31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 19
9
NEFILIMS
4
CONSEJO
5
HUMANOS
2
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
8
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

I put myself into your hands {Ivory Khanstein}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I put myself into your hands {Ivory Khanstein} Empty I put myself into your hands {Ivory Khanstein}

Mensaje— por Desmond Lynch el Jue Ago 22, 2019 5:35 pm

I put myself into your hands
→ Sábado → 22:15 → Casa de Ivory  → Cálido → After this
Probablemente sea una de las situaciones más estúpidas que he tenido que pasar en... ¿toda mi vida? Pero ya veis. Aquí estoy, contemplando el hall de la casa de Ivory como si fuese la primera vez que una chica me invitaba a su domicilio después de una cita que había ido bien. Qué digo bien. Había dado un salto que no me habría atrevido a pensar cuando salí de casa para recogerla en su mansión. Quizás por eso me encuentro tan nervioso, más que por otra cosa; como que, por ejemplo, en realidad no he estado con nadie desde la muerte de Ada y la idea de perderme en los brazos de la bruja es tan atractiva como aterradora al mismo tiempo. No es que vaya a permitir que eso me bloquee; ya no. Pero eso no aparta de mí la sensación de que me encuentro con los pies colgando hacia el vacío sin nada que frene mi caída al otro lado. Casi había olvidado esta sensación, y no me atrevo a aventurar si es buena o mala. Simplemente está ahí, instalada en la boca de mi estómago e impidiéndome pensar con claridad, como podéis ver.

Estúpido.

Una de las chicas se acerca a recibirnos cuando aparecemos por la mansión y me contempla con expresión asombrada, pero prudente como todas las que trabajaban para Ivory, no dice absolutamente nada. A cambio, me dedica una tímida sonrisa mientras coge el abrigo de su señora y antes de aproximarse a mí para solicitar el mío, que le entrego con cierta resignación. Me había costado mucho desacostumbrarme a esta pompa y volver a ella se me hace tan extraño como el contemplar con pasmoso anhelo la silueta de la mujer frente a mí, que me aguarda con un gesto tan entrañable en el rostro que sólo me dan ganas de perderme en su cuello. Pero no creo que sea la mejor idea del mundo hacerlo delante de nadie, la verdad.

Me alegro de verle, doctor Lynch —murmura la muchacha antes de dejarnos a solas, y yo sólo puedo devolverle la sonrisa con la misma timidez que ella me ha dado, inquieto por la resolución de todo aquello.

¿Ha sido, después de todo, una pésima idea, o es lo mejor que podemos hacer en estos momentos? Quizás ni siquiera es lo uno o lo otro, pero a estas alturas, qué más da ya, como me he planteado en el restaurante mientras esperábamos la cena. El reloj corre, mi juventud desaparece como granos de arena y si quiero pasar algo de tiempo junto a Ivory no puedo hacer otra cosa que tirarme a la piscina de cabeza, sin pensar, sin lamentar, sin remordimientos. Sólo esperar a que el agua fría me empape con sus besos cuando la atraviese sin dilación y quedarme allí, empapado hasta los cimientos de todo mi ser. De modo que, ¿a qué esperas, Desmond? Me atrevo a hacer desaparecer la distancia que nos mantiene separados con pasos casi tímidos, huecos, y con un gesto más vacilante que seguro le pongo los dedos en la cintura, estilizada y tan suave que me hace estremecer. Sus ojos oscuros se centran en los míos mientras le sonrío, bobo enamoriscado de una mujer demasiado fuera de su alcance, y le susurro palabras inquietas al oído mientras su olor me inunda por todas partes.

Señor, ¿es pecar o es morir el desear tanto algo que tienes al alcance de los dedos?

Me dejo llevar, querida señora. Estoy absolutamente en tus manos. Guíame hacia donde quieras y como quieras, que no soy más que un simple mortal que se deja llevar.


Spoiler:
I put myself into your hands {Ivory Khanstein} 29NjTVV

Thank you sooo much, SugarBe~
Desmond Lynch
Mensajes : 252

Reliquias : 0

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Desmond Lynch
está

Volver arriba Ir abajo

I put myself into your hands {Ivory Khanstein} Empty Re: I put myself into your hands {Ivory Khanstein}

Mensaje— por Ivory Khanstein el Mar Oct 01, 2019 11:19 am




I put myself into your hands

I
vory se preguntaba cuántas veces podía decir una persona que le costaba respirar en un corto periodo de tiempo antes de desfallecer, pero, de nuevo, la bruja se encontraba casi sin respiración por el nerviosismo que aquella situación le provocaba y, al parecer, en situaciones así su cerebro decidía preguntarse ese tipo de cosas relativamente irrelevantes. Seguía siendo una sensación extraña aunque, desde un ojo externo, podía resultar hasta entrañable, como cuando un par de adolescentes empiezan a salir por primera vez y todo lo que emanan es ternura por la forma en la que se comportan entre ellos, esos gestos, miradas indiscretamente discretas o las, más que agotadas por tanto revoloteo, mariposas en el estómago. Para Ivory todo eso indicaba lo especial que Desmond era para ella.

La bruja entregó su bolso y su abrigo a una de las empleadas que esperaban tras la puerta mientras murmuraba un casi imperceptible “Gracias”. Se quedó en el hall de entrada frotándose las manos mientras observaba a Desmond entrar. Se sonrió a sí misma pensando en lo estúpidamente afortunada que era. Rodeó su cuello con sus brazos cuando sintió los dedos sobre su cadera. Se perdió en su mirada, aún con esa sonrisilla boba en sus labios. ¿Qué pensaría sus empleadas? ¿Y el resto del mundo? Sinceramente no le importaba lo más mínimo. Hacía demasiado tiempo que no se sentía de esa manera y Desmond era demasiado importante para ella como para preocuparse por el resto del universo. Sin embargo, ¿cómo se lo tomarían sus hijas?

Acarició su mejilla. Desmond era demasiado importante para ella y estaba dispuesta a protegerle y hacerle feliz costase lo que costase. Un pequeño escalofrío recorrió su ser tras esas palabras. Lo único que quería en ese momento era perderse entre sus brazos.

—Sígueme. —Ivory se separó de él y tomó su mano. Le guió por la escalera y pasillos iluminados por las ornamentadas luces de pared que sólo ella —y sus empleadas— conocía hasta que llegaron a un par de puertas de ébano las que abrió de par en par; hasta entonces no había soltado la mano del humano.

El tiempo había sido cálido últimamente, pero la chimenea estaba encendida siendo la única fuente de luz que iluminaba la estancia. Las paredes blancas estaban decoradas con apliques de luz dorados y un par de cuadros de diferentes épocas. Cada uno de los sofás frente a la chimenea tenían una pequeña manta y en la mesita de café un ramo de peonías blancas. Otras dos puertas lacadas en blanco flanqueaban en sendos lados la gran cama de la bruja.

Ivory se acercó nuevamente a Desmond, la luz que emanaba la chimenea perfilaba su cuerpo dándole calidez y fiereza. —Eres la primera persona que he traído aquí. —tomó sus manos. Ciertamente estaba nerviosa y ansiosa por darle a alguien la libertad de estar en lo que sin duda es su pequeño paraíso de solitud y privacidad. Sin embargo, algo le decía que todo estaría bien.

Ivory rodeó a Desmond y le besó.


Sábado noche | Mansión Khanstein | Desmond


I put myself into your hands {Ivory Khanstein} Ivory-_Firma2
Witchy, witchy, witch:
I put myself into your hands {Ivory Khanstein} Ivory-_Picspam2

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
Ivory Khanstein
Mensajes : 240

Reliquias : 744

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Ivory Khanstein
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.