31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 21
10
NEFILIMS
4
CONSEJO
4
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
9
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Moon over the river || Raven

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Dom Oct 06, 2019 3:25 pm

Graham O'Neal era lo que comúnmente se conocía como una mierda.

Miembro de una adinerada familia que poseía multiples negocios financieros en Manhattan y barrios enteros de edificios en Staten Island, y eso solo en Nueva York. O'Neal abuelo era uno de esos emprendedores que se había hecho asi mismo, descargando maletas en un aeropuerto y conduciendo un camión de reparto para pagarse los estudios en una universidad nocturna de medio pelo. Unas cuantas inversiones arriesgadas que dieron sus frutos y una visión de futuros negocios que rara vez fallaba le habían catapultado directo a la lista Forbes, casi con la misma rapidez con la que criaba una panda de hijos y nietos a cada cuál más inútil que el anterior.

Graham se llevaba la palma. A los quince años había contratado los servicios de una prostituta, a la que terminó por propinar una paliza cuando se negó a acostarse con él. A los dieciocho había dejado inconsciente de un botellazo en la cabeza a un tío en un bar que intentó ligar con su novia, y mientras estaba en el suelo le había pateado hasta romperle la mandíbula. Con veinte años, borracho hasta para los estándares de un irlandés, había atropellado a una chica que hacía footing. Y la lista seguía. Arrestos por posesión de drogas a los veintidós, por posesión ilícita de armas a los veintitrés, y varias denuncias por golpear a sus distintas novias a lo largo de toda su vida de comadreja.

Cualquiera de esos delitos hubiesen bastado para que pasase unos cuantos meses, o años, en una cárcel del estado. Pero la lista de contactos y amistades de O'Neal abuelo era tan larga que convertía a los titanes de Shark Tank en un grupo de pedigüeños que mendigaban pan. Había pagado enormes sumas de dinero, no para él, para callar bocas, y pedido favores o exigido la vuelta de otros para evitar que Graham pisase una celda. Era su nieto favorito, aunque nadie sabía explicarse el por qué.

El bufete de Sharik llevaba más de veinte años trabajando para los O'Neal. Los negocios inmobiliarios les habían reportados beneficios de millones a los socios en ese tiempo, pero tener que lidiar con los problemas de Graham cada vez eran más molestos. Había que pagar todas las horas que invertían los pasantes y los ayudantes, así como los servicios de los investigadores que excarvaban en busca de toda la basura que pudiesen encontrar. Un enorme trabajo que no podían facturar a O'Neal abuelo, que catalogaba como favor todo lo que tenía que ver con los "pequeños" problemas de su nieto, y que ataba al bufete de pies y manos. Tenían que trabajar gratis y tenían que hacerlo bien, o se arriesgaban a perder al viejo para siempre.

Graham era una pelota que saltaba de asociado en asociado, rozando ocasionalmente a alguno de los socios, y a Sharik le había caído en gracia ser uno de los abogados de la pelota en su última idiotez. ¿Cuál era? Comprar tres gramos de coca, azúcar en realidad, a un poli de antivicios a la caza de yonkis de altos vuelos. A los cargos de posesión podían sumarse los de resistencia a la autoridad, agresión e intento de soborno. Habría  que hacer auténticos equilibrios para evitarle una condena de dos cifras.

Sharik rara vez solía acudir personalmente a los juzgados. Su trabajo era más de despacho, y siempre como respaldo, pero hasta él tenía que ceder cuando se trataba de Graham y los millones de los O'Neal. Con un buen alegato había sido capaz de desestimar los cargos de agresión y resistencia, basándose en el hecho innegable de que el agente que hizo el arresto no se había identificado como policía en el momento de recibir el puñetazo de Graham, y que su cliente tan solo se había defendido al creer que iba a ser él el agredido. La fiscalía no podía demostrar que Graham si sabía que había estado hablando con un agente, aunque sí que lo sabía, y el juez terminó por dar la razón al argumento de Sharik.

Aún quedaba el asunto de la compra y de la posesión. Sharik no podía hacerlos desaparecer sin más, ni siquiera siendo un brujo, por lo que tan solo le quedaba mitigar un poco las repercusiones. Por mucho que le gustase la idea de  que Graham se pasase unos cuantos meses a la sombra, se debía a su cliente por mucho que creyese que era un gilipollas. Tuvo la suerte de enfrentarse a un fiscal demasiado abrumado por el número de casos que tenía abiertos, y que seguía sin recuperarse de la cornada de ver como el juez le había despojado de un 75% de su caso.

Al final Sharik logró cerrar un trato de ciento ochenta días en una clínica de desintoxicación y seiscientas horas de servicios a la comunidad. Tras un discurso paternalista y cargado de moralina por parte del juez, Graham quedó libre, aunque con la amenaza pendiente sobre la cabeza de que si abandonaba la clínica ordenaría su arresto inmediato y volverían a verse las caras en ese mismo juzgado.

Sharik se marchó sin aceptar el agradecimiento de Graham, y esperó a estar en el vestíbulo de los juzgados para sacar el móvil del bosillo interior de la chaqueta y llamar a Norton, Archer, Goldman y Asociados, su bufete. Él era uno de esos asociados del nombre. Archer contestó al tercer tono, y Sharik le puso al corriente de la resolución del caso.

—El viejo no estará contento. protestó Archer. Podía imaginárselo sentado a oscuras en su despacho de la decimonovena planta, pasando una mano por su pelo cada vez más ralo y mordiendo una patilla de sus gafas.

—El estúpido de su nieto compró cocaína a un policía, le rompió la nariz de un puñetazo e intentó sobornarle para que le soltase. le recordó Sharik —A cambio solo tendrá que pasar seis meses en un hotel de cinco estrellas, bebiendo agua de treinta dólares el botellín y recibiendo masajes tres veces al día. Ha tenido suerte.

—Lo sé, lo sé. Has hecho un gran trabajo, pero protestará igualmente.

—No es mi problema. respondió Sharik —Ah, y es la última vez, David. No quiero que vuelva a tocarme lidiar con Graham nunca más.

Colgó antes de que Archer pudiese responder. Necesitaba relajarse y beber algo. Podía haber abierto un portal directamente a unos de los clubes de brujos de Brooklyn, pero ese día estaba dejándose llevar por su parte más mundana así que decidió darse un paseo por los barrios ricos de Manhattan. Su coche, un BMW X6 negro, le aguardaba a los pies de las escalinatas y nada más subir al asiento trasero Sharik ordenó a su chófer que le llevase al Road River, un local de jazz justo en frente del West Side YMCA.

Un viaje largo que permitió a Sharik relajarse y cerrar los ojos para descansar. Las farolas iluminaban las calles cuando por fin el coche se detuvo, y Sharik despidió a su conductor hasta el lunes. Era una cara conocida en el club, saludó al portero y no tuvo que esperar mucho para que le sirviesen su bebida habitual: tres dedos de Suntory Hakushu de veinticinco años con dos piedras de hielo. Charlie Parker mostraba su dominio al saxofón a todo el que quisiera escuchar la música del club, y Sharik se dirigió a su Reservado habitual. El que le guardaban cada noche que decidía dejarse caer por allí.

Se llevó dos sorpresas. La primera que su Reservado estaba ocupado por alguien a quien no había invitado, y que había pasado, literalmente, un siglo desde la última vez que se vieron. Y no se separaron en los mejores términos posibles.

—Cien años y sigues teniendo la costumbre de coger lo que no es tuyo.
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Dom Oct 06, 2019 9:22 pm

Le costaba ver en esa calle el lugar que ella conocía. Era cierto que las cosas cambiaban cada vez más deprisa y esa ciudad era un buen ejemplo de ello. No llevaba mucho tiempo en Nueva York. Menos de una semana. Lo suficiente para darse cuenta de que, aunque en apariencia pareciese distinta, seguía conservando parte de su esencia. Sobre todo en el mundo de las sombras. Se alegraba de haber vuelto. Excepto por momento puntuales, como casi regresar a Londres en un arrebato al ver que habían convertido su librería favorita en otro puto Starbucks. Pero hacía demasiado tiempo que no pisaba esa ciudad ni ese país. Un siglo, algo más de un siglo diría.

Planeaba quedarse allí una buena temporada. Adoraba Londres, también París, Venecia y Barcelona. Pero después de más de cien años todo terminaba por aburrir. Necesitaría algún tiempo para echarlo de menos otra vez. Teniendo en cuenta el lugar en el que vivió la última vez había sido nombrado edificio histórico, iba a tener que buscar algún lugar permanente donde quedarse. Aunque por ahora no tenía prisa. Se había hecho con una suite en la planta número diecinueve del Plaza y le iba a costar encontrar con un lugar en el que se encontrase más cómoda.

Aunque no había parado demasiado en el hotel el tiempo que llevaba allí. Los lugares frecuentados por los brujos era quizás lo que menos había cambiado. A algunos de los que andaban por allí incluso los recordaba de la última vez. No necesitó ni siquiera preguntar para enterarse de quien seguía por la ciudad. Al final no eran tantos y a los brujos les gustaba mucho hablar. Fue un par de noches a los locales de los brujos y se enteró de muchas cosas interesantes y de todo tipo. Tampoco le resultó difícil encontrar quien la pusiese al día.

Era su quinta noche en la ciudad cuando decidió probar suerte. Abrió las puertas del vestidor de su suite. Había hecho aparecer allí parte de su vestuario. Había resultado extraño para la recepcionista que hubiese llegado sin equipaje alguno y pidiese una habitación por tiempo indefinido. Aunque seguro que pensaría que se había ido de compras. Desde allí no se necesitaba ni vehículo para ir a las mejores tiendas de la ciudad. Estaba Chanel nada más salir por la puerta y no mucho más lejos, en la Quinta Avenida, Louis Vuitton y Tiffany's. Cuando vio la joyería recordó la película que había visto hacía unos años en un cine de Ginebra y no pudo evitar entrar a verla. Además de comprarse los pequeños pendientes que llevaba en las orejas.

Se puso un vestido negro, corto y con escote. Si, lo hacía a propósito. Cien años atrás sus vestimentas eran muy diferentes. Se calzó unos Louboutin y se puso un abrigo fino también negro. Los labios a juego con la suela de los zapatos y estuvo lista. No salió andando de la suite, si no que abrió el portal a esa calle. Ya había estado antes. Pero, como todo, estaba diferente. Al menos no había aparecido dentro del salón de alguien. No sería la primera vez. Es lo que tenía llevar demasiado tiempo sin ir a un lugar, la vida seguía en ese lugar.

No es que se lo pusiese muy difícil. Seguro que ni siquiera necesitaba usar magia. Comportarse como un mundano no era la mejor forma de evitar ser encontrado. Sabía dónde trabajaba. Algunos brujos hablaban mucho y con gran detalle. Pero no era allí donde iba a ir. Ni siquiera los chismorreos de algunos brujos le iban a ser necesarios. No del todo. Sabía que ni un siglo serviría para cambiar sus costumbres. No le sorprendió dar con un reservado en un local de jazz. Era un reservado, pero nadie la vio entrar. Todo era más fácil con los mundanos.

Es posible que no tuviese suerte. Pero era viernes y tenía la sensación de que si que la tendría. Como fuese, decidió ponerse cómoda un rato. Se quitó el abrigo y lo dobló dejándolo sobre un sillón. Se sentó en el sofá cruzando las piernas y apoyando la espalda en el respaldo para escuchar la música de saxofón que sonaba. Un vaso con hielo y un poco de whisky apareció en su mano. El que había en su habitación del hotel no estaba nada mal. Le había cogido el gusto esos días y ese fue el que quiso tomar en ese momento.

Levantó la mirada y sonrió al verlo entrar. -¿Cien años y así es como me recibes?- No, su despedida no había sido precisamente amable. Si es que a eso se le podía llamar despedida. Más bien una discusión y no se habían vuelto a ver durante un siglo. Dicho así, sonó demasiado dramático para su gusto. Además, no estaba segura de recordar bien el motivo. Ni quien había sido el culpable. Pero estaba casi segura de que había sido él.
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Lun Oct 07, 2019 3:16 pm

Sharik negó con la cabeza, dando un sorbo de un dedo de whisky. Claro que sí, pensó al escuchar la réplica de Raven. Tenía que estar escarmentado. Conocía de sobra a esa mujer, pero de una forma u otra Sharik volvía a caer una y otra vez en los mismos errores Así era Raven vivía en su propio mundo y según sus propias reglas, y las de los otros directamente no se aplicaban  a ella.

—No te gustaría la bienvenida que tenía pensada hace noventa y nueve años. respondió Sharik con calma, agitando suavemente el contenido de licor de su vaso —Lo de Salem habría sido una riña vecinal en comparación.

¿Dónde había sucedido? ¿En la Londres de Raven? ¿O en la Nueva Orleans de Sharik? No podía recordarlo, porque había querido borrar de su mente buena parte de todo lo que tenía que ver con Raven. ¿En Tokio? ¿Buenos Aires? ¿Boston? ¿Marrakech? ¿Estambul? ¿Suhag? No, llevaba más de dos siglos sin visitar Egipto, algo que lamentó en el mismo momento en el que se dio cuenta del tiempo que había pasado sin ver uno de los países que más adoraba.

En cualquier caso, poco importaba donde hubiese sido. Lo relevante de verdad era lo que había pasado entre los dos. Sharik conocía lo bastante a Raven para saber que lo más seguro era que la bruja le culpase a él del todo. Y no solo eso, estaba convencido que ni siquiera recordaría lo que había pasado, o si se acordaba lo achacaría a una exageración por su parte.

No, no lo era. Sharik se acordaba bien de lo que había pasado. No porque guardase un odio especial por Raven, Sharik solo tenía esa clase de rencor por su padre y ni siquiera hasta ese punto, si no porque la bruja le había arrebatado algo que tenía suma importancia para él. Sharik llevaba años buscando el Grimorio de los Nombres Auténticos, y eran años para el estándar de un brujo lo que venía a significar que en realidad había pasado unas cuantas décadas tras ese libro. Un libro antiguo, muy antiguo desde cualquier punto de vista, y de un valor casi imposible de calcular. Un objeto único.

Y cuando por fin lo había tenido en su mano, cuando por fin era suyo, Raven había tenido buena parte de culpa para que Sharik lo hubiese perdido casi al momento. ¿Acaso ese no era un buen motivo para que hubiese estado un siglo sin verla? A Sharik le parecía que sí.

—Creí que habías dicho que no volverías a pisar Nueva York en lo que te quedaba de vida. comentó Sharik, dando otro trago a su copa. Tan solo le quedaba medio dedo de whisky por lo que agitó una mano para rellenar el vaso sin tener que buscar a una camarera que lo hiciera por él —¿Como era eso que habías dicho? Ah, si, ya me acuerdo. Que carecía de la elegancia suficiente para ti

Raven ya le daba mucha importancia su aspecto incluso hacía un siglo, cuando el culto al cuerpo no estaba tan extendido como si importaba tanto hoy día. Sharik había perdido la cuenta del número de veces que había escuchado a la bruja inglesa hablando de la falta de elegancia de las americanas, y como le recordaban a granjeras de la campiña inglesa que intentaban aparentar lo que no eran. Es superioridad imperial inglesa. No era de extrañar que muchos británicos siguiesen considerando al país más poderoso del mundo como sus antiguas díscolas colonias.

Saltaba a la vista que Raven se había amoldado bien a la moda del siglo XXI. Vestia igual que una joven actriz o cantante de moda. El negro era un colo que resultaba sobrio, elegante, pero en un vestido que dejaba poco espacio a la imaginación en lo relativo a las curvas de su figura. Eso también era muy suyo.

Sharik, en cambio, había optado por la seriedad de un traje hecho a medida, camisa color crema también hecha a su medida, y una corbata azul y oro con doble nudo Windsor. Sí, siendo sincero a la hora de elegir su indumentaria Sharik no le iba demasiado a la zaga.

Aflojando ligeramente el nudo de la corbata, Sharik se sentó a cierta distancia de Raven, manteniendo el vaso de licor en su mano derecha. Agitó el contenido de su copa de un lado a otro, observando como se movían los cubitos de hielo.

—Imagino que tu estancia aquí será como es habitual en ti. Breve, intensa, y muy destructiva.
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Mar Oct 08, 2019 1:53 am

Raven rió silenciosamente. Sabía que no se habían separado en los mejores términos, pero seguro que fuese lo que fuese lo que les había pasado, no era tan importante como para seguir mencionándolo un siglo más tarde.  Un ejemplo más de lo dado que era a la exageración. Ni que hubiese sido la única vez que habían chocado. Era inevitable, se conocían desde hacía demasiado tiempo.  Aunque quizás ese era el problema con los brujos. Guardaban rencor durante demasiado tiempo. La mayoría de los brujos al menos. Raven tendía a olvidarse de las cosas. A veces. Cuando se vivía durante siglos no era fácil acordarse de todo. No entendía cómo lo hacía Sharik.

-Por como lo dices no suena tan mal. Ahora lamento habérmelo perdido.

Estaba por preguntarle qué había hecho que fuese tan horrible, pero algo le decía que no iba a tomárselo demasiado bien. No recordaba haber matado a su perro, aunque eso era exactamente lo que parecía.

-¿Eso he dicho? Supongo que me he dado cuenta de que "lo que me queda de vida" es mucho tiempo.- Comentó sin darle demasiada importancia. Era más que posible que hubiese dicho algo así. Y seguía pensando que el nuevo continente no le llegaba al viejo ni a la suela. Pero estaba bien cambiar de aires de vez en cuando. Eso y que era difícil mantener promesas de por vida si una era inmortal. -Si, eso suena como algo que podría haber dicho yo.- Admitió Raven. Y aunque puede que el despecho hubiese estado hablando por su boca cuando dijo esas palabras, no era mentira del todo, aunque eligiendo bien, había lugares en los que le resultaba agradable estar.

Lo que no quitaba que la mayor parte de esa ciudad se hubiese convertido en un nido de vulgaridad que le haría tirar directos a la basura sus zapatos después de pisarla.

-Pero no está tan mal. Es decir, podría ser mejor. Pero algunos de sus barrios tienen cierta elegancia. - Aún estaba por decidir si el cambio que había sufrido la ciudad en el último siglo había sido a mejor o a peor. Algunas de las cosas nuevas que había visto le había gustado. Pero otras que le gustaban antes ya no existían. Iba a necesitar unos cuantos días más para decidirlo y en parte de eso dependería lo larga que fuese a ser su estancia allí. Cada vez que llegaba a un lugar nuevo, no siempre se quedaba por mucho. A veces le gustaba y pasaba décadas allí. Otras no tanto y su estancia se limitaba a unos pocos años. Y había algunas en las que le horrorizaba y no llegaba a días. En Nueva York ya había estado, pero había pasado tanto tiempo desde la última vez que era como si fuese una ciudad totalmente diferente.

Sharik finalmente se sentó, aunque lo hizo a bastante distancia de ella. Algo que en absoluto era casual. Raven descruzó las piernas y ladeó el cuerpo al mismo tiempo que volvía a cruzarlas del lado contrario, apoyando un codo en el respaldo del sofá para poder mirarlo sin tener que girar la cabeza. No respondió enseguida. Dio un trago de su vaso, tomándose su tiempo. Ahora si que estaba exagerando. Puede que a menudo actuase sin pensar en las consecuencias. Pero eso era algo que a Sharik no siempre le había disgustado. De eso sí que se acordaba muy bien. Dependía solo del contexto.

-No recuerdo que te hubieses quejado las otras veces.- Comentó antes de dar otro trago de su vaso de whisky. Es posible que si le hubiese dicho algo alguna vez. Si, no era la primera vez que escuchaba su opinión sobre su forma de actuar. Había perdido la cuenta de las veces que habían discutido. Tampoco era fácil acordarse de todo eso. Demasiados años. Pero Sharik no siempre había reaccionado de esa forma al verla. Sentándose lo más lejos posible. Algo que no iba a hacer como si no se hubiese dado cuenta, por supuesto. Muy raramente se callaba las cosas.

-Si mueves ese sillón puedes sentarte más lejos todavía. - Comentó como si nada, antes de terminar el contenido de su vaso de un trago y rellenarlo de nuevo con un movimiento de mano.
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Miér Oct 09, 2019 10:38 am

—Siempre hay tiempo para recuperar buena ideas. dijo Sharik, alzando su vaso en dirección a la bruja.

Sharik chasqueó la lengua. No iba a dejarse arrastrar por el juego de Raven. No otra vez al menos.

—Es lo que suele pasar cuando se habla sin pensar. señaló Sharik hablando de forma despreocupada —Que ese no es tu caso, por supuesto.

Tomó otro sorbo de whisky, manteniendo los ojos clavados en Raven por encima del borde del vaso. Los cubitos de hielo tintinearon con el movimiento, y Sharik esperó que no se rompieran y aguaran el licor. Sentía los ojos de la bruja clavados en él, pero Sharik sabía actuar como si nada, acostumbrado a lidiar con miradas asesinas en los juzgados y fuera de ellos. No solía ser demasiado sociable cuando se trataba de relacionarse con otros brujos.

—Son palabras textuales. aseguró Sharik con un encogimiento de hombros.

Él tenía una buena memoria para ser un brujo. Cuando la inmortalidad no era una quimera, había quien tendía a ser olvidadizo. No era el caso de Sharik. Pocos detalle se le escapaban, y se olvidaban de menos.

—Depende del barrio. dijo el brujo —Aunque es innegable que ahora Nueva York es una de las capitales mundiales de la moda. Que si no recuerdo mal es algo que a ti te interesaba mucho en tus vidas anteriores.

Lo recordaba perfectamente. La moda, la ropa, las joyas, los perfumes... No podía acusar a Raven de ser frívola... pero si, era un tanto frívola en muchos aspectos. A Sharik también le gustaba ir bien vestido, y toda su ropa estaba hecha a medida, pero en su caso era una cuestión de estatus dentro de su trabajo mundano. Se codeaba con clientes que juzgaban a sus abogados por la ropa que llevaban, y que descartaban a aquellos que vestían trajes de Walmart.

Eso sin contar con el detalle que Sharik encajaba mucho más en barrios muy lejos del ambiente natural de Raven. Como abogado aceptaba casi todos los trabajos pro bono de Norton, Archer, Goldman y Asociados, y la originalidad del sistema legal le arrojaba a chicos negros cuyos delitos siempre estaban relacionado con las drogas y las armas de fuego. Allí la moda se limitaba a pantalones caídos y gorras ladeadas.

—Me quejaba, a veces. replicó Sharik —Pero nunca solías hacerme mucho caso.

No le pasó desapercibido como Raven descruzaba las piernas y las volvía a cruzar al lado contrario después de ladear el cuerpo en su dirección. Como todo en ella era algo premeditado, en absoluto casual. Raven se sabía atractiva, y ya hacía cien años era muy dada a buscar indumentarias que la hacían lucir muy vistosa. ¿No iba a hacerlo ahora que había vestidos que eran casi una segunda piel?

—No, estoy bien donde estoy. negó Sharik moviendo la cabeza de un lado a otro —Tengo justo aquí todo lo que necesito.
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Miér Oct 09, 2019 2:35 pm

-Los dos sabemos que no vas a hacer nada de eso.- Respondió antes de dar un trago a su vaso.

-Por supuesto.- Raven procuraba ignorar las dagas afiladas que le lanzaba cada vez que hablaba. Con el tiempo que había pasado habría sido de suponer que se le hubiese pasado, Raven hacía mucho que lo había olvidado, pero Sharik tenía demasiada memoria.

Raven asintió sin más. Por supuesto que Sharik se acordaba de lo que había dicho mejor que ella misma. No era la primera vez que utilizaba algo que había dicho en su contra. Era una costumbre que a Raven le resultaba especialmente enervante.

-Si, una de ellas.- Respondió Raven. Al menos la mitad de ellas seguían estando en Europa. Y las conocía todas muy bien. Ya se había llevado un buen disgusto cuando los nazis entraron en París, obligando a los artistas a huir hacia Nueva York, convirtiéndola así en la nueva capital mundial de arte. Aunque no podía culparlos. Ella misma se había apartado al Tíbet durante esos años. No le gustaban las guerras. No era la primera vez que se veía obligada a moverse por culpa de una de ellas. Pero concretamente el pensar en como podrían estar destrozando el Viejo Continente era algo que difícilmente había soportado.

-Y me interesa.- Añadió, aunque era algo que saltaba a la vista y de lo que Sharik se habría percatado nada más verla. Sabía que el brujo siempre había pensado que le daba demasiada importancia a esas cosas. Que lo consideraba un tema demasiado superficial. Aunque viendo su traje, él tampoco podía afirmar que la ropa era algo de la mínima importancia. No le hacía falta acercarse para ver que no era de mercadillo precisamente, Raven reconocía los tejidos de buena calidad a distancia. Aunque seguro que diría que esa ropa tenía un propósito o algo similar. Algo sin duda muchísimo más relevante que verse bien en el espejo.

Raven se encogió de hombros. No podía quitarle la razón en eso. No era muy dada a prestar atención a lo que decían los demás si era algo que no le interesaba. Y si ese algo eran quejas sobre ellas, seguro que no le interesaba. -Ya me conoces. - Dijo sin más.  Como si el ser como era fuese algo tan inevitable como que saliese el sol por las mañanas. La verdad es que nunca había aceptado de buen grado las críticas, tampoco reaccionaba mal a ellas, más bien tendía a ignorarlas.

-Aunque lo que sí recuerdo muy bien es que no siempre te quejabas. Y dirás lo que quieras, pero nunca te aburrías.

Se limitó a sonreír sin responder nada. Por lo visto aún le quedaban puñales que lanzar. Así podía llegar a ser a veces. Cuando se enfadaba por algo era difícil que se le olvidase, pero un siglo empezaba a ser excesivo hasta para un brujo con buena memoria.

-¿No me vas a contar qué me he perdido en estos cien años? - Preguntó con total normalidad, como si todo fuese bien entre ellos. Aunque seguramente fuese a recibir otro cuchillo por respuesta.
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Miér Oct 09, 2019 5:34 pm

—No, realmente no. admitió Sharik, dejando su copa reposar encima del sofá tapizado de azul en el que estaba sentado —Sería descortés por mi parte en mi papel de anfitrión.

No pudo evitar hacer mención a que consideraba Nueva York su hogar. Había llegado a la ciudad antes que Raven, y también había vivido allí durante más años, motivos más que suficientes para que no hubiese dudas de quien tenía más motivos para reclamar la ciudad como suya. Raven no tenía motivos de queja, Londres era suya, así como casi todas las capitales y ciudades importantes de Europa. Era más que justo que Sharik hiciese lo mismo con las ciudades americanas. Y tampoco es que reclamase los cincuenta estados, podía prescindir de las dos Dakotas y Nebraska.

Sharik alzó la comisura de los labios. Se daba perfecta cuenta que quizá estaba resultando demasiado cortante con Raven, actuando como una novia despechada que arrojaba a la palestra todos los pequeños roces producidos en un largo noviazgo. Carraspeó suavemente, reprendiéndose a si mismo en silencio. Tenía que ser más maduro que eso. Intentarlo al menos.

—Prefiero el arte. comentó Sharik, guardando sus gafas en el estuche que siempre llevaba en el bolsillo interior de la chaqueta del traje —El Met tiene una galería asombrosa dedicada por entero al arte africano. Ese Fathi Hassan es todo un genio.

Aunque Sharik encontraba muy molesto que casi toda la gente que acudia a las galerías de arte tribal o similares lo hacía únicamente para sacarse unas cuantas fotos y así presumir en sus redes sociales o en sus círculos de amistades de lo progres que eran, de lo mucho que apoyaban a las culturas oprimidas o despojadas de su propia historia. En realidad les importaban una mierda tanto el arte como las culturas que reprensentaban, lo relevante era cuanto podían presumir y cuantos aplausos virtuales conseguirían al hacerlo.

—Sí, ya veo que te has adoptado bien a la moda del nuevo milenio. observó Sharik, haciendo un gesto con la cabeza en dirección a Raven.

El vestido que llevaba era tan fino y ceñido que si empezaba a hacer frío los pezones de Raven destacarían bajo la tela. Y conociendo como conocía a la bruja, era justo el efecto que había buscado al elegir su indumentaria para esa noche. A Sharik le extrañaba que no se hubiese pellizcado unas cuantas veces para hacerlos bien visibles antes de su llegada.

—Si, te conozco muy bien. Íntimamente diría yo. dijo Sharik con una mueca.

Ninguno de los dos era un tierno corderito cuando se conocieron. Cargaban con varios siglos a sus espaldas, y habían conocido a numerosos amantes cuando ellos mismos terminaron por primera vez en una cama. Aunque no había sido técnicamente una cama. Incluso hoy día había gente que torcía el gesto al ver a una mujer blanca con un hombre negro, por lo que cien años atrás era casi un sacrilegio lo que hacían. Durante un tiempo Sharik apenas pudo relacionarse con mundanos, ya que incluso entre su gente, esclavos y libertos mulatos, nadie entendía que pudiese relacionarse con Raven como lo hacía.

—Eso es cierto. admitió Sharik un tanto a regañadientes —Estando contigo rara vez llegaba a aburrirme.

El tiempo que había pasado en compañía de Raven, y tratándose de dos brujos el tiempo era medida flexible y variable que rara vez se mantenía fija, había estado cargado de emociones. Algunas que eran de su gusto, mientras que muchas otras no lo eran en absoluto. Pero nunca se aburría.

—¿De los sucedido en Nueva York o que tenga que ver conmigo? preguntó Sharik a su vez.
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Jue Oct 10, 2019 2:05 am

Raven rió silenciosamente asintiendo un par de veces. -Supongo que como anfitrión tendrías que hacer más cosas. No sé, como enseñarme los mejores sitios de la ciudad. - No es que le viniese mal. No era la primera vez que estaba en Nueva York pero con todo el tiempo que había pasado casi era como una ciudad nueva. Aunque con los lugares frecuentados por los brujos y con la Quinta Avenida había dado ella sola sin necesidad de ayuda.

-¿Y quien dice que la moda no lo es?- Preguntó Raven, aún sabiendo que Sharik se refería específicamente a las bellas artes. -No te imaginaba apreciando el arte contemporáneo.- Comentó. Tal vez no estuviese tan aferrado a épocas pasadas como creía. No lo culpaba. Al vivir durante siglos, se vivían demasiados cambios.  Y no todos eran agradables. Ella misma echaba de menos muchas cosas del siglo XX e incluso alguna que otra de siglos anteriores.

-Hace más de un siglo que no voy al Met.- Y lo decía literalmente. -Creo que han aumentado considerablemente su colección.- En cien años, ya podían. -Y nunca he estado en el MoMA.- Añadió. Sabía que allí podía encontrar grandes obras de algunos de los artistas que se habían movido por el barrio de Montmartre. Resultaría un contexto demasiado diferente.

Raven sonrió complacida. No es que necesitase una confirmación para saber que se había fijado en su ropa, pero estaba bien oírla. -Seguro que no lo dudabas. Tengo que decir que no echo de menos el corset. - Ni muchas otras de las prendas del pasado. Las interminables capas de ropa, vestidos pesados que hacían difícil moverse e incluso respirar. No es que tuviese obligación alguna de llevar esas prendas, como ocurría con las mundanas, que no tenían alternativa. Pero ya lo había dicho Sharik, siempre le había gustado la moda y en el último siglo no había hecho más que mejorar.

Parecía que poco a poco al brujo se le iba atenuando el tono arisco del principio. Bien, no había costado tanto. Aunque al principio podría parecerlo, si le había durado cien años.

-Si, es una forma de decirlo.- Una bastante acertada, además.

Raven sonrió triunfal al escuchar la respuesta de Sharik. O más bien la confesión. Aunque esa era otra cosa que Raven no necesitaba escuchar para saber, le gustaba oír como lo admitía. Podían acusarla de muchas cosas, pero nunca de ser simple, sosa o aburrida. Sin duda alguna, los peores defectos que podía tener una persona. En especial una inmortal. Eso si que sería una condena eterna.

-De lo sucedido en Nueva York ya me he enterado.-  Comentó sin más, no era eso lo que le interesaba. Aunque no sabía si hablaba de algo en concreto o en general de los sucesos ocurridos en la ciudad en el último siglo. Daba igual, los más importantes ya los conocía. De los dos mundos.

-Ni siquiera sé dónde has estado todo este tiempo.- Comentó cuando se le ocurrió de repente. La verdad es que perfectamente podría haber llegado a Nueva York hace relativamente poco. Seguro que tendría algo interesante que contar.

-Yo he estado en Europa y Asia. La primera mitad del siglo XX en Europa ha sido intensa, eso ya lo sabes.- A falta de una palabra más correcta. De todas formas ella las dos veces se había alejado en cuantos las cosas empezaron a ponerse feas. Otra vez, a falta de una palabra mejor.

-¿Y tú?
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Jue Oct 10, 2019 12:32 pm

Sharik negó con la cabeza, tomando la copa del sofá para dar un breve trago.

—No me necesitas para eso. respondió al comentario de Raven —Estoy bastante seguro de que ya has encontrado tú sola y sin mi ayuda todos los sitios interesantes de Nueva York. No has tenido problemas en encontrar este.

Ese era el sexto sentido de Raven. Desde que la conocía, Sharik había visto con sus propios ojos la facilidad que tenía la bruja para encontrar lugares de interés o en los que divertirse. La memoria de Sharik le jugó un mala pasada al intentar recordar la ciudad en la que habían visitado aquel castillo convertido en club nocturno donde tenían cabida todas las fantasías que podian pasarle a uno por la cabeza. ¿Budapest? ¿O había sido en Bucarest? Sharik no estaba seguro del todo, pero si recordaba perfectamente que Raven lo había descubierto y aún hoy no sabía como.

—No seré yo quien lo diga. dijo Sharik con cautela.

No le apetecía nada en absoluto iniciar una discusión con Raven relativa a si la moda era arte o no. Ya había caído en esa trampa más de una vez, y la bruja siempre había estado muy cerca de cocerle vivo en su propia sangre. Era bastante quisquillosa con ese tema, y no se tomaba nada bien que alguien hiciese de menos uno de sus principales intereses.

—Es el único artista africano que ha llegado tan lejos. replicó el brujo —Por muchos siglos que pasen, por muchas vidas que viva, sigo siendo el príncipe libio orgulloso de sus raíces. Es una forma de valorar lo que empezamos a admirar los africanos, en el Imperio nunca hubo un Rey Sol que se rodease de artistas y músicos para construir un palacio de Versalles.

Una de las mayores sandeces que había llegado a escuchar a los revisionistas históricos era que los blancos habían llevado la muerte a África como su única enseñanza. Una enorme estupidez en opinión de Sharik. Él había nacido en un imperio que derramaba sangre mucho antes de que los blancos llegasen a sus tierras. Y lo hacian de una forma tan brutal como eficaz. Sharik había contemplado con sus propios ojos hileras de cabezas decapitadas clavadas en picas afiladas. Ningún blanco le habia enseñado a matar, tenía mucha experiencia cuando vio al primer europeo a los veinte años.

—Ese lugar me agrada y me repele a partes iguales. admitió Sharik.

Era una sensación extraña. Sharik se descubrió esbozando una media sonrisa de soslayo, enmascarada con ayuda de la copa de whisky. Hablando con Raven del arte y la cultura mundana como si no hubiesen transcurrido cien años desde la ultima vez que lo hicieron. Raro, sí. Aunque no era exactamente la palabra que usaría.

—Tratándose de ti, no lo dudaba, no. admitió Sharik

Y le quedaba jodidamente bien, admitió Sharik a regañadientes. Raven siempre había tenido una figura envidiable, y en un siglo en el que existía tanta ropa de tantos estilos tan variados que se esforzaban en resaltar el cuerpo de la mujer, la bruja estaria más que encantada.

—Hijos de unos contra hijos de otros, lo de siempre. dijo Sharik —Al final todo se reduce a demostrar quien es más hijo de puta que los otros.

Y tampoco era algo nuevo para el. Había visto esos mismos discursos de odio, de desesperanza en Europa y en África, y también en America del Sur y en infinidad de paises y culturas distintas. Valentine se creía muy original, pero no era más que un cliché que se repetía en el tiempo.

—¿Dónde o con quién? preguntó Sharik a su vez.

No podía decir que Raven hubiese sido una mujer celosa durante el tiempo que estuvieron juntos, años o lustros daba igual, pero si ciertamente... posesiva. Si, esa era la palabra que mejor definía a la actitud de Raven.

—En Nueva Orleans. respondió Sharik —Esa ciudad es el ejemplo viviente de pluralidad cultural. África, Europa y América tan unidas y entrelazadas que es imposible diferenciarlas, son iguales, realmente iguales. Si alguna vez decidiese tomar una corona, te aseguro que mi trono estaría en Nueva Orleans.
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Jue Oct 10, 2019 2:37 pm

Raven rió ligeramente. -No lo negaré.- Era cierto que ya había dado con unos cuantos lugares interesantes. Y en los próximos días seguro que daría con más. Lo cual le venía bien ya que siempre le gustaba encontrar lugares nuevos en los que divertirse. Era imposible llevar la cuenta de todos los lugares que conocía, incluso los más difíciles de encontrar y mejor escondidos de todas las ciudades en las que había estado a lo largo de su vida. Era una persona inquieta y no podía estar en una ciudad sin descubrirla hasta dejarla sin secretos.

-En Broadway hay un pub para brujos británicos.- Ese lo había descubierto hacía un par de días e incluso se había encontrado con algunos conocidos allí.

-No, seguro que no.- Rió ligeramente. Raven había estado en Versalles y solo un rey francés sería capaz de tal ostentación. Incluso a ella le había parecido excesivo y recargado.

Pero lo que Sharik decía era algo que podía llegar a entender. Sobre todo para él, que había vivido largas épocas entre mundanos. No era la misma situación pero en más de una ocasión se había encontrado con mundanos que no entendían que hacía sin un esposo o algún otro familiar hombre que se hiciese cargo de ella. Resultaba agotador y por eso había limitado su relación con mundanos. No sabía como Sharik había podido aguantarlo cuando seguramente más de una vez lo habrían confundido con alguien del servicio.

-Pues seguro que iré a ver esa galería.- Si Sharik la había encontrado interesante seguro que lo era.

Raven sonrió. -Yo iré. Quiero volver a ver La noche estrellada. Entre otros.- Dijo antes de terminar el whisky de su vaso y dejarlo sobre la mesa.

Asintió sin decir nada. Había sido muy breve. Se lo hubiese perdido de haber pestañeado. Pero se dio cuenta de como la había mirado. Y conocía muy bien esa mirada. Aunque había sido tan breve y él evidentemente había puesto todo su empeño en que ella no lo notase. O puede que ni siquiera se hubiese dado cuenta de que lo había hecho.

Raven asintió. Por más años que viviera nunca entendería la necesidad de algunos de la creación de conflictos de ese tipo. Ansias de poder o lo que fuera. Puede que por que ella nunca había tenido esas ambiciones, pero no lo entendía.

-Dónde.- Respondió, sabiendo muy bien por dónde iba Sharik. No iba a preguntarle por las mujeres con las que había estado ese siglo. No le interesaba demasiado en realidad, no consideraba que fuesen importantes. Y mucho menos le interesaba dar la impresión de que estaba celosa o algo así.

-Por supuesto.- Respondió Raven. Nueva Orleans era la ciudad de Sharik. Y podía entender por qué sin necesidad de que él se lo explicase. Ella misma lo había visto con sus propios ojos. Esa antigua colonia francesa se había convertido en la cuna de las más diversas culturas que convivían en una hermandad que no era fácil de encontrar. -Tiene algo.- Admitió Raven. También era una de las ciudades con más vida que había visto. El Barrio Francés tenía la mágica capacidad de hacer que nadie se aburriese nunca, con su continua música callejera y su animada vida nocturna.  Ella misma había participado de eso más de una vez.

-¿Llevas mucho en Nueva York?- Preguntó Raven. -La verdad es que cuando decidí regresar no estaba segura de que fueses a estar aquí. Pero si que esperaba verte. - Dijo mientras descruzaba las piernas y se inclinaba sobre la mesa para volver a coger su vaso vacío. Se echó hacia atrás en el sofá y cruzó las piernas en el otro lado, mientras hacía que el vaso se volviese a llenar con un gesto.
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Jue Oct 10, 2019 8:21 pm

—Te conozco demasiado bien para que pudieses negarlo. dijo Sharik, vertiendo su aliento en el borde de su copa antes de dar un trago.

Apenas le quedaba medio trago de whisky en su copa. Sharik pensó en rellenarla, pero eso solo aguaría el licor, por lo que hizo un gesto con la mano izquierda para congelar los cubitos que aún quedaban en el vaso. 

—¿Sólo británicos? señaló Sharik enarcando una ceja.

Nunca le habían gustado esas distinciones. Le recordaban demasiado a las prohibiciones  relativas a negros y blancos que impedían que usasen los mismos baños o bebiesen de las mismas fuentes. Aunque con lo que estaba pasando en Nueva York con los nefilim, no tendría que extrañarse ante esas "precauciones". Todo el mundo se sentía más tranquilo cuando estaba rodeado de los suyos. Al menos hasta que uno de los tuyos te traicionaba y te apuñalaba, literalmente, por la espalda.

—No hagas caso de lo que digan los buscadores históricos de la verdad. dijo Sharik con un gruñido —No existió ninguna civilización perdida africana que fuese cuna y salvaguarda de una cultura artística y filosófica nunca vista. Nuestra historia es lo bastante rica y hermosa para que alguien la prostituya en un intento de convertirlo en una vulgar copia del arte francés y holandés.

Sharik volvió a chasquear la lengua. Le ponía de mal humor pensar en esos revisionistas que juzgaban el pasado con un prisma moderno y que siempre estaba equivocado. No amoldaban la historia a sus descubrimientos, si no que adaptaban sus descubrimientos a la historia que querían contar. Más de una vez Sharik había tenido que reprimirse para no convertir en polvo a un idiota que aseguraba que sabía mejor que él cuál era la verdadera historia de África, y por lo que había pasado su gente.

—No te dejará indiferente. aseguró Sharik.

Al menos esa había sido la impresión que se había llevado Sharik al visitar el Met por última vez. No las galerías superficiales donde imperaba el postureo y solo importaba quién hacía la mejor foto, o arrancaba más me gusta. Siempre había sentido cierta fascinación por el arte, un gusto particular y poco compartido por los otros brujos. A Sharik no le importaba únicamente lo bello o vistoso que eran los objetos, más interesado en lo que tenían que contar, en la historia que se escondía tras un tapiz o en una escultura.

Las señoritas de Avignon. dijo Sharik, acompañando su recomendación con un cabeceo —Picasso siempre tiene el efecto de hacer que uno se quede sobrecogido al contemplar su obra. Si no eres un bruto, claro.

Y los dos sabían de sobra que Raven podía ser muchas cosas, pero no una bruta sin cerebro. Valoraría el arte como merecía, y admiraría la belleza desplegada ante sus ojos tal y como habían hecho los dos juntos muchas veces en el pasado.

—Lo tiene todo. matizó Sharik —Otra ciudad se hubiese hundido tras una inundación como la de Nueva Orleans, pero ella se recuperó más fuerte que antes. Si no has estado en Tremé, no sabes lo que es estar en Nueva Orleans. Una parte de África vive en sus calles y sus restaurantes.

No podía ocultar la fascinación que sentía por Nueva Orleans. Sharik ni siquiera se molestaba en disimularlo, dejaba traslucir su pasión por la ciudad como siempre que hablaba de ella. La principal virtud que le encontraba es que era auténtica, todo lo que veía, los restaurantes que había visitado o los clubes en los que había entrado no habían sido decorados por mero postureo con máscaras y abalorios de plástico comprados en un mercadillo o al por mayor en eBay. Allí tenían un valor y un significado tangible, transmitidos de padres a hijos esclavos, procedentes de tierras africanas o caribeñas. Las tierras de Sharik.

—Unos cuantos años. respondió Sharik —Trabajando como abogado, y un orgulloso negro republicano en contraposición a los WASP que ahora son el enemigo de los verdaderos norteamericanos. esbozó una rápida sonrisa —¿Y ese interés en volver a verme?
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Vie Oct 11, 2019 1:14 am

Raven rió antes de dar un trago a su vaso. Si, Sharik la conocía demasiado bien. Aún con todo el tiempo que había pasado. La verdad es que no podía decir que hubiese cambiado demasiado. No en realidad. Había pasado mucho tiempo y en ese tiempo había vivido cosas y por supuesto era imposible no sufrir cambios igual que el mundo alrededor los sufría. El mundo era un lugar totalmente diferente la última vez que se habían visto, sería extraño que ellos fuesen los mismos. Pero eso era en la superficie, en el fondo estaba segura de que seguían siendo los mismos.

-No se le prohibe la entrada a los demás que yo sepa. Pero es normal que cada uno frecuente los lugares donde se va a encontrar con los suyos.- Aunque Raven nunca se había cerrado en ese sentido, la mayor prueba de ello estaba ahora delante suya. A pesar de eso, le gustaba tener cerca un trocito de Inglaterra.

-Supongo que la forma más fácil de entender algo es compararlo con lo que nos es conocido. Y admito que la Historia del Arte siempre ha sido muy eurocentrista.

-Lo sé bien, no hace mucho que he visto el Guernica.- Si había un cuadro de Picasso que consiguiese provocar impacto ese era el Guernica. Incluso sin la historia que había detrás. -Aunque personalmente prefiero a Dora Maar.

Raven asintió con una leve sonrisa. No era la primera vez que escuchaba a Sharik hablar de esa forma de Nueva Orleans. Siempre iba a ser su lugar en el mundo, ese al que siempre regresaría. Sabía que en gran parte era porque le recordaba al que había sido su hogar. Al lugar en el que había nacido y vivido sus primeros años. A ella le ocurría con Londres. A pesar de que sus primeros años de vida allí no habían sido especialmente felices. Todo empezó a mejorar para ella en París. Una ciudad que también era especial para ella. Pero una vez regresó a su lugar de nacimiento, pudo crear una nueva vida allí y apreciarla y conocerla de verdad.

-Ya he estado en Nueva Orleans, también en el Tremé. ¿No lo recuerdas? Fuimos al cementerio porque te pedí que me enseñases la tumba de Marie Laveau.- Cualquiera diría que era él el de la buena memoria. La verdad era que ella también tenía muy buenos recuerdos de esa ciudad. No recordaba si había sido antes de eso, o después, ni siquiera si había sido en el mismo año, a veces le resultaba difícil ordenar los sucesos. Pero también recordaba muy bien que la había llevado al Mardi Gras y lo mucho que se había divertido esa noche.

-Te juntas demasiado con mundanos.- Respondió negando con la cabeza. No es que ella evitase contacto con mundanos, pero tampoco vivía como una de ellos. No era una idea que le atrajese lo más mínimo. Prefería quedarse solo con las mejores partes. Como el arte, la alta costura, las joyas, los zapatos y los hoteles de lujo.

Raven se encogió de hombros. -Hacía mucho que no te veía.- No es que lo hubiese pensado mucho, la verdad. Simplemente había querido hacerlo y lo había hecho, sin más.

-No niegues que habrías pensado en mi de haber ido a Londres. - Puede que estuviese enfadado con ella. Un enfado que parecía que le había ido pasando a medida que hablaban. Pero no se olvidaría de ella, eso lo sabía. -Algo me habrás echado de menos.- Volvió a descruzar las piernas tomándose demasiado tiempo en hacerlo y mantuvo las rodillas deliberadamente separadas unos segundos mientras daba un trago de whisky antes de volver a cruzarlas hacia el otro lado y dejar el vaso de nuevo sobre la mesa.
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Vie Oct 11, 2019 8:13 am

—Los suyos. repitió Sharik a modo de eco —Así empezaron muchas guerras en el pasado, con gente que se reunía con los suyos para "sentirse más cómodos". Incluso podría decirse que ese nefilim tan molesto lo único que busca es proteger mejor a los suyos, acabando de paso con todos los nuestros.

No lo dijo como crítica ni a modo de reproche. Sharik se limitó a señalar un hecho que a sus ojos era bastante evidente y notorio. Tampoco iba a encabezar una revuelta contra los brujos ingleses, o británicos, porque se reuniesen en el O'Reilly o en el MacPintas o en cualquier local de nombre similar. Los franceses tenían su rincón, al igual que los germanos o los nórdicos, mientras que Sharik contaba con toda la maldita ciudad para ir donde quisiera, y entrar en cualquier club que le apeteciera.

—Del mismo modo que este siglo es usacentrista. señaló Sharik —Soy tan africano como el que más, pero no por ello voy a ignorar el hecho de que Europa fue el motor del mundo durante siglos. Evidentemente que sus métodos y sus formas fueron del todo deplorables en muchos sentidos, pero en arte, en avances, ciencias, letras, filosofías, pensamiento, arquitectura... cambiaron el mundo de tantas formas que merecen ser profundamente admiradas.

Y viniendo de él, decir algo así era mucho. Sharik había visto a su pueblo y su cultura convertidos en esclavos de los blancos, de europeos ambiciosos y hambrientos de arrebatar la tierra que pertenecía a sus ancestros desde hacía generaciones. Los odiaría siempre por ello, pero no iba negar los avances que habían otorgado a la humanidad.

—Una mujer brillante. dijo Sharik, moviendo la cabeza afirmativamente —Con una historia un tanto trágica al menos en su final. Pensaba que admirarías más a Imogen Cunningham.

Por el contrario, Sharik no era muy aficionado a la fotografía. No tanto como Raven al menos. Le llamaba más la pintura o la artesanía, pero no podía negar el impacto y la crudeza que mostraba una foto en blanco y negro.

—No es lo mismo conocerla que vivir allí. replicó Sharik, haciendo un gesto de rechazo con la mano izquierda —Todo el mundo ha oído hablar del Mardi Grass y de los indios con sus trajes, pero eso tan solo es la superficie de Nueva Orleans. Hay mucho más debajo de los collares de abalorios y el falso vudú de los puestos callejeros. Marie Laveau está presente en más lugares que en su cementerio y en su antigua casa. Allí solo quedan recuerdos para turistas.

Recordaba bien las visitas ocasionales con Raven a Nueva Orleans, deslizándose en las calles y recorriendo el Bayou en busca de la leyenda cajún del Rugaru. Que resulto no ser más que un licántropo descuidado que vagaba por los pantanos y los campos de algodón de la ciudad a la caza de pobres desdichados y descuidados.

—Es posible. admitió Sharik, deslizando los hombros hacia atrás. —Su mundo me parece más fascinante que el nuestro. En según que cosas al menos.

Era un reproche que ya le habían hecho más veces, la misma Raven se lo había dejado caer en más de una ocasión, pero que a Sharik no solía afectarle mucho. Podían vivir en las sombras, pero las calles que pisaban eran muy mundanas, no estaba de más recordarlo de cuando en cuando.

—Lo habría hecho. reconoció Sharik —Aunque no sabría por donde empezar a buscarte, y menos aún donde encontrarte.

No fue un gesto en absoluto casual. Raven volvió a descruzar las piernas, pero en esa ocasión lo había hecho con toda la parsimonia del mundo, al igual que cuando mantuvo las rodillas separadas el tiempo suficiente para que Sharik pudiese comprobar que iba completamente conjuntada de negro antes de volver a cruzar las piernas. Sumado a la mirada que le lanzó por encima del vaso, el significado estaba bastante claro. Sharik no dudó mucho en acercarse en el sofá, y en cuanto posó una mano en una de la rodillas de la bruja, Raven volvió a descruzar las piernas.

—¿En esto era en lo que estabas pensando? preguntó Sharik mientras su mano se perdía más allá de los límites que marcaba la falda del vestido.
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Sáb Oct 12, 2019 2:09 am

-La gente no necesita tantos motivos para empezar una guerra.- Respondió. Aunque seguro que eso él lo sabía mucho mejor que ella. Tenía más experiencia que ella en esos temas. Raven había visto muchas guerras, pero todas de lejos. De todas formas, un puñado de brujos británicos que se juntaban en un mismo lugar para beber cerveza de su país y hacer trampas jugando a los dardos estaban muy lejos de eso. Puede que hubiese escuchado alguna burla sobre los brujos franceses, pero dudaba mucho que pasase de ahí.

Raven asintió. Sharik no era un gran admirador de los europeos, así que resultaba curioso que él dijera eso. Aunque fuese verdad lo que decía. Pero nunca había sido de quitarle méritos a nadie. Fuese quien fuese.

-Deplorables es más bien un eufemismo.- Apuntó Raven. También resultaba curioso que fuese ella quien dijera eso. Pero los peores horrores que había visto o de los que había sabido no habían sido orquestados por esos pueblos que en Europa denominaban salvajes. Y la esclavitud solo era uno de ellos.

Raven asintió a su vez. Picasso podría ser un genio, pero Raven no habría dudado en abrir un portal y empujarlo dentro si se hubiese tropezado con él. Si se encontraba de buen humor.

-La lista es larga.- Dijo mientras se encogía de hombros. -Una de las arañas de Louise Bourgeois está aquí en Estados Unidos, ya que te gusta tanto el arte contemporáneo. En Arkansas.- Dijo arrugando levemente la nariz al final. -Aunque la verdad es que desde aquí está más a mano la de Ottawa.- Añadió. Aunque lo de las distancias era algo que nunca había manejado demasiado, teniendo en cuenta que casi siempre se desplazaba mediante portales.

Raven lo miró durante unos segundos con una pequeña sonrisa y sin decir nada. -Estoy teniendo un déjà vu.- Dijo riendo. No era la primera vez que el brujo le decía algo similar. Y estaba segura de que la segunda tampoco. -Tal vez tenga que irme a vivir allí una temporada para no tener que volver a oír eso.

-No digo que no tengan algunas cosas interesantes.- Empezó Raven. Ella misma no se mantenía por completo en el mundo de las sombras. Era divertido mantenerse un poco en los dos. -Pero si supieran lo que somos no tardarían ni un segundo en encender las antorchas.- Y eso no lo decía por decir. Ya les había visto las intenciones en ese sentido más de una vez.

-Seguro que algo se te habría ocurrido.- Respondió satisfecha tras oír justo la respuesta que esperaba oír. Aunque no le faltaba razón. De haber ido él a Londres era más probable que ella se enterase de su presencia allí y fuese también quien lo encontrase y no al revés. Tenía razón Sharik cuando decía que se le daba bien encontrar cosas. Y personas también.

Esa vez Sharik no disimuló estarla mirando. Raven no perdió detalle de como lo hizo. Se cruzó con su mirada un segundo antes de que se moviese en el sofá para acercarse a ella y poner una mano sobre una de sus rodillas. Raven volvió a descruzar las piernas en cuanto lo hizo y el brujo deslizó la mano bajo la tela de su vestido.

Raven llevó una mano a su corbata y se tomó un segundo para acariciar la seda con el dedo pulgar. -Ahora mismo la verdad es que si.- Puede que no fuese lo único en lo que pensó cuando decidió buscar a Sharik. Pero si una de las cosas. Se engañaría a si misma si dijese lo contrario. Tiró de la corbata para hacer que se acercase más, mientras ella se movía a su vez en el sofá también para acercarse hasta que sus labios llegaron a rozarse. -Tú también lo estabas pensando.
Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Dom Oct 13, 2019 10:30 am

—A veces solo se necesita una mirada para iniciar disputas. dijo Sharik torciendo el gesto en una mueca que bien podía parecer una sonrisa algo burlona —Recuerdo que tan solo necesitabas una mirada coqueta para que dos hombres se liasen a puñetazos. Y sin la ayuda de dar un leve empujón a sus emociones.

Por muchos años que pasasen, había cosas que no cambiaba, ni con el paso de los siglos ni tampoco en distintos continentes. Sharik estaba convencido que si se lo proponía Raven podía abandonar ese reservado y lograr que dos hombres se peleasen por sus atenciones sin tener que esforzarse demasiado. Era el peligro de enfrentarse a armas tan eficaces como unas piernas largas como las de la bruja inglesa.

—Nosotros no eramos mucho mejores. observó Sharik —Por mucho que nos guste mirar por encima del hombro, y digan lo que digan, lo cierto es que podíamos ser tan deplorables como cualquiera.

Los izquierdistas más progresistas odiarían cada palabra que salía de sus labios. Ya lo habían hecho, escudados en estereotipos que Sharik ni cumplía ni se preocupaba en cumplir. No era su problema, él lo había vivido de primera mano, y la esclavitud no había llegado a África con los blancos.

—En ese caso es una suerte que tu vida sea eterna. apuntó Sharik antes de añadir —Quizá me acerque a visitarla en algún momento de esta década.

Lo que equivalía a decir un ya veremos que era tan posible como poco probable que viajase a Ottawa o a Arkansas para ver esas esculturas.

—No te gustaría vivir allí. dijo Sharik con la seguridad de quien conoce bien a la persona con la que estaba hablando —No tiene la sofisticación que consideras imprescindible para que sea tu hogar. No hay una Quinta Avenida, ni un MoMa ni un Tiffany's donde comprar diamantes.

Era un ataque directo a la vanidad de Raven, pero ella sabía que Sharik tenía razón. Había vivido con la bruja el tiempo suficiente para saber que había ciertas comodidades a las que no podía renunciar ni por todo el oro, o todos los zapatos del mundo. Eso por no mencionar que era la clase de personas que podía adorar una ciudad cinco minutos, pero odiarla a los cinco días. A Raven podían gustarle los coches potentes, pero eso no quería decir que fuese a enamorarse de Detroit.

—¿Que importaría? Sharik encogió los hombros —Si eso pasase, lo más probable es que acabasen acusándose unos a otros como unos paranoicos. Justo lo que hicieron en Salem. No había ningún brujo en sus hogueras.

Una tragedia, pero no lograría perder el sueño a causa de unos cuantos mundanos que decidían matar a otros mundanos por sus propias invenciones. Aún así, Raven tenía mucha razón. Cundiría el pánico si los mundanos se enteraban de su existencia. Y era bien conocida la reacción que tenían los mundanos ante algo que les daba miedo. 

—No sabría decirte. dijo simplemente Sharik.

Raven apenas se inmutó cuando Sharik deslizó la mano bajo la falda de su vestido. Le miró a los ojos unos segundos antes de inclinarse para coger su corbata y acariciar la seda con un dedo. Justo después la inglesa dio un tirón haciendo que se acercase al mismo tiempo que ella se situaba tan cerca que sus labios se rozaron por primera vez en cien años. A esa distancia pudo oler el perfume de Raven. ¿Channel? ¿O Dior?

—Es posible. dijo Sharik en voz baja.

El brujo movió una mano, trazando un par de círculos para hacer un hechizo de ilusión. Todo el que mirase el reservado tan solo les vería a ambos manteniendo una conversación animada, ocultos para el restos del mundo excepto para ellos dos.

Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Lun Oct 14, 2019 1:39 am

Raven rió ligeramente mientras negaba con la cabeza al recordar eso. -No tienes pruebas de que lo haya hecho a propósito.- Replicó conteniendo la risa. No podría culparla de encontrar cierto placer en causar ese efecto. Y tampoco podría negar que a él también le había resultado divertido. Un poco al menos.

-Eso no lo dudo.- Eso era algo de lo que ningún pueblo se libraba y también motivo por el cual, al final, ninguno era mejor que otro. -No había igualdad de condiciones, eso fue lo único que marcó la diferencia.- Ser más sanguinarios no había sido la razón por la cual los europeos se habían impuesto sobre los africanos y sobre los indígenas americanos. Ni siquiera era algo que se calificase de guerra. Masacre quizás fuese la palabra más adecuada. Eso era lo que lo hacía tan horrible a ojos de Raven. Peor que cualquier guerra.

-Si, hay tiempo para todo. La suerte es que el mundo esté tan lleno de posibilidades o la inmortalidad se haría mortalmente aburrida. - Raven al menos se aburría con relativa facilidad. Desde el punto de vista de una bruja al menos. Nunca había estado en un mismo sitio más de unas pocas décadas. Y eso era cuando se trataba de un lugar que le gustase especialmente. Veía brujos aferrados a su hogar durante siglos y Raven se sorprendía de que no se convirtieran en momias polvorientas sentadas en su sillón.

Raven puso los ojos en blanco un segundo. -¿Crees que no puedo sobrevivir sin ver boutiques desde mi ventana? Me subestimas.- Dijo en un tono exageradamente teatral. -He vivido en Irlanda, no creo que pueda ser peor.- Y ni siquiera había sido en Dublín o en Belfast. Aunque esa era una parte de su vida que prefería no tener que recordar.

Aunque la verdad era que no cualquier ciudad servía para la vida que a ella le gustaba llevar. Pero eso no quería decir que fuese a darle la razón al brujo en lo que acababa de decir. No en voz alta al menos.

-Lo sé. No podrían llevar a un brujo a la hoguera ni aunque lo encontrasen de pura casualidad. Pero a mi al menos, la intención me quedó más que clara. - En Salem sobre todo. Unos cuantos fanáticos religiosos habían creado el caos entre sus vecinos convenciéndolos de que todo lo malo que ocurría era culpa de las brujas. Como si no tuviesen nada mejor que hacer que arruinar la cosecha de unos paletos de Nueva Inglaterra.

-Pero tienen sus cosas.- Añadió Raven. -Han inventado el cine. Tengo que admitir que me han impresionado con eso. Y las crepes con chocolate son una genialidad.- Y muchas otras cosas más. Ella era la primera que disfrutaba de muchas de las cosas que tenían los mundanos. La ropa sin ir más lejos. Nunca había negado que tuviesen sus cosas buenas. Muchas, de hecho. Pero no se quedaba con su mundo de la forma que Sharik lo hacía.

Raven reconoció el hechizo de ilusión cuando lo vio mover la mano y sonrió. Nadie tendría ni la más mínima sospecha de lo que iba a ocurrir allí.

Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Mar Oct 15, 2019 9:04 pm

—Te conozco bien, no necesito muchas más pruebas. replicó Sharik, alzando su copa en dirección a Raven.

Y conociéndola de esa forma, Sharik sabía que a Raven le gustaba el efecto que causaba su aspecto en los hombres. Como la miraban, que el deseo se viese reflejado en los ojos de aquellos que giraban la cabeza cuando ella pasaba a su lado. No provocaba las peleas, pero sí se complacía al saberse que ella era la causa.

—Parece que me toca hacer de defensor del imperialismo blanco. dijo Sharik, torciendo el gesto en una mueca —Pero eso no es del todo cierto. Cometimos el mismo error que los indígenas con los conquistadores españoles: nos centramos más en las ventajas que podríamos sacar de los europeos en lugar de atacarlos. Muchos reyes y caudillos aceptaron la ayuda de los blancos para hacer la guerra a antiguos enemigos, sin pararse a pensar que ellos serían los siguientes. Eramos millones, y decidimos que era mejor idea matarnos los unos a los otros antes que hacer un frente común.

Sharik se daba perfecta cuenta que estaba tratando la situación de forma muy a grandes rasgos, obviando infinidad de pequeños detalles y circunstancias que llevaron al sometimiento de toda África a los conquistadores europeos. Sin embargo, a grandes rasgos la división interna de los reyes y caudillos de las naciones africanas había ayudado a los blancos en su conquista. Sharik había sido testigo de como muchos soberanos aprovechaban la nueva situación para zanjar antiguas rencillas o desquitarse con reinos vecinos y más poderosos. Cuando se percataron de la realidad ya era demasiado tarde.

—Una desgracia para ti, que te aburres con tanta facilidad. señaló Sharik.

Claro que Sharik tenía que darle la razón a Raven. Sí que sería muy aburrido.

—Lo creo de verdad, si. respondió Sharik encogiendo los hombros —¿Ves como no podrías? Irlanda es un lugar puramente hermoso y lleno de lugares singulares y cargados de historia.

Ya podía anticipar cuál iba a ser la réplica de Raven. Usando su mismo argumento, la inglesa le diría que él tan solo había estado en Irlanda de visita, mientras que ella había vivido realmente allí y que por eso conocía el país mucho mejor que Sharik. Sí, casi podía anotar en un papel cuáles iban a ser las palabras exactas antes de que Raven las dijera.

—¿Puedes culparlos? preguntó a su vez Sharik —Dime que no reaccionarías de forma exagerada si supieses que hay alguien que puede maldecirte con un mordisco, o que es capaz de controlar tu voluntad o tu cuerpo sin que seas consciente de ello. También temerías antes de empezar a odiar.

O al menos eso es lo que haría Sharik de encontrarse en esa tesitura hipotética. Era un miedo irracional, sin sentido, pero encontraba aterradora la idea de no ser capaz de controlar su propio cuerpo, que hubiese alguien que no fuese él, verse convertido en una mera marioneta con otro tirando de sus hilos. Una parte de él sabía que esa era una de las razones por las que no congeniaba con su padre biológico y nunca lo haría. Arioch tenía sus propios planes, y veía a Sharik como una vulgar herramienta de la que servirse para lograrlos, a lo que el brujo se resistía con toda su fuerza y su voluntad. Él forjaba su camino y sus propósitos. Nadie más.

—Y no olvides los perfumes. dijo Sharik con una media sonrisa —Siempre has sido muy de perfumes.

Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Jue Oct 17, 2019 2:44 am

-Eso no me ha sonado a defensa.- Dijo Raven riendo. La ingenuidad de unos no hacía más justificables los actos de otros. No iba a ser ella quien discutiese sobre eso con él, que era quien había estado allí. Pero el recuerdo del guerrero bosquimano disecado y expuesto en un museo como si se tratase de un animal era algo que no se le iba a borrar fácilmente de la memoria. Por suerte habían recapacitado y lo habían devuelto a su lugar de origen, pero lo hecho no se podía deshacer.

-No siempre.- Protestó Raven. No podía negarlo, se aburría con facilidad. De la mayor parte de las cosas al menos. De muchas personas también, de la gran mayoría en realidad. Pero siempre existían excepciones y la verdad era que había algunas cosas que no terminaban de aburrirle nunca.

-También está lleno de irlandeses.- Replicó. No iba a negarle la belleza de Irlanda cuando la conocía mejor que él. Y era totalmente innegable y fuera de toda discusión. Aunque a su parecer el resto de tierras de las Islas Británicas no tenían nada que envidiarle. Puede que su visión se hubiese visto afectada por sus vivencias allí, que no habían supuesto su mejor momento, pero los irlandeses seguirían sin producirle demasiado entusiasmo.

-Supongo que de la misma forma que si supiera que alguien puede destruir una ciudad entera pulsando un botón.- Comentó antes de dar un breve trago de su vaso.

Sharik podría decir lo que quisiera, pero los mundanos ya no estaban tan indefensos como cuando habían ocurrido los Juicios de Salem. Y ese armamento no dejaba de avanzar más y más. No es que estuviese diciendo que los mundanos supusiesen una amenaza para los brujos, pero si no lo eran, cada vez se acercaban más a serlo. Aunque lo mejor era no comprobarlo. Por su parte, ella prefería que siguiesen creyendo que las brujas y demás criaturas eran un mito.

Raven sonrió también. -Por supuesto. - Era uno de sus caprichos y Sharik lo sabía muy bien. Junto con las joyas, los zapatos y los dulces franceses.

-No recuerdo como se llamaba esa perfumería de Madison Avenue a la que iba siempre.- Comentó, haciendo memoria. Recordaba al perfumista, que fabricaba fragancias en el momento a partir de las muchas esencias que guardaba en pequeños frascos de cristal que decoraban las estanterías. También como siempre aseguraba nunca vender el mismo perfume a dos clientas distintas. Sharik la había acompañado alguna vez si no recordaba mal.

Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Vie Oct 18, 2019 8:55 am

—Dile a cualquier iluminado de hoy en día que los esclavos existían ya en Egipto mucho antes de la llegada del Imperio Romano y te dirá que eres un racista. Incluso siendo negro. dijo Sharik negando con la cabeza pero sin perder la sonrisa —Y eso si tienes suerte.

Odiaba ese ambiente de crispación que parecía recorrer el mundo mundano como si se tratase de un incendio fuera de control. Los unos se peleaban con los otros, las opiniones se pisoteaban, las libertades de muchos se restringían para la seguridad de unos pocos, y la radicalización era cada vez más extrema. Sharik había visto situaciones iguales muchas veces en el pasado, y todas ellas habían acabado de igual forma, en muerte, sangre y represión. Había un límite para dejarse pisotear, y siempre habría alguien con la mecha lo bastante corta para saltar y dirigir a las masas hambrientas que anhelaban libertad.

—Casi siempre. dijo Sharik.

Sharik lo sabía bien como pocos. Él mismo había tenido que lidiar con el aburrimiento de Raven, la falta de interés de la bruja y todo lo que eso conllevaba. ¿Dónde había sido la última vez? ¿En Cartagena? Si, estaba casi convencido que si no había sido en España había pasado en alguna ciudad del sur de Europa. Tan solo dos días después de su llegada Raven ya aborrecía la ciudad con ese odio imperialista tan británico. Sharik y la bruja acabaron discutiendo durante cinco horas, en las que terminaron por arrasar la habitación del hotel en el que se alojaban.

El susto de los camareros al ver los efectos de su pelea tenía que haber sido enorme, ya que gracias a un hechizo de Sharik no se escuchó ni el vuelo de una mosca de lo que pasaba en esa habitación.

—Claro, porque si algo no hay en Nueva York son irlandeses. replicó Sharik riéndose.

Más de la mitad del cuerpo del NYPD era o tenía raíces irlandesas, y lo mismo podía decirse de los religiosos o los políticos. Solo en Boston había más irlandeses que en Nueva York. Lo que explicaba que a Raven no le gustase quedarse mucho tiempo en Nueva Inglaterra.

—A veces no hay que pulsar ningún botón para destruir una ciudad. señaló Sharik —Y tampoco es algo enteramente exclusivo de los mundanos.

Era inevitable pensar en las guerras civiles de los nephilim, y como empezaban a afectar a subterráneos, y que no tardarían en hacer extensibles a los asuntos mundanos. Al final, la línea que separaba ambos mundos era tremendamente fina, y les gustase o no a unos y a otros se convertían en vasos comunicantes que no eran en absoluto inmunes a los cambios.

—Seguramente ahora será un Starbucks. O un cajero automático. dijo Sharik haciendo una mueca.

El imperio de las franquicias. Así había extendido el norteamericano su cultura y sus tradiciones a lo largo de todo el mundo, gracias a sus franquicias y a su maquinaria de propaganda y entretenimiento. Antes en Europa se celebraban los ritos a Samhaim, y ahora todos iban disfrazados siguiendo la moda tergiversada de Halloween.



Última edición por Sharik Johari el Sáb Oct 19, 2019 4:45 am, editado 1 vez
Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Sáb Oct 19, 2019 1:57 am

-Si, supongo que los judíos también tuvieron lo suyo.- Comentó Raven riendo ligeramente mientras removía su vaso. Seguro que eso no se atrevía a negarlo nadie.

Raven puso los ojos en blanco un momento, aunque prefirió no llevarle la contraria en eso. Seguro que tenía unas cuantas anécdotas que la incluían a ella, listas para sacar y defender lo que decía. No sería la primera vez que lo hacía. Ni siquiera sería la primera vez que lo hacía aquel mismo día. No era algo que negase. No le suponía ningún problema admitir que se aburría con facilidad. Pero como en muchas otras cosas, Sharik tendía a exagerar, seguro. Era lo normal aburrirse con facilidad cuando se había vivido tanto tiempo. Era el brujo quien se comportaba fuera de lo normal, no ella.

-Lo sé, lo sé.- Dijo riendo.  Había de todo en realidad. Aquel era un país en el que había muy pocos nativos. Nadie tenía unas raíces demasiado profundas en esa tierra. Excepto los nativos americanos, claro. -Pero se diluyen entre gente de otras nacionalidades.- Si algo había en ese país era gente procedente de cada rincón del mundo o con raíces europeas o africanas. Como fuera, los irlandeses no le resultaban particularmente agradables y como era obvio, en Irlanda había una alta concentración de ellos.

-Una cosa no quita la otra.- Replicó Raven.

Ni por asomo iba a defender nada relacionado con los nephilim, ni con los hombres lobo, vampiros o hadas. Ni siquiera con otros brujos. Nada de eso era asunto suyo mientras no le afectase. Por lo que a ella respectaba, bien podían matarse entre ellos si así lo consideraban apropiado. Pero mucho menos iba a defender ese odio y miedo irracional que tenían los mundanos por todo aquello que era mínimamente diferente a lo que conocían. Y no era necesario que fuese algo como la existencia de los subterráneos. Tenían unas normas demasiado establecidas para el gusto de Raven.

Raven hizo una mueca a su vez, dejando bien claro lo que pensaba de eso. No le gustaban esas franquicias. Y lo peor es que no se estaban quedando en Estados Unidos. En Londres fácilmente habría una veintena de Starbucks y otros tantos McDonalds. Y no eran las únicas. Encontrarse una de esas cada veinte pasos y no prenderle fuego suponía todo un ejercicio de autocontrol para ella. Sobre todo si sustituían a un establecimiento que había sido querido para ella, como era el caso de esa perfumería.

Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Dom Oct 20, 2019 12:41 pm

—No solo ellos. dijo Sharik de forma lacónica —Y no solo en Egipto.

No sería tan arrogante como para decir que era un historiador experto, pero había vivido buena parte de la historia reciente, y había leído libros que, como auténticas raras avis, se limitaban a contar lo que había pasado, evitando en la medida de lo posible ponerse en el punto de vista de alguno de los dos bandos. Opiniones objetivas, carentes del prejuicio del perdedor o de las soflamas de los vencedores. Un impersonalismo que hacía que los libros se convirtiesen en una sucesión de datos y cifras cuya lectura era aburrida cuanto menos, aunque Sharik casi lo prefería antes que perder tiempo leyendo versiones distintas para así poder llegar a una verdad un tanto desdibujada.

—¿Dices eso para convencerte a ti misma? preguntó Sharik con una media sonrisa de lado.

Por mucho que hablasen de la multiculturalidad neoyorquina, lo cierto era que las etnias locales eran bastante excluyentes. Italianos, irlandeses, polacos, mexicanos o jamaicanos. Todos se juntaban entre ellos y salvo contadas excepciones no se relacionaban con nadie fuera de sus círculos, al menos no a la hora de formar una familia.  En ese sentido eran bastante parecidos los mundanos y los seres del mundo de las sombras. A Sharik le asqueba la idea de relacionarse intimamente con un vampiro o un licántropo. Aunque había alguna que otra nephilim a la que no rechzaría ni mucho menos.

—Y supongo que a los mundanos no les gustaría la idea de saber que nosotros podríamos causar esa destrucción sin necesidad de pulsar ese botón. comentó Sharik, agitando el escaso licor que aún quedaba en su vaso.

Al brujo no le pasó por alto la mueca que torció el gesto de Raven, ni tampoco el brillo que captó en los ojos de la inglesa. Conociéndola como lo hacía, a Sharik no le sorprendería que estuviese pensando en quemar hasta la última franquicia que hubiese podido usurpar algún local especial para ella en una de sus vidas anteriores. Sharik conocía esa sensación, la de recordar un antiguo café perdido en una esquina con un ambiente cálido que era de sus favoritos, y que ahora había perdido todo rastro de singularidad para convertirse en un restaurante o una cafetería igual que otras mil.

—Uno de los pocos inconvenientes que tiene la vida eterna. dijo Sharik, en un tono más comprensivo que compasivo —Supongo que visto en una balanza hay más cosas buenas que malas.

Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Lun Oct 21, 2019 2:51 am

-Si, en realidad he venido porque a los americanos les gusta el acento británico.- Dijo bromeando.

La verdad es que el acento no lo había tenido siempre. Le desaparecía después de una buena temporada lejos de Inglaterra, pero siempre volvía a reaparecer tras volver al hogar. Era algo que ocurría de forma tan paulatina que ni se daba cuenta hasta que alguien se lo hacía notar, como había pasado más de una vez.

-Nunca entenderé por qué los defiendes tanto.- Resopló Raven.

No es que precisamente él hubiese recibido un buen trato por parte de ellos. Actualmente el mundo era un poco mejor en ese sentido. Un poco. Pero Raven aún recordaba algunas de las cosas que habían vivido entre los mundanos, sin casi poder estar juntos en público sin recibir como poco muchas miradas y más de algún comentario mal intencionado.  Eso en el mejor de los casos. Como si fuese algo que de verdad incumbiese a alguien más que a ellos dos.

-Algunos tenía que tener.- Respondió Raven encogiéndose de hombros.

Si, la inmortalidad tenía sus desventajas. Una de ellas era esa. Tenían que aprender a no apegarse a algunas cosas porque tarde o temprano acabarían desapareciendo. Era inevitable y era muy consciente de eso, de que no podía pretender que todos los lugares que le gustaba visitar cuando estuvo en Nueva York la última vez, siguiesen ahí cien años más tarde. Pero, aunque podía no parecerlo, había unas cuantas cosas de ese siglo que no le gustaban. Una de ellas era al extremo al que habían llevado la producción en cadena. Fabricando millones de cosas exactamente iguales unas de las otras. Y eso afectaba a todo. En menos de dos días había visto a tres mujeres llevando exactamente las mismas botas. Y lo mismo ocurría con esas franquicias, no había la más mínima diferencia entre unas y otras, todas iguales, sin nada especial que las diferenciase.

-Si, yo también lo creo.- Asintió Raven. -Nosotros llevamos sin vernos más tiempo del que viven la mayoría de los mundanos y me da la impresión de que sigues igual. Salvo por la ropa, claro. Te quedaban bien los sombreros. - Sonrió recordando como eran cien años atrás. Si, no podía decir que en el fondo hubiesen cambiado demasiado.

Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Mar Oct 22, 2019 11:48 am

—Seguro que sí. respondió Sharik poniendo los ojos en blanco el tiempo que duraba un suspiro —No he olvidado como renegabas del inglés de los americanos. Han destrozado el idioma, decías, que su acento era igual que escuchar a alguien masticando piedras mientras hablaba. sonrió negando con la cabeza —¿Sigues pensando que los australianos hablan con jerga carcelaria?

En descargo de Raven, la bruja no era la única que pensaba de esa forma. Sharik había conocido a muchos ingleses a lo largo de su vida, y cuando decía muchos la cifra alcanzaba los seis ceros, y todos le habían parecido tan elegantes como engreídos. Establecían categorías para todo, y a la hora de defender su historia, o su idioma, eran más feroces que los franceses. Ni siquiera los otros británicos escapaban al riguroso escrutinio inglés, y más de una vez Sharik había escuchado maldecir a Raven por esos farfulleo que los escoceses empelaban como idioma.

—Porque con todo el odio que hay en el mundo bien puedo prescindir de poner mi granito de arena. respondió Sharik —Y sabes que me gusta conocer la verdad por mucho que escueza. Mentirosos también hay unos cuantos.

Sharik se llevó la copa de whisky a los labios, bebiendo en un sorbo lo poco que quedaba de alcohol. Torció el gesto al notar que el licor había terminado por aguarse mientras el conversaba con Raven. Sharik suspiró. Él también era muy estirado en según que cosas.

—Aún guardo algún sombrero por ahí. confesó Sharik con una media sonrisa —Aunque no puedo llevarlos encima cuando trabajo. Los socios ya piensan que soy demasiado... estrafalario como para ir a los juzgados con un sombrero ladeado.


Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Raven Aldrich el Miér Oct 23, 2019 2:06 am

-Supongo que el acento de Nueva York es bastante tolerable cuando lo comparas con el de algunos de los estados del sur.- Ese si que era un destrozo del idioma. Pensaba sobre todo en lugares como Texas o Alabama. Y era consciente de que la querida Nueva Orleans de Sharik tocaba por esa zona, aunque había sabido aislarse bastante bien del ambiente paleto de sus vecinos.

-Lo sigo pensando.- Admitió Raven. Empezaba a pensar que la buena memoria de Sharik se amplificaba más aún cuando se trataba de echarle en cara sus palabras. -Aunque eso es algo que tiene su lógica.- Añadió encogiéndose de hombros. No habían sido pocos los convictos británicos que habían sido trasladados a las Colonias penales de Australia debido a la sobrepoblación  que sufrían las cárceles. Actualmente la gran mayoría, por no decir todos, de australianos descenderían de esos convictos, así que su vulgar forma de hablar casi se podía decir que era más que normal.

Raven volvió a poner los ojos en blanco. -Porque tú no odias nada.-  Comentó con ironía y cierta diversión en la voz. No creía que hubiese nadie en el mundo que se librase de eso. Y si lo había, desde luego ese alguien no era Sharik.

-Alguno de ellos será una auténtica pieza de museo.- Bromeaba solo en parte. No sería la primera vez que veía dentro de una vitrina de cristal algún vestido muy similar a los que ella había llevado en su día. Seguro que más de un museo pagaría un buen dinero por algunos de los vestidos que aún conservaba Raven.

-Los mundanos tienen demasiadas normas para todo.- Bufó Raven. Ella no es que fuese especialmente estrafalaria a la hora de vestir, pero había visto brujos vistiendo de las formas más curiosas y nadie los miraba dos veces por ello. Siempre y cuando se mantuviesen en lugares frecuentados solo por brujos. Hacía un siglo era impensable que un hombre caminase por la calle sin sombrero y actualmente lo extraño era lo contrario.

-Yo también conservo algunos.- Comentó. Aunque estaba por apostar que bastantes más de los que conservaba el brujo. Lo de tener una gran cantidad de ropa no era cosa de ahora y por aquellos días tenía sombreros de todas las formas y colores para cada momento. Lo mismo ocurría con los vestidos y con los zapatos. Tantos que necesitaría varios días para contarlos. La mayoría de ellos se habían quedado en su casa de Londres. Los guardaba por nostalgia, no planeaba volver a utilizarlos.

Raven Aldrich
Mensajes : 20

Reliquias : 206

Hijo/a de
Lilith

Raven Aldrich
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Sharik Johari el Jue Oct 24, 2019 11:37 am

—Seguro que sí. dijo Sharik, manteniendo una sonrisa cargada de sorna —Me pregunto que dirás de mi acento cuando no estoy delante, teniendo en cuenta lo que dices cuando si estoy delante.

Durante un segundo miró a los ojos de la bruja, detectando el brillo que se escondía detrás de sus iris. Sharik apostaría una mano sin temor a perderla que las palabras paleto y cejijunto estaban pasando en esos momentos por la cabeza de la inglesa. Por su parte él consideraba que su inglés era más que aceptable para los siempre exigentes criterios ingleses, pero tratándose de Raven bien podía considerar que Sharik hablaba como un redneck de la América profunda.

—Sin duda. asintió Sharik. Sus labios se curvaron en una mueca no carente de diversión —No sé de que me sorprendo, los ingleses aún llamáis a los Esatdos Unidos las Colonias, como si aún hubiese Casacas Rojas caminando por Washington, o la Union Flag ondeando en las astas de la Casa Blanca.

Tuvo que controlarse para no ponerse a reír. Casi podía decir lo mismo de los franceses con Guadalupe o Martinica, o las distintas islas de las Antillas Francesas. Ese imperialismo europeo, pasasen los siglos que pasasen no perdían el aire de superioridad con el que trataban al resto del mundo, incluso cuando la balanza de poder se inclinaba en otra dirección.

—Odiar requiere demasiado tiempo y esfuerzo que prefiero dedicar a otras cosas. replicó Sharik encogiendo los hombros —Aunque no soy un santo. se apresuró a añadir —Siento desprecio, desdén, y toda una amalgama de sentimientos que se mueven en ese espectro.

Sharik asintió con una media sonrisa. Si que tenía alguna que otra prenda que podía encajar muy bien en un museo.

—Nunca has sido muy de acatar las normas. comentó Sharik, no sin cierta diversión —Sobre todo cuando no eras tú quien las marcaba.

Tampoco tenía demasiadas quejas por no poder ir a trabajar con un sombrero. Transmitía la imagen de ser un músico de jazz fracasado cuando se ponía un fedora, y no sabía como reaccionaría si se paraba en mitad de la calle y alguien le echaba una moneda en su vaso de café al confundirlo con un pedigüeño.

—Aunque apostaría que los corsés los has quemado todos. dijo Sharik riéndose.


Sharik Johari
Mensajes : 22

Reliquias : 214

Hijo/a de
Lilith

Sharik Johari
está

Volver arriba Ir abajo

Moon over the river || Raven Empty Re: Moon over the river || Raven

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.