31/12 ¡Último día del año, queridos habitantes del submundo! El Staff de Facilis Descensus Averni os desea una magnífica entrada de año y que os sucedan más cosas buenas que malas. ¡FELIZ 2019!


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

21 # 21
10
NEFILIMS
4
CONSEJO
4
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
9
BRUJOS
3
HADAS
2
DEMONIOS
0
FANTASMAS

El juicio /Einar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El juicio /Einar Empty El juicio /Einar

Mensaje— por Trinity Britt Expósito el Dom Dic 01, 2019 3:31 pm

El juicio
→ Lunes → 10:30 → juzgados  → Soleado→ Outfit  Outfit 2—  

 Tenía que admitir que estaba un poco nerviosa. Aquel era el gran día, el día en que por fin tenía la oportunidad de tener una vida por su propia cuenta, de salir del orfanato que tan malos recuerdos le traía y, sobretodo, olvidarse de las casas de acogida. Odiaba cada vez que le decían que que tenía que irse con unos putos desconocidos que iban a cuidar de ella que, en teoría, eran buenas personas por tener semejante voluntariado. La verdad solía ser muy distinta. La mayoría eran unos hijos de la grandísima puta, unos borrachos o pervertidos o cualquier disparate. ¿Cómo era posible que engaran así al estado? En fin, se iba a acabar. Era su mantra en ese momento mientras contemplaba aquel enorme lugar desde la cera de enfrete. Se tenía que acabar, no podía soportarlo más.

Cogió el valor suficiente para entrar, acercándose a la trabajadora social que ya estaba allí. Tenía muy claro que no iba a dejar que se saliera con la suya tan fácilmente, pero vamos, iba a luchar con garras y dientes por eso. La mujer le sonrió y empezó a preguntarle como había estado y ese montón de parafernalias... Como si realmente le interesase. ¿No podían haberle puesto a una que le cayera bien? Ah, no, que tenía que ser la gilipollas del orfanato. No es más falsa porque no puede esta tía. Entonces recordó lo que dijo Jannicke mientras la otra no dejaba de hablar consigo misma.

Se sentía extraña por ese pensamiento y no pudo evitar mirar hacia la puerta a ver si la veía. Nunca se imaginó que ese encuentro con su familia biológica podría afectarla así, había estado con la cabeza en otro mundo todo el fin de semana. Sobretodo cuando los pequeños preguntaban por Einar, queriendo que volviera a llevarlo porque querían jugar con él. Eso le hizo pensar aun más e incluso sentirse culpable. Quería pensar que no todos los hombres eran iguales, incluso había visto cosas buenas mientras estuvo allí en su casa, pero solía ser superior a sus fuerzas.. Por más que lo intentara el miedo no se iba y, por una parte, tampoco quería que se fuera. Así estaba más a salvo, sin fiarse de nadie.

Cuando tuvieron que entrar le indicaron a ella su sitio frente a la jueza y la gilipollas de la Trabajadora social al otro. Como en las putas pelis, solo que parecía yo la acusada y ella el fiscal que quería mandarla a la cárcel o ejecutarla. ¿Que tenía bajó la manga esa tipa? Miedo el daba, pero fue ver entrar a la jueza para ponerse ahí arriba y cambiársele la cara. Con esta no te saldrás con la tuya... Pero igual yo tampoco. Menuda mierda.

-Sentaos.- No lo dudaron un instante, ni ella misma que se estaba cagando en todo. ¿Es que no tenía días libres? ¿Por qué siempre le tocaba la misma? - Veamos... -La jueza empezó a repasar unos documentos. No, aquello no era como en las películas, pero tendrían tiempo para hablar ambas.- He revisado este caso a conciencia. Trinity Britt Expósito quiere salir del orfanato...-dijo mientras se ajustaba las gafas para ver mejor algunos de los papeles que tenía sobre la mesa: Los historiales estaban al lado.- para ser autodependiente.- Sin dudarlo un momento me miró como incrédula.- Señorita Expósito, tengo aquí su petición pero voy a pedirle que se levante y nos lo explique con sus propias palabras.

En ese momento no sabía quien estaba en la Sala. Había visto de reojo a la hermana Mary Clarence, pero como para no verla y creía que solo había policias. ¿Quién querría ir a ver eso de todas formas? Se levantó con traquilidad, iba preparada para ese momento, sabía que podía conseguirlo.

-Verá señoría, durante todo este tiempo he conseguido ahorrar tres mil dolares que tengo en una cuenta del banco, algo que se puede comprobar en los papeles que están ahí adjuntados.- Toma ahí petarda, ¡esa no te la esperabas! Casi sonrió y todo al ver de reojo la cara de la trabajadora social.- Con ese dinero podría alquilar un piso e irme del orfanato.

-Aquí pone, según sus informes médicos que tiene un soplo en el corazón.- Eso no se lo esperaba.- Esto requiere una operación... También tengo aquí adjudicadas tus notas del instituto, ¿tienes intención de dejarlo?

-No, me gustaría terminar el bachillerato.

-¿Y tu plan para después del bachillerato? Además, ¿cómo piensas mantenerte sin un trabajo? Tres mil dolares no te dan para toda la vida.

- Se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo, solo tengo que encontrar un trabajo. Quiero entrar en la escuela de baile, las pruebas son en verano.

- ¿Con un soplo en el corazón? -La jueza se masajeó los ojos unos instantes para acto seguido hacerla sentar con un gesto y girarse a la trabajadora social. Sus exposiciones fueron muy claras sobre la conducta que solía tener, más tirando a agresiva a la hora de hablar, aportando también que el dinero que tenía no podía mantenerla durante mucho tiempo y exponiendo traumas que hacían necesario que ella socializara con el psicólogo e incluso con un psiquiatra que había pedido tiempo atrás. La cara de odio que le lanzó fue poca. Ella no necesitaba un psiquiatra, estaba hasta los cojones, hasta la jueza la miró como si se estuviera pasando.-Bien, de acuerdo.- Nos miró a ambas.- Señorita Expósito, no tiene trabajo pero si he visto que tiene una herencia que no puede recibir hasta los diciocho años. También pone que la ha rechazado. No voy a preguntarle porqué ya que lo pone aquí bien claro, pero no puedo dejar que una adolescente sin recursos para mantenerse solventemente salga de una institución donde es tratada y cuidada. Así que, a no ser que tengas un adulto que se responsabilice de ti, la respuesta es que no.

Ese no había acabado ahí, esa jueza tenía mucho más que decir que por algún motivo sabía debía mantenerse callada por ahora. Tendría otra oportunidad de hablar y quitarle esa estúpida sonrisa de la cara a la trabajadora social. Cada vez estaba más cabreada, ¡¿cómo no podían valer tres mil dolares para irse de allí?! ¡¿Tanto esfuerzo para nada?! No, no, no. Ni de coña. Ella salía de ese orfanat como fuera.

-Por otra parte... -la jueza prosiguió.- Me parece una vergüenza que teniendo un problema cardíaco que se soluciona con una operación, las encargadas de que esto se lleve a cabo, vease la señorita Williams como trabajadora social, no se hayan encargado de que esa operación se realice. -Su tono se volvió tan serio que si Trinity hubiera sido ella, estaría muerta de miedo.- Creo que esto es motivo de inspección. Habrá que buscarle una casa de acogida para el tiempo de postoperatorio y pienso asegurarme personalmente de que se lleve a cabo antes de que cumpla los dieciocho años.

-¡Espere! -Se quedó helada un segundo.- Quiero decir, señoría, ¿casa de acogida? Quiero irme del orfanato, ¡tengo dinero para mantenerme!

- ¿Y trabajo? ¿O alguien se haga cargo de ti? ¿Tienes a alguien que pueda cuidarte si te operan? Tres mil dolares no es suficiente. Y a no ser que tengas algún recurso más duro mucho que esto dure mucho más. Lo siento, pero creo que no eres consciente de lo que significa ser autosuiciente.
 


El juicio /Einar HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Einar Sørensen el Lun Dic 02, 2019 11:48 pm

El Juicio
→ Lunes → 10:30 → Juzgados → Luna nueva a creciente, Soleado


Un auténtico coñazo, exactamente igual que un jodido dolor de muelas, así era como se había estado comportando mi hermana desde que volvió de llevar a Trinity al orfanato tras su repentina aparición en nuestras vidas. Como si de una auténtica taladradora humana se tratase, mi querida hermana no había hecho más que torturarme en todo momento con el maldito tema del juzgado y de nuestro deber para con la pequeña. Tanto había sido así de cansina que incluso pasé gran parte del domingo en la sede del Praetor, huyendo de las comeduras de tarro de mi hermana. Algo que no puede evitar que sucediera en cuanto puse un pie en la casa el domingo a la noche.

Finalmente la alianza Jannike-Damian habían conseguido ganar la batalla, haciendo que, a última hora de la noche, levantase mis manos en claro gesto de derrota y aceptase ir al día siguiente al dichoso juicio, puesto que mi hermana no había podido tomarse las horas libres necesarias para ir.

Vistiéndome más o menos para la ocasión, so pena de recibir una reprimenda por parte de mi hermana, había dejando a mi sobrino en el colegio antes de encaminarme, conduciendo de forma prudente, hasta el edificio de los juzgados. Era curioso, pero al aparcar mi moto en la zona habilitada para ello, no pude evitar mirar de soslayo la mole que se levantaba delante de mi, sintiendo un cierto cosquilleo molesto en mi nuca, pues, a pesar de que se trata de un sitio en donde los mundanos creen que se imparte justicia, algo que dista mucho de la realidad, no debe diferir mucho de los lugares en donde los cabrones cazadores se divierten creando sus estúpidas leyes para intentar convencernos de que somos malos, malísimos, sin darse cuenta de que ellos son mucho peores que nosotros.

Tan sumido ando en mis pensamientos que se me olvida dejar el casco en la moto, por lo que me veo obligado a regresar a ella para dejarlo ante la negativa de los seguratas del edificio en dejarme pasar con él, haciendo que pierda demasiado tiempo, pues al regresar me encuentro con un grupo de jodidos asiáticos de visita turística - "¿En serio? ¡Hay que joderse!, ¿Pero quién coño en su sano juicio querría visitar un puto juzgado en plan turista?” – no puedo sino pensar, gruñendo claramente ante la cola que me veo obligado a hacer antes de conseguir pasar el control de seguridad y poder dirigirme hasta la sala de audiencias en donde ya debía de haberse iniciado el puñetero juicio.

Como me temía en cuanto abro la puerta de la sala y entro, me encuentro con una sala casi completamente vacía, en la que se hayan poco más de cinco personas, por lo que decido sentarme en la última fila para no molestar más de lo necesario, sobretodo porque es justo el momento en el que mi supuesta sobrina está diciendo que tiene unos tres mil dólares ahorrados - "Vaya con la mosquita muerta… y parecía que no sabía lo que se hacía” – no puedo evitar pensar mientras termino de aposentar mis posaderas en el viejo banco de madera.

En silencio me convierto en un mero espectador de lo que se va desarrollando en la sala, llegando incluso a reclinarme lo más cómodamente posible que puedo en aquel jodido asiento de madera, - "Unas palomitas no me vendrían nada mal ahora mismo…” – me permito ironizar ante lo que me parece que no es más que una especie de rencilla entre jueza, trabajadora social y la adolescente.

- "Vaya… se pone interesante la cosa” – pienso jugueteando con el palillo que llevo apoyado en mis labios cuando veo que la jueza empieza a masajearse los ojos, haciendo que la joven se siente y dirigiéndose a la trabajadora social, la cual parece no estar muy contenta con el discurso que ha soltado Trinity. - "¿Una herencia?... ah claro, estúpido debe ser de su madre… aunque hay que ser realmente estúpido para rechazarla… ¿en qué cojones estabas pensando pequeña?” – no puedo evitar pensar según voy escuchando a la jueza, la cual va enumerando datos que no conocía en absoluto. Pero es cuando suelta lo de la operación, que tiene que ser sufragada por los servicios sociales al encontrarse bajo su tutela, lo de la casa de acogida, pero sobretodo el estallido de pánico que parece haberse apoderado de la rubia cuando protesta con tanta energía lo que hace que me incline hacia delante, apoyando mis manos en la mesa, dispuesto a hacer aquello que me ha exigido mi hermana, a pesar de que ni yo, ni mi lobo, queremos hacerlo.

- Nei, no es consciente de lo que significa ser autosuficiente – suelto con tono serio en cuanto la jueza termina hablar, levantándome finalmente del banco - Pero es lo suficientemente lista como para pedir ayuda cuando la necesita – añado como quien no quiere la cosa, sacando el palillo de mis labios y comenzando a caminar con paso tranquilo pero seguro hacia el pasillo central que conecta el estrado con la puerta, notando todas las miradas clavadas en mi.


El juicio /Einar Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 326

Reliquias : 1756

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Trinity Britt Expósito el Mar Dic 03, 2019 10:08 am

El juicio
→ Lunes → 10:30 → juzgados  → Soleado→ Outfit  Outfit 2—  

Eso no iba bien, no iba nada bien. Por lo menos no solo para ella, la trabajadora social no iba a volver a querer ver a esa jueza en la vida y era normal, la misma Trinity había estado rezando todo el fin de semana para que fuera otra persona. Curiosamente no le caía mal. Había tratado muchas veces con ella y era una persona bastante graciosa a su manera, especialmente cuando no se está metiendo contigo. Ese era el problema, que no era contra otros. De una manera o de otra solía salirse siempre con la suya, era una jodida maestra en ello. Y esa tía no quería que se fuera del orfanato... También quería que fuera operada antes de los dieciocho, algo que, en parte, estaba a su favor.

En ese momento se estaba cagando en todo, porque no tenía con que convencerla para que la diera la emancipación y así de repente y gratuitamente, apareció el troglodita. El rostro de la adolescente se giró para contemplarlo mientras se acercaba, al principio pasmada luego con una cara de terror y rabia. ¡¿Qué estaba haciendo?! Empezó a negarle con la cabeza, como si eso pudiera impedir que siguiera hablando. ¡¿Qué cojones hacía él ahí?! Ay Dios mío, ¿a que la caga? ¡Que esta tipeja es capaz de cualquier cosa! ¡Pírate joder! Y entonces... Espera, ¿me ha insultado y dicho algo positivo de mí en una frase? ¿Este es tonto?.

La jueza se bajó las gafas para contemplar a Einar y Trinity no pudo hacer otra cosa que llevarse las manos a la cara soltando un "ogh" totalmente exasperando. La trabajadora social parecía no entender nada y la policía se acerco levemente como en señal de aviso. Mandaba huevos que estuviera en esa situación. ¿No sabe levantar la jodida mano? Esta me la paga.

-No sé muy bien quien es usted, pero quédese ahí quietecito que yo no le he dado permiso para acercarse al estrado.- Fue entonces cuando su mirada fulminante se pasó sobre la adolescente.- ¿Me puede explicar esto, señorita Expósito? - No, no podía.

-Pues... - Volvió a soltar una queja mientras se levantaba. Si ya la repateaba estar allí, eso había sido el colmo.- Es Einar Sørensen, quien firmó los papeles del cese de derechos sobre mí en nombre de su hermano.- Algo le decía que esto no iba traerle nada buena y la sonrisa de la jueza lo corroboró. Hizo una seña a los policias y en menos de un segundo ya había otra silla en la misma mesa que la suya. ¿Qué le había hecho ella al mundo?

-Por favor, siéntese.- de repente la trabajadora social, asi porque si, le llevó otros papeles que la jueza no tardo en revisar rápidamente mientras su sonrisa iba increscendo. Que mal rollo le estaba dando todo eso.- Señor Sørensen... Así que es tu tío biológico por parte de padre. En este informe pone que estuviste en su casa el viernes para pedir el cese de derechos para así conseguir la emancipación... Aquí pone que le dijiste a la hermana Mary Clarence, que te habían dado una buena bienvenida, que la mujer... Imagino su hermana.- DIjo mirando por un segundo a Einar mientras Trinity se tensaba y ponía tan roja como un cangrejo. Traicionada por la única monja que quería. Menudo golpe bajo. Eso no podía estar pasando.- Era agradable y dulce. ¡Anda mira! - Cada vez que sonreía se encogía un poco más en el asiento.- También dijiste que tuviste tus prontos con el señor aquí presente pero que después te pareció una buena persona y que te encantó la forma en la que jugo con los niños en el orfanato, además de otras cuantas cosas positivas que se van a quedar aquí... Voy a mirar otra cosa....- Empezó a buscar entre la infinidad de papeles de su caso, hasta que se topó con lo que quería.- Esta son las cartas a Papá Noel. Veamos... "Quiero una mamá buena y dulce" etcetc " y un papá grande y fuerte que me proteja. Y que tenga un perro grande con el que pueda jugar" Algo que se repite año tras año en todas las cartas. Es lo único que pedías todas las navidades.- En cuanto terminó de leer eso posó una mirada divertida en la adolescente.- Tu tío es grande y fuerte, ¿no? Lo del perro no lo sé, pero eso es secundario. - Volvió a dejar los papales para juntar sus manos y mirar a Einar.- Señor Sørensen, los papeles que usted firmó eran para desentenderse de ella oficialmente, lo que me lleva a preguntarle, ¿qué hace usted aquí?

Trinity no se atrevía ni a levantar la mirada. Tenía la cara escondida entre los brazos, totalmente apoyada en la mesa con un gesto total de derrota. Iba a volver al orfanato, a tomar por cula su liber.... Espera, ¿cómo que Einar es grande y fuerte? El pánico se apoderó de ella en el mismo momento que las palabras de la jueza fueron amueblándose en su cabeza. No sería capaz. De esa tía se creía cualquier cosa.
 


El juicio /Einar HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Einar Sørensen el Jue Dic 05, 2019 11:16 pm

El Juicio
→ Lunes → 10:30 → Juzgados → Luna nueva a creciente, Soleado


Con una amplia sonrisa en mi rostro continúo mi lento avance hacia el estrado comprobando por la expresión de Trinity que no le hace ni pizca de gracia mi presencia en la sala - "Lo siento, pero te vas a tener que joder y soportarme” – pienso mientras le dedico la más amplia de mis sonrisas a la rubia. Aunque me detengo en cuanto la jueza así me lo pide, esperando a ver qué contesta mi nueva sobrina.

- Ja, ése soy yo – comento en cuanto hace la presentación, manteniendo la sonrisa de autosuficiencia en mi rostro al tiempo que cruzo mis brazos sobre mi pecho, a la espera de ver qué será lo que suceda a continuación. La verdad es que nunca antes había estado en un juicio mundano real, y tenía muchísima curiosidad por ver cómo funcionaba, así que, de una forma un tanto retorcida, estaba consiguiendo satisfacer esa curiosidad.

- Å, Så vennlig!, Takk. – le agradezco a la jueza el que me ofrezca sentarme junto a la mesa en donde se encuentra la adolescente, sonriéndole esta vez a ella una vez los policías han puesto una silla para mi - "Hay que ver lo majos que son los policías cuando no te buscan para tocarte los huevos…” – pienso mientras les agradezco el detalle de la silla, terminando de sentarme cómodamente en ella, apoyando ahora mis codos sobre la mesa, a la espera de ver qué dirá la jueza, quien parece muy interesada en los papeles que la asistenta social le acaba de entregar.

- Eso parece, señoría – le digo en cuanto me nombra para comentar que soy el tío biológico de la chica - "A falta de la prueba de paternidad que confirme la historia que nos ha contado la chica, claro está” – añado mentalmente sin expresarlo abiertamente manteniendo en todo momento una expresión jovial en mi rostro, sin mirar en ningún momento a la rubia.

En silencio, escucho divertido lo que va diciendo la jueza, asintiendo cuando hace el comentario de que la mujer debe ser mi hermana, sintiendo esa punzada de cariño hacia Jannicke cada vez que alguien habla bien de ella y mordiéndome la lengua para no soltarle una respuesta mordaz al comentario, aunque no tardo en arrepentirme de no haberlo hecho en cuanto habla de mi - "Prontos dice… más bien encontronazos diría yo…” – pienso sin perder mi gran sonrisa dejando caer definitivamente el palillo que aún mantenía en la mano al suelo - "Vaya, vaya, vaya… qué interesante… así que soy buena persona, me gusta jugar con los niños y otras cosas buenas… ¿serán esas cosas buenas todo aquello que me dijo en la calle?, ¿cómo fue?... ¡ah, sí!, Troglodita, gorila descerebrado, alcohólico, maltratador, violador, pederasta… sí, toooodo cosas bonitas” – no puedo evitar pensar con sorna al oír todo eso, sintiendo cómo mi lobo se enfurece al recordarlas, pues para nada me esperaba que ella hubiera dicho todo eso en el orfanato, más bien al contrario, estaba casi seguro de que hablaría pestes de mi, lo cual no deja de ser curioso bastante curioso.

Aprovechando que la jueza comienza a rebuscar entre los papeles que tiene sobre el estrado, ahora sí que giro mi cabeza clavando mi clara mirada en Trinity, enarcando una ceja a modo de interrogación por dichas palabras para, seguidamente, guiñarle un ojo y volver a centrar mi mirada en la jueza, quien ya parece haber encontrado lo que buscaba.

- "¿Cartas a Papá Noel?, ¿en serio?, ¡No me jodas!” – pienso divertido imaginándome el bochorno que debe estar sintiendo la pobre antes de escuchar lo que pedía en ellas. Está claro que era la petición a Santa más rara que jamás había escuchado en mi vida, pues, aunque yo dejé de escribirle en cuanto hui con mi madre y hermana, a una edad demasiado temprana para ser honestos, no había oído de nadie que pidiera una familia, con perro, pero una familia a fin de cuentas. Y, por mucho que su relación con mi hermano y lo que ello significa para mi, me hagan ser muy reticente a mostrarme amable o comprensivo con ella, no puedo dejar de sentir cierta conexión con ella, con esa petición de tener una familia que solo aquellas personas que la hemos perdido podemos llegar a valorar tanto.

Como consecuencia de estos últimos pensamientos, la sonrisa se desvanece un poco de mi rostro, aunque no totalmente, y a mis oídos me llega la voz de la jueza desde la lejanía, o más bien llegan palabras sueltas, algo así como tío, grande, fuerte, perro, pues estoy más pendiente de lo que estoy pensando que de lo que me están diciendo y, cuando estoy así a veces mi cerebro desconecta e incluso deja de traducir lo que me digan en cualquier lengua que no sea la materna. - Ja? – pregunto en cuanto mi cerebro procesa la voz de la jueza nombrándome, volviendo a centrar mi mirada en ella y reactivando mi sonrisa al instante - ”Muy buena pregunta, ¡sí señor!” – no puedo evitar pensar ante la pregunta de la jueza, una pregunta realizada con toda la lógica del mundo. Carraspeando ligeramente antes de responder, ladeo ligeramente la cabeza sin apartar mi mirada de la jueza - Eso mismo me pregunto yo – le suelto sin más levantando las dos palmas de las manos hacia arriba y encogiéndome ligeramente de hombros - Porque yo estaba muy tranquilo ¿sabe? – empiezo a explicarme, llevando mi diestra hacia mi cabeza, comenzando a rascarme el lateral de la cabeza, por encima de la oreja - Allí en aquel bosque siberiano, alejado del bullicio de la ciudades, de las muchedumbres y de toda esa mierda, ¿no se si me entiende?, viviendo tranquilamente en una pequeña comunidad muy tranquila – dejo de rascarme la cabeza para hacer lo propio con la nariz - quizás demasiado tranquila y aislada… así están mis modales… – digo esto último como si fuera un pensamiento dicho en voz alta más que una frase propiamente dicha adoptando una expresión pensativa durante unos segundos - bueno, que eso, que yo estaba tranquilamente cuando me entero que ha muerto mi cuñado – continúo diciendo, empezando a rascarme la oreja esta vez - y claro, ¿cómo iba a dejar a mi pobre hermana sola con un crío pequeño en esta monstruosidad de ciudad? – dejo de rascarme para volver a juntar las manos sobre la mesa - Así que me dije, Einar, mueve tu culo a Nueva York que tu hermana te necesita y así vine aquí – vuelvo a elevar las palmas de mis manos al aire - Y, entonces, es cuando me entero de que tengo otra sobrina. ¿se lo puede creer? ¡Dos sobrinos de golpe!. Vamos una locura – me exclamo poniendo cara de sorpresa - y claro, si mi sobrina me pide que le firme los papeles, ¿Quién soy yo para negarle algo?, nei?. Pero luego, hablando con mi hermana, me dice pero está sola en la ciudad, y no podemos dejar que le pase nada malo, porque nosotros siempre cuidamos de los nuestros – aprieto los labios tras decir esto y afirmo varias veces con la cabeza, juntando nuevamente mis manos - Una putada vamos. Así que aquí estoy, para hablar en favor de Trinity y entregarle estos papeles – termino de decirle al tiempo que me incorporo y, con paso firme y tranquilo me acerco al estrado sacándome un sobre del bolsillo del pantalón, entregándoselo a la jueza. Un sobre dentro del cual hay un contrato de trabajo de media jornada como auxiliar administrativo de una escuela de baile.



El juicio /Einar Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 326

Reliquias : 1756

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Trinity Britt Expósito Ayer a las 12:13 am

El juicio
→ Lunes → 10:30 → juzgados  → Soleado→ Outfit  Outfit 2—  


¿No podía hablar en su idioma? ¿En serio? ¿Es que acaso le costaba tanto usar palabras que entendiera todo el mundo en la sala? Si ya estaba cabreada, desde luego eso no ayudaba en absoluto. Parecía más bien que se estaba burlando de ella con esas sonrisas. Tío, que sé que no me soportas. ¡No seas tan falso! Le estaba hirviendo sangre. Sabía que su presencia iba a joderlo todo o, como mínimo, a empeorarlo lo máximo posible. ¿Por qué no podía haber ido Jannicke? Ella era agradable, en cambio el troglodita la ponía de los nervios.

Se quedo quieta, tirada prácticamente sobre la mesa, sin observa a nadie ante la derrota desesperada que sabía tenía. ¡Pero claro! La jueza hizo una pregunta que hasta ella misma se preguntaba. Le ha obligado ella a venir. Seguro. Aun así, la respuesta de Einar fue... Inesperada. Conforme mas escuchaba más se cabreada, hasta que al final alzó la cabeza para mirarle totalmente incrédula. ¿Pero que coño estaba haciendo? ¿Quería acabar en el puto calabozo? Bueno, eso no estaba del todo mal. Por lo menos ella no tendría la culpa de ese asunto, la tendría él solito por su vocabulario.

-Venga, no me jodas. ¿El puede hablar mal y yo no? - Una mirada de la jueza fue suficente para que se callara, haciendo un gesto con los bazos de pura exasperación.

-A ver si me he enterado.- Se cruzó de brazos. Estaba molesta. ¿O divertida? Ay, no tenía ni idea.- Vivía en un bosque, de donde proceden supuestamente sus modales casi nulos... Y vino a la ciudad porque murió su cuñado. Y de repente tiene dos sobrinos.- Ni siquiera miró los papales. Durante unos segundos observó atentamente a Einar con una cara tan sombría que ni Trinity se atrevía a mandarlo a la mierda. Y, de repente, sonrió.- Vuestra relación debe ser muy divertida, ¿no? A la señorita Expósito tampoco le van mucho las fórmulas de cortesía. Aunque de ahora en adelante, en este juzgado, le recomiendo que las tenga si no quiere acabar en el calabozo durante una noche entera.- Menos mal. Un poco de cordura. - Empecemos por el principio, ¿de acuerdo? - Volvió a revolver entre los papales. Estaba ya harta de tanto papelito.- La madre de Trinity la entregó hace diecisiete años... Cuando se le preguntó por el padre, mencionó a su hemano, y por lo que pone aquí era imposible que hubiera otra opción. Por lo que sí, dos sobrinos, menudo golpe de suerte, ¿no? -La jueza era irónica hasta más no poder y en esos momentos es cuando se veía que iba a tirar a lo grande.- Quitando su vida en mitad del bosque, que no me importa en absoluto, quiero que me cuente los factores que yo voy a preguntarle.- Dicho eso, notándose su cabreo, se quedó mirando el papelito.

-¿Qué cojones haces? -Trinity le susurró, mirándole realmente cabreada. Más que la jueza, desde luego.- ¿Te das cuenta de que esto no es un bar? ¡No lo estropeés mas!

-Que interesante.- Rápidamente se cayó al escuchar esas palabras y posó los ojos en la jueza. Tardó más de un minuto levantar su mirada y posarla en ellos. Bueno, más bien en Einar.- Está claro que no le tiene simpatía a su sobrina.- Sabía que lo decía por fastidiarle a él, pero la palabra sobrina también le jodía a ella. Una familia era quien te cría, no él.- Señorita Expósito, ¿podría decir, por favor, delante de su tía el motivo por el que ha denegado la herencia de su madre? - ¿Qué le había hecho ella al mundo? Suspiró. Total, ya que mas daba.

-Porque no quiero nada de mi familia biológica, señoría. Si me dió en adopción cuando era pequeña y se desentendió de mi, ¿por qué iba a querer su herencia? No es mi madre ni nada mío. No quiero nada de una desconocida, no lo necesito.

-Si que lo necesita sí... - Se quedó en silencio mientras miraba los papeles, estaba pensado y es era raro en esa jueza. Solía tener las cosas muy claras.- De verdad que es interesante, nunca había visto esto.- Se incorporó y la miró fijamente.- El señor Sørensen acaba de entregarme un contrato de trabajo a tiempo parcial en una escuela de baile.- Trinity se quedó blanca, muda... No tenía palabras, en su cabeza no entraba. ¿Qué?- Algo que hace que me cuestione varios asuntos... Desgraciadamente, lo tengo decidido y este papel no va a hacerme cambiar de opinión. Por lo menos por ahora.- Entonces se puso seria y se dirigió esta vez a todos los presentes.- La operación de la joven va a ser de aquí a pocos meses, pienso seguir el progreso de cerca para asegurarme de que esto pase. En cuanto a usted, señorita Expósito, no está capacitada para valerse por si misma. Quiero que coja este trabajo que su familia ha conseguido para usted. Iremos viendo como le va para evaluar su caso de emancipación.- Y entonces sonrió.- Pero no va a volver al orfanato.

-¿Me va a mandar a una casa de acogida? Por favor, prefiero quedarme en el orfanato. No me haga esto.

-Verás, has estado en seis casas de acogida en el último año. Seis. Esta claro que no vas a quedarte en un lugar pacíficamente, por eso, enohorabuena.- Esta vez su mirada se giró a Einar.- Le doy a usted la custodia legal provisional de su sobrina.

-¡¿CÓMO?! - La jueza no le hizo ni caso.

-Voy a explicarle en que consiste: Vivirá con usted, es su responsabilidad, como su hija solo que los servicios sociales tras usted. Vamos a estar muy pendientes de como va la cosa y de que tenga las medidas adecuadas para ella. Eso significa entrevistas con trabajadoras sociales constantes y... Bueno, puede imaginárselo.- Casi parecía que estaba partiendo de la risa.-  En cuanto a usted, señorita Expósito.  Sabe como va la cosa, pero al ser familia de sangre no puede mandar a nadie a paseo en dos meses, tiene que esperar más. Además, aunque no esté de acuerdo con la opinión de la señorita Williams en base a sus fobias y la necesidad de un psiquiatra, si voy a hacer que vea a uno una vez cada dos semanas. Hasta ahora se le habían asignado casas donde, dadas sus condiciones especiales, la responsable era una mujer, así que prefiero prevenir su ansiedad para asegurarme de que va mejorando en vez de en aumento. En cuanto a la herencia vamos a ignorar su decisión y vamos a posponerla hasta que tenga la edad suficiente. Creo que es algo que debe pensar mejor, porque no se sabe como van a acabar las cosas. ¿Tienen algo que decir antes de que termine la sesión?

Y parecía feliz la tía. Trinity estaba tan en shock que era incapaz de manarla a la mierda, o de protestar, o de algo... Incluso la trabajadora social no sabía que decir. La aparición de Einar había fastidiado todo. ¿Qué no iba a conseguir salir del orfanato? Pues había quedado bien claro que no, pero de ahí y acabar con ese como tutor... ¡No! ¡¿Por qué?! ¡¿Qué le he hecho yo a esta mujer?! Pasó rápidamente de estar sorprendida y agradecida por lo del trabajo, a volver a detestarle con toda su alma.


El juicio /Einar HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Einar Sørensen Ayer a las 2:09 pm

El Juicio
→ Lunes → 10:30 → Juzgados → Luna nueva a creciente, Soleado


Tras, lo que considero una explicación bastante buena, vuelvo a la silla que me habían colocado tan amablemente los policías reclinándome en ella con mis manos en mi regazo, no sin antes sonreír a la adolescente al ver su cara de desespero, algo que queda patente ante su comentario sobre que yo pueda hablar mal o no - ”Ventajas de no ser más que un simple testigo” – le digo a la chica mentalmente guiñándole el ojo antes de tomar asiento.

Con una media sonrisa dedicada totalmente a la jueza, voy asintiendo con la cabeza según va explicando lo que ha entendido - Ja, Høyre, totalmente cierto – le digo sin borrar la media sonrisa de mi rostro a pesar de la expresión sombría con la que me mira antes de volver a hablar - Æsj.. – suelto en cuanto me da a entender que debo mantener unos modales si no quiero acabar en el calabozo - ”¿Un calabozo mundano?... si eso es como estar en una fiesta… mis queridos ancianos del Praetor sí que saben cómo imponer su autoridad guapa” – no puedo dejar de sentir como un escalofrío recorre mi cuerpo al recordar aquella temporada pasada en la celda de la base del Praetor y lo apunto que estuve de perder completamente la cabeza encerrado allí.

- Ja, por supuesto, Señoría – le digo mirándola aún sonriente en cuanto dice que va a empezar por el principio tras revolver nuevamente aquellos papeles. - Ni se lo puede llegar a imaginar – suelto sin morderme la lengua como debería en cuanto dice lo del golpe de suerte en ese tono tan irónico que me hace responderle de igual forma - Ya sabe lo que dicen, si Dios no te da hijos, el diablo te da sobrinos – añado asintiendo con la cabeza, obviando claramente el hecho de que los dioses sí que me otorgaron una hija hace ya muchos años. Una hija que yo mismo maté al poco de contagiarme y convertirme en el subterráneo que soy ahora y cuyo recuerdo me atormenta muchas noches. - Por supuesto, señora jueza, a eso he venido a explicarle lo que necesite saber – le digo utilizando ahora un tono menos burlón, aunque sin abandonar la expresión feliz, relajada y tranquila de mi rostro.

La pregunta de Trinity, susurrada aprovechando que la jueza vuelve a estar inmersa en sus papeles - ”¿No le saldría más a cuenta tenerlo todo informatizado…” – consigue captar mi atención, por lo que dirijo mi sonriente rostro hacia ella, respondiéndole con un simple pero característico gruñido antes de responderle con ironía- Tranquila, no voy a romper ningún bolígrafo sobre los papeles – le digo rememorando el momento en el que manché la primera copia de los papeles que trajo a casa.

La voz de la jueza nos hace dejar aquel inicio de conversación entre ambos para volver a centrarnos en la mujer, quien finalmente clava su mirada en mi, una mirada que no me gusta un pelo pero que no consigue borrar la felicidad que muestro en mi rostro, pero sí que consigue arrancarme un gruñido cuando comenta que no le tengo simpatía a mi sobrina, algo que es cierto y que sé que no debería sentir hacia ella, pues ella no es mi hermano por mucho que sea hija de ese malnacido.

Lo que no me esperaba era que le pidiera que explicase los motivos por los que había renunciado a la herencia de su madre, algo que solo ayuda a acrecentar mi opinión sobre la poca inteligencia de la rubia, una opinión basada en los prejuicios que siento hacia su progenitor y que extiendo a ella. - ”Vaya… eso sí que lo puedo llegar a entender perfectamente, de hecho yo actuaría igual en su lugar…” – empiezo a pensar, llevando mi mano diestra a mi barba, mesándomela mientras le doy vueltas a lo que acaba de decir, permitiendo que un suave gruñido, a penas si audible más allá de la mesa, salga por mis labios, los cuales van abandonando la sonrisa pues mi rostro poco, a poco, va adoptando una expresión más pensativa - ”Eso sería más mi forma de ser que la de mi hermano… sí… de eso no me cabe duda…” –.

Aprovechando el silencio que se cierne en la sala mientras la jueza parece estar dándole vueltas a algo, hago lo propio con este último pensamiento dejando que mi mano empiece a rascar mi nuca, pues esa forma de actuar no creo que fuera capaz de tenerla mi hermano, y sí Jannicke o yo. Bueno, mi hermana tampoco actuaría con tanta cabezonería.

El sonido de la voz de la mujer vuelve a sacarme de mis pensamientos, centrándome nuevamente en sus palabras, aquellas que explican claramente lo que contiene la carta que le he entregado un simple contrato. Por lo visto, durante el viaje de regreso al orfanato mi hermana había estado interesándose por las inquietudes de la rubia, por lo que había decidido hablar con varios conocidos suyos y con algún que otro compañero de trabajo para lograrle ese puesto de trabajo. Un puesto que le permitía claramente entrar de lleno en contacto con lo que parecía ser su ilusión para el futuro, aprender a bailar en una escuela de danza, algo que me pareció más que curioso, pero totalmente respetable. Por desgracia, y pese a poder disfrutar de la cara de sorpresa de Trinity por el rabillo del ojo, la jueza no parece querer dejar a un lado sus intenciones iniciales por lo que continúa hablando dejando bien claro que es ella quien tiene la autoridad y espera que su sentencia se acate sí o sí.

La verdad es que no puedo dejar de sonreír, como estaba haciendo hasta hace unos minutos, mientras jueza y adolescente van hablando. Asintiendo con fuerza con la cabeza cuando escucho eso de que no está capacitada para valerse por si misma, pero sintiendo cierta admiración por la determinación de la jueza a que se realice la cirugía, algo que ni mi hermana ni yo podríamos costear, antes de permitirle alzar el vuelo lejos del orfanato.

Lo que pasa a continuación no me lo esperaba lo más mínimo. Así, con su última frase borra de un plumazo la sonrisa de mi rostro. Es más, siento como si me hubiera dado la mayor ostia de mi vida, algo que se refleja perfectamente en mi rostro, el cual adquiere una expresión de sorpresa - Hva?!!!! – suelto al mismo tiempo que Trinity también se exclama, seguramente tan sorprendida como lo estoy yo - ”¿Pero…? ¡¿De qué va esta tía?!, ¿Está loca o se ha chutado algo?” – clavo mi mirada atónita en la mujer mientras no puedo evitar que mis manos y mis piernas me impulsen levantándome de golpe con tanta fuerza que escucho lejanamente el sonido que hace la silla al caerse. Sintiendo como mi boca se va abriendo más y más según la mujer se va explicando - ”¿Qué yo qué?, ¿qué tengo que cuidar de ella?, ¿qué es mi hija legalmente? ¡Los cojones!” – niego con la cabeza intentando aclararme, llevando mis puños a mis ojos para frotarlos con fuerza en un intento por salir de este estado de conmoción en el que me encuentro. Encontrándome con la expresión divertida de la jueza, la cual parece que está pasándoselo en grande ante mi reacción - ”Pedazo zorra…” – no puedo dejar de pensar, sabiendo que me ha devuelto la jugada, al tiempo que recojo la silla en cuanto se dirige a la chica para sentarme nuevamente, empezando a dejar que la rabia, el enfado por lo que ha hecho la maldita mundana se vaya apoderando de mi, notando perfectamente al lobo gruñendo peligrosamente dentro de mi.

- ”¡¿Qué si tengo algo que decir?!, ¡¿Qué si tengo algo que decir?!, pues claro que sí maldita zorra, ¿quieres oír lo que tienen que decir mis colmillos antes de que te destroce, te descuartice y me coma tus entrañas mientras aún estás viva?” – siento ganas de gritarle con fuerza, notando perfectamente como todo mi cuerpo se tensa, preparándose para el cambio, para dejar que el lobo tome el control y se lance directamente sobre la yugular de la mujer sin importarme lo más mínimo las consecuencias que ello tenga para mi. - Nei – mascullo entre dientes, con un tono que parece más un gruñido animal que unas palabras humanas, luchando con fuerza por no perder el control y permitir que el lobo campe a sus anchas, que disfrute de la deliciosa carne que seguramente se oculta detrás de esa toga negra - ”Einar… ahora no… ahora no… Jannicke y Damián te necesitan y le prometiste que te comportarías… sé bueno Einar, sé bueno por tu hermana…” – me repito mentalmente sintiendo cómo mis dedos se clavan con tal fuerza en la madera de la mesa que se llega a astillar bajo su presión respirando agitadamente sin apartar mi fría y peligrosa mirada de la jueza, la cual parece estar gozando de mi reacción al recordarme de esa forma que la que manda es ella y que, me guste o no, tengo que obedecer, sin haber tenido en cuenta que odio que me den órdenes y que siempre hago todo lo que puedo para saltármelas o retorcerlas en mi beneficio, algo que, desgraciadamente ahora mismo no puedo hacer si no quiero romper la promesa que le he hecho a mi hermana, una promesa que me obliga a cerrar la boca y permanecer callado.


El juicio /Einar Oshp9h
Einar Sørensen
Mensajes : 326

Reliquias : 1756

Temas : 6/10


Hoja de personaje
Inventario:
http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9644-einar-srensen-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9661-quien-es-quien-segun-einar-einar-sine-relasjonerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9662-dette-er-mitt-liv-cronologia-einar-srensen#84238
Hijo/a de
la Luna

Einar Sørensen
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Trinity Britt Expósito Ayer a las 3:56 pm

El juicio
→ Lunes → 10:30 → juzgados  → Soleado→ Outfit  Outfit 2—  

No podía creerse lo que estaba ocurriendo. Einar parecía tan seguro de si mismo, divertido incluso por la situación o las contestaciones que le daba a la jueza... Como se notaba que no la conocía de nada. Esa tipeja disfrutaba cuando le seguían el rollo y eso demasiado peligroso. Y encima se sentía como si ambos la estuvieran vacilando. Si hubiera sido por ella les hubiera tirado a ambos la silla a la cara. Por lo menos a Einar en algún que otro momento, quizá con el guiño de ojo o cuando dijo " si Dios no te da hijos, el diablo te da sobrinos". Con Dami no, pero que iba a ser ella el demonio lo tenía clarinete por imbécil. Desde luego el calificativo de troglodita empezaba a venirle al pelo.

Contra la jueza más hablaba más detestaba aquella situación. Pero lo último... Lo último fue el colmo. ¿Cómo se le ocurría dejarla con él? Nunca se imaginó que pedir una firma se convirtiera en tener que rendir cuentas a alguien. Ella no quería una familia, lo había dejado bien claro, y mucho menos la biológica. Que sí, que sabía que Jannicke y Einar no tenían la culpa de nada, pero es que éste último le ponía los pelos de punta. Y ya no por miedo, sino que le ponía de una hostia que pocas personas podían imaginarse. Por eso, cuando escuchó su negación ante la pregunta de la jueza... Simplemente saltó. Saltó, porque él era el adulto, porque él no quería tenerla a su cargo. ¡¿Es que no va a defender lo que piensa?! A mi con este no me dejan.

-¿Nei? ¡¿Nei?! ¡¿Estás tonto o que te pasa?! - Se había levantado de golpe, mirándole con pura rabia para luego contemplar a la jueza, que parecía contener la sonrisa mientras contemplaba la escena.- ¡No puede dejarme con él! Puede que haya dicho cosas positivas, ¡pero eso no significa que lo tolere! ¡Me odia! Además, yo no quiero conocer a su hermano. ¡Yo no quiero una familia! ¡¿Cómo puede dejarme con ellos?! Esto no va a salir bien, no nos aguantamos. ¡¿Es que no lo ve?!

Por el rabillo del ojo pudo ver a la hermana Mary Clarence que había pasado de sonreír, probablemente contenta con como se habían dado las cosas, a llevarse las manos al rostro como si estuviera decepcionada por su actuación repentina. Pero a la mierda, todos sabían como era ella, la misma jueza era consciente y bien creía que se había pegado todo aquel rato intentando provocarla. Además, a la monja, a tomar por culo. Había sido una traidora. ¡¿Cómo cojones se había atrevido a contarle eso a la trabajadora social?! Si no fuera porque le habían puesto de tutor a Einar esa habría sido la gran pena del día.

-Señorita Expósito, he visto muchas cosas en este ratito que hemos estado aquí y puedo asegurarle que creo que la compenetración entre ambos puede ser maravillosa.- La miró incrédula.- Considero que, al haber dicho cosas positivas de un hombre, es el adecuado para quitarle su fobia. Y el que haya venido y se haya molestado en buscarle un trabajo para ayudarla, dice mucho a su favor. Aunque solo haya sido el mensajero. Ha venido hasta aquí, ha interrumpido y ha intentado ayudarla. ¿Quiere que prosiga? Podría volver a las cartas de Papá Noel o los informes psicológicos si lo prefiere.-Santa zorra... Si seguía por ese camino iba a acabar peor, así que simplemente se calló, volvió a sentarse y se puso la gorra. Así, dándolo como finalizado.- ¡Bien! Pues esa es mi decisión. Doy la sesión por terminada.- Entonces, después de dar con ese martillito de mierda y levantar, sonrió hacia la joven adolescente.- Feliz cumpleaños.

Ni la miró para matarla con la mirada. No merecía la pena para nada. Estaba agotada, enfadada, enrabietada... Pero no podía hacer absolutamente nada. Le había tocado la peor jueza de todas, pero una cosa era eso y otra mandarla con Einar. De verdad que no conseguía comprenderlo, su mente estaba colapsada por los sucesos y ni siquiera prestó atención cuando la trabajadora social se acecó a su mesa, delante de la hermana Mary Clarence que parecía interesada en la situación.

- Deberías ir a recoger tus cosas del orfanato, hoy han cancelado las clases en tu instituto así que deberías apovechar.- Hasta la tipeja esa parecía no saber que decir en esa situación.- Estaremos en contacto, ¿de acuerdo? -Le hizo un gesto con la mano, a ver si así la dejaba en paz.

Ambas se alejaron y al cabo de unos segundos, ya sin contener su mala leche, le dio una patada a la mesa y se levantó de golpe. La justicia era una mierda y eso no tendría que haber ocurrido. Se giró hacia Einar, ya hasta los cojones, pero quizá hasta ese momento no se dio cuenta de que él también estaba cabreado. Suspiró con pura pesadez y entonces se le ocurrió.

-Esto es culpa tuya. A esta jueza hay que tratarla con pies de plomo, siempre hace lo que le da la gana.- Se masajeó los ojos, como intentando controlar su mala leche.- Da igual, vamos a tener que soportarnos como mínimo hasta que termine el postoperatorio, así que tenemos tiempo para idear un plan en que podamos librarnos el uno del otro. ¿Te parece bien? Porque dudo mucho que estés de acuerdo con esto. No quiero que seas mi tutor legal, ni siquiera creo que estés capacitado para hacerte cargo de alguien tú solito.- respiró hondo.- Pero gracias... Por tu intervención desde luego que no, pero si por lo del trabajo. Eso puede crear un cambio de opinión de esta tipeja en unos meses. - Ni le miró a la cara, le costaba agradece las cosas porque no estaba acostumbrada a tener que hacerlo. Pero debía reconocer que había sido un detalle genial. No solo tener un trabajo que pueda hacer que se mantenga, sino que era en una escuela de danza. Eso si había sido un bonito regalo de cumpleaños.




El juicio /Einar HMQqXbF

Gracias Alyssa
Trinity Britt Expósito
Mensajes : 61

Reliquias : 36


Hoja de personaje
Inventario:
Mundano/a, sin la Visión

Trinity Britt Expósito
está

Volver arriba Ir abajo

El juicio /Einar Empty Re: El juicio /Einar

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.