07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


38 # 50
26
NEFILIMS
6
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS

No existe la casualidad// Emily Yates

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Jue Mayo 08, 2014 11:36 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio



Despertarse temprano, era una de las dinámicas diarias que Jonas había adquirido hacia tiempo atrás. Tal vez por los incesantes sueños y pesadillas que acudían a el casi todas las noches desde el aciago accidente que se llevo la vida de uno de sus seres mas queridos (si es que se puede calificar tal cosa como un accidente). Por una parte el resentimiento y la culpa hacían que le costase conciliar el sueño y por otro, cuando lo conseguía casi prefería mantenerse despierto. Aquellos sueños y preocupaciones eran cosas que se guardaba para el y que nadie mas sabía, ni su hija ni...Clarisse por supuesto, ya que las unicas conversaciones que tenían eran gracias a Adeline, lo único que les quedaba en común a ambos.

El Nefilim se puso en pie sin titubear ni un solo segundo y rápidamente se quitó el pijama y se puso algo de ropa deportiva para salir a hacer una de las cosas que mas le despejaban, correr por el bosque. Le daba igual cuan lejos llegase, siempre y cuando pudiese mantener la mente despejada y el cuerpo en forma, al fin y al cabo parte de su trabajo se debía a mantener aquel ritmo diario, quitando las ocasiones que entrenaba con su hija ,entrenamientos que poco a poco iban siendo menos, debido a la actitud de Adeline a ellos, como por el hecho de que la directora del instituto había creído que era mejor que dejase a la joven un poco mas a su "aire"...un asunto que aun estaba del todo por discutir y dialogar, pues Jonas no tenía del todo claro que dejar en manos ajenas a su hija fuese del todo una buena idea.

Salio por la puerta de su habitación en el instituto y saludando a aquellos cazadores que se cruzaban con el, salió al exterior y comenzó con aquel deporte.

No tardó mucho en alejarse de la gran ciudad e internarse en el bosque que había a las afueras de la misma, una basta extensión de vegetación donde era fácil perderse si uno lo que buscaba era paz y tranquilidad, sobre todo a aquellas horas de la mañana, ya que los excursionistas salían algo mas tarde a pasear o a visitar el lugar, y en domingo aun menos posible ya que la gran mayoría de habitantes de Nueva York debían de encontrarse en casa sudando la resaca de la noche anterior.

El terreno del bosque era mucho mas confortable a la hora de correr, algo mas blando pero cómodo y al fin y al cabo mas fresco que el asfaltado de la ciudad, al fin y al cabo con la llegada de la primavera las temperaturas habían subido de una manera bastante exponencial día a día y el correr por la ciudad era un completo suicidio, ya no solo por el trafico tanto en aceras como en carretera, sino que el calor empezaba a ser ligeramente asfixiante para aquel tipo de deporte.

Sin mucha dificultad, Jonas se metió por un pequeño, y medio oculto, sendero por el cual siguió su ruta en dirección a uno de los ríos mas cercanos a su posición, así ya de paso podría provechar para refrescarse un poco.




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Vie Mayo 09, 2014 12:04 am


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Sentada en la rama más estable de uno de los árboles más altos que había podido encontrar por aquella zona, Emily bufó, hastiada porque no conseguía que las sombras del dibujo le quedasen como era debido. Cogió un trozo de pan para borrar los trazos de carboncillo que debían darle forma a la arboleda que tenía frente a sí, iluminada levemente por la luz de la mañana que empezaba a nacer, y se dijo que como siguiese así, terminaría por hacer que ese maldito trozo de madera quemada terminase pintando por su cuenta. Entonces se recordó que así no tendría ningún mérito el completarlo y no necesitó mucho más para decirse que, o se tranquilizaba, o se marchaba a casa, porque estaba claro que no tenía el día.

No era costumbre el perderse por el bosque cercano a la ciudad y trepar a los árboles para dibujar; por lo general se quedaba por Central Park, donde podía captar escenas realmente geniales que luego utilizaría en sus ilustraciones, pero aquel domingo le había apetecido probar algo diferente, algo nuevo. Ahora se maldecía. Claro que la culpa no la tenía el sitio en sí, por supuesto, sino que simplemente había ocasiones en las que las manos le salían como pies y las cabezas como botijos de agua. Esos días cogía una caja de galletas, un bote de leche, se ponía en bragas y encendía el televisor de su cuarto para ver la primera película rematadamente mala que echasen; incluso una comedia romántica, desencantada con sus habilidades. Pensaba que no valía para nada, que tendría que seguir siendo camarera toda la vida y cosas así.

Pero no, aquella mañana no se rendiría y punto. Eso fue lo que determinó. Recordó el rostro comprensivo y cariñoso de Dina —y sus deliciosos bizcochos de plátano, para qué mentir—, que siempre la animaba a seguir sus sueños, y fue todo lo que necesitó para esforzarse un poco más. Alzó el rostro, respiró profundamente y se fijó de nuevo en el horizonte, empezando a dibujar con más ahínco, más pasión y más rapidez que antes, entusiasmada. Tanto que ignoró el primer leve ‘crack’ que sonó debajo de su cuerpo. No fue hasta el segundo, mucho más fuerte, cuando se dio cuenta de que algo iba mal. Se movió un poco, giró el rostro hacia los lados, buscando el origen del sonido.

Crack.

El tercero vino acompañado de un leve bamboleo de la rama en la que estaba, y tuvo un mal presentimiento. Separó las piernas, fijándose en que la corteza empezaba a desgajarse. ¡Dios! ¿¡Tanto le pesaba el culo!? Intentó erguirse para saltar a otro sitio o intentar bajar, pero cuando consiguió ponerse de cuclillas, la madera cedió definitivamente bajo su peso y se desgajó del árbol, cayendo sonoramente contra el suelo, aunque ella no pudo escuchar nada que no fuese su propia voz emitiendo un chillido que probablemente cortó el silencio en el que estaba inmerso el bosque. Emily podía haber seguido sus pasos, pero afortunadamente consiguió aferrarse a lo que quedaba de rama sujeta al árbol, destrozándose las manos en el proceso, por cierto. Su libreta y lo que estaba usando para dibujar cayeron con la rama, pero afortunadamente no pareció sufrir ningún daño.

A pesar de que intentó mantener la calma, le resultaba difícil sintiendo el dolor que le provocaba la madera astillada en los dedos.

«Tienes que aguantar. Tienes que aguantar. Tienes que aguantar.»

Intentó buscar algún punto de apoyo, lo que fuese, para bajar. Incluso llegó a sopesar el balancearse para alcanzar otro lugar donde apoyarse, pero todo fue en vano. Quizás la caída no la mataría, pero de seguro que acabaría con un chichón, desmayada, y puede que incluso gravemente herida. Si no fallecía del impacto, lo haría desangrada.

¡Por Dios, Emily, deja de pensar esas cosas! —dijo entre dientes, haciendo esfuerzos supinos por no rendirse—. ¡Socorro! ¡Ayuda! —terminó chillando, desesperada, aun a sabiendas de que probablemente nadie la escucharía. Pero no perdía nada por intentarlo…


Última edición por Emily Yates el Jue Ago 07, 2014 1:36 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Mar Mayo 13, 2014 8:35 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio




Según corría y se adentraba poco a poco en bosque, sentía como su mente se evadía ligeramente, centrándose un poco en el paisaje y en donde pisaba. Con el terreno tan blando debía tener cuidado de no meter el pie en un hoyo oculto por la vegetación o engancharse con alguna raíz que salían del suelo casi por cualquier parte de aquel lugar. Al fin y al cabo los árboles eran lo suficientemente antiguos como para tener raíces bastante largas y no estar necesariamente cercanas al tronco. De hecho no sería a primera vez que se cayese por un mal tropiezo con una de ellas.

Sentía como su respiración se iba haciendo poco a a poco algo mas agitada, pero sin llegar a notar aun el cansancio en ninguna de las fibras de su cuerpo. Jonas aguantaba bien el deporte físico, ya fuese por la costumbre que tenía a salir a correr o a entrenar, o por el hecho de ser lo que era. Al fin y al cabo su cuerpo seguía cubierto de runas de la vez anterior que las había tenido que usar, y entre ellas estaban las de la velocidad y la resistencia. Ninguna de ellas se había disipado del todo y aun le quedaban unos días para desaparecer del todo.

El nefilim giró ligeramente a la derecha, saliendo del camino principal que había en aquel lugar, o mas bien del senderito que se distinguía a duras penas del resto del lugar, y se metió en un lugar completamente "salvaje" donde tenía que esquivar ramas, arbustos y algún que otro...reptil. Al fin y al cabo correr en llano no tenía ningún tipo de merito ¿verdad?.
Fuera del camino había cuesta, la cual era algo mas trabajosa y también le suponía algo mas mas de reto al cazador, al fin y al cabo si había salido no era solo por el hecho de olvidar sucesos que habían ido pasando en el instituto desde que llego y su...hija.

Iba sumido en sus cosas cuando escucho algo, o mas bien a alguien, una voz que parecía ser un grito seguido de una suplica.
El corazón de Jonas dio un vuelco y paró de lleno la carrera buscando a la joven que había gritado, ya que por como lo había escuchado no debía de encontrarse demasiado lejos de su posición.

Miró a un lado y a otro sin ver indicios de nadie hasta que se fijo en que en el suelo había unas huellas mas o menos recientes, de un pie mas pequeño que el suyo, y seguramente de una chica, de la chica que estaba pidiendo auxilio.
Jonas no es que fuese un rastreador experto, pero si que sabía nociones básicas para poder encontrar a alguien y por suerte aquellas nociones fueron las que llevaron al cazador a la posición de la chica.

Lo primero que hizo al verla fue alzar una ceja debido al llamativo color de su pelo, aunque comprendió que ya habría tiempo para prejuicios después, en aquel momento corría algo mas de prisa ayudar a la muchacha.

-Hola-dijo alzando la voz y mirando hacia arriba mientras se situaba a una distancia mas o menos corta por si caía poder cogerla antes de decirle lo que le iba a decir-puesto que imagino que no estas muy cómoda ahí arriba voy a saltarme el si te has hecho daño o si estas bien, porque esta claro que muy bien no estas. Escuchame con atención, te voy a coger pero para ellos tendrás que soltarte cuando yo te diga ¿entendido?-la voz del cazador sonaba con seguridad, seria como solía ser cuando estaba en el instituto.

Jonas se coloco junto bajo la joven y agradeció las runas que aun estaban grabadas en su piel que le ayudaria a rescatar a aquella muchacha.

-Aunque te parezca una locura...suéltate. Yo te cojo.-Jonas se preparó para aguantar el posible impacto cuando la joven cayese




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Mar Mayo 13, 2014 10:59 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Las gotas de sudor se le resbalaban por la nuca por el esfuerzo que estaba haciendo, que era, más o menos, mantenerse intacta. Lo único que podía pasar por la cabeza de Emily en esos momentos era que iba a estar sacándose astillas de los dedos hasta el día del Juicio Final —si es que existía—, que no pensaba volver a trepar a un árbol en meses, y que la caída iba a doler mucho. Bastante. Una barbaridad. Esperaba que al menos intenso que los pinchazos que le recorrían las manos, que los calambres que el mantenerse sujeta le provocaba en los brazos, y, para qué negarlo, que el que estaba sufriendo su dignidad. Parecía estar gritándole: ¡Culo gordo! ¡Eso hace años no te habría pasado, deja los dulces! Pero por más que lo intentase no podía, sobre todo con Dina detrás, con sus estupendos bizcochos.

Así que lo único que podía hacer en ese momento era lamentarse por su suerte, su caída, y esperar que alguien pudiese encontrarla antes de que los lobos se pusiesen las botas con su cadáver o cuerpo inconsciente. Sin embargo la suerte le sonrió por primera vez en muchísimo tiempo, porque justo en ese momento apareció el que parecía ser su salvador. Su apuesto salvador, pudo ver, incluso desde esas alturas, y de haber estado en mejor posición se habría sentido como una chica con doble suerte.

«Te rescatan y encima un hombre guapo. ¡Qué suerte! Espero que tu culo no le fastidie la espalda.» Pero en ese momento se conformaba con que hubiese alguien abajo; total, para lo que iban a interactuar…

Escuchó atentamente lo que le decía, asintiendo con la cabeza. Sí, era una locura, pero al menos caería sobre algo blando, ya fuesen sus brazos, ya fuese él entero. Sólo esperaba que el golpe no le rompiese algo, como la cabeza. ¿¡¡Y si moría por su culpa!!? ¿¿Sería asesinato?? ¿¿Iría a la cárcel?? Lanzó un gemido desesperado al aire, notando que las fuerzas le abandonaban definitivamente del todo.

¡¡Vale!! ¡A la de tres! ¡Una! ¡Dos! ... ¡¡TRES!!

Para gran alivio de su cuerpo, que empezaba a sucumbir por la presión, se liberó. Una sensación de ingravidez se apoderó de ella durante unos segundos, en los que le pareció que flotaba en el ambiente, aunque en realidad no lo hacía. La gravedad hizo su efecto tan rápidamente que casi ni pudo percibirlo, en realidad, el tiempo que estuvo flotando hasta que empezó a caer, pero lo hizo con todo su peso, que al parecer era lo suficiente como para quebrar la rama de un árbol. Emitió un grito que salió involuntario de su garganta, parecido al que había soltado cuando la fractura, y al impactar contra los brazos del hombre cerró los ojos. O quizás los había cerrado antes, no se había dado cuenta.  La cuestión era que cuando se dio cuenta de que el cuerpo no le dolía —tanto— y que estaba viva, contra algo cálido y firme, empezó a separar poco a poco los párpados para mirar a la cara de su salvador.

Gracias… —murmuró, aliviada.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Mar Mayo 13, 2014 11:30 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio




Jonas terminó de prepararse mientras esperaba que la cuenta atrás de la joven terminase, y cuando la vio soltarse rápidamente hizo acopio de fuerzas y resistencia, pues el golpe , por muy ligera que fuese la muchacha , iba a ser duro y seguramente si no la cogía bien ambos acabasen con una buena herida y eso en el mejor de los casos.

Por lo que, en el transcurso de unos pocos segundos, mientras miraba fijamente la trayectoria de la joven se preparó para amortiguar el golpe lo mejor posible, y cuando la joven cayó en sus brazos sintió como sus rodillas se doblaban ligeramente y sus pies se hundían un poco mas en el suelo, o en este caso en el barro que había bajo sus pies y que fue de gran ayuda para que la caída fuese algo menos aparatosa.

Sentía como las runas que aun prevalecían en su piel ardían ligeramente al haber sido activadas de golpe y a pesar de que estaban casi borradas seguían aportando fuerza y resistencia al cazador.

Durante unos segundos y mientras se recuperaba del impacto, miro a la joven la cual tenía los ojos cerrados con fuerza, casi como si esperase haberse empotrado contra el suelo al caer, aunque por suerte parecía que ninguno de los dos habían recibido ningún tipo de daño. Lo que si tenía mas o menos "claro" es que aquella chica debía de tener mas o menos la misma edad que su hija Adel, aunque por suerte ella no llevaba el pelo de un color tan poco...común.

-¿Estas bien?-preguntó con tranquilad mientras ayudaba a la muchacha a ponerse en pie. Esta vez la pregunta tenía algo mas sentido que si la hubiese formulado antes, puesto que no sabía si la chica había caído tan bien como el hubiese esperado-no se que es lo que estabas haciendo en la rama de ese árbol, pero supongo que no tiene mucho sentido decir, ya, que deberías tener un poco mas de cuidado. Te podrías haber hecho mucho daño.-aquella actitud ya era mucho mas típica de el.

No es que le gustase andar regañando a todo aquel con el cual se cruzaba, pero por alguna razón no podía evitar hacerlo cuando alguien había estado apunto de poner su integridad en peligro y estaba claro que aquella joven lo había hecho, si el no hubiese estado allí en ese momento, tal vez se hubiese hecho algo mas de daño y aunque era algo que no podía asegurar al cien por cien, al menos se lo imagina.





Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Miér Mayo 14, 2014 1:22 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Sí, eso creo. Gracias de nuevo.

Su salvador la dejó con mucho cuidado en el suelo, cuidándose de que hubiese recibido algún tipo de impacto que pudiese haberle hecho daño. Pero Emily se encontraba perfectamente, salvo por los dolores y calambres que le hacían sentir como si estuviesen recorriéndole el cuerpo una colonia de hormigas carnívoras hambrientas. Por lo demás, podía pasar. Al menos no se había roto el cuello, algún hueso o se había hecho una brecha en la cabeza, cosa que le aliviaba bastante.  

Intentó cerrar las manos sin mucho éxito. Tenía algunas astillas clavadas en las yemas de los dedos, por lo que tendría que ir al médico a que se las extrajese… o conformarse con las sabias manos de Dina, que podían curar prácticamente todo lo existente. Se sintió algo fastidiada, porque podría haber usado sus poderes de curación disimuladamente, pero entonces la madera seguiría clavada dentro de su carne y eso podía provocarle una infección más adelante, de modo que tuvo que quedarse con las ganas. Al menos no eran demasiadas ni en todos, pero los pinchazos eran igualmente molestos.

Miró al hombre rubio con cara de actor —porque tenía cara de actor, para qué mentir— mientras él parecía reprenderle por su comportamiento, extrañada, porque no era realmente nadie para hablarle así. Ya tenía una edad como para estar soportando ese tipo de reproches, pero su buena educación le impidió responderle como habría hecho con alguien de su edad. Era mayor, así que debía mostrar un cierto respeto. Además, le había salvado la vida, y en su fuero interno se dijo que probablemente así era como se comportaban los padres cuando sus hijas habían cometido una locura, de modo que podría soportar no decirle nada. Simplemente alzó los hombros antes de agacharse a recoger sus cosas. Suspiró aliviada al ver que casi nada se había roto y que su cuaderno estaba sólo machado con algo de tierra húmeda. Afortunadamente era nuevo y casi no había hecho ningún dibujo —y en el que había estado ocupada no iba por buen camino—, de modo que no supuso una gran pérdida. Con el bloc girándolo en las manos, se volvió para encararle.

Estaba intentando dibujar algo, pero está visto que ya no tengo edad para ir trepando por las ramas como un mono. —Suspiró—. Tiene razón, pero desde luego ha sido todo un golpe de suerte que usted pasase por aquí cerca y que me escuchase gritar. —Esbozó una sonrisa, agradecida, y le tendió la mano—. Muchas gracias por acudir sin dudarlo. Le debo una, y mi abuela insistirá en que también, así que si hay algo que pueda hacer por usted, no dude en pedírmelo.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Vie Mayo 16, 2014 6:27 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio



Cierto era que el no era nadie para regañar a aquella joven de aquella manera. No era su hija, no era su sobrina, no era nadie de su familia de la que realmente se pudiese preocupar, pero por alguna extraña razón aun estaba con el chip del instituto y aquella reacción hubiese sido la misma que hubiese tenido con Adel.

Pero no se dio cuanta de aquella reacción hasta que vio el gesto de la joven, al fin y al cabo fue el mas normal del mundo. Un desconocido le estaba echando la charla porque había estado apunto de estrellarse contra el suelo, por una imprudencia, sobre todo al escuchar de que había sido porque se había subido a una rama pero dibujar. Pero no vio propio el seguir machacando a la joven por algo que, en realidad, no era de su incumbencia.

-Descuida, me alegro que no te hayas echo daño...pero para la próxima intenta tener mas cuidado, porque no creo que vaya a estar siempre ahí para ayudarte-comento con intento de quitar un poco de peso a la conversación y hacer una gracia. ¡¡Una gracia!!, algo que no era para nada típico en aquel cazador, pues hacia años que no había ningún comentario como aquel en el cual buscaba que la persona con la que hablaba se riese, pero el hecho de haberse comportado de esa manera al bajarla al suelo le había hecho sentir un poco incomodo. Ademas de que el no era una persona que usase la palabra "disculpa" cuando sabía que había cometido un pequeño desliz, así que simplemente era mejor pasar a otra cosa.

-Jonas Geller-dijo extendiendo la mano hacia la joven en señal de saludo y de paso intentado cambiar un poco de tema-y si no es mucha indiscreción ¿que estabas intentando dibujar?-El bosque era sin duda uno de los mejores lugares para dibujar, sobre todo cuando dabas con un buen paisaje. Jonas no es que fuese un entendido de la pintura, pero tampoco es que le desagradase y antes de volver a su rutina diaria pensó que seria buena idea hablar un poco mas con la joven, para comprobar de que en verdad estaba bien, si se marchaba ahora y le pasaba algo a la muchacha de camino por no haber estado pendiente de ella, en cierto modo seria responsabilidad suya, aunque el no hubiese sido el culpable de que la rama se partiese si lo había sido de que se dejase caer para cogerla.






Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Dom Mayo 18, 2014 8:30 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Resultó curioso para Emily toparse con una persona que parecía ser tan distante y al mismo tiempo tan amable, y no pudo evitar preguntarse si las demás personas que la conocían la verían así, como a él. Como un reflejo de alguien que no sabe acercarse pero al mismo tiempo tampoco sabe mantenerse al margen del mundo en el que vive. En cierto modo eso le hizo desarrollar por él una cierta simpatía que no pudo ocultarse del todo, ya que esbozó una sonrisa franca cuando él volvió a insistir en que tuviese cuidado con lo que hacía, porque no siempre iba a estar allí para ayudarle. Incluso se rió levemente.

Ya, me temo que usted no es Superman. Aunque por haberme escuchado y por el hecho de que me haya encontrado tan rápido podría pasar por un superhéroe de cómic —se apartó uno de los mechones de pelo de la cara, cambiando el peso del cuerpo de una pierna a otra—. Pero no se preocupe, le prometo que andaré con más cuidado la próxima vez. Nada de ramas de árboles.

Se sorprendió un poco cuando él le tendió la mano, presentándose formalmente. Emily la tomó con cuidado, apretando suavemente, y la sacudió, diciéndole que estaba encantada y que su nombre era Emily Yates. Hacía tiempo su abuela le había dicho que tanto ella como su madre mantenían su apellido de soltera porque se lo volvió a cambiar cuando el abuelo había muerto, a los pocos años de haber nacido Susan. “Ya que he criado una hija puedo hacerlo con una nieta”, pero muchas veces, Emily sentía que Dina no era su abuela, realmente, sino su propia madre, pues había sido la única de las dos que había sido capaz de afrontar sus miedos y quererla como tal. Susan era débil y de voluntad frágil, y Emily se alegraba de saber que no se parecía en eso en nada a ella.

Su rostro también mostró una muestra de confusión cuando le preguntó por sus dibujos, puesto que no parecía un hombre demasiado interesado en el arte. A él parecían irle los restaurantes caros, las fiestas, los focos —¿seguro que no era actor?—, el deporte y acostarse con mujeres hermosas. No interesarse por la obra de una pobre amateur que no conseguía que la aceptasen en ninguna editorial. De forma automática cogió el bloc, lo abrió y le mostró la página sin dar muchas explicaciones, algo sonrojada porque no estaba especialmente satisfecha con cómo le estaba quedando. Veía errores por todas partes que quería modificar, como el hecho de que en la imagen los árboles se encontraban más torcidos y los haces de luz incidían de otra forma sobre el terreno. Incluso se había inventado las personas caminando por ahí, pero necesitaba cubrir un borrón imposible de eliminar y había optado por algo clásico.

Spoiler:

No es de lo mejor que he hecho —se excusó, pensando que probablemente no le creía, porque Charlie siempre le decía que sus dibujos eran buenos aunque ella los considerase una auténtica basura. Pero a lo mejor Jonas tenía ojo crítico y era capaz de ver sus imperfecciones—. Pero hoy no me salía nada mejor. Además, está el hecho de que… bueno, me he caído de un árbol y usted ha tenido que recogerme y… —Entonces cayó en la cuenta de que no le había preguntado cómo se encontraba después de haberla sujetado. ¡Que ella no era precisamente un peso pluma! Puso cara de circunstancia y le habló algo apresuradamente—. Por cierto, ¿se encuentra bien? Siento no haberle preguntado antes pero he estado algo absorta. No se ha hecho daño en los brazos, los hombros, el cuello, los lumbares o las piernas, ¿no? —Se mostraba bastante apurada—. Ha sido una caída un tanto alta y yo no soy precisamente una sílfide. ¿Necesita sentarse?


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Mar Mayo 20, 2014 3:05 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio



El cazador esbozó una ligera sonrisa, algo que hacia tiempo que no cruzaba su rostro y se notaba, ya que el Nefilim hacia ya bastante tiempo que no tenía la costumbre de sonreír, ya fuese por sucesos pasados o por el hecho de que en realidad no era algo que en su puesto de trabajo se pudiese permitir. No porque nadie se lo fuese a recriminar, si no por el hecho de la seriedad se había vuelto que le caracterizaba y debía demostrar al resto de alumnos del instituto y a sus propios superiores que era de esa manera...serio, meditabundo y eficaz y escrupuloso con su trabajo. En cierto modo, tenía una "reputación" que mantener.

-Digamos mas bien , que ha dado la casualidad de que estaba corriendo por el bosque y que ademas no llevaba nada de música para escuchar, si no seguramente no te habría escuchado pedir ayuda.- Un superhéroe...por desgracia muchos de los miembros de la clave, y sobre todo los componentes mas jóvenes se creían que eran eso mismo...héroes, cuando en el fondo no eran mas que niños bien entrenados, en su mayoría, que tenían que luchar por una causa concreta.

Tal vez no tuviese un interés muy concretos en las obras de arte en general, de hecho nunca había tenido el tiempo suficiente como para ir a uno de los museos que había en Nueva York. Ni siquiera cuando había sido pequeño le habían llamado la atención ese tipo de cosas, se había centrado únicamente al que seria y es ahora su trabajo...si lo pensaba, muchas veces creía que estaba perdiendo el tiempo o parte de su vida, ya que no recordaba nada que no fuesen días y días de duro entrenamiento con su padre....básicamente lo mismo que estaba haciendo ahora con su hija, solo que con la diferencia de que esta le odiaba...y tal vez no le faltase razón para hacerlo, pero también estaba seguro de que no sabía realmente porque lo hacia y porque le dedicaba tanto tiempo y esmero a esos "pequeños" entrenamientos casi diarios. Tampoco sabía si algún día le agradecería el esfuerzo que había puesto en ella...seguramente no.

-No está nada mal-dijo observando el dibujo sin llegar a coger el cuadernos para admirarlo mejor. Jonas no entendía de arte, eso era verdad pero estaba claro que aquella muchacha tenía muy buena mano para dibujar.-estoy seguro de que si lo hubiese intentado yo me abría quedado un churro...pero bueno cada uno tenemos habilidades distintas. Y no te preocupes, estoy bien, por lo menos ahora mismo, lo que no quiere decir que de aquí a unas horas empiece a sentir agujetas en los brazos por el esfuerzo, pero ahora mismo no hay nada de que preocuparse.-realmente se encontraba bien gracias a las runas que aun tenía en la piel y las cuales al activarse habían dejado una ligera quemazón en la zona en la cual estaban marcadas, pero no era un dolor o una molestia que no pudiese soportar y tampoco era algo que le pudiese contar de manera abierta a la muchacha.
No sabía si aquella explicación le seria valida o no, pero en realidad tampoco le podía una mejor que no fuese la verdad. Y era algo que por ahora no le iba a desvelar, como era lógico.-ademas, tampoco pesas tanto, si acaso la velocidad de la caída es la que ha podido incrementar un poco la sensación de peso, pero lo dicho no te preocupes, ahora mismo estoy bien. Tal vez no me vaya a poner a correr otra vez, por si acaso, pero creo que podré ir andando a casa-dijo casi sarcástico.

No recordaba la ultima vez que bromeo con alguien, de hecho no recordaba si alguna vez lo había hecho, pero en el fondo aquella sensación no estaba del todo tan mal. El bajar la guardia de vez en cuando era casi un alivio.






Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Miér Mayo 21, 2014 12:19 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Emily sonrió, pensando que le había dado la impresión de que había gritado tan fuerte que era raro que no hubiese acudido media ciudad de New York, solamente por el placer de verla estrellarse contra el suelo, porque la gente era más bien morbosa. Pero eso debía de haber sido en su cabeza, en realidad, porque Jonas tenía razón. Y claro que daba gracias a que hubiese pasado cerca sin escuchar nada de música ni teniendo nada que le distrajese simplemente del avanzar hacia delante en su carrera. Ahora que se fijaba, era cierto que iba vestido con ropa deportiva.

«Gracias por mandármelo, Señor.»

Debía de resultar irónico que una bruja estuviese siempre mentando a Dios, pero desde pequeña Dina le había inculcado que si los demonios existían, sin duda el creador debía de estar alguna parte, ayudándonos a su manera. Ella también pensaba que era cierto, que Dios existía, pero no tenía muy claro si les vigilaba para protegerles o no, porque entonces, ¿por qué no impedía que hubiese criaturas malignas pululando por la Tierra? ¿Sería por la cosa esa de mantener el equilibrio entre el bien y el mal? Lo cierto era que no tenía ni idea, pero de momento iba a tenerlo siempre en la boca, quizás más por costumbre que otra cosa, ya que, a pesar de los esfuerzos de Dina por evitarlo, la mitad de las veces lo mentaba para maldecir.

Asintió con la cabeza, agradecida, cuando él le comentó que no estaba nada mal. Bueno, se había equivocado. Jonas no tenía ojo crítico, pero al menos era amable. No sólo le había salvado la vida sino que tenía la suficiente educación como para decir que su dibujo era medianamente aceptable. De hecho si le hubiese dicho que era una maravilla habría sabido que mentía o que intentaba ser excesivamente adulador, así que prefería esas sencillas palabras que denotaban que le gustaba pero que tampoco era lo mejor que había visto en su vida. Se rió entre dientes cuando mencionó que a él probablemente le habría salido un churro si lo hubiese intentado, aunque estaba de acuerdo con él. Cada persona tenía un talento diferente, y lo normal era explotarlo a conciencia.

Menos mal —dijo, aliviada—. Me habría sentido fatal si le hubiese pasado algo por intentar ayudarme en esta imprudencia. —Alzó una ceja cuando le dijo que tampoco pesaba tanto, que probablemente había sido la velocidad de la caída la que le había hecho acrecentar un poco el peso, y Emily negó muy levemente con la cabeza, entre divertida y avergonzada por eso—. Vale, estaría mucho mejor que no lo hiciese, no fuese a hacerse mucho daño. —Volvió a guardar el bloc en la mochila y echó un vistazo a su alrededor. El día estaba ya claro del todo, en el aire ya no se respiraba el rocío y los animales ya correteaban lejos de la presencia de los dos. Emily encaró al adulto con una sonrisa—. El paisaje ya ha cambiado y la perspectiva para dibujarlo es diferente, así que no tengo nada más que añadir. Si ya no va a seguir corriendo, ¿quiere que le acompañe de vuelta? Le confieso que generalmente me alejo de la compañía ajena pero ya que el destino nos ha reunido tan azarosamente y probablemente los dos nos dirijamos a la ciudad, no veo por qué no hacerlo en grupo. Así podemos ir salvando a gente, con nuestra experiencia conjunta, que se vaya cayendo de los árboles —bromeó. En el fondo se lo había preguntado porque no estaba del todo convencida de que no le hubiese dejado secuelas su caída y quería asegurarse de que se encontraba bien, siendo ese el verdadero motivo por el que le había propuesto volver juntos a New York.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Vie Mayo 23, 2014 6:29 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio



Jonas miró a su alrededor y se fijo también un poco en la altura del sol en el cielo el cual le decía, aproximadamente , la hora que era en aquel momento y sabiendo que tampoco le podría dedicar mucho mas tiempo a su carrera diaria, sobre todo porque tendría que volver al instituto antes de medio día para ver si había algún trabajo o encargo de la directora de dicho lugar y ya de paso para preguntar que tal le había ido a su hija aquella mañana.

Poco a poco sentía como el efecto de las runas de su piel iba desapareciendo de forma progresiva al igual que la quemazón que estas le producían al activarse. Y poco a poco comenzó a sentirse algo mas cansado de lo que aparentaba estar, por lo que , el hecho de volver no le pareció tampoco una mala idea. Aunque el hecho de tener que volver con ella a la ciudad era algo que no se había planteado, pues suponía que la joven preferiría estar sola después de aquella caída, o simplemente que querría seguir su camino tranquilamente sin que nadie la molestase. ¿O tal vez era aquello lo que Jonas esperaba y quería...? daba igual, al fin y al cabo no iba a rechazar la oferta de la joven.

-Creo que por hoy ya he tenido suficiente con salvarte a ti-dijo con una media sonrisa. La verdad es que esperaba no tener que seguir bajando gente de los árboles como si de gatitos se tratasen. O por lo menos no era su visión de mañana que había tenido y que tenía en mente.-o al menos espero que no se de el caso de camino a la ciudad-ya que seguramente empezaría a notar los efectos del cansancio de forma mucho mas acentuada y no tenía claro de que las runas volviesen a funcionar, el fin y al cabo debían de ser nada mas que unas pequeñas marcas difuminadas con la piel.-bueno, vamos entonces.

Desde luego estaba siendo un día completamente atípico para el cazador, no por el hecho de que hubiese salvado a alguien. Eso dentro de lo que cabía era casi normal en su trabajo y estaba ciertamente acostumbrado a situaciones como aquellas, pero el hecho de entablar conversación despues con la persona que había salvado era algo completamente distinto, ya que al ir en grupo las conversaciones se las dejaba al resto a no ser que fuese algo de verdadera importancia y no solía darse la situación en la que Jonas tuviese que hablar con las victimas o personas salvadas. No era lo suyo, en general no es que fuese muy diestro charlando con la gente de manera informal o en general. De hecho cuando comenzaron a caminar de regreso a la ciudad el silencio se hizo palpable entre ellos, Jonas no era demasiado diestro en conversar con desconocidos y sacar un tema por sacar...tampoco era algo que le gustase o viese necesario.

-¿Sueles venir mucho a dibujar?-por decirlo de alguna manea aquella fue una pregunta...corriente, tal vez normal en terreno mundano, una pregunta que daria pie a algún tipo de conversación y con suerte cortaria el silencio de raiz. AL fin y al cabo, ya que tenía que volver acompañado, al menos que la vuelta fuese algo mas interesante.






Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Sáb Mayo 24, 2014 4:10 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Sonrió. Bueno, realmente no esperaba que accediese a continuar salvando gente, porque tampoco esperaba que nadie más se dedicase, como ella, a ir trepando por los árboles para poder dibujar bien cuando lo normal era ir haciéndolo desde el suelo. Prefería sentirse rodeada de humanos normales para controlar sus acciones. Lo que sí le sorprendió un poco, aunque lo había esperado, fue su respuesta afirmativa, porque, al igual que ella, no parecía de ese tipo de persona que accediese a estar rodeado de desconocidos mientras caminaba. Quizás se sentía obligado a acompañarle para evitar que nada malo le sucediese, como le ocurría a ella en parte.

Fuera como fuese, la cuestión fue que ambos empezaron a caminar a la vez. Emily se sintió un poco estúpida cuando hubieron avanzado un par de metros, porque prácticamente era como si fuesen solos pero con la incomodidad de no tener conversación incluida. Sin embargo, tampoco se le ocurría tema de conversación interesante, así que, ¿por qué iba a forzarlo? Al  final sería peor, mucho más molesto y el trayecto se haría mil veces más largo. De modo que optó por abstraerse, observando el paisaje mientras iban caminando despacio. Se cuestionó si volver allí o no otro día, con más tranquilidad y menos previsiones de terminar espachurrada en el suelo como la pasta de nueces que hacía Dina para algunos de sus bizcochos. Era un sitio precioso y podía captar imágenes verdaderamente buenas.

Su pregunta le sacó de su ensimismamiento rápidamente. Agradeció el intento de conversación por su parte; evidentemente él había preferido optar por el “probar a ver qué sale” antes que permanecer en silencio constantemente.

Aquí la verdad es que no. Por lo general prefiero irme a Central Park, porque allí siempre tienes algo interesante que ver o que dibujar. Gente corriendo, familias, amantes, niños, perros… Es divertido, pero también resulta complicado plasmar una escena de gente que está en movimiento. —Sonrió, como siempre que hablaba del tema—. Sin embargo hoy opté por algo más sencillo como es el paisaje. Salvo los cambios de tonalidad no suele ser demasiado difícil dibujar una escena en sí. Aunque desde luego hoy he descubierto que también puede ser más peligroso de lo que parece —bromeó, haciendo referencia a su accidente—. ¿Usted corre siempre por esta zona? ¿No ha probado a hacer la ruta del parque? Puede que no sea tan extenso o amplio como este sitio, pero se tarda lo suyo en hacer la ida y la vuelta y siempre está más accesible a… a cualquier cosa, en realidad. Lo digo porque si algún día le sucede algo… está muy lejos del centro. Cosa que recordaré yo la próxima vez también, por cierto —puntualizó oportunamente.

Saltó por encima de un tronco caído con una cierta elegancia, casi felina, que, aunque Jonas no lo supiera, era gracias a su cola. Su sentido del equilibrio siempre había sido un poco mejor que el del resto de sus compañeros, al igual que su agilidad en sí. Dina solía meterse con ella cuando era pequeña llamándole ‘gatita’ porque siempre parecía caer de pie —probablemente lo habría hecho, aunque se habría destrozado las piernas, si hubiese terminado cediendo por su propio peso— y no había forma de tirarla al suelo sin su consentimiento previo. Le gustaba ser así; lo prefería a la fuerza bruta. También era muy rápida, pero eso no era algo de lo que alardear generalmente. Como tampoco lo era saber estar de pie en los momentos necesarios.

Cerró las manos un segundo al hacer el gesto, recordándose que tenía los dedos agujereados y doloridos. Más que un padecimiento intenso era casi un picor, molesto, desagradable. La idea de curarse ella sola resultaba de lo más tentadora, pero no podía hacerlo delante de aquel tipo, por mucho que pudiese hacerlo disimuladamente. Se giró para mirarle, casi avergonzada, y habló.

Tendré que ir al hospital después… tengo los dedos llenos de astillas. Si aprieto la marcha es porque querría llegar cuanto antes, no por otra cosa. No quiero que se me infecte —explicó.


Última edición por Emily Yates el Jue Ago 07, 2014 1:37 pm, editado 1 vez


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Lun Mayo 26, 2014 12:37 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio



Era evidente que Emily tenía mucha mas facilidad de hablar y de mantener una conversación mas o menos informal, ya que cuando el Nefilim le hizo aquella pregunta no tardó en responder con toda la naturalidad que da la costumbre de ser "sociable", algo que el cazador no tenía por el hecho de que nunca había visto necesario el tener que socializar de aquella manera con nadie. Si a caso en el pasado cuando era mas joven, si que era un poco mas abierto y amable e incluso, tal vez, alguien agradable con quien charlar durante horas, pero como todo, la gente cambia para bien o para mal, dependiendo de las situaciones que vive, y Jonas no podía decir que su vida hubiese sido la mas fácil del mundo desde hacia unos años, eso le había vuelto mucho mas...serio, aburrido, estricto...y un montón de apelativos mas que denotaban su actual comportamiento llegando a parecer casi un tirano en el ámbito familiar y en el social, sobre todo en el instituto. Donde decían que era un hueso duro de roer, y no se equivocaban...pero algo en el interior del cazador le decía que no se podía relajar ni cambiar la actitud.

-El parque sin duda es un lugar mucho mas activo que el bosque en cuanto gente aunque no le veo un interés artístico muy amplio la verdad...-y el hecho de observar a la gente para acto seguido dibujarla se le hacia un poco...raro. Pero claro, el tampoco sabía nada de arte y nos mejores sitios para dibujar.
Nunca había tenido tiempo para dedicárselo a algo así. Por el contrario sabía que Adel dibujaba, o al menos lo hacia antes cuando era mas pequeña. Aun recordaba cuando la joven le enseñaba los dibujos que hacia en Alacante, emocionada cuando algo le salia bien, pero claro eso había sido hacia ya bastante tiempo, ahora no sabía si Adel seguía dibujando o no, y si lo hacia ya no iba corriendo a su padre para enseñarle los dibujos que hacia. Aunque claro, tampoco es que el hubiese puesto un especial interés en ello.

El camino que estaban siguiendo era algo tranquilo y no tardaron mucho en llegar a uno de los senderos que había disgregados por el bosque, y el cual daba a la salida del mismo.

-El bosque es mucho mas tranquilo para correr, no tienes niños que se te crucen o gente que va a trabajar y que por norma general suele ir mas pendiente de su pda que de lo que hay a su alrededor. Alguna vez he intentado salir a correr por el parque, pero parece mas una carrera de obstáculos que un tranquilo entrenamiento.-se encogió ligeramente de hombros-ademas, suelo informar de por donde salgo a correr, precisamente por si me sucede algo.

Emily apretó el paso, saltando obstáculos con facilidad y haciendo referencia a las heridas que tenía en las manos y en las cuales no había reparado el cazador.

-Si...no tienen muy buena pinta. Te las podría quitar yo, pero es casi mejor que vayas al hospital a que te las quiten y te venden bien las heridas-de hecho Jonas la podía curar allí mismo si quisiera, pero no tenía ganas de tener que dar explicaciones despues, y ademas, eran unas simples astillas, sobreviviría hasta llegar al hospital mas cercano, aunque no dudaba que fuesen unas heridas molestas.-y descuida, entiendo que tengas prisa por salir de aquí. Si quieres te puedo acercar al hospital, no tengo el coche muy lejos del bosque-para ser exactos lo tenía a unos quince minutos andando a buen ritmo. No lo solía dejar cerca del instituto por razones obvias.

Si se tomaba tantas molestias simplemente era porque aquel era su trabajo.





Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Mar Mayo 27, 2014 11:47 am


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Bueno, tenía que darle la razón en que, aunque resultaba más aislado y peligroso, desde luego era más tranquilo. Los niños no te tiraban balonazos ni aparecían correteando entre tus piernas, los perros no se te lanzaban encima, las parejas no se interponían en tu camino… Le llamó la atención que lo calificase como un “entrenamiento”, porque era cuanto más que curioso. ¿Acaso sería policía o algo por el estilo? Porque, aunque estaba fuerte, no parecía un artista marcial, guardaespaldas o guardia de seguridad. Le pegaba más ser inspector, como Murdock, en Arma Letal, pero aún así… ¿Informaba de dónde iba a correr? ¡Eso sonaba a muy importante! Emily se sintió un poco cohibida mientras avanzaba. ¿¿Y si era un político o un ministro o algo así?? Esperaba que no, sinceramente.

La hierba crujía conforme avanzaba lentamente, incluso por el pequeño sendero al que habían salido tras unos minutos andando. Emily seguía moviéndose con agilidad, casi como un animal acostumbrado a ese tipo de terreno, cuando pocas veces había estado por allí. Pero su sentido del equilibrio era perfecto en todos los sentidos, así que no temía tropezar ni caerse. No recordaba la última vez que le había sucedido algo así.

Frunció los labios cuando Jonas le confirmó que sus heridas no parecían tener un aspecto estupendo —aunque tampoco era como si fuese a morirse, vaya—, pero prefería llegar cuanto antes al hospital para que pudiesen atenderle. Se sorprendió gratamente cuando le dijo que podía acercarle en coche. ¡Había venido en automóvil! De pronto sintió un renovado aprecio por ese desconocido, que no sólo le había salvado la vida, si no iba a hacer que no anduviese todo el trecho que había entre la ciudad y el bosque. ¡No era político! ¡Era un santo! Una persona más efusiva se habría enganchado de su cuello para agradecérselo, habría chillado o quizás se habría aferrado a su mano para batirla en señal de agradecimiento. Emily se limitó a mirarle con los ojos cargados de gratitud y un sonoro suspiro de alivio.

¡Me salva la vida por segunda vez, Jonas! Definitivamente alguien más sabio que nosotros le mandó a mi encuentro. —Se rió—. En otras circunstancias no me habría importado ir andando hasta la ciudad, pero con los calambres que tengo por el cuerpo y el dolor de las manos, habría sido un auténtico infierno para mí. Gracias de nuevo. De verdad, de verdad que si existe alguna forma en la que yo pueda compensarle por la ayuda que me está prestando hoy, por favor, no dude en pedírmelo.

No se le pasó por la cabeza que pudiese pedirle nada ‘extraño’, porque simplemente no parecía de ese tipo de hombres. Claro que ella tampoco parecía ser capaz de curarse sin la ayuda de nadie. A lo mejor era un pervertido que se dedicaba a buscar jovencitas para llevarlas a su mansión en lo alto de la montaña y tenerlas secuestradas durante días en una celda para sacarle fotos obscenas. O quizás era un super villano loco que quería realizar su nueva creación maligna para intentar combatir con sus enemigos. O quizás era un subterráneo.

La idea le desconcertó por un momento y le hizo observarle de reojo, centrándose en él durante unos segundos. Había algo… pero al mismo tiempo no. Jonas no era un subterráneo en absoluto, al menos, no se sentía cerca de él igual que cuando se encontraba próxima a otras criaturas de su mismo… grupo social, por así llamarlo. Él parecía más normal. Más… humano. Quizás fuese de esos… tipos de los que le había hablado Dina alguna vez. Creía recordar que se hacían llamar Cazadores de sombras, porque el nombre técnico se le escapaba a la comprensión en ese momento. Claro que no tenía por qué y a lo mejor sólo estaba desvariando por la picazón de las manos y el escozor de los músculos algo doloridos.

¿No le pillará el hospital muy lejos del camino que tiene que coger para volver, no? Tampoco quiero ser más molestia de lo que ya he resultado hoy.

A pesar de sus elucubraciones, de pronto se sintió un poco nerviosa. ¿Y si era un Cazador de Sombras y descubría que era una bruja y entonces intentaba matarle, a pesar de que ella no había hecho nada? No sabía mucho de su organización, pero sí que algunos podían ser muy radicales; no por historias de nadie, sino por propia lógica. En todos los grupos había gente que acataba demasiado las normas y gente que las acataba demasiado poco. Esperaba que si se diese el caso, Jonas estuviese en medio; o al menos, se diese cuenta de que era completamente inofensiva.

Claro pero eso partiendo de que lo fuese. Que en realidad a lo mejor tampoco lo era. Se estaba poniendo nerviosa para nada y se sentía estupidísima. Cazadores de Sombras. ¿Y qué más?


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Mar Mayo 27, 2014 6:18 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio



Si había algo que no terminaba de entender del todo en los mundanos, era aquella obsesión con agradecer todo lo que uno hacía, cierto era que la había ayudado no romperse algo con la caída del árbol, pero tampoco la había salvado de caerse por un barranco, según la altura a la que había estado, la caída, siendo mala, solo la habría roto algún hueso, pero lo mismo no se habría muerto por ello...¿o si?...bueno en realidad en aquel momento tampoco merecía perder el tiempo pensando en aquello, al fin y al cabo la muchacha estaba bien quitando las astillas y los calambres que decía que tenía por todo el cuerpo.

-Se llama amabilidad, y se que en estos tiempos que corren no una expresión muy oída o un acto muy común, pero tampoco hace falta que lo agradezcas cada dos pasos Emily, de verdad. Al fin y al cabo no tengo nada mejor que hacer y me pilla de camino. Ademas no tendría mucho sentido que ahora te dejase tirada en mitad del bosque para que te buscases las castañas sólita para ir al hospital-tampoco era un desalmado...aunque bueno su hija seguramente si que le habría podido poner tal apelativo, pero por otras razones que tampoco venían al cuento en aquel momento.

Cuando la muchacha hizo referencia al cielo, Jonas no dijo nada. No porque no creyese en que había alguien superior moviendo los hilos del mundo, que como a muchos le costaba realmente creerlo. Simplemente no vio apropiado hacer ningún comentario al respecto, por lo que se limitó a asentir como si estuviese de acuerdo con aquel pequeño echo.

-No te preocupes, el hospital me pilla de camino a casa-mentira, pero tampoco le iba a decir a donde tenía que ir y aquello era bastante creíble, por el simple hecho de que el hospital estaba en una zona muy céntrica de la ciudad, y al rededor del mismo había varias viviendas disgregadas a un lado y a otro. De ese modo no tendría que dar mas explicaciones y la joven se sentiría un poco menos "culpable" por el hecho de "molestar" a Jonas. Aunque la verdad es que tampoco era una gran molestia, al fin y al cabo los cazadores estaban para algo y su principal misión, se suponía, era ayudar a los mundanos a mantenerse con vida. -ademas no me iría con la conciencia tranquila sabiendo que te puede pasar algo de camino.-el camino era largo y pesado hasta el hospital desde allí y por poder le podría pasar de todo a la chica.

No quedaba mucho para salir del bosque, cuando al cabo de unos minutos dejaron atrás el mismo y comenzaron a caminar por un lateral de la calzada hasta llegar a donde había dejado aparcado el coche. En si el lugar no estaba muy lejos del bosque, a unos 15 minutos andando a buen ritmo como iban ellos. De hecho el coche estaba a la entrada de la ciudad, o mejor dicho en una de las entradas de la ciudad, un lugar poco concurrido por el trafico, pero donde se podían ver mas coches aparcados, ya que cerca había varios lugares de visita para turistas.

-Bueno, será mejor que no nos entretengamos mucho-abrió el coche con la llave y entró en el mismo esperando que la joven peli azul hiciese lo mismo.





Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Vie Mayo 30, 2014 11:10 am


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al río

Emily sonrió un poco avergonzada cuando Jonas le dijo que dejase de agradecerle lo que había hecho y lo que hacía por ella cada dos pasos, ante lo que, simplemente, asintió. Dina siempre le había enseñado a ser una persona humilde y grata, que sabe apreciar lo que los demás hacen por ella en todos los sentidos de la palabra. Y él no sólo le había impedido que se rompiese un hueso o le abriese la cabeza, sino que también se ofrecía a llevarle al hospital para asegurarse de que estaba bien. Tenía razón en que la amabilidad no era algo demasiado común en esos días; ella era de las pocas personas que aún cedía sus asientos a las personas mayores o permitía a los demás salir para poder entrar en un edificio. Todo dependía de la educación, por supuesto, pero al parecer no todo el mundo tenía a alguien detrás que le enseñase cómo debía comportarse o cómo no.

«Seguro que sus hijos están muy bien educados.» Porque tenía pinta de ser padre, y además, uno severo. Pero era preferente eso a, simplemente, no tener padre. O que tu padre violase a tu madre para conseguir un rato de diversión.

A veces la escena se le venía a la cabeza, aunque nunca la hubiese presenciado. El cuerpo blanquecino y delgado de su madre bajo un adulto grande y atractivo —había visto los dibujos de su madre sobre él, había visto su cara, y en ella sólo quedaba impresa la malicia que transmitían sus ojos— que había sabido cómo seducir a una jovencita de carácter frágil y quebradizo. A menudo se preguntaba si realmente había tenido algún tipo de interés especial en hacer eso, o sólo divertirse de una forma macabra. Porque de haber querido al fruto de su unión, habría ido a buscarla hacía mucho tiempo, ¿no? A no ser que Dina encontrase la forma de esconderla. Recordaba que le había dicho que había sido amiga de un brujo hacía muchísimos años; a lo mejor ese hombre había hecho algo para poder mantenerlas a las dos a salvo.

¿A dónde fuiste, mamá? ¿Qué fue de ti?

De pequeña solía preguntárselo a menudo, porque por las conversaciones telefónicas que Dina tenía con su hermana sabía que al año de llegar, Susan había desaparecido sin dejar rastro. A lo mejor se había suicidado; o a lo mejor no había podido soportar estar en ese país con su nueva habilidad y había preferido marcharse a lugares más lejanos. Ahora ya no le importaba demasiado. Sólo quería que no volviese a aparecer en su vida.

Se alivió al escuchar que el hospital no le pillaba demasiado lejos. En parte. La inquietud de que su cabeza pudiese interesarle más en una pica que en la cama de un hospital no le dejaba demasiado tranquila, pero confió en sí misma y en el hecho de que no le había dado muestra alguna para sospechar. Además, estaba el facto ‘ey, todo esto está en tu puta cabeza’, por lo que decidió que lo mejor sería respirar pausadamente y dejarse llevar. Volvió a sonreírle, agradecida, pero decidió que no le diría nada más al respecto, porque tampoco quería que la considerase una pesada cuando ya le había llamado la atención por ello.

Al llegar junto al vehículo, Emily esperó a que Jonas hiciese los honores. En ese momento sí le dijo gracias, por educación, más que nada, y se colocó el cinturón de seguridad como pudo, porque las manos seguían escociendo bastante. Le echó una mirada rápida al habitáculo. Era sencillo, estaba muy limpio y tenía un aire elegante, como todo él, no dejando lugar a dudas que aquel coche era de su propiedad.

El ronroneo del motor le hizo mirar al volante, y pasó de las manos de Jonas —que percibió callosas y gastadas— a su rostro serio. Se preguntó si nunca sonreía ante nada o ante nadie, aunque con ella había dado muestras de humor, e incluso había esbozado alguna muy suave. Pero no tenía pinta de ser de los que se deshacían en chanzas y en alegrías. Alejando esos pensamientos de su cabeza, porque no eran de su incumbencia, se dejó caer contra el asiento mientras arrancaban y se ponían en marcha, sintiendo que se dejaba invadir por el sopor y la comodidad del asiento.

Oiga, Jonas, si no es mucha indiscreción, ¿en qué trabaja? ¿Es usted policía? ¿O más bien un personal trainer? —Eso segundo fue más una broma tonta que una pregunta en serio—. Porque pareció muy curioso que viniese al bosque a entrenar. Quiero decir, que lo hizo sonar como si fuese parte de su rutina diaria de trabajo o algo así.


Última edición por Emily Yates el Jue Ago 07, 2014 7:26 pm, editado 1 vez


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Vie Jun 13, 2014 9:53 am


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio




Al final el entrenamiento no había sido tan largo ni tan duro como había esperado el cazador, pues tenía pensado meterse por algunos de los senderos mas escabrosos del bosque, sobre todo porque eran los que mas dificultades le ponían a la hora de correr. Hacerlo por terreno llano no tenía merito alguno y al final tampoco servia para mucho, pero el hecho de haberse encontrado con aquella muchacha le había quitado bastante tiempo...lo único que podía hacer era resignarse y salir a correr otro día con la esperanza de no encontrar a nadie en apuros...aunque bueno, en cierto modo su trabajo consistía en ayudar a los demás, y sobre todo a un Mundano en peligro, aunque había algo...una extraña sensación ahora que estaban los dos en el vehículo que le hacia pensar a Jonas que aquella joven no era del todo lo que parecía, por lo cual se puso algo mas tenso.

Era una simple sensación como de...incomodidad la que se había implantado en el cuerpo del Nefilim, no llegaba a sentirse amenazado por la presencia de la muchacha, pero tampoco estaba 100% tranquilo, es como si una diminuta alarma se hubiese encendido en su interior y no se quisiera callar.
Aun así, mientras Emily no le diese motivos para desconfiar el seguiría el plan que tenía en mente y llevarla al hospital.

La pregunta de la muchacha hizo que ladease un poco la cabeza y apartase la vista del frente durante escasos segundos.

-Bueno, en cierto modo se podría decir que si, soy policía aun que no me dedico a poner multas de trafico.-no era la primera persona que le preguntaba aquello y policía era lo que mas se asemejaba a lo que era...mas que entrenador personal, aunque si que entrenaba a alguno de los muchachos del instituto y a su propia hija, pero no es que se dedicase específicamente a los entrenamientos.-lo mio es mas a lo CSI-dijo a modo de broma. Ademas de que aquella serie la había descubierto hacia relativamente poco, pero desde luego no veía a ningún mundano despeñando realmente el papel de aquellos personajes en la realidad...-¿Y tu? ¿eres estudiante? ...¿peluquera?-aquello ultimo lo dijo haciendo referencia a su peinado, pues a las únicas que había visto con cortes de pelo o colores así de raros eran a las muchachas que se dedicaban a la peluquería, por alguna razón parecía que hacían experimentos primero con el pelo propio antes de hacerse a alguien.

Habían llegado ya a la ciudad y se habían internado en el trafico de la misma. Ya no quedaba demasiado para llegar al hospital general de Nueva York, donde con un poco de suerte atenderían a la muchacha por si tenía algún tipo de herida no visible, aunque si se hubiese echo mas daño de lo que aparentaba seguramente no estaría charlando tan tranquilamente con el.




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Vie Jun 13, 2014 9:47 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ De camino al Hospital  

«No te aprietes los dedos. No te aprietes los dedos. No te aprietes los dedos.»

Intentaba apartarse de la tentación que eso le suponía, ya que era una de las cosas que solía hacer cuando se encontraba nerviosa por algún motivo. En ese momento era sólo porque estaba deseando llegar para que le quitasen las dichosas astillas. El curárselas por su cuenta de pronto empezaba a ser realmente tentador, pero tuvo que aguantarse sin usar las manos para nada. ¡Aquello le estaba matando! Menos mal que Jonas le siguió la conversación para tenerla distraída al menos un rato.

Policía a lo CSI. La idea le hizo sonreír. Se lo imaginó quitándose las gafas de sol al llegar a la escena del crimen y salir del coche, sujetándolas por una de las patillas entre dos dedos y las manos en las caderas, observando todo con ojo crítico. Por supuesto, acompañado por la musiquita de CSI: Miami. Y ahora, en lugar de Horatio… ¡Jonas! Su estúpida ida de olla provocó que se mordiese el labio inferior para aguantar la risa que le estaba naciendo de dentro.

¿Yo? Bueno, no. —Aprovechó ese momento para dar rienda suelta a su risa, esperando que él lo achacase a que le había parecido gracioso su razonamiento—. No, no soy peluquera. A decir verdad… trabajo de camarera en una cafetería. En la que, por cierto, tendrás un café gratis si te pasas, por eso de que me has salvado la vida. Aunque en realidad me gustaría ser ilustradora, ya fuese en cómics o para libros infantiles y cosas así. —Desvió la mirada por la ventana un momento, centrándola en el tráfico de la ciudad y en los transeúntes que iban sumidos profundamente en sus pensamientos—. Pero por el momento parece que no doy la talla. Aún así seguiré intentándolo toda la vida. No soy de las que se rinde fácilmente.

Volvió a mirarle con una sonrisa en el rostro. En realidad el tema le deprimía mucho más de lo que aparentaba, porque había recibido ya suficientes ‘cartas amables’ que rechazaban su obra que podía formar una fortaleza. Además, no podía evitar, en el fondo, compararse con su madre, que había tenido unas aspiraciones parecidas y había mostrado muchísimo más talento que ella a su edad. Probablemente hubiese conseguido lo que se proponía más fácilmente; no parecía tener en cuenta nunca que Susan siempre había tenido un espíritu frágil y que probablemente a las dos negativas ya habría cejado en su empeño. No parecía tener en cuenta que eran dos personas diametralmente opuestas. Su recuerdo era una sombra amarga que le perseguía siempre.

Pues fíjese que si le hubiese conocido en otras circunstancias habría dicho que es actor —comentó, como quien no quería la cosa—. De hecho fue lo primero que pensé al verle, porque siempre se hace extraño ver a un hombre atractivo que no se dedique al mundo del espectáculo —lo dijo sin ningún tipo de vergüenza ni de prejuicio. Nunca había tenido pelos en la lengua a la hora de reconocer que otra persona era atractiva, ni siquiera si, en cuestión, era el chico que le gustaba—. Pero en la vida diaria lo cierto es que hay cientos así. Mi abuela era una mujer muy atractiva de joven y nunca se dedicó a ser actriz, cosa que agradezco.

Se detuvieron en un semáforo y Emily volvió a distraer la mirada a través de su ventana, sin prestar demasiada atención a la gente que estaba cruzando. Hacía tiempo que había aprendido que así se mantenía alejada de otros subterráneos para no meterse en problemas…


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Jonas Geller el Mar Ago 05, 2014 8:05 pm


No existe la casualidad
→ Domingo→ Bosque cercano al rio


Era realmente desesperante el estar actuando como un simple mundano en la que mostraba una curiosidad que realmente no sentía, sino que escondía mis verdaderas intenciones; la de obtener cualquier pista que me indicase si era verdad o no lo que salían por sus bocas, y también descubrir la naturaleza de mis interlocutores. Y la mentira era el recurso más utilizado por todos ellos, exceptuando las hadas, las cuales camuflabas las mentiras con verdades a medias; pero no tenía por qué culparles ¿verdad? porque yo mismo también las utilizaba para mis propios métodos, con la diferencia de que mis objetivos estaban totalmente justificados.

Conducía el vehículo a la par que escuchaba a la chica de cabellos azules que parecía ser de lo más sincera, pero eso no me hacía confiar en ella. Para ojos de otros seguramente estuviese exagerando pero eso era debido a la su propia ignorancia de creer saber quiénes son aquellas personas que se encuentran cada día, o cada noche. Así es como morían tantos mundanos  y subterráneos incultos, por creer simplemente lo que ven sus ojos, aunque sinceramente, la muerte de éstos últimos era lo que menos me preocupaba.

un café gratuito...—asentí con la cabeza sin perder de vista la carretera — no está mal, aunque para eso tendrás que decirme en qué cafetería trabajas. No es que Nueva York sea una ciudad pequeña — preferí no decir nada frente a su sueño de ser ilustradora, porque eso le recordaba demasiado a Adeline— Eso está bien, no hay que rendirse ni en los peores momentos— dije dejándome llevar por mi propia experiencia, después de todo continuaba luchando a pesar de haber pasado por una de las peores cosas que había en la vida, y no precisamente como cazador de sombras.

Al girar una esquina ya se pudo divisar a lo lejos el hospital, así que poco a poco fui aminorando la marcha hasta que terminé aparcando en la zona de urgencias.
Gracias por el cumplido, pero el arte dramático no es lo mío —la miré y le dediqué una pequeña sonrisa ladeada. Tenía gracia la chica porque en parte no se había equivocado, no del todo, ya que precisamente en esos momentos me estaba haciendo pasar por lo que no era — ya llegamos, hablando de tu abuela... no olvides llamarla para que no se preocupe por tu ausencia, ya que sabrás que te tendrán aquí durante un tiempo para examinarte— esperé a que se bajase del coche para despedirme de ella con un asentimiento de cabeza —hasta que volvamos a vernos... tal vez en al cafetería — me despedí, y arranqué el vehículo con rapidez ya que había perdido demasiado tiempo en aquella actividad tan propia de mis protegidos.




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 113

Reliquias : 536

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Emily Yates el Jue Ago 07, 2014 7:34 pm


No existe la casualidad
→ Domingo → De camino al Hospital  

Louis le había dicho alguna vez que las miguitas de pan eran la mejor forma de conseguir que los pajarillos acudiesen al comedero donde podían conseguirlas por un módico precio que nunca llegaba a los cinco dólares en los platos sencillos. Tal cual. Emily se le había quedado mirando con la que debía de haber sido la mayor cara de desconcierto de toda la historia mientras intentaba comprender que, en efecto, los pajarillos eran los clientes y las miguitas de pan eran invitaciones gratis a algo. Luego se había echado a reír frente a él, alegando que debía de ser la peor persona haciendo analogías de la historia, y había continuado con su trabajo antes de preguntarle quién era la mujer que acababa de entrar encargando el que debía de ser el batido más caro del café.

Ella por lo general solía recomendar el sitio, pero no hacer uso de ‘las miguitas’ para atraer nueva clientela. Por eso se había sorprendido a sí misma cuando le había propuesto eso a  Jonas, si bien era obvio que no pretendía hacerlo alguien habitual al sitio. Tampoco él parecía de esos que se paseaban por una cafetería de aspecto rockabilly para tomarse algo con los amigos o la familia. Su rostro era tan marmóreo, tan indescifrable, y sus ojos tan insondables, que constaba realmente imaginarle haciendo una actividad tan banal y mundana como la que se encontraba realizando en esos momentos.

Es el Peggy Sue’s. No está muy lejos de la Quinta Avenida —anotó rápidamente.

Sonrió de lado cuando le dijo que no había que rendirse bajo ninguna circunstancia. Eso era algo que ella ya sabía de antemano, pero lo cierto era que a veces perdía la esperanza y as ganas de luchar. Deseaba dejarse llevar por la marea de la rutina y la mediocridad para dejar de llevarse decepciones, pero tampoco era una mujer débil que se dejase vapulear por las negativas. Al final volvería a levantarse para continuar intentando conseguir su sueño. Su ilusión más preciada.

Pronto el hospital apareció ante sus ojos, y Emily fue asegurándose de que llevaba todas sus cosas encima para salir del vehículo, que lentamente se aproximaba a la zona de urgencias. Rió levemente ante el comentario del hombre sobre su apreciación sobre el físico. Tenía algo de sentido del humor, desde luego, aunque fuese muy velado. Asintió de nuevo cuando le confirmó que habían llegado, procediendo a quitarse el cinturón de seguridad para poder bajarse del coche. Cuando rodeó el tirador de la puerta con los dedos le escuchó mencionar que debía avisar a Dina. Cierto. Le llamaría en seguida.

Sí, gracias, lo haré. —Pronto estuvo de nuevo en la calle. Dejó la puerta abierta mientras se despedían—. Claro. Muchas gracias de nuevo por todo, Jonas. Hasta luego.

Cerró con un golpe seco y le observó alejarse rápidamente de la zona. Emitió un suspiro suave mientras abría el bolso para coger el teléfono móvil, con calambres en las manos por culpa de sus pequeñas heridas. Marcó el número de casa, avanzando hacia la puerta mientras daba señal, pensando en qué demonios le iba a decir a su abuela para que no entrase en una crisis nerviosa y/o le echase la bronca por marcharse sola.

Cuando escuchó que descolgaba, decidió que lo mejor, como siempre, sería improvisar.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: No existe la casualidad// Emily Yates

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.