07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


31 # 44
23
NEFILIMS
3
CONSEJO
11
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Happy Birthday [Mishka]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Adeline Geller el Dom Mayo 18, 2014 9:57 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Se podía apreciar la figura de Adeline frente a la ventana de su habitación, muy quieta y a medio vestir. Sus pies lucían descalzos y una de sus piernas a medio cubrir con unas finas medias. Su torso estaba cubierto únicamente por su sostén y su cabello caía sobre sus hombros húmedos pues acababa de salir de la ducha. Una cohibida risotada surgió de su boca.

Gracias. . . . Sí, estoy bien aunque os hecho mucho de menos. ¿Tú cómo estás? . . . . ¿Y el abuelo? . . . . — asintió con la cabeza en un gesto cargado de alivio — él está bien... como siempre . . . . . Sí... lo intento. Pero no lo pone fácil, ya lo conoces. . . . . . ¿Planes para hoy?... bueno, yo... — sintió una repentina culpabilidad por haber hecho planes en ese día tan señalado, sentía como si hubiese fallado aquella especie de "luto anual" por el fallecimiento de Susan, se sentía egoísta. Asentía con la cabeza ante lo que su madre le decía, también notando como sus hombros se tensaban. Su madre la conocía y a pesar de la distancia notaba que Adeline no se encontraba bien emocionalmente —. Ha sido un momento, se me pasará, estaré bien, de verdad. Se... se lo que quieres decir... pero... — dio un suspiro pues sus palabras fueron interrumpidos por su madre — vale, vale, sí... tienes razón. Debo... debo recordarla con una sonrisa y todo eso... ya. Yo... no sé como lo haces —. Ahogó un gemido lastimero colocándose la mano sobre su boca, agachando la cabeza y asintiendo con la cabeza a las palabras que su madre le dedicaba. En realidad sí que sabía como Clarisse seguía adelante ya que superar la muerte de un hijo era algo imposible, nunca se superaba. Simplemente dejó de castigarse, de lamentarse por algo que jamás recuperaría y decidió que la mejor manera de honrarla, de homenajearla era ser feliz, rememorarla con una sonrisa en la cara y mantenerla viva en sus adentros —. Vale. Sí, vale, de verdad. — suspiró ante la insistencia de su madre — lo prometo, no te preocupes — se pasó el dorso de su mano por sus ojos borrando así algunas lágrimas que se habían derramado y a la vez emitió una risa incrédula — ¿En serio me estás preguntando eso?. . . . .  sí, es un chico . . . . .  Mamá... no me hagas colgarte— su cuerpo tuvo que moverse movido por los nervios. Con una mano cogió la otra pernera de la media para no tropezarse. Era una imagen algo cómica verla caminar desvestida y algo torpe por la media a medio poner —. Sí, puedes estar segura. Es muy buen chico. . . . . . Mamá... ya vale . . . . . . Ohh por Raziel, venga vale, sí, ¿contenta? . . . . . . . sí, ya lo suponía — se rió un poco pasándose la palma de la mano por  la cara y resoplando — ah... ahora si te vas, ¿no?, muy lista . . . . .  ¿ah?... — miró la hora en el despertador que se encontraba sobre su mesa de noche — Oh... pues sí, ya tengo que dejarte que aun no he acabado de vestirme . . . . . . noooo... no voy de neg . . . . . .  sí, ya te enviaré una fo . . . . . . que sí, prometido — volvió a reír dejando como rastro una sonrisa — yo también y mucho. Adiós mamá... dale recuerdos al abuelo.

Cuando colgó se quedó mirando el teléfono móvil un momento con esa sonrisa que terminó deformándose en un gesto de sorpresa, tenía que darse prisa si no quería llegar tarde. Se sentó a los pies de la cama para terminarse de subir las medias color piel que difuminarían un poco las runas que tenía en sus piernas y que no habían terminado de desaparecer. Volvió a levantarse para dirigirse al armario y tomar el vestido verde  que había seleccionado para la ocasión. Era de encaje con motivos florales que se trasparentaba de forma muy leve en sus brazos y sobre el pecho pudiéndose apreciar, aunque sutilmente las runas de la zona. No era demasiado corto pues le llegaba un poco más abajo de la mitad del muslo. Se calzó sus zapatos de escaso tacón del mismo tono o al menos lo más parecido y tras eso se dirigió al baño para peinarse. No se complicó demasiado pues no iban a ir a ningún lugar especial, sólo al cine. Se recogió el cabello de forma algo desenfadada con algunos mechones cayendo en un lado y otro, del maquillaje se olvidó, no quería usarlo.
Se apresuró a salir tomando un pequeño bolso de color negro donde tenía su monedero y ahora su teléfono. Esperó que Mishka no lo tomara en cuenta como vestir de negro, al fin y al cabo no tenía otro, además que era sólo un complemento.

El primer problema se lo encontró cuando quiso montar sobre su moto. Se colocó el casco, y tomó asiento notándose altamente incomoda. Cerró sus piernas con fuerza y  se aseguró que el trayecto fuese corto pues iba acelerar bastante. Así lo hizo, cuando estaba conduciendo y sentía cortar el viento se acordó que se había olvidado de la chaqueta pero bueno, era por la tarde y si por la noche refrescaba aguantaría como buena nephilim.

Al aproximarse a la zona de encentro; el cine para ser exactos,  aparcó en las cercanías colocando bien la cadena anti-robo agachándose como una "señorita" aunque al no acordarse casi se agachaba de una forma poco... elegante. Nada, tras eso y a paso ligero se dirigió hacia la entrada del cine donde comenzó a mirar alrededor por si Mishka había llegado antes, pues con la tontería ella se había atrasado un poco. Debía admitir que mientras le buscaba con la mirada... se notaba nerviosa pero sabía que una vez que lo viese se relajaría, era el efecto que Mishka hacía en ella (normalmente claro, cuando había un bizcocho entre los dos la cosa cambiaba).



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 609

Post de rol : 983

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo


Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Miér Jun 18, 2014 3:29 pm


HAPPY BIRTHDAY

La sonrisa que dibujan mis labios se ensancha al ver la cara de Adeline llena de emoción y es que no tiene precio. La nefilim parece realmente impresionada por la pequeña sorpresa que le hemos dado y eso que no somos cincuenta personas gritando un ¡Sorpresa!, entonces supongo que podría haberse incluso desmayado de la impresión. Pero por la misma razón de que solamente somos dos personas las que le hemos preparado una tarta, cantado Cumpleaños Feliz y montado este tinglado y que a ella le haya encantado, me produce una inmensa alegría. Mishka tenía toda la razón cuando me dijo que a la rubia le gustaría que hiciéramos algo así y me complace haber participado a pesar del poco contacto que tenemos Adeline y yo.– No hay de qué. Me alegra que te haya gustado –respondo ante la gratitud de la muchacha y luego empiezo a reír. Parece ser que no soy la única que pensaba que Mishka trataba de que no nos viéramos nunca, aunque obviamente sabía que todo eran puras coincidencias puesto que no había razón alguna por la que habría de evitar nuestro encuentro, ya que ni yo soy pareja de Mishka ni Adeline su amante. Así que quitando esa posibilidad, no había motivos.– Lo sé, yo también se lo he dicho en un par de ocasiones… Teme que nos unamos en su contra –digo susurrando esto último con una sonrisa pícara y volviéndome hacia Mishka que replica. Lo cierto es que yo debía de parecer la compañera de piso fantasma.

Observo cómo Adeline envuelve con sus brazos a Mishka en un abrazo y como a éste se le queda esa sonrisa bobalicona típica de cuando miras a esa persona que te gusta. Sonrío para mis adentros y mientras que la joven vuelve a agradecerle al licántropo su sorpresa y todo lo que ha hecho por ella en este día, dejo la tarta sobre la mesita de café que hay frente al sofá.– ¿Cumplir con tu promesa? ¿Ayudar en la cocina? –pregunto ya otra vez junto a ellos y mirando a Mishka sin comprender. Aquello que acaba de decir la nefilim me viene de nuevo pues en ningún momento se me comentó que ella había dicho tal cosa, además de que todo esto era una sorpresa y ella no tenía idea siquiera de que yo estaría en casa.– Eso le puede pasar a cualquiera Mishka, claro que a algunos más que a otros –digo haciendo referencia a lo de equivocarse de línea de autobús y mirando divertida a mi amigo cuando aparta la mirada de mí, como si yo fuera a burlarme de él de mala manera o a pensar cosas raras cuando yo también soy despistada a veces.– De todas formas, Adeline, si te hace tanta ilusión ayudarnos algún día a cocinar puedes venir en cualquier otra ocasión. Mishka ya lo sabe –A mí no me importa en absoluto que se pase por casa, es más, me encantaría. Se la ve buena chica y tampoco quiero que piense que soy yo la que no le permite entrar en la casa o que soy reticente a estar en la misma habitación que ella.

En el momento que Mishka se disculpa para ir a su habitación en busca de los regalos para Adeline, yo miro a la nefilim y sonrío imaginándome la cara que pondrá cuando vea el primero de los regalos. Mishka me comentó acerca de su afición a dibujar y que aparte del estuche de madera con lápices para dibujar para personas que se dedicaban a ello pensaba en regalarle un libro de colorear para niños como parte de una broma que sólo ellos podían comprender. La verdad es que espero que le guste la caja de madera con los lápices, pues cuando Mishka vino a preguntarme ideas de regalo la verdad es que yo estaba igual de perdida que él. Ninguno de los dos tenemos mucha idea de lo que puede gustarle a un Cazador de Sombras y por mucho que yo sea chica no imaginaba qué podía gustarle a Adeline y menos cuando apenas la conozco. Puede que peque de ingenua pero por ejemplo no veía comprando algo tipo pulseras, brazaletes o colgantes porque no sé, no lo veo muy allá para una nefilim claro que seguramente me equivoque y las haya muy femeninas. Y luego está aquello de que no sabemos a qué se dedican por norma general cuando no están de servicio, por llamarlo de alguna manera. Así que al final opté por decirle a Mishka que pensara en cosas que le hubiese dicho que le gustaban o si tenía una especie de hobbie y así fue como el chico pensó en que le gustaba dibujar y en regalarle las pinturas. Después de que Adeline desenvuelva ambos regalos y dé las gracias por ellos, me encamino a la cocina para comprobar el estado de la pizza –solo faltaría que se nos quemara– y cojo tres platos y tres vasos para cada uno de nosotros. Lo coloco todo sobre la mesita del salón, donde también está el pastel y vuelvo a la cocina para sacar las bebidas.– ¿Qué te apetece beber Adeline? Hay refrescos, agua y alcohol si Mishka se ha acordado de comprarlo –pregunto al tiempo que se oye el timbre del horno anunciando que la pizza ya está lista para comer.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Adeline Geller el Jue Jun 19, 2014 3:45 pm


HAPPY BIRTHDAY


Aún no se le pasaba la emoción del momento, miraba al par de licántropos alternativamente, con una flamante sonrisa en la cara, deslumbrante e imborrable. La mantenía durante tanto tiempo que le empezaban a doler los carrillos, pero es que no podía evitarlo, para ser mas exactos, se escapaba de su control. Los sentimientos se habían permitido el lujo de tomar el control de su semblante, así que cualquier intento de serenarse era inútil.

Cuando Adeline olfateaba el ambiente, no solo podía oler el deliciosa aroma que desprendía lo que se cocía en el horno, sino también el dulce regusto del bienestar y la felicidad. Se autodiagnosticó ese estado al notar todos los síntomas que estimulaban a su cuerpo; ojos brillantes, enrojecimiento en sus mejillas, escalofríos, despreocupación absoluta,y sonrisa perenne.

Así que era eso ¿eh?  miedo a que nos unamos Rory  y yo... ya veo — bromeó  habiéndose girado para mirarle a él con la misma sonrisa pícara que la subterránea. La sola idea de verse aliada con ella le hacía reír, sobretodo porque Mishka recibiría muchísimas pullas, más de la que ella misma ya le metía, pero había que reconocer que últimamente necesitaba un poco de ayuda extra pues el licántropo le estaba superando con creces. Y eso que aún no había visto el primer regalo...

Se preguntó a sí misma si de verdad era merecedora de todo aquello. Pero tras el abrazo y las palabras que le había dedicado Mishka terminó por creérselo, y se sintió la más dichosa del mundo. Dirigió su atención a Rory que extrañaba preguntaba a que promesa se referían.

Bueno, en realidad era más una apuesta que una promesa. Una que él perdió así que no tenía porque ayudar a preparar la cena pero me ofrecí; me hacía ilusión.  Lo que no  esperaba es que de eso ya os ocupabais vosotros. — esbozó una tensa sonrisa pues tenía el labio inferior mordido. Y es que quiso haber ayudado en  los preparativos de la cena de esa noche— y así poder mostrarles aún más su gratitud—. Entonces Rory le propuso la posibilidad de hacerlo la próxima vez que quedasen. Así que todos contentos.

El grito de emoción que lanzó Mishka la hizo girarse hacia él confundida, esa sensación se amplificó cuando desapareció del salón para meterse en una de las habitaciones de la casa. Al regresar le tendió un regalo que bien parecía un libro... muy, muy, muy fino. Los ojos de Adeline se alzaron hacia él antes de empezar a desenvolverlo. En cuanto vio el libro de colorear, su cara tornó en una expresión apurada y avergonzada, se relamió los labios y evitó mirar al muchacho porque temía que terminase por fundirle con la mirada. Después se rió, no tuvo más remedio que hacerlo porque al fin y al cabo tuvo su gracia.

Oh... que gracioso, no pierdes tu toque, Mishka. ¿Sabes qué? no voy a dejar que colorees ni una sola página; primero por meterte conmigo, y segundo porque seguramente te salgas de la línea— El otro regalo que le trajo era más grande  y más pesado, cuando lo descubrió se le volvió a iluminar la cara. Era una enorme caja de lápices de colores de una gran calidad, ya lo decía la marca. No esperó en abrirla para contemplar la cantidad de tonalidades que contenía, incluso una gran escala de tonos grises.
¡Es genial! mis lápices de colores están más que gastados, además que me faltan cantidad de ellos,  por eso no los suelo usar. Me encanta, gracias. Los usaré en mi próxima página. Prometido. Y a ti te dejaré con la piel blanca sí, pero la tabletita te la coloreo — rió entre dientes a la vez que cerraba la caja.

Se acercaron a la cocina, o más bien al mostrador que la separaba del salón, allí donde Rory iba colocando los vasos y los platos.

Un refresco de cola. El alcohol mejor no... la última vez no acabamos muy bien — sonrió a Mishka al recordar como se quedaron fritos en el sofá de esa misma estancia —. El próximo dibujo os lo dedicaré a vosotros — ayudó un poco a la hora de poner la mesa;  colocar algún mantel, repartir las servilletas y servir las bebidas. El horno dio la señal de que la pizza estaba lista justo en el momento que acabaron de dejarlo todo preparado.

Por cierto Rory. Mish me dijo que podía unirme alguna noche a vuestra "movie night". Sería una buena oportunidad para ayudaros a preparar algo para comer y disfrutar de alguna película en conjunto. Me da igual cual veamos, seguramente no haya visto ninguna de los últimos años a excepción del espanto que hemos visto hoy. Culpa mía. — tomó un trago del refresco. Decidió censurar el "si no te importa", porque su amigo ya le había dicho que Rory estaría encantada, además que ella misma se lo había dicho.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 609

Post de rol : 983

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Jue Jun 26, 2014 1:08 pm


Happy birthday
→ ..  


Negué con la cabeza cuando Rory dijo que temía que ellas dos se unieran, siendo respaldado automáticamente por Adeline. Justamente a eso me refería yo. En cuanto se hicieran algo más amigas, pulla que le lanzara a una, pulla que me devolverían las dos en defensa de la otra. Así funcionaba aquello...
-Dejad de intimidarme...-dije en broma al ver que las dos me miraban sonriendo.

A Rory le extrañó lo de la promesa, era comprensible. Entre ella y yo, no habíamos acordado que Adeline ayudara en la cocina. Sin embargo, la nefilim se me adelantó y fue ella la que explicó el asunto de la apuesta y que, aún habiendo ganado ella, seguía dispuesta a querer cocinar. Claro, que ahora eso no sería necesario.
-Eso, puedes venirte otro día -coreé la sugerencia de Rory. Parecía que las "excusas" para quedar iban surgiendo solas, a pesar de que ya la última vez habíamos hablado de que no las necesitábamos. Y era cierto, no nos hacían falta.

En cuanto llegó el momento de los regalos y Adel desenvolvió el primero, aunque en principio sonreí porque el objetivo de aquello era chincharla de manera sana...Luego me dio por pensar que tal vez podía tomárselo a mal, como el comentario de Disney. No tenía constancia de que este comentario le hubiera molestado, en realidad, pero algo me decía que no había sido muy apropiado.
Así que durante unos segundos, y hasta que se rió, me sentí un poco inseguro.
-Lo peor es que tienes razón -dije riéndome de mí mismo. El arte no era lo mío. Un niño que se esmerara colorearía mejor que yo, seguro.
Me alegré que le gustara el otro regalo y solté una risa sarcástica cuando dijo que me pintaría la tabletita. Pero...sí, vale, en realidad me hizo gracia.

Me dirigí al horno y saqué la bandeja usando las manoplas. Automáticamente el olor a pizza recién hecha inundó la cocina, el salón y probablemente todo el piso. Era una pizza grande, suficiente para los tres. La dejé a un lado mientras Rory y Adel ponían la mesa y yo iba a por las bebidas.
-No me lo recuerdes. Tenía una resaca...-dije poniendo los ojos en blanco, para luego servir a Adeline un vaso de coca-cola. Serví también la bebida a Rory y luego me eché un vaso de agua para mí. No estaba muy acostumbrado a tomar refrescos, hábitos que no se perdían.
Puse los ojos en blanco y negué con la cabeza.

Comencé a dividir la pizza en porciones mientras escuchaba a Adeline comentarla a Rory lo de la 'movie night'. Dicho así sonaba tan friki...
-La película era mala, pero nos lo hemos pasado bien. Así que no te eches la culpa de nada -dije, apartando la mirada al decir lo último, porque me recordó demasiado al momento en que yo me había echado la culpa a mi mismo por haber hecho que nos extraviáramos.
-La próxima vez elegiremos mejorr -dije encogiéndome de hombros. -Bueno pues...¡Al ataque! -exclamé en cuanto acabé de cortar el último trozo de pizza.
Cogí un trozo, y tuve que soltarlo rápidamente porque me estaba quemando los dedos. No sería la primera vez que me quemaba la lengua por culpa del ansia de comer.
-Retirada...-murmuré, aunque no le dejé mucho más tiempo para enfriarse antes de volver a probar suerte cogiendo el trozo de nuevo.

-Por cierto, Rory...¿sabes qué? He tenido que hacerme pasar por el hermano mayor loco. Loco de mal de la cabeza, de que me han sacado del manicomio un día para pasarlo de visita con la familia -le conté rememorando aquella escena tan cómica. -Aunque pienso que el tío no se lo terminó de creer...No sé por qué.
Me reí de mí mismo porque sino, de todos modos, lo haría ella.
-Eso fue antes de perdernos -aclaré y miré a Adel.-Es una pena, porque te teníamos preparado un super espectáculo con perros parlantes y todo. Pero al llegar tan tarde...se han tenido que ir. Tienen una agenda muy apretada.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Sáb Jul 05, 2014 11:51 pm


HAPPY BIRTHDAY

Me echo a reír con la respuesta de Adeline a mi pregunta de qué quiere tomar. Al parecer después de la salida con Mishka ha aprendido a no tomar nada de alcohol en presencia del chico.– No me lo jures –contesto rememorando la escena que me encontré al ir al salón la mañana siguiente de su borrachera. Me dirijo hacia la nevera con la intención de sacar el refresco para Adeline y el resto de nosotros, pero Mishka se interpone en mi camino y sirve él mismo las bebidas. Por otro lado veo como Adeline coloca las servilletas y alguna otra cosa.– Mishka Henrik, ¿cómo se te ocurre dejar que la invitada, que además es la cumpleañera, ayude a poner la mesa? –digo en tono severo y mirándolo fijamente, pero aunque es cierto que pienso que Adeline no debería de hacer nada en realidad no estoy molesta con Mishka por habérselo permitido. Además, mi atención es captada enseguida por la nefilim al decir que el próximo dibujo que haga estará dedicado a nosotros.– ¿Lo dices en serio? Entonces sí que vas a tener que pasarte otro día de forma obligada porque yo querré ver cómo te ha quedado. Según me ha dicho Mishka dibujas muy bien –Tras decir esto miro un momento a mi compañero esperando que no se moleste por haberlo dicho, ya que Adeline se dará cuenta de que hemos hablado de ella y aunque en principio no es nada malo, puesto que son amigos y todo eso, a lo mejor a Mishka no le agradada el que ella lo sepa porque estoy segura de que hay algo más en toda esta historia.

Sonrío a la nefilim y miro de reojo a Mishka ante la mención de las movie night. Todo empezó cuando un viernes por la noche nos sentamos en el sofá con un bol lleno de palomitas y nos pusimos a ver una película y luego llegó el siguiente viernes e hicimos lo mismo. Así durante unos cuantos viernes hasta que lo bautizamos como día de movie night y se quedó como una tradición. Pese a que es algo muy nuestro, no me molesta en absoluto que Mishka haya invitado a la nefilim a disfrutar de esas noches de cine con nosotros, es más, me gusta la idea.– Claro, vente siempre que quieras. Como si esta fuera tu casa –Miro a uno y a otro cuando comentan que la película que han visto era muy mala. ¡La película! Con todo el tema del pastel, el canto y los regalos se me ha ido completamente de la cabeza preguntarles si les ha gustado la película que han ido a ver al cine aunque con lo que acaban de decir ya no hace mucha falta que pregunte. Espero que Mishka haya sido todo un caballero y no te haya reprochado la mala elección –Algo que dudo mucho que haya pasado así por como es el muchacho, pero he de decir a su favor que no lo hace con mala fe sino más bien para echar unas risas.– Tendréis que decirme cual era para no verla

Clavo mi mirada en Mishka tras su ¡Al ataque! adelantándome a los acontecimientos, pues no hay ni una sola vez en la que el licántropo se espere unos minutos antes de atacar la comida que está recién hecha y, por ende, siempre acaba quemándose. Es por esto que pongo los ojos en blanco ante su retirada.– Nunca aprende –confieso a Adeline esbozando una sonrisa divertida. Todos los días con Mishka son de circo. Siempre hace algo que provoca risas y durante los próximos días yo se lo recuerdo una y otra vez. Por suerte él nunca se enfada conmigo.– ¿Hacerte pasar por el hermano loco? Me parece que en realidad no te hace falta fingir estar mal de la cabeza –respondo reprimiendo una sonrisa y dándole un trago a mi bebida.– Y miedo me da preguntar por qué tuviste que hacer eso pero ya que estamos, ¿qué pasó? ¿Y por qué nunca estoy yo delante cuando ocurren estas cosas? –Cada vez que Mishka me cuenta una de las suyas deseo haber estado presente para poder reírme con ganas de la situación, pero parece que siempre tengo que vivir esos momentos a través de sus relatos.– ¡Qué lástima! Ahora me he quedado con las ganas de que representarais dicho espectáculo para mí
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Adeline Geller el Mar Jul 08, 2014 1:46 pm


HAPPY BIRTHDAY


Se sentía tan ilusionada y especial que no sabía como expresarlo. Además, no había pedido que le hiciesen tal sorpresa nunca a nadie, ni siquiera lo había sugerido de forma sutil a Mishka el día que le dijo que en poco tiempo cumplía años. Fue por eso por lo que esa sensación era aún más enriquecedora al haber salido al cien por cien de Mishka y Rory aunque éste hubiese dado la idea.

Ambos licántropos bromeaban a su alrededor mientras la nephilim aún estaba en aquel estado de ensoñación  y extrema felicidad. Ese estado anímico la animaba a aliarse con Rory para meterse un poco con Mishka y él lo sabía, podía ver ese pequeño brillo temeroso en sus oscuros ojos que descostraba ese conocimiento, cosa que le hacía mucha gracia, muchísima. Pero después de todo lo que había montado por ella trataría de controlar un poco la tentación ¡pero solo un poco!.

Adeline se rió entre dientes al oír la regañina que recibía el ucraniano por parte de su compañera al dejar que la cumpleañera ayudase a preparar la mesa, pero estaba claro que a ella no le molestaba, al contrario, le gustaba ayudar a hacer algo de lo más normal. Y si hubiese tenido la oportunidad, hubiese ayudado en la cocina, de verdad, para ella todo eso era nuevo y toda una aventura; aunque fuese cortando cebollas, pimientos y otras verduras. La carencia de aquellos momentos tan mundanos provocaba que en los pocos instantes en los que podía llevarlos a cabo, los disfrutase.

Bueno, digamos que se me da bien el dibujo—dijo con modestia porque aunque sabía que se le daba bien, nunca estaba contenta con lo que hacía y siempre quería mejorar. La molestia siempre era señal de humildad y no de inseguridad como otras personas podrían creer—. Sí, en alguna "movie night" vendré con el bloc y ese dibujo que os he prometido. A ver cuando saco tiempo... últimamente tenemos mucho que hacer— ese último comentario lo dijo en especial por ella misma ya que sus entrenamientos eran muy duros porque era bajo el mando de su severo padre. Ya estaba más que acostumbrada pero seguía agotándola tanto física como mentalmente. El pensar en él la hizo notar el peso de la nostalgia sobre su espalda porque Jonas no siempre fue así con ella. Fue cierto suceso que había marcado a toda su familia lo que desencadenó que sus relaciones se quebrasen peligrosamente estando actualmente al borde de la destrucción.

Sí, Mishka se ha portado muy bien, no te preocupes. De hecho terminamos riéndonos de la misma, al fin y al cabo eso es lo que importa ¿no?, pasarlo bien.  Ya tendremos tiempo de ver buen cine. ¡Ah! y no recuerdo como se llamaba de la mala que era— les sonrió con ánimo y dejando claro que quería volver a tener una "cita" similar con el muchacho. Aquella que le había parecido más especial que cualquier otra que se pudiesen marcar los protagonistas de una comedia romántica; de esas en las que sufrían horribles desencuentros, donde se peleaban y se reconciliaban por absurdos motivos de mano de incoherentes discusiones. O sucesos paranormales en los que la vida de alguno peligrase y eso les hiciera valorarse más el uno al otro. A ella no le hacía falta tanta drama para saber que aquel tímido muchacho se había hecho con un gran hueco de su corazón, más de lo que podría ser capaz de reconocer, al menos en esos momentos. Para Adeline lo sencillo era lo mágico y punto. Lo denominaba... "la sencilla perfección" y si a ella y a él les bastaba, no importaba nada más.

Tras toda esa interna  reflexión sobre su relación con él la hizo quedarse un poco a cuadros, pero quiso echarle la culpa a él, era más fácil que seguir comiéndose la cabeza. Si no fuese por aquel casto beso en las calles de Brownsville, no estaría divagando sobre el asunto.Empezaron a comer o al menos intentarlo pues el ucraniano ya se había quemado las manos, un hecho que la hizo sonreír. Ella tomó un trozo y empezó a soplar un poco sobre el a la vez que lo sujetaba moviendo los deditos porque sí que quemaba.

Escuchó como con el muchacho le explicaba a su compañera lo que había ocurrido en el Parking donde la nephilim le había hecho pasar por su hermano loco.  Adel, ya con un trozo de boca en la boca y masticándola, reprimió las ganas de romper a reír para no soltarla fuera, así que se tomó prisa para tragar y responder.

Creo que sospechaba algo, sí—dio otro bocado a su porción a la vez que desviaba la mirada hacia Rory que preguntaba con ansias de saber el motivo por el que hicieron aquello. Desde luego que si no hacían locuras aunque fuesen mundanas, no estaban contentos—.Pues porque en la película vimos al típico amigo del protagonista, que se llamaba Mike y era de etnia negra. Entonces nos topamos con un hombre de tal característica y entonces a Mishka no se le ocurrió otra cosa que saludarlo llamándole por el mismo nombre, "Mike". Y no te lo vas a creer pero... ¡el tipo se llamaba así también! y empezó a preguntarle el porqué conocía su nombre—empezó a reír porque era imposible no hacerlo al contar la historia. Tosió un poco por lo que se obligó a dar un trago de su refresco antes de continuar—.Entonces tuve que improvisar, y como me acordé de una escena de  Aladdin en la que salva a Jasmine en el mercado, hice lo mismo haciéndole creer que Mishka era mi hermano mayor que estaba un poco loco por lo que se dedicaba a saludar a todo el mundo y a llamarle Mike—rompió a reír una vez más— una total locura. Cuando salimos corriendo del parking reímos como condenados y sé que nuestras risas fueron escuchadas al menos a un par de kilómetros—cogió una servilleta para limpiarse la boca.— Y por el Arcángel, perderme ese grupo de perros parlanchines no tiene perdón. Ya me lo compensarás.

Adeline miró con gesto espantado a Rory, obviamente estaba dramatizando para darle humor al asunto— Ohh Rory, ¿de verdad querrías ver alguna de las nuestras en directo?. Te advierto que puedes llegar a sentir vergüenza ajena, pero si puedes soportarlo, de acuerdo—bromeó y volvió a dar otro bocado a la pizza casi acabándose su primera porción. —Aunque creo que aún estamos a tiempo de hacer una de las nuestras ya que suelen surgirnos solas y donde menos lo esperamos, incluso aquí mismo. Por cierto, está riquísima, de veras—alzó un poco la pizza a la que le quedaba ya el borde, que por supuesto también se lo comió. Tras eso fue a por otro trozo—y no comeré más porque también quiero probar de la tarta, vaya pinta que tiene. Y agradezco de corazón que no la hayáis decorado con motivos infantiles, que Mishka siempre bromea con eso, ¿te puedes creer Rory?. Y seguramente no te haya contado los motes que me pone; Pinypon, Mono titi... Dile algo anda.... —dio un suspiro intentando verse arropada por Rory en aquel juego que podrían tener entre ellas. La miró con fingida tristeza y en cuanto Rory volviese su rostro hacia su compañero, se reiría de él sacándole la lengua en modo de burla.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 609

Post de rol : 983

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Mar Jul 29, 2014 11:52 am


Happy birthday
→ ..  


Dirigí a Adel una mirada de disculpa, incitado por el comentario, en parte regañina, de Rory por haber dejado que la nefilim ayudara a poner la mesa. Tampoco había sido tanto de todas maneras. Pero sólo porque no nos había dado por sacar la cubertería de porcelana con todo el juego completo. Habría estado gracioso poner la mesa pomposamente para comer pizza. Por cierto, esa cubertería no existía en realidad, pero yo me imaginaba cómo quedaba el conjunto con la pizza y me hacía gracia. Tal vez si que estuviera un poco mal de la cabeza.
Pero dejando de lado diarreas mentales...continué callado mientras Adel y Rory hablaban, en este caso de lo bien que se le daba dibujar a la primera. Capté la mirada de Rory pero me limité a sonreír, pues no me molestaba que Adeline supiera que habíamos hablado de ella. Lo normal es que fuera así.

Miré a una y a otra, según quién tomaba la palabra. Estaba bien que Rory también se mostrara entusiasmada con que la nefilim volviera. Así hacíamos doble presión. Además, era consciente de que por lo general estaba bastante ocupada, cuando no estaba involucrada en misiones, estaba entrenando. Por eso mismo apreciaba que decidiera emplear su escaso tiempo libre en quedar conmigo.
Incluso para ver una película mala. Cuando volvió a tocarse ese tema y Rory dijo que esperaba que hubiera sido un caballero, abrí la boca para replicar. Pero Adeline se me adelantó diciendo que me había portado muy bien. Alterné mi mirada entre Rory y Adel, negando luego con la cabeza.
-Pues claro que me he portado bien...¿en qué momento de la conversación he vuelto a los siete años? -dije en mi defensa porque realmente parecía que estuvieran hablando de un niño pequeño. Aún así, acabé sonriendo para dar a entender que mi indignación era fingida. -Yo tampoco me acuerdo del título...

En cuanto a la historia de Mike (Mike el de verdad, no el de la película), conforme Adeline la relataba no pude evitar reírme yo también. Estaba seguro de que esa sería una de esas anécdotas que recordaría de pronto cuando estuviera caminando por la calle y me pondría a reírme solo. O incluso en un autobús lleno de gente.
-Sí, es una pena, yo también quería verlos -bromeé con respecto a lo del grupo de perros parlantes.-Pero por mi parte ya está compensado -añadí por lo bajo. Aunque después de entrar en casa, con todo el asunto de la sorpresa, habíamos vuelto a comportarnos con normalidad, yo seguía pensando en El beso. Así, en mayúscula, porque aunque sólo había sido un pequeño beso casto...marcaba un punto en el cual, tenía que reflexionar sobre muchas cosas. La reflexión, aparentemente, tenía como consecuencia que me sonrojara, así que miré a otro lado disimuladamente. De pronto estaba super interesado en...oh, el microondas.

Mordisqueé la pizza, sonriendo ante el comentario de Adel.
-No creo que se espante...aunque si podemos ahorrárselo, pues mejor -miré a Rory encogiéndome de hombros. Ella estaba más o menos acostumbrada a lo liante que era, así que no le sorprendería que, por ejemplo, nos hubieran echado de una discoteca. De hecho aquello ya se lo había contado.

Me metí otro trozo de pizza en la boca, intervalo en el cual no dije nada.
-Sí, está muy buena -coreé el comentario de Adeline sobre la pizza.
Se me escapó una risa al oírla decir que se alegraba de que no hubiéramos decorado la tarta de manera infantil. No es que no se me hubiera pasado por la cabeza, pero no llegué a expresarlo en voz alta y de haberlo hecho, Rory me habría quitado la idea pronto. Pero el caso es que eso habría sido demasiado. Cuando Adel siguió hablando sacando a relucir lo de los motes para que Rory me regañara, dirigí a la nefilim una mirada de indignación.
-Uhhhh....eres terrible...-le reproché en broma. Ante su burla le hice el gesto con la mano de que le había echado la cruz para siempre.
Volví la mirada a mi compañera de piso.
-Anda, Rory, cuéntale que sólo me meto con la gente que me cae bien...Y que a más número de motes mejor me cae -me crucé de brazos como para reafirmarme en lo que había dicho. Pero no tardé en volver a estirar la mano hacia otro trozo de pizza. -También es que ella da lugar a muchos motes...-murmuré pero con toda la intención de que me oyera.
Me atraganté con la pizza y me llevé una mano a la boca para toser.

Bebí un trago de agua, retomando de nuevo el trozo de pizza que me acabé en un visto y no visto. Aunque lo cierto es que ya estaba lleno, y lo que comiera a continuación sería más por gula por hambre. Por lo que decidí yo también dejar sitio para la tarta.
-¿Pasamos a la tarta? -pregunté tamborileando los dedos sobre la mesa. Me levanté y fui a por un cuchillo que dejé delante de Adel. -Haz los honores.
Dirigí una mirada a Rory como retándome a que me regañara por hacer trabajar a la cumpleañera, aunque sabía que no lo haría porque esa era la tradición.
-A mi córtame un trozo pequeño, que yo estoy a dieta -dije después de haberme zampado como si nada tres o cuatro trozos grandes de pizza.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Dom Ago 10, 2014 1:47 pm


HAPPY BIRTHDAY

Es extraño, o tal vez no, pero me siento muy a gusto compartiendo este momento con Mishka y Adeline. Por norma general no suelo mostrar tanta confianza hacia una persona que no conozco demasiado pero por todas las cosas que me ha ido contando Mishka a lo largo de los días es como si conociera a la nefilim de toda la vida. No me siento incómoda en su presencia ni pienso que deba callarme según qué por miedo a que se pueda tomar a mal las cosas, al contrario, siento que puedo hablar con tranquilidad y que podemos bromear de cualquier cosa, en especial sobre nuestro amigo licántropo. El pobre va a acabar harto de nosotras pero seguro que si desapareciéramos se aburriría un montón.– Así que esta vez te has comportado, ¿eh? –digo para pinchar un poco más al joven y devolviendo mi atención a la nefilim. Adeline había acertado con aquellas palabras pues era muy cierto lo de que lo importante era pasarlo bien y es que a veces no importaba dónde estabas si no con quién. La compañía hace muchísimo.– Me alegro mucho de que hayáis tenido una tarde tan grata –añado de corazón. Siempre que mi compañero vuelve de alguna de sus “citas” con la rubia irradia felicidad y eso me hace sentir feliz. Me llena de alegría que Mishka haya encontrado a alguien con quien poder sentirse a gusto consigo mismo, más humano quizás. Cuando nos conocimos estaba tan perdido y confuso… ahora apenas queda nada de ese Mishka.– Creo que en realidad nunca has pasado de los siete años… –Esto es un poco exagerado pero sí que es verdad que a veces parece mentira que él sea mayor que yo, aunque solo sea por dos años. Muchas veces he pensado en él como mi hermano mayor sin embargo creo que le pega mejor ser el pequeño de los dos.

Tomo una porción de pizza y empiezo a mordisquearla mientras Adeline empieza a explicarme toda la historia sobre Mishka y Mike. Cómo no Mishka tenía que hacer gala de aquellas idas de olla tan características suyas que son tan graciosas pero que a veces dan vergüenza ajena, lo peor de todo es que la mala suerte parece estar continuamente presente en su vida. ¿Cómo puede ser que ese hombre casualmente respondiera al nombre de Mike? Antes de que la nefilim prosiguiera con la historia ya podía imaginarme por donde iban los tiros y tuve que parar de comer para no atragantarme de la risa que me estaba entrando.– Por Dios Mishka, eso es tan típico de ti… –comento entre risas mirando por unos momentos al susodicho. Luego vuelvo mi mirada hacia Adeline y asiento con la cabeza dando a entender que recuerdo esa escena de la película de Aladdin. Hace años que no he visto dicha película pero me acuerdo perfectamente de que la princesa de Agrabah escapa al mercado y se mezcla entre los plebeyos dándose lugar a una situación en la que Aladdin interviene diciendo que es su hermana que está un poco tocada del ala.– Eso fue muy ingenioso por tu parte –Si la chica sigue así, acabaré por hacerle un monumento. Santa paciencia la suya.

¡Daría lo que fuera por ver alguna de las vuestras en directo! –exageré riéndome otro tanto. Me he imaginado todas y cada una de las situaciones que me ha descrito Mishka que ocurrieron durante sus salidas y debo decir que todas son dignas de mención. No sé cómo se lo montan para acabar siempre armando un espectáculo, pero mientras se lo pasen bien y no se metan en líos…– Mishka tiene razón, no creo que vaya a horrorizarme. Además, ¿debo recordarte que vivo con él? Me parece que ya estoy curada de espanto... o eso espero –digo guiñándole un ojo al muchacho. No obstante, pese a que compartimos piso no es como que estemos las veinticuatro horas del día todos los días de la semana juntos porque cada uno tiene sus asuntos, pero eso Adeline ya lo sabe puesto que la gran mayoría de las veces que ha venido al piso yo nunca he estado presente.– ¿De verdad te ha gustado? –pregunto alegremente cogiendo yo también otro trozo. Tampoco es que hubiese hecho una pizza del otro mundo, en parte porque no sabía qué le gustaba a la nefilim así que hice la más normalita para asegurarme que le fuera a gustar.– Tampoco creo que pudieses comer mucho más, aquí el lobo alfa se ha zampado casi la mitad –añado dándole unos golpecitos en el hombro a Mishka. Vuelvo a posar mi mirada en los ojos claros de la nefilim y me pongo a reír nuevamente. Si hubiese sido por Mishka sin duda habría querido hacerle una tarta de cumpleaños infantil o incluso una decorada con un mono titi, pero por suerte para la joven al estar yo involucrada en todo esto a mi compañero no se le pasó por la cabeza comentármelo. Lo habría fulminado con la mirada de haberlo hecho.– ¿A mayor número de motes mejor te cae la persona? Entonces yo debo caerte terriblemente mal y solo estás conmigo por conveniencia. Muy bonito –digo frunciendo el ceño y mirándole con reproche. Si por un momento pensó que me iba a poner de su parte, es que todavía no sabe lo que ha hecho al juntándonos a las dos chicas.– Aunque estoy segura que en el fondo te gustan esos motes porque si no ya le habrías dicho algo

Asiento con la cabeza para mostrar mi conformidad de pasar a la tarta ahora que los tres hemos acabado con la pizza. Pongo los ojos en blanco y sonrío ante la mirada de mi compañero por querer retarme a regañarle por decirle a Adeline que cortara ella el pastel, pero como ambos tan bien sabemos no es lo que haré, pues la cumpleañera es la que debe hacer los honores.– ¿A dieta? ¿Tú? Pero si no lo necesitas exagerado –Y dicho esto, mientras Adeline empieza a cortar la tarta, voy a por tres platos pequeños para que pueda colocar en ellos un trozo de tarta para cada uno y es que Mishka solamente se ha acordado de traer el cuchillo. A mi regreso dejo los platitos al lado de Adeline y espero a que sea ella quien pruebe primero la tarta una vez nos ha servido.– Espero que el pastel también sea de tu agrado. Mishka ha puesto mucho empeño en su elaboración. Por cierto, ¿vosotros también celebráis así vuestros cumpleaños o hay algún tipo de ceremonia en especial? –pregunto con curiosidad. Si los nefilim festejan el día de su nacimiento de forma diferente tal vez pueda hacer algo parecido para el próximo cumpleaños de Arthur.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Adeline Geller el Lun Ago 18, 2014 2:13 pm


HAPPY BIRTHDAY


Adeline se mantenía en silencio, comiéndose su último trozo de pizza mientras los dos licántropos intercambiaban palabras. Era divertido escucharles y eso se le reflejaba en el rostro que aún masticando, sus labios se emperraban en estirarse en una sonrisa. Echó una sutil mirada a Mishka cuando se preguntaba cuando había vuelto a los siete años; lo que la nephilim se respondió en su interior que nunca había pasado de esa edad. Lo mejor de todo es que fue Rory la que trasladó sus pensamientos públicamente, soltándoselo en voz alta, lo que hizo que me llevase a la boca rápidamente una servilleta porque estuvo a punto de escupir un trozo de pimiento verde y dejarlo pegado en una de las paredes cercanas.

Se recompuso todo lo rápido que pudo, disimulando con algún que otro carraspeo, un trago de agua y otra mordida hasta terminar acabándosela. Al comentario de que había sido muy ingeniosa al usar la escena de Aladdin para salir del paso, se encogió de hombros, sonriendo de forma circunstancial porque no lo veía para tanto, aunque para ser cazadora de sombras había que serlo si no querías acabar bajo tierra a tan temprana edad.

Desde luego que debes estar curada de espanto si vives con él, eso me hace pensar que tendréis alguna que otra anécdota que contar ¿no?— Miró a una y a otro con interés, estaba segura que esas situaciones alocadas no solo le sucedían a ellos dos, mientras Mishka estuviese involucrado, cualquier cosa podía suceder.

Asintió la cabeza para reafirmar que estuvo deliciosa la pizza, además que estaba más que demostrado después de que el bestia del subterráneo se hubiese comido tanto, no podía obtener más demostración del éxito que había tenido que esa.

Los ojitos de la rubia miraron con picardía a los de Mishka en cuanto le chivo a Rory de la cantidad de motes que tenía por su culpa. El gesto de pillada que había expresado el ucraniano fue de lo más divertido,  y le dedicó unas palabras cargadas de fingido odio que no hizo más que provocarle más risas; las cuales no se acallaron, sino que aumentaron en cuando le oyó decir que eso era debido a que le caía muy, pero que muy bien. No es que no le creyera, es que le hacía gracia como tenía respuestas para todo el maldito.

¡Oye! —frunció el entrecejo cuando murmuró con toda la intención de que lo escuchara que ella daba lugar a muchos motes, ¡cómo arremetía contra ella! iba a replicarle algo, pero su repentina tos la interrumpió — ¿ves? el karma te castiga — bromeó pues sabía que  no era precisamente el karma, sino que era un glotón de narices. La intervención de Rory pilló a Mishka totalmente ya que por lo que decía, ella no tenía ningún mote, así que habría que obligarle a que en ese mismo instante le diese algunos para poder así arreglar esa impresión que había tenido su compañera de piso, aunque obviamente todo fuese en broma.

Que poca consideración no haberle puesto ninguno a tu compañera de piso, venga anda... te damos la oportunidad de arreglarlo ahora mismo poniéndole alguno — se llevó el vaso a los labios para dar otro pequeño trato antes de atender a lo que le decía la morena. Su rostro enrojeció tanto que se veía hasta a través del cristal — Bueno, bueno... no estamos hablando de mí ahora mismo...— hizo un intento de evadirse porque sí que le gustaban en parte, pero en ese día, justo antes de haber tomado el taxi hasta el piso, le había echado en cara a Mishka el asunto de que había dejado hacía poco la edad de las películas Disney  y eso desencadenó, sin saber muy bien cómo, en un beso que le quitó todas las tonterías...

Ah... emmm ¡sí, la tarta! — sintió una repentina euforia para dejar pasar el tema que se le había agolpado en la cabeza, necesitaba mucha azúcar y nuevas cosas en las que pensar. Dejó a un lado su vaso y tomó el cuchillo que le había proporcionado Mishka, el que estaba a dieta, sí... claaaaro — Pues para estar a dieta deberías dejar de ser el catador oficial de toda la repostería que hace Rory —bromeó —y si fuese verdad, te amenazaría con este cuchillo para que la dejaras, porque el comer te sienta bien — le ofreció una sincera y divertida sonrisa a la vez que alzaba un poco el cuchillo pero para nada amenazante. Desvió la mirada hacia la tarta después de darse cuenta que había dejado en claro que le gustaba como estaba físicamente, y eso la hacía sentirse algo avergonzada; principalmente porque no sabía qué sabía Rory de todo eso. Si eran solo amigos, si habían cruzado la línea de la amistad... pero es que curiosamente ni ella misma lo sabía, o sí, no sé, era todo un lío. Entonces la morena interrumpió sus pensamientos para hablar sobre si celebraban los nephilims los cumpleaños de algún modo especial ¡Gracias Rory!

Ahh... pues no. E un día más que se puede celebrar si uno quiere, supongo que igual que los mundanos — le respondió mientras cortaba con habilidad la tarta, sacando de ella tres trocitos, pero uno era un pelín más grande que puso frente a Mishka, cosa por la que no pudo evitar reírse — Y se repite si se quiere, que para eso la ha hecho Rory.  Eso si, quisiera reservar un trocito para un amigo, por favor, hacer lo mismo porque esta tarta debe estar riquísima y cualquiera que queramos debería degustarla — se rió un poco, tomándose la libertad de coger un trozo de fresa que adornaba la tarta para comérsela.

Partió con su cucharilla parte del trozo y justo cuando iba a probarlo sonó su teléfono móvil, tan solo fueron dos cortos tonos que declaraban que acababa de recibir un mensaje. Miró con disculpa a los subterráneos antes de echar mano al teléfono y mirar la pequeña pantallita; su gesto cambió un poco a uno de fastidio, pero no podía sorprenderse porque sabía que ese momento llegaría. Lo bloqueó y se lo volvió a guardar, no iba a responderle.

Siento que no poderme quedar más después de comer la tarta... Me reclaman en el instituto, y no creo que sea para otra fiesta sorpresa — sonrió un poco hacia Mishka y Rory en un intento de camuflar un poco el desanimo que se había apoderado de ella. La realidad la había sacudido con crueldad — así que aprovechemos el tiempo, podemos ralentizar un poco este momento porque si os soy sincera, no querría irme todavía — Ni nunca, pero no podía abusar, ni esperar cosas que no podían suceder. Por fin probó el dulce, y su sabor inundó toda su boca haciéndola emitir un leve gemido de la rica que estaba— ¡Está riquísima! hace muchísimo tiempo que no probaba una tan buena — se giró hacia Mishka, tomando uno de los pequeños barquillos que tenía su parte de la tarta y se lo comió — No puedes decirme nada, soy inmune, es mi cumpleaños — se aprovechó de eso, y se rió de buena gana, aunque luego en el fondo le dio algo de penilla aunque tan solo fuese una estupidez, al fin y al cabo solo se trataba de medio barquillo. Ains... era tan odioso que fuese tan amoroso (?)... — Ya me lo comí... — musitó por lo bajo al darse cuenta que ya no habría marcha atrás y miró con ojos de corderito degollado a Mish aunque ni por asomo le salía tan bien, ya que lo suyo era innato.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 609

Post de rol : 983

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Jue Ago 28, 2014 12:58 am



Happy birthday
→ ..  



No volví a replicar al comentario sobre mi edad mental, porque tenía la boca llena de pizza y el hecho de que estuviera tan buena y que la hubiera preparado Rory, me hacía más generoso para con ella. Así que por esta vez lo dejé pasar y no intenté tener la última palabra.
Es más, estaba tan entusiasmado comiendo que no dije palabra mientras Adel le explicaba lo que había ocurrido, con los correspondientes comentarios de Rory. Y cómo no, volví a ser el tema de la conversación cuando mencionaron que mi compañera de piso debía estar curada de espanto al vivir conmigo. Estreché los ojos y las miré a las dos, dándoles a entender que era consciente de que estaban aunando fuerzas para meterse conmigo.
-Algunas anécdotas hay, sí...-dejé la frase en el aire y sonreí a Adeline. Mi única manera de contraatacar era no contarle nada y dejarla con la intriga. A veces era tan malo que me repugnaba a mí mismo.

Reí con lo del “lobo alfa”, ya que solía bromear con Rory con ese tema. Sin embargo, me di cuenta de que tenía razón, y si no me había comido media pizza poco había faltado.
-¿No quedamos en que tenía siete años? Estoy en edad de crecer…-me defendí riendo por lo bajo.  Si no se metían ellas conmigo, de todos modos ya lo hacía yo mismo.

Aunque a veces debería callarme un poco. Justo cuando acabé de hablar supe que no tendría que haber dicho que mientras mejor me caía alguien, más motes tenía. Después de todo, era cierto que no le había puesto ninguno  a Rory.  Y en lo que se refería a apodos por su condición de licántropo no podía ponerle ninguno, porque habría sido echar tierra sobre mi propio tejado.
Lo que Rory dijo después, me salvó, más o menos, de tener que inventarme un mote para ella justo en ese momento.
-Es cierto, en el fondo le gustan – dije asintiendo. La miré de soslayo antes de añadir: –Pero tiene que quejarse para hacerse la dura...
Aparté la mirada y reí por lo bajo.

Todavía seguía riéndome cuando escuché a Rory decir que no me hace falta estar a dieta, y a Adeline dándole la razón, aunque en su caso aportó otra cosa más, que el comer me sentaba bien. Tras oír eso, mi risa varió ligeramente, con un matiz algo distinto. Me negué a mirar a Rory porque sabía que ella se habría dado cuenta, y tampoco me atreví a mirar a Adel porque...¡qué vergüenza! Me había ruborizado por un comentario, cuando a lo mejor ella se refería a que me sentaba bien en cuanto a que mejoraba mi humor. Podía ser, ¿no?

Lo que sí hice fue tomar el trozo grande sin rechistar, dándole las gracias y sonriendo, animado por su risa.
Cuando todos tuvimos nuestro trozo, la probé, soltando una exclamación que indicaba que la tarta nos había salido buenísima. Era raro. Normalmente salía buena sólo cuando yo no me implicaba demasiado...
Iba a replicar a Adel que yo también había hecho la tarta tal y como Rory había mencionado, o más  bien había seguido su instrucciones y había intentado no meter mucho la pata. Pero mi atención se desvió rápidamente y mi mente captó la que, probablemente fuera, la información con menos relevancia de todo lo que había dicho.
-¿Qué amigo?
Aquella pregunta salió de mi boca, sin haber pasado por filtro alguno en mi mente. De ahí que la soltara de manera tan espontánea. Y cuando fui consciente de lo mal que podía sonar, rectifiqué como pude.
-Por curiosidad. Y claro que puedes reservar un trozo para él. La tarta es para ti, todo lo que sobre te lo llevas -Miré a Rory esperando que me diera la razón y tapara un poco mi pequeño lapsus.
Pero el móvil de Adel terminó de hacer ese trabajo, y mientras ella hablaba me dirigí a Rory en voz baja.
-Mi pregunta ha olido a pipí, ¿verdad? -le dije, haciendo referencia con lo de "oler a pipí" a marcar territorio. ¿Jerga lobuna? El caso es que yo no pretendía eso...

Disimulé cuando Adel volvió, llevándome otro trozo de tarta a la boca, aunque lo que no pude disimular fue la decepción cuando dijo que tenía que irse.
-Nosotros tampoco queremos que te vayas tan pronto...-negué con la cabeza, como convenciéndome de que no debía ir por ahí. Era mejor no usar la mirada de cachorrito ni insistirle para que se quedara, porque habría sido un poco egoísta. No quería que le echaran una bronca por no acudir cuando la llamaban. -Pero entendemos que tengas que irte. No pasa nada...
Le sonreí levemente.
-Sabes que tienes la moto donde el cine, ¿no? -le recordé por si había pasado por alto aquel detalle, y que le llevaría más tiempo volver al instituto teniendo que ir primero a recoger su moto.

Sonreí más ampliamente cuando mostró que le gustaba la tarta. Miré a Rory con satisfacción y le dije:
-Eso ha sido mi toque.
Me reí porque estaba claro que si la tarta había salido buena, todo el mérito era de ella y no mío.

Vi de reojo una mano sobre mi plato y miré a Adeline justo cuando se comía el barquillo de mi tarta. Abrí la boca, mirando luego mi trozo de tarta "mutilado" con una desolación fingida. Tuve que reprimir una sonrisa cuando Adel me miró con cara de cachorrito, arrepentida en serio (o al menos eso parecía) por haberse comido mi barquillo.
-Bueno...te perdono...pero porque es tu cumpleaños -dije, terminando por sonreír. Cogí también de mi trozo -porque sí, me había tocado el mejor trozo -uno de esos adornos de chocolate que tan buenos estaban y lo puse sobre su porción. Me quedé mirándola unos segundos más de la cuenta. Me da vergüenza comparar ese momento con el de las pelis ñoñas, pero fue muy de ese estilo. Así que en cuanto fui consciente aparté la mirada rápidamente, me centré en mi trozo de tarta y añadí un comentario en broma para quitarle importancia a la situación.
-A partir de las doce...ni agua.
Y esta vez la miré pero para retarla, con una sonrisa de diversión, a que replicara a aquello.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Dom Sep 28, 2014 11:29 am



HAPPY BIRTHDAY

¿Alguna que otra anécdota? En realidad se podría decir que mi relación con Mishka se basa en anécdotas, pues el mismísimo día en que nos conocimos fue algo digno de recordar, una situación que ninguno de los dos olvidaremos jamás, en especial Mishka. Luego tuvo lugar nuestro segundo encuentro, el mismo en el que conocimos a la nefilim cuyo cumpleaños estamos celebrando en este preciso momento y a partir del cual esto ha sido un no parar de situaciones cómicas. Me paro a pensar si hay alguna cosa divertida que nos haya sucedido y que no sea demasiado vergonzoso para mi compañero de piso, pero como él no parece querer compartir ese tipo de información con Adeline opto por guardar silencio. No quiero que recaiga sobre mí la ira de Mishka aunque tenga claro que esto difícilmente pueda pasar. El licántropo ha demostrado tener una gran tolerancia.– Tenemos anécdotas para dar y regalar, me temo que si empezara a contarte algunas no acabaríamos nunca –exagero. No obstante, no voy a darle enteramente la satisfacción a Mishka de que me mantendré en silencio acerca de nuestras  historietas.– Tal vez un día que hagamos tarde o noche de chicas podamos intercambiar historias sobre nuestro amigo –añado mirando con cierta malicia al susodicho. Obviamente todo es en broma, ya que jamás compartiría algo sobre Mishka sabiendo que él no lo quiere, así como tampoco doy por hecho el que la rubia quiera pasar tiempo conmigo sin estar el chico presente pues es amiga de él y solamente conocida mía.

Haber fingido un enfado por el hecho de que Mishka no me hubiese puesto un mote para indicar el grado de amistad, como según él ha dicho, no me parece que haya sido muy acertado teniendo en cuenta que a Adeline se le ha ocurrido la fantástica idea de que me ponga un apodo ahora mismo. Está claro que ninguno estará relacionado con mi condición de licántropo, ya que puedo usarlo en su contra, pero no sabría decir si eso es bueno o malo. Basta con ver la clase de motes que le ha puesto a la nefilim.– Pues en mi opinión, no hace falta que se queje para mantener su reputación de chica dura. Ya me quedó bastante claro con el incidente de los demonios que es una mujer de armas tomar. Más te vale no hacerla enfadar, querido –comento entre risas. Y lo siento mucho por mi amigo, pero en una situación Adeline contra Mishka  me veo forzada a apostar por la nefilim. Pequeña pero matona.

¿Qué es eso de toda la repostería que hace Rory? No te creas nada de lo que diga este, exagera las cosas. Además, es él el que suplica que le dé a probar algún que otro dulce –arremeto. A saber qué cosas ha ido diciendo por ahí el maldito. Miro a uno y a otro notando lo raro que se ha puesto el ambiente tras nuestros comentarios acerca de la dieta no necesaria del licántropo. Mishka desviando la mirada y Adeline concentrándose en el pastel... Así que le formulo una pregunta a la rubia para que no se instale entre nosotros un silencio incómodo y también para no sentirme como la tercera en discordia. Odio esa sensación de estar de más.– ¿Igual que los mundanos? Vaya, y yo que pensaba que tendríais alguna tradición de esas raras típicas de los nefilim –Pensaba que al estar en declive su raza –además de por ser diferentes a los mundanos– festejarían el día de nacimiento de los suyos de alguna forma más especial. Claro que el día es especial cuando estás rodeado de aquellas personas que te importan.– En realidad, Mishka también ha... –comienzo a aclarar sobre la participación del muchacho en la elaboración de la tarta. Sin embargo, la repentina intervención de Mishka ahoga mis palabras. ¿En serio Mishka? Solo le ha faltado ponerse en pie y golpear la mesa con ambas manos mientras soltaba aquello para darle más énfasis. Nuevamente tengo que acudir en su rescate aunque dudo que pueda arreglarlo– Es verdad, ¿qué amigo? Por lo que me ha contado Mishka no es que conocieras a muchas personas en Nueva York. ¿Es también un Cazador de Sombras? Aunque eso es lo de menos, me alegra saber que tienes a alguien más. Alguien al que puedas acudir cuando necesites ayuda en alguna batalla y que no aparezca con una fregona o una sartén –Lo siento compañero.

Justo en ese momento el sonido de un teléfono móvil capta la atención de la nefilim, quien se disculpa y comprueba quién le ha enviado un mensaje. Entre tanto, Mishka y yo cuchicheamos sobre lo que ha hecho momentos antes.– Pues la verdad que un poquito sí... Pero no te preocupes, seguro que no le da mayor importancia. Ya te conoce –digo dedicándole una sonrisa conciliadora. De todas maneras el teléfono la ha distraído un poco así que tal vez eso juegue a favor del licántropo. Si es que hasta los más tontos tienen suerte. Mi mirada se posa en la rubia cuando nos informa que en breve deberá marcharse, cosa que borra la sonrisa de mi rostro. No es que estemos dando una fiesta descomunal, pero sí que estamos pasando un rato muy agradable y la idea de que la chica deba marcharse nos desanima un poco.– Que lástima... ojala pudieses quedarte un rato más –No obstante, el deber es el deber. Los nefilim no es que tengan una vida fácil precisamente y nunca saben cuándo se les necesitará.– Pero no te preocupes, siempre habrá tiempo para más –.

Observo con gran satisfacción cómo Adeline disfruta de la tarta y me uno a las risas de mi compañero. Puede que él se lo tome a risa, pero yo soy de las que piensa que si se cocina con el corazón la comida sabe mejor. Sin embargo, para ahorrarle otro minuto de vergüenza me ahorro estas palabras y me limito a contemplar como los dos chicos hacen el tonto. En el momento que Mishka deja el trocito de chocolate en lo que queda de la porción de pastel del plato de la nefilim, y al darme cuenta de cómo se la queda mirando más de la cuenta, siento como si estuviera invadiéndoles su espacio por lo que a pesar de lo que pueda decirme después Mishka, aparto la silla de la mesa y me levanto.– Si me disculpáis, voy un momento al servicio –Evito mirar al chico porque sé que fulminará con su mirada por escaquearme y dejarle solo ante el peligro, ya que supongo que se hará una idea del por qué me marcho tan de repente. Si me tiene que matar, que lo haga pero al menos le doy la oportunidad de hablar con la chica a solas. Aunque capaz y no lo aprovecha. En fin...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Adeline Geller el Vie Oct 24, 2014 7:17 pm


HAPPY BIRTHDAY


La noche iba llegando a su fin, aunque realmente ya había acabado una vez recibido el mensaje que reclamaba su presencia en el instituto. En su maldita realidad. La conversación que habían estado compartiendo, las risas, las graciosas pullas, el comienzo del relato de alguna anécdota que hubiesen vivido Mishka y Rory se zanjó en cuanto sonó el teléfono.

Se había reído con las tonterías del licántropo al decir que aún estaba en edad de crecer, cuando era un larguirucho que le sacaba tres cabezas... por lo menos.  La alusión sobre su persona cuando comentó que quería hacerse la dura; cosa cierta ya que siempre lo hacía para aparentar, pero bien sabía ella misma que no era así, y Mishka poco a poco se iba dando cuenta,  iba destapando una por una las capas que escondían su "yo" verdadero que pronto acabaría por descubrirse, y no sabía si quería que ese día llegase. Una vez más, por miedo.

Le había sonreído a Rory cuando recalcó el comentario de su compañero de piso y que era una chica de armas tomar, que mejor que no la hiciese enfadar. Una broma, claro estaba, pero en realidad Adeline dudaba muy mucho de que pudiera enfadarse en serio con Mishka, y si se diese el caso le duraría unos escasos minutos; el tiempo suficiente para que él la mirara con esos ojos oscuros que le hacía perder la noción de la realidad, y de paso también del tiempo y del espacio.  

La rubia había reconfirmado que el día de su nacimiento se celebraba de mismo modo, en el caso que se hiciera ya que muchos de sus compañeros no lo solían festejar, pero ella por sus antiguas costumbres humanas sí que lo hacía.

La gracia llegó cuando la cazadora de sombras dijo que quería guardarle un trozo a un amigo, cuando de forma casi instantánea el licántropo preguntó sobre el asunto, preguntando de quién se trataba. Rory también tuvo curiosidad pero ella había añadido algún que otro comentario que hicieron que la nephilim esbozase una sonrisa. Antes de respoder, la muchacha miró a Mishka con gesto divertido y para qué negarlo... le encantó esa reacción.

Sí, es un miembro de La Clave; distinto a los demás, aclaro... que la mayoría son muy... estirados, por decirlo de algún modo. Y sí, conozco a más personas en Nueva York, Rory. Llevo ya algunos meses pero la mayoría son del instituto, algo normal ya que solemos ir de caza juntos, aunque son algo aburridos... ninguno lleva fregona ni sartén —le siguió la broma a la subterránea añadiendo también una sonrisa pícara.

Cuando les comunicó que debía marcharse, los dos subterraneos lo sintieron bastante, en especial Mishka que con sus palabras la incitaba a desobedecer una vez más y permanecer con ellos lo que quedara de la noche, pero en esa ocasión no iba a ser así, no como la última vez.

¿Cómo? ¡Ah! ¡Es verdad! — exclamó al recordar que sí que tenía su moto en el cine, así que tendría que llamar a otro taxi para que la llevasen de nuevo al cine porque no pensaba ni por asomo dejar su preciosa motocicleta allí — No sé dónde tenía la cabeza en esos momentos...— soltó instantáneamente ese comentario tan típico de cuando se sufre un olvido aunque sí que sabía en qué, o más bien, en quién pensaba—Pues volveré en taxi para recogerla, y espero que no aparezca el mismo taxista... —sonrió algo sonrojada por lo que el tipo tuvo que presenciar y no se cortó un pelo en comentar.

Tras el pequeño robo de barquillo y la mirada embobada que le dedicó Mishka por unos largos segundos —de los cuales Adeline ni se dio cuenta por su fijeza en la tarta...— Rory dijo que iba al baño, abandonando la estancia de una forma rápida y sin apenas hacer ruido. La nephilim le siguió con la mirada con una ceja relativamente alzada. Ya llevaban alguna hora reunidos y justo se marchaba al baño cuando Adel tenía que marcharse. ¿Casualidad o fue un acto intencionado? Daba igual, el caso es que se habían quedado a solas durante unos instantes y aunque le era agradable, también le hacía sentirse nerviosa por lo que había ocurrido en aquella calle de... de la cual ni se acordaba del nombre. Esa "marcha repentina" de Rory tampoco pasó desapercibido para su compañero de piso, ya que puso una cara que Adeline tuvo que aguantar para no soltar una pequeña risotada.

Bueeeno...— dejó unos segundos pasar tras esa palabra que le salió en un tono de lo más estúpido. Lo típico que se dice cuando una pareja para junto a la puerta de la chica y toca el momento de despedirse. ¡Que tensión! Pero vaya tontería, no tenía porque ser tan difícil pero... ¿por qué diablos lo era? Ella alzó la mirada hacia él, esbozando una sonrisa sincera y tratando de abandonar esa terrible timidez que a ella nunca le había correspondido como característica personal — El día de hoy ha sido increíble, Mishk. No lo olvidaré jamás... Siento si me repito pero... ha sido el mejor cumpleaños que he tenido en mucho, muchísimo tiempo; aunque también se lo debo a Rory, me ha encantado que se haya presentado también — se levantó de la mesa para recoger los platos que estuviesen vacíos y dejarlos dentro del fregadero echando un poco de agua por encima, luego regresó al lado de Mishka que aún continuaba sentado— Ya podremos contactar para volver a quedar; ya sea para una de vuestras "movie night", o cualquier cosa, ya sabes, "sin excusas"— Le miró sin haber abandonado  la sonrisa, fijándose especialmente en sus ojos, su cabello, pómulos, boca. Rastreando con su mirada toda su cara,  y considerando la posibilidad de acercarse y darle un beso. Quería hacerlo, quería dejarse llevar por su ello pero se sentía retenida.  Al percatarse que se había quedado pensándoselo bastante, por lo que se acercó más para  darle un cariñoso abrazo.  Ahora era ella la que se debió inclinar hacia él, rodeándole con los brazos completamente, y sentir el calor de su mejilla con la suya propia —Que no tardemos mucho en vernos...

Se separó un poco a la par que deslizaba sus manos hacia los hombros de Mishka para acabar por apoyarlas a ambos lados de su cuello, y no le pidió permiso con la mirada, no esperó esa "señal" que la incitase a hacerlo, simplemente lo hizo; se inclinó un poco más para devolverle ese pequeño y casto beso que le dio Mishka en plena calle desconocida. ¿Que qué eran? no iba a calentarse la cabeza para darle un nombre, pues ella sabía muy en sus adentros que eso que tenían no había por qué clasificarlo con una palabra. Al cabo de unos escasos segundos se separó, mirandole a los ojos a la par que se rascaba la sien sin que le picara, fue un acto reflejo después de hacer lo que hizo — ¿Me... acompañas a la puerta? Pero no voy a irme hasta poder despedirme también de Rory, aunque no de la misma manera... claro — bufó al darse cuenta de lo que dijo — quiero decir que... bueno, es obvio lo que quiero decir ¿no?. No sé por qué he dicho eso... Da igual, tú... tú me entiendes...— dijo algo nerviosa, repitiéndose demasiado y sin darle sentido a lo que decía. Terminó escondiendo su rostro tras la palma de la mano pidiendo que la tierra se la tragase.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 609

Post de rol : 983

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Dom Oct 26, 2014 11:04 pm



Happy birthday
→ ..  


Estaba viviendo en primera persona como se iba forjando entre Rory y Adel una bonita amistad, que se sostenía en la afición que tenían las dos a meterse conmigo. Así es como nacen las amistades verdaderas. Y yo las había juntado.
-Voy a tener la cruz de la escoba y la sartén toda mi vida -dije resignado, aunque a lo que había prestado más atención era a la descripción de ese amigo, a partir de ahora "El amigo". Pues resultaba que El amigo era nefilim, pero no tan estirado como el resto. No me lo imaginaba...

Había olvidado ya por completo el asunto de El amigo y sólo cuando Rory habló me di cuenta de que también podía haberme olvidado de que estábamos los tres. Un despiste de unos segundos y mi amiga sentía que debía quitarse de enmedio. Porque, el "voy un momento al servicio" de Rory sonó, definitivamente, a una excusa para dejarnos a solas. Como no podía ser de otra manera, yo lancé a mi compañera de piso una mirada de cachorro abandonado, pero ella miraba al frente, probablemente sabiendo cual iba a ser mi reacción.

Después de eso fue inevitable. En cuanto Rory se marchó, se instaló un silencio incómodo en la cocina y yo me tensé  automáticamente. Dejé de estar relajado y me sentí, nuevamente, como momentos después del beso. Como si entre aquella situación y la de ahora, sólo hubiera habido una pausa que correspondía al intervalo en que Rory había estado con nosotros.
En ese momento, Adeline se me adelantó y soltó un “bueeeeno” que precisamente estaba a punto de decir yo.
-Em…
Oh, venga, no podía ser tan difícil. Hasta ahora no habían existido momentos incómodos…Bueno, alguno que otro sí, como el del bizcocho.
Miré a Adeline, encontrándome de lleno con su sonrisa que hizo que me sonrojara ligeramente. Sus palabras me llenaron de una de las alegrías más puras que había sentido nunca. Me hacía muy feliz que aquella “fiesta” improvisada la hubiera hecho feliz a ella.
-Me alegro de que…bueno, de que pienses eso –dije sonriendo yo también. Y me había quedado tan parado que ni siquiera me di cuenta de que estaba recogiendo los platos hasta que abrió el grifo.
-Eh, eso es cosa del... ¿organizador? –la advertí. No encontraba la palabra inglesa para “anfitrión”.

De todos modos no tuve que insistir más porque ella volvió a acercarse, diciendo que podríamos volver a quedar, sonando a despedida. Yo asentí, sin decir nada. De hecho ninguno de los dos añadió nada más y de pronto  el silencio volvió a intimidarme. Aquella sensación desapareció  cuando Adel me abrazó. Le devolví el abrazo, y no fue incómodo como el silencio de antes. Era como tenía que ser, y pensé que las cosas eran mucho más llevaderas con un gesto tan aparentemente simple.
-No creo que aguantara mucho –respondí en tono sincero, pues lo cierto es que el ver a la nefilim con regularidad se había convertido en una especie de necesidad.
Era raro recordar que alguna vez Adel hubiera sido una desconocida para mí, porque ahora me resultaba difícil pensar en el día siguiente sin que estuviera ella presente. No quería decir que la viera todos los días, pero aún sin verla siempre la recordaba y acababa escribiéndole alguna chorrada.

Cuando se separó, noté un ligero cosquilleo en el estómago, como si presintiera lo que venía y cerré los ojos al sentir sus labios contra los míos, disfrutando del beso. No importó que fuera breve, pues con todo y con eso tuvo el efecto de un tornado, haciendo que toda clase de sentimientos se agitaran y giraran frenéticamente.
La sorpresa por el beso inesperado vino después, al contrario de lo que solía ocurrir normalmente. La miré embobado, sonreí y bajé la mirada con timidez.
-S-sí, voy contigo. Te acompaño -dije todavía mirando al suelo. La oí hacerse un lío diciendo que no iba a despedirse de la misma forma de Rory, que no sabía por qué había dicho eso...Solté una pequeña risa, que debido a que había estado casi conteniendo el aliento sonó como si acabara de soltar todo el aire de golpe. Alcé la mirada y aparté la mano con la que se tapaba la cara.
Abrí la boca para decir una estupidez de las mías, de esas que soltaba cuando me ponía nervioso (y muchas veces cuando no estaba nervioso también). Pero por una vez hice algo inteligente y no dije nada. Cogí también la otra mano y coloqué sus brazos apoyados a ambos lados de mi cuello. Me acerqué y la besé. Aunque no era el beso casto del principio, todavía me sentía inseguro,  porque…Bueno, yo era inseguro de por sí, y más en aquella situación, aun cuando previamente Adel  me había besado a mí.

Al ver que la nefilim respondía al beso, me dejé llevar y debo decir que más de la cuenta. Si Rory no había aparecido ya era porque había interpretado correctamente el silencio y ahora mismo estaría pensando si tiraba de la cisterna para cortar el rollo o se encerraba en su cuarto a escuchar música. Precisamente ese pensamiento de que no estábamos solos fue lo que hizo que me detuviera.  Permanecí con los ojos cerrados, nuestras bocas todavía rozándose y en mi cabeza: “Eh, esto no ha sido un beso casto. ¿Cómo lo va a interpretar Adel? ¿Cómo lo interpretas tú? ¿Qué estará pensando ella? Umm…quiero besarla otra vez. ¿Qué le habrá parecido el beso? Al principio he sido un poco torpe pero luego…luego no, ¿verdad?”.
Abrí los ojos, pero tardé unos segundos en atreverme a mirarla a los ojos. El rubor fue automático.
-Esto...Estabas diciendo algo de una puerta y de despedirte pero no me acuerdo ya...–murmuré, y prometo que era verdad que me había quedado en blanco y tardé unos segundos en recordar que tenía que irse. Desvié la mirada para despejarme la cabeza y aclararme las ideas.
-Hoy está siendo un día muy raro... -tuve que confesar. Y verdaderamente, si uno se ponía a recapitular...era cierto que había sido una "cita" con muchos imprevistos y descubrimientos como aquel.
-Casi tanto como el día del parque y los chupitos -añadí con seriedad, aunque finalmente sonreí mirando a Adel.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Dom Nov 23, 2014 12:42 am


HAPPY BIRTHDAY

No mires, no mires, no mires. Me repito una y otra vez desde el momento en que me levanto hasta que me pierdo por el pasillo. ¿La razón? Mishka. Le conozco tan bien que puedo asegurar que me habrá lanzado una mirada fulminante o una de pena nada más haber dicho que me ausentaba un momento al baño, de manera que si la hubiera visto me habría sido más complicado escaquearme de la mesa. No es que me haya marchado porque no aguanto estar con ellos, es decir, durante todo el tiempo que hemos estados los tres juntos ha sido muy ameno y divertido, pero estos últimos intercambios de palabras y miraditas… Para mí es obvio pensar que necesitan estar unos momentos a solas a pesar de haber pasado toda la tarde los dos solos. Puede que esté equivocada o no, la verdad es que no lo sé, pero bueno ya está hecho. Así pues entro en el cuarto de baño y me encierro en él. Podría haber ido a mi habitación pero ya que he dicho esta pequeña mentira y aunque es posible que no se la acaben de creer, tendré que intentar hacerla lo más creíble posible, ¿no? Como no hay gran cosa que hacer en esta habitación me siento sobre la tapa del retrete y le echo un vistazo a mi reloj de pulsera. Está claro que este pequeño plan no lo he pensado demasiado porque, ¿cuánto tiempo tengo que darles? Quiero proporcionarles el tiempo suficiente para que se digan lo que se tengan que decir si es que hay algo que no se han dicho o lo que sea, porque es obvio que entre esos dos hay algo y no es solamente amistad. Pero tampoco puedo quedarme mucho rato aquí porque resultaría demasiado extraño… Vale. Tal vez tendría que haber dicho que me iba sin más, no dar ninguna explicación e inventármela cuando regresara, de forma que podría estar en mi dormitorio haciendo cualquier cosa, como por ejemplo ordenarlo o ponerme a leer una página cualquier de los muchos libros que tengo. ¡El móvil! Rebusco inútilmente en los bolsillos de mi pantalón y dejo escapar una exclamación llena de frustración al darme cuenta que lo habré dejado en mi cuarto o el salón. Genial Rory, simplemente genial. Al menos el teléfono habría sido un pequeño entretenimiento porque ahora solo puedo optar por admirar las baldosas o las cortinas de la ducha.

Al cabo de lo que a mí me parece una eternidad, pero que en realidad ha sido… ¿un minuto? ¿Dos? Me doy cuenta de que tampoco he pensado en cómo volver a escena. Solo puede pasarme a mí el hecho de querer dejar a dos amigos a solas durante unos pocos minutos para que tengan algo de intimidad y aparecer en el momento más inoportuno. Desde luego soy un completo desastre. Claro que a lo mejor le estoy dando demasiadas vueltas a la cabeza y realmente no pasa nada entre Adeline y Mishka, es decir, puedo haberme equivocado. Por otro lado, aunque hubiese tonteo entre ellos tampoco significa que justo vaya a interrumpir ningún discurso ñoño o un beso. Tengo que ser muy muy gafe para que eso ocurra y creo que prefiero no pensarlo, no sea que vaya a suceder. Mi interrupción claro está, porque en lo que a mí respecta se pueden besar todo lo que quieran, no sé si me explico. Creo que me estoy liando yo sola, pero lo que tengo bien claro es que me parece que hacen buena pareja. Tendría que habérselo soltado a Mishka en alguna ocasión para ver su reacción, habría sido genial. En fin, volviendo a lo que concierne ahora, me parece que ya ha pasado el tiempo suficiente como para que pueda salir de aquí. No obstante, compruebo una vez más la hora en mi reloj antes de abrir la puerta y abandonar el cuarto de baño. Y no es hasta que llego a mitad del pasillo que me doy cuenta que me he olvidado de tirar de la cadena. Mierda. ¿Y ahora qué? ¿Doy media vuelta y tiro de la cisterna para hacer el paripé o continúo avanzando sin más? Madre mía, soy todo un desastre. Tras unos segundos de intensa reflexión decido continuar por el pasillo, pues tampoco es que ellos vayan a estar atentos al sonido de la cisterna, ¿verdad?

Entonces es cuando me percato de que ha sido la peor decisión que podría haber tomado, porque lo primero con lo que me encuentro al llegar al final del pasillo es a Mishka y a Adeline besándose. ¡BESÁNDOSE! Al instante doy unos pasos hacia atrás y me pego a la pared rezando para que ninguno me haya visto. Más que nada para ahorrarnos la vergüenza a todos, ya que aunque no haya visto nada malo no quita que la situación sea embarazosa. ¡Maldita sea! Si es que no debería haber pensado siquiera el que pudiese interrumpirles en una situación así. ¿Desde cuándo mis pensamientos se hacen realidad? Lo peor es que no sé si hacer un ruido a propósito y cortarles el rollo o esperar como una tonta en el pasillo. Lo sé, me complico la vida yo solita. Pero por suerte para mí, al poco rato oigo la voz de Mishka. Al principio no sé qué está diciendo porque no les presto demasiada atención, pero al oír al licántropo agudizo el oído contemplando la mejor ocasión para volver a escena.– Me voy un momento y ya estáis hablando de chupitos. Muy bonito –digo nada más acercarme a ellos poniendo los brazos en jarras y a continuación me hago la sorprendida por verlos en pie.– ¿Pensabas marcharte sin despedirte de mí? –comento mirando a Adeline con cara de pena, pero a los dos segundos aparece una sonrisa en mi rostro dando a entender que no lo pienso de verdad. – Y encima te dejabas la tarta –.

Aprovechando ese momento me acerco a la mesa, donde ya no hay rastro de nuestros platos, cojo lo que queda de tarta y lo coloco dentro de un tupper y luego en una bolsa para que la nefilim pueda compartirla con sus otros conocidos.– Aquí tienes –Le tiendo la bolsa con una sonrisa y luego continuo hablando.– Espero que de verdad te lo hayas pasado bien. Lo cierto es que a mí me ha encantado tener hoy aquí y haber tenido el honor de celebrar tu cumpleaños. Y sé que te pareceré una pesada pero, quiero que sepas que la puerta está siempre abierta para ti –Me acerco a la rubia y la estrecho entre mis brazos a modo de despedida. Luego miro a Mishka y pienso que en cuanto la chica cruce la puerta me tocará a mí ser la compañera de piso cotilla que no dejará pasar la ocasión para realizar un interrogatorio exhaustivo.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Adeline Geller el Vie Dic 05, 2014 2:20 pm


HAPPY BIRTHDAY


Se le erizó el bello de la nuca justo antes de que Mishka se zambullera en sus labios ¡y de qué manera!. Flexionó los brazos en un fuerte abrazo al instante de notar la energía de su beso, y  por puro instinto correspondió del mismo modo. Ahora sí sabía lo que estaba ocurriendo, y no era para menos para ser ya el tercero que se daban para decir verdad. Mishka se preguntaba lo que su acción le haría pensar a Adeline, pero ésta no estaba como para ponerse a analizar la situación. Lo haría, claro que sí; cuando se encontrase tirada en su cama con una sonrisa estúpida en su cara;  cuando al abrir los ojos al día siguiente reviviese ese momento haciéndole sonrojar hasta la raíz del pelo; cuando le quisiera dar un significado a todo y elaborar de una vez por todas la definición de lo que tenían aunque no fuese necesario, de veras que daba igual pero le empezaba hacer ilusión hasta ponerle apellidos a su relación.

Agradeció que en su piso no hiciera demasiado frío porque cuando sus bocas separaron, la muchacha temía que de ella saliese un vaho exagerado debido a que estaba ardiendo ¿La culpa? De Mishka desde luego... Le hacía sentirse un poco menos avergonzada de sus propios instintos primitivos si todo el peso de lo sucedido recaía en él. En realidad estaba teniendo una imaginación demasiada extrema e incoherente sobre un simple hecho como era el que unos chicos se besasen y se dejasen un poco llevar por ya sabéis, la pasión. Que no era como si le fuese a salir humo por las orejas vaya, pero era inevitable que Adeline se sintiese con esos absurdos miedos; los cuales jamás se lo revelaría en su vida porque estaba segura que el licántropo se destornillaría de la risa.

Sí, decía que me tenía que ir, con algún que otro añadido pero... eh... no creo que eso importe mucho. Raro no, rarísimo, más de lo normal en nosotros — se rió un poco ante el recuerdo del día de los chupitos.

Ante la aparición de Rory dio un pequeño salto y le sonrió con el nerviosismo marcado en todo su rostro. Se preguntó si había visto algo pero por la actitud que presentaba no lo parecía. Tampoco debía importar pero en un principio le daba un poco de vergüenza todo eso hasta que por fin pudiera digerirlo. Desde luego que... se estaba comportando tal y como era, una adolescente atontada por los sentimientos, haciendo contraste con su personalidad como cazadora.

No, no, no, estaba esperándote para despedirme. ¡Ah! ¡La tarta! cierto, cierto... disculpa. — se rió un poco ante su propio despiste y cogió la bolsa que le tendió.— Gracias. Sí, de verdad que me lo he pasado genial. No lo voy a olvidar jamás, ha sido muy especial para mi — asintió con la cabeza muy agradecida — Nos veremos pronto, lo prometo. Te tomo la palabra. — correspondió también al abrazo que me ofreció la chica y acto seguido miró a Mishka para repetir la misma acción con él, con más fuerza y sintiendo como las cosquillas de su estómago resurgían — Hasta pronto... que seguramente ya te enviaré algo mañana — reconoció dejando salir una estúpida sonrisa de sus labios. Abrí la puerta y tras volver a mirar hacia atrás para despedirme, empecé a bajar por las escaleras a la par que llamaba por teléfono a un taxi.

Lo que no se imaginaba era que  quien le recogió fue el mismo taxista que les trajo... Tuvo que aguantar todo el viaje con preguntas indiscretas sobre "su novio y ella".




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 609

Post de rol : 983

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Invitado el Vie Dic 05, 2014 7:39 pm



Happy birthday
→ ..  


No importaba que Rory no hubiera presenciado el momento beso. Lo más seguro es que sólo con vernos las caras, fijarse en el rubor en las mejillas, y reparar en nuestro comportamiento extraño, podía hacerse una idea bastante acertada de lo que había ocurrido. ¿Interrogatorio a la vista? Tendría que planear una buena huida.

En ese momento, sin embargo, no estaba preocupado de lo que pudiera venir después. Seguía sumido en un extraño desconcierto, en parte porque me inquietaba lo que acababa de ocurrir y también lo que Adeline podría estar pensando. Pero por otro lado, estaba esa extraña felicidad que me ponía una sonrisa tonta en los labios. Cuando me daba cuenta de que sonreía de esa forma intentaba corregir mi expresión, pero era tan inútil como intentar hundir un trozo de madera. Por más que lo sumergieras, en cuanto te descuidabas, salía a flote.

En definitiva, que no aporté mucho a esa última conversación, aparte de soltar comentarios comodín del tipo: "Ah, claro, la tarta",  y asentir a lo que decían tanto Rory como Adel. Le devolví el abrazo cuando tocó despedirse definitivamente.
-Sí, claro...Vale...Hablamos -respondí torpemente y correspondí a su sonrisa. Abrí la puerta y la despedí agitando la mano, observándola marcharse por las escaleras antes de cerrar la puerta con llave.
-Qué bonito es cumplir dieciocho, ¿verdad? -comenté lo primero que se me ocurrió para ser el primero en hablar y así evitar a Rory. La cuestión era...¿cómo evadirla del todo?
Su expresión lo decía todo: ¡lo sabía!
-¡Tú estás saliendo con un nefilim! -repliqué como contraataque, aunque sabía que lo de ella no era reproche, sino curiosidad. Pero la verdad, no se me ocurría nada mejor que decir.
-Tengo que...poner orden..¿organizar? algunos pensamientos -dije haciéndome un lío con el idioma mientras caminaba hacia mi habitación.- Mañana en el desayuno hablamos.
Me metí en mi cuarto. La huida había tenido éxito. Pero luego recordé algo y volví a salir.
-Gracias por ayudarme con lo del cumpleaños, Rory -le dije agradecido de verdad.
De paso fui a la cocina a coger un trozo de pizza que quedaba y volver a mi habitación.
Poner en orden mis ideas no resultó demasiado difícil. No sabía cuándo, pero en algún momento de nuestra inesperada amistad, Adeline me había empezado a gustar...de otra manera. Seguramente hasta Rory se había dado cuenta mucho antes que yo mismo.
Desde luego, no hay mayor ciego que el que no quiere ver...y yo siempre he tenido un miedo especial al rechazo. Eso explicaba que prefiriera no darle importancia y enterrar ciertos sentimientos que habían empezado a surgir. En cambio, había llegado el momento en el que no podía negar lo evidente. Ni podía, ni quería hacerlo.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Happy Birthday [Mishka]

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.