29/03 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a lo largo del día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos momentos!


16/02 ¡Atención, atención! Las subastas serán cerradas a las 11 p.m (hora española), así que ¡aprisa si queréis una cita!


02/01 El Staff de Facilis Descensus Averni os desea ¡FELIZ 2020! Estad atentos a las noticias estos días...


02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, usuario! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echar un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...

22 # 27
12
NEFILIMS
3
CONSEJO
7
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
7
VAMPIROS
9
BRUJOS
1
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Vie Feb 28, 2020 12:39 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

Todo a su alrededor era luz y color. Un remolino de colores, una cacofonía de risas y gritos, un millar de motas de luz… Todo girando a su alrededor, enmarcado por una música infantil que la devolvía a su mas tierna infancia. Y cuando el remolino, la música y los gritos terminaron, se sintió caer del sueño en el que había estado durante los últimos cinco minutos para volver a su siempre presente realidad. Con una sonrisa triste, se bajó del caballito que había estado montando y con dos pasos más, abandono el tiovivo. Siempre siendo observada por los adultos que, habiendo estado vigilando a los niños, la habían visto subirse a la atracción y disfrutar de ella como si tuviera cinco años.

Saludó con una sonrisa a los padres más cercanos a ella, que la miraron extrañados por su actitud y se alejó de la atracción en busca de nuevas emociones. El remolino de colores y música que la había rodeado durante su viaje en el tiovivo le había dado grandes ideas. Tenía una cesta entera de ropa donada, todas las prendas siendo de vivos colores, que parecían encajar perfectamente con el diseño que tenía en mente. Con rapidez, se sentó en un banco, abrió su siempre presente mochila y sacó de ella su libreta junto a su lápiz. Mientras aun tuviera la idea presente en su cabeza debía plasmarla, si no, esta desaparecería para siempre y ella no podía permitir algo así.

Tan concentrada estaba en las formas, en apuntar cuales prendas debía usar y que combinaciones de colores y tejidos quedarían bien, que no notó al joven que se acercaba al banco, estiraba una de sus manos y cogía su mochila. No lo notó, pero algo dentro de ella le dijo que se girase justo en ese momento. Su mirada se encontró con la del ladrón, que sonrió antes de salir corriendo, con su mochila entre sus manos.

Y a Florencia se le cayó el mundo encima.

Tiene que ser… tiene que ser… — se levantó como un resorte y sujetando fuertemente su libreta, comenzó a correr detrás del ladrón—¡Vuelve aquí, dannato ladro! ¡Devuélveme mis diseños!

Por suerte, o por desgracia, era capaz de perseguirlo sin perderle de vista pero incapaz de alcanzarlo.





ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por G. Dante Cortés el Dom Mar 01, 2020 9:33 pm

Cold Case.
→ DOMINGO → 20:00 → PARQUE DE ATRACCIONES  → DESPEJADO

Dante estaba un poco desbordado con la cantidad de casos que le llegaban a la mesa. Sus investigadores no daban a basto y él empezaba a replantearse si ceder alguno a otros departamentos. Pero entonces se dio cuenta de un detalle interesante. Quitando el hecho de los que él mismo asesinaba, y nadie sabía nada, había un patrón en esos últimos que les tenían como locos. Un patrón que le hacía saber que iba a ser su siguiente víctima y que la piedad no iba a ser la base de su inminente asesinato.

Todos los casos eran de niños. Un detalle que le traía recuerdos amargos a la mente y que le retorcía las entrañas y lo peor que se puede hacer es enfurecer al antiguo brujo. No es que sintiera algo por ello, porque estaba tan muerto por dentro que era todo sumamente aburrido. Pero cazar a esos desalmados capaces de hacer daño a esos pequeños inocentes era el único incentivo que le quedaba en su larga existencia. Lo gracioso era ver al investigador Thompson como un loco porque no dejaba pistas de ningún tipo. Entre eso y que le trolleaba cada vez que podía... Algún gusto tenía que darse. Aun recordaba sus palabras "este tío está loco. ¿Qué tiene? ¿Máquinas de tortura del pleistoceno o qué?". No estaba muy alejado de la verdad, pues había ido guardando como tesoros todo aquello que el consideraba... Atrayente. O sease, la dama metálica, guillotinas... Todo aquello que pudiera hacer sufrir a otros. Era lo que tenía le paso de la historia y el vivirla, que lo tuyo siempre te pertenece.

La cosa es que, según los informes de los distintos asesinatos, algo que le había llevado muchas horas de examinar, se dio cuenta de que muchos de los casos podían provenir de un sitio concreto. Los cadáveres, que nunca estaban en el mismo sitio, se situaban prácticamente todos cerca del parque de atracciones. Y los padres habían adjudicado perderlos de vista por esos lares. No dudó en ir hacia allí para pasar el rato, intenta descubrir la identidad del asesino de niños que pensaba comerse con patatas fritas. Probablemente iba a ser algo literal. No sería la primera vez que lo  hacía aunque la carne humana no era su favorita.

Fue entonces, mientras examinaba con calma el lugar, viendo a los niños divertirse y a los padres disfrutando de aquella visión, cuando contempló a una persona corriendo hacia él y una joven corriendo detrás como alma que llevaba el diablo. Contempló la escena, alzando una ceja al darse cuenta rápidamente de que había sido un robo y que la mujer era como poco... Tonta. ¿Qué iba a hacer si lo pillaba? El género femenino se había vuelto demasiado atrevido con el paso del tiempo y no terminaba de convercerle del todo. Aun así, cuando pasó a su derecha, no dudo en alzar el brazo y hacer que el cuello del ladrón se diera con todo su músculo. Cayó al suelo ipso facto. Menuda nenaza..... Se agachó para esposarlo rápidamente mientras el otro intentaba recuperar la respiración, algo que iba a costarle varios minutos dado la fuerza del impacto y la nuez del idiota que se había metido para dentro. En otra época sentiría placer al ver a alguien agonizando así, pero en ese momento era tan sumamente aburrido por la facilidad con la que lo hacía. ¿Dónde estaban las espadas? ¿Las guerras? Que horror.

-Supongo que esto es suyo, señorita.- Dijo una vez cogió el bolso y se lo tendió, sin mirarla aun a la cara pues estaba pendiente de ese ladronduelo de poca monta.- ¿Quiere poner una denuncia? Aunque teniendo en cuenta que hay un policía delante no le queda mucha opción, la verdad.- Sacó el móvil y llamó por teléfono a la central, pidiéndoles que llamaran al parque de atracciones y vinieran los guardias para no hacerse cargo de ese deterioro de lo que no se podía llamar hombre. Robar a una mujer... Que bajo había caído.- Me temo que tendrá que esperar a que lleguen los guardias de seguridad. Puedo tomarle testimonio mientras.- Deber de policía. Y él que estaba ahí por un caso más grave.
   


Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Fzbh6t8

Que poco discreta:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6
G. Dante Cortés
Mensajes : 23

Reliquias : 136


Hoja de personaje
Inventario:
Hijo/a de
Lilith

G. Dante Cortés
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Dom Mar 01, 2020 11:06 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

Dannazione dei rifiuti umani. ¡Ridammi la mia borsa! — Gritaba mientras corría, olvidándose por completo que no se encontraba en su Italia natal, y por ende, que nadie entendía lo que decía. El ladrón se mantenía al alcance de su mirada, perdiéndose solo unos segundos antes de reaparecer, pero siempre manteniéndose alejado de ella.

Lo que más llamaba la atención de Florencia era la inactividad de las personas a su alrededor. La gente se apartaba del camino del ladrón, dándole la espalda y siguiendo con sus actividades como si no pasara absolutamente nada. Como si no fueran testigos de un delito. Y no sabía si ese hecho la hacia enfadar o entristecer. En su loca cabeza no le cabía la opción de ver y no actuar cuando alguien se encontraba en apuros. Por más que su ayuda no fuera relevante o que, incluso pudiese terminar empeorando la situación, la inactividad ante una injusticia o delito ocurrido delante de ella no formaba parte de su ser.

Aun así, empezaba a notar el cansancio en su cuerpo. Su velocidad se reducía y la pesadez se empezaba a adueñar de sus piernas. Estaba a punto de darse por vencida cuando vio algo digno de una película de Marvel.

Una figura masculina había salido de la nada para derribar en segundos al ladrón. Sin usar ni puñetazos. Solo estirando el brazo. Flor se detuvo, y mientras intentaba recuperar el aliento, observo la escena en su totalidad con la incredulidad reflejada en sus ojos.

Mille Grazie — fue lo único capaz de decir al acercarse a ambos hombres. El ladrón se mantenía en el suelo, intentando respirar, mientras que su héroe le tendía su mochila sin mirarla. Como en un trance, tomó la bolsa y guardo su libreta en su interior, antes de colgársela de nuevo en la espalda. Pero sin dejar de mirar a su salvador.

No era capaz de comprender lo que sus ojos veían. A veces veía a un ser humano normal, apuesto y enorme. Pero en cuanto parpadeaba, veía una piel grisácea y unos ojos rojos y brillantes como dos rubís. Parpadeo un par de veces mientras negaba con la cabeza. Sabía que era su imaginación exorbitante la que la hacía ver cosas que no eran reales, como en aquel caso. Y cuando volvió a mirar a su salvador y se dio cuenta de que no era más que una persona normal, se convenció aún más de que todo era culpa de su imaginación.

¿Guardias de seguridad? —Una carcajada salió de sus labios al darse cuenta de que podría haber ido en busca de la seguridad del parque en vez de perseguir al ladrón, como si fuera ella policía. —Sciocco, no pensé en eso.

Se acerco un poco más a su salvador desconocido, que seguía sin verla a la cara y, aprovechando la situación, le dio un rápido beso en la mejilla en forma de agradecimiento. Hasta que no había hecho ese simple gesto no se había dado de cuan alto era su salvador, y eso solo añadió un gramo más a la creciente admiración que empezaba a sentir por el extraño.

Pues para ella, cualquier persona que salvara sus diseños, era comparable a un héroe, como Superman.




ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por G. Dante Cortés el Miér Mar 18, 2020 12:18 am

Cold Case.
→ DOMINGO → 20:00 → PARQUE DE ATRACCIONES  → DESPEJADO

El tener a ese desparpajo de ser humano en el suelo agonizando era sumamente aburrido, y encima ahí, con el bloq de notas de la oficina para coger declaración a una chiquilla por un robo sumamente estúpido. ¿Dónde cojones estaban los hombres de verdad? Todos ahí mirando sin hacer una mierda. Era tan sumamente indignante contemplar en lo que se había convertido el mundo que quería matar a todos los que estaban a su alrededor. Ese mundo no merecía la pena, no se podía disfrutar de ninguna manera. Pero tenía a su ahijada. Y pensaba cuidarla pasara lo que pasara. Menudo paso de los tiempos que lo estaban carcomiendo.

De repente escuchó la voz de la chiquilla, en un idioma que conocía muy bien y mucho más parecido a su español natal. Alzó levemente la mirada para toparse con el rostro de la morena. Giró el rostro al ver como lo contemplaba, como si viera algo que no debía ver. Entrecerró los ojos, preguntándose si esa mundanita no tendría la visión y estaría bien su auténtico ser. Suponía que no, pues lo normal era acojonarse enormemente al ver la realidad de lo que él era. Aun así, siguió manteniendo su mirada fija en sus ojos café, esperando una contestación a la declaración que le estaba pidiendo.

Al final abrió la boca y no pudo hacer otra cosa que alzar ambas cejas, certificando lo que ya había pensado antes: La chica era un poco tonta. ¿Y por qué se estaba riendo si acababan de robarla y nadie, excepto él, la había ayudado? Negó con la cabeza y volvió a su hoja esperando que le entrara en la cabeza lo que había pasado y empezara a contarle. No tenía todo el día, debía ir a por un asesino de niños y no quería seguir perdiendo el tiempo con ladrón de poca monta que no merecía ser llamado hombre. Tendría que cortarle los huevos para que fuera un estúpido eunuco. Y de repente, así porqué sí, sintió una calidez en la mejilla, un beso. Dante volvió a bajar el rostro hacia la jovencita, sorprendido por semejante insensatez.

-¿Flor? - Salió sin pensarlo. Sus labios dijeron mientras su cerebro recordaba a esa pequeña italiana, que estaba seguro tenía la visión. - Si que eres tú.- Se rió de repente, llevándose la mano libre a la cara. ¿Cómo no se había dado cuenta antes? Había muchas cosas a parte de esa vocecilla aguda y desquiciante. Los diseños, el correr como una loca y luego reirse y no penar las cosas... - ¿Qué haces en Nueva York pequeña? ¿No tendrías que estar en Italia con tus padres? - Y sin pensarlo la abrazó, levantándola del suelo como cuando era una bebé.- ¡Me alegro de verte enana!
   


Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Fzbh6t8

Que poco discreta:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6
G. Dante Cortés
Mensajes : 23

Reliquias : 136


Hoja de personaje
Inventario:
Hijo/a de
Lilith

G. Dante Cortés
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Miér Mar 18, 2020 1:43 am

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

Cuando hubo recuperado por completo el aire, que sus pulmones parecían reclamar con gran énfasis, fue cuando se dio cuenta de que el gigante que la había ayudado -por que comparada con ella, aquel hombre parecía un titan- parecía esperar algo de ella. Se fijo en el bloc de notas que mantenía abierto entre sus grandes manos, y fue cuando el cerebro de Florencia hizo la conexión. Era un policía. ¿Cuántas probabilidades había como para que la ayudara justamente un agente de la ley? Florencia no sabía si aquello significaba un golpe de buena suerte o una simple casualidad, pero no tenía intención de pensarlo demasiado. Se irguió cuan alta era - que al lado de aquel titán, no era demasiado- y fijo sus ojos en el rostro masculino.

Acababa de bajarme del tiovivo… ¡Tantos colores! Era como estar dentro de un cuento, en donde todo era multicolor… — negó con la cabeza, al darse cuenta de que se iba por las ramas— Mi scusi, sto attraversando la boscaglia, como decía, me senté para dibujar un par de diseños que se me habían ocurrido, y de repente, este… este… dannato ladro, cogió mi mochila y salió corriendo, el muy… —Se detuvo antes de decir la palabrota que estaba pensando, e inspiró hondo para evitar que el enfado la poseyera.

Esperaba que su declaración fuera suficiente para que el policía pudiera arrestar a aquel delincuente. No quería que lo encerraran de por vida, pero si que estuviera entre rejas al menos un par de días. Al menos el tiempo suficiente como para pensar en sus actos y reconducir su vida por el camino correcto.

Y cuando le dio aquel simple e inocente beso en la mejilla a su salvador, un recuerdo, breve, intenso y potente, surgió de las brumas de su memoria como un rayo. Algo dentro de ella había despertado a la hora de rozar sus labios con la piel masculina, y le decía que conocía a aquella persona. Y cuando se vio reconocida por aquel titán, sus sospechas se confirmaron.

Vio maravillada como los ojos masculinos se iluminaban al reconocerla y como una risa -que ella reconocía, pero no sabia de donde- escapaba de los labios del titan. Y antes de que pudiera darse cuenta o, siquiera contestar alguna de las preguntas que le hacía aquel gigante frente a ella, se vio rodeada por los brazos masculinos y elevada en el aire. Y fue entonces cuando su memoria recordó por completo a aquel extraño que la abrazaba con evidente alegría.

¿Dante? — Envolvió sus brazos alrededor del cuello del hombre y río, feliz de poder reencontrarse con alguien de su pasado — Da Dio, Dante — lo miró fijamente a los ojos y se sintió de nuevo como una niña pequeña. Sonrió ampliamente.— Nunca creí encontrarte aquí, in questa città. ¡Me alegro tanto de verte!




ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por G. Dante Cortés el Miér Mar 18, 2020 4:08 pm

Cold Case.
→ DOMINGO → 20:00 → PARQUE DE ATRACCIONES  → DESPEJADO

Estaba realmente contento. Algo extraño en el brujo que ya no sentía absolutamente nada. Aquella enana le había hecho gracia desde el momento que la conoció, y de repente entendía la locura de la jovencita. ¿La roban y se ríe? Claro, no podía ser otra persona. Dante estaba riendo al tenerla entre los brazos y le dio vueltas, aprovechando sin que nadie se diera cuenta en pisar la cara al hijo de puta que la había intentando robar. Si por el fuera ya le habría cortado los huevos, y ahora con más razón de peso. Nadie. Absolutamente nadie, tocaba a alguien que le importaba. Aunque fuera un poquito.

-Aquí la pregunta es: ¿Qué haces tú in questa città?- La bajo con cuidado al suelo, volviendo a dar una patada sin que nadie se enterara al ladrón. En cuanto volviera a la comisaría iba a esperarle un infierno a semejante eunuco.- ¿No me digas que estás haciendo tu imperio de la moda? Te aviso desde ya que no pienso ponerme ningún vestido ni dejarme maquillar.- Le dio en la frente con el dedo, con una sonrisa ladina al recordar esos momentos con la pequeña hasta que escuchó quejarse al ladronzuelo.- Bueno, dejemos esto para después. La seguridad está viniendo y necesito tomarte declaración, ¿de acuerdo?

Sin pensarlo mucho volvió a su bloc de notas y se agachó a coger el boli que se le había caído al suelo, aprovechando para mirar al hombre ahí tirado y lanzándole una mirada que helaría la sangre a cualquiera. Desgraciadamente no podía enseñarle su verdadera forma, porque sino podrían verle el resto de mundanos. Gruñó mientras se incorporaba y empezó a escribir lo que Flore le había dicho antes. El tiovivo y un par de tonterías más. La miró cuando terminó de escribir con una ceja alzada. ¿En serio?

-¿No estás mayorcita para subirte al tiovivo? Seguro lo has roto.- Volvió al papel, aun riéndose. Justo aparecieron los guardias de seguridad del parque de atracciones.- Un momento, renacuaja.- Se alejó de Flor para poder dialogar con ellos. Cogió el carnet acreditativo del hombre para saber su identidad y apuntarla en su bloq antes de que se lo llevaran los agentes. La policía estaba en camino, así que volvió a ponerse las gafas de sol, esta vez para que la pequeña no pudiera ver bajo ningún concepto sus ojos.- Luego tendré que ir a la comisaria a prestar tu declaración. Estará un par de días en el calabozo y luego se verá a ver que ocurre, porque como te ha devuelto todo... Bueno, ya sabes como va esto.- O no. Pero a él no le importaba. Le revolvió el pelo como cuando era niña y le sonrió.-  Bueno, ¿te invito a un algodón de azúcar? ¿Un batido? ¿Patatas?
   


Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Fzbh6t8

Que poco discreta:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6
G. Dante Cortés
Mensajes : 23

Reliquias : 136


Hoja de personaje
Inventario:
Hijo/a de
Lilith

G. Dante Cortés
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Miér Mar 18, 2020 4:59 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

Se sentía exactamente igual a cuando se encontraba sobre el tiovivo. Feliz. Como si se encontrase dentro de un cuento de hadas. Con una explosión de colores que era el parque a su alrededor, y que giraba en torno a ella gracias al abrazo de Dante. Al tenerlo tan cerca de ella, y con su aroma inundándola, fue cuando los recuerdos que se habían desenterrado de su memoria, se acomodaron para convertirse en una historia. Casi podía sentir su pecho explotando de la dicha.

Para Florencia, aquel gigante era parte de la vida que había perdido, que no podía recuperar y que guardaba entre los recuerdos mas hermosos de su memoria. Y cuando sintió de nuevo sus pies en el suelo, y como era separada del cuerpo masculino, suspiró. Ahora no sabia si la falta de aire era por la maratón de hacia unos minutos o de la efusividad del abrazo. Sonriendo, se dedicó a contestar a las preguntas que le dirigía su viejo amigo.

Vivo aquí. Me mude hace unos meses después de la muerte de mis padres.—Su sonrisa no flaqueó. Había aceptado sus muertes por que sabía que era parte de la vida y, aunque era una cicatriz en su alma que siempre dolería, ya no lloraba. Solo lo aceptaba y seguía hacia delante. —¿Vestido? No te veo con un vestido.— Lo miró de arriba abajo, percatándose de que el Dante de sus recuerdos y el que tenía frente a sus ojos, eran idénticos. Exactamente idénticos. Sin rastros que marcasen el paso del tiempo en aquel gigante. Florencia se extraño, pero decidió que no era el momento de pensar en ello.

Y su decisión fue confirmada cuando escuchó como el joven en el suelo, el ladrón despiadado, se quejaba por el dolor. Mientras que Dante apuntaba en su bloc de notas todo cuanto le había dicho, ella por su parte, se debatía entre quedarse allí de píe sin hacer nada o agacharse junto al hombre herido e intentar que volviera a respirar mejor. Aunque no entendía como un simple golpe podía haberlo dejado tan malherido. Antes sus ojos, parecía que había recibido una paliza, en vez de haber chocado contra el brazo del titan ante ella.

¡Mai! El tiovivo es para todos los públicos y no, no lo he rotto.—Le contesto alegre, mientras alejaba sus ojos del joven en el suelo. Esperaba que la ayuda llegara en breve, por que le dolía en cierta forma el ver a aquel joven quejándose del dolor. Los guardias de seguridad aparecieron justo en aquel instante, y Florencia pudo observar como Dante se alejaba de ella para encontrarse con ellos. No reparo demasiado en los guardias, por que intentaba encontrar algún signo de envejecimiento en aquel hombre, y no lo conseguía. Lo único que si notaba -y era algo que había notado incluso cuando era una niña- era lo apuesto que era. Y que parecía que los años, no habían alterado en nada aquella belleza masculina.

Parpadeo, sorprendida de sus pensamientos -normalmente, su empleada de medio tiempo le decía que ella era incapaz de diferenciar la belleza de un hombre o de una mujer por que los veía a todos igual de bellos, de una forma completamente artística- e intentó no sonrojarse cuando Dante regresó junto a los caballeros, hasta donde se encontraba ella con el ladrón. Esté fue detenido por los guardias, y Florencia se sintió mal al verlo esposado y en espera de pasar un par de días en la cárcel, tal y como le había dicho el gigante al lado suyo. Pero sabía que era la ley, que debía ser así y solo esperaba que aquella situación lo hiciera darse cuenta del mal camino que tomaba y dejase de robar.

La mano sobre su cabeza, revolviendo su cabello la hicieron gruñir, y que se alejase de aquella enorme mano mientras se volvía a peinar el cabello, pero el ofrecimiento de comida la hicieron brincar -literalmente- en su sitio. —¡Tutto! ¡Por mi, me lo comería todo! Pero un algodón azúcar valdrá, de momento.

Le dedico otra sonrisa -lo cual era normal en ella- y tomó de la mano a Dante. Era algo que había hecho innumerables veces cuando era una niña, y que hasta aquellos momentos, no se había dado cuenta de cuanto extrañaba hacerlo.—¿y que haces tu en esta ciudad? A parte de salvar jovencitas de ladrones desalmados. ¡Da Dio, aun no me creo que te haya encontrado!

Y solo le faltaba brillar, para mostrar su alegría.



ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por G. Dante Cortés el Miér Mar 18, 2020 10:55 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ DOMINGO → 20:00 → PARQUE DE ATRACCIONES  → DESPEJADO

Tenía demasiadas cosas en la mente. El brujo antiguo necesitaba sed de sangre aquel día, pillar al desalmado que hacía semejantes aberraciones a los niños y quizá calcinarlo en tu toro de hierro. Pero la vida sorprende a menudo, algo que él no estaba para nada acostumbrado pues había asumido el aburrimiento como parte de su día a día. Ni siquiera cuando asesinaba se sentía vivo. Pero ahí estaba, el destino truncando sus pasos como cada vez que creía asentarse de alguna manera.

Recordaba perfectamente a la pequeña Florencia. Era curioso el trato de Dante. Para todos los ojos podría ser un gran imbécil, como decían en aquella época, pero con los niños tenía un trato totalmente distinto. Si bien era cierto que todo fue culpa de su hermana y posteriormente de su hija... Una hija que tendría que estar con él en esos momentos. Nunca jamás se perdonó su pérdida, y nunca lo hará. Pero por ese mismo hecho, tenía que proteger a todos los niños que pudiera. Era una forma de compensar la muerte de su sobrina.

Cuando volvió de estar con los agentes, aun asumiendo la información revelada por la joven, como el hecho de que sus padres habían muerto, se aseguró de que dejara de mirar a ese ladrón de poca monta. Sin pensarlo, cogió la cabeza de la pequeña y la obligó a apoyarla en su pecho, asegurándose de que no pudiera ver a ese desgraciado que se había atrevido a dañarla. Porque sabía perfectamente que para Flore eran importantes sus dibujos y diseños. No entendía la moda de aquella época, las damas enseñaban de todo pareciendo vulgares cortesanas. Aunque a la vez alegraba la vista a un hombre como él.

-Que no te de lástima alguien así.- le susurró al oído antes de soltar al asegurarse de que ya no estaba al alcance de su vista.- Sigues siendo una niña pequeña. ¿De verdad algodón de azúcar? - Suspiró sin perder la sonrisa y camino a su lado, sorprendiéndose de que le cogiera de la mano como cuando ella era una cría. Pero bueno, no le importaba mucho.- Pues... - se masajeó la barbilla mientras pensaba que responderle. ¿Qué hacía ahí?- Pues tengo una ahijada aquí, así que decidí venirme hace tres años para estar con ella. Soy un jefe de policía... No del mas alto rango... Y eso, me dedico a resolver crímenes.- Y de hecho creo que era mejor dar ese día por perdido, aunque no dudaría en tener el ojo avizor. El problema era que, con Flore con él, era imposible darle caza a ese desgraciado. No iba a poner en peligro a la joven mundana.- No ha sido difícil salvarte. Si sumas su velocidad y sabes como poner el brazo, bien plantado... Era pan comido dejarlo así. Tranquila, recuperará la respiración en seguida. Si hubiera ido más despacio no se le habría metido tanto la nuez.- Haber sido un auténtico asesino, conquistador más bien, en el pasado hacía esas cosas extremadamente fáciles.- Pues me has encontrado. Y ahora cuéntame. ¿Tus padres han muerto? -La miró de reojo, levemente preocupado.- ¿Necesitas un sitio donde vivir? ¿Ayuda de alguna manera? -Sabía que sus padres tenían mucho dinero, pero le preocupaba su bienestar.- Aunque si vas danzando por el tiovivo imagino que estás de maravilla.- Fue entonces cuando vio el puesto del algodón de azucar. No dudó en acercarse y comprarle uno, tendiéndoselo y casi riéndose de lo bajita que era.- ¿Pero has crecido algo? No veo la diferencia de altura.
   


Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Fzbh6t8

Que poco discreta:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6
G. Dante Cortés
Mensajes : 23

Reliquias : 136


Hoja de personaje
Inventario:
Hijo/a de
Lilith

G. Dante Cortés
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Jue Mar 19, 2020 1:09 am

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

Florencia recordaba a Dante como un hermano mayor. Un confidente. Alguien incluso más cercano a ella que sus propios padres. Y quizás era por eso, que aquel reencuentro significaba tanto para ella. Regresar en cierta manera a su querida niñez y, a la par, poder compartir aquella nueva etapa de su vida con una de las pocas personas que había conocido cuando aun era una niña.

Pero eso no significaba que deseara ser vista como una niña por aquel gigante. Y eso fue lo que en cierta forma sintió cuando, en un intento por que dejara de ver al ladrón, fue acercada al cuerpo masculino, para esconder su rostro en el pecho de Dante. Durante una fracción de segundo, cerró los ojos y dejó que el aroma de aquel titan la envolviera, pero al segundo siguiente se apartó levemente, para mirar al ladrón. Ya se encontraba lejos de ella, pero eso no impidió que los ojos de Florencia no lo siguieran hasta que se perdió entre la multitud.

La voz de Dante en su oído la sorprendió, provocando un sonrojo involuntario en sus mejillas y que tuviera que morderse el labio para no reír. Estaba segura de que aquel hombretón desconocía el hecho de que tenía cosquillas hasta detrás de las orejas, y no pensaba decírselo. Así que cuando por fin se alejo del cuerpo masculino, frunció los labios antes de sonreír.

Siempre es triste ver como alguien destroza su propia vida—murmuró sin poder contenerse. Por que era consciente de lo cerca que había estado de tener una vida parecida. Si no hubiese sido adoptada, si hubiese sido como la mayoría de niños que crecían en los orfanatos, yendo de casa en casa sin una familia de verdad, Florencia sabía que podría haber terminado como aquel ladrón. O incluso peor. Pero esos eran pensamientos deprimentes que la joven italiana se negaba a tener en aquellos momentos. En aquel instante tenía que sonreír, y dar gracias por aquella coincidencia.—Que me guste el algodón de azúcar no implica que sea una niña pequeña—refutó. Prácticamente tiraba de él, pero no le importaba.

La gente a su alrededor se apartaba de su camino, aunque el ambiente parecía diferente a cuando se habían apartado del ladrón. Primero miraban al enorme hombre que caminaba detrás de ella y después a Florencia. Y la italiana sonreía aun más amplia mente al ver como algunos parecían arrugar el entrecejo al no entender lo que pasaba. Algo lógico, según ella, por que no hacía ni quince minutos que corría detrás de otra persona, con el corazón en la garganta de la preocupación.

¿Ahijada? ¡Me encantaría conocerla! Aunque admito que no te veo cuidando de una ahijada.... ¿Que edad tiene? ¿Es mayor o menos que yo? Aunque yo ya tengo 24 años, así que supongo que debe ser menor que yo... Si es una niña podrías traerla a mi tienda. ¡Tengo mucha ropa que le puede servir!—Prácticamente saltaba mientras caminaba. No había tenido demasiado tiempo para hacer amigos en aquella ciudad. Su tiempo se había empleado en abrir su tienda y mantenerla a flote, aunque admitía que si había podido conocer a gente bastante interesante las pocas noches que salía de fiesta para desconectar del trabajo.—Murieron hace unos meses. Primero mi madre y después mi padre. Supe, desde que enterramos a mi madre, que mi padre no la sobreviviría mucho tiempo.

Desaceleró la rapidez con la que caminaba y acompasó sus pasos con los de Dante, manteniéndose a la par. Y sin soltar su mano, envolvió su brazo en el brazo masculino y se recargó un poco en él. —Pero no te preocupes, tengo un apartamento sobre mi tienda. Es pequeño pero tiene de todo. ¡Ven un día a verlo! ¡Te va a encantar! ¡Y la tienda también!—Alzó la cabeza para verlo a los ojos y se rió cuando vio las gafas de sol—Te pareces al del CSI, el pelirrojo que siempre llevaba las gafas puestas.—bromeó.

Cuando llegaron al puesto del algodón, le sonrió al tendero mientras este atendía a Dante. Y en unos segundos tuvo un enorme algodón de azúcar entre sus manos. Le sonrió al hombre que les había atendido, recibiendo un guiño de parte de este y se alejaron del puesto. Y dándole un mordisco a su dulce, lo miró mal al decirle -de forma indirecta- que era prácticamente una enana.

Si he crecido, tengo una estatura normal. Eres tu quien parece un gigante, que conste.— contestó, un poco indignada. No le gustaba demasiado que la llamaran pequeña, por que aunque sabía que no tenía la estatura de una modelo de pasarela, estaba en la media normal.—Además, a los chicos les gusta que sea un poco más baja que ellos, siempre me lo dicen.

Recordó que era algo que siempre le habían dicho los chicos que se interesaban en ella. Florencia suponía que tenía algo que ver con el ego masculino, y nunca le había dado demasiado importancia. Y en aquellos momentos solo podía pensar que era una preferencia extraña por parte de los chicos.

¿Quieres?— le ofreció el algodón con una sonrisa. Al fin de cuentas, lo había pagado él.



ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por G. Dante Cortés el Dom Mar 22, 2020 8:00 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ DOMINGO → 20:00 → PARQUE DE ATRACCIONES  → DESPEJADO

Dante contempló en silencio los ojos oscuros de Florencia, sin mostrar sorpresa por esa madurez que acababa de plasmar en una frase. Él no lo veía exactamente así, pero entendía que una pequeña mundana pudiera hacerlo. La vida de ellos era tan sumamente corta, que el hecho de ser un ladrón, un asesino o algo parecido ya lo tenían como una vida de mierda, achacada a malas costumbres y desperdicios de personas. Por el contrario, para el brujo el desperdicio de un alma no tenía nada que ver con eso. ¿Cuántos submundos podían decir que no habían cometido un crimen? Especialmente él, un ser tan sumamente antiguo que había realizado auténticas barbaridades. Eso le dio que pensar. Era mejor que la pequeña no se enterara de eso. Cambiaría su forma de verlo, además de que era mejor que no entrara en el submundo por ninguna causa.

Y luego, con si siguiente afirmación de sus gustos, dejó a un lado ese momento de madurez para volver a ser ella misma: la niña loca e hiperactiva que había conocido. Puso los ojos en blanco sin añadir nada, dejándose arrastrar por ella. Por un instante se pensó lo de pararse de golpe, solo para verla tirar con todas sus fuerzas y no conseguir absolutamente nada. Apretó los labios para no echarse a reír. Era mejor no tocarle las narices el primer día que se veían. Pero su sonrisa desapareció de golpe al hablar de su ahijada. No lo había pensado. El glamour... Ella le estaba visualizando igual que cuando era una niña, sin ningún tipo de cambio aparente. Que problema.

Hubiera respondido pero seguía hablando y hablando, y no él no pudo evitar partirse de risa mientras la escuchaba. No recordaba lo parlanchina que era.... ¿Acaso al madurar la gente no dejaba de hablar? Pues no, parecía que Florencia tenía un don innato para tener una conversación consigo misma, porque no te dejaba responder. Y seguía y seguía... Era sumamente gracioso. Hasta que nombró lo de sus padres y cambió la sonrisa por un semblante serio. También dejó de tirar y se estaba agarrando a su brazo. Dante bajó la mirada para contemplarla, observando el cambio de expresión en su pequeño rostro. Era doloroso perder a quien quieres. Él lo sabía bien.

-¿Al de CSI? -¿De cual de todas las temporadas estaba hablando? - Siento mucho lo de tus padres, pequeña. A veces esas situaciones son tremendamente duras. Los sé bien.- El recuerdo de su hermana pequeña o el de su hija... Le dolía tanto el corazón ante aquellas pérdidas. Habían pasado siglos y no podía olvidarlas. Eran lo único que le hacían sentir algo. Pero eso algo era puro dolor.

Se acercó con suma calma al puesto de algodón de azúcar. Estaba pensando en demasiadas cosas a la vez. Como en que debería responder de todo lo que le había preguntado o dicho, más bien. Lo de la ahijada quizá era mejor dejarlo a un lado, ¿pero cómo no iba a darle ningún leve dato al respecto? Algo tenía que decir y eso le repateaba mucho. Pagó al hombre y se alejó de allí con ella, aun ensimismado en sus pensamientos hasta que escuchó otra vez su voz. Y le dio una colleja sin pensarlo siquiera.

-Aléjate de los hombres, ¿me oyes? Son unos cerdos que engañan a las mujeres para conseguir lo que quieren, y lo que quieren es sola una cosa. Que no te vea con ninguno.- Habían cambiado tanto los hombres de un siglo a otro, que a veces solo quería matarlos. Él nunca necesito mentir para llevarse una mujer a la cama, aunque desde luego no era el mejor ejemplo por todo lo que había hecho en ciertas ocasiones.- Trae.- Cogió un poco de algodón de azúcar y se le metió en la boca. Podía entender que agradara, ¿pero para comerse uno entero? Menuda sobredosis de azúcar.- Mi ahijada es un poco mayor que tú, así que no hace falta eso de vestidos ni nada para niñas.- Solo esperaba que no le diera muchas vueltas a eso.- ¿Y qué problema ves a que yo cuide a alguien? Ay pequeña, no tienes ni idea de mi vida...- Porque él prácticamente fue padre. Cuidó a su sobrina desde que nació. Recordó cuando lo llamaba papá y el corazón se le encogió. Ella aun debería seguir allí, con él.- Y yo no soy gigante. Que seas un mico no significa que todos los que seamos más altos seamos algo fuera de lo normal.- Aunque si era plenamente consciente de su altura. Y le encantaba.


   


Última edición por G. Dante Cortés el Jue Mar 26, 2020 11:57 pm, editado 1 vez


Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Fzbh6t8

Que poco discreta:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6
G. Dante Cortés
Mensajes : 23

Reliquias : 136


Hoja de personaje
Inventario:
Hijo/a de
Lilith

G. Dante Cortés
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Dom Mar 22, 2020 9:52 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

Florencia se preguntaba si no estaba hablando demasiado. Supuso que no. Por norma general era una persona bastante habladora, una cualidad que muchos de sus amigos valoraban ya que conseguía evitar momentos tensos o silencios incómodos. Y, aunque en aquellos instantes no se encontraba en ninguna de esas situaciones, suponía que era la emoción lo que la empujaba a hablar. Además de que no recibía ningún tipo de queja de su receptor. Si Dante hubiera demostrado algún tipo de incomodidad o malestar ante su atropellado hablar, Florencia hubiera respirado hondo, contado hasta diez y reducido el torrente de palabras que salia de sus labios. Por que lo último que quería era que aquel primer encuentro se fuera por la borda.

Y ni siquiera la leve tristeza que se apoderó de su semblante al hablar de sus padres pudo marcar un mal momento en el ambiente. Mientras caminaban -uno al lado del otro y Florencia dando leves saltitos cada dos pasos-, la joven italiana intentaba recordar el nombre del jefe de la unidad del CSI al que le recordaba Dante. —Horacio... Horacio...¡Kane!— lo miró, con los ojos brillantes, al recordar el nombre del personaje—Eso era, Horacio Kane. Aunque el era más mayor y pelirrojo y vestía de traje.... Y a ti no te veo ni de pelirrojo ni vestido de traje, sino más bien con una chupa de cuero, vaqueros, botas militares...—Su voz se perdió mientras en su mente se dibujaba aquella imagen. Podía verla con una claridad que alarmaría a cualquiera. Con la misma claridad con la que veía a sus hadas imaginarias o a las personas con rasgos de animales. Podía ver al gigante a su lado vestido totalmente de negro, con la chupa de cuero y las botas militares, con la placa de policía colgando del cinturón y la pistola en la cartuchera, oculta por la chaqueta. En cierta manera, le recordaba a las personas que veía paseando por Nueva York, que aparecían y desaparecían de su vista en segundos. Personas vestidas de negro, con tatuajes extraños en todo su cuerpo y que siempre parecían ser invisibles para la gran mayoría de las personas, salvo para sus ojos.

Y aunque podía ver el leve parecido, Florencia creía que existía una gran diferencia. Quitando la principal que era que Dante era una persona real, de carne y hueso. mientras que las otras eran producto de su imaginación. Y la segunda, que creía que al gigante a su lado le quedaría mucho mejor aquel estilismo que a cualquier modelo. Y esa imagen en su mente, que se quemó a fuego en su memoria, fue el detonante para que se propusiera el convencer a Dante de que fuera su modelo, aunque fuera únicamente para sacarle un par de fotos con aquel outfit.

Siento muchísimo tu perdida—dijo con sinceridad, salida directamente del fondo de su corazón. Por que si odiaba ver sufrir a la gente, odiaba aun mas que fuera alguien a quien quería. Y aunque no sabía quien era la persona que había perdido el titan a su lado -y no pensaba preguntarlo, hasta ella sabía cuando hacer o no una pregunta- podía ver con claridad que era una perdida que lo había marcado. Otra razón más para lograr que la alegría volviera a ser la reina en el ambiente entre ambos. Al menos, hasta que Dante le dio una colleja.

Se paró en seco y lo miró, con incredulidad. —¿Scusa?— Entrecerró los ojos, notando como el enfado empezaba a nacer en su interior. Por mucho que quisiera a Dante -o a cualquier otra persona- nunca había permitido que se metieran en lo que ella consideraba sus asuntos personales. Su tienda, sus estudios, sus amigos y su vida amorosa. O la falta de ella, aunque nadie supiera de ello. Y que Dante, a quien acababa de ver después de años desaparecido de su vida, le dijera que tenía que alejarse de los hombres, lograba enfadarla—Mio caro Dante, se perfectamente como son los hombres, proprio per questo motivo te digo que no te dejo decidir en mi vida amorosa. ¿Mi sono spiegato bene?— Y aunque su voz permanecía calmada, en un tono de voz modulado y sin mostrar emoción alguna -ya fuera positiva o negativa-, sus ojos oscuros mostraban el fuego del enfado que empezaba a bullir dentro de ella.

Pero deseaba que aquel reencuentro terminara de buena manera, no en un enfado, por lo que intentó aplacar aquel fuego convenciéndose de que era el instinto protector de Dante. Que Dante aun la veía como la niña pequeña que había conocido en las calles de Florencia, y aun no conocía a la mujer de 24 años en la que se había convertido. Por eso, aplacó el enfado y lo dejó pasar, centrándose en el algodón de azúcar que le había comprado y que en aquellos momentos era atacado por el gigante.

Emprendió otra vez su andar, al lado de Dante y sonrió al escucharlo hablar de su ahijada. Se desilusiono un poco al saber que no era una niña, sino una joven incluso mayor que ella, pero se recompuso enseguida.  —Que tenga mi edad es incluso mejor. Podré invitarla a que salga conmigo de fiesta, seguro que ambas nos divertiremos. Además, no solo diseño ropa para niños, sino también para mujeres y hombres. Ropa casual, de fiesta, elegante, ropa interior... Además, es normal que no sepa de tu vida, al igual que tu no sabes de la mía. Llevamos molto anni sin vernos, affetto. Y si eres un titano.— Se comió otro poco del dulce y se paso la lengua por los labios al notarlos pegajosos. Le encantaba el algodón de azúcar con sabor a fresa sin duda era su favorito.—Ademas, yo no digo que todas las personas mas altas que io sean fuera de lo normal, solo tú. ¡Da Dio, Dante perfectamente debes medir los dos metros! Eso es ser un gigante.

Y Florencia estaba casi convencida de que había dado justo con la medida del titan a su lado. Sonrió y se volvió a meter en la boca otro poco de su dulce, chupándose los dedos antes de sacarlos y pasando, otra vez, la lengua por sus labios casi de forma inconsciente, mientras sus ojos viajaban entre las personas que disfrutaban del parque.




ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por G. Dante Cortés el Mar Mar 31, 2020 5:31 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde.
→ DOMINGO → 20:00 → PARQUE DE ATRACCIONES  → DESPEJADO

Las palabras de Flore no hacían otra cosa que marcarle una sonrisa al brujo. No lo conocía para nada. ¿Pero acaso lo hacía alguien? Tenía tantos siglos tras sus espaldas que era gracioso escuchar como podían verlo o no. No le importaba para nada, todo sea dicho. Tenía trajes para dar, regalar y donar si se ponía. Hasta de aquellos antiguos que podría sacarse mucho dinero si los vendía. Pero él ya tenía mucho dinero, ¿para qué querría más? De todas formas el brujo sabía como debía vestir en cada momento, otra cosa es que lo hiciera, pues normalmente pasaba de los protocolos estúpidos de cada época. Más de una vez había causado altercados por su falta de refinamiento. Claro, todo dependía de quien asistiera al evento social y lo divertido que pudiera ser molestar a los presentes. En esa época, pocas veces podía darse hasta ese insignificante gusto.

-Bueno, es más cómodo que un traje.- dijo mientras seguía andando, sin mirar a la pequeña que tenía a su lado.- Pero no te equivoques, tengo trajes para diferentes ocasiones.- Otra cosa era que los usara, claro estaba.- Y una infinidad de coleteros para recogerme el pelo.- Eso sí era algo positivo de esa época. Los coleteros eran prácticos. Era fácil recogerse el pelo.

No contestó a lo de su pérdida. No quería hacerlo. Recordar a su hermana o su sobrina seguía siendo tremendamente doloroso, y aunque todo su pasado quedará ensombrecido por el borrón del largo paso de los siglos, podía seguir viendo sus rostros, sus sonrisas soñadoras en cualquier momento. Las únicas personas que había querido eran las únicas que no pudo proteger. Un terrible destino que por exceso de confianza se dio, por su estupidez de creerse tan semejante fuerte e invencible. Y lo era, lo consideraba aun más en aquel mundo nuevo, pero le llevó a perder lo único que le hacía humano.

Después de darle la colleja, se quedó en silencio observando en detenimiento el enfado que crecía en Florencia, regodeándose de haber conseguido sacar esa mala leche de la pequeña. Le resultaba tan graciosa cuando se enfada que pensó por unos segundos en convertirlo en su nuevo hobbie. Pero es que no podía evitarlo. Para él seguía siendo una niña de pocos años que no entendía el mundo. Y si él había aprendido algo es que todo el género masculino solo quería una exclusiva cosa: unos podrías esperar y respetar, otros directamente ir a por el deseo que los consumía. ¿Pero que pasaría si los primeros podían hacer lo segundo sin ningún tipo de repercusión? Pues exactamente lo que vivió él en las Américas, en México con su pariente. Los conquistas sacaban lo peor de uno mismo, o más bien, la realidad. Todos querían sexo y no importaba como conseguirlo después de una encarnizada batalla. Después de meses sin los brazos de tu amada, después de ver muertes, escuchar gritos, desolación... Una lástima no volver a esos años. O no poder contárselo para darle más collejas hasta cansarse.

-No tienes ni idea. Pero adelante, sigue con tus ilusiones tontas de princesita.- No existían los príncipes azules de esos cuentos estúpidos, solo los idiotas que hacían creer a los pobres ingenuas como ella que sí. Era como hacerle creer a alguien que puede encontrar un hilo en un pajar, hacerla buscar durante toda su vida mientras tú sabes que no has puesto ningún hilo. Y aunque lo hubieras puesto, jamás lo encontraría. ¿Pero acaso esa inocencia no estaba bien en parte? Florencia parecía fuerte, y seguro rechazaba a cualquiera que no fuera su príncipe azul. Quizá para ella era bueno y todo.- Bueno, algún día te la presentaré. Debería hacerle una visita.- Hacía mucho que no veía a Winter. No había sacado tiempo y tenía que ocuparse de su ahijada. El problema era que... Bueno, no era un problema. Simplemente no tenía intención de presentársela. Ya era suficiente con que él pareciera tener exactamente la misma edad que hacía años, como ahora presentarle a su ahijada y que viera que era como diez años mayor que ella. Definitivamente no era la mejor de las ideas. Tenía que alejarla del submundo.

En cuanto a lo de la altura. Bajó la mirada hacia ella, el pequeño mico que tenía ante... Bueno, ante sus ojos no. Bajo ellos. ¿Qué podía decirle? No había acertado con la estatura. Sonrió, aprentando los labios para contener las ganas de soltarle una bordería graciosa. ¿Por qué se lo ponía tan sumamente fácil?

-Para tu información mido metro noventa y tres. Y mis botas llevan tacón, pero no creo que llegó a los dos metros aun así.- se encogió de hombros.- Lo parecerá porque soy bastante fuerte. Pero eso es normal, renacuaja, soy policía y entreno mucho para poder llevar a cabo mis casos. Son importantes, ¿sabes? A ver porqué te piensas que he venido al parque de atracciones. Porque para pasar el rato solo, no.  
   


Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Fzbh6t8

Que poco discreta:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6
G. Dante Cortés
Mensajes : 23

Reliquias : 136


Hoja de personaje
Inventario:
Hijo/a de
Lilith

G. Dante Cortés
está

Volver arriba Ir abajo

Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Empty Re: Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante ||

Mensaje— por Florencia Barbieri el Mar Mar 31, 2020 7:51 pm

Cuando el sol se esconde, el ayer responde
→ Domingo → 20:00 → Parque de Atracciones  → Despejado

No se creía nada su afirmación de que tenía trajes para cualquier tipo de ocasión. Y mucho menos, creía que los usara en caso de tenerlos. Por que algo le decía -y ese algo era el mismo "algo" que muchas veces le decía que no mirase en alguna dirección o que no girase en cierta esquina- que Dante no era de los que seguía los códigos de etiqueta que ella había tenido que aprender, y que con el paso del tiempo, a respetar en cierta manera. A pesar de ser de la firme creencia de que cada una debía tener la libertad de vestirse como quisiera cuando se quisiera y sin ser juzgado por ello, también era consciente de que había ciertos momentos donde esa forma de ver el mundo no era bien recibida. Como ir a un entierro vestida de rojo -si no es pedido explicito del fallecido- o ir de blanco a una boda si no es la tuya propia.

¿Coleteros?— con curiosidad alargó la mano y toco con la yema de los dedos las puntas del largo cabello de Dante. No era demasiado común para la joven italiana ver a hombres con el pelo tan largo y que, como bonus extra, le quedase tan bien como al hombre que tenía justo al lado. Cuando veía a alguien del sexo opuesto con el pelo largo, normalmente eran adolescentes con completo de Aquaman, que lograban verse realmente extraños con aquel estilo. Y lograban que naciera en Florencia las ganas impetuosas de llevarlos a una peluquería para que les hagan un corte de pelo en condiciones.

Y justo después de disculparse por su perdida, se centró en el hecho de que parecía verla con cierta burla en los ojos cuando le reclamaba el que se hubiera inmiscuido en su vida privada. Y suponía saber el porque. Mucha gente la creía una ingenua crédula que pensaba que los cuentos de hadas existían y que los príncipes azules llegaban a la vida de las que creían en ellos. Y, aunque no negaba que muchas veces era una ingenua, había ciertos temas de la vida en los que no era una crédula total como pensaban de ella. Sabía que los hombres estaban interesados en una sola cosa, casi siempre. Y también sabía que, si no conseguían esa cosas por las buenas, muchos podían llegar a usar malas artes para conseguirlo por las malas. Florencia no era tonta. Y ademas, tenía acceso a Internet, a la televisión y al periódico, por lo que no vivía alejada de la sociedad y desconocedora de lo podrido que estaba el mundo en su mayoría. Y a pesar de todo ello, quería creer que la bondad seguía existiendo en el interior de los seres humanos y que podía salir a flote incluso en los momentos menos sospechados.

Por eso no intentó sacar de su error a Dante. Creía que era mejor que el fuera conociendo a la mujer que era mediante el tiempo y el contacto, y no por sus propias palabras que se podían convertir en simples escusas para salir airosa de la situación. Pero aun así, su lengua decidió por voluntad propia que no podía dejarse insultar.—No son ilusiones tontas de princesita. Yo no pido un príncipe azul, con un hombre que me quiera y respete, tengo. Gracias.— Y se metió en la boca un trozo de su algodón un poco mayor de lo normal, solo para evitar decirle alguna palabrota. Sobre todo por que había empezado una especie de medida para evitar decirlas y si decía alguna en aquellos momentos, tendría que pagarle a Dante. Y no quería.

Aun así, la promesa de conocer a la ahijada de Dante logró que el poco enfado que aun bullía dentro de ella, se desvaneciera casi por completo. Le encantaba conocer a gente nueva y conocer a alguien que era tan importante para el gigante frente a ella, era aun mejor. Y ni siquiera el comentario burlón hacia ella por haberse equivocado en las medidas del titan Dante. —Aun así, solo me he equivocado por diez míseros centímetros tampoco es tan...— su cerebro proceso las palabras finales de Dante y lo miró con cierta incredulidad—¿Estas aquí por un caso? Accidenti Dante, ¿entonces por que pierdes el tiempo conmigo? No es que me desagrade estar contigo, es todo lo contrario como bien sabes. Además, es muy beneficioso pasear con alguien tan grande como tu, la gente se aparta del camino con una facilidad incredibile, aun así, si estas en medio de una investigación, no deberías pasear conmigo, ¿no?

Y se detuvo cuando se dio cuenta de que sus palabras dejaban de tener sentido al salir de sus labios.




ME GUSTA QUE DANTE ME EMPOTRE DURO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO.
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Kvw7ymZ
OH MIO DIO!:
Cuando el sol se esconde, el ayer responde || Dante || Dwf9ZF6

Florencia Barbieri
Mensajes : 43

Reliquias : 190

Temas : 2/2

http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10380-florencia-barbieri-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t10381-la-vita-e-bella-relazioni-di-florencia
Mundano/a, con La Visión

Florencia Barbieri
está

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.