10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Lun Mar 02, 2015 6:00 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.
Las sombras envolvían a mi piel, como los brazos protectores de mi madre, separándome del resto del mundo. Caminaba sobre aquel manto como si estuviera tejido sólo para mi, tomando posesión de su terreno con unos pasos seguros y sin dudas. Era el rey de las sombras. Un nombre ridículo quizá, infantil, tal vez, pero era cien por ciento verdad. Mi cuerpo parecía liberarse de todas aquellas cadenas con las que la luz lo apresaba, tomaba aquella libertad que tanta anhelaba y la hacía propia, desenvolviéndose en aquel entorno justo como mi mente le indicaba. La oscuridad volvía de mi cuerpo una maza maleable para mi mente.

Sentía el peso de mi aljaba balanceándose sobre mi espalda, tomando su forma a la perfección, como si me asegurara que me salvaría de todo aquello que me asechara. La noche estaba hundida en un silencio inmaculado, los animales parecían saber lo que rondaba aquellos territorios, pues todos ellos había abandonado sus casas, ahuyentados por aque lúgubre escenario. Sólo un error que mis pies jamás cometerían sería capaz de romper aquella tranquilidad, de tirar aquella paz que reinaba sobra la oscuridad.

Poco podría creer aquello que estaba por hacer, vería a un subterráneo y le haría el favor de mantenerlo con vida, claro que a cambio de cierta información. Mi ideología parecía rasgar las paredes de mi cerebro, pidiendo clemencia bajo aquel acto al cual me sometía. Sentía cómo mis manos me imploraban viajar a mi espalda, deseosas de tener entre sus manos el arma mortal que era mi arco. Mis cuchillos serafínes gritaban por el sufrimiento del desperdicio, pues su nombre no sería conjurado aquella noche, su luz se mantendría escondida y la oscuridad que me rodeaba seguiría con su eterno reinado. Todo en uno de mis últimos recursos para encontrar a mi hermana.

Había optado por aquel lejano lugar para el encuentro, pues quería evitar ser visto con aquel demonio a mi lado. Las lápidas comenzaban a pasar por mi vista, algunas parecían recientes, un gris brillante y un epitafio claro. Los mundanos contaban con tan poca imaginación: "Amado padre y esposo", "Amada hija y hermana" ,"Gran amigo" Mis ojos se voltearon ante aquellas letras, repetidas en cada una de las lápidas. Una de las cosas que le diría a mi hermana al encontrarla era que no quería nada como aquello escrito sobre mi cadáver, quizá algo como "Aquí yace el Greyjoy menor. Prueba de que la perfección se puede alcanzar" Nada del otro mundo.

Mi vista pronto capto aquella última y solitaria lápida. Parecía haber visto siglos pasar ante ella, historias guardadas y llantos soportados, seguramente sus familiares estuvieran ya a su alrededor, todos y cada uno de ellos olvidado. Un escalofrío recorrió mi columna vertebral. Ignorando aquel frío en mi nuca me recargué sobre ella, dejando que mis brazos se cruzaran frente a mi pecho mientras cómodamente esperaba a que aquel manto que me cubría se alterara.
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:00 hrs — frío


Última edición por J. Einar Greyjoy el Sáb Mar 07, 2015 10:31 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Miér Mar 04, 2015 11:42 pm


Había cambiado. ¡Si! lo había hecho otra vez. Desde que mi existencia cayó en las tinieblas, jamás fui capaz de saber ciertamente quien era en realidad. ¿Aún era aquella mundana despreocupada e inocente que servía a la realeza? Tiempos harto olvidados... ¿Aún era aquel ángel guardián y castigador de todo mal, que ni siquiera parecía encajar en el paraíso al pasar tanto tiempo entre mundanos? El color de mis alas me decía que no... ¿Era pues la vengativa oficial de un ejército que poco debería importarme con el único objetivo de castigar la injusticia sufrida?...
He vivido muchos años y cuanto mas miro al pasado, mas fácil me resulta pensar que yo misma he sido muchas personas distintas habitando un mismo cuerpo. El odio ocupó mi mente durante las últimas décadas, pues soy un demonio, aunque me pese. He hecho cosas horribles por mera diversión, pero hoy... ¡Hoy!... Hoy alguien me ha mostrado que puedo ser lo que yo quiera ser. ¡Si! soy capaz de amar. Yo, una simple criatura espiritual e interdimensional cuya única razón de ser es alimentarme de almas y desolación. Soy capaz de amar...
Me encontraba en el cementerio leyendo todas y cada una de las lápidas, buscando quizás los nombres de personas que cayeron por mi culpa. Muertes muchas necesarias; si, pero muertes disfrutadas al fin y al cabo, como si fuese un juego.
Desplegué mis alas ante la estátua de un ángel que lloraba sobre una lápida llena de musgo. No había flores en ella, lo que me hacía pensar que por la elaboración de la tumba, se trataría de un ser antaño querido, pero hoy en día olvidado.

- Hola amigo...- Dije acariciando la mejilla del ángel.

Con un gesto volví mis alas ilusoriamente de un tono blanco impoluto y sonreí.

-¡Si! Sigo siendo aquella mundana. También soy aquel ángel y por supuesto continúo siendo este demonio vengativo.- Me dije orgullosa.

Pensaba en Karma y en nuestra semana en Alemania. Ella había sido mi medicina, quien hizo que todas esas ''Nadyas'' se encontrasen en un punto y me perfeccionaran.

-No hay mas complejo de ángel. No hay mas sufrimiento de demonio- Estoy por encima de ambas razas.- Dije finalmente haciendo añicos con un gesto la estátua de ángel.

Miré hacia la lejanía después de mi auto-confirmación y vislumbré la silueta de una persona que al igual que yo, parecía buscar algo entre las lápidas. Reconocí esta tumba al instante y decidí ir a curiosear.
Desaparecí pues para aparecer tras esta tumba. Al presentarme frente a aquel chico, no quise ocultarme, por lo que me veía con las alas desplegadas, con la ilusión aun haciendo que las plumas se viesen en algunos tramos, blancas como las de un ángel y en otros, negras como indicaba mi caída de los cielos. Y como no... Coronada con la corona de espinas que solía portar como si se hubiese convertido en un símbolo de mis actos purgatorios.

- Esta tumba tiene una historia interesante...- Dije queriendo hacerme la interesante a modo de presentación ante el chico.
-Quien aquí descansa no corresponde a la descripción de la lápida. Es el cuerpo de un pobre cabeza de turco. Quien debería estar ahí, murió en Dallas unos diez años después.- Dije colocándome de rodillas y uniendo las palmas de mis manos como si quisiese rezar.
-Qué hace un solitario cazador en un lugar como este a falta de una hora para la media noche?- añadí finalmente, transportándome a su espalda y acariciando una de las flechas que llevaba consigo.

Seguramente eso no le gustaría ni un pelo, y mucho menos que me mostrase ante el mostrando todo mi esplendor demoníaco. ¿Lo tomaría como una amenaza? Pues a pesar de mi osadía, mis intenciones no eran la de atacar.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Dom Mar 08, 2015 5:00 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.
Pronto aquel virgen silencio se vio perturbado por una de las criaturas más despreciables que mis ojos habían observado. Sus alas pronto tomaron posesión de aquella profunda noche haciendo imposible voltear a ver a otro lado. Con ojos entrecerrados recorrí su figura con una mano sobre uno de mis cuchillos, con su nombre en la punta de mi lengua por si aquello era necesario, pero las enredadas palabras del demonio lograron que mi mente se confundiera por un momento.

Mis ojos volvieron a recorrer la figura fémina, deteniéndose en su rostro tan...angelical, tan sólo una niña, con unos ojos dulces, suaves, que parecían ser incapaces de cometer cualquier mal, pero aquel ambiente demoniaco la seguía rodeando y mis manos seguían tentadas a arrojar uno de mis cuchillos serafín a su pecho. Pero las respuestas todavía necesitaban ser dichas, necesitaba saber el paradero de mi hermana y porqué tenía el mal presentimiento de que estaría en problemas, pero todo tenía su tiempo.

Parecía que en su proclamación quería convencerse a ella misma de todas aquellas personas que había sido, cómo había ascendido para luego caer...aquella seguro había sido una vida interesante, pero una vida que me dejaba de importar después de las primeras lineas. Repentinamente me sentí fuera de lugar en aquel cementerio, eran tierras de los subterráneos, no debía de estar ahí.

Poco tiempo tardé en notar que aquellas palabras se dirigían a mi y velozmente mis ojos se dirigieron a la leyenda de la lápida con una mirada profunda, como si aquella mentira hubiera sido la peor de todas. Con un suspiro regresó su atención a la demonio, todavía con una mano cerca de Uriel— Seguro es una historia bastante interesante— Un tono de amargura se alojó en su voz, como si decir aquello fuera de un gran esfuerzo para él— Esperando a ver cuándo aparecía alguien a preguntarme
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:00 hrs — frío
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Lun Mar 09, 2015 11:28 pm


Al parecer, poco le había impresionado mi aparición a su lado, por lo que no tardé en deducir que ya sabía de mi presencia antes de mi entrada en escena. Era algo ciertamente normal, pues mi dramática conversación  conmigo misma, seguida de la destrucción de aquella estatua, no pasarían desapercibidas por un cazador quien normalmente ha sido entrenado para mantenerse alerta ante cualquier peligro... mas aún en un cementerio frecuentado por submundanos. Escuchó pues mi historia sobre la tumba, como si sintiese lo que escuchaba y sin apartar su mano, posiblemente de algún arma nefilim que de un movimiento certero, me llevaría de vuelta al infierno. ¿Cuántas veces habré visto una escena parecida?
A pesar de mi atrevimiento a la hora de acercarme a él, se mantuvo sereno pero sin bajar la guardia. Seguro que él también había visto incontables veces a un demonio soltándole una charla antes de acabar con su miserable existencia.

-Me alegra ser pues quien ha acudido a poner fin a tu espera- Respondí a su pregunta haciendo una pequeña reverencia.

Me gustaba que no me temiese a pesar de mostrar un aspecto que tanto había intimidado a lo largo de los años. Era una persona que desde el principio mostró un aura misteriosa así como dramática o mas bien melancólica... Me lo decían sus ojos, pero sobre todo el modo en que reaccionó mientras escuchaba mi anécdota sobre el tipo de Dallas que debía encontrarse bajo nuestros pies.

-¿Entonces he de pensar que no has venido a cazar?- Pregunté usando la voz del difunto, a pesar de que él no la reconocería.

A estas alturas el nefilim ya debería saber que de quererlo, le habría atacado ya, pues se mantenía en su misma pose, tan solo escuchando.

-Dentro de unas horas, o puede que tan solo unos minutos, este sitio será un hervidero de submundanos necrófagos que a diferencia de mi, no te aburrirán antes de lanzarse sobre tu cuello. ¿Acaso vienes de suicida?- Comencé a decir tratando de saber mas de sus intenciones y deseos.

Tal vez me estaba metiendo en la boca del lobo y su seguridad venía dada por la existencia de mas tipos como el no muy lejos de nosotros, pero... ¿que mas daba? En el peor de los casos me transportaria al infierno huyendo de la lucha innecesaria y en caso contrario, disfrutaría de una interesante compañía.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Sáb Mar 28, 2015 4:04 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.

Mis ojos recorrieron aquel cuerpo tan poco común. El azul de aquellos ojos parecía ser tan inocente, puro, como si su cuerpo fuera un desierto y aquellos puntos el oasis. Su rostro parecía amable, no más grande que alguna niña, capaz de imaginar mundos nuevos hechos por dulces y chocolates, una mente inmaculada en la que sólo crecerían los más puros pensamientos. Si la encontrara en un día normal, tirada en el suelo leyendo algún libro en Central Park, podría decir que no es más que una niña feliz de la vida, que quizá esperaría a su cita para que pudieran pasar el día juntos, leyendo alguna novela contemporánea...pero aquel era un cementerio y las alas que me mostraban volvían a su inocente figura la más peligrosa de todas.

Ella parecía hacer lo mismo, estudiar mi rostro, intentar adivinar lo que pasaba detrás de mis ojos, intentando adivinar si aquella noche tendría que pelear o no. Pero necesitaba respuestas que ella no me podía dar si me deshacía de ella. Aquel deseo asesino que hacía a mis manos comenzar a recorrer el camino hasta mis cuchillos fue sepultado en lo más profundo de mi cuerpo, tenía que ser pacífico, neutral, pero sin dar ni un paso atrás, pues eso demostraría alguna extraña clase de debilidad. Me mantuve en mi lugar, indiferente a el alma que se encontraba durmiendo bajo mis pies— Tarde o temprano alguien llegaría— Aquel cementerio era como un bar en hora feliz para los asquerosos subterráneos.

El aire salió de golpe de mi pecho, el tiempo pasaba y yo cada vez comenzaba a desesperarme más, necesitaba las respuestas que tanto deseaba y las necesitaba en ese momento— Estás en lo correcto, no vengo a darte caza— Aunque mis instintos rogaban hacerlo, mandaban choques eléctricos por mis brazos, rogando por que tomara a Uriel y lo lanzara por los aires y mi mente lentamente comenzaba a formar una tierna imagen en el que aquellos ojos azules perdían su vida.

¿Es que soy suicida?

Aquel pensamiento retumbó en mi cabeza, botando en las paredes de mi cerebro sometiéndolo a la repentina agonía. Observé mis manos, había cinco dedos en cada una de ellas...estaba despierto.— Lo que vengo a buscar es algo que no tomará mucho de mi tiempo, bastante simple en verdad— Y no usaría las armas que recubrían su cuerpo mientras que de su boca salieran las palabras que yo le pediría— Necesito tu ayuda para encontrar a una de mi tipo— Aquellas palabras quemaron mi esófago como ácido, generando un bilis en mi boca que era síntoma de aquella furia que crecía en mi pecho "Maldita sea, Hetera, las cosas que me haces hacer"¿Puedo contar contigo?— Una de mis cejas se alzó mientras que me acercaba a ella lentamente, esperando que de sus labios saliera cualquier respuesta.
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:00 hrs — frío
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Miér Abr 01, 2015 10:32 pm


El nefilim me observó como si algo en mi no cuadrara. Mentiría si fuese la primera vez que había sentido un escaneo parecido, pues mi aspecto de antiguo ángel, contrasta con mi naturaleza tan horrible. Si bien podría cambiar mi aspecto cuando quisiera de tal modo que pareciese un engendro deforme o animalesco, pero mi cuerpo de cuando yo era un ángel era el que por regla general, prevalecía para ojos de cualquier tercero que se dignase a apreciarme.
Era un tipo serio, o almenos eso me transmitía en esos momentos. No parecía alterado o incómodo, pero podría pensar que estaba algo tenso, tal vez queriendo aguantarse las ganas de quitarme de en medio. No le había provocado desde un principio y tal vez eso simplemente le mantenía alerta en lugar de tratar de defenderse a base de tajos lacerantes de cuchillo serafín.
Respondió pues a mi pregunta afirmando que no era su intención el cazarme, por lo que, raro en mi, me relajé confiando en sus palabras.
A medida que nuestra extraña conversación fluía, mostraba aspecto de desesperación. No una desesperación agónica sino mas bien la desesperación de querer encontrar algo que a pesar de buscar durante años, jamás encuentras. O tal vez se odiaba a si mismo por pedirme aquello que me pidió por fin después de haberse tomado una pequeña pausa antes de hablar.

- Espera un momento...- Dije llevándome una mano al rostro queriendo parecer pensativa.
- ¿Tú, un cazador de demonios le está pidiendo ayuda a una dama diablesa? Debe de ser importante aquella persona que buscas para apartar el orgullo nefilim de ese modo.- Le respondí  acercándome a e él, quedando lo mas cerca que había estado de un nefilim desde hacía años sin ser en pleno conflicto.

No quise humillarle, pues debía resultarle una situación incómoda y para mi podría ser algo divertido en que gastar mi tiempo. Le dediqué una mirada que fue seguida de un guiño juguetón y acaricié su rostro con una de mis alas.

- Una de tu tipo... Eso puede ser muchas cosas. Puede ser otro nefilim. Quizás un familiar, o por otra parte, incluso... una persona que concuerde contigo de algún modo. Deberás especificarme mas si quieres mi ayuda.- Comencé a decir sin haber aceptado aun, pero sí dando a entender que podría contar conmigo mientras estuviese aburrida.
- Dime... si por casualidad logro ayudarte con éxito... ¿cómo estarías dispuesto a premiar mis servicios?- Le dije arqueando una ceja y colocando mi dedo índice en su pecho.

No quise soltar muy rápido la posibilidad de lograr su alma a cambio sabiendo que podría perder el interés y eso acabaría con mi diversión, pero me parecía divertido ver qué expresión adoptaba ante esa pregunta y qué se le podría ocurrir.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Sáb Abr 04, 2015 6:57 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.

Aquel ángel pudo ser mi aliado en batallas, pudo estar dentro de alguno de los cuchillos que llevaba en ese momento, seguro a mi lado, como un buen compañero. Pero en lugar de eso, decidió bajar del cielo, unirse a aquellas bestias con las cuales habíamos jurado terminar. Las decisiones que pudo tomar no fueron juzgadas por mi cabeza, pero sí lo fue el resultado. Aquello era ahora un demonio que se alzaba en todo su esplendor frente a mi, con una espalda erguida y una mirada que parecía entretenida, aquella visión me repugnaba bastante, pero aquella conexión que tenía con mi hermana me decía que algo no iba bien y no pensaba fallarle otra vez.

Controlé mi furia lo mejor que pude, aquel primer impulso de tomar a Uriel y arrojarlo por los aires, pues aunque lentamente comenzaba a humillarme, tenía que mantenerme neutral si quería saber algo de mi hermana, pues tras buscar en el instituto este demonio era mi última esperanza. Dejé a mis brazos sueltos, cerca de mis armas, pero manteniendo las apariencias y con una sonrisa ácida alcé mis ojos a los de ella— Lo es, por lo que apreciaría mucho que pasemos de esta innecesaria charla— Separé mi cuerpo de aquella lápida, acercándome lo necesario a ella en un intento de presionar el avance de aquella pobre conversación. El tiempo pasaba y no es que hubiera forma de detenerlo.

Aparté mi vista con odio al ser testigo de tan odioso gesto, un demonio que me lanzaba un guiño "Con que Hetera esté bien, juro yo mismo matarla para que de algo valga esto". Remató aquel odioso juego con una caricia en la que sentí sus rotas alas sobre mi piel, lentamente bajando por una de mis mejillas. Me mantuve tieso en mi lugar, pero mis manos se tensaron en un puño como reacción a aquel descaro. Matar, tenía que matar a alguien para sobrevivir a aquella noche, tenía que sentir la sangre ajena correr por mis manos y ver la agonía de la muerte en otros ojos. Tenía que quitar la vida de un subterráneo para evitar el insomnio.

Una nefilim, Hetera Greyjoy es su nombre— No me sentía bien dándole aquella información, pero en aquella enorme ciudad tardaría la noche entera para encontrarla y no sentía que mi hermana tuviera todo ese tiempo— Es mi hermana y necesito encontrarla— El reloj seguía andando y la desesperación de mi cuerpo seguía creciendo, mientras más tardara en más peligro ponía a aquella nefilim, más probabilidades tenía de volver a fallarle— No me respondas que revise en el instituto pues he estado ya ahí y hace tiempo que no la ven

También se acercaba la media noche, con ella saldrían de sus nidos todas las ratas asquerosas de los subterráneos, arrastrándose fuera de sus tumbas, donde deberían permanecer. No es que les temiera, ni que no pudiera con ellos, pero no tenía tantas flechas conmigo ni tantos cuchillos, Uriel era mi único acompañante aquella noche y no podía partir de este mundo dejando a mi hermana en peligro, aquello era algo que jamás me perdonaría. No me sorprendió escuchar que algo quería a cambio, pero no le daría el placer de poseer mi alma— Mientras el trato no sea cederte un alma, la que sea, dime lo que quieres y haré que sea tuyo— Pues aunque poco me importaban otras vidas, había nacido para defenderlas de estos seres, por lo que no le cedería ni una sola de ellas.

El reloj avanzó otro segundo y en mi comenzó a crecer aquella sensación de ser observado, las ratas comenzaban a salir de sus cuevas. Sentí la urgencia de apurar a aquel ángel caído, pero mantuve mis palabras dentro, pues bien sabía que aquello haría que se esfumara en otra dimensión, dejándome sin aquella respuesta por la que sería capaz de matar.
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:00 hrs — frío
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Mar Abr 07, 2015 11:07 pm


Conseguí a traer la atención del nefilim y mantenerlo ''sosegado'' delante de mi, aunque seguía sin gustarle demasiado seguir hablando con un demonio. Su rostro era como un libro abierto que dejaba fácilmente saber qué era lo que sentía en cada frase que escuchaba o salía de sus propios labios. Parecía como si en cualquier momento fuese a liarse a golpes... No sabía por qué muchos nefilims sentían tal necesidad de lucha. Es cierto que desde pequeños ya se les empieza a adiestrar para que conozcan su sendero, el cual los conduce a un destino lleno de sangre, rencores o incluso miedos... así que quizás todo esté en su mente por culpa de ese sentimiento de justicia extrema que recae sobre su responsabilidad como cazadores.
Por fin me dio un nombre y una raza, aunque le costó decirlo. En verdad le importaba esa tal Hetera, la cual resultó ser su hermana. La verdad es que no tenía ni idea de quien podía ser esa chica, pero no por ello iba a dejar de ''jugar'' esta noche.
Parecía ansioso, quizás por lo que dije sobre los submundanos que vendrían. Seguramente al ser la hora que era, deseaba salir del cementerio lo antes posible para evitar males mayores.
Finalmente pareció adivinar mis intenciones con respecto a su alma, lo cual era de esperar. No tenía ganas de tener problemas con la clave y los demás nefilims, así que su alma no sería mi elección, menos aún después de que él mismo me dejase claro que no me la entregaría. A pesar de todo, mas de una vez han sido entregas voluntarias, siempre dependiendo de las situaciones en las que se han visto envueltos. Ahora él sabía que tenía esa opción... No rondaría su mente ahora mismo, pero nunca se sabe las vultas que puede dar la vida.

-Está bien, te ayudaré con tu hermana y... ya veremos que puedes ofrecerme.- Le dije soltando un falso suspiro.
-Dime una cosa... Crees que ella también te está buscando, ¿quizás no le intereses tanto como piensas? al fin y al cabo, si ella quisiera que la encontraras, ya habría acudido al instituto.- Le dije con una sonrisa maliciosa.
-También cabe la posibilidad de que ya no se encuentre entre los vivos o incluso que sea prisionera de algún ser despreciable.- Me encogí de hombros tratando de buscar solo las opciones que sabía que le incomodarían mas.

Comencé a caminar alrededor de unas lápidas y acabé apoyándome en una que tenía una enorme corona de flores.

-Háblame de ella y quizás así pueda ayudarte mejor- Le dije mostrando una sonrisa divertida y mirando hacia los lados por si viniese algún indeseable.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Dom Abr 12, 2015 2:55 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.

Varias veces comencé a preguntar si mi hermana en verdad me necesitaba, ya que si lo hacía ¿Por qué me había dejado solo sin pistas de ella por tanto tiempo? Pero Hetera era par a mi un misterio sin resolver, una personalidad que nunca dejaría de intentar entender y jamás llegaría a entenderla por completo. Pero me negaba a creer que mi hermana no me quisiera ver, me negaba a pensar que mi hermana disfrutaba de su vida lejos de mi, lejos de nuestra familia...aunque si la disfrutara lejos de mi padre, no la culparía. Pero aquello no era lo que hacía que mi pecho se sintiera preso de un sentimiento parecido al miedo, a una preocupación con la que no podría cargar mucho tiempo más. Si tuviera a mi hermana como parabatai aquel sentimiento sería la tortura misma, pero encontrarla no sería un problema con el que cargaría.

Observé a aquel demonio con desconfianza ¿Cómo más se podía observar a aquellas criaturas? De su boca podría salir cualquier cosa, fuera mentira o fuera verdad, nada de lo que ahí fuera dicho lo podría tomar con tanta seguridad. La miré de pies a cabeza, de nuevo apartándome de ella para recuperar la voluntad que había perdido. Pedía al Angel que me quitara la fuerza, que me diera la paciencia, pues bien sabía que si me daba fuerza, terminaría lastimando a aquel demonio, sin obtener respuesta alguna de mi hermana. Si mi padre me viera en aquella situación, recurriendo a una demonio para encontrar a mi propia hermana, seguramente me ganaría una buena bofetada al llegar a casa.

Intenté hacer que de mi boca saliera un "gracias" pero aquello era una batalla perdida antes de si quiera comenzarla, jamás lograría que aquello saliera de su pecho, no con sinceridad. Un pequeño movimiento de una de mis comisuras de mis labios rompió con aquella perfecta máscara inmóvil, pues aquel ángel caído daba vueltas innecesarias y perdía el poco tiempo que me quedaba — Honestamente no me importa si ella quiere que la encuentre o no, simplemente la quiero encontrar— Mis dientes se apretando, impidiendo que de mis labios salieran palabras completas que fueron sustituidas por un siseo que se acercaba peligrosamente a un sonido animal— Está viva, lo sé con certeza, pero siento que no lo estará por mucho tiempo más si no la encuentro— Y era aquel mi verdadero miedo.

¿Hablar o dejar de hacerlo? ¿Seguir en aquel lugar o pedirle a la hija de Lucifer que olvidara que acudió a ella? Repentinamente dejé de estar seguro de la decisión tomada. Preguntaba por mi hermana como si fuera una información cualquiera, como si no pudiera usarla más tarde en mi contra, sus palabras comenzaban a tornarse en un juego mental para mi, pues cada palabra que saliera de mi boca sería usada en mi contra. Fue la primera y última vez que deseé ser un hada— Es miembro de la clave y más no te diré
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:12 hrs — frío
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Vie Abr 17, 2015 7:15 pm


Al parecer, aquellas divagaciones y opciones que ofrecía a la mente del nefilim, eran recibidas con cierta desconfianza y producían en él, un sentimiento de extraña confusión. Podía leer en su rostro cómo interpretaba mis posibilidades y daba vueltas a su cabeza intentando negar la oscuridad de mis palabras. Todo lo que yo decía acerca de su hermana, era dramático, pero a su vez no dejaba de ser posible. Ya había visto muchas cosas a lo largo de mi existencia. Las personas tienen unas mentes complejas y por mucho que creas conocer a alguien, esta puede sorprenderte de pronto con acciones que no te esperas. Nunca nadie sabe lo que puede pasar por la mente de otra persona o cómo le afectan las cosas, es por eso que pensé que su hermana podría haber querido hacer borrón y cuenta nueva por, quien sabe que razón.
El nefilim respondió finalmente, quitando importancia a mis opciones y mostró un único interés en encontrarla quiera ella o no, sin embargo, el modo en que hablaba delataba angustia o exasperación contenida.
Era increíble cómo en el intervalo de tiempo que tardaba en responderme, imaginaba cientos de planes descavellados. ¿Qué pasaría si yo encontrase a su hermana primero? Él aseguraba que estaba viva, pero que podría estar en peligro. ¿Por qué no iba a ser yo la causante de ese peligro? o quizás... podría inventarme una situación en la qu yo apareciera como heroína salvándola de un apuro. Bastaría con pedirle a algún brujo que borrase su memoria y luego meterle mis historias.
Sonreía mientras imagunaba todas esas cosas a la espera de que el cazador se dignase a hablarme sobre ella, sin embargo, la información que me dio, aunque mínima, fue bastante como para hacer que la ''baraja'' cayese de mis manos y tan solo una quedase entre mis dedos.

-¡Mienbro... de... la... Clavee!- Solté una amplia carcajada y me llevé una mano al pecho para mostrarme.
-¿Acaso crees que una demonio como yo posee el privilegio de mantener contactos en ese mundo?- Dije llevándome la mano esta vez a la cabeza.
- Si es miembro de la clave... creo que hay una manera muy sencilla de hacerles acudir, pero quizás para ello...- Comencé a explicar mientras hacía aparecer ante nosotros la ilusión de un tablero de ajedrez.
-Necesites hacer algún sacrificio- Terminé la frase mostrando cómo los peones blancos del tablero iban cayendo uno por uno.

Si, ambos sacaríamos algo de todo esto según lo que tenía en mente, pero no sabía a ciencia cierta hasta donde sería capaz de llegar el cazador.

-La clave acudiría si hubiese algún altercado de extrema gravedad... Me gustaría saber si estás dispuesto a dejarme crear un conflicto entre subterraneos en plena ciudad...- Le dije con malicia.
-Ambos sacaríamos algo. Yo vería como los de tu raza se reunen y masacran a varios subterráneos innecesarios y luego, solo es cuetión de decir que la única que puede poner fin a todo es tu hermana. Seguro que la clave está dispuesta a negociar para llegar a la paz con una cosa tan simple.- Expuse mi plan mientras agitaba mis alas y me elevaba hacia un mausoleo quedando sentada en su tejado.

El ligar donde estábamos posiblemente acabaría lleno de subterráneos y estos serían posiblemente los que utilizaría. El caso es que no estaba segura de que él estuviese de acuerdo, ya que si en la clave descubriesen el plan, caerían sobre él. Cosa que a mi... me divertiría muchísimo

-Si tienes algún plan mejor, estaré encantada de escucharlo- Dije mientras jugaba con mi cabello y evitaba mirarle.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Dom Abr 26, 2015 12:44 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.

La demonio seguía sin entender lo que le pedía. Simplemente quería que fuera a preguntar a alguna de las otras ratas si había visto a una chica con aquellas mismas características, pero ella parecía pensar que pedía que ella misma fuera por mi hermana. Tonto sería al dejar la vida de mi hermana a las manos de aquella demonio, para que jugara con ella como si fuera su títere e hiciera de su vida lo que a ella le pareciera. Le había fallado a mi hermana una vez y sólo esa vez había servido para cazarme el resto de mi vida, como si fuera una constante canción en repetición en la parte trasera de mi cabeza, una canción que no se paraba ni si quiera cuando yo se lo rogaba.

Pero ella seguía dando vueltas, como si todo lo que aquella me dijera fuera a causar un grave impacto en mi vida o me dejara pasmado de alguna forma, la verdad era completamente distinta. Poco me importaba si los subterráneos se mataban entre sí, aunque me molestaba que no se tomaran la molestia de invitarme a la masacre, pues eran pocas las cosas en este mundo que se podían comparar con mi hambre de terminar con aquellas bestias. Una vez en la vida y sólo una me había atrevido a acompañar a mis padres en una misión de caza. Peor error no había cometido en mi vida hasta ese momento. Pero a ellos les expliqué después, que lo había matado por simple misericordia, pude no haberlo hecho y prolongar una agonía para la cual no tenía tiempo. Había sido amable con aquel subterráneo por ahorrarle un interrogatorio inútil. Jamás volví a salir con mis padres a cazar de nuevo, no vi motivo para hacerlo.

Observé a la demonio desesperado, pues ella seguía con su palabrería, dando vueltas a un asunto que en verdad era fácil. Si ella no sabía simplemente tenía que preguntar a alguien más, los subterráneos usualmente conocían a aquellos que les daban caza.— Mira, rubia, la verdad es que lo que pido es bastante simple, una locación y nada más, no me interesa nada de lo demás— Y si era honesto, ni si quiera sabía todo aquello que ella había pronunciado pues mi cabeza se había desconectado después de comenzar a escuchar de nuevo aquel largo y tedioso discurso.—¿Puedes ayudar de alguna forma o no? Es una pregunta simple con una respuesta que no necesita más que una palabra, no tengo tiempo para perder contigo.— Y dicho esto comencé a caminar, sin molestarme en esperar a que respondiera mi respuesta pues podía adivinar lo que sería y había más de un subterráneo en aquella infestada ciudad, bien lo sabía, aquella demonio no era esencial para mi búsqueda ya.
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:12 hrs — frío
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Jue Mayo 21, 2015 5:20 pm


Me había pasado todo el tiempo tratando de alargar nuestra conversación lo máximo posible para que acabase llegando algún grupo de subterráneos. Mi única intención era la de ver un espectáculo de conflictos territoriales mezclados con instinto cazador y de supervivencia.
Estaba claro que nada de lo que decía convencía al nefilim y probablemente llegaría a la conclusión de que no tenía por qué centrarse en una sola opción para llegar a su hermana. Al fin y al cabo, si yo no le servía y no estaba de acuerdo con nada de lo que le decía, podría marcharse y buscar otra salida.
Lo cierto es que todo lo que me había sucedido en los últimos meses, me había echo perder facultades. Era como si ya no pensase con claridad mis actos oscuros. Normalmente siempre solía salirme con la mía, pero la mirada del cazador me decía que tan solo lograba aburrirle con sandeces...
Finalmente el nefilim perdió su paciencia ante mis tonterías y me reveló aquello que temía, dejándome completamente atónita desde el lugar donde me encontraba.
Sin que fuese capaz de responder de inmediato, vi cómo tenía la intención de marcharse dejándome allí contrariada.

-¡Espera!- Dije justo antes de aparecer delante de el.
-Tienes razón, me has pillado... Pero piénsalo. Soy una demonio, para mi no habría tenido gracia no sacar diversión propia de todo este asunto.- Comencé a confesar, lo cual era muy extraño en mi comportamiento.

Un nuevo pensamiento llegó a mi mente. Estaba enfadada con él, o mas bien conmigo misma por haber dejado que me mostrase mi incompetencia como demonio que con el paso del tiempo parecía aumentar.

-Buscaré a tu hermana, pero no lo haré para brindarte ayuda, pues como dices... no puedo ayudarte. Esa es mi respuesta- Dije separándome de él de nuevo y abriéndole paso para que se fuera.
-Veamos quien la encuentra primero- Finalicé antes de desaparecer de su vista y reaparecer en lo alto del mausoleo.

Yo no iba a quedarme sin diversión solo porque el buscase la vía rápida y cómoda. Viéndolo de este modo, tampoco tenía por qué avisarle cuando la encontrara... llegado el momento, se enteraría...

off:
No ha sido un gran post, pero ya no sabía ni que escribir XDD creo que está ya para cerrar.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Speak now or forever hold your peace | Nadezhda V. Lipnitskaya

Mensaje— por Invitado el Sáb Jun 06, 2015 5:52 am

Speak now or forever hold your peace.
Nadezhda V. Lipnitskaya.

Lo vi primero en los pasmados ojos de la demonio, había perdido aquel juego que apenas comenzábamos. Debería de ser una nueva, no más de unos quinientos años rondando por la tierra, o por lo menos eso parecía al haber sido tan fácilmente derrotada por un "insignificante" nefilim. Supe, por lo menos, que si no me diría el paradero de mi hermana, al menos dejaría de intentar paralizarme con sus interminables discursos e inútiles intentos por obtener mi alma o algo más que el nombre de mi hermana. Era nueva o era una renegada, de aquellas que pensaban que podían cambiar sus instintos sólo por así quererlo o que podrían ignorar aquella hambre normal que tienen los demonios ante la diversión oscura. Era como privar a un vampiro de su ración usual de sangre: un completo desastre.

Estaba dispuesto a irme y dejarla hablando sola, por que mientras las manecillas del reloj más se movían, lapresión de mi pecho crecía cada vez más y mis instintos me gritaban que los subterráneos se acercaban, que ya no estaban lejos de dejarse ver por completo a la luz de la luna. Y fueron sus palabras las que me detuvieron, las que dieron más tiempo a aquellas primeras ratas, que podía escuchar cómo comenzaban a arrastrarse fuera de su madriguera— Pues parece que sólo fue una gran pérdida de tiempo para los dos, pues no te veo divertida en lo más mínimo— En ese segundo comencé a escuchar pasos arrastrarse hacia mí, lentamente venían desde el fondo de aquel cementerio, ni si quiera pensando en el factor sorpresa, se mostraban de inmediato ante mi rostro. Eran apenas dos, quizás carne nueva que no había escuchado la señal de salida de su manada o aquelarre, fuera como fuera, ahora estaban en mi rango de tiro. Coloqué dos flechas en el arco y tomándolo al estilo mongol disparé las flechas, no tuve que detenerme a ver para saber que había dado en el blanco— Pequeño consejo, no intentes hacer discursos, puedes parecer inteligente, pero simplemente serás más débil— Le respondí sin molestarme en voltearla a ver, simplemente asegurándome de que ahora podía correr libre al centro de la ciudad, en busca de mi hermana.

Ahora dudo que seas capaz de mantener una amenaza, mucho menos encontrar a mi hermana, pero ha sido un buen intento, te cedo eso.— No me preocupé en mirarla nuevamente, simplemente me di media vuelta y comencé a correr, saltando la reja del panteón de nuevo y dirigiendo mis pasos a aquel luminoso punto de luz que destacaba tanto, indicando que la vida nocturna en Nueva York apenas comenzaba. Escuché a las ratas comenzar a salir de sus aposentos, intentando rodearme o seguirme la pista, pero me encargaría de ellas otra noche, pues el reloj seguía avanzando y mis piernas estaban ansiosas por encontrar el familiar rostro de mi hermana. Aquella luminosa parte de la ciudad se encontraba cerca del parque aquel, en el que las hadas tenían su pequeño nicho, así que mis piernas comenzaron a correr en esa dirección, pues repentinamente aquella zona me olió a problemas y si algo sabía, es que mi hermana siempre se encontraba justo en medio de los mismos.
28 de febrero — Green-Wood cementerio — 23:12 hrs — frío
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.