31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

25 # 23
9
NEFILIMS
3
CONSEJO
7
HUMANOS
5
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
1
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas
» Moon over the river || Raven
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyHoy a las 2:51 am por Raven Aldrich

» ALEA IACTA EST / [PRIVADO]
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyAyer a las 8:56 pm por Liliana Balfager

» Feliz cumpleaños/ Artem
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyAyer a las 5:55 pm por Artem Yakow

» Abandonad toda esperanza los que aquí entréis [Artem Yakov]
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyAyer a las 5:13 pm por Artem Yakow

» Hello! Am... Unkown people / Einar
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyAyer a las 2:13 pm por Einar Sørensen

» Wings Of Freedom (Einar Sørensen)
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 11:35 pm por Irina Volkova

» Asesinar es divertido ~ Simon Lewis
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 10:56 pm por Irina Volkova

» You¡re not alone {Einar Sørensen}
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 11:44 am por Scarlett J. Williams

» Registro de título y reputación
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyVie Oct 18, 2019 11:28 am por Arcángel Raziel

» Petición de afiliación normal
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyJue Oct 17, 2019 7:56 pm por Invitado

» Hold on to memories - Zhenya Zhemkova
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyDom Oct 13, 2019 4:51 pm por Zhenya Zhemkova

» Knew he was a killer first time that I saw him. || Uriah.
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyVie Oct 11, 2019 12:02 pm por Uriah Pellegrino

» La eternidad [Karen][+18]
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyMar Oct 08, 2019 7:13 pm por Karen J. Freeman

» Clases de absurdez / Scott
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyMar Oct 08, 2019 5:52 pm por Trinity Britt Expósito

» Feliz cumpleaño II / Andreas
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] EmptyMar Oct 08, 2019 1:53 pm por Zhenya Zhemkova


MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Ago 12, 2019 3:18 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

"Has perdido el juicio, eso o te has golpeado la cabeza y de pronto te has vuelto blanda. Sea como sea... mírate" se dijo la mujer mientras se miraba en el espejo de su enorme baño. Su cara era como siempre, de piel tostada... legado de sus raíces brasileñas, con unos ojos turquesa que eran regalo de su supuesto padre biológico y un cabello oscuro y ondulado. Se lo apartó y suspiró pesadamente, disgustada consigo misma porque llevaba semanas mirándose al espejo sin reconocerse bien. Casi las mismas semanas que llevaba acostándose con Jensen Landvik.

Se lo dijo, fue muy clara, le dijo que no se repetiría aquello y él parecía pensar lo mismo. Los dos estaban de acuerdo, a pesar de que el polvo fue impresionante, por eso se vistió y se largó sin añadir nada más, porque no hacía falta. Entonces... ¿Por qué cuatro días después Liliana apareció por su casa y llamó a su puerta? Es más, ¿por qué Jensen la dejó pasar cuando no les tocaba poner la barrera aún? Y como si esa estrambótica historia no fuera suficiente, se acostaron de nuevo. Otra vez, sin mediar palabra, sin hablar de ello y sin necesidad de comentarlo, sencillamente lo hicieron contra la pared.

Y luego vino otro día, pero fue al contrario. Jensen apareció en su casa y la misma historia volvió a repetirse como si fueran un disco que se estaba rallando, una y otra vez. Y hubo una última... ese mismo día. Habían quedado en su casa, tocaba poner la barrera allí y el muy idiota había aparecido a las 8 de la tarde... con una mochila. Así que evidentemente lo hicieron, follaron salvajemente en su enorme habitación y después ordenó comida en cantidades abundantes para los dos. Y volvieron a hacerlo después de cenar, por eso estaba Liliana en el baño antes de salir a su habitación y comenzar a vestirse, el lugar era gigantesco y ostentoso.

El hada estaba tirado en la cama y ella no le dirigió la palabra hasta que se hubo plantado hasta la última prenda, incluidos sus tacones. Pero había hecho algo, algo terrible esa mañana, motivada por los celos y por la obsesión que empezaba a sentir por él. Había hechizado a su casero para convencerle de que el chico no pagaba el alquiler, de que debía desahuciarle... Y no lo había hecho por rencor o por odio, todo lo contrario, era un plan maestro, la forma perfecta de tenerle más cerca y de controlarle, tener claro quién entraba en su apartamento y en qué condiciones. Pero Jensen no debía saber eso, jamás.

Acabó por darse la vuelta para mirarle. Cogió su ropa y se la tiró encima, tapándole la cara.– Vístete, que tenemos que empezar –dijo, refiriéndose al ritual de la barrera. No solían tardar demasiado, pero sabía que él empezaba a perder los efectos, notaba su mente mucho más confusa antes de reforzarla.– Oye, soy una cabrona pero tengo sentimientos. Esta noche si quieres puedes quedarte en el cuarto de invitados, no me gustaría que durmieras en la calle –dijo ella, pero no añadió lo que realmente pensaba "Aunque podrías dormir en mi cama conmigo", pero no, jamás se lo pediría, hacer algo así sería arrastrarse.

En realidad tenía una idea mucho mejor, tenía el plan perfecto. Había comprado un apartamento en su propio edificio, en el mismo pasillo. Le había costado bastante pero lo había pagado entero, le diría que le hacía el favor, le ofrecería vivir ahí, "hasta que encuentres algo mejor" sería, para que de verdad se diera cuenta de que no tenía más alternativa que aceptarlo. Se cercioraría con su magia de que nadie más quisiera alquilarle otro sitio, manipularía a cuantos caseros y mujeres se lo ofrecieran sin que le temblara la mano ni un instante. Y no había más.

Así que le dejó vestirse, salió de su cuarto y se encaminó al salón para esperarle allí. Sacó una botella de vino del mini-bar y lo sirvió en dos copas. Saboreó su copa con placer, el vino y el sexo eran probablemente los mejores alicientes para sobrellevar una eternidad tan larga. Se bebió la suya despacio, degustando ese ribera español de más de 30 años. Tenía vinos muy caros en su haber, pero no se detenía al comprar más y más. Esperó a Jensen sentada sobre uno de los sofás, con las piernas cruzadas y la copa de vino en la mano, rozando el borde suave con el dedo una y otra vez y pensando en lo cálido que era su aliento contra su nuca o en lo bien que la penetraba.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Ago 12, 2019 8:42 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Inspiro para recargar mi pecho con aire, tumbado en tu cama, con la mirada perdida y seria. Pero en cuanto me giro hacia ti y veo cómo empiezas a vestirte, sonrío y me muerdo el labio.

Esto de acostarnos se está convirtiendo en una costumbre. No hemos repetido sólo una vez, Liliana. He de reconocer, aunque lo haga en voz alta, que hay algo en tu forma de hacer el amor que me atrae. Me gusta. Tienes experiencia, y empiezas a darte cuenta de qué me gusta. Tal vez tú no te hayas dado cuenta, pero empiezas a sacrificar qué te gusta a ti por lo mío. Te dejas poseer más, te dejas empotrar más... y eso no es algo que me moleste precisamente. Pretendes controlarme si me dejo llevar por esos detalles, si no me percato de ellos. No es un mal plan, pero sé mucho más de lo que tú te crees.

Atrapo mi ropa al vuelo y arqueo una ceja al mirarte. Te hago caso y empiezo a vestirme. Estoy guardándome toda la información para el momento idóneo. Lo del casero ha sido un intento burdo y rastrero para que esté más cerca de ti, para que puedas quedar bien proponiéndome pasar aquí la noche. Por eso no respondo a tus palabras y me limito a asentir y a sonreír; porque de decir algo, sé que me mofaría de ti y que podrías entender el porqué.

Cuando por fin acabo, salgo al salón. Te encuentro sentada, con las piernas cruzadas —imagen que sabes que me hace babear y morderme el labio inferior, porque amo tus piernas; son la mejor parte de tu cuerpo, en mi no tan humilde opinión— y me acerco a la copa de vino que has preparado para mí. Creía que no te gustaba el vino. Bueno, debo de haberme equivocado de mujer insoportable. Era ésa que clamaba ser una maravilla.

Si lo que quieres es hacerlo en este mismo sofá, tan sólo tienes que pedirlo. Tengo mucho aguante, cariño. —Sabes que mi voz está repleta de sarcasmo al pronunciar esa palabra, pero yo también sé cosas. Sé que, a pesar de ello, te gusta que la emplee. Sé que te hace soñar conmigo.

Me río y, en lugar de sentarme en cualquier otro sofá, lo hago a tu lado, como si pretendiera robarte el sitio. Pero no lo intento todavía. Tan sólo me limito a acomodarme en el brazal del sofá y a apoyar mi mano libre en tu muslo, acariciando y estrujando de manera intercalada. Después de dar un primer sorbo a mi copa de vino, lo degusto.

No está mal, aunque he probado mejores. Hubo una vez una rubia, una de pecho muy grande, que tenía una mansión. En dicha mansión tenía una bodega propia. Sus trabajadores hacían el vino para ella, y conseguían productos de excelsa calidad. Escribí un relato acerca de ella. Uno erótico. Si quieres, te lo puedo pasar para que lo leas. Pero debes prometer que no lo quemarás.

Me río. Para variar, provoco tu ira y tu enfado. Hay algo que no te he dicho, Liliana; o, si te lo he dicho, no le he dado mayor importancia. Ese lado oscuro en ti, ése que provoca que quieras aniquilar a aquellos que suponen una amenaza para ti. Todo lo que te corroe... No soy un héroe que pretenderá pedirte que te calmes, que dejes de impartir el caos. Todo lo contrario. Doy un nuevo sorbo y degusto el vino.

Bueno, vamos, terminemos con la barrera cuanto antes. Dormiré en el sofá, tranquilo y sin que me molestes —suelto con mala uva, sonriendo con suficiencia. Hazte de rogar todo lo que quieras. Sé leer a través de tus ojos.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Ago 12, 2019 9:26 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

Sentada en ese sofá cruzada de piernas y con la copa de vino en la mano era imposible no pensar. ¿Por qué había hecho lo del apartamento? Nunca se había comportado así antes con nadie, nunca había tenido problemas para poseer a nadie, pero Jensen... No se dejaba, se acostaban, pero sabía que él no había dejado de ver a otras personas, ni siquiera parecía querer nada más que sexo con ella. Y Liliana se sentía utilizada y aunque lo disfrutaba, sabía que eran los términos que tenía que aceptar si quería tenerle, porque prefería tenerle así antes que nada, como fuera.

Y por eso había actuado de esa forma, por eso había manipulado a unos mundanos, había comprado un apartamento de millones en el centro de Manhattan y había mentido... El hada despertaba lo mejor y lo peor de sí misma, sus instintos más básicos, primitivos y crueles pero también las ganas de apegarse sentimentalmente a alguien. Se odiaba por ello, se odiaba por querer estar con un capullo vividor y que solo piensa en el sexo, pero era difícil no perderse en sus ojos azules, en su cara de niño bueno, en sus manos por su cuerpo y en los gemidos de ambos cuando se perdían el uno en el otro.

Apretó los labios y la copa al pensar en ello, disgustada porque la primera vez en 500 años que sentía algo por alguien, tuviera que ser por el ser más cruel de la tierra. Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando escuchó una voz auto-suficiente y llena de soberbia. Alzó la mirada y le vio, con una camiseta negra ajustada y unos vaqueros bonitos. Liliana le deseaba, era evidente, pero es que ese cuerpo a veces era demasiado para su cordura. Podían hacerlo perfectamente, podía visualizarse empujándole contra el sofá, bajándole los pantalones y haciéndole suyo, para luego sentirse despreciable como siempre.

Cállate y siéntate –ordenó ella, suspirando cuando escuchó ese "cariño". Liliana disponía de literalmente 6 sofás en el salón y a pesar de eso Jensen decidió sentarse en el apoyabrazos del suyo, como si quisiera apartarla en cualquier momento y se tomó la licencia de llevar la mano a su muslo desnudo y apretarlo. Ni siquiera se molestó ya por quitarle la mano como hacía al principio, había tocado ya cada parte de su cuerpo, no tenía sentido que le prohibiera tocar sus piernas de nuevo. Le observó beber el vino y esperó una opinión, aunque de inmediato se arrepintió.

Cuando comenzó a hablar de una rubia tetona, se tensó en el sofá y entonces sí que apartó su mano del muslo, cada vez que hablara de otra no la tocaría. Suspiró pesadamente, apretando aún más su copa de vino y sabiendo que si lo hacía con más fuerza acabaría por reventarla.– ¿Ah sí? Qué interesante –respondió con un tono total y fingidamente falso.– No quiero leer tu relato, honestamente y no puedo prometer algo que probablemente haría –en otra circunstancia le golpearía, pero se contuvo, al fin y al cabo acababan de hacerlo y se sentía bastante relajada.

Cuando dijo que quería dormir solo en el sofá, se incorporó del sillón y le empujó hasta tirarle sobre el sofá individual. Después hizo lo mismo que había hecho hacía semanas, se sentó sobre él, pero esta vez fue diferente. Entonces no se habían acostado pero ahora, más de dos semanas después, la situación era diferente.– Yo no voy a molestarte, pero dudo que seas capaz de dormir en este sofá solo sabiendo que yo duermo desnuda en mi cama –dijo, tentándole, pretendía provocar su erección. Lamió suavemente su labio inferior y de pronto se levantó de encima.

Y ahora cierra esa bocaza que tienes, vamos a comenzar y necesito concentrarme. Por suerte para ambos yo no escondo tíos en mi habitación –musitó enfadada, recordando todavía el numerito de la última vez y sin mencionar que en general no había habido ni un tío más en su vida, ninguno aparte del rubio. Se inclinó sobre él y llevó las manos a sus sienes, cerrando los ojos e inspirando profundamente antes de penetrar en ella y aparecer en el mar oscuro de sus recuerdos, sabiendo que pronto realizarían aquella extraña conexión y vería un fragmento de su vida.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Ago 12, 2019 10:31 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Esbozo una mueca cuando apartas mi mano de tu pierna, pero en el fondo me quiero reír. Te molesta que hable de otras mujeres, ¿verdad? Si te molesta que hable de viejas conquistas, ¿qué opinarás cuando te hable de las nuevas? Porque no te habrás pensado que te voy a dar exclusividad ¿verdad? Eres una mujer más. Una con la que he repetido, una que seguramente quiere meterme en su casa para controlarme... pero una que sabe hacer el amor, lo reconozco. Una con quién he querido repetir. Tienes motivos de sobra para sentirte un poco especial. No tientes a tu suerte.

Puedes pegarme, si quieres. Cruzarme la cara. Estás deseándolo —digo. Puedo verlo al fijarme en cómo te tiembla la mano y en el desprecio que inunda tu mirada. Pero no es desprecio absoluto. De serlo, no habríamos repetido, no seguiría estando en tu casa. No habría venido con una mochila de no haber sido así. Puedo aprovecharme de ti mientras creas que tú me controlas.

Me dejo empujar al sofá individual, y apoyo mis manos en tus caderas cuando te sientas sobre mí. Sonrío y aprieto mis uñas sobre la tela que cubre tus caderas, estrujando ligeramente. También sé tentarte. Sé cómo volverte loca. Lo he estado descubriendo desde que nos conocemos.

Bien es cierto que sería estupendo dormir al lado de ti cuando estás desnuda, más que nada por si me apetece usarte para volver a echar un polvo en medio de la madrugada... pero si lo que quieres es dormir acurrucada conmigo, puedes decirlo.

Arqueo una ceja, mirándote fijamente. Sé que es verdad, que no me equivoco. Quieres dormir conmigo, y buscas una excusa así de pobre —que no es tan pobre, porque tienes un cuerpo precioso— para atraerme. Te vas a enterar.

Cierro los ojos y me sumo nuevamente en esa magia que usas para colocar barreras en mi mente. De inmediato la imagen pasa a un lecho en medio de la noche. Te veo a ti, desnuda, hundiendo las uñas en la sábana y la cara en la almohada mientras mantienes relaciones sexuales con alguien más. Me siento ofendido, y creo por un momento que tú escojes qué es lo que veo. ¿Y si me has mentido todo este tiempo? ¿Y si me he equivocado yo, y eres tú quién maneja las visiones?

Pero no se detiene ahí. Ese mismo hombre convive contigo. Recibo una serie de imágenes que pasa a toda velocidad: convivencia, confianza, incluso ciertos mimos... pero no veo amor. No veo sentimientos. Veo una relación que puede ser estrecha, una amistad, pero no veo amor. No te veo realmente feliz a ti. Nunca lo has estado.

Tengo la impresión de que sientes cosas sólo conmigo.

Abro los ojos, y entonces vuelven los gritos, y vuelve el dolor...

Cuando te detienes y terminas el conjuro, por fin parpadeo. Me acaricio las sienes y te miro a los ojos. Tiro de ti para que nuestros cuerpos se peguen, y me aferro a tus glúteos mientras tanto. Cierro los ojos y te beso, introduciendo mi lengua en tu boca y gimiendo en ella. Luego, me separo y suspiro.

No eres una completa inútil. Vales para echar un polvo entretenido, aunque no sea de los mejores, y para aliviar lo peor de mi mente...

Te guiño un ojo y te aparto de mí para ponerme en pie y para estirarme cuán largo soy. Acto seguido, me agacho frente a mi mochila y saco un pijama que me he traído conmigo. Dejo caer todo lo que he sacado de casa, que no es gran cosa, en el sofá más grande, y suspiro.

Supongo que debería darte las gracias por dejarme pasar la noche aquí.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Ago 13, 2019 12:50 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

Liliana rechinó los dientes con fuerza cuando él dijo que quería que durmieran juntos. Quiso responder, cruzarle la cara y cabrearse, porque en el fondo lo que más dolía es que era verdad. Pero no lo hizo y no porque fuera a dejarlo estar, sino porque se vengaría más tarde, lo haría y le haría arrepentirse de haber dicho aquello. Así que cerró los ojos y se adentró en su mente, nadando por la oscuridad como siempre hasta que llegó a un recuerdo que le pareció similar a otro suyo que había visto.

Vio a Jensen, de nuevo parecía algo más jóven y discutía con alguien acaloradamente. Le escuchó decirle a sus padres que estaba harto y que le habían jodido la vida. El hombre y la mujer eran los mismos que en el recuerdo de un parque, sus padres, imaginó. Su padre se enfadó muchísimo por esas palabras y cruzó la cara de su hijo, incluso comenzó a decir barbaridades tales como "eres una vergüenza" y cosas aún peores... Liliana apretó el puño, molesta, ¿cómo podían unos padres hablar así a su hijo? La madre del hada lloraba, se tapaba la cara y cuando el chico se dio la vuelta dando la conversación por finalizada, la vio llevarse la mano al pecho.

Y el recuerdo desapareció y se desvaneció tan rápido como había comenzado para dejar paso nuevamente a la barrera, brillante pero débil. La enfermedad seguía luchando por salir, a veces se preguntaba cuanto tiempo tardaría en poder contenerla. Además, no se lo había dicho al hada pero cuando la levantaba, cada vez tardaba un poco más. Le escuchó gemir, siempre le dolía cuando la levantaba, el mismo dolor que sintió ella cuando les interrumpieron. La enfermedad parecía aprender, cambiar, resistirse y es por eso que cada 15 días parecía ser un poco más lento y complicado ponerla... Y eso la preocupaba.

Pero lo consiguió, su magia era poderosa, ella lo era y había sido bien enseñada por Tobías. Abrió los ojos y separó las manos de sus sienes lentamente, saliendo de su cabeza y escurriéndose hacia fuera. Se preguntó que habría visto hoy de ella, llevaban tiempo viendo cosas el uno del otro y ninguno preguntaba, ¿se sentarían a hablarlo en algún momento o ignorarían permanentemente esa parte? Jensen tiró de ella, colocó las manos en sus caderas y en su culo y se encontró su boca y su lengua en la suya. Respondió al beso, ansiosa, intranquila a la vez y no le dijo que el beso la calmó, pero lo hizo, al menos por un rato.

El rato que tardó él en abrir la boca. Zas, bofetón. Ni siquiera lo pensó cuando lo hizo, ignoraba la cantidad de veces que le había atizado ya por pasarse de la raya y siempre lo pasaba mal, siempre se arrepentía y le temblaba la mano y el labio después.– Siempre tienes que joderlo todo, siempre tienes que hacerme daño –dijo ella, separándose de él y rompiendo el contacto, antes de dejarse caer sobre el sofá y terminarse la copa de vino de un sorbo, como una campeona. Últimamente bebía más que nunca, tal vez para olvidar.– Si solo quieres dormir conmigo para utilizarme, puedes acostarte con tu propia mano. Además, te dije que podías usar la habitación de invitados, no te preocupes, está en el lado opuesto de la casa.

Le observó en silencio sacar todas sus cosas de la mochila, incluido un pijama y puso los ojos en blanco de forma teatral. Después le miró como en el gif y se le escapó una especie de sonrisa torcida rara porque había dicho "gracias", GRACIAS, Jensen Landvik acababa de agradecer algo. Estaba perpleja, mucho, pero lo intentó ocultar y salió de la habitación para traer a Matilde con ella. La mujer saludó al hada con un gesto cordial.– Matilde, el señor Landvik pasará la noche en el cuarto de invitados, dale todo lo que necesite y lo que pida –dijo ella y la mujer, asintiendo con la cabeza, cogió las bolsas del hada y encaminó hacia el cuarto.

Los tres caminaron por un enorme pasillo un rato hasta que Matilde abrió la puerta de una amplia y lujosamente decorada habitación con una terraza gigante desde la que se veía Nueva York entero de noche. Depositó las bolsas del chico en la cama y se marchó, dejándole un teléfono rollo walkie con el que podría pedirle lo que necesitara.– Tienes las mejores vistas de la casa y un enorme baño privado –comentó la bruja, abriendo la puerta de una patada y dejándole ver el baño. Parecía que fuera a marcharse, se encaminó a la puerta, pero se detuvo en el quicio. Apoyó todo su cuerpo y su peso sobre una de sus piernas y esta la plantó sobre la madera.

Habitación de invitados:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] SQUq3y7

Le miró desde allí, pensativa.– He vuelto a ver tu mundo de hadas, estabas con tus padres y discutías fuertemente con ellos. La verdad es que no tengo muy claro por qué veo fragmentos de tu vida cada vez que me meto en tu mente, pero se que tu has debido ver trozos de la mía también. La cuestión es que, cada vez que entro, el fragmento que veo es más y más largo y solo quería saber si a ti también te pasa, no tengo esto demasiado claro, nunca me ha pasado –admitió ella en tono suave, dándose cuenta de que parecía ser la primera vez que charlaba con él tranquilamente. Si no contestaba, se marcharía de su cuarto y le daría en paz, ella tenía algo claro, no le gustaba arrastrarse por nadie.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Ago 13, 2019 1:15 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

El bofetón hace que me estremezca y que me frote la zona dolorida de la cara. Sonrío por lo bajo. ¿Eso es todo lo que tienes? ¿Por qué no me maltratas más? ¿Tan poco dispuesta a llegar más lejos estás? Podrías golpear con más fuerza, hacerme sangre, golpear repetidas veces... ¡Qué poco sentido del morbo tienes, bruja! Supongo que mi integridad física te lo agradece. En parte, mis necesidades también. Me basta con saber que pierdes el control por mí; que me pegas cuando no quieres hacerlo porque...

Porque te hago daño.

¿Daño? Esa idea me hace arquear una ceja. Te miro con cierto brillo en los ojos. Así que tengo razón. Así que sientes cosas por mí, sean buenas o sean completamente malas para ti. Ambas opciones son iguales para mí. Te miro mientras te alejas y frunzo el ceño. ¿Cómo es posible que te haga daño cuando no debería significar nada para ti? Lo único que hemos hecho ha sido follar como animales. No han habido sentimientos, no ha habido cariño, no ha habido más que puro deseo carnal.

Al menos, eso creía yo. O no.

¿Por qué otro motivo querría yo dormir contigo? O mejor dicho... ¿Por qué otro motivo querrías tú dormir conmigo?

Creo que lo más sensato que hemos podido hacer es dejar ahí el tema. Al menos, en lo referente a ti.

Al final decides llevarme a la habitación de invitados. No me ha hecho falta pedirlo ni dar pena, así que sigo felizmente a Matilde mientras me fijo en los enormes pasillos de la casa. Este lugar parece un castillo, uno moderno. No pega nada contigo, vieja.

Con las mejores vistas, ¿por qué es la habitación de invitados y no la tuya? —pregunto con evidente curiosidad, como si diese por sentada varias cosas. Por ello, te miro divertido.

Me fijo en el baño, asiento y luego me giro para ver cómo te marchas. Pero no lo haces. Te apoyas en la puerta de manera sensual, y ver tu pierna de este modo me hace morder el labio inferior. Créeme, no me faltan ganas de ponerte las manos en el culo y de hacer que te des la vuelta para penetrarte aquí mismo, pero me voy a contener. Sacas un tema de conversación de lo más interesante. Uno que me hace mirarte con seriedad.

Silencio.

No, no me ha pasado —miento finalmente, avanzando hacia ti y posicionándome muy cerca de tu rostro. Apoyo mi frente en la tuya, y pierdo una mano en tu cabello—. No me gusta que invadan mi mente y que exploren mis recuerdos, Liliana. Son míos, y ni siquiera yo intento sacarlos a relucir. No quiero vivir en el pasado. Por eso te he buscado y te necesito —digo y trago saliva—. Lo que ocurriera con mis padres es problema mío. No deberías preocuparte por ello.

Recorro tus labios con la punta de la lengua, haciendo que desees besarme, y me doy la vuelta para fijarme en la cama. Es enorme, y seguramente increíblemente cómoda. Una habitación que bien podría ser la más lujosa de todo el apartamento. ¿Por qué me la das a mí?...

Volviendo a lo de antes, si lo que quieres es dormir conmigo, adelante. Si me despierto en medio de la madrugada, podré masturbarme y correrme encima de tu muslo. Sentirás calor, créeme. —Me río y me dejo caer sobre el colchón, estirándome cuán largo soy. Luego golpeo la cama para indicarte que te puedes tumbar a mi lado—. Anda, tesoro, ¿por qué no te quedas un rato conmigo y charlamos como personas civilizadas? Estás deseando hablarme de ti, ¿a que sí?

Si quieres usar en mi contra mis recuerdos, quiero que antes me infravalores. Quiero que creas que no he visto cosas de ti, que no he tenido esos recuerdos. Quiero que creas que no te conozco...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Ago 13, 2019 1:52 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

La bruja se dio la vuelta, harta. Jensen solía producir ese efecto en ella, la hartura, el hastío, las ganas de hechizarle para que fuera incapaz de abrir esa bocaza llena de maldad y veneno. Pero lo hacía, igualmente abría la boca y sí, hacía daño. Se arrepintió en cuanto lo dijo, supo que había cometido un error terrible pero que era demasiado tarde para enmendarlo. Ni siquiera se dio la vuelta cuando contestó, su expresión y su cuerpo estaban tensos, completamente tiesos.– No hay ningún motivo, no vamos a dormir juntos de todas formas. Yo no comparto el lecho con nadie.

Mintió, había compartido el lecho antes, pero el 90% de las veces echaba al hombre en cuanto el acto había acabado, solo con Tobías había dormido tras el sexo muchas noches, pero única y exclusivamente porque su vínculo era de confianza y amistad, porque nunca interpretaron nada más allá de eso. Y por supuesto que no pensaba dormir con Jensen, le había invitado a compartir su lecho para acostarse con él, nada más y aunque hubiera más, jamás lo admitiría abiertamente ni lo reconocería y menos ante el gilipollas que utilizaba todo en su contra.

Alzó la ceja cuando le hizo aquella pregunta, era buena, pero fácilmente contestable.– Mi habitación es mucho más grande que esta –se limitó a contestar, aunque no es que a la que le hubiera llevado le faltaran metros cuadrados. Era mucho más grande que la mayoría de pisos enteros de aquella ciudad y lo sabía, pero no alardeó, no fue ostentosa y no fardó de su dinero en ningún momento. No necesitaba hacerlo, saltaba a la vista que le sobraba. Se apoyó en el quicio con el tacón en la madera, estaba más cómoda así y se cruzó de brazos al hablar.

Silencio, entre ambos, sepulcral. De las pocas veces que el hada había cerrado la boca, justo en el único momento en el que no debía haberlo hecho. Chasqueó la lengua terriblemente molesta y de pronto le vio acercarse. Sintió su proximidad, su cercanía y le pareció algo agobiante y embriagador a partes iguales. Apoyó la frente en la suya y perdió una mano en su cabello, tocando sus rizos castaños. Su respiración se agitó y se inquietó, intentó controlarla como pudo.– ¿Quién ha dicho que yo me preocupe? Además, no controlo lo que veo, no se ni por qué me llegan esos retazos de tu mente –dijo con tono ahogado, tragando saliva, estaba siendo sincera.

Y él parecía serio, era la primera vez que le veía tomarse algo como tenía que hacerlo. Sus padres parecían ser un tema que no quería tocar, pero, ¿ella que sabía? Su cuerpo reaccionó cuando sacó la lengua y recorrió sus labios por fuera con ella, se le secó la boca y deseó atraparla con la suya propia, enredarla en la de él y que lo hicieran contra el quicio de aquella habitación, sin pararse siquiera a quitarse la ropa. Pero lo que le dijo fue tan horrible, tan repulsivo, que cuando el chico se separó ella aún seguía con la boca abierta, alucinando. La había cosificado y vulgarizado de forma cruel en una sencilla frase.

Él se tumbó sobre la cama tan pancho, tan relajado... Se sintió enfurecer. Para qué abofetearle, no conseguía nada con ello, no podía causarle verdadero dolor y en aquel momento quiso hacerle, quiso dañarle de verdad. Movió las manos rápido y comenzó a salmodiar, se metió en su cerebro con fuerza, sin cuidado. Unas enormes cadenas de hierro puro salieron de debajo de la cama y se agitaron, furiosas, como si fueran serpientes con vida propia. No había nada más mortal y doloroso para un hada que recibir el contacto y el beso del hierro. Quiso deslizarlas por sus muñecas, por sus tobillos, amordazarle y hacerle daño.

Sus ojos negros como la oscuridad y sus manos comenzaron a bajarlas, no eran cadenas reales pero el dolor que sentiría en la mente si lo sería. Casi tocaban su piel. Aprovechó ese momento de pavor, de miedo por su visión. Se aproximó veloz hasta la cama y se situó sobre él. Rebuscó en la mesilla y dio con una daga de hierro semi-puro. Con ella podía hacerle daño, podía incluso matarle. Deshizo la visión, las cadenas cayeron inertes sobre la cama pero la daga era real y la llevó a su cuerpo. La situó sobre la piel de su cuello, a centímetros. Ella estaba pegada a él, completamente encima del chico, su respiración y la del hada se mezclaban.

Siempre me subestimas, me tomas a broma, olvidas quién soy... Y olvidas que te lo dije, te dije que soy una hija de puta, pero es que resulta que soy una hija de puta poderosa y que tengo armas con las que podría borrarte de la faz de la tierra –susurró, agresiva, ni siquiera estaba necesitando gritar. Sus ojos estaban negros como dos pozos, siempre se ponían así cuando se dejaba llevar por su lado demoníaco. Bajó un poco más la daga y el hierro, por el lado más fino y afilado, entró en contacto con su piel. La sintió quemarse, esa pequeña tira que rozaba sufría.

Tengo muchas formas de hacerte daño, puedo atravesarte con esta daga pero también puedo meterme en tu cabeza y hacerte creer que vas a morir, una y otra vez, de forma indefinida pero nunca morirás, solo sentirás esa agonía indefinidamente. –su respiración iba a mil por hora, había perdido el control, no conseguía tranquilizarse y no era ella quien hablaba ni quien enarbolaba la daga, era su lado peligroso, cruel y sin un ápice de escrúpulos. Su expresión mostraba ira, enfado, pero también dolor, no controlaba sus facciones ni su cuerpo en ese momento.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Ago 13, 2019 11:19 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Para no compartir el lecho con nadie, bien que te haces de rogar. Te molesta que no te responda y que no insista. Odias que no sea directo y que no te pida dormir conmigo. Sonrío y entorno los ojos.

A decir verdad, tampoco me importa qué habitación sea más grande. No he tenido tiempo para parar a fijarme en detalle en la tuya. Las veces que lo hemos hecho en ella han sido tan intensas que me han dejado un tanto fatigado, y siempre nos hemos vestido y nos hemos movido a otra pieza de la casa, o me he marchado para regresar a la mía. Pero quieres más. Sé que quieres más. ¿Le pides a todos los hombres con los que te acuestas que duerman contigo?...

Me he tumbado en la cama, y lo cierto es que espero que te enfades. Pero no espero ver unas cadenas de hierro que me hacen apretar los dientes y tensarme. De hecho, intento zafarme aún recostado. Están a punto de tocar mi piel, y mi respiración se dispara, así como el ritmo de los latidos de mi corazón. Vas a hacerme daño, lo sé. La barrera evita que confunda pasado, presente y futuro, pero no me ayuda a entender cuándo usas magia en mi mente y cuándo no. Como sé que estás como una auténtica cabra, al igual que yo, no me extrañaría en lo más mínimo que se te cruzase un cable y quisieras matarme. Tal vez es lo que yo desee: verte perder el control por completo.

Cuando deshaces la visión, suspiro. Miro la daga de hierro que me acercas, y entiendo en ese instante que ella sí es real. Trago saliva y te miro. Intento ocultar el pavor en mi mirada, pero es imposible. No hay modo mortal de ocultar el temor al hierro. Todas las hadas lo sentimos. Sabemos el dolor que nos puede infligir.

Hazlo, entonces. Bórrame de la faz de la tierra. Pierde el control de verdad —te ordeno, arqueando una ceja y mirándote con un atisbo de interés, pese al temor.

Aprieto los dientes en señal de dolor en cuanto el hierro entra en contacto con mi piel. Intento zafarme, tiemblo, pero no hay modo de liberarme de tu agarre. Me tienes bien cogido. Prefiero cuando me coges por mis partes nobles, en el sentido literal de la expresión.

Tortúrame todo lo que quieras. Mi mente está destrozada, de todas formas. —Dejo escapar una risa amarga y te miro fijamente, aunque sé que no quiero sufrir ese destino. Es demasiado doloroso—. Pero no lo harás. Debajo de esa fachada de la bruja de Blancanieves, hay una mujer que se preocupa. Hay sentimientos.

Y esbozo una mueca de repugnancia, mostrando lo ridícula que me resulta esa idea. Te miro con aire provocativo y, yendo en contra de mi dolor, me acerco un poco más a la daga, como si esperase que en verdad me la claves en el corazón, o que me tortures con el hierro.

Admítelo. Admite que quieres dormir conmigo, y punto.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Ago 13, 2019 12:37 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

Estaba demasiado furiosa para pensar con claridad. Liliana le recorrió con la mirada, con sus ojos negros y en cierta medida saboreó la sensación de terror que vio en sus ojos azules como el cielo, que ahora parecían más oscuros. Sabía que estaba aprovechándose de ello, que el pavor de los feéricos por el hierro era demasiado intenso e irracional. Hundió la daga un poco más en su cuello, escuchando la carne reaccionar y la daga quemarle la piel. Su respiración agitada sobre la de el no parecía calmarse pero le escuchó ordenarle que lo hiciera, que perdiera el control de verdad. Quiso reírse por su osadez, iba a perder la vida allí mismo y aún así no tenía miedo.

No, había miedo pero también valentía, suficiencia y las pelotas necesarias para ordenar algo a alguien que puede matarte en cualquier momento. Le sintió retorcerse bajo ella en la cama, Liliana apretó con fuerza sus muslos, inmovilizándose y dejándole claro que no le convenía moverse más.– ¿Y si lo hiciera? ¿Y si te matara aquí mismo? Nada ni nadie podría impedírmelo –dijo siseando. Pero algo se agitó en el cuerpo de Liliana cuando dijo que su mente estaba destrozada de muchas formas, parecía ser algo amargo, era la primera vez que le escuchaba admitir algo así.

Pero lo hizo, justo cuando la bruja intentaba calmarse y recuperar su cordura, la acusó de tener sentimientos y lo hizo con desprecio en su mirada. Y entonces sí, sintió dolor y el dolor comenzó a tomar el lugar de la ira y las ganas de matar. La daga de hierro se clavó más aún contra su cuello cuando él se aproximó y se preguntó si realmente le era tan indiferente la muerte, ¿no hay nadie por quién quieras vivir? Lili cerró los ojos sin decir nada y cuando los abrió, el negro comenzó a desaparecer y volvió el turquesa claro. Con mucha calma y parsimonia, retiró la daga de hierro de su cuello y la dejó caer sobre el suelo, porque si seguía con ella en la mano, si volvía a acusarla de esa forma cruel de sentir, sabía que no sería capaz de controlarse de nuevo.

Siguió encima de él unos instantes pero al final se levantó de encima y se puso de pie sin decir nada, con la mirada más calmada, sin jadear tanto, pero más fría. Movió las manos, salmodió y en su mano apareció un frasco, una especie de ungüento. Sabía que no olería bien pero que cumpliría con la tarea para la que había sido creado. Se lo tiró con desprecio al lado del cuerpo.– Es para el cuello, eliminará la quemadura, si no te la tratas el hierro penetrará en tus pulmones –y podrías morir, aunque no lo dijo. Apretó los dientes con fuerza, ni siquiera contestó a lo de dormir con ella.

Seguro que Jensen pensaba que todo eso era una amenaza porque ella lo deseaba. Cuando no, el gilipollas no entendía que era el cúmulo de insultos, vejaciones y cosificaciones hacia ella lo que la había llevado a perder el norte de esa manera. Y se sentía fatal, siempre que se entregaba a su lado oscuro, porque la calma y la serenidad te aportan la frialdad necesaria para tomar decisiones correctas y certeras. Pero con él era imposible, nunca, no había serenidad, no había paz y mucho menos frialdad.

Y dicho eso se dio la vuelta sobre sus tacones, con el puño apretado y se marchó de su habitación hacia el pasillo, furiosa caminó taconeando. No se dio cuenta de que los ojos le ardían hasta que se fijó en que estaban húmedos. ¿Cuándo había sido la última vez que había llorado? ¿Había vuelto a hacerlo tras la muerte de Norah? Ni siquiera lo recordaba, pero no permitió que se transformara en una lágrima, frotó la zona con el dorso de la mano e hizo desaparecer la humedad de sus ojos. "La debilidad, la compasión... son tus peores virtudes, Liliana, un día alguien se aprovechará de ellas" resonó la voz de Tobías en su mente.


MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Ago 13, 2019 5:21 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Por un momento, no puedo evitar tragar saliva y preguntarme lo mismo que me preguntas tú. ¿Y si ocurriera? ¿Y si se te fuera la mano de verdad y acabaras con mi vida? ¿Qué pensaría, entonces? ¿Dónde quedaría toda mi seguridad? ¿De qué me habría valido ser confiado y valiente si estaba muerto?

Pero no lo harás. Lo sé.

Dejo escapar un quejido al notar el tacto de la daga en mi cuello. Duele, claro que duele, y mucho. Si te sirve de respuesta, no estoy seguro de tener alguien por quién vivir. Lo hago por mí mismo. Nunca lo he dudado... ¿Por mis padres? No sé nada de ellos desde hace años. No tengo muchos amigos, no tengo novia. Todo lo que hago es por interés, por placer. En eso se basa mi vida.

Puedo recuperar el aire perdido cuando apartas la daga, y entorno los ojos al ver qué conjuras y me das. Es un frasco, e imagino de inmediato qué ha de contener. Sonrío por lo bajo, a pesar del dolor. No emponzoñes tus palabras.

Y moriré —termino tu frase, arqueando una ceja, mirándote fijamente.

Te marchas y me dejas solo en la habitación. Me pongo en pie y mi cabeza da vueltas. Apoyo una mano en la pared, y me bebo el contenido del frasco de un solo trago. Luego lo dejo caer, haciendo que estalle en mil pedazos, y me sujeto la herida del cuello. Esto evitará, por lo menos, que el hierro llegue hasta mis pulmones y me mate, como bien has dicho. ¿Por qué lo has hecho? ¿Por qué estás tan dispuesta a no matarme? No me vale eso de que no quieres que la Clave te pille, o que no eres una asesina. Sé que hay más. Sé que no eres tan fría como quieres dar a entender.

Me tambaleo para llegar hasta ti en el pasillo. Veo cómo te frotas los ojos. Nuevamente, soy incapaz de ocultar una sonrisa. Apoyo la mano al lado de tu rostro y la otra en tu cadera, mirándote fijamente a los ojos, encerrándote con mi cuerpo para que no te puedas escabullir sin más. Y, mientras dejo que te pierdas en el color azul de mis ojos, digo:

¿Sabes lo bueno de tener el corazón roto? Que si está roto, significa que se puede reparar.

O se puede romper aún más.

Eres preciosa. Por mucho que no pueda sentir nada, por muy monstruo que sea, sé ver la belleza ajena. Y tú eres una mujer atractiva, una que sabe hacer muy bien el amor. Tiro de ti para besarte en los labios mientras cierro mis ojos, dejando escapar el aire y reteniéndolo en mis pulmones, esos que has evitado que se llenen de hierro, a partes iguales.

Cuando nos separamos, te acaricio la mejilla y me quedo mirándote.

Creo que mis sábanas son mas cálidas que las tuyas. Y dan más morbo. Si lo que quieres es dormir en ellas, tendrás la puerta abierta esta noche.

¿Voy a dejarte dormir conmigo? ¿Estaré sintiendo pena? No lo sé. A lo mejor es que simplemente quiero que entres en mi cama para poder confirmar que quieres pasar la noche a mi lado. Me pregunto si me abrazarás, me pregunto si me besarás; me pregunto si enredarás mi cuerpo con una pierna. Me pregunto muchas cosas. Sólo hay una forma de encontrar respuestas.

Pero queda un rato para eso, ¿no te parece? Te llevo al salón y me sirvo en esta ocasión vino yo mismo. Bebo de la copa y me siento en el sofá.

Sabes que no pienso quedarme aquí para siempre. Esta noche, y punto. No tiene por qué haber más. ¡Me da miedo dormir bajo el mismo techo que la mujer que me odia y me quiere matar!

Sé que ninguna de las dos son ciertas. Atrévete a llevarme la contraria.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Ago 13, 2019 6:22 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

La brasileña caminó por el pasillo afectada, mucho más de lo que le gustaba admitir. Tenía ganas de liarse a golpes con algo, de desatar una terrible tormenta, de morder cosas y chillar, todo a la vez. Odiaba esa sensación de descontrol, era descorazonadora, es realmente doloroso saber que tus actos se escapan, que tus gestos no son tuyos. Se frotó el ojo distraída, caminaba rápido y no prestaba atención a absolutamente nada, así que no se dio cuenta de que alguien giraba su cuerpo y lo atrapaba contra la pared. Miró hacia arriba terriblemente confusa, pero era Jensen.

Estaba sorprendida, no lo iba a negar. Acababa de intentar matarle, había colocado una daga de hierro en su cuello, ¿por qué habría de perseguirla por el pasillo? Vio la marca, la horrible zona de la quemadura en su hermoso y duro cuello. Había estado muy muy cerca de clavársela, de hundirla en su carne, una parte de ella, la más oscura, lo había deseado. Pero la gran parte, la mayoría, no. Le miró agitada, él despertaba demasiados sentimientos en su interior, de muchos tipos, buenos y malos. Liliana le miró, atrapada contra el pasillo, sintiendo una mano al lado de su mejilla y la otra en su cadera.

¿Y qué haces cuando no tienes corazón? ¿Cómo reparas o rompes algo que no está donde debería? –preguntó ella a su vez, en tono tranquilo, perdiéndose en esos ojos azules tan bonitos. Y ella cerró también los ojos, perdida en ese beso, en esos labios, no pudo contenerse y llevó las manos hacia arriba, las paseó por su pecho y por su piel hasta llegar al cuello. Posó ambas manos ahí mientras se besaban e hizo algo, pero cuando se separaron, la quemadura del cuello de Jensen había desaparecido completamente. No era un secreto que los brujos podían ser grandes sanadores.

No dijo nada, sencillamente le debía aquello y si no, le quedaría cicatriz en esa piel tan bonita. No pudo evitar sentir un leve escalofrío cuando su mano acabó en su mejilla, rozando su piel pero más aún cuando dijo que podía ir a su cama a dormir con él. Su primer gesto fue alargar la mano, la colocó en la frente del rubio, estirándose.– Creo que mi brebaje te ha afectado demasiado –se mordió el labio, confusa. Cuando se portaba así, cuando parecía un hombre normal e incluso dulce, se sentía tan tan extrañada que no podía contestar con coherencia.– Lo tendré en cuenta.

Respondió aquello en tono suave, normal, intentó no darle ningún tipo de expresión o matiz aunque su cuerpo burbujeaba por dentro, de los pies a la cabeza y no precisamente ira como hacía unos minutos. El momento se rompió y ella lo agradeció con un suspiro, estaba siendo demasiado intenso para ella, demasiado revelador y se estaba inquietando en exceso. Fueron al salón y le vio servirse vino, ella hizo lo mismo con su copa y se puso un poco más. Se abrió la camisa distraidamente, desabrochando un par de botones, porque hacía demasiado calor y abanicándose la zona del pecho.

Cuando dijo aquello puso los ojos en blanco y se sentó de nuevo sobre un sofá, con las piernas cruzadas, acostumbraba a esa postura.– No tientes a tu suerte, Jensen, que no haya querido matarte esta noche no significa que no pueda hacerlo en otro momento –dijo, y era cierto, aunque no añadió que también podía haberlo hecho hacía mucho y no había ocurrido, él seguía ahí, delante suya, con esa mano que acariciaba su mejilla y esos besos que la hacían temblar de pies a cabeza...

Se incorporó sobre el sofá, a propósito, para interrumpir su hilo mental.– Pensabas que lo olvidaría pero no lo he hecho. Yo cumplo mi parte del trato y hace dos semanas no tenías información sobre la Corte, me gustaría que hoy me dijeras algo, más que nada porque no recuerdo haber intercambiado mis servicios por sexo –dijo ella, encogiéndose de hombros porque era verdad. Sabía algo sobre el origen de la guerra y que la Reina por ahora no hacía nada, pero quería tener claras las novedades. Liliana se llevó el vino a los labios y lo saboreó, pensativa, preparada para soltar la bomba.

Por cierto, ha sido una lástima que tu casero te echara. Yo tengo un piso en este edificio, está vacío y nunca lo uso, si quieres te lo puedo dejar una temporada hasta que puedas encontrar algo mejor, el alquiler esta carísimo en Nueva York, ¿no te parece? –preguntó ella taimada, sibilina. No decía tampoco una mentira, pero lo que pensó antes era cierto, no dejaría que nadie le alquilara nada más, le quería viviendo a unos metros de distancia de ella.– No tienes que pagarme, no necesito tu dinero, solo tu información –Y tu cuerpo, dijo su mente, directa... Antes de que una pequeña voz en su cabeza, una cabrona y traicionera, añadiese "Y tu amor".



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Ago 13, 2019 10:26 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

No es necesario responder a tus palabras. No hay nada en mí. No hay sentimientos, no hay corazón. Tienes toda la razón. Así que no te entrego una respuesta, porque no hay una. La hay, pero no te gustará oírla. No entiendo por qué escojo ahorrarte ese dolor. ¿No decías que te estaba haciendo mucho daño? Quizá ésta sea mi forma de pagarte por lo que has estado haciendo por mí. Sé que no te he dado información acerca de la corte seelie desde hace tiempo, pero que no te quejes...

Me fijo en cómo te abres la camisa una vez estamos en el salón. Me muerdo el labio inferior y me acerco al sofá en el que te sientas para tomar sitio a tu lado. No paro de mirar la piel de tu pecho. Muestras justo lo que debes mostrar para hacer que me excite, no más. Pero creo que necesito ver un poco más para querer hacértelo ahora. Curiosamente, quiero hacerlo.

Podrías haberlo hace mucho y no lo has hecho —suelto, como si te leyese los pensamientos. Te miro con una ceja arqueada, retándote a llevarme la contraria.

Tal y como imaginaba que lo harías tarde o temprano, mencionas la corte. Entorno los ojos y suspiro. Supongo que es normal que me pidas información, pues todo esto forma parte del trato que tenemos.

A veces, tengo la impresión de que esperas más que sexo. —Es una simple observación; una que te he hecho en otras ocasiones, y una que tú misma conoces—. No sé qué más puedo decirte acerca de la corte seelie. No me llega mucha información ahora que estoy en Nueva York. Llevo así cinco años. Te podría decir que las tensiones con los cazadores de sombras son más grandes que nunca; te podría decir que he oído un rumor de que pretenden hacer una caza de brujas... Vaya, lo he dicho, ¿verdad?

Me río, como si la situación me hiciese gracia. Le veo el lado divertido. Mentir es entretenido, y más cuando te creen. Así que me hago de hombros, quitándole importancia al asunto.

Entonces, todo sale a la luz. Al fin veo cuál es tu plan maestro. No pretendes hacer que me quede en esta descomunal casa, contigo. Eso sería admitir demasiado para ti, ¿no es así, bruja con el corazón roto? Lo que planeas es entregarme un apartamento que está en esta misma casa, aquí, cerca de ti. ¿Para qué? ¿Para controlarme? ¿Por simple caridad? Lo cierto es que me da completamente igual. No soy ningún estúpido, y eso de que a caballo regalado no hay que mirarle el diente...

Mientes, bruja con corazón. —Me encorvo hacia ti y tomo tu barbilla para que me mires fijamente a los ojos. Mi cuerpo se recuesta ligeramente sobre el tuyo—. No quieres sólo mi información. Pero aún así, acepto tu oferta. Solamente un imbécil se negaría —reconozco, mirándote con una sonrisa y guiñándote un ojo—. Gracias.

No tengo que pagar, no necesito dinero para estar en ese apartamento del que hablas. El precio es vivir a escasos metros de ti. Tú misma te estás metiendo en la boca del lobo. Me estás poniendo fácil manipularte, Liliana. Hacerte daño. Antes te lo he dicho: un corazón roto puede repararse, pero también puede...

¿Cómo era?...

Te beso y abro más botones de tu camisa. Hacemos el amor en este mismo sofá. Pero por una vez, no siento especial deseo de poseerte. No te pido que te pongas sobre tus piernas y que me des la espalda; no te dejo dominarme tampoco. Lo hacemos así, contigo recostada y apoyada en el respaldo del sofá, y conmigo encima, estrujando tus piernas, aferrándome a tus caderas y dejándome llevar, hasta que ambos explotamos y jadeamos, sudorosos.

Me aparto de ti y juego con un mechón de pelo que te cae por encima del rostro. Dejo escapar una risa atrevida, como si pretendiese mofarme de ti.

¿Por qué no me enseñas ese apartamento del que amas, preciosa? ¿O es que quieres esperar más tarde para quedarte allí y dormir conmigo? —O tal vez quieres que me quede aquí, en el tuyo. ¿Qué te hace sentir en auténtico control?

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Ago 13, 2019 11:09 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

Liliana se terminó nuevamente su copa de vino y la depositó sobre la mesilla de cristal, antes de estirarse perezosamente en el sofá, dejando más piel a la vista y un bonito sujetador plateado se vio brevemente. Jensen replica que si quisiera haberle matado ya lo habría hecho, no le faltaba razón, pero su amenaza estaba ahí y era real. Si tensaba demasiado la cuerda con ella y se dedicaba a joderla todo el tiempo, tal vez hubiera consecuencias indeseadas para sus actos. Indeseadas para él, por supuesto, porque el poder de un hada no se compara ni de lejos al de una bruja.

Incorporada hacia delante, prestó atención a la información que él le daba, con la ceja alzada porque parecía volver a no tener nada. Sintió como apretaba sus puños y el enfado volvía a crecer en su interior, ¿qué clase de trato tenían si ella no recibía nada de nada a cambio? ¿Iba a obligarla a dejar de ponerle las barreras hasta que tuviera algo? Liliana alzó una ceja ante aquella rotunda y falsa afirmación.– Cierto Jensen, espero más que sexo, porque se supone que tenemos un trato en el cual yo curo tu mal y tu haces de espía en la Corte Seelie, pero la verdad, encanto, de momento estás resultando ser bastante poco útil –refunfuñó ella, molesta.

Liliana se quedó parada un momento, como congelada, procesando.– ¿Llevas cinco años fuera de la Corte? –eso si que le pareció muy extraño, especialmente porque las hadas solían ir y venir de ella o vivir dentro. Supuso que se refería a viviendo de seguido, que si que entraba cada cierto tiempo. ¿Caza de brujas? Aquella idea le pareció estúpida y se rió abiertamente, las hadas y los brujos eran enemigos ancestrales, pero si se les ocurría perseguir a los suyos, acabarían aplastadas por el poder de éstos. Y aun así, a pesar de aquella risa despectiva, hubo algo de inquietud en su interior.

Miró a Jensen, seguro que estaba tocándole las narices otra vez, esperaba... Le vio encorvarse sobre ella y con un dedo levantó su barbilla. Le miró fijamente mientras él se recostaba un poco sobre ella, siempre con esas confianzas.– Si tengo un corazón, como tu crees que tengo, es probable que esté negro y marchito –respondió ella en tono suave y con voz queda, mirándole aún.– Pero tienes razón en algo, solo un imbécil se negaría –repitió ella, con un brillo malicioso en sus ojos turquesa pero sencillamente encantada de que hubiera aceptado quedarse el apartamento, era justo lo que esperaba que él hiciera.

Jensen se aproximó más y acabaron besándose de nuevo, como les gustaba hacer, sin decir nada al respecto. Sintió sus manos por su pecho y como comenzó a desabrochar más botones de la camisa, su cuerpo vibró en respuesta y se excitó al sentir sus manos cálidas pasearse por su sujetador. Era increíble, si lo piensas bien, como habían pasado de aseverar que jamás repetirían a acostarse nada menos que tres veces en el mismo día. La situación derivó al sexo muy muy rápido, lo hicieron contra el sofá, en una postura en la que ella estaba debajo y él encima. Ninguno de los dos pareció hacer el amago de querer robar la situación.

No lo estaban pensando, razonando, al menos Liliana, solo se limitaba a disfrutar y a dejarse llevar por el placer que le provocaba tenerle dentro. Y le besó, más de una vez, por iniciativa propia durante el momento. Al final sus respiraciones se agitaron y ambos alcanzaron el clímax con solo unos segundos de diferencia. La bruja tomó aire, intentando recuperar el que había perdido, cuando él se levantó de encima suya. Se colocó la blusa bien y abrochó los botones de nuevo, antes de apartarse un mechón de cabello de la cara, totalmente digna y sin decir nada.

Sintió el dedo del hada en un mechón de su cabello, se dedicaba a enredarlo una y otra vez con el dedo índice. Lili respiró desde su posición en el sofá, recostada y agotada.– El apartamento no está listo aún, mandé a Matilde comprar más muebles. Mañana cuando te levantes puedes mudarte si quieres, ella madruga mucho –dijo, girándose hacia Jensen. Los dos sentados en el sofá, apoyados y él con un dedo en su pelo, le hizo pensar de nuevo en lo guapo que era cuando cerraba la boca y en lo encantador que podía ser cuando no estaba siendo malicioso.

Sin decir nada más, rompió el momento y se levantó del sofá, cortando el contacto con él.– Soy una bruja, pero no tengo corazón. Necesito información sobre la Corte, información real, pero si no puedes dármela tal vez tengamos que re-negociar los términos del acuerdo. La barrera funciona, se que lo hace, pero cada vez un poco menos, pronto tendré que tratarte una vez a la semana para que puedas llevar una vida normal. –dijo, cogió de la mano a Jensen y tiró de él para incorporarle del sofá. Se le quedó mirando antes de soltar su mano como si quemara.– Es tarde, va siendo hora de dormir.


MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Ago 13, 2019 11:45 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Engreída y mentirosa.

Puedes ocultarlo tanto como te dé la gana, pero tú a mí no me engañas. Luchas por hacerte la digna, e incluso se te nota en cuanto terminamos de hacer el amor encima del sofá. Tu mirada, tu expresión lo dicen. No quieres mostrar sentimientos porque eso demostraría que te importa qué ocurre entre nosotros. Cada vez que hemos tenido sexo ha sido decisiva para ti. No termino de entender por qué, pero sé que atribuyes esa importancia. ¿Quieres que sea sincero? No me molesta en lo más mínimo. Haces que sea más fácil para mí sacar provecho de todo esto.

Entorno los ojos. Es una lástima que el apartamento no esté listo, así que debré contentarme con acariciar tu pelo y dormir en esta casa. Sé que me acompañarás a la cama, así que eso puede ser tan bueno como malo. Bueno si acaba en sexo nuevamente, malo si te pillas por mí aún más.

A ver, corazón, dime tú: ¿de qué forma quieres renegociar los términos del contrato? —pregunto, y dejo que tires de mi mano para levantarme del sofá. Cuando me sueltas y propones que nos vayamos a dormir, me río—. ¿Sabes qué? No. No me lo digas ahora. Piensa en todo. Ya me dirás algo mañana.

Paso por tu lado, pero justo cuando parece que me voy a separar de ti para adelantarte, te cojo de la mano y te cojo con firmeza. Arqueo una ceja mientras avanzamos hacia mi habitación y te miro de reojo.

¿Quema?

Llegamos a mi habitación. Sé que Matilde se encargará de llevar mis cosas a su sitio, y si no lo hace, me da igual. Me descalzo y me quito la prenda superior para dejarla caer a un lado en la cama. Me gusta dormir sin camiseta, al menos cuando paso calor. Abro una ventana para que entre un poco de aire por el hueco de arriba y luego me recuesto en el colchón. Tomo aire y me río.

Ocupo toda la cama.

No sé por qué te has vuelto a abrochar la camisa. ¿Es que la necesitas? —Te hago un gesto para que te acerques, y hago que apoyes una rodilla en la cama para encorvarte hacia mí. Te abro poco a poco los botones de la camisa, y luego te la quito para que te quedes sólo con tu sostén. Una vez estás así, te hago caer sobre mí y me encuentro a escasos centímetros de tu rostro—. Con el calor de las sábanas y de mi cuerpo, te basta para dormir.

Justo cuando me tumbo, me aseguro de robar toda la almohada. Te estoy provocando, lo sé. Podrás notarlo en la forma en la que te miro, en el detalle de la almohada, en estar ocupando todo el lecho... También te darás cuenta de que estoy recargando ligeramente el peso de mi cuerpo sobre ti, a sabiendas de que no serás necesariamente capaz de soportarlo por completo.

Las luces se apagan, y sólo las de fuera entran en la habitación. Duermo bien así, sin echar las persianas. Aunque si tú prefieres hacerlo, no pondré impedimento alguno. También me gusta la oscuridad.

Al final te has salido con la tuya. Has conseguido dormir conmigo esta noche. —Me hago de hombros, como si me diese completamente igual—. Y dime, bruja, ¿qué pretendes hacer? ¿Abrazarte a mí? ¿Acariciar mi pecho? ¿Darme besos? ¿Contarme un poco acerca de tu pasado y de quién es esa chica que vi en tu mente? Parecíais muy unidas...

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Miér Ago 14, 2019 12:55 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

La cosa es que la bruja podía ser una mentirosa, pero no una engreída. Cada vez que se acostaban, por muy bien que se lo pasaran no podía evitar esa sensación de desazón por dentro que le decía que estaba cometiendo un error terrible. Un error que aun así estaba cometiendo cada vez más frecuentemente y que era probablemente de los mejores que tendría en su vida. Así que por eso tropezaba con la misma piedra en bucle, aunque no por ello iba a sentirse orgullosa de hacerlo, no era una bruja imbécil. Porque a ver, ¿quién quiere acabar colgado de un capullo? Pues nadie, nadie.

Otra vez la llamó corazón, pero supo que como siempre con el tono burlón. Jensen no parecía hacer nada al azar, por mucho que lo intentara, siempre salía ese tono malicioso de hada de su voz. Supo que tenía que renegociarlos, evidentemente, pero... ¿Qué podía querer? ¿Qué iba a pedirle? Lo reflexionaría con la almohada y lo decidiría después. Le dio la espalda después de haber soltado su mano.– Muy bien, mañana. Pero no vas a escaquearte de la conversación –respondió ella de espaldas. Y echó a andar hacia la habitación de invitados.

Había caminado solo unos pasos, el pareció querer adelantarse y de pronto la cogió de la mano. Su corazón volvió a dar un vuelvo, ¿pero bueno? ¿Por qué narices tenía que sorprenderla todo el tiempo? ¿A qué jugaba? Bastaba que viera que ella no quería algo o que rechazaba algún gesto, para que a continuación lo hiciera, como un niño caprichoso.– No se si quema o no, tal vez –dijo, deslizándose suavemente en su mente y haciéndole sentir calor, mucho calor, como si la mano de Liliana pudiera realmente arder y de pronto deshizo la ilusión, no dijo nada pero cuando miró al frente sonrió a medias, de forma torcida, ella nunca sonreía abiertamente.

Ambos llegaron a la habitación, pero Liliana se quedó en medio de ella como un pasmarote. Era en serio todo eso de que no había dormido nunca con un hombre, solo con Tobías y lo había hecho porque era una situación completamente extraordinaria. Así que no tenía demasiado claro qué hacer, pero él si parecía tenerlo. Le observó quitarse los zapatos con toda la confianza del mundo y después la camiseta. Se quedó absorta mirando su cuerpo y apartó la mirada cuando se dio cuenta, porque casi le había faltado relamerse con la visión. Era indudable que el chico era asfixiantemente guapo y atractivo.

Era una noche de Agosto pero bastante fresca y entró brisa por la ventana. Cuando le preguntó por qué se había abrochado la camisa, alzó una ceja extrañada.– Porque no duermo con ropa de calle –respondió, obedeciendo y acercándose a la cama para apoyar su peso en la rodilla y subir sobre el colchón. Él se estiró y comenzó a desabrochar de nuevo su camisa, después la dejó a un lado, pero no lo hizo como había pasado en el salón. Aun así, no pudo evitar agitarse cuando él tiro de ella y la situó encima, a centímetros el uno del otro. Él ocupaba toda la cama así que tenía complicado moverse.

¿Eso es lo que le dices a todas las pobres idiotas que se acuestan contigo para que se queden a dormir? ¿Y pican? –preguntó maliciosa, porque aquella intimidad entre ambos era casi asfixiante a momentos y pretendía esconder lo mucho que se agitaba su cuerpo ante cada contacto del hada. Y cuando comenzó a hacer gestos para echarla, como acaparar la almohada, el lecho y cargar su peso sobre el de ella, se levantó y suspiró, molesta. Aun así le dio la excusa para poder cambiarse, se acercó hasta un cajón y sacó un camisón de él. Tenía ropa suya por toda la casa.

Se dio la vuelta y comenzó a cambiarse sin marcharse de la habitación, al lado de la cómoda, aunque evidentemente no lo hizo de frente. Deslizó sus shorts y se quitó los tacones, para finalmente desabrochar su sujetador y dejarlo caer y pasó por su cabeza un camisón de seda color amarillo intenso. Con esa clase de cosas dormía, mucho mejor que con shorts y sujetador. Se dio la vuelta con el camisón puesto y se removió el pelo para dejarlo suelto y cómodo. Liliana se aproximó a un lateral y apagó las luces del cuarto, pero no quedaron completamente a oscuras, la noche de Nueva York era bastante luminosa.

Camisón:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] JMn0dsM

Se aproximó de nuevo al colchón y puso los ojos en blanco, esperaba que pudiera verlo.– Disculpa pero quién me ha invitado a pasar la noche a su cama has sido tú. Yo creo haber sido bastante clara cuando te he dicho que no comparto el lecho con nadie, pero bueno, si te hacía ilusión... –dijo altanera, pues en el fondo era demasiado orgullosa para admitir algo que no fuera eso. Dijo todo eso, preguntando si iba a abrazarle o a besarle y sintió ganas de arrearle, un don que tenía el hada, el de provocar sus instintos más bajos.

Liliana se había sentado en el borde de la cama, de espaldas a él y solo le permitía ver su silueta contra la luz del ventanal. Y sacó un tema que la puso tensa de inmediato. Había mentido, él había visto a alguien, una chica con la que estaba muy unida, y lo supo de inmediato... Jensen había visto a Norah. Todo su cuerpo se agitó, incluso su respiración pareció desbocarse con facilidad, aunque intentó contenerla y controlarla.– He vivido 480 años, si quisiera contarte todo mi pasado, morirías antes de haber terminado el relato –su voz sonó seca, mucho.

Además, creía que me habías dicho que tu no veías partes de mi vida. Acabas de confirmarme que mientes y eso me lleva a preguntarme qué más habrás visto... –siguió dándole la espalda, pensativa y dolida a partes iguales, Norah era un recuerdo amargo y doloroso en su corazón. También feliz, no se arrepentía nunca de los 28 años que pasaron juntas, probablemente los más felices de su larga y penosa vida, pero aun así no quería hablar de eso con Jensen. Norah fue su hija, un chiste, una broma sobre ello y eso podría destruirla.– No sé que viste, pero no fue nadie.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Miér Ago 14, 2019 1:23 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Quema. Quema mucho. Juega con mi mente lo que quieras, pero no conseguirás que te suelte. No lo hago.

Me doy cuenta de que te me quedas mirando cuando me quito la camiseta. Te gusta verme hacerlo, ¿eh? Después hago exactamente lo mismo: me quedo prendado de lo que veo, me muerdo el labio mientras me ofreces la vista de tu espalda desnuda, de tus caderas. Y cuando me fijo en el camisón que te has puesto, amarillo y extremadamente corto, entorno los ojos. Te volvería a hacer el amor ahora mismo con él, pero voy a reservarme un poco para más tarde. Quizá por la mañana. ¿Quién sabe?

Creía que odiabas hablar de todas esas mujeres. Estás sacando tú el tema —observo sólo ahora, mirándote con una ceja arqueada al mismo tiempo que me siento divertido. Allá tú. Después no te quejes de cómo presumo de todas esas mujeres.

Me callo cuando quieres echarme a mí la culpa de pasar la noche en mi cama. Me gusta hablar sólo cuando sé que voy a sacar un provecho de ello. Sé que ahora estás demasiado cabezona como para atender a razones. Lo sé bien.

Entonces hablas de esos cuatrocientos ochenta años que has vivido, y me hago de hombros. En esta ocasión no me río.

Me gustan los retos. Adelante, prueba —propongo con completa seriedad.

Sabes que he mentido. Precisamente quería que lo supieras. Suspiro cuando oigo dolor en tu voz. En todo caso, algo saco en claro de todo esto: esa persona era importante para ti. Sí, sí que lo era. No quieres hablar de ella, igual que yo no he querido hablar de mis padres. Eso también te ha dolido.

Lo único que haya podido ver y que ha despertado mi curiosidad a la vez ha sido eso. Esa chica. —Frunzo el ceño y dejo escapar el aire de mis pulmones tranquilamente—. Era muy guapa, ¿sabes? No se parecía físicamente en nada a ti, pero parecíais... felices. Parecía feliz a tu lado.

Me encuentro pensativo, intentando entender por mi propia cuenta qué clase de relación tenía ella para contigo. Llevo mi mano a tu espalda y empiezo a acariciar la piel con la yema de los dedos y con las uñas, tanto por encima como por debajo del camisón. No te he pedido permiso, pero no lo necesito. Siento cómo se eriza tu piel, y sé que te gusta el tacto.

A ti no se te da bien mentir. —Te sonrío mientras tiro de tu brazo y hago que apoyes tu barbilla en mi pecho, así como una mano en mi piel. Yo me tumbo y acomodo, y nos cubro a ambos con la sábana—. Cuatrocientos ochenta años son muchos. Has visto de todo. Pero no me engañas. Lo que sea que has sentido por esa chica, Liliana, es distinto a todo lo que has tenido. Y el desenlace de ese capítulo de tu vida te ha marcado. No hables de ello si no quieres, pero... Ese momento que he visto me ha hecho sentir bien hasta a mí.

Me giro para mirarte en la oscuridad con absoluta serenidad. Al final, te doy un beso en la nariz y me recuesto sobre la espalda, asegurándome de que uno de mis brazos te rodean y el otro se posa a un lado. Cierro los ojos, preguntándome si vas a darme más tema de conversación o no. Aférrate a mis palabras o al desprecio que sientes por mí tanto como quieras. Cuéntame lo que quieras. Sólo he preguntado por ti.

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Miér Ago 14, 2019 2:14 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

A la bruja no le pasó desapercibido que aunque le hizo sentir que su contacto quemaba, no soltó la mano de ella. Le molestó esa cabezonería que tenía, esas ganas de llevar la razón por encima de todo, porque lo había hecho solo por eso. Ella podía sentir lo que quisiera, pero no se engañaba un ápice respecto a Jensen, no la mayoría del tiempo... Ya en la habitación para ella la situación se volvió ciertamente extraña, no parecía estar cómoda al menos al principio pero no por ello se privó de la vista del cuerpo de su acompañante, un cuerpo que además la volvía loca en muchos sentidos.

Cuando se dirigió a la cama y acabó atrapada entre sus brazos, hizo esa pregunta con el mero objetivo de picarle. Y se dio cuenta de que había acabado picada ella, porque tenía razón... Siempre se estaba quejando y para una vez que el hada no hacía un comentario cabrón o malicioso, iba ella y lo sacaba. Se sintió inquieta pero agradeció poder levantarse a ponerse el camisón, eso la concedía tiempo suficiente para pensar y para darse aire, porque madre mía, a veces lo necesitaba mucho.

Acabó por sentarse en el borde de la cama, mirando al ventanal y al final acabó meditabunda y pensativa. No tenía ninguna intención de hablar de su hija aquella noche, principalmente porque era un tema doloroso y segundo porque Liliana jamás hablaba de su pasado, nunca, con nadie. Ni siquiera con Tobías, que había sido durante años lo más cercano a un confidente para ella. El pasado es pasado, había hecho demasiadas cosas malas y cometido muchos errores como para querer rememorarlos, además, Jensen se había negado a hablar de sus padres, no le debía ninguna deferencia.

Liliana volvió a tensarse cuando se dio cuenta de que el hada no parecía querer dejar estar el tema. No se giró para mirarle, no quería hacerlo y sin embargo le inquietaba que no lo dejara estar, le dio evasivas.– He tenido muchas mujeres hermosas en mi vida y ninguna se parecía físicamente a mí –Norah no lo hacía, desde luego, porque no era su hija biológica, porque los brujos y las brujas no pueden tener descendencia. Pensó en la piel pálida de su pequeña, en su cabello oscuro y en su sonrisa enorme. La recordaba como si no hubieran pasado 150 años desde su muerte.

Todavía podía recordar su risa, como gritaba "mami", la casa de campo en la que vivieron juntas, cuando le contó su secreto, como la abrazó y le dijo que sus sentimientos por ella no había cambiado. Su cabeza divagaba, se estaba estancando en el pasado y anclarse en un pasado feliz es peligroso, no se puede avanzar. Liliana se estremeció cuando sintió los dedos de Jensen en su espalda, incluso sus uñas, a veces por la piel y otras por la seda del camisón. Sabía perfectamente lo que estaba intentando, la seducía, la tocaba, era encantador para conseguir lo que quería.

Le había visto hacerlo ya, lo había usado anteriormente con ella, hacerse el ángel dulce. Y siempre, siempre funcionaba con ella y eso la inquietaba, se sentía el ratón atrapado en la jaula con una rueda mientras es observado por un científico loco. Se vio tirada del brazo y de pronto acabó encima del pecho de Jensen, su barbilla en su torso sin a penas vello corporal y encima llevó su mano a su piel. Ella la apoyó en su vientre, era cálido, muy cálido, ¿por qué le era tan fácil convencer a una mujer de que era un buen hombre? Ella había visto claramente que no lo era, pero aun así se dejaba engañar.

Tal vez ella colaboraba en ese engaño, se dejaba engatusar, creía lo que le daba la gana creer. Suspiró entristecida, Norah... Si le hablaba de ella, la usaría como chiste y entonces si que tendría que hacerle daño. Porque nadie, nadie se metería jamás con el recuerdo de su hija, la persona más pura y bella que había existido.– Para Jensen, por favor, no sigas –suplicó Liliana, agónica, sus palabras entraban por sus oídos como el vino por su garganta: suave, agradable y sobre todo muy embriagador. Lo sabía, estaba cayendo en la trampa directamente. Y era la primera vez que le había pedido algo por favor, la primera.

Sintió su beso en la nariz y como rodeó su cuerpo con un brazo, toda esa situación provocaba calor en su interior, uno que no estaba preparada para asumir, tan poco preparada como estaba para hablar de ella. Percibió que cerró los ojos y de pronto hubo silencio, se preguntó si se habría dormido o no, ¿tal vez? Pero no, no creía que lo hubiera hecho, estaba esperando. Esperaba a que ella cediera a su control, a que se dejara manipular, a que le hablara de la persona más importante que había tenido.

480 años son demasiados para pasarlos sola, la eternidad es agobiante. Nunca pretendí que la cosa fuera así, pero topé con una niña de 3 años que se moría de hambre y la acogí bajo mi tutela. La muchacha que viste, fue mi hija –dijo ella, suspirando, en tono rápido y se acabó la información, no dijo nada más ni diría nada más, aquella noche al menos.– Y ahora, duérmete –ordenó, en tono serio. Sintió la suavidad de la sábana encima suya y desde ahí podía escuchar la respiración de Jensen en su oído. Algo la picó, como una aguja, una avispa metafórica. "Para de sentir Liliana, no seas gilipollas, él no lo hace", y cerró los ojos.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Miér Ago 14, 2019 11:14 am

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA  → UPPER EAST SIDE

Fíjate qué curioso: yo también he estado con muchas mujeres preciosas, y gracias al cielo, ninguna de ellas era mi hija. Habría sido de lo más repugnante, teniendo en cuenta lo que he hecho con todas ellas, ¿no te parece?

Me pides que pare. Quizá es por eso por lo que decido no darle más vueltas al asunto, entornar los ojos y recostarme para cerrarlos, contigo en uno de mis brazos. Siento que te remueves ligeramente, y eso me anuncia lo inminente: vas a hablar. No quieres dejar este tema de conversación así. No sé por qué, pueden haber varios motivos: puede ser que te haya marcado lo suficiente como para no haber hablado de ello con nadie en siglos, y que sea la primera y única persona que se interesa por ello; puede ser que, al haber mostrado tanto interés —que no es tanto, sinceramente— quieras recompensarme o hayas sentido la necesidad de sincerarte; puede ser que simplemente estés loca por mí y te sea imposible decirme que no.

Cuatrocientos ochenta años son demasiados para pasarlos sola. La eternidad es agobiante. Hay algo en estas palabras que me hace ahogar una risa, como si supiese de qué estás hablando. Como si te comprendiese. ¿Lo hago, realmente? He vivido en Feera. Sé de qué va todo esto. Bien es cierto que las hadas no vivimos para siempre, pero cuando vivimos en nuestra tierra, no estamos tan lejos de ello. Ése era el objetivo de mis padres.

Los brujos no pueden procrear. Por eso no me sorprende el hecho de que llames a esa chica de la que hablas "hija". Pero sí que me giro ligeramente hacia ti, con una expresión seria, para mirarte en medio de la oscuridad. Sí que siento cómo mi mano se aferra involuntariamente a tu hombro, como si pretendiera... ¿Como si pretendiera qué?

Has tenido una chica de la que te has encargado y a la que has considerado tu propia hija. Aunque un lazo de sangre no os uniese, sí que lo hacía un vínculo muy fuerte. Yo no he sido siempre un monstruo, ¿sabes? He tenido también a mis padres, y los he querido. Empero, eso terminó el día en el que decidí abandonar Feera.

Dejando escapar el aire que había retenido en mis pulmones hasta ahora, dejo que el sueño me lleve...

[...]

Me giro para mirar qué hora es. Las cuatro de la mañana justo. Sonrío por lo bajo. No sé qué me ha quitado el sueño: ¿ha sido una pesadilla? ¿Ha sido el recuerdo de una hija que tú has tenido, pero yo no? ¿Has sido tú, moviéndote tanto por la noche?

Eres un incordio. Creía que sería yo el que te haría la noche imposible, pero me encuentro en el borde de la cama, casi en el suelo, y te has hecho con la almohada. Lo peor de todo esto es que creo que te has apoderado de este sitio mientras dormía, inconscientemente. Aprieto los dientes e intento ganar un poco de espacio para mí mismo, pero aún dormida, hablas sola y te remueves. No hay forma de apartarte.

Muy bien. Tú lo has querido.

Si tú no quieres ceder por mí —susurro contra tu oído, a sabiendas de que no me puedes oír—, entonces no te muevas, preciosa. Tu cuerpo lo hará.

Deslizo mi mano entre las sábanas para liberar uno de tus pechos, bajando un poco tu camisón. Lo estrujo mientras permito que la otra viaje a tu entrepierna.

¿Te han hecho el amor alguna vez a las cuatro de la mañana?

Jensen Landvik
Mensajes : 110

Reliquias : 460

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Miér Ago 14, 2019 12:12 pm

MENUDA CATÁSTROFE
→ SÁBADO → 22:00 → APARTAMENTO DE LILIANA → Upper East Side

Liliana:
MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] 9xH29ex

A veces Liliana se sentía humana, su corazón latía, tenía sentimientos aunque intentara esconderlos, hacía lo mismo que un humano, tenía un gato, una casa, un trabajo... Y sin embargo no lo era, no era humana del todo. Vivía eternamente y estaba condenada a ver pasar los años mientras gente a la que quería o apreciaba acababa muriendo. Norah había estado solo 25 años en una vida de 480, y aun así fueron los años más significativos y hermosos para ella. ¿Podía marcarte tanto algo tan efímero? Era evidente que sí. Se removió sobre el colchón, con el brazo de Jensen a su alrededor.

Era, hasta cierta medida, muy agradable estar compartiendo la cama con él. Nunca lo había hecho, nunca se había atrevido a dormir con alguien así antes y estaba descubriendo que le gustaba, pero sabía que sería algo excepcional. No volvería a repetirse, Jensen no era la clase de hombre que invitaba mujeres a su cama si no era para tener sexo, no se lo había dicho pero ella lo sabía, lo intuía. Con ella había hecho una excepción única y exclusivamente porque tenían un trato entre manos, uno que él no estaba cumpliendo y que tal vez pretendía arreglar con gestos de ese tipo.

Liliana suspiró en silencio, con los ojos cerrados. Agradeció que él no siguiera preguntando al respecto, que escuchara en silencio y dejara estar el tema de Norah, ya se lo había dicho, fue su hija. Con eso le bastaba, no tenía por qué percibir el dolor que sentía aún por su muerte, como si hubiera ocurrido hacía poco. Desde esa postura escuchaba su respiración rítmica y acompasada, se había dormido. Su mano seguía en su pecho, movió los dedos con suavidad, solo un segundo. Después suspiró y lo dejó estar, él dormía pero ella no fue capaz de hacerlo, se removió incómoda y cuando cayó al sueño, supo que sería una noche larga en la que dormiría bastante mal.

[...]

Liliana despertó desorientada cuando comenzó a sentir algo en su entrepierna, un cosquilleo, una sensación agradable que fue suficientemente intensa como para arrebatarla del sueño. No abrió los ojos, estaba demasiado dormida y tenía mucho sueño, habló con voz pastosa.– ¿Jensen? –preguntó, confusa. Él la tocaba, tocaba su intimidad, su pecho y ella gimió en respuesta, terriblemente desubicada. Pero no tardó mucho en recordar dónde estaba y cuando. En la habitación de invitados con el hada, abrió los ojos un poco, el reloj de la mesilla decía que eran las 4 y algo de la mañana.

Se giró hacia él ligeramente aunque seguía de espaldas a su cuerpo, sintiendo su cálido aliento en la nuca y cómo la tocaba, tenía su dedo en su interior. Volvió a gemir y abrió algo más los ojos. Quiso preguntarle qué hacía, pedirle que parara, que la había despertado... Pero ninguna de esas palabras salió de su boca, alargó la mano a oscuras y a tientas hacia atrás hasta dar con su entrepierna, la sintió dura. No dijo nada, Jensen tampoco, solo aproximó su cuerpo al de él y le invitó en silencio a entrar en ella.

¿Alguna vez había hecho el amor a las 4 de la mañana? Ahora sí.



MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 110

Reliquias : 497

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO] Empty Re: MENUDA CATÁSTROFE / [PRIVADO]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.