31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 19
9
NEFILIMS
4
CONSEJO
5
HUMANOS
2
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
8
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

No me juzgues [Liliana][+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Jue Ago 29, 2019 6:30 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Me siento como si estuviese viviendo un déjà vu por cómo te recibo. Estoy en ropa interior, sin pantalones ni camiseta, y descalzo. Te sonrío. Sé que vienes cansada de trabajar, y por tu cara y tu ropa puedo ver que ni siquiera te has pasado por casa. Son detalles que aunque tú no los valores, en el fondo, yo sí. Pareces muy involucrada con mi estado de salud, con mi mente, y eso hace que me sienta un poco más cerca de la cura. Pero ¿la encontraremos realmente?

Llegas tarde —me quejo, como si tuviese derecho a hacerlo. Te dejo pasar por mi lado. Siento estar siendo tan cruel. Ni siquiera yo mismo sé qué pretendo. ¿Tener el control de qué ocurre? ¿Demostrarte que no me importas?

Te sigo hasta el sofá, y me siento a tu lado en él. Hay una botella de vino en la mesa, y dos copas sin usar a cada lado. Te sirvo una y te la paso, y me hago con la otra para beber de ella. Cierro los ojos mientras degusto el sabor del alcohol, el cuál me resulta atractivo. Pero no tanto como tus labios.

Así que, cuando he saciado mi sed, me acerco a ellos para besarlos con pasión. Tiro de tu rostro con ambas manos, atrapándolo y negándome a dejarte escapar. Aún cuando me falta el aire, escojo no separarme. Me llevo las dos manos a la cabeza y aprieto los dientes.

Deberíamos evitar hacer mucho ruido con la barrera. Elle está durmiendo en mi cama.

Una sonrisa se dibuja en mis labios. Sé lo mucho que te dolerá saberlo, al igual que no estoy seguro de haberte comentado el otro día que pasaría unos días aquí. Has de estar pensando muchas cosas: que me he acostado con ella, que he tenido sexo con ella y que le he hecho el amor. Oh, y también que hemos follado.

¿Qué se siente, Liliana? ¿Tienes celos? ¿Sientes rivalidad porque pueda hacerlo mejor que tú? ¿Y por qué todo esto me interesa? Últimamente tiendo a hacerme muchas preguntas a mí mismo, más que de costumbre. Cuando nos conocimos, era un hombre mucho menos curioso y más... práctico. No tengo del todo claro qué clase de efecto estás teniendo tú en mi vida, pero noto cambios, sean buenos o malos. ¿Debería empezar a preocuparme por ello?...

Vamos, pon la barrera. El dolor es insoportable.

En eso, no te miento. Con Elle tampoco lo he hecho, realmente. Aún recuerdo cómo era disfrutar de su cuerpo años atrás, cómo gemía para mí, cómo se movía sobre mi cuerpo y cómo me daba la espalda para entregarme el suyo. También recuerdo el calor de sus labios sobre mi intimidad, la dulzura de sus manos en ella...

Y pienso de repente en lo que ocurrió entre tú y yo en la piscina. Me muerdo el labio inferior como reflejo cuando siento calor en mi entrepierna. Fue maravillosa la manera en la que me masturbaste, y la manera en que me derretí para ti. Creo que jamás había disfrutado tanto eso.

Aunque no te lo he dicho, Elle y yo no nos hemos vuelto a acostar. He estado durmiendo en el sofá desde que llegó.



Última edición por Jensen Landvik el Vie Sep 06, 2019 12:07 am, editado 1 vez


No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Jue Ago 29, 2019 7:59 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

La bruja caminó pesadamente hasta el ascensor, masajeándose las sienes una vez dentro. Había tenido un día muy muy largo, el juicio se había prorrogado y al final había acabado a las tantas, ordenando papeles en su despacho. Aquel trabajo la encantaba, aunque no le hiciera falta trabajar para vivir ni mucho menos, pero tenía días muy malos como había sido aquel. Pulsó los botones y se recostó sobre el panel de madera, cerrando los ojos un momento para descansar y cuando sonó el timbre de que había llegado al piso, se recompuso y salió.

Había evitado a Jensen esos días siempre que había podido, claro está que siendo vecinos se veían, pero cuando lo habían hecho había evitado todo contacto físico con él. Cada vez que le veía con otra mujer, no podía evitar no querer ser tocada, ¿a qué se debía si ella jamás tendría exclusividad alguna? Lo sabía, pero eso no hacía que le doliera menos a ella, apretó la mano y se atusó su falda de seda color salmón, antes de caminar taconeando hasta la puerta del chico y llamar dos veces con los nudillos, esperando frente a la madera.

No esperó mucho antes de que la puerta se abriera y volvió a recibirla en ropa interior, sin camiseta ni pantalones.– ¿Es que te pasas el día en ropa interior, Jensen? –fue lo primero que la bruja acertó a decir, sin tener muy claro si es que todo el dinero que le había dado para ropa no era suficiente o qué, con lo que a ella le gustaba vestir prendas de diseño. Y ella fue recibida con un "llegas tarde" que provocó que alzara una ceja, estaba haciéndole un favor, porque al final ella no sacaba nada de nada y así es como era recibida en su casa.

Pero estaba demasiado agotada, se limitó a pasarse la mano por el cabello, exasperada y con ganas de darle un guantazo. Se adentró en el familiar apartamento y no dijo nada, se limitó a dejarse caer sobre un sofá. Sabía que como cerrara los ojos demasiado tiempo, corría el riesgo de quedarse dormida del agotamiento, pero no dijo nada, tampoco creía que al hada fuera a importarle demasiado el dato de que estaba allí por él cuando lo que quería realmente era dormir. Le vio servir vino para ambos, sentarse a su lado y tomó la copa de sus manos.

Se la bebió en silencio, tampoco tenía mucho que decir, sin embargo la pilló completamente desprevenida cuando depositó la copa sobre la mesa y se giró para devorar sus labios con gula. Liliana reaccionó al principio a aquel beso apabullante, todo su cuerpo tomaba vida propia y sus manos se aferraron al cuerpo del chico, pero pronto quiso desasirse del beso, enfadada. No se lo permitió, tenía su cara entre sus manos y cuando por fin se separaron, encima tuvo que poner la puntilla al asunto.– Sigues subestimándome, se perfectamente que Elle lleva días en tu apartamento y me da igual, como tu casera te lo digo.

Su tono fue frío y bastante seco, era evidente, le vio sonreír y supo que estaba disfrutando con aquello. Quiso volver a cruzarle la cara, pero cada vez que hacía eso la única que lo pasaba mal era ella y la única que acababa completamente delatada también. ¿Que si tenía celos? No se hacía una idea, se había pasado toda la semana con el corazón en la boca, ansiosa, furiosa y con ganas de atizarles a ambos, ni siquiera pensaba en que follaban, sabía que lo hacían, Jensen se acostaba con quién quería y cuando quería, al contrario que ella y eso decía mucho más de ella que de él.

Aun así, fue muy tajante cuando dijo aquello.– No vuelvas a besarme teniendo a otra mujer en la casa, te lo advierto –dijo ella en un tono bastante serio, no estaba de broma y no quería dejar lugar a dudas. Se había terminado el tocarla. Se imaginó a Elle durmiendo desnuda en su cama y le hirvió la sangre, pero no dijo nada, había visto como le miraba en aquella visión y sabía que lo que hubiera entre ellos venía de muchísimos años atrás, así que, poco importaba que ella se enfadara o intentara separarles, ¿de que iba a servir? Durante unos instantes, deseó no estar enamorada de él, pero sabía que eso no era un interruptor que pudiese apagar.

Alzó las manos ante aquella exigencia, las llevó a sus sienes como siempre y antes de entrar le dijo algo.– Hoy voy a probar otra cosa antes de ponerte la barrera –dijo ella, no añadió nada más porque tampoco tenía ningún sentido explicarle en qué iba a consistir, no lo comprendería. Así que entró en su mente, pero esta vez no buscó la barrera y su enfermedad, no iba a intentar contenerla sino destruirla. Se fue a su centro neurológico y de pronto se dio cuenta, extrañada, de que escuchaba voces...


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Ago 30, 2019 9:01 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN → NUBLADO

Contaba con que lo supieras. Es mucho más satisfactorio saber que te mueres de envidia mientras Elle está en mi habitación. Me pregunto cómo te la imaginas. ¿Desnuda, cubierta por las sábanas? ¿Atada? ¿Sudando después de haber pasado un buen rato? Nosotros dos, tú y yo, hemos disfrutado mucho de nuestros encuentros esporádicos, y hasta de los premeditados. ¿Qué te hace pensar que no ocurre lo mismo con Elle?

Nada. Lo piensas, y lo sé.

No pidas cosas que no quieres, Liliana. Quizá ése haya sido el último beso que te dé. Nunca se sabe qué nos depara el futuro. —Estoy siendo injusto, pero sobre todo muy manipulador, lo sé también. Es la idea, tesoro.

Cierro los ojos y dejo que uses tu magia sobre mí. En esta ocasión, dices tener una nueva idea, como si se tratase de una solución. Mi corazón se llena de esperanza, y mi mirada brilla ligeramente, plagada de admiración. No sé por qué me gusta tanto hacerte sufrir con todo lo que estás haciendo por mí. Te has enamorado.

Aunque, si me paro a pensarlo...

Tu mente invade la mía. Es un sentimiento de lo más extraño, pero de repente me doy cuenta de que no estoy en mi propia cabeza, sino en la tuya. Y lo que veo me hace sonreír.

Elle.

¿Qué haces pensando en una completa desconocida? ¿Por qué te veo a ti, preocupada, imaginándonos a Elle y a mí retozando en la cama? Fuera de nuestras mentes, mi mano coge la tuya, y no soy consciente de ello. Tan sólo veo cuán preocupada estás.

Un sentimiento mucho más cálido y a la vez molesto me invade. Se trata de los celos que sientes por la rubia. Eso me hace entender que sí crees que me acuesto con ella. Claro, ¿y cómo no hacerlo? Está durmiendo en mi casa, literalmente. En mi propia cama.

No estás del todo segura, en verdad. Quieres estarlo, pero tienes un mínimo de esperanza. ¿Lo estaremos haciendo realmente? ¿Y qué es esa ansiedad que leo en tu cabeza?

Tus manos abandonan finalmente mi cabeza, y yo abro los ojos. Aprieto los dientes, sintiendo un repentino dolor y sacudiéndome como puedo. Es como si tu magia hubiese sido no solamente ineficaz, sino nociva. No sé qué me has hecho, y ni siquiera sé si ha sido adrede, pero algo no va bien.

Liliana, ¿qué demonios...?

Es evidente que me está bien empleado por ser un cabrón de cuidado. Sí, lo puedo ver hasta yo. No te voy a pedir disculpas, pero tu magia siempre es la que me causa dolor. Cada vez la necesito más, y los dolores son cada vez más fuertes. Tu esclava tiene razón. Quizá yo te manipule, pero tú también me controlas a mí. Dependo de ti para que estos dolores no se alarguen. Me pregunto si dentro de ese amor que sientes por mí entra el querer usar tu magia en mi contra para tenerme comiendo de tu mano. Sería cruel por tu parte, pero sería propio de ti.

Harías cualquier cosa por tenerme.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Ago 31, 2019 1:03 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

Sabía que él deseaba hablar de Elle y precisamente por eso, no pensaba hacerlo. Podía llegar a entender que no sintiera nada por ella, que fuera incapaz de querer a nadie y que viera su relación como algo meramente sexual, pero... ¿Por qué tenía que hacérselo pasar tan mal todo el tiempo? Estaba claro que buscaba joderla con todo aquello, que se divertía terriblemente jugando al gato y al ratón y sabiendo que que la mujer se había enamorado de él. No pudo evitar preguntarse cuantas otras lo habrían hecho antes y si había jugado al mismo nivel con ellas, probablemente así había sido.

Tal vez lo haya sido, pero he sido lo bastante clara como para hacerme entender –contestó tajante, zanjando un tema que no iba a llegar a ningún sitio y con el que no admitía réplica alguna. Así que se limitó a cerrar los ojos y llevar las manos a sus sienes, entrando en su interior y dirigiéndose hacia el lugar en el que iba a probar algo nuevo. No sabía si funcionaría, pero desde luego valía la pena intentarlo, estaba claro que las barreras cada vez duraban menos tiempo y no sabía cuanto tiempo les quedaba, ¿por qué no intentar algo que no había probado hasta entonces?

Liliana escuchó aquellas voces y apareció en una especie de sala blanca. ¿Dónde estaba? No lo tenía muy claro, intentaba meterse en la parte de su mente que controlaba todo, intentaba atacar a la enfermedad desde un punto más amplio pero no veía nada ni sabía que hacer, cuando de pronto comenzó a percibir sensaciones, emociones y pensamientos. Preocupación, todo retumbaba una enorme agonía por la enfermedad, por no saber distinguir el tiempo o el lugar, miedo a volver a cómo estaban las cosas antes de... que ella apareciera.

Supo de inmediato que, de alguna forma, percibía lo que Jensen sentía o pensaba como estuviera dentro. Le daba vueltas al problema, vio un atisbo de esperanza, de felicidad en su interior, pensaba realmente que si alguien podía encontrar la cura era ella. Pero pronto esa esperanza se tornaba más oscura y siniestra, de pronto solo había miedo, un terrible pánico a que esa cura nunca llegara o a que ella no fuera capaz de encontrarla, ¿bastaban las barreras? Ni siquiera el propio hada tenía muy claro que así fuera.

Un nuevo pensamiento cruzó su mente y ella pudo verlo. Diversión, se divertía mucho por algo... ella estaba involucrada. Ah, por Elle, percibía en su mente que seguía dándole vueltas al tema de la rubia, pero no porque pensara en ella, sino porque la usaba como una forma de fastidiarla. En su mente se cruzaban formas, ideas, para hacerla sufrir utilizando a Elle, ¿por qué? ¿Tan importante era hacerla daño cuando ya era más que evidente que nunca habría nada entre ellos? La bruja apretó la mano, inconscientemente, ni siquiera sintió unos dedos entorno a los suyos.

Y de pronto se vio expulsada de allí con fuerza, retiró las manos y abrió los ojos. Iba a decir algo, pero vio su expresión. Dolor. Se alarmó al instante, ¿y si había dañado su mente en el proceso? ¿Qué estaba ocurriendo?– ¿Jensen? ¿Qué ocurre? Dime que te duele –pidió ella, alarmada. Llevó ambas manos a las mejillas pálidas del hada, en un acto reflejo, como si pretendiera acunar su cara. No había funcionado, no había conseguido atacarlo desde arriba y la respuesta de la enfermedad le causaba dolor, chasqueó la lengua afectada, enfadada consigo misma por haber fracasado.

Lo estaba intentando, lo intentaba, sus cejas se unieron por la preocupación, pero le llegó un pensamiento, la transferencia no parecía haberse cortado del todo "Harías cualquier cosa por tenerme"... Liliana retiró las manos de sus mejillas, dolida.– Yo no te causo ese dolor, nunca te hago daño cuando me meto en tu cabeza, solo busco ayudarte. Y lejos de valorar que lo intento me lo pagas pensando que yo quiero hacerte daño, que es mi forma de controlarte o poseerte, ¿sabes qué? Si quisiera hacerlo, si quisiera atarte a una cama y hacerte mío, esclavizarte de por vida, podría, ¿pero de qué me vale tener un muñeco que no me ama?

La bruja estaba dolida, últimamente tenía la sensación de que cada vez que ella y Jensen se veían, solo una persona perdía y sufría: ella. Liliana ya no tenía el control de aquella relación, hacía tiempo que lo había perdido y se dio cuenta, agobiada, de que ya no sabía recuperarlo. Se apartó de él y se levantó del sofá. Deseaba realmente irse, ni siquiera quería ponerle la barrera pero sabía lo que ocurriría si no lo hacía. Aun así tomó la copa de vino entre sus manos y la apuró, comenzó a caminar por el salón, en silencio.– Debería irme ahora mismo, de esta casa, no volver a verte nunca más, recomendarte los servicios de otro brujo y poner fin a esto.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Ago 31, 2019 8:19 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

No me duele nada. ¿Qué te piensas, que soy como...?

¿Qué me está pasando? ¿Por qué estás sacando a relucir mi lado más oscuro? Es como si saber que lo que hago te importase en lo más mínimo hiciese que, por ende, tuviese que importarme a mí. Esto es de locos. Jamás te convertirás en mi voz de la razón. Soy Jensen, y lo seguiré siendo hasta que muera. No quiero ser nadie más. He vivido lo mejor que he podido, y me he centrado en mis mayores placeres. Tu ayuda puede servirme a seguir viviendo del mismo modo, pero sin el inconveniente de no saber ni siquiera dónde y cuándo estoy. Pero tú no lo entenderás. ¿Quién puede entenderlo?

Te reto a ello —respondo, apretando los dientes y mirándote fijamente—. Te reto a atarme a una cama. Estoy seguro de que no te atreverías.

Ahora soy yo el que pretende sacar lo peor de ti. ¿Qué te piensas, que no me gusta ver cómo explotas tu lado más oscuro? Quiero creer que lo único que me atrae en ti, Liliana, es la maldad. Quiero creerlo de verdad.

Te observo mientras caminas por el salón, y arqueo una ceja con cierta molestia. Te escucho hablar, pero no te veo actuar. Eso es justo lo que necesito para conocer la respuesta. Odio ver que ésta me gusta. Me gusta mucho.

Ya, pero no lo harás. —Me pongo en pie y me acerco a ti para cogerte de las manos y acercarlas a mi pecho. Nuestras miradas se encuentran, y entonces sonrío. Sé usar mis ojos contigo—. Creerás que no puedes ponerle fin a todo esto, bruja, pero lo cierto es que no puedes. Ni siquiera intentándolo podrías apartarte de mí así sin más. Estás demasiado unida a mí. Y yo necesito tu magia. Sin ella, Liliana, estaré completamente perdido.

Mis ojos brillan. ¿Intento darte pena? Es posible. Lo único que sé es que antes de pensarlo siquiera, nuestras bocas se encuentran, y mi respiración se dispara. He sido yo quién te besa. ¿Vas a hacer algo para remediarlo? Porque enredo mi lengua con la tuya mientras tengo a una mujer en casa.

Esa mujer sale precisamente ahora de mi habitación. Nos mira a ambos con evidente desprecio, incluso con repugnancia, y a mí me enseña el dedo corazón. ¡La peseta! Me hago de hombros y la veo pasearse en bragas, y con una camiseta de tirantes que ha cogido de mi armario. Ni siquiera lo sabía.

No intercambiamos una sola palabra. Lo que sí hago es tirar de tus manos y hacer que te sientes en el sofá.

Lo que sea que has intentado no ha funcionado. Explícamelo después. Primero, ponme la barrera. —Acaricio tus labios con la yema del dedo pulgar—. Por favor.

Por favor. ¿Cuándo pido las cosas por favor? ¿Por qué mi voz suena tan dulce? Creo que empiezo a perder realmente la cabeza, Liliana. Pero necesito tu magia. Ahora.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Sep 01, 2019 2:19 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

La bruja sabía que aquella amenaza estúpida no tenía ningún sentido si no cogía la puerta y se marchaba de verdad de ese apartamento para no volver jamás. Lo sabía, sabía perfectamente que tenía que hacerlo, que tenía que recomendarle a otro brujo y cortar todo contacto con él, regalarle el apartamento y no volver a verse más, tal vez mudarse de Nueva York de una vez por todas, irse a Europa de nuevo... Lo sabía, y a pesar de eso, a pesar de ser totalmente consciente de que estaba demasiado involucrada sentimentalmente con el hada, no pudo siquiera hacer el amago de abrir la puerta.

Le escuchó retarla a atarle a una cama y una risa amarga se escapó de su garganta.– Nunca deberías retar a un brujo, te recuerdo que mientras que tu vida tiene un principio y un fin, la mía no tiene fin –y aquello, por alguna razón, la hizo sonar más amarga y cabizbaja todavía, nunca se había planteado, hasta ese momento, que se había enamorado de un ser con un tiempo de vida finito. Como Norah, la había amado a pesar de saber que sus días acabarían mucho antes que los de ella y eso, lejos de apagar sus sentimientos, los había hecho más intensos.

Le vio ponerse de pie y una parte de sí misma quiso separarse, no permitirle que la tocara. Porque cuando lo hacía la razón escapaba de su cabeza con insultante facilidad, pero no pudo evitarlo, cogió sus manos con las dos suyas y las llevó a su pecho. Quiso esquivar el contacto visual, pero no pudo, cada vez que le miraba a los ojos acababa ahogada en ese mar azul claro, ese calmado que refleja el cielo.– Puedo alejarme de ti, cuando quiera –supo que, por más convincente que intentara sonar, su voz estaba flaqueando bastante, especialmente porque aunque solo quisiera su magia, estaba claro que necesitaba algo de ella.

No lo pensó demasiado cuando se encontró otra vez su boca en la de ella, correspondió a aquel beso con cierta ansiedad y culpabilidad, no tenía sentido amenazar con marcharse cuando estaba tan enganchada a Jensen, porque lo estaba. La bruja separó las manos y las llevó a su cuello para pegarle más a ella, sintiendo como enredaba su lengua con la suya y correspondiendo, moviendo la suya propia. Se sentía hechizada, como si en vez de la bruja ella fuera la víctima de algún tipo de conjuro que la impedía salir de allí por patas.

El beso acabó cuando escucharon una puerta abrirse y Liliana se apartó de su boca, como si el sonido hubiera roto el embrujo. Vio a la rubia, Elle, salir del cuarto con una camiseta de Jensen, ese detalle que no le pasó por alto, mandó a su cuerpo una oleada de ira y enfado, así que se apartó del hada, rompiendo del todo el contacto. Estuvo apunto de abrir la boca, él pareció detectar su enfado porque antes de que dijera nada la cogió de las manos y volvió a llevarla al sofá, ella se resistía a sentarse pero acabó por hacerlo.

No voy a... –"Ponerte la barrera", acababa la frase. Pero nunca llegó a pronunciarla porque se encontró con su pulgar sobre su labio inferior y con aquella suplica que retumbaba en su cabeza, había dicho "por favor". Nunca le pedía nada de esa forma, siempre con exigencias o chantajes, pero aquello, por una vez, no parecía ser otra de sus triquiñuelas para manipularla. No supo que le hizo pensar que era diferente, pero hubo algo en su expresión que hizo que, por primera vez, se creyera que de verdad se lo pedía por favor.

De acuerdo –concedió, sin añadir nada más, antes de volver a llevar los dedos a su mente y sumergirse en su conciencia. Fue relativamente fácil volver a encontrar la enfermedad, nadó por aquel mar unos instantes y acabó de nuevo frente a ella, pero otro recuerdo de aquellos que solían compartir volvió a trasladarla como si fuera una película de fantasía en la cual se encontraba de pronto en otro lugar. Apareció en una habitación, una que le parecía muy muy conocida, hasta que se percató de que estaba en la habitación de Jensen, en la que tenía en el piso que ella le había regalado.

Alzó una ceja extrañada, ¿iba a tener una visión tan reciente? ¿Qué podía ser tan importante? No lo tenía muy claro, pero vio a Jensen tumbado sobre la cama, estaba escribiendo o algo así en un portátil, algo parecía hacer y Elle abrió la puerta. Estaba en... ropa interior. Se le revolvió el estómago. "Vas a ver otra escena de cama" y sintió ganas otra vez de taparse los ojos y los oídos, de salir por patas de esa visión, una vez había sido más que suficiente para toda una vida. La rubia se tumbó sobre la cama, al lado del hada, le cerró el portátil, lo dejó sobre la mesilla y comenzó a insinuarse sexualmente.

Vamos, llevo dos días aquí y aún no me has tocado, por los viejos tiempos, Jensen –dijo ella antes de abalanzarse y comenzar a besar al hada en la boca. Liliana intentó otra vez deshacer la visión, comenzó a mover las manos, en pánico, pero nada ocurría. Sin embargo se quedó quieta cuando algo pasó en ese recuerdo, él no solo no comenzó a arrancarle la ropa interior como ella pensaba que haría, es que de hecho... la apartó de encima. La bruja abrió la boca de la sorpresa, extrañada, ¿tan importante era para él estar escribiendo? ¿Habría interrumpido algo ella?– Lo siento encanto, ahora no tengo ganas, márchate.

La rubia pareció dolida, molesta, pudo ver el rechazo en sus ojos.– ¿Que ahora no tienes ganas? No tienes ganas nunca, no vas a tocarme, ¿verdad? –parecía evidentemente afectada por ello y la bruja no pudo evitar llevarse las manos a la boca, no se estaban acostando, no lo hacían, acababa de saberlo. ¿Cómo? ¿Por qué? Su respiración se aceleró de golpe y porrazo, esperanzada, contenta, dichosa. Jensen miró a Elle y le señaló la puerta con la mano, estirándose para volver a coger el portátil de la mesilla. La rubia se levantó muy airada de la cama.– Me da igual, ahora estoy aquí y no pienso irme, tarde o temprano...

Y con esa amenaza en el aire, se marchó de la habitación y la visión comenzó a desaparecer. Y Liliana se encontró de nuevo frente a la enfermedad y comenzó a mover las manos para levantar la barrera, lo hizo con energía, con dificultad pero pudo alzarla de nuevo y contenter la enfermedad ahí dentro y nada más hacerlo, separó las manos de sus sienes y se abalanzó sobre él, justo como la rubia había hecho en el recuerdo, comenzó a besarle con una pasión casi desmedida. "¿A mi también vas a rechazarme?" se preguntó ella, dubitativa pero eufórica por lo que acababa de ver, pero sin decir nada sobre ello.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Sep 03, 2019 12:20 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Antes de que me pongas la barrera, sé perfectamente que piensas hacerlo. No podrías resistirte. Necesitas ayudarme tanto como yo necesito que lo hagas. Todo lo que has desarrollado por mí, voluntaria o involuntariamente, se iría al garete si te fueses a marchar sin más. Además, en el fondo, te asusta decepcionarme, sin importar cuántas veces te decepcione yo a ti. Esto es algo que sólo debería preocuparme a largo plazo, en caso de que sí te acabes cansando de mí...

Tus manos en mi mente empiezan a usar magia. Entonces, lo veo.

Las calles no son como las de hoy día. Cualquiera puede reconocer que se trata de un siglo muy pasado. Por fortuna, he consumido suficiente cine y literatura para hacerme a la idea de que ha de tratarse del siglo XVII, aproximadamente. Sea como fuere, no te veo a ti directamente. Veo a una mujer que llora y que te suplica que la ayudes.

Espero que lo hagas. Después de todo, y aunque sepa que no siempre has sido una buena mujer, estoy acostumbrado a ver tu mejor lado. Nada me prepara para ver cómo deniegas la ayuda, repugnada, y cómo matas a continuación a esa pobre desgraciada. Pretendo abrir los ojos como platos, pero olvido que no soy más que un pensamiento en los tuyos. Tu magia es el arma que empleas, y parece que lo haces para todo, hasta para obtener lo que deseas.

Que Dios te tenga piedad —le dices mientras la entierras. Deseo ver algo más, deseo saber qué demonios ha pasado para que tú, Liliana Balfager, te muestres tan cruel. Puede deberse a la muerte de esa hermana a la que tanto querías, o a la muerte de tu hija, Norah.

Una vez la barrera está puesta, dejo de pensar en el dolor. En cambio, me encuentro con tus labios. El calor atraviesa mi cuerpo. Es como si hubieses visto en mi mente algo que te ha gustado, y no puedo evitar preguntarme qué es.

Ríete: yo también he visto algo que me ha encantado.

Te cojo en brazos, aferrando mis manos a tus glúteos, y te elevo en el aire. Sé que Elle está al lado, en la cocina, preparándose el desayuno. Por mi parte, me limito a dejarte de pie en el pasillo y a hundir mi rostro entre tus pechos. Me aseguro de bajar tu prenda para poder verlos desnudos, y los estrujo antes de usar mi boca para estimularlos.

¿Quieres jugar? Pues juguemos. Normalmente, acostumbras a gemir y a gritar como una loca. Vamos a ver si eres capaz de aguantarte las ganas esta vez.

Sin decir más, hago que te des la vuelta para hundir mi rostro en tu cuello, y llevo mis manos a las tuyas para que las apoyes en la pared. Las deslizo hasta tu trasero, y poco a poco, bajo tu hermosa falda para tener mejor acceso a tu interior.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Sep 03, 2019 10:50 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

La bruja no tenía intención de aclarar o explicar por qué aquel recuerdo que había visto en la mente de Jensen la había provocado tanta felicidad, era más que evidente que así había sido. No dijo nada ni quiso saber qué había visto él, estaba demasiado centrada en recorrer su boca con la suya propia, lamiendo cada parte con cuidado y agonía. Aún estaba procesando que no se había acostado con ella, una pequeñísima parte de sí misma no podía evitar emocionarse y hacerse ilusiones pensando que tal vez tenía que ver con ella, pero el grueso de su conciencia le decía que debía haber otra razón.

Fuera como fuese, intentó no pensar en ello cuando él decidió corresponder a aquel beso, se dejó hacer y le sintió llevar las manos a su trasero y levantarla en el aire. Se preguntó a dónde iban, si pensaba llevarla a la habitación, pero no creía que fuera a hacerlo estando Elle en la casa, seguramente solo querría jugar. Y efectivamente los condujo a ambos hasta un lateral del pasillo, la apoyó sobre la pared y se separaron, Liliana jadeó bastante cuando le vio llevar la boca y la cara a sus pechos, deshaciéndose de los botones de su camisa casi de un tirón y bajando su ropa interior.

Si crees que soy incapaz de hacerlo sin gritar o gemir, te equivocas, –su voz flaqueó ligeramente cuando le sintió estimular sus pechos con la boca, cerró los ojos con fuerza e inspiró hondo.– No deberías hacer ésto con Elle en casa –farfulló, pero, ¿de verdad quería que pedirle que parara? La parte buena de su interior le decía que no debían acostarse habiendo otra persona en casa y menos una que parecía sentir algo por el hada, pero la parte más cruel y malvada de su interior le decía que ella haría lo mismo de estar en su lugar.

La parte buena pareció ganar durante un instante, abrió la boca para pedirle que parase, pero esas palabras murieron en sus labios cuando se vio dada la vuelta y con las manos contra la pared. El aliento cálido de Jensen azotaba su nuca y todo su cuerpo se erizó en respuesta ante aquella provocación. Le sintió bajar la falda con las manos, estaba decidido a hacer aquello en el pasillo y ella ya no iba a echarse atrás, estaba demasiado enamorada, demasiado enganchada a todo aquello así que llevó una de las manos hacia atrás, hasta su miembro y lo descubrió con cuidado, guiándole hacia su interior.

[...]

Un rato después, la bruja se apoyó sobre la pared, jadeante y con los ojos cerrados tras haber recibido uno de los mejores orgasmos que había tenido con Jensen en mucho tiempo. No había hecho ni un solo ruido, a pesar de que varias veces había tenido que taparse la boca con su propia mano para evitar hacerlo, pero era una persona orgullosa y muchas veces cabezona, sin obviar que prefería que Elle no se hubiera enterado de nada. Se apartó de él empujándole con suavidad, se colocó la falda y el sujetador y abrochó uno a uno los botones de la camisa, antes de darse la vuelta hacia él.

Me pregunto cuantas veces te habrás cepillado tú a otras estando yo en la misma casa –dijo ella, sonando claramente molesta, pero aun así sintiéndose eufórica por el sexo y por lo que había visto. "A Elle no, a ella no la tocas" pensó Liliana con tanta satisfacción que se dio cuenta de que estaba sonriendo, sí sí, no esta ladeando la boca, haciendo una mueca o frunciendo los labios, estaba sonriendo total y completamente, enseñando todos y cada uno de sus dientes y de una forma tan natural y espontánea que ni siquiera se dio cuenta del detalle.

La bruja le cogió de la mano por inercia, acarició sus dedos al hacerlo, antes de mirar su cuerpo solo tapado por unos calzoncillos y alzar una ceja.– Tengo que darte más dinero para ropa –comentó, antes de tirar de esa mano para conducirle al salón detrás de ella, hasta entrar en su salón. Iba a comentarle algo sobre lo que había intentado, sin embargo se encontraron con Elle en el sofá, sentada y estaba completamente... desnuda. Nada de nada. Liliana alzó las manos de inmediato y se dirigió hacia ella furiosa, dispuesta a hechizarla o hacer cualquier cosa que fuera necesaria para echarla de allí.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Sep 03, 2019 11:15 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Hundo mi rostro en tu cuello justo cuando exploto. Mi cuerpo vibra bruscamente, más que de costumbre. Me siento como cuando me hiciste acabar con tus manos el otro día. Ha sido fuerte, ha sido intenso, pero también ha sido cálido y próximo. Es extraño, pero cuanto más tortuoso se vuelve el sexo, más increíbles son los orgasmos. Al menos, ésa es la sensación que empiezo a tener; es la conclusión que empiezo a sacar de hacer el amor contigo.

Me da igual qué debería o qué no debería hacer. Parece mentira que, a estas alturas, no lo sepas. Tomo lo que quiero porque soy libre, Liliana. O eso pretendo.

Me coloco la ropa mientras estiro una vez más mi cuello para fijarme en si Elle nos ha descubierto. Dejo escapar una risa al darme cuenta de que sigue en su mundo. La conozco lo suficiente como para saber que puede olerse algo. Créeme: si es así, lo sabremos.

No te preguntes cosas que no quieras saber —respondo con un toque pícaro, con humor incluso. Te toco la punta de la nariz y te guiño un ojo. ¿Me habré tirado chicas estando tú en casa? ¿No lo habré hecho? ¡Ja! Quizá nunca lo sepas.

Entonces, me fijo en la sonrisa que me dedicas. El corazón se me para, por algún motivo desconocido. Nunca te he visto sonreír tanto, nunca me has mostrado tan bien tus dientes. No me había fijado hasta ahora de lo blancos que son, no me había dado cuenta de lo mucho que se arruga tu piel cuando fuerzas así la boca. Pero no la estás forzando, realmente. Tu sonrisa es sincera. Es probablemente la más sincera y la más bonita que me han dedicado en toda mi vida. Es tuya.

Echo un rápido vistazo a mi ropa, los calzoncillos, y quiero entornar los ojos, pero sigo impactado por esa sonrisa que me has dado. Nos alejamos del pasillo y regresamos al salón. Tus piernas aún tiemblan, puedo sentirlo. Has tenido un orgasmo maravilloso, y yo también.

Elle, ¿qué demonios estás haciendo?

De inmediato te miro y me doy cuenta de que pretendes fulminarla con magia allí mismo. Aprieto los dientes y me acerco a ti para cogerte de las manos, intentando detenerte. Sin embargo, una de las chispas de tu magia chamusca el brazo de Elle. Ésta deja escapar un quejido y se mira la piel. Está ligeramente quemada.

¡Estaos quietas las dos! —ordeno, interponiéndome entre ambas cuando Elle decide ponerse en pie y empezar a insultarte. La miro primero a ella y le tiro la colcha que hay en el sillón encima—. Tú, hazme el favor y tápate un poco. Estás en mi casa y eres una invitada, pero no te vas a pasear desnuda sin mi consentimiento. Y tú —Ahora te miro a ti—, si no quieres acabar encerrada por la Clave, deberías controlarte un poco más. Créeme, soy el primero que ama verte dejar llevar por tu lado más oscuro, pero deberías refrenarte. Además, podrían llevarme preso a mí también por supuesta complicidad.

Me doy cuenta de que las dos os habéis callado. A regañadientes, Elle me obedece y vuelve a mi habitación a buscar ropa. ¿Es impresión mía, o por una vez he sido coherente y justo?

¿Se puede saber qué demonios hacías desnuda? ¿Qué querías, un trío? ¡Podrías haberle preguntado antes a Liliana si quería montar uno! —Alzo la voz para que Elle oiga cada una de mis palabras. Le estoy echando la bronca, sí. Te miro a ti, sonrío y me hago de hombros.

¡Sé que habéis follado en el pasillo! ¡¿Y a mí me dejas sin echar un buen polvo después de todo este tiempo?!

Oh, venga ya —murmuro, exasperado, y me siento en el sofá.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Miér Sep 04, 2019 11:37 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

Había sido un momento muy intenso, todos lo eran de manera diferente, pero desde lo de la piscina todo parecía más lento, más premeditado y cuidado. Hacerlo además en una zona como un pasillo y con otra persona en la casa, aportaba el toque excitante de no saber si serías descubierto o no, pero no parecía haber ocurrido nada raro y la bruja se sintió tranquila por ello. Le cogió de la mano, enredando los dedos en los suyos y caminó hasta el salón, sin embargo la visión de Elle la dejó tan descolocada que la ira comenzó a ascender dentro de ella de forma casi explosiva.

Supo que había perdido los nervios cuando se abalanzó sobre ella conjurando, con las manos extendidas para hacerla daño. ¿A santo de qué se desnudaba en el sofá? ¿A qué venía ese estúpido numerito de mierda? Intentó tocarla, hacerla daño, pero el hada fue más rápido y más fuerte y antes de lo que se dio cuenta se encontró con las manos sujetas por él.– ¡Suéltame! –exclamó ella, furiosa, deseaba realmente dañar a Elle por entrometerse entre ellos, por desnudarse en su sofá como si fuera una estúpida niñata provocativa.

Pero algo de su magia si logró su objetivo, porque una pequeña marca como una quemadura apareció en su piel y eso no era ni una ínfima parte de lo que podía llegar a hacer si Jensen soltaba de una vez sus manos. Liliana se revolvió como una lagartija, intentando zafarse, pero no era demasiado fuerte físicamente y era mucho más bajita y fina que el hada. La rubia no se quedó quieta, se levantó dolorida y empezaron los improperios tales como "Zorra" "Puta" "Bruja asquerosa" y demases perlas, ella sin embargo no la insultó, ni siquiera contestó a aquellas palabras, se limitó a intentar zafarse y a fulminarla con la mirada.

¡Que me sueltes hombre! Déjame –insistió ella furiosa, antes de que Jensen interrumpiese aquella discusión tirándole una manta encima a Elle y echándole la bronca a ella. Él, estaba regañándola a ELLA. Liliana palideció de golpe, sintiéndose sumamente avergonzada porque el más insensato de aquella habitación fuera ahora quién la regañase, pero había mucha verdad y sensatez en sus palabras. Se sintió admirada y probablemente un poco más enamorada de él, ¿así que podía llegar a ser un adulto maduro cuando quería? Eso era más que interesante y agradable.

Así que se calló de golpe, no osó insistir ni una vez más y dejó de resistirse, se quedó quieta y le permitió sujetarla las muñecas, no hizo ningún amago de volver a tocar a la rubia. Elle pareció callarse también, dejó de insultarla y se marchó con la manta puesta, aunque a regañadientes, a ponerse algo de ropa. Cuando ella se hubo ido, movió las manos para soltarse, no tenía intención de volver a hechizarla, aunque siguiera enfadada estaba bastante tranquila. Sin embargo no pudo evita rechinar los dientes cuando escuchó eso del trío.– Ni lo sueñes, yo no hago tríos con frígidas –comentó la bruja, concisa, había hecho varios en su larga existencia, mayormente con dos hombres.

Su ceja siguió alzada y se levantó más, si es que era posible, cuando ella gritó que sabía que lo habían hecho en el pasillo. Liliana se intentó mostrar impasible, ¿cómo se había dado cuenta? ¿Desde cuando? Observó a Jensen sentarse en el sofá y tras unos segundos se limitó a hacer lo mismo, sabía en cuanto abrió la boca, que podría arrepentirse de lo que había dicho pero empezaba a ser insidiosamente sincera con él, incluso aunque no quisiera, es como si las cosas escaparan de su boca.– Lo he visto, lo que estáis hablando...

Paró un momento, intentó bajar la voz, no le apetecía contarle nada a Elle, por mucho que estuvieran gritándose de habitación a habitación.– Te he visto rechazar a Elle, se que no os acostáis, da igual que quisieras mantenerlo en secreto porque ella misma acaba de delatarte hace unos segundos –se quedó un momento en silencio, pensativa, antes de dirigir la mirada a sus ojos azules.– ¿Por qué Jensen, por qué no lo estás haciendo con ella? Bueno, no, no quiero que me lo digas porque si lo haces la pequeña esperanza que tengo dentro se verá destruida, mejor no digas nada –dijo y acto seguido se quedó en silencio, antes de añadir.– Puedes dormir conmigo en mi apartamento, el sofá... No tienes que dormir aquí.

La bruja se atusó el pelo, perdiendo la mirada en la copa de vino, antes de alargar la mano hasta la botella y echarse un poco más en el recipiente y llevárselo a los labios, saboreando el vino. Suspiró sobre su copa, antes de cerrar los ojos y apoyar la cabeza sobre el respaldo del sofá, agotada... "¿Por qué Jensen? ¿Por qué me haces pensar que podrías sentir algo por mí y luego lo destruyes todo en un segundo? ¿Qué te lleva a no acostarte con Elle? ¿Soy el motivo o es otra persona?" Todas esas preguntas se agolparon en su mente una a una y se sintió un poco asfixiada, supo que quería volver a su apartamento a descansar, pero no quería volver sola.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Jue Sep 05, 2019 8:19 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

¿Cómo voy a soltarte? ¿Qué es lo que quieres, acabar metida entre rejas? Por mucha magia que domines, Liliana, no habrá forma mortal ni inmortal de rehuir a la Clave. Pasarás esa eternidad de la que siempre presumes con desánimo en los calabozos. O no, ¡mejor todavía! Te matarán en cuanto se enteren de lo que has hecho. Sabes muy bien cómo hacen las cosas, conoces las leyes. De todas las personas que podrían aportar un mínimo de sentido común a tu cabeza, yo debería ser la menos indicada.

Por suerte, he conseguido calmarte. Parece que lo que te he dicho te ha gustado, y ha sido suficiente para que Elle decida marcharse y para que tú me mires y te niegues a hacer un trío. Ahogo una risa y entorno los ojos. ¡Es toda una lástima!

Uno de mis sueños ha sido hacerlo con una morena, una rubia y una pelirroja a la vez —bromeo mientras me llevo la mano a la barbilla y río—. Ah, no, perdona. He cumplido con la mayoría de mis sueños sexuales.

Te guiño un ojo, buscando provocarte. No estoy seguro de querer sufrir tu ira, pero me encanta verte fruncir el ceño o arrugar la nariz. Eres preciosa cuando lo haces, ¿sabes? Tus facciones se endurecen, y por eso me he reído hasta ahora de lo mucho que se asemejan a las de una persona mayor.

Exacto, querida bruja mía, ¡no quieres saberlo, y no quieras saberlo tampoco! —Chasqueo los dedos y te tiro del moflete con escasa maña—. Me gusta el sofá. ¿Qué crees, que Elle se me ha acoplado en casa? La echaría por patas si realmente lo quisiera. Si dejo que se quede es por algo.

Aparto mi mirada y suspiro. ¿Estaré mintiéndote? ¿Sería verdaderamente capaz de echar a Elle de casa así como así? Después de todo, el mismo motivo que me ha llevado a abrirle la puerta podría impedirme sacarla de aquí. Ese motivo es que, simple y llanamente, éramos amigos antaño. He creído que le debía esa deferencia, y sé, por poco que esto importe, que ella habría hecho exactamente lo mismo por mí. Pero de nuevo, esto me da completamente igual. No soy ninguna clase de samaritano, y mucho menos un hombre de palabra.

No necesito dormir contigo —sentencio.

Te arrebato la copa de vino y doy un largo trago. Sólo paro cuando la he vaciado; es decir, cuando me he saciado. La deposito donde estaba y estiro mi cuello cuán largo es. Cierro los ojos por un instante, centrándome en el sabor del alcohol. Está delicioso. Todo gracias a tu dinero.

Dormiré contigo solamente porque así lo deseo. Tendré más excusas para hacértelo. Además, sé que lo estás deseando. La última vez que dormiste a mi lado, era imposible despegarte de las sábanas y de mi cuerpo.

Dejo escapar una risa mientras te cojo de las muñecas y te apreso con mi cuerpo encima del sofá. Te beso en los labios, jugando contigo, hasta que finalmente cedo en mi fuerza para dejar que tú seas quién me controla. Te miro fijamente a los ojos desde abajo, teniendo todo el peso de tu cuerpo encima, y me aferro a tus muslos.

No te lo tengas tan creído, bruja arcaica. Que no me haya acostado con Elle todavía no significa que no tenga pensado hacerlo en estos próximos días.

¿A quién pretendo engañar? He perdido toda mi credibilidad. Estás ganando terreno, estás viendo cosas de mí que no quiero que veas, y estoy descubriendo una nueva faceta que desearía erradicar por completo.

Resoplándote en la cara para que tu cabello te estorbe, me levanto del sofá y corro hacia tu apartamento.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Jue Sep 05, 2019 11:53 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

La bruja puso los ojos en blanco y suspiró, llevándose los dedos a las sienes como solía hacer cuando estaba más harta de la cuenta o más cansada.– Me da igual, Jensen, no me importan un pimiento tus fantasías o sueños sexuales –respondió ella, aunque bueno, no era del todo verdad que no le importasen, hasta ahora le había permitido hacer absolutamente todo lo que había querido con ella en el terreno del sexo, nada había sido nuevo de todas las formas, pero escucharle mencionar sus fantasías cumplidas le molestaba, le recordaba a aquella tarde en la que empezaron a salir mujeres de su habitación a tropel.

Cuando le vio tirar de su moflete, la bruja alzó la mano y le dio un manotazo. No le hizo ni siquiera daño, tan solo apartó la mano de su mejilla, porque no le gustaba lo más mínimo que le hicieran eso.– Tengo 500 años, no 5, no me tires del moflete –contestó de forma bastante hosca y cortante. "Si dejo que se quede es por algo", se quedó pensando en esas palabras, sin tener muy claro qué algo era ese pero intentando no darle más vueltas de lo debido. "Pensando todo el rato en un hombre, Liliana, quien te ha visto y quien te ve" pensó ella molesta, preguntándose cuando había comenzado a ser Jensen el centro de sus pensamientos y cómo no se había dado cuenta.

A Liliana no le pasó por alto que acababa de esquivarle la mirada y eso la puso nerviosa, ¿por qué? Se removió un poco en el sofá, tosca y enfadada. Dijo que no necesitaba dormir con ella y volvió a removerse, suspirando al momento.– ¿Sabes qué? No, no lo necesitas y creo que yo tampoco, ha sido un error ofrecértelo, jódete la espalda en este sofá –cuando le vio arrebatarle la copa de vino, alzó una ceja con peligro. Era su bebida favorita y no le gustaba demasiado que se la quitara y se la bebiese sin preguntar, así que no pudo evitar amenazarle, como acostumbraba a hacer enfadada.– Si yo fuera tú, no volvería a quitarle a una bruja SU vino.

Hizo el amago de levantarse del sofá, apoyó las manos para incorporarse y marcharse. Le vio recostarse y cerrar los ojos, pero se quedó un poco paralizada cuando dijo que sí que dormiría con ella. Liliana se atusó el pelo, confusa, nunca estaba más confusa y perdida como con aquel hombre que la traía por el camino de la amargura y de la perdición, ¿dónde estaba su control de 500 años? ¿Su dureza? ¿Su frialdad? Por qué era capaz de hacerla vibrar con unas palabras tan sencillas.– Eso no es ver- –comenzó a protestar, pero de pronto se vio agarrada por las muñecas y tirada sobre el sofá.

Comenzaron a besarse, como tantas otras veces, pero Jensen parecía jugar más que otra cosa. Le notó morder su lengua, retorcer sus muñecas para impedir que se moviese, era evidente que disfrutaba en esa posición de poder. Liliana se retorció, al principio no logró nada pero al final pudo dar la vuelta a las cosas y colocarse ella encima de él. Sonrió levemente, triunfal, sobre su boca mientras seguía devorándola. Al final se separaron y se quedaron mirándose unos instantes en absoluto silencio. Sus manos se aferraron a sus muslos, como era costumbre y ella hizo fuerza con ellos contra su cuerpo, aunque no dijo nada.

Suspiró, Jensen siempre acababa estropeando el momento y cada vez le pillaba menos por sorpresa cuando lo hacía. Empezaba a aprender a leerle, a saber cuándo iba a hacer algo y de qué manera y precisamente por eso, aunque lo que decía era verdad, no se enfadó tanto como el hada hubiera podido esperar.– Tienes razón –concedió ella, sin añadir nada más. Podía hacerlo, pero hasta ahora no lo había hecho y eso, aunque no fuera la intención de él, le aportaba algo de calma y tranquilidad suficientes como para destensarse un poco, no demasiado.

Le vio resoplar sobre su cabello y después la levantó para incorporarse del sofá y ponerse de pie. Por alguna razón que Liliana no comprendía, como no solía comprender las motivaciones del rubio, le vio levantarse y correr hasta la puerta para abrirla de golpe y salir hacia su apartamento. Ella alzó una ceja, pero no dijo nada. Recogió las copas de vino y las dejó sobre la cocina. Elle no había salido aún, pero aprovechó que Jensen no estaba para acercarse al cuarto y abrir la puerta. La rubia y ella se miraron, cara a cara.– Te aconsejo que no te interpongas entre nosotros, tú tuviste tu momento y ahora Jensen es mío. Apártate o te apartaré yo –dijo ella, de forma bastante amenazadora, con el brillo del odio en su mirada.

La rubia no respondió, pero no pareció achantarse, le mantuvo la mirada en todo momento y sonrió de una forma bastante retorcida y extraña. La bruja pensó que añadiría algo, que volvería a insultarla o intentar pegarla, pero no hizo nada, así que ella se dio la vuelta y se marchó. Caminó por el pasillo hasta el apartamento, que estaba abierto porque Matilde habría dejado entrar al hada. Liliana caminó hasta su habitación, dónde Jensen ya estaba tirado sobre la cama. Bufó ante su velocidad y se quitó los zapatos y la ropa sin demasiada calma, quería acostarse ya y tenía sueño.

Abrió su cajón y sacó otro de los camisones con los que dormía y se lo puso encima, sin sujetador pero en braguitas. No añadió nada, aunque tampoco lo habría hecho de tener nada que decir. Sin embargo caminó hasta la cama, alzó las manos y se puso a salmodiar.– No eres el único que sabe jugar y no me gusta que me reten, Jensen, nada de nada –dijo ella, haciendo moverse las sábanas que se retorcieron y se amarraron a las muñecas del hada, estirándole sobre la cama, totalmente a su merced. No le hizo daño, pero no le iba a permitir soltarse. Con magia esas ataduras eran igual de fuertes que una cuerda y podía mantenerlas ahí todo el tiempo.

Había sido retada a amorzadarle, a hacerle suyo y era justo lo que pensaba hacer. Aprovechó que no podía moverse para subirse a la cama y después subirse encima de él. Le aprisionó el cuerpo también con sus muslos, que estaban prácticamente desnudos por lo corto que era el camisón. Recostada sobre él, le miró a los ojos y bajó el dedo, lo paseó suavemente por sus labios, primero el superior y luego el inferior.– Hoy vamos a dormir, pero primero tengo que cumplir tus expectativas sobre amordazarte a una cama –dijo, antes de sonreir maliciosamente y descender sobre su boca para besarle.

Llevó la mano derecha a su calzoncillo, lo único que llevaba puesto y liberó su miembro de un tirón. Acto seguido mordió su labio y su cuello con cuidado, descendiendo sobre su pecho.– Te va a gustar someterte a mí –le prometió, bajando más y más, besando toda la zona de su torso y de su vientre antes de descender hasta su intimidad. La observó unos segundos, en toda su erección, antes de introducirla con suavidad en su boca y comenzar a lamerla con cuidado, dormirían, sí, pero antes harían el amor salvajemente. "Es mío Elle, márchate de aquí, estás de más".


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Sep 06, 2019 3:45 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Te tiraré del moflete las veces que me dé la gana —respondo con la intención de provocarte o de marcar aún más territorio.

¡Ja! En el fondo, sé que te gusta, y si no es así, me da igual. He tocado cada rincón de tu cuerpo, lo he recorrido con las manos y con la boca, por lo que un simple tirón no te hará nada. Además, me apetece, y punto.

Si me jodiera la espalda, no podría seguir haciéndote el amor. Además, no te hagas la dura conmigo, cariño. Sé que no quieres que me pase nada malo, y que estás dispuesta a tragarte tu orgullo con tal de ayudarme. Ya lo has hecho en más de una ocasión y seguirás haciéndolo por toda la eternidad. ¿Sabes por qué?

Porque te has enamorado. Lo sabes tú y lo sé yo. Lo saben sobre todo los dos pelmazos que nos escriben. Sin embargo, opto por no decirlo en voz alta. ¿Dónde quedaría la magia si no mantuviese parte del misterio? Sé también que te gusta comerte la cabeza con cosas así, y que no dártelo todo hecho te encanta. A mí también.

Seguiré quitándote el vino como plazca, y también hay un porqué para ello. Por lo menos, hay una excusa.

Lo tuyo es mío, y lo mío es tuyo. Literalmente.

Dejo escapar una risa tras nuestro pequeño juego. Me parece sorprendente la manera en la que te diriges a Elle, y la conozco lo suficiente como para saber lo poco que le gusta que la dejen en ridículo. Eso es justo lo que acabas de hacer. Al mismo tiempo, está claro que tienes un mayor dominio del lenguaje y de la maldad que muchos otros. No me incluyo en ese «otros», pero les entiendo. Después de todo, has vivido cinco siglos.

De repente, nos encontramos en tu apartamento. Contigo todo pasa tan rápido... Pronto, en tu habitación, empiezas a cambiarte de ropa para ponerte un maravilloso camisón, uno de esos que sabes que me encantan. Me muerdo el labio inferior mientras el calor vuelve a atravesar mi cuerpo. Sabes perfectamente cómo torturarme...

Sí que te gusta, no mientas. —Aprieto los dientes al verte salmodiar, y entonces, mis manos se ven completamente atrapadas por las sábanas de tu lecho.

Me encuentro tumbado y con la imposibilidad de moverme. Pienso en quejarme, pero ¿de qué servirá? Además, ¿quiero quejarme en verdad? ¿No estoy ahora mismo en el paraíso, sabiendo qué va a pasar?

Siento tus piernas enredándome, algo que amo con locura, y siento también el ligero peso de tu cuerpo sobre el mío. Mi entrepierna reacciona al instante, endureciéndose para ti. Entreabro los labios mientras te observo, perdido en tu belleza. ¿Por qué siempre me haces sentir así? ¿Por qué me pareces tan irresistiblemente atractiva?...

¿Ah, sí? —pregunto mientras gimo. Ya sostienes mi miembro con tu mano, pues lo has liberado de un tirón. Lo siento vibrar. Aguarda impacientemente tu aliento y tu saliva—. Sométeme, bruja. Ade...

Mientras tus labios recorren mi cuerpo, ahogo un gemido. No puedo terminar mi orden, porque me estás volviendo completamente loco.

Entonces, introduces mi virilidad en tu boca. No puedo retener ahora un gemido y, con cada lenta, tortuosa e intensa sacudida, dejo escapar uno nuevo. Siento cómo tus labios y tu lengua, hasta la zona trasera de tus dientes, se deslizan por mi extensión, sin descuidar un solo ápice. Mientras me sacudes, aprieto los dientes.

Usa tus manos también, por favor —te pido, hasta te imploro—. ¿Por qué no usas tus senos? ¿Crees que podrás hacer algo con ellos?

No me estoy riendo de ti. Busco provocarte y picarte, pero para que todo se vuelva más pícaro. De todas formas, yo no soy quién para decirte qué debes hacer. No puedo obligarte a ello porque estoy amordazado por completo. Tan sólo puedo limitarme a temblar de placer mientras subes y bajas tu cabeza una y otra vez...



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Sáb Sep 07, 2019 3:35 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

"¿Sabes por qué?" Esa pregunta flotó en el silencio entre ambos, Liliana ni siquiera contestó, no había necesidad de hacerlo porque ambos sabían la respuesta. Estaba enamorada de él, hasta las trancas y por primera vez en 400 años. Y menuda mala suerte hacerlo de alguien que solo quiere sexo y jugar con los sentimientos ajenos, ¿por qué? ¿Qué la había hecho sentir amor por alguien a quien a priori había detestado con toda su alma? Empezaba a pensar que eso de del amor al odio hay solo un paso, era más verdadero de lo que creía. Pero no importaba, ya no, era demasiado tarde así que no dijo nada.

La bruja comenzó a amordazarle, le sometió para hacerle completamente suyo y disfrutó bastante con el proceso, no iba a mentir. ¿Era el sexo con Jensen algún tipo de forma para controlarle? Probablemente, aunque más que cómo método de control, lo usaba para convencerle y persuadirle de lo buena que podía ser en ello. Llevaban tantos meses acostándose y lo habían hecho tantas veces que había perdido la cuenta hacía tiempo y eso que la primera vez ambos juraron que no se volvería a repetir, menuda mentira para ambos, pensó ella mientras descendía por su cuerpo, lamiendo y besando cada centímetro de su piel.

Supo que estaba funcionando, le escuchó gemir y sintió su cuerpo reaccionar a aquel tacto, a todo su cuerpo. A pesar de eso no se centró en su mirada, no sabía como la estaba observando porque estaba más centrada en darle placer a él.– Por supuesto que voy a someterte –masculló contra su piel, sin necesidad de añadir mucho más, ella no era alguien excesivamente hablador y menos si no tenía nada importante o relevante que decir. Le vio reaccionar ante sus caricias, pero sobre todo cuando su boca estuvo ya muy cerca de su miembro, el cual ya estaba completamente duro para ella.

La bruja no le permitió seguir hablando, introdujo su miembro en su boca y lo lamió y saboreó con cuidado. Comenzó elaborando extensos recorridos que partían de la base de la piel hasta la punta, empleando la succión y la fuerza de su boca, sus labios y su paladar para hacerlo. Le escuchó pedirle hacer algo con sus pechos y aunque la idea le pareció encantadora, no tenía tanto como para poder hacerlo, aun así se le ocurrió acompañarlo de ambos elementos. Alzó la mano derecha y comenzó a moverla por la extensión de piel que no estaba en su boca en ese momento.

Se inclinó todo lo que pudo hacia delante y con la mano con la que lo agarraba condujo su miembro hacia uno de sus pechos y permitió que rozara su zona más sensible. Cuando hubo acomodado el ritmo, siguió recorriendo su miembro con la boca pero a la vez lo rozaba contra su pecho izquierdo una y otra vez con ritmo. Todo su cuerpo se erizó también, aunque no tanto como el de él. En cada nuevo movimiento sentía sus músculos tensarse y sus manos intentar aferrarse a algo, pero era un intento inútil porque mantenía las sábanas con fuerza alrededor de sus muñecas y le era imposible moverse.

Jamás en tantos años de vida le había permitido a un hombre ni la mitad de las cosas que Jensen conseguía que ella hiciera, nunca había usado sus pechos para dar placer o rozamiento a alguien, de hecho a penas había hecho sexo oral en su larga vida sexual, más bien lo había recibido, pero el hada solía hacer con ella lo que quería. Liliana siguió succionando, usando una combinación de su boca, su mano y su pecho para darle placer, no fue delicada ni lo hizo despacio, hubo intensidad y clara provocación en cada uno de sus movimientos y le estaba llevando hacia el orgasmo de forma directa.

El cuerpo de él reaccionaba completamente, le sentía tensarse cada vez más y la respiración y el movimiento de su cuerpo le indicaban que iba por buen camino y que no debía faltar demasiado para que llegara al clímax. Pero tenía muy claro lo que iba a hacer y cómo, no pensaba permitirle terminar tan fácilmente, pero eso él no lo sabía. Siguió aportándole placer oral, de forma cada vez más y más intensa y cuando le sintió contraerse, se apartó. Le vio gemir, más de desesperación y decepción que de otra cosa, la confusión estaba en su mirada pero ella se limitó a sonreír, antes de incorporarse y reptar hasta su cuerpo.

Vas a correrte, pero quiero que lo hagas dentro de mí –dijo, parando un momento.– Por favor –añadió, antes de apartar su braguita y meterle dentro de ella de un movimiento rápido. Al igual que durante el sexo oral, le introdujo en ella sin demora y la propia bruja gimió y comenzó a moverse de inmediato, si esperaba demasiado toda la excitación del sexo oral desaparecería. Quería haberle desesperado tanto, haberle causado tanto placer que se corriese él primero, que no pudiera ni intentar retrasarlo. Siempre había sido ella, ella alcanzaba el clímax antes pero aquella noche lo haría él primero.

Comenzó a moverse encima de él con la fuerza de sus caderas y la presión de sus muslos, se alzó a sí misma una y otra vez en un vaivén intenso, le escuchaba suspirar y gruñir, ella también gemía en respuesta, sus cuerpos estaban evidentemente unidos, conectados en aquel placer. La bruja bajó sobre su cuerpo, apoyó el peso sobre sus brazos y éstos sobre la cama y empleó esa postura para que entrara de forma más directa en su interior, ahogó el gemido y comenzó de nuevo el ritmo. Y lo supo, supo que se dejaría ir, que se abandonaría al placer cuando sintió la contracción de todo su vientre y sus piernas.

Paseó la lengua por su cuello de forma lasciva en respuesta y como si aquello fuera una señal, su piel se erizó y todo él se contrajo en un movimiento espasmódico e intenso en el que supo que se acababa de correr, le sintió derramarse completamente dentro de ella y la chica jadeó a su vez.– Así me gusta –dijo provocativa y mandona, ella no había acabado y esperaba que le quedaran fuerzas para hacerlo. Chasqueó los dedos y las sábanas cayeron inertes sobre la cama, liberando sus manos de inmediato. Sujetando sus brazos hizo fuerza y rodaron sobre la cama, quedando ella debajo de él ahora.

Al cambiar las tornas procuró que él no saliese de ella en ningún momento, no se lo permitió. Se perdió en sus ojos azules, en sus rizos rubios, en esa barba rala y suave, en su vientre perfectamente esculpido y marcado... En sus labios carnosos, mucho para ser los de un hombre y muy bellos cuando no los abría para decir alguna impertinencia, "¿qué Dios te ha creado a ti? ¿Acaso tienes algo que envidiar a los ángeles?" Pensó ella extrañada, ¿había encontrado a algún hombre en su vida que le gustara tanto antes? Ya no solo físicamente, era todo. Alzó los brazos y rodeó su cuello con ellos, besándole en la boca cuando le hizo bajar sobre ella, enredando con cariño la lengua. "Ahora toca hacer el amor, no sexo, vamos a hacer el amor otra vez".



Última edición por Liliana Balfager el Dom Sep 08, 2019 3:13 pm, editado 1 vez


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Sep 07, 2019 11:21 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Qué forma más maravillosa de someterme. Me muerdo el labio inferior y, mientras recorres mi virilidad, echo mi cabeza hacia atrás y cierro los ojos por un momento. Esto me permite centrarme aún más en el placer que me haces sentir, que me otorgas de manera tan desinteresada. Aunque bueno, quizá «desinteresado» sea un término inadecuado, en especial cuando sale de mi boca. No creo en el altruismo, para nada. Creo que lo que estás haciendo por mí lo haces por amor, por verme feliz, y porque al mismo tiempo, eso te hace sentir bien a ti. Lo haces porque soy Jensen, y porque estás enamorada de mí. De ser otra persona, no lo harías.

Menos mal.

Te miro a los ojos en cuanto noto cómo llevas mi miembro a tu pecho, y gimo al sentir cómo se endurece para mí. Sonrío con evidente complicidad y aprieto mi vientre para que sientas mi virilidad vibrar, también para ti. Dioses, si te hicieses una más mínima idea de lo increíble que estás haciendo que esto sea... Mientras, tu mano ejecuta un vaivén lento pero intenso, masturbándome para no dejar a un lado el placer y poder continuar con el morbo.

Joder, Liliana —murmuro, excitado, cuando vuelves a introducirme en tu boca.

Cuanto más aumenta el ritmo, más cercano a ese orgasmo me encuentro. Noto que un cosquilleo empieza a invadir mi hombría, y sé que, cuanta más fuerza ejerzas y cuanto más esmero pongas, más rápido me correré. Pareces completamente consciente de ello, porque me doy cuenta de que aceleras la velocidad de las sacudidas, tanto las de tu mano como las de tu boca. Me obligas a gemir, a morderme el labio inferior nuevamente y a apretar los dientes.

Entonces, te detienes. Frunzo el ceño con peligro, y me pregunto en qué diablos estás pensando para apartarte en un momento tan decisivo. Pero cuando oigo ese «por favor» acompañado de una petición de lo más incitante, deseo aferrar una de mis manos a tu trasero y tiro de ti para ayudarte a subir encima de mí. No puedo hacerlo porque estoy amarrado. Maldita bruja...

No puedo moverme, soy tu esclavo por completo. Y, mientras me introduces en ti y empiezas a moverte, ahogo gemidos. Mi cuerpo es sacudido con el tuyo, y de inmediato el sudor perla nuestras pieles. A pesar de estar amordazado, muevo ligeramente mis caderas, sintiendo que con cada estocada llego a lo más profundo. Pronto, es imposible aguantar más. Los potentes chorros tensan aún más mi virilidad, y me derramo en ti. Dios, es tan excitante hacerlo cada vez que tenemos sexo...

¿Estás satisfecha, ama? —pregunto, siguiendo tu juego. Has hecho que me corra porque así lo has deseado, y no me has dado opción a decirte que no.

Es mi turno.

Has liberado mis manos, y ahora me hallo sobre ti. Sé que no es lo que esperas, y sé que habíamos dicho que no daríamos más detalles de los necesarios, pero me veo en la obligación de improvisar y de pillarte, espero, por sorpresa. Así pues, mientras nuestras lenguas se enredan y nuestras bocas juguetean, bajo mis manos a tus cinturas y deslizo suavemente mi miembro sobre tu intimidad, notándola muy mojada. Sonrío contra tus labios, y te muerdo el inferior para tirar de él sin hacerte daño.

Entonces, decido empezar a bajar mi boca. Mis manos se aferran a tus senos, estrujándolos con cariño y dedicación. Los siento rígidos bajo mis palmas, y eso me gusta. Indica lo excitada que tú también estás, y lo mucho que me deseas. Pero la mayor prueba de ello es la humedad que hay entre tus piernas, y créeme, pienso hacerte sufrir antes de hacerte el amor como nunca te lo han hecho.

Hundo mi rostro en tu intimidad y tiro de tus muslos para que me rodees con tus piernas y te acomodes. Son fuertes, y sabes lo mucho que me excitan. Me he corrido en tu interior, pero ante el calor de tu cuerpo, siento cómo mi virilidad vuelve a endurecerse.

No cierro los ojos. Te miro fijamente a los ojos al separar los labios de tu vagina para encontrar tu clítoris, y extraigo mi lengua para recorrerlo con la punta. Tu cuerpo tiembla, como si murieses de frío, pero nada más lejos de la realidad. Es un claro indicio de lo mucho que te gusta ese tacto.

Por ende, lo repito, esta vez con más fuerza. Escasa, pero más. Y luego, otra vez. Hago lo mismo unas cuantas veces hasta que me río y uso toda la boca, besando la zona, recorriéndola con la lengua de arriba abajo y succionando levemente.

Voy a morderte, pero prometo no hacerte daño.

Es una idea que ha atravesado mi mente desde la primera vez que te dí sexo oral. Me aseguro de que la piel está lo suficientemente estirada como para que no te pueda doler y, con suma cautela, llevo mis dientes a esa zona. Entre ellos, mi lengua sigue jugando. Me río, pero no aprieto para nada.

Al final, te guiño un ojo y sigo dándote placer. Deslizo una de mis manos a tu muslo y me aferro a él. La otra... Bueno, digamos que se pierde entre tus piernas también. Decido este despiste para introducir un dedo en tu vagina. Con suavidad, remuevo. Quiero que tiembles para mí.

Quiero que me digas cosas sucias —te pico de manera provocativa, mirándote con deseo.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Sep 08, 2019 3:16 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

La bruja no dijo nada, pero se limitó a sonreír de forma ladeada y perversa.– Estoy satisfecha y creo que tú también –dijo, sintiéndole contraerse dentro de ella, la muchacha suspiró encantada, el sexo juntos siempre era increíble. Daba gracias de que Jensen fuera incapaz de leer sus pensamientos, porque averiguaría fácilmente que era el mejor amante que había tenido en siglos y eso solo provocaría que fuera más insoportable y creído que nunca, pero era verdad... Ni siquiera Tobías había logrado hacerla sentir ni un ápice del placer y el amor que sentía con él.

Cuando los giró a ambos y le tuvo encima, suspiró. Someter le gustaba, tenía un punto muy grande, pero abandonarse a él era algo sencillamente increíble, ahí abajo era como una muñeca a su merced absoluta. Se besaron, enredaron sus lenguas con pasión y le sintió descender sus braguitas para rozar la zona con su intimidad, gesto que le arrebató de golpe el aliento como si hubieran golpeado su pecho con fuerza. Sintió aquel mordisco en su labio inferior y gimió en respuesta al suave tirón, comenzando a impacientarse un poco porque no se metiera en ella.

Todo su cuerpo se arqueaba en respuesta a cada caricia y contuvo el aliento cuando comenzó a bajar la boca y acarició y mimó sus pechos, a pesar de lo tosco que podía ser a veces, lo primitivas que eran sus relaciones sexuales, en otras ocasiones había más delicadeza, más roce y sutilidad que pasión y fuerza. Y Jensen era capaz de lograr ambos extremos con facilidad incluso dentro del mismo acto, era evidente que era un amante experto, alguien que ha pasado tanto tiempo dedicando su cuerpo al placer que sabe perfectamente lograr esa clase de cosas, ¿era ella igual? ¿Le parecía a él también una buena amante?

Un largo y agónico gemido, como si fuera un animal herido, escapó de su boca cuando le sintió hundir los labios entre sus piernas. Estas se aferraron a él con fuerza, justo como además marcó el chico. Sintió su mirada desde esa posición fija en la de ella y no pudo evitar devolvérsela, plagada de sorpresa. Sabía perfectamente que él nunca hacía sexo oral a una mujer, a ella solo le había hecho un poco una vez y había sido en la piscina, solo una semana atrás, ¿a qué se debía entonces aquello? Cuando su lengua hizo contacto con la parte más sensible de su interior, todo su cuerpo tembló de forma violenta.

Se aferró con las uñas a la sábana, hundiendo los dedos con fuerza y no pudiendo evitar cerrar los ojos de golpe. Oleadas de placer invadieron cada parte de su cuerpo con cada recorrido de su lengua, su espalda se arqueaba como si tuviera vida propia. No abrió los ojos cuando dijo que la mordería, pero se preguntó el por qué.– Confío en ti –dijo, arrepintiéndose al momento de haber soltado aquello, lo hacía, pero no tenía que habérselo dicho. Supo que más adelante él se lo recordaría y es más, lo utilizaría en su beneficio para manipularla o a saber qué más...

Su hilo mental se vio terriblemente interrumpido cuando lo hizo. Era una sensación extraña, pero no era desagradable, lo hizo con suavidad y siguió empleando la boca para darle el placer necesario. Suspiró y jadeó de forma casi frenética conforme su lengua hacía de las suyas por su interior, además le sintió introducir un dedo dentro de ella. Ojalá tuviera algo mayor en su interior, se le escapó una sonrisa cuando le pidió cosas sucias.– Tu lengua en mi interior es lo más placentero que he sentido en años, pero estoy deseando que me folles hasta hacer temblar la cama y la habitación, ¿crees que puedes lograrlo? –preguntó ella, en tono provocativo.

Y ahora métete dentro de mí, muérdeme o cógeme del pelo, lo que quieras –invitó ella. Eso de hablar no es que se le diera especialmente bien, no solía hacerlo en el sexo, pero lo estaba intentando por complacerle y hacerle feliz. Intentó decirle algo más, algo que no sabía que funcionaria, pero que era muy cierto.– Soy tuya, completamente tuya –dijo, sintiendo como su cuerpo temblaba más y más y sin embargo no lo aguantó, de un movimiento rápido le apartó de encima de ella y le empujó hasta dejarle sentado sobre la cama. De un movimiento reptó por la cama y se sentó encima de él, penetrándose ella misma con ayuda de la mano.

En cuanto le tuvo dentro dejó escapar todo el aire y se concentró en sentir su carne dentro, en la sensación de plenitud, como si estuviera completa ahora. No se movió, solo cogió su mano derecha y la llevó hasta su pelo, haciéndole enredarla ahí mientras ella alzaba los brazos y los aferraba a su espalda, de forma intensa pero no dolorosa, clavó un poco los dedos y las uñas en esa zona, antes de empezar a moverse. Lamió su labio inferior con lujuria, pero no cerró los ojos al hacerlo.– Penétrame, házmelo toda la noche, sin descanso –dijo en tono ahogado, antes de comenzar a moverse sobre él de forma rítmica.

No se quitó el camisón, pero bajó los tirantes para dejar la parte de arriba de su cuerpo desnuda del todo y le permitió así acceder a ellos si lo consideraba. Y comenzaron a moverse, pero como le había amenazado mentalmente, no le permitió acelerar las cosas, ni siquiera hacerlas a lo bruto. Estaban pegados completamente en esa postura, no había un centímetro de piel que no tocara la ajena y Liliana hundió la cabeza en su cuello, centrándose en el movimiento y cerrando los ojos con fuerza, permitiéndole a él llevar el ritmo de la penetración y perdiéndose en el olor a lilas de su cabello rubio... "¿Huelen así de bien todas las hadas?"

[...]

Un rayo de sol mañanero impactó contra sus párpados y se quejó en silencio mientras movía la cabeza en busca de la oscuridad que requiere el sueño, pero no la halló, daba igual que se moviera, seguía siendo de día. Abrió los ojos de forma perezosa, antes de fijarse en la hora de la mesilla, las 07:30h. Jensen parecía dormir a su lado, completamente desnudo y ladeado de cara a ella. Se quedó mirándole unos instantes, calladito y durmiendo sí que era la imagen perfecta de un ángel de cuento, tal vez un bello Dios. Se incorporó de la cama con cuidado, se puso sus braguitas y una camiseta blanca de manga larga de pijama, hacía un poco de fresquito ese día.

Después volvió a tumbarse sobre la cama con cuidado, de cara a él, mirándole. Alzó la mano y la enredó en un rizo, antes de suspirar y darse la vuelta para quedarse boca arriba. ¿Hasta cuando iba a ser suficiente estar así? Le quería, quería el sexo, su atención, domir con él... Pero quería, más, no era suficiente tenerle solo en el sexo, empezaba a ser poco, a ser escaso. Y odiaba que fuera poco, quería que fuera suficiente, que se tratara de un hombre más con el que se acostaba, tal vez que fuera como Tobías, sexo, amistad y una relación de convivencia agradable, nada más, pero con Jensen había amor, sentimientos y ya no sabía qué hacer.

No se dio cuenta, pero Palmera se había colado en el cuarto, porque de pronto le vio pasearse por el suelo y olisquear la ropa de Jensen antes de ponerse a ronronear. Siempre había escuchado que las hadas tenían un vínculo extrañamente sobrenatural con la fauna y parecía ser así, su gato jamás se dejaba tocar por nadie salvo por ella pero no solo le permitía al hada tocarle, es que además parecía querer estar siempre con él en cuanto entraba en casa. Sacudió la cabeza y llevó una mano a su brazo, agitándole suavemente.– Despiértate ya, Bella durmiente, tienes los mismos rizos dorados que la princesa del cuento –"Y me encantan".– ¿Necesitas un beso? –intentó bromear, aunque nunca lo hacía.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Sep 08, 2019 10:53 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Que obedezcas mi orden hace que sonría y que me siente satisfecho, pero tus palabras hacen que me derrita de placer. Desde luego, estoy deseando penetrarte y hacértelo como nunca. Aunque no te guste usar palabras mientras tenemos sexo —porque sé que no te gusta—, no se te da tan mal. Pienso en picarte diciéndote que he oído cosas mucho más excitantes, pero eso te quitaría las ganas y te enfadaría.

Me dejo llevar por ti. Tampoco puedo esperar un segundo más para estar dentro de ti, así que una vez me hallo sentado contigo encima, mi virilidad se abre paso en tu intimidad. Gimo contra tu oído, consciente de que, en efecto, eres completamente tuya.

Pero ¿soy yo tuyo?...

Mi mente trabaja por mí. No puedo acelerar el ritmo porque, por un lado, la muy cretina no me lo permite, y por otro lado, tú tampoco me dejas. Así que nos vemos obligados a hacer el amor con dulzura, con cuidado y cariño. Casi parece una broma.

Pero lo disfruto. Dioses, odio disfrutarlo tanto...

[...]

Abro los ojos al oír tu voz. De inmediato, los recuerdos de la noche pasada invaden mi mente. Acabé tan rendido a la evidencia y al placer que, en cuanto me recosté a tu lado, cerré los ojos y no he vuelto a abrirlos hasta ahora. Todo mi cuerpo me pide reposo a gritos, como si cada músculo ahora destensado se encontrase agarrotado y molido.

Menuda paliza me diste —susurro con humor, aunque pretendo que suene más a cumplido que a otra cosa.

Me muevo en la cama y me aseguro de que ninguna sábana me tape ahora. Verte a mi lado, escuchar tus palabras y perder una de mis manos en tus muslos hace que el calor me embriague de nuevo.

Y te encanta —termino tu frase y te guiño un ojo—. No necesito magia para leerte la mente, amor. Empiezo a conocerte lo suficiente como para saber qué quieres decir cuando no lo dices.

Te doy un toque en la nariz, sintiéndome evidentemente en control, y me pongo en pie. Abro la puerta del cuarto de baño que está directamente conectado a tu habitación, y empiezo a llegar la bañera con agua caliente. Sí, la prefiero así que fría. Controlo la temperatura con la mano y busco un albornoz en tu armario. El mío está en mi apartamento, y me da pereza ir a buscarlo.

Tiro toda mi ropa a un rincón, suponiendo que la pondrás a lavar para mí o que me la llevaré luego a mi apartamento. Una vez me hallo completamente desnudo, entro en el baño. Imagino que me seguirás. Me miro al espejo durante unos instantes. Hay alguna que otra cicatriz, pero son tan mínimas que apenas son visibles. Hace falta escrutar la piel para verlas. No, creo que, físicamente, soy una hada muy sana. Me mantengo en forma. Mi mayor problema está en mi cabeza.

Qué raro... Elle no ha vuelto a llamarme. —Miro mi teléfono y suspiro. Mientras, me coloco dentro del baño y me recuesto, acomodándome. Cierro los ojos y apoyo los brazos en los brazales de la bañera—. Es una mujer... difícil. Muy cabrona y muy vengativa. Me pregunto qué pretenderá hacer. Estoy seguro de que irá a por ti. ¡A lo mejor te quema el pelo!

Me río como si la idea me resultase divertida, pero nada más lejos de la realidad. Suspirando, te miro a los ojos y niego con la cabeza.

Estate tranquila. No voy a dejar que te haga ningún daño. Ni ella, ni nadie.

Eso es algo que te demostré en aquel callejón. ¿Lo recuerdas?...

Ten más motivos para enamorarte de mí.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Sep 09, 2019 1:54 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

Liliana estaba tumbada sobre la cama y comenzó a hacer la croqueta por el colchón después de haber intentado despertarle, de forma sumamente adorable. Apoyó la barbilla sobre sus brazos, en silencio, antes de suspirar al escuchar que le había dado una paliza.– Pensaba que las hadas teníais mucho aguante, dicen las leyendas que podéis obligar a los mundanos a bailar tantas horas con vosotros que se acaban rompiendo los pies –comentó, bastante tétrica ella trayendo semejante leyenda a su mente, pero no parecía estar inquieta o enfadada, sino extrañamente... relajada.

Estaba contenta, era evidente y se preguntaba por qué, pero sospechaba que tenía mucho que ver con el hecho de que había averiguado que Jensen no se acostaba con Elle y es más, había pasado la noche con la bruja, habían hecho el amor más de una vez y luego habían caído rendidos sobre el colchón. Sintió el tacto de su mano cálida y suave acariciando su muslo y le vio moverse para quitarse la sábana de encima.– Me pregunto que tiene la ropa y la tela que siempre te molesta, ¿vives con calor permanente? –bromeó ella, porque cada vez que se encontraban éste parecía no llevar casi ropa y sabía que el escritor de Jensen estaría de acuerdo con sus pensamientos.

Negó con la cabeza, aún en esa postura, alzando las piernas para cruzarlas como si fuera una colegiala.– Crees que lees mi mente, pero me gusta pensar que todavía me guardo unos cuantos ases en la manga. Aunque prácticamente nos vemos todos los días, aún tengo secretos, ¿sabes? –le observó darle un toque en la nariz, aunque no dijo nada, sintió ganas de ponerse a rodar otra vez sobre la cama y a chillar como una loca de alegría, tal vez reventar la almohada contra el suelo, ¿cuándo había sido la última vez que alguien la había hecho sentir de esa manera? ¿Cuándo fue la última vez que se había sentido simplemente una chica joven?

Gracias –le dijo a Jensen, sonriendo levemente, le había arrancado dos sonrisas en un mismo día, menudo récord. Le observó levantarse, completamente desnudo y dirigirse a su enorme baño privado, giró el cuerpo y la cabeza, pero al principio no se movió. Le escuchó encender el grifo de la bañera y alzó una ceja extrañada, era curioso que su primer instinto al levantarse fuera darse un gran baño, aunque ella más que eso tenía un jacuzzi. De un brinco se incorporó de la cama y se acercó hasta la puerta del baño. Le contempló en silencio mientras echaba la ropa a un lado para lavar, Matilde la recogería después.

Aprovechó que estaba de espaldas para contemplar su espalda desnuda, sus brazos marcados, su trasero, sus piernas, todo él era sencillamente una aparición divina, como si alguien le hubiera creado para ser inequívocamente atractivo y ella se sentía tan atraída, tan atrapada como la abeja que poliniza la flor una y otra vez. Jensen se contemplaba en el espejo y se preguntó, por una vez, en qué estaría pensando.– Tus tatuajes... La cruz con alas del antebrazo izquierdo y la llave con una estrella del brazo derecho, ¿qué significan? ¿Tienen algún sentido? –preguntó, sumamente curiosa, omitiendo el detalle de que los hombres con tatuajes la volvían especialmente loca.

Le vio observar el teléfono y hablar de Elle, se removió inquieta al momento, no le apetecía demasiado hablar de la rubia. Dejó el teléfono sobre el lavabo y le vio meterse en la bañera y estirar los brazos, al momento se quitó el jersey con las dos manos y lo tiró a un lado, quedándose desnuda de cuerpo hacia arriba. Después llevó las manos a los laterales de sus braguitas y las deslizo, quitándoselas de una patada y quedando completamente desnuda frente a él.– ¿Crees que tengo miedo? No te ofendas, pero Elle es un hada, las hadas no tenéis nada que hacer contra mí. Solo tendría que desearlo y podría borrarla de la faz de la tierra, pero no te preocupes, eso no va a ocurrir.

Liliana se metió en la bañera con Jensen, ni siquiera le preguntó si él lo deseaba y se tomó la licencia de hacerlo, había espacio para ambos de sobra, así que sumergió todo su cuerpo en el agua, después la cabeza y cuando salió le miró.– Puede que sea vengativa y cabrona, pero lo hace porque está enamorada de ti, ¿cuánto tiempo lleva así? ¿10, 20, 50 años? Supongo que yo también me transformaría en una hija de puta si me pasara tanto tiempo detrás de alguien como tú, quién sabe, a lo mejor acabo así –dijo ella, riéndose al momento de forma bastante despectiva, sentía desprecio por ella misma, después de todo.

En el fondo, una pequeña parte de su interior, si bien no podía sentir compasión por Elle, sí que empatizaba con sus motivaciones y con su forma de hacer las cosas, no era más que una mujer despechada y cabreada. Liliana no se había enamorado antes, pero en el poco tiempo que lo había estado había llegado a ser consciente de que podría hacer verdaderas maldades por obtener el amor de Jensen y suponía que para la rubia era algo similar. Acabar con Elle sería como aplastar a una hormiga y aun así jamás mataría a una inocente, nunca en 500 años lo había hecho. Cuando escuchó aquello de "No voy a dejar que te haga daño", le gustó oírlo.

Se movió por el agua hasta colocar su cuerpo justo encima del de él, se subió ahí y rodeó su cuello con los brazos, ambos desnudos y dentro de la bañera, piel con piel. Su mirada brilló con un tono extraño cuando habló.– Tú eres el único que podría hacerme daño –dijo, otorgándole de esa forma un inmenso poder sobre ella, uno que de todas formas ya sabía que tenía. Y acercó su boca hasta la de él y le besó, un beso que supo a agua y a humedad y enredó la lengua en la suya. Podía impedir que Elle la hiciera daño, sí, tal vez... pero la única persona que tenía el poder para hacerlo era él, y se lo hacía y se lo haría muchas veces más.

Aumentó la intensidad del beso hasta que no pudo respirar y se apartó para mirarle a los ojos, aunque le costó mucho hacer el esfuerzo de dejar su boca, la necesitaba como el agua cuando te mueres de sed.– ¿Cómo vas a impedir que nadie me haga daño entonces, Jensen? –volvió a preguntar ella, antes de bajar la boca por su mandíbula y descender los labios hasta su cuello, allí comenzó a besar la zona, primero el lateral y después llevó la boca a la parte de la garganta, alternando labios con lengua y viajando de nuevo a su boca cada ciertos momentos, llevada por la pasión del instante.– ¿Y si eres tú quien me lo hace? –musitó contra su garganta, exhalando su aliento.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Sep 10, 2019 1:12 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Sí, pero tú me has dado una paliza —insisto con una ceja arqueada, impasible. No es ninguna vergüenza admitirlo, porque quizá no sea cierto y simplemente pretenda hacerte sentir... especial. He visto que cuando lo hago, todo es mucho más fácil, incluso convencerte de las ideas más locas y descabelladas. Es normal, ¿no?

Pero lo cierto es que no puedo evitar observarte con las babas deslizándose por mi boca cuando estás así, tumbada, con los pies en alto y esa sonrisa tan particular, tan inhabitual en ti. Últimamente, me estás entregando demasiadas. Ten cuidado, pues temo volverme adicto a ellas. Además, no te haces una idea de lo increíblemente tierna que eres cuando haces así la croqueta. Sabes que gestos así me gustan a mí, y también lo sabe la granuja que está detrás de ti. Os odio a las dos.

No lo sé. Es como si mi otro yo se hiciese fotos sin camiseta todo el día. A lo mejor está en la sangre, pero no tengo recuerdo de que a ninguno de mis padres les gustase pasearse desnudo por casa todo el día. ¿Crees que debería mirármelo? —Me río, pues claramente estoy bromeando.

Suspiro mientras me acomodo en la bañera y esbozo una mueca. Eres una mujer muy curiosa, y ¿qué menos después de todos los largos años que has vivido? Aunque en parte, apostaría más por lo contrario. Tantos siglos deben haber hecho de ti una mujer experimentada; has tenido que ver un sinfín de cosas, la mayoría de ellas malas. ¿Cómo pueden despertar tu curiosidad unos simples tatuajes?...

El tatuaje del brazo izquierdo, la cruz con alas, representa qué he sido y cómo he vivido en Feera durante toda mi vida —escojo responder, sincerándome. Lo hago con calma, pero con un ligero tono molesto—. La llave con una estrella ilustra qué he sido, o más bien, qué he querido ser desde que llegué a Nueva York. —Marco una pausa y te miro—. No he podido serlo porque mi mente no me deja vivir en paz. Si te hicieses una idea de lo importante que es para mí deshacerme de esta enfermedad cuanto antes... Por eso tu magia es tan preciada. Por eso sigues aquí.

Puede sonar a un comentario hiriente y trapero, pero ¿es en verdad así? Cuanto más lo pienso, más sentido cobra... y menos me gusta. Te necesito, y por ende, Matilde tenía razón. Tiene razón. Tienes mucho control sobre mí, más del que yo mismo querría. ¿De qué sirve ocultarlo y fingir que no es así? ¿Por qué no habría de reconocerlo en voz alta?

¿Crees que me preocupa realmente? —Ahogo una risa y te miro. Ahora, estás completamente desnuda, y quiero creer que es para mí. Es una preciosa imagen de tu cuerpo, de tu piel, de tu hermosura—. Parte de mí quiere que lo hagas, que pierdas el control. Pero mi parte racional me dice que eso te llevaría a tener muchos problemas con la Clave. Acabarías siendo ejecutada, o peor, encerrada. Y yo me quedaría sin mi magia y sin mi bruja.

Sí, esas dos últimas palabras suenan tal y como quiero que tú las escuches. Eres mi bruja.

Me acomodo en la bañera nuevamente para dejarte algo de espacio, y para que nuestras piernas se entrelacen. Llevo una mano a tu piel y empiezo a acariciar por encima y por debajo del agua. Escucho qué tienes que decir acerca de Elle, y me sorprende la facilidad con la que a veces juzgas a las personas. Sé que has vivido mucho, pero...

Elle es vengativa y cabrona porque está en su naturaleza y en la de la mayoría de hadas —corrijo, arqueando una ceja sin apartar mis ojos de los tuyos—. Que esté enamorada de mí no influye en su caráctar tanto como para cambiarlo drásticamente. —Tomo tu mano y te guiño un ojo—. Ya eres así.

No te miento. Has intentado hacer cosas horribles por mí, y menos mal que he estado yo ahí para pararte los pies. Me odio por ello, créeme. ¿Desde cuándo velo por ti? No tengo por qué hacerlo. Es puro interés, por tu magia y por tus servicios.

Bueno, al menos, eso quiero creer.

Trago saliva mientras te acercas a mí y, al sentir el peso de tu cuerpo sobre el mío, exhalo todo lo que había retenido en mis pulmones. Tus labios están muy cerca de los míos, y puedo predecir tus cálidas palabras incluso antes de que las digas. Es algo que ya sabía, pero que tú lo digas... No es que cambie las cosas, pero sí hace que me sienta... eufórico.

Nos besamos, y la intensidad del tacto aumenta. De inmediato, deseo hacértelo nuevamente, en esta misma bañera, pero creo que no me lo vas a permitir fácilmente. No cuando estás hablando de algo profundo.

¿Me dejarás hacértelo? —pregunto, tomando tus manos con las mías y llevándolas a mi pecho. De este modo, detengo el recorrido de tus labios y hago que me mires fijamente a los ojos—. ¿Dejarás que sea el único que pueda hacértelo? Con eso, creo que me basta.

¿Creo? ¿Es que quiero más realmente?

Sé lo egoísta que suenan estas palabras, y es lo que pretendo. Pero una cosa es segura, Liliana:

Tendrás que esperar. El tiempo dirá si te haré daño de verdad o no. Pero lo que sí te garantizo... es que ninguna otra persona te hará daño, bruja. No mientras respire.

Te doy un nuevo beso en los labios.

Eres mía. Eres completamente mía.

¿Quién posee a quién ahora?

Llevo las manos al champú y lo coloco en tus manos. Sabes qué quiero que hagas con él. Mientras tanto, empiezo a enjabonar mi cuerpo con gel. Incluso me pongo en pie para poder lavarlo correctamente. Hazme este favor y, cuando acabes con mi pelo, lavaré el tuyo. Pero sólo porque así lo deseo.

Porque eres mía.

Dime, Liliana, ¿qué estarías dispuesta a hacer para que fuese solamente tuyo?

Llevo mis labios a tu cuello mientras hago que te des la vuelta y recorro tu cuerpo con mis manos llenas de gel. Empiezo a frotar ligeramente y echo tu cabello hacia delante. Mientras, mis labios recorren tu piel.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Miér Sep 11, 2019 11:28 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

Suspiró ante eso de que le había dado una paliza, pero no fue algo pesaroso sino más bien algo tipo "no tienes remedio", le gustaba la idea de darle una paliza haciendo el amor, pero claro, no le gustaba tanto saber que no tenía absolutamente ninguna exclusividad en cuanto a eso. La bruja puso los ojos en blanco de forma dramática, la verdad es que era un hombre tan impresionantemente atractivo que era imposible no estar mirando siempre, por mucho que conociera ya su cuerpo de sobra, no deseaba que empezara ahora a ponerse camisetas.– Puedes mirártelo si quieres, pero no tienes por qué cambiar –dijo, dejando ahí el comentario.

Los dos en la bañera no tenían problema alguno de espacio, era suficientemente grande para ambos e incluso para más personas si se quisiera, Liliana había vivido siendo pobre y pasando hambre durante tantos años que cuando empezó a hacer fortuna decidió que jamás volvería a pasar penuria alguna. La bruja alzó una mano en señal de paz, por una vez no tenía intención alguna de molestarle con su pregunta, pero parecía haberlo hecho y eso la llevó a preguntarse por qué, los tatuajes se le ven, era evidente que alguien preguntaría tarde o temprano.– No estás obligado a contarme nada, igual que yo a ti tampoco –contestó, consciente de que ella era la primera recelosa de su intimidad.

Escuchar que ella solo seguía en su vida porque necesitaba su magia fue un mazazo bastante grande. Su mueca se contrajo al momento y se apartó un poco de él, ceñuda, no era una información nueva o que la pillase por sorpresa pero eso no apaciguaba lo más mínimo el dolor que había comenzado a lacerar su pecho al escucharle, toda sonrisa se borró de inmediato de sus labios.– Hago todo lo que puedo por averiguar como curar una enfermedad que de todas formas ni siquiera es del dominio de un brujo, tal vez tendrías más suerte acudiendo a un hada –contestó, con cierto resquemor y rencor en sus palabras.

Liliana negó con la cabeza, no tenía intención de matar a Elle, no mataba inocentes por muy hijas de puta que pudieran ser. Y le daba igual lo poco que Jensen valorase su efecto en ella, aprendía a leer a través de él en ciertas ocasiones y sabía perfectamente que ponerse una excusa de ese tipo es más sencillo que admitir que has herido a alguien hasta convertirle en eso.– Tu bruja –repitió ella, como si pudiera saborear las palabras, como si pudieran calmar algo el rencor por lo anteriormente dicho, pero no llegaron del todo a su interior, no había dicho más que la verdad, necesitaba sus poderes y nada más.

Yo no fui una cabrona, me convirtieron en una y Elle tampoco nació siéndolo, por mucho que lo digas. Cómo somos, cómo tratamos a los demás, influye muchísimo en sus vidas, especialmente si somos personas importantes para ellos. Yo fui la mejor madre que pude para mi hija y solo conoció de mí el amor y la comprensión y fue una muchacha bondadosa y buena hasta su muerte. Ojalá alguien me hubiera tratado a mí con la misma deferencia, tal vez sería diferente –se dio cuenta de que todo eso, que no quería decir, había escapado de su boca como si tuviera vida propia. No tenía intención de ser tan sincera con Jensen y mucho menos de desnudarle una pequeña parte de sus pensamientos.

Carraspeó para cambiar de tema de inmediato, no pensaba darle oportunidad a contestar. Por muy enfadada que pudieras estar y por mucho que odiara a Jensen a veces, más se odiaba a sí misma por ser tan débil con él. Se sentía tan atraída, que aunque pudiera racionalizar que eso no tenía sentido, acababa siempre encima de él besándole, haciéndole el amor o intentando poseerle de todas las formas que se le ocurrían.– Da igual si te dejo o no, Jensen, es demasiado tarde –contestó ella, bastante taciturna y misteriosa, aunque él sabría comprender perfectamente a qué se estaba refiriendo.

Se rió amargamente, contra su cuello.– Ya me haces daño, cada día –respondió, brutalmente sincera. ¿Por qué iba a mentirle? ¿De qué servía hacerle creer que no lo hacía cuando ya le había confesado sus sentimientos en más de una ocasión? Y ella no había recibido nada, ni una respuesta ni un rechazo en firme, porque la necesitaba y si la rechazaba no tendría su magia. Le dejó besarla, a pesar de que no respondió al beso, no movió los labios. Sujetó el champú cuando se lo dio y se levantó de la bañera para lavarle el cabello rubio, lo tenía igualmente suave y bien cuidado, era evidente que a nivel personal no se dejaba.

Tiró un poco de su cuerpo para que se agachara, entre ambos la diferencia de altura era bastante notable y no llegaba a su cabeza. Enredó los dedos y fue lavando con cuidado.– Estaría dispuesta a hacer arder una ciudad entera o tal vez a darles la paz, dicen que por amor se pueden cometer los mejores y los peores actos –dijo, antes de añadir algo, pero le vaciló la voz tanto que fue a penas un susurro.– Renunciaría incluso a mi inmortalidad por la persona adecuada –farfulló, sintiendo como la daba la vuelta y comenzaba a besar la parte trasera de su nuca. Suspiró cuando sus labios llegaron a la parte del cuello y se dio la vuelta, sin esperar más.

A la mierda –dijo, antes de tirar de él para besarle en los labios, le daba ya igual estar enfadada, dejarle o no, sentirse mal o bien, odiarle y quererle a la vez, nada importaba porque sus manos repartiendo gel por todo su cuerpo habían despertado un millar de sensaciones y emociones que buscó acallar y apagar con besos. Pero no se contentaba con besos, así que le forzó a hacer el amor allí con ella, en la bañera, aunque tampoco es que Jensen necesitara mucho para sucumbir a su parte carnal, solo le hizo falta llevar sus manos a las zonas adecuadas y lo demás vino solo.

[...]

Duchados y vestidos, además de satisfechos por el sexo, ambos salieron de su habitación, con el pelo húmedo. Liliana se encaminó a su apartamento con él, principalmente porque se había olvidado el teléfono móvil en su apartamento. Caminaron por el pasillo y la bruja no dijo ni una palabra hasta llegar allí, parecía profundamente sumida en sus pensamientos. Le contempló sacar las llaves y abrir el apartamento, ambos entraron con normalidad cuando la imagen de lo que encontraron arrancó un grito de sorpresa de su boca. Todo, absolutamente todo estaba destrozado, arrancado y roto.

¿Qué? ¿Qué ha ocurrido? –preguntó ella horrorizada, llevándose las manos a la boca de forma instintiva. El apartamento estaba destrozado, todos los muebles que ella y Matilde habían elegido, destruidos. Pero no solo muebles, el portátil de Jensen, destrozado, la televisión, incluso en el suelo vio su teléfono móvil completamente roto, como si lo hubieran pisoteado una y otra vez. ¿Qué clase de ladrones entran a una casa a destrozar? Y entonces lo imaginó, algo le hizo pensar que eso no podía encajar con el modus operandi de unos ladrones... y que la cerradura no estaba rota ni forzada.



No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Sep 13, 2019 10:47 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Intuyo que te han molestado mis palabras, pero para entenderlo no hace falta ser un genio. Estás dolida porque piensas que te mantengo a mi lado sólo por tu magia y por la posibilidad de curarme, y es precisamente lo que he querido decir, sea cierto o no.

Pero claramente, que diga que eres mi bruja te gusta mucho. Podrías interpretarlo por la vía puramente profesional: eres la bruja que he escogido para curarme, y a la que pago sin pagar. No obstante, son unas palabras demasiado dulces como para que te las tomes así. Optas por lo que también he querido que optases: la idea de que esas palabras son mucho más cálidas y mucho más próximas de lo que suelo admitir. Pero por suerte, no he tenido que admitir nada ahora. Quizá te esté simplemente camelando. Lo divertido de todo esto es que no vas a saberlo con facilidad jamás...

Pues eso es lo que te he dicho, lista. Elle no nació siendo así: se convirtió así, y por lo visto, tú también. —Ahogo una risa y me hago de hombros—. Eso no significa que la maldad gratuita no exista. Si en algo tenían razón mis padres a la hora de protegerme, es en que no puedes fiarte de absolutamente nadie. En primer lugar, la maldad no es algo que se deba excusar. Por muchos motivos que un violador o un asesino pueda tener para hacer lo que hace, jamás se ha de defender a estas personas. Y lo que es más, hay personas que hacen lo que hacen por pura diversión. Hay personas que quieren ver el mundo arder.

Ahí tienes una referencia al guion de El caballero oscuro. En fin, no soy el más adecuado para estar hablando de principios y de moral, porque precisamente yo pertenezco a ese grupo de villanos, con o sin motivos.

Es demasiado tarde y te hago daño cada día. Esas palabras resuenan en mi mente y, por un instante, resultan punzantes. ¿Por qué? ¿Por no pertenecerte por completo? ¿Porque me tiro a otras mujeres? ¿Porque soy indomable?

Tal vez debas esforzarte aún más por poseerme. Tal vez esté esperando a que me ates a una cama y te deshagas de todas mis amantes. No quiero ver lo mejor de ti, Liliana. Quiero ver lo peor de ti.

Ya he visto lo mejor de ti. Me lo has demostrado enamorándote y con tus detalles. Ahora, quiero que me demuestres que lo que dices es cierto: que quemarías una ciudad por mí, que estarías dispuesta a hacer todo lo que fuese menester para que no pudiese escapar de tus viles garras.

Hazlo.

En ese caso, demuéstramelo. Hazlo.

Me río mientras dejo que me beses con intensidad. Entonces, nuestros cuerpos vuelven a unirse en una vorágine de placer y dolor. De mucho dolor para ti...

Un dolor que mata, pero un dolor que compensará con el tiempo...

[...]

Algo no va bien —murmuro una vez nos hallamos frente a la puerta de mi apartamento. Las piernas me tiemblan aún ligeramente después del polvo que hemos echado. Qué expresión más burda, a propósito. Estar pasando tanto tiempo contigo me empieza a hacer sentir como un señorito de la alta sociedad al que no le gusta decir tacos. Eso sí, tú también los dices, ¡a montones!

Abro la puerta de par en par. Lo que encontramos dentro es un auténtico desastre. Todo está tirado y roto. Cuesta encontrar un solo mueble o un solo objeto que esté en buen estado. Hasta los sofás están desgarrados. Avanzo a paso lento, observando el panorama, y aprieto la mano entorno a la llave.

Hija de la gran puta...

Tiro las llaves contra la pared y golpeo el sillón con el pie. Lo que provoca mi ira no es ver el apartamento en este estado. Sé que, con tu dinero, podremos repararlo fácilmente.

Lo que me exaspera y me duele es ver mi portátil roto.

¡¿Cómo se atreve?! ¡Gran parte de mis relatos estaba ahí! Es cierto que he subido una mayoría a Internet, ¡pero algunos de los mejores y más recientes no! ¿Qué demonios se cree esta mujer?

Sostengo el ordenador entre mis manos. Claramente, me hallo horrorizado. Intento sacudirlo, como si eso fuese a hacer que funcione, pero queda claro que no tiene arreglo. Está demasiado roto.

Así pues, lo lanzo contra una pared y golpeo ésta también con el pie. El apartamento tiembla. Me giro hacia ti y te cojo de los hombros.

¡Ya habrá tiempo de arreglar todo este estropicio! —Supongo que tendrás que dejar que me quede en tu casa hasta entonces—. Lo que tenemos que hacer ahora es descubrir dónde demonios ha ido esa metomentodo y acabar con esta locura. ¡No pienso dejar que se salga de rositas!

Entonces, una sonrisa se dibuja en mi rostro. Aquí tengo la oportunidad perfecta para creerte.

Es hora de que empieces a demostrarme que lo que has dicho es cierto, bruja —murmuro, como si pudiese entrar en tu mente y manejarla a mi antojo—. Quiero que me ayudes a encontrarla, y que ambos le demos una buena lección. Una con la que salga escarmentada. Tú verás: será eso o tirármela. Así arreglo siempre mis problemas. —Arqueo una ceja—. Y quiero que, a partir de hoy, demuestres todo lo que has dicho: que quemarías una ciudad por mí. Enséñame hasta dónde estás dispuesta a llegar por mí.

Enciérrame, átame, poséeme... Haz todo lo que te venga en gana. Pero demuéstralo.

Sé de lo peor por mí.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Sep 15, 2019 12:32 am

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

Liliana:
No me juzgues [Liliana][+18] BocWPQr

Todo en el apartamento estaba completamente destrozado, era realmente una venganza personal. Ella sabía también que en el portátil había material valioso, no solo era el cacharro en sí, si no todas las horas de trabajo que contuviese aquel aparato y todo acababa de perderse por culpa de la rubia. Hasta Liliana alzó una ceja, bastante furiosa y eso que no era su apartamento. ¿Cómo se atrevía esa zorra a destrozarlo? ¿Sabía realmente lo que había hecho? ¿De verdad estaba tan ciega por su furia que no era capaz de ver más allá de ella? Lo tendrían que averiguar tarde o temprano.– Increíble –farfulló molesta.

Liliana le observó ceñuda cabrearse y tirar las llaves, así como darle patadas a la pared. Nunca había comprendido por qué los hombres descargaban su ira golpeando todo lo que estaba frente a ellos, pero se podía imaginar que era una gran manera de disolver la frustración. La bruja se apartó el cabello antes de agacharse sobre el suelo y rebuscar en las cosas, suspirando.– Evidentemente sabía perfectamente que en tu portátil había trabajo, porque parece haberse ensañado especialmente con el aparato, buscaba una forma de hacerte daño directamente y lo ha conseguido –comentó ella con su tono de abogada, casi se sintió en el estrado al hablar.

Le vio sostener el portátil destrozado entre las manos y pareció tan genuinamente afectado que tuvo ganas de acercarse a consolarle, entendía perfectamente lo que sentía, si los informes de uno de sus casos fueran destrozados podría llegar a vengarse mucho de la persona que lo hubiera hecho. Se acercó entre la montaña de cosas, quiso posar la mano en su brazo, pero se contuvo porque no le pareció buena idea hacerlo. Le vio agitar el aparato antes de lanzarlo con fuerza contra la pared y darle una patada, madre mía, se preguntó si Jensen había perdido completamente los nervios en ese momento.

Cuando se giró hacia ella y la sujetó por los hombros la bruja abrió la boca, pero se calló para escucharle.– Jensen, escucha, por mucho que crea que ha sido una hija de puta, Elle ya se habrá ido a Feera... Yo no tengo control allí ni puedo adentrarme en la tierra de las hadas –comenzó, ¿que sí quería encontrarla? Claro, ¿podía? También, pero eso no significaba que pudiera alcanzarla o llegar hasta ella, seguramente se habría marchado a dónde ella o Jensen no pudieran encontrarla. Le vio sonreír, pero no era una sonrisa amigable o tranquilizadora, de hecho se removió algo inquieta ante ella.

Escuchó lo que le pedía, que le ayudara a encontrarla y le dieran una lección, la parte más oscura de su ser volvió a pugnar por salir y tomar el control. Pudo imaginarse torturando a Elle, haciéndola daño mental, sumergirla en ilusiones desagradables hasta que se volviera completamente loca, sacudió la cabeza, su expresión era muy seria.– Lo que me pides... Si la Clave se entera, si le hago daño a Elle, me meteré en problemas, lo sabes –dijo ella, no parecía preocupada por su vida, pero sí por la cordura del rubio. Y además, había amenazado con tirársela si ella no cedía y eso la hizo apretar el puño con mucha fuerza.

Alzó la mano y le cruzó la cara, pero no lo hizo por ira, ni siquiera por la perspectiva de que se acostara con ella, lo hizo porque ambos se ponían en peligro.– Quemaría una ciudad y un planeta por ti, Jensen, pero precisamente lo que no haría es hacer algo con lo que tu pudieras acabar muerto. Así que escúchame porque solo lo diré una vez, encontraré a Elle, será sencillo, pero me ocuparé yo de escarmentarla, tu te vas a mantener al margen –dijo ella, furibunda y evidentemente enfadada, por todo, por las cosas destrozadas y por la actitud del hada.

Cuando dijo que quería que le demostrara todo eso, llevó la mano a su pecho y le empujó hasta la pared, donde rebotó con fuerza, antes de ponerse de puntillas y llevar la mano a su cuello, amenazadora.– Se lo que intentas, se lo que buscas... Se que quieres sacar lo peor de mi, mi lado oscuro, pero no sabes con lo que estás jugando, no sabes lo que es una bruja con los poderes que yo poseo, podría invocar un tornado y arrasar media ciudad, tal vez una inundacion, o puede que embrujar a todos sus habitantes. Crees que puedes jugar conmigo, que este poder que tengo, que yo... soy un juguete al que manejar, pero ten cuidado, hada, que te ame no implica que no pueda perder el control y si la Clave me condena, asumiré mi muerte sin protestar –dijo, antes de soltarle el cuello.

Respiraba con dificultad, sabía que sus propios ojos se habían oscurecido como cada vez que se dejaba llevar por su lado demoníaco, odiaba perder el control con tanta facilidad y odiaba haberle cogido del cuello, pero su pecho no se calmaba. Se dio cuenta de que mantenerle al margen no serviría de nada, así que cambió de tercio.– Encontraré a Elle y la traeré a mi apartamento para que resuelvas con ella lo que tengas que resolver, pero te lo advierto, como te la tires o se atreva a destrozar mi casa, os mataré a los dos –amenazó, fría, antes de alejarse de él y caminar hasta la puerta.

Antes de abrirla.– Llevará días hacer tu apartamento habitable, así que ya sabes dónde puedes dormir –dijo ella tirándole las llaves antes de darse la vuelta para irse. Se paró un momento en el quicio, todavía muy enfadada pero una sonrisa retorcida y siniestra se extendió por su cara ante la perspectiva de buscar y dar caza al hada que lo único que había hecho era intentar alejar a Jensen de ella, "Tú mismo has querido ver lo peor de mí, veremos si te gusta" pensó la bruja antes de marcharse y cerrar la puerta tras ella, le daría tiempo a Jensen para recoger ropa o lo que le diera la gana.


No me juzgues [Liliana][+18] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 111

Reliquias : 500

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Jensen Landvik el Miér Sep 18, 2019 4:06 pm

NO ME JUZGUES
→ MARTES → 20:40 → APARTAMENTO DE JENSEN  → NUBLADO

No. No, no creo que Elle se haya ido a Feera. Debe seguir rondando por algún lado. Estoy seguro de que cree que puede sacar provecho pese a haberme destrozado el apartamento. Quiere acostarse conmigo. Las hadas somos muy caprichosas. No nos gusta que nos nieguen algo.

No estamos hablando de matarla, tampoco. Hay muchas formas de hacer sufrir a otros, ¿sabes?

Claro que lo sabes. Como bruja, has de ser una experta en ello. Yo mismo he sufrido mucho a tus manos. ¿Te ha llevado presa la Clave? ¿Te han ejecutado? Hasta ahora, no. Tengo muchas ideas acerca de cómo podemos ingeniárnoslas para hacer que la furcia de Ellie pague, pero de momento me contentaré con que la encontremos. Tal vez pueda hacerle creer que ha vencido y que le daré lo que quiere, aunque dudo que sea tan estúpida como para caer en una trampa tan básica.

Me llevo la mano a la cara y me río mientras mi mejilla quema. Eso es precisamente lo que quiero ver de ti: una pérdida de control, un enfado, fortuito o no, pero fuerte... Quiero verte arder de ira, que lo uses a tu favor, que fuerces cualquier tipo de situación con tal de obtener lo que quieres.

¿Qué estás tramando? —pregunto con una ceja arqueada mientras me das el aviso.

Me dejo empujar contra la pared, apretando los dientes y mirándote fijamente a los ojos. Dioses, son preciosos. Tienen un color que me resulta muy poco común. ¿He llegado a verlo antes, siquiera?

Claro que es lo que quiero, bruja. Ya me has mostrado lo mejor de ti. Muéstrame lo peor ahora. Si quieres tenerme, poséeme. No me pidas opinión, no me preguntes. Simplemente, tómame.

Claro está, no va a ser tan fácil, y eso no hará que me enamore de ti, pero sí que me pondrá mucho más cuando vayamos a hacer el amor. Elle debería aprender a seducir a un hombre. Estará buena y será un as en la cama, según lo que recuerdo, pero creo que he encontrado mucha más diversión contigo.

Oh, ¿te asusta que me la tire? —Me río. Evidentemente, la idea me parece graciosa.

Echo un rápido vistazo al apartamento mientras te alejas y suspiro. Sí, tengo claro dónde tendré que dormir, así que me hago con todas las pertenencias que no están rotas y desgarradas. No tengo ni una sola camiseta, Elle las ha descosido todas. Tengo más motivos para pasearme medio desnudo por tu casa. Como apenas hay cosas que llevarme, te alcanzo rápidamente mientras abres la puerta de tu apartamento.

Te beso en los labios y bajo mis manos a tus caderas.

¿Quién ha dicho nada de dormir?

Te empujo para que cerremos la puerta detrás de mí. Después, hago que apoyes tu espalda detrás del sofá y que te aferres a él con tus brazos, y te arranco la ropa que tienes encima para hacértelo aquí mismo.

Otra vez.

¿Cómo es posible que no nos aburramos? ¿Cómo puede ser que, por muchas veces que decidamos acostarnos, sigamos encontrando nuevos motivos para seguir haciéndolo?

Elle lo va a pagar caro. Este polvo es a su salud.



No me juzgues [Liliana][+18] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 112

Reliquias : 466

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

No me juzgues [Liliana][+18] Empty Re: No me juzgues [Liliana][+18]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.