07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


38 # 50
26
NEFILIMS
6
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS

The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 12:40 am


INFORMACIÓN DE LA TRAMA
Damas y señores, ¡la trama global del foro ha dado comienzo! Extraoficialmente empezó en este tema, que llevaron a cabo Danielle Grace y Amber "Sigrid" Noir. Podéis leerlo para enteraros un poco más de los detalles, aunque de todos modos os pondremos al corriente de los puntos básicos.


QUÉ DEBÉIS SABER Y TENER EN CUENTA:
Alrededor de 2009/2010 se iniciaron los rumores de que Valentine Morgenstern sigue vivo. Al principio estaban en boca de seres para nada fiables, mas con el transcurso del tiempo han ido incrementando poco a poco hasta que a día de hoy hay pocos que no hayan escuchado algo al respecto. Incluso La Clave y El Consejo han escuchado algo sobre el tema, pero la gran mayoría se mantienen en sus 13: fue el mismísmo Raziel quien mató a Valentine y ellos mismos incineraron su inerte cuerpo; no puede estar vivo.

Para los miembros del Aquelarre de Raphael y de Camille que no puedan participar: Estamos de acuerdo en que el vampiro pudo comunicarse con su líder para informarle que no podría asistir, pero tiene que saber lo que en esa noche pasó y estar consciente que seguirá brindando apoyo e información a su aquelarre en cualquier otro momento.


NORMAS Y ACLARACIONES:
La extensión máxima de las respuestas es de una página y media en Word a tamaño, letra e interlineado normal; lo que se equivale a 800 palabras máximas y 80 líneas. Por favor, respetad a toda costa este máximo, buscamos ser lo más concisos posibles y que, se disponga del tiempo que se disponga, se pueda postear con agilidad para avanzar la trama tan rápido como se pueda; no durará más de un mes.

Se debe emplear la tablilla de rol oficial del foro pero no es necesario que añadáis una imagen o gif de cabecera, por lo que podéis borrar esa parte del código.

Únicamente debes dar color a tus diálogos. Si añades un diálogo de otro personaje de la trama no lo colorees, así se verá más rápidamente qué es lo que dice tu personaje.

Cuando te dirijas a un personaje de la trama, ya esa para hablarle o hacerle un gesto, subraya su nombre para que quede más evidente a quién va dirigida tu acción.

Quien dirige la acción y el ritmo es Raphael Santiago, también Simon J. Lewis. Ellos son los que únicamente pueden excederse con el límite de líneas, pero intentarán no hacerlo.

No hay orden para postear, pero debéis esperar a que posteen tres personas por encima de vosotros para volver a responder en la trama. Si en dos días nadie ha respondido, puedes volver a postear sin esperar a esos tres personajes anteriores.

No se han reunido solamente los personajes que están en el foro. Hay más vampiros que básicamente son PNJ (personajes no jugables). Tenéis derecho a utilizarlos como recurso en vuestros post, pueden decir la suya e interactuar con los demás.

Si no llegaste a apuntarte a tiempo puedes mandar un mensaje privado a Raphael Santiago avisando que deseas participar. Te añadirá en la lista de participantes, y entonces podrás unirte a la trama posteando por primera vez. Podrás escoger si tu personaje ha llegado tarde, o ha estado presente sin decir palabra.

EL MENSAJE PRIVADO QUE SE MANDÓ A VAMPIROS:


Nueva York. 22 de Julio de 2015


Estimados vampiros,
Somos conscientes de que muchos de los rumores que habéis escuchado por las calles los últimos años. Sabemos también que dichos rumores fueron ignorados debido a la falta de argumentos que los sustentaran, pero recientemente uno de nuestros hermanos nos ha brindado información de confianza, Adrien L. Blair, quien ha sido perdonado por sus faltas. Según su información, desde hace bastante tiempo ya, los Hijos de Lilith han tenido visiones sobre una guerra futura, una guerra que está ya sobre nosotros.

Es por eso que hoy hacemos un llamado a los Hijos de la Noche, pues no podemos seguir viviendo en la ignorancia.

No podemos permitir que un evento de la magnitud de la Guerra Mortal tome lugar. La historia existe para evitarla, debemos aprender de los errores cometidos en el pasado y así evitar que en el futuro se vuelva a derramar sangre inocente. Es por ello que os llamamos el día 1 de agosto a la media noche en el Hotel Dumort para tomar cartas en el asunto. Estáis todos citados, os rogamos ignorar las divisiones de los aquelarres o si son vampiros que van por libres; sabemos ya que en la Guerra no se distinguen grupos.

Destruid la carta en el momento que terminen de leerla, es la única forma de asegurar la seguridad de nuestros planes. Responded mediante carta de fuego para confirmar (o negar) vuestra asistencia lo antes posible.

Os esperamos,  

Raphael Santiago ~ Simon J. Lewis


LOS VAMPIROS PARTICIPANTES [15]
✝ Adrien L. Blair
✝ Ángela Espinosa
✝ Azazel M. Palace
✝ Barnabas H. Westbrook
✝ Camille Belcourt
✝ Carlisle Astori
✝ Cronos Haberkorn
✝ Dietrich Falkenrath
✝ Éline H. Aubriot
✝ Ferdinand De York
✝ James Amdahl
✝ K. Thomas Gauthier
✝ Layla M. Bourgeois
✝ Liliane M. Aubriot
✝ Nassim Dunstand
✝ Raphael Santiago
✝ Simon J. lewis



The good and the evil
→ Sábado, 1 de agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort  

“Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.”
INVICTUS, William Ernest Henley


Encerrado en lo más alto del hotel, así había pasado los días que los separaban de aquel primero de agosto. En un silencio sepulcral que sólo rompía en las noches, cuando gran parte de su aquelarre salía por comida. En un ruidoso estado mental, lleno de dudas que lo incomodaban, pues Raphael no estaba acostumbrado a desconocer al enemigo que se enfrentaban. Hizo todo lo posible por mantenerse alejado de dudas incómodas, que al ser preguntadas más de una vez podrían llevarlo a la locura y con ello, al delito de derramar sangre amiga. Se encerró en aquella habitación dejando que Simon fuera la voz que hablara por él, pues sabía que el poder que portaba sería suficiente para mantener en orden las cosas dentro del hotel por un par de días.

Una granada era lo que tenía en sus manos, un objeto de guerra que ningún líder había visto, pero descansaba con tranquilidad a unos centímetros de distancia. Una bomba que explotaría en cualquier momento, lentamente atrayendo más y más atención a ella, dejando que más personas se voltearan a verla ¿Es que era correcta tanta proximidad con aquel objeto? Pues era en aquellos momentos en los que la eternidad le cobraba factura al vampiro, obligándolo a que se internara en sus pensamientos y que los mismos lentamente comenzaran a tomar a su menta cautiva. Sin embargo, Raphael era un líder nato y confiaba en aquel instinto que sólo él poseía; al dejar que todos tomaran la bomba en manos, tendrían la oportunidad de desactivarla, de buscar una solución cualquiera para evitar la temible explosión.

Así fue como se atrevió a bajar a recibir a la bruja informante, Danielle Grace, permitiendo que blindara el Hotel en contra de cualquier oreja interesada en aquella conversación, pues sus planes debían mantenerse ocultos sin importar lo que pasara. Volvió a su exilio, evitando a los vampiros que a él se acercaban con preguntas sobre aquella noche, evitando sobre todo a Cronos, su inesperado compañero al que no podía esconderle secreto alguno. No había nada que preparar, pues el salón que tenía el hotel en su segundo piso contaba con sillas y mesas en exceso, que aunque bien estaban viejas, habían sido una de las pocas obras bien realizada por los mundanos, pues eran resistentes al paso de los años.

Bajó al salón a unos minutos de la media noche, parándose en la cabecera de la mesa central, en la que aproximadamente cabían quince personas. —Simon, deja los cómics en paz, ya es hora— Podía escuchar al enérgico vampiro andar por el lugar, por lo que no tuvo que alzar su voz a más que un simple susurro. Recargó sus brazos sobre aquella mesa, mirando a la puerta como si aquella fuera su peor enemigo, pues por ella entraría el futuro que todo el submundo tendría.


Última edición por Raphael Santiago el Dom Ago 16, 2015 8:50 am, editado 3 veces
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 2:51 am

The good and the Evil
→ Sábado, 1 de agosto de 2015 → 24:00 → Hotel Dumort
El hotel Dumort nunca podría ser una casa para él, pero aquello era un comienzo; por lo menos la habitación en la que se encontraba -para que mentir, incluso se había tomado la molestia de limpiarla para que quedara decente- era algo familiar; seguía conservando el aspecto tétrico que al parecer era permanente al hotel pero tener su nintendo y algunos libros y guías de videojuegos lo hacían sentir más tranquilo. Por si fuera poco ahora todo el clan de Raphael lo miraba a él ¡A él! ¡Como si tuviera una maldita idea del porqué Raphael había decidido hacer una meditación yedi extrema! Se limitaba a mirar de forma tranquila a cualquier persona que le preguntara algo y responder que no sabía nada.

Aún que eso no era del todo cierto; él si que sabía. Sabía por medio de la bruja pelirroja y su compañera castaña -ambas con ese aspecto serio y formal que lo habían hecho sentirse intimidado- que Valentine Morgenstern estaba vivo según ellas. Ya podía imaginarse que diría Jace si esos rumores le llegaban a los oídos, primero se tensaría y su cuerpo adquiriría esa tensión felina que estaba seguro el rubio no era consciente de poseer; soltaría algo sobre como las brujas estaban locas... Si era Clary quien se enteraba o Izzy... Las dos seguramente acompañarían la opinión de Jace, tal vez no... ¿Y él? El rumbo de sus pensamientos hizo que se llevara la mano al cuello, Valentine le había cortado el mismo una vez, con la espada Alma. Sin duda no lo quería de regreso.

En la noche era cuando más tiempo para pensar tenía; mientras muchos vampiros salían a buscar alguna víctima a la que hundirle los colmillos el se contentaba con las sangre embotellada. Últimamente había tenido un maratón de Zelda, machacando los botones del nintendo con fuerza mientras de vez en cuando alargaba la mano para tomar un trago de aquel líquido carmesí del que vivía. —"Simon, haz esto" "Simon... Dile eso a tal"— refunfuñó el castaño mientras mataba una gallina en el juego. Ojalá esa gallina tuviera la cara de Raphael... —No. Soy. Una. Secretaria—cada palabra era rematada con un movimiento de sus dedos sobre las teclas hasta que acabó con esa misión.

Pero eso no lo tranquilizaba. Tal vez podía intentar volverse un murciélago otra vez... La sola perspectiva lo hizo temblar. La última vez que lo había intentado lo único que había conseguido era un buen dolor de cabeza y que Raphael lo mirara con desaprobación, con las palabras en la garganta que seguramente quería decir: "Eres un mal vampiro, vampiro diurno" claro que al castaño le encantaba molestar a Simon, seguramente era su segundo pasatiempo favorito. No tenía esperanzas de tener éxito pero era mejor que seguir rondando mientras esperaba a que Raphael se dignara a salir de su "retiro espiritual"

Así que cerró el nintendo de un golpe mientras rodaba los ojos todavía farfullando entre dientes, si se había imaginado que la vida en un aquelarre sería diferente, seguro se había golpeando con la dura realidad. Bajó sigilosamente, con los pies haciendo apenas ruido sobre el piso gastado mientras tenía la música de los audífonos lo más baja que podía; apenas era audible pero seguramente cualquiera que estuviera lo suficientemente cerca lo escucharía así que apagó el celular con un seco movimiento de muñeca. Fue la voz de Raphael la que lo sacó de aquellos pensamientos que tenía. Y lo indignó mientras se dirigía a donde estaba el líder del clan.

¿Te vas de retiro espiritual Jedi y lo primero que dices al salir es un regaño contra mi?— susurra Simon indignado mientras aparecía frente a Raphael enfurruñado. —La próxima vez me iré con Camille. Maldito líder desleal— dice ofendido, pero está seguro que el moreno no se lo tragará; Raphael sabe que le tiene miedo a Camille -como cualquier persona sensata haría- y aparte de que por mucho que se niege a admitirlo, a decirlo siquiera en voz alta; Raphael le agradaba. Caminó hasta ponerse a su derecha, con la marca de Caín escondida detrás de los cabellos. Con los colmillos pinchando dolorosamente sobre sus labios. No porque tuviera hambre, la adrenalina hacía que salieran por instinto—. ¿Cuanto falta señor presu-Digo gran Raphael, oh el más sabio de los líderes?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 4:57 am

The good and the evil
→ Sábado, primero de Agosto de 2015 → 00:00 → Hotel Dumort  

La noche se alzó rápidamente despidiendo al sol más allá del horizonte, detrás de los altos edificios de la ciudad; la medianoche llegó antes de lo esperado. El clima era perfecto, no hacía frío pero un suave viento sacudía las ramas de los árboles creando un ambiente de suspenso.
Camille estaba lista para salir, hoy se reuniría por primera vez desde su llegada con todos los vampiros, o eso quería creer, de su aquelarre y del de Raphael, aquelarre que antes le había pertenecido y que no tardaría en recuperar. Había pensado seriamente no asistir, pero dado que era un tema de fuerza mayor no podía darse el lujo de obviar el evento, mucho menos en estos momentos en donde su presencia debía retumbar por toda Nueva York. Tenía un firme propósito del cuál no se desviaría por nada en el mundo y era derrotar a Raphael, convertirlo en cenizas. Pero debía mantener la calma, no podía simplemente perder los estribos en medio de la reunión y saltar sobre él, aunque no era una mala idea después de todo.  
Se miró una vez más en el espejo, satisfecha con lo que veía como de costumbre para luego acercarse a la ventana y convertirse en murciélago, saliendo por la ventana con absoluta gracia, la mujer hasta convertida en un apestoso animal seguía sin perder esa gracia impoluta que la rodeaba.

El Hotel Dumort se alza imponente sobre la oscuridad de la noche, ninguna persona con amor propio rondaría por allí a esas horas al menos que tuviera deseos de morir. Se posó sobre una ventana escuchando atentamente la escena que transcurría dentro de la habitación. Varios vampiros se encontraban dentro, pero no fue eso lo que llamó su atención, sino el sonido de su nombre. Por un momento creyó que alguno de ellos la había visto, pero luego supo que era imposible que la reconocieran estando en su forma de murciélago. Lo malo de estos animales era que no poseían visión alguna, pero al menos podía escuchar lo suficiente como para darse cuenta de lo que la rodeaba. Esforzándose un poco más pudo descifrar que al parecer dos de vampiros presentes eran ni más ni menos que el idiota de Raphael y el vampiro diurno. Y su nombre había sido pronunciado en burla hacía Raphael. Sin pensarlo más, se lanzó hacía dentro de la habitación transformándose en la bella criatura que era. Su largo vestido tenía un pronunciado corte en el costado, dejando a la vista sus largas y tonificadas piernas pálidas, luego de esto era bastante recatado y elegante sobre todo. Alzó la vista lentamente hacía los subterráneos, adornando su rostro con una hermosa y un tanto tenebrosa sonrisa. La mirada de los presentes se detuvo en ella, sabía lo que lograba y estaba encantada con la atención que recibía, casi podía ver babear a los inútiles ante la hermosa visión que les profería.  

- Buenas noches. - Dijo sin quitar la sonrisa de su rostro y la mirada de Raphael a quién observaba detenidamente. Recordando lo antes dicho por él vampiro diurno volvió la mirada hacía él - Y si, querido Simon - le dio una de sus seductoras miradas de manipulación - deberías venir conmigo. Pero ese es un tema que podemos negociar en otro momento. - Sin dejar de mirarlo borró la sonrisa de rostro.

Volviéndose sería por un minuto, abandono su lugar al lado de la ventana para acercarse más a la multitud mirándolos a todos por igual, recordando la cara de quienes la habían traicionado quedándose del lado de Raphael, todos la pagarían. Era irónico, estaba allí para poder discutir acerca del asunto de Valentine y su probable regreso para tratar de mantenerlos a salvo y que ninguno de ellos estuviese en peligro, cuando en realidad lo único que deseaba era prender fuego el hotel entero. Le importaba una mierda el regreso de Valentine, ella podía cuidarse por su cuenta, y si, era su deber como líder proteger a los suyos así que lo haría. Pero a decir verdad no era algo que no la dejase dormir, figurativamente por supuesto.

- Bien, me estoy aburriendo, ¿vamos a poner en marcha la noche o simplemente nos quedaremos aquí observándonos? No hay tiempo que perder. - Su mirada se volvió dura. Dumort podía ser territorio de Raphael ahora, pero ella era la reina de los vampiros, ella daba las órdenes y pobre del que lo negara.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 5:28 am

The good and the Evil
Facing dark times
A
pretando el cigarrillo con los labios, el vampiro se colocó la chupa de cuero lentamente. Como si aún se estuviese intentando de convencer de que iría. Que debía ir; pues tenía aún tiempo como para enviar un mensaje de que se había enfermado, lo habían atropellado o qué mierda sabía él. Perdido en otro hotel, el vampiro se mentalizó para mantener la mentira de sus ganas de vivir con esa burlona sonrisa, que lo caracterizaba, en el rostro. No quería despertar más preguntas de las que ya había hecho y mucho menos cuando se trataba de algo tan importante como lo era esa súper junta.

Si le preguntaran a Thomas qué deseaba en esos exactos momentos, sería caos. Esa maldita faceta oscura que esa diablesa había despertado en el estaba sedienta de problemas y dolor, puesto esta había sido la única manera que había hallado para aplacar el recuerdo de Kiara en su mente. Deos santos, si incluso llevaba encima el anillo con el que le iba a pedir que fuese su esposa, por estúpido que sonase.— Oh, que mierda. Será...— gruñó, empujando con sus palabras una voluta de humo. Ya había enviado la confirmación, además que le servía de distracción; sin olvidar, claramente que como buen submundo debía estar al tanto de todo lo sucedido y por suceder entre el mundo de las sombras. Ahora si que faltaba un Vogue submundano o un New York Times versión colmilluda, puesto eso sí que sería más fácil para mantenerse al tanto de todo sin mucho esfuerzo. Vamos, que los brujos tenían sus trucos.. ¿Porqué no hacer aquellos volúmenes invisibles o algo parecido?

Sin perder más tiempo, Thomas se transformó en su forma alada y cruzó la distancia como si realmente estuviese disfrutando del viaje. Leeeeentamente, tanto así que se aprovechaba de las pequeñas corrientes de aire para evitar aletear de más. Finalmente, llegando así al bonito y pintoresco hotel que servía de baticueva.

Gauthier no perdió ni tiempo en tomar un descanso ni mucho menos, simplemente se transformó y encendió otro cigarrillo. Cuando este estuvo encendido entre sus labios, alzó la mirada y una sonrisa tipo gato cheshire se ensanchó en su pálido rostro al captar quienes estaban presentes. Mira tu, si era el primer plebeyo en llegar.— Jefazo, apareciste.— pronunció divertido el hijo de la noche.— Hasta creí que Van Helsing te había pateado el culo, pero bueno... un hombre -digo vampiro- puede soñar, ¿cierto? — si bien, el ruidoso y vibrante carácter de Kaleb no había cambiado en lo más mínimo desde la muerte de su novia, había un leve cambio en su presencia que era distinguible. Había aceptado que era una criatura predadora, peligrosa -en lo extremo de la palabra- por lo que había un aire de cazador que acompañaba sus pasos. Acercándose a la extensa mesa, Thomas inspiró un poco más de nicotina y deslizó la mirada hasta Lewis.— ¿He sido el primero en llegar de los no-farándula? Un nuevo récord: llegar a tiempo a una junta. Bonita cosa..— tomando asiento en una de las sillas vacías, la mirada verdosa del hijo de la noche se deslizó hasta la presencia estirada de la mujer presente. ¿Lady Belcourt? Primera vez que la veía y corroboraba sus primeras ideas que había tenido de ella. Bonita, claro, pero más tiesa que una barra de titanio. Inclinando su cabeza, levemente -en un saludo a la antigua-, el vampiro le sonrió y agregó con suavidad, como si no se hubiese dado cuenta de su presencia.—  ¡Oh...! Disculpe mis modales, señora. Buenas noches.— Varias veces dichas y repetido sería hasta el cansancio: Kaleb Thomas Gauthier era un maldito suicida y tenía menos tacto de que godzilla en japón, pero no había que negar algo... Que en ningún momento le había faltado el respeto a nadie.

Y era eso lo que le mantenía la cabeza aún unida al cuerpo.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 7:30 am

The good and the evil

→ Sábado, Primero de agosto del 2015 → 00:00 a.m. → Hotel Dumort
El sencillo reloj de bolsillo, hecho de plata y tallado con sutiles grabados de circunferencias aleatorias pero simétricas, indicaba que la hora de la reunión que lo convocaba aquella noche al Hotel Dumort, estaba a pocos segundos se sucederse. El vampiro lo cerró con un suave y elegante movimiento, guardándolo enseguida en el compartimiento interno del saco de su traje, mientras miraba por la venta más próxima la oscura noche que bañaba a la ciudad de New York en aquellos momentos. La luna, único astro además de las estrellas que era capaz de presenciar, le devolvió la mirada, iluminando los ojos del hombre con ese singular brillo plateado que emanaba siempre el hermoso satélite natural, a todo aquel que le brindara su atención. Hacía más de veinte años que Cronos no veía el sol, debido a su naturaleza, y, sin embargo, no era eso lo que más extrañaba de su vida como mundano.

Observó desde la oscuridad del rincón en el cual se encontraba desde hacía aproximadamente media hora, como la única excepción conocida hasta el momento de la regla anteriormente mencionada, bajaba con lentitud la escalera que daba acceso al recinto. Simon Lewis, el famoso vampiro diurno, toda una celebridad entre los seres del submundo... o al menos eso es lo que la mayoría, sino es que todos, los suyos veían. El alemán, por otro lado, veía a un... a un niño. No, no en el sentido despectivo, sino en uno más... compasivo, por asignarle una definición concreta. Podía ver como el joven estaba incómodo con la atención que recibía, cómo le costaba afrontar la situación de qué, de un día para otro, se haya visto envuelto en medio de un enfrentamiento con más años que el mismo joven, entre dos jefes de aquelarres enemigos, siendo él la principal arma a conseguir, y no un simple ser con individualidad propia.

Había llegado al hotel hacia aproximadamente dos horas, puesto que no vivía allí prefirió estar antes por si se necesitaba de su ayuda, y, una vez terminado todo lo que estaba en sus manos, había permanecido quieto, paciente, en una de las cómodas sillas de la estancia, apartado de todo y disfrutando de una buena lectura mientras esperaba que el encuentro diera lugar. Raphael lo había estado evitando, Cronos no era ni por asomo idiota, y con la habilidad con la que había nacido para leer a la gente, podía darse cuenta que dicho comportamiento era adrede. Sin embargo, siempre reacio a sacar conclusiones precipitadas, el vampiro se mantuvo en calma. Ahora, con su líder a la vista y el joven diurno también presente, empezaba a prestar más atención a su entorno que al libro que sostenía entre las manos.

Finalmente, la presencia temida de la noche hizo acto de aparición, la otra líder de los únicos dos aquelarres en todo New York. Cronos no la había visto nunca, por lo que no había tomado como ciertos los rumores sobre ella, puesto que un rasgo típico de su personalidad era no tomar nunca la información obtenida por terceros como indiscutiblemente válida. Sin embargo, al verla, pudo comprender que no eran para nada exagerados. La mujer presentaba una belleza deslumbrante pero, más importante aún, un porte autoritario, produciendo así un efecto semejante al que crearía un tanque de demolición frente a un grupo de simples civiles desarmados. Y, por supuesto, era cuestión de tiempo para que la vampiresa soltara uno de sus mortíferos ataques, sobretodo si un impertinente la provocaba...

Se levantó con elegancia y rapidez, acercándose a la escena con lentitud, pero haciéndose escuchar con su natural voz profunda, teñida de su particular acento alemán, para distraer la atención del joven iluso que no tenía la menor consideración para con su propia vida.- Me temo, Lady Belcourt, que ha omitido en esta ocasión el elegante retraso que tanto caracteriza a las mujeres de su categoría. -Puso una mano sobre el hombro de Thomas, instándolo silenciosamente a ser más prudente.- De modo que, nos queda aún esperar a que los impuntuales nos gratifiquen con su presencia. -Sonrió de forma amigable, sin mostrar los dientes, pero si haciendo alarde de su natural comodidad ante cualquier tipo de situación.- Le recuerdo, además, que la mayoría de los faltantes pertenecen a su aquelarre. Personalmente, considero incluso más provechoso para usted, el recurrir a la paciencia por, al menos, unos minutos más. -Lo cierto era que gran parte de los invitados vivían en el lugar acordado, por lo que era lógico que los que no lo hacían fueran los últimos en llegar.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 11:34 am

The Good and The Evil
→ Sábado, 1 de Agosto→ 00:00→ Hotel Dumort → Despejado

El sol ya se marcho dando paso a la luna y Liliane no podía estar más nerviosa, mientras tomaba su bolso para marchase a la reunión, era la primera vez que asistiría a una reunión el aquelarre de Raphael y que estaría rodeada de tantos vampiros y la verdad eso la aterraba un poco, ya que por todos eran conocido que su jefa Camille no se llevaba bien con Raphael y Liliane temía de que esa noche hubiera una guerra.

La joven vampiro con su cabello suelto y vestida con unos pantalones ajustados hasta las rodillas negros, un top celeste y unas sandalias atadas al tobillo negras, caminaba por las callas hasta que llego a la guarida del aquelarre de Raphael, se transformo en murciélago para ir hasta una de las ventanas de más arriba donde era la reunión, pero al llegar y ver que había mucha gente reunida se preocupo al pensar que llegaba tarde, por lo que se volvió a transformar de nuevo y se sentó en el poyete de la ventana.

-Buenas noches ¿Llego tarde?-hablo sonriendo levemente mientras bajaba de la ventana y miraba a todos, para ver si había alguien de su aquelarre allí, por un momento se sintió tranquila al no ver a nadie pero cuando vio a su jefa a unos pasos de ella, los nervios volvieron.

-Lo siento jefa, no quería llegar tarde-dijo acercándose a ella y poniendo las manos en frente de su rostro en señal de disculpa, la verdad es que le tenía mucho miedo a su jefa, además de que no le agradaba en absoluto ya que siempre la trataba como si fuera una cría tonta, pero su hermana la convención para que se uniera a su aquelarre y ahora no podía marchase aunque quisiera.

Después de la breve disculpa miro a su alrededor al ver al resto de los vampiros que la miraban embobados, eso le hizo sonreír un poco, pero su atención se concentro en los cuatro chicos que estaban enfrente de su jefa y de ella, por su puesto conocía solo a tres de ellos. Y como para no conocerlos, uno de ellos era Cronos, el vampiro que la salvo hacia unas semanas y que desde el primer momento sintió que podía confiar en él y contarle lo que sea, se habían hecho muy amigos y Lili le consideraba su mentor.

El siguiente al que reconoció era famoso entre todos los subterráneos, el famoso vampiro diurno, Simón Lewis un vampiro que además era amigo de algunos cazadores de sombras. Liliane mentiría si no dijera que tenia muchísimas ganas de conocerle y hablar con él, y por último el famoso jefe Raphael Santiago, conocido por ser un gran líder, Liliane también quería conocerlo desde hacia tiempo y se preguntaba por qué no podía ser parte de su aquelarre en vez de tener a su odiosa jefa. Había otro chico que le llamo la atención uno que estaba fumando tranquilamente mientras las miraba, la verdad es que le pareció curioso.

Liliane les miro a todos por un momento cuando se dio cuenta de sus malos modales, ya que ni se había presentado y sus padres no la educaron así.

-Donde están mis modales-susurro y les miro para después sonreírles-me llamo Liliane Aubriot, encantada de conocerles por fin y siento mucho el retraso-se presento y disculpo al mismo tiempo con mucha educación y una sonrisa en su rostro luego miro a Cronos y le saludo levemente con la cabeza, en otros momentos se habría ideo hasta él y lo hubiera abrazado pero estaban en una reunión importante y tenía que mantener la compostura.




Última edición por Liliane M. Aubriot el Dom Ago 02, 2015 12:53 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 1:13 pm

The good and the evil
→ Sábado, 1 de agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort

Estaba apoyado en el marco de la puerta de la habitación de Ryan, observándolo mientras dormía en su cómoda y reconfortante cama. El niñero que había contratado aquella noche se estaba retrasando y él odiaba a la gente que se pasaba del tiempo que habían quedado. Pero claro, él estaba llegando tarde a la reunión que se estaba llevando a cabo en el Hotel Dumort. Se acercó, se puso a la altura del muchacho y sonrió antes de ir a atender el timbre de la puerta. El joven entró en el piso y Carlisle le dio unas breves indicaciones antes de marcharse.

Si había aceptado ir a dicha reunión era por una gran razón: tenía que proteger al chico de cualquier futura guerra. Y si era necesario se lo llevaría de allí. Andaba tranquilo, metido en sus pensamientos hasta el callejón más cercano a su casa donde, tras unos segundos, se convirtió en un murciélago. Odiaba a aquel animal, prefería mil veces convertirse en un pequeño ratón pero necesitaba las alas para ir más rápido y no ser atropellado por ningún coche.

Ahí estaba el Hotel. Se alzaba ante la luz de la luna que aquella noche iluminaba cada calle de la ciudad. Aterrizó en una de las ventanas con la mínima elegancia que le ofrecían las malditas alas del animal. Dejó de lado aquello y volvió a su forma humana. Saltó de donde había aterrizado y entró por la puerta del edificio.

Al acercarse de manera calmada al espacio donde era la reunión, escuchó la voz de varios vampiros que ya habrían llegado. Chasqueó la lengua, cabreado por haber llegado tarde a la reunión por el retraso que había tenido aquel muchacho. Se adentró en el salón y pasó su mirada por los que allí había. Reconoció tres caras conocidas. Le dedicó un saludo con la cabeza a Raphael mientras se acercaba a Lady Camille.- Buenas noches, madame.- sus modales franceses y aquel pequeño acento que lo caracterizaba no tardaron en aparecer al abrir su boca.

Por último se fijó en aquel joven muchacho al que había conocido cerca de un bar, a las afueras de la ciudad.- Encantado de volver a verte, Thomas.- luego observó al resto mientras se colocaba detrás de la vampiresa rubia que allí había. No la conocía pero parecía ser que pertenecía a su misma aquelarre. Le tendió la mano y la apretó suavemente antes de dirigirse al resto de los allí presente.- Buenas noches caballeros.

Sabía que aún quedaba gente por acudir a la reunión o al menos eso creía él. Así que, quieto como una estatua y con las manos en los bolsillos de su pantalón, se limitó a callar y observar todo lo que ocurría en el salón.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Sáb Ago 01, 2015 8:14 pm

The good and the Evil
→ Sábado, 1 de agosto de 2015 → 24:00 → Hotel Dumort
"Idiota, eres un idiota" posiblemente Raphael está pensando en lo mismo mientras ambos miran como la suave figura de Camille hace acto de presencia; es aterradora, pero ya está acostumbrado a su aspecto. Cabello rubio platinado que caía como cascadas sobre sus hombros, ojos verdes y mirada felina; pero más allá de todo eso lo que ve es la autoridad que desprende, de un modo muy diferente a la autoridad de Raphael. Con ella parece un ala que te cubre, que quieres hacer lo que ella dice porque es tu deber. Raphael no es así, tiene una manera de desenvolverse más amigable pero es claro: Si le tomas el pelo es porque eres estúpido. -Lady Belcourt- dice Simon con calma y un tono jocoso, como si hubiera preferido que en ese momento la tierra se lo tragase. -No la vi. Lo siento, como murciélago todos somos iguales- se disculpó adrede mientras sonreía abiertamente por mucho que se sintiera nervioso.

Nervioso no lo definía. Se sentía como un filete de carne entre dos manadas de lobos muy muy pero muy hambrientos. Al poco tiempo vio a alguien que se le hacía familiar, uno de los muchos rostros que había intentado memorizarse estos días que se había pasado en el Dumort, ¿Tom? ¿Ronn? Frunció el ceño mientras intentaba recordarlo y al final se le prendió el foco. ¡Thomas! Eah, que había estado cerca. Le sonrió a Kaleb al mismo tiempo que se encogía de hombros y sonreía menos nervioso. -Pues no, el primero he sido yo. Lo siento grandullón- el vampiro diurno todavía tenía cara de que prefería estar en cualquier lugar menos en ese y cada vez que llegaba alguien nuevo sus palabras se reafirmaban.

Silencioso y elegante el siguiente en hacer una aparición fue Cronos. El vampiro y Raphael tenían una especie de historia y mientras Simon no intentara sacarle nada a Raphael; Raphael no intentaba ahorcarlo por su falta de tacto. Era un buen trato, o por lo menos así lo sentía el diurno, evitaba de esa manera que el líder intentara meterse en sus asuntos personales también. La voz profunda de Cronos iba con palabras suaves pero inteligentes en dirección a la vampiresa y por un momento casi contuvo una risa por la manera en que se había anotado unos tantos a su favor.

-Señorita, vampiro que no conozco- saludó Simon a Liliane y a Carlisle mientras se llevaba la mano a la frente, moviéndose los cabellos de forma distraída y cuando se dio cuenta que con su movimiento había dejado a marca de Caín al descubierto se volvió a acomodar el cabello con nerviosismo, le había dicho Raphael que era mejor si la presencia de su protección era clara pero al castaño le incomodaba ir con una maldición en la frente. -Mucho gusto. Simon Lewis-carraspeó y se movió del lado derecho de Raphael para ir a saludar a la rubia y al vampiro recién llegado con una sonrisa. ¿Qué? ¡Quería más amigos vampiros! ¿Acaso eso era un crimen? Además entre más rápido se llevara con todos menos tendría que ver la mirada de Camille y de Raphael sobre él como si fuera una arma poderosa de dragones y mazmorras.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Dom Ago 02, 2015 12:39 am

The good and the Evil
→ Sábado, 1 de agosto de 2015 → 24:00 → Hotel Dumort
La carta se hizo cenizas en cuanto la lanzó al fuego. Se quedó pensativo mientras se pasaba una mano por la barbilla de forma perezosa y jugaba con una daga, haciendo que girara sobre el mapa frente a él. Había agujas clavadas por todo el mismo, puntualizando los lugares de Nueva York donde había escuchado sobre el tal Valentine. ¿Por qué ahora miraba eso? Bueno, al parecer los brujos habían perdido el juicio y querían proclamar a los cuatro vientos que el tal líder ese estaba vivo.

Ya quería ver que pasaría cuando la Clave escuchara eso. Tal vez empezaba a pensar que sería divertido volver al siglo XV donde quemaban brujas junto con la inquisición por diversión o torturaban subterráneos para sacarles mentiras hermosas que pudieran pregonar... -Sienna recuérdame porque rayos voy a ir a esta reunión- preguntó, sin esperar respuesta realmente del hada. Se puso se pie, tomando una cazadora de cuero y quitándose las hojas bajo las mangas. No creía que le fueran a servir de gran cosa contra los suyos. -¿Sabes qué? no me respondas. Creo que prefiero no saberlo.

Pero lo sabía, por un cuerno que lo sabía. Él mismo había entrenado a la causante de todo esto en algunas cosas, en otras ella había aprendido solita. Pero porque confiaba en su buen juicio -y como no, porque le convenía estar al tanto de todas esas cosas- abrió la ventana y saltó. En alguna parte entre el piso y el edificio se transformó en un murciélago que oscuro y negro recorrió las calles en dirección al hotel. Las estrellas reflejaban cada cierto tiempo la luz, tenue y apenas visible; sobre sus alas negras hasta que entró por una de las ventanas del hotel, en cuanto estuvo lo suficientemente cerca del suelo el murciélago dejó paso a la impotente figura del mercenario con esos ojos azules como zafiros mirándolo todo con curiosidad.

No reconocía a ninguno de los presentes. Le parecía que la rubia -la que tenía aspecto malévolo y manipulador- debía ser Camille Belcourt. por lo que el niño al que le dirigía miradas de molestia era Raphael. Sus ojos siguieron mirando a todos los que ahí se encontraban hasta que reconoció a la pieza clave del juego por como lanzaba miradas nerviosas y como en su frente logró atisbar la marca oscura. Simon Lewis. Satisfecho con haber podido reconocer a los destacados líderes y la espada por la cual peleaban hizo un suave cabeceo en dirección a Raphael y Camille. -Raphael, Lady Belcourt, es todo un placer- comentó el vampiro antes de girarse a todos los invitados -James Amdahl, encantado de conoceros, y no. ¿Cuantos faltamos? ¿Esperaremos a todos o vamos a ir al punto de esta reunión?

A decir verdad la paciencia si era una de sus virtudes pero no conocía a ninguno de los presentes y se fiaba solo de la mitad. Simon por ejemplo le parecía demasiado reciente, novato y desorientado para suponer una amenaza pero no le gustaba nada la manera en que estaba cerca de Raphael, como si ambos -líder y vampiro- compartieran un secreto que era la razón por la que el diurno tenía ese aire protector alrededor del líder del clan. Por otro lado Camille, una vampiresa atractiva, tal vez en exceso... Tan bella que podía quitarle la luz de los ojos a cualquiera y que en cierto modo le recordaba a Ángela, si bien su amiga era -al menos para él- más bella pues la había conocido cuando todavía era mortal.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Dom Ago 02, 2015 1:26 am

The good and the evil
→ Sábado, 1 de agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort  

Sintió su presencia antes de si quiera tener la necesidad de voltear a verla, aquel cambio en el ambiente tan sutil para algunos, pero tan brusco para Raphael. Conocía bien a aquella vampiresa, conocía sus pensamientos y sus formas de actuar, los conocía gracias a todos aquellos años que vivió bajo su sombra, observando en silencio. Un genio no tenía que ser para saber lo que su diabólica mente gritaba: quería su cabeza colgada para usarla como piñata. Podría ser tan despistado como Simon y seguiría escuchando a su cerebro trabajar, pues se estaba resistiendo, ella sabía que aquel no era el momento. Se enfrentó a ella con una sonrisa ladina, pues los dos sabían que no podría hacer nada, no ahí, estaba amarrada de brazos y piernas.

Dejó que la escena se desarrollara lentamente, dando la bienvenida a Thomas con un asentimiento de su cabeza. Gracias a Dios, no se vio en la necesidad de intervenir para salvar el cuello de su estúpido seguidor, Cronos había entrado en escena de la manera más sutil posible, pero aquello seguía sin ser suficiente—Cronos, Thomas...Camille— Así es, Raphael se daba el lujo de llamarle directamente por su nombre, simplemente para recalcar la gran cantidad de terror que imprimía en él. No lo culpen, Raphael tiene un gusto por la ironía—Me alegra saber que pudieron acompañarnos esta noche.—Volteó su vista completamente a Camille dirigiendo sus palabras a la vampiresa—Bienvenida de nuevo a mi territorio, ignoraba que habías vuelto a Nueva York— Quizá lo ignoraba, o quizá simplemente era otra forma de recalcar la poca importancia que comenzaba a tener en aquel lugar, según Raphael claro estaba.

Se acercó a Simon colocando uno de sus brazos sobre sus hombros en un apretón que fue un poco más fuerte que algo amistoso. Lo miró con una sonrisa que gritaba a los cuatro vientos "Te calmas o te saco por la ventana" Sabía lo mucho que el vampiro detestaba ser un murciélago, sabía también que sacarlo por la ventana implicaría que se causaría algo de daño a él mismo, pero con tal de que dejara de temblar como una niña, lo haría.

Aprovechó la llegada de los nuevos vampiros para colocarse frente los miembros de su aquelarre, imponiendo una barrera entre sus estúpidos comentarios y la maníaca asesina que parecían olvidar.—Bienvenida señorita Aubriot, caballero— Extendiendo lentamente su brazo, regresó a Simon a su lado, negando con la cabeza en su dirección, aquel no era el momento para ser social y con una rápida mirada dirigida a la maníaca asesina, se aseguró de refrescar su memoria. Regresando su atención a los asistentes, extendió su brazo en dirección a la mesa, pues aunque no estaban todos, mientras antes se empezara, mejor marcharía todo—Por favor caballeros, señorita, Camille, tomen asiento, tenemos asuntos que tratar— Dio la espalda a los recién llegados, dedicándole una severa mirada a Simon y a Thomas, aquel no era el momento para jugar a los suicidas. Tomó a ambos vampiros con él, pasando sus brazos por encima de sus hombros y llevándolos a las sillas, arrastrándolos en realidad.

Los sentó sutilmente en las dos más cercanas a la cabecera, murmurando a sus orejas, en una voz tan baja que ni si quiera los maravillosos sentidos de Camille lo hubieran podido escuchar—Por si no lo notaron, estúpidos, no estamos para juegos, mucho menos para juegos que impliquen perder la cabeza, así que no abrirán la boca a menos que tengan algo inteligente que aportar, serio también ¿Estamos?— Antes de apartarse golpeó la cabeza de Simon con la palma de su mano, esperando que de aquella forma se acomodara el cerebro que sabía que tenía, claro, dejando a la vista la marca que portaba. Regresó a la cabecera, volteando a ver ahora a la vampiresa—Camille ¿Alguna idea de dónde está el resto de tu aquelarre?— Necesitaban cada voz que pudiera hablar, cada idea que se pudiera tener, sin importar el lugar del cual viniera la misma. Fue entonces cuando una nueva presencia hizo voltear su atención, un vampiro del que quizá había escuchado hablar, el apellido traía memorias de ciertos rumores. A Raphael le gustaba conocer lo que se decía a su alrededor, para mantener todo bajo control y evitar llamar la atención—Bienvenido al Hotel Dumort, señor Amdahl, faltan al menos siete vampiros más, pero puede tomar asiento, no nos podemos dar el lujo de esperarlos.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Lun Ago 03, 2015 1:17 am

THE GOOD AND THE EVIL
→ SÁBADO, 1 DE AGOSTO, 2015 → 24:00 → HOTEL DUMORT
Llevo una de las manos de Fernando fuertemente asegurada entre las mías mientras avanzamos por las calles de la ciudad de New York, envueltos en la magistral luz que emite la preciosa luna llena que nos observa desde el firmamento estrellado. El tacto frío, suave de su piel me tranquiliza mientras dos de mis dedos recorren el dorso de su mano con dulzura, haciendo círculos con las uñas muy despacio. Ese simple gesto me relaja, aunque en realidad la simple presencia de mi hijo ya hace mucho. Desde que conseguí dar con él y vino a vivir conmigo, han sido los meses más felices de mi existencia; mortal e inmortal. Sin un marido innecesario y sin un mentor asfixiante que no te deja apartarte de su lado, puedo disfrutar del amor, del cariño de mi hijo; la única criatura del mundo por cuya vida he llorado.

Sergei, deberías acelerar —digo con voz relajada, con los ojos fijos en el satélite que corona nuestro planeta—. A este ritmo tardaremos en llegar, y dicen las malas lenguas que Lady Belcourt no es nada paciente. —La mirada celeste de mi sirviente me llega a través del espejo retrovisor.

Lo siento, señora.

Sonrío para restarle importancia al asunto, porque realmente estoy de demasiado buen humor como para echarlo a perder por algo así. Me inquieta esta reunión, y me inquieta los temas que puedan llegar a tratarse, porque no me gustaría romper la neutralidad de la que soy partidaria para declinarme por un bando que luego podría no reportarme beneficios. Sin embargo, si Raphael se inclina hacia un lado, yo también tendré que hacerlo, porque aunque estarán muy ocupados luchando contra sus fantasmas, tampoco lo veo un momento apropiado para irme por libre. No sería lo más inteligente, desde luego.  

Fernando, recuerda lo que te dije aquella noche en la fiesta —continúo, hablando con mi hijo—. Sé observador más que conversador en esta reunión; pero intervén cuando te pregunten. Sé discreto y no te comprometas a nada si yo no lo he determinado primero, por favor —acaricio su rostro con mi mano, sonriéndole abiertamente—. Sé que puedo confiar en ti, pero debemos ser cautos, hijo mío. Por encima de todas las cosas.

La limusina aparca a los pocos minutos frente al Hotel Dumort, donde el olor frío, descarnado y estéril sigue impregnando el ambiente. Salimos lentamente y, aferrada al brazo de mi hijo, caminamos hacia el interior del edificio, buscando la sala donde están reunidos todos los que han sido convocados. Muchos rostros son conocidos. Primero me dirijo a Raphael, presentándole mis respetos por llegar tarde, y presentando a Ferdinand como mi hijo. Luego miro directamente a madame Belcourt. Es la primera vez que estamos frente a frente, pero aquel que no conoce su nombre es, simplemente, ignorante. Es tan hermosa como los rumores cuentan, y cuando nuestros ojos se topan, siento que esta mujer y yo somos más parecidas de lo que habría cabido a esperar. Y, lo que es peor de todo, ignoro si eso me agrada o no.

Bonsoir, madame Belcourt. —Le sonrío con naturalidad para luego continuar hablando en inglés—. Mi nombre es Ángela Espinosa, y este es mi hijo Fernando. C’est un plaisir. Tras presentarles mis respetos a los líderes de los dos grandes clanes, me dirijo a un tercero que también conozco por los rumores—. Y usted debe de ser Simon Lewis. Tan joven y tan encantador. También es un placer conocer al Vampiro Diurno. —Le tiendo la mano con cortesía—. Puede contar conmigo para lo que quiera.

Me retiro de su presencia, saludando y presentándome, por orden, a todos los vampiros que no conozco (Thomas, Cronos, Liliane, Carlisle), hasta que llego a James, y mi sonrisa se ensancha tanto que es imposible no verla desde el otro lado de la sala. Por primera vez suelto a mi hijo para darle un abrazo a mi más querido y viejo amigo, disfrutando del cosquilleo en la nuca que siempre me provoca su presencia.

Mi querido James, me alegra verte igual que siempre. Sobre todo ahora que tengo buenas noticias que darte.  —Cojo la mano de Fernando y los pongo frente a frente—. Este es mi hijo perdido, Fernando. Lo encontré hace pocos meses. Fernando, cariño, este es James, un viejo y estimado amigo.  

Después de eso, me siento al lado de James.


Última edición por Ángela Espinosa el Lun Ago 03, 2015 8:11 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Lun Ago 03, 2015 1:47 am

THE GOOD AND THE EVIL
→ SÁBADO, 1 DE AGOSTO, 2015 → 24:00 → HOTEL DUMORT
Dietrich respiró profundamente, a pesar de que no necesitaba hacerlo, mientras contemplaba el brillo de la luna en el firmamento. Las estrellas estaban casi opacadas, pero aún así, había belleza en el cielo que con tanto celo estaba contemplando. Siempre que lo hacía se acordaba de Elena, y la furia, el amor, el deseo y la rabia acudían a él con la misma intensidad, golpeando cada pequeño trazo de su cuerpo hasta dejarlo en una coraza agotada que tenía que hacer esfuerzos por no terminar de venirse abajo. Era fuerte; siempre lo había sido; más fuerte que el fuego que le animaba a vivir; sin embargo a veces, sólo a veces, se sentía derruido por dentro, porque hacía varios meses que habían llegado a la ciudad y ni una noticia tenía de su esposa. Ni una. Ni siquiera la presencia de Friederich conseguía calmarle cuando tenía sus arranques de ira, así como tampoco su cariño podía consolarle cuando los arrebatos de desesperación prendían en él. Sobre todo porque su hijo desconocía la existencia de esos últimos.  

Nunca se permitiría el lujo de que le viese siendo débil y vulnerable. Nunca. Ni siquiera Elena había tenido la ocasión de contemplarle así, aunque se había mostrado dubitativo delante de su esposa. Esa que le había abandonado sin mediar palabra. La mano que estaba posada sobre el sillón apretó la tapicería mientras la otra se acariciaba la barbilla con suavidad. Esperaba que en la reunión de brujos a la que había acudido tuviese una noticia de ella, porque si no…

Extrajo su reloj de bolsillo para cerciorarse de la hora en la que vivía, y con la elegancia propia de alguien que ha sido educado para tenerla, se dirigió a la silla donde había dejado su chaqueta y su bastón, que tomó con la parsimonia propia de Dietrich antes de asegurarse de que todo estaba bien hecho. Salió del apartamento también sin darse demasiadas prisas, caminando por la calle para disfrutar, sobre todo, de la noche que les rodeaba. ¿Por qué estaba yendo hacia ese hotel cuando en realidad a él todo lo que sucediese en esa ciudad le importaba más bien poco? Sencillo: información. Ignoraba la gente que había acudido, pero con que hubiese una sola persona a él le servía para seguir recabando datos para encontrar a su señora.

Eso era lo realmente prioritario para él.

Se sorprendió al llegar tan rápidamente a su destino, aunque no tanto de que todo el edificio apestase tan a muerto, tan a tierra llena de gusanos como él. Frunció los labios en una mueca de desagrado. Su maestra solía perfumarse cuando estaba viva, pero nunca escondía del todo la esencia que la rodeaba. Esa era una de las cosas que siempre había amado de su familia: estaban vivos y por consiguiente, hacían que el tufo a cadáver desapareciese de su nariz con frecuencia. Aunque no siempre.

Ascendió las escaleras con lentitud, golpeando rítmicamente cada peldaño mientras ascendía, y se adentró en la habitación con elegancia, observando a todos y cada uno de los presentes. Le llamaron la atención las tres hermosas mujeres que ya estaban allí, todas rubias, de carnosos labios y bellos ojos. A los hombres no les echó mayor cuenta que la que le habría echado a cualquiera; de modo que, colgando el bastón del brazo, se dirigió hacia una de las sillas y se sentó, guardando el porte.

Soy Dietrich Falkenrath —dijo, sin especificar a nadie pero mirando a todo el mundo. Buenas noches, damas y caballeros. —Tras eso guardó silencio y esperó.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Lun Ago 03, 2015 12:21 pm

THE GOOD AND THE EVIL
→ 1 DE AGOSTO →24:00 → HOTEL

Apreté los colmillos contra su cálido cuello, sintiendo un escalofrío en cuanto su sangre caliente comenzó a bajar por mi garganta. Me resultó más deliciosa de lo normal, teniendo en cuenta que me estaba alimentando de un pequeño ciervo. Quizás era porque hacía demasiado tiempo que no me alimentaba.
Aún me quedaban unos pocos segundos para terminar cuando mi móvil sonó. Había olvidado lo de la reunión.
Más que olvidado se me había pasado con el asunto de la alimentación, pero por suerte para mi sonó un recordatorio.
Me aparté del cuerpo casi sin vida frustrado, con la duda escrita en mis ojos sobre si terminar o irme. Pero ya llegaba tarde, así que opté por marcharme.
Con un rápido movimiento partí el cuello del animal para que no sufriese más. Odiaba tener que hacer aquello, pero la supervivencia nos obliga a hacer cosas que no queremos.
Limpié los restos de sangre de mis labios con un pañuelo que llevaba en mi bolsillo y eché a correr.

Pocos minutos después llegué a aquél hotel en donde nos habían citado.
Con un suspiro entré colocándome bien la camisa y observé a todos cuantos estaban allí.
Liliane se encontraba entre ellos, así que le sonreí by pasé entre todos ellos hasta llegar a su lado, con una sonrisa.
Me giré hacia los demás con cara de disculpa.

- Siento el retraso.- Me disculpé mirando directamente a Camille.- Mi nombre es Nassim.

Asentí con la cabeza mirando hacia todos a modo de saludo y presentación.
En mi interior agradecí que no hubiesen comenzado aún, así que esperé expectante.
Conocía a muy pocos de los que estaban allí presentes, así que estaba tenso.
Esperaba que las cosas no se torciesen y acabasen mal.
Lo último que necesitábamos ahora era eso.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Mar Ago 04, 2015 5:33 am

The good and the Evil
Facing dark times
I
nalterable seguía el inglés en su puesto. Su rostro sin mostrar señal alguna de preocupación y mucho menos de arrepentimiento ante su actuar, puesto estaba en su esencia el disparar lo primero que se le viniese en gana. Y no cambiaría aunque Raziel bajase de su paraíso y le diese sus cachetadas.

Su postura se tornó un tanto tensa al sentir la palma en su hombro, pero la serena voz de Cronos logró mitigar cualquier idea de algún intento de ataque. Si... con la última pelea -con esa diablesa- había quedado como un paranoico redomado; solo que esto no se limitó a una simple reacción de su postura.  Apretando los labios, Thomas se negó a sonreír. No podía... Sino que ahí si que lo mataban. Pero hombre... dentro de la cabeza de Gauthier se estaba partiendo de la risa por los dichos del vampiro tras de él. Deos, si llegó a doler el silencio que siguieron las palabras del Haberkorn. Que alguien sea tan amable de traer algo de hielo para Lady Belcourt, que la pobre tiene una quemadura del tamaño de su ego, musitó en su mente las palabras que no podía exteriorizar por amor a su humilde existencia. Ains.. que hasta se le iba a salir una lagrimita..

Ocultando con su mano libre el intento de sonrisa que aún luchaba por aparecer en su rostro, Thomas captó por el rabillo del ojo una muy conocida presencia. Carlisle.. Gracias al vampiro pudo cumplir el capricho de sonreír de una vez, tornando su sonrisa en una mueca divertida.— Eh, Carlisle... genial verte por aquí.— Y no mentía. Tener un amigo conocido dentro de esa habitación le quitaba de encima esa molesta sensación de incomodidad. Volviendo la mirada a Lewis su sonrisa se ensanchó, revelando así las puntas filosas de sus colmillos.— Demonios, casi... La próxima vez será la revancha.— respondió al vampiro. Solo que parte de su buen humor fue eclipsado por la pesada sensación de que alguien lo estaba mirando fijamente y para su más completa sorpresa, se dio cuenta que era Raphael... queriendo asesinarlo con la mirada. El vampiro estaba a todas luces a punto de lanzarle una chancla o algo más contundente, pero para su suerte habían demasiados vampiros para que las hiciese de mamá pato.

Y... nop. Se había equivocado.

Para su sorpresa, Raphael casi lo arrastró hasta el inicio de la mesa con un brazo de hierro sobre su cuello, como cual niñito castigado. ¿Si hubiese sido otro el que intentase esa maniobra? Lo más probable es que su agresor ya estaría estampado contra el piso; pero como buen seguidor de aquel mismo que lo tenía sujeto, pues se las tendría que aguantar.— Ok, ok, jefazo.. Cerraré el pico, entendido.— murmuró bajito, hacia Raphael; igualando el susurro que el castaño les había dedicado a él y al Lewis. Siendo al fin liberado del firme apretón, Kaleb se acomodó la chaqueta y se volvió a su asiento, tornando a su habitual calma... su rostro eternamente teñido de ese toque burlón aún cuando estaba serio.— Como todos se están presentando, pues así lo haré también.— alzó la voz, dirigiéndose a todos los presentes.— Thomas Gauthier, a su servicio.— Evitaba a toda costa dar su primer nombre, puesto aún traía malos recuerdos de su pasado.. pero si seguía así.. lo más probable es que se quedara con solo el apellido, que como Thomas su suerte no había cambiado en lo más mínimo. Pero bueno.. había que agradecer algo y era que por primera vez en lo que llevaba de la velada, había dicho algo sensato y libre de cualquier doble sentido. Merecía, por completo, su estrellita dorada en la frente.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Mar Ago 04, 2015 6:37 pm

Liliane M. Aubriot
→ 1 de Agosto→ Hotel

Liliane estuvo callada todo el tiempo, poco a poco miro como mas vampiros iban llegando, pero ella no se movio ni dijo nada, por una parte no sabia que decir y por otra no queria meterse en lios con su jefa interactuando con los otros vampiros como si nada. Aun asi la joven sonrio cuando vio a Simón acercandose a ella para saludarla pero Raphael le tomo de brazo antes de que se acercara más, en su interior le fastidio un poco que le hubiera detenido al chico pero comprendia sus razones ya que se tenia que comportar.

Liliane camino a la mesa divertida despues de mirar la cara de Simón ya que acababa de ser reñido por su jefe, pero la chica paso por su lado antes de sentarse.

-Encantada de conocerte por fin, aunque sea en estas circustancias-le dijo a Simón sonriendole y se sento en un lado de la mesa justo en frente de Cronos.

La joven saco de su bolso una libreta y un boli y empezo a escribir mientras esperaba a que empezara la reunion, la verdad es que no le interesaba quien mas podia llegar pero si que se preguntaba donde estaria su hermana  y si vendria a la reunion de esa noche, Lili no presto atencion a nada mas hasta que escucho la voz de alguien que conocia muy bien y alzo la mirada solo para ver que Nassim acababa de llegar, la joven sonrio para si misma ya que desde que lo conocio no habia podido quitarselo de la cabeza y se sintio muy feliz cuando el chico se sento a su lado.

-Tardón-le susurro a Nassim mientras le miraba divertida para despues volver a escribir, no queria que nadie le llamara la atención, aunque conociendo a su amigo Cronos seguro se habría dado cuenta de que algo pasaba.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Jue Ago 06, 2015 6:16 pm

The good and the evil
→ Sábado 1 de Agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort  
Barnabas contempló hierático las luces del aeropuerto de Nueva York a sus pies, irrumpiendo en la oscuridad de aquella deliciosa noche a la que le había ganado 5 horas viajando de Londres a Nueva York, huyendo de la estela dorada del astro rey, y con la tranquila seguridad de que, a ese ritmo, iba a llegar tarde.  Con los pies otra vez en tierra, recorrió el aeropuerto tras la negrura de las gafas de sol, sin necesidad de maleta o equipaje de algún tipo, directo al coche de cristales tintados que le esperaba fuera. Había intentando no pensar demasiado en la nota de Raphael, el alarmismo no estaba hecho para sus frías carnes. Y, de todas formas, no sería la primera guerra que había sobrevivido, y de la que hubiera sacado provecho, pero de alguna forma se sentía obligado a ir, más por su oscura morbosidad que por lealtad a Raphael y su llamado.

-Al Hotel Dumort. Indicó brevemente, cruzando las piernas en el asiento trasero mientras el antiguo reloj de bolsillo. Definitivamente llegaba tarde. Los perfiles del Hotel Dumort se recortaban entre los edificios de Nueva York a medida que se acercaban por la calle, desierta y helada. Se bajó del coche, y en un parpadeo dónde estaba el hombre sólo quedaba el aleteo sutil de un oscuro murciélago volando fachada arriba hasta la azotea del Hotel Dumort, donde volvió a erguirse sobre los pies, enfundados en los mocasines negros. Bajó por los pasillos, atravesando con sus andares de elegante felino el murmullo nervioso de los que aún no se habían congregado en la habitación dónde esperaba Raphael, y Barnabas casi sentía en los poros como la eterna fría temperatura del Hotel se estaba alterando por la presencia de demasiados muertos entre sus muros. Abrió la puerta de la susodicha habitación, con el mentón alto y el porte regio que lo caracterizaba. - Buenas noches, damas y caballeros. Se adentró en la habitación mientras se quitaba en un movimiento fluido la larga gabardina oscura, sin perder detalle. Raphael parecía tenso, pero no podía culparlo, ¿quién podía ser tan estúpido como para organizar semejante reunión? Estúpido, o desesperado, ambas cosas que a Barnabas no le gustaban. Por otro lado, algunos presentes compartían gestos de complicidad, miradas traviesas y contactos cercanos de helada piel, mientras otros podrían matarse con la mirada, y un puñado de desamparados simplemente parecían aburridos, y él, allí, como siempre había estar, eterno espectador.- Disculpen mi retraso, tuve que atender unos asunto de imperante urgencia en el viejo mundo, y no me han permitido llegar antes a esta... alegre reunión familiar. Sonrió, sibilino, antes de pasear la mirada helada de sus ojos azules por los presentes.  Empezando por su líder.

- Raphael, diurno... Inclinó la cabeza, saludándolos primero por orden de prioridades. Pero sus ojos se vieron inmediatamente arrastrados entre los rostros sin importancia hasta aquella hermosa tez cincelado en mármol y rodeada de dorados cabellos, la fría belleza de Camille.- Camille. Se inclinó en la ligera reverencia respetuosa que aquella dama merecía. Erguido, contempló la multitud de rostros y nombres que ni conocía, ni le importaban, así que agitó la mano con un floreo en el aire, dándolos a todos por saludados. Resto de los presentes... . Cruzó la habitación hasta situarse en mitad de la mesa, donde arrastró una silla por el suelo para sentarse en ella, con la gabardina en el respaldo y cruzando perezosamente una pierna, ligeramente inclinado hacia la cabecera donde Simon y Raphael presidían la reunión. Miró a este, sin perder la sonrisa.Espero no haber interrumpido demasiado.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Jue Ago 06, 2015 10:28 pm

The good and the evil
→ Sábado, 1 de agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort

Con las manos en los bolsillos y observando a toda la sala, vio como llegaban otros vampiros que, a pesar de ser de su misma raza, no conocía. Sonrió a Thomas y observó al vampiro que se había acercado a él y a su acompañante, aquella rubia que tampoco conocía. Sí, había oído hablar de él. El vampiro diurno. Le dio otra sonrisa.- Encantado, Simon. Carlisle Astori.- no le dio tiempo a sacar la mano y estrecharla, puesto que tan rápido como había llegado, este había desaparecido de su vista.

Observó como llegaban cada vez más de su raza y decidió, tras saludar a una mujer rubia que iba junto a otro chico, sentarse en una de las sillas que allí había. Una vez ahí, sacó las manos de sus bolsillos y apoyó los codos sobre la mesa. Su intención en aquella reunión era enterarse de lo que ya sabía de ante mano de aquella carta. Tendría que tomar decisiones a partir de lo que ocurriera en aquel lugar, sobre todo si quería proteger a Ryan.

Ya era bastante tener que esconderlo de su hermano, como para que ahora se viera en medio de una guerra. No, eso era lo último que Carlisle quería.
De repente, se dio cuenta de que apenas conocía a ninguno de los allí presentes. Solo veía la cara conocida de Lady Camille y Thomas, aquel vampiro que conoció una noche. Por supuesto, el rostro de Raphael y poco más.

Observó a la chica rubia que había llegado antes que él y se acercó.- Señorita Aubriot, encantado. Soy Carlisle Astori.- luego observó a su acompañante, el otro vampiro- Encantado caballero.- le tendió la mano y la estrechó.- ¿Llegaron hace poco a la ciudad?- no los había visto por ninguna parte y tenía que entablar conversación con alguien antes de volverse loco. Hacía mucho tiempo que no entablaba algún tipo de conexión con los suyos, exceptuando la presencia de Thomas.

Mientras escuchaba, por el rabillo del ojo estudiaba al resto de personajes que allí se congregaban. Se disculpó y se sentó en la silla que antes había ocupado, viendo como se unía un nuevo vampiro. Luego, fijó su vista en Raphael. Quiso levantarse y saludar a todos los recién llegados pero, una extraña sensación le decía que se mantuviera callado y observando, al menos durante el tiempo que la reunión diera comienzo.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Mar Ago 11, 2015 11:44 pm

The good and the Evil
→ Sábado, 1 de agosto de 2015 → 24:00 → Hotel Dumort
El vello de la nuca se le erizó hasta puntos insospechados; sus ojos oscuros parpadearon antes de notar la presencia de Raphael a su lado; fría, insondable; el vampiro diurno seguía sin estar acostumbrado al modo en que todo su cuerpo parecía gritar que era un buen momento para volverse tan dócil como un corderito, no; como el más dócil de los animales. Raphael tenía ese poder, Raphael tenía tantas cosas que Simon no tenía y a la vez estaba casi seguro de que su odio inicial hacia él había sido porque sentía lo mismo que en ese momento sentía el castaño; una ligera envidia, punzante y venenosa. ¿Por qué? Él era famoso y intimidante por una marca en su piel, por la sangre de un cazador de sombras en sus venas.

Nada más. No porque fuera genial, no porque todos sintieran una punzada de admiración en cuanto su torpe presencia se daba a lucir; y la sonrisa de Raphael no hacía más que recordarle eso. "No eres uno de ellos. No todavía, ni siquiera sabes como comportarte" En su defensa Camille Bellcourt lo sacaba de quicio. Y hubiera seguido escupiendo más dagas en su dirección de no ser por Raphael y su oportuna -y como no, terriblemente indeseada- aparición. -Yo no puedo perder mi cabeza- apuntó Simon casi de forma inconsciente. -Es decir, tendría yo que cortármela con mis manos, ya sabes- su voz era el mismo sonido tenue que el que había proferido Raphael, apenas un movimiento de labios carente de sonido. el zape fue inesperado y casi parpadeó atónito al ver que el líder no era golpeado siete veces ¿Y la marca? ¿¡Raphael ya era inmune?! tal vez golpes tan suaves no contaban, tal vez...

Como fuera se notó el cambio en él. La expresión que dirigió a el castaño (Raphael) fue casi una reverencia visual como queriendo decir "Lo siento, no seguirá pasando" miró de forma gélida a Camille y la sonrisa en sus labios era casi una perfecta imitación de la sonrisa arrogante de Raphael; sus ojos miraron a todos los presentes con calma. Saludó a los que fueron llegando y en vista de que él conocía un poco mejor los inicios del tema que tenían que tratar... Tragó saliva.

Miró a Raphael como esperando su aprobación. No hubo ninguna pero algo le decía que si el líder del aquelarre quisiera pararlo podría, y no lo quería hacer. El mismo le había dicho que tenía que callarse a menos que fuera a decir algo útil, bueno, esta vez iba a hacerlo.

-Hemos esperado ya lo suficiente. Los demás se pueden integrar después-dijo Simon haciéndose oír por encima de las demás voces con ese tono amigable que poseía casi sustituido por un tono calmado y sosegado. -Tal y como Raphael-y hizo un seco asentimiento hacia su compañero y yo les hemos comunicado en la carta, dos hijas de Lilith se acercaron a nosotros, diciéndonos algo que sin duda alguna desearía no creer. Estuve en la guerra mortal- dijo al fin, con los ojos mirando torpemente como si esperara exclamaciones extrañas o miradas fulminantes; en su momento los vampiros habían dejado claro que no lucharían si no recibían su cabeza; cosa que sin duda Raphael no tenía. Cosa que le había costado la marca. -Valentine me cortó la garganta, con la sola esperanza de hacer un ritual con una espada. Sólo eso, no tenía otro motivo. Tal vez el de lastimar a su propia hija, puesto que ella y yo somos amigos. Pero no tenía otra razón, yo no había hecho nada, no había roto los acuerdos. No nos perdonará esta vez, él quiere la destrucción de todos nosotros, de los cazadores de sombras. ¿Quién más quiere eso? Les diré quien, los demonios- casi sonó como si la última palabra había tenido que ser arrancada de su garganta. - Algunos pensarán que deberíamos dejar que acabe con los nefilims y esperar. ¿No han esperado ya suficiente? Si pagamos a los cazadores de sombras con la misma moneda que siempre nos han pagado estamos condenados... Los demonios junto con Valentine arrasarán con el mundo y les guste o no, inmortalidad no es sinónimo de invulnerabilidad-terminó, con una mirada baja, como si hablar le hubiera quitado toda la valentía del mundo.


Aviso importante:
Debido a que la user de Camille dejó al personaje y la trama, entre Raphael y yo la llevaremos en nuestros propios post, lamentamos las molestias <3
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Jue Ago 13, 2015 12:26 pm

THE GOOD AND THE EVIL
→ 1 DE AGOSTO →24:00 → HOTEL

En un movimiento rápido ocupe mi lugar junto a Lili sentándome lo más cómodamente que pude.
Al hacerlo acaricié el hombro de la rubia en señal de saludo una milésima de segundo.
En mi mente trataba de imaginar lo que saldría de aquella reunión, mirando hacia todos y nadie a la vez. Hasta que una voz me sacó de mi cabeza.

Observé al vampiro junto a Lili, y correspondí a su saludo devolviendo el apretón.
Poco después se acabaron las formalidades y los saludos.
Lo que acababa de contar Simon sólo significaba una cosa. Problemas.

Apoyé uno de los codos en el apoya brazos de la silla inclinándome instintivamente hacia Lili.
Aunque la nota avisaba de a lo que veníamos, eso cogía a cualquiera por sorpresa.
Estaba claro que si seguíamos por separado todos y cada uno desapareceríamos, teniendo más posibilidades estando unidos. Pero, ¿qué hacer? Ese era el dilema.

Me mantuve en silencio tratando de pensar con calma y claridad. Era un asunto bastante serio y había que pensar las cosas bien.
Esto no se parecía a ninguna guerra que hubiese vivido antes. Entonces todos éramos humanos y nadie contaba con poderes sobrenaturales.
Aquí era un todo o nada.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Dom Ago 16, 2015 12:34 pm

The good and the evil
→ Sábado 1 de Agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort  
Barnabas estaba sentado en aquella silla como un rey y señor, sin apenas prestarle atención al resto de sus congéneres, que se saludaban los unos a los otros como si hubieran ido a tomar el té todos juntitos y aquello fuera una reunión de simpáticos boys scouts en vez de un consejo de guerra. Y mientras jugaban a los saludos y la pantomima, él no podía apartar los ojos de su líder, esperando, pacientemente, a que diera comienzo la fiesta.

Pero para su sorpresa, los ojillos brillantes de cachorro abandonado de Simon buscaron la mirada de Raphael, como pidiendo permiso antes de hablar. Barnabas se reclinó en su asiento, entrelazando los dedos por encima de las rodillas mientras el diurno hablaba con una pasión envidiable y un tono afectado que casi le hacía parecer el mortal que seguía siendo dentro de aquel cuerpo pálido y muerto. Y cuando hubo terminado, se hizo un profundo silencio en la sala. Barnabás miró a un lado primero, y después al otro, a la espera de que alguien dijera algo, pero ante el silencio sorprendido de los demás, alzó ambas manos, y aplaudió. Un aplauso lento, de que dejaba unos segundos entre palmada y palmada mientras sonreía, incorporándose en la silla para erguirse ante los ojos de los demás.

- Precioso, diurno. Cuanta... pasión. Y entrega. Sí señor, todo un orador. Pero dejando de lado la confianza que cada cual quiera depositar en la palabra de los hijos de Lilith, yo no quiero oírte a ti. No te ofendas, Simon, pero tú mismo lo has dicho, eres amigo de esa niña... oh, ¿cómo se llamaba? ¿Clarissa? Sí, Clary. Utilizó la familiaridad del una acotación que no le correspondía junto a una sonrisa afilada. Estas demasiado apegado a su causa. No perdió la sonrisa, que se tornó casi amable, como si lo que estaba diciendo fuera un simple apunte, algo que debería ser evidente para todos pero que no lo era. El vampiro sabía que lo que estaba haciendo. Desacreditar a Simon podía ser peligroso, pero también sabía que no le faltaba razón. Y él no seguía a Simon, seguía a Raphael... mientras le conviniera. Quiero oír lo que Raphael tiene que decir al respecto.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Lun Ago 17, 2015 4:52 am

The good and the evil
→ Sabado 1 de Agosto, 2015→ 00:10 am →  Hotel Dumort


Hoy era una noche especial, iba a reencontrarme con muchas caras viejas, algunas que preferiría no ver y otras que me daban lo mismo. Hacía mucho tiempo que no sucedía algo tan importante como la reunión de ambos aquelarres, el de Raphael y el de Camille. Sinceramente ambos me daban igual, las disputas de ellos dos no me importaban y tampoco me interesaba morir en ese combate sin sentido. Después de todo yo era mi propio jefe, no iba a recibir órdenes de absolutamente nadie. ¿Qué habían hecho ellos por mi para que yo tuviera que deberles lealtad? ¿En verdad se habían creído tanto ese papel de lideres que se habían inventado? Ya no me sorprendía absolutamente nada en el mundo, todos estaban locos, todos deliraban, nadie hacia nada sin obtener algo a cambio. ¿O en verdad ellos creían que muchos de sus seguidores estaban con ellos por estar convencidos de sus ideales? Para nada, la verdad era que muchos de los que se encontraban dentro de los aquelarres lo hacían para sobrevivir. Si, porque si no te encuentras dentro de ninguno de estos dos grupos las leyes del tratado con firmado por los cincuenta en 1872 no te contemplaban. ¿Qué quiere decir esto? Que te vuelves la presa de los cazadores, y si hay algo que caracteriza a nosotros los vampiros es que no nos gusta estar en el papel de presa.

Me arregle la corbata con tranquilidad mirándome en el espejo retrovisor del Lamborghini y luego baje no sin antes tomar la espada samurái que descansaba sobre el asiento de acompañantes. ¿Qué por que una espada? Digamos que no tenia exactamente amigos alli dentro y no era tonto, sabia que una simple hoja de metal no bastaba para matarnos sin embargo no se dan una idea lo útil que son para algunas otras cosas… Entonces entre al hotel que Raphael habia adoptado como base, no era exactamente un lujo de lugar, todo lo contrario. Sin embargo al parecer a muchos de mi raza le gustaba pasar tiempo aquí, hasta vivir, sobre gustos no hay nada escrito Raziel y bajo a la tierra.

Entonces alli dentro empece a ver rostros, muchos nuevos, al parecer estaba convirtiendo a cualquiera últimamente. Camine tranquilo hacia las escaleras donde podía sentir la mayor concentración de gente, escalon por escalon subi lentamente hasta llegar al segundo piso y toparme con una enorme puesta que al parecer daba a un lado. Entonces camine hasta ella tranquilo y con el pie le di una suave patada pero lo suficientemente fuerte para abrirla – ¡Camille! Cada noche te pones mas bonita – Dije sonriendo mientras entraba al salón donde estaba esa larga mesa llena de vampiros. Mantuve la palma de mi mano en el extremo del mango de la espada  mientras me abria paso entre las personas – Raphael, creo que los del correo perdieron mi invitación – Le dije mirándolo directamente a los ojos con media sonrisa.

Observe detenidamente el lugar, cada rostro, cada detalle, cada mirada, preste atención a cada susurro caminando hacia una silla muy cerca de la punta – Alexander, ¿Cómo esta tu mujer? Hace mucho que no la veo – Le dije al que estaba a un lado de la silla en la que me iba a sentar, este me miro con mala cara – No te enojes, es solo una broma. ¿Por qué están todos tan tensos aquí, eh? – Pregunte interesado buscando los ojos de cada uno de los presentes para luego sentarme – No se quien debería estar sentado aquí pero llego tarde – Dije divertido  para luego poner mis dos pies sobre la mesa plácidamente dedicándole mi atención al que parecía dirigir la reunión, Raphael.


Vestimenta:

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Mar Ago 18, 2015 6:07 am

The good and the evil
→ Sábado, 1 de agosto, 2015 → 24:00 → Hotel Dumort  

Una última y fría mirada fue dirigida al diurno, esperando que con ello por fin su boca dejara de moverse para formar palabras innecesarias—Deja de ser tan estúpido ¿quieres?—Decidió ignorar el comentario de Thomas, suficiente era para él tener que hacerse escuchar por todos los vampiros presentes como para agregar a su lista el rol de niñera. Si algo se buscaban lo tendrían que enfrentar como adultos; por un lado Simon tenía un escudo, por otro, a Thomas le vendría bien correr como nunca.

Esperó a que todos los presentes terminaran sus presentaciones, con los ojos fijos en la puerta de entrada, alguien se acercaba. Antes de si quiera sentir la necesidad de tensar cada uno de sus músculos, observo a Ángela entrar a la habitación, inmediatamente atrayendo la atención de los asistentes a su figura—Ángela—Cada vez que su nombre era pronunciado, la lengua de Raphael dejaba que su lengua marcara su acento mexicano, disfrutando cada letra de la palabra—Fernando, bienvenidos, tomen asiento por favor—No pasaron más de unos segundos antes de que Barnabas cruzara la puerta de la habitación, cargando con el la gran presencia a la que Raphael ya se había acostumbrado—Buenas noches, Barnabas, esperaba que pudieras acompañarnos—Saludó a aquel vampiro inclinando levemente su cabeza, una señal de respeto que sólo algunos miembros de su aquelarre se ganaban.

Fueron segundos los que pasaron antes de que la fuerte voz del diurno silenciara la habitación. Una mirada de advertencia se dirigió a aquel vampiro, no dudaría en actuar contra él si de su boca comenzaban a salir cosas sin sentido; pero tuvo que admitirse sorprendido ante escuchar las palabras de Simon. Sin embargo (y lamentablemente) no era un líder nato o si quiera un orador nato, sus emociones comenzaban a tomar control de sus palabras y de la dirección que tomaban, nada bueno para la charla. Su mano chocó contra su frente al escucharlo mencionar a su amiga Nefilim, tanta perfección no podía durar tanto, menos en aquel vampiro.
Dejó su vista libre y escaneó la habitación, posando sus ojos sobre el ridículo vampiro, Barnabas. Fuerte e inteligente, sí, pero aquella acción no le daba buena imagen—Gracias por la introducción, Simon—Dirigió unas pequeñas palmadas al hombro del diurno, había hecho un gran intento— Discúlpenlo, por favor, es apenas un vampiro joven que puede dejarse llevar por su pasión, sin embargo ha logrado tocar un buen punto —Dejó que las palabras colgaran en el aire momentáneamente, mientras que sus ojos recorrían la habitación, asegurándose se que todos los ojos presentes estaban fijos en él —Valentine ha vuelto y nos desprecia con todo su ser

Dejó su lugar atrás y comenzó a caminar alrededor de la mesa, moviéndose lentamente alrededor de los invitados— Muchos de ustedes se preguntarán ¿qué demonios nos importa esto? Pero por favor, ahórrenme la molestia de tener que recordarles todas las vidas que perdimos durante la Guerra Mortal y supongo que ustedes aprecian su inmortalidad—Paró de caminar justo detrás del recién llegado dejando que los vampiros tuvieran el tiempo necesario para procesar la información dada. Segundos después, su voz se volvió a alzar por sobre el ruido— A su lado vienen los demonios, dispuestos a ayudarle para terminar con cada subterráneo y todo aquel que se atreva a ponerse en su camino. Tampoco creo que alguno de ustedes se levante en armas contra un demonio. Nuestra mera existencia peligra y, lamentablemente, los únicos que poseen las armas para enfrentarse a los demonios o a un hombre como Valentine, son los nefilims... —dejó caer la bomba sin más, esperando lentamente a que los murmullos comenzaran a alzarse en el aire.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Vie Ago 21, 2015 1:52 am

The good and the evil
→ Sabado 1 de Agosto, 2015→ 00:10 am →  Hotel Dumort


Cuando llegue el muchachito que estaba a un lado de Raphael había terminado de decir algo. Algo en referencia al motivo que nos reunía a todos allí, lo único que pude escuchar fueron aquellas ultimas oraciones que salieron de su boca. No pude evitar sonreír ampliamente ante todo aquello, todo aquel silencio tan incomodo. Bueno, la verdad que no era incomodo para mi, pero seguramente si lo era para muchos de los allí presentes. No pagarles a los cazadores con la misma moneda, esas fueron las palabras que rescate de todo aquello. Eso y lo último que dijo sobre que no somos invulnerables, vaya que no lo éramos. En mi mente todas esas palabras fueron dando vuelta mientras con los dedos de la mano repicaba sobre la empuñadura de la espada esperando a ver si alguien tenía algo que decir a todo eso. Entonces cuando parecía que todos se iban a quedar callados alguien hablo, si, Barnabas. Una sanguijuela del aquelarre de Raphael, en sus ojos solamente ya se podía ver la ambición. Conocía muy bien a los de su tipo, es de esos que esperan a verte herido para pisotearte en el piso y rematarte. Justamente esa era la razón por la que nunca aceptaría tener a alguien a si a mi lado, pero al parecer Raphael estaba tan necesitado de gente que aceptaba a cualquiera.

Luego de eso Raphael tomo protagonismo, como era obvio, también como debía ser. Golpeo el hombro del jovencito que tanta atención atraía por su habilidad, aunque no sabía si esa era la palabra correcta. Seguí con los ojos al vampiro que se disculpaba por las atolondradas palabras de su súbdito. Empezó a jugar con las palabras como era típico en el, infundía miedo con ellas, sabia como hablar, como manipular. Trague saliva con media sonrisa mientras meditaba en mi asiento moviendo las puntas de mis pies sobre la mesa. Se paro detrás de mí y seguí mirando al frente sin inmutarme, sin darle importancia a aquello.  Cuando termino de hablar y todos se quedaron callados empece a aplaudir fuerte pero muy lento, un aplauso lento que puedo asegurar que cada palmada llego a cada rincón del gran salón.  En ese momento baje los pies de la mesa y mire a todos con media sonrisa –¡Bravo! Un gran discurso Raphael, es increíble la forma que siempre encuentras para manejar todo a tu antojo – Comente divertido encendiendo un cigarrillo – La verdad es que viéndolo desde ese punto de vista el niño y tu tienen razón. Lo mas razonable seria cooperar con los cazadores, pero… - Deje aquella ultima palabra en el aire humedeciéndome los labios antes de seguir.

¿Que nos asegura que en medio de todo esto los nefilim no quieran matar 2 pájaros de un tiro y liquidarnos también a nosotros? Seamos sinceros Raphael
– Dije y me pare para girarme y mirarlo – Existen dos aquelarres en New York, y también existen vampiros como yo que deciden no participar de ninguno – Dije llevándome una mano al pecho para luego girarme y mirar a todos- Y sin embargo el representante de todos los vampiros en El Consejo es este tipo –Dije señalando hacia atrás a Raphael – ¿Realmente el nos representa a todos? Bueno, eso no importa, es otro tema– Suspire y le di una larga calada al cigarrillo – ¿Por qué debemos creer en el buen actuar de los cazadores? Mejor aún, ¿Por qué debemos creer en tu palabra? Nadie discute que Valentine haya vuelto, pero ¿como sabemos nosotros que no tienes un trato con los cazadores para, por ejemplo, terminar con Camille y sus seguidores? –Mire a la vampiresa con media sonrisa – O para matar a los que decidimos no seguirte…

Deje caer la ceniza del cigarro al piso mientras lo miraba a los ojos fijamente – Discúlpame por no ser tan confiado Rapha, pero debo tomar mis recaudos… -Le dije con sinceridad - ¿Qué seria exactamente lo que propones? Sorpréndeme… Porque la verdad dudo encontrar un vampiro que quiera estar con Valentine ya que seria hombre muerto. Pero si conozco sobre Cazadores que son sus seguidores y quieren terminar con nuestra existencia... Claramente aqui los que deben hacer méritos para que le creamos son ellos.

Vestimenta:

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Miér Sep 09, 2015 7:42 pm

THE GOOD AND THE EVIL
→ SÁBADO, 1 DE AGOSTO, 2015 → 24:00 → HOTEL DUMORT
Siguió llegando gente a la reunión, pero Dietrich no les prestó atención más allá de la simple contemplación, y el recordar sus nombres, por supuesto. Poco le interesaban sus conocidos, sus asuntos allí o cualquier otra cosa ‘extra’. El vampiro se consideraba alguien educado, alguien cortés; lo suficiente como para no tener una mala relación con nadie, pero tampoco buscaba tener una buena con todo el mundo. Para él, la mayoría de los mortales e inmortales –salvo casos muy concretos, como su esposa y su hijo– eran criaturas que iban y venían como sombras con nombres y apellidos. Y ya está. Su discreción tampoco le hacía desear ser el centro de atención de todo aquel que se cruzase en su camino, aunque desde luego, les exigía el mismo tipo de trato.

Después de las presentaciones y las charlas banales, llegaron los discursos. Y llegaron los incrédulos. Siempre, siempre sucedían cosas así, pensó Dietrich. No es que él le diese todo el crédito del mundo a la primera persona que apareciese nombrando el apocalipsis, pero sí tenía la sensatez, desde su punto de vista, de investigar sobre lo que le habían informado. De forma distraída acarició el mango de marfil con la mano derecha, mientras se pasaba la izquierda por el bigote, escuchando atentamente las palabras de cada persona que se dignó a hablar o a dar su opinión.

Bien, a él realmente las guerras, los conflictos y los nefilim en sí le importaban más bien poco. Ya había dejado claro en la carta a Raphael y Simon que el único motivo por el que había acudido era por simple prudencia y, en parte, porque quizás consiguiese establecer algún contacto que le ayudase a dar con Elena. Ya está. Su destino no estaba ligado en un principio al de esos vampiros, realmente, puesto que en cuanto consiguiese dar con su esposa, lo más probable era que se marchasen de nuevo a Alemania.

No obstante y para su desgracia, siempre existía la posibilidad del no. Que no diese con ella a tiempo. Que ella no quisiese marcharse. Que ella se hubiese implicado en esa guerra. O que algo le terminase obligando a tomar parte en ella. A esa prudencia se refería. Y de esa prudencia decidió hacer gala.

Parece ser, señor Santiago, que su palabra no es suficiente para hacer que la gente se decida a unirse a su causa. —Sonrió—. Aunque he de reconocer que si lo hubiese conseguido, realmente me encontraría ante el mejor orador de todos los tiempos. Y he conocido a unos pocos, sí. Pero a los viejos cuesta hacerle entrar en razón, en algunas ocasiones. —Se irguió en su asiento, sin perder el porte o la compostura, y habló a todos. Yo no conozco a Valentine. Ni estuve en la Guerra Mortal. Llevo escasos meses en la ciudad, y no con vistas a quedarme aquí eternamente. Así que quizás, de entre todos los presentes, soy el menos interesado en este tema. Me marcharé como he venido y reconozco sin que me tiemble la voz que los problemas que deje aquí no me quitarán el sueño. Sin embargo, los incidentes suceden, y los imprevistos también. Quizás algo me impulse a quedarme, o algo me obligue a entrar a formar parte activa de esa guerra. Otras veces me ha sucedido. Y si alguien quiere escuchar mi consejo, es el siguiente. —Calló unos segundos antes de volver a hablar. Pausa dramática, le había enseñado Eloise que se llamaba, en su momento—. En primer lugar, dudo mucho que los nefilim intenten eliminarnos. Si no lo hicieron en esa primera guerra, y no lo han hecho todavía, ¿por qué ahora? ¿Tan diferentes son las cosas en New York que se ven en la urgencia de hacerlo? ¿Son tan retorcidos los que se encargan de proteger a los mundanos en esta ciudad que estarían dispuestos a usarnos de escudo? ¿Y seríamos nosotros tan imbéciles como para permitirlo? Nadie ha dicho que confiemos de forma ciega en ellos, pero si tienen topos en sus filas, dudo mucho que deshacerse de aliados potenciales sea lo más sensato. Después de la Guerra Civil española conocí a un brujo que me habló del conflicto. Yo no estuve presente, pero él había prestado sus servicios a los Republicanos, y me confesó, quizás apesadumbrado, que uno de los motivos por los que habían perdido la guerra fue porque en sus propias filas no fueron capaces de mantenerse unidos. Todos a una y luego resolveremos nuestros problemas entre nosotros. O quizás de forma más entendible… el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Son alianzas forzadas pero a menudo necesarias. Si hemos de matarnos entre nosotros, ya lo haremos una vez eliminado el problema principal. Lo que hay que hacer es preguntarse hasta qué punto es verídica esa información, y cómo podemos utilizarla, en el caso de que sea cierta, para adelantarse a ese tal Valentine.

Después de eso se dejó caer de nuevo contra el respaldo de su asiento y guardó silencio.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Invitado el Vie Sep 18, 2015 3:48 am

The good and the Evil
Facing dark times
L
a tensión en el cuerpo del vampiro pareció desaparecer a medida que el tiempo pasaba. Gracias a su grandiosa capacidad de tomarse todo a la ligera nunca pasaba mucho tiempo tenso o preocupado, solo un par de ocasiones Thomas había sentado cabeza y -lamentablemente- estas "ocaciones" eran recuerdos amargos para el castaño. Pocos podían ganarse la completa atención de Gauthier al punto de volverse serio solo por centrar su atención en aquel susodicho; deos, si incluso parecía ser un evento único de la naturaleza.

Luego de pronunciar sus últimas palabras, el ojiverde se reclinó en su asiento y se relamió los labios en un inconsciente gesto que gritaba las ganas que tenía de volver a encender un cigarrillo. El que había prendido había perecido al movimiento táctico que Raphael había desplegado con el diurno y él, por lo que ahora debía rascarse las piernas para contener el impulso de seguir aspirando nicotina hasta que su recién abierta cajetilla se quedase vacía. En un silencio un tanto extraño -debido a que es toda una proeza hacer callar a Gauthier-, el vampiro se limitó a observar a todos y cada uno de los presentes, siguiendo las palabras de Kain. Estudiando detalles.. pequeñas características que podría (bajo una situación ideal) utilizar como posible punto débil. Si.. definitivamente las lecciones de su maestro estaban surtiendo efecto. Bajo este tranquilo comportamiento, Thomas siguió atento a las palabras de quienes alzaron la voz. Palabra a palabra el rostro pálido y marmóreo del hijo de la noche se tornó serio, absorto en las palabras que se dirigían a todos los presentes.

Deos.. era peor de lo que había pensado.

Debido a lo joven que era Thomas en aquellos eventos, ni pío había escuchado de todo aquello y mucho más cuando aún estaba en Inglaterra tratando de no lanzarse a por el cuello de cualquier humano o animal que se le cruzase. Luego de su llegada a New York, pues la cosa no había cambiado mucho ya que el contacto con los de su misma especie o submundos no había sido tanto, pero admitía que habían habido rumores. Simples susurros de un evento bélico que seguía dejando una huella. ¿Qué debía decir? ¿Acaso sus palabras aportarían algo significativo? Por que vamos.. Thomas con suerte se había enfrentado a su maestro -y esto había ocurrido hacía no mucho- y esto no había sido una situación de vida o muerte, sino un simple entrenamiento. Sus labios aún estando sellados, el vampiro se detuvo a observar a aquellos que no habían hablado. Queriendo comprender sus reacciones a la par que las palabras de los otros seguían fluyendo, incluso llegó a estudiar la respuesta del rostro de granito de la baronesa quien parecía haberse transformado en una reina de hielo entre ellos.

No... necesitaba algo más que cinco opiniones. Necesitaba más información con la que construir alguna opinión fuerte de un ser cruento que no había nunca conocido.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: The good and the evil ✝ Reunión Vampiros

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.