31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

25 # 23
9
NEFILIMS
3
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
1
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» Moon over the river || Raven
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyHoy a las 2:51 am por Raven Aldrich

» ALEA IACTA EST / [PRIVADO]
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyAyer a las 8:56 pm por Liliana Balfager

» Feliz cumpleaños/ Artem
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyAyer a las 5:55 pm por Artem Yakow

» Abandonad toda esperanza los que aquí entréis [Artem Yakov]
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyAyer a las 5:13 pm por Artem Yakow

» Hello! Am... Unkown people / Einar
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyAyer a las 2:13 pm por Einar Sørensen

» Wings Of Freedom (Einar Sørensen)
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyVie Oct 18, 2019 11:35 pm por Irina Volkova

» Asesinar es divertido ~ Simon Lewis
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyVie Oct 18, 2019 10:56 pm por Irina Volkova

» You¡re not alone {Einar Sørensen}
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyVie Oct 18, 2019 11:44 am por Scarlett J. Williams

» Registro de título y reputación
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyVie Oct 18, 2019 11:28 am por Arcángel Raziel

» Petición de afiliación normal
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyJue Oct 17, 2019 7:56 pm por Invitado

» Hold on to memories - Zhenya Zhemkova
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyDom Oct 13, 2019 4:51 pm por Zhenya Zhemkova

» Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyVie Oct 11, 2019 12:02 pm por Uriah Pellegrino

» La eternidad [Karen][+18]
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyMar Oct 08, 2019 7:13 pm por Karen J. Freeman

» Clases de absurdez / Scott
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyMar Oct 08, 2019 5:52 pm por Trinity Britt Expósito

» Feliz cumpleaño II / Andreas
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] EmptyMar Oct 08, 2019 1:53 pm por Zhenya Zhemkova


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 10, 2019 5:00 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Han pasado dos semanas. Exactas.

Es cuando te envío la dirección de mi apartamento, y te doy cita exactamente a la misma hora a la que tú me la diste. Me acerco a la puerta justo cuando te oigo picar el timbre, y miro que sea la hora exacta. Ni un minuto más, ni uno menos.

Has llegado tarde. Sé que lo has hecho para molestarme.

Abro la puerta y te sonrío. Voy vestido con un pijama muy sencillo, nada del otro mundo. No me he puesto guapo para ti, no me he preocupado siquiera por vestirme. Eso seguramente hará que frunzas el ceño.

Hola, bruja.

Una rubia pasa a mi lado, dándome un beso en la mejilla, y te mira con una sonrisa satisfactoria mientras se marcha.

Te llamaré.

Camina de forma curiosa, coqueta, y se coloca bien la camiseta, a la altura de su voluptuoso pecho. Sonrío al verla seguir con su camino. Tómate esto como una venganza, o como que marco el territorio. Lo que prefieras. Pero antes de que puedas siquiera mostrar enfado, tiro de ti para hacerte entrar en mi apartamento y cierro la puerta tras de mí.

Bienvneida a mi hogar. Descubrirás que no es tan emperifollado como el tuyo, pero...

Elevo ambos brazos para presentarte todo lo que hay a mi alrededor. Atravesamos un pequeño pasillo, uno mínimo en el que apenas cabemos los dos. A tu derecha hay una cocina diminuta con lo esencial. Pero no nos adentramos en ella. Más bien lo hacemos en el comedor. Olvida la tela de la foto, e imagina una mucho más gruesa, de las antiguas.

Además, todo está hecho un desastre. Forma parte de mi forma de ser, pero también de las ganas que tenía de vengarme de ti. Al fondo hay dos puertas: una al cuarto, y otra al baño. No hay nada más en esta casa. Es así de sencilla, así de pequeña.

Siéntate, ponte cómoda. —Cojo dos vasos, y sirvo agua en ellos. Después te doy uno—. No hay alcohol en casa, lo siento. Tampoco hay mucho para comer. En cantidad. En calidad es otra cosa.

Me hago de hombros, para que lo interpretes como quieras, y me siento en el sofá, poniéndome cómodo. Después de unos instantes, caigo en la cuenta de que no te he dado explicación alguna.

Ah, ¿eso? No te preocupes. No sé qué dirán acerca de los pechos de las rubias, y tampoco de sus habilidades, pero ésa en particular estaba muy bien dotada... en todo.

Bebo agua y miro a otro lado como quién no quiere la cosa.



Última edición por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 1:07 am, editado 1 vez
Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 10, 2019 5:46 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Habían pasado dos semanas completas desde la última vez que su nuevo paciente y ella se habían visto. Sabía que tocaba reforzar la barrera como habían acordado. Aquella noche hacía demasiado calor, por lo que Liliana se cambió de ropa justo nada más llegar del trabajo y se puso algo más ligero y juvenil que la ropa elegante que acostumbraba a llevar a sus juicios. Acompañó todo el conjunto, como siempre, de unos botines de tacón que la hacían parecer mucho más alta de lo que era en realidad y de esa guisa, pidió a su chófer que la llevase a la dirección que Jensen había mandado.

Nada más llegar al barrio alzó una ceja, era una de las peores zonas de Nueva York y todo parecía increíblemente viejo y destartalado. En cierta medida le recordaba a algunos de los lugares en los que se había visto obligada a vivir en Europa, lugares pobres y sucios. Bajó del coche y tomó su bolso, despidiéndose de Antonio, que cogió el coche y se marchó. Solo necesitaría volver a llamarle y éste vendría a recogerla. La bruja miró el reloj, llegaba un poco antes así que esperó en la calle cruzada de brazos y subió las escaleras cuando ya había pasado la hora, con el mero objetivo de fastidiarle.

El edificio no tenía ascensor así que subió las escaleras hasta llegar al apartamento que parecía el correcto y llamó al timbre. Esperó con los brazos cruzados, una postura que acostumbraba a poner y la acompañó de su frecuente taconeo con los botines. Cuando abrió la puerta, Jensen la recibió en pijama. Seguro que pensaba que con eso la pinchaba o desagradaba, pero la realidad era que con ese pijama fino y favorecedor tenía más ganas que nunca de arrancarle la ropa con los dientes. Claro que la sensación le duró justamente segundos, el tiempo que tardó una mujer en aparecer por el quicio de la puerta.

Era una rubia de pecho prominente y cara de estúpida, alzó una ceja, vaya vaya, así que quería jugar al mismo juego que había puesto ella en práctica, qué poco original... Pero a pesar de todo, efectivo, porque apretó los puños de forma disimulada. La mundana tuvo las narices de sonreirla, ignorante sobre a quién tenía en frente, pero le daba igual. Si comenzaba a matar a todas las humanas que se tirara él, podía tardar siglos en hacerlo, arremetería contra el verdadero capullo en esa situación, el hada. Le empujó para quitarle del medio y entró de forma brusca en su apartamento, soltando el brazo que él había tomado.

Pero eres un muerto de hambre –terminó ella y no había odio o acritud en su voz. Ella misma había pasado tantas penurias y tantos años de necesidad, que sería estúpida si de pronto olvidara todo eso y se comportara como una gilipollas. Y a pesar de eso, sus ojos brillaron en respuesta a sus ideas, dándose cuenta de que bien podía utilizar aquella falta de dinero como algo a su favor, como una forma más de controlarle a su beneficio y antojo.– Muy... clásica –y esa vez si hubo desprecio en su voz, era un antro de tomo y lomo, especialmente porque lo tenía todo desordenado.

Ni siquiera se movió para ver la casa, no había demasiado que ver, pequeña y llena de muebles obsoletos y antiguos. Suspiró ligeramente molesta, suponía que por el desorden, pero no era solo por eso... le fastidiaba que viviera en esas condiciones, le dolía que el mundo siguiera su curso mientras había personas que ni siquiera podían llegar a fin de mes. Pero no era casualidad que ella no le cobrara, que hubiera pedido información, porque de haberlo hecho, de haberle pedido dinero... el jamás habría podido pagar sus servicios, no si quería seguir comiendo o viviendo también.

Y a pesar de eso nunca lo mencionó, consciente de que hablar de sus cosas buenas, de sus virtudes, la convertían en alguien débil y manipulable y sabía que él aprovecharía todo lo que supiera para tenerla a su merced, comenzaba a hacerlo, estaba siendo atrapada en su juego, cada vez más. La bruja apartó una zapatilla el sofá con cara de asco y se dejó caer sobre él, alzando las piernas y apoyándolas en su mesilla baja, no fue un movimiento al azar.– Sabía que las hadas erais bohemias, pero no imaginaba que también desordenadas, en ese mundo vuestro... ¿Sois así de caóticos? ¿O es que tu eres único en tu especie?

Aceptó el vaso de agua y lo depositó al lado de sus zapatos, distraída mientras miraba la casa en la que estaba. Cuando mencionó de nuevo a aquella rubia y habló de sus pechos, ella se encogió de hombros, con una terrible y mal fingida indiferencia.– Esas tetas tenían más plástico que carne. Así que sí, si te gusta comerte eso... Tu sabrás –dijo con sencillez, antes de levantarse del sofá y ponerse a caminar por el salón. Movió las manos distraída y de un gesto, con la ayuda de su telequinesia, como si fuera la propia Mary Poppins, comenzó a ordenar la casa.

Un movimiento de manos aquí y allí y todo comenzó a guardarse y ordenarse, tan solo tardó un minuto y de pronto el apartamento estaba relucientemente ordenado. El desorden la irritaba sobremanera, la pulcritud y la organización eran dos de sus mejores talentos y no pudo evitar hacer aquello. Suspiró satisfecha y se dijo que el apartamento no parecía tan feo así. Miró a Jensen sobre el sofá y una parte de sí misma quiso volver a sentarse sobre él. En lugar de ello volvió al sofá individual y cruzó las piernas lentamente, con premeditación.

Y ahora, dejemos de hablar del plástico que engulles, el otro día te puse la barrera. Hoy vas a empezar tú con la información que me debes, has tenido más de dos semanas para indagar, así que quiero más. ¿Qué está planeando la Reina Seelie ahora mismo? –dijo, parando para beber agua, antes de mirarle de forma seria.– Y cuidado, porque tal vez me niegue a ponerte la barrera hoy si la información que me das no me satisface. Claro qué... –dijo aproximándose un poco hacia delante.– Tal vez prefieras pedirle a la rubia que te la ponga ella.



El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 10, 2019 6:08 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Un muerto de hambre. No voy a decir que eso hiere mis sentimientos, pero en parte sí que me ofende. Bien es cierto que vivo un poco en la miseria, pero tampoco es para tanto. Y por mucho que mi hogar te parezca "clásico", créeme que te puedes esmerar mucho más en mostrar odio y desprecio. Ya lo has hecho en otras ocasiones. Tengo la impresión de que, cuanto más pasa el tiempo, más te ablandas conmigo, como si te estuvieses pillando por mí...

Veo cómo te sientas y cómo alzas tus piernas. Sonrío por lo bajo. Quiero morderme el labio inferior, pero en esta ocasión guardo para mí mismo ese deseo, al igual que oculto el repentino calor que siento un poco por debajo de mi cintura.

Deberías saber a estas alturas que soy único, en general —digo, otorgándote una de mis miradas más intensas, plagada de diversión, sí, pero también de seriedad y serenidad.

Ahora me encuentro sentado frente a ti, reposado y calmado. Menciono a la rubia que ha salido bien parada de mi casa, y esbozo una ligera sonrisa a la vez que me hago de hombros. No te haces una idea de...

Me he comido muchas cosas, querida, pero créeme: esas tetas eran todo carne. —Estoy muy seguro de lo que digo. Eso te puede dar a entender lo evidente: que sé diferenciar un pecho operado de uno que no lo es. Dejo ahí el tema para que te coman los celos.

Entonces empiezas a recoger el comedor. Yo observo con evidente interés. Me recuerdas a Merlín en la película ésa de dibujos animados, con el Rey Arturo de pequeño. Cuando terminas, aplaudo con cierto sarcasmo, aunque lo cierto es que agradezco ver la casa así. Parece más atractiva.

Ahora tengo una sirvienta, y no necesito pagar por ella —digo, riéndome.

Me fijo en cómo cruzas tus piernas y escucho tus palabras. Es divertido pensar que tienes control de la situación, ¿verdad que sí? Quieres la información acerca de la corte seelie, y puedo entenderlo a la perfección. Terminas de hablar, y ahogo una risa justo cuando pretendo decir algo.

La puerta de mi habitación se abre, y otra rubia sale poniéndose rápidamente un vestido.

Hasta la próxima, querida. Te llamaré. —Elevo mi mano en su dirección y le sonrío, a lo que ella me despide con una mala mirada al fijarse en ti.

Una vez se ha marchado, me giro hacia ti.

Me pregunto si quedará alguna más ahí dentro. —Me rasco la barbilla, como si en verdad no lo supiera—. En cualquier caso, esa bruja no tiene tu magia. Nadie la tiene, tú misma lo has dicho. Así que no confundas tus celos con lo que necesito de ti. Esa chica tendrá mucho pecho, mucho más que tú, y será rubia a diferencia de ti, pero tu magia me ayuda a mantener la cordura. Eso creo. —Me hago de hombros—. No sé qué quieres que te cuente acerca de la reina Seelie. Es una mujer que rige sin que nadie la vea. No he podido descubrir nada acerca de qué se cuece en Feera para hoy. Deberás disculparme por ello.

Antes de que te niegues a usar la barrera en mí, te cojo de las manos. Sufro un ligero dolor de cabeza, uno que me garantiza que los efectos de tu anterior hechizo se están disipando. Pronto volveré a confundir pasado, presente y futuro.

Siento que esa información te decepcione, pero necesito tu barrera, Liliana. Te daría más si hubiese podido encontrar más, de veras que lo haría. Por favor, no te niegues.

Entreabro mis labios y hago que pierdas tus ojos de color turquesa en los míos. Sé que ésa será tu perdición, aún habiéndote cabreado desde que has entrado en esta casa. Desde que estabas en el rellano. Desde que nos conocemos...

Uso mis pulgarse para acariciar tus manos.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 10, 2019 10:48 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Liliana seguía jugando la baza de las piernas cada vez que le apetecía, más que nada porque a botepronto era lo único que sabía que tenía a su favor. Eso y el hecho de que el chico necesitaba sus poderes para llevar su vida de picaflor con normalidad, aunque claro, pretendía que hubiera mucho más que le atase a ella, muchísimo más. Cuando dijo que él era único en su especie no asintió, en cierta medida bien podía ser porque había conocido a pocas hadas en su vida, solía rehuirlas... pero Jensen precia diferente en mucho más que en diferenciarse de su raza.

A veces seguía preguntándose si guardaba bondad en su interior o si ella sencillamente se esforzaba en pensar que no podía existir alguien tan cabrón, consciente de que la vida está llena de grises y que la maldad o la bondad absoluta nunca han existido. Se negó a seguir hablando de las tetas operadas de aquella chica, porque lo eran aunque él quisiera dárselas de entendido en pechos femeninos. Liliana se había acostado también con mujeres en su vida, porque 500 años solo con hombres pueden saturar, pero nunca le había gustado tanto una mujer como un hombre. Adoraba los cuerpos duros y en forma, esa forma básica de ver la vida y la sensación de plenitud cuando estaba siendo penetrada.

No eres el único que come variado –añadió ella sin decir nada más, el tema comenzaba a cabrearla bastante, mucho y al final acabaría cruzándole la cara como siempre. Ignoró lo de la sirvienta pero de pronto uno de los tomos que volaba hacia su sitio golpeó el cogote de Jensen, no muy fuerte, pero lo suficiente.– Ay, perdona, me he desconcentrado con tu bocaza –Se justificó irónica y sin un ápice de arrepentimiento. Terminó de ordenar todo el lugar y lo miró de forma aprobadora, mejoraba una barbaridad.

Liliana estaba sentada con las piernas cruzadas, esperaba que le diera la información pedida cuando la puerta se abrió y salió otra rubia que parecía un clon absoluto de la anterior. Alzó una ceja sorprendida y molesta a partes iguales, vale, molesta no, cabreada.– ¿Estas de coña? Seguro que las has drogado –dijo dañina, insinuando que necesitaba recurrir a cosas así para que dos mujeres se acostaran a la vez con él. Apretó de nuevo los puños tan fuerte que se clavó sus largas uñas antes de hacer una mueca. La bruja no se cortó, le sacó a Jensen el dedo corazón justo cuando la otra se fue, en un gesto muy infantil pero serio. Era sacarle el dedo o volver a freírle a visiones.

Y ya fue demasiado otra vez, siempre era demasiado cuando estaba con el. Dijo que ignoraba si había más, que solo le interesaba por sus poderes y es más, que no había averiguado absolutamente nada. Liliana se levantó del sofá como un resorte, cabreada.– ¿Crees que esto es un puto juego, Jensen? ¿Que puedes jugar conmigo? ¿Tengo que recordarte que puedo destruirte con solo desearlo? –exclamó fuera de control. El cogió sus manos y quiso chillar de ira, chillar por su descaro y por su imposibilidad para retirarlas. Y casi pareció suplicar, dijo que necesitaba la barrera y además la miró con la misma expresión dulce del otro día.

Liliana entreabrió la boca como si estuviera hipnotizada y su ira comenzó a disolverse lentamente conforme sus ojos seguían fijos en los de ella. Reaccionó al sentir los pulgares en sus manos. De forma brusca cogió las del Hada y las llevó a sus piernas, las dejó ahí sin saber muy bien por qué había hecho eso.– Una vez más, Jensen, cabreame una vez más hoy y te juro que no solo te pasarás dos semanas enfermo, me aseguraré de empeorar tu mal –y fue muy brutal y sincera con aquello, demostrándole que podía ser muy muy capaz de ello y que no le convenía tentar a su paciencia.

Y no dijo nada más, alzó las manos hasta su frente y se metió en su cabeza sin ninguna delicadeza, los dos de pie. Al principio todo estaba negro y de pronto vio una especie de parque, pero era un parque mundano, nada relacionado con las hadas. En el, una mujer y un hombre corrían detrás de un niño rubio de ojos azules que parecía un pequeño ángel. Se pararon para jugar con él y le hicieron cosquillas, el niño corrió al columpio y sus padres no le siguieron. El hombre y la mujer, igual de rubios, se miraron mutuamente. Parecían preocupados, pero sobre todo... muy asustados.

Y la visión desapareció para dejar paso al mar oscuro y la vio, brillante pero muy débil, su barrera y comenzó a salmodiar. Le volvería a doler, pero con menos intensidad porque no era como la primera vez que la había levantado. Sus cánticos se hicieron más fuertes y el hechizo comenzó a reforzarse poco a poco, sin embargo de pronto escuchó una voz femenina, una que decía "¿Qué estáis haciendo?" y su concentración se rompió y se vio expulsada de su mente de pronto. Al hacerlo, al no haber tenido precaución al cortar el contacto, le hechizo atacó a la mente de la bruja y ella chilló de dolor.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 10, 2019 11:28 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Me rasco la zona donde me has golpeado con un libro. No diré que involuntariamente, porque sé que no es así. Pero me limito a sonreírte de oreja a oreja, sabiendo que hablar de comida para ti es algo normal. Sé lo acostumbrada que has de estar a comer por placer. Yo también lo estoy, y eso puede que sea una gran ventaja, ¿no te parece? Tal vez no lo sepas nunca. Tal vez siga acostándome con decenas y centenas de mujeres, pero con tal de fastidiar, tú no seas una de ellas.

Tampoco respondo a tu insinuación acerca de las drogas. Conoces perfectamente la respuesta a tu pregunta. Es divertido verte intentar hacer daño. Digo intentar porque no lo consigues, tesoro. Igualmente, sí que me he llegado a acostar con mujeres drogadas, pero no porque yo les hubiese puesto algo en la bebida. Han sido situaciones mucho más oscuras y tétricas. Habrás pasado por algo parecido en tu larga y próspera vida. En mi caso, he estado con todo tipo de mujeres...

Me llevo una mano al pecho y me hago el ofendido al ver cómo me sacas la peseta. Incluso me tapo la frente con el dorso de la mano adversa, exagerando el dolor al ver ese gesto. Empero, me lo estoy pasando perfectamente contigo.

Manipularte no es tan difícil. Basta con hacerte perder los nervios y enfadarte para que sientas mayor apego por mí. Nos atrae aquello que no tenemos. Y, después, cuando quieres acribillarme o estrangularme, te pongo cara de niño bueno y te sonrío. Te pido, casi te imploro que me ayudes. Esto ya no forma parte del trato, así que cuando accedes, me doy cuenta de que tengo razón. La he tenido desde hace tiempo. Te has estado involucrando a nivel personal, Liliana. En el fondo, la información de la corte seelie te da completamente igual.

Siento mis manos en tus piernas, pero en esta ocasión no he sido yo el que las ha llevado allí. Te miro con una ceja arqueada, y luego estrujo la piel, tus muslos. Me muerdo el labio inferior. Parte de mí quiere besarte, hundir mi rostro en tu cuello y hacer que luego te des la vuelta para hacértelo sobre el sofá. Pero me retengo.

No tengo realmente tiempo para responder, o quizá no quiero decir nada. No es miedo, no es que no quiera tentar a mi suerte, pese a creerme tu amenaza. Estás lo suficientemente loca como para cumplirla.

Al cerrar los ojos, lo veo.

Una chica, de unos veinte años aproximadamente. Hermosa, si me pides opinión, aunque no tanto como tú. Parecéis muy unidas, porque la estás peinando, y ambas sonreís. Lo primero en lo que pienso es en que debéis ser grandes amigas, quizá hermanas. O incluso pareja. Bueno, ¡no pareja! Tú no eres una chica así. Un romance, un desliz, un rollete... Lo que sea. Pero algo podríais tener.

Y grito, presa del dolor.

A pesar de todo, los cánticos de Liliana llegan a mis oídos. PPuedo...

De repente, alguien nos interrumpe

Te detienes y empiezas a chillar.

La rubia que ha salido de la habitación se tapa la boca, horrorizada. Alarmado y dolorido, tomo mi rostro entre tus manos, dejando a un lado tus piernas.

Liliana. Eh, Liliana. —Te doy un ligero bofetón, y lo repito varias veces, intentando que reacciones, que dejes de gritar. Pareces estar en trance, completamente absorbida por el dolor. La rubia se asusta y retrocede.

De repente, todo se detiene.

Te miro a los ojos. Hay un muy ligero atisbo de preocupación en ellos...

¿Estás bien?

Pero pronto me recompongo y toso, apartando mis manos de tu rostro. Empiezo a reírme y te estrujo las piernas, tal y como me has permitido hacer antes de comenzar con el hechizo.

¡Vale, esto ha sido culpa de mi amiga! Oye, tesoro, ¿por qué no te pones algo de ropa y te marchas? ¿O quieres quedarte y unirte a la fiesta?

¿Puedo?

Bueno, mi amiga tendrá que borrarte la memoria después, pero podrás irte con un temblor de piernas especial después de que vuelva a jugar con lo que tienes entre ellas.

Te miro, divertido y pícaro.

Me aparto y empiezo a caminar hacia la chica, dispuesto a besarla y a quitarle la sábana que tapa su cuerpo desnudo...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Ago 11, 2019 12:50 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Y hablando de comer... la brasileña llevaba dos semanas enteras sin hacerlo. No sabía que la ocurría, por qué era incapaz de llevarse a nadie a casa pero la cuestión era que no lo hacía. Se preguntaba a sí misma a diario si estaba enferma, si no era sumamente raro que de pronto su apetito no estuviera más, pero tal vez era solo una mala racha, más agobio, trabajo... Cualquier cosa. No supo que cable se cruzó de forma diferente en su cabeza para que, después de pasarse días quejándose de sus manoseos, fuera ella quien le llevó las manos a sus muslos y las dejó ahí.

Necesitaba sentirlas, tal vez darse un mensaje a sí misma para calmarse. No lo tenía demasiado claro, pero el chico no perdió la oportunidad de tocarlas. Pero no añadió más, se limitó a meterse en su mente y a comenzar el proceso. Todo iba normal, sería algo más fácil y rápido que la primera vez pero un grito la desconcentró totalmente y se vio expulsada de su mente. Comenzó a chillar, se escuchó a sí misma hacerlo y se llevó las manos a las sienes, sintiendo que su cabeza podría explotar en cualquier momento. Ni siquiera sintió las manos de Jensen en sus mejillas, apenas también los golpes, dolía demasiado.

Contrajo la expresión de dolor, pero poco a poco parecía comenzar a disolverse, ya no sentía que la cabeza podría reventarle. La bruja abrió los ojos por fin, estaban negros como el carbón y comenzaron a aclararse poco a poco para volver al turquesa, síntoma de que sus poderes volvían a su interior. Miró desorientada, tenía delante una boca rubia, unos ojos azules y un cabello revuelto, luego vio la habitación y por fin comenzó a ubicarse, a recordar dónde estaba.– ¿Qué... qué coño ha pasado? –preguntó, revuelta y furiosa, sintió auténticas ganas de vomitar.

Se dio la vuelta, apartándose de Jensen y otra estúpida rubia estaba ahí, es más... una mundana. Una mundana acababa de verla hacer magia y además había sido la causante de que se rompiera su concentración, de que no pudiera seguir hechizando de forma normal y de que hubiera sido expulsada de su cabeza. Comenzó a temblar como una hoja, temblaba de pura ira. Quiso matar a Jensen y matarla a ella, a los dos, allí mismo en esa casa y luego borrar el rastro. Se puso a ligar con la tercera puta rubia de la noche delante de ella, en sus propias narices.

Liliana movió las manos con velocidad y sin pestañear un momento entonó un salmo con el cual la mundana cayó de golpe al suelo, inconsciente. Oyó el ploff y de inmediato se acercó a ella, puso una mano en su frente y borró todo recuerdo de que había estado en aquel apartamento. Y sin más, creó un portal y la echó literalmente en medio de Central Park, metiendo por el portal su bolso y lo cerró de golpe tras ella. Cuando se giró hacia Jensen, su mirada era total y absoluto fuego, llamas enormemente vivas y que amenazaban con desbordarse de su cuerpo.

Con la mano en su pecho comenzó a empujarle con fuerza hasta que le hizo topar con una pared. Casi podía rechinar los dientes del cabreo.– Eres un hijo de la gran puta –soltó furiosa, la vez que más lo había estado con él en toda su vida, ella había estado a punto de acabar en un puto coma porque el hado no era capaz de tener cabeza y sacar a las mundanas de su casa. Sí sí, mundanaS, porque parece que una no es suficiente y ha necesitado tocarle las narices a la bruja con dos más. Su mano aumentó la presión sobre su pecho, de forma agresiva, intimidatoria en cierta medida.

Te crees que esto es divertido, pones mi vida en peligro y también la tuya. Si no me hubiera dado tiempo a reforzar la barrera algo podría haber salido mal, habríamos muerto los dos. Me has hecho daño, ¡Joder Jensen! ¡Deja de comportarte como un crío gilipollas! –todo su cuerpo exudaba ira y desesperación, especialmente porque no parecía entender nunca lo grave que era su situación.– ¡Si quieres morir intenta no llevarme contigo, capullo egoísta! ¡A quien se le ocurre meter mundanas en tu apartamento cuando sabes que voy a hacer magia! Eres... Eres...

Seguía furiosa, terriblemente, así que no entendió bien por qué alzo su cuerpo y comenzó a comerle la boca. Pero lo hizo, le besó con agresividad y con enfado y volvió a hacerlo, cogió sus manos y las llevó a sus piernas pero al final, las subió hasta su culo. Joder, le deseaba, demasiado y la ira lo único que hacía era favorecer que su control estuviera completamente apagado. Otra vez esos sentimientos encontrados, esas ganas de partirle la cara y de violarle contra la pared, ambos a la vez, coexistiendo. Introdujo su lengua en su boca hasta enredarla con la de él, sin absolutamente ninguna calma.

Se separó jadeando de su boca y supo perfectamente lo que iba a hacer y por qué lo quería. Llevó la mano derecha a su entrepierna, justo como él le había hecho sentir hacía dos semanas, cuando había estado en su casa.– ¿Necesitas tres mujeres para satisfacerte? ¿Es que ninguna es lo suficientemente buena para hacerlo? –seguía tan enfadada que su voz no tenía control alguno, sonaba brusca y desagradable.– Eres despreciable y esas mujeres también –"Y yo lo soy" se dijo a sí misma cuando con la mano derecha comenzó a desabrochar los botones de su pantalón y comenzó a bajar su cuerpo, a esas alturas él tendría ya demasiado claro lo que iba a pasar.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 1:19 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

La rubia cae al suelo inconsciente. No me muevo un solo ápice por ella. Me da completamente igual qué le ocurra, qué suceda con ella. Me basta con saber que no vas a matarla. Si lo haces, te ejecutarían y me quedaría sin tu magia. Eso es algo que no puedo consentir. ¿Qué sería de mí ahora que te he encontrado? ¿Qué ocurriría con mi integridad, con mi salud?...

Usas un portal y la haces desaparecer. Lo he visto todo, y siendo indiferencia absoluta. Estás enfadada, eso sí que puedo verlo. Mi lado más oscuro se excita. Quiere verte perder el control. Quiero sentir tus manos en mi cuello para que me obligues a escuchar tus gritos. Quiero que me golpees y que me estrujes contra la pared. Y entonces, sólo entonces...

Yo también te quiero, encanto —suelto, divertido, mientras me empujas contra la pared, como si hubieses leído mis pensamientos. Dejo escapar un leve quejido al entrar en contacto con la misma, pero no aparto mis ojos azules de los tuyos. Están muy fijos. Piérdete en ellos.

Y dejo que te desahoges. Dejo que me grites, que me insultes, que me llames lo que te apetezca. Tan sólo sonrío. Es justo cuando dudas acerca de qué soy que arqueo una ceja, interesado, y que expulso la respiración que he mantenido en mis pulmones.

Soy lo mejor que has encontrado en tu vida.

Cierro los ojos al ver cómo te acercas a mi. El beso es inminente. No se trata de un simple beso, ¡para nada! Se trata de uno de los más efusivos que me han dado jamás. No lo digo por el esmero —porque muchas otras mujeres le han puesto tanto o más que tú—, sino por el resultado en sí. Tu cuerpo es tan cálido, y tus labios tan apetitosos que de inmediato me endurezco más de lo que ya estaba. ¡Como si eso fuese posible!

Dios. Siento cómo llevas mis manos a tus piernas y estrujo, pero antes de poder perderme en ellas, las subes a tu trasero. Es ahí donde gimo ligeramente, sin abandonar tus labios. Estrujo tus glúteos, sintiéndolos duros y en su sitio. Tienes un culo precioso. Lo sacudo ligeramente con ambas manos, imaginando cómo ha de ser hacer exactamente lo mismo contigo encima, sujeto a tu trasero, mientras te penetro una y otra vez...

Mi lengua acaricia la tuya con insistencia y, cuando te separas, recupero el aire que me has robado. Eres una ladrona, ¡una bruja! Pero yo mismo soy consciente de que te deseo. Ahora, no pienses que lo vas a tener tan fácil. Si quieres que todo esto haya merecido la pena, vas a tener que esmerarte. Vas a tener que currártelo. ¿Y qué mejor forma que...?

Las tres lo hacían muy bien a la vez —digo con voz irritante y cansina, aunque eso no parece detenerte. Parece que tu determinación aumenta más. Como tu mano está posada en mi entrepierna, ésta reacciona por sí sola, vibrando—. Oh, sí, querida, soy despreciable. Y tú también lo eres. Demuéstrame lo despreciable que eres.

Tus manos desabrochan mis pantalones. No puedo quedarme quieto, a pesar de hallarme de pie aquí, contra la pared. Deslizo uno de los tirantes de tu camiseta escarlata hacia abajo, y luego el otro, liberando así tus hombros. A continuación te miro y me muerdo el labio inferior. Para ese entonces ya me has bajado los pantalones. Te dejaré hacer todo lo demás por ti misma. Pero quiero ver algo. Algo especial.

Desciendo también tu sostén, liberando tu pecho derecho.

Eres una hija de la gran puta, tú también. —Aprieto los dientes, enfadado como tú, y llevo mi mano a acariciar tu pecho desnudo. Más que acariciar, lo estrujo. Mi virilidad responde a ello, temblando nuevamente.

Me fijo en tu trasero, en esta ocasión. No es difícil fijarse en lo bonito que es y en lo bien puesto que está en semejante posición. Me encorvo un poco para darte una cachetada en él, y hago que te bajes un poco la prenda para poder ver parte de tus caderas desnudas. Pero no alcanzo a bajar más. Vas a tener que mostrarme qué hay debajo de él tú misma.

No serás lo suficientemente buena en solitario tampoco, querida. Ya lo verás.

Pero ¿y si lo eres?...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Ago 11, 2019 1:52 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Sabía que no estaba siendo razonable, pero que la razón no tenía cabida ya en aquella situación. Con tres mujeres a la vez y encima restregándoselo en la cara y coño, que no tenía por qué ser así, pero claro que le importaba. Lo hacía, demasiado y no solo eso es que además él aprovechaba eso para usarlo en su contra. Bastante benevolente había sido con la mundana, solo la había tirado en medio de un parque en bolas, podía hacer cosas increíblemente más malignas y retorcidas y no lo había hecho, ¿por qué? ¿Qué había en sus ojos que la frenase?

Otra vez ese azul, fue lo único en lo que pensó cuando le devoró, su lengua encontró la de ella y escuchó su gemido al encontrar sus manos en su trasero. Su cuerpo reaccionaba solo, ella no lo controlaba ya, se pegaba más aún al de él, se entregaba completamente y cada caricia en sus glúteos mandaba una oleada de placer a su cerebro y a su intimidad. Jadeó contra su boca, se moría por tenerle dentro, por hacerlo contra esa pared, pero no ocurría, le provocaba, lo hacía de todas las formas de las que sabía. Las que habían funcionado antes, ningún hombre antes se había atrevido a decirle que no.

Y Jensen lo hacía, decía no en cada encuentro y eso solo la encendía y enfadaba más y más. Ni siquiera le importaba ya que mencionara a las tres rubias, no había cabida para más ira en su cuerpo, ya desbordaba enfado. Y precisamente era eso lo que guiaba su cuerpo, sus actos, como si fuera un muñeco dentro de ella. Desabrochaba sus botones con furia y maestría, solo necesitó unos segundos para dejar a la vista su ropa interior, boxers negros, un cliché y aun así eso solo la excitó más aún.

Mientras Liliana tiraba de sus vaqueros hacia abajo, las manos del hada comenzaron a bajar los tirantes de su top, ella no se lo impidió y si acaso se movió para facilitarle la tarea. Le sintió bajar su sujetador oscuro y supo que uno de sus pechos estaba al aire. Le miró desde abajo desafiante, le retaba a decir algo sobre ellos, a hacer una broma en un momento tan poco adecuado. Tal vez no tuviera los pechos enormes de la rubia, pero los tenía bien colocados. La bruja gimió cuando la mano cálida e insistente del hombre masajeaba su pecho, suspiró y le quitó del todo los pantalones.

Lo soy, pero tu todavía no lo sabes bien, no te haces una idea de lo grandísima hija de puta que puedo llegar a ser –contestó igual de furiosa, cabreada, iracunda y llena de agónico e insatisfecho deseo. Le sintió intentar bajar sus vaqueros con las manos, no llegaba desde esa posición así que agarró su mano con la suya, negándoselo, privándole de su trasero.– No lo verás hasta que no decidas empotrarme como llevo semanas pidiéndote –dijo, en un tono más dolido del que pretendía usar, pero era verdad, no pensaba darle más de lo necesario en aquel momento.

Se incorporó un poco sobre sus rodillas, lamió la parte alta de su vientre, subiendo la camiseta del pijama con las manos. Paseó la lengua por su bajo vientre, desde el ombligo hasta los costados y luego hasta el inicio de su intimidad. Y de un movimiento rápido, le bajó los boxers y le dejó desnudo de cintura para abajo frente a ella. Lo miró, miró su miembro, grande como había sospechado y listo para ella, le gustó mirarlo, pero supo que le gustaría incluso más tenerlo dentro. Él la retaba, le decía que no podía ser igual de buena que tres mujeres a la vez.– ¿Qué no? Ya lo verás tú.

Y con esa frase, sujetó su miembro con su mano y los besos que antes depositaba en el vientre, comenzaron a bajar. Se aseguró de arrodillarse bien, que pudiera ver su cuerpo, su pecho desnudo al aire. Seguía tan enfadada... deseaba devorarle, como llevaba semanas queriendo, comérselo entero. Le hizo esperar, le hizo quererlo, los besos se aproximaban a la zona, cada vez más húmedos y certeros, pero aún no lo hacía, quería desesperarle un poco con los preliminares. Y al final, cuando parecía que iba a quedarse en eso lo hizo, se lo introdujo en la boca totalmente.

Y comenzó aquel baile demencial y primitivo, al principio despacio, usando la presión de su lengua, comenzó a recorrerle de arriba a abajo. Con su mano derecha acarició su trasero desnudo, aferró la mano a un cachete, duro, terso, perfecto. Como todo en él, su cara de ángel, sus ojos azules, su cabello rubio, su vientre en forma... Su miembro enorme. Y de rodillas cerró los ojos y se dedicó a darle placer, moviéndose de arriba a abajo, a veces haciendo círculos, recorridos diferentes.

Se entregó a hacer algo que había hecho muchas veces, normalmente solo como preludio al sexo y por hacer feliz al hombre. Se notaba la práctica, la experiencia, la maestría de años y años. Pero en aquel momento le estaba gustando hacerlo, quería darle placer, hacerle sentir algo en ese corazón frío como una piedra, si es que era posible. Pero no se daba cuenta de lo que pasaba en realidad y de que la única que estaba sintiendo algo en el corazón era ella.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 2:16 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Sí, eso es justo lo que quiero. Quiero descubrir cuán hija de puta eres realmente. No, ¡aún más! Quiero que seas la hija de puta más grande que ha puesto pie en mi vida. Por ello me callo, porque eres capaz de dejar de serlo tan sólo por llevarme la contraria. Estiro mi cuello un poco y cierro los ojos, presa del placer que aún no ha llegado.

Llevabas tiempo deseando que lo hiciésemos. Desde el día en el que nos conocimos. Pero me he negado hasta ahora. ¿Seguiré haciéndolo? No lo sé. Mi cuerpo me pide, me exige y me implora que te deje hacer todo lo que quieras conmigo ahora; y que cuando manchemos tu ropa —porque pareces dispuesta a manchar ésta—, te lleve a mi habitación y te empotre tal y como lo has pedido. O quizá lo haga contra esta misma pared. No lo sé. Pero la pasión empieza a cegarme. Necesito ver tu trasero. Me has privado de una de las zonas más bonitas de tu cuerpo, y eso no puedo tolerarlo. No quedará así.

Tus labios y tu lengua recorren mi piel hasta que, por fin, siento que te deshaces de mi ropa interior también. Bajo mi mirada por un instante. La imagen de mi virilidad tapando la mitad de tu rostro resulta divertida. Sonrío al ver cómo te la quedas mirando. Parece que no lo has hecho en tu vida. Siento que todo esto es nuevo para ti, que hay algo especial en mí que hace que...

Callo y aprieto los dientes al sentir tu mano en mi miembro. Tus labios recorren mi cuerpo, me hacen querer rogar. Sé que ésa es exactamente tu intención: torturarme. Pues continúa a torturarme, bruja. No puedo...

Ah... —gimo, presa del placer, en cuanto engulles mi entrepierna, introduciéndola en tu boca por completo.

Trato de recuperar el aire, pero soy incapaz. Noto cómo vibro entre tus labios, cómo tu saliva hace que la estimulación sea mucho más sencilla. Y, cuando empiezas a mover la cabeza, empiezo a gemir con más intensidad. El placer es indescriptible. No es la primera felación que me hacen, pero está claro que has vivido más de mil años para aprender a hacer esto. Eres experta. Tómatelo como un insulto o como un cumplido, me da igual.

Liliana —te llamo, viendo cómo cierras los ojos para darme placer. Llevo mi mano a tu pecho, pero no al desnudo. Al centro del mismo. Noto el latir de tu corazón. Te encuentras agitada. Pareces hacerlo por mí, más que por ti. ¿O es que me equivoco, y todo esto hace que te mueras de placer?

Sonrío. No voy a desvelarte la sorpresa, pero es más que probable que, cuando hagas que me corra, sacie la humedad de tu entrepierna. Sé que tú misma estás cediendo ante el deseo de acostarte conmigo. Tu cuerpo no te responde. Ya no. Tiembla. Y más temblará cuando hunda mi rostro en tu espalda, en tu cuello, y te haga el amor contra la pared...

Mírame —te ordeno, haciendo que eleves un poco la cabeza para mirarme. Sigues sosteniendo mi miembro, así que te doy un toque en la mano para indicarte que también puedes moverla con tal de expandir el placer—. No lo haces tan mal. Aunque tampoco logras sorprenderme en comparación con lo de antes. —Sonrío de forma pícara, buscando provocarte, buscando que me hagas enloquecer aún más. Ahora sí, estrujo tu pecho desnudo—. ¿Y dices que esta ropa podemos mancharla? Es una lástima que no lo hiciésemos con tu otro camisón. Pero no te preocupes. Tal vez, si haces todo esto bien, pueda mancharte después los pantalones... —¿Estoy siendo vulgar o sensual? ¿Atractivo o un payaso? No lo sé, pero evidentemente pretendo torturarte y hacer que te mojes para mí—. Vamos, querida. Esmérate más. Haz que me derrita. Sírvete y come...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Ago 11, 2019 2:39 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Era más que evidente que su parte racional y fría ya no tenía el control de su cuerpo, porque si lo hubiera tenido y hubiera escuchado a la razón nada de aquello habría pasado. Todo era un juego para Jensen, uno en el que ella era una simple víctima de sus tejemanejes y a pesar de saber esto, deseaba ser una jugadora en la partida, luchar por acabar en la meta si es que había forma alguna de llegar. ¿Y si Jensen realmente era incapaz de sentir nada de nada? ¿Se había dejado seducir estúpidamente por un hada que poco tenía de decente? Sí, rotundamente sí, pero nada de eso cambiaba los hechos.

Y los hechos se centraban en que le deseaba y que quería lamer, disfrutar y sentir cada parte de su cuerpo. Escuchó sus gemidos de placer y su boca reaccionó en consonancia, aumentando la intensidad de la succión y la velocidad. ¿Que no podía ser mejor que tres mujeres? Podía serlo y lo sería, especialmente cuando él le había dicho precisamente que no podía serlo. Pues cuanto más intentara disuadirla de algo, más se esforzaría ella por hacerlo. Ralentizó el ritmo y lamió con suavidad, haciéndole enloquecer.

En el equilibrio estaba la virtud, en alternar momentos intensos con otros más suaves, en poner la velocidad y la presión justas. Escuchó su nombre, sonó bien en su boca, era una de las primeras veces que la llamaba y algo se agitó dentro, ¿lo estaba logrando? ¿Conseguiría hacerle sentir algo? Llevó la mano al centro de su pecho, su corazón estaba desbocado, pero podía pensar que se debía a la adrenalina por el placer, no tenía por qué suponer que había nada más, claro que el hada haría lo que le diera la gana, fuera verdad que había algo más o no, aunque el caso es que lo había.

Siguió devorándole, con la mano aún en su miembro. Apretó su cachete con fuerza, estrujando la piel y el músculo. Comenzó a mover la otra mano, aunque Jensen parecía leerle la mente porque la ordenó que alzara la mirada. Liliana paró y lo hizo, miró hacia arriba, a sus ojos claros. Que no le sorprendía, estaba picándola, intentaba hacerla enfadar y lo estaba logrando. Lamió en respuesta, pasó la lengua por su piel lenta y deliberadamente, haciendo muchísima presión en el camino. Y comenzó de nuevo, introduciendo pequeñas variaciones y sintiendo la mano de él en su pecho.

Siguió acariciando su culo y comenzó a hacer un recorrido más largo en el que alternó su boca con la fricción de la mano, las dos cosas a la vez. A momentos sacó la boca casi por completo, dedicándole solo su aliento, antes de volver a meterlo hasta el fondo de nuevo. Sabía que lo estaba haciendo bien, le daba igual lo que pensara o dijera. Separó un momento la mano del trasero para coger la de él y la llevó a su cabello, para que lo sujetara, para que presionara su cabeza, sabía que los hombres adoraban sentirse en esa posición superior.

Así que le permitió sujetarle el cabello, le permitiría cualquier cosa con tal de favorecerle la llegada. Sentía la tensión de todo su cuerpo y escuchaba sus gemidos, por mucho que dijera que había miles de mujeres, que no tenía necesidad de repetir con ninguna, supo que encontraría la manera de hacerle repetir con ella, que volvería a permitirla darle placer, porque aquello solo era el aperitivo, la promesa de lo que podía llegar a ser, intentaba picarle, conseguir por fin que se entregara a ella. ¿O era ella quien se entregaba a él?

Y lo sintió, sintió que su cuerpo comenzaba a reaccionar de forma diferente, su mano se aferraba más fuerte a su pelo. Supo reconocer las señales, identificar que su trabajo estaba siendo bien hecho que la excitación comenzaba a ser más fuerte. Metió su miembro más aun si es que era posible en su boca y centró las dos manos en acariciar toda la carne que no estaba siendo lamida. Pretendía saturarle a sensaciones, a placer, que no tuviera más remedio que estallar en su boca y ella se lo tragaría, ¿cuántas de las estúpidas rubias a las que se tiraba lo hacían? Probablemente pocas, muy pocas.

Pero ella no era rubia, su cabello era oscuro, mucho y aun así el lo estaba sujetando. Y comenzó a acelerar, ya no alternó lento con rápido, encontró un punto intermedio en el cual el roce era suficiente y también la velocidad. Y sintió su cuerpo reaccionar, estaba a punto de correrse, lo sabía, no le quedaba demasiado. Le seguía haciendo gemir, ella misma gimió reaccionando a su cuerpo, sintiendo satisfacción, no solo placer, por lo que le estaba haciendo y consiguiendo. E inició el movimiento final, llevó una mano rápida a su sujetador y lo bajó del todo.

Con esa misma mano cogió la mano que no tenía en su cabeza y la llevó al pecho que todavía no había tocado, que reaccionó a su tacto, duro y erizado. Y lo sintió, le sintió comenzar a temblar y supo que pasaría, que se correría para ella, así que sonrió muy pagada de sí misma sobre su piel, moviendo la lengua con maestría así como sus dos manos, acariciando cada parte de su intimidad y dejándole claro, dándole una lección de quién era realmente ella y por qué jamás debía subestimarla.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 3:02 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

En el equilibrio está la virtud. Alternas la velocidad de tus labios y de tu lengua con cabeza —y nunca mejor dicho—. Gimo, sintiendo cómo lames, cómo me estimulas. Cada segundo que pasa hace que confirme algo que ya había imaginado: se te da muy bien hacer esto. Después de todos estos siglos, qué menos ¿no te parece? Aunque no estoy seguro de cuánto tiempo podré seguir mostrándome así de chulo. Estoy derretido de placer.

Agregas el movimiento de tu mano, lo cuál acapara la carne que tus labios no alcanzan en tu insistente vaivén. Sigo gimiendo, pues no hay otra cosa en la que pueda pensar ahora mismo. He olvidado a las rubias, he olvidado los conjuros; he olvidado el pasado y el futuro. No te ha hecho falta la magia para hacerme vivir el momento. Dios, qué momento.

Las caricias en mi trasero hacen que me muerda el labio inferior. Es agradable, y hace cosquillas, más de las que quiero admitir. Y entonces llevas mi mano a tu cabeza, a tu cabello, para que te domine. Te has entregado enteramente a mí, Liliana, y eso pienso usarlo a mi favor de ahora en adelante. Por ejemplo, lo usaré cuando, después de esto, te haga el amor. Y lo usaré para manipularte todo lo que se me antoje.

Así que, como tus deseos son órdenes para mí, empujo tu cabeza para aumentar la presión sobre mi miembro y, por ende, el placer. Te ayudo con tus movimientos, a veces de forma más rápida, a veces más lenta. En cierto momento, me aferro a tu cabello, sujetando todo el que puedo, y tiro un poco de él para asegurarme de que tus ojos están posados sobre los míos.

Entonces, todo se vuelve más intenso. Tiemblo, a sabiendas de que no falta mucho para que me corra. Tú también te das cuenta de ello. Entiendo que es por eso que atrapas mi miembro tanto como puedes, y que usas tus dos manos para masturbarme mientras mueves la cabeza. El placer es mucho mayor que antes. No hay vuelta atrás. No hay ritmo, no hay equilibrio, no hay alternativa...

Todo es velocidad, todo son gemidos; todo es tu saliva, tus labios, tus manos frotando una zona húmeda de por sí, subiendo y bajando mi piel en busca de mi esencia.

Joder —es todo lo que murmuro cuando aumentas todavía más el ritmo. Ahora tus dos pechos se hayan desnudos. Son míos, los usaré a mi antojo.

Pero no los estrujo. Tan sólo los veo botar una y otra vez conforme sigues estimulándome. El placer se dispara y todo se alarga por un rato. Sé que voy a explotar, ¡ya casi está!, pero se alarga... y se alarga...

Retengo un gemido, estiro mi cuello hacia atrás y abro la boca tanto como puedo.

Toco tu pecho cuando me obligas a hacerlo, y ahora sí que me aferro a él con fuerza. Mi otra mano se halla sobre tu cabeza. El momento se alarga otro poco más, pero ya es tarde. Mi cuerpo se sacude, y yo dejo escapar un largo y extenso gemido. Descargo todo lo que tengo en tu boca. En un principio, no dejo que te separes. Tiro de ti, y ni siquiera temo poder ahogarte de este modo. Sé que te las apañarás. Pero después, mientras los potentes chorros inundan tu boca y sigo corriéndome para ti, cedo un poco en la fuerza y te ayudo a mover la cabeza para acariciar con mayor dulzura mi miembro. Cuando te suelto del todo y decides dejarlo escapar, te miro y veo cómo tragas lo que ha explotado en tu boca.

Vaya... —murmuro, sonriendo—. No ha estado tan mal. Aunque he tenido mejores...

¿Es eso cierto? ¿Son mis mentiras creíbles ahora? No lo sé. Ha sido una de las mejores felaciones que he recibido, eso sí es cierto.

Presa de la pasión, tiro de tu brazo para que te levantes, y te beso en los labios al cerrar los ojos. Lo hago con pasión, posando mis manos en tus caderas y en tu trasero. Cuando me separo, te miro y te llevo a la habitación.

Me he encaprichado con ver tu trasero. Habrá que empotrarte para verlo, al parecer.

Te empujo sobre el lecho, haciendo que poses tus manos sobre él y que te encorves. Tiro de tus pantalones hacia abajo. Me encuentro con tu ropa interior, lo que hace que me muerda el labio inferior. Acerco mi rostro a tu sexo, apartando el hilo sin quitarte las braguitas que llevas. Beso y lamo ligeramente tus labios inferiores por unos instantes, e incluso los froto ligeramente con los dedos. Es tan sólo para asegurarme de que la zona es accesible. Sí, sí que lo es. Mucho. Sé que, en cuanto me adentre, me deslizaré por completo...

Si quieres que te haga algo parecido, vas a tener que ganártelo. Aunque tal vez no puedas hacerlo. Dudo que todo esto vaya a repetirse. —Tiro de tus glúteos una vez coloco las rodillas en la cama. Dejo que te poses sobre tus rodillas y tus manos, y entonces llevo mi miembro a tu cavidad—. No te muevas.

Llevo una mano a tu cabello, tal y como me has permitido hacer antes... y, poco a poco, me adentro en ti. Mi otra mano se aferra a tu trasero, aún tapado por tu ropa interior...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Ago 11, 2019 3:26 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Toda aquella situación desbordaba para ambos. Por mucho que quisiera hacerse el duro, por más que le gustara la idea de torturarla y putearla, su cuerpo y sus gemidos no mentían, no podría decir que no había sido de su agrado porque ni él era tan gilipollas como para intentar mentir en algo tan evidente a los ojos. Y comenzó la recta final hacia el climax, hacia aquello que ella buscaba y que quería hacerle alcanzar. Que se corriese en su boca, que lo hiciera, era en cierta medida una pequeña victoria para Liliana, ya no solo en lo personal, también en su guerra con el hada.

Y lo logró, sintió la convulsión de sus músculos duros y en especial del músculo clave bajo su boca y toda su líquido entró en su boca con fuerza. Él agarró la cabeza para no permitirle separarse, pero la realidad es que Liliana no intentó alejarse de ahí ni un momento, se lo tragó todo como había pensado y sin pestañear. Al final separó la boca por fin cuando él cedió en el agarre y lo primero que hizo la bruja fue pasarse el dorso de la mano por los labios y acto seguido, se relamió con lascivia. Lo sabía, sabía que a la mayoría de mujeres no les agradaba hacerlo, pero ella encontraba de lo más encantador consumir la esencia masculina.

Y tuvo que joderlo, porque cada paso que parecía dar en la dirección correcta le hacía recordar que anteriormente había dado 4 o 5 hacia la errónea, justo como en ese momento. Aquella felación había sido un paso directo hacia algo más y él acababa de minimizarlo y dejarlo por el suelo.– Tal vez, puede que las hayas tenido mejores, pero juraría que no parecías pensar en eso mientras estaba ocurriendo –contestó nuevamente cabreada, enfadada porque nunca cerrase esa boca cuando debía hacerlo, ¿qué tal le sentaría hechizarle para que no pudiera hablar en un rato?

No pudo pensar mucho más cuando de pronto sintió su tirón del brazo y comenzó a besarla. Liliana respondió al beso, sabiendo que con él también le pasaba al chico parte de su propio sabor. Se colocó el cabello y se subió el top y el sujetador de nuevo. Pensaba que todo acababa ahí, que ella le daba placer y eso era todo, que le demostraba la pasta de la que estaba hecha y le ponían fin. Pero no, cogió su mano y comenzó a tirar de ella hasta el cuarto y por un momento la bruja pareció totalmente atónita, nunca veía venir sus intenciones, nunca las tenía claras.

Pero no pudo evitar que la excitación se multiplicara enormemente al darse cuenta de que por fin iba a ocurrir, que iban a acostarse. Se vio empujada sobre su cama, ni siquiera se paró a mirar cómo era su habitación porque no le interesaba hacerlo en aquel momento. En eso eran iguales, posiblemente, en que el sexo los cegaba de muchas otras cosas de la vida y ella lo sabía. Ella le permitió que tirara de sus ajustados vaqueros hacia abajo, dejando a la vista unas braguitas igual de negras que su sujetador, sencillas y de tela suave. Se sentía en clara desventaja en esa postura.

No era capaz de verle, ni siquiera sabía qué hacía, pero eso solo provocaba que el morbo por lo que iba a ocurrir fuera muchísimo mayor.  No vio venir el tacto de su boca en su sexo, gimió en respuesta y toda su piel se puso de gallina, le ardía, incluido cuando lo rozó con los dedos.– Esto no va a repetirse. –confirmó la brasileña, pero el tono le salió suave, débil, era evidente que ella no se creía hacía rato sus propias palabras, verdaderamente no quería repetir, objetivamente sí, pero sabía que ya había sucumbido completamente a sus encantos.

Y aun así supo que aseverar que no se repetiría sería mentir, porque si estaba en su mano, lo harían. Y todo fue rápido, pero no innecesariamente, fue justo como tenía que ser. No aguantaba un instante más, ese momento era el cúmulo de semanas y semanas de tensión sexual, de deseo y de ganas de ser penetrada por él. Ahogó un gemido de forma audible, abriendo la boca cuando sintió su miembro introducirse despacio dentro de ella y cuando la volvió a sujetar del cabello.

Su cuerpo reaccionó, tembló, se movió en consonancia. Ella podía haber tenido el control en la felación, pero en esa postura en la que le tenía de espaldas el control de la situación era enteramente de Jensen, que podía disponer de cada parte de ella, de ambos. Ella se incorporó un poco sobre la cama, no rompió la postura ni el contacto, solo pegó más su cuerpo al de él, con todo dentro. Y sintió su aliento cálido y dulce en la nuca, estaba perdida, totalmente perdida.– Por supuesto que no va a volver a repetirse –insistió con voz ahogada, como si pudiera convencerse a sí misma a base de decirlo en alto.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 12:03 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

¿Y cómo podría haber pensado en otra mujer con lo que hacías, con lo increíble que se ha sentido todo? Además, de eso va tu magia en cuanto a mi enfermedad, ¿no? De vivir en el momento. No sé si tus hechizos son los que han logrado que lo haga. Cuando tengo sexo con otras personas, suelo pensar en actos pasados: en chicas más guapas y más feas, con más y menos pecho; rubias, morenas y pelirrojas... Pero contigo no ha sido así. Has sido la primera mujer en mucho tiempo en permitir que me centre completamente en qué ocurría. Si querías ser un mínimo especial para mí, ahí lo llevas.

No hay tiempo para enseñarte mi habitación. Sé que tú tampoco la vas a mirar. Ya lo haremos cuando acabemos, cuando estemos tranquilos descansando abrigados con las sábanas; cuando quieras abrazarte a mí y besarme, cuando busques consuelo y mimos. Sí, sé que lo harás. Lamento decirte, bruja, que todo esto no es más que un encuentro fortuito. Uno que se cuece desde que nos conocimos, eso es cierto, pero yo mismo te lo digo concisamente: no se repetirá.

Me alegro de que estemos de acuerdo. Creo que no te penetro hasta que tú misma admites que no volverá a ocurrir. En cualquier caso, una de mis manos se aferra a tu cadera y a tu trasero, tirando de ti para que mi miembro se adentre poco a poco en tu sexo. Ahogo un gemido con la boca abierta, pues el calor me invade de inmediato. No ha sido fácil encontrar nuevamente la erección. Dale gracias a la situación: tenerte a ti en esta posición, ofreciéndome tu dignidad con el trasero elevado en mi dirección, con tus piernas carnosas y fuertes sosteniendo el peso de tus caderas...

Aún hallándome dentro de ti hasta el tope, no me muevo. Dejo que el calor de tu interior me embruje. Te echas hacia atrás para pegar parte de tu cuerpo, tu espalda, a mi pecho. Instintivamente, oculto mi rostro en tu cuello, apartando tu cabello a un lado con la mano que te tocaba el culo. La otra sigue aferrada a tu larga melena, y me aprovecho de ello para tirar un poco. Tengo el control absoluto.

No. Nunca más.

Entonces, te beso, te muerdo, te lamo... Presto atención a tu cuello, mucha más de la que considero que mereces. Pero que quiera hacerte aquí mismo el amor no significa que vaya a ser un bruto sin cuidado. Las mujeres presumen de que soy bueno en la cama, no de que les hago daño.

Empiezo a mover lentamente mis caderas para retirar mi virilidad. Dejo que salga casi entera, dejando tan sólo la cabeza en tu interior, y luego vuelvo a penetrarte con una estocada lenta y tortuosa. Siento tu cuerpo temblar, siento que me pides más, pero te daré lo que crea conveniente poco a poco.

Bajo tu top negro para liberar nuevamente tus pechos. Me aferro a ellos con ambas manos, los estrujo, hago que se sacudan. Me muerdo el labio. Tienen un tamaño normal, pero son mucho más bonitos de lo que había imaginado. Tal vez te haya infravalorado.

Entonces el movimiento tortuoso se convierte en uno más normal y regular. Aferro ambas manos a tus caderas, tirando de ti una y otra vez para hacerte el amor. Empujo ligeramente tu espalda para que te separes, para poder apreciar tu cuerpo desnudo, tus pechos coquetos golpeándose entre sí mientras aumento el ritmo. Cierro los ojos por un instante y, al abrirlos, te veo aferrarte al colchón, presa del placer que nos otorga a ambos cada embestida.

Murmuro un "joder" a la vez que llevo una mano a tu hombro. Las embestidas se hacen un poco más intensas y profundas. Veo tu piel temblar y agitarse cada vez que choca contra la mía. Ambos nos movemos al unísono, hasta que alcanzamos un ritmo más rápido y salvaje.

Mi respiración se dispara, mis instintos me poseen. Te tomo del cabello nuevamente y tiro de tu cabeza, en señal de control absoluto. Y la otra mano la llevo a tu trasero, aferrándome a él, estrujando tanto como puedo con mis dedos. Te doy alguna que otra cachetada para verlo botar. Incluso dejo de mover mis caderas unos instantes para dejar que tan sólo te penetres tú.

Abandono tu interior y te quito lo poco de ropa interior que queda en tu cintura. Ahora tengo la visión perfecta de tu trasero. Ahora sé que es enteramente mío.

Así que vuelvo a penetrarte, y ejecuto nuevamente un vaivén poderoso que nos hace gemir a ambos; que tal vez te haga gritar cuando aumente todavía más el ritmo, que hace que el lecho se estremezca bajo nuestros cuerpos...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Ago 11, 2019 5:25 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Era totalmente consciente de que aunque aquello no podía volver a repetirse, tal vez estaba faltando a la verdad al aseverarlo. Pero no debía ocurrir, aquello, todo, estaba siendo un momento de debilidad absoluta en el cual se estaba entregando al placer carnal sin pensar. Con cualquier otro hombre no lo habría pensado ni un minuto, lo habría hecho y ya, pero con Jensen llevaba dándole vueltas al asunto desde el minuto uno. ¿Cual era la diferencia? ¿Por qué le torturaba tanto un acto tan físico y carnal como acostarse?

Llevaba semanas deseándolo, buscándolo y ahora que estaba pasando, le asustaba. Recordó las palabras de su amigo Tobías cuando le dijo “nunca mezcles placer con negocios” y eso es justo lo que estaba haciendo en ese momento. Aunque en honor a la verdad, con el hada el placer y el negocio siempre habían estado mezclados desde el primer momento. Y sintió como todo se disolvía y desaparecía cuando fue penetrada por el. No fue suave pero tampoco brusco, la intensidad la volvió completamente loca y su cuerpo se retorció en respuesta.

Clavó las uñas en la colcha y las separó solo para sentir el aliento de Jensen en su cuello y como apartó y sujetó su cabello. Cada pequeño gesto despertaba en ella un nuevo escalofrío, le dijo que no volvería a pasar y no añadió nada más, ambos estaban de acuerdo en eso. Sintió su boca en su cuello, besos, mordiscos e incluso paseos con la lengua y se sintió respirar agitada y temblar mientras pegaba más y más su cuerpo al de el, como si no fuera suficiente. Y comenzaron las embestidas, lentas, tortuosas. Quiso pedirle que no lo hiciera que fuera más rápido, pero en el fondo no quería que terminara, que aquello tuviera fin.

Su top rojo acabó bajado otra vez cuando sus manos estrujaron sus pechos, sentir su aliento y sus besos en el cuello además de aquel roce la hacía enloquecer, sabía que no tenía control de sus sentimientos, que en ese momento era un libro abierto ante sus expertas atenciones. Y cuando aumentó el ritmo se vio ligeramente empujada y volvió a apoyar las manos sobre la colcha, apretando las manos y hundiendo los dedos en el colchón, sentía ganas de morder algo. Con aquel ritmo frenético su voz sonó ahogada.– Nunca más, esto no va a volver a pasar. No puede volver pasar –insistió entre gemido y gemido, sin darse cuenta de que importaba poco lo que quisiera decir o afirmar en ese momento.

Aunque estaban en el frenesí del sexo, no le pasó por alto que tiraba de su cabello para controlar su cuerpo y se sintió molesta, le gustaba ser sumisa en la cama según el momento, pero si le daba la imagen a Jensen de que podía hacer lo que quisiera con ella, sería difícil darle otra más adelante. Sintió los cachetes y se mordió el labio entre gemido y gemido, llevando ella el control de las embestidas cuando el hada paró, pero no habían terminado, ni mucho menos. Cuando quitó la ropa interior que aun seguía puesta y abandonó su interior, ella gimió en respuesta, fue casi un quejido.

Pero lo aprovechó, él la penetró de nuevo con fuerza y fue Liliana la que, en ese preciso instante se dio la vuelta con velocidad, tomó a Jensen de las muñecas con fuerza y le tiró sobre la cama, sabiendo que lo había conseguido única y exclusivamente porque le había pillado por sorpresa. El contacto se vio roto de nuevo, pero no por mucho tiempo, subió a su cuerpo y con su mano introdujo su intimidad dentro de ella y se penetró. Y cuando lo hizo, arrancó un trozo de su sábana sin miramientos, sin pedirle siquiera permiso para hacerlo y dividió el trozo en dos.

Estaba a punto de recuperar el control, de tenerlo completamente, le gustara a él o no. Recurrió a sus poderes, usó la telequinesia para que uno de los trozos de sábana amordazara sus dos manos juntas por encima de su cabeza, con fuerza, para que no pudiera liberarlas ni aunque quisiera hacerlo y a su vez se ataron al cabecero de la cama. El trozo restante lo tomó ella y se inclinó sobre su cara sorprendida, sabía que él no esperaba ni por un solo instante que ella fuera a luchar por el control.– Ahora mando yo, bombón –dijo ella, llevando la tira de sábana a su cabeza y amordazándola para taparle los ojos.

No le hizo daño, pero fue suficientemente concisa con el nudo como para que no pudiera ver nada de nada. Esperaba que no se resistiera porque si lo hacía, utilizaría sus poderes para retenerle. Cuando hubo terminado de taparle los ojos, paseó el dedo por su cara, hasta sus labios, los acarició con cuidado y se inclinó sobre ellos antes de darles un muerdo, uno fuerte, con el que volvió a abrirle una herida como había hecho anteriormente. Vio el hilo de sangre descender y lo lamió con la lengua. Lo había dicho, había sido clara, ahora ella estaba al mando y él solo tenía que abandonarse a las sensaciones. Así que ella misma comenzó a moverse sobre su erección, a penetrarse a sí misma.

Su cuerpo reaccionó, con sus pechos desnudos y sin nada de cintura para abajo, comenzó a moverse sobre el, señalando ella el ritmo. No fue lento, pero si intenso y con mucho roce. Jensen tenía la camiseta puesta así que la subió, lo justo para poder aferrar las manos a sus abdominales perfectamente marcados. Sus piernas rodearon los muslos del chico e hizo presión con ellas, agarrándole con fuerza, sometiéndole con ellas, como habían visto ambos en su visión. Solo cuando él quisiera tocarla, cuando estuviera loco por hacerlo, sería el momento en el que liberaría sus manos, pero su vista... se iba a quedar así.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 10:36 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Te penetro de nuevo, pero no me da tiempo a moverme de nuevo. Te das la vuelta y me coges de las muñecas para tirarme a la cama. Supongo que mi rato de control ha llegado a su fin. Espero que, mientras te miro intensamente a los ojos, sepas que lo he disfrutado terriblemente. He podido perder mi mirada y mis manos en tu pelo, en tu cuerpo sacudiéndose ante las acometidas, en tu trasero y en tus piernas carnosas cubiertas del sudor que tanto la felación como las penetraciones han provocado.

Ahogo un gemido al sentir cómo te aferras a mi virilidad para introducirla nuevamente. Echo la cabeza hacia atrás, así que no veo cómo cortas un trozo de la sábana que está justo a mi lado. Pero al elevar mis ojos azules, me fijo en cómo la sostienes y me muerdo el labio inferior. De inmediato entiendo qué pretendes. No sé dónde planeas usarla, aunque lo más probable es que vayas a amordazarme y a taparme los ojos.

Esto no volverá a pasar. Jamás.

Mis manos se encuentran atrapadas de repente. Soy incapaz de moverlas, pero la sonrisa que esbozo en mi rostro muestra que no pretendo liberarme de todas formas. Y me fijo en tu cuerpo, en especial en tu trasero, cuando te inclinas para vendar mis ojos. Pronto dejo de verte. He de reconocer que es tortuoso. ¿Sabes que no puedo verte, verdad? No puedo perderme en tus preciosos ojos turquesa, en tus senos saltando con cada embestida, en tus fuertes y carnosas piernas sacudiéndose mientras te penetro...

Eso es lo que crees, bombón, pero lo cierto es que nunca tendrás control sobre mí —respondo con la misma sonrisa.

Las caricias de tu dedo en mi rostro hacen que me estremezca. Mantengo mi rostro en tu dirección, como si pudiese verte a través de la tela. Sabes perfectamente que no puedo, pero sé que te sientes inquieta; que temes que, pese a todo, sí pueda verte... o que temes que todo esto sea más que un simple polvo. Uno maravilloso, debo reconocerlo, pero un polvo más. El único que tendré contigo.

No me quejo al sentir la herida en mi labio. Dejo que la lamas, y deseo hacerte una yo también ahora mismo, pero estoy amordazado, e intentar liberarme no va a servir de nada. Aunque tenga la fuerza suficiente para deshacerme del trozo de sábana que ata mis manos —que la tengo—, usarías tu magia para detenerme y retenerme.

Pero no tengo por qué quejarme. Es cierto que no puedo ver nada, pero eso también implica que el placer se multiplica. Empiezo a gemir cuando te penetras a ti misma, usándome como si fuese un mero objeto. Puedo ser todo lo que tú quieras, cariño, en especial si haces el amor así de bien.

Si quieres placer de verdad... Podrías probar... A caer en picado una y otra vez... —propongo, pretendiendo darte clases de cómo tener sexo. Claro está, me estoy riendo de ti—. Es cuestión de... Colocarte, ah... sobre tus pies, y moverte...

Es difícil hablar cuando te mueves con semejante intensidad. Pero acabo de tener un orgasmo en tu boca, así que lo vas a tener mucho más difícil para que alcance el segundo.

Elevo ambas manos para intentar tocarte.

Deja que me aferre a tu pecho o a tus glúteos —te pido a sabiendas de que no va a ser tan fácil. Pero quiero dejarte claro qué zonas de tu cuerpo quiero tocar—. Mejor a tus piernas... —Sonrío—. Vamos, ¿esto es todo lo que tienes? Dame más...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Ago 11, 2019 11:26 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Liliana podía ser alguien delicado y dulce si se lo proponía, pero cuando ató a Jensen contra la cama y tapó sus ojos tenía el claro objetivo de excitarle y someterle a partes iguales. Deseaba tirárselo, seguir cabalgándole, pero también había ira en su interior, rabia por como la trataba y ganas de golpearle y follarle a partes iguales, como si ni ella misma pudiera decidir de qué lado se decantaría. Pero lo había hecho, se había decantado por el lado del sexo y supo que había tomado la decisión correcto cuando su miembro entró con fuerza en su húmedo y dilatado interior.

Y con el sexo, con ese sexo furioso y apasionado, se estaba desahogando. Porque estaba siendo un polvo demasiado increíble, mucho mejor que los que había tenido con anterioridad con otros hombres y de los mejores de los últimos años. El sonrió de forma estúpida y osada, dejándole claro que tal vez no podía verla o sentirla, pero que aun así creía que ella nunca podría tener el control sobre él, se agachó sobre su pecho y mordió su cuello con suavidad, no hubo intención de hacer daño, solo de excitarle cuando succionó con fuerza la zona y le dejó una bonita marca morada en el cuello.

Te encanta sentirte poseedor de él, pero la verdad es que ahora mismo lo tengo yo, Jensen. Tú has tenido tu momento –respondió la bruja sobre su cuello suave y pálido, lo volvió a lamer con cuidado y lo disfrutó antes de volver a incorporarse sobre él para seguir con el sexo. Liliana movió su cuerpo una y otra vez sobre su erección, incorporándose con la fuerza de sus piernas para describir el movimiento de arriba y abajo, usando también las piernas para apretar su interior y que él experimentara una fricción aún mayor.

Se dedicó a contemplarle, ahora que él no podía verla. Su cuerpo sudado, su cabello rubio sobre la almohada, sus labios carnosos y aunque no pudiera verlos, recordaba sus ojos azules tan bien que casi podría dibujarlos. Y cuando lo hizo, su expresión se entristeció levemente y lo supo, supo que era una imbécil por desear algo que jamás podía ni sería suyo. Pero esa flaqueza le duró literalmente segundos, dio paso a un sentimiento nuevo en su interior, la idea de que tendría que intentar hacerle suyo y que se esforzaría porque así fuera, porque acabara entendiendo que ella podía dárselo todo.

Siguió moviéndose aunque él comenzó a intentar darle lecciones de como hacerlo. Como mucho solo consiguió que Liliana aumentará más aún la fricción y el ritmo, consciente de que era suficientemente bueno. Le pidió que le liberase y ella se mordió el labio en respuesta, dubitativa, la realidad era que en el fondo pensaba liberarle porque si le tenía atado durante todo el acto se perdería la calidez y la suavidad de sus manos masculinas por toda su anatomía.– Puedo darte más, muchísimo más –susurró ella en su oído, alzando las manos.

Con un movimiento rápido deshizo las vendas de sus muñecas y el trozo de sábana cayó sobre la cama, inerte. Antes de permitirle reaccionar, aprovechó para llevar la mano derecha a una de sus muñecas que acababan de ser libres. La sujetó con la suya propia, pero no la presionó hacia abajo o intentó inmovilizarla de nuevo, solo se limitó a aferrarse ahí cuando las embestidas aumentaron su intensidad. Se movió una y otra vez sobre el, jadeando, gimiendo a momentos.– Aférrate... a lo que quieras, porque yo pienso hacer... lo mismo –jadeó ella, usando sus manos para recorrer sus abdominales y, sin pedir permiso. Tiró de la camiseta y se la quitó, incorporándole y sacádosela por la cabeza.

La visión de su cuerpo totalmente desnudo bajo el de ella, la volvió completamente loca. Siguió penetrándose una y otra vez, pero bajó la boca de nuevo y depositó húmedos besos por su torso, subiendo de nuevo hacia el cuello de él. Subió un poco más, con los ojos cerrados, muerta del deseo y estuvo a punto de besarle en la boca, echó su aliento sobre sus labios pero cuando iba a hacerlo, se detuvo, cambió radicalmente la dirección y llevó sus labios al lóbulo izquierdo de su oreja. Y suspiró sobre ella, había estado demasiado cerca de darle un beso en los labios y eso habría sido un terrible error.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Ago 11, 2019 11:51 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Tus labios en mi cuello y la forma en la que me muerdes me hacen gemir. Tus palabras también, pero no respondo a éstas. No me parece necesario. Puedes creer lo que te dé la gana. Tengo más control sobre ello de lo que te piensas.

Tu cuerpo sigue moviéndose sobre mí, con insistencia y con fuerza. Me hace gemir con contundencia. Eres ligera, después de todo, pese a la fuerza de tus piernas. Caes una y otra vez sobre mí, al igual que meneas tus caderas para que mi miembro se mueva en tu interior y te penetre repetidas veces. Lo siento rígido y duro llegando hasta el fondo, lo cuál me hace sonreír.

Hazlo, en ese caso. Dame más, muchísimo más —repito con un tono irritante. Desearía mirarte en este preciso instante, pero no lo hago porque no puedo.

Y, por fin, liberas mis manos. Mi primer instinto es llevarla a la venda en mis ojos, y parezco por un momento completamente dispuesto a quitármela. Pero entonces me detengo. Supongo que si me la has puesto es por algo, ¿no? Tú has cedido en liberar mis manos. No te voy a quitar el gusto de dejarlo todo a las sensaciones y al tacto.

Así que, en su lugar, aferro mis manos a tus glúteos.

Bueno, una de ellas. Aferras una de las tuyas a mi muñeca, como si pretendieses sostenerte en ella para no perder el equilibrio mientras la intensidad y la velocidad del acto aumenta. Gimo, gruño con deseo. Empiezo a mover mis caderas para que tu cuerpo se mueva hacia arriba y hacia abajo también. No quiero un simple vaivén de caderas. Quiero penetrarte por entero.

Creo que tengo dónde aferrarme.

Hago que me sueltes la muñeca y tiro de tu rostro para acercarte a mí, sintiendo tus manos en mis abdominales. ¿Crees que soy estúpido? ¿Crees que no me he dado cuenta de que no me besas? Prepárate, bruja, porque justo ahora lo voy a hacer. Sí, te estoy besando. Y abrazo tu cuerpo con los brazos, aferrándome a él y empezando a ser yo quién te penetra. Ya no lo haces tú. Muevo mis caderas de arriba abajo, golpeando tus piernas y tus glúteos con mi cuerpo y con fuerza, haciendo que tiembles, que el salvaje sonido de las acometidas impregne la habitación.

Entonces, te suelto y dejo de besarte. Te diriges a mi pecho, a mi oreja. Te sacudes, y yo te follo como si no hubiese un mañana.

No se te da tan mal, parece ser.

Llevo mi mano a tu cuello y la aferro a éste. No aprieto, no te hago daño, pero sí que la dejo ahí. Tiro de tus glúteos hacia arriba y hacia abajo para penetrarte, ahora, en picado. Ambos gemimos con fuerza, e incluso algún que otro grito abandona nuestras gargantas. Deslizo la mano que mantengo en lo más bajo de tu espalda por tu cuerpo, hasta que finalmente llego también a tu cuello. Y allí aferro ambas, hundiendo mis codos entre tus senos, sintiendo el calor de tu cuerpo. Tiro de ti y vuelvo a besarte en los labios. ¿Querías evitar besarme? Toma dos tazas.

Vaya... —murmuro al notar cómo te detienes, presa de un orgasmo. Te sacudes con muchísima fuerza, y pierdes el aire por completo. No puedo verte, pero pareces casi dispuesta a llorar. No puedes controlarte. Has perdido el control. Pero te haré pensar que lo tienes todavía—. Date la vuelta, bruja...

Y tiro de tus caderas para que me hagas caso. Aún sentada sobre mí, pero ahora puedo reposar mis manos sobre tus glúteos mientras me das la espalda. Sostengo mi miembro con mi mano y lo introduzco en ti, pero tan sólo meto la cabeza. Te empujo para salir, y repito ese movimiento. Una vez más. Y otra. Tan sólo te estimulo con mi virilidad.

Una y otra vez.

Y, luego, sin penetrarte, froto tu clítoris con esa misma cabeza rosada. Sonrío, sintiendo cómo tiemblas.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Ago 12, 2019 12:21 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

Ambos estaban tan perdidos en el placer que no parecían ser conscientes de sus gemidos, o si lo eran lo ignoraban completamente. Liliana subía una y otra vez con él dentro, llevando el ritmo. Ignoró sus palabras, le estaba dando mucho, le daba más, todo el tiempo le daba más. No solo le daba su cuerpo, le había dado acceso a su magia incluso empezaba a pensar que le estaba dando acceso a sus sentimientos, a su corazón y eso... eso la hizo enfurecer. Aumentó la presión, la velocidad, enfada, apretando los dientes con fuerza y odiándose mucho a sí misma.

Entre el vaivén de ese baile y cuando le liberó las manos, le vio hacer el amago de quitarse la venda. No dijo nada, le permitiría hacerlo si quería, no intercedería con su magia así que la decisión era enteramente suya, pero no lo hizo. Le sintió palpar su cuerpo con las manos hasta que llegó a su trasero y se aferró. Suspiró de alivio, como si realmente volver a tener sus manos en su cuerpo fuera algo que había estado echando de menos todo el tiempo, suponía que en cierta medida así había sido y ahora por fin volvía a tenerle sujetando partes de su cuerpo.

Y por fin liberó su muñeca, la soltó, sabiendo que no podía aferrarse mucho más a ella y él comenzó a mover su cuerpo y a tomar nuevamente el control de la situación, ya no se penetraba ella misma, ahora era una mezcla de ambas cosas, ella saltando sobre él y él embistiéndola desde abajo. Cuando encontraron el ritmo preciso, que lo hicieron, las penetraciones comenzaron a ser mucho más profundas si es que eso era ya posible. No pudo aguantarlo, gritó y en respuesta al grito llevó su propia mano derecha a su boca para acallarlo, para silenciarse a sí misma.

Y se sorprendió, muchísimo, probablemente más que en todo el tiempo que le había conocido ya, cuando cogió su rostro con las manos y lo acercó a el de él. Su primer instinto fue el de resistirse, el de retroceder y luchar por echarse hacia atrás. Pero no pudo hacerlo, no fue porque no tuviera fuerza, él no estaba tirando de ella en exceso. No pudo porque se echó hacia delante como si ambos fueran el imán que a veces había usado para compararse con él y se encontró con su boca. Él la besó y ella, en vez de alejarse, le besó de vuelta. Se condenó, se condenó del todo con aquel beso que no fue capaz de negarle. Adiós, hasta pronto y bienvenido infierno.

Y aprovechó el beso, saboreó su lengua, recorrió su boca y fue un beso intenso, no solo por el contacto en sí mismo, sino porque todo aquello lo acompañaba el enorme placer carnal. Jadeó contra su boca cuando se separaron, respiró contra la de él mientras una y otra vez sentía esas embestidas que mandaban oleadas de placer por todo su cuerpo. Y encima sus brazos rodeaban su espalda, la habían pegado a él. Su voluntad flaqueó, se preguntó de nuevo si Jensen era capaz de amar, porque si no lo era desde luego le hacía sentir a las mujeres que podía llegar a amarlas.

Se preguntó cuantas habrían caído antes como ella, cuantas habrían pensado como idiotas que se puede cambiar a un hombre... Pero no se puede, los tíos como el hada jamás cambian, jamás aman y jamás se entregan. Y sintió una mano en su cuello, pensó que la haría daño, pero no fue así. Fue una sujección suave, no apretaba, no hacía nada, solo parecía aferrarse a esa zona porque le provocaba placer hacerlo. Y ella no le quitó la mano, podía haberlo hecho, pero no lo hizo. El movimiento continuaba entre ellos, rítmico, incluso hipnótico en cierta medida.

No solo eran sus ojos, aunque eran la causa principal, todo él la hipnotizaba como si sufriera los efectos de una potente droga adormecedora. Su otra mano acariciaba su espalda, sus nalgas y acabó en su cuello como la anterior. Pensó que ahora sí, que tal vez usaría las manos para apretar y ella acabaría asfixiada, pero no lo hizo. Se inclinó hacia arriba, volvió a besarla, a introducir su lengua en su boca y a impregnar sus labios de los suyos. Volvió a sentir ganas de gritar, literal y metafóricamente, absolutamente abandonada al momento y cuando él hizo el amago de separarse, ella aferró su mejilla y le besó, no le dejó romperlo.

Y fue así, comiéndole la boca, sintiendo su lengua y toda la presión dentro cuando un similar y conocido cosquilleo comenzó a inundar la parte baja de su vientre y, con un espasmo rápido e involuntario, el placer y la agonía se extendió por todo su ser. Liliana cerró los ojos con fuerza, contuvo el aliento mientras toda la sensación se expandía desde su sexo hasta cada terminación nerviosa de su cuerpo y soltó un último y agónico gemido sobre sus labios, antes de retirar la boca. Y sintió ganas de llorar, sus ojos parecieron empaparse, pero no quiso llorar de placer, más bien... de dolor, dolor emocional.

Pero no dijo nada, no se quejó, no osó abrir la boca cuando él la pidió que se diera la vuelta. Lo hizo con su ayuda, sintiendo otra vez su aliento cálido en su nuca y en su oreja. Cerró los ojos, le sintió estimular su clítorix con su virilidad, recuperaba el control, lo hacía. Quería que ella pensara que seguía siendo suyo cuando la realidad era que lo había entregado hacía rato. Todo su cuerpo temblaba, presa del reciente orgasmo y de la presión del cuerpo de él. Sentía sus abdominales clavados a su espalda, su miembro en su zona y sus manos en su trasero. Hizo un movimiento rápido, alzó los brazos hacia atrás y deshizo la venda que tapaba sus ojos, la dejó caer.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Ago 12, 2019 1:45 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Saboreo tus labios, y me percato de que tú no te quieres separar de los míos. No pretendías delatarte, pero lo haces pese a todo. Eso me prueba que estás más pillada por mí de lo que quieres reconocer. La forma en la que me besas me recuerda a muchas chicas a las que le he gustado de verdad. Mujeres que me han pedido una vida juntos, que me han suplicado que las rapte, que me han implorado repetir tan sólo una noche más con ellas...

Ahogo un gemido al sentir cómo te corres encima de mí, presa del clímax. Una sonrisa se dibuja en mi rostro. Algo me dice que has cerrado tus ojos y que me ves tan poco como yo te veo a ti, pero tu cuerpo tiembla. Eso es lo que me interesa. Por ello me aferro a él, me muerdo el labio inferior y recorro cada centímetro de tu piel con mis manos.

Hago que te des la vuelta y junto mi torso a tu espalda. Entonces, nuestras pieles sudorosas entran nuevamente en contacto. Sonrío, con los ojos aún vendados, y te muerdo el hombro. Primero con dulzura, luego haciéndote un poco de sangre. Me río y recorro esa zona con la lengua, tal y como tú has hecho con mi labio. Me relamo gustoso y llevo ambas manos a tus glúteos.

Pero entonces la venda se cae de mis ojos y puedo verte. Veo tu cabello largo y suelto invadiendo tu espalda y mi espacio vital; veo tu piel brillante, tu cuerpo tembloroso y agitado, tu trasero bajo mis manos... y tus piernas, fuertes y bellas.

Tiro de ellas para que las coloques entre las mías. Me siento en el lecho y tiro de ti hacia abajo para penetrarte poco a poco, sintiendo cómo llego hasta el fondo. Ahogo un gemido, me muerdo el labio inferior, y en esa posición, me echo hacia atrás.

Tus pies tocan mis piernas. Me echo ligeramente hacia atrás para apoyar las manos en la cama y dejar que te muevas sobre mí para penetrarte. Yo de momento no me muevo. Prefiero observar cómo tu cuerpo reacciona, y escuchar cómo gimes para mí. Adoro escuchar esa agradable y bella melodía compuesta por tus jadeos...

Entonces retomamos un poco de velocidad. Llevo ambas manos a tus caderas para ayudarte a caer con fuerza una y otra vez sobre mí. El chasquido de nuestras pieles es el sonido más fuerte que conquista la habitación. Hago que te detengas unos instantes, y me coloco en el borde de la cama para sentarme ahí, apoyando los codos. A ti te he hecho levantarte, pero no te permito que te des la vuelta. Hago que, estando de pie, acerques tu trasero.

Y te penetro en esa postura.

Gimo, presa del placer, de la bella imagen que tengo ante mis ojos. Tus fuertes y carnosas piernas sostienen el peso de tu cuerpo. Las veo juntas justo bajo tu trasero, el cuál se eleva una y otra vez, sacudido ante tu mandato, para permitir que mi miembro se adentre hasta el fondo sin parar...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Ago 12, 2019 11:11 am

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE JENSEN → CÁLIDO

Liliana:
El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] TxsU20q

No sabía como iba a reaccionar cuando le quitara la venda ni por qué había decidido deshacerla al final, pero poco importaba porque todo entre ellos estaba llegando a su fin y cuando terminaran, sería lo último. Había sido un error y un equivocación acostarse con él, hora se había involucrado demasiado en su mal y de cara al futuro tendría que tener muchísimo cuidado para que sus visitas se limitaran única y exclusivamente a levantar la barrera y nada más. Eso siempre y cuando no fueran interrumpidos por alguna imbécil que sale de su cuarto como había ocurrido.

Con su espalda pegada a su pecho, sentados en aquella postura, el placer parecía más real si es que ya era posible magnificarlo más. Sintió su muerdo en el hombro, primero suave, pero luego volvió a morderla con más fuerza y ahogó un leve grito de dolor, preguntándose por qué. Había hundido los dientes en la carne y había hecho herida y sintió la suavidad de la sangre deslizarse un poco por su piel, antes de que él hiciera lo mismo que ella y la lamiera. Suspiró y no dijo nada, ella llevaría la marca de su mordisco en el hombro unos días, pero él la de su succión en el cuello, así que estaban en paz.

Supo que ya la veía perfectamente porque dejó de tantear su cuerpo a ciegas o de hacer movimientos más lentos. Le sintió coger sus piernas y recostarle sobre él, ambos sentados en la cama y de esa guisa comenzó una nueva penetración, un nuevo baile en el que los dos gemían y disfrutaban por igual, sí, por igual, por mucho que a Jensen luego le pesara admitir lo maravilloso que había sido el polvo. Liliana echó también su cabello hacia atrás cuando arqueó el cuerpo para apoyar sus manos sobre la colcha, buscando un punto de sujección mientras el placer la inundaba de nuevo.

Le sintió hacer lo mismo, recostarse sobre el peso de sus brazos y ella siguió moviendo su cuerpo por el placer de los dos, arriba y abajo, de forma rítmica y concisa, con los ojos cerrados y la respiración a 200 por hora. Tras unos instantes así, no supo cuantos, las manos del hada volvían a estar en sus caderas y ayudaban en el ritmo, presionaban y levantaban para acometer un recorrido aun más profundo. Se vio apartada un momento y él salió de su interior. Alzó una ceja confusa, preguntándose si él había acabado y ella no se había percatado, pero era imposible, no le había sentido estallar dentro de ella.

Pero solo buscaba una nueva postura, pues se sentó en el borde de la cama y la hizo moverse de pie hasta colocarse nuevamente de espaldas y fue penetrada así, de pie. Su cuerpo tembló de nuevo, sus piernas también, sin embargo toda ella seguía reaccionando al sexo como si aquello no pudiera tener fin nunca, como si realmente pudieran estar así hasta la eternidad. Ella gimió, le escuchó gemir también, mientras todo avanzaba. Pero no se le olvidaba que él no se había corrido, no lo ignoraba, no al menos durante la penetración y no se terminaría la cosa hasta que eso ocurriera.

Movió su intimidad, su cuerpo, con fuerza, con rozamiento buscando enloquecerle todo el rato. Quería llegar a la recta final, lo haría de todas formas. Comenzó a moverse más y más rápido, a friccionar más y apoyó sus manos en las piernas para darse el impulso necesario para hacerlo. Pero parecía mentira que el no supiera a esas alturas que Liliana no se sometía con facilidad y que aunque pudiera entregar el control, rápido quería recuperarlo de nuevo. Otro movimiento veloz y se volvió a dar la vuelta sobre sí misma. Se encontró pegada a él, a su boca, a su cuerpo, a su cabello revuelto y sus pieles llenas de sudor se encontraron.

Estaban pegados así, de cara y la bruja abrió los ojos para mirarle, para perderse en ese azul cielo. Sus pechos rozaron el suyo duro, no aflojó el ritmo, siguió subiéndolo y puso las manos sobre su pecho, no empujó, no hizo nada, solo las dejó ahí y respiró contra su boca antes de empezar a embestir, ya no solo más rápido, más fuerte. Y lo sintió, le sintió contraerse, el tacto de sus músculos ponerse más y más duros que nunca y supo que llegaba su momento, que no podría aguantarse más y le permitió correrse dentro de ella mientras llevó una mano a su boca y depositó sus dedos sobre sus labios carnosos y ligeramente hinchados.

Le escuchó gemir, terminar, casi como si fuera un aullido animal. Le encantaba ese momento y lo estaba viendo, podía ver sus bellos rasgos contraerse, su cara de ángel llena de placer, sus brazos y su torso duro contorsionarse. Y ella cerró los ojos un momento, le permitió calmarse y al final se levantó, sacándose de ella. Sin decir nada más, caminó hasta el baño y se encerró en él para asearse, con expresión muy seria y taciturna. Solo tardó unos minutos y cuando volvió, completamente desnuda, comenzó a ponerse su ropa. Las braguitas, los vaqueros, el sujetador oscuro y por último el top rojo.

No dijo nada durante ese periodo y tampoco sentía que tuviera que decir algo, se limitó a seguir vistiéndose. Pero no le había pasado desapercibido que Jensen había dejado de hablar durante la última parte del sexo, no le daba lecciones, no intentaba ser irritante, no comparaba con otras mujeres y se metía con sus pechos. Y supo, sin necesidad de que él se lo dijera, que lo había disfrutado tanto como ella. Pero no quiso restregárselo o ser dañina, solo quiso sonreír, pero se contuvo.


El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Ago 12, 2019 1:53 pm

EL MENÚ DEL DÍA LLEVA CARNE
→ VIERNES → 22:30 → APARTAMENTO DE STEVE → CÁLIDO

Con tus manos aferradas a mis piernas, el placer y el ritmo incrementan. Me detengo a mirarte con el labio inferior mordido mientras veo cómo tu interior engulle mi intimidad repetidas veces, cada vez con más fuerza, acercándome más y más al poderoso orgasmo que sé que voy a tener, y que sé que voy a dejar ocurrir en tu interior. No lo imagino de otra manera. Espero que me permitas ese capricho.

Al ver cómo te giras y te pegas a mí, entreabro mis labios y permito que te pierdas en mis ojos. Mis labios rozan los tuyos, momento que aprovecho para rozar estos últimos con la lengua. Sé que quieres que te bese, pero no pareces dispuesta a reconocerlo. No admitirás que has necesitado tener mis labios en los tuyos todo este tiempo, que lo que ocurre entre nosotros es mucho más especial de lo que tú misma podías imaginar. Estás haciéndote ilusiones con un imbécil como yo. Es ridículo. Pero, por lo menos, sabes qué hacer en la cama, y me brinda la excusa perfecta para perderme en tus ojos...

Y ocurre. Gimo con fuerza mientras mis músculos se contraen, mientras todo se acelera. Siento cómo tu interior estruja mi intimidad a sabiendas de que eso me hará alcanzar un orgasmo más placentero.

Exploto, sacudiéndome más ligeramente que cuando me hacías sexo oral. Tal vez porque ya he tenido un primer orgasmo, tal vez porque esté jugando a hacerte creer que no ha sido para tanto. Tal vez no lo haya sido. Si quieres respuestas, querida mía, vas a tener que esperar tiempo. Mucho tiempo.

Dejo que te levantes después de unos intensos instantes. Cuando te encierras en el cuarto de baño, me dejo caer en la cama y me estiro cuán largo soy. Mi virilidad aún está rígida, pero poco a poco se va calmando. El techo me ve tal y como soy: un hombre desnudo y cansado, lleno de sudor. Una vil criatura que acaba de acostarse con la bruja que se está pillando por ella.

Mientras te vistes cerca de mí, evito mirarte. No, evito que te des cuenta de que te miro. Tu pelo cae sobre tus hombros, tus preciosas piernas se sacuden con cada paso que das, tu piel brilla en la oscuridad... Trago saliva y aprieto el puño.

Veo que estás dispuesta a irte sin decir nada, así que me apoyo en el codo y me recuesto con una sonrisa.

Te llamaré para la próxima barrera. Adiós, Liliana. Gracias por darme un polvo más.

Pero sé que volveremos a vernos. Parte de mí sabe que, aunque haya sido un polvo más, ha sido uno divertido. Me lo he pasado muy bien contigo. Me ha gustado poseerte, y no me ha disgustado que me poseas.

Cuando me quedo solo, entorno los ojos y me dejo caer de nuevo en mi lecho. Pienso en la rubia que has dejado sola en el Central Park y pienso en ir a ayudarla, pero entonces recuerdo que soy un ser deleznable y que me da igual qué le haya ocurrido. Ella también ha sido un polvo más.

Pero no uno tan bueno...

Suspirando, me tapo con la sábana y dejo que el sueño me lleve.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

El menú del día lleva carne [Liliana] [+18] Empty Re: El menú del día lleva carne [Liliana] [+18]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.