07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


36 # 39
21
NEFILIMS
6
CONSEJO
12
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Sáb Feb 14, 2015 10:03 pm

Recuerdo del primer mensaje :


San Valentín Sangriento

 

Trama Global ~ Parte II


El baile

 
Explicación de la Trama

 
Tras el disfrute de una deliciosa cena con las mejores delicatessen de la cocina del restaurante del hotel, los asistentes disfrutarán ahora de un baile romántico en la sala de baile del hotel, donde son acogidos por camareros que sirven parfaits de frutas exóticas con nata, y barra libre para todos.
Se trata de una sala de celebraciones amplia, con una barra de bar y siete camareros dispuestos a hacer su sueños alcohólicos realidad. Contamos con una orquesta que ameniza los bailes, y de música más movida de vez en cuando. Focos de colores azul y blanco iluminan la estancia, invitando a un ambiente más relajado. Globos en forma de corazones rojos se despliegan de vez en cuando desde una pequeña abertura en el techo, y un aroma a rosas frescas, que hay colocadas en distintos jarrones, termina de darle el toque romántico a la siguiente estancia.

 
Aclaraciones Off-Rol

 
» Éste post permanecerá abierto desde el día 14 de Febrero a las 22:00 hora española.
» En éste post, se supone que los personajes ya han cenado en el rol anterior y los han desplazado hacia el salón de bailes para hacer lo propio.
» Los dos posts permanecerán abiertos simultáneamente. Me explico: creo que no es pertinente que nos pasemos un tiempo en un rol esperando a que todos los personajes terminen de cenar o del desarrollo de sus respectivas mini-tramas dentro del mismo; así que los dos posts estarán abiertos al mismo tiempo. Por ello, os pido coherencia: un personaje que esté en el primer post no puede saber o predecir lo que va a pasar en el segundo post si no termina primero su rol allí y después se pasa al segundo. Sin embargo, os recomiendo prestar más atención al segundo, es decir, a éste, pues es donde sucederán todos los acontecimientos importantes de la trama. ACLARACIÓN/PETICIÓN: No abandonéis la parte I de la trama.
» Las cosas que vayan a suceder dentro de éste post las narraré yo con la cuenta de Adrien, de forma que todos podáis participar en lo que surja, recibiendo instrucciones y estipulándoos a ellas.
» Cualquier duda que os surja, ya sabéis, podéis contactar conmigo mediante Mensaje Privado.


 By Maika
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo


Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Mar Mar 24, 2015 2:05 am


San Valetín sangriento
→ Trama global {parte II} → San Valentín. → With: Solo. → Salón de Baile.

- Víctimas, víctimas, víctimas... -Repitió en un tono no muy bajo. "¡Oh por favor Meelo! Cualquiera es una buena víctima ¡Ya haz algo o nos aburriremos toda la noche!" Se quejó su mente.- Eh eh, que buscar el conejillo de indias perfecto es un arte, no se debe apresurar. -Se reprendió. Al hada poco le importaba el hecho de que alguien podría escucharlo, parte de las ventajas de ser un niño, pocas pero las hay, era que nadie lo tomaba en serio. De modo que Meelo caminó con total libertad por todo el restaurante, murmurando sus planes malvados en voz alta, comentándolos consigo mismo, y respondiéndose también.

Si, así de loco estaba.

No recordaba cuando fue exactamente que se había separado de Aldair y Lizzette, pero, de nuevo, eso también le importaba muy poco. Sabía que los niños lo consideraban su amigo, sin embargo él simplemente los veía como personas que le resultaban entretenidas, en ocasiones hasta útiles, pero solo eso. El hada no le veía el caso a hacer amistad con nadie, su natural desconfianza para con todos por igual le impedía acercarse a las personas. Podía ser triste considerando que él solo tenía diez años, pero era la realidad. "No necesitas a nadie, Meelo. Solo veneno y conejillos de indias." Y, claro, su mente tampoco ayudaba mucho que digamos.

Caminó pasando entre las mesas con el ceño fruncido de frustración, la entrada a la cocina estaba vigilada por dos licántropos que le triplicaban la forma en todos los ángulos, y los invitados eran demasiados para que el hada pudiese poner veneno en algún platillo sin ser visto. Tenía que cambiar de táctica. Quizá soltar un poco de polen al pasar frente a una mesa, o fingir que se resbalaba y cuando fuesen a ayudarle clavar alguna espina al iluso... pero luego vio que todos se dirigían a otra sala, y como todo niño lleno de infantil curiosidad, este los siguió.

"Esto es perfecto, simplemente perfecto." Meelo sonrió, la siguiente estancia, si bien aún llena de invitados, estaba también llena de distracciones. La música primero, y luego aquel mediocre brujo que hizo aparición sin estallar nada en el proceso. ¿Dónde estaba Aldair cuando debía aparecer? Lo buscó con la mirada, luego a Lizzette, pero no los encontró. "Concéntrate en lo importante, Meelo. ¡Busca una maldita víctima!" Insistía su mente.- Cierto, cierto, priorilades... eh, priodirades... como se diga. -Ignoró por completo el espectáculo que se estaba dando y comenzó a buscar algo entre los espectadores que le llamara la atención.

Había nephilims, que en sí no eran muy divertidos; unos cuantos mundanos, estos si lo eran, pero por el momento no fue por ello, porque quería variar; hadas había más bien pocas; los vampiros le asustaban así que quedaban descartados... Se detuvo. "¿Has notado eso?"- ¿Cómo no voy a notarlo? Si tu lo has notado. -Volvió a mira a la bruja que tenía a su derecha... y luego hacia a la que tenía a su izquierda... era la misma... ¿Era la misma? No... eran dos... "Son gemelas, idiota."- ... Si enveneno a una... ¿crees que la otra lo sienta también? -No, Meelo no tenía idea de como funcionaba eso de los hermanos, menos en caso de gemelas.

Pero sería divertido comprobarlo.

Sin embargo, apenas estaba llegando hacia una de ellas, cuando una gran llamarada de fuego se avecinó sobre él. Había estado tan sumido en sus pensamientos, que el enorme y amenazante dragón que vio al voltearse, le había pasado completamente desapercibido hasta el momento en que su ataque llegó hasta sus alas, chamuscándolas gravemente. Meelo gritó de dolor, pero no se quedó para ver que sucedía con los demás. "Al fin y al cabo tus alas nunca han servido para nada ¡CORRE!" Y lo hizo, esta vez sin discutir nada con su mente, lo más rápido que pudo.

No sabía en qué dirección iba, y tampoco le importaba. Raras veces eran las que el niño se había sentido verdaderamente asustado, nunca le había tenido miedo a la soledad, o a los "monstruos", como los niños normales. Claro, él había crecido con lo sobrenatural... pero esta vez era diferente, estaba solo, en un lugar desconocido, el fuego volaba por doquier, y el humo ya le dificultaba el respirar...

¡Pum!

... había chocado con alguien. Estuvo a punto de levantarse y seguir, cuando la reconoció.- ¡Lizzette! -Dijo, por primera vez en su corta vida, emocionado de verla.


Última edición por Meelo Ricino el Miér Abr 01, 2015 11:59 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Meelo Ricino' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Mar Mar 24, 2015 4:22 pm


SAN VALENTÍN SANGRIENTO
→ Trama global {parte II} → San Valentín → con: Venus Haberkorn → Salón de baile.

Se arrancó el antifaz para ver mejor y reducir el calor que sentía en la cara bajo la máscara. Todos parecían haber entrado en pánico, en su posición desde el suelo podía tener una perspectiva más clara, y vaya, también más oxígeno. El calor era abrasador. El sudor comenzaba a correrle por la frente, empañando su tersa piel de la resbalosa sustancia, incluso aunque estaba lejos de las llamas podía sentirlas como si estuvieran muy cerca. El humo había llegado hasta los rociadores del techo que todo hotel debería tener sin embargo aquel rocío sucumbía ante la magnitud del fuego, las pocas gotas de agua que cayeron sobre Hetera no resultaron tan reconfortantes como le habría gustado. La pelinegra deslizó su estela fuera del escondite, realizó un rápido Iratze a su pierna y rasgó la falda de su vestido; no sólo para realizar un vendaje improvisado, parando la hemorragia en su pierna, sino para asegurarse de tener una mayor movilidad a la hora de correr y batallar. A esas alturas no le importaba ir en ropa interior con tal de acabar con aquella maldita bestia que había causado sangre y muerte. Mirando en torno a ella solamente podía sentir el estrago en su estomago, algunos lloraban, otros gritaban y luego estaba el semblante de aquel hombre poseído por la pérdida de su compañera, amenazando a Blair. Pero entendió que ya habría tiempo suficiente para ello y seguramente fue a atender cosas de mayor importancia. Hetera intentó afinar la visión, aprovechando su estratégico lugar para ver si había alguien atrapado entre los escombros,  y aguzó el oído ante las súplicas de ayuda.

En medio del pánico habían tumbado sillas, masetas, botellas…. Lo único, se percató Hetera, que estaba intacto era aquel mesón de páspalos cubierta desde el tope hasta poco hasta poco más de…. Y fue cuando lo vio: el escondite perfecto, a plena vista pero oculta ante la perspectiva de un adulto. Una figura encorvada escondida tras el mantel, a penas se veían los indicios de un ser, un brazo o quizás una pierna con trazos de runas activas y al final un amasijo de cabello castaño. Aquello era definitivamente algo que no podía pasar por alto, menos cuando imaginaba de antemano que se trataba de la fémina. Miró en dirección al cazador que venía con la chica, quiso alertarle pero no había tiempo suficiente, estaba ocupado salvando a una niña Hada de un peligro cercano y el fuego comenzaba a extenderse hacia el mesón. La islandesa se levantó de un brinco y echó a correr con la velocidad de una bala en aquella dirección; ganando en velocidad al fuego, afortunadamente. Si la pelinegra no hubiera llegado probablemente en poco menos de cinco o seis minutos, Venus hubiera estado incinerándose con el inmueble. Pero allí estaba Hetera agachada a un lado de la mesa, arrastrando a la castaña inconsciente fuera del hoyo en el que la habían metido.
Por el Santo Ángel. ¡Nefilim, despiértate!― exclamó zarandeándola, con la creciente frustración a flor de piel.

Sin embargo no lo dudo un momento. Una de las características más preciadas de aquella esbelta y poderosa islandesa era la capacidad de mantenerse alejada de sus emociones en el fulgor de una batalla. Una lección que se había marcado a fuego en su piel desde la muerte de Jakob, su amado pelirrojo, había aprendido a reaccionar contra el miedo para ser capaz de salvar a todos aquellos que estuvieran en una situación para la cual se necesitaba una respuesta de acción drástica, violenta y precisa. Por lo que no tardo en dibujar una runa de fuerza y tan pronto como terminó el trazó se sintió con fuerzas renovadas y aumentadas. Se cargó a la nefilim al hombro, como si fuera un saco, y corrió con ella justo a tiempo para escuchar las llamas crepitar sobre el mesón.


Última edición por Hetera Greyjoy el Mar Abr 07, 2015 5:53 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Mar Mar 24, 2015 5:29 pm

SAN VALENTÍN SANGRIENTO - HOTEL BLAIR - 14 DE FREBRERO

El dragón, tras avisar que no ha conseguido chamuscar a todos los asistentes, se encarama en el techo de la estancia y cierra las puertas del local para que nadie pueda escapar. Su siguiente ataque es nuevamente otra llamarada de fuego hacia el centro de la pista.


:!: NOTA IMPORTANTE :!:
El dragón cuenta con 10 puntos de vida que podréis ir quitando / añadiendo mediante el juego de dados.

:!: JUEGO DE DADOS :!:
Lanzada de un Dado de Porcentajes para atacar al dragón –de la forma que gustéis, pues cualquier arma o ataque le surtirá efecto, incluídos los de vampiros, hadas y demás seres–:

:arrow: 0% - 25% → No inflinge ningún tipo de daño al dragón, y éste, al defenderse nuevamente, les lanza una llamarada. [+1 punto de vida para el dragón.]
:arrow: 50% - 75% → Logra un daño mínimo en el dragón, lo justo para escapar del mismo y que éste se inconsciente durante varios minutos. [-2 puntos de vida para el dragón.]
:arrow: 100% → Inflinge daño al dragón. [-3 puntos de vida para el dragón.]


:!: PUNTOS DE VIDA DEL DRAGÓN ACTUALES [+10] :!:


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Mar Mar 24, 2015 11:50 pm

Le di la razón en todo lo que dijo, tanto en lo referente a las películas americanas como en lo concerniente a las comedias. Todas eran igual de predecibles y con los mismos chascarrillos pasados de moda.

Me reí con el comentario que hizo. Desde luego habría sido muy típico de mí ponerme la máscara de visera. No por hacer la gracia, si quiera, sino que lo habría hecho como algo muy normal. Pero creí más oportuno ponerme la máscara después de la cena. Más práctico, aunque mi anonimato no hubiera sido tal durante la comida.
-Eso es, soy tu ayudante personal, nada más –me reafirmé en lo que decía Adeline.- ¿No te ha dicho nada tu novio por dejarlo solo en San Valentín?

Sonreí y seguimos bailando, todo con normalidad hasta que vi a Jackson y se lo comuniqué a Adeline. Desde luego, ella estaba tan indignada como yo y por un momento fuimos como un par de marujas, soltando comentarios hirientes. Bueno, la de los comentarios hirientes fue Adeline, lo míos eran más light a su lado.
-¿Por lástima? ¿Tú crees? Bueno, podría ser…A Emily le sale mucho el  instinto maternal.
Dicho así parecía estábamos creando un cuadro bastante penoso de Jackson, pero oye, él se lo buscaba.
Olvidé por completo al susodicho cuando apareció el ilusionista y debo decir que disfruté como un niño pequeño con los trucos que hacía. Aplaudía, sonreía y me quedé embobado cuando hizo desaparecer a una chica para que apareciera en otro lado. No me imaginaba que después de su despedida todo se tornara tan turbio. El humo que había sucedido a la desaparición del ilusionista adquirió forma de dragón. Mi instinto me alertó automáticamente de que eso no era una mera ilusión, sino que era peligroso. Agarré la mano de Adeline, preparado para correr. Y entonces vino la llamarada.
-¡Vamos! -tiré de ella, anticipándonos al fuego aunque por el camino recibí un corte en el brazo que venía de algún objeto de cristal que se había roto con el revuelo general, o incluso por el calor del fuego. A saber. Mi intención era poner a salvo a Adeline en ese instante, no huir. Porque ella estaba allí para enfrentarse a ese tipo de problemas. Y yo estaba al cien por cien con ella en lo que fuera necesario.

Off: mi tiro de dados es para ver si esquivo o no el fuego del dragón, no es de ataque.


Última edición por Mishka Henrik el Mar Mar 24, 2015 11:57 pm, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Mishka Henrik' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Sáb Mar 28, 2015 12:01 pm

SAN VALENTÍN SANGRIENTO PARTE II

♠ 14 DE FEBRERO ♠ HOTEL BLAIR ♠ FRÍO ♠
El humo que inhalaron sus pulmones fue tan tremendamente intenso que quiso incluso toser. Una vez se hubo librado de las llamas de su cuerpo, y notando cómo su piel se comía a sí misma para lograr regenerarse de alguna manera en la que no le quedasen demasiadas cicatrices, trató de ponerse en pie, pero en cuestión de segundos fue enganchado por el cuello por un muchacho que debía ser cazador, o al menos éso pudo averiguar por las marcas que había en su cuello. Se trataban de ése tipo de tatuajes que los Nephilims lucían, y que había escuchado tantas veces. Otorgaban diversos poderes, pero aquel hombre enajenado no necesitaba ningún tipo de poder: se trataba de un enamorado enajenado que le zarandeaba y amenazaba a partes iguales. Distante de sentir algún tipo de miedo frente al Nephilim, Adrien trató de contener el ataque de rabia y pánico que se estaba comenzando a formar en su interior, y se zafó de las manos del Nephilim con increíble facilidad; tratando, éso sí, de no hacerle daño ni partirle ningún hueso, pues ahora no era el dueño de su fuerza, y tampoco era demasiado consciente de los graves estragos que pudiese causar.

¡Cálmese! – gritó, mientras su mirada azul centelleaba, restallando contra la del cazador –. ¡Ésto no estaba planeado! ¡Ayúdeme a evacuar a toda la gente para poder evitar más víctimas! – Como Adrien, algunos asistentes también habían sufrido algún tipo de quemadura; no habían tenido margen más que de unos segundos para esquivar la llamarada del dragón. Así que a éso se había referido la señorita Grace; realmente sí causaría graves problemas aquel estúpido Ilusionista. Sin embargo, aquel Nephilim insensato había destapado la verdadera ira de Adrien, había tocado el mecanismo que no debía rozar: Mia. Y mientras Adrien se dirigía hacia las víctimas del ataque, para ayudarlas a levantarse y a deshacerse de las llamas con frenesí, arrancando la corbata de su cuello sin preocuparse absolutamente por lo que hubiese costado, señaló con un dedo al Nephilim –. [b]¡No se le ocurra mencionar a Mia nunca jamás! – amenazó, ayudando a un par de mundanos a ponerse en pie y a salir de su conmoción. La señora Pussmaid, por su parte, también estaba tratando de ayudar a su anciano esposo a ponerse en pie. Por suerte, las llamaradas no le habían afectado más de lo necesario: únicamente se había caído de su asiento y había sufrido un golpe en la cadera; nada que un médico humano no pudiese arreglar.

Mientras Adrien trataba de ayudar a algunos de los asistentes mostrándoles sus manos para ponerles en pie, aquella especie de feroz dragón creado a partir de una ilusión se había encaramado en el techo, aferrándose al mismo y observando con una pasividad reveladora el macabro escenario. Sin embargo, cuando el vampiro quiso abrir el portón que daba acceso a la calle, se encontró con una cerradura imposible de abrir. Aquello parecía haber sellado con fuego, qué irónico pensarlo en aquel momento.

Maldita sea – gruñó, mientras trataba de aferrarse con fuerza a la manivela del lugar. Estaba cerrada a cal y canto, como se imaginaba. Entonces se giró con brusquedad para buscar entre los asistentes al Nephilim que antes le había amenazado –. ¡Ataquen al dragón! – pidió. Casi se escapó de entre sus labios un “por favor”. Deformación profesional. Pero no era pertinente en aquella escabrosa situación. Agradeció a su buena estrella haber sido cauto y haber sacado a Mia del lugar en pro de quitarse la mosca detrás de la oreja que no hacía más que susurrarle que las cosas iban a torcerse de un momento a otro. Y qué razón.

Acto seguido, palpó entre los bolsillos de su camisa para intentar encontrar una de sus pistolas. Ésta no le haría más que cosquillas a aquella especie de bicho maldito, pero por probar, jamás podría saberse. Tras comprobar que, efectivamente, no había nada en sus bolsillos, descubrió la verdadera razón: se había quitado la chaqueta del traje y la había dejado tirada sin ningún cuidado en mitad de la sala. Se vio reducida a cenizas en cuestión de unos segundos por aquella fiera diabólica, y se maldijo interiormente. Ahora no tenía nada con lo que defenderse, maldita sea; odiaba sentirse indefenso.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Sáb Mar 28, 2015 12:32 pm



San Valentín Sangriento Parte II

ʘ 14 DE FEBRERO ʘ HOTEL BLAIR ʘ FRÍO ʘ CON ÁNGELA ESPINOSA ʘ




La prioridad del vampiro en aquellos momentos, Ángela, no había tenido tanta suerte como él. Podía escuchar cómo el chasquido de la muñeca de su madre delataba que estaba rota. Por suerte, los vampiros podían soldar los huesos con una rapidez extremadamente sorprendente, pero éso no les eximía del dolor que notaban cuando sus huesos se quebraban. Se maldijo interiormente por no haber sido más cauto y haberse tirado al suelo para que Ángela cayese sobre él, pudiéndola haber salvado así de su rotura de muñeca. Trató de hacer frente a su nerviosismo interno: ahora, Ángela estaba en peligro y no había forma posible de rescatarla. Se encontraban encerrados en aquel salón, presas de aquella especie de ilusión con forma de dragón que ahora se hallaba postrado en el techo del mismo, observando a sus presas y regodeándose en su captura. Ahora tenía todo el tiempo del mundo para ir cargándoselos uno a uno, empezando por los pobres camareros, que ya debían estar haciendo negocios con San Pedro. Ferdinand no quería quedarse quieto, pero ¿qué otra cosa podía hacer? Los vampiros no eran como los Nephilims, armados hasta los dientes y siempre dispuestos y preparados para cualquier tipo de batalla posible. Y él, ¿qué podía hacer? Lanzarse al cuello del dragón para morderle no provocaría más que innumerables quemaduras en su cuerpo, y probablemente su muerte. Aparte de aquello, contaba con unas buenas habilidades y dotes físicos, pero no podía hacer uso de las mismas, puesto que no había oportunidad de lo mismo.

Mientras Ángela se tambaleaba en dirección hacia el dueño del hotel, al que dirigió una mirada de asco furtiva, su mirada se paseó por la instancia: todos los invitados, conturbados hasta la médula, trataban de ponerse en pie, huían del dragón, e incluso gritaban señalándole, como si creyesen que eran los únicos capaces de verle. La verdad sea dicha, para los mundanos que no contasen con La Visión aquello debía confortar sus pesadillas más arraigadas. Sin embargo, ninguno de ellos se había tomado a broma la intervención del dragón, como al principio habían aplaudido. Y entre diversos rostros, finalmente se topó con uno que llamó poderosamente su atención.

Harmony estaba allí. No fue fácil de encajar y tuvo que mirarla dos veces, pero juraría que aquella muchacha era Harmony. Sí, no había duda: su pelo rojizo cayendo con gracia sobre sus hombros denotaba que se trataba de la muchacha. Y de que no estaba sola: se hallaba junto a un vampiro que parecía estar queriendo darles caza, o algo así. Mientras Ángela se acercaba a Blair, Ferdinand había perdido su mirada entre Harmony, mientras notaba que un nudo en su garganta se hacía cada vez más y más fuerte. ¿No se suponía que debía ayudar a Harmony siempre que lo necesitase, que a partir del favor de encontrar a Ángela, ahora debía ser él quien la sacase de apuros cuando fuese necesario? Quiso acercarse a ella, pero Ángela estaba cada vez más lejos de él... ¿Qué hacer?

¡Mamá! – gritó a la rubia, mientras se alejaba.

En aquel momento, se llevó una mano a la boca, tapándola y presionándola con fuerza. Acababa de meter la pata hasta el fondo. Rezó en su fuero interno porque Ángela no se hubiese dado por aludida, pero se sabía perfectamente hacia quién se había dirigido el vampiro. Sus ojos entraron en un estado de pánico y se quedaron estupefactos, clavados en el cabello de Ángela, que se encontraba de espaldas a él, aún dirigiéndose hacia Blair y expresándole una especie de reprimenda misericorde. Tal vez se conociesen de antes, o tal vez no. Qué importaba. Lo importante era que Ferdinand acababa de delatar quién era, en qué posición se encontraba, y éso le dejaba en desventaja. El auténtico pavor estaba sucediendo en su mente ahora. Tenía miedo a la reacción de la vampiresa. ¿Qué haría ahora, cuando supiese que realmente aquel Ferdinand era su Ferdinand? ¿Huiría, o aceptaría los hechos? Ferdinand quiso darse de patadas en el trasero, pero su cuerpo estaba tan entumecido que sólo pudo quedarse mirando a Ángela, con la boca tapada, como queriendo pedir disculpas pero sin poder hacerlo realmente.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Había tal revuelo en la sala que ni siquiera yo era capaz de escuchar mi voz que clamaba la presencia de Emily. Su nombre era perfectamente vocalizado a través de mis labios, tan inaudible como los llamamientos de auxilio que los camareros ejercieron antes de descomponerse en cenizas. Aquella imagen había dejado huella en mi mente; había penetrado tan profundamente que había plantado en ella la semilla del horror. No me encontraba nada bien; sentía náuseas; sentía que mis ojos ardían, que lloraban, y no sólo a causa de la flama que me envolvía; sentía mis pulmones tan abrasados que temía que fuesen a derretirse. Me hundí todavía más de lo que ya estaba en el suelo para buscar la manera de mejorar mi débil respiración, pero ésta se veía interrumpida con dolorosos tosidos.

No quería morir allí. ¡Esa noche debía haber sido especial! Era la que le debía a Emily desde hacía tanto... La que podría haber marcado un antes y después de nuestra complicada relación. Todo se había ido a la mierda.

Era curioso ¿no?, o más bien de imbécil que me dedicase a lamentarme porque me habían jodido la velada junto a Emily en vez de preocuparme porque la vida se me escapaba. Un imbécil enamorado que había perdido la capacidad de razonar habiendo sido dominado por sus ilusiones y anhelos.

De pronto unas manos alzaron mi rostro con la suavidad y delicadeza que pronto identifiqué sin necesidad de abrir los ojos. Emily. Había logrado dar conmigo, proporcionándome la tranquilidad de que ella se encontraba bien; eso estaba por encima de todo. Percibía que la pequeña brecha de mi frente se cerraba a pesar de que a esas alturas ya no era capaz de sentir dolor. Entreabrí mis castigados ojos a duras penas, mirando a través de mis pestañas, los suyos.

Volvía  a salvarme la vida; volvía a debérsela cuando habíamos quedado en tablas después del ataque del vampiro. Dos a uno. ¿Y eso importaba? Claro que sí, para mi sí porque no quería ser menos, me resistía a ello. Era una actitud estúpida teniendo en cuenta que yo no podía hacer más porque era un simple humano sin súper fuerza, velocidad, o  resistencia. Sin ningún poder. Daba igual el tiempo que había dedicado entrenando mi cuerpo y aprendiendo técnica de lucha para protegerme a mi, y a ella de cualquier mal, que mi organismo seguía y seguirá siendo frágil. ¿Cómo había sido tan iluso de pensar que aquello marcaría la diferencia?

La seguí. Su mano aferraba a la mía me arrancó de la que seguramente habría sido  sepultura. Sentí que nos detuvimos en alguna parte donde el humo aunque presente, no era tan denso. Alcé la mirada hacia ella y apreté su mano en cuanto presentí que me la iba a soltar. Iba a marcharse. Sabía que iba a luchar contra esa criatura y a pesar de que  confiaba en sus posibilidades pues más de una vez me había demostrado su valía, su fuerza, seguía temiendo por ella.

No te vayas — pedí en apenas un murmullo. No quería que desapareciese. No quería que se disiparse en cenizas.



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 576

Reliquias : 317


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

La velada estaba siendo de lo más agradable y de lo más mundana, cabía decir. Dentro de lo que cabe, claro, porque allí predominaba lo sobrenatural por la presencia de todo tipo de subterráneo. Llegué a creer que la noche se prolongaría hasta el amanecer sin ningún tipo de impedimento; que la presencia de los nephilims había sido tan solo una mera prevención por lo que pudiera ocurrir y nada más. Lo dicho: una fiesta de San Valentín de lo más normal, lujosa, pero convencional.

Él entiende que se debe a asuntos de trabajo. Lo único que me ha dicho que le traiga algún canapé... que no sé dónde lo esconderé. Es un glotón ¿Sabes? — sonreí con picardía antes de que una risotada se me escapase entre dientes. Le estreché entre mis brazos para que perdonase esa pequeña burla aunque ya me esperaba su contraataque en los próximos minutos.

Me encantaban esos momentos con él, me hacía ser yo misma; sin ocultar mis emociones bajo una máscara de frialdad; sin reprimir una sonrisa cuando la sentía surgir de mi interior, y permitir que diese a luz a través de mis labios. Ser la Adeline Geller que solo mi madre conocía porque ahora ella no era la única persona cercana a mi. Todo fluía con naturalidad. Hasta nos permitíamos conversar de temas de lo más triviales y hasta chismorrear. ¿Las víctimas en esto último? Jackson y la pelandrusca que se había traído al baile seguramente para... en fin, lo que hacen los tipos como él.

Al diablo con el instinto maternal. Deberás contarle esto al día siguiente, y nada de mensajitos, cara a cara — propuse aunque casi parecía una imposición, mi dedo índice alzado así lo indicaba.

Dejamos el tema porque el brujo se materializó nuevamente para volver a sorprendernos con otros trucos que poco me sorprendieron pero que fueron agradables a la vista. Lo que si me pasmó fue que Venus se presentase voluntaria para el siguiente truco de magia. ¿Ella? Por lo impasible que siempre se mostraba ante todos y seguramente ante sí misma, no correspondía con su actitud. Rápidamente deduje que se trataba de una estratagema de las suyas. Venus no actuaba sin meditarlo previamente.

El resto de sucesos no lo vi venir. La hizo desaparecer, la gente aplaudía encantada, el ilusionista regresó para dejar una mancha humeante ante nuestros ojos que consistía en su ultima "ilusión", y desapareció para no volver. Contuve el aliento cuando de la humareda surgió un enorme dragón que alzó de forma majestuosa sus alas antes de darse el impulso para soltar una llamarada que, de no ser por Mishka, me habría alcanzado.

La chica que había estado durante toda la noche junto a su pareja también se había esfumado, y ahora la sustituía una cazadora de sombras, la que se debió haber presentado desde primer momento en aquella fiesta. Me despojé de la máscara rápidamente, dejándola caer al suelo y me armé de mi cuchillo serafín.

¡Tenemos que acabar con él! — apoyé la petición que el anfitrión había gritado segundos antes — Mishka, hay mundanos... vela por ellos — murmuré mirándole con ojos preocupados y de súplica antes de marcharme hacia la ubicación del enorme dragón que no parecía cesar en sus llamaradas. En cuanto tuve ocasión, habiéndome cerciorado previamente de no exponer mi seguridad, le lancé una estocada con mi cuchillo serafín.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 611

Reliquias : 985

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Adeline Geller' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Abr 02, 2015 12:00 am


SAN VALENTÍN SANGRIENTO
→ Trama global {parte II} → San Valentín → Salón de baile → With: Hetera Greyjoy

Pudo ser el desconcierto, los gritos, o incluso el exuberante calor que en su magnitud resultaba asfixiante... pero no, lo que realmente trajo a la castaña devuelta a la conciencia, fue el hecho de que alguien la estaba tocando. Alguien la mantenía aferrada por los hombros, y le gritaba palabras que quedaban distorsionadas por el ruido del descontrol que se desataba a su alrededor. Distante y meticulosa como ella sola podía ser, forma en la que se había mantenido viviendo durante más de una década, Venus no estaba acostumbrada al contacto físico, ni siquiera en una lucha, puesto que su traje de cazadora la tapaba completamente de pies a cuello. Por lo tanto, ese factor, algo completamente fuera de lo común para la nephilim, tan inconcedible como desconcertante, logró llamarle inmediatamente la atención, provocando así que abriera, finalmente, lo ojos.

Y lo hizo rápidamente, enfocando la vista al primer intento, y comenzando inmediatamente a, no podía ser de otra forma, analizar qué sucedía. Venus Haberkorn no despertaba como una adolescente risueña, con las pestañas reboloteando cual alas de mariposa en un intento de concentrar las imágenes frente a sí, ni permanecía unos segundos perdida en el limbo entre el sueño y la realidad, disfrutando de la sensación de no saber nada, ni tener preocupaciones. No, ella vivía siempre alerta, siempre analizando, midiendo, estudiando; jamás se permitía a sí misma perderse de absolutamente nada.

Y fue por eso mismo que el terror la embargó.

Lo último que la castaña recordaba era haber desaparecido tras el velo de oscuridad que el brujo había puesto sobre ella...  los ojos sorprendidos y preocupados de Caleb... y ahora estaba en el suelo, no sabía de dónde exactamente, había humo inundando todo el ambiente, una nube negra que hacía difícil tanto el tener una vista panorámica ventajosa, como el respirar. Los invitados del evento corrían de un lado a otro para refugiarse del peligro que los asechaba, peligro del cual la castaña aún no era consciente. El fuego estaba en todas partes, sin embargo la fuente del mismo le era desconocida. Y ese ruido... una mezcla entre chillido y gruñido, proveniente de quién sabía qué cosa, que surgía de algún punto, helándole los huesos a todos. Había una mujer a su lado, que era quien la aferraba por los hombros. La misma lucía entre desesperada, posiblemente porque ella la escuchase, y enojada, una amenaza evidente brillando en sus ojos cuya destinataria debía de ser la fuente de aquel caos.

Entonces fue que la Haberkorn decidió que era suficiente. Tenía que ubicarse en el presente y dejar de perder valiosos segundos intentando descubrir algo cuya respuesta no podía obtener por el momento. Ver que sucedía ahora, porque lo que había pasado con ella en el lapso de tiempo que no recordaba no era lo más urgente. Venus era práctica, siempre, de modo que se obligó a aplastar aquel vacío que sentía en el estómago, proveniente del miedo {si, miedo} que le causaba la ignorancia de lo sucedido, y se concentró en volver a ser la cazadora analítica que era. Así que repasó punto por punto. Primero se revisó a si misma y descubrió que, salvo por su vestido lleno de hollín, estaba en perfecto estado. Luego comprobó las armas, tanteando las zonas en dónde las había escondido. Seguían en sus respectivos lugares. Allí fue el turno de la mujer. No era una desconocida: Hetera Greyjoy, una colega miembro de La Clave. ¿Cómo sabía eso? Sencillo: la castaña había memorizado casi a la perfección los expedientes de cada uno de los miembros que se encontraban en New York. A ella siempre le gustaba estar informada, sobre todos los temas posibles.

Ahora bien los ruidos de gruñidos más el fuego, eso fue fácil de deducir. Un simple vistazo asomando la cabeza de detrás de la mesa volteada tras la que estaba escondida, y el dragón apareció ante sus ojos, confirmando sus sospechas.

Sin pensarlo dos veces, la castaña sacó las dos Cz 75b, portadoras de balas santificadas, que llevaba enganchadas una en cada muslo y les quitó el seguro. Miró a la nephilim a su lado, evidentemente no había tiempo para pedirle explicaciones de cómo rayos había terminado allí, menos de presentaciones. Aún así, ella encontró un tema por el que si valía la pena perder unos minutos más.- ¿Qué sucedió con el nephilim que me acompañaba esta noche? Caleb Vanderburg ¿Sabe de quién hablo? -Por muy improbable que sonase, y creyera quien lo creyera, la realidad era que Venus estaba preocupada por él. Era lógico, la situación era por demás peligrosa, y aún no había logrado verlo entre los grupos de personas que había chequeado. Porque ella lo había buscado, de nuevo, creyera quien lo creyera. Sus ojos recorrieron lo que alcanzaba a vislumbrar desde su escondite, pero no logró encontrar la familiar figura del rubio.

Estaba comenzando a sentirse verdaderamente ansiosa por él.

Sabiendo que solo podría poner todo en claro, y encontrar a Caleb, si el terror terminaba, la castaña esperó el momento que creyó adecuado y, cuando este llegó, se paró de su escondite y apuntó directo al estómago, o dónde creía que dicha zona estaba, de la criatura. Disparó hasta descargar la mitad de las municiones de cada arma, dando en el blanco cada vez. Por lo que había leído y escuchado, las criaturas como aquellas, ya sean imitaciones reales o las míticas fantasías, solían ser más débiles en las secciones de la panza y el pecho, porque su coraza cubría mayoritariamente al lomo, de modo que en su lado más interno, eran más vulnerables. Aún así, la nephilim tampoco apostaría su vida en ello. Considerando que nunca había tenido posibilidad de probar esa afirmación para confirmarla o desmentirla, y que no se fiaba mucho de la información recopilada por terceros, tuvo que limitarse a rogar porque el ataque funcionara.

Y lo hizo.

Sin embargo, no tuvo tiempo para sentir alivio porque, al instante, cuando volvió la vista para seguir buscando entre la multitud al rubio... distinguió algo. Unos ojos familiares. Pero no los verdes que esperaba encontrar, sino unos marrones. No importaba que el ambiente a su alrededor fuese un mar de caos, que las distracciones y la urgencia de la situación debieran desconcertarla, pudo identificarla incluso con su característico cabello azul camuflado. Era casi gracioso como pretendía ocultarse, como si ella fuese una cualquiera que miraba todo superficialmente, en lugar de la experta estratega que era, una que analizaba todo a fondo y reparaba en cada detalle. Venus reconocería esos ojos donde y como fuera, porque ellos habían desafiado los suyos en una ocasión. La cantidad de personas que habían osado plantarle cara y enfrentarla podían ser contadas con los dedos de una sola mano.

Ella entraba entre esos cinco. Y a la castaña le pesaba, mucho, en la mente.

La observó intentar hacer un ataque a la criatura, y fallar, por supuesto. Y luego, sorprendida, como descaradamente se acercaba hasta su posición, atreviéndose a pedirle una alianza. A pesar de mantener una expresión que no mostraba expresión alguna, la castaña fue de repente sumamente consciente de las armas que cagaba en ambas manos... pero también de que tenía a una miembro de La Clave justo a su lado. No podía aprovechar el descontrol para violar los Acuerdos sin ser vista, Hetera sería una testigo en su contra. Ese no era el momento para matarla. Alzó una ceja.- No necesariamente, bruja. -Aquella palabra era la única que utilizaba para nombrarla, le importaba nada saber que su nombre era "Emily".- Veo que no has hecho un buen trabajo intentando detener al dragón. -Le contestó en su marcado acento alemán, veneno impregnado en sus palabras.- Deja esto en manos de nephilims, bruja. Nosotros si sabemos lo que hacemos. -Por mucho que se repitiera a si misma que era lógico que un nephilim estuviera más capacitado para estas situaciones debido a su arduo entrenamiento, y que por lo tanto su comentario había sido de lo más acertado... lo cierto es que Venus sabía perfectamente que estaba siendo una mala persona, incluso para tratarse de una subterránea. Por Raziel, si hacía dos segundos había pensado en matarla. Ella nunca llegaba a esos extremos solo porque le hablaran. Si fuese así, a ese punto ya sería una verdadera asesina a sangre fría.

Por lo general en casos como esos la castaña respondía con una cínica mirada indiferente, y nada más. No se molestaba en querer herir al ser. Pero aquella chica causaba eso en ella, aún no sabía porqué, pero lo que sea que Emily hacía le afectaba más de lo usual.


Última edición por Venus Haberkorn el Mar Abr 07, 2015 2:42 pm, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Venus Haberkorn' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Una vez se hubo aferrado a su mano con fuerza, consiguieron, nunca sabría cómo, deslizarse hacia una zona que aparentemente era más segura, o al menos estaba algo más fuera de alcance de aquella criatura. También la cantidad de humo era considerablemente menor, por lo que Jackson conseguiría respirar mejor. Hicieron entonces una pequeña parada, porque Emily necesitaba tranquilizarse; el corazón le iba a mil por hora, y tenía los ojos puestos en todas partes, analizando cada pequeño resquicio para que él pudiese escapar… Ya que ella pensaba regresar a ayudar a los demás. Un doloroso pinchazo se le instaló en el pecho mientras reflexionaba que tenía que buscar a Venus para poner tranquilidad en el asunto, ya que ella tenía más experiencia en ese tipo de situaciones y sabría qué hacer. Odiaba depender de ella, pero no se le ocurría nadie más.

Entonces el dragón se encaramó al techo para el horror de los que aún no habían muerto ni habían conseguido eludirse, y cerró todas las puertas a la vez, moviendo su cabeza llameante en todas direcciones. Emily apretó inconscientemente las manos, ambas, sintiendo que la rabia le golpeaba dentro. ¡Maldito fuese aquel condenado brujo! Cuando diese con él… Pero no podía ponerse a fantasear. Tenía que entrar en acción, ayudar a los demás. El grito del dueño de los hoteles sólo corroboró esa determinación; incluso le pareció escuchar una segunda voz, conocida, pero en ese momento de tensión no supo ubicarla.

Fue a girarse para decirle a Jack que se quedase allí, que tenía que ayudar para derrotar a esa criatura, pero la expresión de su rostro la dejó de piedra. Fue como si un frío helado se llevase todo el calor que podía existir en su cuerpo; ni siquiera le echó demasiada cuenta al dolor que sentía en el lumbago por culpa del golpe que le habían dado. Sólo pudo centrarse en sus palabras y en su mirada, desesperada. No te vayas. Era una súplica, un ruego que no podía escuchar. Le sorprendió lo horriblemente doloroso que le suponía dejarle allí con esa tristeza en el semblante, pero tenía que hacerlo. Se soltó suavemente del agarre que con firmeza había intentado mantener sobre su mano, observándole conmovida, preocupada y asustada. Tenía que irse, pero, ¿y si le pasaba algo? No, no podía pensar así. Si se marchaba era para que ese bicho no le hiciese daño a nadie; a él el primero.

Tranquilo. Estaré bien. —Se sintió embargada por una intensa sensación que le impidió mover un músculo durante unos segundos. Se dio cuenta, angustiada, de que realmente no quería dejarle ahí. Quería quedarse con él. Pero tenía que ayudar. Debía hacerlo—. Te prometo que volveré, pero por favor, ten mucho cuidado.

Permaneció mirándole unos segundos más antes de tomarle del rostro y darle un beso en la frente. Luego dejó caer la suya propia sobre la de él, manteniéndose así durante unos breves momentos en los que intentó aislarse. Pero sólo le llegaban el olor a fuego y a ceniza. Así que se separó, repitiéndole que estaría perfectamente y se marchó de su lado, poniendo cuanta más distancia posible, porque tenía que rechazar el impulso de volver junto a él. Por un breve instante supo cómo debió sentirse él cuando la dejaba atrás para enfrentarse a aquel demonio en Halloween, y eso casi le superó.

Pero se mantuvo firme; continuó avanzando hasta un punto en el que vio al dragón de fuego sobre ellos. La primera opción que se le pasó por la cabeza fue intentar controlar el elemento de la criatura, para ver si así conseguía dominarla a ella. Y lo llevó a cabo… fallando estrepitosamente. Pareció darse cuenta de que estaba ahí, queriendo acceder a su subconsciente –si es que esa cosa podía tenerlo–, por lo que la enfocó rápidamente con sus ojos ardientes. Poco más de un segundo necesitó para comprender que la acción defensiva del dragón podía costarle la vida, y con unos reflejos que le sorprendieron, creó un escudo que la protegió a ella y a los que estaban a su alrededor. El cómo consiguió hacer uno tan grande, no pudo saberlo. Su fuerza interior había actuado por ella, haciendo que el ataque fuese anulado, casi. Rebotó hacia otras zonas, afortunadamente vacías, y no con tanta fuerza como había dirigido hacia ella, por lo que únicamente se incendió más mobiliario.

Pateó el suelo mientras maldecía, notando la frustración y el miedo, porque sabía que sola no podría contra eso, pero esa idea le aterrorizaba. No quería buscar a Venus. No quería, como ya había dicho antes, pero tenía que hacerlo. Así que, yendo en contra de sus sentidos y de su instinto de supervivencia, empezó a recorrer la sala en busca de la única persona que menos podía querer verla, pero la única a la que conocía con la que podía aliarse. El dolor del pecho aumentó mientras avanzaba, hasta que la vio, elegante, firme y dispuesta a todo. Se plantó a su lado con determinación brillándole en los ojos, aunque los puños le temblaban, como todo el cuerpo.

Cuantos más seamos juntos, mejor. Y ahora mismo eres la única a la que reconozco aquí. —Fueron las únicas palabras que salieron de sus labios durante los segundos que pudieron contemplarse, analizarse y reconocerse. Lo único, antes de volver a atacar.

Off:
Se sobreentiende que Venus ya ha llevado a cabo su ataque cuando Emily la encuentra xD Por eso pongo lo de ‘volver a atacar’. ¡Besus tras la aclaración quizás innecesaria! xD


Última edición por Emily Yates el Jue Abr 02, 2015 3:52 pm, editado 1 vez


There's a lady who's sure all that glitters is gold, and she's buying a stairway to heaven

Emily Yates
Don't mess up with us!:
avatar
Mensajes : 1162

Reliquias : 1326

Temas : 5/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5208-emily-yateshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5234-emily-yates#43065http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5233-emily-y-sus-encuentros-poco-oportunos
La
Matadragones

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Emily Yates' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Abr 02, 2015 1:02 am


SAN VALENTÍN SANGRIENTO
→ Trama global {parte II} → San Valentín → con: Venus Haberkorn & Emily Yates → Salón de baile.

Parte de su desesperación consistía en que quería entrar al calor de la batalla. Necesitaba entrar en batalla. En parte porque su vida dependía de ello y por otro lado porque tanto parapeto del día de los enamorados le había dejado con la sensación de cosquilleo entre sus dedos, con Luciel (el cuchillo de su mano diestra) reclamaba a la cazadora para dar batalla. En todo caso necesitaba que la nefilim se valiera por sí misma para poder deslindarse de aquella responsabilidad que suponía cuidar de un ser inconsciente. Una nueva sacudida pareció dar la bienvenida a una castaña desorientada aunque pronto se irguió tomando el control de sus sentidos, el alivió cruzó las facciones de la pelinegra, dándole la seguridad de que todo estaría bien. Se asomó por encima de la mesa para comprobar que las cosas no estuvieran peor a como las había dejado: un nefilim atacó al dragón que se arrastraba por las paredes superiores del edificio y al mismo tiempo resguardaba la salida. No llegaba a encontrar a Katerina, sintió un nudo en el estómago pero no permitió que la incertidumbre creara pensamientos de pánico. Sencillamente, Hetera se limitó a respirar profundo y conservar la calma. Ya había estado en escenarios peores durante la Guerra Mortal y no se iba a amedrentar por un poco de fuego.

¿Qué sucedió con el nephilim que me acompañaba esta noche? Caleb Vanderburg ¿Sabe de quién hablo?
La pregunta que hizo Venus en cuanto a su acompañante dejó a Hetera con un sabor extraño en la boca. Bien, como era de esperar uno siempre estaba preocupado por sus compañeros y amigos Nefilim. No obstante en vista de lo sucedido le perturbaba, no la frialdad con la que había preguntado, sino la urgencia de la misma. Hetera en su lugar habría preguntado qué diablos ocurría. Reconoció con agradable sorpresa la naturalidad con la que la castaña había aceptado la situación y se había puesto manos a la obra atacando al dragón. Aquella cualidad no se encontraba a menudo, ni siquiera en un cazador de sombras promedio, los jóvenes se asombraban con lo suficiente (y no negaba que era de sorprender desde que los dragones estaban extintos pero no dejó que la magnificencia de la criatura confundiera sus instintos de acabar con aquel ser que aterrorizaba indiscriminadamente humanos y subterráneos). Mientras observaba el caos creado intentaba dar con una respuesta lo suficientemente concisa sobre Caleb Vanderburg; por supuesto que sabía lo que había sucedido con él.  
Lo vi hace un momento. Estaba salvando a una niña del fuego.

Eso fue todo lo que dio chance a decir antes de que la nefilim saliera de su escondite para atacar; al menos podía decir que le había tocado estar en presencia de una desconocida valiente, aunque ya luego habría tiempo de presentarse. Contuvo la respiración para no inhalar el humor y así evitar el espasmo al toser, sabía que un tiro certero podía acabar en catástrofe si comenzaba a ahogarse por la falta de oxígeno. La pelinegra hizo lo propio asomándose sobre la trinchera para evaluar el terreno. Se irguió por completo al mismo tiempo que sacaba el puñal de su escondite y lanzaba su puñal de oro hacia el cuello de la criatura. El puñal salió volando fuerte como una bala y sobre todo con una precisión exacta pero pasó rozando la superficie de la criatura y se clavó en la pared. Hubiera podido dar en el blanco y causar algún desgarro en aquel ser si no hubiera sido porque este se movió bruscamente para un nuevo ataque.

El dragón lanzó una nueva llamarada de la cual tuvo que cubrirse sin embargo el fuego no las alcanzó por poco más que dos metros. Dos metros cruciales. Estaba adolorido, probablemente incapaz de hacer un ataque certero, tan sólo esperando que su aliento arrasara con las cazadoras. Hizo un recuento de los cazadores con los que contaba. Adeline Geller, la hija de un conocido suyo, la habría reconocido al instante de no ser porque llevaba una máscara la cual se quitó expresamente para combatir; la castaña a su lado, cuyo hermano era un buen amigo suyo aunque a ella la desconocía por completo, sin saber que era hermana de Warren; y ahora Caleb Vanderburg, el acompañante de la castaña. Eran pocos tomando en cuenta la cantidad de personas heridas a las que había que ayudar, los atrapados e incluso los muertos a sepultar pero Hetera sabía que trabajando en equipo podrían dar fin a ése sinsentido.

Escuchó con algo de cansancio las palabras que se intercambiaron tanto la bruja como la nefilim, bien era entendible que algunos de sus compañeros no se llevaran del todo bien pero ahora mismo todos tenían el derecho de salvarse el pellejo; luego correrían las cuentas en contra del vampiro; y por supuesto todos estaban en deber de cooperar con La Clave –y los demás nefilim- con el fin de que todos salieran vivos de allí. No le gustaba la forma en que Venus trataba a Emily pero eso tampoco era un asunto de importancia. Dirigió una mirada pétrea hacia la bruja e hizo una inclinación con su cabeza a modo de disculpa por la forma grosera en la que su compañera se había dirigido ante la posible alianza.
Cazadora, no olvides que el objetivo principal es salvar a tantos inocentes como sea posible, sin importar quienes ayuden a tal fin o de que forma lo hagan. Al menos mientras acabamos con el esbirro― no era un reproche, por supuesto, tan sólo un mero recordatorio de que había prioridades y que las enemistades podían esperar―. Eh, bruja, intenta apagar el fuego o transportar el humo a otro lugar. Déjanos el ataque a nosotros.


Última edición por Hetera Greyjoy el Dom Abr 12, 2015 6:22 pm, editado 5 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Hetera Greyjoy' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Abr 02, 2015 1:09 am


SAN VALENTÍN SANGRIENTO

→ Trama global {parte II} → San Valentín → Restaurante → With: Lizz & Ophelia



Algo se le removió muy dentro, allá donde residían sus entrañas, cuando sintió el cálido y desesperado abrazo de aquella pequeña niña asustada…No sabía, ni podía explicar con palabras lo que aquel inocente contacto le hizo sentir, lo único que tenía claro es que aquello despertó unos sentimientos tan dormidos en él, que cuando salieron a flote, sólo deseó volver a enterrarlos para siempre…Porque joder, ¡cómo dolía aquella sensación de profundo fracaso!…

Ternura, cariño…Parecía llevar toda una vida esperándolo...

No deja de resultar curioso, que a veces, aquello que más necesitamos, nos llegue de mano de un total y completo desconocido; como era el caso; más aún cuando supuestamente estamos rodeados de aquellos que nos quieren y nos comprenden, aunque en el caso de Caleb, podría decirse, que era la excepción que confirmaba la regla, pues a él ya no le quedaba nada ni nadie…Ya ni siquiera contaba con el aprecio de Summer…

Rencor y hostilidad era todo cuanto recibía de aquellos que pululaban alrededor de su vida, aunque por otro lado, no es que pudiese culparlos, había hecho méritos más que suficientes para acabar de aquella forma, condenado a la más absoluta soledad y ostracismo…

No es que le importase…No, mentira, claro que lo hacía, pero tenía que convencerse de lo contrario si quería continuar adelante con su vida. Después de todo, todo nefilim sabe que una muerte prematura es una constante en su vida, y estaba seguro, que él, con su comportamiento temerario, la alcanzaría antes de lo esperado…Y eso ciertamente, sí que no le importaba lo más mínimo...No es que fuese un suicida, ni mucho menos, sólo era que había perdido el norte y le costaba encontrar su misión en aquel desolado mundo plagado de criaturas demoníacas y dañinas.

Perdido por un instante en aquellos fugaces pensamientos, el cazador le devolvió el abrazo a la cría, y acarició su suave y largo cabello, tratando de tranquilizarla.

—Shhh, tranquila cariño, nadie está muerto. Todo saldrá bien, ¿de acuerdo?. — La separó de sí, y la miró a sus ojos grises cargado de ternura…como le hubiese gustado poder mirar a Anais de niña tras tener una horrible pesadilla, como había mirado tantas otras veces a ésa pequeña Summer que ya no existía…

—Buscaré a tus amigos y os pondré a todos a salvo. Pero has de prometerme que me harás caso. — Caleb desvió la vista un segundo hacia Blair cuando la niña preguntó qué harían con él una vez que acabara aquella maldita masacre.
El muchacho entrecerró los ojos al verlo ponerse en pie, no sin cierta dificultad. Su mirada estaba cargada de un odio inquino, de una furia tan reverberante que casi llegaba a asustarle.
No lo arrestaría, simplemente lo mataría después de hacerle ingerir litros y litros de agua bendita…Pero eso no podía decírselo a la pequeña hada…Tampoco era el momento de perpetrar su venganza…

—¿Caleb? — Una voz  familiar de entonación cansada y cargada de angustia pronunció el nombre del nefilim a su espalda, obligándolo a voltearse aún con la niña en brazos.

Sus ojos se abrieron como platos al distinguir entre el humo la imagen de la peliverde con la que segundos antes había disfrutado de un momento de intimidad.

—Ophelia…¿Estás bien? — Se acercó a la muchacha increíblemente preocupado.
Su cabello lucía alborotado, su rostro lleno de hollín, y su vestido estaba completamente destrozado.
La chica clavó sus ojos dorados, ahora profundamente tristes, en los de Caleb y batió sus alas. Estaba increíblemente dañadas, el fuego había hecho mella en ellas devorándolas casi por completo.
Caleb dio un par de pasos más hacia ella, y dejó a la niña en el suelo, cuando las lágrimas acudieron al rostro de la subterránea.
Una punzada de lástima mezclada con culpabilidad se apoderó de él.
—Sigues igual de preciosa…—Musitó al tiempo que acariciaba su mejilla con el pulgar y retiraba las lágrimas que le recorrían la cara.
Sonrió levemente a Ophelia, la tomó por la cintura, y fundió por un segundo sus labios con los de ella. —Te llamaré…lo prometo…—Esta vez no mentía…—Pero ahora necesito que seas valiente y pongas a la niña a salvo.

Volvió la mirada hacia el dragón que continuaba escupiendo fuego y arrasando con todo a su alrededor. Por suerte, algunos nefilim y subterráneos habían decidido comenzar a combatirlo.
Caleb apretó con fuerza sus puños en el costado y tensó la mandíbula. Había llegado el momento de librar batalla junto a sus compañeros de armas, que no sólo eran nefilim, también esas criaturas sobrenaturales que muchos consideraban impuras.

No pudo evitar evocar la Guerra Mortal…

Se acuclilló junto al hada menor, y la miró con firmeza. Ahora tienes que ir con Ophelia mientras yo me hago cargo de la lagartija.— Le dio un toque en su pequeña cabecita y después volvió a incorporarse para dirigirse a la mayor.
—Busca una salida y no mires atrás...Pase lo que pase…Nos veremos cuando todo esto acabe. Lo juro por Raziel. —No es que tuviese la plena certeza de que saldría con vida de esa, pero a veces se tomaba el privilegio de mentir.

Las miró a ambas, asintió con la cabeza, y se giró rumbo a la batalla...


***


—¿Sabes? Alguien debería atreverse a decirte que te apesta el aliento...Demasiado chile. — Una sonrisa torcida se dibujó en los gruesos labios del guerrero que enfrentaba directamente y de frente al dragón.

Llevó ambas manos a su cinturón de armas, y se hizo con dos serafin, que no tardaron en adquirir un ígneo color azulado cuando mencionó a los ángeles. —¡Casiel!, ¡Ithuriel!— Invocó dando una voltereta en el aire. Después haciendo gala de toda su fuerza los lanzó directamente al pecho del dragón, allí donde debía latir su negro corazón...




Última edición por Caleb T. Vanderburg el Sáb Abr 04, 2015 12:54 am, editado 14 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Caleb T. Vanderburg' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Jue Abr 02, 2015 1:24 am

Quizás era por culpa de la adrenalina del momento. Quizás era porque las dos personas, que para ella, significaban algo estaban en peligro o era quizás que el dolor la empujaba al más primario de los instintos, pero no quería huir. Con el dolor de la quemadura aún latiendo sobre su piel, la bruja buscó con la mirada a su gemela a quien pudo divisar por una fracción de segundo.- ¡Harmony!- bramó siendo el pánico obvio en su voz. Los recuerdos del ataque a la mansión Danea se hicieron presente en su mente, siendo las llamas el primer culpable. Podría jurar que hasta escuchó los gritos de su hermano, los cuales desesperados, traspasaron la delicada linea de la realidad y la de sus propios recuerdos. Su respiración se tornó pesada, ahogándola en su propia desesperación - y por culpa del humo, en parte- forzándola a concentrarse en mantener un ritmo.

Inspiración.. Exhalación... Dentro... Fuera...

Se aferró a lo que parecía ser un pilar del gran salón y cerró los ojos solo un momento provocando que los recuerdos se hiciesen cada vez más vívidos, evocando al único quien realmente temía. Aym. Podía llegar a sentirlo a su alrededor, su pestilente presencia siendo como un toque sobre ella. Cálmate. Él no está aquí, Viky... No existe la mansión. Tienes que encontrar a Harmony y listo. Corta el rollo dramático de una vez. Por un segundo podría haber jurado que la voz de Milena había denotado un casi imperceptible toque de preocupación, pero descartó la idea de inmediato. La situación no cambiaba nada entre ellas y mucho menos cuando el recuerdo de la vergonzosa noche donde había tomado control de su cuerpo titilaba presente en su memoria. Tomando el control de su propio cuerpo, la bruja ignoró el lacerante dolor en su pierna y corrió por entre los escombros hasta llegar al lugar donde había visto a su gemela. Gritó el nombre de su hermana, aún sabiendo que con el griterío era poco probable que la escuchase, y la buscó con el corazón desbocado.- ¡Zeph! Dios, pensé.. - ni siquiera le dio tiempo de hablar. La abrazó como si la vida se le fuese en ello y dejó ir el suspiro que había estado conteniendo todo ese tiempo. Estaba allí.. entre sus brazos... No podía estar más feliz de verla, incluso cuando el hollín manchaba su rostro y el cabello desordenado formaba un halo sobre su rostro.- No te atrevas.. a alejarte... de nuevo.- puntualizó, ignorando el hecho que ella misma le había dicho que se pusiera a salvo hacía solo unos minutos.

Y fue ahí cuando su pierna le avisó que seguía herida con la quemadura esa. Soltando un no muy suave juramento, pasó su peso a la otra pierna y tomó la mano de su hermana, indicándole que la siguiera.- Espera, Vik. Estas herida.- Negó, sin hacerle caso a los intentos de su gemelas de detenerla y trató de tranquilizarla.- Solo pasé a cortarme, nada más...- Su voz fue repentinamente ahogada por un grito bestial. El dragón haciéndole saber que seguía tan presente como antes.

La bruja de inmediato se tensó, protegiendo con su cuerpo a su hermana al ver que el muy bastardo volvía a centrar la mirada en su dirección. Antes de siquiera pensarlo la bruja alzó con su mente varias astillas que se encontraban en su rango de visión. Como dagas improvisadas apuntaron a la bestia justo en el momento en que esta abría sus fauces y lanzaba otra llamarada hacia el punto donde estaban las brujas. Los gritos de inmediato se alzaron y por poco Zeraphine se salvó de recibir otra quemadura. Bien. El muy cabrón se lo había buscado... ya eran dos las veces que atacaba así que no sería suave. Clavando la mirada en la lagartija esa, Viktoria lanzó sus improvisadas armas hacia el primer punto vulnerable de la bestia que pudo pensar. ¿El resultado? Una muy molesta astilla había atinado en uno de los ojos de la lagartija, quien ahora bramaba cabreada por el ataque.- Vamos, salgamos de aquí...

A paso presuroso ambas brujas se alejaron antes que el dragón volviese a atacarlas, tratando de fundirse con la masa de gente que - desesperada- corría de un lado a otro. Aunque la mayor de las gemelas aún tenía a alguien en mente, a quien le quedaba por buscar. Al vampiro que le había parecido haber visto a su lado...

ESTADO DEL DRAGON:
Dragón: (Tomando en cuenta los otros ataques) 7~


Última edición por Z. Viktoria Danea el Sáb Abr 04, 2015 5:44 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Z. Viktoria Danea' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Dom Abr 05, 2015 5:52 am

James disfrutó el espectáculo de ver a Adrien tirado en el piso, retorciéndose mientras era acosado por uno de los cazadores de sombras, sus ojos brillaron con un hambre predadora y se encendieron con el brillo incandescente de la furia pura. "Mátale" pensó mientras miraba al cazador de sombras, ¿eso era lo que hacían no? Se encargaban de que los subterráneos como Adrien pagasen. Seguramente si él fuera indiscreto lo tendrían en la mira y le harían pagar. "Un movimiento y te libras de él para siempre..." ¡Joder! Tenía que actuar el altruismo de los cazadores. Un grito en apuros y se olvidaban de hasta su propio nombre para moverse entre las sombras. Bastante recuperado de su anterior herida se puso de pie de un salto y miró al dragón con los ojos profundamente entornados y brillando de enojo. No podía hacer pagar a Adrien porque tenía prioridades. Prioridades con escamas; y a Viktoria.

Silenciosamente se unió al grupo de combatientes que se habían reunido al lado del dragón; sus ojos fulminaban con la mirada a la criatura y sus labios estaban crispados en una mueca molesta y llena de sarcasmo. Había cazadores de sombras y subterráneos codo a codo intentando rebajar en nada a la bestia. Y aquello no hacía más que recordarle con cierta irritación que si bien los mundanos eran indiferentes para alguien como él no tenían la culpa de haber acabado en ese mar de huesos calcinados y humo sofocante.

¿Que podía hacer para atacar al dragón? Rebuscó en lo que quedaba de su traje hasta que extraño la extraña hoja que siempre llevaba bajo la muñeca. Normalmente era usada para realizar ataques cuerpo a cuerpo pero en este caso cumpliría una función diferente. Corrió al bar por una botella de whisky con un plan en mente. La lanzó con fuerza y esta se estrelló contra la cara del dragón que parecía silbar burlonamente. James sonrió mientras hacía danzar el cuchillo entre sus dedos, esquivó por poco una de las llamaradas del dragón y aprovechando que el fuego ardía cerca de él hizo algo arriesgado teniendo en cuenta que era un vampiro y podían arder como papel. Rasgó un trozo ardiente de la tela cuidando que sus dedos no lo tocaran, lo anudó al cuchillo y lo lanzó.

El fuego estalló en la cara de la bestia al entrar en contacto con el alcohol que había lanzado anteriormente. Se preparaba para atacar de nuevo cuando escuchó una voz que reconocería en cualquier lado. En cualquier momento. Dejó al dragón y se fundió en la multitud para alcanzar a dos chicas con un cabello castaño y precioso.-!Zeraphine! ¡Harmony!-suspiró de alivio al comprobar que eran ellas y miró de mala manera a la mayor de las Daneas.-Gracias por escabullirte como si el infierno te persiguiera y dejarme dudando de tu bienestar. ¿Estás herida? Están todas las salidas selladas... Zeph... ¿Intenta ayudar mundanos vale? Tengo que ir a arreglar mis cuentas con el señor Blair. Y con el señor lagartija... Tengan cuidado-por unos segundos permaneció ligeramente incómodo al mirar a Zeraphine pues recordaba. Recordaba perfectamente lo que ambos habían hecho. Sin embargo cerró los ojos y aquello pareció fundirse en su mirada.

Sin mirarla demasiado pensó que tal vez debería darse la vuelta así que hizo eso lentamente, esfumándose de regreso a con el dragón; molesto y irritado por el increíble alivio que sentía. ¿Nunca iba a parar su preocupación por esa bruja? Las miró de reojo nuevamente antes de esquivar a los mundanos que corrían y regresar a donde estaban los demás combatientes. Sofocado y abochornado por el calor que el fuego empezaba a crear. Si no lograban salir rápido todos iban a morir.


Última edición por James Amdahl el Dom Abr 05, 2015 6:25 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'James Amdahl' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ SAN VALENTÍN SANGRIENTO [ TRAMA GLOBAL ] ♠ PARTE II

Mensaje— por Invitado el Dom Abr 05, 2015 5:02 pm

Off importantillo(?): Como he estado súúúúper ausente con los exámenes, sólo el dado de esquivar. De todos modos le dejo mp a Adrien para cambiarlo si le parece mal o...o algo(?) *se da de cabezazos*

On:
Aldair se siente un amigo horrible.

Literalmente, es probablemente el peor amigo del mundo.  Nada más han llegado al gran salón lleno de comida, se ha encargado de aprovechar el primer descuido de Lizzette y Meelo para escabullirse y cumplir su misión en solitario. El niño sabe que de haberles explicado lo que necesita ellos le hubieran ayudado, pero una parte de él no quiere estropearles la diversión de la noche.

Ha visto entre el gentío alguna cara conocida, aunque le ha costado mucho reconocer el rostro de Emily con ese color de pelo. Sin embargo ha intentado por todos los medios que nadie le viera a él, y cree que ha tenido bastante éxito.

Encontrar el collar que le han encargado coger ha sido lo más difícil, si bien era muy cantoso. Aldair se pregunta si todos esos pedruscos brillantes que lleva engarzados no provocarán a su dueño dolor de espalda. Para cuando ha divisado a la mujer que lo porta, un hada con brillantes alas plateadas, el ilusionista ya estaba actuando, y el niño sabe que no tendrá una oportunidad mejor nunca.

Se esconde tras una columna, con la espalda firmemente pegada a ésta, y tras una respiración honda sale a correr, fingiendo chocar con ella en su prisa. El broche del colgante cede y éste se desliza por el interior de la manga de la camisa del niño, que con gesto inocente pronuncia mil disculpas atropelladas...

...y entonces escucha las exclamaciones de horror.

Aldair se gira, con los ojos muy abiertos. Una mueca aterrorizada va tomando forma en su rostro mientras el dragón acaba por formarse y se alza sobre los atónitos espectadores. Alcanza a salir del shock justo antes de que la primera llamarada se abata sobre ellos. Empuja con fuerza a la mujer, apartándola del fuego. Ambos caen sobre una mesa de apariencia lujosa que cede bajo su peso. Aldair suelta un ruidito de dolor mientras se incorpora, intentando no clavarle los codos al hada bajo él.

 - Mis amigos -dice, en un hilo de voz - ¡Mis amigos!

Y tras terminar de incorporarse y murmurar un "¡Corra, señora!" él mismo sale a la carrera. El fuego ha provocado una leve quemadura en su brazo derecho y tiene más de un arañazo por el incidente con la mesa, pero nada demasiado grave. Sin embargo su corazón late a toda velocidad mientras tose, los ojos llorosos por el humo y el miedo.

 - ¡Lizzette, Meelo! -hace bocina con las manos, intentando que le escuchen, pero sabe por los gritos a su alrededor que será imposible. Una persona le empuja en su carrera por llegara un lugar seguro, casi tirándole al suelo. Está aterrado, y una parte de él insiste en que se quede ahí, hecho un ovillo y sollozando como el crío que es. Sin embargo no se lo permite. No es lo que haría un superhéroe, se dice con fiereza.

Es entonces cuando les ve, acompañados de un hada. Y se echa literalmente a temblar. Acelera la carrera hacia ellos, llamándoles a voces, y en cuanto llega les encierra en un abrazo, pasando un brazo por el cuello de cada uno. No se ha dado cuenta, pero está llorando de puro temor, las lágrimas creando surcos en el hollín de su cara.

La última vez que estuvo en una situación semejante, perdió a su madre. No cree poder soportar perder a alguien más.

 - Pensé...pensé que podríais... -se separa de ellos lo justo para comprobar cómo están, sin dejar de hablar - He visto antes a Emily, tengo que encontrarla, y...y...Meelo, tus alas -jadea al verlas en ese estado, horrorizado, y de nuevo siente que el corazón se le va a salir del pecho.

Por primera vez en toda su vida, Aldair no se siente un superhéroe.


Última edición por Aldair W. Stoll el Dom Abr 05, 2015 5:45 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Aldair W. Stoll' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.