31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 21
10
NEFILIMS
4
CONSEJO
4
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
9
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Jue Sep 19, 2019 10:46 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

Liliana acababa de enviar un corto y sencillo mensaje a su teléfono móvil que citaba: La he encontrado, ven ya. Y nada más, sabía perfectamente que el receptor del mensaje comprendería a dónde tenía que ir y por qué debía tener prisa. El exquisito y elegante local estaba bien decorado, las luces eran tenues para invitar a una atmósfera mucho más privada y sofisticada. Mundanos de dinero charlaban por aquí y por allá mientras tomaban copas, otros tantos intentaban hablar con jovencitas por ahí, pero aquel local era principalmente un lugar de negocios y placer. La bruja depositó su cazadora en el vestidor y entró en el lugar.

Agradable música de jazz invadía el ambiente, unos músicos tocaban de forma melodiosa y la morena se acercó a la barra para pedir una bebida. Ordenó al camarero un cocktail con algún tipo de bebida fuerte y caminó hasta una parte del local para sentarse en un sofá mullido. Esperaba ver a Elle en cualquier momento, la había localizado en aquel club y aunque no tenía demasiado claro por qué estaba ahí, sus poderes de rastreo nunca fallaban. La bruja cruzó las piernas y se recostó en actitud cómoda, enfundada en aquel bonito pero ajustado vestido de color azul malva. Dio un sorbo lento a su bebida, expectante, preguntándose cuándo vería a la rubia.

No se esperaba, sin embargo, que un hombre fuera a sacar valentía en aquel momento para acercarse a charlar con ella, pero lo hizo. Liliana le miró, alzando una ceja y bastante confusa porque no creía tener cara de querer que nadie se la acercase en aquel momento, pero a pesar de eso el hombre, moreno y de piel pálida, vestido de traje, no pareció achantarse lo más mínimo y caminó hasta ella de forma educada.– ¿Puedo sentarme contigo? –preguntó él, a lo que la bruja se fue a negar. Estuvo a punto de hacerlo, pero ese momento de vacilación le sirvió como un sí y el hombre se sentó de todas formas frente a ella en el sillón y alzó la mano.

Soy Jack Theyson –ella se encogió de hombros, suspiró y acabó por estrechar su mano.– Liliana Balfager, pero no tengo tiempo para... –pero él la interrumpió, confuso.– ¿No sabes quién soy? –La bruja le observó de nuevo, moreno, ojos claros... ¿Verdes? ¿azules? Piel pálida, muy atractivo sin duda, pero... ¿debía sonarle de algo? ¿Acaso se habían conocido antes? De ser así, ¿dónde o en qué circunstancia lo habían hecho?– ¿Debería saber quién eres? –preguntó ella, aún con las piernas cruzadas y en una actitud que no invitaba a continuar la conversación, pero el hombre no pensaba darse por vencido, parecía ser.

Comenzó a reírse de forma bastante agradable, no estaba burlándose de ella.– No, no deberías, encantado Liliana. Se que vas a decirme que no, pero por favor, una copa, te prometo que cuando la tomemos me marcharé –insistió él, ella se lo pensó un instante pero acabó por ceder, había algo encantador en sus ademanes, en su forma de hablar, sus sentidos se activaron por si estaba ante algún tipo de subterráneo, pero todo le indicaba que solo era un mundano normal y corriente, no corría peligro alguno aceptando una bebida de su parte, además, ninguna de las dos hadas a las que esperaba parecían dar señales de vida.– De acuerdo, una copa y te vas –dijo ella.

El hombre llamó a un camarero y pidió dos de lo mismo que ella había bebido y mientras tanto Jack y Liliana estuvieron charlando. La bruja no era demasiado dada a la conversación, mucho menos con desconocidos, pero había algo en él que le gustaba y que hacía ameno el rato. Ambos bebieron de sus copas y hablaron sobre ellos mismos, a qué se dedicaban, qué edad tenían y dónde vivían. A la bruja le llamó especialmente la atención que él dijera ser empresario.– ¿Qué empresa tienes? –preguntó la bruja, Jack pareció dudar, se removió sobre el sofá y acabó por sonreír.– Dejemos eso para una segunda copa, si tienes curiosidad tendrás que tomártela –contestó el hombre.

Liliana había dicho que una copa y le pediría que se marchase y él había acordado lo mismo, pero por alguna razón sí que sentía curiosidad por saber qué empresas eran esas, esperaba que nada turbio, así que ella misma alzó la mano esa vez y pidió dos bebidas más, contradiciéndose a sí misma. Él pareció percibirlo y volvió a sonreír, vaya, la verdad es que su sonrisa era muy bonita, ella se apartó una onda de cabello del cuello, dando un sorbo a la copa.– Bueno, lo prometido es deuda, he pedido una segunda copa así que ahora tienes qué contarme qué empresa tienes –el hombre alzó los brazos, como si se estuviera rindiendo ante alguien que le apuntara con un arma.

A la bruja le hizo gracia el gesto, sonrió suavemente y esperó a que se lo dijera, sin embargo en ese momento distinguió un cabello rubio por el local inconfundible, pero no era el de la chica sino el de él.– Lo lamento, tendremos que dejar la charla para otro momento, tengo que irme –él fue quién pareció confuso en ese momento, se levantó de inmediato.– Espera, ¿tu teléfono? –Liliana se levantó y le estrechó la mano de nuevo.– No es buena idea –respondió ella a cambio, antes de darse la vuelta para marcharse. Jack pareció querer insistir, pero suspiró y la dejó marchar sin decir nada más.

La bruja caminó por el local hasta que llegó hasta Jensen, que vestía de negro. Agradecía que por una vez se hubiera puesto ropa semi-decente o no le habrían permitido acceder al local. Taconeó hasta llegar a él y le miró, sin aproximarse.– Llegas tarde, Elle podría estar ya aquí –le recibió, bastante fría, aunque la verdad es que ella no había dado ni una sola señal de vida por ahora. El lugar se estaba abarrotando cada vez más de gente, por lo que suponía que no podía tardar demasiado en llegar y una de dos, o la encontraban ellos o ella los encontraba. Liliana se dio la vuelta para mirar a su mesa, Jack no estaba ya allí.


Última edición por Liliana Balfager el Sáb Sep 21, 2019 11:36 pm, editado 1 vez


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Sáb Sep 21, 2019 9:16 am

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Con ambas manos en los bolsillos, me adentro en el club nocturno. Aquí es donde nos hemos citado. En lugar de sentirme como un cabrón que está a punto de hacerle la vida imposible a una vieja amiga y a una nueva enemiga, además de una conquista, me siento como un detective privado que queda con un jefe de policía para investigar un caso en tapadera. ¡Qué emoción! Ya puedo saborear lo satisfactorio que va a ser verte esperándome y darte celos al acercarme a otra chica para darte a entender, por muy falso que sea, que tengo la cabeza en otro sitio. En otras mujeres.

Pronto, te identifico. Pero mis planes se frustran por completo cuando te veo charlando con un hombre; uno que, además, parece muy contento con tu presencia. Uno que sonríe, y cuyas palabras no puedo oír ni escuchar, por desgracia.

Enfadado, aprieto los puños. Os separáis y tú te acercas a mí después de despedirte de él. Eso sí puedo saberlo sólo con miraros. No obstante, a él me lo quedo mirando con el ceño fruncido y con cada músculo de mi cuerpo tenso. Tengo ganas de partirle la cara, y no estoy seguro de saber el porqué. Realmente, tampoco es que le dé mucha importancia ahora. Eres libre de hacer con tu vida lo que te dé la gana, pero joder, ¡no me restriegues por la cara que eres una mentirosa y...!

Espera un momento. ¿Es esto lo que se siente? ¿Es esto lo que tú sientes cuando te lo hago yo a ti?

Resoplo y aparto todos estos pensamientos de mi mente. Me da igual, ¿me oyes? Paso. No me importas un comino. Que seas una mentirosa y sigas viéndote con otros hombres es cosa tuya. Intenta darme celos, intenta hacer que me desmorone. No conseguirás nada.

Cierro los ojos. Soy un hipócrita, está claro, pero me doy cuenta de que mi propio enfado está pudiendo conmigo. Claro que no te estás viendo con otros hombres. En mi interior, sé que lo que me dijiste es cierto. Entonces ¿por qué me hallo así, pese a todo?...

Sí, no esperará que hayamos venido a buscarla ni que sepamos dónde está —te respondo con cierta frialdad, apoyando los codos en la barra y tomando aire. Me doy cuenta de que te giras para mirar hacia tu mesa, buscando probablemente a tu cita, pero ignoro este detalle—. Si me coge del pelo y me viola dentro del cuarto de baño, no respondo. Aunque bueno, no sería mucha violación tampoco.

Me pido un vaso de whisky mientras me muerdo la lengua y me detesto a mí mismo. ¿Por qué te estoy hablando mal? ¿Por qué intento yo ahora darte celos? Te dije que no haría nada con Elle, y quiero mantenerlo. Ese hombre me ha puesto los nervios a flor de piel. Cuando llegue a casa, voy a querer golpear lo primero que pille. Aunque bueno, es tu apartamento. El mío está en reparación todavía.

Por fin llega mi vaso. Lo apuro de un solo trago y me limpio la boca con el dorso de la mano, olvidando todos mis modales. Luego, estiro la cabeza para mirar a mi alrededor. Hay una chica a nuestro lado, sentada, con un vestido relativamente discreto, pero con un culo enorme. Estás hablando, pero apenas te estoy prestando atención, y creo que te das cuenta cuando callas y sigues la trayectoria de mi mirada. Parpadeo, despertando de mi ensueño, y te sonrío.

Perdona, ¿qué decías? Estaba pensando en qué vamos a hacerle a Elle. Lo del ordenador sí que ha sido personal. El resto me da más igual. Total, pagas tú el apartamento y la ropa. —Me río. Estoy siendo un capullo, pero por algún motivo, mi lado oscuro (aunque no el que más) está saliendo hoy, y no puedo retenerlo—. Tengo claro que va a sufrir, así que haría bien en no esconderse demasiado. Voy a... peinar el perímetro.

Y, con un nuevo vaso de whisky, vuelvo a mirar el culo de la chica y avanzo hacia la pista de baile, donde tengo pensado bailar y divertirme mientras «esperamos» a Elle. Que aparezca.

¿Vas a detenerme?



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Sep 22, 2019 2:53 am

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

La velada con Jack había sido agradable y se preguntó si no debía haberle dado su teléfono. Recordó que Jensen se lo dijo una vez, que debía asentar la cabeza y conocer a alguien... ¿Y si era verdad? ¿Y si ya no le apetecía estar simplemente acostándose con hombres por diversión? Aunque claro, eso no era del todo cierto, hacía meses que no compartía la cama con nadie que no fuera el rubio y sin embargo no conseguía hacer ningún tipo de avance con él, ella se había enamorado con pasión y locura y él no parecía sentir absolutamente nada por ella, ¿por qué no darse entonces la oportunidad de conocer a alguien normal y bueno? El mundano lo había parecido.

La embriagadora atmósfera con luz escasa de aquel local parecía invitar a la intimidad, pero aquella noche no era eso lo que les había juntado a ellos. Liliana no pudo evitar reparar en aquella ropa negra ajustada que marcaba cada músculo duro de su cuerpo y ese cabello rubio rizado y revuelto que la traía por el camino de la perdición. Fue consciente de que había sido brusca al recibirle, sobre todo porque se había retrasado excesivamente y Elle bien podría haber llegado en aquel momento, pero las palabras murieron en sus labios cuando detectó su expresión, fría y hosca como la piedra y no pudo evitar abrir mucho los ojos por la sorpresa.

Jensen se recostó sobre la barra, con los codos, su cuerpo estaba tenso y parecía enfadado y Liliana, absolutamente ajena al por qué, alzó las cejas extrañada. Alargó la mano con intención de posarla en su pecho, preocupada, queriendo preguntarle qué ocurría, pero aquel gesto murió también en el aire cuando insinuó que le gustaría ser violado por Elle en un baño. Herida y con la expresión contraída, la bruja retiró la mano y la devolvió al lateral de su cuerpo.– Puedes hacer lo que quieras –contestó, en un tono que pretendió ser hiriente pero que realmente sonó herido y despechado.

No dijo nada más, le vio darse la vuelta para pedirse un whiskey y se limitó a girarse hacia la barra y hacer lo mismo, pidiendo ya su tercera copa de la noche, ¿volvería a emborracharse? ¿Era recomendable hacerlo esa noche? Le vio bebérsela de un sorbo, con el ceño bastante fruncido de nuevo y una expresión de preocupación que no se esforzó en esconder.– ¿Se puede saber qué te pasa? Estás muy raro, la verdad, necesito que tengas la cabeza fría para lo de Elle, no me has dicho ni siquiera como vas a vengarte de ella y... ¿Me estás escuchando? ¿Jensen? –la bruja pasó la mano por delante de sus ojos y siguió la trayectoria, miraba a una chica de trasero turgente que estaba sentada muy cerca de ellos.

Liliana se sintió enfurecer de inmediato, quiso gritarle y golpearle, como siempre. Pero lo peor de todo es que aquello la sentó, para variar, como si le dieran una enorme patada en la boca del estómago.– Nada, no decía nada –siseó ella a cambio, "¿Pensando en Elle? Y una mierda, capullo" pensó ella, realmente cabreada. Siempre ese efecto, con el hada siempre era fácil pasar de las emociones más puras o normales como la preocupación a las más oscuras como la ira, él siempre conseguía sacar lo mejor y lo peor de ella.– Si tu apartamento no te importaba una mierda porque lo pago yo, al menos podrías no llevarte a casa ex-conquistas que destrozan todo el trabajo de MÍ empleada, ya que parece que el trabajo es lo único que te importa –contestó ella, visiblemente más y más enfadada.

Si Jensen no la hubiera metido en su casa aquello no habría pasado, en realidad ella no le responsabilizaba del destrozo de Elle, pero estaba tan enfadada por su desprecio hacia todo aquello material que ella le compraba, que le salió solo, pero lo que más le molestaba era que Matilde y ella habían pasado horas de compras y eligiendo muebles para dejarlo bonito y acogedor. "Eres un desagradecido" pensó ella, con claridad, dijo no se qué de ir a peinar el perímetro, pero en cambio se pidió otra copa y se fue a la zona de baile. La bruja apretó los puños con mucha fuerza, la chica pelirroja del culo enorme pareció levantarse de la silla y comenzó a seguirle.

Era evidente que había captado aquellas miradas y las había interpretado como una invitación, así que se le unió en la pista y comenzaron a moverse de forma lenta, al son de la música jazz. Liliana les observó desde la barra, apretó tanto las uñas que casi pareció que podría limar el metal. La zona de la pista estaba bastante menos iluminada, había mucha intimidad, y aquello solo la mosqueó más todavía. Se giró hacia la barra y pidió otra copa, aunque no hubiera acabado la suya. Intentó tranquilizarse, respiró hondo y se forzó a sí misma a no hacer nada, a quedarse allí sin intervenir, a soportar aquello. Quería hacerlo, quería aguantarlo.

Pero no podía, la rabia bullía dentro de ella, el enfado, también el saber que todo aquello era otro número más para hacerla daño, para demostrarle de todas las formas habidas y por haber que ella no era más que un rollo pasajero, un polvo, su casera, la bruja que le cura... Y aquello fue demasiado, como si tuviera un resorte se apartó de la barra y comenzó a caminar taconeando por la pista, copa en mano, hasta que llegó hasta ellos.– ¿No tenéis calor? Porque yo tengo calor, la verdad –dijo ella, interrumpiéndoles antes de alzar la mano y echarles a ambos encima todo el contenido de la copa.

La pelirroja gimió, sorprendida, se giró hacia ella con cara de malas pulgas, parecía que fuera a montar un pollo allí mismo así que Liliana llevó la mano a su brazo desnudo y la agarró.– Yo no lo haría cariño, creo que es tarde, este gilipollas te ha tirado la bebida y será mejor que te marches a casa –le dijo ella, mirándola a los ojos y manipulando su mente y sus recuerdos para hacerla creer que Jensen y no ella le había tirado la copa encima. La pelirroja se giró hacia él, con la expresión contraída y le dio una bofetada, antes de marcharse muy airada y llamarle "capullo".

La bruja le miró, fría como un témpano.– Es igual de satisfactorio darte la bofetada yo que manipular a otros para que lo hagan... –"Plas", resonó entre ellos cuando alzó la mano veloz y le cruzó la cara en el otro lado de la mejilla.– Corrijo, es más satisfactorio cuando lo hago yo. Y ahora, si puedes dejar de comportarte como el capullo caprichoso que eres y te centras en lo que hemos venido a hacer, será mucho mejor –le dijo ella, mientras observaba como sus mejillas comenzaban a enrojecer por aquellos dos manotazos de diferentes mujeres.

Quiso decir algo más, pero se mordió el labio en silencio. Se quedó ahí un instante, sin embargo se alzó de puntillas sobre sus tacones y le besó en los labios, de forma tosca, saboreando su lengua e incluso mordiéndola con suavidad.– Me gustaría saber por qué demonios has venido tan enfadado... pero no hay tiempo –dijo, antes de coger sus manos y llevarlas a sus propios muslos, cubiertos solo por la suave y fina tela del sugerente vestido azul que llevaba esa noche, todo ajustado y marcando cada curva de su cuerpo, atuendos que se ponía solo para la misma persona. "¿Por qué diablos me pongo cosas así solo para ti y tú jamás prestas atención a esa clase de detalles?"


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Dom Sep 22, 2019 9:04 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Eso es justo lo que he hecho toda la vida, y es justo lo que haré siempre —te respondo con una ceja arqueada y un tono de voz que pretende dejarte claro que nada de lo que digas o hagas lo cambiará. Nada...

Por supuesto que no te estoy escuchando. Me limito a mirarle el curo a la chica que está justo a nuestro lado en la barra. Si quisiera contarte cómo planeo vengarme de Elle, te daría demasiadas ideas a ti, y es posible que, por algún casual, decidieses echarte atrás. No, no, prefiero pasar de ti y picarte de este modo.

Ah, sí, sí, el apartamento es muy bonito. —Sacudo distraído la mano, como si hubiese escuchado qué me has dicho, pero nuevamente, no he prestado atención.

Estoy excediéndome, lo sé. Así soy yo, Liliana: a veces soy un hombre comprensivo y cariñoso (pero muy de vez en cuando), y otras soy el cabrón que encuentras aquí. A estas alturas, me parece mentira que no lo sepas. Tengo la impresión de que te pillo por sorpresa y, sinceramente, quiero que me dé igual. He vivido de la indiferencia que proceso hacia la mayoría de seres en este planeta, descontando a la belleza de la naturaleza en sí.

Me dirijo hacia la pista de baile y, pronto, me doy cuenta de que la chica que estaba a nuestro lado en la barra me ha seguido. No tengo miramiento alguno en posar mis ojos inmediatamente sobre su vientre descubierto y sobre su trasero. Se presenta y coquetea de forma muy directa. Está claro que quiere echar un polvo, sin más, y quiere hacerlo con un chico atractivo como yo.

No he abierto la boca, pero pretendo hacerlo cuando la chica decida que soy lo suficientemente enigmático como para bailar contra mi cuerpo. Pero antes de que pueda siquiera hablar, te acercas a nosotros y hablas del calor que hace. Sonrío, y se me quitan las ganas de hacerlo en cuanto nos tiras la copa de encima.

Entiendo al instante qué estás haciendo. Me basta con ver cómo mueves la mano para saber que estás usando tu magia. Indignado, abro la boca y me dispongo a atacarte con palabras, pero la pelirroja me cruza la cara de un manotazo, echándome las culpas de lo que ha ocurrido. Parpadeo, ligeramente impactado, y vuelvo a mirarte para encararte.

¡Cobarde! ¡Usas a otras chicas para hacer tu trabajo sucio! ¡Atrévete a...! —Te atreves, te atreves. Me toco la zona donde recibo el segundo guantazo. Mientras que el primero me ha ofendido, éste me hace sonreír y morderme el labio inferior—. No, sería mucho mejor darte estos cachetes a ti en el trasero, en especial en las piernas. ¡No sabes cómo me pones, bruja! ¿Por qué no me golpeas otra vez?

No me estoy mofando de ti. Lo quiero, de veras. Necesito que me golpees, hasta que me atices. Cierro los ojos, esperando que eso sea justo lo que vas a hacer, pero me besas antes de que pueda decir algo más.

No estoy enfadado. Soy yo, tesoro. Parece que no me conoces.

Entorno los ojos. Vale, estoy enfadado, pero ¿qué quieres que le haga? Ese cretino con el que estabas hablando podría tirarse de un precipicio, y aún así seguiría queriendo atizarle a puñetazos. Por algún motivo, me ha dejado de hacer gracia pensar en que otros hombres puedan tocarte. Al principio me daba completamente igual, siempre y cuando no te forzasen. Recuerda la mala experiencia que tuvimos en base a ello. Pero ahora...

Mira, vamos a hacer una cosa —propongo mientras te rodeo con mis brazos y me acerco a tu oído. Como eres más baja, he de encorvarme hacia ti. Mis manos se aferran a tus muslos—. Que esa pelirroja sea la última chica que me golpea bajo tu mandato. Puedes aumentar la intensidad de tus maltratos físicos y psicológicos siempre y cuando vengan de ti misma. He de ser masoquista contigo, pero lo prefiero así. A cambio, yo me centraré en lo que nos traemos entre manos, y quizá te dé placer en el cuarto de baño de este antro. ¿Qué me dices, eh? ¿A que suena bien?

Entonces, alzo mi mirada y te pellizco el brazo (no lo siento) para llamar tu atención. Elle se ha sumado a la pista de baile. Lleva un vestido de lo más ordinario. A sabiendas de que me miras, me muerdo el labio interior y poso mis ojos en su culo.

¡Eh! ¡Te dije que no me acostaría con ella, no que no fuese a mirarla! —exclamo cuanto me golpeas el hombro de un manotazo—. Vale, vale, a ver. Dime, cerebrito, ¿cuál es tu plan? —Apoyo mi mano en tu cabeza y te rodeo con el otro brazo a la altura de los hombros. Incluso pego mi cuerpo a ti desde atrás—. Tengo un par o tres ideas de qué le haría a ese cuerpo tan sabroso... —Cuando me pisas «sin querer», dejo escapar un quejido—. Pero te garantizo que ninguna de ellas le gustará. ¿Tú ya tienes pensado qué quieres hacerle?



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Sep 24, 2019 12:02 am

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

Liliana solía sentirse mal cuando le abofeteaba, principalmente porque ella era una persona más sutil y fría en sus venganzas y con Jensen parecía una cría enfadada y explosiva todo el tiempo, pero aquellas dos se las había ganado con creces, por todo ese desprecio con el que había sido tratada, por sus malas palabras, porque pareciera terriblemente cabreado cuando ella no le había hecho nada y por ignorarla cuando todo aquello no era más que un favor que le estaba haciendo. Al fin y al cabo... ¿Qué ganaba ella vengándose de Elle? Satisfacción pero poco más, al fin y al cabo no era a ella a quién le habían destrozado el apartamento en un ataque de celos.

Verle empapado y abofeteado fue suficientemente satisfactorio como para olvidar un poco su enfado por un rato.– ¿Pensabas que no lo haría por mí misma? Creo que no me conoces tanto como crees, entonces –contestó ella burlona, era evidente que la situación la había divertido lo suficiente. Cuando pidió ser golpeado de nuevo, no pudo evitar resoplar y poner los ojos en blanco, ¿por qué los hombres eran tan terriblemente básicos según el momento?– Se que te gustaría, que te golpeara y golpearme el trasero, tal vez manosearme las piernas, pero... ¡Despierta! No hemos venido a eso –dijo la bruja chasqueando los dedos delante de sus ojos para espabilarse del todo.

Después de morder su lengua con saña y separarse de él, negó con la cabeza repetidas veces.– Tengo casi 500 años, TESORO, sé perfectamente cuando alguien está enfadado, pero sinceramente, no tengo tiempo para pararme a consolar tus sentimientos heridos, sea lo que sea lo que los ha causado, tenemos que estar alerta –insistió, cabezona. Se dejó envolver con sus brazos y le permitió que las manos siguieran en sus muslos, porque sí, ella era quién lo permitía y solo bastaría un chasquido para alejarle de él si lo deseaba.– Yo te propongo otra cosa muchísimo mejor, así que escucha atentamente Jensen, que te va a gustar –mintió, en tono zalamero y falsamente provocativo.

Acto seguido llevó la mano a sus partes íntimas y agarró de forma amenazadora.– Sabes que no me gusta que me den órdenes lo más mínimo –susurró, antes de morder suavemente el lóbulo de su oreja izquierda.– Voy a seguir haciendo lo que me de la gana, manipular a otros para darte una lección es parte de la diversión que obtengo porque eres un capullo que me hace sufrir y te mereces una lección de vez en cuando, es más, vas a centrarte de todas formas porque te voy a obligar a ello y lo mismo para el sexo, no vas a darme placer en un cuarto de baño cutre, vamos a hacerlo igualmente y lo sabes, así que ahora, cállate –ordenó, soltando su intimidad.

Iba a añadir algo más cuando de pronto sintió un pellizco en su brazo y exclamó de dolor, le miró fatal con cara de "te vas a ganar otra bofetada" hasta que vio que Elle acababa de llegar a la pista de baile, se reía y hablaba con otra mujer y parecía ajena a su presencia. No les había visto, evidentemente, porque de ser así bien haría en huir. Miró a Jensen, que la miraba el culo descaradamente y le arreó el manotazo más fuerte que pudo darle sin hacer ningún movimiento brusco.– Cerdo –musitó enfadada, cierto, solo se había comprometido a no acostarse con ella y eso ya era bastante siendo él quien era.

Aquel gesto de apoyar la mano en su cabeza, no le gustaba lo más mínimo. A pesar de sus más de 10 cm de tacón, era evidente que era mucho más bajita que Jensen, así que le arreó otro manotazo para quitarle la mano de su cabeza. Aun así le dejó rodear su cuerpo hasta que comentó eso de hacerle algo al cuerpo "sabroso" de Elle. Dio marcha atrás y le clavó el tacón de aguja en el pie.– Ups, perdóname, ha sido un accidente –mintió sin esforzarse por esconder que así había sido.– Empecemos –respondió ella ante su pregunta, antes de cogerle de la mano y avanzar hasta Elle por la espalda.

La bruja esperó hasta que su amiga se fuese y en cuanto estuvo sola, la abordó por detrás.– Hola hadita, vaya, cuanto tiempo, ¿has estado escondiéndote de la bruja? –preguntó ella en tono burlón, antes de llevar la otra mano al brazo de Elle, que comenzó a chillar histérica, y de pronto los teletransportó a los tres a otro lugar. Tras un momento de confusión, los tres se hallaron en una sala como la que había creado cuando hacía meses había conocido a Jensen, un enorme espacio blanco con una mesa y sillas, pero nada más. Agitó los brazos y salmodió, Elle intentó escapar de la habitación pero unas cuerdas salieron del suelo y la aferraron hasta sentarla en una silla.

La rubia comenzó a retorcerse, así que apretó la intensidad de las cuerdas.– Ten cuidado, si no te relajas esas cuerdas podrían ser de hierro –fue mencionar esa palabra y la tez de la rubia se volvió de un color pálido muy vívido, las hadas tenían un pavor casi ancestral al hierro y era algo que los brujos solían usar a su favor para asustarlas. Claro que en este caso, realmente no se lo haría pero si le haría creer como había hecho anteriormente con Jensen que esas cuerdas eran de hierro y su propio cerebro haría el resto, provocaría pavor y dolor como si lo estuviera viviendo. La bruja miró al hada de reojo, que parecía hasta impactado.

Había sido relativamente fácil encontrar a Elle y amordazarla en una sala dentro de un portal del que jamás podría escapar sin la magia de Liliana, la pregunta era... ¿Ahora qué? La bruja se aproximó hasta la mesa y se sentó encima, con las piernas cruzadas, el vestido se subió un poco por sus muslos.– Bueno, creo que ambos tenéis algo que resolver, Elle y me gustaría mantenerme al margen en vuestras peleas de ex-amantes, pero, contéstame a una sencilla pregunta –dijo, parando un momento para bajarse después de la mesa y caminar hasta la pared de la sala, alejándose. Tenía bastante claro qué quería preguntarle y por qué.

Y entonces la amenazó, esperaba no tener que llegar a eso, pero era una buena forma de que, sí era lo suficientemente lista, la temiese y desembuchara y contestara a todas las preguntas que tuviera Jensen, al que miró con cara de, en cuanto acabe yo, procede.– ¿Sabes qué se siente perdiendo algo importante para ti? Porque Jensen lo ha descubierto, ¿hay algo que pudiera quitarte yo? Si no colaboras, tal vez entre en tu cabeza y lo descubra... Quien sabe, tal vez convenza a alguien de que se aleje de ti, o te quite alguna posesión, o consiga despedirte de algún trabajo, o peor, tal vez vuelva a todo el mundo en tu contra hasta que ellos mismos quieran estrangularte con sus propias manos. Piensa y ahora, más vale que hables.


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Miér Sep 25, 2019 4:38 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Te conozco mejor de lo que te piensas. Lo que pasa es que, a veces, cuesta creer que realmente eres así —respondo entornando los ojos y suspirando. No digo que esa forma de ser sea buena o mala porque me da igual qué pienses. De todas formas, cualquier excusa para estrujarte las piernas y hacerte el amor es buena. Esta situación, de hecho, tiene algo especial.

Quinientos años no son tantos. Por muchas arrugas de vieja que tengas, se nota, en especial en la belleza de tu cuerpo, que mantienes tu juventud al día. Imagino que tu magia te ha ayudado a ello, y que tu mayor interés en estar así es poder atraer a otros hombros.

Que me sostengas de mi entrepierna no me intimida. Bien es cierto que apretar demasiado dolerá, y más si se trata de un golpe, pero tengo la impresión de que, ahora mismo, no quieres hacerme esa clase de daño. Cuanto más me duela esa parte de mi cuerpo en particular, menos rendiré cuando quiera hacerte todo lo que tengo en mente.

Cuando me sueltas, toso y suspiro mucho más relajado. Me alegro de que me golpees y me llames «cerdo». Eso muestra el aprecio que me tienes, y ni siquiera pretendo ser sarcástico. De verdad te gusto, te importo. Realmente me amas.

El tacón en el pie es probablemente lo más doloroso que he sentido en mucho tiempo. Es alto y puntiagudo. Un señor pisotón le atravesaría la carne a cualquiera. Pero de nuevo, sé que no quieres excederte en el daño que me haces. Pretendes marcar territorio y recordarme que tienes tu carácter. Nada más.

Hola, amor —le digo a Elle en cuanto estamos frente a ella.

De repente, nos encontramos en un lugar diferente. Ya no es la discoteca, y en parte, me alegro de habernos alejado de allí. Tengo muchas ganas de disfrutar de un poco de privacidad, aunque con Elle aquí...

Hacerlo con unas ataduras así siempre ha sido una de mis fantasías sexuales. ¿Lo recuerdas, rubia? Adivina qué bombón me ha ayudado a cumplirla. —Poso mi mano lentamente sobre tu trasero, y luego me muerdo el labio inferior—. Aunque la próxima vez, serás tú quien las tendrá puestas. Y no te las quitaré por nada del mundo. Te ataré al techo y te obligaré a darte la vuelta para perderme en tu piel...

Todo esto lo digo muy cerca de tu oído, como si nada más estuviese ocurriendo en este sitio. Además, agrego:

Tus piernas también son de hierro.

Dejo que te apartes para sentarte en la mesa. Me fijo en tus piernas, cuyos músculos no pasan desapercibidos en cuanto tu vestido sube ligeramente. Sin embargo, decido cruzarme de brazos de momento. Giro mi mirada hacia Elle mientras le hablas y ahogo una risa.

Te equivocas: no tenemos nada que resolver —digo con una ceja arqueada.

Vete al infierno —suelta Elle con una mirada de odio. Después, se gira hacia ti—. Algo importante... Podrías matar a Jensen, por ejemplo. Tirármelo ha sido lo más preciado que he tenido nunca.

¿Por qué tenéis que meterme las dos en el ajo? No obstante, sé reconocer la diferencia entre Elle, que me usa para provocarte, y tú, que me mencionas porque realmente te ofende que me haya destrozado el apartamento. No, lo que te duele es lo mismo que a mí: todos los textos que he perdido. El apartamento te da más igual porque a mí me es indiferente.

Trago saliva y tiro de tu muñeca para que me mires a los ojos.

No va a hablar. Puedes meterte en su mente.

Te guiño un ojo y tiro de ti para besarte en los labios. Dejo que me rodees con los brazos y poso mis manos en tu cintura antes de bajarlas hasta tu trasero. Usar tu magia es un método, y darle celos es otro muy eficiente.

Estaos quietos. Dais asco —dice Elle, sacando la lengua. Cuando la miro, me doy cuenta de que realmente está enfadada por verte besarme.

Quizá. Pero lo hace mucho mejor que tú. —Saco la lengua, juguetón, y hundo mi rostro en tu cuello para acariciar, besar y succionar. Elle se sacude, intentando deshacerte de las ataduras, pero éstas reaccionan mal una vez más.

Si quiere romperse los brazos, que lo haga. Esto forma parte de mi propia tortura y venganza personal. Tú puedes usar tu magia en su contra, pero yo puedo usar qué quiere de mí para matarla de dolor. Siempre ha querido lo mismo.

Sígueme el rollo y bésame —te pido muy cerca del oído, y recorro el lóbulo con la punta de la lengua. Luego, me apoyo en la mesa, tanto con el trasero como con las manos.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Sep 30, 2019 10:39 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

Liliana le ignoró completamente ante todo eso de que la conocía mejor de lo que creía y bla bla, en el fondo le molestaba bastante pensar que Jensen pudiera comenzar a ver un patrón en su comportamiento, sería más fácilmente manejable de esa forma y además podría usar esa información para tenerla controlada. Suspiró pesadamente, realmente había partido ya el tren del misterio entre ambos y se conocían lo bastante como para poder apretarse el uno al otro llegado el momento. Es por eso que no dijo nada más, le dejó separarse de ella y ambos se encaminaron hasta Elle antes de que la bruja crease el portal y los transportara a otro lugar.

Les escuchó hablar y la bruja puso los ojos en blanco, le dieron ganas de arrearle un codazo y preguntarle si no era capaz de pensar en nada más que en el sexo, pero daba igual lo que dijera, estaba ante el mismo hombre que ya conocía de sobra y de nada valía hacerse ahora la sorprendida o algo así.– Céntrate, estamos aquí para torturarla, no para hablarle de nuestra vida sexual –le susurró al hada en el oído de vuelta, sintió su mano en su parte trasera y suspiró, no tenía el más mínimo remedio, parecía estar encontrando la excitación en todo aquel asunto.

Se separó del chico para sentarse sobre la mesa y amedentrar a Elle lo suficiente como para que decidiera hablar y explicar por qué diablos había decidido destrozar su apartamento, aunque ella ya tenía muy claro por qué: celos. Era una explicación sencilla y a la vez terriblemente complicada, la joven estaba celosa por lo que fuera que había entre ellos y al haberse sentido amenazada su respuesta había sido esa. Cuando la chica le instó a matar a Jensen una risa despectiva salió de la garganta de la bruja.– ¿Crees que le haría daño a Jensen para torturarte a ti? No me malinterpretes, podría ser algo que yo haría perfectamente.

Se detuvo un segundo, aún sobre la mesa antes de mirar a la chica y mover la mano, las cuerdas se aferraron más fuerte a su cuerpo, provocándola un pequeño gemido de dolor.– Podría ser algo que yo haría perfectamente, si no fuera porque yo también siento algo por él, zorra, y lo tú lo sabes perfectamente así que, ¿por qué no nos ahorramos la charla banal y las ideas estúpidas y vamos al grano? –preguntó Liliana, estaba perdiendo la paciencia, Jensen comentó que probablemente no hablaría y se dio cuenta de que tenía razón, no estaba colaborando y tampoco parecía tener intención de querer hacerlo.

Cuando le sintió tirar de su muñeca y mirarla a los ojos, ella asintió sin decir nada más. Iba a darse la vuelta para actuar en consecuencia, no se imaginaba que él la besaría delante del hada en aquel momento. Llevó las manos de forma casi automática a su cuello y el chico hizo lo propio bajándolas hasta su cintura y comenzaron a besarse con absolutamente 0 recato y sin importar que alguien estuviera mirando. Se separó de él cuando bajó más todavía las manos y acabaron en su trasero, cuando tomaron aire alzó una ceja, de forma peligrosa y con un claro mensaje "No me gusta que me utilices para torturarla", ya que ella no pensaba en ese tipo de tortura.

Aun así no pudo evitar pensar que la satisfacía bastante le hecho de que Jensen la provocara besándola a ella, eso le daba bastante poder sobre Elle y sobre el propio chico, por mucho que él no pudiera verlo en ese momento. Les escuchó discutir como críos pequeños, tal vez fruto de que habían sido dos personas que se conocían desde niños, sin embargo él le dijo que ella lo hacía mucho mejor. Esas palabras resonaron en su mente, ¿estaba comparándolas? Parece que sí y ella había salido victoriosa de aquello, chasqueó la lengua, por supuesto que lo hacía mejor pero no entendía por qué estaba utilizando aquello en ese momento.

De pronto él hundió la cabeza en su cuello y comenzó a besar la zona, la bruja no pudo evitar suspirar y cerrar los ojos unos instantes, antes de volver a abrirlos.– Eres un enorme cabronazo, la estás torturando pero de verdad –farfulló ella, apreciando de reojo como la rubia se retorcía tan fuerte que casi podría partirse una mano, enredada en las cuerdas, aquello la inquietó un poco, ¿hasta qué punto estaba dispuesta a joderla? La respuesta era que mucho, pero en el fondo, muy en el fondo, no podía evitar sentir pena y cierta empatía hacia sus sentimientos.

Cada vez que creía que su lado malvado ganaría, el bueno salía a flote, sorprendiéndola. Elle comenzó a gritarles una serie de improperios, Jensen la invitó a besarle y se echó hacia atrás hasta apoyar las manos y el cuerpo sobre la mesa. Con aquella ropa negra era imposible no sentir la tentación de arrancársela, le marcaba cada músculo aquella postura, ese cabello rubio revuelto y esa mirada oscura que la invitaba a hacer una barbaridad delante de otra persona. Avanzó hasta el chico, sin embargo decidió que ella no tenía por qué ver aquello, claro que Jensen no tenía por qué saberlo tampoco.

Se abalanzó sobre él y comenzó a besar su boca, sabiendo que él correspondería al momento. Después de unos segundos abrió los ojos con cuidado y movió las manos en el aire, metiéndose en la cabeza de Elle y le introdujo una ilusión, un recuerdo, algo que cegaría toda su mente y sus ojos y que no le permitiría ver nada. La observó relajarse, quedarse como embobada de pronto y supo que había funcionado. Se preguntó por qué diablos estaba ahorrándole el mal trago de verlos enrollarse sobre la mesa, ni siquiera sentía simpatía hacia ella, pero lo había hecho y si de ella dependía el rubio jamás se enteraría.

Una vez hubo funcionado, cerró los ojos de nuevo y volvió a lo que estaba haciendo. Llevó las manos a la camiseta y las metió por debajo, aprovechando para acariciar la piel e introducir su lengua en la boca de él, antes de separarse.– Tú lo has querido –dijo, antes de subirse a horcajadas sobre su cuerpo y comenzar a desnudarle lo justo y necesario como para que pudieran hacerlo sobre esa mesa. "Tienes suerte Elle, mucha suerte de que en el fondo sea mejor persona de lo que me gusta admitir, porque si fuera por Jensen te habría obligado a mirar cada segundo de lo que vamos a hacer ahora mismo" pensó ella.


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Mar Oct 01, 2019 12:41 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Qué poco sabes de tortura —respondo con una risa y me hago de hombros.

Sé perfectamente que no estamos aquí para hablar de nuestra vida sexual, pero ten en cuenta que mostrársela puede ser la más dulce de las venganzas. Al fin y al cabo, vivimos en un mundo de imágenes, en el que todo entra por los ojos. Ni siquiera nos percatamos de ello. ¡Párate a pensar en las infinitas posibilidades que eso ha dado al mundo! ¡Todo lo que la Iglesia ha podido vender por pura estética, todos los conflictos que se han generado por perspectivas erradas y, sobre todo, truncadas! Perdona que mi vena de artista se hinche. En ocasiones, no puedo evitar ser un poco mejor.

Cuando Elle propone matarme, entorno los ojos, pero te dejo hablar. Me cruzo de brazos mientras os observo a las dos, especialmente a ti. Espero que sueltes alguna tontería para picarme o para demostrar que no me debes nada, que no sientes nada por mí. Sé lo mucho que te importan las apariencias, en especial frente a los demás. Tú...

Me muerdo la lengua y me como mis propios pensamientos. Parpadeo y tiemblo en cuanto te escucho admitir que tienes sentimientos por mí. Sé que es una forma muy leve de decirlo, pero pese a todo, estás dándole explicaciones a Elle. Y no le estás dando cualquier clase de información: le estás diciendo que me quieres.

He de admitir que eres una caja de sorpresas, bruja. Aún eres capaz de sorprenderme —murmuro con una ceja arqueada y trago saliva.

Mientras nos besamos, oigo quejas e insultos por parte de Elle. Nunca ha sido una mujer particularmente educada y refinada, pero me sorprende que, estando en una situación así, maniatada y a punto de ser torturada, siga manteniendo la entereza. Me río y me separo un momento de ti para mirarla.

Elle y yo discutimos brevemente. Al final, zanjo el asunto colocándome detrás de ti y besando tu cuello con pasión y amor. No, amor es una palabra demasiado fuerte, pero hay evidente deseo en mis caricias. Asiento a tus palabras y me río nuevamente. Ésa era la idea, ¿no? Torturarla.

Me apoyo en la mesa y aguardo. Mientras te acercas, me muerdo el labio inferior. Créeme, estoy dispuesto a ver el mundo arder con tal de obtener lo que anhelo... o con tal de divertirme. Ahora, quiero vengarme de Elle, pero quiero que sea divertido hacerlo. Vernos hacer el amor —da gracias que no lo llame de otra forma, bruja— será la más dulce de las revanchas. Piensa que siente cosas por mí, pero eso no le ha impedido destrozar mi apartamento, en especial mi ordenador, donde guardaba textos de suma importancia para mí, tanto profesional como sentimental.

Después de que volvamos a besarnos, te veo mover las manos. Echo un vistazo a Elle y me doy cuenta de que está demasiado tranquila.

Has usado tu magia para ahorrarle el sufrimiento —digo ante lo evidente, frunciendo el ceño.

Me encuentro en un dilema: ¿qué es lo que más me atrae de ti? ¿Ese lado humano que hace de ti una buena mujer, que me demuestra que al fin y al cabo eres diferente, o ése que demuestra lo mucho que me quieres y lo dispuesta que estás a hacer sufrir a todo y a todos con tal de tenerme? ¿Prefiero tu humanidad o tu toxicidad?

Me dejo hacer por tus manos, que tiran de mi prenda superior hacia arriba y abren la bragueta de mi pantalón para extraer mi miembro ya erecto. Esbozo una mueca y te cojo de las muñecas, deteniéndote por un instante. Poco a poco, poso mis ojos sobre los tuyos.

No estamos aquí para esto, amor. Estamos aquí para torturar a esta desgraciada. ¿Te estás echando atrás?

Llevo mis manos a tus caderas y levanto tu vestido, hasta las caderas. Te beso en los labios con más dulzura y lentitud que antes, y te doy la vuelta para que seas tú la que se apoya en la mesa. Te ayudo a recostarte en ella y llevo mi boca a tu vientre. Beso y mordisqueo allí durante unos instantes. Entonces, alzo mi mirada hacia ti.

¿Qué escoges, Liliana? ¿Torturar a esta malnacida, hacerme el amor... o hacer ambas cosas al mismo tiempo? Sólo tendrías que levantar el hechizo...

Supongo que las cosas no iban a ser tan fáciles para ninguna de las dos. No es que quiera hacértelo delante de Elle sí o sí, pero quiero asegurarme de que va a sufrir.

Quiero asegurarme de que va a sufrir. Y quiero asegurarme de que tú disfrutas. De que estás bien.

Aprieto los dientes y levanto un poco más tu vestido. Desde mi posición, ya puedo ver tu ropa interior, así que acerco mi virilidad y la ingreso delicadamente en ti.

No seas quién quieres ser. Sé tú misma. Enséñame quién es Liliana Balfager en verdad.

Y, descubriendo uno de tus pechos, me acerco para besar tus labios, pero no muevo mis caderas.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Oct 06, 2019 11:48 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

No creas que me conoces, Jensen, solo has visto de mí lo que yo te he dejado ver y eso no es suficiente como para que creas ver un patrón en mí –respondió ella, no había un tinte negativo en sus palabras, además se removió inquieta al pensar que no estaba diciendo del todo la verdad, sí que le estaba dejando al hada ver gran parte de su interior, mucho más de lo que ella jamás pensaba que le dejaría ver a nadie... Pero eso no cambiaba el hecho de que la incomodaba pensar que pudiera conocerla o predecir sus movimientos, haberle sorprendido le pareció que le otorgaba un pequeñísimo punto de control.

Ni siquiera ella misma tenía demasiado claro qué pesaba más en su interior, ¿la bondad o la maldad? Siempre se había visualizado a sí misma como un ser maligno, hija de un demonio, una bruja, alguien con poderes para desatar el mal y el caos. Pero no solo eso, se consideraba una persona cruel, amargada y en cierta medida vengativa, capaz de las peores cosas si alguien la traicionaba o hacía daño. ¿Y la parte buena? ¿Existía en su interior? Algo le decía que sí, que también era capaz de mostrar amor, compasión e incluso perdón, era capaz de perdonar llegado el caso.

Pero seguía sin tenerlo claro, sin saber si su interior se decantaba más hacia un lado o hacia el otro, ¿cual quería que ganase? Recordó lo peor y lo mejor de su vida durante unos instantes, la gente que le había mostrado amor, pero también toda aquella que la había despreciado, hecho daño, agredido o incluso forzado, había visto mucha más oscuridad en 500 años que bondad, mucha más. Estaba claro que le destino había querido que se convirtiera en un ser de oscuridad, así que la respuesta estaba lo bastante clara ante sus ojos, sabía qué guiaba sus movimientos.

Las palabras de Jensen parecieron traerla al presente, se había dado cuenta de que estaba embrujando a Elle para que no les viese. Sintió sus muñecas en torno a sus manos y le miró de forma extraña, parecía confusa, mucho.– Yo... Tienes razón, no hemos venido a eso, no le debo nada a esta mujer –contestó ella intentando aparentar frialdad, iba a levantar la mano, iba a deshacer el hechizo pero pareció no hacerlo, vaciló en el aire y el hada pareció percibir ese momento. Se besaron de forma más suave, más lenta y provocativa, estaba intentando seducirla, someterla.

Jensen subió su vestido por sus muslos y la dio la vuelta para recostarla sobre la mesa fría de la habitación. La bruja gimió ahogadamente por la sorpresa, sintiendo el tacto en la espalda y sus piernas desnudas. La boca del chico viajó por su piel hasta su vientre y ella cerró los ojos con fuerza, conteniendo el aliento y completamente recostada sobre la mesa. Sintió los besos húmedos y todo su cuerpo se excitó aún más en respuesta, absolutamente presa del placer de una boca que ya conocía, pero pronto terminó y se vio obligada a abrir los ojos de vuelta, ahora separados.

Deseo hacerte el amor y torturarla –contestó ella, pareciendo que comenzaría a ceder, realmente sentía que podía ceder ante aquello, que con solo mover una mano Elle dejaría de ver visiones y volvería a su presente para ver al hombre al que ama acostarse con otra mujer delante de ella. ¿Existía algún tipo de tortura peor? ¿Podría ella soportar ver delante de sus narices a Jensen acostarse con alguien sabiéndose encima maniatada y sin posibilidad alguna de interrumpirlo? Es más, ¿sería siquiera capaz de soportar esa escena sin gritar o retorcerse como sabía que ella haría?

Quiso levantar la mano con todas sus fuerzas, levantarla para retirar el hechizo, para abofetear a Jensen y para pegarse a sí misma. Subió más aún su vestido y delicadamente se introdujo en su interior, quiso gritar y gemir a la vez, pero lo ahogó, apretó los labios con fuerza.– Basta... Basta, no se quién es Liliana Balfager, ¡basta ya de jugar con mi mente! –exclamó ella, afectada, Jensen jugaba con sus sentimientos y pensamientos, justo como hacía ella cuando se metía en la cabeza de él, estaba recibiendo un poco de su propia medicina y no estaba siendo capaz de soportarlo.

Levantó la mano, ni siquiera supo si retiraría el hechizo o si no lo haría, pero esa mano acabó en el pecho de Jensen y le separó de ella. Le sacó de su interior y se incorporó sobre la mesa, bajando su vestido, sus mejillas rojas por el enfado y la confusión.– Voy a levantar el hechizo como querías, pero no va a vernos, no nos verá acostarnos, se terminó, no vas a meterme en vuestro juego, vais a resolver vuestras diferencias sin meterme en el medio... –era la primera vez que le rechazaba, le estaba apartando y le estaba negando el acostarse con él y no lo hacía por venganza, no era una tortura, sencillamente se estaba desvinculando de su juego.

Le empujó suavemente para apartarle de ella y respirando agitadamente se levantó de la mesa, ¿qué acababa de hacer? ¿Por qué le había rechazado cuando nunca lo había hecho antes? ¿Qué frenaba todo aquello? ¿No odiaba a Elle y quería hacerla sufrir? Daba igual ya saber qué parte de sí misma había ganado y cual había perdido, no permitiría que Jensen jugará nunca más con su cabeza de esa forma, no estaban en igualdad de condiciones, no lo habían estado desde el principio.– Ignoro si algún día amarás a alguien, pero si ese día llega, espero que no ames a alguien que juegue contigo como tu haces conmigo y con ella.

Sin añadir nada más agitó la mano y una Elle al principio confusa, comenzó a volver en sí misma. Pareció tardar unos instantes en percatarse o recordar dónde estaba, pero en cuanto lo hizo escupió al suelo y comenzó a insultar de nuevo.– Bueno señoritos, esto es sencillo, vengaos el uno del otro y destrozaos los apartamentos, lo que sea, pero yo voy a quedarme al margen. No voy a meterme en la estúpida pelea entre dos hadas –dijo, con una voz aparentemente fría y autoritaria con la que solo pretendía acallar todo lo que aquel momento con Jensen había despertado. "¿Por qué lo remueves todo en mi interior?" Se preguntó ella.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Oct 07, 2019 8:50 am

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Ahogo cuando me introduzco en ti. Me muerdo el labio inferior y me preparo para empezar a hacerte el amor. Cuanto más pienso en lo ridícula que suena esta expresión, teniendo en cuenta quiénes somos nosotros, más me río. Pero aquí estoy, disfrutando de tu cuerpo, mirándote a los ojos y preparándome para llegar a lo más fondo de tu ser. Incluso hago caso omiso de tus palabras, pues no creo que merezcan demasiada importancia.

Pero entonces te apartas de mí. Frunzo el ceño, y tus palabras resultan molestas e hirientes. ¿Qué demonios te pasa? ¿En verdad me estás dejando así, a medias? ¿Estás dispuesta a dejarte a ti a medias? ¿Cuándo hemos sido nosotros capaces de resistirnos? ¿Cuándo nos hemos dicho mutuamente que no?

Pese a todo, ¿por qué me deseas lo mejor? ¿Y por qué noto ese escozor tan desagradable en mi pecho? Aprieto los dientes y abro ligeramente la boca, pretendiendo decir algo, pero no encuentro las palabras necesarias. También aprieto los puños y giro mi mirada hacia Elle.

Una vez has levantado el hechizo y has dejado clara tu posición, te miro fijamente a los ojos. Dejo que un incesante silencio crezca entre nosotros y, de repente, me empiezo a reír. Parece que a Elle también le hace gracia, pues es justo lo que ella hace. Me acerco a la mujer maniatada y le pongo una mano en el hombro. Volvemos a parecer dos colegas de toda la vida que acaban de hacer un buen chiste, uno muy divertido, o de oírlo. Y eso es justo lo que acaba de ocurrir.

Si vas a quedarte al margen —te digo, acercándome ahora a ti y mirándote muy de cerca—, hazme el favor de marcharte. Aquí no pintas nada.

¿Estoy siendo ahora yo hiriente? Probablemente. Nuestra velada no ha empezado precisamente bien, y tampoco es que quiera creer que habría preferido que fuese de otro modo. Así que me acerco otro poco a ti y, cuando nuestros labios están a punto de encontrarse, niego con la cabeza.

Me decepcionas, Liliana.

Te doy la espalda y me posiciono frente a Elle. La mujer me mira y me sonríe. Incluso arquea una ceja y se muerde el labio inferior, como si de este modo se comportase bien y fuese a provocar que la libere. En cambio, me cruzo de brazos y me la quedo mirando de arriba abajo.

Bien, Elle. Vamos a jugar a un juego privado: a decir la verdad. Esto es muy difícil para las hadas. Quiero respuestas, y sabré cuándo mientes y cuándo no. Por cada vez que no mientas, me quitaré una prenda, y cada vez que diga la verdad yo, te la quitaré a ti. ¿Qué, empezamos? —Me froto las manos y sonrío. Espero que ya te hayas marchado para este entonces—. ¿Por qué has vuelto buscándome?

A veces, sacas lo mejor de mí... pero también lo peor.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Lun Oct 07, 2019 3:17 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

Había sido física y emocionalmente complicado separarse de él, cuando nunca lo había hecho antes. ¿Por qué le acababa de rechazar? Sospechaba que tenía mucho que ver con el hecho de que no le había gustado que intentara jugar con ella, pero no solo eso, de alguna forma estaba estableciendo una línea entre ambos, una que no había dibujado con anterioridad y que sabía que le saldría muy muy cara con él. Pareció molesto y sorprendido porque le apartase, de hecho cuando se colocó la ropa de nuevo se quedaron un instante mirándose fijamente y el silencio se instauró entre ambos.

Les observó reírse y se cruzó de brazos, sumamente molesta, ¿acaso acababa de pasar algo gracioso entre ambos? Le vio acercarse a ella y tocarla el hombro como si los dos fueran cómplices de una genial y estupenda broma en la que ella no estaba invitada. Se removió muy enfadada, sintiendo como la ira comenzaba a bullir un poco más en su interior, pero eso no fue nada comparado a lo que sintió cuando Jensen la echó de allí.– ¿Qué aquí no pinto nada? Me has traído tú –respondió con un tono de claro enfado, incluso descruzó los brazos preparada para cruzarle la cara por enésima vez desde que se conocieron hacía meses.

Se acercó más aún a ella y durante un instante casi pareció que fueran a besarse, pero él no lo hizo, se atrevió a decirle a la cara que le había decepcionado. Levantó la mano pero no fue suficientemente rápida porque él le dio la espalda y se marchó hasta Ella y ella se quedó con la mano ridículamente alzada en el aire. ¿Por qué le hacía eso? ¿La castigaba por no obedecer? Sin duda alguna, apretó el puño en el aire y bajó la mano, si pensaba que iba a largarse para dejarles follar a gusto estaba de lo más equivocado él. Le escuchó establecer unos términos en los que siempre se quitarían una prenda.

Sin duda la castigaba, como no había hecho lo que quería ahora sería ella la que tendría que verle acostarse con Elle. Pero nada más lejos de la realidad, eso jamás ocurriría y el hada debería conocerla lo suficiente ya como para saber que eso no iba a ocurrir. Liliana alzó las manos y comenzó a salmodiar, detuvo la situación bastante rápido. Se aproximó a Elle y la tocó con una mano, antes de abrir un portal y lanzarla dentro sin miramientos, amordazada aún. Acto seguido agarró el brazo de Jensen y creó otro segundo portal al que le metió de golpe y sin delicadeza, para después introducirse ella.

[...]

Ambos aparecieron en una especie de isla, el mar se escuchaba cerca pero no lo suficiente como para que sus poderes se vieran aún afectados. Estaban en un bosque y el cielo, que estaba claro, comenzó a oscurecerse con mucha rapidez fruto de los poderes de Liliana, que estaba usando su atmokinesis para oscurecer el clima. Jensen estaba tumbado en el suelo, acababa de caer del portal, la bruja saltó sobre el y se sentó encima de su pecho, utilizó sus poderes para alargar las ramas y le inmovilizó contra el suelo rápidamente, antes de que pudiera intentar liberarse o levantarse.

¿Pensabas que tus actos no tendrían consecuencias? ¿Que iba a dejarte tirarte a Elle delante de mis narices? No te confundas, aun no tienes ni la más mínima idea de quién soy o lo que hago –contestó ella en tono grave, sus ojos comenzaron a oscurecerse y sonaron varios rayos en el cielo que estaba completamente negro, parecía que fuera a llover de un momento a otro, el clima se agitaba furioso así como el aire.– No vas a volver a jugar conmigo en tu vida, entérate de una vez, yo soy el gato y tu eres el ratón, quien juega con el otro soy yo y no tú.

La bruja estaba furiosa, sus poderes desatados y su mirada oscurecida, no parecía que hubiera rastro alguno de buenos sentimientos en su interior en ese momento. Alzó las manos desde su posición, encima de él, las ramas de varios árboles comenzaron a alzarse también como si fueran serpientes furiosas a punto de atacar a quien ella ordenase.– Las hadas sois amigas de la naturaleza, os obedece y podéis controlarla a vuestro antojo, pero yo también, soy una bruja, ¿qué tal si comprobamos a quién obedecen hoy las fuerzas de la naturaleza, si a ti o a mí? –otro rayo resonó en el cielo, furioso y retumbando como un terremoto por la presencia cercana del mar.

Hagamos una apuesta, si consigues apresarme te devolveré a dónde está Elle y podréis follar hasta que se os cansen los músculos y todo lo que se te ocurra que quieras hacerle. Pero si gano yo... No volverás a verla nunca más –dijo ella, seria, estaba omitiendo la información de que la había mandado a un lugar en el que de todas formas no podría tirársela, mucho menos si la apresaban, pero esa era una información con la que él no contaba ni quería que contase. Se incorporó de encima de Jensen y de un movimiento las ramas se retiraron para liberarle, dio unos pasos hacia atrás y la lluvia comenzó a caer sobre ambos, torrencial.– Adelante.

[...]

En otro lado del planeta, Elle despertó en medio de lo que pareció una sala y cuando alzó los ojos, se vio amenazada por varias armas a manos de caballeros hada y la rubia debió saber de inmediato que estaba en la corte Seelie. Liliana había averiguado, entre otras cosas, que Elle se la había jugado a la reina con anterioridad así que había decido transportarla directamente al reino de la mujer que la estaba buscando para ser encarcelada. Probablemente la juzgarían y la condenarían a lo que fuera que las hadas hicieran con sus ejemplares rebeldes en el reino, solo se había asegurado de que la rubia no iba a morir, porque si algún día alguien la mataba, iba a ser ella misma quién lo hiciera.


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Oct 07, 2019 5:31 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

De repente, me veo tirado por ti y atravieso un portal que ha salido de la nada. Sé que «de la nada» siempre será un término mal empleado contigo. Esa magia que posees, infinitamente mayor a la de cualquier hada, es tan útil como cansina. Otorga un sinfín de ventajas, pero también te permite usarlas en mi contra.

Caigo al suelo y me tapo los ojos con el dorso de la mano. De inmediato, siento tu peso encima de mí. No consigo verte la cara al instante, pues el mareo del trayecto me ha dejado patidifuso, pero sí sé que eres tú. Pasamos tanto tiempo juntos que, muy a mi deshonesto pesar, empiezo a conocerte demasiado bien. Sin embargo, te ignoro momentáneamente y opto más por fijarme en el lugar al que me has traído. Es un bosque, o algo parecido.

Creo que sí tengo unas cuantas ideas, bruja —te respondo a regañadientes, pretendiendo seguir en la misma línea de hace unos instantes—. Estás muy equivocada, tesoro. Y si eso es lo que te dices para dormir mejor por las noches, permita que desdibuje tu mentira.

Estás usando la naturaleza a tu antojo, y puedo verlo ante la reacción de las ramas de los árboles que nos rodean. Eso no me hace ninguna gracia, e imagino que puedes entender el porqué. Pese a todo, estoy dispuesto a pasar por todo esto si de este modo te demuestro tener razón.

No voy a aceptar tu estúpido juego.

Pero estoy mintiendo, y lo sé desde el principio. Dejo que te quites de encima de mí. Aunque estúpidas, tus reglas son justas. Me has traído a un sitio en el que puedo tener tantas posibilidades como tú de vencer. En parte, estás siendo trigo limpio. Empero, también sé de qué pasta estás hecha. Sé que, en tu interior, hay mucha más maldad de la que quieres dejar ver, al igual que tu bondad. Es por eso que te queda mucho para entender qué espero de ti.

O qué no anhelo.

Me pongo en pie y me seco las babas que han caído por mi boca. No sé si es por el calentón de antes o por el mareo que me ha dado. Frunzo el ceño y me crujo los nudillos.

Esto no lo dejaré al azar, cariño. Te venceré sólo para que entiendas de una vez quién soy realmente.

Alzo una mano en tu dirección. Tres enormes raíces surgen del suelo, destrozando todo a su paso. He empleado más fuerza de la que creía, y me duele usar la naturaleza de este modo, pero no me dejas alternativa. Espero que el golpe te dé de lleno y te neutralice, pero consigues apartarte de un salto y bloquear la acometida con una rama.

Ahogo una risa y corro hacia ti. En esta ocasión, elevo las dos manos. Más ramas obedecen a mis órdenes, pero para ti, este juego es muy fácil. En cualquier momento, podrás usar tu magia para quemar todo a nuestro alrededor y vences. Lo sé, puedo verlo en tus ojos. Harás lo que sea para evitar que me tire a Elle.

Por eso quiero vencer. No ganar.

Dejo escapar un quejido en cuanto una de las ramas me pilla despistado. Hace que pierda el equilibro y me abre un corte en el vientre. Y entonces, caigo al suelo y me retuerzo en mi lugar. Jugando a un juego muy cruel, te hago pensar que te has pasado, que me has herido de verdad, y espero a que te acerques.

Boba. Realmente eres buena persona.

Alzo ambas manos, y las ramas te atrapan, sin dejar que te muevas. Es cierto que tengo sangre en la barriga, pero nada grave, así que me levanto y me acerco a ti, riéndome.

¡Has perdido! —exclamo, tirándote del moflete—. Es la hora de la verdad, ¡la hora de mi recompensa! ¿Por qué no me dices dónde está Elle, eh? ¿Sabes? —Acerco mis labios a tu oído y lo decoro con mi aliento—. Me muero por volver a acariciar su piel, por volver a sentir sus fuertes piernas entornándome, por tocar sus pechos y estrujar su trasero, y por hacerle el amor mientras gemimos nuestros mutuos nombres... Una justa recompensa; la mejor que podría haber obtenido, ¿no es así?

»Pues vete al infierno. —Chasqueo los dedos y te libero. Dejo que caigas frente a mí. Desde mi posición elevada, frunzo el ceño y me cruzo de brazos—. Te dije que no me tiraría a Elle, y por una vez, decía la verdad. Lo único que quería es vengarme de ella y dejarle claro que no volvería a tocarme. Quería demostrarle que eres completamente mía, y quería asegurarme de que se le quedase en la retina mientras te hacía el amor. Quería ver que en verdad tienes coraje y estás dispuesta a dar mucho más por mí de lo que crees que das. —Me arrodillo frente a ti y te sonrío, elevando tu rostro desde el mentón—. En lugar de jugar a ser la bruja digna que quieres ser, podrías dar un salto de fe y disfrutar de los buenos momentos que la vida te brinda. No son muchos.

Simulo que voy a besarte, pero me aparto en el último instante y me separo de ti para estirarme y tomar aire. Demonios, tú también sabes sacar lo peor de mí.

Y lo mejor...



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Jue Oct 10, 2019 8:53 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

Liliana sabía perfectamente que usar la naturaleza en contra de un hada era un truco bastante sucio que tenía más el objetivo de demostrar su superioridad que otra cosa, pero en el amor y en la guerra valía todo y ella estaba dispuesta a cualquier cosa para que Jensen la respetase y la viese como a una igual, pero si eso no era posible, se aseguraría de dejarle claro que era superior a él. Dijo que no iba a aceptar jugar en su puesta, pero algo le decía que si que aceptaría aunque estuviera diciendo que no. Le miró desde el lugar, en silencio pero con intensidad, expectante.

Vas a aceptar porque te ha molestado mucho que usara la naturaleza, así que ahórrate la negativa y comencemos cuanto antes –le espetó ella en un tono de todo menos delicado. La bruja se cruzó de brazos, esperando que decidiera levantarse y comenzar, con mucha calma lo hizo y se limpió la boca, gesto ante el cual ella puso los ojos en blanco, impaciente. Y se crujió los nudillos nada más y nada menos que alardeando de la supuesta victoria que tendría. "¿Entender quien eres realmente? Ya se quien eres, un capullo pretencioso y sexy del que encima me he pillado, nada más y nada menos" pensó ella.

Y de pronto todo comenzó, le observó alzar las manos y tres enormes raíces se levantaron del suelo, ella sonrió ligeramente satisfecha porque quisiera participar en el juego. Las ramas volaron rápidas hacia su pecho pero la bruja dio un salto en el último momento y las esquivó con dificultad, había estado bastante cerca de ser golpeada. Él comenzó a correr hacia ella alzando las manos y con ello más ramas, la bruja levantó las suyas propias para neutralizarle, sin embargo lo hizo con más fuerza de la debida y una de las ramas que él controlaba pasó a su control y golpeó al hada con dureza.

Le observó desequilibrarse y caer en el suelo, el impacto había ido a parar a su vientre. Liliana se preocupó de inmediato, retiró las manos y las ramas cayeron a plomo sobre el suelo. Se retorcía y gemía así que ella corrió hacia su posición sin dudarlo un instante.– ¿Estás bien? Yo... Lo siento, no he calculado bien, no quería herirte –dijo preocupada, agachándose sobre su cuerpo tumbado en el suelo y valorando la gravedad de la herida. Pero de pronto unas ramas salieron del suelo y la inmovilizaron, ella forcejeó pero no pudo esquivarlas y acabó atrapada.

Le miró dolida e indignada, acababa de aprovecharse de lo que sin duda sabía que sentía por él y le pareció un golpe terriblemente bajo.– Con que esas tenemos, ¿no? Te aprovechas de mí, no te preocupes, capto el mensaje y no volverás a pillarme con la guardia baja –aseveró, bastante molesta consigo misma por haber perdido por caer en una de las triquiñuelas más viejas y estúpidas del mundo: el chantaje emocional. Él se incorporó triunfal, había sangre en su vientre pero parecía un corte superficial. La bruja se mantuvo en silencio y dejó de moverse, no tenía sentido alguno hacerlo.

Recibió un ligero tirón del moflete y suspiró, terriblemente exasperada. Le observó acercarse a su oído y comenzó a describir todo lo que le gustaba del sexo con Elle, aquello le dolió también, pero no intentó liberarse ni hacer el más mínimo movimiento, se mantuvo todo lo fría que pudo para estar atrapada y le miró con desdén.– Elle está muy lejos de aquí, me temo y supongo que tan fuera de tu alcance como del mío ya –comentó, si pudiera haberse encogido de hombros con indiferencia, lo habría hecho. Se había planteado matarla, así que todavía tenía que dar gracias de que solo la hubiese mandado a Feera.

Y de pronto vino ese "Pues vete al infierno" y con un chasquido, se vio liberada. Cayó de rodillas en el suelo por la altura a la que se hallaba y la sorpresa.– La mitad de mi sangre pertenece al infierno, así que, ¿por qué no acabar allí? –decir aquello, habiendo sido una niña criada en la fe cristiana, fue más doloroso de lo que esperó haber mostrado. Comenzó a explicarse, parecía que después de todo no iba a acostarse con ella igualmente, pero, ¿a caso se fiaba de la palabra de un hombre que siempre jugaba con todo y todos a su antojo? Las hadas no mentían, vale, pero solían retorcer la verdad como querían.

Tendría que ser muy estúpida para fiarme de la palabra de un hada y menos de la tuya, no te ofendas querido, pero es así. Me da igual quién creas que soy yo o lo que creas que debería hacer, solo pretendías utilizarme para joder a Elle y por si no te ha quedado claro yo no soy el utensilio o la mascota de nadie, no confundas mis sentimientos hacia ti, porque no implican que vaya a convertirme en tu marioneta personal. Me utilizaste y jugaste con mi mente, así que poco castigo has tenido para lo muchísimo que me gustaría hacerte en realidad y te garantizo que esto NO te gustaría.

Aun así él tenía la mano bajo su mentón y ella le devolvió la mirada, en aquella intensa pero larga pausa, demostrándole que no se achantaba ante nada ni nadie.– Disfruto de los buenos momentos, pero para mi la tortura es innecesaria, la próxima vez que me vea en esta tesitura mataré a Elle o a quién sea de inmediato y así no habrá problema alguno –dijo, y había cierta seriedad en su voz.– He perdido, pero aun así mi apuesta se va a cumplir porque yo no juego limpio, no vas a volver a ver a Elle en lo que te queda de eternidad, me temo. ¿Sabías que se la jugó varias veces a la Reina Seelie? La mujer no tiene demasiadas buenas pulgas y no parece perdonar con facilidad, supongo que Elle pasará lo que le queda de existencia de forma bastante mísera y desagradable.

Durante un instante pareció que se besarían, pero acabarón por separarse. Liliana se levantó del suelo, ambos estaban ya empapados y chorreando barro de su pelea.– Eso es una venganza, Jensen, no hacerla ver acostarse a su ex-ligue con otra. Tienes mucho que aprender todavía sobre venganza, pero bueno, tu querías darle una lección y al final se la he dado yo, así que me debes una por ésto –respondió ella, suspirando al momento y cerrando los ojos para alzar la cabeza al cielo, dejando que la lluvia la empapase más todavía y sintiendo las gotas por su piel tostada, era una sensación muy agradable y siguió con ellos cerrados.


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Jue Oct 17, 2019 8:50 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Es posible que me odies. Aunque no te lo diga en voz alta, has de saber que parte de mí... aprecia que te preocupes, Liliana. Que te hayas parado en cuanto has visto que algo ocurría, en cuanto has pensado que podía haberme pasado algo malo...

No sé qué ocurre contigo. A veces, tengo la sensación de que no sé quién eres realmente. Pero luego, me detengo, me paro a mirarte a los ojos, me pierdo en ese color tan bonito que tienen, y me doy cuenta de que, en verdad, te conozco perfectamente. No, no sé mucho acerca de tu pasado: sólo lo que tus recuerdos me han mostrado. Hay un sinfín de cosas que me puedes contar. Que me contarás. Y, aún sin saber todo eso, sé quién eres. Liliana Balfager, la bruja más cansina del mundo... pero una de las mujeres más bellas que he conocido en mi vida. Quizá la única que ha conseguido quedarse tanto tiempo en mi vida, de un modo u otro.

Tu magia. Si estás aquí, todo se debe a tu magia. No se debe a algo más. No se debe a ti...

Cuando sueltas todas esas palabras, aprieto los dientes y los puños. Esperaba otra reacción: una mucho más positiva, mucho más satisfactoria para los dos. Me encuentro con tu carácter defensivo, con tu fuerza, con la auténtica resistencia que hay en ti. Eso sí: mucha resistencia, pero te has enamorado de mí hasta las trancas.

No lo corresponderé, y me negaré eternamente a hacerlo, pero es adictivo. Tu magia también lo es...

No te creo. No has sido capaz de hacerlo.

La Reina Seele. Ahogo una risa y me tapo la boca con una mano. A pesar de lo que digo, sé perfectamente que sí has sido capaz de hacerlo y que lo has hecho. No voy a volver a Elle.

Espero que seas consciente de que esto no es más que una pequeña victoria para ti. Te habrás deshecho de una mujer que forma parte de mi pasado, tanto como amiga como amante, pero habrán muchas más. Te haré la vida imposible. Te haré daño.

¿Te lo haré?...

¿Que yo te debo una? ¿Yo, a ti? ¡Estás loca!

Avanzo hacia ti y te tiro de la muñeca con fuerza. Hay ira en mi mirada, y cuando nuestros ojos se encuentran, creo que entiendes perfectamente que no apruebo en lo más mínimo todo lo que has dicho y hecho.

Pero estoy mintiendo.

Mi boca se encuentra con la tuya, y mis manos se aferran a ti con fuerza, pues no te voy a dejar escapar en esta ocasión. Te beso como nunca antes lo he hecho: mi respiración se acelera, ¡se dispara!; mi pulso se descontrola, y mi cuerpo reacciona por sí solo. No pretende poseerte todavía, y muy probablemente quiera hacerlo aquí, en la naturaleza, bajo la lluvia. ¿Te recuerda a ese día... ese fantástico día en el que hicimos el amor bajo la lluvia, cerca de la playa? No ha pasado mucho tiempo, pero parece que han sido milenios. ¿Qué son ellos para una bruja como tú?

Eres mía, ¿me oyes? Mía. Completamente mía, y de nadie más. No te compartiré, y tampoco dejaré que me venzas. Ahora que te estás aquí, no te pienso dejar huir. Inténtalo todas las veces que te dé la gana... pero eres mía.

¿Por qué necesito repetirlo tantas veces? ¿Tal vez, así haga que suene más real? Vuelvo a besarte; en esta ocasión, brevemente. Luego, te miro a los ojos y poso una mano sobre tu pecho. No te estoy tocando un seno, no te estoy estrujando.

Necesito sentir el calor que desprenden tus latidos. ¿Por qué?

¿Por qué?

¿Por qué eres así?

Tan...

Mía —repito por enésima vez. Mi instinto aflora, y cubro tus hombros, tu cuerpo, con mi prenda. Está lloviendo y no quiero que te acatarres por mi culpa.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Dom Oct 20, 2019 8:56 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

La bruja demostró no sentir ni un ápice de compasión por quién se ganaba su odio cuando le habló de la situación en la que había dejado a Elle. Había sido bastante fácil para ella averiguar que no podía volver a su corte o sería atrapada y era precisamente por ello por lo que la había mandado allí, era una forma de vengarse de ella y a la vez apartarla de Jensen para siempre sin que existiera posibilidad alguna de que se volvieran a ver. Eso no suponía el fin a un problema, solo estaba arrancando la mala hierba, vendrían más mujeres pero no pasaba nada porque pensaba deshacerse de todas y cada una de ellas. Una a una.

Por supuesto que sabes que lo he hecho, ¿no es eso lo que siempre buscas en mí? ¿Hacerme perder el control? ¿Desatar lo peor que hay en mi interior? Pues lo consigues –soltó la bruja, escupiendo cada palabra, ¿le gustaba que él solo apreciase lo negativo de su interior? Sospechaba que no, pero intentaba apartar esos pensamientos, daba igual la razón por la que siguiera a su lado, aunque fuera por putearla, ella se encontraba enganchada en aquella toxicidad de la que era incapaz de deshacerse. Alzó una ceja cuando se vio tomada de la muñeca de forma muy poco cuidadosa.

Jensen parecía enfadado, no dijo nada y ambos se miraron, retándose. Acababa de averiguar que ella era capaz de todo con tal de vengarse y no parecía ni medio-impresionado y aquello la hizo apretar los labios con fuerza, enfadada. En un giro del momento que realmente no esperaba, se vio besada con bastante ímpetu. Las manos del chico rodearon su cuerpo y se aferraron con tanta fuerza y ansiedad que no podría haberse deshecho del abrazo ni aunque lo hubiera intentado, pero no lo intentó. Correspondió a aquel beso con la misma energía, supo diferente a otros que se habían dado, más urgente, más real.

¿Por qué? ¿Por qué aquel beso sabía de otra manera distinta? Sentía su pulso disparado, sus pechos estaban tan pegados que no tenía claro cuando escuchaba el suyo propio y cuando el de él, porque ambos pechos subían y bajaban a una velocidad alarmante. Todo su cuerpo respondió sin que ella tuviera el control en absoluto, supo que si aquel beso se alargaba acabaría arrancándole la ropa con los dientes si era preciso, tal vez acabarían dejándosela arrancar a pesar de estar furiosa con él, era un efecto que tenía además de cabrearla a menudo: daba igual lo que hiciera que siempre quería compartir el lecho con él.

Pero el contacto acabó y tomó aire como si no hubiera respirado en horas, con profundidad y sintiendo de nuevo el agua caer sobre los rostros de ambos. Aquella forma de decir que era suya, esa posesividad en unas simples palabras, le gustó mucho. No supo por qué, pero sencillamente sintió un cosquilleo muy agradable ante la perspectiva de que él la considerara suya hasta el punto de no permitirle estar con nadie más. Por un momento pasó por su cabeza la conversación con Jack, había sido agradable y habían tenido química. En otro momento se habría acostado con él, pero ahora no.

No lo veía posible, acostarse con nadie más que no fuera él, no lo había visto posible desde hacía semanas, meses. Aun así había sido el propio Jensen quién le había dicho que debía comenzar a conocer a hombres normales y dejar de hacerse ilusiones con él y sabía que aquel consejo se lo había dado en serio, que él jamás la correspondería al mismo nivel de sentimientos que ella le profesaba.– Soy tuya pero tu nunca serás mío, ¿cuanto tiempo será eso suficiente? –preguntó ella, indecisa. No quiso decirlo en voz alta, pero se le escapó el pensamiento.

Volvieron a besarse, fue un contacto más breve, pero ella cerró los ojos. El beso había terminado pero aun así tardó en abrirlos y lo hizo con pesadez, como si no quisiera realmente volver a hacerlo. De pronto una mano se posó en su pecho, pero no era una mano que pretendiera ningún tipo de aproximamiento íntimo, sencillamente estaba colocada sobre su corazón, por lo que podría percibir la velocidad a la que este latía, completamente descontrolado. Le miró a los ojos.– ¿Ha latido tu corazón así por alguien alguna vez en tu vida? –volvió a formular ella, por segunda vez.

Volvió a repetir la palabra "Mía" y de pronto se vio abrazada, tapada por él y su chaqueta, una clase de gestos caballerosos que no era la primera vez que veía, le recordó a cuando la defendió de un agresor sexual a la salida del club. La bruja no se separó, sin embargo alzó levemente la mano y entonó unas leves palabras y de pronto, como por arte de magia y nunca mejor dicho, las nubes comenzaron a disolverse como si fueran de algodón y el cielo comenzó a despejarse en cuestión de segundos y cesó la lluvia. Jamás le había hablado a Jensen del otro poder que poseía, él sabía que era buena con las ilusiones, lo había utilizado en su contra muchas veces...

Pero también podía controlar el clima y ese era un poder tan delicado que jamás lo revelaba ante nadie, aunque acababa de hacerlo. Liliana se separó de Jensen pero se arrebujó dentro de la chaqueta que éste le había tendido, no dijo nada ni sintió la necesidad de añadir palabras vanas en aquel momento. Los pájaros comenzaron a cantar en cuanto el cielo se despejó y la luz sobre las gotas hizo que aquel lugar salvaje pareciese más mágico y maravilloso todavía que antes, no le dijo al hada que le había llevado a su país natal, Brasil, pero sí que le iba a explicar algo.

Sígueme, caminaremos solo cinco minutos –dijo ella, separándose y comenzando a andar, esperando que Jensen la siguiese sin hacer demasiadas preguntas. Caminaron solo unos minutos hasta que llegaron hasta lo que parecía una pequeña población abandonada y en ruinas, en la que los edificios estaban ya devorados por la naturaleza, avanzó hasta un edificio algo más alto que estaba completamente destruido y del que a penas quedaba la nave central. Liliana avanzó hasta el interior y se acercó a tocar un muro, parecía bastante sumida en sus pensamientos, pero interrumpió el silencio con su voz.

Convento de Santa Clara:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] EzHeKu5

Estamos en una región llamada Itixi Mitari, este pueblo se llamaba Floresta, significa bosque en portugués, no fueron demasiado originales al ponérselo, lo sé... Como ves estamos en uno de los bosques selváticos del amazonas –se detuvo para tomar aire y se giró para mirar al hada. Acarició la piedra con los dedos con suavidad, antes de añadir lo siguiente– Justo aquí, hace casi 500 años es dónde mi madre me abandonó siendo un bebé de 2 años antes de adentrarse en la selva y arrojarse desde un acantilado. Este es el Convento de Santa Clara y aquí es dónde me crié... Y ahora, marchémonos.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Lun Oct 21, 2019 10:24 am

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Ódiame, quiéreme, pero serás incapaz de cambiar la realidad: adoro sacar lo mejor y lo peor de ti. No todos los días admito este tipo de sentimientos, pero lo tengo y puedo verlo. Está justo aquí, atorado en mi pecho, y no me deja respirar. O, quizá, eres tú quién me arrebata el aliento con quién eres, con qué haces por mí, con qué puesto ocupo en tu vida.

Puede ser un pecado quererte sólo para mí sin ofrecerte lo mismo, pero soy un hada. Soy Jensen Landvik, uno de los hombres más crueles y egoístas que conocerás. No me gusta lo fácil, y sé que a ti tampoco. Te has enamorado de mí, y espero de corazón que eso no vaya a desaparecer. Venza o sea derrotado, siempre gano, querida: viéndote perder los estribos cuando me amenazas, cuando me golpeas, cuando me obligas a hacerte el amor; cuando muestras evidente odio hacia todas las mujeres con las que comparto mi tiempo libre, cuando estás dispuesta a sobrepasar límites que tú misma te has impuesto por ese lado humano que jamás te abandonará. Sinceramente, también espero que no lo haga. Sin él, no serías Liliana. Sin él, no te vería como te veo ahora...

¿No has oído eso de que «quién la sigue, la consigue»? —pregunto con una sonrisa de oreja a oreja antes de besarnos. ¿Intento darte esperanzas? Tal vez. No soy la persona más indicada para ello, pero soy tu droga, y no quiero que dejes de consumirme.

Los latidos de tu corazón me hacen tragar saliva. Te miro fijamente a los ojos mientras tus palabras penetran suavemente mis oídos. Intento encontrar un sentido a tu pregunta. No, más bien, trato de hallar una respuesta que pueda contentarnos a ambos. A veces, veo que no nos parecemos, que ambos tenemos objetivos muy diferentes. Pero entonces, me paro a mirarte, pienso en ti, miro a través de tu mirada y me percato de que nos parecemos mucho más de lo que creemos. De que somos iguales.

No presto atención a lo que ocurre a nuestro alrededor. Estoy centrado en ti, y deberías tomártelo como un cumplido. Pocas personas, por no decir ninguna, han logrado hacer que piense tanto. Soy un hombre mucho más inteligente de lo que los demás tienden a creer, y me aprovecho de ello para manipular. Tú misma has caído en mis garras. Pero ya no. Al menos, no del todo. Ves más allá, y si consigo a obtener lo que deseo de ti, es porque eres consciente de ello. No me dejas vencer, sino que buscas algo.

Estoy acostumbrado a caminatas muy largas, tesoro. —Te guiño un ojo y asiento. ¿Adónde me llevas?...

Conforme nos acercamos, reconozco el lugar. Abro la boca y pretendo decir algo, pero averiguo que no es lo más acertado. Será mejor que tú me presentes este sitio. Empero, lo he visto. Es el convento en el que te criaste. Estabas allí en tus sueños.

Una corriente de aire eriza mi piel en cuanto nos adentramos. Frunzo el ceño y te observo. Estás cerca de una pared. La acaricias con una mano y te mantienes en silencio durante unos instantes. Giro la cabeza y me detengo a mirar los detalles, a intentar entender este sitio. No es fácil. Aunque sepa qué lugar es éste, no puedo compartir tus sentimientos. No he crecido aquí, no conozco a gente importante aquí.

No, eso es mentira.

Por fin, me presentas el convento de Santa Clara. Eres directa; vas al grano. Asiento y, justo cuando pides que nos marchemos, suspiro y niego con la cabeza. Me acerco a ti y tiro de tu muñeca para evitar que te alejes rápidamente. Nuestros ojos se encuentran y nuestros cuerpos comparten calor.

No tengas tanta prisa, amor —digo con seriedad en mi semblante—. No voy a desaprovechar esta ocasión de conocerte mejor.

Te guiño un ojo y me aparto de ti para acariciar con la palma de mi mano la misma pared que tú has tocado antes. La piedra es fría. Casi parece real. ¿Lo es? ¿Nos has transportado aquí, o todo esto es una ilusión?

Tu magia es una droga y, sin embargo, soy incapaz de entenderla. —Ahogo una risa y niego con la cabeza—. Este lugar es precioso. Entiendo perfectamente por qué tu niñez fue feliz. Porque lo fue, ¿verdad? —Alzo la mirada al techo y trago saliva—. Aunque fueses huérfana. Encontraste... amor aquí. Era tu hogar.

¿Qué hay de mí?

Me rasco la cabeza y, luego, coloco las manos en la cintura. Camino otro poco hasta que termino de patear el interior. No es particularmente grande, pero sí cálido y acogedor. Me acerco a ti nuevamente y, desde una posición más elevada —no hemos de olvidar que soy más alto que tú—, te miro a los ojos.

No tengas prisa por marcharte, Liliana. Dudo que tengas muchas oportunidades de volver aquí. Has decidido hacerlo conmigo, y me gustaría que lo aprovechases. Tómatelo como un sano viaje a tu pasado. Si yo quisiera volver a mi hogar, me reiría de mí mismo. ¿Adónde? ¿A las tierras nórdicas donde nací, las cuáles apenas pude conocer? ¿O a Feera, el sitio que más infeliz me hizo? No, yo no tengo hogar, Liliana. Pero estar aquí me hace sentir... bien.

Poso mis manos en tus caderas y tiro de ti para pegarme a tu cuerpo. Mis movimientos son lentos y cariñosos, y mis labios buscan de repente los tuyos. Los encuentran y los besan con dulzura. Cierro los ojos mientras mi respiración se dispara.

No vamos a marcharnos —decido y, acto seguido, llevo tu mano a mi pecho—. ¿Qué sientes, bruja? ¿Late... o no?

Mientras tanto, mis manos empiezan a apartar la tela de tu intimidad. Voy a hacer el amor aquí, y lo vamos a disfrutar como nunca.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Jue Oct 31, 2019 10:13 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

La bruja estaba ahora demasiado centrada en su pasado y en los recuerdos para siquiera prestarle atención a Jensen. Estar en aquel pueblo, en aquel pequeño convento, le traían demasiados recuerdos de una infancia feliz, de un comienzo en la vida que pudo haber sido mucho peor o haber acabado con su madre tirándola también a ella de bebé por un acantilado. Pero no lo hizo, aún le quedaba algo de piedad cuando la depositó en las escaleras del convento aquella noche aun fría. Y había tenido la suerte de haber estado bajo la tutela de una monja comprensiva y amorosa, la única madre real que conoció.

Y quiso marcharse, aquellos sentimientos y recuerdos, la añoranza, eran más de lo que podía soportar así que caminó hacia la salida con la intención de crear un portal por el que ambos pudieran cruzar. Pero Jensen sujetó su muñeca y tiró de ella con suavidad, impidéndole avanzar. Pudo resistirse, pero no lo hizo, en cambio se dio la vuelta para mirarle de forma inquisitiva, sin comprender. "¿Conocerme mejor? No creo que realmente te interese conocerme mejor", pensó ella, pero no lo dijo porque no quería herirle y porque en el fondo más alejado de su corazón esperaba que esas palabras fueran verdad.

Le observó alejarse para acariciar la misma piedra fría y llena de musgo que ella había tocado antes. Casi podía sentir como retazos del pasado llegaban a ella con solo mirarla, recuerdos de una vida que parecía reciente pero de la que habían pasado casi 500 años, una eternidad, ¿por qué habían parecido tan largos? Lo habían sido, sin duda.– Si ya has saciado tu curiosidad me gustaría marcharme, sabes que no voy a contarte nada más –indicó ella, no pensaba decir nada más, pero Jensen la interrumpió con sus palabras, hablando de felicidad y de un hogar.

Fue todo lo feliz que puede ser cuando tu madre te abandona porque eres un monstruo, Jensen. Estas monjas cuidaron de mí, si eso es lo que me preguntas, pero abandoné este convento con 15 años para marcharme con Tobías y no me arrepiento de haber tomado esa decisión –su tono frío se vio ligeramente resquebrajado al final, ¿se arrepentía? No, había dicho la verdad, pero abandonar a la monja que la cuidó había sido más doloroso de lo que en el fondo pensaba. No lo entendió hasta que 300 años después fue madre y entonces supo que ese amor que ella le había profesado a Norah era el mismo que la monja había sentido por ella.

Y Liliana se lo había agradecido marchándose para siempre. Jensen comenzó a caminar por el convento, le observó en silencio hasta que volvió hasta ella y se colocó en una posición muy próxima, siempre invadiendo el espacio vital que ella se esforzaba en mantener con todo el mundo. Con todos, menos con él. Escuchó la amargura en su voz al hablar de su propia infancia y su hogar, ¿le estaba dejando ver un trozo de sí mismo? Sospechaba que sí, que en cierta manera la dejaba entrar también en su pasado.

Un hogar y unos padres, tal vez no los que esperabas, pero los tuviste. Feera no fue tu hogar, el norte de Europa tampoco, pero... ¿Tus padres? Los vi en tus recuerdos, te amaban Jensen, a su extraña y retorcida manera solo buscaban lo mejor para ti. Te vi siendo un niño, jugando en los columpios y vi su preocupación, mi propia madre solo pensó en abandonarme y mi padre es un maldito demonio, ¿te consideras desafortunado? No tienes ni idea, las hadas pensáis que el sol sale y se pone con vosotras y que las vuestras son las mayores tragedias.

Supo que había hablado con excesiva dureza, que ese lugar agridulce estaba provocando que se portase así con él. Sintió sus manos en sus caderas y como la aproximó a él. Esperaba un beso furioso, una reacción desagradable por sus palabras, pero a cambio encontró unos labios cálidos y provocadores, un contacto dulce que prometía mucho pero que nunca cumplía nada.– Tu corazón late, pero late igual por cada mujer –volvió a atacar y cuando sintió su mano buscar levantar la tela de su vestido y de su ropa interior, se apartó de él caminando hacia atrás.

Esto es un lugar sagrado Jensen, me temo que no va a ocurrir nada entre nosotros –afirmó, había hasta indignación en su mirada. Ella había sido criada en la fe cristiana y él lo sabía, ¿cómo osaba siquiera pensar que se le ocurriría mantener relaciones sexuales con él en un lugar así? ¿Cómo podría mancillar el centro de su infancia con un acto como aquel? Ellos se acostaban en todos lados y a todas horas, pero incluso la moralidad retorcida de Liliana y su lado demoníaco tenían un límite, una línea espiritual que ella misma se había auto-impuesto con la esperanza de no perder del todo su humanidad.

Intentó suavizar su tono, su lenguaje, se acercó a él y depositó un beso muy suave en sus labios, a penas un suspiro.– Es mejor que nos marchemos, este lugar... Me remueve por dentro –admitió. Y ya era mucho para ella reconocer que aquella burbujeante mezcla de melancolía, tristeza y enfado eran más de lo que podía soportar. No quería herirle ni se estaba vengando como en la sala con Elle, sencillamente no era capaz de algo así en un sitio tan significativo para ella. Y esperaba que Jensen lo comprendiera, cada fibra de su cuerpo necesitaba escuchar que lo entendía, que él no la viera como siempre, como un mero objeto sexual.


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Vie Nov 01, 2019 5:37 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

¿En verdad crees que no vas a contarme nada más? ¿O que no mantengo la esperanza de que lo harás? A veces, crees que te conoces a ti misma. Demasiado. Pero cuanto más tiempo paso a tu lado, más me doy cuenta de que creo que sé leerte incluso mejor que tú. Hay un modo para todo y todos tenemos un precio. Creo que sé cuál es el tuyo. Creo que sé cómo podría lograr que te entregases a mí por completo. Más, si cabe...

Pero no eres un monstruo —respondo con sinceridad. No pretendo ganarme tu corazón ahora mismo. Es verdad: yo no te veo así. El mundo puede sentir repugnancia hacia ti por tus orígenes, pero ¿hace de ti una peor o mejor persona? ¿Seréis todas las brujas tal y como os describen? Lo dudo. Entonces, todas las hadas seríamos idénticas.

Ahogo una risa y niego con la cabeza. Sí, tienes razón: mis padres me amaban por encima de todo lo demás... y eso hizo de ellos los dos seres más viles de este mundo. Desde mi perspectiva. Es posible que, para ti, lo que hicieron sea loable. Sin embargo, a mí me amargaron la vida. Mucha maldad que alberga mi interior fue provocada por ellos. Lucha todo lo que quieras, bruja, pero no vas a disuadirme de que, en el fondo, tú y yo somos... iguales.

Cuidado, Liliana —advierto cuando supones mezquinamente que mi sufrimiento no es nada en comparación con el tuyo—. Cuidado.

Frunzo el ceño mientras la ira crece en mi interior. Sé perfectamente qué discurso te voy a soltar, pero antes dejaré que te desahogues todo lo que creas menester. De todas formas...

¿Ah, no? ¿No ocurrirá nada entre nosotros aquí porque éste es un «lugar sagrado»... o porque mi corazón late igual por ti que por toda otra mujer? —Resoplo y sacudo la cabeza. Y he de admitir que el beso que depositas en mis labios me calma un poco, hace que algo en mi interior se serene. Pero ¿de qué sirve?—. No, Liliana. No vamos a marcharnos.

Tiro de tu muñeca para que nuestros cuerpos se peguen y para que nuestras miradas se encuentren. Entonces, te beso en los labios. Empujo tu cuerpo contra la pared, sosteniéndote de las muñecas para evitar que te zafes. Aprieto, y no tengo ni la más mínima idea de si te estoy haciendo daño o no, pero sé que no puedes liberarte. No vas a hacerlo.

Aquí o en los confines del mundo, eres mía, Liliana. Eres completamente mía.

¿Lo he dicho muchas veces ya? Pues me da igual: no dejará de ser cierto. Y lo demuestro mientras mis labios arrasan sobre los tuyos; mientras mis manos tiran de tu vestido hacia arriba para descubrir tus potentes muslos, así como deslizan los tirantes hacia abajo para desvestir tus dos pechos coquetos. Empujo con mayor fuerza para que puedas sentir mi dureza entre tus piernas: la ropa nos separa, pero no seguirá siendo así por mucho tiempo.

Estrujo una de tus piernas y te obligo a rodearme con ella. Mientras, hundo mi rostro en tu cuello, gimiendo con fuerza. Mi respiración se ha disparado. Tómame por un imbécil, ódiame por esto... pero voy a hacerte el amor aquí y ahora, Liliana. Contra tu voluntad.

Apretando los dientes, hago que te des la vuelta y te tomo del pelo. Lo junto en una coleta tensa. Cerrando los ojos, vuelvo a acercar mis labios a tu cuello, desnudo para mí. Y, mientras me abro paso en tu interior, te muerdo la piel, asegurándome de dejar en ella una marca que deje claro a quién perteneces.

¿Qué ocurre ahora, bruja? ¿Vas a matarme por hacértelo en un lugar sagrado? —me mofo, riendo, mientras una de mis manos viaja a tu hombro para aferrarse a él de forma controladora. La otra sigue sujetando tu cabello, y la primera se desliza poco a poco hasta tu trasero, del cuál me sostengo para empezar ese vaivén poderoso de caderas. Cada embite, cada estocada hace que una ola de placer me recorra por completo. No estoy teniendo precisamente mucho cuidado con no hacerte daño. Simplemente, te estoy penetrando, presa de la lujuria... y no puedo dejar de hacerlo. No puedo evitar ir aumentando el ritmo con cada segundo que pasa; no puedo evitar perderme en tus gemidos, de placer o de dolor; no puedo apartar mi mirada de tu largo cabello, sacudiéndose con cada penetración... Y, esclavo tuyo, abro tu vestido a la altura de la espalda y desvelo tu piel blanca y morena.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Liliana Balfager el Mar Nov 26, 2019 11:27 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO  → NOCHE DESPEJADA

Liliana:
ALEA IACTA EST / [PRIVADO] HNn4Zlx

Liliana se encogió de hombros ante aquella rotunda afirmación que si bien era capaz de apreciar mínimamente no llegaba a cambiar ni por un momento la percepción que había tenido de sí misma durante varios siglos. La gente a la que había conocido, sus reacciones, las personas que habían intentado matarla, todos ellos le habían dejado claro que sí que era un monstruo y además de los peores, porque con solo desearlo sería capaz de matar a quien le diera la gana y sería muy complicado refrenarse una vez hubiera empezado. Había matado, una sola vez en casi 500 años y había sido tan placentero que jamás volvería a probarlo.

Ese lado oscuro, esa dualidad de luz y oscuridad era la que se libraba dentro de ella cada día de su vida, humanidad contra demonios. Todo materializado en el conflicto eterno que viven los brujos desde que llegan al mundo para afrontar una eterna vida llena, en su mayoría, de penurias. Pero Jensen no parecía ajeno a ese conflicto, a veces parecía incluso alentarlo, ya fuera para sacar el mejor lado de ella o el peor, a su antojo y conveniencia. Ignoraba cuando le había dado tanto control sobre sí misma, pero en algún momento lo había hecho y ya no había vuelta atrás.

¿Por qué debería tener cuidado? –preguntó ella, arrogante y provocativa, claramente con el objetivo de hacerle daño, el mismo daño que él a veces le provocaba a ella. Cuando Jensen no aceptó su no y anunció que no se marcharían, fue ella la que pronunció las mismas palabras que le había escuchado hacía unos segundos.– Cuidado Jensen, como tú acabas de decirme, deberías andar con pies de plomo con esto –aseveró ella, claramente enfadada y sintiendo como la ira comenzaba a crecer en su interior de forma desmedida.

¿Es que Jensen era incapaz de respetar absolutamente nada en el mundo? ¿Acaso importaba algo para él más allá de los placeres de la carne? Sintió un tirón de su muñeca y de pronto se encontró en sus brazos. Una parte de sí misma quiso rebelarse, alejarse de él y romper el contacto, pero otra parte mucho más poderosa, la enamorada, la instaba a quedarse ahí y a entregarse a aquel contacto que desprendía fuego y el atractivo de lo prohibido, lo que está mal. Porque acostarse con un hombre en el convento de su infancia retorcía y condenaba lo poco que quedaba de moral en Liliana y una de las pocas cosas que aún respetaba: la religión.

Soy tuya, una posesión, exactamente eso –respondió con amargura, la de saber que no era más que la obsesión de alguien que tarde o temprano acabaría por obsesionarse por otra cosa nueva. ¿Cuánto tardaría Jensen en deshacerse de ella? Le había entregado todo ya, su cuerpo, su dinero, su tiempo y estaba a punto de entregarle su alma con lo que estaban a punto de hacer. ¿Cuándo sería suficiente? No lo sabía, pero ese pensamiento en vez de alejarla la arrastraba más a la espiral que era la relación entre ellos.

De un gesto frenético le sintió subir su vestido y dejar desnuda la piel de sus muslos, hizo lo mismo con sus pechos y los tirantes de aquel vestido azul celeste. Liliana gimió cuando Jensen se apretó más contra ella, sintiendo su aliento y su dureza contra la parte baja de su estómago. Su cuerpo reaccionaba al suyo como si fuera lo más común del mundo, se habían acostumbrado hasta tal punto que sabía que reconocería el tacto de Jensen aunque se quedase ciega y sorda.

Subió su pierna para rodear su cadera, acercándose más aun a la dureza de su entrepierna. Sintió como hundía su rostro en su cuello y se arqueó hacia atrás, permitiéndole acceder con mayor facilidad, entregándose como una traidora a un placer que no debería estar sintiendo. La llama de la culpa inundaba su interior, también una tremenda rabia hacia Jensen por haberla querido poseer allí, pero sobre todo lo que sentía era frustración por saber que a pesar de sus sentimientos negativos se entregaría a él una y otra vez, allí y en cualquier parte del mundo.

La bruja gimió de dolor cuando Jensen le dio la vuelta y mordió con fiereza su cuello. Sintió la frialdad y la humedad de la sangre deslizarse por la piel, a penas unas gotas, pero fue suficiente para excitarse más aún. Contuvo el aliento mientras entraba en ella y apretó las uñas con dureza, clavándolas en la pared.– Debería matarte por esto, en realidad debería haberlo hecho hace mucho tiempo, pero sigues aquí –lo último no era un reproche, ni siquiera una amenaza, era una forma de constatar la realidad. Podría haberle matado, podía hacerlo ahora, pero sabía que nunca lo haría.

Sentía el tirón y la tensión de su cabello enredado en la mano de Jensen, así como la otra aferrando su hombro. Estaba siendo completamente controlada, no tenía posibilidad alguna de modificar la situación o de tomar ella las riendas, pero lo peor de todo es que no le importaba lo más mínimo en ese momento. Lo estaba disfrutando. Con cada nueva estocada una oleada de placer y dolor inundaba su interior, estaba siendo brusco y veloz, pero esa sensación agridulce inundaba todas sus terminaciones nerviosas y su cuerpo reaccionaba en consecuencia.

Sintió la tensión de los músculos, así como la calidez de su mano que bajaba la cremallera de su vestido, dejando también su espalda a la vista. Una espalda que tenía cicatrices, frutos de intentos de maltrato y heridas en batalla, pero aun así suave y más pálida que otras zonas en las que le daba más el sol. Liliana cerró los ojos con fuerza, a aquel ritmo encontraría el orgasmo muy pronto, no le quedaba demasiado. Jadeaba contra la pared y sus voces hacían eco en aquel pueblo silencioso en medio de la naturaleza, nada se escuchaba más que sus guturales gemidos.

A veces no tengo claro quién es el demonio aquí, Jensen, si tú o yo –farfulló ella, su cuerpo retorcido e incapaz de luchar, forzada contra la pared y conforme las penetradas aumentaron su velocidad, ella perdió el control más y más de su cuerpo y supo que era cuestión de segundos que por fin llegara al clímax, resopló contra la frialdad de la pared.– Lo que está claro es que si en mi interior quedaba algún atisbo de alma, acaba de desaparecer.


ALEA IACTA EST / [PRIVADO] ZPah9sj
Liliana Balfager
Mensajes : 112

Reliquias : 503

Temas : 2/5


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10205-liliana-balfager-fichahttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10224-relaciones-de-liliana#89842http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10216-lili-balfager-cronologia
Hijo/a de
Lilith

Liliana Balfager
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Jensen Landvik el Miér Nov 27, 2019 6:38 pm

ALEA IACTA EST
→ VIERNES → 23:40 → CLUB NOCTURNO → NOCHE DESPEJADA

Sí, eres mía, una posesión. ¿Qué otra cosa podrías ser? ¿Qué otra cosa quieres ser? ¿Te sientes como un objeto? ¿Acaso eres incapaz de ver lo que yo mismo ignoro? Que, por sus posesiones, hasta un hombre como yo es capaz de...

Sacudo la cabeza mientras aparto estos vertiginosos pensamientos de mi mente. No quiero decir que te estoy haciendo el amor en esta catedral por algo más que puro deseo físico; no quiero abrir los ojos porque, entonces, sé que me cegaría. Necesito que sigas creyéndote toda esa serie de pamplinas que, en el fondo, ninguno de los dos nos tragamos. Te tomo porque lo deseo, no porque quiera que te sientas bien con ello; te beso porque necesito degustar el sabor de tus labios, no porque adore cómo se eriza tu piel y abres la boca para dejar escapar melódicos gemidos, capaces de hacer que me pierda en el futuro del ayer y el pasado del mañana; te miro a los ojos porque quiero dejar claro que me perteneces, que no siento absolutamente nada por ti. Ni siquiera un mínimo atisbo de aprecio.

Desde luego, las hadas mentimos mejor que nadie.

Mientras te penetro, disfrutando de la hermosa imagen de tu cuerpo que me ofreces involuntariamente —de tu cabello sujeto por mi mano en una coleta, de tus caderas moviéndose al compás de las mías, de tus piernas vibrando insistentemente con cada estocada que envía descargas eléctricas hasta lo más profundo de nuestros cuerpos— y jadeando toscamente. Mi otra mano recorre cada centímetro de tu cuerpo: estruja tus glúteos, tus caderas, en especial tu muslo carnoso, y hasta busca el alivio de tu cálido pecho. Siento su rigidez, claro indicio de excitación; eso sin contar la humedad en tu intimidad. Ésta me permite acceder a ti repetidas veces con excesiva facilidad, y lo mejor es que aumenta indeciblemente el placer que hace de mi cuerpo tu posesión.

Sí, Liliana: sigo aquí. —Estúpida bruja: tienes piezas de un puzzle cuyo resultado no conocemos ninguno de los dos, pero en tu posición, puedes abrir más los ojos que yo—. ¿Es eso lo que deseas? ¿Matarme?

El ritmo aumenta repentinamente: mis caderas golpean tus glúteos con fuerza, y el líquido que ornamenta sin decoro tus piernas eleva esas descargas eléctricas a puros relámpagos que atraviesan mi espalda, erizan mi piel y me hacen sentirme mejor que nunca. ¿Cómo es posible? ¿Desde cuándo el sexo ha logrado tener semejante impacto en mí? Hasta que te conocí, acostarme con otras chicas era mero entretenimiento: no había nada particularmente especial en lo que hacía. Lo disfrutaba, ¡y lo disfruto mucho!, pero ¿por qué, desde que estoy contigo, el recuerdo de la más bella de mis amantes sabe a poco?...

No estoy teniendo sexo... Esto es diferente. Es mucho más intenso, mucho más satisfactorio...

Es mucho mejor.

eres...

Liliana, eres... —Me aferro con más fuerza a tu cabello y tiro ligeramente de él para que arquees tu espalda. Incluso en esta tesitura, tengo cuidado de no hacerte daño con la mano. Si te duele algo, échale la culpa a la fogosidad de mis embestidas, no a mi roce—. Eres increíble.

Me odio a mí mismo por decir esto en voz alta, pero creo que ambos merecemos que admita esto por lo menos. No sólo eres la mujer con los ojos más bellos del mundo; también eres la chica con la que he alcanzado un nivel mucho más profundo en el sexo. ¿Habría repetido contigo de no haber sido así? Nosotros nos lo prometimos: ocurriría una vez, ¡una sola vez! ¿Por qué ha pasado una... y otra... y otra... y otra vez?...

¿Por qué seguimos dependiendo de ésto?

Te he levantado el vestido y me he opuesto a tu voluntad. No querías hacer el amor ahora y, empero, te he forzado. ¿Puedo considerar esto siquiera una violación? ¿Soy basura?

¿Es que acaso yo también dependo?

Te equivocas, bruja —mantengo mientras tiro de tus brazos y me aferro a ambos con fuerza. De este modo, te separo de la pared. Con cada estocada, tus pechos saltan elegantemente, y tu cabello, el cual cae ahora hacia delante, se menea cuán largo es—. Y no dejas de equivocarte, una y otra vez. ¿Estás segura de que te he robado el alma?

Tiemblas, te sacudes con fuerza y lanzas un grito que marca tu orgasmo. Lo intensifico con más estocadas, incluso más rápidas que las anteriores, pero de repente, disminuyo significativamente la velocidad de mis movimientos.

Tiro de tus caderas y hago que te des la vuelta. Empujo suavemente tu cuerpo contra la pared, y acaricio la piel de tus brazos para, sin necesidad de sostenerlos, guiarlos a mis hombros. Me rodeas con ellos, me miras a los ojos, entreabres tus labios y ahogas un leve gemido cuando pego mi pecho al tuyo. Nuestras bocas se tocan, pero no te beso. Ni siquiera te penetro.

¿En verdad crees que eres un demonio?

En un lugar como éste, te veo como algo más, Liliana: desprendes una oscura luz que alumbra con un tejido negro mi descorazonado ser.

¿Demonio? ¿Ángel?

En el fondo, eres quién quieres ser. Y yo también.

Sonrío y te beso en los labios. Con cariño —la propia palabra me hace querer vomitar—, te ayudo a recostarte en el suelo frío que, de inmediato, es cálido. Levanto tus piernas y las estrujo entre mis dedos, manteniéndolas en dos líneas diagonales a tu torso. Con un empujón, me adentro nuevamente en ti.

Nuestras miradas están fijas la una en la otra... pero ya no hay ira. Al menos, no que provenga de mí. Con cada sacudida, dejo un rastro de calor y placer en tu interior. No te hago daño, no me muevo con fuerza, no busco el orgasmo fácil...

¿Qué es lo que busco?

¿Acaso es tan malo que te quiera como mía? ¿Es tan malo que lo seas? —Ahogo una risa, acariciando tu rostro, jugueteando con tu cabello y haciendo cosquillas en tus labios con mis dedos. Te sonrío, te muerdo la boca y te beso mientras te hago el amor con lentitud, pero con ritmo y pasión.

Puedo sentirla. Puedo sentir tu alma.



ALEA IACTA EST / [PRIVADO] KMOXhAj
Jensen Landvik
Mensajes : 114

Reliquias : 472

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10206-jensen-landvik#89643http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10222-relaciones-de-jensen#89832http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10223-cronologia-de-jensen#89833
Hijo/a de
Lylic

Jensen Landvik
está

Volver arriba Ir abajo

ALEA IACTA EST / [PRIVADO] Empty Re: ALEA IACTA EST / [PRIVADO]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.