03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


36 # 36
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
8
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS

♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Sáb Feb 14, 2015 10:03 pm

Recuerdo del primer mensaje :


San Valentín Sangriento

 

Trama Global ~ Parte II


El baile

 
Explicación de la Trama

 
Tras el disfrute de una deliciosa cena con las mejores delicatessen de la cocina del restaurante del hotel, los asistentes disfrutarán ahora de un baile romántico en la sala de baile del hotel, donde son acogidos por camareros que sirven parfaits de frutas exóticas con nata, y barra libre para todos.
Se trata de una sala de celebraciones amplia, con una barra de bar y siete camareros dispuestos a hacer su sueños alcohólicos realidad. Contamos con una orquesta que ameniza los bailes, y de música más movida de vez en cuando. Focos de colores azul y blanco iluminan la estancia, invitando a un ambiente más relajado. Globos en forma de corazones rojos se despliegan de vez en cuando desde una pequeña abertura en el techo, y un aroma a rosas frescas, que hay colocadas en distintos jarrones, termina de darle el toque romántico a la siguiente estancia.

 
Aclaraciones Off-Rol

 
» Éste post permanecerá abierto desde el día 14 de Febrero a las 22:00 hora española.
» En éste post, se supone que los personajes ya han cenado en el rol anterior y los han desplazado hacia el salón de bailes para hacer lo propio.
» Los dos posts permanecerán abiertos simultáneamente. Me explico: creo que no es pertinente que nos pasemos un tiempo en un rol esperando a que todos los personajes terminen de cenar o del desarrollo de sus respectivas mini-tramas dentro del mismo; así que los dos posts estarán abiertos al mismo tiempo. Por ello, os pido coherencia: un personaje que esté en el primer post no puede saber o predecir lo que va a pasar en el segundo post si no termina primero su rol allí y después se pasa al segundo. Sin embargo, os recomiendo prestar más atención al segundo, es decir, a éste, pues es donde sucederán todos los acontecimientos importantes de la trama. ACLARACIÓN/PETICIÓN: No abandonéis la parte I de la trama.
» Las cosas que vayan a suceder dentro de éste post las narraré yo con la cuenta de Adrien, de forma que todos podáis participar en lo que surja, recibiendo instrucciones y estipulándoos a ellas.
» Cualquier duda que os surja, ya sabéis, podéis contactar conmigo mediante Mensaje Privado.


 By Maika
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo


Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Lun Mar 16, 2015 4:01 pm

SAN VALENTÍN SANGRIENTO - HOTEL BLAIR - 14 DE FREBRERO

– ¡Señoras y señores, parece que ya tenemos un ganador!

El personaje en cuestión debe salir a escena, con lo cual, el Ilusionista le recibe con dos besos y, a continuación, procede a explicar el truco:

– Señoras y señores, ¡cuántas veces hemos tenido que lamentar la desaparición de ciertos objetos y personas de nuestras vidas! A veces por causas personales, a veces por causas que se escapan a nuestro alcance. – Se dirige hacia el acompañante –. Me permitirá taparle durante unos segundos, no será que vaya usted a pasar frío... – Rápidamente pasa una manta que hace aparecer de la nada sobre el acompañante –. ¡Señoras y señores, ayúdenme a hacer efectivo mi próximo truco! ¡Contemos hasta tres! ¡Una... dos... tres!

El Ilusionista tira de la manta y, tras una cortina de fuego, el acompañante ha desaparecido. El ayudante aparece bajo una mesa lejana de donde los camareros están situados, bajo el aplauso del público.



Última edición por Adrien L. Blair el Mar Mar 24, 2015 5:04 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Lun Mar 16, 2015 8:35 pm


SAN VALENTÍN SANGRIENTO
→ Trama global {parte II} → San Valentín → Salón de baile → With: Caleb T. Vanderburg

Siendo tan capaz de dividir su atención en varias tareas a la vez como era, la castaña no solo mantenía vigilado al ilusionista, sino también a los demás invitados, al vampiro dueño de todo allí, al resto del personal, e incluso al salón mismo. Aunque, claro, con el primero su escrutinio era más meticuloso, él era de especial interés, ella no olvidaba que, en ocasiones, la respuesta más obvia era la correcta, y la pista que se necesitaba encontrar se hallaba a plena vista. Cualquier cosa podría pasar, en cualquier instante, y Venus quería estar preparada para ello o, al menos, lista para actuar en consecuencia. Tenía todos sus sentidos disparados, y sentía más calientes las zonas de su cuerpo en las que hacían contacto con las armas que había escondido en su vestimenta, como si la sangre se aglomerara allí con el propósito de recordarle lo que una cazadora debía hacer. Su estado de alerta era total, y, sin embargo, por fuera seguía siendo la imagen de la indiferencia, casi del aburrimiento.

Había optado por sentarse en una butaca que estaba situada en un rincón de la sala, era una posición, como era de esperarse, estratégicamente elegida para no estar en el medio de la atención y, además, lo suficientemente apartada para tener un mayor panorama. A pesar de la seguridad que siempre desbordaba sobre sí misma, y las indudables capacidades que poseía, la castaña no era tan estúpida como para que su ego creciera hasta el punto de creerse capaz de mantener la situación bajo control ella sola. Demasiadas cosas estaban escapando de su control, mucho sucedía al mismo tiempo, y poco era el que tenía para analizar la mejor forma de proceder. Y, sin bien era cierto que sabía como solucionarlo todo, no por ello podía multiplicarse y así encargarse de varios asuntos a la vez. Capacidad y necesidad, versus, lógica y física. Cuestiones complicadas que no valía la pena debatir, porque la lógica ganaba siempre.

A pesar de que su vigilancia abarcaba prácticamente todo, hubo algo que fue capaz de evadirla, y solo fue detectado una vez que el asiento a su lado descendió bajo el peso de alguien sentándose en el. Lo dejó hablar, soportó todas sus infantilidades y el extraño humor que poseía. Y entonces, fue su turno.- Claro que no. -Respondió secamente, sin disimular su mal humor.- Como es costumbre en ti, has interpretado de forma errónea una de mis observaciones. -Con ganas de ahorcarlo o no, la castaña jamás perdía oportunidad para explayarse.- Es poco probable que un criminal de la categoría de Blair comparta sus planes con una empleada cualquiera. Es un error que ha llevado a muchos aristócratas a su propia perdición, y alguien con los años con los que el vampiro cuenta debe saber eso a la perfección. -En ningún momento se volteó a mirarlo, siguió con la vista clavada en el brujo.- La información que podría servirnos de ayuda es la disposición de las múltiples salas del lugar, la cantidad de empleados recurrentes y los que asisten esta noche; por ejemplo. Todos datos simples, no de acceso público, claro, pero no secretos de estado tampoco. Toda información es valiosa. Y es justamente a la que se desvaloriza, a la que se le da menos importancia y, por lo tanto, se la encubre menos, la más provechosa. -Cada palabra sonó monótona, vacía completamente de sentimiento...

... y luego comenzó a destilar ácido.- Pero eso no te importa, supongo. Lo que tu querías era una excusa para pasártelo bien y eludir las responsabilidades de esta misión, de una forma que yo la verdad no comprendo, pero allá tu. -El solo pensar en enrollarse con un subterráneo le producía arcadas, así que ni permitió que la posibilidad cruzara por su mente.- La cuestión es, señor Vanderburg,... -Si, comenzaría a llamarlo por su apellido. Los muros habían vuelto a levantarse, y él había quedado, como todos excepto Warren, del otro lado.- ...que ya no tienes quince años, y esto no es un juego. Así que si no piensas colaborar, ten la amabilidad de decírmelo, porque necesito saber con qué factores cuento y con cuales no para cumplir con mi trabajo. -El veneno que desprendió con cada palabra que dijo fue la única emoción que podía captarse en la Haberkorn, además de eso, de lejos ellos parecía una pareja cualquiera, hablando tranquilos en un rincón y disfrutando de un poco de intimidad.- Y, en cuanto a la mundana, ya se que se ha ido. La estuve vigilando, pero, como ya te eh dicho, no temo por ella. -Respondió, cortante.

La comprensión de que estaba sola en aquella misión hizo que, repentinamente, se diera cuenta de algo: si ya no tenía un respaldo, no podía analizar todo desde las sombras mientras su compañero actuaba. Primero, porque ese era el equipo que hacia con su hermano, y segundo, porque ya no tenía compañero. Tenía que meterse en ese extraño juego que era en si el evento, como todos los demás, y esperar ser lo suficientemente lista, y habilidosa, para salir ilesa, junto con todos los inocentes presentes. Sabía que no era la única nephilim allí, pero si la única miembro de La Clave en cubierto. De algo tenía que servir, además de para mantener su identidad oculta {los que habían oído el nombre Venus Haberkorn sabían de su odio a los subterráneos, de modo que el nombre y apellido falsos le evitaban ser sospechosa de nada}. Sabía que el brujo seguía pidiendo voluntarios, la castaña entonces pensó: ¿Qué pasaría con el o la que eligiera? Si seleccionaba a un mundano, por ejemplo, podía sucederle cualquier cosa en vivo y en directo, mientras todos pensarían que era un truco más. Y, por supuesto, ella no podía intervenir ya que el acto estaba diseñado justamente así, por eso el ser se hacía pasar por un ilusionista, porque era común que estos pidiesen ayudantes. Muy inteligente. Ahora bien ¿Cómo podía Venus evitar cualquier desastre?

La respuesta fue obvia, e instantánea.

Sin dejarle tiempo a Caleb para responderle a la ácidas palabras que ella le había soltado, la castaña se levantó del asiento al tiempo que elevaba un brazo sobre su cabeza, y ponía una encantadora sonrisa en su rostro.- Yo me ofrezco. -Gritó para que todos en la sala la oyesen a pesar del barullo. Una de las muchas ventajas de ser una mujer decidida e imponente, fue que nadie se le opuso, y, como esperaba, el brujo le hizo señas para que se acercara. Caminó hasta él con cautela, disimulándola con el falso nerviosismo que una inocente dama mostraría en ese momento. Una vez en el escenario, asegurándose de que nadie vea el gesto, Venus llevó ambas manos a su espalda y activó el brazalete que le había dado Warren antes de salir. No lo había hecho con ningún fin en especial, solo por las dudas. Si algo le sucedía, al menos estaría en contacto con su hermano, lo que la consolaba porque, lo admitiera o no, los nervios estaban comenzando a hacerle efecto.

Lo último que vio antes de que el manto la cubriera, fueron los verdes ojos de Caleb. No sabía porqué lo había mirado a él en lugar de seguir vigilando el salón, pero tampoco tuvo tiempo de pensar en ello... porque enseguida todo se volvió negro...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Generalmente habría pasado las tonterías de Jackson por alto, pero en el momento en que el ilusionista pidió un voluntario para la realización de su siguiente truco, tuvo que debatirse entre soltar una carcajada o impedirle que hiciese alguna estupidez. Ya que, por mucho que estuviesen allí con intención de relajarse, de pasarlo bien y de tener una noche distendida, Emily no se fiaba de un mago como aquel, precisamente porque ignoraba si era un simple mundano con cierta habilidad para la prestidigitación o alguien de su propia estirpe. De modo que, a regañadientes para el chico, le apretó los dedos de la mano que seguía sujeta -¿cuándo se la había agarrado?- y se giró para atrapar la otra e impedir que la levantase.

Ni se te ocurra —farfulló, riéndose, ciertamente, aunque en el fondo se sentía mal por permitir que cualquier otra persona subiese al escenario. Casi podía sentir compasión por esa persona…

Hasta que escuchó su voz.

Emily la habría podido reconocer en cualquier parte. Ese fuerte acento que indicaba su procedencia de centro Europa, esa cadencia, era perfectamente reconocible, aunque sus palabras no fuesen dichas con la frialdad y el odio con que le había golpeado en aquel sótano, cuando la vida de la pequeña estaba en juego. Movió la cabeza para buscarla, notando que realmente la sangre se le helaba, y sin darse cuenta, apretó los dedos de Jack entre los suyos, nerviosa e incómoda por su presencia. Incluso apoyó el rostro contra el pecho de su acompañante, porque por alguna razón no quería que ella le viese. No era alguien cobarde, desde luego, pero fue el primer impulso que tuvo. No quería verle. Ni siquiera se planteó por qué demonios había accedido a participar en algo tan tonto. No quería que supiese que estaba allí y sentirse perforada por sus ojos llenos de desprecio. Aquella mujer, Venus, representaba para ella no sólo el reflejo de su propio odio, sino la culminación de aquel que su madre había sentido por ella nada más nacer. Por eso, quizás, la detestaba y la compadecía casi al mismo nivel. Casi.

Sin embargo, se dijo a sí misma, mientras la gente gritaba, no quería sentir que le importaba lo que pensase de ella una jodida desconocida que no hacía nada en su vida. Así que, antes de que subiese al escenario, y llevada por su propio orgullo, la buscó para encararle. No abandonó la seguridad que las manos de Jack le daban bajo ninguna circunstancia, pues sentía que la calidez que manaba de ellas le mantenía atada a la tierra. Su calidez…

Venus seguía manteniendo esa pose imponente aunque estuviese fingiendo nervios, puesto que Emily se preguntaba si alguien como ella realmente podía llegar a tener sentimientos tan normales como aquellos. Contempló toda la escena con ojo crítico, apoyando el hombro derecho contra el pecho de Jack, fija la mirada en el ilusionista y su acompañante. No se molestó en aplaudir, pero abandonó los dedos de Jack en ese momento por si él quería hacerlo. Los nervios, en cierto modo placenteros, que había sentido durante la velada, se habían transformado en una criatura negra y opresiva que se había asentado en su estómago. Sólo quería que Venus desapareciese entre el público de una vez para olvidarse de que estaba por allí, acechándoles, desconfiada y demasiado dispuesta a atravesarles con una flecha.

Se giró entonces de nuevo hacia Jackson, esbozando una sonrisa que distaba de ser tan brillante como las otras, pero igualmente sincera. Si él no hubiese estado allí, probablemente se habría echado a temblar como una posesa. No era cobarde, se repitió, pero seguía sin estar preparada para sentir ese tipo de odio sobre su persona.

No me obligues a pararte los pies cada vez que diga que va a hacer un truco nuevo, anda. Que me fio menos de los magos a los que no conozco…


Última edición por Emily Yates el Lun Mar 23, 2015 11:31 pm, editado 2 veces


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1191

Reliquias : 1650

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Mar Mar 17, 2015 5:19 pm

Las últimas palabras que he cruzado con Ferdinand danzan por mi cabeza mientras contemplo a nuestro tan nombrado ilusionista hacer su magia, sorprendiendo a todos los que allí se encuentran, fascinándoles, menos quizás a mí, demasiado preocupada todavía por el hecho de que nuestro querido anfitrión haya despedido a su tan deseada secretaria tan pronto de la fiesta que él mismo, probablemente con la ayuda de ella, se ha molestado en preparar. Pero la suave voz del muchacho que está a mi lado me distrae ligeramente de los encantamientos del hombre que está sobre el escenario, y mi propia respuesta se entremezcla con lo que le he dicho segundos antes, segura de mí misma.

Me pareció tierno que pensase que yo no esgrimo un rostro falso en mi día a día. Eso sólo demuestra la pureza del alma de la criatura que se encuentra junto a mí; la maravillosa inocencia con la que sus ojos oscuros me han captado, probablemente porque he sido amable con él en una noche en la que se ha presentado solo. Aún me pregunto por qué. Es apuesto, así que sin lugar a dudas podría haber conseguido que cualquiera le acompañase. ¿Por qué, entonces, está aquí, junto a una vieja como yo, atrapada en el cuerpo de una mujer mayor para su época, joven para esta? No puedo comprenderlo del todo.

Ah, mi querido Ferdinand —le dije entre risas, en cierto modo halagada y encantada por las palabras que me había dedicado—. Sois ingenuo, en cierto modo adorable. En verdad tenemos toda la eternidad para resolver los puzles en los que se fragmentan las almas de los hombres y mujeres que nos rodean, mundanos o subterráneos. Y desde luego que os llevaría todo eso y más intentar desentrañar los misterios que guarda mi corazón, pero vuestros ojos son demasiado amables como para percibir la malicia o siquiera el engaño o la existencia de una máscara. De modo que puedo asegurarte que yo siempre me deshago en formalidades corteses con los que me rodean; sé ser más lista que ellos, y por eso a veces les desprecio. Sobre todo a los mundanos. Me aburre la singular línea que siempre trazan sus vidas. Mas no tienes que preocuparte; hoy, contigo, no llevo ningún velo. No podría aunque quisiese, pues me recuerdas demasiado a alguien a quien amé profundamente en el pasado y a quien perdí siendo muy joven. —Suspiré, distrayéndome entonces por los hechos que se sucedieron.

Adrien. Su joven secretaria. La aparición del mago, quien ahora está solicitando a algún voluntario para participar en su siguiente truco. Sube al escenario una hermosa muchacha que se comporta con una perfección demasiado meticulosa para ser real; ¿es quizás una actriz contratada para este tipo de eventos? ¿O en realidad se trata de la acompañante del ilusionista, escondida entre el grupo? Observo cómo la hace desaparecer y aplaudo con una ligera sonrisa fingida en el rostro, pues no me siento relajada ni calmada, pero al menos ha resultado algo interesante.

¿Qué más puede depararnos la noche?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Mar 19, 2015 12:34 pm

SAN VALENTÍN SANGRIENTO - HOTEL BLAIR - 14 DE FREBRERO

El Ilusionista vuelve a aparecer en escena tras un par de trucos más tarde, con el visible sudor en su cara tras muchos esfuerzos para realizar correctamente sus trucos de magia. El aplauso que le recibe dibuja una sonrisa en su boca llena de dientes blancos como la nieve y, tras coger nuevamente el micrófono, prosigue:

– ¡Señoras y señores! Todos sabemos que éste momento de la noche llegaría, y es que, el Ilusionista Cenicienta, dentro de poco tendrá que marcharse antes de que los gorilas del señor Blair decidan echarle a patadas – guiña un ojo al dueño del hotel, y continúa –: Mi último truco, señoras y señores, les aseguro que no les dejará indiferentes. – Se frota las manos –. ¡Pido una despedida a todos ustedes, señoras y señores! ¡Ha sido un placer amenizar ésta velada con mi presencia! ¡Buenas noches!

En una cortina de humo, desaparece. Aparentemente, parece una cortina de humo como la de cualquier otro mago que poco a poco va tomando forma, que es acompañada de un par de alaridos que no dejan indiferente a ninguno de los asistentes, y provoca sus aplausos. Proseguidamente, la figura del dragón lanza una llamarada gigantesca que comienza a quemar real las mesas y las sillas del bar, dejando calcinados a los camareros que al lado se encuentran. Es entonces cuando las gentes comienzan a darse cuenta de que aquel dragón no es tan inocente como parece. Muchos de los que hay cerca de la barra se ven obligados a saltar para poder escapar de las fauces del mismo, que sigue flotando en el ambiente observando a los asistentes.


:!: JUEGO DE DADOS :!:
Lanzada de un Dado de Porcentajes. Primero tenéis que escribir un post con cualquier cosa y tirar el dado, y después, en base al resultado del mismo, editáis el post con la narración conscuente a:

:arrow: 0% - 25% → No logra escapar de la llamarada del dragón y se quema, al menos, una extremidad.
:arrow: 50% - 75% → Logra a medias escapar del ataque del dragón, pero se raspa o hace algún rasguño al tropezarse con el mobiliario.
:arrow: 100% → Se escapa impunemente del ataque del dragón.

NO se puede lanzar un dado de ataque hasta el siguiente rol con intervención del dragón.
Dudas, por Mensaje Privado.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Mar 19, 2015 12:41 pm



San Valentín Sangriento Parte II

ʘ 14 DE FEBRERO ʘ HOTEL BLAIR ʘ FRÍO ʘ CON ÁNGELA ESPINOSA ʘ




El, en un principio, interesante espectáculo despierta los estruendosos aplausos en aquellos que han estado pendientes todo el rato del mismo. Sin embargo, Ferdinand no tuvo demasiado tiempo para fijar sus ojos en los trucos baratos de aquel Ilusionista, pues su atención se estaba centrando en Ángela durante todo el tiempo. Al principio el ambiente había resultado tenso, desagradable y quizás un poco violento, pero con el paso de las horas se había tornado en un cálido abrazo que había hecho que se sintiese cada vez mejor consigo mismo, y con Ángela, por supuesto. Sin embargo, dentro de su cabeza siempre estaba ésa ambigua pregunta que quería hacerle. Más que una pregunta, era la certeza que chocaba contra las paredes de su mente y quería manifestarse en forma de palabras. ¿Cuánto más debería esperar para confesarle la verdad a Ángela? Que había cruzado cielo, mar y tierra para poder llegar hacia donde estaba y que, aunque pareciese un tanto banal su intento de acercarse a ella, no había sido otra cosa que el resultado de numerosos esfuerzos y malos tragos a los que había sido sometido a lo largo de su vida. Desde el momento en el que sus manos se habían separado allá cientos de años, Ferdinand estaba incompleto. Había una pequeña parte en su corazón que nadie podría haber completado, por mucho que se lo hubiese propuesto.

El vampiro aplaudía de vez en cuando, más por compromiso que por cualquier otra cosa, al espectáculo, mientras que por el rabillo del ojo observaba a aquel siniestro dueño del hotel. Allí quieto, callado y con los ojos firmes en el espectáculo, parecía haber sido maquiavélicamente colocado en una especie de situación comprometida. Quizás él tampoco quisiese estar allí. Tal vez éso fuese lo que le hubiese llevado a permitir que la muchacha que le había acompañado durante toda la ncohe se marchase de forma precipitada y, como lo había dicho antes el Ilusionista, en una especie de metáfora parecida a la de aquel cuento mundano en el que una muchacha perdía un zapato y su vida quedaba automáticamente solucionada.

Me alegra pues que no necesite ningún tipo de gasa para poder hablar conmigo. – Las palabras, atropelladas en la garganta de Ferdinand, se tornaban cada vez con más crudeza. Cuando Ángela hablaba sobre aquel ser de su pasado, del cual aún no había tenido noticias, algo se encogía por dentro del muchacho. Sí. Había llegado la hora –. Verá, Ángela, yo...

Sus palabras quisieron perderse en la inmensidad del momento. Una lengua de fuego se irguió ante ellos tornando la forma de un dragón, ésas criaturas mitológicas que en un pasado habían fascinado a Ferdinand y que habían sembrado el temor entre los campesinos, habían promovido las aventuras de los guerrilleros más feroces y habían dado lugar a numerosas historias y sagas de libros verdaderamente fantásticas. Aparentemente, aquello parecía ser el truco final del Ilusionista, lo cual hizo que el vampiro suspirase aliviado, puesto que aquel teatrillo barato no había conseguido suscitar en él más que una incómoda sensación jocosa. Sus ojos se vieron maravillados por el fuego, que, contoneándose en los aires, parecía agradar a todos. Muy pronto aquello cambiaría.

Aquella figura ondulante se paseó por encima de las cabezas de los asistentes, cosa que no fue nada raro. Lo preocupante fue cuando abrió la boca y, con una certeza y precisión casi medidas, deslizó una franja de fuego en dirección hacia la barra del bar. Lo siguiente que percibió fueron unos gritos de pánico mientras los cuerpos de los camareros se convertían en ceniza en cuestión de segundos. Aquello había dejado de ser una broma. Y había puesto al vampiro en alerta. Muchas de las personas quisieron esquivar aquella llamarada, así que, agarrando Ángela de la mano, trató de esquivar con éxito la llama, cayendo al suelo con fuerza y partiendo una loseta debido a sus músculos, que se habían tornado tensos y fuertes como un alabastro. De no haber saltado a tiempo, hubiese sido carbonizado, corriendo la misma suerte que los camareros. Horrorizado viendo cómo aquel espectáculo, en postizo pintado como inocente, se convertía en una macabra barbacoa que había provocado el pánico en algunos de los invitados.



Última edición por Ferdinand de York el Jue Mar 19, 2015 12:55 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Ferdinand de York' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Mar 19, 2015 12:56 pm

SAN VALENTÍN SANGRIENTO PARTE II
♠ 14 DE FEBRERO ♠ HOTEL BLAIR ♠ FRÍO ♠
Sus manos se movían con movimientos precisos y exactos, deformándose en una especie de aplauso comprometido. La verdad sea dicha; aquel hombre no había logrado despertar siquiera un ápice de curiosidad en Blair, por muchos trucos que hubiese realizado a lo largo de la noche, y por mucho que hubiese deseado deshacerse en halagos con el dueño del hotel. Aquel Ilusionista había sido contratado por la señora Pussmaid, que le había recomendado añadir algo de ambiente a la fiesta. Adrien únicamente lo había mirado por encima durante un par de ocasiones, en aquellos folletos brillantes que había repartido por toda la ciudad. Probablemente, si algún brujo se encontrase allí ahora mismo, se sentiría terroríficamente burlado ante el espectáculo barato que le habían ofrecido en lo que hubiese sido una velada romántica de San Valentín. Pero definitivamente, a Adrien no iban a darle gato por liebre.

Desde su posición contemplaba las aparentemente maravillosas triquiñuelas de aquel mago de ocasión, aplaudiendo de vez en cuando y desconectando la mente cuando consideraba innecesaria su atención. El Ilusionista había llamado a una mujer que hizo desaparecer en pro de suscitar el aplauso fácil entre los asistentes. Y así lo hizo. Se sentía como una marioneta, comprometido a estar allí durante toda la noche hasta que el último de los espectadores decidiese marcharse para dormir durante toda la mañana y luego rajar de aquel Ilusionista que no había hecho más que provocar risas entre los presentes. Y allí estaba él, Adrien Blair, aplaudiendo con una semisonrisa de aprobación, mientras que su mente viajaba libre por otros parajes. Concretamente, en dos zafiros de color azul brillante que tenían encauzados los restos que pudiese guardar de su alma.

Por dentro de él, no dejaba de preguntárselo mil veces. ¿Habría llegado bien Mia a casa? ¿Ella, como él, también se estuviese debatiendo interiormente sus verdaderos sentimientos y pensamientos? Sabía que la había dejado en buenas manos, pero él no confiaba en unas manos que no fuesen las suyas propias; y a veces, ni aquello. Sin embargo, si había sacado a Mia del lugar con premeditación era porque Danielle le había aconsejado hacerlo. No iba a ponerla en peligro, si es que verdaderamente existía un peligro del que huir; jamás se perdonaría perder a Mia en un descuido, o a manos de los subterráneos. Y como era demasiado tarde para cancelar aquel concierto errático, había decidido asumir cualquier tipo de riesgo innecesario. Mia estaría en casa, tranquila, probablemente tumbada en el sofá disfrutando de cualquier película de madrugada, o cerrando los ojos para sumirse en sus más dulces sueños.

Pero, como había predicho Danielle, la noche no iba a ser tan dulce para todos. Cuando pareció que aquel Ilusionista iba a despedirse completamente, los ojos verdes del mismo se clavaron en Adrien de una forma demasiado especial como para ser descrita con palabras. En lo más profundo de su fuero interno, sabía que ahora las cosas iban a empezar a torcerse. Y, efectivamente, así fue.

Aquella especie de ilusión que había creado de la nada aquel misterioso hombre vestido de daft punk se estaba deslizando sobre las cabezas de los asistentes. Al principio, éstos aplaudían encantados, pues parecía ser que por fin aquel Ilusionista barato había logrado darle juego a sus verdaderos trucos. Pero después, la boca llameante del dragón se abrió en una especie de rugido espectral, deslizando por la lengua del mismo una enorme sinhueso de fuego, que se precipitó con intensidad sobre la barra de bar donde estaban situados un par de camareros mundanos, limpiando vasos. No se les concedió demasiado tiempo para poder salvar sus vidas: los tres quedaron reducidos a cenizas en cuestión de segundos; y la barra comenzó a arder como si acabasen de tirarle un mechero impregnado en gasolina. Hecho que hizo que los asistentes se viesen obligados a tratar de esquivar las llamaradas del dragón, algunos con éxito.

Adrien no corrió la misma suerte. Sus ojos azules apenas pudieron dilatarse durante un instante cuando sintió el enorme comezón del fuego recorrer su torso y su brazo izquierdo. Una enorme oleada de dolor trepó por el mismo y, aunque sabía que las quemaduras cicatrizarían rápido, no pudo evitar aullar de dolor y desplegar sus colmillos con fiereza. Cayó al suelo mientras trataba de arrancarse, al menos, la chaqueta o la camisa, que habían quedado completamente adheridas a las quemaduras externas de su piel, sin demasiado triunfo. Al tratar de desgarrar su camisa, también se había llevado consigo algunos trozos de piel, lo cual le hizo rugir con más intensidad. Era nimia la porción de dolor que podía sentir, pero aún así, dolía como si estuviese a punto de morir. Gimió mientras tiraba los jirones de chaqueta en otro lugar, y su mirada trataba de pasearse por los asistentes a la macabra escena, que ahora gritaban y huían despavoridos en todas direcciones.



Última edición por Adrien L. Blair el Jue Mar 19, 2015 1:16 pm, editado 4 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Adrien L. Blair' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Mar 19, 2015 1:02 pm


SAN VALENTÍN SANGRIENTO
→ Trama global {parte II} → San Valentín → con: Katerina M. Blackblood → Salón de baile.

Siendo sinceros, Hetera no estaba muy al pendiente de las conversaciones privadas, quizás fue por eso que no logró en ningún momento detectar  la amenaza en el ilusionista hasta que esta fue evidente. Cuando vio a la cazadora de sombras aproximarse al centro de la tarima para ser voluntaria en quién-sabe cuál espectáculo sangriento. Miró el truco, que en realidad no era un truco, la “magia” mundana consistía en hacerte creer que lo que veías era real, o al menos eso tenía entendido. Estos trucos eran vistos en televisión o en espectáculos callejeros de magos reconocidos mundialmente como Houdini o Criss Angel, sin embargo Hetera contaba con una peripecia poco común y un escepticismo avanzado, por lo que difícilmente podía dejarse engañar por espectáculos baratos. Cuando aquella mujer de tez blanquecina y cabellos castaños desapareció en la inmensidad de aquellas enormes paredes  una especie de alarma se disparó trepidante a través de sus conexiones nerviosas. Todos los mundanos parecían no estar del todo al corriente de lo que sucedía, se veían tan felices y ajenos a la verdadera oscuridad del mundo. Mientras que la expectativa había generado cierta sensación de confusión en algunos de los subterráneos y algo de tensión en ciertos de los cazadores, porque desde luego, no tenían idea de a donde había ido su compañera. Hetera desvió una mirada de alarma hacia el compañero de la chica para luego avanzar a través del público, como exigiendo una visión puramente cercana al lugar donde había desaparecido. Buscaba una trampilla, una caja, un sótano, una cortina disfrazada con cualquier glamour que ayudara a aparentar que aquella mujer estaba realmente desaparecida.

El cuerpo de Hetera se tensionó cuando vio que no había ninguna clase escondite secreto y comenzó rebuscar con la mirada entre el mar de gente. Comenzó a caminar con la intensión de alejarse de la muchedumbre, Katerina parecía también pendiente de encontrar a la voluntaria para aquel acto. Se movía tan rápido como podía, no obstante Hetera se quedó petrificada cuando los aullidos desesperados de los invitados comenzaron a resonar a su alrededor. En pocos segundos lo que antes había sido  un ambiente ameno y amistoso se había convertido en un infierno terrenal. El fuego comenzaba a expandirse, produciendo una ola de calor, Hetera se volvió hacia el escenario sólo para contemplar una magnífica criatura. Sintió sus labios secarse, la comida revolverse en su estómago mientras intentaba mantener la calma: lo primero era evacuar la sala, salvarse el culo de aquel maníaco ilusionista al cual estaba segura de que decapitaría tarde o temprano.

Buscó furiosa al vampiro anfitrión entre la multitud ¿cómo se atrevía a causar semejante estrago? Humanos, vampiros, jóvenes e incluso niños. Él mismo habría podido… vale, no había terminado la frase en sus pensamientos cuando aquella lambida de fuego alcanzó al vampiro con rapidez y la llamarada se dirigía hacia ella. Hacia un grupo de incautos tiesos que aún no daban abasto a lo que sucedía, paralizados ante el temor o la certeza de la muerte. Hetera comenzó a empujar a algunos fuera del camino, animándolos a huir tan pronto como pudieran. Unos reaccionaron al primer empujón, otros cayeron de rodillas ante el pánico y los otros perdieron la cordura, comenzando a correr en círculos. Los mundanos eran criaturas extrañas y miedosas, sabía Hetera, pero aquello era una verdadera muestra del horror que los seres vivos podían llegar a sentir hasta que el cerebro se desconectara completamente de la consciencia para salvaguardarse del dolor.

-¡Katerina!- gritó Hetera, con la exasperación perlando de sudor su piel, haciendo use de su gañote para hacerse oír sobre la desesperación colectiva-. ¡Salva a tantos como puedas!
No se detuvo a escuchar respuesta, había dado una orden y esperaba que Katerina la cumpliese, mientras ella se enfrentaba una vez más a la criatura que sobrevolaba la escena. No era como si a ella le encantara dar órdenes y tampoco se moría por entrar a al corazón del incendio a salvar a cuanto subterráneo estuviera allí calcinándose pero tenía que hacer algo. Tenía que… ¡MIERDA! El maldito dragón era rápido, había acortado la distancia velozmente y cuando fue consciente al 100% las fauces se encontraban a poca distancia de ella, apuntando su maldito fuego hacia los inocentes. Hetera se lanzó en un solo movimiento bruscas hacia un costado aprovechando el impulso para rodar sobre sí misma (sin embargo en la vida de un nefilim no siempre se podía tener la gracia de una bailarina) por lo que al esquivar giró sobre la superficie de una mesa, arrastrando sobre sí misma mantel, platos, vasos y cubiertos que se enterraron parcialmente sobre su piel, cortando superficialmente una o dos runas en el proceso.

-Maldición….- murmuró, arrancándose de cuajó un trozo de cristal que se había enterrado en el muslo, aparentemente de una copa.

Al menos había esquivado el fuego.


Última edición por Hetera Greyjoy el Vie Mar 20, 2015 3:49 am, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Hetera Greyjoy' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Y en efecto, el ilusionista pidió un voluntario. Abrí la boca formando una enorme sonrisa que empezó a vibrar enérgicamente de la risa que me entró y que tuve que acallar rápidamente presionando los labios con fuerza. Como era de esperar, iba a levantar la mano y alzar mi voz para ofrecerme como su conejito de indias si no fuera porque Emily aprisionó mis dos manos para evitarlo. Me volví hacia ella para mirar esos ojos que junto a sus palabras imperaban que no lo hiciese. Su propia risa rescató a la mía de su prisión para acompañarla, y sentí que nuestras miradas se cruzaron con una complicidad y sincronía extraordinaria, como si no existiera aquel muro que siempre se había entrometido entre nosotros.

Quería creer que no estaba viviendo una ilusión; que esa maldita muralla se había ido a paseo por una vez por todas , que nos habíamos liberado de todos nuestros miedos. Porque lo sentía así; en nuestras manos que llevaban más de 5 minutos entrelazadas—todo un logro—, en nuestra proximidad que me permitía apreciar incluso el aroma que desprendían sus cabellos. La naturalidad. La normalidad de nuestros actos sin sentir ni un ápice de incomodidad. Así que quise aprovechar el momento antes de que todo se viniera abajo, puesto que era inevitable para mi creerme del todo tal maravillosa armonía.

Todo iba perfecto hasta que una voz femenina y poderosa estalló entre los asistentes. Emily se tensó considerablemente, pudiéndolo notar a la perfección en mis dedos que eran nuevamente apretados por los suyos. Mis ojos se dirigieron hacia el foco de su tensión, lo cual sólo conseguí cuando la mujer se acercó hasta donde se encontraba el ilusionista. ¿Sería esa la nefilim de la que una vez me habló hacía unos meses? La cual ya le tenía un profundo rencor por lo poco me contó; me bastón con que la hizo sentir como una criatura despreciable y sobretodo, odiada. Inspiré lentamente, hinchando por completo mi pecho y soltando al poco después. Necesitaba relajar esa rabia que de manera espontánea había nacido dentro de mi, esparciéndose por todo mi cuerpo hasta la punta de mis dedos. Creí que ardía.

Todo gesto divertido había desaparecido de mi rostro para dejar paso a un semblante serio. Apoyé mi mano sobre la espalda de Emily al notar la proximidad de su cuerpo al mío. No quise abandonar sus manos por aplaudir a esa... maldita tirana, quedaron unidas a las de ella.

—  Descuida que no habrá truco que me despegue de ti —musité habiéndome fijado en que su sonrisa ya no relucía tanto como antes, y clavando mi mirada en la nefilim, deseando con ahínco que desapareciese para siempre.

Y así fue. Bueno, no sabía si sería para siempre pero cuando la vi que tras la cortina de fuego ya no estaba ella sobre el escenario. La gente quedó totalmente pasmada y aplaudían con júbilo — Adiós mala pécora — susurré para mi aunque fue perfectamente audible para Emily. Quise celebrar tal hecho pero de nuevo el ilusionista volvía para presentar otros trucos—siendo unos más entretenidos e impresionantes que otros— anunciando por fin el último que realizaría. Lo que me extrañó es que desaparecería del escenario dejando una cortina de humo que poco a poco se transformó en una figura de un dragón. Abrí los ojos de par en par totalmente impresionado por ese truco porque la criatura parecía de carne y hueso. La gente se había vuelto loca de la emoción y los aplausos eran ensordecedores pero no más que el majestuoso rugido del dragón. Lo que vino después borró cualquier acto de entusiasmo trasformándose en pavor.

Una imagen horrorosa quedaría impreso en mis retinas. De la boca del dragón surgió una llamarada que calcinó por completo a los camareros y todo a lo que alcanzaran sus llamas — ¡Emily! — grité horrorizado y la cubrí con mi cuerpo mientras trataba de desplazarme lejos de la amenaza de una ilusión que se había convertido en realidad. Mis pasos fueron interrumpidos por la aglomeración de gente que nos empujaba y trataba de pasarnos por encima, literalmente. Recibí un empujón que me alejó de Emily, haciéndome chocar contra un mueble perdiéndose así la máscara. Entre nosotros volvió aquel muro que creí ya inexistente mas en este caso compuesto por personas que habían entrado en auténtico pánico. La temperatura del lugar había subido de forma súbita. El sudor perlaba toda mi frente que se entremezclaba con un pequeño rastro de sangre, pero me era indiferente al igual que desoía la dificultad de mi respiración, sólo me importaba encontrar a Emily a la que llamaba a gritos.


Última edición por Jackson Evans el Vie Mar 20, 2015 8:32 pm, editado 1 vez



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 579

Reliquias : 320


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Jackson Evans' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Sáb Mar 21, 2015 9:05 pm


SAN VALENTÍN SANGRIENTO
→ Trama global {parte II} → San Valentín → Restaurante → With: Venus Haberkorn.


Demons:



Una retahíla de palabras con entonación monocorde, y sin el más mínimo atisbo de emoción, llegó a los oídos del nefilim como un torrente incesante de sonidos, colmándolo, en cierta manera, de burbujeante exasperación.

Nada de lo que salió de la boca de la Haberkorn; que por otro lado, ni se molestó en mirarlo; logró sorprenderle. Era lo de siempre, una lección que había memorizado tantas veces, que la castaña debía tenerla grabada a fuego en su mente…

Caleb no hizo esfuerzo alguno, simplemente se limitó a escucharla como si del cacareo de una simple gallina se tratase.

Bla, bla, bla…

El muchacho no pudo más que rodar los ojos resoplando imperceptiblemente. ¿Hasta cuándo tendría que aguantar aquello? Era casi tan frustrante como intentar sacarle a la pared algún tipo de emoción, casi le resultaba preferible lanzarse de cabeza contra un muro de hormigón, muy probablemente de esa forma habría obtenido un resultado mejor.
Aguantó estoicamente y sin responder, las afiladas palabras de la cazadora, dejando que esta se explayara en su “apasionado" discurso. Se mantuvo en silencio, aguardando y observando casi con desinterés desapasionado el ritual de aquella mujer, que sentada a su lado, se vanagloriaba una y otra vez, de ser mucho mejor que él en todos los sentidos. Y la verdad, no era esa insufrible petulancia impresa en el ADN de los Haberkorn lo que le molestaba. Lo que realmente le jodía era que en ningún momento, desde que la noche diera comienzo, ninguno de los dos se había permitido dejar de lado aquella puñetera realidad fingida y decir lo que realmente pensaban o sentían…

Caleb escuchaba con aire ausente y aburrido, pero de pronto, algo en la disertación de Venus cambió, su voz pareció adquirir parte de esa emoción perdida, y sus palabras se volvieron más ácidas, lacerantes y dañinas, y Caleb las percibió como si el más retorcido veneno de serpiente le quemase la piel, un veneno mucho más efectivo que el simple cianuro…Un veneno que lo horadaba y vaciaba por dentro.

Si no la hubiese conocido como lo hacía, habría llegado a pensar que la morena estaba celosa de una subterránea, pero eso era imposible, ¿verdad? Y más aún cuando el hombre que estaba de por medio era alguien tan insignificante, infantil e irresponsable como él. No, claro que no, aquello habría sido todo un despropósito, y eso que la gota que colmó el vaso, aún no había llegado…

¡¿Señor Vanderburg?! ¿En serio?

Los nervios contenidos del muchacho, dieron un tirón luchando por salir a flote. Caleb apretó con fuerza la mandíbula, y tuvo que morderse la lengua para no dar una soez respuesta a la castaña.
Su jodida paciencia había llegado al límite, y sólo el Ángel y la propia Venus eran conscientes, de la intimidad que ambos nefilim habían compartido en el pasado.

El alemán conocía a la perfección cada gesto de esa mujer de lengua afilada, que ahora era su mayor oponente, la forma en la que arrugaba la nariz cuando algo le molestaba realmente, conocía su aroma, su olor, su sabor, joder, ¡los tenía tatuados en el puto subconsciente!
¡Por el amor de Dios! Había sido el primero en probar sus labios y moldear la figura de su cuerpo…Y ahora, pasado todo este tiempo, ¿se atrevía a llamarlo de usted? Aquello le resultó patético.

Sus ojos centellearon en la penumbra de aquella sala mientras se mantenían entrecerrados y fijos en el sombreado rostro femenino.

— Te crees la soberana de un reino que no existe, y eso a la larga, y aunque no lo creas, te hará sufrir… — Fue todo cuanto dijo…o le dejaron decir....Y si la Haberkorn oyó o no su comentario, no pareció demostrarlo, ya que pronto se vio inmersa en otros menesteres, como por ejemplo, y aunque Caleb fuese incapaz de creerlo, presentarse voluntaria como ayudante del mago.

Todas las miradas del fascinado público se clavaron en la cazadora cuando esta se puso en pie y alzó la voz.
—Maldita sea, Haberkorn, ¿se puede saber qué coño estás haciendo? — El rubio intentó pararla, intentó tomar su mano entre las suyas y retenerla a su lado, pero  su movimiento lento y pesado impidió que éstas se uniesen…y una vez más, aunque en esta ocasión de forma metafórica, Caleb la dejó marchar…

A partir de ese momento, los acontecimientos se sucedieron a una velocidad tan vertiginosa que el cazador no lo vio venir…

Los almendrados ojos de la nefilim clavados en los de él justo antes de desaparecer; pupila contra pupila, expresando a gritos algo que el rubio no lograba entender…
Su desaparición, su desvanecimiento ante un ignorante público que aplaudía maravillado, mientras él lo único que podía sentir era un fuerte nudo en el estómago atenazándolo, e indicándole que nada iba bien…que todo se había ido al traste…
Las irónicas palabras del ilusionista…
La indiferencia de Blair…

Cuando el ojiverde se dio cuenta de lo que estaba a punto de ocurrir, ya era demasiado tarde para poder pararlo, aunque eso no le impidió tumbar de un salto la butaca y echar a correr hacia el escenario con su nombre en los labios.
— ¡Venus! —Gritó con toda la fuerza que albergaba en su interior, mientras la figura de un dragón se dibujaba ante sus desorbitados ojos…

No le importaba su vida en absoluto, sí la de los mundanos que permanecían allí encerrados, y la de ELLA sobre todo lo demás…ELLA era una de las cosas que más le importaban en ese puto mundo, y no estaba dispuesto a perderla de nuevo así como así, en una mierda de fiesta de San Valentín y por una raza demoníaca que llevaba eones extinta.
Por ello, ni siquiera se planteó dar un paso atrás cuando el bramido de aquel monstruoso ser llegó acompañado de su mortífero aliento y sala prendió en llamas.

Como una lengua ardiente, el fuego fue consumiendo sin piedad todo aquello que encontró a su paso, y las vidas humanas, por desgracia, no fueron ninguna excepción.

En cuestión de minutos, todo el lujo, y el glamour que habían rodeado al chico ángel, se vieron reducidos a la más insignificante y miserable de las nadas, y la música sustituida por alaridos y gemidos de dolor de una muchedumbre apesadumbrada y aterrorizada que sin lograrlo, intentaba huir de las llamas.

El olor a humo y a carne calcinada se apoderó de un Caleb desesperado y furioso, que por un instante dejó de buscar a Venus, centrándose en el jodido anfitrión de aquella maldita fiesta de los horrores.

Al rubio no le importó que estuviese malherido, ni que yaciera sobre el suelo con su cérea piel ardiendo…No, a Caleb no le importaba una mierda lo que le pasara a ese cabrón, pero tampoco estaba dispuesto a dejarlo morir así como así. Arrancarle la vida de cuajo a aquel podrido chupasangres, era un placer que pensaba darse él mismo, y ni la mismísima erupción que arrasó Pompeya, sería equiparable a la tortura que al nefilim le cruzaba en aquel instante la mente.

Se movió con increíble agilidad y velocidad, convirtiéndose sólo en una mancha oscura visible para el ojo humano, de la que emanaban suaves rayos plateados…Portaba uno de sus kinjdal entre las manos…

—Maldito hijo de puta. Todo esto es culpa tuya…—El muchacho había alzado el cuerpo calcinado del vampiro del suelo, agarrándolo del pelo.
Sus ojos verdes, se clavaron en los del Hijo de la Noche con algo más que desprecio…con algo peor que el odio…Y si una simple mirada hubiese bastado para despellejar a alguien vivo, sin duda a Adrien Blair no le hubiese quedado ni el más nimio trozo de piel cubriendo sus arterias y venas…

—Tú lo sabías, por eso le ordenaste que se fuera…Lo tenías previsto maldito bastardo…¡¿Dónde está ella?! Maldita sea…¡¿Dónde está?!— Embriagado por la furia y el deseo de venganza, el cazador alzó la daga blanca en el aire, dispuesto a clavarla en aquel atrofiado músculo que el vampiro tenía por corazón, sin embargo, su movimiento, quedó bruscamente suspendido en el aire, ya que algo, o mejor dicho, alguien más importante requería de su atención: la voz de una niña que pedía auxilio a gritos, desde alguna parte de aquel maldito infierno.
Y eso, fue más que suficiente para que el nefilim soltara bruscamente al vampiro, y lo dejase caer de nuevo al suelo como un cuerpo muerto.

—Aún no he acabado contigo.— Rugió. —No soy un cazador que cumpla La Ley, me dan igual Los Acuerdos, y no temo a La Clave, por tanto puedo jurarte aquí mismo y ante esa criatura sacada del mismísimo averno, que si algo le pasa a la mujer que amo, no te gustará saber cómo acabará la tuya…—Y esgrimiendo esa amenaza, pronunció el nombre de aquella a la que minutos antes había visto salir huyendo. —Mia, Mia Kosztka…—La chica era una humana cualquiera, y suponía que inocente, a la que en una situación normal jamás se habría atrevido ni a mentar…pero en aquellos instantes, Caleb ya no era Caleb, si no el monstruo oscuro que pocos sabían que habitaba en su interior.

Se separó de Blair, y fue en pos de aquella vocecita que suplicaba ayuda. Al principio no la distinguió, las llamas, el humo, y el caos, apenas le impedían ver nada, y muy probablemente si no hubiese sido por aquellas alas de mariposa, jamás la había encontrado…Pero allí estaba la pequeña hada, acorralada y rodeada por el fuego.

El alemán no se lo pensó, se deshizo de su chaqueta, arrojándola al suelo, echó a correr para tomar impulso y saltó las teas colocándose junto a la cría.
Una vez a su lado, hizo un esfuerzo por dejar la ira de lado y trató de transmitirle la máxima calma a la pequeña.
— ¿Lista, cielo? — Dijo al tiempo que le tendía la mano. No dejó de resultarle curioso, la infinidad de contextos, todos distintos, en los que podía emplear esa misma frase, que ya le había dedicado a la Haberkorn al principio de la noche.

Caleb cargó al hada entre sus brazos, y antes de volver a saltar para alejarla del peligro, se permitió pensar en aquella mujer, no por última vez.

Sabía que era muy inteligente y fiera, así que además de continuar buscándola, y cargarse a aquel maldito brujo disfrazado de lagarto, sólo podía esperar que Venus pudiese valerse por sí misma.
Con ese pensamiento cruzándole la mente, saltó y se alejó de las llamas, y aunque ni el hada ni él, salieron completamente ilesos, al menos pudieron contarlo…



Última edición por Caleb T. Vanderburg el Dom Mar 22, 2015 11:45 pm, editado 4 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Caleb T. Vanderburg' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Dom Mar 22, 2015 7:08 am

James no supo en que momento perdió de vista a las gemelas. No recordaba ni siquiera que estaba haciendo cuando parpadeó y ellas no estaban. Se sintió ligeramente irritado porque a pesar de todo el encontrar a Zeraphine ahí después de lo que había pasado entre ellos dos le había sorprendido gratamente. Y que ella ahora desapareciera mientras en la tarima acababa de llegar un completo desconocido le exasperaba. Sus ojos, azules y llenos de curiosidad; se centraron ahora en el brujo que había aparecido en medio del escenario.

El olor de su sangre, infernal rozando lo mortal; era delatador. Sus trucos le parecieron superfluos pero en si había algo en él que lo hacía mantenerse demasiado alerta, sus labios fruncidos en una fina línea. Sus gestos llenos de cautela. Como si un inminente desastre se fuera a desatar. Se quedó apoyado en la pared con las manos en un bolsillo y la otra con la palma extendida, listo para dejar que la hoja se deslizara fuera en caso de ser necesario. James siempre iba armado y esta vez no era la excepción. ¿La razón? Cuando eras mercenario podían intentar matarte en cualquier momento, en cualquier lugar. Ahora más puesto que tenía un demonio tras sus pasos.

Pidieron un voluntario y una cazadora de sombras fue elegida. James soltó un silbido suave mientras la veía y cuando desapareció la sonrisa de su rostro se esfumó también. ¿Por qué ese brujo quería a la nefilim fuera del juego? ¿O sería solo un inofensivo truco barato de magia? No le pasó desapercibido ninguno de sus movimientos, ni cuando siguió con sus trucos. No fue hasta que se dirigió a Adrien que pensó que algo estaba terriblemente erróneo. Que algo le estaba crispando los nervios y haciéndolo sentirse en máxima vigilia.

Decidido a buscar a las gemelas desvía su atención del estrado hasta que escucha el primer grito de asombro. "Mundanos, fácilmente impresionables" pensó exasperado mientras seguía en su búsqueda. Disimuladamente se dio la vuelta para ver porque el tumulto y se quedó de piedra. Frente a él, con toda su impotencia y belleza, había un enorme dragón. Estaba formado de humo, pero por como iba agarrando solidez estaba seguro de que no tardaba en lanzar un ataque que sería totalmente devastador. Recorrió todas las personas congregadas pero su preocupación por Zeraphine tendría que ser pospuesta.

Sus ojos brillaron luminosos mientras la llama se dirigía hacía él.

Saltó. Sus músculos se desgarraron por el esfuerzo; por obligarse a moverse a esa velocidad vertiginosa. Sin embargo, ni siquiera su velocidad y agilidad antinatural; su entrenamiento; fueron suficientes. Estaba distraído, sus sentidos dormidos mientras su mente pensaba en una sola cosa: Zeraphine. El pensar en la bruja le saldría caro ahora.  Aulló de dolor en cuanto el fuego le rozó el hombro, para cuando lo logró detener la chamarra estaba completamente quemada y su piel cuya textura era semejante a la porcelana estaba ennegrecida. El fuego devoraba sin piedad toda la piel que podía mientras James se arrastraba para finalmente lograr apagarlo. Soltó un gruñido mientras sus ojos se clavaban en la herida, piel nueva salía sustituyendo la vieja pero joder. Si que dolía.

Buscó con la mirada al dueño del lugar y cuando lo encontró sonrió con verdadera malicia, en la manga de la camisa que no había sido devorada por el fuego se encontraba la hoja oculta de metal demoníaco que siempre llevaba. Y deseaba bastante clavarla sobre el malnacido por haber contratado a alguien así.

Pero primero debía encontrar a Zeraphine y a Harmony, ver si estaban bien.


Última edición por James Amdahl el Dom Mar 22, 2015 7:24 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'James Amdahl' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Dom Mar 22, 2015 3:29 pm

¡Comida! Había tanta comida repartida en ese lugar que Lizzy ni siquiera sabía que debía tomar. Un camarero pasó con una bandeja de lo que parecían galletas y Lizzy se elevó unos pocos metros moviendo las alas para tomar uno de la bandeja. Tenía un aspecto extraño, como un pan delgado con algo que parecía salmón arriba se lo llevó a la boca y soltó lo más parecido a una exclamación placentera que podía decir.-El paraíso de la comida-.exclamó mientras veía a Aldair y a Meelo, asegurándose que siguieran por ahí, caminó rápidamente, cuidando que su cabello no se enredara en ningún lado y que ese condenado vestido no me manchara o Swettie la mataría.

-¡Voyporchocolates!-les avisó con la boca llena de otras de esas galletitas, no vio la respuesta de ninguno de los dos por lo que caminó hacia la mesa llena de postres, concentrada en ir tomando uno a uno, mordiéndolos y combinándolos. A pesar de todo Lizzy era muy fina y ninguno le manchó ni un poco la boca. Al parecer los invitados debían moverse al salón de baile pero no  le apetecía en lo más mínimo. A regañadientes abrió el diminuto bolso que la otra rubia le había dado y metió todo lo que pudo, tomando un emparedado... ¿Quién decía que ella tenía que comer salado primero y luego lo dulce? ¡Comería lo que quisiera!

Pero cuando levantó la vista no podía ver a Aldair o a Meelo.

Como todos se movió hacia el salón de baile con nerviosismo, se quedó en una esquina, intentando estirarse lo más que sus delgadas piernecillas le permitían murmurando el nombre de los dos chicos en voz baja como si el decirlo demasiadas veces permitiría que ellos se materializaran de la nada.

Ni siquiera el mago que había aparecido en el escenario la sacó de su creciente preocupación por donde estaban ellos. Se suponía que tenían que ir juntos; como un equipo. ¿Donde estaban? "Cálmate. Disfruta el espectáculo y luego los buscas. Son héroes, no pueden morir" firmemente creía en eso así que dejó que sus ojos verdosos se concentraran en el brujo. Cuando desapareció a la mujer se quedó sorprendida. Cuando se desvaneció sus ojos brillaban de admiración y cuando el humo empezó a tomar forma saltó varias veces entusiasmada. !Increíble! ¿Ella podría llegar algún día a hacer algo como eso?

Su entusiasmo se convirtió en un grito de terror puro al ver que aquello no era un simple truco de magia. Aquello era un enorme dragón de verdad.

Sabía lo que iba a pasar, el dragón echó la cabeza hacia atrás, preparándose para soltar una llama enorme y que sin duda quemaría todo en ella. Sus ojos se abrieron de puro terror y empezó a retroceder, la llama le pasó a un lado y empezó a quemar las mesas a su alrededor, el suelo cerca de ella, atrapándola en un muro de fuego enorme.-¡Aldair! ¡Meelo!-gritó desesperada mientras intentaba controlar el fuego para que se hiciera a un lado de manera inútil. Era simplemente imposible, el fuego nunca la obedecería. Menos cuando estaba asustada.

Otro grito se deslizó de sus labios mientras corría por ese pequeño espacio. Iba a morir. Los héroes si morían.-¡AYUDA! ¡Me quemaré vivaaa!- el sollozo era tan desesperado que lo único que hizo fue sentarse mientras el humo entraba por sus fosas nasales; ahogándola lentamente.

Había alguien. Alguien a su lado. Lizzette parpadeó y distinguió las runas en la piel, el cabello de un rubio ceniza. Las facciones preocupadas. "Un cazador de sombras. ¿No se supone que nos odian a todos" pensó mientras lo miraba anonada y luego movía la cabeza afirmativamente.-Gracias, gracias-susurró mientras se limpiaba las lágrimas del rostro y se aferraba a aquel desconocido como si su vida dependiera de ello. Una vez salieron del humo siguió aferrada a él, temblando mientras sus ojos recorrían todo el lugar llorosa.-¿Por qué? ¿Por qué alguien haría algo así? Mis amigos-exclamó con la voz quebrada.-¿Están todos muertos?

No quería escuchar la respuesta, así que enterró el rostro en el rubio mientras luchaba por tranquilizarse. Respiró profundamente hasta que cada sollozo se convirtió en tranquilidad. Una tan frágil como el hielo pero era un avance.-El dueño. ¿Ustedes arrestan personas malas no? ¿Que le va a pasar?


Última edición por Lizzette Z. Montrose el Dom Mar 22, 2015 8:40 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Lizzette Z. Montrose' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Dom Mar 22, 2015 8:48 pm

Por enésima vez comenzaba a revisar entre el público en busca del vampiro. Gracias a una simple ilusión habían podido alejarse sin más, evitándole así la vergüenza de dirigirle la palabra luego de esa noche. Deos si aún la sonrojaba el mero recuerdo de solo una de las miles de estupideces que había hecho. Hecho... Junto a él. La cena había transcurrido von tranquilidad, debido a lo privada de su mesa pero ahora que estaban en el salón principal... Volvía a transformarse en una predadora alerta. Cada simple sentido estaba en post de encontrarlo para.. ¿Para qué? ¿Para pedirle perdón por haberle jugado una treta? Definitivamente la comida de hadas le había hecho perder la cordura, pero no había sido la culpable de soltar todas esas verdades enmascaradas en tonterías.

Forzandose en concentrarse en el espectáculo, la bruja volvió la mirada al escenario para continuar con la agradable velada. Aunque para Zeraphine distaba de ser agradable en toda la extensión de la palabra.-Zeph.. Relajate..- le susurró su gemela, dándole un apretón suave en su brazo. Asintió tratando de hacerle caso, pero no hubo cambio alguno. Seguía tensa en su puesto con la mirada clavada en el brujo en escena.- No me fío de él. Me da mala espina todo esto...- le dijo en un susurro, dentro de lo que se lo permitía el bullicio alrededor, enredado su brazo con el de su gemela en un gesto tanto cariñoso como protector.

No se hizo esperar mucho tiempo antes que sus palabras fuesen ciertas.

La bruja reaccionó de inmediato. En cosa de un segundo obligó a su copia fiel a que se pusiera tras ella, protegiéndola con su cuerpo.- Harmony. Corre.- No era ni una petición ni una sugerencia. Era una orden. Pocas veces le ordenaba de esa manera a su hermana, claramente porque eran bastante grandesitas como para decidir por si solas, pero esta era otra situación. De esas de peligro mortal. La castaña se quitó la máscara de un tirón, lanzándola a dios sabe donde, y -luego de sentir que su gemela había alcanzado una distancia prudente lejos de la bestia esa- se dignó en considerar su propia huida.

Aunque el dragón fijó su mirada en ella...

Fijando su propia mirada en la de la bestia, no dudó ni un segundo en enfrentarlo. Por la seguridad de su propia gemela y.. el poderoso recuerdo del vampiro se abrió paso en su mente, colocándolo como prioridad. Justo a un lado de la imagen de su gemela. Ya no había forma de negarlo, James se había metido en su mente como nadie antes. Y por lo tanto, tenía que saber cómo y donde estaba.

Se mantuvo dispuesta a enfrentar a esa cosa, cuando vio una figura conocida a su costado. James.. Perdió la concentración en cosa de un latido del corazón. Dividida entre el alivio de verlo vivo y el nerviosismo de todo el caos, la bruja no se dio cuenta que el dragón utilizaría ese segundo de debilidad para atacar. Una bocanada de fuego nació de sus fauces dispuesta a acabar de una vez con la castaña, pero fue un grito lo que le advirtió del ataque.

No tuvo tiempo de evitarlo...

Sorteando una muerte segura, alzó su mano desviando el ataque pero por lo tarde de su reacción las lenguas de fuego alcanzaron su pierna derecha. El dolor la cegó. Un grito fue todo lo que pudo articular en respuesta al ataque, su cuerpo inclinándose para intentar proteger el área herida. ¡Sale de ahí! Si no se movía, esto no se limitaría a una simple quemadura. Terminaría muerta. Mordiéndose el dolor que aun palpitaba en su piel, se obligó a si misma a salir de la visión de la lagartija esa. Solo a ella se le ocurría enfrentar a la cosa esa, queriendo salir sana y salva. Con manos temblorosas, obligó a la chamuscada tela del vestido a cubrir la herida. No tenía tiempo para preocuparse de la quemadura, debía encontrarlos. Al precio que fuera..


Última edición por Z. Viktoria Danea el Dom Mar 22, 2015 9:08 pm, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Z. Viktoria Danea' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Los dedos de Jack habían quedado libres, y Emily sentía de pronto que el frío envolvía los suyos propios. Pero en ese momento todo era heladoramente doloroso para ella, así que únicamente se sumó al cúmulo de sensaciones que la embargaban de forma desagradable. ¿Por qué alguien tenía que detestarla así? ¿Por qué? ¿Acaso no había sido suficientemente con que su madre la aborreciese desde el  mismo instante en que la había visto por primera vez? ¿Era ese su castigo por haber nacido bruja, hija de un demonio?

Sin embargo todo eso desapareció, quedó a un segundo plano, cuando sintió que le rodeaban con el brazo y le colocaban la mano sobre la espalda. Tenía ya los ojos prendidos sobre Jack, pues había sido justo después de pedirle que no se fuese ofreciendo para cada truco de magia, y de nuevo se encontró pequeña a su lado, delgada, poca cosa, cuando siempre se había visto a sí misma con una chica con un cuerpo normal y corriente. A lo mejor era porque la mano le cubría media espalda sin dificultad… O a lo mejor era porque su mirada azul parecía intentar atraparla, retenerla allí con él.

Descuida que no habrá truco que me despegue de ti.

El corazón estuvo a punto de salírsele por la boca. Era una estupidez de frase, una que en cualquier otra circunstancia le habría hecho enarcar una ceja y soltar una risilla irónica antes de meterse con él. Pero en ese instante, en el que tenía las emociones a flor de piel por todo lo que había sucedido antes del baile, por todo lo que había sucedido durante el baile, y por todas las emociones que le habían embargado desde el segundo en que Venus había subido a ese escenario, Emily no se sintió preparada en absoluto para recibir algo así por parte de Jackson.  Así que aprovechó que él desvió la mirada para permitir que los ojos se le aguasen un poco. Se apresuró en limpiarlos ligeramente con el dorso de la mano que todavía tenía libre, la cual se calentó ligeramente con la tibieza de sus propias lágrimas.

A pesar de que podía haberse separado de Jack cuando ya se sentía un poco mejor, decidió permanecer como estaba un poco más; su compañía estaba resultando ser un bálsamo de una eficacia que no había podido imaginar, y realmente no sintió deseo alguno de apartarse, a pesar de que su mente le recordaba que debía hacerlo. Que aunque ahora eran más amigos, se llevaban algo mejor y le estaba ayudando a abrirse, quizás no debía permitirle atravesar totalmente el escudo que se había vuelto a encargar de agrietar, porque algún día, tarde o temprano, sufriría porque él se iría, de un modo u otro. Pero por primera vez en su vida, ignoró lo que su sensata conciencia le sugería. Por primera vez en su vida, quiso dejarse llevar por lo agradable que era el calor que manaba de su cuerpo; quiso dejarse llevar por la invitación, por el baile y por la nota que debía de haber leído años atrás; quiso dejarse llevar por la necesidad  de ser consolada; y sobre todo, quiso dejarse llevar por el verdadero anhelo que había guardado en su corazón desde su más tierna infancia. Ese que llevaba escondiendo y protegiendo desde que era una niña muy pequeña. Ese que le atemorizaba dejar salir a la luz, porque le aterraba la idea de que alguien pudiese aprovecharlo para hacerle daño. Por primera vez en mucho tiempo, quiso dejarse llevar por el deseo de ser amada.

Y realmente importaba poco el origen o el cariz de ese amor. Emily quería dejarse caer en los brazos de Jack y que él la quisiera, fuera de la forma que fuese, tan vulnerable se había sentido ante la intervención de Venus.

Sin embargo, esa sensación, ese pensamiento, nunca llegó a terminar de formarse del todo en su cabeza. Mientras contemplaba al ilusionista, Emily sólo podía pensar que no tenía ningún deseo de apartarse de Jackson porque el resguardo de su cuerpo le hacía sentirse segura, sentirse bien. El humo surgió, el mago desapareció, y en su lugar se alzó una enorme criatura de fuego que parecía tener la intención de hacerles temblar a todos. La gente se volvió loca con aquello, alegre y confiada, pero Emily tuvo la certeza, desde el primer instante en que lo vio, que aquello no era ninguna imagen ilusoria.

Aquella criatura era real.

Como lo fue la llamarada que lanzó contra todos ellos. Emily se vio de pronto sobrepasada por una figura más corpulenta que la suya propia, y la idea de que Jackson era idiota le golpeó la cabeza. ¡Ella era una bruja, maldita sea! ¡Ella podía crear un escudo para protegerles! Si le hubiese dejado actuar lo habría hecho; probablemente incluso habría podido cubrir no sólo a ellos, sino a los que le rodeaban. Pero ya eso de nada servía. El impulso del joven le había destrozado la poca concentración que había reunido en ese momento y mientras caminaban, no podía hilar una idea con otra. Por eso se sorprendió cuando se encontró sola entre la marabunta de gente que la arrastraba; por eso cuando le dieron un empujón que la golpeó contra una mesa, haciendo que se clavase el borde en el lumbago con una contundencia que le dejó sin respiración, sólo le hizo hervir de rabia.

¡Malditos fuesen todos ellos! ¡Joder, todos querían salir de la sala y estaban asustados, pero mierdas, así no iban a conseguir nada!

Se deslizó hacia el suelo, notando un dolor punzante e intenso en la zona golpeada. Con cierta frustración, se quitó la máscara y la tiró al suelo, notando que un calor muy intenso le golpeaba el rostro. A gatas se abrió paso hasta que consiguió ponerse de pie, buscando a Jack por el camino, sabiendo que por culpa del humo su respiración estaría empeorando considerablemente. ¡Joder! Fue un alivio, casi, conseguir llegar a su lado. La espalda aún le hervía, pero consiguió sobreponerse para curarle la herida de la frente, en aras de que dejase de sangrar.

Vamos —dijo, cogiéndole de la mano—. Tenemos que salir de aquí cuanto antes.


Última edición por Emily Yates el Jue Abr 02, 2015 3:14 pm, editado 2 veces


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1191

Reliquias : 1650

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Emily Yates' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Lun Mar 23, 2015 10:41 pm

La voz de Ferdinand suena suavemente a mi lado, aunque quizás algo constreñida, como si estuviese sufriendo el dolor provocado por llevar un gran peso sobre los hombros. Curiosa me giro hacia mi nuevo y joven amigo con clara intención de escucharle por encima del interés que pueda suscitarme este banal espectáculo. De hecho en ningún momento he estado completamente atenta a él; sus malabarismos no me incitan la menor diversión, porque no es más que la prestidigitación de algún aficionado que quiere ganarse un sueldo extra participando en este evento.

Sin embargo, ninguna de las dos acciones pudieron llegar a completarse. Ni yo terminé de escuchar lo que él quería contarme, ni él pudo decirme aquello que parecía estar nervioso por decirme. El pequeño hechicero de tres al cuarto creó lo que ciertamente fue una impresionante lengua de fuego en el que decía ser su último acto frente a todos nosotros. Aquello sí me dejó un poco más con la boca abierta, sobre todo porque siempre he sentido mucho respeto por ese elemento en concreto. Es lo suficientemente peligroso, lo suficientemente dañino, como para considerarlo el peor de los enemigos de un vampiro.

Sus movimientos son sinuosos, decadentes y sensuales. Parece estar inmerso en un poderoso baile, en una oscura danza que pretende atrapar nuestros corazones. Y quizás realmente pretende algo parecido, porque pronto sus movimientos, en un principio inofensivos, toman un cariz completamente diferente. Y la bestia se libera frente a nosotros al abrir la boca para lanzar una enorme lengua de fuego que se dirigía evidentemente hacia el bar.

Pasando por donde estaban ellos.

Al principio no reacciono, presa de la más absoluta incredulidad que pueda existir. Con una sonrisa irónica, que me surca los labios en el momento más inoportuna, pienso que, evidentemente, yo había tenido razón. Cuando Adrian había hecho salir a la muchacha por la que profesaba un evidente deseo, era por algo. Y habría muerto carbonizada de no haber sido por la rapidez con la que Ferdinand le había cogido de la mano y tirado de mí hacia el suelo. Pero el chico ha sido, evidentemente, más espabilado que yo. No salgo ilesa, no obstante. Al llegar al suelo caigo en una mala postura y escucho mi muñeca crujir más de lo que debería una que estuviese sana. Un intenso dolor la recorre por completo, por lo que no necesito un médico para saber que me la he roto. Sin embargo, al menos ambos estamos a salvo.

No se puede decir lo mismo, por desgracia, del resto de invitados a la fiesta.

Los gritos y el olor a quemado inundan el ambiente en un horroroso cuadro que no recuerdo haber vivido nunca, en todos los siglos que llevo morando en la tierra. Intento levantarme, no pudiendo evitar la mueca de dolor al apoyar sin querer mi mano derecha en el suelo; mas eso no me detiene. Consigo ponerme de rodillas, aferrándome al brazo de Ferdinand, que sigue a mi lado. Aparto la máscara de un manotazo –ya podré comprarme otra– y busco a Adrien Blair con la mirada, sintiendo que la rabia me carcome por dentro.

Justo en ese instante veo que un nefilim aterriza sobre él bruscamente. Me sobresalto, porque creo que es el momento menos oportuno como para llevar a cabo un acto así, aunque realmente no me faltan ganas. Dejo lánguido el brazo mientras termino de erguirme, agradeciendo a mi dulce acompañante que me deje usarle de apoyo. El fuego ruge por todas partes y yo siento que me estremezco un poco de miedo. Miedo. Hacía siglos que no sentía algo así. Sin embargo, no sobra el tiempo, así que empiezo a acercarme a Adrien mientras le indico al joven con la mano buena que puede acercarse conmigo si quiere o no. El nefilim abandona la escena antes de que lleguemos, y yo lo agradezco. No me apetece enfrentarme a la furia de esos imbéciles en estos momentos.

Aguante, señor Blair, sólo es fuego. Sobrevivirá —pronuncio con ironía. El calor es sofocante. Es una suerte que nosotros tres podamos soportarlo porque no somos humanos—. Ahora explíqueme cómo podemos sacar a los comensales de aquí y cómo ha sucedido esto, si es tan amable, por favor.


Última edición por Ángela Espinosa el Lun Mar 23, 2015 11:24 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Ángela Espinosa' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.