10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Against the ropes (Adeline)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Abr 22, 2014 1:22 am

Perder de una manera tan aplastante era algo que sólo había vivido en contadas ocasiones en mi vida. Mi padre siempre me llevaba muy preparado a los combates pues odiaba que perdiera. Pero estaba claro que nunca me podría haber preparado para aquello. Al menos tenía el consuelo de que estaba al otro lado del charco, y a no ser que algún idiota subiera el video de la pelea, no tendría constancia de aquello.

En fin, así era yo...Me acababan de apalear como nunca y lo primero que se me venía a la cabeza es qué pensaría mi padre si me viera así. Ojo morado, labio partido, ceja rota, una brecha en la mejilla...y hasta en los costados tenía sangre del roce del guante contra la piel. Probablemente tuviera algunas costillas partidas y podía dar gracias a que no me había descolgado la mandíbula. El cutman no había dado a basto intentando cortar las hemorragias, y había funcionado durante cuatro asaltos. Después el árbitro había dado por finalizada la pelea. Dado mi estado me habían sacado del ring aún antes de proclamar al vencedor. A mí eso me pareció penoso, pero tenía las energías  y los ánimos demasiado mermados como para quejarme.

Dejé que el cutman me quitara el protector bucal lleno de sangre y caminé como un autómata hacia los vestuarios, detrás de Conn. Sentía que ahí faltaba algo, hasta que me di cuenta de que lo que echaba de menos era a Conn echándome la bulla. Debía tener tan mal aspecto que ni me recriminaba nada y aquello me inquietaba.
-Has aguantado bien los golpes -dijo. Qué mal rollo, me estaba intentando animar. ¿Le había tocado su lado sensible?
Yo tenía la mirada fija en el suelo, con el ceño fruncido. Todavía tenía las vendas puestas y los nudillos me escocían. Seguramente los tuviera destrozados a pesar de las vendas y los guantes.
Conn hizo ademán de empezar a quitármelas, pero cambió de idea y me empezó a limpiar la sangre con una toalla. Hice una mueca de dolor, porque me tocara donde me tocara todo eran heridas. Me notaba las brechas en la ceja y la mejilla palpitando.
Sacó de una pequeña nevera una bolsa de hielo y me la colocó sobre la ceja.
-Sujeta aquí. Voy a ir a por más hielo y a buscar al médico -informó. Ni se molestó en advertirme que no me moviera de allí porque sabía que no me iría.

Lo vi marcharse con paso apurado. Pero tan pronto como me dejó sólo caí en algo: Adeline.
Mierda, tenía que buscarla, porque si estaba ahí fuera con ese demonio suelto...
Me incorporé rápidamente, sintiendo un fuerte dolor en las costillas que me obligó a apoyarme en la pared y me dejó atontado unos segundos.
"La vas a buscar y luego, ¿qué? ¿La vas a defender?". Maldita voz irónica en mi cabeza que siempre tenía razón....
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Mar Abr 22, 2014 12:21 pm

El cuerpo de la nephilim era sacudido de un lado a otro por la cantidad de gente que se había aglomerado donde ella se encontraba, al pie del ring. Sentía que el aire le faltaba y para colmo desde hacía un par de asaltos era incapaz de ver lo que estaba ocurriendo en el combate aunque por los abucheos se lo imaginaba.
Ella se había dejado llevar por la frustración un par de veces empujando a los que la estaban agitando con tanta violencia pero entre tanta masa muscular y grasa era imposible hacerse un hueco, al contrario, la oprimían cada vez mas. Estaba angustiada, no solo por el hecho de sentirse una muñeca zarandeada sino por Mishka, estaba siendo victima de sus propios errores y este era el segundo... encima consecutivo.

Al fin, el sonido de la campana del box dio por concluido el combate y ahora el cuerpo de la muchacha estaba siendo arrastrado por aquellos que habían apostado por Mishka, por lo que serían mas de la mitad de los que estaban allí. Todos ellos gritaban enfurecidos, otros tantos alababan al nuevo ganador que Adeline ni se dignó a mirar porque sabía que si lo hacía, era capaz de cometer la locura de arrojarse sobre él portando su cuchillo serafín.
Muchos abucheos se convirtieron en palabras insultantes hacia el subterráneo, feas descalificaciones hacia su persona pero no solo había palabras malsonantes para él, sino también para su entrenador.

Esperaba que Mishka no hubiera escuchado demasiado porque sabía como se lo tomaría, conociéndolo como comenzaba a conocerlo se olía que esas palabras podrían herirle mas que las propias heridas que sufriera. Fue notando que después de varios minutos la opresión era menor así que aprovechó. Se fue deslizando entre la gente que se quedaba  para dirigirse al vestuario, una búsqueda que, de no haber visto al entrenador salir de allí, le hubiera resultado mas difícil de encontrar.

La imagen con la que se topó justo al atravesar el umbral del vestuario fue desalentador. No se esperaba ver a su amigo como una rosa, ni mucho menos, pero no se lo imaginó tan mal, lo que la hizo tragar saliva y sentir como los ojos le escocían. Se lo encontró de pie, apoyado en una de las paredes.

- Mishka... - dijo en un hilo de voz sin pararse a mirar con detalle todas sus heridas, se apresuró para agarrarse con cuidado uno de sus brazos y hacer que se sentara en una banca cercana. No iba a realizar la pregunta que por protocolo se realizaba en esos casos, porque en esos momentos era absurda... ¿como diablos iba a estar bien?.
Una vez sentado y ella en cuclillas lo miró en un silencio sepulcral, pero no miraba sus ojos, sino su torso dañado, cubierto de sudor y sangre, viendo el estado de sus costados ensangrentados. Poco a poco iba subiendo su mirada para encontrarse una cara castigada, a primera vista jamás lo hubiera reconocido por como la tenía. Sintió un nudo en la garganta y se vio obligada a levantarse para buscar alrededor alguna toalla que estando en un vestuario no le costó encontrar. Cogió una que se encontraba cerca del lavadero, la olió para asegurarse que estaba limpia y empapó un extremo que seguidamente exprimió para luego regresar al lado de su amigo.

Se prometió que no iba a derramar una lagrima, lo que faltaría, que encima que estuviese hecho un cristo por su culpa, tuviera que consolarla. Como cuando se enfadó con ella en los túneles por su insensibilidad nefilim, con razón, muchísima... y terminó abrazándola para reconfortarla.

- Perdóname. - le pidió mientras con cuidado y con una mano echó hacia atrás los cabellos de Mishka ayudándose de sus dedos para así dejar la frente descubierta, mientras con la otra sostenía la toalla húmeda para ir limpiando las heridas de su cara. Lo hacía con mucho cuidado, toque a toque sin expandir la suciedad.
- Debí haberlo previsto y no haber actuado como una estúpida provocando al demonio. Al final has sido tu el que ha pagado por mi error... por segunda vez. - Lo miraba a los ojos mientras hablaba pero realmente porque estaba obligada a ello al estar limpiándole la cara, se sentía muy culpable y avergonzada.

Se levantó para buscar por la sala algún cubo, de aquellos que solían usar para escupir pero obviamente limpio. Aunque le costó, lo encontró detrás de las taquillas, lo cogió y lo fue llenando de agua hasta la mitad. También fue abriendo todos los cajones que hubiera, taquillas entreabiertas en busca de algo para las heridas hasta que vio que bien visible se encontraba colgado en la pared el botiquín. Con los nervios no lo había visto, de ahí cogió un antiséptico y gasas, luego fue regresando hacia Mishka una vez mas pero en esta ocasión se arrodilló sintiendo el frío de los azulejos.
Ahora tomó una de sus manos aun cubiertas con la venda que cubría unos nudillos heridos pues se éstas estaban ensangrentadas por la zona así que también algo pegadas. Sumergió el otro extremo de la toalla, la limpia para empaparla y mantuvo la mano de Mishka arriba del cubo para que el agua sobrante cayera en el. Humedeció en abundancia la venda para poder apretándoselas mas fácilmente y sobretodo para reducir el dolor.

- Deberías plantearte el dejar de verme, no hago mas que perjudicarte. - reconoció aunque supiera que no era intencionado, y aunque le dolía darle ese especie de consejo, la culpabilidad le incitaba a ello. Dejó caer la venda sucia a un lado y echó mano del antiséptico el cual usó sobre la gasa y fue aplicándola sobre las heridas en los nudillos, poco a poco. Sabía que le escocería así que acercó su rostro para soplar suavemente en la herida, disminuyendo o incluso haciendo desaparecer el dolor mientras soplara y así hacer tiempo a que el antiséptico dejara de molestarle.

Que menos que reparar el daño que había ocasionado.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Abr 22, 2014 6:46 pm

Lo primero que sentí cuando vi entrar a Adeline fue alivio al saber que se encontraba a salvo. Lo siguiente por vergüenza porque no quería que me viera en aquel estado. Odiaba mostrarme débil y en ese momento por mucho que intentara hacerme el fuerte mi aspecto hablaba por sí solo, así que para qué esforzarse...
-Iba a buscarte -dije con toda normalidad. Ese era mi torpe intento de aparentar que estaba bien. Pero ni mi tono era convincente, ni yo en sí lo era, sólo había que verme.

Volví a sentarme en la banca, sin oponer resistencia. Iba a tener que tragarme la cabezonería y el orgullo. Eso o echarla de allí, y la verdad es que no quería que se fuera.
No dije nada más, pero tampoco me atreví a mirarla. Vi de reojo que se marchaba y volvía luego con una toalla. Ni siquiera cuando la tuve de frente, limpiándome las heridas con una toalla, fui capaz de mirarla. Hasta que la oí pedir perdón. Estaba tan absorto en mi propia y estúpida miseria que aquello me pilló por sorpresa. En ningún momento se me había ocurrido culparla a ella de aquello. Vale, puede que se me hubiera pasado por la cabeza frases como: "maldita mono titi, esta me la va a pagar". Pero en realidad no pensaba así, no iba a martirizarla por eso y menos viéndola tan preocupada como estaba en ese momento.
-De los errores se aprende...-dije encogiéndome levemente de hombros. La frase de mi padre era "a golpes es como se aprende", pero esa no se la podía decir a ella, porque el que se había llevado los puñetazos era yo...

Vi que volvía a levantarse para ir a buscar más cosas y regresaba con un cubo de agua y un botiquín. Dejé que me quitara la venda de una de las manos, sin impresionarme lo más mínimo al ver que estaban ensangrentadas.
Adeline volvió a romper el silencio y sonreí por primera vez desde que me había subido al ring.
-Ya...Lo que pasa es que más o menos me compensa. -bromeé.
¿Cómo no iba a compensarme? Sólo había que verla, soplándome en los nudillos para que no me doliera. Puede que hubiera sido un error dejarse ver tomando el aspecto de un demonio, pero a ninguno de los dos se nos habría pasado por la cabeza que iba a vengarse de esa manera. No quería que se martirizara por ello.
-¿Sabes?, en realidad esto es normal en el boxeo...Digo...que cuando era humano...me zurraban bastante.
No era tan normal y sólo me habían pegado de aquella manera en alguna que otra ocasión, pero eso no tenía por qué saberlo Adeline.

Suspiré y tendí la otra mano hacia ella para que me curara los nudillos. Mi humor oscilaba entre la vergüenza que sentía por haber acabado tan apaleado y la necesidad de hacer que la nefilim no se sintiera tan culpable. Con la mano libre cogí la toalla y la presioné sobre la herida de la mejilla, pues notaba que había empezado a sangrar de nuevo.
-Conn me ha dicho que he aguantado bien los golpes. Es su manera no brusca de decirme que he sido un buen saco de boxeo -dije de pronto haciendo una mueca de dolor, pero de dolor en el orgullo, no en los nudillos.
- Ha ido a por más hielo y a buscar al médico. -seguí diciendo aunque Adeline no me hubiera preguntado dónde estaba. -Pero por mí como si no lo encuentra. Te prefiero a ti. Seguro que el médico no me sopla en las heridas para que no escueza.
Le dediqué una sonrisa, que probablemente no fuera la más bonita del mundo en ese momento...pero al menos era sincera.
Cogí su mano y tiré suavemente de ella para que se sentara en la banca junto a mí. Que si era bajita y además se agachaba...llegaba un momento que la perdía...
Menos mal que estaba lento y no me daba por soltar esas pullitas en voz alta.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Miér Abr 23, 2014 5:16 pm

"De los errores se aprende..."

¿Cuantos errores debía cometer para aprender de ellos?, porque ya llevaba a sus espaldas unos cuantos  y los que vendrían mas adelante. Pero jamás de los jamases iba a cometer uno similar al que provocó eso. No había peor sensación que sentirse responsable del dolor de un amigo, que hasta le costaba mirarle a la cara sin que notara unas tremendas ganas de echarse a llorar.

No respondió a eso, siguió limpiándole las heridas de la cara para luego dedicar sus cuidados a sus magulladas manos. El no opuso resistencia y se dejó hacer, cosa que agradeció enormemente porque necesitaba compensar lo que había hecho, de esa manera... aunque se sintiese mal, era una manera de tratar de reparar su error.

Se mordió el labio al oírle decir que le compensaba que siguieran viéndose. Le costaba tanto comprender el por qué, hasta se preguntaba así misma qué habría hecho ella en su lugar. ¿Habría sido mas práctica o se dejaría llevar por sus emociones?. No, no quería responder... porque sea cual fuera la respuesta la aterraba.

Se atrevió a mirarle a la cara, le costaba mantenerle la mirada porque su expresión iba apenándose por cada segundo que pasaba.
- Es normal... ya. - hizo una breve pausa mientras se encargaba de sanar su otra mano. - Jamás entendí eso de los humanos, consideraba que lo normal para ellos era evitar sufrir daño, no buscarlo. - suspiró. - Nosotros en cambio no hemos tenido mas remedio  que nos hicieran una nueva cara en los combates, que en mayor parte son a vida o muerte.

Adeline bajó la mirada,  intentaba sin éxito esconder una pequeña sonrisa cuando le escuchó decir que la prefería como medico porque seguramente el profesional no le soplaría en las heridas.  Se sentía tan culpable que hasta se sentía avergonzada por permitirse el lujo de sonreír.

- Muy majo tu entrenador. - dijo con ironía. - Lo vi salir del vestuario por eso me adentré, no se cuanto tardará. No entenderá que hago allí pues... se pensó que era la chica de los carteles. - reconoció para dejar que Mishka pudiera burlarse de ella al imaginarse la situación. - Y la verdadera me jaló del pelo.

Se dejó guiar para sentarse en la banca a su lado. Sostuvo la toalla que Mishka se había puesto en el corte de la mejilla cuando la herida volvió a sangrar. - Debería llegar lo antes posible con tu médico. Necesitas que te suturen esta herida. - Destapó lentamente el profundo corte con mucha lentitud para ver si continuaba sangrando, al ver que no, al menos de momento,  enjuagó la toalla otra vez en el cubo para quitarle algo de sabre para luego volvérsela a poner.

- Si te soy sincera... no se si estamos a salvo aquí, no tengo idea de lo que estará ocurriendo ahí fuera  o si ese indeseable se ha marchado. No me gusta la idea de que sepa donde localizarnos. Ni siquiera se si esto le ha bastado para satisfacer su venganza. - dio un resoplido, angustiada. - Te prometo que ya se me ocurrirá algo, te he metido en esto así que soy yo quien va a encontrar una solución. - Dijo visiblemente preocupada porque la incertidumbre de no saber cual sería el siguiente paso del demonio, en el caso que diera, la angustiaba.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Jue Abr 24, 2014 12:22 am

Aunque el "masacrado" allí era yo, no se sabía quién tenía más cara de perrito apaleado de los dos. E inexplicablemente, al ver a Adeline así, tenía la necesidad de hacer algo por remediar su sufrimiento, olvidando el mío propio. Como ya había ocurrido antes, cuando me la jugó haciéndose pasar por Aileen...me hizo olvidar que estaba enfadado y automáticamente había acudido a consolarla.
Esta vez sin embargo, no era exactamente igual. Lo que había pasado en el ring no había formado parte de ningún plan de Adeline para hacer que controlara mi forma lobuna.

Sonreí al oír su réplica. Decía que lo normal en los humanos era evitar el sufrimiento, y eso era cierto. Si te quemas con el fuego, apartas la mano, era lo natural.
-El boxeo es antinatural -afirmé sin vacilar. Me costó mucho controlar los actos reflejos, como mantener los ojos abiertos cuando veías venir un puño, eso fue complicado.
En su caso, decía, era cuestión de vida o muerte. Puede que ella no fuera boxeadora, pero era cazadora de sombras y se había enfrentado a cosas peores que aquella. Me sentí incluso un poco avergonzado por la imagen que yo mismo podía dar.
-La verdad es que pegarse con un tío en un ring puede parecer un juego tonto comparado con pelear en serio...como tú haces. Pero es una de las cosas que me mantiene unido a mi vida mundana y...-me callé porque estaba pareciendo débil y daba la impresión de que seguía estancado en la fase de "no aceptación".-El caso es que esta vez ha sido un combate serio, ¿eh? ¡Contra un demonio! Y sin armas...
La observé de soslayo esperando su reacción al decir que lo había combatido sin armas. Es decir, sin escobas ni sartenes.

Estaba claro que además de desviar la atención de la situación en la que estaba, intentaba hacer sonreír a la nefilim. Y por un momento lo conseguí cuando le dije lo del médico. Pero fue ella la que me sacó una amplia sonrisa cuando me contó que Conn la había confundido con la chica de los carteles y sin poder evitarlo me la imaginé con los brazos en alto portando el famoso cartelito con el número del asalto.
-No puede ser...-murmuré cuando dijo que la verdadera la había cogido del pelo. -Si te atacó es porque te vio como una posible competidora.  -añadí, miradita al conjunto de Adeline incluida. Mirada que aparté al darme cuenta. -Se ve que me estoy recuperando...
A los enfermos o, en su defecto a los malheridos se les permite delirar, ¿no?

Negué suavemente con la cabeza ante la idea del médico poniéndome puntos en las heridas.
-Se curará solo. Y a lo mejor hasta se me queda alguna cicatriz que me haga parecer amenazador. Más todavía, quiero decir... -Lógicamente estaba de broma. Aunque volví a ponerme serio cuando mencionó la posibilidad de que el demonio volviera porque no se había divertido suficiente. Al pensar en eso sentí una punzada de ira, sorprendiéndome a mí mismo porque no tenía miedo. Negué de nuevo. No quería que Adeline buscara una solución, si esa solución implicaba enfrentarse a él.
-No hace falta que soluciones nada. No va a volver porque debe estar muy ocupado recolocándose la mandíbula -dije, pero esta vez el tono no era de broma. Podra jurar que al lanzarle un uppercut había visto su mandíbula desplazarse. Para un mundano aquello era un KO automático. Para un mundano...
-¿Qué? Lo digo en serio...Si no viste como le pegaba es porque estabas muy ocupada peleándote con la gogó. Sí, sí, es gogó. Les piden experiencia...aquí no entra cualquiera.
Tengo que admitir que hasta el hablar me dolía un poco, por las heridas que tenía en el labio y porque expresarme, en general, hacía que los músculos de la cara se movieran...Pero para comentarios como aquel no me dolía.
-Podrías echar el curriculum y así ganas más...-Entonces lo recordé.- Oh, ¡mierda! ¡El dinero!
Me podría haber echado a llorar en ese momento, pero había perdido todo el líquido sudando. Mis ahorros...¡mis ahorros para ir a Ucrania! Aunque aquello hubiera sido todo culpa mía, por un segundo se me pasó por la cabeza que sintiéndome mal podría hacer a Adeline sentirse peor aún.
Tragué saliva y me tragué toda mi pena.
-Si queremos recuperar el dinero...debes echar ese currículum.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Jue Abr 24, 2014 5:11 pm

Adeline se atrevió por fin a mirarle cuando su amigo le iba hablando del boxeo, le decía que era antinatural. Aunque la nephilim hubiera abierto la boca para volverle a replicar, no lo hizo y lo dejó estar para que él prosiguiera con su explicación que fue cuando pudo comprenderlo.  
A medida que escuchaba se iba dando cuenta que con lo que ella había dicho previamente  pudo hacer entender que era una tontería esa actividad mundana, infravalorándola totalmente. Y lo sentía así, no podía remediarlo. Pero entendió que lo importante del asunto recaía en como hacía sentir a quienes lo practicaban.

- Lo entiendo... o eso creo. - Dijo sonriéndole con inseguridad. - Ya sabes que me cuesta mucho comprender ciertas actividades mundanas, pero bueno... para eso estás tú. - Mantuvo esa misma sonrisa pero cambiando su expresión a una más alegre. Normalmente le hubiera regañado un poco al percatarse que se  agarraba a la vida mundana cual garrapata pero hoy lo dejaría estar, además... tampoco era tan malo, con tal de que no ignorara su condición...
- Y si, siéntete orgulloso, porque has aguantado muchísimo tiempo ahí arriba. Llegué a pensar que te mataría.Sobretodo cuando ya era incapaz de ver el resto del combate por toda la gente que se aglomeró en la zona del ring. - Se acordó de esa angustiosa sensación, esa terrible incertidumbre de como podría terminar Mishka, pero por fortuna... ahí estaba, a su lado.

Se aguantó la vergüenza cuando, en un intento de animarle,  le contó sus aventuras con Conn, y la chica de los carteles que casi se lleva un par de mechones de sus cabellos. La cara de incredulidad de Mishka la hizo sonreír pero su respuesta y sobretodo la mirada que le echó la dejó desconcertada, aunque esa era la primera fase de dos. Luego apoyo la frente sobre el hombro del licántropo para esconder su cara sonrojada y dar paso a una risotada. Por el arcángel... parecía una adoles...cente. Eso, parecía, porque Adeline ya había pasado esa edad (por poco, eso si), pero eso no determinaba su madurez, ya que en ocasiones escaseaba en quienes le doblaba la edad. El caso es que le parecía increíble que a esas alturas él consiguiera subirle los colores.

- Déjate de cicatrices, que ya se te ve lo suficiente como para haberle descolocado la mandíbula al demonio. - Suspiró y volvió a levantar la cara para seguir con la conversación pero tomándose la libertad de revisarle los nudillos de su mano derecha, en comparación con la suya era enorme - Si, lástima que no lo pudiese ver por culpa de la hueca esa. Pero bueno, espero que tengas razón y no haya necesidad de preocuparse más por él.

Entonces llegó el momento que ella había olvidado, el dinero. Mishka lanzó un alarido al acordarse pues imaginó que Adeline lo había apostado todo y no se equivocaba.
La muchacha apartó la mirada a un lado sintiendose nuevamente culpable, ademas de haber sido machacado, encima sin dinero. Rápidamente él trató de reparar su reacción con un comentario que en un primer instante ella se creyó.

Se lo quedó mirando fijamente, igual que él la estaría mirando, con un rostro totalmente serio y con los ojos abiertos como platos. ¿Echar el curriculum?, ¿que curriculum?, ¿para formar parte de del negocio de "levantar carteles"?.
- ¿Q...que?. - Fue lo primero que dijo, obligándose a callar y pensar que ella no estaba en condiciones de negarle nada después de lo que había pasado. Estuvo unos largos segundos pensativa, mirando ahora hacia un lugar aleatorio del vestuario replanteándose tal posibilidad hasta que cayó en la cuenta que Mishka jamás permitiría que trabajara allí y mucho menos en ese puesto.

- Pero serás... ¡Casi me lo creo!. - Alzó la voz antes de dar varios suspiros aliviada, ya se estaba viendo arriba del ring con unos tacones mas altos y portando el dichoso cartelito.
- Mira, en serio, ese dinero hay que recuperarlo. No sé si continuando con las apuestas pero antes hay que sacar un mínimo. Me veo en el Central Park ofreciendo retrato bajo las odiosas miradas de la competencia. - se rió un poco imaginándose ella sentada en una silla con una pancarta al lado ofreciendo sus servicios como dibujante, con una  sombrilla y una gorra para evitar el sol.
En realidad no estaba hablando en serio porque no creo que se sacara mucho con eso, pero lo mismo recurriría al favor que le debía un conocido brujo.

- Déjame encargarme de conseguir el primer pellizco, ¿vale?. - Soltó su mano para revisar la otra. - Ahora mejor no pensar en ello, dime, ¿necesitas algo?, puedo ir por un botellin de agua fría, que estarás muerto de sed.- dijo removiéndose un poco para acercarse el cubo a sus pies donde metió una de las esquinas de la toalla para  limpiar con cuidado los arañazos que tenía en los costados, provocados por el roce de los guantes.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Dom Abr 27, 2014 12:56 pm

Comprendía que Adeline  pudiera considerar el boxeo algo mundano y aparentemente sinsentido. También había mundanos que no veían la gracia a dos tíos pegándose puñetazos. Por ejemplo, mi padrino, mi madre y mi hermana.
En parte, aquello me hacía preguntarme el por qué la nefilim seguía acudiendo a mis peleas para conseguir dinero de las apuestas, cuando ya me había dicho que no necesitaba el dinero. Por hacer cosas de humanos, me había dicho. Aunque no tenía claro cuánto le compensaba aquello. Parecía que de una manera o de otra, a los dos nos compensaba la compañía mutua. Lo cual era extraño, porque como había quedado claro, juntos éramos un foco de problemas.
-Y tú estás para hacerme comprender las cosas no mundanas. A lo mejor somos un desastre, pero en realidad no hacemos mal equipo -concluí sonriendo también.

No me sentí orgulloso, como me dijo Adeline, por haber aguantado los golpes, que a fin de cuentas era lo único que Conn había podido decir a mi favor. Pero me encontraba algo más tranquilo, más relajado. Seguía sintiéndome ligeramente avergonzado y además, me obligaba a mi mismo a mantenerme en tensión por lo que pudiera ocurrir. Pero la presencia de la nefilim me estaba haciendo mucho bien.

Vi que, a raíz de mi comentario, Adeline se sonrojaba y se escondía apoyando la frente en mi hombro. La miré, con esa lentitud mental que se tiene cuando te han pegado durante más de quince minutos en la cabeza. Al principio no entendí su reacción. Hasta que fui consciente de que mi mirada había sido de lo más descarada y de que sin darme cuenta, y con toda sinceridad, le había soltado un piropo. A la par que su carcajada se me escapó una risa tonta a mi también.
-Mira quién se sonroja ahora...-dije con diversión al recordar que, en cuestión de ruborizarme, era ella la que siempre se salía con la suya.

Pasado el lapsus volvió a revisarme los nudillos. Bajé la mirada observando mis manos magulladas y las manos de Adeline, intactas en comparación. Asentí a sus palabras e interiormente recé porque verdaderamente el demonio se hubiera aburrido de nosotros.
Aunque he de decir que ese asunto se me olvidó en cuanto recordé el asuntillo de la apuesta...perdida. Como si no fuera peor tener un demonio al acecho...En realidad yo no era de los que daban tanta importancia al dinero, solo la justa. Pero esa vez llevaba implícito el viaje a ver a mi familia, de ahí que me afectara más de la cuenta.
Pero incluso ese mal rato se me pasó un poco al ver la cara de perplejidad que ponía Adeline cuando le sugería que echara el curriculum para el trabajo de  "paseadora de carteles".
-Qué tonta...-murmuré negando con la cabeza y riendo la oírla decir que podía conseguir algo dibujando retratos en central Park.
-Ya buscaremos la manera juntos-dije, porque no me parecía bien cargarla a ella con todo ese peso cuando había sido yo quién había insistido en apostar los ahorros...-Tú dibujas y yo...¿coloreo?
Me reí por la estupidez que acababa de soltar, y dejé que me examinara la otra mano.
Alcé el brazo para que pudiera curarme las heridas de los costados. Lo que más me molestaban eran las costillas y seguía convencido de que si no tenía alguna rota al menos estaban fisuradas.
-Un poco de agua me vendría genial, sí...-dije sintiendo sed en el momento en que mencionó la botella de agua.

Oí unos pasos, pero no les presté atención pensando que se trataba de algún otro competidor que iba a cambiarse. Hasta que reconocí la voz de Conn, despotricando contra la gente que lo había retenido un buen rato y con el médico que no estaba donde tenía que estar. Sin embargo entró con un hombretón a quien nadie llamaría precisamente "médico". De hecho era muy probable que lo único que hubiera hecho aquel tipo era un cursillo de primeros auxilios.
Sin embargo, en vez de decir nada, Conn se detuvo en seco y se quedó mirando a Adeline con los ojos entrecerrados.
-Tú eres la de...-empezó a decir, pero se calló al recordar algo.-La suplente de la chica del cartel, ¿no?
Apreté los labios para no reírme. El presunto médico miraba a uno y a otro, deteniéndose durante más tiempo en Adeline que en Conn.
Luego, la ira de mi entrenador recayó sobre mi persona.
-¿Te parece un buen momento para ligotear, Mishka? Y tú, rubia, ¿tienes algún fetiche con los perdedores o qué?
Perdedor me había dicho. ¿Dónde quedaba lo de "lo importante es participar? Ah, sí, en el colegio...
-No es lo que...
-No es lo que parece, claro. Escucha lo que te voy a decir, Mishka. Nunca dejes que una mujer se acueste contigo por pena.
-Es mi amiga, Conn. Ya vale...
Yo estaba entre incrédulo y avergonzado. No me atrevía a mirar a Adeline así que mi mirada se desplazó al médico que parecía necesitar urgentemente...una hostia bien dada. Si me iba a suturar las heridas mientras miraba a Adeline, mal íbamos.
-Bueno, ¿este es el médico de la federación? -pregunté con intención de cambiar de tema.
-Jejejejeje...
Esa fue la respuesta del médico de la federación de retrasados mentales.
-Yo me largo -murmuré poniéndome en pie, mucho menos mareado que la anterior vez que intenté levantarme. Dirigí a Adeline una mirada significativa para que se viniera conmigo y cogí mi mochila.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Mar Abr 29, 2014 1:39 pm

Un desastre juntos si que eran pero... ¿y lo feliz que eran así?. Desde que se habían conocido parecía que el auténtico caos les perseguía, hasta la mala suerte diría yo. Los demonios en la casa de Rory, la aparición de Aileen, Charlie, Synister, (¿Porqué no podrían encontrarse con un dulce Angelito?), lo mas leve fue cuando los echaron a patadas en aquel bar de tipos duros en el que terminaron ebrios. Pero a pesar de todas esas dificultades se sentía bien a su lado  y no era capaz de ver nada malo en ello.

- No, no hacemos mal equipo, pero hace mucho que no hacemos cosas mundanas, o si lo hacemos siempre terminan de una forma un poco...  anormal. -Esbozó una sonrisa, encogiéndose de hombros. - Creo que después de esto, cuando te recuperes y tal podríamos intentar hacer algo, un cine, que nunca he ido. Con sus palomitas y su refresco.  Yo te invito. - Que menos que invitarle después de todo, además, se acercaba una fecha señalada para ella. No importaba que fuese una nephilim, su cumpleaños le importaba mucho, en si día a día había que celebrar que seguía con vida y cumplir años era una bendición.

El momento de su sonrojo fue el que trató que pasara lo más rápido posible, porque ella misma no quería asimilar ese hecho que rara vez le ocurría, las mismas veces en la que algo se encendía en su interior, algo de lo que siempre solía huir.

- Hecho, pero no te salgas de las líneas, ¿eh?. - Estaban volviendo a desvariar, pero daba igual, ya era una cosa muy común entre los dos. Dejó de inspeccionar sus manos cuando la idea de beber agua fría le vendría la mar de bien, así que Adeline se iba a poner en pie a la misma vez que escuchaba que alguien se acercaba.

No supo el por qué, pero la nefilim se puso algo nerviosa y no precisamente porque pensase que fuese Synister, no lo creía posible. Sino porque de pronto se sintió como el típico amante que debía esconderse en el armario antes de que llegase el marido. No fue así, no exactamente, quienes atravesó la puerta del vestuario era Conn con un tipo grande y robusto que durante varios segundos solo existió el silencio y lo único que se movían eran los cuatro pares de ojos que había en la estancia.

El entrenador de Mishka fue el que rompió el silencio dirigiéndose a la nephilim habiendose acordado de ella, al final se le quedó lo de la suplente de la chica del cartel.
Incomoda, la chica se cruzó de brazos ante tanta mirada indiscreta, sobretodo la del mastodonte aquel, que si se trataba del medico temía por la seguridad de su amigo.

Prefirió no decir palabra, por lo que Conn prestó su atención a Mishka para regañarle por estar "ligando", pero eso de que la acusara de tener algún fetiche con perdedores la tensó y la hizo fruncir el ceño, muy molesta.
Mishka quiso excusarse con lo típico pero apenas lo dejó hablar, Conn siguió  haciendo comentarios muy incómodos e insultantes, no solo para ella, sino para el subterráneo.

- Pues si lo han hecho contigo tuvieron que sentir una pena colosal. Tanta que ese sacrificio las habría convertido en mártires. - Dijo visiblemente enfadada. - Ya te ha dicho que somos amigos. Deberías tenerle más respeto, es él el que lucha ahí arriba, recibiendo y propinando golpes. Y lo de esta noche no ha debido ser fácil para él como para que tú lo llames perdedor con tanto desprecio. Y te recuerdo que si él pierde, tu también.

Por fin se cayó la boca, pero sentía como la sangre le hervía y eso podía reflejarse en todo su cuerpo en tensión y en el modo de mirar a Conn a los ojos ignorando como el baboso del "medico" le dedicaba miradas lascivas.

- ¿Y esta?, ¿de que polígono ha salido?. Anda niñata, lárgate a pasear el cartel de la powerball que esto te viene muy grande. - Dijo sin haber escuchado sus palabras, sin haber echado cuenta a lo que Adeline había dicho, tratándola de lo que siempre había odiado, como una niña. En esos instantes deseaba que de pronto se materializara algún subterráneo y se lo llevar bien lejos... ¿y era a esta clase de gente a la que debía proteger de todos ellos?.

Mishka se quería marchar de allí, por la situación que se había creado y de la que Adeline había sido responsable también. Se sentía mal porque le estaba complicando las cosas a su amigo pero no pudo evitarlo, sintió la gran necesidad de defenderlo. Ahora... ahora ella estaba rabiando, sus puños estaban tan cerrados que hasta le dolían los pálidos nudillos.

- No, quédate. Necesitas que te miren las heridas. - dijo tratando de que su voz no sonara con demasiada frialdad ante la ira que estaba revolviendo sus entrañas. Lo guió para que volviera a sentarse y se apartó varios pasos hacia atrás para que el médico hiciera su trabajo. Sus ojos se volvieron hacia Conn con esa misma ira, pero contenida. Solo esperaba que no volviera a abrir la boca contra ella porque preveía que ella misma iba a terminar no solo fuera del vestuario, sino fuera del local esperando a que saliese Mishka.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Jue Mayo 01, 2014 11:36 pm

La idea de ir al cine me hizo más ilusión que a un niño pequeño que le propusieran pasar el fin de semana en Disneylandia.
Pero más que el hecho de ir al cine a ver una película, lo que me llevó a aceptar rápidamente fue saber que Adeline nunca había ido. ¿Cómo era eso posible?
-¿De verdad que no has ido al cine? ¿Nunca? Qué raros sois los nefilim...-negué con la cabeza suavemente.- En fin...acepto. Mientras no veamos una película lacrimógena o romántica.
Recordaba vagamente que a Adeline no le gustaban las películas ñoñas, aunque no ubicaba cuando me había dicho eso...

Que lástima que nuestro proyectos inmediatos, como ir al cine, y nuestro proyectos de futuro, como pintar y colorear en la calle, se vieran interrumpidos por la aparición de Conn y su heavy-médico. El caso es que yo estaba acostumbrado a los comentarios hirientes. No por Conn, sino por mi padre. Con lo cual no solía dar mayor importancia a las malas palabras de mi actual entrenador. Pero al no responder yo, fui Adeline la que intercedió por mí.
Yo la miré alarmado, pero también agradecido y de pronto, también un poco avergonzado porque tuviera que ser ella la que se defendiera de mi entrenador.
-Adel...-coloqué una mano sobre su hombro, como para tranquilizarla. Me daba cuenta de que se había alterado bastante y no quería que se sintiera así. Más aún cuando sabía cómo iba a ser la respuesta de Conn, cómo si lo conociera de toda la vida...

Tal y como lo había imaginado, el viejo ni se dio por ofendido y, como solía hacer cuando le llevaban la contraria, mandó a Adeline lejos de su vista. Y aquello si que no lo pensaba tolerar. Nos íbamos los dos,  y punto.
Pero fue la nefilim la que me pidió que me quedara. Se debía preocupar bastante por mí como para decidir aguantar a Conn y al "médico" un rato más.
Me senté de nuevo en la banca, guiado por ella, y dejé la mochila a mis pies. La vi alejarse pero me estiré un poco para tomar su mano y atraerla junto a mí. Aún a riesgo de que al médico se le fuera la vista hacia Adeline y me cerrara mal las heridas...prefería tenerla a ella a mi lado. Además, estaba tensa, y temía que entre ella y Conn empezaran a volar objetos.

No la miré a ella directamente, sino que miré al frente para que el médico empezara a desinfectarme la brecha que tenía encima de la ceja. Pero al notar que Adeline tenía la mano cerrada en un puño por la rabia contenida, la acaricié suavemente y la abrí para entrelazar mi mano con la suya. "Gracias", quería decir aquel gesto. No me lo tomé como nada extraño ni que se pudiera sacar de contexto hasta que me sentí observado y vi que la mirada de Conn estaba clavada en nosotros.
Soltó un bufido, negó con la cabeza, sacó el móvil del bolsillo y se dio la vuelta.
-Me embriaga el romanticismo...-dijo en tono cortante justo antes de salir del vestuario, con el móvil pegado a la oreja.
Busqué con la mirada a Adeline, ya que no podía mover la cabeza porque el médico me estaba colocando puntos de pegar en la herida. Cuando encontré su mirada tuve que contener la risa, que quedó en una mueca de lo más cómica.
Aún así, aparté la mano algo cohibido.
-¿Ves? Por eso no hay que tomar muy en serio a Conn -le dije, aunque tuve que dejar de hablar cuando el médico zarrapastroso empezó a curarme el corte de encima del labio. Resultaba que a pesar de su apariencia descuidada (por decirlo de buenas) y de pervertido (esto no era apariencia, era un hecho), se había concentrado bastante cuando había comenzado a tratarme las heridas.

Cuando acabó con eso y se dispuso a tirar las gasas en la basura, pude por fin volver a hablar.
-En realidad...deberías irte ya o te meterás en líos con...tu familia -rectifiqué, porque familia sonaba mucho más mundando que decir: "los otros nefilim". -Yo estoy bien, ya ves...Puedo llegar a casa solo. Con estas pintas no me molestarán ni los vam...bandidos.
¡Bandidos! Qué rapidez mental. Agaché la cabeza y reí por lo bajo.


Última edición por Mishka Henrik el Mar Mayo 06, 2014 1:25 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Lun Mayo 05, 2014 1:18 pm

Los ojos de la chica se volcaron con pesadez al oírle decir que los nephilims eran raros, ya, claro que si, porque él es muy normal, ¿verdad?. Luchar contra demonios menores con sartén y escoba en mano en vez de uñas y dientes. Ni siquiera como mundano era normal, que se subía a un ring para pegarse.

- Y si he ido fue durante el poco tiempo que estuve con... mi madre y abuelo. "Buscando a Nemo" creo que se llamaba... - No se atrevía a nombrar que junto a ella también estaba su hermana, la cual también había asistido a todas esas actividades mundanas que disfrutaba junto a su familia materna. Aquella película que nombró fue la única que había visto en el cine, no porque su madre no quisiera, ella anhelaba tener una vida normal junto a sus hijas pero las dos pequeñas no pertenecían a su mismo mundo, así que pasaban demasiado tiempo en Idris.

- Quita... quita... esas películas ñoñas  y empalagosas no son lo mío... creo que ya te lo dije... - hizo una breve pausa pensando cuando. - En alguna ocasión... - desistió, la noche de borrachera hizo mella en su memoria.

Lo que sucedió después fue una serie de sablazos verbales que casi hicieron a la nephilim reventar de la ira. Cuando no se trataba de un miembro de La Clave podía llegar a ser muy inconsciente y osada sin pensar en las consecuencias. Aquellas que viniendo de un mundano le importaba muy poco pero porque no caía en ese momento en que podría influir mucho en Mishka, perjudicándolo.

Conn tuvo suerte de que Adeline sintiese la mano de su amigo sobre su hombro y nombrarla con suavidad para calmarla, pero eso no quitaba que todo su cuerpo estuviese en tensión y más aun cuando escuchaba las palabras despectivas de un misero mundano al que técnicamente tenía la obligación de proteger. La vida de un nephilims... era muy dura.

La nephilim retrocedió sus propios pasos cuando Mishka le dio un pequeño jalón para que pudiera estar a su lado mientras aquel medico extraño le trataba las heridas. Ella accedió aunque en un principio algo inquieta por lo que los dos mundanos pudieran decir o hacer, pero no pasó nada, solo hubo silencio. Para sorpresa de Adeline, y seguramente del propio Mishka, aquel médico se había concentrado en su trabajo, la nephilim se aseguraba quedándose fijamente mirando a como limpiaba su herida y la suturaba así de paso evitar echar una mirada envenenada a Conn. El gesto de su amigo de abrir su tensa mano para estrechársela la tomó por sorpresa, así que lo miró, pero los ojos de este estaban clavados al frente para no hacer ningún gesto con la cara que dificultara al médico.

Adeline apretó un poco mas su mano mostrándole una reacción justo en el mismo momento que Conn les ofrecía otro de sus "simpáticos" comentarios alegando cierto romanticismo en ese gesto. La mirada que Mishka le dedicó no fue mas graciosa que la de ella, pues la muchacha parecía una estatua de lo quieta que estaba. Solo sus labios y ojos tuvieron algo de movimiento unos por tensarse y otros por abrirse de par en par. Lo mas gracioso es que a la par de su amigo retiraron la mano rápidamente, ¿con pudor tal vez?, ¿apuro?, ¿porque motivo?.

La marcha de Conn fue como una bocanada de aire puro, al menos ya no había riesgo de que la muchacha se le subiese a la chepa y le diese de ostias o directamente le rompiera el cuello, una idea bastante macabra que reflejaba su problema de contenerse demasiado en el instituto. Pero no, no, no, de ninguna manera sería capaz de hacer tal cosa ni con Conn... creo.

- Ah... si, si, ya veo. - respondió sin saber muy bien lo que dijo Mishka sobre su entrenador, había estado algo ocupada pensando en aquel siniestro e imaginativo plan.
El hombretón había acabado de curar las heridas de su amigo por lo que ya tenía vía libre de echar un vistazo al panorama por lo que no se cortaba mucho en escanear el cuerpo de la muchacha de arriba abajo mientras los dos amigos hablaban. La cara de Adeline se expresaba como la de un niño cuando tiene que volver a casa, le había parecido poco el tiempo que pasaron y mas después del incidente ocurrido pero lo mismo Mishka necesitaba descansar.

- Deja que te acompañe. No te preocupes por mi familia, ya sabes que no les suelo hacer mucho caso. - se resistió a la idea de dejarlo marchar en solitario. Sabía que no pasaría nada, el demonio seguramente se habría marchado pero Adeline no quería correr riesgos. Además, no quería que  se marchara escuchando algún abucheo de algún imbécil que se haya quedado ahí para esperarle para hacerle sentir mal, porque los había con muy mala sangre.

De pronto miró rápidamente hacia atrás para poder coger al pervertido en pleno acto de mirada indiscreta mientras disimulaba recogiendo las gasas y demás utensilios médicos. Adeline tiró con suavidad del brazo de Mishka para ayudarlo a levantarse en el caso que hiciera falta y guiarlo hacia la salida del vestuario no sin antes mirar al médico.

- Gracias por su asistencia...  - dijo intentando que su mirada fuese lo mas amistosa posible pero no fue capaz, fue algo fría y también incomoda porque no le gustaba nada como la miraba. - pero por favor... hágase una cuenta en "Perfect Match".- no era mal consejo, ese hombre necesitaba una mujer para calmar aquel apetito lascivo que tenía, y si no tenía mucho tiempo siempre podría ir a esos locales nocturnos donde lo relajaban en "cuerpo y mente".

En fin cuando salieron del vestuario ocurrió lo que se imaginaba, apenas había gente allí, solo unos cuantos que se estaban peleando entre ellos por alguna disputa que le traía sin cuidado y aquellos imbéciles que lanzaron pullas hirientes a Mishka.
- ¡Ahí sale el perdedor!, ¡maldito seas! - Gritó uno  alzando el puño con frustración y acercándose a ellos pero no les impedían el paso, uno bastante acelerado pues  Adeline ahora agarraba con mas fuerza el brazo de Mishka para salir de allí lo más rápido posible porque estaba luchando por no abrir su boca de buzón y soltar una de sus perlas.

- ¡El dinero que me has costado, payaso!. - Dijo otro con una pinta bastante amenazadora pues estaba colérico.
- ¡Pues trabaja, vago de...- Saltó de pronto Adeline que trató de callarse a tiempo antes de soltarle el final de la frase, un final que el tipo ya había adivinado en vista de la mirada que le echó a la pareja que ya habían logrado salir de la puerta aunque la muchacha no paraba de mirar hacia atrás por si venían a por ellos.

- ¡Ahgg!, lo siento, lo siento. - Se disculpó apresuradamente dirigiéndose hacia donde había dejado su moto, como solía hacer a una manzana de allí. - ¿Ves?, es que no me aguanto, abro la boca y te meto en líos. O directamente con actos, primero con ese demonio, luego con Conn, ahora con estos energúmenos... y quien sabe si ese medico la próxima vez que te trate, te saca un ojo. - seguramente exageró pero se sentía frustrada por dejarse llevar tanto, tenía tanta rabia contenida que le salía a borbotones.

Cuando llegaron a su moto éste vio que se trataba de una Yamaha Star Bolt negra y verde, lo único que la riqueza que ambos habían ganado en las apuestas. Fue un milagro que el casco estuviese allí enganchado en la rueda con la cadena anti-robo. Soltó por fin el brazo de su amigo y sacó las llaves para abrir la cerradura, tomando y colocando el casco bajo el brazo y miró a Mishka.

- No tiene mucho tiempo, así que podría venderla para recuperar parte del dinero. Aunque se que me vas a decir que no pero no puedo olvidar tu grito al pensar en todo lo que se ha perdido.- Además, la nephilim podría coger prestado algún otro vehículo ya fuese de su padre o algún compañero mientras, la moto... fue un bien necesario pero... como se pudo ver, bien pudo haberse gastado menos, aquello fue un gran capricho ya que aun no podía independizarse aunque quisiera.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Mayo 06, 2014 1:22 am

De todas las películas que podría haber dicho de Disney...bueno, al menos era relativamente reciente. También es que ella era más pequeña que yo, a mi Buscando a Nemo me había pillado más mayor. Y aún así había ido al cine a verla, claro. Es lo que tenía tener una hermana adicta a Disney a pesar de ser la mayor (y con diferencia).
-Mejor una película de dibujos que una moñas -añadí cuando me dio la razón en lo de evitar el género romántico o estupicomedia romántica.

Después de acordar lo del cine para un futuro cercano, y del momento incómodo que siguió a la intervención de Conn...no quedaba mucho más que hacer que dejarme enmendar las heridas y mandar a Adeline a casa, porque me sabía mal que estuviera allí...aguantando.
Pero ella dijo que quería quedarse y, para qué negarlo, yo tampoco es que yo insistiera mucho más en que se marchara. Aunque tendría que haberlo hecho, así al menos no habría tenido que aguantar la vergüenza que pasaría después, con ella delante.

Me puse la sudadera y cogí mi mochila. Ni me molesté en cambiarme los pantalones. Tal vez ese fue el error. Si no fuera por los pantalones cortos con los colores de mi país, ni siquiera me habrían reconocido. Pero la tela de los pantalones de boxeo era, cuanto menos, llamativa.
Así que aunque reí con la pulla que le soltó Adeline al médico, al que finalmente le tuve que dar las gracias, mi risa se detuvo en seco cuando unos cuantos rostros empezaron a dirigirme miradas hostiles. Cualquier diría que les había costado su dinero...Eh, bueno, en realidad había sido así...

Agaché la cabeza, como si así fuera a pasar desapercibido, pero las críticas seguían lloviendo. Cuando Adeline respondió a uno de los tipos, la miré alarmado, pensando que nos íbamos a buscar una pelea. Le dirigí una mirada de advertencia al tío para que no se atreviera a acercarse un paso. Podía haber perdido el combate, pero eso no quitaba que pudiera con él.
Cuando al final logramos salir de allí, me sentí enormemente aliviado.
No había visto a Conn en todo el camino, debía de haber recibido una llamada de alguno de sus colegas que estaban por allí y había ido a saludarlos. A saber. Yo no pensaba avisarle de que me iba, que me buscara, si es que lo hacía.
-Anda, deja de disculparte. Otras veces soy yo el que mete la pata...Estamos más o menos igualados. Y lo que falta para que estemos iguales ya lo compensarás con el cine. Relájate, pinypon.
El que debería estar enfadado era yo, pero lo cierto es que me encontraba en un estado de calma muy extraña. El "post-paliza" que lo llaman. No tienes energías ni para enfadarte.
-Y a los tíos esos...ni caso.

Me detuve cuando llegamos hasta la moto, apreciando que la había cambiado por una mucho mejor. Se me escapó una exclamación de sorpresa y admiración.
-Sí que tienes buen gusto -le dije y me apresuré a negar con la cabeza cuando dijo que podía devolverla. -Ni se te ocurra venderla. Es tu dinero el que has usado para comprarte la moto. Mi grito fue porque...estaba trastocado de los golpes, no le des más vueltas...No es para tanto...
Me encogí de hombros, tratando de no pensar en el viaje fallido a Ucrania.
-En serio...no la vendas o me enfadaré. -Aparté la mirada. No, no sueltes la estupidez que se te acaba de pasar por la cabeza.- Y soplaré y soplaré y tu casa destruiré...
Merecía que me atropellara en ese momento.
-No sé qué es peor, si llegar así a casa, o llegar borracho -dije mientras me sentaba en la parte de atrás de la moto. -Listo.

No tardamos mucho en llegar, pero el viaje se me hizo bastante largo. Y es que la cabeza no dejaba de darme vueltas, además de que el aire en la cara hacía que me escociera más las heridas. No obstante no me quejé ni di muestras de malestar cuando estuvimos al fin junto al edificio.
Me bajé. Aquello me recordó a la vez que Adeline me dejó en casa después de haber estado en la cafetería. Y antes de eso, habernos enfrentado contra una vampiresa. O algo así.
-Gracias por traerme y...eh...¿por qué no subes un rato? -le pregunté un tanto inseguro, por eso de que se podía meter en líos. Incluso yo mismo le había sugerido antes que lo mejor es que se marchara ya pero...Vale, sí, estaba siendo algo egoísta.
-Podemos asaltar la cocina...-"Con alevosía y nocturnidad", me habría gustado decir, pero aquellas palabras no me salían en inglés. -Y si además hay dulces de los que hace Rory, te aseguro que cualquier castigo que te pongan compensará y todo...


Última edición por Mishka Henrik el Jue Mayo 08, 2014 2:45 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Jue Mayo 08, 2014 1:21 pm

Lo había mirado de reojo con las cejas bien alzadas ante su preferencia de ver una película de dibujos animados antes que una romántica, finalmente sonrió con gracia y negó con la cabeza. No quería ver una película de dibujitos y mucho menos una ñoña, ya verían lo que ofrecía la cartelera. Tenía ganas de ver alguna que te hiciera pensar sobre las consecuencias de tus propios actos, alguna que te hiciera sentir ya fuese lástima, miedo o alegría, cualquier cosa que la hiciera olvidar que era una nephilim.

En realidad ya lo estaba llevando a cabo, ¿no?, eso de vivir más como una mundana que como una cazadora junto a Mishka. Hacía meses que no se sentía así, justo desde que viajó a Londres a ver a su madre donde sentía que volvía al pasado con el único cambio de que su hermana no estaba. A veces solía soñar despierta justificando que Susan no estaba a su lado porque estaba de misión en algún otro lugar.

Si, tenía serios problemas. No era capaz de aceptar su propia realidad ni siquiera sus propios sentimientos pero eso último era responsabilidad de su padre que siempre le recordaba que las emociones eran un gran impedimento para llevar a cabo sus objetivos.

Una corriente de aire que actuó como bofetada la despertó de esos pensamientos y la hizo darse cuenta que estaban llegando a donde dejó su moto. Se volvió rápidamente a Mish cuando le habó esperando que en esos momentos de trance no hubiera abierto la boca porque de ser así no se había enterado de nada.

- Y con las palomitas, que ahora también las hacen embadurnadas con miel... mmmmmmm - Asintió con la cabeza para luego dar un resoplido. - Pinypon... ya no se cual es peor, ese o "patito". Dime tú como voy a intimidar con esta clase de motes, (y con este tamaño)- se rió deteniéndose ya delante de aquella hermosa moto que se veía de lejos que era nueva de lo reluciente que la tenía.


- Que mal se te da mentir. ¿Te lo han dicho alguna vez? - sabía que le había afectado la perdida de dinero pero si quería disimular, al menos que lo hiciera en condiciones. ¿Qué excusa era esa de que ese grito fue a causa de los golpes?, pero está bien, no hablaría más del tema porque la moto no se vendería. Adeline escondió dentro de su ser cierto regocijo por ello.

- Buenos pulmones tendrías que tener para eso. - dijo tomándose aquello como lo que era, una broma, pero desconociendo totalmente a que venía eso, la muchacha tampoco había conocido el cuento del lobo y los tres cerditos.

Ella se montó en la moto y arrancó pensando en lo último que había dicho su amigo. ¿Con el cerebro diluido por golpes o por el alcohol?. Adel prefería que fuese por el alcohol porque obviamente aun se sentía mal por Mishka, le habían destrozado y haberlo visto así había sido como si le abalizaran a ella, no en cuerpo pero si en alma.

Cuando le indicó que estaba listo aceleró con velocidad y fue adelantando el resto de vehículos que hubiera por delante. La muchacha era un poco temeraria a la hora de conducir pero no había porque preocuparse porque controlaba, era lo único que podía mantener bajo control en su vida. Al dejarlo en frente de su casa ni siquiera se quitó el casco al pensar que se despedían hasta la próxima vez que se viesen pero la proposición de Mishka la sorprendió.  No sabía que hacer, se lo quedó mirando apretando los labios con incertidumbre. Llegar tarde tampoco le ocasionaría ningún tipo de problema ya que siempre podía excusarse con que estuvo de caza pero  le daba lástima por él que necesitaba descanso.

- Que tentador... - Comentó con una sonrisa para dar mas tiempo a pensárselo aunque su inconsciente hacía rato que lo había hecho. -  Bueno vale, una no puede resistirse a unos dulces. - No pasa nada por ser egoísta un ratito más, además... la excusa de subir por los dulces era sublime para maquillar la pura realidad que hasta para si misma ella quería ocultar.

- Hablando de compensar, tendré que compensarle a Rory por esto y por la noche en la que me quedé cuando lo de... ya sabes. - hizo seña con la mano haciendo como la que bebe recordándole la borrachera que cogieron con el tequila. - Encima no la veo desde el ataque de esos demonios menores... ¿No me traerás en secreto, no?. - Le preguntó con la cara tan severa que parecía que lo decía en serio cosa que hizo a drede para esperar la reacción de Mishka. - ¿Te avergüenzo?, ¿me ocultas por algo?. - y ya no pudo aguantar más y rió mientras se retiraba el casco volviéndolo a enganchar en la cadena anti-robo.

- Relájate solo bromeaba. -se acercó al portal en espera a que Mishka abriese. - Lo que si tengo es sed , oh... y tú debes tener aun mas. No pude llevarte el agua porque llegó Conn con ese médico. - lo miró de reojo arrepentida subiendo las escaleras guiada por su amigo - La próxima puedes preparar tú algo en vez de Rory, no se te dará bien la repostería pero creo recordar que la cocina no se te daba del todo mal- alzó las cejas un par de veces para comprometer a Mishka, le haría mucha gracia verlo cocinar y si era con delantal aun mejor. Tal vez se lo podía pedir para después del cine... al fin y al cabo pronto sería su cumpleaños y ese día se le apetecía pasarlo con él.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Jue Mayo 08, 2014 10:51 pm

Aunque tenía bien claro los motes que yo le había puesto a ella, no sabía de los "otros" motes. Pero cuando mencionó aquel otro, "patito", le dirigí una mirada curiosa. Nada más, lo mejor era no seguir indagando porque con pinypon, mona titi y enana, ya tenía un arsenal demasiado surtido como para además tener llenarlo con más apodos.
En cuanto a lo de que así no iba a intimidar...Bueno, a mi me intimidaba un poco con aquel "disfraz", pero tuve cuidado de no expresar este pensamiento en voz alta.

Asentí, algo resignado, asumiendo que mentir se me daba muy mal. Y me lo habían dicho en muchas ocasiones y muchas personas distintas. Antes podía echar la culpa a mi dominio del idioma, para justificar que tardara tanto en pensar una respuesta (inventar una excusa). Pero ya no podía acudir a ese recurso. Lástima.
-Puedo atrasar los planes que tenía...No es nada de vida o muerte -dije finalmente, esta vez sí, diciendo algo más cercano a la realidad.

No le di mayor importancia al asunto. Cuando llegamos, ya me había olvidado por completo de lo decepcionado que estaba por no poder ir a Ucrania. Sólo estaba cansado, pero no quería despedirme de Adeline tan pronto...
Pensé que si la invitaba a subir y pasábamos un rato charlando tranquilamente, al menos se nos quitaría el mal sabor de boca que había dejado aquella noche. Todavía no eran las doce, todavía podía salvarse el día...aunque aquella cara bonita (ironía) a mi no me la quitara ya nadie hasta que pasara por lo menos un día entero.

El caso es que para mi satisfacción, y un extraño regocijo interno, la nefilim aceptó mi invitación. Sabía yo que el soborno con los dulces de Rory nunca fallaban...
Me reí cuando mencionó el episodio vergonzoso de la borrachera. Por suerte Rory ni siquiera se enteró de cuando llegamos a casa. O al menos eso me dijo. Podía ser que hubiéramos entrado en casa dando gritos y aún así Rory dijera que no había escuchado nada para no hacerme sentir mal...
Sin embargo, lo que dijo después, tan seria, me dejó descolocado.
-¿Qué? ¿En secreto? ¿Por qué? -solté atropelladamente.-N-no, ¡claro que no te oculto! Lo que pasa es que..
Me puse rojo cuando comenzó a reírse. No entendía por qué me había puesto tan nervioso cuando era lógico que Adeline no hablaba en serio. Algo no me cuadraba ahí...Tal vez tuviera que ver las conversaciones que tenía con Rory en las que ella me preguntaba por Adeline, o soltaba pullitas y yo le cambiaba de tema o le soltaba comentarios vagos y evasivos.
Espera...¿por qué hacía eso?
-Bueno, que...seguramente veas hoy a Rory. No creo que esté durmiendo -dije tan normal, intentando pasar por alto mi reacción de antes. Abrí la puerta de la entrada del edificio, escuchando a Adeline mientras caminábamos hacia las escaleras. La vi mirarme de reojo mientras decía que yo debía tener más sed que ella.
-Deja de poner cara de cachorrito arrepentido, anda...-le dije sonriendo. No me gustaba que siguiera sintiéndose mal por lo que me había pasado.

-Y yo creo recordar que tú me debías un filete...-dije evocando recuerdos random de la noche de los chupitos. Lo que no recordaba es cómo habíamos llegado a que Adeline dijera que me iba a preparar unos filetes. Intentaba hacer memoria pero...ni idea. -Se ve que sólo nos acordamos de lo que nos interesa, ¿eh?
Me reí mientras abría la puerta del apartamento y hacía pasar a Adeline la primera.
-Cuando vayamos al cine...te invitaré a cenar luego -le dije retomando el tema. Ya que ella decía que iba a invitar al cine, yo invitaría a la cena.

-¡¿Rory?! -llamé a mi amiga, adentrándome en el salón. Al no recibir respuesta fui a su habitación y encontré la puerta entreabierta y que dentro no había nadie.
Vale, ahora sí, Adeline podía empezar a pensarse algo raro con eso de que "casualmente" no estaba Rory justo cuando yo la invitaba a casa. Pero la verdad es que no nos poníamos de acuerdo ni lo hacíamos a propósito. A mi no me importaba que Rory pasara el rato con nosotros, al contrario. Pero debía haber algún tipo de brujería en eso de que ella no estuviera en casa cuando yo venía con visita (casi nunca).

Volví al salón, y me metí en la cocina, mirando a Adeline de reojo desde la barra americana.
-Pues no, no está. Habrá salido con su novio -dije encogiéndome de hombros.-No eres la única nefilim que se salta los toques de queda.
Sonreí, pero entonces me di cuenta de que había hablado de más.
Le di la espalda rápidamente para ponerme en la tarea de llenar dos vasos de agua. Sabía lo de Rory y Arthur, pero no tenía muy claro si podía ir contando eso por ahí...por eso de que los nefilim y los subterráneos no podían mezclarse mucho, según Adeline.
Pero bueno, al menos no había dicho el nombre del susodicho.

Coloqué los vasos de agua en la barra americana. Podría haberle ofrecido otra bebida más consistente, pero daba la casualidad de que hoy tendría que haber hecho la compra y con la cosa de que peleaba esa noche, al final no había ido.
-Toma, tu agua. Te ofrecería otra bebida pero hoy me tocaba hacer la compra y al final, con Conn metiéndome prisa, no he podido ir a comprar.
Me bebí mi agua de un tirón y tuve que ir a llenarme el vaso por segunda vez. Luego me desplacé por la cocina hasta dar con lo que buscaba. Le mostré a Adeline un plato donde quedaba medio bizcocho, con chocolate por encima...y por dentro. Cien por cien trabajo artesanal de Rory.
-¿A que tengo la mejor compañera de piso del mundo?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Vie Mayo 09, 2014 2:08 pm

Era curioso como siempre intentaban reparar el daño que se había hecho en todos sus encuentros, ya fuesen por culpa de la propia Adeline o por las propias circunstancias. Como cuando se encontraron con Aileen en aquel edificio abandonado creándose una situación desagradable pero que Mishka la arregló llevándola a una cafetería donde todo empezó. No podía decir lo mismo de la tarde que se encontraron con la licántropo de la que tuvo que escapar y no solo de ella, sino también de su amigo al haber perdido el control. Ahora se le presentaba otra oportunidad para compensar la mala noche que habían tenido con la intervención del demonio en las apuestas y consigo... la perdida de todo el dinero.
Pero ahí estaban, no pasaba nada mientras no se perdieran el uno al otro creándose de esa forma un lazo que la nephilim creía inquebrantable y eso la intimidaba muchísimo. No porque lo rechazara sino porque ya no podía pensar en la posibilidad de que eso acabara sin sufrir por ello.

Aparte de todo eso, sentía una gran curiosidad sobre esos planes que decía que tenía y que se había visto obligado a atrasarlos por la perdida de dinero. Sus ojos destapaban esa ansia de conocer pero no sabía si debía o no meterse. Si preguntaba directamente podía parecer que era una maldita y esos asuntos podían ser muy privados. Por otra parte también podría aparentar desinterés si no lo hacía. Malditas sean las relaciones sociales... ¡cual difícil podían llegar a ser!.

- Si necesitaras alguna ayuda respecto a ese asuntillo tuyo, cuenta conmigo. - Encontró la manera perfecta para no meterse de lleno ni mantenerse al margen, aunque hubiera preferido meter las narices hasta el fondo.

La noche comenzó a mejorar ante la divertida reacción nerviosa de Mishka frente a las preguntas de la "ofendida" Adeline que casi le había acusado de avergonzarse de ella porque parecía que evitara que Rory y ella se encontrasen. La fina sonrisa que esbozó la nephilim terminó por ampliarse y reirse con ganas al ver de nuevo esa cara roja y no precisamente de los golpes.

- Vale, vale, solo bromeaba. Aunque el secretismo puede ser morboso yo prefiero... ir con la verdad por delante. - Hizo una pausa porque en sus palabras se notó cierta duda. Ja, se estaba contradiciendo ella misma porque no era capaz de ir de frente con sus propios pensamientos y emociones. - Claro desde luego. - asintió con la cabeza con firmeza para compensar con ese gesto de duda que había tenido segundos antes, no quería que Mishka pensara ahora que era ella la que se apuraba si lo veían con él. Desde luego que las cosas no podían ser mas simples pero que por el miedo todo se complicaba, por lo sencillo que sería ser honesto consigo mismo...

- ¿Filetes?, ¿en serio te dije eso?, pues prepárate para la carne MUY hecha. - levantó las cejas en una expresión la mar de graciosa pues con ella demostraba que iban a salir bien chasmuscados. - En eso te doy toda la razón, tu también eres muy selectivo con lo que te acuerdas. Y lo del cine será una de ellas, no te preocupes. - aceptó justo antes de adentrarse en el salón. No supo el por qué siempre le venía a la memoria el salón destrozado cada vez que venía y esa era ya la segunda vez desde que se limpió el lugar de cualquier esencia demoníaca.

Miró a Mishka de reojo y con recochineo observando como se adentraba por el pasillo en búsqueda de Rory.  ¡Y que casualidad!, ¡no estaba!, ¡sorprendámonos!. Adeline era de las que solía pensar con sospecha y desconfianza pero cuando se trataba de Mishka no solía hacerlo porque ya lo conocía, era alguien incapaz de hacer algo de forma malintencionada, no tenía maldad ninguna como para hacer algo así... ni picardía para hacer algo para estar a solas con ella, espera... ¿y eso era del todo bueno?... ohh... no, dejemos esos pensamientos bien escondidos en algún resquicio de esa cabecita.

Cuando lo vio regresar al salón ella lo esperó y lo miró con los brazos cruzados y con una sonrisilla en los labios como dándose la razón de que la ocultaba aunque se sabía que estaba bromeando, solo era para burlarse sanamente de su amigo.
Pero algo pasó, Mishka habló mas de la cuenta dando una información que la nephilim desconocía, no es que le extrañase que Rory tuviese pareja, sino que esa pareja fuese... ¿cazador de sombras?.

Se percató de lo rápido que el subterráneo esquivaba su mirada y hasta cualquier riesgo de contacto visual dándole la espalda. Adeline sabía se arrepintió de haber dado esa información por sus gestos esquivos y como dejaba los vasos de agua sobre la barra sin mirarle a la cara. ¿Y ahora qué?. ¿Hacerle pasar un poco mas de mal rato preguntándole o dejarlo pasar?. No tenía porque hacérselo pasar mal... solo... podrían hablar sobre ello, nada mas.

- El agua está bien, gracias. - Tomó el vaso de agua y también se lo bebió del tirón. Se lo volvió a ofrecer para que se lo llenara otra vez. Entonces vio aquella obra maestra, sus papilas gustativas ya estaban pegando saltos al ver el delicioso biscocho de chocolate.

- Oh vaya, y tanto que lo es. Y si no fuese porque la he visto una vez pensaría que te la has inventado. - Puso cara sapo para no reír y cogió un cuchillo cercano para cortarse un trozo habiéndole pedido con una mirada permiso para ello y le dio un tremendo bocado quedándosele algunas miguitas y resto de chocolate alrededor de los labios. Así, a lo guarro cualquier dulce sabía mejor, pero aun así, con un gesto de la mano le pidió una servilleta.

- Mmmmmmm, si ya de por si está rico con nata montada aun mas.- Se relamió los labios partiendo otro trocito del biscocho para él. - Y bueno... así que el novio de Rory es nephilim, ¿mmm?. - dio otro bocado al bizcocho, era pequeñita si, pero ya solo le quedaba un bocado para acabárselo. Se mostraba natural y ansiosa  sin importarle la imagen que podría darle a Mishka, eso demostraba la confianza que tenía frente a él. -

- "Me sorprende pero no me impacta", como suele decir uno de mis compañeros. Desde los acuerdos y quien sabe si antes, se han visto muchas relaciones entre nephilims y subterráneos. Conozco de una nephilim que tiene una relación con un vam... un vampiro, por ejemplo. - logró nombrar a esos chupasangres sin atragantarse. - En teoría se debería evitar porque esta mal visto, pero si no te importa lo que opinen los demás... adelante. - se encoge de hombros. - Mientras no te cases... no pasa nada. - Miró a Mishka para hacer énfasis en la información que le iba a dar. - Por si Rory no lo sabe,  pero si esa relación se formaliza con el matrimonio, su pareja perderá todas sus runas y consigo la condición de Cazador de Sombras convirtiéndose en un mundano.
¿Pero quien quiere casarse?.
- volvió a encogerse de hombros y sonreír, no creía en el matrimonio y mucho menos después que sus padres nunca se casaran por esa prohibición que hubiera despojado a su padre de sus poderes pero de haberlo hecho su vida hubiera sido muy distinta. Jamás habría sido nephilim y su hermana estaría viva... No era del todo malo si servía para separarse de aquella mística y celestial misión en la que se vio envuelta desde que nació. Sin embargo, había aprendido a valorar ciertas ventajas de ser cazadora de sombras.

- ¿Que piensas de esto, Mishka?. - se cruzó de brazos sobre la barra americana para apoyarse mas cómodamente y mirarle a los ojos aun manteniendo en el plato su último trozo de bizcocho. No supo porqué quiso conocer su opinión, ni tampoco el porqué sentirse nerviosa por conocerla.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Vie Mayo 09, 2014 7:24 pm

Le sonreí, agradecido. A pesar de que Adeline no podía ayudarme en lo de ir a Ucrania, aquel mero ofrecimiento me animó mucho. Por una vez dejé de ser tan reservado como solía ser siempre y decidí saciar esa curiosidad que podía ver en sus ojos.
-Si pudieras hacer que me colara en un avión como tú te colaste en el pub aquel...-reí, lógicamente sabía que eso no era posible. - Tenía pensado ir a Ucrania a ver a mi familia. Me preocupan un poco...
Con todo el asunto de la inminente guerra, me acordaba más que nunca de mi madre, mi hermana, incluso de mi padre.

Ya en casa, lejos del ambiente nocturno de los combates de boxeo, estaba más relajado que antes. Sobre todo, porque quería pensar que ya nos habíamos librado de aquel demonio, aún sabiendo que para estos era muy sencillo desplazarse. No pensé más en ello, porque de ser así, tendría que pasarme el resto de mi vida con miedo a encontrármelo de nuevo.

En lugar de eso, la situación fue tomando otro rumbo más...gracioso. Primero, por eso que había dicho Adeline de que el secretismo siempre era más morboso. Después, porque resultó que Rory no estaba en casa y aquello sólo hacía dar la razón a las ideas absurdas de Adeline. Y por último, porque yo había metido la pata de mala manera al soltar, así como así, que el novio de Rory era nephilim.
-No veo qué beneficio podría sacar de inventarme que tengo compañera de piso -dije riéndome por la combinación entre el comentario de Adeline y su cara de sapo. Adorable.

Pensé que usar el bizcocho como arma de distracción había sido una buena idea...Pero había subestimado el espíritu cotilla de Adel, que en cuanto se hizo un silencio aprovechó la oportunidad para volver a sacar el tema. Esta vez, por lo menos, no abrí la boca, por si la liaba más, y la dejé hablar a ella. Me contó lo que ya me había dicho antes, que la relación entre nefilim y subterráneo no estaba bien vista. Lo que no sabía era lo del matrimonio, expresando mi sorpresa alzando ambas cejas (la derecha un poco menos porque la tenía partida). Tampoco es que fuera una gran sorpresa, pero era la primera vez que me lo confirmaban. A decir verdad, nunca se había llegado a hablar que Arthur y Rory se casaran con lo cual...
Y me preguntaba a mí que qué pensaba. Aparté la mirada y me encogí de hombros.
-¿Del matrimonio o de que nefilims y subterráneos no se puedan casar? -pregunté cogiendo un trozo de bizcocho y dándole por primera vez un bocado. Ummm...qué buena era Rory.
-Antes creía en el matrimonio, pero supongo que los sermones semanales de la iglesia tenían algo que ver. Cuando te repiten una cosa tres mil veces, terminas por creerla. Me suena que ya sabes algo de mi pasado "religioso"...
Maldito tequila, que te suelta la lengua.
-No sé...dejando de lado lo del matrimonio...No entiendo por qué tiene que estar mal visto que un nefilim tenga una relación con un subterráneo. Ya lo hemos hablado alguna vez...hay gente mala y hay gente buena en los dos "bandos". Y de todos modos no soy el más adecuado para hablar de eso...
Le di otro bocado al bizcocho y me tomé mi tiempo en masticar. Estaba pisando territorio peligroso...
-Eh, pero no me extraña que te liaras con ese tío aunque te cayera mal. Si os dejan que sólo os mezcléis entre nefilims las posibilidades de ligoteo se reducen mucho...
Esta vez me tocó a mí poner cara de sapo. Como quién no quería la cosa, todos los trapos sucios que fuimos desvelando la noche de los chupitos de tequila, iban saliendo...
Corté otro trozo de bizcocho pero en vez de comérmelo yo se lo metí en la boca a Adel para que no pudiera replicarme.
-Aunque seguro que esta noche has ligado un montón -me reí por lo bajo, queriendo recordar, al menos, la parte divertida de la noche, que había sido el no reconocer a Adeline por ir vestida de aquella manera. Y aunque quería que aquel comentario sonara como una broma, me sorprendí al darme cuenta de mi interés por conocer la respuesta y mi cabecita que por sí sóla empezó a elucubrar: "Seguro que no les ha hecho ni el más mínimo caso a los cabezahueca que había allí..."
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Sáb Mayo 10, 2014 4:24 pm

Hasta ahora no había caído en ningún momento en la posibilidad de que Mishka quisiera ver a su familia, también debía echarles de menos al igual que ella a su madre y abuelo. Irremediablemente se mordió el labio, creyó dar la imagen de que no le importaba mucho lo que sentía  Mishka respecto a su vida mundana, convirtiéndola así en una insensible (otra vez) cuando en realidad lo envidiaba por seguir por ese rumbo. A lo mejor no le echaba cuenta por eso mismo, para no pensar en lo que había perdido o lo que es peor, no podía tomar aunque lo tuviera.

- Eso tiene solución, con lo que ganemos la próxima vez harás ese viaje. No te preocupes, seguro que están bien. - Le sonrió ignorante de lo que estaba sucediendo en el mundo, no veía las noticias mundanas por lo que  estaba totalmente desinformada.

Una vez dentro y hablando sobre la ausencia de Rory en la que Adeline no perdió la oportunidad de burlarse de su amigo, él le replicó de tal modo que la nephilim no pudo contraatacar pues tenía toda la razón del mundo, así que solo se rió sin desviar los ojos de los suyos.

La conversación se volvía algo delicada, habían hablado de esas cosas anteriormente pero... ya no era lo mismo. No estaba muy de acuerdo en una de las cosas que dijo, eso de que cuando se repite cientos de veces algo te lo terminas por creer. La Clave le había inculcado desde muy pequeña y también después de su perdida que la ascensión era necesaria y que toda muerte se veía compensada con el nacimiento de otros nephilims. Supuso que antes pudo creerlo pero una vez que sufres por ello esa fe se rompe.

- Si, de monaguillo. Bien podrías traerte de paso de Ucrania algún álbum de fotos. -sonrió mientras disfrutaba del bizcocho. - Ya sabes lo que dicen, "mas vale una imagen que mil palabras".- Alzó ambas cejas y su sonrisa se rompió en una pequeña carcajada.

- Yo tampoco lo entiendo, lo del matrimonio es lo de menos. Con los acuerdos se debería afianzar esa alianza con la aceptación de  estrechas amistades o relaciones sentimentales son subterráneos. Supongo que consideran que se pierde la "pureza" de los nephilims al mezclarse y si en dicha relación se concibe pues... aun peor. - dio el último bocado a su trozo y aun no veía esa servilleta.
- Estamos metidos en un cometido sagrado, deberíamos pensar mas en ello y considerar a los subterráneos SOLO como aliados. Esa es la conclusión de la gran mayoría de los miembros de La Clave.

Lo observó también comer del bizcocho con paciencia ya que seguramente diría algo mas solo que con la boca llena le era imposible, pero lo que dijo no era algo que la muchacha esperaría, fue un pullazo le lanzó con saña. Parecía que él tampoco se olvidaba de los trapos sucios que le había contado esa noche de borrachera. Solo le dio tiempo de abrir los ojos y la boca preparada para responderle, se puso roja de la vergüenza y necesitaba mandarle un poco lejos. Entonces Mish le metió en la boca otro trozo de bizcocho que sirviese de mordaza impidiendo que hablase.

Muy gracioso, lo de aquel lío fue un error, un maldito error. ¡Y no era como él insinuaba!, había más nephilims solo que se dejó llevar por la mera atracción, una atracción fatal de la que se arrepentiría toda su vida porque estaba segura que Mishka volvería a echárselo en cara. ¡Pues a él le besó una vampiresa!.

Ahora le decía que seguro que esa noche había ligado, desde luego que con esas pintas lo hubiera hecho si hubiera querido. Había notado miradas de muchos babosos y sonrisas pícaras durante el tiempo que estuvo entre esos orangutanes. Trató de masticar rápido todo el bizcocho que con la saliba se formó una masa que le costaba horrores tragar, ¡necesitaba agua!. ¡maldito!.

- !gshsCsONghtTIGO!. - pareció decir con la boca llena habiendo querido decir en realidad "¡te maldigo!". Se enderezó y se quitó la chaqueta pues con tanta vergüenza y agobio le había entrado una calor horrorosa. Aquel gesto pudo parecer otra cosa pero lo cierto es que podía confundir ya que el rostro de Adeline no era de lo mas... sexy porque tenía el ceño fruncido.  Siempre se podía malinterpretar y pensar que se estaba mostrando algo posesiva, ¡vaya lio!.

Se acercó rápidamente hacia el lavadero por lo que Mishka tendría la sensación de que se estaba acercando a él, ¿para qué?, oh, Dios. Comprobó finalmente que le cruzó por al lado para llegar al grifo que abrió y bebió directamente de ahí pudiendo por fin tragar toda esa masa chocolateada. Cuando se volvió hacia él limpiándose con el dorso de la mano poniéndosela perdida, se fijó en la expresión anonadada que el subterráneo portaba ahora en su cara.

- ¿Qué?, ahora no te hagas el sorprendido. Has sido tu el que me ha provocado.- Dijo con toda la naturalidad del mundo sin tener ni idea de que Mishka había entendido que con quién había ligado era con él y la respuesta de Adeline tampoco es que ayudara a resolver el malentendido.
Se acercó a él poniéndose a su lado viendo el bizcocho y luego mirándole a él. - Suerte que tienes el labio reventado que si no... te lo hacía pagar. - Se rió con la inocencia de no tener idea de la que estaba liando y como podía interpretarse eso que estaba diciendo cuando sus verdaderas intenciones era hacerle tragar todo el bizcocho que quedaba. Que mona ella...



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Dom Mayo 11, 2014 2:38 am

Negué con la cabeza con una sonrisa que decía: "ni lo sueñes". Había fotos mías de monaguillo, estaban en casa y allí se quedarían. Y si veía la oportunidad las quemaría para que no quedaran pruebas gráficas de aquella época.
-Ni imagen, ni palabras. Queda prohibido hablar de eso -bromeé. Aunque si no se volvía a mencionar, mejor que mejor.

Escuché esta vez la opinión de Adeline. Ya entendía algo mejor eso de los "acuerdos" y las alianzas, en parte gracias a Adeline, y también gracias a Rory. Eran mi fuente vital de información, aunque en algunos temas resultaba que mi amiga lobuna estaba tan perdida como yo.
-Eso de la "pureza" es muy nazi -dije frunciendo el ceño. Al parecer esas eran las ideas de La clave, pero por suerte no todos las compartían. Y sino allí estaba Adeline, comiendo bizcocho con un subterráneo. Aquello iba más allá de la mera alianza, ¿no?

Era obvio que habíamos cogido mucha confianza el uno en el otro desde que nos conocimos. Sino no le habría metido aquel trozo de bizcocho en la boca para hacerla callar y ella no habría dicho que había ligado...¿conmigo?
Sí, entre las migajas volando desde la boca de Adeline, había conseguido entender un: "contigo". Y si aquello de por sí ya me dejó bastante desconcertado, más aún cuando se quitó la chaqueta.
Hasta ese momento no me había fijado en detalle en esa "camiseta" de rejilla. Cuando vino hacia mí mi cara tuvo que ser un poema: boca entreabierta formando una pequeña o, cejas ligeramente alzadas y una expresión de desconcierto que no se podía camuflar de ninguna manera.
Tragué saliva cuando pasó de largo para beber agua y me giré en mi asiento para mirarla. ¡Que yo la había provocado! Y lo decía la que iba vestida como para provocar a cualquier tío sólo con percibirla.
Se colocó junto a mí y el bizcocho, que por cierto había pasado a un último plano. Con Adeline al lado, el pobre dulce había perdido todo el protagonismo, condenado al olvido.

Empezaba a pensar seriamente que era yo, influido por la maldita primavera, quien malinterpretaba las cosas. Pero entonces la nefilim soltó que si no fuera porque tenía el labio reventado, me lo haría pagar.
Y luego se rió...Se estaba quedando conmigo, ¿verdad? Quería reírse de mi reacción, como cuando me echó en cara que me avergonzaba de ella.

No llegué a ninguna conclusión concreta, sino que mi reacción natural fue ruborizarme. Es decir, esa fue mi reacción...cuando logré reaccionar. Porque en un principio me había quedado atontado.
Tanto rato aguantando el tipo en el ring mientras me daban una paliza, y resulta que me quedaba KO por culpa de Adeline.

Mi mirada se posó automáticamente en su boca, me fijé en que la tenía manchada de chocolate, me puse nervioso (no por el chocolate en sí) y me volví para coger una servilleta y dársela.
-Pues no me duele tanto el labio... -dije lo primero que se me pasó por la cabeza, llevándome la mano al labio para palpar la herida como para confirmarlo. No pensaba con claridad y mi respuesta no podía haber sido más explícita. Era mi subconsciente, al parecer no tan "sub", hablando a través de mí.
-Quiero decir...que...-No había manera de arreglar aquello, aunque lo mejor habría sido empezar por comprenderlo todo. Aquello no me cuadraba con ella...Ahhh claro, ¡el bizcocho! ¡Todo era culpa del bizcocho! ¡Brujería de Rory!
"Es loba, no bruja, idiota".

Vale, tranquilidad. "¿Dónde está el truco? ¿Por qué le hace esto a un pobre tullido?"
Si se trataba de dejarme sin palabras, lo había conseguido. Ella misma reconocía que le gustaba hacer que me sonrojara y esa misma noche, antes de la pelea, ya lo había hecho, cuando se acercó a mí a conciencia para luego ponerme la capucha del poncho...
Solté una pequeña exclamación que quería decir que había comprendido lo que pretendía porque por supuesto, a mi no se me pillaba desprevenido (no, ¡qué va!). Además, ya me conocía el contraataque y sabía que era muy efectivo.
Sonreí y le dirigí una mirada divertida.
-De todos modos...a mi me decían que las heridas se curan con besos...
Sí, en la guardería. Pero venidos al caso, que era poner nerviosa a Adeline, lo mismo me daba.
Le di un tironcito de la camiseta para que se acercara, pero mi propio contraataque me salpicó porque aunque no fuera más que un juego, por un instante me imaginé que era en serio y me volví a ruborizar. Como consecuencia aparté la mirada...a sus labios. No lo había hecho a propósito, pero estaba claro que si Adeline no lo había pillado con lo que le había dicho, ahora terminaría de pillar la indirecta.
Que...no era una indirecta, claro, sólo pretendía ponerla nerviosa. Lo que no sabía era que aquello era todo el resultado de una serie de malentendidos, y que yo lo único que estaba haciendo era añadir más. Cual bola de nieve haciéndose más grande conforme es empujada...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Lun Mayo 12, 2014 1:07 am

Puso una muy fingida expresión de tristeza cuando Mishka se negaba a traerse su álbum de fotos. Sabía que su decisión era inalterable pero al menos Adeline se aseguró de mostrar su disgusto. Ver las fotos de su niñez solo serviría para buscar mas de lo que burlarse pero por supuesto, desde el cariño.
Casi le propuso enseñarle ella el suyo a cambio pero se acordó de ciertos detalles que Mishka ignoraba de ella y su vida, así que lo descartó de un barrido.

- Si, mucho. A alguno le falta el bigote para ser igual. - se rió un poco. Exageró bastante porque tampoco eran tan extremistas pero como Adeline y La Clave no tenían muy buenas relaciones le dio la razón.

Todo transcurría perfectamente hasta que él le dio un golpe bajo mentando el "ex" de Adeline que la hizo mirarle con gesto indignado y dispuesta a escupirle tales palabras que se le quedarían grabadas en al frente pero él tuvo la genial idea de callarle la boca metiendole un trozo de bizcocho en la boca... y ahí empezó toda la confusión.
Un lío que llevaría a ambos a un terreno peliagudo en el que el pudor sería protagonista. Nuestro amigo el licantropo había entendido que Adeline, la nephilim discreta y fina, dijo que sí que había ligado, con él.
La muchacha ni se percató de la cara de bobo que puso el susodicho mientras luchaba por su vida bebiendo el agua que empujase el pedazo de bizcocho que por fin logró seguir su trayecto hasta el estómago.

La chaqueta hacía rato que estaba apoyada sobre el sofá dejándola en camiseta de manga larga pero con unas transparencias que dejaban al descubierto parte de su cuerpo y por tanto sus runas.  La idea de hacerle contratacar esa broma se hacía aún mas grande por cada segundo que pasaba y mucho más cuando Mishka la vaciló diciéndole que no le dolía tanto el labio después de que ella le dijera que de no ser por su herida se lo haría pagar. ¡¿En serio?!, Adeline giró su cabeza como si de un autómata se tratase, 90º exactamente mirándole con las cejas alzadas.
Inexplicablemente Mishka estaba ruborizándose sin que ella hubiera hecho nada, adrede claro, no tenía ni idea de como se había tomado él su réplica cuando tenía la boca llena.
Si ya la estaba dejando un poco loca, aun mas si cabe cuando le soltó aquello de que las heridas se curaban a besitos, eso acompañado con aquella sonrisita tonta y el tirón de su camiseta haciendo que se acercara a él.

Adeline no sabía que estaba pasando, se sentía como si se hubiera perdido algo y se estaba poniendo nerviosa, ¿se le estaba insinuando?, ¿o buscaba la manera de salvarse del inminente trozo de tarta en su boca?.

- Por Raziel... ¿pero qué...?- Pensó al ver con ojos como platos que los suyos oscuros ahora se fijaron en sus labios. Su reacción tensa le estaría dando pistas al subterráneo que estaba consiguiendo lo que quería aunque confundía tanta sorpresa por parte de la nephilim.
Ella apretó la boca y le miró la suya con ese corte que atravesaba su labio, tragó saliva y volvió a mirarle a los ojos notando un hormigueo por  el pecho y la cara. ¿Y ahora qué?. Quiso pensar que estaba de broma, volviendola a probar, al fin y al cabo no era la primera vez que jugaban a ese juego pero nunca habían llegado a quemarse y en esa ocasión sentía  las llamas lamiendole la piel.

Con la mirada fija en él comenzó a mover su mano hacia donde se encontraba el bizcocho. Sus dedos tanteaban la barra encontrándose con el borde del plato y finalmente con el dulce, se estaba manchando las manos porque al hacerlo a ciegas. Atrapó un trozo dándose cuenta que lo estaba espachurrando por la tensión. También se percataba que la idea que le brindaba no la disgustaba y era esa sensación la que la asustaba.

- "Hoy no" - se dijo, una pequeña frase que le sonaba de algo pero no sabía de qué.  Dejándose llevar por una reacción repentina que le vino, logró romper aquella tensión desplazando su mano hacia su boca con el contenido dentro de ella. Un contenido escaso pues el bizcocho estaba  aplastado por su mano y lo que más hizo fue mancharle toda la boca y alrededores de chocolate.

- Esto... ah... te la debía. Mira que... que casi consigues despistarme del todo... ¿eh?, pero ¡ja!, he sido rápida... - Titubeó y exageró su logro porque en realidad se había quedado bloqueada y además le falló la mano. - No sé como se he ha ocurrido esto si eres el primero que se avergüenza, solo te hacía falta esconder la cabeza al suelo como un avestruz. -trató de hacerse la dura y pasarle a él todo el asunto de la vergüenza sin querer admitir la suya propia. - No tendréis terraza... ¿verdad?. - Dijo dando un resoplido del agobio y desvió la mirada por fin tomando una servilleta (bendita sea) con la que se limpió las manos. No tardó mucho en volverlo a mirar y poner cara de sapo al verle toda la cara llena de chocolate.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Lun Mayo 12, 2014 6:26 pm

Prestando atención a las distintas expresiones que iban pasando por el rostro de Adeline, me di cuenta de que me iba a comer una hostia por aquello. Porque aunque fuera parte de nuestro tira y afloja y el divertido juego de "a ver quién pone nervioso a quién", era posible que esta vez me hubiera excedido un poco. Y menos mal que no era capaz de leerme la mente, donde mi imaginación no se había conformado con la bromita sino que iba un paso más allá. Aquello era desconcertante, pues hasta el momento no me había tomado en serio aquellos juegos.

Así que me costó un poco volver a la realidad, aunque Adeline aceleró el proceso metiéndome un trozo de bizcocho en la boca, de golpe. Me quejé, sin mucho énfasis pues al menos no era una hostia lo que me había comido.
Mastiqué, pensando en que Rory se reiría mucho si supiera todo lo que había generado un inocente bizcocho hecho por ella.
En fin, que no tenía nada de hambre, pero sería una herejía no comerse aquello. Mientras tanto, escuchaba a Adeline diciendo que había sido rápida y que casi se lo había creído. ¿Casi? Claro, y yo era el que había estado a punto de esconder la cabeza como un avestruz.
-¿Yo? Pero si eres tú la que me ha tomado completamente en serio -disimulé pasándole la pelota a ella. Había sido un lapsus muy extraño y me ruboricé, más aún, en cuanto me di cuenta de que en realidad me sentía decepcionado porque aquello hubiera acabado así.

Comprendí por su cara, que debía tener un aspecto gracioso. Eso o es que ya la situación de por sí era de risa. Pero opté por lo primero y tomé una servilleta para limpiarme los pegotes de chocolate que tenía por toda la cara...hasta en la nariz.
Le señalé con un gesto de la cabeza la puerta del balcón, que era tan pequeño que no se le podría llamar terraza.
-Y déjame recordarte que has empezado tú...-añadí, sin ser capaz de dejar el tema todavía. Por su expresión parecía que había dicho una barbaridad.
-No te hagas la inocente..."He ligado contigo" -le recordé, siendo consciente de que parecía que acababa de decirle que había ligado con ella. Eso es, sumando malentendidos.-No, no, no lo entiendas mal...Yo te dije que seguro que habías ligado con muchos tíos esta noche y tú respondiste que conmigo y luego...luego todo eso de después -no especifiqué porque empezaba a sentirme estúpido al ver la cara que estaba poniendo Adeline, como si fuera la primera noticia que recibía de aquello. Lo cual me llevaba a la conclusión de que yo había malinterpretado algo.
De pronto, era yo el que necesitaba salir fuera a que me diera el aire. Me levanté de golpe, haciendo una mueca de dolor por las costillas que tenía tocadas y que se habían resentido por el movimiento brusco.
- Me estás matando hoy, de verdad -repliqué en un tono que pretendía ser serio, aunque fuera en broma. Y anda, que no era cierto...Primero apareciendo vestida así, luego mandándome sin quererlo a un "amiguito" suyo para que me ponga una cara nueva, después metiéndome en líos con Conn, y ahora eso.

Reí por lo bajo ante estos pensamientos y abrí la puerta que daba al balcón. Tuve que apartar mi bicicleta para poder pasar y me giré, asegurándome de que Adel también venía. Se notaba bastante la diferencia de dentro afuera, pero al vivir en un primero tampoco hacía especial frío. Eso hacía que, igualmente, las vistas desde allí no fueran maravillosas. Pero tampoco es que eso me importara mucho, a decir verdad. Miré a Adeline sonriendo. Intentaba no pensar en la "escenita" de antes. Lo que pasaba en la cocina, se quedaba en la cocina. Aunque aquello no era del todo cierto, porque el asunto de los demonios había salido a relucir más de una vez desde entonces...Siempre como burla, claro.

-Estaba pensando qué excusa inventarme para que te quedes un rato más. Ahora que la del bizcocho ya no me sirve -le dije al cabo de unos segundos con sinceridad. Demasiada sinceridad a lo mejor, pero es que me olía que el momento de la despedida no quedaba muy lejos. Y pensar que la primera vez que nos vimos estaba deseando que se largara de allí...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Lun Mayo 12, 2014 10:09 pm

Dio un  resoplido tras haberse roto, en parte, aquella tensión sexual que hasta hacía unos segundos se había establecido entre ellos y que quebrantó al colarle el bizcocho en la boca. Era eso o haber hecho algo que en realidad hubiera querido y no hizo por razones que ni ella sabía. Ese comportamiento era típico de un mundano pues la mayoría de ellos no tomaban lo que querían, no hacían lo que anhelaban y solían desperdiciar oportunidades cuando en vista de su corta vida deberían hacer lo contrario.

Aun con los nervios a flor de piel sentía que el ambiente continuaba igual de caldeado al no solventar esa TSNR. Agradeció que Mishka respondiese a sus acusaciones devolviéndosela de mala manera para poder así tratar de recuperar la normalidad.  Para colmo le dijo que había empezado ella, lo que faltaba,  si fue él el que de forma indirec... ¿qué digo indirecta?, ¡directa, muy directa! dijo que las heridas se curaban a besos.

¿Pero qué? — la cosa mejoraba por momentos, no le dio tiempo a decir más pues el amigo licantropo  decía abiertamente que había conseguido ligar con ella. Sus ojos estaban fijos en los de él con las cejas lo más separadas posible y con la boca se había quedado congelado en forma de "e". Wow, sí que se mostraba seguro de si mismo y eso la desarmaba. La mejor defensa que tenía frente a sus propios sentimientos era precisamente la timidez de Mishka, que le ayudaba a no reconocer lo que estaba surgiendo en sus adentros.

Entonces rectificó y muy nervioso al darse cuenta del embrollo, se estaba montando un lío por culpa de la palabra "Conmigo" que dependiendo de quien lo decía significaba una cosa u otra.

¿Pero qué...?, yo no dije eso, yo dije...— pausa...—  ¡Ohh, por Raziel, Cassiel, y todos los arcángeles!. ¡Dije "te maldigo", no "contigo"!. Porque me metiste a traición el bizcocho en la boca — explicó como si fuese una gran revelación después de haber entendido por fin lo que había pasado y lo que había creado aquella situación tan absurda de la cual seguramente terminarían riéndose.

Él se había limpiado la boca y expresó aun confuso que lo estaba matando. El lió se lo había hecho él solito, uno solo entiende lo que quiere entender, ¿no?. Aquello era algo que pudo haber dicho pero sería como echar mas leña al fuego y ambos ya estaban  la mar de calentitos ya. Desde luego que Mishka no se aburría con Adeline ni ella con él.

Se le adelantó a la pequeña terraza a la que se adentró poco después que él poniéndose a su lado aun pensando en la que se había montado. Luchaba por mantener la boca cerrada pero cada vez la fina linea que la cerraba se curvaba peligrosamente hacia arriba con amenaza de reírse a carcajadas porque lo que había pasado era muy gracioso.
Se colocó justo a su lado sintiendo la agradable brisa primaveral  y fresca de la noche. Lo miró de reojo descubriendo que la miraba con una sonrisa en los labios, era un santo, cuanta paciencia tenía con ella. Sus siguientes palabras rompieron el silencio que para nada era incomodo y reconoció que no se le ocurría nada más para que la muchacha siguiera allí. Adeline desvió la mirada hacia la calle, una imagen habitual que no llamaba mucho la atención. A su ausencia visual añadió una leve sonrisa en sus labios, se sentía complacida.

¿Para que me quede contigo o tú conmigo?— Bromeó con el asunto y se echó a reír para evitar hablar más en serio de lo que pretendía ocultar, pero tampoco quería que Mish pensara que no lo tomaba en serio—.Qué masoquista eres... ¿te lo he dicho alguna vez?, creo que sí, si no, lo he pensado. — Sintió una necesidad enorme de sentirlo cerca, sentir el contraste del frescor de la noche con la calidez de su cuerpo por lo que apoyó la cabeza en su hombro y lo agarró del brazo en un cohibido abrazo. Lo hizo de forma natural y sin pudor, directa, perdiéndole el miedo. — Desde que nos conocimos siempre hemos recurrido a las excusas, cuando no hace falta, así que... me quedo un rato más sin necesidad de ellas. Podemos seguir hablando pero sin más malentendidos, por favor — se rió un poco antes de continuar. — Seguro que nos queda mucho de lo que hablar por ejemplo... ¿cómo llevas eso de la "aceptación"? — no quería ser pesada ni presionarle pero hablar de ello no tenía porque ser molesto. — Lo digo porque he estado investigando y puede que tenga información de un grupo que ayuda a subterráneos que andan algo confusos o que son "recién nacidos" — acabó de decir y esperó lo que tuviera que decir. Aquel grupo era una opción que solo él podía tomar si le apetecía pero la nephilim sabía que podían ayudarle mucho mejor que ella misma.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Mar Mayo 13, 2014 2:07 am

Adeline me confirmó lo que a estas alturas yo ya había presupuesto. Que todo era un malentendido, que había hecho el ridículo, para no variar. Conforme comprendía, mis mejillas se fueron tiñendo de rojo, si es que no lo estaban ya antes.
Negué con la cabeza contrariado. Yo había oído perfectamente "contigo", y creí que ya tenía un buen nivel de inglés como para diferenciar una cosa de otra.
No había lugar a réplica, al menos no a ninguna razonable, porque estaba claro que el que la había liado era yo. Así que me limité a murmurar enfurruñado:
-Ahora es mi culpa no entender el dialecto bizcochil.

Pero, pese a que intentaba aparentar que estaba molesto, dejando de lado el bochorno por lo que acababa de pasar...la situación me resultó divertida. Sonreí sin quererlo y fue inevitable que me pusiera de buen humor en cuanto me dio un poco el aire. Porque sí, después de lo que había pasado (o mejor dicho, lo que no había pasado) lo necesitaba.

Apoyé los antebrazos sobre la barandilla, aunque no perdí de vista a Adel. El comentario que hice me salió solo, porque verdaderamente estaba pensando en una excusa para retenerla un rato más.
Reí cuando volvió con el "contigo" y "conmigo".
-Tú conmigo y yo contigo -dije concentrándome en no decirlo al revés. "Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedios. Contigo porque me matas y sin ti porque me muero". Eso era una canción, ¿no? ¿Qué hacía en mi cabeza?

-Sí, creo que ya me lo has dicho -respondí todavía sonriendo. La vi acercarse a mí y apoyar la cabeza sobre mi hombro, abrazándose a mi brazo luego. Me sentí momentáneamente cohibido por la sorpresa, pero no tardé nada en relajarme. De hecho me di cuenta de que desde el combate no había terminado de bajar la guardia del todo, como si siguiera atento a lo que pudiera pasar. En cambio, ahora no pensaba en demonios. Sólo en la nefilim que tenía al lado y que sin quererlo ni buscarlo se había hecho un hueco en mi vida.
-De acuerdo, sin excusas -coreé y me vi obligado a admitir que lo de las peleas había sido una excusa para verla.

No me inmuté ante su pregunta, no como lo había hecho otras veces, que me había puesto a la defensiva. Esta vez sonreí y miré al frente.
-Bien...Mucho mejor -le dije. Ya no me sentía tan "monstruo" como me había sentido antes. Eso iba por rachas, claro. Pero había avanzado bastante.
-¿Ayuda a subterráneos? ¿Me vas a mandar a un grupo de terapia o qué? -bromeé haciéndome el indignado. -"Hola, soy Mishka, soy licántropo. Hace seis lunas que no mato a nadie." Vale, perdón, es que tenía decirlo. -me disculpé para que no se pensara que no estaba tomando en serio su sugerencia.
Me lo pensé unos segundos antes de responder.
-Si crees que me puede servir...Apúntame o...como sea que vaya eso.
Aquello era un avance bastante grande, teniendo en cuenta que yo no era de los que aceptaba ayuda. Pero quería aprender a controlarme, ya lo había decidido hacía tiempo, y Adeline había tenido mucho que ver en eso.

Incliné la cabeza para mirarla.
-Aunque tú has resultado ser una buena terapia, ¿lo sabías? Es verdad que me descontrolé el día aquel...pero...Si no te hubiera visto en peligro a lo mejor habría conseguido controlarme. En fin, quitando eso...eres una...iba a decir buena influencia, pero ahora mismo no estoy muy seguro.
Me reí por lo bajo, volviendo a mirar al frente. Y luego otra vez a Adeline. Sí, esas vistas eran mejores.
-Oye, lo de compensar por la paliza en el combate...¿era una excusa para ir al cine? -le dije alzando una ceja, cambiando de tema de pronto. -Si me lo hubieras dicho antes de que me partieran la cara también habría aceptado.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Miér Mayo 14, 2014 1:54 pm

Tenía razón, no podía culparle que no hubiera entendido  la maldición que le dedicó con toda la boca llena, "dialecto bizcochil" decía, inevitablemente eso provocó que volviese a sonreír. Un acto de lo más  sencillo pero que siempre le había costado mostrar. Había sonreído muchas veces después de un trabajo bien hecho con satisfacción, también con sarcasmo o como una falsa respuesta a un chiste malo, pero como lo hacía con Mishka nunca, le salía de lo más natural y sobretodo sincero.

Ahora habían pasado de un ambiente tenso a uno de  autentico sopor o eso era lo que ella sentía en sus propias carnes porque por fin se había relajado, parecía que la tensión se quedó tras la puerta corredera que los llevó a la pequeña terraza. La conversación se impregnó de sosiego con preguntas y respuestas cortas pero cargadas de franqueza y con una determinación que rechazaba la inseguridad.

Mishka reaccionó positivamente a lo que  mencionó Adeline sobre un grupo que podía ayudarle de una manera completa, la comprensión que ella misma o Rory podían ofrecerle tal vez no era suficiente como para que él continuara avanzando y despojase todas sus inseguridades, al menos las que correspondían a su condición de licántropo. Su broma sobre la terapia la hizo reír y eso que trató de mantenerse lo más seria posible. Desde que se conocían habían estado usando el humor constantemente en su relación pero eso no quería decir que no hablasen  nunca en serio, ambas actitudes se podían compaginar perfectamente.

Apúntame, dice... Si, Mishka, ahora mismo llamaré para pedir cita. — con la mano libre se pasó un mechón rebelde tras la oreja que había salido volando por un golpe de viento—. Yo tampoco sé muy bien como va eso pero creo que puedo hacer algo al respecto, tengo algunos contactos que pueden ayudarme— lo miró también cuando le dijo que ella había resultado ser una buena terapia para él. "Claro que sí, una terapia de choque..." pensó y estuvo apunto de decir pero él continuó hablando.
Que cosas más bonitas me dices — replicó con ironía pero de broma a que ella era una buena influencia aunque ahora lo dudaba. Se acordó de la noche en la que perdió el control con la loba, pensó que si lo hubiera ayudado de verdad no se hubiera transformado pero fue el instinto de protección lo que rompió cualquier control sobre si mismo. Aunque en realidad eso no era del todo malo porque seguramente de no ser por él ella hubiera acabado muy mal o muy diferente,  ya fuese muerta o aullando juntos  bajo la luna llena.

Lo ultimo que dijo ya fue lo que la hizo romper a reír a pesar que su fuero interno lloraba con ganas, pues esa culpabilidad no se le había ido del todo. Se avergonzó tanto de estar riéndose que se tapó la boca con la mano libre acallando la carcajada y lo miró de reojo con una expresión que replicaba un "ya te vale".

Ah... si, claro, por supuesto. Es que me daba apuro invitarte directamente así que programé todos estos acontecimientos.— le siguió el juego aunque un poco cohibida. Que Mishka bromeara ya tan abiertamente sobre lo ocurrido le daba entender que no estaba enfadado con ella ni una pizca, que ya no le importaba sus heridas y eso no hacía más que confirmar lo que ella ya sabía. Su generosidad y bondad no tenían límites, que se portaba demasiado bien con ella, más de lo que ella creía merecer.
En realidad es porque dentro de poco cumplo años y bueno, podríamos celebrarlo juntos haciendo algo de verdad  "normal" — o celebrarlo directamente, Adeline no lo había vuelto hacer desde la ascensión pues celebrar su cumpleaños había carecido de sentido desde que le faltaba su hermana. Por lo que... aquello marcaba un antes y un después.
No pudo evitar que la nostalgia la invadiera en ese momento sintiéndose la piel de gallina. Quería pensar que esa sensación fue debido a que su hermana le acarició su hombro aprobando su paso adelante pero la realidad es que la invadió la melancolía. Por ello quiso reaccionar rápido porque no quería estropear el momento.

Puedes escoger la película, y lo que hagamos después, pero lo de las palomitas embadurnadas en miel es inamovible — esbozó una ligera sonrisa también mirándole esperando lo que tuviera que decir y si era gracioso mucho mejor, necesitaba volver a reír.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Jue Mayo 15, 2014 1:35 am

Estreché los ojos, mirándola con fingida molestia. La sonrisa divertida dejaba claro que no estaba molesto de verdad.
Pero dicho así era cierto que parecía que tenía que pedirme cita para...lo que sea que fuera ese "grupo de terapia".
-Tirando de contactos para "enchufarme", ¿eh? -dije porque esta vez era a mi a quien le había hecho gracia la manera en la que Adeline dijo que tenía contactos que podían ayudarla.

En cuanto a lo que dije después, en realidad, dejando de lado la bromita de que fuera una mala influencia, no mentía. Estaba seguro de que la propia Rory se había dado cuenta de mi cambio desde que empezamos a vivir juntos hasta ahora. Entonces yo no conocía a Adeline más que de aquel encuentro fortuito. Y si había vuelto a acudir a ella era porque quería que me diera información sobre Helena. No había buscado sacar nada más de ahí, ni siquiera intentar ser su amigo. Entonces era bastante más desconfiado con todo y en especial, con los nefilim.
Reí cuando dijo que le decía unas cosas muy bonitas.
-Claro, ¿cuándo te he dicho cosas feas? Mono titi, pinypon, enana, mala influencia...-le sonreí y le di un pequeño empujoncito, con cariño.

Me alegré de que mi comentario la hiciera reír, porque no quería que siguiera sintiéndose culpable por ello. Las heridas físicas se curaban, más tarde o más temprano, qué más daba.
-Mira que eres rebuscada...-bromeé en respuesta, siguiéndole el juego.
Sin embargo, en algún punto la conversación volvió a tornarse seria. Enarqué las cejas con sorpresa. Por un lado porque no sabía que se acercaba su cumpleaños, por el otro porque no me esperaba que quisiera celebrarlo conmigo.
-Oh...-fue todo lo que conseguí decir, sintiéndome tan halagado que me costaba creerlo. Aunque también sentí la responsabilidad, para bien, de hacer que ese día fuera especial.

Pero sin saber por qué, cuando mencionó lo del cumpleaños noté un cambio sutil en ella. No estaba seguro de qué era y seguramente no llegaría a adivinarlo, pero lo que dijo después no sonó en el mismo tono de siempre.
-De eso nada, tú escoges. No sé cómo celebráis los cumpleaños los nefilim, pero en mi pueblo perdido de Ucrania es el cumpleañero el que decide lo que quiere hacer. En realidad tiene sentido porque es como decir: "venga, ya que te haces viejo...por lo menos vamos a dejarte que por un día seas feliz. Ya tendrás tiempo de preocuparte por las canas".
Me encogí de hombros, mirándola a la espera de que volviera a sonreír.
-Y después de todas esas tonterías que acabo de soltar...Lo que quería decir es que tú eliges, aprovéchate. Pero sólo un día.

Aparté con suavidad mi brazo para rodear sus hombros y darle un achuchón cariñoso. Si es que la pinypon era mala influencia hasta para sacarme mi lado mimoso que rara vez mostraba, por no decir casi nunca...Vale, nunca.
-Por cierto, ¿puedo poner una norma para ese día? -pregunté, pero seguí hablando sin esperar respuesta. -No se puede ir de negro. Cualquier color menos el negro.
El verde, por ejemplo. Recordaba que ella me había mencionado que le gustaba el verde.
-Si quieres un cumpleaños "normal", tienes que quitarte el "uniforme" de cazadora de sombras -A no ser...-A no ser que sea el que llevas ahora. -bromeé. Sabía de sobra que iba así porque no le había quedado más remedio. Ella también se había sacrificado a su manera. ¿Todo eso por apostar por mi?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Adeline Geller el Vie Mayo 16, 2014 12:22 am

Siempre tenía una respuesta ingeniosa que darle a Adeline y si ella le replicaba otra vez, él volvía a devolvérsela. Así también con el tema de las excusas, siempre dando excusas de una excusa para buscar una excusa para otra y así entrar en un bucle infinito. Algo ideal pues nunca había silencios extraños - bueno, sin contar la que habían sufrido hacía unos minutos a causa de la TSNR - su relación resultaba  innovadora y enriquecedora.
Sonrió  cuando dijo de enchufarlo y no quiso darle mas cuerda  a ese tema porque si se lo proponían, esa noche no acababan. Así que el comentario de que iban a hacer un ERE dificultaría bastante ese enchufe se lo cayó.

Lo miró de reojo con ojos entrecerrados al oír la cantidad de motes que llevaba ya, sin contar el apodo de "patito" que le regaló Christopher, en cambio Mish no tenía apenas ninguno, el de "tabletita" no le parecía uno decente, tendría que pensar en alguno urgentemente porque eso no podía permitirlo.

Cierto, cierto, debería sentirme halagada, Skillet-man — se la devolvió al igual que el empujoncito  con ese apodo que se le ocurrió de pronto, idóneo para él pues jamás se le olvidaría la imagen de Mishka agarrando una sartén para defenderse de los demonios menores.

Su amigo se sorprendió un poco cuando le reveló que pronto sería su cumpleaños, le propuso pasarlo juntos así que rápidamente quiso que ella tomara el control de todo lo que hicieran en ese día ya que al fin y al cabo era su cumpleaños. Ella aun seguía algo embriagada por los nostálgicos recuerdos que le vinieron a causa de su fallecida hermana pero como siempre, como si de un bálsamo se tratara, Mishka alivió su herida volviéndola a hacerla reír esta vez usando un dicho ucraniano.

Se dejó abrazar mientras pensaba qué hacer en todo ese día, cosa a lo que le daría vueltas hasta que llegase la fecha. Se sintió reanimada con su abrazo, tanto que pensó que podía quedarse así toda la noche pero eso no podía ser, desde hacía aproximadamente una hora debía haber llegado al instituto, no por el director precisamente sino por su padre, el cual comenzaba a sospechar de las salidas de su hija. Así que como iba a irse pronto encogió un poco los hombros al arrimarse un poco más, cargándose de esa reconfortante sensación.

Levantó la mirada hacia él al escuchar eso de unas condiciones, le provocaron una pequeña risotada cuando las oyó. Si, sabía que la próxima vez que se vieran sería con ropa normal, de hecho ya tenía pensado lo que iba a llevar.
Cuando mencionó que no podía llevar uniforme aunque si era el que llevaba ahora era negociable, le dio un  pequeño toque con la palma en su pecho aguantándose la risa quedando en sus labios dibujada la típica y común "boca de sapo".

Prometido, nada de ropa negra — y velozmente añadió — y mucho menos esta, deja... Esto es como el "efecto Axe" de los anuncios sólo que en mi caso funciona — criticó de mala manera esa absurda campaña publicitaria —. Ya te iré informando sobre el día y hora en la que quedaremos, lo demás... te lo diré en el momento, a veces lo que no se planea es lo que mejor sale, creo que eso lo hemos comprobado en un sin fin de situaciones — sonrió y le miró con complicidad porque ambos se habían dejado llevar por el momento muchas veces y si no se iban al parque a jugar como unos críos, se iban de borrachera. Siempre se les ocurría algo que hacer.

Muy a su pesar, se separó de él con lentitud porque ya iba siendo hora de irse y sin saber porqué, parecía que la tensión que dejaron atrás se había colado por la rendija de la puerta corredera, ¿por qué?, por la despedida, típico de ellas, si es que.. las películas habían hecho muchísimo mal...

Tengo que irme, ya sabes... Anda acompáñame  y cuando me marche ya puedes irte a descansar, hoy ha sido una noche muy dura. — le sonrió antes de apartar la mirada y abrir la puerta para adentrarse de nuevo en el salón cruzándolo a la vez que miraba el resto de bizcocho — ah, dale las gracias de mi parte a Rory, el bizcocho estaba delicioso. Ademas que gracias a ella hemos descubierto un dialecto nuevo — bromeó habiendo mirado a Mishka y soltar una ligera risa. Justo en la puerta se detuvo con la mano en el pomo para abrir — Ya hablamos, ¿vale? — dijo presintiendo que después vendría un silencio incomodo por lo que se adelantó para darle un casto beso en la mejilla — Buenas noches...— una sonrisa tímida se dibujó en su boca justo antes de atravesar la puerta.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 607

Post de rol : 247

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Invitado el Vie Mayo 16, 2014 7:04 pm

Alcé una ceja, divertido. Skillet-man, muy buena. No se sabía quién ganaba a gracioso, si Adeline o yo.
-No hay necesidad de recordar ese momento...-dije por lo bajo. Mi sonrisa delataba que en el fondo no me importaba, pues yo mismo seguía bromeando sobre ello siempre que podía. Aunque no iba a negar que en ese momento fue realmente vergonzoso.

Le mostré el meñique cuando dijo que prometía no llevar ropa negra. La anterior promesa de meñique no había salido muy bien, pero esta no le costaría tanto cumplirla. Eso sí, a mi me resultaría raro no verla de negro. Ya me había acostumbrado a ello.
-Es cierto, quién sabe...Lo mismo empezamos yendo al cine y acabamos saliendo de figurantes en una pelicula de extraterrestres.
¿Podía haber dicho algo más random? No importaba, la verdad es que nunca se sabía cómo podían acabar nuestras quedadas. Aunque esperaba que en la del cine no nos atacaran demonios, vampiros, ni se acabara el mundo. A ser posible.

Noté que se separaba de mí, así que aparté el brazo. Le dirigí una mirada inquisitiva y comprendí que tenía que irse. Hice una pequeña mueca, señal de que no quería despedirme aún. Pero lo comprendía y por otro lado...Yo debería ducharme y quitarme las costras de sangre seca de encima. Y el sudor...Espera, ¿por qué había invitado a Adeline a subir?
Bueno, al menos la próxima vez que nos viéramos no tendría un aspecto tan lamentable.
-Bueno...-murmuré.-Sí, mejor que te vayas o te echarán la bronca.

La acompañé, aunque tuve que acelerar el paso para seguirla porque a Adeline le había dado una prisa repentina por salir de allí.
-Vale, se lo diré. Y lo del dialecto también. Aunque seguramente se piense que esta noche nos ha dado por fumar en vez de emborracharnos.
Al llegar a la puerta me detuve en seco, mirándola en silencio. Y...ahí estaba ese temido momento incómodo, aunque esta vez resultaba raro porque yo no le había dicho ninguna estupidez del tipo: "las heridas se curan con besos". Me ruboricé, ya fuera por la situación o por el recuerdo de aquel momento. Tal vez las dos cosas, sumadas luego al beso en la mejilla. Sonreí automáticamente.
-Vale -dije respondiendo con efecto retardado a lo de "ya hablamos". -Eh...sí, buenas noches.
Cuando desapareció por las escaleras, cerré la puerta y fruncí el ceño confuso cuando me di cuenta de que todavía estaba sonriendo. ¿Desde cuándo eran así nuestras despedidas? No sería que...No, no, prohibido pensar.
Si Rory estuviera allí ya estaría con la sonrisilla y soltando comentarios.
Tenía que ensayar mi cara de póker para cuando le contara lo del bizcocho al día siguiente.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Against the ropes (Adeline)

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.