10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Sáb Sep 13, 2014 4:07 am

Recuerdo del primer mensaje :

Aquello era tan parecido a los viejos tiempos, bueno como si es que tuviera años que no salía de juerga con Zinedine, a lo sumo un mes imaginaba él. Pero ahora las cosas eran un tanto distintas, no iba a buscar chicas con las cuales entretenerse, iban a conocer a la chica con la que salía el otro. Si, iban a una cita doble. Lukács no recordaba la última vez que había hecho tan cosa, aquello era de críos o de gente muy seria como para no tomar aquello como una broma sin importancia. -Ella es... simplemente asombrosa hombre, en serio- Dijo el húngaro antes de entrar al local donde habían quedado para cenar con las dos chicas.

Observó el sitio unos momentos desde una de las puertas puesto que aquel lugar tenía casi tres entradas, quizás más. Era un lugar bastante tranquilo, una música suave tan solo para dar un poco de ambiente, tratando de dejar la escandalosa ciudad atrás, en serio parecía otro lugar. Era extraño imaginar que en aquel lugar habían mundanos y submundanos conviviendo de la forma más tranquila del planeta, allí incluso hasta más de un vampiro parecía un sujeto civilizado. De todas formas el sitio era bastante amplio, con dos ambientes. En el piso de abajo, que era donde se encontraban la luz era algo tenue pero sin llegar a dar problemas para caminar, allí podrían comer y platicar con toda la naturalidad del mundo sin tener que forzarse en lo más mínimo. Mientras que el segundo ambiente, la parte superior, había un DJ que motivaba al más tonto a bailar toda la noche. Sin dudas aquello había sido una buena decisión de su parte.

Llegaron a la mesa que estaba casi en el centro del local, aunque un poco más a la derecha, tenía un suave mantel blanco que hacía contraste con las sillas oscuras y los utensilios sobre la mesa que también eran oscuros. Pero increíblemente desde su mesa podían observar con mucha tranquilidad al sujeto sobre la tarima que tocaba una suave melodía.

Zid y Lukács de todas formas no se habían quedado callados en todo el trayecto, habían estado hablando de chicas, que era algo que se les daba bien desde siempre. Aquel chico también hablaba de la chica con la que estaba ahora, jamás imagino al francés atrás de una chica no más, bueno, él tampoco se imaginó atrás de una sola también. Pronto comentó que la chica con la que salía era pelirroja, por lo que Lukács soltó una carcajada -Que coincidencia hombre, la mía también es pelirroja-eso para el húngaro sería un eterno chiste, comentar que ambos amigos salían con pelirrojas -Es increíble hombre en serio... me habla en francés y es como... puff- esa era la mejor forma de explicarlo, no una palabra, sino una expresión de que quedaba completamente derrotado a sus pies.

La mesera llego para atender a los chicos, seguramente tomarían algo antes de que Danielle y la chica de Zid llegarán. -Una margarita para mi- dijo con tranquilidad para luego señalar a su amigo y decirle claramente -Si en algún momento dices que tengo debilidad por los cócteles de chica, lo negaré todo- le amenazó, aunque una amenaza con una risa no iba a tener el mismo efecto.

Lukács atuendo:
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo


Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Miér Oct 01, 2014 5:01 am

Zid sonrió al ver a Lukacs llevarse a Danielle, y no pudo más que levantarse y ofrecer su mano a Maggie sonriendo, caminaron unos cuantos pasos, la dejo ir a delante, con ninguna razón más que la de observar su caminar hacia la pista…siempre había estado tan bien? Z estaba convencido que el entrenamiento de bailarina la había puesto aún más deseable, claro ya lo era antes, era pelirroja. Sonrió cuando la chica volteo para comenzar a bailar, puso su mano en sus caderas y la acerco un poco, haciendo lo propio, seguir el ritmo de la música. –Es divertido, pero solo cuando tienes una compañía como la tuya- Zid beso los labios de Maggie con una sonrisa, para ser sinceros era como la cuarta vez que llevaba a una chica a bailar en una cita.

-mm supongo que cuenta como ¼ de mi deseo, no escaparas te veré en una presentación así no sepas que este allí-
Z dio una vuelta a Maggie para atraerla de nuevo a él, la joven sabia moverse, demasiado bien para que la atención del Lobo se mantuviera solo en su rostro, incluso sentía que la temperatura de aquel sitio había aumentado, respiro un poco, quizás el alcohol estaba haciendo efecto,-bailas demasiado bien, yo soy torpe- comento algo apenado mirando como Luk bailaba con Danielle, justo al lado de ellos, aquella bruja era a decir verdad muy hermosa, pero en sus ojos se notaba su inmortalidad, como si tuviera aquella mirada sabia de los hombres viejos, era extraño a su manera de ver que estuviera allí riendo y bailando con un chico que no le llegaba ni a un cuarto de la edad.
Z volvió su atención de nuevo a Maggie, intentando llenar su mente de cosas que no fueran imaginar a la chica con poca ropa, no entendía muy bien porque su mente jugaba con él, quizás llevaba mucho tiempo sin sexo, Sintió los brazos de Maggie alrededor de su cuello, lo que los acerco aun mas, la beso sin pensarlo, quizás demasiado apasionado, prefirió alejarse un poco para poner sus ideas en orden, Observo a Luk dar una vuelta a Danielle, aprovecho a oportunidad para dar una vuelta a Maggie y así intercambiar parejas, la mano de Danielle cayó en la suya sin mucho esfuerzo y Luk recibió un poco sorprendido a Maggie, tomo a Danielle de la cintura, manteniendo su cuerpo más alejado, Z podía ser muchas cosas, pero era un caballero.

-Que tal la noche brujita?- dijo sonriéndole a la nueva pelirroja con la que bailaba –Siento lo de antes, me he cabreado un poco, pero no soy tan amargado generalmente- bailaron un rato en silencio, mientras el DJ volvía a publicitar el famoso karaoke, -deberías participar, ya conoce Luk tus dotes de diva del rock?-
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Jue Oct 02, 2014 2:39 am

Recordó a la chica que vestía solo de rosa, por alguna forma no recordaba su cara, pero su ropa claro que la tenía presente -No, no fue sacada de una fabrica barbie, definitivamente que alguien se vista solo de rosa es un problema grave- las barbies eran unas muñecas algo así como perfectas, aquella chica no lo era en lo absoluto.

Rió un poco por las palabras de Danielle, sin dudas podría saltarle encima solo por verla pero sin dudas estaban en un lugar publico, podía controlarse. La táctica era bastante sencilla a decir verdad, lo difícil era tener el control suficiente para cumplirla. Sujetó a la chica con suavidad para de una forma inconsciente observar como el neón había hecho efecto en su ropa. Error número uno dentro de una serie de errores para mantenerse controlado frente a la chica, es decir, no botar tanto la baba. Tragó fuerte y miró fijamente a los ojos de la pelirroja -Pues... aun no te he saltado encima, todo un logro ¿no crees?- dijo el húngaro sonando nervioso, aunque fuera solo un poco.

Mantuvo su mirada fija en la de Danielle, como si de una forma u otra deseara mantenerse con la mente fresca, sin los ojos pegado en ella de la forma que realmente lo deseaba ¿que clase de pervertido se vería si hacía eso? -Y eso que no soy adivino para saber que te vestirías de esta forma- bromeó un poco para sonreirle a la bruja -Pues realmente me pareció un buen sitio para bailar y comer a la vez- dijo tranquilamente el lobo, aunque estaba de todo menos tranquilo, y eso quizás lo podía notar Danielle con mirarlo a los ojos, con notar lo acelerado que estaba.

Por alguna extraña razón, él notó las intenciones de su amigo y sonrió cuando la otra pelirroja quedo en sus brazos, pero sin dudas no de la misma forma que con la que sostenía a Danielle momentos atrás -¿Como sigue esa... tu sabes?- le preguntó a Maggie sin titubear -Lo siento si te sorprendí un poco cuando llegaste, no era mi intención hacerlo. Tampoco lo era causar una mala impresión y... creo que es eso no voy tan bien del todo- es verdad, la primera vez que había visto a la chica la había ayudado a salvarse de un vampiro, pero él no era del todo humano y ella lo sabía.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Jue Oct 02, 2014 3:35 am

De ahora en adelante, ella odiaría las luces de neón. Bueno no, odiaría traer camisas blancas con luces de neón. Realmente lo que le molestaba era que otras personas la vieran, no tanto Lukács, pero luego se da cuenta de que estaba siendo ridícula, ella había usado tops y camisas vaporosas antes, no había ninguna diferencia realmente.-Teniendo en cuenta que estamos en un lugar publico no lo tomaré como logro.-le dice ella suavemente, mientras reía, podía notar la mirada de Lukács clavada en sus ojos, bueno, eso había que reconocérselo, no había bajado la mirada ni una vez, si bien ella notaba el enorme esfuerzo que estaba haciendo por no mirar. Era divertido, estaba conteniendo las ganas de reír, pero en lugar de reír rodea el cuello de Lukács con ambos brazos y empieza a seguir el ritmo de la música como la experta bailarina que era.

-La próxima vez no llevaré nada blanco, para que no tengas problemas, no te apures.-ella mantenía su cuerpo bastante cerca de Lukács, era una buena manera de evitar la mirada de los curiosos, aparte de que ellos ya habían bailado así antes, sólo que la situación había sido diferente. Ellos no se conocían, se habían besado y demonios, había sido increíble, todavía recordaba que su atención siempre había estado en el mismo chico que ahora estaba frente a ella. En sus ojos azules. En la manera en que la hacía reír todo el tiempo.-Es un lugar bastante bueno, no lo conocía en lo más mínimo, creo que me falta salir un poco.-dice ella riendo, mientras se inclinaba y lo besaba suavemente.-Deberías calmarte Luk, pareces al borde de un colapso nervioso.-se burla ella mientras seguían moviéndose al compás de la música. Lukács, un simple giro y ella termina en los brazos de Zid. Vaya, aquello si la había sorprendido más que el truco de magia de el húngaro.

-Zid, lobo suicida.-lo saluda Danielle mientras seguía el ritmo de la música divertida.-No fue tu culpa, en tu defensa alegaré que me moría de la risa mientras te tomaba el pelo, no pasa nada.-le dice ella sincera, no iba a mentirle y decirle que ella no tenía ni idea que era el mejor amigo de Lukács en ese momento, porque por supuesto que lo sabía, lo había sabido y se había burlado a costa de los dos.-Y en mi defensa alegaré, que su falta de comunicación, simplemente era una oportunidad perfecta. Además de que no te cobre, por razones que supongo ahora entiendes.-todavía recordaba lo que le había dicho "No puedo cobrarte, tal vez en un futuro muy próximo descubras porque y todo te quedará claro" sonrió de lado por el recuerdo y negó con la cabeza.-Ahí también tienes tu respuesta sobre porque te miraba así, si algo te hubiera pasado, suicida, me hubiera sido difícil de olvidarlo.-ella puso los ojos en blanco.-Pero ni tu ni Lukács tienen consideración, los dos me causan infartos. Par de suicidas.

-No, ahora que lo pienso, desconoce de mis dotes de diva del rock.-dice ella con una risita. Realmente la única persona que conocía que la había escuchado cantar era el chico frente a ella.-¿Que tal cantas tu Zid? Porque eso de cantar sola es aburrido, los duetos son mejores.-le dice ella bromista, Danielle estaba pensando seriamente en agarrar ese micrófono y subir al escenario.-Si participas, lo haré yo también, puesto que esto es tu idea Zid.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Lun Oct 06, 2014 2:44 am

Definitivamente el ambiente pareció cerrarse entre los dos. La mirada azulina de la pelirroja reveló un brillo sinuoso al sentir que la distancia entre ellos se hacía menor. Una lenta sonrisa curvó sus labios y rió por lo bajo, ignorando el creciente impulso de seguir besando a Z se esforzó en responderle. Ignorar lo que había dicho y callarlo con su boca sería muy desconsiderado de su parte, ¿no?.- Te digo desde ya que será una mala idea… mis compañeras son un tanto “cariñosas” con los chicos como tú.- suspiró como si fuese una verdadera lástima lo que diría a continuación.- No me gustaría verme obligada a arrastrarlas lejos de ti… del pelo.- Gracias al cielo ya no se lanzaba a los golpes de inmediato, ya que su paciencia había aumentado un poco. Pero siendo sincera consigo misma… no dudaba que podría ser nublada por la rabia si alguna de ellas le hacía ojitos a Zid. Oh no… tendría que disculparse luego, pero les haría saber que no se andaba con rodeos acerca del castaño. Bienvenida a los celos, una vocesita comenzó en su mente, donde tienes una membrecía gratis al club de violencia junto con un irracional sentido de posesión. Hombre, tendría que vivir con eso… pero sabía que no sería nada fácil.

Acostumbrada, en la mayoría de las veces, a ser ella la guía en los bailes se adaptó de inmediato al giro que Z la hizo dar. Sonriendo, volvió hacia él, moviéndose al ritmo de la música. El aire se volvía eléctrico y tenso en una manera de lo más deliciosa posible, la pelirroja sintió como el pulso comenzaba a acelerarse y pensamientos no muy decentes bulleron, arrebolando sus mejillas al sorprenderse a sí misma en estos pensamientos. Demonios, sí que esa agua le había afectado. Seguro que era el agua… Para despejarse, se centró en cualquier otra cosa menos en Zinedine, aunque le costara la vida misma.- Mentira. Bailar excelente, además que sabes cómo guiarme.- Era un gran factor a la hora de bailar, a su punto de vista. Todo intento de concentrarse en otra cosa se quedó  en eso… simples intentos, al sentir los labios de Z contra los de ella. Sintiéndose extrañamente embotada,  lo besó sin preocuparse de nada más. Si seguía con eso de tentarla a punta de besos fugaces… tendría que ella demostrarle lo cruel que era.

Sin problemas se ajustó al ritmo de Lúkacs y una sonrisa amigable nació en sus labios. Como temía, hablarían del ataque del vampiro. Suspiró y bajó la mirada, solo unos momentos, para no levantar sospecha alguna.- Sanó sin problemas, aunque quedó un par de puntitos. Gracias a mis benditas pecas, pasan desapercibidos.- le respondió, pensando en lo cuidadosa que había sido con la curación de esa herida. Compartiendo el mismo sentir que el chico, pensó que ambos habían metido la pata.- La que jodió todo fui yo y mi bocota, si al menos hubiese sido un poquito más disimulada..- se encogió de hombros, casi ignorando la música y bailando sin siquiera darse cuenta.- Por cierto… no diré nada de eso, tenlo por seguro.- No era de las que se andaba con chismorroteos y mucho menos con cosas que no eran suyas, así que el secreto del chico de ojitos dorados estaría seguro.- Y.. bueno…- no sabía ni siquiera cómo comenzar para pedirle eso.- … sobre la mordida y mi “toque especial”… no dirás nada, ¿cierto?-Aidan y él, eran los únicos que sabían sobre la manera en que veía todo lo extraño de aquella ciudad. No quería que ese secreto se revelara por un rumor y mucho menos si Z lo llegaba a saber. Conocía la sensación de ser tratada como una extraña, así que no era muy tentador ver esa repulsión en los ojos oscuros de Z cada vez que la mirara.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Sáb Nov 01, 2014 6:28 am

-bueno bueno, no puedo negar que aparte decantar sabes bailar- Zid sonrió un tanto pícaro, pero siempre teniendo ese tacto de amigos y colegas que podía existir entre él y la novia de su hermano, bailo un poco más riéndose de sí mismo –bueno deja de decirnos suicidas, después de todo Salí ileso no?- Un toque de diversión apareció en los ojos del lobo. –pues es hora de mostrarle a Luk la novia que tiene, y a mi pelirroja, que se hacer algo más que ser irresistible- tomo de la mano a Danielle y paso justo por en medio de Maggie y Lukacs parando un segundo muy rápido para besar a su bailarina y para que Danielle hiciera lo suyo con su amigo Luk -Te mostrare algo- dijo guiñándole el ojo a Maggie y arrastrando de nuevo a Danielle con el hacia la tarima entre la multitud.

-“Señoritaaas y señoritooos vamos a empezar nuestra noche de karaokee con una pareja bastante especial, una pelirroja muy sensual y un moreno que parece robarse los gritos de las féminas cantaran para ganar este karaoke, ojala y no sean solo caras bonitas”

Zid miro a Danielle algo sorprendido, se había inventado el tipo del micrófono todo eso en el segundo que decidieron inscribirse? –Dan… Qué demonios vamos a cantar!?- La música aun sonaba demasiado alto mientras el Dj los miraba dubitativo esperando su decisión, la bruja se inclinó susurrándole al tipo y dejando a Zid algo confuso –hazme lucir bien- le dijo a Danielle mientras eran casi arrastrados hacia dos micrófonos. Zid busco a Maggie con la mirada, no pensaba mirara a nadie más, después de todo, era Danielle la cantante y él estaba muy aterrado en ese momento –justo ahora pienso Danielle, que ir de aventura suicida contigo es más fácil que esto- La gente se arremolino alrededor de aquella tarima y Zid tomo una guitarra cercana algo nervioso, tocar le ayudaría a tener las manos ocupadas, sin importar lo que Danielle hubiera elegido, podría tocarlo. Suspiro cuando las luces les enfocaron, y la música empezó a sonar de fondo, miro a Dan sonriendo, era una buena canción, quizás la mejor que podía haber escogido. Calvo su mirada en su novia, y además mejor amiga, su familia, su amante, su pelirroja, todo aquello que no había tenido, la mujer que le había cambiado la vida. Tomo aire y la voz surgió sin forzarlo. Sintió la mirada del rubio amigo de Maggie y le guiño un ojo, si eso iba para el también, para que aprendiera porque Maggie no se fijaba en rubios oxigenados e idiotas.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Dom Nov 02, 2014 1:28 am

Nada blanco, sin dudas parecía una muy buena idea, aunque posiblemente Lukács no llevaría a la pelirroja nunca más a un sitio donde alguien, que no fuera él, pudiera observar su ropa interior, es decir, él ni siquiera la había visto en vivo y directo y ahora un montón de sujetos lo hacían, mientras que él, como un caballero que era, no había bajado la mirada ni una sola vez. Sintió los labios de la pelirroja y sonrió un poco -Eso lo dices porque no soy yo el que prácticamente esta sin camisa.- bromeó.

Hablar con Maggie había pasado a ser el momento importante de la noche, no porque su pelirroja no lo fuera, sino porque quería tranquilizarla, calmarla un poco y hacerle entender que él solo era un chico normal que a veces tenía problemas con la luna. Imaginaba que Zid no le había dicho nada a la francesa, de todas formas daría por sentado que su mejor amigo no sabía nada de su condición y que para los ojos de ella, él era un simple mundano. -Eso es bueno entonces- su cuello estaba perfecto entonces, eso era un asunto menos de la lista de cosas por hablar con la chica.

-Ni que yo hubiera disimulado mucho, casi que estaba blanco como una pared- bromeó, pero si que se había quedado en un completo estado de shock, sorprendido por las pequeñas coincidencias del mundo. Sonrió como mostrando lo agradecido que estaba de no comentar su pequeño secreto, que realmente no lo era porque las 3 personas que estaban con él esa noche, lo sabían. -Tranquila, puedes asegurar que no diré nada- le dijo tranquilo, demasiado tranquilo para lo que realmente era una mentira, tenía que decirle eso a Zid, si él quería mantener su condición en secreto, tenía que tener cuidado de los ojos de la chica, ella podría ver a través del glamour y eso era algo resaltante.

Se quedó callado al ver que Zid y Danielle se aproximaban, pero al parecer no se iban a quedar con ellos por mucho tiempo. -¿Que carta bajo la manga tienes ahora, Dan?- le preguntó con una sonrisa, realmente deseando que ella le contara lo que iba a hacer. Observó al que era casi su hermano llevarse a su... ¿Aun no eran novios o si? no recordaba haberlo hecho formal, pero nunca antes había salido con una chica por tanto tiempo y creer que era poco.

-Van a cantar- dijo más para si mismo que para Maggie, no sabía que Danielle cantara, jamás la había escuchado, al parecer aquella sería la primera vez, aun había muchas cosas que él no conocía de ella y que deseaba saber.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Lun Nov 03, 2014 12:45 am

I'm Broken by Evanescence & Nickelback on Grooveshark

¿Tengo que recordarte que manchaste mi hermoso auto?-le dice ella exasperada pero con un toque de diversión enorme.-¿Y que dejaste que un licántropo te usara de muñeca de trapo? Aún que debo decir que lo tuyo fue más simple que lo de Lukács, tu no fuiste secuestrado por vampiros.-puso los ojos en blanco y luego sonrió ante la propuesta de Zid, le parecía bien, Lukács tenía que oírla cantar.-¿Ser irresistible?-se burló ella con suavidad mientras miraba a el mejor amigo de Lukács, para que luego ambos se dirigieran donde estaban sus respectivas parejas.

Miró a Lukács con cariño y le acarició el cabello con una mano, le gustaba, la manera en que el cabello del chico se enroscaba en su mano, sonrío con picardía y le dio un beso no tan suave, pero sin llegar a sobrepasarse, la verdad una parte de ella estaba increíblemente nerviosa por lo que estaba apunto de hacer, no porque no lo hubiera hecho antes, realmente no tenía idea de porque se sentía nerviosa; y los labios de Lukács eran como un calmante para ella, que le recordaba que había cosas por las que valía la pena vivir.-Te voy a mostrar como me gano dinero cuando no estoy en los clubs striptease.-le dijo ella de manera pícara, con toda la intención de ponerlo molesto o celoso, si bien ella había ido varias veces a estos lugares, podía contar las veces que había bailado para alguien que no conociera con una mano ¿que sabía como hacerlo? Había muy pocas cosas que realmente no sabía y si no las sabía era simple y sencillamente porque no las necesitaba.-Es broma.-murmuró con una risita.-Bueno tal vez no.

Y se dio la vuelta carcajeándose internamente por lo que acababa de hacer, volteando una sola vez para atrás, mirando a el húngaro a los ojos, para dedicarle un guiño. Escuchó al presentador y contuvo una risotada, no era la primera vez que usaban esos adjetivos para describirla, pero seguía causándole gracia. Volteó a ver Zinedine, que parecía un poco nervioso.-Tranquilo cuñado.-se burló ella, por supuesto que ellos no eran cuñados, pero le parecía gracioso llamarlo de esa manera.-Soy vocalista ¿Recuerdas? Tu confía en mi.-se inclinó para decirle al tipo la canción que ambos tocarían, un dueto por supuesto, uno sencillo pero muy lindo desde el punto de vista de la bruja. Se acercó al micrófono con seguridad, ella había hecho eso millones de veces, aquello no tenía que ser diferente. Sin embargo lo era y ella lo sabía.

-Tranquilo Zid.-le ordenó Danielle con diversión mientras el moreno tomaba una guitarra. Por ella excelente, prefería cantar a tocar si bien sabía hacer ambas. Respiró profundamente una vez, sus ojos recorrieron la multitud hasta localizar a su lobo, le sonrió antes de que la música llenara el lugar, incluso si Lukács lo desconocía, él era su ancla, el punto donde ahora se sostenía para mantenerse firme, el centro de su calma y paz, porque nunca se había sentido tan calmada como lo estaba ahora, mientras la música llenaba el lugar, la voz de Danielle se unió a la del licántropo sin esfuerzo alguno, más clara y melodiosa de lo que jamás Danielle la había sentido. Podía notar las miradas de varios de los presentes sobre ella, sobre el chico que estaba a su lado, per tal y como a Zinedine sólo le importaba la mirada de Maggie, ella sólo tenía ojos para Lukács.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Mar Nov 04, 2014 1:45 am

Las palabras del castaño la tranquilizaron en gran medida. Suspiró apenas y no pudo contener una sonrisa incrédula. Ella era había sido la más obvia de los dos y eso casi los había metido en un problemón.- Gracias, realmente te lo agradezco... Esto realmente puede ser un dolor en el trasero, a veces.- admitió lo más bajito posible. Su visión había sido un secreto para todos y mucho más cuando ocurrían cosas como esa. Un ataque no había sido nada lindo, sobre todo cuando tenía que ver con el mejor amigo de su novio. Hablando del rey de roma... no alcanzó a decir más palabra cuando vio frente a ella a Z. Sin siquiera saber qué sucedía, besó al castaño y asintió sin entender ni una cosa.

Se acercó, junto a Lúcaks, al escenario y la presentación de esos dos... ¿Karaoke? Sip, karaoke. Sabía que Zinedine cantaba, no habían sido pocas las veces que había sido testigo de ese milagro de la naturaleza. Deos, si incluso recordaba bien esas pocas veces. Tragó con algo de dificultad  y observó como la pelirroja y Z subían al escenario.

No creía mucho en los momentos de extrema emoción, pero podría jurar que el corazón se le detuvo un poco al observar como el castaño la miraba directamente y comenzaba a tocar. Una sonrisa, que quizás él no podría observar, se dibujó en el rostro de la francesa al momento que con su mano cubría su sonrisa, como si atrapara en ese gesto, su repentino tumulto de emociones. Simplemente el mundo a su alrededor se disolvió en el latido exacto en que Z, su castaño, su novio, amigo y gran amor comenzaba a cantar.- Wow..-fue lo único que pudo articular al escuchar como la voz suave de Danielle se unía con la de él. Hombre, ¿Has presenciado cosas tan hermosas que quisieras que nunca acabaran? ¿Que llegan al extremo de producir miles de escalofríos? Bien, ese instante cabía exactamente en esa categoría.

La pelirroja no sabía si llorar o reírse. No podía alejar su mirada de él, sus mirada parecían fundidas mientras su voz seguía con la canción. Espera... Se estaba volviendo levemente borrosa. Señor santo, las hormonas le estaban haciendo mal.
Sabes que no es eso, querida, se burló su mente. Penstañeó para alejar las lágrimas que anegaban sus ojos y se las secó rápidamente. Acompañó con todas sus fuerzas los aplausos que estallaron luego que la canción terminara y ni siquiera necesitó un aviso para hacerse espacio entra la multitud y llegar hasta Zinedine. Pensó que quizás sería mejor esperar que bajara... Al carajo, se dejaría llevar al menos esta vez. Le importaba lo mismo si caían o hacían pedazos la utilería pero lo necesitaba abrazar. Lo divisó a los segundos y sin esperar palabra alguna lo acercó, como aquella vez en el aeropuerto, hacia ella y lo besó como si su vida dependiese de ello. Consiente de lo repentino de su actuar, se alejó un poco y con las mejillas un poco arreboladas, lo observó sin dudar.- Fue hermoso..- alcanzó a decir con el poco aliento que le quedaba.- Dios santo, si casi me hiciste llorar..- rió, y apoyó su cabeza en su pecho. Intentando no parecer tan impulsiva... cosa que ya era, hacía bastantes años ya.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Dom Nov 16, 2014 5:28 am

Zid termino de cantar y sonrió al escuchar los aplausos, era algo interesante, no que le gustara, pero sin duda la adrenalina era distinta a la que sentía cuando casi te asesina algún subterráneo descontrolado, era una adrenalina, mas pacifica, por decirlo de alguna manera. Levanto su mano y choco su palma con la de Danielle para luego darle un pequeño abrazo amistoso –bien hecho bruja- dijo riendo, se sacó la guitarra para empezar a bajar de la tarima, y se encontró a Maggie en el camino, como había llegado tan rápido? No tuvo tiempo de preguntar, o hablar o nada, su beso le sorprendió y le respondió con toda la pasión posible, como si no estuvieran a mitad de una tarima, y muchos ojos les estuvieran viendo. Mejor así, después de todo Z no podía estar más orgulloso de que la pelirroja se hubiera fijado en él. Le dio beso en la frente sonriendo.

-Pero si ya me has oído cantar- dijo tomándola de la mano para bajar, no sabía a donde había ido Danielle, posiblemente había bajado por el otro lado “bueno, eso será difícil de superar señores y señoras” dijo el animador mientras Zid llegaba por fin a la mesa con Maggie –si voy a recibir besos así, te cantare más seguido- cometo besando la mano de la chica. O se preocupó por sus amigos, seguramente también querían un rato a solas –Oye he cantado para ti, quizás por eso ha salido tan bien- dijo mirándola a los ojos, -aquella vez, cuando fuiste a buscarme...me di cuenta que haría todo por tenerte conmigo, porque te amo- Zid era cociente de sus propias palabras, si bien para algunos pudiera ser muy pronto, para ellos era distinto, no se cocían hace poco, habían convivido muchos años juntos, y él no podría pesar e nadie que le conociera como aquella joven.
-Prueba de ello es que ahora al parecer soy uno de los cursis de los que tanto me he burlado- dijo riendo junto a la pelirroja, para luego besarla nuevamente.

Danielle y Luk aparecieron un rato después –ey bro que te pareció?- dijo chocando las cinco con su mejor amigo –tu bru….- dejo la frase al aire –tu novia sabe cantar excelente- maldijo mentalmente la distracción, no importaba como debía decirle pronto a Maggie quien era, no podía vivir ocultándoselo mucho tiempo –Luk vamos por bebidas, creo que me ha dado sed de los nervios- dijo riendo para llevarse a su amigo lejos de las chicas –cuál es la historia, resumida de Maggie y tu- Zid había notado que se conocían, y necesitaba saber porque, parecía atraer a lobos como abejas a la miel.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Jue Nov 20, 2014 2:38 am

¿Por qué nunca se pregunto que hacía Danielle para tener tanto dinero? la verdad jamás le había importado eso de la chica, en ningún momento, eso mostraba el real interés que tenía el lobo por la bruja y no simplemente por su dinero y las comodidades de su departamento. No creía que en serio fuera a un bar strip, ¿o quizás si? "No vamos Lukács, deja los celos, solo lo hace para molestarte" Pues lo había logrado.

Observó la presentación de su amigo y Danielle. Muchas veces había escuchado a Zid cantar, no era algo nuevo, pero Dan, su caperucita, wow... ella era excelente. La miro con una sonrisa en los labios, escuchando como su voz resonaba por todo el lugar, siendo una de las mejores voces que había escuchado en su vida, aunque quizás era favoritismo, todo lo referente a ella le encantaba.

Ni siquiera supo en que momento Maggie se había alejado de su lado, ¿o había sido él quien la había dejado atrás? de una forma u otra abrazó a la pelirroja cuando la tuvo lo suficientemente cerca y no la soltó por un tiempo -y yo que creí que eras bruja tiempo completo- bromeó mientras la miraba fijamente a los ojos para darle un beso, ¿como alguien tan perfecto había logrado fijarse en él, quien tenía demasiados errores en su vida que ni siquiera había podido perdonarse? Pues no lo sabía, pero no quería nunca dejar a la pelirroja, y eso jamás lo había deseado con nadie.

Luego de un momento fueron a donde estaban su amigo y la otra pelirroja. No dudo ni por un segundo chocar las manos con el chico, volteó a mirar a Danielle, mirándola fijamente con una sonrisa en sus labios para luego dejar que la risa saliera -Ella no es mi novia- dijo para luego darle un beso en la mejilla y alejarse antes de recibir la furia roja. Solo a él se le ocurría molestarla con eso, tenían saliendo ya un buen tiempo, y solo se veían entre ellos, solo que no habían formalizado una situación.

Caminó junto a Zid para las bebidas -Le mordió un vampiro y... no pude evitar ayudarla a librarse de él- le dijo bastante serio, las cosas de trabajo eran así, pero lo más importante vendría después -Tienes que saber que ella tiene visión, hombre- el comprendería que eso se trataba de un asunto delicado, sino pensaba contarle tendría que cuidarse demasiado, además de que dejaría claro que ella sabía que el amigo de su novio no era humano. Ya en la barra pidió una margarita para Danielle y una cerveza para él.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Jue Nov 20, 2014 4:27 am

De algún modo o otro encontró su camino a los brazos del moreno. Enterró el rostro en su clavícula y disfrutó de la sensación de estar protegida que Lukács siempre le generaba, sonreía como idiota, lo sabía y no le importaba.-Soy una caja de sorpresas lobo feroz.-le dijo ella en respuesta a su broma para luego sentir los labios del húngaro sobre los de ella alargó el beso lo más que pudo.-Bueno si así vamos a terminar cada vez que cante, empezaré a mostrarte mis otras sorpresas ocultas.-bromeó mientras ambos caminaban en dirección a Zinedine y Maggie. Sus pensamientos tenían un rumbo muy claro y es que pocas veces se había sentido tan feliz con alguien como era con Lukács.

Por un segundo se tensó hasta que Zinedine cometió un error que trato de corregir con otro error. Lukács y ella no eran novios, ella no se veía con nadie desde que salía con Lukács, pero simplemente él simplemente no había dicho nada sobre formalizar su relación y ella no lo había presionado en ningún momento. Notó la mirada de Lukács y lo miró suavemente, como advirtiéndole que no se atreviera a corregir a Zinedine. Pero por supuesto fue ignorada total y completamente, soltó un quejido suave que estaba segura por la cercanía sólo Lukács podía escuchar y cuando estaba preparada para lanzar una réplica inteligente que haría que Lukács se arrepintiera de abrir la boca. Sintió el beso del húngaro en la mejilla y lo fulminó con la mirada antes de quedar sola frente a Maggie.

-Gracioso este pulgoso.-murmuró ella en voz baja y prácticamente inaudible, sería bastante cómico intentar explicarle a Maggie porqué le decía pulgoso a su novio, de hecho estaba pensando en algo por si a ella se le ocurría preguntar cuando se le ocurrió algo mejor.-Zid canta mejor de lo que creí, no me imaginé que él cantara.-dijo ella con suavidad mientras se acomodaba su atuendo que claramente no necesitaba ningún arreglo, era algo más que un impulso, una necesidad de tener las manos ocupadas.

Miró a Lukács de reojo y nuevamente se preguntó como es que Maggie y él se habían conocido. Frunció el ceño y regresó su atención a Maggie.-La próxima vez que salgamos todos, nos tocará irte a ver bailar supongo, ya conoces el talento escondido que tenemos yo y Zid.-rió suavemente y luego se encogió de hombros con calma. Mientras miraba a Maggie con interés se preguntó si la pelirroja sería capaz de ver a través del glamour que escondía a los seres como ella, y que escondían a Zinedine y a Lukács.-¿Siempre te ha gustado Zid?-preguntó pensativa, no quería parecer entrometida, simplemente no entendía como algunas personas podían estar enamoradas durante años de la misma persona sin decir nada, ella era demasiado directa, siempre decía lo que sentía y eso solía abrumar a las personas. Se ruborizó un poco.-Perdón, no quiero sonar entrometida. Es simplemente...-negó con la cabeza, no podía decir lo que pensaba, ¿Que yo soy inmortal y nunca me enamoro? ¿No entiendo como dan algo tan frágil por años?-Digamos que no suele gustarme nadie, es una buena manera de ponerlo.-murmuró mientras se fijaba nuevamente en Lukács.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Lun Nov 24, 2014 9:26 pm

- Fue hermoso, no creo que pue..- fue interrumpida por la voz del animador. Le había quitado las palabras de la boca. Sonriendo, continuó.- Bueno.. lo que dijo él.-¿Quizás se había pasado mucho con su reacción? No tenía ni idea, pero lo hecho.. hecho estaba, así que tendría que enfrentarlo. Sus mejillas se arrebolaron de un suave carmesí al escuchar sus palabras. La amaba... Dios santo, no era fácil decirlo y mucho más cuando habían comenzado hacía tan poco su "relación", pero a pesar de todas las ínfimas dudas supo que en realidad lo había amado desde siempre.

Sonriendo como si se hubiese ganado la lotería, lo volvió a abrazar y lo besó con ganas, sonriendo.- No sabes lo feliz que me haces con solo esas palabras, Z.- cerró los ojos un momento, atesorando aquellos momentos y se alejó un tanto para observarlo.- Te amo, Zid- Rió junto a él al captar que ambos se habían transformado en aquellos de los que tanto se habían burlado.- No digas nada, que ahora soy de las que lloran hasta con un amanecer.- Y lo admitía a medias. Prueba de ello era lo que había sucedido hacía unos minutos atrás. Parecía como si el espíritu de una magdalena se le hubiese metido adentro y estuviese revolviendo todas sus emociones.

Observando como ambos chicos se alejaban, se metió un mechón de cabello tras su oreja y observó a la pelirroja.- No lo hace muy a menudo...- respondió, recordando la veces que lo había escuchado. Pocas y casi siempre se llevaba más de algún elogio. Lo siguiente atrajo un sonrojo a las mejillas de Maggie, pensando en que eran ya varias las personas que deseaban verla bailar. Aunque le avergonzaba un poco el saber que ellos tres terminarían sentados en uno de los auditorios de la universidad. Su actitud era poco profesional, pero no podía seguir negándose.- Es justo... aunque eso los llevaría irremediablemente a los camerinos.- frunció los labios, como si fuese algo inevitable.- Te aconsejaría no llevar zapatos de tacón ni nada que pueda usarse como arma... terminarías golpeando a más de alguna de mis compañeras.. o compañeros.- Parecía como si fuesen demonios, las únicas que salvaban entre ese grupo de desalmadas era Eliza junto a Cindy. Las demás las soportaba, pero a medias. La francesa se quedó en silencio unos momentos, sopesando la pregunta de Danielle.- No te disculpes, solo que es algo extraño..- Tomando el borde de su blusa con los dedos, se tomó unos segundos antes de responder. Fijando su mirada en Zinedine, a lo lejos, le respondió al fin.- No me di cuenta de cómo me enamoré de él, pero si... me gustó desde el momento que nos conocimos.- Soltó una carcajada y le sonrió a la pelirroja.- Solo no lo quería aceptar- Tomó de mejor manera su bolso y esta vez se fijó en como la pelirroja observaba a su "pareja".- Ustedes dos hacen una linda pareja...- admitió, pensando que Danielle parecía padecer lo mismo que ella misma había pasado.- ¿Cómo se conocieron?- soltó, para suavizar lo que había dicho antes.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Miér Nov 26, 2014 5:00 am

Zid miro a los ojos de su amigo en busca de esa típica señal de que en cualquier momento, se moriría de risa y se burlaría de él, pero nada vino. Lukacs estaba diciendo la verdad. –Vampiros?- El corazón de Zid se ralentizo un poco, mientras miraba a su amigo–gracias- dijo un poco perplejo –los mataste?- pregunto serio, sino empezaría buscar al que lo hizo e iba a sacarle de su sistema cada gota de sangre que hubiera to tomado de personas inocentes.
-supongo que no podre ocultarle quien soy por mucho, aunque bueno por lo menos cuando se lo diga no pensara que soy un demente- Zid se alzó de hombros y siguió a Luk pidiendo un coctel para Maggie y otro mojito para él. –gracias por advertirme sobre su vision- dijo guiñándole un ojo a Luk de la manera más gay posible y riendo de nuevo mientras se acercaban a la mesa. –la última copa de la noche!- dijo Zid sentándose al lado de Maggie.

Habían cenado, bebido, bailado y hasta cantado, la noche parecía no haber sido suficientemente larga y era ya más madrugada que noche, el lugar cerraría quizás en una hora así que era mejor ir saliendo y no esperar a que todo el mundo quisiera salir. Bebieron tranquilamente mientras reían por uno de los chistes malos de Luk –hagamos un brindis, por….por mas noches divertidas como esta- comento el lobo sonriendo. Levanto su vaso y lo choco con el de sus amigos.

Salieron juntos del local y se detuvieron un segundo para despedirse, el chico se acercó a Danielle y le dio un beso en la mejilla, para susurrar a su oído rápidamente –recuerda que me debe una vuelta en ese Porsche, señora-   dejo escapar una risa y le dio una palmada en el hombro  a Luk, .te veo luego cariño- dijo para luego alejarse de la pareja con Maggie de la mano. –espero te hayas divertido- comento atrayendo a la chica de la cintura –te acompañare a tu casa- comento mientras detenía un taxi aun abrazado de la pelirroja.


OFF:
bueno chicas ha sido un placer rolear este tema con ustedes, este es el ultimo post de Zid en este tema :*
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Vie Dic 05, 2014 5:16 am

Zid parecía estar algo preocupado por el asunto colmilludo que había atacado a Maggie, no lo culpaba, el había matado a vampiros por morder a Danielle, seguramente por su cabeza podría pasar algo parecido -Por supuesto, sabes que no puedo evitar ni un segundo la diversión que me provoca arrancar cabezas- dijo el húngaro con mucha tranquilidad, y así las cosas eran como debían de ser, demostrarle a los vampiros quienes mandaban era un punto clave. Soltó una carcajada por el guiño de ojo del francés y siguió caminando. -Siempre que pueda, hombre-

Ya junto a las chicas, Lukács le paso la bebida a su pelirroja con tranquilidad. -Salud- dijo chocando su bebida con las demás. Sin dudas la noche había sido excelente, se había divertido mucho con su amigo, Danielle y Maggie, incluso había podido olvidar aunque fuera momentáneamente las palabras de su amigo Zid, unas que se iban a repetir en su mente por mucho tiempo 'sino que este idiota la enamorara y luego se morirá, porque es un estúpido mortal'. Por un momento su sonrisa se fue cuando esas palabras reaparecieron por primera vez en su mente.

Salieron del local y se acercó a Maggie para despedirse -Cuidate Maggie- le dijo a la chica antes de separarse, luego le lanzó un suave puño a Zid en el brazo -Nos vemos Bro- dijo el chico antes de ver como su amigo y aquella mundana se alejaban.

Volteó después para mirar a Danielle con una sonrisa algo pícara -Disculpe señorita, pero creo que la acompañare a su casa, una chica como tu vestida así puede llamar demasiado la atención a estas horas- dijo para pasar su brazo por arriba del hombro de la bruja y darle un beso en la mejilla -Ahora Caperucita... ¿me contaras que le has hecho a Zid para que al inicio se molestara tanto?- dijo ansioso por escuchar la historia mientras iban al departamento de la chica.

Off::
Me ha gustado mucho rolear con ustedes chicas, un placer :D
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Vie Dic 05, 2014 8:44 pm

El comentario de Maggie la tomó totalmente desprevenida, había escuchado su explicación en cierto modo aliviada, pero aquel comentario sobre que ella y Lukács hacían una linda pareja, provocó que la pelirroja se ruborizara ligeramente y resistió el impulso nada conocido de querer excusarse.-En un club norturno.-le dijo aparentando una tranquilidad que no sentía, incapaz de responder al cumplido de la pelirroja.-El barman estaba distraído, Luk le recordó de manera sutil que su deber era atender a las personas de la barra.-soltó una risita y se acomodó su cabello detrás de la oreja.-Bailamos un poco y aposté con él, lo cual es la peor idea que puedes hacer alguna vez.-Estaba a punto de añadir algo más, cuando los chicos llegaron y ella guiño el ojo a Maggie, como diciendo: "Luego te contaré lo demás"

Tomó la bebida que Lukács le ofrecía con una sonrisa, chocó la misma con la de los demás y negó con la cabeza mientras mantenía aquella sonrisa absurda en su rostro, ¿En que diablos se estaba metiendo? Fuera lo que fuera le gustaba, contadas eran las veces que se había divertido tanto como esa noche y seguramente se divertirían las próximas veces que se vieran, eran un grupo de lo más extraño pero que congeniaba excelente.-Brindemos por supuesto.-dijo con una sonrisita.-La próxima vez, tu y Maggie deberán organizarse para hacer algo cariño.-le dijo a Lukács bromista con una carcajada.

Siguió a Lukács afuera, alejándose de este para despedirse de "su cuñado" primero. Sonrió ante sus palabras y aprovechó para susurrarle de igual manera al oído.-Lo siento cachorrito, no estoy segura que sepas conducir.-le dijo bromista y añadió.-Luego le diré a Lukács que se lo lleve y te lo preste.-se alejó de Zinedine para ir con Maggie, y darle un beso en la mejilla. Danielle había visto demasiados mundanos entrar en el mundo de las sombras para saber que sería difícil para ella.-Fue todo un placer Maggie.-dijo Danielle y entonces se inclinó para revisar su bolso y apareció un papelito con su número y dirección.-Si alguna vez necesitas ayuda no dudes en llamarle.-y se lo tendió con un guiño de ojo, esperaba que nunca la necesitara del modo que la bruja creía podía necesitarla.

Sonrió ante las palabras de Lukács e hizo una inclinación de cabeza elegante, el brillo pícaro en sus ojos.-Monsieur para mi sería un placer que evite que alguna desgracia se interceda en mi camino.-soltó una risita y le dio un beso rápido antes de volver a reír por su pregunta.-Oh es una historia larga, te gustará.-le guiño el ojo.-Érase una vez una Caperucita roja, a la que siempre le piden ayuda los lobos del praetor...-y rió camino a su apartamento, mientras le contaba a Lukács como le había tomado el pelo a su hermano.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Lobos y caperucitas rojas [Zinedine, Danielle y Maggie]

Mensaje— por Invitado el Vie Dic 12, 2014 2:48 am

Una sonrisa divertida se extendió en sus labios al tiempo que se divertía observando a los presentes. Sería demasiado obvio su sonrisa como la gemela del gato cheshire si se quedaba mirando a Danielle, sobre todo por el evidente sonrojo que la asaltó. Porque esa sonrisa era producto de lo que había dicho hacía no unos segundos y la reacción de la pelirroja por ellas. Se obligó a ocultar su sonrisa y volvió su mirada a ella. De ningún modo podía ser descortés y mucho menos cuando se podía entender que se estaba riendo de ella.. bueno, de mala manera. Marguerite alzó una ceja ante lo del barman y asintió, ahora si sonriendo visiblemente. ¿Por lo menos tenía una razón, no?

Conservando esa sonrisa, tomó el vaso que llevaba Zid y se unió en el brindis. En el momento que sus copas chocaron, la pelirroja tuvo una extraña revelación. Había solo por momentos como ese que había accedido viajar a New York. En toda la noche el habitual miedo se había ido. Desaparecido por completo al estar en compañía de esos tres. En vez de darle un trago a su bebida, se los quedó mirando un poco y trató de guardar ese pequeño recuerdo. Con perfecta claridad. Ella y sus arranques emocionales; se notaba de lejos que desde hacía semanas andaba rara, como si para todo fuese la última vez de presenciarlo. Si hasta porque habían hecho un brindis se iba a poner poética.
¡Contrólate!, se gritó a si misma al captar que su sonrisa había desaparecido. Obligándose a sí misma de olvidar lo demás.- La vara está muy alta, pero algo se nos ocurrirá para igualar esta noche.- dijo con una nueva sonrisa.

A la salida, se logró ocultar de Ambrosius perfectamente y evitar la tensión de nuevo. Si total lo vería otro día. Se despidió de ambos con un abrazo fuerte y un beso en la mejilla, recibió el número de Danielle con la extraña sensación que lo necesitaría en algún momento. Quizás no tan pronto… pero en algún momento.- Claro, además que debemos escaparnos de estos dos alguna noche.- sugirió apenas, medio en broma medio en verdad. Les dio una última sonrisa antes de voltear con Zid de la mano.

La noche parecía terminar y con un cierre perfecto. No era de esos típicos cierres que parecían seguirla a todos lados, sino que de los buenos. Donde se volvía a casa con esa tibia sensación de agotamiento de puro gusto.- Me divertí demasiado, creo que por poco no lo aguanto.- comentó, apoyando su cabeza en su hombro. Aún con las manos entrelazadas. Todo pareció volverse más pacífico. Eterno y libre de terrores, incluso cuando eran solo las estrellas quienes los acompañaban.

A solo unos momentos después de que el taxi partiese, la pelirroja suspiró tranquila.- Creo que ha sido unas de las mejores noches que he tenido aquí. Y no bromeo.- Le dijo, con una sonrisa a la figura de Zid que se recortaba por la tenue luz de los faroles. Rodeandolo con sus brazos, lo besó con ternura. Perdiéndose en el contraste del frío de la noche y el tibio calor de su abrazo.


~O~


- ¿Y por eso le hiciste aires a una maratón de películas de Jane Austen? ¿Para emborracharte con amigos? Niña indecorosa, no más… no te perdono.- Toda la respuesta que recibió fue un zapato de ballet volador que aterrizó a escasos centímetros de su cabeza. Fallando de su objetivo. Una cabeza pelirroja se apareció de entre las cortinas, y visiblemente enojada le sacó la lengua para luego desaparecer entre el terciopelo oscuro del telón.- ¡Y más encima te pones violenta! Me aburrí como ostra anoche por nada, ingrata...- le lanzó de vuelta la zapatilla y se sentó en una de las interminables sillas dispuestas al rededor. La risita divertida de la francesa le llegó fuerte y clara aún cuando la chica estaba detrás del telón aún. La castaña en un intento quiso mantenerse seria, pero terminó sonriendo ante lo contagiosa de su risa. ¿Desde cuando no la escuchaba reír así? Semanas.. quizás un par de meses, pero agradecía a quienes fuesen esos nuevos amigos por quitarle de encima ese pesar que había seguido a su amiga.

Ya listas para la práctica, se unieron al grupo sin más retraso.- Si igual te divertiste con Daniel, mentirosa..-le dijo en un susurro la francesa para luego alejarse, sin antes darle un guiño cómplice. Al menos la tenía de vuelta y rezaba para que siguiera así...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.