31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 21
10
NEFILIMS
4
CONSEJO
4
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
9
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Don't fuck me, hell exists / Cameron

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Trinity Britt Expósito el Vie Nov 15, 2019 3:33 pm

Don't fuck me, hell exists
→ Viernes → 00:20 → cerca de la discoteca Lotus  → Lluvioso → Outfit —  

  Como poco, COMO POCO, estaba cabreada. A ver coño pintaba ella ahí siendo abandonada por una panda de retrasados adolescentes que lo único que sabían hacer era meterse en jodidos líos de mierda en los que, como en aquel momento, la acababan involucrando. De vedad que no entendía como tenía tanta jodida paciencia y cada vez estaba más harta de ellos, de sus tonterías, de sus decisiones estúpidas que les ponían en peligro una y otra vez. Estaba cansada de decirles que iban a acabar muy mal, que no hicieran esas cosas... ¿Pero quién le hacía caso? Naaadie. ¿Y por qué no los dejaba de lado? Porque la lealtad era algo demasiado odioso. Llevaban juntos desde pequeños en el orfanato y no podía dejarlos así como así, aun tenía esperanzas en que se recondujeran aunque sabía que aquello era una estupidez.

Tanto Mark como el resto habían iniciado una vida fuera del orfanato y el instituto, viviendo en un piso destartalado y unidos a una banda que les hacía sentir formar parte de una familia. ¿Pero no había sido siempre ella su familia? Una parte de ella tenía miedo que le ocurriera lo mismo cuando el estado se olvidara de su existencia al ser mayor de edad. Quizá por eso también había aceptado estar allí en ese instante, porque era la única que quedaba en el orfanato y solo tenía esos momentos para poder estar con sus amigos.

Miró el reloj, cabreada viendo que esa persona llegaba tarde. Mark le había pedido que hablara con su camello en aquel callejos, cerca de la discoteca Lotus. Asi al cogerla solo tendría que entrar con ellos y, en teoría, pasárselo bien. Aunque igual les metía la droga por el culo después de hacerle pasar por esto. Como llegaban tarde por una estúpida reunión de bandas, ¿tenía que encargarse de ella de tratar con drogatas? Antes era impensable que la dejaran hacer algo así, siempre le protegían, y en poco tiempo la cosa había cambiado a "ve tu por nosotros" sin importarles lo más mínimo como pudiera sentire. Sí, cada vez lo tenía más claro: Iba a meterles la marihuana por el culo. Menos mal que ya estaba pagado, porque como contaran con que ella tuviera pasta... Era para partirse de risa.

Mientras los zapatos aporreaban el suelo una y otra vez en señal de molestia, y desgraciadamente incomodidad, por fin llegó el camello de sus  amigos. Un hombre de edad media. Parecía tan normal que no pudo evitar preguntarse si lo hacía por necesidad o por el contrario era un contrabandista experimentado. Daba igual. Le dio la droga rápidamente y se fue con una naturalidad que la dejaba como poco pasmada. Si la policía apareciera... Suspiró y miró el paquete que le había entregado, asegurándose de que estuviera todo. Por lo menos se echaría unos porros, pero se sorprendió más al ver otra cosa. Aquello no era solo marihuana o speed... ¿Eso era cocaína? ¡¿Cómo se habían atrevido a utilizarla para comprar algo así?! No podía creérselo. O sea, una cosa era un porro, ¿pero eso? ¡¿Y si la pillaban con algo así?! Estaba por tirarla cuando una voz interrumpió sus pensamientos.

-¿Quién anda ahí? - Como me haya pillado la secreta juro que me los cargo.

Todo pasó demasiado rápido como para que ella misma pudiera explicarlo. Estaba segura que había alguien, pero el movimiento fue tán rápido y el golpe que recibió en todo su cuerpo contra la pared de atrás del callejón tan inesperado, que se había atontado por unos momentos. ¿Pero qué cojones...? Y entonces la vio: Una mujer de cabello blanco, al igual que su piel que parecía de porcelana. Todo hubiera parecido normal, nada sorprendente así de primeras. Probablemente estaba en otro sitio de donde habia pensado de primeras.

-¿Se puede saber que coño haces? ¡¿Quieres pelea o q...?! - Nunca había tenido problemas en pelearse con otras chicas si era extrictamente necesario, pero hubo algo que le calló la boca por completo.- Eso son efectos especiales. ¿Dónde compras esos colmillos? - El hecho de verle crecer unos largos colmillos en su boca y después esa horrible risa escalfrienta... se estaba cagando de miedo.- Tía... no es Halloween. Vete a la mierda.- Dicho eso, aun sin ser conciente de que esa tia muda que se partía el culo de risa era una vampiresa, empezó a andar para evitar un conflicto... O para salir de esa situación que le daba muy mal rollo. Pero recibió otro golpe y los brazos fuertes de la mujer la acorralaron con otro golpe en la pared, haciendo que sintiera pinchazos en la cabeza de dolor.- ¡Suelta! ¡JODER, SUÉLTAME!
   


Don't fuck me, hell exists / Cameron HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Cameron Loughty el Vie Nov 22, 2019 7:06 am

Yeah, darling, hell exists

Olvidar era imposible.

Cada día, durante las horas de sol, cuando debía mantenerse encerrado en su fortaleza, los recuerdos se reproducían uno tras otro, torturándolo.

Desde el día en que se había convertido en vampiro, había dado la espalda a toda su humanidad, no sólo como raza, sino que había perdido su esencia. Había olvidado quién era, sus principios, sus ideales. Tuvieron que pasar casi cuatrocientos años antes de que pudiera reconectar consigo mismo. Con ese YO que había decidido enterrar debajo de toda la ira contenida.

Más de cien años habían pasado desde que decidiera dejar de lado la irracionalidad que la ira y la sed excesivas provocaban en él y, aunque había logrado despejarse durante el tiempo suficiente, seguía sin reencontrarse. Sentía que ya no era el hombre que había sido cuando fuese humano, pero ya no quería ser el monstruo en que se había convertido posteriormente. ¿Quién era entonces?

Su existencia se había tornado vacía y sin sentido. En ocasiones le tentaba la idea de simplemente dejar que sol consumiera lo que quedaba de su cuerpo, entregarse a la nada. Pero no se decidía a hacerlo. A pesar de los incontables años de existencia, sentía que aún había mucho que vivir, que experimentar. ¿Por dónde comenzar?

Tantas interrogantes y tan pocas respuestas. La única persona que podría dárselas era su maestro, pero conocía de sobra su perspectiva de la vida, la no-vida, humanos, vampiros y otras especies. Quería un punto de vista diferente. Eso tampoco era fácil en la época actual. Los humanos seguían siendo desconfiados, y él había perdido la habilidad para comunicarse con ellos. En los últimos casi veinte años, en los que llevaba caminando, o más bien deambulando, como si fuese alguien normal, había probado en distintos países y ciudades, sin lograr un solo contacto real con alguien.

Divagaba en pensamientos mientras sus pasos se internaban cada vez más en las calles neoyorkinas, sin rumbo alguno. Sus sentidos eran capaces de identificar seres de toda especie a su alrededor, intentando ignorarse mutuamente, pasar desapercibidos entre la multitud que todavía hacía vida a esas altas horas de la noche.

Las firmes y decididas pisadas terminaron guiándolo sin querer, o tal vez queriéndolo inconscientemente, a un local de moda entre los jóvenes, locales y turistas, en busca de diversión y alcohol. Anteriormente había optado por visitar lugares menos concurridos, como bibliotecas y museos, hasta que finalmente aceptó que ninguno de ellos eran muy buenas opciones si de conocer humanos se trataba.

Y allí estaba, de pie frente al concurrido local, aún indeciso sobre entrar o no. ¿Qué podría hacer? ¿Cómo iniciar una conversación? Tal vez podría al menos observar cómo otros varones humanos lo hacían. Una vez tomada la decisión, sus pies siguieron inmóviles, negándose a moverse.

Resignado, soltó un suspiro. Tenía tiempo. Era lo único que le sobraba. Esta vez al menos había llegado hasta allí. La próxima quizá se atrevería a entrar.

Comenzaba a volver sobre sus pasos cuando un pequeño revuelo comenzó a escucharse en el callejón junto al local. Al echar un vistazo, pareció simplemente una disputa entre chicas, por lo que prefirió ignorarlo, hasta descubrió en una de las esencias a alguien conocido, alguien con quien no quería tener que encontrarse realmente.

Había querido seguir su camino, sin importarle que la humana a quien ella acosaba podría estar en peligro. A él qué podía importarle. No lo hacía. Y sin embargo se encontró a sí mismo internándose en el callejón, con un humor de perros por lo que estaba haciendo.

-¿Dónde dejaste a tu amo, perrita faldera?- Fue su simple interrupción. Un instante antes de que los colmillos penetraran la nívea piel de la chiquilla humana. Los ojos de la vampiro se fijaron inmediatamente en él, sin alejarse ni un milímetro de su presa. La sonrisa en sus labios se hizo aún más sádica antes de rasgar ligeramente la piel femenina, apenas lo suficiente para saborearla y tentarlo a él.

Tal como la mujer había querido, el olor dulzón de la sangre joven provocó estragos en su débil autocontrol. -Más de cien años por tu cuenta y aún no te va bien con eso, ¿eh? ¿Quieres un poco?- Preguntó hacia él antes de darle un empujón a la chica, con la pequeña herida aún sangrante, que terminó en los brazos de un depredador que podría ser incluso más peligroso.

Solo un par de gotas, en un pequeño hilo que bajaba desde la herida en dirección sur, se burlaban de él. No supo de donde, pero encontró la fortaleza para tomar en su lengua solo esa pequeña dosis. No así para alejar a la fuente de tan dulce elixir.

La mujer se mostró visiblemente decepcionada. -Veo que te hemos subestimado, Cameron. Que decepción.- Chasqueó la lengua. Lo evaluó con la mirada por lo que pareció una eternidad, antes de volver a hablar. -Como supongo que no vas a devolverme mi preciosa presa, ¿Qué te parece un intercambio? Ella por ti.- Se saboreó los labios ante la expectativa.

Su mueca de desagrado no se hizo esperar. -No tengo intención de volver a ser tu juguete, Aretha. Y no, tampoco pienso devolverte a la chica.- La sostuvo aún más cerca demostrando su punto.

Otro chasquido de lengua y se dio la espalda. -Estás de suerte que no tengo ánimos de pelea, pero nos volveremos a ver Cameron. Eso tenlo por seguro.- Fue toda su despedida, enseñándole el dedo medio, antes de repentinamente transformarse en un murciélago y desaparecer en la oscuridad. Podía asumir por tan desabrida respuesta que estaba en su límite y no tenía realmente la fuerza para enfrentarlo, de lo contrario, otra sería la historia.

Aquella advertencia no lo hacía nada feliz. No había querido verla en primer lugar, menos quería estar encontrándosela a cada paso que daba. Ahora se maldecía internamente por no haber entrado al local cuando había podido. O por no haberse marchado y dejado a la chica a su suerte. Apenas recordó a la chica, fue consciente de que aún la sostenía por los hombros, soltándola de repente sin cuidado alguno.

Era una niña. Podía vestirse y maquillarse como una mujer mayor, pero seguía siendo solo una niña. -¿Qué tus padres no te enseñaron que es peligroso que una niña ande sola en las calles a estas horas?- Por algún motivo, la chiquilla le recordó a su pequeña hermana, la imaginó sola, perdida, con miedo, y se sintió indignado. ¿Preocupado? De cualquier forma, no debía involucrarse mucho con ella. De hecho, era su deber manipular su mente para hacerla olvidar que había interactuado con lo sobrenatural. ¿Esa era la regla, no? Y aun así, ella no parecía estar en shock.

Cameron Loughty
Mensajes : 6

Reliquias : 209


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10270-cameron-loughty-ficha
Hijo/a de
la Noche

Cameron Loughty
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Trinity Britt Expósito el Vie Nov 22, 2019 3:47 pm

Don't fuck me, hell exists
→ Viernes → 00:20 → cerca de la discoteca Lotus  → Lluvioso → Outfit —  

De todas las cosas que podían pasar en el mundo aquella era... Estúpida. O sea, no tenía lógica, era imposible, era... ¿Le había metido droga un desgraciado por su espalada sin que se diera cuenta? Eso le  daría sentido a esa sucesión de sucesos sin sentido y había un montón de componentes que podían crearle ese tipo de aluciones tan realistas, por ejemplo el LSD. Una droga habitual y muy poco inteligente. ¿Y si te daba por tirarte por un barranco o un puente porque piensas que tienes alas? ¿O si en vez de algo bonito ves tu peor pesadilla y te mueres del miedo? No, desde luego la gente que tomaba ese tipo de sustencias era como retrasada.

De todas formas era imposible que hubiera habido alguien a su espalda, no porque se había asegurado que no hubiera nadie en ese lugar de contrabando. Que triste, se sentía una puta narcotraficante. Si salía de esa pensaba darles de hostias, aunque el dolor que estaba sintiendo por el cuerpo y la visión de esos colmillos afilados no le daba mucha esperanza de que eso fuera a pasar. Se resistió como pudo de esa mujer, la cual era jodidamente fuerte y empezaba a pensar que ni siquiera estaba notando como rebatía ante ella. ¿De verdad? ¿Esto puede ser posible? ¿Si fuera un tío le dolería una patada en los huevos? Por lo menos tendría la oportunidad de intentarlo

De repente algo interrumpió esa tosca escena y los ojos verdes de la joven se posaron sobre el nuevo individuo, cagándose en la puta madre que parió a todo el mundo al darse cuenta rápidamente que debía ser como esa tipeja. ¿Por qué tengo tan mala suerte, tío? . No entendió bien la conversación entre ellos, aunque obviamente se quedó con todo lo que decían esas boquitas. A ver si soltaran alguna perla que pudiera usar en algún momento o simplemente se olvidaban de su existencia. Como era lógico no era el momento de hablar, sino de comer para ellos y el dolor que sintió le dejó claro que iba a ser un aparetivo para esos chupasangre.

Sorprendentemente, en vez de desangrarla ahí mismo la lanzó hacía él, sintiendo de golpe las fuertes manos de ese... Joder, este tío es mucho más grande de lo que pensaba. La conversación entre ambos le dejaba bien claro que su única salida era estar cerca de él por lo que se quedó completamente quieta al notar la cercanía y luego algo húmedo que lamía su sangre. Ay joder, ¿dónde hay un hombre lobo cuando una lo necesita? Fue ese momento, esa frase en su cabeza la que hizo que frunciera el ceño y recordaba el peor momento de su vida evadiéndose de lo que ocurría a su alrededor aunque estuviera su vida en peligro: Cuando aquel cura fue asesinado y ella herida por el lobo gigante, vio unos ojos, unos ojos que juró eran humanos. Eso quería decir, ¿que quizá no fue una imaginación? Si los vampiros existen, ¿el perro gigante podría ser un licántropo? ¿Qué coño hago pensando en esto? Si voy a morir, ¿qué más da ya?

De repente la soltó de golpe, algo que la hizo retroceder unos pasos para evitar perder el equilibrio, para después decirle algo que, en vez de hacerla huir como sería la lógico, la hizo enojar. Le miró con un brillo de rabia, de molestia. Ya estaban otra vez. ¿Por qué todo el mundo daba por hecho las cosas? No, sus padres no, pero estaba claro que las monjas no dejaban de advertirlo. Si no fueran tan cobardes tampoco serían la mayoría tan malas.

-Pues no, pero lo que si aprendes en un orfanato es que las cruces hacen daño a los monstruos.- Sacó la cruz que tenía colgando en el cuello llevándola hacia su dirección. No tenía ni idea de si haría efecto, pero por probar no perdía nada.- Para tu información no comida, así que si tienes hambre hay un montón de drogatas fáciles en esa discoteca que no tienen nada mejor que hacer que morirse por ahí.- Le estaba enfrentando con la mirada fruncida, decidida pero temblando de arriba abajo. ¿Pero quién no tendría miedo en esa situación?- ¿Me has salvado para tener tú la cena? Pero no te lo pienso poner fácil, ¡que lo sepas!
 


Don't fuck me, hell exists / Cameron HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Cameron Loughty el Vie Nov 22, 2019 7:20 pm

Yeah, darling, hell exists

-¿Orfanato?- pensó con arrepentimiento, y la miró con mayor detenimiento. No pudo evitar sentir algo de pena por ella, pues notaba la soledad en su mirada. Pero, así como una soledad perenne, también podía ver en ella gran determinación. El simple hecho de que intentase enfrentarlo en lugar de desmayarse luego de saber lo que él era, era más que admirable en una jovencita de su edad.

Una sonrisa sarcástica se dibujó en los labios al verla temblar, extendiendo una cruz en su dirección, como si eso pudiera protegerla de él. Debía admitir que cuando no perdían la consciencia, los humanos podían ser realmente divertidos. -Nunca fui religioso, niña. Si no hubo fe, no existe amenaza en estos objetos.- Para demostrar su punto, se lo arrebató en un rápido movimiento y lo sostuvo en su mano. Si la prenda hubiese sido de plata le hubiera quemado.

Tras observarlo un instante lo metió en el bolsillo de su pantalón, antes de volver la atención a la chica. -¿Y qué piensas hacer para oponerte a mí?- Preguntó dando un paso más cerca de ella, con una mirada amenazante en los ojos. -No estabas dando demasiada pelea cuando te encontré. ¿Verdad?- Un paso, y luego otro más, hasta que la tuvo a sólo centímetros de su cuerpo, amenazante no solo por su presencia, sino también por su mayor estatura en comparación. -¿O crees que tus golpes de niña conseguirían algo?-

Acercó lentamente una mano a su cuello, comprobando que la herida provocada por Aretha ya había cerrado por completo gracias a su saliva.

Le sorprendió notar lo cálida que era su piel. Desde su transformación no había tocado nunca a un humano sin que su intención fuese distinta a beber de él, o ella, por lo que nunca había reparado en ese tipo de detalles. Como la tersura y lo blanca que era, para ser humana.

Su expresión se relajó, e intentó hacer lo mismo con la de ella, aplicando algo de presión en el medio de sus cejas, donde había tenido el ceño fruncido. -No tengo intención de alimentarme de ti, ni de nadie, esta noche. Así que puedes bajar la guardia, niña. Incluso aunque quisiera usarte de alimento, tampoco podrías hacer nada al respecto, así que, ¿Qué sentido tiene estresarte por ello?- La siguiente mirada que le dedicó, si bien seria, ya no fue amenazante, solo serena.

De repente fue consciente del ruido del local, que por el momento de tensión había bloqueado momentáneamente, lo que también le hizo ser consciente de dónde estaba y a dónde tenía pensado ir. Se dio media vuelta con intención de marcharse, pero algo lo hizo detenerse. Ni si quiera pensó antes de preguntarle: -¿No deberías volver a… donde sea que vives?- Era, quizás, un poco insensible, teniendo en cuenta que ahora sabía que era huérfana. Pero eso no hacía que fuese menos peligroso que caminara sola en las calles a esas horas.


Cameron Loughty
Mensajes : 6

Reliquias : 209


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10270-cameron-loughty-ficha
Hijo/a de
la Noche

Cameron Loughty
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Trinity Britt Expósito el Vie Nov 22, 2019 11:02 pm

Don't fuck me, hell exists
→ Viernes → 00:20 → cerca de la discoteca Lotus  → Lluvioso → Outfit —  

La fé era algo que ella tenía bien arraigado. Aunque no lo pareciera Trinity siempre había sido muy creyente, por lo que acostumbraba a llevar aquella cruz colgada del cuello. Le ayudaba aferrarla con su mano, como si ese simple gesto la tranquilizara. Dios la escuchaba allá donde fuera, era algo que creía desde niña pero que ese día se hizo aun más real para la adolescente. ¿Pues acaso no había sobrevivido al ataque de una vampiresa hacía un segundo? Solo faltaba el segundo, que aun habiendo podido matarla aun seguía practicamente ilesa.

No contesto a su frase porque no le veía el sentido, no creía en sus palabras hasta que vio con sus propios ojos como aquel ser cogía su cruz sin ningún problema y, encima, el muy desgraciado se la guardaba en el bolsillo. Será cretino, ¡yo no me muero sin mi cruz!. Pocas veces se la veía fuera de sus casillas, pero ese chupasangre estaba dando en clavo para querer probar su teoría sobre si a los vampios hombre les dolían las patadas en los huevos. ¡¿Cómo se atrevía a robarle su cruz?! Esa noche iba de mal en peor. Sobretodo cuando dio ese paso, acercándose a ella y volviendo a sentir ese pánico cuando un hombre desconocido se le acercaba más de la cuenta.

- ¿PIensas que por ser humana no tengo recursos? - Si no funciona la patada en los huevos, voy jodida. Cada vez estaba más asustada y él más cerca, tanto que tuvo que alzar el rostro por completo para poder ver sus ojos. De repente un fogonazo de luz, probablemente fuente de las luces de un coche, alumbró durante unos segundos el callejón haciendo que los ojos verdes de ella resplandecieran en una señal inequivoca de que no pensaba rendirse. Tiene los ojos azules... Que bonitos. Durante un segundo su mirada su suavizo al encontrarse con la ajena, al ver esa mirada que, por algún motivo que no entendía no le dió precisamente miedo. Había otro sentimiento que no comprendía, probablemente porque no entendía que veía tras sus ojos. - Dejé de ser una niña hace mucho tiempo. Además, una persona que confía tanto en sí mismo tiene todas las de perder.

Su tensión se acrecentó al ver como su mano se acercaba, pero la sorpresa no tardó en llegar al notar esa caricia en el cuello. Los ojos de la adolescente se abrieron sorprendidos para luego mostrar molestia cuando le dio en el entrecejo. Se llevó ahí las manos e iba a responderle con toda su mala leche. Pero no lo hizo. Al ver su mirada se quedo callada. No era la de un asesino, pero había algo que le llamaba la atención, probablemente demasiado tratándose de un vampiro. Y desde luego, su conducta no ayudó para nada. Se quedó helada mientras él parecía querer irse y entonces volvió a hablar. ¿Por que la gente no tenía ningún tipo de empatía? ¿O quizá él no aparentaba tenerla?

- ¿Y qué te importa? No quieres chuparme la sangre, estabas a punto de irte... ¿No será que me has salvado por amabilidad? Si es que hacer algo de forma desinteresada existe de veras.- Era consciente de que provocar a un ser así no era lo más inteligente del mundo, pero su instinto de supervivencia parecía haberla abandonado. Quería que ese ser de Lucifer se quedara aunque no tenía ni idea del motivo. - Estás helado... - No le pensó para nada, algo poco típico en ella en ese tipo de situaciones y se acercó a él, poniéndole un pañuelo negro que tenía enroscado en la muñeca en su cuello. Estaba acostumbrada de cuidar de los pequeños del orfanato y a tener esos gestos con niños, por lo que fue sumamente extraño que actuara así.- ¿Me devuelves la cruz? Cuando esa tipa me estaba atacando me estaba preguntando si a un vampiro macho le dolería una patada en los huevos y si no me la devuelves pienso comprobarlo, que lo sepas. - Delante de él le tendió la mano con la palma hacia arriba, esperando su pequeño tesoro.


 


Don't fuck me, hell exists / Cameron HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Cameron Loughty el Mar Nov 26, 2019 12:36 am

Yeah, darling, hell exists

¡Qué graciosa! Salvarla por amabilidad. Sí, claro. Hacía siglos que no hacía nada desinteresadamente. Si lo pensaba bien, ¿Lo había hecho acaso alguna vez? Incluso siendo humano, todas sus acciones habían tenido un propósito que servía a su propio beneficio. En este caso, simplemente había querido fastidiarle la cena a esa mujer, ¿No es así? Por supuesto, eso debía ser.

-Dudo que quieras mi consejo, pero te lo daré de todos modos.- Se giró nuevamente, viéndola de frente. -No confíes en nadie que diga hacer algo desinteresadamente. Esa persona te estaría mintiendo. Ninguna criatura hará jamás algo que no le traiga algún beneficio.-

Aquella era una lección dura, pero bien podría ella seguir su consejo o aprenderlo por las malas. Esa sería su decisión.

-No te equivoques. No me importa en absoluto. Ni siquiera te conozco.- No había terminado de hablar, cuando ella comenzó a acercar sus manos a su cuello. Por reflejo, la sostuvo de los antebrazos, pensando que intentaría algo para matarlo. Aquello no le habría sorprendido tanto como las aparentes verdaderas intenciones de la chica.

En sus manos no reposaba ningún arma, solo un pañuelo. Y sus palabras le dejaron claro qué pensaba hacer. Fue el turno de su propio ceño de fruncirse. Debía haber alguna trampa en aquella acción, pero por más que pensaba al respecto y observaba la niña, no podía encontrar ninguna explicación lógica.

Lentamente, aunque aún alerta, soltó las extremidades ajenas y dejó caer los brazos a ambos brazos de su cuerpo. Aunque el frío realmente no le afectase, estaba demasiado sorprendido como para rechazarla. ¿No estaba ella demostrándole con ese pequeño gesto que estaba equivocado? Eso pensó apenas por unos segundos, hasta que ella extendió su pequeña mano, pidiendo su cruz de vuelta, y amenazándolo en caso de que se negara a su petición.

Una sonrisa sardónica se dibujó en sus labios, mas no había diversión alguna en sus ojos. -La próxima vez que pretendas lastimar a un vampiro, procura no advertirlo de tus intenciones.- Otro consejo que ella no había solicitado, pero que sabía le sería útil si llegaba a encontrarse con otros de su especie en el futuro.

Introdujo la mano en el bolsillo y sacó el objeto que, para ella, parecía importante. Nuevamente lo observó. Esta vez preguntándose por qué sería tan preciado para ella. Debía serlo, de lo contrario no lo amenazaría para obtenerlo de vuelta. Aunque, pensándolo mejor, ella parecía del tipo que le gustaba meterse en problemas, sin siquiera saber cuán graves podrían ser o con quién se estaba metiendo realmente.

Ignorando la palma extendida hacia él, imitó las acciones de la pequeña y colocó el objeto alrededor de su cuello, en donde había estado originalmente, dejando, al finalizar, ambas manos sobre sus hombros. -Será mejor que olvides todo lo que ha pasado esta noche.- Le dijo, aunque realmente intentaba convencerse a sí mismo de ello. Por alguna razón, no quería que ella lo olvidara, ni siquiera que olvidara solo lo que él era, aunque eso fuese lo correcto.

Un aullido lobuno y escalofriante se dejó escuchar en la lejanía, haciéndolo olvidar lo que había estado por hacer y obligándolo a mirar al cielo en busca de la luna. Aunque se encontraba nublado y amenazaba con lluvia, con su visión aumentada podía percibir su reflejo tras las oscuras nubes. Coronaba el cielo, completamente iluminada. -Luna llena.- Murmuró más para sí mismo. ¿Cómo no se dio cuenta antes? No se le antojaba un enfrentamiento con algún sucio lobo, mucho menos arriesgándose a que la chica se viera involucrada en ella.

Sin pensarlo en absoluto, la tomó por la muñeca y comenzó a caminar en dirección a lo que, a duras penas, podía llamar hogar. -Vendrás conmigo.- Aquello no era ni siquiera una orden, ella no tenía más opción que hacer lo que él decía. No tenía voz ni voto. Era una decisión tomada, y él no la dejaría fuera de su vista hasta que pudiera salir a las calles sin correr ningún peligro. Cuando fuera de día.


Cameron Loughty
Mensajes : 6

Reliquias : 209


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10270-cameron-loughty-ficha
Hijo/a de
la Noche

Cameron Loughty
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Trinity Britt Expósito el Mar Nov 26, 2019 9:25 pm

Don't fuck me, hell exists
→ Viernes → 00:20 → cerca de la discoteca Lotus  → Lluvioso → Outfit —  


-Anda mira, una persona coherente y realista.... Aunque persona no es lo adecuado, ¿no? - ¿Chupasangre? ¿Sanguijuela? No tenía ni idea de si había más terminología para los vampiros. Bueno, una terminología que no fuera un mote precisamente agradable. Estaba claro que ese tipo de criaturas no eran su fuerte, las novelas de vampiros le parecían estúpidas y nunca había sentido especial interés por la fantasía. Bueno, mejor dicho, dejó de ternerlo cuando era pequeña.

Él no la conocía, ella tampoco a él... Una frase tajo inteligente. Casi se río del pobre por comentar lo obvio. De todas formas las cosas quedaron a parte ante su gesto inesperado de amabilidad cuando le colocó el pañuelo. La reacción del vampiro le sorprendió y se recordó por unos momentos a sí misma, desconfiando de todo lo que la rodeaba, de todas las personas de su entorno. No sabría explicar con palabras como se sintió en ese instante. Su instinto era huir, absolutamente de todo, en especial cuando un hombre la tocaba, pero ese gesto... No, no era cómodo que alguien la agarrara pero estaba segura de que pensó que iba a hacerle daño. Por eso no dudo en ponerle el pañuelo cuando la soltó. Si hubiera sido al revés hubiera sido muy brusca.

La verdad era que la intención de probar su teoría ya no era una prioridad, se había evaporado como el agua ante el calor sofocante del sol en verano. Este tío... Me intriga. Pero si no podía fiarse de un cura, ¿iba a hacerlo de un vampiro? Fuera como fuere le había salvado la vida, algo que agradecía a su manera como con ese estúpido gesto que aun no comprendía porqué había salido de forma tan natural. Si hubiera querido me habría o bien dejado a su merced o bien me estaría sacando ahora la sangre. No entiendo nada. Y de repente se llevó otra sorpresa que la dejó helada. En vez de devolverle la cruz, como bien exigía su mano extendida, él la observó y luego la puso sobre su cuello mientras la adolescente miraba aquel rostro intentando mostrar tranquilidad en vez del puro asombro. Además de contenerse las ganas de apartarlo de un manotazo. Había mejorado con su autocontrol y esa noche se estaba demostrando con creces. Aunque por algún motivo aquello era distinto. No sentía miedo exactamente.

-Espera, ¿próxima vez? ¿Crees que voy a ir por ahí diciendo "eh, vampiros, intetad comedme que quiero probar una teoría"? -No pudo evitar soltar una carcajada.- Además, dudo que haya muchos, ¿no? Sino todo el mundo sabría que existís. Y si sé que es real es porque aun me duele la cabeza de la hostia que me ha dado esa tipeja.- Que mal rollo. Ahí si estaba acojonada. Probablemente no estaba terminando de digerir esa situación. ¿Vampiros? Lo había visto con sus propios ojos, no había forma de negarlo, ¿pero lo normal no sería que estuviera aterrada en vez de mantener una conversación tan tranquila. Se llevó la mano al cuello, acariciando la cruz que volvía a descansar sobre su pecho ¿Qué tienes pensado para mí?  ¿Por qué estoy tan tranquila en vez de muerta de miedo?. Ni siquiera se había dado cuenta que tenía las manos ajenas sobre sus hombros, no hasta que escuchó unas palabras que le hicieron dar un paso hacia atrás.- Yo no olvido. No voy a empezar a hacerlo ahora.

Los aullidos de lobos o perros de la ciudad no solían mantenerla precisamente tranquila, no desde el lobo gigante mató al cura y la hirió, pero en esa casi ni siquiera se dio cuenta. Por eso, las palabras del vampiro le hicieron poner una cara de confusión casi cómida. ¿Qué coño tenía que ver la luna llena? Vale, estaba claro que no estaba muy puesta en fantasía, ¡pero es que resulta que no eran seres fantasticos? Tio, ¿Dracula existió? ¿Y Elizabeth Bathory? Esas eran las únicas historias que sabía de vampiros y más bien lo que le gustaba era lo que ella consideraba la... historia real, no el mito tras esta. Y, de repente, otra vez un giro inesperado que le hizo seguir al tipo por pura inecia. Tardó un poco en reaccionar. ¿Por qué cojones la estaba cogiendo y se la estaba llevando de ahí?

-Eh. ¡Eh! ¡Sanguisecuestrador! ¡Afloja, que soy paticorta! - Ella no llegaba al uno sesenta e altura y él parecía gigante, un paso de él eran cinco de ella cómo mínimo. Espera, ¿y sus amigos? Si no aparecía se iban a preocupar... ¿O se cabrearían por quedarse con la droga? Oh, la droga. Que les jodan, me fumaré los porros y lo demás lo tiraré a tomar por culo. Por ponerme en esa situación. Panda de gilipollas. - ¿A dónde me llevas? Por cierto, ¿podrías soltarme? No me gusta nada que me toquen.- Nadie lo diría.- Y ya que me secuestras... ¿Podría usted, oh tipo que espero que sea un viejo para poder aprobar historia antigua, decirme como se llama? - Sí, se estaba mofando un poco de él, pero se empezaba a poner nerviosa. O sea, estaba prefiriendo irse con un desconocido con colmillos que podrían perforarla en cualquier momento que con los desgraciados de sus amigos que le habían obligado a ir a por droga en un callejón donde casi la matan. No, desde luego no había duda, prefería al vampiro.




Don't fuck me, hell exists / Cameron HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

Don't fuck me, hell exists / Cameron Empty Re: Don't fuck me, hell exists / Cameron

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.