07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


38 # 50
26
NEFILIMS
6
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Es un extraño lugar para este tipo de encuentro |Mishka Henrik|

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :

Emily respiró profundamente mientras observaba el semáforo que estaba en la acera de en frente, brillando con esa intensa luz rojiza hacia ellos que indicaba que no podían cruzar porque era el turno de los coches, que pasaban unos detrás de otros con sus habituales sonidos de claxon, molestos y repetitivos. Las motos se colaban entre las pequeñas rendijas que dejaban, ganándose insultos y reprobaciones por parte de los otros conductores. Las luces de Time Square pronto empezarían a brillar, cegándolo todo con su aturdidora luz. La joven, no obstante, no estaba demasiado pendiente de ello; de hecho, ni siquiera escuchaba esos sonidos, porque se encontraba con los cascos puestos, conectados al mp3, y escuchando Johnny B. Goode, de Chuck Berry. Era una de sus canciones preferidas desde aquel día, tan atrás en el tiempo, en el que Dina le había puesto Regreso al Futuro, estableciéndose como una de sus películas preferidas.

Suspiró pesadamente, pensando en su abuela. Últimamente se encontraba algo más alicaída de lo normal porque se acercaba la fecha del aniversario del fallecimiento de su abuelo, y eso siempre la entristecía, porque habían podido estar juntos muy poco tiempo como marido y mujer, ya que él había muerto de un cáncer de colon que se lo había llevado en menos de tres meses. Desde entonces no había vuelto a casarse, aunque sabía que había tenido muchos amantes. Pero era como si el hueco que le había dejado su esposo nunca fuese a llenarse. Nunca jamás. Eso tenía que ser muy doloroso, había pensado siempre Emily, tanto como el que su hija le hubiese abandonado por querer quedarse con su nieta. Era una de tantas pesadas losas que llevaba a su espalda, una de las que más solía hacerle daño en la columna.

“Gané una hija pero perdí otra” le había dicho una vez, con los ojos tristes y la sonrisa turbada. Emily sabía perfectamente que pensaba que era cierto, sin embargo la marcha de Susan, como la de Richard, su esposo, no dejaban de doler.

Le dio por mirar a su alrededor y vio a su lado a un niño aferrado a la mano del que debía de ser su padre. Era muy pequeño, rubio, con unos enormes ojos azules, y le miraba con intensidad, como si quisiese ver algo a través de ella. Emily esbozó una sonrisa abierta antes de sacarle la lengua, haciendo que en la cara del pequeño, llena de mocos, se esbozase una parecida, mostrando que le faltaban algunos dientes. Tuvo que sonreírse ante una imagen tan encantadora, y estuvo tentada de darle alguna chuchería o algún caramelo que llevase en el enorme bolso abierto que le colgaba del brazo, en el que solía llevar sus utensilios de dibujo, pero pensó que el adulto que iba a su lado probablemente se sintiese contrariado, incómodo o pensase cosas raras, de modo que simplemente lo dejó pasar.

El semáforo se puso en verde y procedió, con el resto de la marabunta, a cambiar de acera lentamente. Llevaba las manos en los bolsillos y la canción había vuelto a cambiar. Wish you were here no parecía demasiado adecuada para animarla ni sacarle de sus pensamientos, así que cogió el aparato para cambiar a otra mucho más animada, más fiestera. El niño y su padre avanzaron a paso mucho más ligero que el suyo, de modo que pronto le perdió de vista. El pequeño se giró para decirle adiós con la mano y Emily le devolvió el saludo, aún sonriendo, pero aún triste, porque le pareció que el padre ni siquiera le prestaba un poco atención a su hijo.

“Dios le da pan a quien no tiene dientes.”

Caminó sin demasiado rumbo al principio, puesto que sólo había salido para dar un paseo y ver si podía encontrar alguna tienda donde comprar algo. Cuando estuvo a punto de pasar el disco para poner uno de música pop, suspiró. Qué demonios. Dejaría a Pink Floyd de momento. Era un álbum  agridulce y para ella, de momento, el día estaba siendo así.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo


Re: Es un extraño lugar para este tipo de encuentro |Mishka Henrik|

Mensaje— por Invitado el Vie Ago 08, 2014 12:27 am

Pensé que el teatrillo que habíamos montado había sido de lo más creíble. No había tenido en cuenta que era prácticamente imposible engañar a una madre. Y en el caso de una abuela...pues probablemente fuera incluso más difícil, porque tenía más años de experiencia siendo madre.
En cuanto la anciana comenzó a reírse, supe que había estado aguantándose hasta el momento. Aquello hizo que me ruborizara levemente al principio, y más cuando dejó caer que era guapo, dándome un cachete en la mejilla. No importaba que lo dijera de broma o en serio, porque yo era propenso a sonrojarme en cualquiera de los casos.
-E-encantado de conocerla, Dina -dije a modo de despedida. Con eso de pasar directamente a la bronca con los gatos no había tenido tiempo de presentarme formalmente. -¡Adiós!

Miré a Emily intentando volver a la normalidad en cuanto al tono de piel.
-Se habrá contenido porque no me conoce mucho -dije en respuesta a lo de que podría haberme cogido el culo. Eso sí que habría sido bochornoso.
Volví a fijar la mirada en el móvil, apuntando el número de Emily.
-Listo -respondí cuando acabé y le di el mío.

-Sí, claro, era verdad lo de que me vendría bien el trabajo. Hace tiempo que Conn no me consigue una pelea y...-me detuve al darme cuenta de que estaba hablando con Emily como si la conociera de toda la vida y ella supiera perfectamente quién era Conn. Probablemente se estuviera preguntando qué carajos era eso de la pelea.-Conn es mi entrenador y mi manager, soy boxeador. Además de veterinario, claro. El caso es que con los combates me pagaban algo pero ahora estamos de...¿cómo se dice? ¿Capa caída?
Me encogí de hombros, tampoco quería aburrirla contándole mi decadencia económica.
-Me haces un gran favor con lo del trabajo...Veremos si estoy a la altura-dije sonriendo levemente.-Entonces...¿vamos a ser compañeros?
La respuesta era obvia, pero se trataba más bien de una pregunta retórica, expresada con cierta ilusión. Porque no iba a negar que Emily me había caído muy bien, y limitar el contacto a una vacuna cada seis meses era un poco triste.

Iba a guardarme el móvil en el bolsillo, pero antes de nada me acerqué a los gatos y les hice una foto. Así se los podía enseñar a Rory cuando le contara la anécdota de aquel día.
-Decid miaaaau -dije, pero los gatos no dijeron ni mú, ni mau, porque ya estaban llenos y lo único que querían era dormir en esos momentos.
-Para la posteridad -anuncié cuando tomé la foto.-Y así recordaremos este día como..el día en que engatusamos a tu abuela. Te dije que lo haríamos-recordé el chiste que había hecho hacía un rato, en la calle. Al final había sido así, tal cual.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Emily alzó los hombros cuando Mishka comentó que quizás Dina no le había cogido el culo porque no le conocía mucho, lo cierto es que no demasiado convencida, porque su abuela nunca había sido propensa a los formalismos; al menos en ese aspecto. Que parecía que no fuese una mujer responsable y eso no era cierto; simplemente a pesar de su edad, todavía le gustaba divertirse y darse algún que otro gusto de vez en cuando. Bien lo sabía ella, que había descubierto que Dina tenía amantes a porrillo siendo más bien jovencita. Cuando le había preguntado si no sentía estar engañando a su abuelo, la mujer le había sonreído con tristeza y le había dicho que nunca jamás podría dejar de quererle, pero que ella seguía viva y probablemente él no hubiese aguantado que se quedase sola hasta el fin de sus días. Como nunca había conocido a su abuelo, Emily no había podido opinar, pero la pena en los ojos de Dina le decía que era verdad.

Atendió con mucho interés cuando el joven licántropo le dijo que era boxeador, lo que se reflejó en una mueca de sorpresa en el rostro. ¡Boxeador! ¡Con esa cara de niño! Vaya, desde luego las apariencias engañaban a más no poder. No era demasiado dada a ese tipo de aficiones, pero tampoco era nadie para ir regañando al chico por practicar ese deporte; si lo llevase a cabo de forma ilegal y sin cuidado alguno de su salud, sí que se habría puesto con la mosca detrás de la oreja. Pero hablar de manager le sonaba a algo más formal, y que ella supiese, los licántropos tenían un sorprendente factor de curación, así que mientras supiese lo que se hacía, no se sentía obligada a intervenir.

Lo curioso era que lo hubiese sopesado siquiera porque, bueno, acababa de conocerle, pero Emily tendía a preocuparse excesivamente por los demás, aunque su relación fuese más o menos escasa.

Tranquilo, Louis no es demasiado exigente… Bueno, como eres un chico igual al principio te tortura un poco, pero le caerás bien en seguida, estoy segura —se rió. Tampoco quería asustarle, pero prefería que estuviese prevenido contra el macabro sentido del humor de su jefe, que pensaba que una broma era hacerte cargar con cuatro bandejas a la vez—. Y sí, supongo que sí, que seremos compañeros. Aunque eso no quiere decir que vayamos a compartir todos los turnos, pero desde luego nos veremos con una cierta asiduidad.

La idea le gustaba. Mishka era un buen muchacho que rezumaba bondad por todas partes, o al menos eso le parecía a ella. Le hacía sentirse a gusto, tranquila, bien; le hacía reírse y la trataba como una igual, incluso con curiosidad. Y lo más importante es que todo eso parecía ilusionarle a él también. Por un segundo el corazón se le hinchó al pensar que podrían llegar a ser amigos… pero entonces se asustó de la misma manera… porque al final los amigos se iban. Y ella no sabía cuánto tiempo sobreviviría al lobo, ni si él se acabaría yendo o desaparecería. Ya lo habían hecho antes… Así que se tranquilizó un poco, pero sin dejar de sonreír mientras le veía echarle una foto a los gatitos, soltando una carcajada cuando volvió a hacer mención a lo de engatusar. Madre mía…

Por favor, como vuelvas a hacer ese chiste voy a tener que encargar neuronas nuevas por Internet. —Se aproximó para acariciar a los gatitos, que juguetearon con sus dedos medio adormilados antes de acurrucarse el uno junto al otro. La mirada de Emily destilaba verdadera ternura—. Oye —comenzó a decir, sin apartarse de los felinos—, como necesito ponerles un nombre… ¿Por qué no haces los honores? A fin de cuentas eres algo así como su padrino, si yo voy a ser su madre —bromeó en parte, porque le parecía buena idea que, habiendo sido Mishka el que se los había llevado, les bautizase.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: Es un extraño lugar para este tipo de encuentro |Mishka Henrik|

Mensaje— por Invitado el Lun Ago 25, 2014 12:34 am

Le dediqué una media sonrisa. Como si tener un jefe que me torturara me fuera a suponer un problema. Conn me torturaba continuamente, pero se lo perdonaba porque en parte era su forma de ser y no lo hacía a propósito. Aunque técnicamente Conn no fuera mi jefe, pero a la hora de la verdad él era el que me buscaba los combates y por tanto, mi suministro de dinero.
-¿Se nos permite cambiar turnos? –fue lo primero que se me ocurrió preguntar. Luego me ruboricé ligeramente. Todavía no me habían dado el trabajo y ya estaba pensando en eso.
-Es que en otros trabajos he tenido problemas porque…tenía que faltar en luna llena – aclaré encogiéndome de hombros. Algo lógico, aunque un enorme lobo negro también habría hecho un buen trabajo como portero de discoteca. Pero creo que en la política de la empresa no entraba el matar a los clientes.

Me reí ante el comentario de Emily, preguntándome si seguiría queriendo que fuéramos compañeros de trabajo después de saber cómo era.
-A mí se me acaban de morir algunas neuronas…-dije reconociendo que mis chistes eran malos y que además los explotaba demasiado. Una vez era suficiente. No había necesidad de abusar.
Estaba a punto de decirle que yo ya me iba, cuando Emily mencionó que los gatos debían tener un nombre y me encargó a mí aquella tarea.
-¿Yo? –parpadeé sorprendido, en parte porque no me esperaba aquel honor. La sorpresa se convirtió en presión cuando me di cuenta de que un nombre era para toda la vida, y además en el caso de un gato para siete vidas (menos mal que esta vez me guardé el “chiste” para mí).
Y yo era malísimo poniéndole nombre a las mascotas... En Ucrania tenía un perro llamado Rocky, ¿alguien adivina por qué?

Por un momento se me ocurrió decir que le pusiera Rocky a uno de los gatos pero aquello ya era redundar.
-Pues…
Me llevé una mano a la nuca y miré a mi alrededor como si el nombre pudiera estar escrito en algún lado. Mi mirada se posó en la nevera y me fijé en un imán de Tintín con su perro…
-El más clarito tiene cara de Milú. Y el otro…-volví a mirar a mi alrededor. Anda, mira, una calculadora. –Pi.
¿En serio?
Miré a los gatitos y luego dirigí una mirada a Emily.
-Lo siento, es que se me da fatal poner nombres. Ya de pequeño me entraba ansiedad cuando la gameboy me preguntaba si quería ponerle un nombre a mi pokemon –dije con toda la naturalidad del mundo y con cierta expresión culpable por no ser capaz de darle nombres en condiciones.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Parpadeó un par de veces ante la pregunta de Mishka, sin comprender muy bien al principio a qué se refería; en parte porque para ella era algo evidente. Louis nunca había tenido muchos problemas a la hora de permitir cambios de turnos mientras hubiese alguien que pudiese reemplazarles. Claro que, evidentemente, el muchacho eso no tenía por qué saberlo. Sin embargo, cuando completó la frase todo tuvo sentido, y Emily esbozó una leve sonrisa, casi cariñosa y comprensiva. Por supuesto, pobrecito. ¿Cómo podía no haber caído en la cuenta? Mishka tenía ese gran inconveniente detrás, y al contrario que su cola, eso no podía esconderse de ninguna de las maneras.

Mientras los cumplas más adelante y haya alguien que pueda sustituirte, no creo que Louis ponga pega alguna. Es un poco torturador con los chicos, pero no es un insensible —le guiñó un ojo, intentando darle un poco de confianza con ese sencillo gesto.

Rió suavemente cuando le dijo que a él se le acababan de morir algunas neuronas; si era por el chiste que acababa de soltar, desde luego, no le culpaba en absoluto… A decir verdad no recordaba a nadie que le hubiese contado bromas tan malas a lo largo de su vida, y no es que fuese una vieja, pero veintiséis años eran los suficientes como para, por lo menos, haber escuchado unas pocas. Sin embargo, desde luego, no a ese nivel. Estaba claro que los europeos, o al menos los ucranianos, tenían un sentido del humor muy pero que muy raro.

Lo que sí que resultó divertido fue el contemplar el rostro de Mishka tras pedirle que fuese él quien le pusiese los nombres a los gatitos. En la mente de Emily sólo le faltó ponerse a mirar hacia detrás, como esperando que se refiriese en realidad a otra persona y no a él mismo; por eso se mordió el labio inferior, para no echarse a reír sin un motivo aparente delante de él.  Lo único que hizo fue cruzarse de brazos, una vez se hubo guardado el móvil en el bolsillo, y mirarle mientras divagaba.

Bueno, desde luego se quedó a cuadros.

¿Pi y Milú?

Dirigió la mirada hacia el imán de la nevera, que tenía tantos años como la mitad de los muebles de la cocina, porque había pertenecido a Susan, y en ese caso fue Emily la que parpadeó algo confundida. ¿Que se parecía a Milú? Dios santo, ¿pero ese chiquillo veía bien o iba a tener que pedirle cita para el oculista? De todos modos, no se quejó, porque aunque se pareciese tanto como una serpiente a una zapatilla, lo cierto era que le gustaba. Milú. Se aproximó al gatito de color claro para acariciarle de nuevo mientras empezaba a dormir. Su pelaje era suave e, irónicamente, olía mejor de lo que suponía. Lo de Pi tampoco comprendió exactamente de dónde se había sacado, pero le pareció gracioso. Pi y Milú. Soltó una leve risilla mientras jugueteaba con el de pelaje negro hasta que le volvió a dar sueño y se acurrucó contra su hermano de leche.

Oh bueno, te entiendo. A mí se me ocurrían siempre los nombres más estúpidos. Me era complicado no ponerle Mr. Softness a un Geodude —bromeó—. No te preocupes. Nos hemos conocido de una forma muy random, así que unos nombres random para estos dos pequeños estará bien de momento —rió—. Bueno, mañana hablaré con Louis en la cafetería y te llamaré para darte las buenas nuevas al respecto. ¿Podrías acudir a cualquier hora? Te mandaré la dirección más tarde, no te preocupes. Si no tienes cómo buscarla, pásame tu dirección y te enviaré una ruta de cómo llegar desde donde estés.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: Es un extraño lugar para este tipo de encuentro |Mishka Henrik|

Mensaje— por Invitado el Lun Sep 08, 2014 12:49 pm

Asentí, pensando que si era así, no tendría ningún problema con eso de desaparecer en luna llena. De todos modos no me adelanté a los acontecimientos. Primero tenía que gustarle al tal Louis, quizás el que no tuviera experiencia en hostelería podía ser un impedimento.
-Si he sobrevivido al "maltrato psicológico" de Conn, puedo con cualquier cosa. Él sí es un insensible - dije encogiéndome de hombros, sonriendo. No mentía, pero aquello no me afectaba, porque estaba acostumbrado y no le daba mayor importancia. El caso es que dudaba mucho que los insultos de ese tal Louis estuvieran a la altura de los de Conn. Es decir, era imposible, no tenía comparación.

En cuanto a la elección de nombres de los gatos...daba por hecho que Emily se los cambiaría nada más irme. Teniendo en cuenta que se los había puesto yo, no eran los peores nombres que podían haber salido de mi cabeza, pero quién sabía si cuando los gatos se hicieran mayores, conscientes de sus nombres decidían quitarse seis de sus siete vidas para no tener que aguantar tanto.
-¿Mr. Softness? Yo era más de : "Picapiedra", "Rocky Roca", y cosas así de obvias y estúpidas.
Sonreí un poco y retrocedí un paso hacia la puerta. No es que tuviera prisa, pero no quería ser más pesado de los normal y ya llevaba un buen rato allí.
-Si les pones otro nombre no te culparé.
Me llevé las manos a los bolsillos, escuchando a Emily decir que mañana hablaría con su jefe. Le sonreí con agradecimiento y asentí.
-Sí, claro, no tengo problema -comenté. -Gracias. Y gracias también por quedarte con los gatos.
Estaba seguro de que ya se lo había agradecido antes, pero no estaba de más.
-Ahora sí me voy. Adiós, gatitos, portaos bien -dije recordando que estaban en "periodo de prueba" para la abuela de Emily.
Dejé que me acompañara a la salida, porque aunque sabía cómo se llegaba, ¿a quién no le da apuro deambular como si nada por la casa de alguien que acabas de conocer?
-Ya hablamos, Emily. Y bueno...si necesitas algo me llamas -le sonreí. Aunque me refería a los gatos y mi ofrecimiento era en calidad de veterinario, también quería decir que podía pedirme ayuda para cualquier otra cosa. Se la debía.
-¡Adiós! -me despedí con la mano, saliendo de su casa.
-Oh, y encantado de conocerte -dije porque habíamos tenido una presentación tan apresurado que estaba seguro de que nos habíamos saltado las frases protocolarias. Aunque no lo decía por protocolo. De verdad me alegraba de haberla...sí, de haberla asaltado en mitad de la calle con una caja con gatos. Dicen que las amistades más duraderas empiezan así...Qué va, eso me lo acababa de inventar, pero tenía un buen presentimiento. A fin de cuentas a Rory la había conocido mientras su amiga policía me interrogaba por un asesinato doble, y a Adel cuando me salvó de una plaga de demonios en casa de Rory. Tenía un patrón curioso en lo de las buenas amistades...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Realmente no quiso saber a qué clase de ‘maltrato’ se estaba refiriendo Mishka con respecto al que era su manager, pero prefirió dejarlo estar. No quería ponerse de malas ni pasarse media vida preguntándose si iba a terminar en el potro aquella tarde o no antes de los combates. Eso sí, lo primero que hizo fue negar con la cabeza cuando Mishka le dijo que podía cambiarle los nombres a los gatitos si quería hacerlo. Pero de eso nada. Le había dicho que él los pondría y con esos se quedarían hasta el final de sus días; además, no le parecían tan horribles como podían sonar. Eran cortos, fáciles de recordar y con un golpe de voz fuerte, que era lo que generalmente necesitaban las mascotas para saber que se les estaba llamando.

No te preocupes. Pi y Milú están bien, ya te lo he dicho —sonrió—. No necesito un gato que se llame, yo que sé, Hemingway —rió, porque menudo se le había ocurrido—. Desde luego tú eres malo con los chistes y yo mala con los ejemplos.

Alzó los hombros cuando le agradeció quedarse con los felinos. Ahí estaba ya todo hablado y no iba a volver a decirle que no era necesario porque ella estaba encantada con la idea. Se deslizó hacia la puerta para abrirla, dejándole un hueco por donde salir de su casa mientras observaba, divertida, cómo le decía adiós a los gatitos, pidiéndoles que se portasen bien. Ay, Mishka, como si pudiesen entenderte…

Sí, claro. Lo mismo te digo. Ya me avisarás también cuándo toca ponerles las nuevas vacunas a los bichillos. —Se despidió con la mano mientras salía, riéndose cuando se giró en un momento para terminar de despedirse—. ¡Igualmente! ¡No te pierdas! —Se quedó en la puerta hasta que le vio introducirse en el ascensor, y luego cerró suavemente tras de sí.

Se llevó las manos a las caderas mientas contemplaba la caja de la que llegaba el sonido suave de las respiraciones de los dos animales. Fue hasta donde había estado Dina y se sentó, observándoles dormir tranquilamente, acurrucados el uno contra el otro. Adoptó una mueca de relajación total, cruzando los brazos sobre la mesa y dejando caer la cabeza en el hueco formado, con la mirada fija en los pequeñines que tenía frente a sí. Pi y Milú. Mishka debía de haberlo tomado por un acto de caridad, pero Emily, sencillamente, sabía que era por algo más. Aquellos gatitos le habían recordado un poco a sí misma, diminutos, sin una madre que les quisiese y el frío abandono pegado en la piel. ¿Cómo habría podido dejarlos a su suerte para que encima les separasen?

No supo cuánto tiempo permaneció allí, mirándoles, hasta que notó la mano de Dina sobre su espalda. Al girarse vio que estaba ya completamente vestida y la contemplaba con ternura impresa en los ojos. Dina la conocía tan bien… Seguro que sabía lo que había estado pensando hacía un rato mientras les veía descansar. Sus dedos le acariciaron el pelo suavemente, como cuando era una niña y le daba miedo dormir sola por temor a que su padre apareciese para llevársela, para apartarla de su Dina. Suspiró, sintiéndose de pronto muy niña.

¿Quieres que me quede?

Ni se te ocurra, vieja —bromeó, con una sonrisa en los labios—. Vete a menear el esqueleto. Que ya querrían muchas de tu edad estar la mitad de bien que tú. —Se quejó cuando recibió el cate, pero no protestó mucho más allá del simple ‘Auch’.

Mira niña que mando los gatos al retrete.

Cuando pasó por delante de ella le sacó la lengua. Dina le devolvió al gesto y le aseguró que volvería tarde, así que más le valía estar durmiendo para cuando llegase. Emily sonrió para sus adentros mientras la veía desaparecer por la puerta, y suspiró, estirándose hacia atrás en la silla como un felino. Cogió la caja entre las manos para ir con ella a su habitación, pensando que tendría que comprarles una más grande y bonita cuando fuesen creciendo. Empezaría a buscar por internet complementos para gatos; también tenía que llamar a Louis para preguntar si el puesto seguía vacante y recomendar a Mishka. Sonrió un poco al recordar al muchacho, la forma tan rara que habían tenido de conocerse, y no pudo evitar pensar de soslayo que siempre que le terminaba cogiendo cariño a una persona previamente, y quizás de forma demasiado habitual, se había abalanzado sobre ella sin que se lo esperase, de una forma u otra.


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1161

Reliquias : 1325

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.