07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


38 # 40
23
NEFILIMS
5
CONSEJO
11
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
12
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Vie Feb 07, 2014 3:03 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El entrenador tamborileaba los dedos con impaciencia sobre el marco de la puerta. Yo ya estaba preparado para salir y como no acabaran ya aquel combate iba a enfriarme (otra vez). A juzgar por los abucheos y los gritos que venían de fuera, no debían de estar peleando muy limpio.
-Prepárate que ya han acabado -me dijo, aunque no hizo falta pues en cuanto oí la campana ya me había posicionado junto a él y me asomaba un poco observando a la multitud que se congregaba en aquel club de mala muerte. Buscaba un rostro en concreto pero sabía que no lo encontraría, aunque estaba seguro de que debía estar por allí.

En cuanto supe todos los detalles de la pelea, había llamado a Adeline, comunicándole el sitio, la hora y la posición en la que yo peleaba. Además de eso le dije que tenía que ponerse en contacto con un tal Pit (de Pitbull, así de carismáticos eran con los apodos). No le sería muy difícil reconocerlo porque, como le conté, llevaba un tatuaje de un pitbull en el cuello. A veces me preguntaba qué fue primero si el tatuaje o el apodo...
En cualquier caso, ese era el tipo que manejaba lo de las apuestas y a quien debía dirigirse. Y esperaba que no lo hiciera con su aspecto auténtico porque decían por ahí que era un pedófilo de cuidado...

Salí cuando anunciaron mi nombre y subí al ring. Desde mi esquina observé a mi oponente, del mismo peso que yo, un pelín más bajo y más robusto (vale, sí, más cachas). Pero ni sus músculos me intimidaron, ni su mirada de asesino en potencia, probablemente ensayada para meter miedo. De hecho me daba un poco de pena el tipo y como siempre, me sentí mal por hacer aquello cuando, claramente (que no aparentemente), era yo el que tenía más ventaja.
El entrenador estaba a mi lado dándome el típico discurso deportivo de siempre: "lo machacas, lo revientas. Si puedes destrozarle el hígado se lo destrozas, que le salga la bilis por la boca. Tiene los brazos más cortos, usa eso a tu favor y...."
Llegados a ese punto yo ya había puesto la mente en blanco y me estaba concentrando con mi propio discurso interno para dar un buen espectáculo, que era lo que la gente quería. Para eso tenía que concentrarme más que nunca, no fuera a ser que me emocionara y lo noqueara sin querer en el primer asalto, entonces la pelea iba a durar un suspiro.

Sonó la campana, estiré el brazo para chocar mi guante con el de mi contrincante y comenzamos. El tipo pegaba fuerte, pero siempre se encontraba con mis guantes por medio protegiéndome la cara, o mis codos protegiéndome los costados. Durante el primer asalto lo dejé que llevara él el control. En el segundo cambié las tornas, aunque creo que fue sobretodo para dejar de escuchar los gritos de mi entrenador que estaba empezando a tocarme la moral. Punteé con la izquierda varias veces haciéndolo retroceder y le colé dos puñetazos seguidos en el hígado. Se encogió un poco y como acto reflejo comencé a asestarle golpe tras golpe. Gancho, crochet, gancho, los golpes que se llamaban de corta distancia pues el tío estaba contra las cuerdas. Cuando me di cuenta de que no sabía como salir de mi combo de golpes me retiré en contra de lo que mis conocimientos de boxeo me decían. Lo que me había enseñado mi padre era que cuando el otro se amedrenta  tenía que golpearle sin dejarle tiempo a reaccionar y si estaba contra las cuerdas no dejarlo escapar. Pero entonces yo era un humano, y habríamos estado en igualdad de condiciones.
El caso es que lo dejé ligeramente atontado y me arrepentí al instante, porque le había dicho a Adeline que lo tumbaría en el tercer asalto.
Se había pactado en 4x3, cuatro asaltos de tres minutos. Sabía que si ocurría algo como aquello, el otro no aguantaría hasta el último asalto, de ahí que le dijera a Adeline que apostara por el tercero.

Justo antes de que sonara la campana indicando que acababa el segundo asalto, el otro aprovechó mi pasividad en pegarle para colarme un directo en la boca que me dejó un corte en el labio. En apenas un minuto el entrenador me cortó la hemorragia y ya estaba listo para el tercer y el que sería el último asalto. Todavía lo retrasé un poco más, debilitándolo a base de puñetazos en el estómago y en los costados. Él tampoco se quedó atrás, viendo sus energías cada vez más mermadas.
Jab de izquierda, jab de derecha, esquiva, hígado, esquiva...vi el hueco y le colé un crochet de derecha con todas mis fuerzas. Mi oponente cayó KO al suelo, desplomándose como un saco de arena.
-¡Eso es! -gritó el entrenador desde mi esquina. Yo intenté disimular mi expresión de preocupación, haciendo que pareciera que simplemente estaba agotado por la pelea. Los minutos que pasaron hasta que volvió a recuperar la consciencia fueron una agonía para mí. Cuando lo vi levantarse con la ayuda de dos personas respiré tranquilo.

De vuelta al "vestuario" que no era más que una sala con las paredes desconchadas con dos sillas y un perchero. Me sequé el sudor con una toalla, me coloqué una sudadera negra y unos vaqueros. Sin más ceremonias me despedí rápidamente y salí.
El entrenador ni se molestó en retenerme para curarme el labio, se había acostumbrado al "ya me curo en casa", que para mí era: me iré a la cama y mañana se me habrán curado las heridas solas.
Pero si esta vez tenía tanta prisa era porque había pasado más tiempo del debido y temía que Adeline se hubiera metido en problemas.
Habíamos quedado en la salida y allí habría estado en menos de dos minutos de no ser porque por el camino me saludaron varios tipos que no conocía de nada, con palmaditas en la espalda y palabras como "qué bueno, tío", "lo has echado a dormir un ratito, ¿eh? JAJAJ", y cosas del estilo. Antes de que pudiera alcanzar la salida otro me paró para preguntarme que cómo me había hecho la cicatriz enorme que tenía en la espalda.
-Eso no es de tu incumbencia -dije cansado de los idiotas aquellos y buscando a Adeline con la mirada.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo


Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Lun Feb 17, 2014 7:11 pm

El miembro 'Mishka Henrik' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Porcentajes' :


--------------------------------

#2 'Porcentajes' :


--------------------------------

#3 'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Adeline se lo había quedado mirando con gesto extraño junto antes de adentrarse al pub, Mishka se había quedado algo pensativo referente a la explicación de como iba adentrarse sin ser vista habiendo mencionado la visión. Y ella tampoco dijo nada, simplemente puso cara sapo para no reír, se le olvidaba que estaba hablando con Mishka, con un subterráneo novato que no sabía siquiera que era la visión y la verdad es que un día de estos la nephilim reventaría ante tanta ignorancia y no precisamente porque se sintiese ofendida... sino por la incredulidad de que estuviera ahí tan vivo y coleando.

Tampoco respondió a lo de saber mas de licantropos que él, era más que obvio y no quería soltarle un pullazo entonces porque ya se había prometido a si misma no hacerlo, pero con la bebida a saber cuanto duraba esa tregua.

Ya sentada lo miró atenta y asintiendo a sus dudas, lo había entendido bien, y con lo poco que se conocían el juego iba a ser la mar de divertido. La cazadora arqueó una ceja por el comentario algo narcicista por parte de Mishka, dejando a entender que él la cuidaría y se ocuparía de apartarle el pelo cuando vomitara. Ohhhh no sabía lo que el lobito había provocado con esa afirmación. Haría lo que pudiera para acertar y sobretodo para que el alcohol no se le subiera, o al menos, no aparentarlo. Igual que pensaría en preguntas bien difíciles de acertar, no contestó a eso porque él se dirigía a pedir en la barra pero le dedicó una mirada entrecerrada que ya servía de respuesta, de esas que expresaban desafío.

Cuando lo vio regresar vio los pequeños vasos rellenos de tequila y también trajo un platito con algunas rodajas de limón acompañado del salero.

Volvió a preguntar sobre como iba el juego para asegurarse a lo que Adeline respondía con un asentimiento y le iba preparando delante de él tres chupitos, demostrandole que las fallaría todas y también tratando de intimidarle con tanta seguridad por parte de la nephilim, pero realmente no era así, pero había que disimular.
El oír "quinceañero" le hizo rodar los ojos, si le parecía aquello tan infantil seguramente no participaría, lo hacía para chincharla.

- Muy bien, muy bien, a verdadero y falso.  Y si, siéntate igual, seguramente aguantes como uno de ellos. - replico esperanzada en que el alcohol no se catalogara como sustancia toxica o similar, porque de ser así jugaba con mucha ventaja, demasiada.

Comenzó a formular las preguntas y Adeline centró su mirada en el, apoyó sus codos sobre la mesa y su barbilla sobre sus manos. Esbozó una divertida sonrisa al imaginárselo como aparcacoches, era tan, tan, tan absurdo y surrealista que a lo mejor era cierto y ese era el truco a la hora de responder.

- La primera es cierta, me lo creo porque si estás tan metido en el boxeo y lo haces tan bien es porque empezaste bien temprano, además, normal que entonces tengas  esa tableta. - Se rió un poco en venganza para volverlo a avergonzar. - La de aparcacoches también voy a decir que es verdad, pe...-no pudo aguantar la risa por lo que interrumpió durante unos segundos  sus propias palabras. - pero seguramente porque lo sea, si estabas falto de dinero y... demonios, porque es tan absurdo que debe ser cierto. -Y ahora quedaba una ultima pregunta que responder y con una sonrisa en los labios, acababan de empezar con el juego y ya se estaba divirtiendo.
- Y la ultima pregunta... ni de coña, no tienes pinta de cheff, tienes pinta de ser un patoso en la cocina. - Dijo entre risas y mirandole impaciente a la espera de a ver cuantas había acertado. Entonces indicó que la que había fallado era precisamente la del aparcacoches, ¡por haberse dejado llevar por lo estúpido había fallado una!. Se llevó ambas manos a la cara emitiendo un gemido de fastidio, por poquito le respondía a la perfección a las tres.

Suspiró y separó las manos de la cara mirándolo con fingida molestia, tomando con los dedos el  primer chupito.
- Bueno, tampoco está mal, dos de tres.- Echó sal en el dorso de su mano y se preparó al lado una rodaja de limón. - Salud. - lamió, se tragó el chupito del tirón y dio un bocado a la rodaja, pero sus ojos ya estaba cerrados cuando notó el fuerte sabor de la tequila y como viajaba por la garganta hasta el estomago. Se la notaba ardiendo, y su cara se había puesto un poco roja, incluso tosió un poco. Vaya... "preparación de apariencia" que quería dar.
- Cof... cof... es...coff, es que se me fue... - carraspeó - por el otro lado...-  mintió y con disimulo se quitó una lagrimilla. Creía que el tequila era fuerte, pero aquello era aguarrás.

- Bueno... ya está, ahora te toca a ti, prepárate. - Lo miró ya algo mas recuperada, pero el primer chupito le había sentado fatal, aunque debía admitir que estaba rico y el juego cada vez le estaba gustando más, sobretodo por el afán de ganarle.

- Una vez tuvieron un compañero me tuvo que ayudar a coger un libro de la biblioteca al estar demasiado alto..., ummmm fui oficialmente Nephilim a los 13 años... y... reconozco que me encantan las comedias románticas. - Tras eso se quedó mirandole para ver su expresión y a ver que decía.

respuestas:

- Mentira, pregunta trampa por si Mishka dice que si porque es muy posible que eso hubiera ocurrido xD.
- Verdad, a los 13 años tras la ascensión se convirtió en nephilim
- Mentira, los detesta, detesta esas historias de amor tan superficial y tan exageradamente ñoñas a pesar de no haber experimentado ninguna.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Lun Feb 17, 2014 9:02 pm

El miembro 'Adeline Geller' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Feb 18, 2014 12:17 am

Solté una carcajada, primero irónica, por lo de la tableta de chocolate. Pero después me reí de verdad. Maldita nephilim, qué caídas tenía...
Tomé uno de los chupitos y lo coloqué delante de mí, dándole a entender que había acertado ella. La segunda la falló y con una sonrisa de satisfacción empujé otro vasito hacia ella.
-Trabajé como portero de discoteca -la corregí. Tampoco es que tuviera mucho más glamour que ser aparcacoches.
La tercera también la acertó y me hice el herido ante su comentario. Uy, patoso en la cocina me había dicho. Bueno, era posible que dejara la cocina hecha un desastre después de cocinar, pero eso no afectaba al sabor de la comida.
-Vale, seré un desastre para la repostería pero lo demás se me da bien. ¿No me crees? Bien....Te debo una cena. Pero sólo te dejaré probarla, y después te echaré de mi casa con las ganas. Por haber dicho eso...Já.
Puse una pose toda digna, pero mi interpretación magistral se fue al garete por la sonrisa divertida que apareció en mi rostro.

En fin, que tocaba beber por los aciertos de Adeline. Imité el procedimiento de echarme la sal en la mano tal y como había hecho ella.
-Salud -repetí. Lamí la sal, me tragué el chupito y...me sentó como una patada en el estómago. Entonces recordé que por culpa de la pelea llevaba sin comer desde el medio día prácticamente. Apreté los ojos con fuerza y lo mismo hice con los labios. El limón tampoco es que ayudara mucho.
Me intenté recomponer, no quería quedar como un blandengue delante de Adeline e hice lo posible por poner mi expresión más normal. Pero ella no había estado muy pendiente de mi reacción porque al parecer...le había pasado lo mismo. Es por eso que no repliqué con ninguna broma cuando dijo que se le había ido por otro lado (claro que sí). Estábamos en paz. Me bebí el segundo chupito, aunque este entró solo. Normal, el primero había abierto camino, el muy cabrón...Parecía mentira que fuera ucraniano y un simple chupito me sentara mal.

Hice un nuevo intento de recomponerme y escuché atentamente a Adeline, intentando buscar en sus gestos algo que me indicara si era verdad o mentira lo que decía. Pero no encontré nada, en vez de eso me dejé llevar por el instinto.
La primera me la había puesto a huevo, más fácil imposible, y por impulsividad no apliqué la lógica que me haría llegar a la conclusión de que precisamente era demasiado fácil.
-La primera es verdad -dije con una sonrisa burlona.
-La segunda...-Me llevé una mano a la barbilla, pensativo. No tenía ni idea de con qué edad los nefilim se hacían nefilim. Trece años era muy joven, pero yo había subido al ring con doce, ¿no? Bueno, era la mejor comparación que se me había ocurrido. Con esa edad un niño o una niña puede pelear si se le ha entrenado.
-La segunda es cierta también -terminé por decir.-En cuanto a la tercera...-Enarqué una ceja mirando a Adeline. No tenía pinta de ser la típica tía a la que le gustaba las comedias románticas. No sé, puede que fuera joven y...adolescente y todo eso, pero supongo que la primera impresión que tuve de ella contaba bastante. Y esa impresión era la de una chica dura (y bajita), llena de sangre de bicho del infierno, matando demonios.
-La tercera es mentira. No te imagino lloriqueando con el típico final de película romántica. Las cuales, por cierto, son todas iguales. Y no me juzgues...Hele me hacía ver esas películas. Me quedaba dormido en la mitad, pero aún así era capaz de decirle como acababan...casi siempre.
Solté una carcajada al recordar las ñoñadas que tenía que aguantar cuando a Hele le daba por asaltar el videoclub. Y aunque siempre había protestado por eso, en realidad ahora lo echaba de menos...Oh...
"Chupito con urgencia, ¡chupito con urgencia!", me dije al ser consciente del repentino bajonazo. Y casi me alegré por haber fallado una, porque eso me permitió beberme el chupito. Me lo tragué del tirón, esta vez sin hacer ningún gesto raro, y aunque me dejó un pelín trastocado, la sensación sólo me duró unos segundos.
-Fallar la primera ha sido una estupidez...Estaba claro que no pediste ayuda para coger el libro porque eres muy orgullosa...Esperaste a que no hubiera nadie y usaste una silla -expresé en voz alta lo que estaba pensando y puse cara de sapo.

-¡Tu turno! -exclamé cada vez más emocionado con el juego. Entrecerré los ojos mirando a Adeline desafiante, de la misma forma que había hecho ella conmigo. Aquello se había convertido en una competición entre nosotros y no podía decir que no me estuviera divirtiendo.
El problema es que me estaba "achispando" tanto que lo que iba a decir a continuación podía sacar trapos sucios o cosas que en otras circunstancias no se me habría ocurrido contarle. Por vergüenza o por...dignidad.
-De pequeño fui monaguillo. Una vez, trabajando de veterinario, una señora mayor me tiró los trastos y luego me intentó emparejar con su nieta. Mi animal favorito es el lobo.

Spoiler:
-Verdad. Sí, de pequeño fui monaguillo. Lo he dicho por si Adeline aplica la misma lógica de que al ser tan absurdo es cierto y como le falló la primera vez decide decir que es mentira.
-Mentira. Me tiró los trastos la nieta, me dijo delante de su abuela que si atendía también en privado a personas. La abuela estaba sorda.
-Tristemente cierto.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Mar Feb 18, 2014 12:17 am

El miembro 'Mishka Henrik' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Porcentajes' :


--------------------------------

#2 'Porcentajes' :


--------------------------------

#3 'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Mar Feb 18, 2014 11:28 am

¡Dos, uno!, ahora tenía él que beberse dos chupitos porque Adeline acertó esas preguntas, y ahora con mas fuerza se maldecía a si misma por haber fallado una, así que trato de centrarse y pensar mejor, pensar con la cabeza, con lo que cree de verdad que es falso o verdad, pero es que apenas lo conocía y eso era lo que le daba chispa al juego y no podía fiarse de las apariencias porque engañaban cantidad. Porque tampoco se lo imaginaba como portero de discoteca, ¿en serio no le daría pena que un chico o chica no pudiese entrar?, jajaja, aquello se lo guardó para si misma porque ese sí que sería una burla cruel.

Le sorprendió el hecho de que resultaba que el subterráneo era un cheff, aunque no de repostería, eso lo habíamos dejado claro al responder la pregunta. La cazadora sonrió con ánimo por la posibilidad de probar sus platos y verificar el talento culinario que podría tener, pero rápidamente frunció el ceño cuando le dijo que solo le dejaría probar, maldito licántropo, pero sin remediarlo terminó sonriendo, se lo tendría merecido, si, pero él no le haría eso, no durante toda la noche claro...

- Pues debes saber que cuando tengo hambre suelo tener mal genio, así que tu verás si me dejas cenar o no. - se rió con ganas como si se tratara de una broma, pero lo cierto es que aquello tenía algo de verdad.

Los ojos de la muchacha estaban bien abiertos y fijos en él, disfrutando y esperando una reacción similar a la suya cuando bebió su primer chupito pero lo vio a medias porque ella también se ocupaba de beber por su único error. Agh, había sido un golpe una bofetada de ardor, fuego vivo había bajado por su garganta y parecía que Mishka había experimentado lo mismo. Pero no se burló en esa ocasión, sería estúpido después de que a ella también le pasara.
Cuando se terminó el suyo vio como se bebió el segundo pero este muy a su pesar no resultó tan espectacular como el primero.

Ahora le tocaba a él responder y con la primera pregunta ¡cayó en la trampa!, la nephilim se rió y eso ya le dio señal al muchacho que había dado la respuesta equivocada. Pero si que acertó las siguientes dos provocando que su gesto cambiase arrugando la naricilla. La verdad es que en su última pregunta se lo había puesto muy fácil porque no tenía pinta de ser la típica chica enamoradiza y romántica que le gustaban esas ñoñadas cinematográficas, aun no entiendo como se les puede llamar películas.

- ¿Que hiciste para merecer eso?. - se rió también acompañando la risa de Mishka cuando mencionó que Helena, le hacía verlas y el se quedaba dormido. Aquello fue muy divertido de oír pero denotó en su rostro que de pronto le invadió una nostalgia tremenda, se le notaba en la cara, no era de esos que les era fácil aparentar. Y rápidamente cogió el chupito restante y se lo bebió del mismo modo pero esta vez sin inmutarse. Adeline lo miró con una sonrisilla, mas serena al ver su gesto y no comentó nada sobre eso.

- Era trampa pero has caído jajaja. Y tienes razón -suspiró volcando los ojos por sus palabras, el maldito había descrito la situación a la perfección, como si ya la conociera. - admito que hice eso exactamente, así que deja de poner esa cara de sapo y ríete, te lo permito. - le hizo un gesto como los adinerados al servicio para permitirles que se retirasen y luego rió una vez mas.
Realizó el procedimiento anterior para los dos chupitos que le tocaba beber,  el segundo chupito bajó y aunque notase su caliente recorrido no le afectó tanto como el primero, con el tercero más de lo mismo pero no pasó para nada desapercibido... sus mejillas ya se encendían con tanto calor y agradeció que sus cabellos taparan sus orejas que seguramente estuvieran más rojas aun.

Ahora le llegaba el turno de acertar las preguntas de Mishka, correspondió a esos ojos negros con la misma expresión pero sus labios se estiraban un poco demostrandole que aquello era un duelo amistoso, pero eso no quitaba que quisiera ganarle a toda costa.

- La primera es mentira, no me lo creo... si se te permitía pelear a tan corta edad no tendrías tiempo para ser monaguillo, que la iglesia roba muuuchas horas. - se rió y continuó con las respuestas. - la segunda me lo creo, ains, ¿como podría resistirse?, un chico joven con tan buena forma, seguramente fue una decepción que no te interesara pero al menos podría verte como novio de su nieta... vaya... suena a comedia romántica ¿eh?. - volvió a reír, y por fin se dispuso a responder la ultima. - No, mentira, no es tu favorito, hay demasiados animales en este mundo y planeas tenderme una trampa diciendo que ese es tu favorito... sería toda una ironía ¿no crees?.- ni se imaginaba que si... que era toda una ironía.

Con una sonrisa que demostraba su satisfacción por sus respuestas se lo quedó mirando así tan pancha hasta que poco a poco su boca se cerró en una dura línea, sus labios se habían convertido en dos lineas blancas de los apretados que los tenía, había fallado las tres... ¿como era eso posible?. Sus ojos se abrieron de par en par mirándolo, como si él hubiera sido responsable, como si todo aquello era una trampa y ella hubiera caido, ¿pero para que engañarnos?, ella era la única culpable y si él le tendió una trampa, bien merecida que se la tenía porque le quiso hacer lo mismo.

- Por el Arcangel... - murmuró viendo como delante de ella se presentaban tres chupitos, se ruborizó aun más, mas que nada por la vergüenza de no haber acertado ni una cuando pensó que las había clavado.

Cerró los ojos, respiró ampliamente  y comenzó con el proceso, lo hizo rapidamente como si eso hiciera que se pasase mejor y más rapido, pero no. El primero le sentó como una patada espartana en el pecho, la misma sensación con la primera y su cara no pudo poder expresar lo que sentía de mejor modo, toda arrugada. No se detuvo, tomó el siguiente chupito y para dentro, éste bajó de igual modo pero no lo notó tanto porque el anterior había sido fuerte, luego tomó el último de la tanda y levantó la mirada hacia Mishka que seguramente lo estaba disfrutando.

- ¿En serio?... como me la has colado...  maldito lobo... chucho endemoniado....-  esas maldiciones apenas eran audibles ni siquiera para ella y se bebió el tercero que volvía a escocerle la garganta una cosa mala, dio un golpetazo con el culo del chupito y se llevó una mano a la frente y con la otra pidiendo tiempo a Mishka para recuperar su dignidad que en esos momentos estaba esparcida por los suelos.

Su rostro estaba oculto con su mano y soltó un bufido y se rió de forma estúpida, de si misma por verse así, notando la chispa que el alcohol estaba provocando, llevaba seis chupitos y la mayoría habían entrado como el culo en su organismo.

- Val...vale ya... me toca a mi ahora. - Parpadeó y se echó los cabellos tras las orejas, un movimiento muy casual para recomponerse y lo miró con la mejor seriedad que pudiera mantener, aunque se le escapaba esa típica sonrisilla bobalicona.

- Hace unos años tuve dudas sobre mi orientación sexual...- se pasó la mano por el rostro y parpadeó lentamente. - El color verde es mi preferido... queda genial con mi pelo, que pena que suelo usar el negro... -  se rió un poco dando mas muestras de su estado chisssspeante. - Una vez un archienemigo me besó y le mordí. - apoyó su mejilla en la mano y miró a Mishka a los ojos, manteniendo esa entupida sonrisa y esperando que fallara todas, al menos dos de ellas.

respuestas:

1 - Mentira,  siempre he tenido claro que me gustan las tabletas de chocolate.
2 - Verdad, me gusta mucho y que si, que si, que hace un juego con mi cabello estupendo.
3 - Mentira, para mi desgracia le seguí el beso surgiendo de ahí una relación bastante problemática.


Última edición por Adeline Geller el Mar Feb 18, 2014 11:31 am, editado 2 veces



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Mar Feb 18, 2014 11:28 am

El miembro 'Adeline Geller' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Porcentajes' :


--------------------------------

#2 'Porcentajes' :


--------------------------------

#3 'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Feb 18, 2014 1:28 pm

No, claro que no pensaba darle a probar la comida y luego dejarla con las ganas. Pero fingí que me lo pensaba sólo por lo que ella dijo, por no enfrentarme a su mal humor. Me encogí de hombros, tamborileando los dedos contra la mesa.
-Tú pórtate bien y luego ya veremos...-bromeé con el típico comentario de padre, para chincharla por eso de que era más pequeña...

Sonreí ampliamente cuando dijo que mis suposiciones habían dado en el clavo. Y me reí en cuanto me dio permiso porque lo cierto es que había estado aguantándome la risa. Era demasiado gracioso no sólo imaginarme la escena, sino además que ella reconociera que había sido así. Puede que no conociera todos los detalles de su vida...Ni siquiera los datos más generales, pero si que empezaba a conocer su personalidad. De ahí que hubiera sido un gran fallo pensar que le pediría ayuda a alguien para darle el libro...

Después de soltarle mis "afirmaciones", le tocó el turno para responder. Contuve la risa e intenté mantener una expresión neutra cuando una a una fue fallando todas las respuestas. Sólo al final me permití reírme y tomé tres chupitos y los empujé hacia ella, sin poder ocultar mi satisfacción.
-Tengo una familia ultracatólica. Y ser monaguillo no quitaba tanto tiempo...sólo los domingos y algún que otro día de la semana. Además, fue cosa de unos meses nada más... -dije tan normal. Aquellos tiempos ahora me parecían muy lejanos y la verdad es que era una de esas anécdotas de mi vida que solía guardarme para mi, pero en esos momentos lo estaba contando con la misma facilidad con que le dije que había trabajado como portero de discoteca.
-No fue la abuela la que me tiró los trastos, sino la nieta. Atraigo más a las quinceañeras que a las ancianas. Comedia romántica, claro...
Reí de nuevo. Cómo se notaba que no había visto muchas comedias románticas. Las señoras mayores enamorándose de jovencitos no vendían en el cine. Aunque siempre estaba el típico personaje de la abuela que le tira los trastos al novio de su nieta, eso sí...Uy, a ver si Adeline había visto más comedias románticas de las que decía...
-Y lo último...es una gran ironía, sí. Pero los lobos siempre han sido mi animal favorito. No son como los licántropos en realidad...esos no me gustan. Menos Rory. Rory me cae bien.

Solté una carcajada al ver la expresión de Adeline cuando se tomó los tres chupitos. Era una mezcla de victoria porque iba ganando yo, y diversión porque además le había dado por insultarme por haberla "engañado".
Dejé de reírme y apoyé los codos sobre la mesa, observándola fijamente, con una media sonrisa dibujada en los labios. Estaba desafiándola de nuevo, pero todo mi aplomo se fue debilitando conforme oía sus confesiones, que podían ser tan ciertas como falsas. No tenía ni la más mínima idea. Una vez más tendría que tirar de la suerte...
-Emm...Voy a decir que es cierta la primera porque...No sé...Me la juego y punto. Aunque si estabas confundida sería porque no te habías aficionado entonces a hacer chistes sobre mi tableta...-me encogí de hombros.
-La segunda...Impulsivamente habría dicho que es mentira, pero diré que es cierta. Y no sé con tu pelo, pero seguro que con tus ojos te sienta bien...
¿El alcohol me empezaba a volver más descarado de la cuenta o eran imaginaciones mías?
-La tercera es cierta. Si es un archienemigo es normal que le mordieras la lengua.

Esta vez me tocó a mí quedarme con cara de lelo al saber que había fallado dos. Pero lejos de tomármelo mal, me reí. Yo era competitivo pero dentro del límite sano, y me hacía gracia que me hubiera colado aquellas dos...
-"Verde que te quiero verde..."-dije en un español que daba pena tendiéndole uno de los chupitos a Ade, dándole a entender que aquel se lo había ganado por la pregunta del color verde, aunque dudaba que me entendiera. Yo me sabía aquella frase porque de pequeño tenía una vecina española y la escuchaba cantar eso cuando limpiaba el descanso. Una de las veces le pregunté con esa espontaneidad infantil y me dijo lo que significaba.

Me bebí el chupito...¿cuál era ya? ¿el cuarto? El caso es que no me afectó demasiado, sólo sentí el típico calorcillo. El segundo sin embargo se me atragantó un poco en la garganta. Puse cara de asco cuando entró del todo y me quedé con la cabeza gacha para que no se notara demasiado. Aquel último chupito más que calor en el estómago me había provocado calor en todo el cuerpo.
-Todo perfecto...¿Seguimos? -pregunté con una mirada retadora. En el fondo no quería que acabáramos para el arrastre aunque de momentos íbamos bien, ¿no? Más o menos...-Ahora vengo.
Fui a por la siguiente ronda. Sí, todo bien, podía caminar y eso aunque notaba la cabeza como más liviana. Estaba, en jerga de noche de copas, "contentillo".
Dejé la bandeja enmedio de los dos y comencé, sin más preámbulos.
-Antes de ser licántropo estaba planteándome hacerme vegetariano. Yo sí que le mordí la lengua a una chica. Cuando tenía trece años mis padres me dijeron que si te tocabas...los angelitos te miraban mientras lo hacías y te juzgaban en silencio.
Solté una carcajada, aunque no se sabía si debido a que me hacía gracia la barbaridad que acababa de soltar o a que la barbaridad era cierta y me hacía gracia al recordarla.
Spoiler:
1- Mentira. Me gustaba la carne, pero muy hecha. Al contrario que ahora...
2- Verdad. Era mi primer beso (y con lengua), fue sin querer, qué vergüenza :$ xDDDD
3- Verdad...Putos ángeles voyeur xDDDDDD


Última edición por Mishka Henrik el Mar Feb 18, 2014 1:30 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Mar Feb 18, 2014 1:28 pm

El miembro 'Mishka Henrik' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Porcentajes' :


--------------------------------

#2 'Porcentajes' :


--------------------------------

#3 'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

La noche estaba pasando volando, entre el parque y ahora en aquel festival de preguntas con alcohol las horas pasaban sin apenas darse cuenta. Lo que mas le gustaba era la sorpresa que se llevaba al descubrir tantas cosas de Mishka que ni por asomo se hubiera imaginado y por eso estaba perdiendo ese juego, pero no le importaba... no del todo, porque ganar, quería ganar, pero igualmente aunque no lo lograra, había ganado muchísimo esa noche.

El bochorno de haber fallado sus tres siguientes preguntas fue descomunal. Una familia ultracatólica, ¿en serio?, ¿tenía justo delante al mismísimo niño Jesus?. Solo con esa idea se echó a reír mientras lo miraba asombrada.
- Oye pues podría ser la anciana ¿porque no?, también tienen derecho, además, ¿te crees que no ocurre?, muchas ancianitas están muy necesitadas hombre...- se le escapó una sonrisa después de soltarle aquello, es que todo era tan cómico y descabellado que hacía gracia.

Lo del lobo fue... ya el colmo, y hasta ahí estaba de beber, Adeline ya empezaba a pensar que no podría con ningún chupito más, pero tendría que forzar a su estomago para seguir. Apenas habían empezado de verdad, solo es que... había escogido mal sus respuestas, pero es que... Mishka era mucho mas raro que ella, esa era su ventaja.

Cuando se bebió todo permaneció quieta, apoyada siempre en la mesita y no quería pensar en el momento de marcharse de allí, porque bajar de ese alto taburete iba a ser un show, si cuando se giraba a un lado para mirar a otros grupos de personas que se estaban a lo suyo la cabeza le daba vueltas.

Le tocó el turno de responder y había fallado dos, ¡eso era un pequeño respiro para ella!, aunque tuviese que beber un chupito mas, por lo que se fue mentalizando.
Pero espera... ¿eso que dijo era un piropo?. Esa era una de las pocas formas que había para callarle la boca a Adeline, porque no solían halagarla demasiado y cuando lo hacían no sabía como reaccionar, solo agachó un poco la cabeza y apartó la mirada mostrando una actitud algo retraída. No sabía porqué pero ahora le había dado por cambiar el fondo de su armario.

Se alegró que fallase la ultima para reír y dejar de mostrar aquella actitud vergonzosa, sabía de sobras que lo más coherente era haber mordido a su archienemigo, pero  es que... fue estúpida.

- En esa última reconozco que cuando lo cometí me dio un lapsus de estupidez profunda, pero que se le va hacer... jaja, así que te aprovecha esas dos...-  Dijo cogiendo el tequila que le ofreció con unas palabras que parecían hispanas que ella no tenía ni remota idea de lo que significaban, la próxima vez que lo viera tendría que recurrir a llevar inscrita la runa para entender los idiomas. Antes de aupar el codo, miró su vasito con algo de recelo y se lo bebió de golpe mientras lo veía a él beber. Adeline carraspeó tras tomar el suyo y a Mishka le pareció afectar un poco más los dos que le había tocado.

- ¿Perfecto dices?... pero mírate... - se hizo la fuerte, riéndose de él cuando ella era la que parecía que de vez en cuando se inclinaba mas de la cuenta hacia un lado de la mesa, por lo que tenía que girar la cabeza para equilibrar, digno de ver, vaya...

Cuando se dio la vuelta a por la siguiente ronda, Adeline aprovechó para cruzar los brazos sobre la mesa y hundir la cabeza entre ellos, además de soltar un largo suspiro.
- Ughh... no puedo mas... vamos, un poquito mas, un poquito mas... - se animó a si misma levantando la cara y volver a la posición anterior, la casual, sonriendo de oreja a oreja como si no le hubiera dado de pronto ese bajón.

Le tocaba su turno de preguntar, lo miró atentamente mientras formulaba las preguntas por si sus gesto o su propia risa le delataba cual podría ser cierta y cual mentira pero... es que a lo largo del juego había descubierto que eso no le daba ninguna seguridad.

- Mentira, no puede ser verdad... porque es que ya sería el colmo de los colmos. - sonrió pero los ojos de la cazadora que ahora estaban fijos en los de Mishka mostraban inseguridad, ya no se sentía tan segura a la hora de responder. - La segunda... mentira... no te veo capaz...o... no, no,si, ¡verdad!, va a ser verdad , lo mismo fue una vampiresa, aunque a la ultima no le mordiste... ¿te gustó?. - se rió sola, era la primera vez que mentaba a un vampiro sin poner cara de terror, igual que nunca habló con Mishka de lo que pasó aquella noche. - La tercera y ultima es verdad!, siendo tan católicos seguramente dijeran eso, o que arderías en el fuego eterno. - volvió a reir y esta vez se tapó la boca con ambas manos porque estaba siendo demasiada escandalosa, entonces se centró en la reacción de Mishka, esa mirada... aquella que delataba que Adeline las había acertado todas, ¡todas!.

La cazadora sintió la tentación de alzar los brazos debido al  entusiasmo porque en esa ocasión no tuviera que beber ni un chupito, en cambio él si y eso era algo que quería presenciar con toda su atención. Menos uno de los chupitos el resto le había caído muy pero que muy mal cosa por la que Adeline le tomó de un brazo y lo zarandeó un poco.

- Eh... e..¿estás bien?. - preguntó con una pequeña risita. - morder a la chica involuntariamente jajaja, espero que hayas cogido práctica- se rió un poco de él. - pero míralo por el lado bueno, al menos no era una vampiresa. - Aun con una de sus manos sobre su brazo, Adeline se apoyó  en su propio brazo que a su vez se encontraba recostado sobre la mesa, ya se había relajado un poco al ver que había ganado... o eso creía. - ¿He ganado?, ¿en serio?... Mishka, no te preocupes en compensación te haré unos filetes, no se cocinar bien pero oye... con vuelta y vuelta la tienes justo como a ti te gusta. - Le volvió a mover un poco, esbozando una sonrisa divertida y con unos ojos que le hacían chiribitas con todo lo que había bebido.

- Animo, venga, seguro que no te gustará perder frente a esta retaco. Mi turno. - dijo con entusiasmo y pensándose un poco las preguntas. - De pequeña mi madre me decía que era una princesa y que algún día reinaría la ciudad de cristal, me lo creí hasta que cumplí los ocho años. - Esbozó una sonrisa. - Me encanta el broccoli con cebolla. -  se rió y luego formuló la última. - Para los nephilims el blanco es el color que llevar a los funerales.  - Terminó de decir con un rostro neutro y a la espera de su respuesta.

respuestas:

Mentira, a Adeline como no se conformaba con ser princesa, le decía que ella era la reina >_<. (Era a su hermana a la que le decía que era la princesa). Así que dará la respuesta a medias, le da penita pensar en ello.

Verdad, le encanta el broccoli con cebolla!!, ademas, no hace falta saber cocinar para prepararselo! jaja.

Verdad, si, muy contrario a los mundanos, visten de blanco en los funerales. A ver si así Mishka va aprendiendo un poco! :P



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Mar Feb 18, 2014 3:47 pm

El miembro 'Adeline Geller' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Porcentajes' :


--------------------------------

#2 'Porcentajes' :


--------------------------------

#3 'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Feb 18, 2014 6:42 pm

Off:
Uso "comodín de licántropo" para aguantar un turno más xD

Ya me reía por reír. A veces porque me hacía gracia algo, otras veces porque me lo contagiaba Adeline y otras porque sí...porque tenía ganas. Pero sabía que en cualquier momento mi euforia iba a derivar en malestar si seguía bebiendo. Acababa de comprobar que los licántropos no éramos inmunes al alcohol, o al menos yo no lo era. Tal vez se juntara el que, como había dicho, tuviera el estómago vacío, y que hiciera más de un año que no probaba el alcohol. Ya podía ser licántropo y podía pesar 76 kilos...eso no me iba a librar.
-Déjalo estar...-dije con respecto a que las ancianas no me tiraran los trastos aunque algunas estuvieran necesitadas. Mejor así.

Sonreí ante su comentario. Si no hubiera sido por el lapsus de Adeline de liarse con su archienemigo, no habría tenido que beber ese chupito que me sentó tan mal.
Pero pensé que me tocaría el turno de "remontar" luego, esperando que al menos la nefilim fallaría alguna. Mi cara fue un auténtico poema cuando una a una fue confirmando las verdades y negando las mentiras. Tal vez me había pasado y se las había puesto demasiado fáciles, pero a decir verdad no es que estuviera muy lúcido en esos momentos. Si antes pensé que notaba la mente más livianas y las ideas más claras...No se aplicaba a todo.
Me llevé una mano a la frente y bajé la mirada, derrotado. Derrotado pero sonriendo.  
-No fue una vampiresa... Es que era la primera vez que besaba a una chica y...no sé, creo que me saturé. Demasiada lengua para ser la primera vez. Fue sin querer -me reí por algo por lo que estando normal me habría ruborizado. En ese momento un rubor cubría mis mejillas, pero no era precisamente por el bochorno.
-Tú arderás en el infierno por esto...-bromeé atreviéndome a mirarla, casi admitiendo la derrota. Iría al infierno por llevar por el mal camino a un pobre licántropo, un inocente hijo de la luna...Vale, vale, tal vez no tanto.

-Muy bien, allá vamos.
Ya ni sal, ni limón ni nada. El tequila entraba solo. No noté ningún efecto particular, salvo el ardor en la garganta y un leve mareo. El efecto venía al final, con el total de los tres chupitos y de todos los que llevaba antes. Se habían ido acumulando y entonces empezaba a ser consciente de que la cabeza, de vez en cuando, se me iba, y me dio la paranoia de que tenía que sostenérmela para no caer, por efecto de la gravedad, contra la mesa.
-¿Qué? -reaccioné al notar que Adeline me zarandeaba el brazo. Parpadeé. ¿Tan mal estaba? -Sí, sí, perfecto.
Perfecto no era el adjetivo que mejor me definía.
Negué varias veces con la cabeza, como para salir de aquel embotamiento mental que me estaba produciendo el alcohol. Escuché lo que dijo y supe que me recordaría lo del mordisco en la lengua durante mucho tiempo, si es que se acordaba de aquello al día siguiente. Que esperaba que hubiera cogido práctica, decía...
-Por supuesto que sí...Mucha práctica. Tengo muchísima práctica...Bueno, tanta no, pero la suficiente para besar mejor que un latin lover.
Si ya decía chorradas a diario, ahora ya no tenía límites.

Me pasé una mano por el pelo, intentando despejarme. Miré a Adeline con los ojos brillantes de emoción cuando dijo que me haría un filete.
-Síiii...¡vuelta y vuelta...! No, no has ganado. Estoy bien, te he dicho que estoy perfectamente,¿no me ves? Venga, dispara.
En mi cabeza todo lo que decía sonaba muy real. Por un instante me creí que de verdad el alcohol no se me había subido ni nada. Entrelacé mis manos sobre la mesa, con una pose de estar prestando atención a lo que decía Adeline. Intentaba mantenerme recto, pero juraría que estaba un poco echado hacia delante.
-La primera es verdad. Te pega ser la niña a la que mimaban de pequeña y su madre le decía princesita. Aunque luego se volvió rebelde...La segunda, falso. Digo, ¡verdad! Verdad....-Aunque la primera tenía justificación, la segunda sólo la justifiqué con que el broccoli era verde y a ella le gustaba el verde...Menuda estupidez.
Lo de los funerales no lo tenía tan claro. Era lo contrario a los funerales humanos...Y dudaba entre si lo había dicho como un disparate para que yo cayera diciendo que era verdad o que estaba usando mi ignorancia para que lo desmintiera. Me decanté porque su estrategia estaba siendo la última y dije:
-Supongo que...es verdad. Porque ya de normal vais siempre de negro. En los funerales hay que ir de alguna manera especial y diferente.

¡Sí! ¡Había acertado dos! Y en la primera no me quedé muy conforme con la respuesta.
-¡Esa tenía trampa! -Admití sin embargo el fallo, bebiendo el chupito que me tocaba. -A mí mi madre...Espera, me la guardo para mi turno.
En mi turno estaba ya ligeramente desubicado, pero todavía no me había caído de la silla. Eso era una buena señal. Además de que era consciente de lo que decía.
-¿Preparada? Mi madre de pequeño me señalaba a los niños con sindrome de down y me decía que de mayor me iba a quedar así de tantos golpes en la cabeza. Tengo una hermana pequeña, que está en Ucrania con mis padres. Antes iba de voluntario a una residencia de ancianos.
Al decir esto último alcé las cejas alternativamente, recordándole el comentario de las ancianitas necesitadas. Después de eso me eché a reír. Me masajeé las sienes. Mi voz responsable me decía que no debía seguir bebiendo, que lo dejara ahí, que parara. Que paráramos los dos en realidad, porque sentía que Adeline estaba también a mi cargo. Aunque si tenía que beberme tres chupitos más iba a ser al contrario.
-Si aciertas...Ya sabes donde vivo. Si quieres que no te relacionen conmigo déjame en la puerta, pega al timbre y huye.


Spoiler:
1- Verdad. La madre nunca estuvo de acuerdo con que su hijo practicara boxeo.
2- Mentira. Su hermana es diez años mayor que él.
3 - Mentira. Trabajaba en un refugio de animales abandonados.


Última edición por Mishka Henrik el Jue Feb 20, 2014 11:49 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Mar Feb 18, 2014 6:42 pm

El miembro 'Mishka Henrik' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Porcentajes' :


--------------------------------

#2 'Porcentajes' :


--------------------------------

#3 'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

La nephilim se pasaba las manos por el rostro entre risas, no podía parar de reír, y cuando se detenía... a los pocos segundos volvería a emitir una risotada. Estaba segura que al día siguiente le dolería todo el vientre porque le saldrían agujetas de tantas carcajadas. De vez en cuando tenía que deslizar su dedo por el lagrimal porque se le saltaban hasta las lágrimas, esa sensación era muy agradable, gratificante, se sentía libre, esos momentos de felicidad lo echaría de menos cuando todo acabara, solo esperaba que pudiera al menos recordarlo después de la cogorza que llevaba.

- Vale, vale que fue sin querer, dejemoslo ahí pero... pfff... - negó con la cabeza sin querer decir nada sobre aquello, que se saturó decía, si era gracioso hasta diciendo las cosas en serio.

Mishka le replicó a sus comentarios diciendo que sería ella la que fuese al infierno cosa que obviamente no tomó en serio, y correspondió aquella mirada, la del perdedor quiso decir Adeline, pero se cortó un poco, quería seguir disfrutando el momento antes de clamar su victoria.

En el momento que parecía que su compañero estaba mas allá que acá, reaccionó rápidamente alegando que estaba perfectamente, si ya. Estaba tan bien tan bien, que se asemejaba al estado de Adeline... así que no se andará con cuentos pero siendo un hombre supuso que debía demostrar su hombría, algo parecido a lo que la cazadora intentaba ser, aunque no fuese varón, quería permanecer igual, dura y aparentando estar tan pancha, pero eso era difícil cuando tenía las mejillas al rojo vivo.

- Anda latin lover. - se rió ante esa expresión.- si es que no te has mirado la cara ahora mismo, estás encendido, como esos farolillos colorados de los japoneses. Así que te serviré el filete con agridulce. - se echó a reír por su propia gracia pero mas se rió cuando se dio cuenta de que el agridulce era comida china.

En la siguiente tandas de preguntas el maldito había acertado ¡dos!, por lo que tocaba tomárselos. Él ya pasaba de la sal y el limón pero Adeline no, como si eso le fuese dar inmunidad o algo al alcohol, pero lo hizo. Tomó la sal, el chupito y mordisqueó la rodaja de limón, quedandosela en la boca.

- Maldifftoshh, shii, shi... -dejó caer la rodaja sobre la mesa y se relamió los labios sintiendo el amargo sabor del limón. - preparada... no me queda otra. Cerró y abrió los ojos en un parpadeo exagerado porque tenía la cabeza ida, le daba vueltas y en un momento dado tuvo que mirar a un lado porque se creyó haber visto algo cruzarse, no estaba muy acá tampoco.

Se apoyó en la mesa sustentando su cabeza con una mano para tratar de aparentar normalidad y escuchar sus preguntas, pero vaya... que el antebrazo estaba tambaleándose por el peso muerto que Adeline estaba ejerciendo, pero Mishka no se quedaba atrás, que parecía que tarde o temprano estamparía su cara contra la mesa.

- Verdad... si, verdad, santa mujer... pero ni así evitó que siguieras con las peleas. -sonrió dejando fluir de sus labios una leve risa. La mención de que tuviera una hermana pequeña en su país de origen hizo que la cazadora sonriera con amargura y tardara unos segundos antes de reaccionar. Ve...verdad a la segunda. - Dijo sin hacer ningún comentario porque no pudo, sintió de pronto sobre sus hombros el peso de... no solo de la cogorza sino de la añoranza, el beber había sido una buena idea para distraerse si, pero también traía consigo las cosas malas como es la vulnerabilidad en cuanto al estado de animo que difícilmente se puede controlar  si no se esta sobrio.
- Me...mentira, mentira esa última. - dijo con unos patéticos gallos, descontrolando así su voz, parecía el gemido de un gato y desesperadamente cuando descubrió que falló dos, buscó sus dos chupitos para tomárselos rápidamente, sentía que los necesitaba. No podía creer como había cambiado su estado de ánimo en tan solo un segundo, una mención, esperaba que de nuevo con una gilipollez volviese a alzarse mientras tanto bebió, esta vez sin la sal y el limón y lo que pasó por su garganta era autentico fuego, no dio tiempo a descanso, se tomó el último y era... eso era ya... fuego valirio, ni si quiera había escuchado el último comentario de Mishka.

-Ugh... - su mano resbaló  por su mejilla y se dio un estúpido  golpe con la mesa en la sien, ridículo pero en esos momentos no sentía vergüenza. Había sobrepasado los límites de la fase de estar "contentilla" a la siguiente, y apostaba sus runas que a Mishka le pasaba lo mismo.

- Ahg... tsk... Mishka... no puedo mas... - levantó la mirada para ver su estado. - ¿tu como estas?... a mi me da hasta vértigo bajar de la si...lla...- cuando dijo eso ultimo cayó en la cuenta del chiste fácil de que como era tan baja pues el taburete alto le hacía tener vértigo, pero lo peor es que era cierto, y eso le hizo volver a sonreír aunque de forma lastimera.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Feb 18, 2014 10:57 pm

¡Me había dicho latin lover! Ah no, que sólo estaba repitiendo lo que yo acababa de decir.
-Y tu no te has mirado la cara tampoco...Estás tan roja como...como yo-no se me ocurrió nada inteligente en comparación con lo de los farolillos japoneses. Era demasiado bueno para superarlo, así que mejor no decir nada y me ahorraba el quedar en ridículo.

Tuve que concentrarme más de la cuenta para seguir el hilo de las respuestas de Adeline, porque la mente se me dispersaba. Había dicho que la primera era verdad y la primera...¿Cuál era la primera? Al oír lo de mi santa madre lo recordé y asentí. La segunda...Mientras recordaba y a pesar de que me costaba estar atento a los detalles me di cuenta del estado de ánimo de Adeline, como si me lo hubiera transmitido, de la misma manera que dicen (y es cierto) que los animales huelen el miedo. No quería decir que yo fuera un animal, por supuesto. No lo era.
-No soy un animal -dije por la cara, como si toda esa estúpida reflexión se hubiera dado en realidad en mi cabeza. -Eh..no, esa no es cierta. Tengo una hermana...pero es más mayor. Diez años más mayor. Yo fui...un accidente. Ays...Se suponía que mi madre estaba al borde de la menopausia. Soy un fallo médico.
¿Por qué le estaba contando aquellas cosas? A lo mejor como un acto reflejo para alinearme con el estado de bajón de Adeline. Aunque a mi no me suponía ningún trauma aquello, sólo que tenía unos padres demasiado mayores y chapados a la antigua.
Extendí el brazo y posé mi mano sobre el hombro de Adeline.
-Eh, que sólo has fallado una -dije creyendo que se había deprimido por eso. Pero no me escuchó o no contó bien, porque se bebió dos chupitos. Y a mi me pareció que lo justo era beberme yo dos también, porque era las que ella había acertado. El último chupito fue el punto y final, en todos los aspectos. Si mi cuerpo pudiera gritar me habría suplicado que parara de meterle mierda. No podía seguir fingiendo estar bien, porque estaba...estábamos, para que nos sacaran de allí de alguna manera que no implicara usar nuestras propias piernas.
Escuché un sonido seco y vi a Adeline con la cabeza contra la mesa.
-Ay...-me quejé como si me hubiera dolido a mi en vez de a ella. Le acaricié la cabecita como si así fuera a calmarle el dolor.
Oh, joder, estaba siendo un irresponsable. Y además no había cuidado de Adeline, la había dejado beber hasta quedar para el arrastre.
-Yo estoy...bi...-Retiré la mano y me tapé la boca. Uff, me acababa de venir unas ganas de potar. Y aún así me permití reírme cuando escuché que le daba vértigo bajar de la silla. En cualquier caso fue una risa débil y duró apenas unos segundos.
Enterré la cabeza entre mis brazos, con la frente apoyada contra la mesa. Era hora de reconocer que no estaba bien.
-No voy a potar, no voy a potar, no voy a potar...-me repetí para mí mismo a modo de mantra. Qué vergüenza...Qué irresponsable...¿Pero y lo que nos hemos reído?...Ugh, qué mal, ¿por qué hacen ese ruido mis tripas?
Inspiré hondo, solté todo el aire, volví a inspirar. Sólo me atreví a alzar la mirada para asegurarme de que Adeline seguía en el sitio y no se había caído de la silla.
-Adeline...En cuanto deje de verte triple...nos vamos...¿vale? -dije y volví a hundir la cara entre los brazos.
Poco a poco se me iban pasando las ganas de vomitar, pero no estaba seguro de que no volvieran en cuanto me moviera. Levanté la cabeza, primer paso si quería salir de allí por mi propio pie. Noté que me daba vueltas y sentí un mareo.
Miré a Adeline y corroboré que ya veía a una sola Adeline.
Apoyé la cabeza sobre una mano, calibrando mi estabilidad.
-Oye...Vamos a mi casa...Que como aparezcas así por el colegio...el instituto...el colegio -repetí, porque no estaba seguro de si era el instituto o el colegio.-Lo que sea...te la van a liar. A mi me la puede liar Rory, pero no pasa nada...no me castiga ni nada...Y tampoco se tiene que enterar...
Me reí por lo bajo, porque lo último que había dicho era un buen chiste.
-Espera -alcé una mano mostrándole la palma y me llevé la otra a las sienes, tapándome los ojos. No sé cuanto tiempo permanecí así, a lo mejor fueron tres segundos o tres minutos. Estaba algo desubicado temporalmente.
-Ya -dije, levantándome del taburete, poco a poco. Si lo hubiera hecho de golpe no habría estado seguro de mi estabilidad. Me acerqué a Adeline.
-Uf...tu silla si que es alta -dije completamente en serio, pensando que si se caía se mataba.  Me puse junto a ella para luego darle la espalda.
-Súbete, yo te rescato -le dije haciéndole un gesto con las manos para que se subiera a caballito.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Monstruos el Mar Feb 18, 2014 10:57 pm

El miembro 'Mishka Henrik' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Acierto/Fallo' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Miér Feb 19, 2014 9:04 pm

Era cierto... y Adeline lo sabía, que estaba igual de roja que él, lo sabía porque se notaba la cara ardiendo y aunque estaban en un rincón de ese pub macarrilla  sentía como si estuviese en una noria, todo le daba vueltas y las luces del local le molestaban una cosa mala, así que  intentaba centrar su mirada en Mishka al igual que centrarse en sus palabras pero no sabía si a él se le estaba yendo la olla o era ella la que estaba escuchando mal porque no supo a que vino aquel comentario random de que no era un animal. Lo miró con extrañeza haciendo que por unos instantes se olvidara del bajón que le había dado al recordar a Susan.

Parpadeó varias veces con sorpresa al escuchar que él había sido un accidente pues era raro que una pareja tuviese hijos después de diez años. La rubia lo miró apurada pensando que le había transmitido esa pena aunque el rostro de Mishka no reflejaba mucho pesar.

Adeline ignoró su aviso de que solo se debía tomar un chupito porque ya no sabía ni lo que hacía, ni siquiera contar y fue con ese ultimo trago con el que se desplomó sobre la mesa. Hasta su acompañante había expresado el dolor que debió sentir la chica pero ésta ni siquiera se quejó.

- No eres un fallo médico... eso que has dicho es muuuy cruel... - murmuró lentamente y si hubiera podido seguramente hubiera acompañado esas palabras con una buena colleja, era insultante que se llamase así mismo de esa forma, seguramente a sus padres les vino bien su llegada... ¿no?.

Levantó la carita poco a poco para volverle a mirar, tenía mala cara y por la posición que había optado su mano parecía que lo iba a echar todo por lo que automaticamente Adeline arrugo la nariz con algo de asco.

- Si quieres te sujeto el pelo mientras potas... - le dijo y luego se rió de forma bobalicona, era tontería porque no tenía el pelo largo como para sujetárselo pero quería devolvérsela. Lo malo es que pensar en eso, en vómitos provoco que la chica sintiese nauseas, y emitió un quejido.

Los dos estaban fuera de combate,  ¿y ahora que pasaba?, ¿quien iba a llevar la moto?... ¡la moto!, ohh, no, no, no, al final se iba a quedar en aquel sitio chungo porque ninguno de los dos iban a ser capaces de montar porque se la pegarían tras recorrer cinco metros y eso es ser generoso.
Mirando como hundía su cabeza sobre sus brazos se mordió el labio, no quería admitirlo pero lo necesitaría a él para salir de allí, primero bajar de la silla para no hacerse uno con el suelo, segundo para... ir a... a pasar la noche donde fuese, se conformaba con la caseta del parque. Una imagen encantadora cuando por la mañana una hilera de niños rodeara la caseta observando a los dos metidos ahí y con una cara de resaca inmensa. Con el brazo de Adeline saliendo de una de las ventanas y la cabeza de Mishka por otra.

- Vale... yo no estoy tampoco como para lanzar dardos. - admitió esperándole a que se recompusiera un poco, y así fue, como si le hubiera leido el pensamiento habló de que se quedaran en su casa porque así no podía aparecer por el instituto aunque él lo llamó colegio, Adeline no dudó en corregirle. - Institutoooo... Aunque igualmente me dirán algo cuando no me vean aparecer... pero me da igual. Solo espero que Rary no se enfade contigo..- Si, había pronunciado mal el nombre de la chica pero es que estaba tan ida que no atinaba con nada. Ella era la que les hubiera salvado de ese embrollo. Cogió su telefono movil y lo apagó, no fuera que sus compañeros o su propio padre llamara.

- No, no se enterará, seremos muy sigilosos. - le siguió el rollo pero con ironía y se rió un poco viendo como él se iba levantando y trataba de equilibrarse  de una forma un tanto curiosa, tapándose los ojos.
Se dio cuenta de que los taburetes si que eran altos, a la chica le entraron ganas de señalarle acusadora y decirle "ves?" pero no iba a echarle en cara nada, no ahora...
Se dio la vuelta y ofreció su espalda, él sería su rescatador, su príncipe de corcel blanco... bueno... mas bien el corcel porque se montaría encima.

- Ahhh bien bien a ver... que voy ¿eh? Corcelito. - Advirtió colocando sus manos sobre su espalda buscando sus hombros y luego dio un pequeño bote, un torpe bote que la hizo engancharse en su cuerpo si, pero de su espalda se inclinó a un lado por lo que cayeron al suelo de una forma ridícula, haciendo algo de ruido y tras ellos el taburete donde segundos antes Adeline estaba sentada.

- ¡Eh!, ¡Matiaaaaaaaaaaaaaa!, ¡estos niñatos están hasta el culo de tequila!- dijo un treintañero tatuado hasta las cejas al encargado que rápidamente se asomó por la barra.
- ¡Joder, lidiar con borrachos otra v... !, ¿aquella es una niña?, ¡fuera de mi local que no quiero problemas!. ¡Keeeeeeeeev!, ¡¿como has dejado entrar a esta cría?! - y como un energumeno salió de la barra directo hacia ellos, Adeline empezaba a levantarse pero el encargado la cogió del brazo y la levantó como si fuese una muñeca de trapo, con Mishka le costó más pero igualmente lo levantó y a ambos le comenzó a dirigir hacia la puerta con brusquedad pero controlando que no cayeran. Adeline igualmente estaba enganchada a un brazo de Mishka para mantenerse.

Cuando los echaron el tal Kev, el que estaba en la puerta se quedó mirandolos en especial a la chica sin saber como demonios había entrado y sin decir una palabra, solo dedicarles una mirada de enfado, los espantó con las manos.

¡Y tú cuidado con lo que haces con esa niña, fantasma!- acabó de decir el encargado antes de meterse de nuevo en el interior.
- ¡Que no soy una niña!, ¡soy nephilim!- Gritó con fuerza para que la escucharan, algo que estaba totalmente prohibido pero en esos momentos Adeline no era consciente, pero por suerte ni siquiera le hicieron caso.

Aun enganchada a Mishka comenzó a caminar junto a él, le dirigió una mirada de disculpa por haber sido tan torpe a la hora de montarse en borricate. -  Bueno... emm... Mishka... ¿tu casa queda cerca?. . .



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Jue Feb 20, 2014 12:17 am

Si hubiera estado más lúcido habría podido replicar al comentario de Adeline, argumentando que no sólo era un fallo médico sino que además, si no hubiera nacido en una familia tan católica conservadora, habría sido un aborto. Pues nací cuando lo último que hubieran querido tener era un hijo más. Aunque claro, tan conservadores no eran, ahora que lo pensaba...porque seguro que habían usado anticonceptivos, si no en lugar de dos seríamos diez hermanos.
Alcé una mano, dispuesto a explicarle aquello, pero entonces recordé que a mí el beber me limitaba el idioma. Al contrario de lo que le pasaba a la mayoría de los no nativos, que decían tener un inglés más fluido con alcohol en el cuerpo.

También podría haber respondido a la burla de Adeline de no ser porque tenía la cabeza enterrada en mis brazos y sabía que tenía razón. Incluso me reí en mitad de mi repetición del "no voy a potar", a la vez que le mostraba el dedo corazón a la nephilim. Más expresivo no podía ser. Y aunque yo no solía hacer ese tipo de gestos era la única manera de contraatacar, ya que no me salía hacerlo con palabras.

Fue así hasta que me puse algo mejor y recuperé mi surtido vocabulario.
-Ahhh, instituto, eso...¿Te la van a liar por mi culpa? Lo siento mucho...-le dije, sintiéndolo porque pudieran volver a castigarla, y por haberla dejado que bebiera tanto...Pero la verdad es que ahí ambos teníamos la culpa por habernos picado tanto y no haber cortado digamos...tres chupitos atrás. Aunque claro, yo me sentía en parte responsable porque le sacaba..uno..dos...tres...¡siete años! ¿Tanto? Sería que por mi edad mental no había notado tanto la diferencia.
-No se va a enfadar...-dije todo convencido de que Rory no se enfadaría conmigo por eso.
Y asentí con el mismo convencimiento cuando Adeline añadió que seríamos sigilosos. Pues claro, ni que fuéramos a entrar tocando los platillos...

-Venga, vamos allá -la animé cuando estuve junto a ella para cogerla a caballito. Noté sus manos apoyándose en mis hombros y cuando de un salto se puso encima mía, no sé cómo lo hizo, pero de pronto todo el peso estaba volcado en un lado, yo perdí el equilibrio y caímos de una manera bastante estúpida. Empecé a reírme por lo ridículo de la situación, pero antes me aseguré de que Adeline estaba bien. Bueno, estaba "bien". En ese momento parecíamos escarabajos boca arriba que no sabía como hacer para incorporarse. Y mi risa no ayudaba.

Ni siquiera escuché los gritos de los dos tipos, por lo que me pilló de sorpresa cuando alguien me agarró para levantarme. Yo pensé que estaba siendo amable conmigo e iba a darle las gracias, pero cuando no consiguió levantarme a la primera y tiró de mi con más brusquedad, entonces ya no me resultó tan amable.
-Oye, tranquilo, que ya nos vamos...-dije molesto. ¿Sería posible? Tratándonos como si fuéramos simples borrachos...

Me despidió el otro tipo diciendo que " a ver lo que le hacía con la niña". Como si yo fuera un pervertido cualquiera. Escuché a Adeline quejarse diciendo que no era ninguna niña y yo la apoyé.
-Esoooo, no es una niña. Es una reina del castillo de...cristal, de la ciudad de...Nunca Jamás. -dije dubitativo. Estaba mezclando realidad con ficción, ¿no?
El señor que nos había echado volvió a hacer aparición esta vez para lanzarme la mochila que me había dejado olvidado dentro. Pues sí que iba a resultar que era amable.
-Gracias, señor. Le recomendaré su pub a más gente. Le daré a "me gusta" a su página en facebook, si tenéis.
-Por mí como si no volvéis.
Ays, qué antipático...

Comenzamos a caminar, noté que me inclinaba hacia un lado y me di cuenta de que llevaba "enganchada" a mi brazo a Adeline.
-Mi casa queda...-lo pensé. Estábamos cerca de donde había peleado, y había ido allí en el coche de mi entrenador. -Mi casa no queda cerca...Vamos a pedir un taxi...
Me detuve para pensar donde quedaba la parada de taxis más cercana. Si no con llamar bastaría.
-Por aquí -dije en cuanto recordé que no muy lejos de allí, efectivamente había una parada de taxi. Y seguimos caminando, con nuestro caminar particular. Aunque a los dos nos parecía muy firme era probable que desde fuera se nos viera moviéndonos de una manera bastante particular.
-Me da vergüenza esto, en serio -le dije sinceramente avergonzado. -Porque...no quiero que me veas así. Aunque no sé si es peor que la primera impresión que te di...Eso es insuperable, ¿verdad? Qué mal...
Medité sobre ello unos segundos antes de añadir algo más.
-Pero me lo he pasado muy bien...Ahora sé más cosas de ti... ¿Debería apuntarlas por si acaso no me acuerdo mañana? Um...-lo pensé en serio, como si fuera a hacerlo...Aquello sería lo último que haría al llegar a casa, coger un boli y un papel y ponerme a escribir.
-Mira, ahí hay un taxi. -alcé el brazo llamando al taxi y creo que cuando estuvo a nuestro lado, el propio taxista nos examinó unos segundos como calibrando si éramos unos borrachos peligrosos o inofensivos. Obviamente teníamos pinta de lo último, y eso que no sabía que no éramos ni humanos...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

La caída había sido descomunal y la forma en la que los echaron un tanto vergonzosa, Adeline agradeció estar tan bebida que su dignidad se había ido a dormir la mona.
No se hizo daño porque el cuerpo de Mishka había amortiguado la caída pero luego cayó al suelo de forma que ambos parecían si no escarabajos, tortugas vueltas de espaldas.

Lo que pudiera caerle al día siguiente no le importaba y tampoco quería las disculpas de Mishka porque la principal culpable era ella por habersele ocurrido esa genial idea, él tan solo lo aceptó.
Mientras se alejaban de pub y su acompañante respondía al encargado del local que por cierto... ya estaba detrás de su barra cuando Mishka le gritó, Adeline se empezó a reír por la mención de que fuese la reina de la ciudad de cristal. ¿Entonces quien era Mishka en esa historia fantástica?, ¿su lacayo?, porque de corcel estaba claro que no iba a dar el pego.

Sus pasos iban algo lentos y sus cuerpos se movían en zig zag al no poder mantener la firmeza que quisieran, parecían dos patos mareados sin ningún rumbo fijo hasta que Mishka comentó que había que ir a coger un taxi. Ella seguiría en su brazo enganchada como si su vida dependiera de un hilo, no se jugaría la vida no, pero no quería partirse la cara si tropezaba.

- Mi querida moto... mañana voy a tener que volver a recogerla o lo que dejen de ella los buitres de ese barrio. - resopló frustrada por la idea de perderla pero... a unas malas siempre podría comprar otra con el dinero, en el caso que volvieran a repetir lo de esa noche... ¡Solo las apuestas!.

El muchacho trató de justificarse ante Adeline diciendole que realmente él no era así, y ella bufó por la nariz. - Que ángel... ni yo. - Dijo a medida que él seguía hablando. El mero echo de recordarle su primera impresión la hizo sonreír y mirarle a los ojos con complicidad dándole a entender que eso era insuperable tal y como había dicho.
- Mira esto... ha sido una locura así que no lo contamos como algo "normal", ¿vale?, yo no soy de esta manera... esto... se nos ha ido un pelín de las manos.-retuvo dentro de su pequeño cuerpo lo que su estomago estaba tratando de expulsar por eso continuó hablando para tratar de ignorar a su cuerpo. - Yo también me lo he pasado genial... y no, no lo escribas, hay algunas cosas que sabes de mi realmente vergonzosas, igual que yo de ti, así que ya veremos de que nos acordamos mañana. - emitió una pequeña risotada posando su mano en el costado del coche, habían llegado al taxi por fin, y justo cuando se había apoyado en el vehículo se inclinó y ladeo el rostro hacia el suelo para echar el tequila y más, al final ella era la que potaba primero pues Mishka también parecía que iba a caer. Aunque fue algo desagradable en el fondo, muy en el fondo lo agradecía porque sabía que así se encontraría mejor.
No se manchó nada, ni siquiera el pelo, no sabía si ella se lo había apartado con la mano libre o al final iba a resultar que Mishka lo había hecho, digno que recordar...

- Ughhh... no... esto no vamos a volverlo a repetir... - murmuró antes de abrir la puerta trasera del coche y meterse, detrás de ella iba Mishka el cual como pudo se dirigió al taxista para indicarle el camino.
Durante el trayecto Adeline se apoyó en el hombro del licántropo y se había quedado sopa con leve meneo del coche, las curvas y el por fin estar en un asiento mas o menos cómodo. Lo que no lo fue tanto fue el frenazo que la hizo echarse hacia adelante hasta golpearse muy levemente con el asiento del conductor emitiendo un quejido y desde luego, espabilándose temporalmente. Esta vez ella con mala cara le pagó, fueron saliendo de taxi vislumbrando casi en frente el portal de la casa donde vivían Mishka y Rory.

Ladeó el rostro lentamente para mirarle a él y esbozar una sonrisa cansada pero divertida, ya que ahora tocaba otra prueba de fuego, el de abrir la puerta con la llave.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Jue Feb 20, 2014 7:19 pm

Sólo cuando la mencionó recordé su moto. No la había considerado siquiera porque en aquel estado ninguno de los dos podría conducir ni siquiera un patinete. De hecho la imagen de los dos en patinete me hizo gracia y empecé a reírme de pronto. Si además del alcohol me hubiera fumado un porro entonces ya si que sería para verme...
-No me río de que te las desma...desman....te la roben -dije rápidamente, porque daba la impresión de que me estaba riendo de eso.-Estaba pensando que sería divertido ir a casa en patinete.
Y me quedé tan pancho.

Pero nuestro patinete fue más bien un taxi. Nuestro gran salvador. El inconveniente es que yo no estaba seguro de aguantar el paseito sin vomitar y el taxista, a juzgar por su expresión recelosa, tampoco. Sin embargo yo estaba más atento a las palabras de Adeline, concentrado en ellas y asintiendo a cada cosa que decía como si me fuera la vida en ello.
-Se nos ha ido mucho de las manos...Ok, no lo escribiré...Ok...Ok...-mi último "ok" coincidió con el momento en que Adeline se inclinaba y echaba la pota.
No hacía falta ser un licántropo y tener el olfato muy desarrollado, para que me llegara el olor a vómito, cosa que hizo que a mi me diera más ganas de potar de las que ya traía. Retrocedí como si Adeline se tratara del anticristo porque me estaban dando naúseas y sentía que de un momento a otro la iba a acompañar.
En mi intento desesperado de huir, mi espalda chocó contra una papelera y esa fue la señal del destino para que me girara y vaciara todo el contenido de mi estómago en su interior. Borracho, sí, pero un ciudadano modelo, preocupándome por la limpieza de las calles.
Para cuando acabé miré, con cara de auténtica descomposición, hacia donde estaban Adeline y el chófer. Puesto que yo de normal era pálido, ahora se podía decir que estaba amarillo.
Pero dentro de lo que cabe intenté entrar dentro del taxi con toda la dignidad que me quedaba que era más bien...inexistente. El taxista también entró, parecía más animado, supongo que por el hecho de que hubiéramos vomitado antes de subirnos a su coche. Por si las moscas, con el "buenas noches" me pasó dos bolsas de plástico que sacó de la guantera.
-Si es que los jóvenes de hoy en día no sabéis beber...Tú dirás adónde vamos, chico -me dijo y yo, tras pensarlo unos segundos, conseguí decirle la dirección correctamente.

Miré a Adeline que había apoyado la cabeza sobre mi hombro. No le pregunté cómo se encontraba porque sabía perfectamente como estaba.
No dije nada en todo el trayecto, me limité a mirar al frente para no marearme pues, aunque me encontraba mejor después de echar fuera parte del alcohol, seguía bastante tocado. En algún punto me quedé traspuesto, hasta que el frenazo (probablemente a propósito para despertarnos), nos echó a mí y a Adeline hacia delante.
Dejé que ella pagara, yo lo que quería era salir cuanto antes de allí, como si al traspasar el umbral del piso se me fueran a pasar de pronto todos los males. Una vez fuera, tras despedirnos del taxista, me sentí observado y miré a Adeline, quien efectivamente me estaba mirando con una sonrisa divertida. Sonreí automáticamente como si fuera su espejo. Sí, lo habíamos logrado, habíamos llegado allí. No pensé que todavía hubiera más dificultades, como si aquello fuera un maldito circuito de obstáculos en el que algo cotidiano se convertía en una prueba de habilidad.
Primera prueba: encontrar las llaves en la mochila, cosa que me llevó un rato porque tuve que vaciar la mochila sacando los guantes de boxeo, las vendas ensangrentadas, los pantalones sudados....
-Síii, ¡aquí están! -clamé victorioso.
Segunda prueba: insertar llave en cerradura. Me pareció tan complicado que me pregunté cómo era posible que todos los días hiciera aquello sin apenas mirar a la cerradura.
-No entra, ¿por qué no entra? Adeline, creo que nos hemos equivocado de portal - retrocedí varios pasos y alcé la vista para mirar el número.- Ah, pues no, sí que es aquí.
Nuevo intento, sin resultados.
-Estas cosas se hacen llevando de comodín a un amigo que no bebe, ¿sabes?
Estuve tentado de tocar al portero y que Rory me abriera pero...¡no! ¡No quería molestarla! Debía de estar durmiendo a aquellas horas.
Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba intentando abrir con la llave del gimnasio, esa que mi entrenador me había prestado para los días en que él se tenía que ir antes y yo le hacía el favor de cerrar el gimnasio al final del día.
-Perdón...-murmuré. Esta vez si me fijé bien en la llave que usaba y...-Jejejee...ahora sí.

Entramos y la siguiente prueba fue subir las escaleras, pero por suerte vivíamos en un primero y resultó ser más llevadera. Por si acaso, tenía a la rubia agarrada del brazo para asegurarme que no daba un traspiés y se caía. Aunque yo tenía tantas probabilidades de tropezarme como ella...
Repetí el procedimiento de abrir la puerta, esta vez con más atino, aunque no por ello con más destreza.  
Me eché a un lado y cedí el paso a Adeline para que entrara primera.
-Adelante, Reina del castillo de cristal -dije haciendo una reverencia que casi me costó perder el equilibrio por hacer el idiota. Me reí y me tapé la boca enseguida. Entré tras Adeline, cerrando la puerta con "cuidado".
-Rory estará durmiendo...-susurré metido completamente en mi nuevo papel de ser silencioso y que nuestra pequeña incursión nocturna pasara desapercibida.
Lo primero que hice fue dejar la mochila sobre la mesa del salón y dejarme caer en el sofá tras encender una de las lámparas pequeñas. Allí ya podía morir en paz.
Alcé el pulgar mirando a Adeline, en un gesto de triunfo por haber llegado hasta allí.
-¿No te ha parecido la noche más mundana del mundo? -le dije sonriendo. Más mundana del mundo...válgase la redundancia.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Vie Feb 21, 2014 11:53 am

Los comentarios random cada vez eran mas frecuentes en Mishka y Adeline en esos momentos y supongo que tampoco sobria los entendería por lo que se le quedaba mirando con aquella sonrisa estúpida cuando no se es capaz de reirle la gracia al otro. ¿Patinete?, ¿a que venia eso?. Lo dijo como si todo tuviera sentido y ahí fue cuando ella se rió un poco por lo raro que parecía al estar ebrio, lo peor sería que ahora él creyera que ella se había tenido "lag" a la hora de reir.

No hace falta decir que el cuerpo de la nephilim no pudo aguantar mas el alcohol, su estomago se había manifestado violentamente reclamando su derechos como contenedor de bebidas y comidas nutritivas y no la porquería que le había echado que lo mas sano que había entrado entonces era el escaso zumo de limón por lo tanto lo expulsó fuera. Y a los pocos segundos después Mishka había hecho lo mismo pero Adeline al estar ocupada con lo suyo no se dio cuenta pero si que le pareció oír un regurgitar desagradable y no era de ella precisamente, ella ya había acabado.

Después de haber montado del taxi y llegado al portal, la chica lo siguió con pasos lentos en frente de la cerradura para que abriera pero no encontraba la llave, la nephilim comenzó a reírse mientras veía como sacaba todo de la mochila. Y pensar que Adeline podría abrir la cerradura con una runa... pero no podría sacar la estela y mucho menos realizar la runa en condiciones, lo mismo le salía una equivocada y la liaba.

- ¿Como que no entra?. - Él se echó hacia atrás para mirar el portal y a la misma vez Adeline también levanto el rostro aunque no recordaba el numero, la afirmación de Mishka la tranquilizó, así que volvió a intentarlo hasta que le dio por coger la llave equivocada, Adeline volvió a reírse.

- Estas cosas no creo que la volvamos hacer. -Dijo negando con la cabeza de forma apresurada a su comentario y se adentró en el piso. Fue subiendo las escaleras una a una, sujetándose con el pasamanos y la pared hasta que pararon delante de la puerta. Miró de reojo a su acompañante viendo que ante ellos se presentaba otra puerta más que para su asombro había sido mucho más rapido y le permitió entrar primero con una actitud que la sorprendió y que tuvo que aplacar la carcajada poniendo sus manos en su boca. Ella correspondió a aquella reverencia con elegancia y entró dentro del apartamento, eso no con tanta finura por el pedo que llevaba.

Al estar dentro miró a su alrededor como si en ese lugar no hubiera estado nunca, habían recogido tan bien la casa que era irreconocible, se giró hacia Mishka para preguntarle si de verdad estaban en la de Rory, pero él ya se había desplomado sobre un sofá para seguidamente mostrarle el pulgar en señal de victoria.

- El dedo corazón, y el pulgar, te faltan por presentarme los otros tres. - Se rió mientras se acercaba también al sofá y se sentó al lado y cuando lo hizo, todo lo vio de otra manera. su espalda, su trasero, su cabeza estaban por fin descansando en algo que le parecía una nube y se quedó mirando el techo de la casa con cara de boba.

Esa cara de boba se le fue desapareciendo de los labios ante la pregunta de Mishka, mostró una amplia sonrisa tan grande que sus ojos se achinaron un poco. Si, si que había sido la noche mas mundana de su vida en muchiiiisimo tiempo y era algo que le había encantado a pesar de encontrarse ahora en ese estado.

- Si, muy mundana y menos lo del alcohol me gustaría que se volviera a repetir. Así que te doy las gracias, hoy je sido muy feliz. - Dijo con gusto y acomodándose de costado en el sofa de modo que pudiera mirar de frente a Mishka, tomando uno de los cojines para apoyar su cabeza que aunque ya estaba mejor después de vomitar, sentía un pequeño mareo.

- No se cual será nuestra siguiente aventura... supongo que en nuestro siguiente encuentro tras las apuestas pero... pero antes seguramente tenga que hacer de nephilim contigo...- entrecerró un poco los ojos a sentir el cansancio acumulado de esa noche loca. - Es importante y he estado pensando en ello en de... determinados momentos ya... ya hablaremos... - Cerró los ojos pero seguía despierta pero no le quedaría mucho, tal vez Mishka sintiese curiosidad o lo mismo tal y como le había dicho las cosas le quitaba hasta el sueño. - Pero no te preocupes, es para ayudarte... te vendrá bien...



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Vie Feb 21, 2014 4:29 pm

Sonreí, tan a gusto a pesar de que la cabeza todavía me daba vueltas...
-No sé de qué manera presentarte los otros dedos...Podemos hacer una promesa de meñique, pero me quedarían los otros dos.
Conversaciones profundas de aquel tipo no se tenían todos los días. Pero mejor eso a que me hubiera dado por entrar en casa tropezándome con todo y tirando las cosas por los suelos.

Miré de reojo la sonrisa que se había formado en el rostro de Adeline. Negué con la cabeza, dando a entender que no tenía por qué darme las gracias por eso. A fin de cuentas no había sido ningún favor, los dos nos lo habíamos pasado bien. Y a mi me había venido de maravilla tener una noche "normal". Sin ataques de vampiro, sin ataques de demonios...
Además, hacía tiempo que no me reía tanto. Demasiado tiempo, porque entre medio habían pasado muchas cosas.
-Yo también quiero repetir...-murmuré. Tal vez sería el bajón después de la euforia (y la vomitera), el sofá, el cansancio acumulado de todo el día, las horas, el estar hablando a media voz y la luz suave de la lámpara. El caso es que me estaba quedando tan traspuesto como lo había estado en el taxi, aunque esta vez no habría ningún frenazo imprevisto que me sacara de aquel estado.

Me giré hacia Adeline, sonriendo al comprobar que ella también empezaba a tener sueño.
-¿De nephilim? -pregunté.- ¿Por qué? No he hecho nada malo desde que...-me callé cuando dijo que no me preocupara, que era para ayudarme. -Pues ayúdame como Adeline, me gusta más.

Sonreí un poco y tuve que hacer un esfuerzo para que los ojos no se me cerraran del todo, porque los párpados me pesaban una cosa mala. Adeline en cambio había sucumbido.
-Oye, puedes irte a dormir a mi cama, estarás más cómoda. Ya sabes donde está...En el cuarto endemoniado-le dije, pues se trataba del lugar foco de los demonios por culpa de la carta que habíamos encontrado. Y desde entonces yo le había puesto el apodo de la habitación endemoniada. Parecería una tontería, pero cuando escuchaba un ruido ahí dentro a veces me acojonaba un poco.
Tomé un cojín, como había hecho Adeline, aunque yo lo que hice fue tumbarme de lado en el reducido espacio que dejaba el compartir sofá, a que a mi sin embargo no me importó lo más mínimo. No era exigente, y en esos momentos, menos. Usé a Adeline como apoyo para poner el cojín y...oh, ahora si que no me movían de allí ni con una grúa.
-Buenas noches, mona titi-dije recordando en un momento de lucidez el "insulto" que había usado en el tobogán. Empecé a reírme por lo bajo al recordar la escena en la que Adeline trepaba por mi brazo para pintarme un bigote.
-Estás fatal de la cabeza...-le dijo la sartén al cazo.-Vale, estamos.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Sáb Feb 22, 2014 12:22 pm

Adeline esbozó una cansada sonrisa ante lo de hacer una promesa de meñique, viéndose como la conversación se desviaba, el estado en el que se encontraban ya no permitía mantener una charla normal, fluida, sino que estaba cargada de comentarios randoms sin sentido y chiquilladas de las cuales seguramente al día siguiente ni se acuerden.

Como había esperado, Mishka reaccionó rápido a su proposición aunque... ¿que demonios?, no era ningún tipo de sugerencia, iba a darle la charla como nephilim pero eso no quería decir que él había hecho algo malo aunque... aunque sabía que inconscientemente lo había hecho. Era por eso por lo que esa conversación era tan necesaria.
La cansada cazadora sonrió de forma  muy tonta al no esperarse esa respuesta por su parte, la que decía que prefería que lo ayudase como Adeline en vez de como nephilim. Pero no sabía si eso podría hacerlo ya que cuando trabajaba le costaba dividir ambos aspectos de si misma. Era agradable saber que alguien valoraba su "yo" como persona y ya por eso le prometió intentarlo.

- Juro... juro por mi meñique que lo intentaré. - Murmuró buscando con su meñique el de Mishka para entrelazarlo y cuando lo logró eso hizo.

Y volvió a sentir el abrazo del Dios Morfeo... celoso porque el Dios Dioniso lo había hecho con anterioridad, así que su mente estaba siendo sumergida en un estado de sopor, tanto que ya el consejo de Mishka de si quería podia irse a su cama ni le echaba cuenta aunque tampoco le haría mucho caso al notarse tan bien ahí, se encontraba super a gusto, encima Mishka se había usado a Adeline de soporte para apoyar su cojín y eso hacía que ella a su vez también tuviera donde dejarse caer, era la perfección. Al día siguiente seguramente le daría lástima no haberle hecho caso por él, porque estaba algo encogido en el sofá.

- Si... si a...ahora voy... -  murmuró sin ninguna credibilidad.  Sonrió ante su deseo de buenas noches, mona titi... al final le iba a coger cariño a ese mote.

- Buenas noches lobo amoroso. - Si, estaban mal de la cabeza los dos... mezclar los osos amorosos con su parte de lobo era de estar fatal, pero le dio por eso, le hizo gracia y así, con una sonrisa se quedó dormira, un sueño que no fue interrumpido por ninguna llamada de emergencia, ni un mal sueño, solo a la mañana siguiente donde el dolor de cabeza sería su despertador pero no importaba, aquella noche la recordaría a fuego porque había sido de las mejores de su vida.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Deep in our soul, a quiet ember (Adeline)

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.