quiero saber qué o quién. ¿Tiene algo que ver con ese bosque rarito que abandonabas? ¿Era Feera, no? ¿Hiciste daño a alguien y por eso te largaste? ¿La cagaste con alguien poderoso? –indagó ella ceñuda, incorporándose sobre el sofá y apoyando los codos sobre sus rodillas. Le miró fijamente a esos bonitos azules, con la mente llena de teorías, preguntándose qué sabía en realidad sobre él a parte de que le gustaba mucho acostarse con mujeres y escribir. No le gustaba nada tener deudas con nadie, así que lo dijo.– Tu me salvaste hace dos días impidiendo que matar a una mundana y yo he salvado tu vida hoy, estamos en paz.



MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 10, 2019 10:47 am

MI CASA, MIS NORMAS
→ JUEVES → 22:30 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Tu tono es alarmante. Sólo ahora me doy cuenta de que te pasa algo. Frunzo el ceño, mostrando un muy ligero atisbo de preocupación por un instante, el cuál desaparece cuando toso y me acerco a ti mientras te sirves whisky. Te veo beber y asiento con una sonrisa. Tienes aguante para el alcohol, eso está claro. ¿Qué menos por parte de una mujer que ha vivido seiscientos años?

Te espero tal y como me pides. Lo que ha ocurrido te perturba, hace que tengas que estropearme la felicidad. Por algún motivo, creo que no lo haces a propósito. No lo haces para fastidiar. Supongo que eso no me molesta. Lo haría en caso contrario. También es cierto que eso me daría más excusas para picarte y enfadarte, pero ¿quién ha dicho que necesite excusas?

Así que por eso estás pálida. Te preocupaba que fuese a morir —observo, cortándote la palabra por un instante, pero después te dejo seguir hablando. Te sonrío con picardía. No te preocupes, no tengo pensado morir en mucho tiempo. Para ese entonces ya te habrás vuelto loca por mí.

Mientras sigas investigando, todo irá bien. Puedo seguir con tus tratos tanto como sea menester. Esto, al final, son medicinas que no curan los síntomas, pero sí los apaciguan. Cuando des con una cura de verdad, tendrás mi eterna gratitud. Por ello, es una lástima que las hadas no seamos eternas como las brujas.

Tus preguntas me hacen arquear una ceja y cerrar los brazos de manera instintiva, a la defensiva. No me mosqueo, pero sí que muestro claro disgusto con el tema de conversación.

Eres muy indiscreta. —Aparto mis ojos azules de los tuyos. Te privo de ellos conscientemente—. No pienso hablar de mi época en Feera, que lo sepas. Pero si te sirve de consuelo, no tengo ni la menor idea de qué estás hablando. No tengo recuerdo alguno de haber sido embrujado o maldecido. Tampoco tengo recuerdos de haberme metido con nadie poderoso.

Me acerco a ti lenta y peligrosamente. Cuando me encuentro a tu altura... Bueno, no a tu altura. Soy mucho más alto que tú. Pero me encuentro frente a ti, y nuestros cuerpos se rozan. Me encorvo ligeramente sobre ti y sonrío.

¿Por qué? ¿Te preocupa que alguien venga a por mí? ¿Es temor lo que veo cuando piensas en mi muerte?

Por un momento parece que voy a volver a besarte. Mis labios acarician los tuyos. Casi no lo hacen. Y, justo a continuación, me aparto de ti y me siento en el sofá.

Deja de preocuparte tanto. Tu conjuro ha funcionado, ¿verdad? Ya encontrarás una cura, pase lo que pase. Es mejor la muerte a vivir como lo he estado haciendo hasta ahora. —No estoy tan seguro de eso, pero créete lo que quieras—. ¿Cómo va esa cena?

Intento cambiar de tema de una vez. Tu conjuro ha funcionado, y eso es lo importante. Sé dónde y cuándo estoy. ¿Lo sabes tú también?

No has hundido mi felicidad.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 10, 2019 12:29 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

Liliana seguía bastante exhausta y aquel segundo vaso de whisky entró como si fuera agua. Tras años el alcohol no provocaba en ella demasiados efectos, tenía que tomar una gran cantidad, pero aun así cerró los ojos con fuerza e intentó relajarse, antes de abrirlos y comenzar a contarle todo aquello.– Si mueres se acabó el tener un informante en la corte –se justificó ella, encogiéndose de hombros, pero sabía perfectamente que no estaba siendo del todo sincera, que en su fuero interno si le preocupaba su suerte más de lo que debería preocuparle.

Le vio cruzarse de brazos y lejos de pensar que le había molestado, su mente le dijo que probablemente había dado en el clavo y que le había tocado las narices a la persona equivocada, al fin y al cabo si a ella se las había tocado siendo una poderosísima bruja de 500 años, ¿qué le hacía pensar que no se las tocaría a alguien peor? ¿Se habría beneficiado a otra bruja mucho más antigua y vengativa que Liliana? Porque si así era, en el fondo podía considerarse afortunado porque la brasileña, en su fuero interno y en la parte más escondida, fuera menos mala de lo que parecía.

Cuando te pusieron la enfermedad eras un crío, así que supongo que no pudiste cabrear a nadie –dijo pensativa, llevándose una mano al cabello y tocándoselo como medio para calmarse.– Por lo que solo se me ocurre que tus padres se metieran en problemas, o algún familiar tuyo, y el pato lo estés pagando tú –le irritaba que Jensen pareciera tan tranquilo, que no hubiera comprendido lo cerca que había estado de morir, lo complicado que había sido para ella levantar esa barrera y salvarle la vida. Como si pareciera percibir su nerviosismo, le vio acercarse a ella y encorvarse.

La diferencia de altura no era muy grande, sus tacones hacía algo, pero sin ellos supo que bien podía parecer un pitufo a su lado. Así que agradeció llevarlos. Su mano voló instintivamente al tatuaje, lo acarició suavemente con los dedos cuando sus cuerpos se tocaron. Le miró a los ojos, a esos pozos azules de perdición para ella. La bruja no respondió, la cercanía era ya agobiante y cerró los ojos pensando que recibiría un beso que nunca llegó. Decepcionada y furiosa los abrió cuando le vio sentarse en el sofá, carraspeó levemente para intentar cambiar de tema.

No me preocupo por ti. Soy una profesional y busco hacer mi trabajo. Eres un niñato temerario y no tienes nada claro lo cerca que has estado de abandonar la vida, pero da igual, te garantizo que si hay alguien en este mundo que pueda encontrar una cura definitiva a lo que te pasa soy yo. –sentenció, rotunda, sin ser una mentira porque dudaba que ningún otro brujo fuera a implicarse como lo estaba haciendo ella, tal vez demasiado, ¿y si su belleza y su carisma la estaban cegando? ¿Y si ponía en peligro su propia integridad por salvarle a él?

No dijo nada cuando el aseveró que no había hundido su felicidad, tal vez hoy no, pero lo haría en el futuro de formas muy distintas y algunas sabía que las disfrutaría. Iba a añadir algo, abrió la boca, pero se vio interrumpida por Matilde. La mujer apareció con un enorme carro lleno de comida, dijo que les serviría allí para su comodidad y comenzó a depositar todo en la mesa de cristal. La brasileña se acercó y comenzó a ayudar a colocar las cosas, Matilde estaba acostumbrada a que su señora ayudara, Liliana no había olvidado nunca que llegó al mundo pobre como un rata y abandonada a su suerte.

Se giró hacia el hada y alzó el dedo índice, invitándole a venir.– La cena está lista –Matilde hizo una reverencia y desapareció del salón. Liliana se sentó en la silla y observó, un montón de comida variada, pasta con verdura, carne asada, patatas con hierbas, arroces especiales... Al final le pidió dos platos y tenían 5 variedades enfrente. Ella no tenía hambre, estaba bastante revuelta, así que pinchó un trozo de patata y la mordisqueó distraída hasta que Jensen llegó y se sentó. Le miró con un brillo malicioso en los ojos– Se que no es vuestra fantástica y venenosa comida de hada, pero tendrá que valerte. ¿A cuantas pobres idiotas les has hecho comer comida de la Corte y las has condenado a una vida de servidumbre?

La bruja le miró, con ese cabello revuelto, esos ojos azules y ese pecho que siempre le gustaba asomar bajo las camisas, su brazo tatuado flexionado... Se relamió de forma inconsciente, absolutamente atraída y le vino de nuevo a la mente la imagen de la tela de araña y la mosca y ella era la mosca, pero podía intentar convertirse en la araña. Se levantó de la silla y de un salto, se subió a la mesa, justo delante de él. Seguía teniendo acceso fácil a la comida y la bruja abrió las piernas completamente frente a él, aunque no le permitiría tocarlas.– Bien valdría una vida de servidumbre por la persona idónea –dijo, traicionándose a sí misma porque se le había escapado.


MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 10, 2019 12:58 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ JUEVES → 22:30 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Quizá no fuese un crío cuando me lo hicieron. Tal vez fuese una bruja.

Éste es un buen momento como cualquier otro.

Pero quizá tengas razón. Quizá se trate de mis padres, de cualquier otro adulto que haya estado presente en mi vida. Me da igual quién haya sido. He abandonado mi vida en Feera, lo hice hace tiempo. Hasta hoy, no me he arrepentido de ello, y no tengo pensado hacerlo. No necesito volver a lo que tenía, ni siquiera a mis padres. Nada se me ha perdido en esa tierra. Ahora vivo aquí, en Nueva York, en el mundo real. Puedo discernir qué es real y qué no gracias a tus poderes. Al menos, por un tiempo.

Te atribuyes mucho mérito y mucha importancia. Casi como si quisieras formar absolutamente parte de mi vida. —Arqueo una ceja y te miro divertido—. Si muero un día, no te preocupes. Sólo le importará a las chicas que se queden sin poder disfrutar de mi cuerpo.

No pretendo darte pena, pero es cierto. No tengo a nadie en el mundo. No sé qué es amar, no sé qué es querer, no sé qué se que te importe alguien que no sea yo. Sigo mi propio camino, mis intereses.

A diferencia de ti, no he tenido a nadie que me quiera.

No digo nada más sobre el tema, porque justo entonces llega la cena. Me acerco a la mesa. Sé más de ti de lo que te piensas gracias a tus poderes, al hechizo que has performado. No estoy seguro de que hayas entendido la indirecta, y tampoco tienes por qué hacerlo. Podría mencionar a las monjas, a esa iglesia en la que te encontrabas, pero eso sería darte más información de la que quiero que uses en mi contra. De la que puedo usar yo en tu contra.

Me siento y empiezo a comer. No, a engullir. No soy un maleducado, pero tengo hambre. Como ya te he dicho, no soy precisamente un hombre rico. La vida no es siempre fácil, y menos cuando eres escritor. Así que ¿por qué no aprovechar esta ocasión de oro para comer como nunca lo he hecho, por todo lo alto?

A muchas. Pero todas ellas tenían algo en común. —Me espero a tragar la comida y sonrío—. Todas ellas comían otra cosa antes de la comida de la Corte.

Llevaba un tiempo queriendo decir eso en voz alta.

No sé si es eso lo que hace que te quieras sentar en la mesa y abrir completamente de piernas. Por un momento, consigues pillarme por sorpresa. Me he acercado el vaso de vino a los labios y lo he degustado, pero mis ojos están fijos en tus pantalones, imaginando qué hay bajo ellos. Casi puedo acariciarlo en mis pensamientos. Ya te he visto desnuda en esa especie de sueño que he tenido, y sé que eso ocurrirá de aquí a poco tiempo. Pero la espera se hace más insoportable de lo que te voy a mostrar.

Así que toso, me aclaro la voz y suelto la copa.

Querida, sé dónde se encuentra esa persona idónea.

Sé muchas cosas.

Sonrío y me echo hacia atrás, apoyando los brazos en los brazales de la lujosa silla en la que estoy sentado. Es cómoda, de madera de color marrón oscuro, claramente cara. Me callo por unos instantes y te observo de arriba abajo. No intento esconderlo. Lo hago con serenidad e interés, pero no de manera lasciva. Para eso están mis pensamientos. Te miro los ojos, los labios, esa nariz tan bonita que tienes; tu cuello, tu pecho atractivo pese a todo, y sobre todo tus piernas. Aún bajo la tela se nota lo bellas que son. ¿Cuán bello será lo que haya entre ellas realmente? ¿Será lo que he visto en la visión mentira?...

Si tenías tanta hambre y no te gusta la comida, hay otras cosas que llevarse a la boca —comento con una ceja arqueada, siendo más sincero de lo que seguramente esperas.

¿Qué es lo que esperas? ¿Que me suba a la mesa y me tire encima de ti para comerte a besos, para hacerte el amor y hacer que tiemble el hogar?

Espera sentada.

Pero sentada así.

Es una vista interesante.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 10, 2019 2:53 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

Ignoró completamente eso de que tal vez se lo hubiera hecho una bruja, podría ser perfectamente. Si se había acostado con tantas personas a lo largo de su vida, raro sería que no hubiera cabreado lo suficiente a alguna.– En realidad me extraña que sigas vivo, con la lengua tan afilada que tienes es raro que no le hayas tocado ya los pies a la persona equivocada –estaba siendo honesta, no pretendía tocarle las narices aunque si lo lograba con ello sería un extra más que deseable, tenía que entender que no todas las brujas eran tan buenas como ella.

Apretó los puños de nuevo, cada vez que pensaba que podía haber calma, Jensen volvía a atacar con su boca enorme y sus palabras maliciosas. ¿Qué solo le importaría a las mujeres que se acostaban con él? ¿Es que a caso no había nadie en su vida que fuera a lamentar su muerte? Probablemente no, pero venga ya, el mismo se lo había buscado. Él era el que parecía querer echar a todos de su lado, probablemente en algún tipo de mecanismo de protección en el que piensa que es mejor no ser querido, sus padres le quisieron, seguro que tuvo amigos, tal vez una novia, ¿es que todo eso no le importaba?

Eres un capullo frívolo y solitario, pero me niego a creer que te haga feliz estar más solo que la una –respondió, terriblemente irritada. Dijo algo de que ella había tenido a quien la quisiera y se quedó un poco pálida, abrió la boca sin saber que decir, extrañada y confusa, ¿a qué venía esa frase? ¿Qué sabía el sobre su vida, acaso tenía alguna idea?– Tu no sabes nada sobre mí ni sobre quién me ha querido o no –dijo fría como el témpano, no le gustaba hablar de su pasado y por supuesto no pensaba hacerlo con él, no con alguien que se tomaba cada aspecto de la vida como una broma.

Alzó la mano, estuvo a punto de cruzarle la cara de nuevo cuando dijo que las mujeres solían comerse otra cosa antes, pero no lo hizo. No, se controló, fue sibilina y bajó la mano sin pestañear.– Sois seres malvados y repugnantes, me pregunto en qué pensarían el ángel y el demonio que decidieron que era buena idea acostarse y crearos, o como narices hayáis surgido... –hubo desprecio claro en su voz, no le gustaban las hadas y él era el ejemplar claro, la razón de por qué los feéricos eran seres con los que poca gente quería tratar en el mundo sobrenatural.

Sentada sobre la mesa y con las piernas abiertas, supo que el efecto a conseguir podía ser mucho, mucho mayor. Deseaba torturarle, cabrearse con él y dejarle claro lo que se estaba perdiendo. Le observó comer con ansiedad, Matilde se había formado con los mejores chefs, le pagaba un sueldo astronómico pero la mujer hacía una comida fuera de lugar, no era cualquier cosa cutre. Y se sintió satisfecha cuando Jensen, por fin, miró su cuerpo de forma lenta. Supo que lo había logrado y sintió el calor subir por su cuerpo, lo achacó a la victoria de saber que la deseaba, pero había algo más, parecía calor de otro tipo, acompañado por un hormigueo.

Se bajó de la mesa de un salto cuando dijo que si tenía hambre, había algo más que podía comerse. Por supuesto que podía, podía demostrarle lo bien que se le daba comer, pero eso sería un triunfo para él, no para ella.– No puedo mancharme esta ropa tan bonita, me pondré cómoda, ahora vuelvo –dijo mientras se marchó taconeando por la casa y se metió a su cuarto. Allí se deshizo de toda su ropa y se puso un corto camisón de seda del color de sus ojos, azul muy muy claro. El camisón no era excesivamente escotado, lo justo, pero era increíblemente corto.

Liliana en camisón:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] TaYKGbB

Así que de esa guisa, con ese camisón regresó al salón, con las piernas morenas al aire y volvió a subirse a la mesa, justo enfrente de Jensen y en el mismo lugar en el que estaba pero sin abrir las piernas esta vez. Se había soltado el cabello completamente, que caía en cascada por sus hombros.– En cuanto cenes deberías marcharte –dijo picona, demostrándole que no le quería en su casa ni un minuto más del necesario... Pero mentía, si que le quería en su casa.



MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 10, 2019 3:56 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ JUEVES → 22:30 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Tendré una lengua afilada para tocar los pies de los demás, pero sé que deseas que te toque a ti otra zona de tu cuerpo. Muchas, en verdad. El cuello, el pecho, la espalda y la pérdida de su nombre; la cadera y cada centímetro de tu cuerpo. Sonrío sólo con pensar en ello.

Pues lo soy. Créetelo. —Arqueo una ceja—. Tal vez sepa más sobre ti de lo que te crees, por poco que te guste. Tal vez pueda ver cosas. Tal vez vaya a ver muchas más... Tal vez me las enseñes tú.

Me preparo para dejar que me golpees. Sé que quieres hacerlo. Es más satisfactorio que lo hagas, que te dejes llevar y me demuestres lo que empiezo a asimilar. Pero no lo haces.

Y sigue siendo igual de satisfactorio. Ibas a hacerlo.

Te gusta compararme con las demás hadas. Podrías centrarte en hablar sólo de mí. Es lo que quieres en el fondo, pero generalizas para no tener que mostrar interés personal por mí. —Ésta es una de las tantas muestras que puedo darte para mi argumento de oro: que te atraigo, y no sólo en el ámbito físico.

Peor miro tu cuerpo. Trato de no mostrarme embobado, aunque interpretarás de todas formas lo que te dé la gana. Y, cuando bajas de la mesa, mientras no me miras, entorno los ojos.

No tienes por qué mancharla si tienes modales en la mesa... —murmuro, divertido y dejando escapar una risa. Entiendes perfectamente a qué me refiero.

Espero pacientemente a que vuelvas. Y cuando me giro hacia ti, te veo con ese precioso camisón que deja a la vista tus piernas, tus hombros. Bastaría que se deslizase un poco para poder verte el pecho.

Y miro tus piernas cuando te sientas frente a mí, normal en esta ocasión. Son tan bonitas... Tu pelo decaído y suelto no hace más que incrementar la belleza de la imagen que tengo actualmente de ti. Pocas mujeres son capaces de despertar tanto deseo en un hombre.

Sigue mintiendo —digo mientras mastico—. Estás deseándolo. Lo sé. —Estiro una mano para estrujarte la pierna, y aprieto los dientes con pasión al hacerlo, mirándote con deseo. Pero de inmediato la aparto y dejo escapar una risa. Llevo un poco más de comida a mi boca, y bebo vino—. Es un camisón precioso. Es ideal para mancharlo. ¿De qué lo quieres manchar?

Me limpio la boca con la servilleta, agacho la mirada hacia mi plato mientras dejo la servilleta doblada allí y me pongo en pie. Por un momento parece que voy a acercarme a ti. Piensa que me voy a recostar encima de ti, que te voy a sostener de las muñecas y a retener con mi cuerpo para hacerte el amor aquí mismo.

Sueña —te ordeno, mirándote de arriba abajo con cierta indiferencia. Indiferencia fingida, pero bien fingida—. Mánchatela de vino, si quieres. He terminado con la cena. Debería marcharme.

Y me doy la vuelta, dispuesto a salir por la puerta.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 10, 2019 4:37 pm

MI CASA, MIS NORMAS
→ Jueves → 22:30 → Apartamento de Liliana → Upper East side

Liliana:
MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Pw3YpMZ

No le gustó lo más mínimo la autosuficiencia con la que dijo creer conocerla o las cosas que vería, pero de pronto se removió inquieta. Tendría mucho sentido que si ella podía verle a él, pasara al contrario, recordó como vio a un Jensen más adolescente abandonar la tierra de las hadas y se preguntó si él no había visto igualmente un retazo de su vida, pero de ser así... ¿qué había visto? En una vida de 500 años había demasiadas cosas para mostrar y se sintió tensa al pensar qué, tal vez, había visto a Norah. Desterró los pensamientos de su cabeza de un plumazo, sabiendo que a él le encantaría ver lo mucho que la había perturbado con sus palabras.

¿Hay algo que te haga pensar que podría interesarme una persona como tú? ¿Es que piensas que no podría disponer de hombres mejores en todos los sentidos? –preguntó, pero por alguna razón, aunque la lógica le decía que podía topar con hombres menos retorcidos y probablemente más atractivos y con aspiraciones de vida más cercanas a las suyas, empezaba a saber que se moría por el feérico. Ese aire pasota, esa malicia, esos ojos azules y esos labios carnosos que parecían tomarse el derecho de acariciar los suyos cuando querían...

De pronto se llevó las manos a las sienes, molesta, como si de esa forma pudiera detener su propia mente y sus sentimientos. No fue un gesto brusco y esperó haber pasado desapercibido. Esa última frase antes de cambiarse, resuena en su cabeza, pero intenta no escucharla. Modales en la mesa, él la invitaba una y otra vez a darle placer y en el fondo se preguntaba si podría aguantar mucho más sin hacerlo, si no deseaba en el fondo complacerle ya hasta límites enfermizos. Todo aquel numerito, el cambio de ropa, traerle a su casa, mandar hacer comida... Así es como podía conseguir el interés de un hombre, ¿no?

Cuando salió con aquel camisón de seda, ajustado y fino, supo qué quería conseguir exactamente con aquello. Quería dejarle ver una parte de lo que podía conseguir, sobre todo porque lo que más se veían eran sus piernas, pero a la vez también negárselo en cierta medida, era como un baile constante entre el sí y el no en su cabeza y cuanto más intentaba jugar con Jensen, más perdida acababa Liliana en sus ojos azules. Volvió a hacerlo, se subió a la mesa de un salto justo delante del feérico y aunque no había abierto las piernas esa vez, le dejó que las viera práticamente desnudas.

Es de seda –dijo ella, como si el tejido tuviera algún tipo de relevancia en aquello. Sintió la mano de él en su pierna, como la apretó y pareció gustarle pero también lo rápido que la retiró para seguir comiendo y bebiendo. No era absolutamente inmune a sus encantos, especialmente a sus piernas, lo había notado y precisamente por ello pensaba aprovecharse de la ventaja que tenía en ese aspecto. Abrió las piernas un poco, no demasiado, lo justo para dejarle ver aún más carne.– Puede mancharse de muchas formas.

Cuando el chico se levantó, su respiración se disparó pensando que iba a recostarse sobre ella, que tal vez volvería a besarla o a levantarle la pierna justo como había ocurrido cuando estaban en el baño del Starbucks, que parecía que fueran a acostarse contra esa pared fría y dura. Se lo pudo imaginar, se lo imaginó a él encima, penetrándola sobre la mesa sin que ninguno de los dos se preocupara siquiera por pararse a quitarse al ropa. Pero no lo hizo, se alejó de ella y le dijo que todo era... un sueño.

Le vio depositar la servilleta y caminar hasta la puerta, y cuando hizo el ademán de abrir la puerta Liliana se adelantó, estiró la pierna, usó esa extremidad a propósito, y la cerró de nuevo delante de sus narices.– Te he salvado la vida, te he puesto la barrera y tu te limitaste a contarme una tonta historia el otro día sobre el motivo de la guerra. Así que no estoy conforme con el trato, no está siendo un intercambio igualitario –comentó. Se aproximó a Jensen y fue ella la que invadió su espacio personal ahora, volvió a poner la mano en su pecho duro.

Agarró su camiseta con la mano y tiró de él hacia su boca. Él acostumbraba a besarla cuando le daba la gana, por lo que ella se tomo exactamente la misma licencia cuando lo hizo. Pero aquel beso no tuvo ira, ni siquiera desprecio, parecía contener más deseo que otra cosa, lamió sus labios con cuidado, los saboreó y al final soltó la prenda y se separó de él.– Dentro de dos semanas, nos veremos en tu domicilio –dijo, parando para abrir la puerta de su casa, de par en par.– Por cierto, como MUY bien –aclaró, sabiendo que él lo entendería y de un empujón, le sacó de casa y cerró la puerta.



MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO] Empty Re: MI CASA, MIS NORMAS / [PRIVADO]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.