07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


31 # 44
23
NEFILIMS
3
CONSEJO
11
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Maybe this was a mistake || Desmond

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Ivory Khanstein el Sáb Dic 12, 2015 3:12 pm




Maybe this was a mistake

E
l sonido de las bolas metálicas del péndulo de Newton que había sobre el escritorio, chocando una y otra vez, era lo único que se oía en la estancia. La figura porcelanosa que se hallaba sentada en la butaca se encontraba ensimismada observando una pequeña caja de madera que reposaba en el centro de la mesa. Tic, tac, tic, tac. Había vuelto de su no tan corto viaje la tarde anterior y, tan pronto como llegó a su casa, se encerró en su despacho y dio orden de no interrumpirla; había estado en esa misma posición desde entonces. No se atrevía a abrirla. Sabía lo que podía encontrar. En su mente se sopesaba la teoría del gato de Schrödinger; hasta que no la abriera no sabría si está vivo o muerto. Eso no era lo único que rondaba sus pensamientos, aunque no quisiera reconocerlo. Comenzó a darle pequeños golpes con la uña a la madera.

-¡Maldita sea! -murmuró enfadada consigo misma, dando un golpe seco sobre el reposabrazo de su butaca mientras se levantaba de la misma.

Cogió la caja y la guardó en la caja fuerte que tenía escondida detrás de uno de sus cuadros favoritos. Abrió las dobles puertas del despacho haciendo que dos de las criadas que pasaban por delante se sobresaltaran.

-El coche. -mandó mientras bajaba las escaleras de mármol.

~⚜~

Para cuando se paró a pensar lo que estaba haciendo ya era demasiado tarde.

-Hemos llegado, señora.

Los ojos de Ivory pestañearon varias veces antes de mirar por la ventana; Hospital Presbyterian. Apretó los labios antes de salir del coche y dirigirse al interior del lugar.
Pocas veces había visitado un hospital, le eran grotescos, el culmen de la demostración de lo frágiles que eran los humanos. Simplemente no le gustaban, curiosamente como a la mayoría personas mundanas. La bruja sopesó si dirigirse al mostrador de información o no pero, inconscientemente lo había hecho.

-¿Puedo ayudarla en algo? -Ivory dirigió la mirada hasta la joven. -Busco a... -se detuvo. Aquello era un error. No tendría que haber venido en primer lugar. La bruja le concedió una leve sonrisa a la joven antes de girarse de nuevo en dirección a la entrada.

-Maldita seas Ivory, y maldito sea Desmond Lynch. -se susurró a sí misma avergonzada y enojada por haber ido hasta allí con la idea de buscar al doctor simplemente por el hecho de que no paraba de rondarle el pensamiento. Tenía otras cosas de las que preocuparse.

Mañana | Hospital Presbyterian | Desmond Lynch



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 197

Post de rol : 83

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9056-cumulo-de-cosas-wiii#78529
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Desmond Lynch el Miér Ene 13, 2016 3:45 pm

El tic tac del reloj de mi reloj de pulsera resulta imperceptible. Una esfera tan pequeña con una manecilla tan diminuta pasaban completamente desapercibidas tanto para el ojo como para el oído humano si no te centrabas específicamente en intentar mirarlo o escucharlo. Quiero decir, si no tienes una capacidad sobrehumana, como es el caso de los licántropos. Sin embargo esta mañana soy casi capaz de percibirlo con total claridad. No sé si es mi subconsciente, o si estoy empezando a volverme completamente loco, pero juraría que llevo toda la jornada sintiendo cómo avanza lentamente el tiempo. Sintiendo el avance de mi reloj.

Es desquiciante, en cierto sentido. Me cuesta incluso prestarle la debida atención a mis pacientes, porque el sonido incesante del tic tac me perfora los oídos lentamente, de forma agónica. Tic. Tac. Tic. Tac. Y lo peor de todo es que ignoro el por qué. No sé a qué viene esta psicosis que me ha entrado de repente. El último ataque de vampiros que sufrí fue hace meses, a finales de verano, cuando Adeline me salvó la vida. Desde entonces me han dejado relativamente en paz, quizás porque saben que los nefilim están vigilando. Así que no puede ser el miedo a que aparezcan, aunque es algo que está siempre en el fondo de mi cabeza y que nunca me abandona. Ni me abandonará, me temo.

Tic. Tac. Tic. Tac.

Tras varias horas, harto ya de todo esto, suelto la correa que hace que al aparato esté pegado a mi muñeca para quitármelo, y lo coloco con cierta violencia encima de la superficie de la mesa. Me paso la mano por la cara en un intento de tranquilizarme, porque cualquiera que me viese en estos momentos realmente llegaría a la conclusión de que estoy desquiciado. Froto los ojos con los dedos e intento tranquilizarme, dando grandes bocanadas de aire para controlar un poco la ansiedad que me está invadiendo por una estupidez tan grande. Está en mi mente, lo sé, porque no hay manera de que pueda estar escuchando el sonido del reloj con tanta claridad. Sé que he tenido sueños inquietos esta noche, aunque no los recuerdo. Quizás es por eso. Quizás...

Me levanto del pequeño escritorio, dejando la pantalla del ordenador apagada, me cuelgo el fonendo del cuello, dejo la bata, y con las manos en los bolsillos me dirijo hacia el pasillo del hospital para salir un rato a tomar el aire. Ya no tengo pacientes en un rato, de modo que puedo distraerme un poco, al menos durante un rato, porque realmente lo necesito. Coloco un sencillo cartel en la puerta, indicando que volveré en seguida, y comienzo a caminar. Saludo a un par de enfermeras, notificándoles dónde estaré, y me dirijo al exterior.

Si lo del reloj ha sido extraño, lo siguiente que veo me desconcierta absolutamente. Ivory está separándose del mostrador con la misma cara de apuro que puso la noche en que nos conocimos, cuando decidió echarme de su casa por estar tratando temas demasiado personales. Parpadeo, incapaz de creerme lo que contemplan mis ojos, y moviéndome únicamente por instinto me dirijo hacia ella con rapidez para que no se marche. ¡Ivory! Hacía una eternidad que no la veía, desde que tropezamos aquel día juntos en el parque. Desde entonces había desaparecido completamente de mi vida y de la de cualquiera, al parecer, aunque nunca he tenido demasiado claro en qué círculos se mueve o si tiene amistades. Había pensado en ella algunas veces, aunque reconozco que su desaparición tampoco me quitaba el sueño. Pero sí que me encontraba, a veces, preguntándome dónde estaría y si volvería a verla. Preguntándome si se encontraría bien.

¡Ivory! —la cojo suavemente del brazo para que no se escape, pues sé a ciencia cierta que si quiere, puede ser realmente escurridiza, y le sonrío, contento ciertamente de volver a verla. Sobre todo de verla sana y bien—. ¡Qué agradable sorpresa encontrarla por aquí! —Entonces me doy cuenta de lo que he dicho y me siento estúpido, y me río—. Bueno, discúlpeme. Quiero decir, si ha venido por algún problema no es una alegría encontrarle aquí. Pero sí verla. Ya pensé que no volveríamos a toparnos nunca. ¿Cómo se encuentra?


avatar
Mensajes : 211

Post de rol : 1047

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Ivory Khanstein el Sáb Ene 30, 2016 3:56 pm




Maybe this was a mistake

L
a bruja era de las que observan todo con ojo milimétrico a su paso. Pocos pensarían eso, siempre andaba con la cabeza alta y mirando al frente, oculta tras unas gafas de sol. Pero ahí estaba el engaño. Eso le permitía fijarse en todo pareciendo que lo hacía en nada. En lo poco que recorrió de los pasillos del hospital vio a una joven, de no más de dieciséis años, nerviosa que no paraba de morderse las uñas mientras iba de un lado a otro cerca de un joven de lo que parecía su misma edad, el cuál estaba arrodillado contra la pared sin dejar de rascarse la cabeza mirando al suelo; una niña sonriente llevaba agarrado con su mano izquierda un descosido y muy usado conejito de peluche mientras iba agarrada con su otra mano de la que parecía ser su madre quien tenía el rostro inerte, la mirada perdida y los ojos rojos e hinchados; también se fijó en un anciano sentado en una silla, tenía la cabeza gacha y no paraba de mirar un delicado ramo de margaritas silvestres que sujetaba con suma delicadeza entre sus manos con los ojos llenos de lágrimas. Todo en lo que había puesto la mirada era triste y desolador. No se había percatado de la pareja que paseaba sonriente con un bebé en brazos, ni de lo que podrían ser padre e hijo, ambos entrados en edad, riendo entre ellos. Puede que, por su naturaleza, no sea capaz de fijarse en esas cosas.

Podía parecer que había pasado una eternidad desde que se había alejado del mostrador de información, pero ni siquiera le había dado tiempo a llegar hasta la puerta cuando oyó su nombre siendo dicho por una voz muy conocida. Por un momento pensó en hacer como si no lo hubiese oído, intentar camuflarse entre la gente que rondaba por aquel pasillo hasta llegar a su coche y hacer como si aquel acto impulsivo no hubiera ocurrido jamás, pero parecía que el doctor había leído sus pensamientos.

—Desmond —susurró tras verse agarrada del brazo por él. Le había sorprendido; no hubiese esperado que saliese tras ella al verla.  Sonrió ante su comentario. —Bueno, continuo  sin tener un horario estable de comidas, sigo tomándome ese trago todas las noches y mi horario de sueño es algo que escapa a mi control. —intentó bromear, aunque posiblemente al doctor no le hiciera ni un mínimo de gracia. —Pero creo que las vacaciones me han sentado bien. —mintió. No había estado de vacaciones, ni mucho menos, pero eso era algo de lo que no tendría que saber. No se había percatado hasta entonces que no tenía pensado qué decirle al encontrarse. Se quedó por un momento pesando ya que el doctor le preguntaría que hacía allí y no le agradaba la idea de confesarle que se trataba de un acto impulsivo, pero dio con la solución.  —He vuelto hace poco y me apetecía ver una cara amiga después de haber estado tanto fuera. Recordé que tenemos un café pendiente, por lo que me preguntaba si le apetecería tomarse uno, siempre y cuando no esté ocupado, no querría interrumpirle es su tarea de salvar al mundo. —comentó con una leve sonrisa.

Mañana | Hospital Presbyterian | Desmond Lynch



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 197

Post de rol : 83

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9056-cumulo-de-cosas-wiii#78529
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Desmond Lynch el Mar Mar 01, 2016 6:09 am

Durante un breve segundo pienso que me he equivocado en correr hacia ella para evitar que se marche, que en realidad no quiere verme y que todo esto va a desembocar en que termine observándome con los mismos ojos fríos llenos de desprecio con los que me contempló la primera vez que me vio en su casa. No sé por qué ese dejá vù se instala en mi cabeza, y el tiempo que tarda en girarse hacia mí se hace un poco eterno, un poco lento. No es como si me inundase un temor, pero una corriente helada se apodera de mí y casi me hace retroceder. Casi. No sé si la mirada de Ivory puede llegar a ser cálida, pero no destila ese asco con el que me atravesó esa vez, ni mucho menos. Sus pupilas parpadean, entre cansadas y brillan con la misma luz templada de siempre, y siento un gran alivio dentro de mí que no puedo explicar. El odio es un sentimiento que no me afecta tanto como pudiera la gente pensar; por eso no entiendo mi propio comportamiento, ni mis propios sentimientos. Prefiero dejarlo pasar y ya está.

Enarco una ceja ante su respuesta y me cruzo de brazos, como si fuese a reprenderle cual niña pequeña, pero lo único que puedo hacer es sonreír al ver que sigue teniendo su particular sentido del humor. Hay algo tan extraño en su aura como siempre; igual de atrayente y que al mismo tiempo repele. Como el hielo que te encita a tocar la tersura de su superficie pero a la vez sabes que no puedes porque el frío te llegará hasta los pies, o porque te quedarás pegado, o porque, simplemente, te terminará doliendo. ¿Tocar a Ivory implicará algo de dolor? Ese pensamiento me estremece ligeramente, pero es fácil de disimular. Estoy llegando a un punto en el que no puedo comprenderme a mí mismo. ¿Qué me está pasando?

Junto los párpados ligeramente antes de volver a mirarla para responder, indicándole con la mano que me siga. El personal del hospital me mira, entre sorprendido y curioso, y más de una de las enfermeras con las que tengo cierta amistad -sobre todo Ana- me mira pidiendo explicaciones que no tengo intención de darles ni siquiera llegado el momento. Las cosas y la gente a la que conozco en mi vida privada son cosa mía, y no tengo intención de contar nada más allá de lo estrictamente necesario. Detesto dar detalles de mí que no he estado dispuesto a contar desde un principio. Esa sensación de molestia me recorre como un latigazo, mientras me pregunto, casi a la vez, por qué delante de Ivory no la siento; por qué me siento impulsado a hablarle de Ada y de cosas que no le había confesado a casi nadie. Quizás porque, intuyo, somos ambos criaturas igual de solitarias. Igual de tristes, en el fondo.

Venga conmigo. Lo cierto es que habría preferido llevarle a un sitio mejor, porque las cosas de la cafetería del hospital no son precisamente de una calidad extraordinaria. Pero bueno, al menos se puede beber sin enfermar —bromeo y voy a mirar el reloj, recordando en ese momento, con fastidio, que me lo he dejado atrás—. Y no suelo ejercer de superhéroe en el hospital. El antifaz y la capa son para cuando salgo de trabajar —bromeo, aunque ignoro hasta qué punto ella está al día de este tipo de cosas; no parece el tipo de mujer que lee cómics, desde luego. Recorremos los pasillos y pasamos por mi consulta. Yo reculo, contemplo la puerta durante un segundo y me aseguro de que no hay pacientes esperando—. ¿Me disculpa un segundo, Ivory?

Me adentro en la habitación, dejando la puerta abierta tras de mí por si ella quiere seguirme y echar un vistazo al lugar en el que trabajo. Aunque bueno, ¿por qué demonios iba a querer algo así? Dejo la bata sobre la percha, me siento en la mesa y reviso la lista de pacientes en el ordenador. Entonces me doy cuenta de que me había equivocado de día, que ya no queda ninguna consulta que atender hoy, y me siento algo aliviado. Igualmente mi turno no ha terminado aún y no puedo marcharme; ¿y si llega alguna urgencia que requiera ayuda? Recojo el reloj del cajón de mi mesita, apago el ordenador y salgo, cerrando tras de mí con llave. La introduzco en el bolsillo y empiezo a ponerme la correa del reloj.

¿Vamos? —empezamos a caminar de nuevo. Me pongo bien la corbata—. Así que ha estado de vacaciones, ¿eh? No tengo demasiado reparo en confesar que me extraña en usted. Pensaba que ambos éramos adictos al trabajo —bromeo de nuevo—. ¿Puedo preguntarle dónde estuvo, si no es mucha indiscreción?


avatar
Mensajes : 211

Post de rol : 1047

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Ivory Khanstein el Jue Abr 14, 2016 6:11 am




Maybe this was a mistake

P
or un momento la bruja preparó una excusa. No, para ella no era una excusa, era un plan B. Normalmente, su mera presencia era suficiente para inspirar cierto respeto o, más bien, integridad, pero aquel hombre era capaz de hacerla sentir vulnerable. Tenía pensado qué decirle en cuanto saliera por su boca un “ahora mismo no me es posible” o un “tengo mucho trabajo”, incluso estaba preparada para un “para serle sincero hoy no estoy de humor para estar con usted”, con esa costumbre de tratarse entre ellos de usted (lo que normalmente  sería una muestra de respeto, salido del doctor la hacían sentir extraña). “No se preocupe, ha sido culpa mía por venir sin más a su puesto de trabajando esperando sin más que no tuviera trabajo y asumiendo que estaría dispuesto a tomarse algo conmigo en lo que, supongo, sería uno de los pocos descansos que se da a usted mismo (o tenían ese tipo de confianza, pero la bruja había aprendido a entenderle, y sabía perfectamente que, si se daba un respiro, era porque él mismo se veía al límite). Tengo bastante trabajo atrasado así que mejor que vuelva a ello” eso era lo que tenía pensado decirle. A veces sentía que en su mente vivía una joven adulta recién salida de la adolescencia cuando pensamientos de ese tipo rondaban su mente. Pero, para su sorpresa, un “venga conmigo” fue lo que recibió.

Ivory bajó la cabeza algo avergonzada, con una tímida sonrisa en sus labios, sintiéndose estúpida por todo el “drama” que se le había ocurrido en aquella ínfima sección de tiempo. Siguió al doctor por aquellos interminables pasillos hasta llegar a lo que se imaginó sería su lugar de trabajo, su consulta. —Por supuesto. —murmuró apoyándose en el marco de la puerta, curiosa por saber cómo sería aquel espacio que pensaba sería muy personal. Se sorprendió de ver lo similar que era al resto de consultas abiertas que había visto durante aquel pequeño paseo. Se recriminó a sí misma: “¿qué demonios esperabas encontrar, Ivory?”.


—Detrás de usted. —se apartó ligeramente a un lado, dejándole paso, con un leve gesto de su mano, indicando el pasillo. —Lo sé, créame no ha sido el único en sorprenderse. Creo que hacía siglos, literalmente por supuesto, que no me iba de viaje por algo que no fueran negocios. Son peores que un marido. —bromeó. —Por supuesto que no. He estado recorriendo Marruecos, digamos que era una asignatura pendiente. —llevó inconscientemente su mano al anillo que colgaba de su cuello. En gran parte ser arrepentía de haber ido, estaba mucho mejor cuando no sabía lo que entonces sí. —¿Y usted? ¿Qué ha estado haciendo? No, espere, déjeme adivinar. Trabajando aquí en el hospital hasta horas malsanas casi sin descansar, por supuesto, para luego ponerse, y cito literalmente, "el antifaz y la capa" para su segundo trabajo, que es el mismo que el primero pero se podría decir que más interesante, casi sin pasar tiempo con sus hijas, ¿he acertado? —aunque lo dijo bromeando se arrepintió de hablar nada más terminar. Se había excedido tomando confianzas. Le estaba reprimiendo por algo que ella conocía de primera mano; estaban casados con sus trabajos. Además había metido a sus hijas en la ecuación. Estaba acostumbrada a decir lo que quisiera cuando quisiera sin importar la otra parte. —Lo siento, no soy quién para recriminarle nada. Mucho menos para decir nada sobre sus hijas. —apretó su bolso de mano. Temía haberle ofendido, y estaba esperando que, con esa gentileza que le caracterizaba, la invitara a irse.

Mañana | Hospital Presbyterian | Desmond Lynch



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 197

Post de rol : 83

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9056-cumulo-de-cosas-wiii#78529
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Desmond Lynch el Miér Jun 22, 2016 2:42 pm

Ivory se coloca a mi lado una vez salgo de mi consulta, y sonrío de forma cómplice al escucharle decir que no se tomaba un descanso desde hacía siglos, literalmente, y siento que somos cómplices en un secreto o una broma que nadie más puede entender. Entre las paredes de este hospital probablemente sea cierto, porque no creo que en su mundo no sea alguien conocido, y me encuentro disfrutando de semejante hecho como cuando estaba en el instituto y la primera chica con la que empecé a salir y yo ocultábamos que nos veíamos a escondidas detrás del edificio para darnos besos. Es un recuerdo estúpido, dulce, que se mezcla con la situación, y hace que la sonrisa se ensanche hasta la ternura, casi. Dios mío, cuantísimos años hace de eso. Realmente me estoy haciendo viejo...

Al girar el rostro hacia ella siento una punzada de dolor cuyo origen no soy capaz de discernir, pero que me trae pensamientos a la cabeza que preferiría evitar. Probablemente hace aún más tiempo que Ivory besó a la primera persona de su vida, pero se mantiene exactamente igual que ayer, que el día anterior y que cien años antes. No envejecerá nunca, no morirá de mayor, mientras yo me cubriré de arrugas y me transformaré en polvo y huesos. Y con Emily y Jack sucederá lo mismo, y eso es realmente lo insoportable.  Que dos jóvenes que se quieren tantísimo en la plenitud de sus vidas vayan a contemplar cómo la mortalidad hace mella en sus corazones hasta desaparecer bajo una capa de lágrimas. ¿Se convertirá Emily en alguien como Ivory, fría como el hielo y hermosa y distante?

La sonrisa se desdibuja hasta desaparecer mientras muestro un cortés interés por lo que mi acompañante me está diciendo. Marruecos. Parpadeo, sorprendido, pues no la habría imaginado para nada en un país así; a ella le pega más Florencia, Praga, París... No un lugar como imagino Marruecos en mi mente, atestado de gente, de calor del Mediterráneo y de tierra y edificios viejos de ladrillo y de barro.

Suelto entonces una pequeña carcajada al contemplar el gesto de su rostro cuando se percata de que quizás ha dicho algo que podría haberme ofendido, porque he entendido el cambio de su expresión. A pesar de lo impenetrable que se mostró ante mí la primera vez, y a pesar de que sigue sorprendiéndome como pocas personas en el mundo, creo que puedo leer en Ivory con una curiosa facilidad en momentos como este, en los que entiende que se ha metido demasiado en mi vida privada. Siendo alguien tan reservada como es, es fácil para ella discernir la barrera que no querría que propasasen con su propia persona, y yo la entiendo, porque incluso en eso, somos parecidos. Incluso en las zonas que no nos gusta que la gente de fuera quiera pisar.

Le dejo paso para entrar en la cafetería, aséptica, llena de gente que viene y va, o que permanece sentada, y le indico que nos sentemos en una mesa junto a la ventana. Me acuerdo en ese momento de Zahara, y me pregunto dónde estará; si volvió al cielo para no regresar porque quedó desilusionada de los humanos por mi culpa. Lejos de sentirme culpable, siento quizás un poco de pesar; no puedo volcar sobre mis hombros lo que una criatura ajena a mi vida decida o deje de decidir. Yo sólo puedo arrepentirme de mis propios actos, de los que hice y de los que no, y con ella sólo actué como sentí que debía hacerlo, nada más.

No tiene que disculparse —comento con suavidad mientras tomo asiento frente a ella—. Entiendo por qué lo hace, porque yo soy igual que usted, pero no piense que me ha ofendido como lo que me ha dicho. Es más, encuentro perfectamente natural que tenga esa idea de mí, teniendo en cuenta lo que conoce de mi persona y lo que no. Pero me siento enormemente complacido por tener que decirle que se equivoca... al menos en parte. —Sonrío—. La mayor parte del tiempo hago eso, pero lo cierto es que también seguí el consejo de una conocida y me tomé unas largas semanas de vacaciones que aproveché para ir a Irlanda con las niñas y con mi suegra para ver a mi madre e intentar convencerla, sin éxito, por cierto, de que se viniese a vivir con nosotras. Pero ella detesta los Estados Unidos y se morirá debajo del árbol que plantaron en el jardín trasero de mi casa antes de que yo naciese, de modo que estoy haciéndome lentamente a esa idea. —Lo digo con cierto cansancio en la voz, y con cierta tristeza, pero no me dejo llevar por esos sentimientos. Mi madre siempre ha sido muy cabezona y nada de lo que yo diga o haga podrá cambiar eso. Lo tengo bastante asumido—. Y no me he tomado sus palabras como una reprimenda. Sólo como lo que es y lo que soy: el trabajo es una amante exigente y no sé decirle que no, aunque debería. Pero Sally y Lizzy me han perdonado estas extravagancias después del verano que pasamos juntos y de la promesa de que los días que libre me olvidaré del trabajo completa y absolutamente. Cosa que también estoy haciendo. Y si me dice qué quiere de beber, iré a buscarlo ahora mismo.


avatar
Mensajes : 211

Post de rol : 1047

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Ivory Khanstein el Vie Mar 24, 2017 8:59 am




Maybe this was a mistake

A
pesar de haberse esperado, al menos, una mirada de reprimenda ante sus palabras. Ivory sabía, en el fondo, que el buen doctor no le invitaría a irse. En eso se diferenciaban. Ella habría ordenado a su acompañante a esfumarse de su presencia tras tales palabras. O puede que no, con Desmond era probable que no.

La bruja ladeó la cabeza sorprendida ante su respuesta. Así que por fin se había tomado unas vacaciones. Sin saber por qué, imaginó a la familia tomando el té tras el hogar de los Lynch, sobre una manta de picnic y bajo la sombra de aquel gran árbol, sobre las verdes tierras que son las irlandesas. Se imaginó a la señora Lynch, una señora británica como la misma palabra lo indica, regia e imponente, además de terca. Probablemente no tenía nada que ver con esa imagen, pero ella prefería pensar que así era. Algo le decía que, en su juventud, podrían haber podido llevarse bien. —Me alegra oírlo, unas vacaciones más que merecidas a mi parecer. Pero hágame el favor e intente mantener esa promesa sus hijas, los niños no merecen estar en mitad de todo este caos que es nuestro mundo. —era más que conocido el hecho de que a Ivory no le gustasen los humanos, pero por alguna razón sentía cierta afinidad con los más jóvenes, envidiaba su inocencia y su visión del mundo tan pura y perfecta.

Ivory torció el rostro inconscientemente. No quería ser grosera, pero había oído que la comida y bebida que se servía en los hospitales dejaba mucho que desear. —Un zumo de naranja estará bien, gracias. —esperaba que al menos los zumos estuvieran, al menos, aceptables.

Ivory esperó sentada en aquella incómoda silla, observando toda la sala con pequeñas miradas aquí y allí, mientras jugueteaba con su bolso nerviosamente. Concluyó, junto con todo lo que había visto anteriormente, que los hospitales tenían un aura extraña, pero no sabría decir bien qué era. En cierto modo admiraba a Desmond por ser capaz de trabajar en un lugar así, tan abarrotado y movido, sin a penas tiempo para respirar o pensar en otra cosa que no sea lo que está haciendo en el momento. —Gracias. —murmuró cuando el doctor puso su zumo sobre la mesa. No tenía mala pinta.

—Dígame doctor, ya que asumo no piensa dejar su segundo trabajo, al menos a corto plazo, ¿por qué no piensa en abrir una consulta clandestina? Sería mucho más seguro no sólo para usted sino también para sus hijas. Nunca se sabe quién puede llamar a su puerta para pedir ayuda. Además tendría un horario, lo que puede ayudarle en su administración del tiempo. —Ivory miraba su zumo. Había estado disolviendo un pequeño paquete de azúcar en él. Le encantaba el zumo de naranja, pero odiaba su acidez. —Podría ayudarle. —la bruja levantó la vista. Por alguna extraña razón, y muy a su pesar, se preocupaba por él. Desde aquel día que había entrado a su casa sin más, un cambia de aires entró tras él. No quería que le pasara nada.

Mañana | Hospital Presbyterian | Desmond Lynch



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 197

Post de rol : 83

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9056-cumulo-de-cosas-wiii#78529
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Desmond Lynch el Vie Abr 07, 2017 4:16 pm

A pesar de que creo saber cómo leer en su rostro cuando hablamos, en realidad Ivory nunca deja de sorprenderme del todo.  

Por lo que entendí el primer día que nos conocimos, desde luego los humanos no somos demasiado de su agrado, aunque no sé por qué. No lo considero que sea algo inherente a su naturaleza de bruja porque conozco a algunas (no sólo a Emily), y no son malvadas ni nos detestan per sé. Son personas con una naturaleza diferente, pero personas al fin y al cabo; tienen sus más y sus menos, sus pros y sus contras, cosas que odian y cosas que aman. Sin embargo siempre me sorprende el extraño afecto que parece procesar por los niños y las niñas; aún recuerdo lo amablemente que se mostró delante de Sally cuando a mí lo único que hizo fue pedirme (más bien exigirme) a gritos que me fuese de su casa. Me pregunto si tendrá que ver con su incapacidad para tener hijos o porque simplemente son criaturas que de momento viven ajenas a las perversidades del mundo.

Puede sentirse tranquila, señora Khanstein —respondo de broma con una sonrisa muy leve dibujada en los labios—. De momento el señor Lynch no tiene intención de volver a hacerlo...

No pienso volver a defraudar tanto a Lizzy y a Sally, al menos con respecto a eso. Mi tiempo con ellas es limitado y no debería andar perdiéndolo en otras cosas lejos de ellas, por mucho que siempre haya pensado que el mundo no podía girar sin mí. Pero Ada me lo decía: sí que puede. Siempre puede. Giraba cuando yo no había nacido y girará cuando desaparezca, aunque sí que es cierto que me gusta pensar que al menos puedo intentar repararlo un poquito, dentro de mis límites, de la forma en que mejor sé, que es ayudando a los demás.

La otra cosa por la que siempre es capaz de dejarme sin palabras es por su comentario frente al zumo de naranja, sentados ya en la cafetería del hospital.

Aquella noche que ahora se me hacía tan lejana habían pasado cosas muy extrañas que todavía, al recordarlas, me hacían estremecer. Habíamos tenido un momento de intimidad muy profundo sin que lo buscásemos que se había roto abruptamente porque Ivory había notado que habíamos atravesado una línea que probablemente no dejaba avanzar a nadie más. Sin embargo, desde ese momento nuestro trato no había sido malo en absoluto. Nos habíamos hablado cortésmente a pesar de que éramos capaces de ser más sinceros entre nosotros que con otras personas, y siempre había, al menos por mi parte, una extraña emoción contenida, como si estuviese haciendo algo malo al acercarme a ella y aún así, no dejaba de intentarlo.

Cuando me ofrece ayudarme a abrir una clínica clandestina me quedo sin habla durante unos segundos, observándola con el gesto tan sorprendido que temo que se ofenda (Ivory es más susceptible de lo que parece a simple vista, pero es realmente orgullosa), por eso intento borrarlo cuanto antes. Aún así, parpadeo, muy confuso, pensando qué puedo decirle exactamente, porque nunca he tenido intención de trabajar en el ámbito privado, porque bastante tienen las pobres personas con pagar las atenciones médicas pertinentes como para tener que dar algo más. ¡Su oferta es tan generosa y tan desinteresada que me ha pillado por completo! Una voz en mi cabeza, jocosa, me dice que eso es casi como quien le pone un piso a su amante y me molesto conmigo mismo por pensar algo así.

Yo... no sé qué decir, Ivory. Su generosidad me abruma, de verdad. Yo... —miro el café cuya taza me calienta los dedos antes de centrarme de nuevo en ella. Es tan marmórea y tan fría. ¿Me helaré si la toco? Suelto una carcajada muy leve—. Vaya, parece que por una vez me ha dejado sin palabras, le felicito, porque no es fácil. Tiendo a creerme un sabelotodo que es capaz de lanzar una réplica antes de que cante un gallo. Pero reconozco que me ha dejado paralizado. —La idea me tienta, sin embargo, en cierto modo. Tratar a los subterráneos en algún lugar a parte, lejos de mi casa, lejos de mis otros pacientes y manteniendo su anonimato a salvo para que nadie les haga daño. Para que no vuelvan a hacerme daño. Me encojo en mi asiento y parpadeo suavemente—. Lo cierto es que siempre preferí trabajar para el sistema público porque ya me parecía injusto que tuviesen que pagar para la asistencia más básica; exigirles que nos den más dinero me parece horrible. Sin embargo... ¿Alguna vez le he contado cómo murió mi mujer, Ivory? Seguro que no. No suelo hablar de ello, y ni siquiera mis hijas saben qué pasó de verdad. —La voz se me quiebra antes de cambiar de tema. No puedo. No ahora mismo—. La idea de poder tener un sitio donde todos estuviésemos a salvo me parece realmente tentadora... Pero los precios que tendría que poner... No puedo pagar de mi bolsillo el equipamiento... ¡Y no podría pedirle a usted que hiciese eso por mí! ¿Cómo podría pagárselo después? No tengo mucho que ofrecerle, salvo servicios médicos gratuitos y mi eterna gratitud. —Sonrió, en realidad flotando en el aire porque no creo que ella realmente vaya a abrirme una clínica ni creo siquiera que vaya a pedírselo, pero su gesto me ha enternecido más de lo que quiero mostrarle—. A no ser que me deje darle mi amistad, cosa que haré muy gustosamente con o sin clínica abierta, si usted quiere.

Qué extraño es el mundo. Qué extraño me siento hablando con ella, incluso ahora. Nunca he entendido qué me sucede cerca de esta mujer, porque nunca lo había sentido cerca de otra. No es amor, ni es deseo; es algo parecido; se mezcla y se confunden, pero tampoco es lo mismo. Es una emoción que no sé discernir y que nació en ese frágil momento que compartimos cuando sus ojos buscaron dentro de mí algo que aún no sé nombrar. ¿Pensará ella en ese momento? Yo... a veces. Puedo contarlas por los dedos, pero cuando su rostro se aparece difuso ante mí, sus ojos me taladran hasta lo más profundo. No fue compasión por su apariencia desesperada, porque conozco ese sentimiento muy bien; ¿por qué no podré ponerle nombre? Quizás eso es lo que más me inquieta de todo... saber que siento algo por esta mujer a lo que no puedo ponerle nombre.


avatar
Mensajes : 211

Post de rol : 1047

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Ivory Khanstein el Vie Abr 21, 2017 4:57 pm




Maybe this was a mistake

L
a bruja torció el gesto al oír aquella respuesta. "Generosa" era todo menos un adjetivo que le calificara, al menos no en los últimos quinientos años de su existencia. Quizás lo había sido cuando era mucho más joven, sin embargo no era un detalle que recordara o le interesara hacerlo, ya no era así y lo único que quería y se obligaba a recordar era todo aquellos que le había causado daño, ayudándola a ser tal y como era entonces.

—No se equivoque. No confunda la generosidad con el interés en nuevos negocios. Soy empresaria al fin y al cabo, de algún modo tendré que sobrevivir, más aún teniendo en cuenta como está el ambiente en estos tiempos. —tras pronunciar la última palabra tensó su postura. No sabía como sentirse al respecto, por lo que prefirió establecer esa distancia que tanto le caracterizaba.

—Como le he dicho, es un negocio. No tendría que preocuparse por "pagarme de vuelta", usted sería un empleado, director de la misma, pero empleado al fin y al cabo. Nos haríamos un favor mutuo. Usted y su familia estarían relativamente más seguros y yo añadiría un negocio legal a mi currículo, lo cual me viene más que bien ante ciertos metomentodos. —hizo una mueca, refiriéndose a los nefilim.

Ivory se percató de que se podría tratar de un punto de inflexión en la extraña relación que mantenía con Desmond. Sentía que le conocía lo suficiente como para saber que, más que probablemente, acabara rechazando su oferta. El, para ella, joven doctor no era, en su experiencia, de los que aceptaran nada si devolver nada a cambio, algo que admiraba en él. Se preocupaba por él. Por alguna razón que el cosmos se negaba a revelar la bruja hacía establecido un vínculo con aquel humano y quería alejarlo de todo aquel submundo de terrores nocturnos, pero ya estaba metido hasta el cuello y era la única solución que su subconsciente le había otorgado, ya que era perfectamente consciente de que no se alejaría de él por elección propia. Sin embargo, esperaba que rechazara la oferta, eso significaría que estaría un paso más alejado de su mundo.

Ivory sentía que debía aliviar la tensión que se había apoderado tontamente de ella. —Creo que voy a tener que dejar de visitarle, cada vez que nos encontramos uno de los dos acaba sin palabras, anonadado o casi desmayado. —intentó bromear. —Pero en toda confianza, no se hace ningún favor al involucrarse en todo esto. ¿Ha pensado alguna vez que pasaría si le ocurriese algo? ¿Qué sería de sus hijas? Por desgracias del destino me quedé sola siendo joven, al menos lo que los brujos pueden considerar joven, creo que por eso sus hijas me evocan cierta simpatía, sobretodo la pequeña. Pero aquello me destrozó. Me moldeó en lo que soy hoy. ¿Es eso lo que quiere?.

La bruja quedó seria con su mirada fija en la de Desmond. Sabía que no sería capaz de hacer que entrara en razón y aceptara su punto de vista, pero no dejaría de intentarlo hasta que no tuviera fuerzas para más.

Mañana | Hospital Presbyterian | Desmond Lynch



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 197

Post de rol : 83

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9056-cumulo-de-cosas-wiii#78529
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Desmond Lynch el Lun Mayo 29, 2017 5:47 am

Como es evidente, Ivory no hace ninguna referencia a mi mano tendida en pos de algo más que encuentros aparentemente fortuitos que nos llevaría a acercarnos, quizá, demasiado la una al otro. Y no sé cómo sentirme al respecto. Decepcionado parece la respuesta obvia, pero quizás mucho más de lo que habría supuesto en un principio, y un poco menos, teniendo en cuenta que acercarme del todo a esta mujer podría terminar por llevar cosas hacia derroteros que ahora mismo no me siento preparado para explorar. No me es indiferente en ninguno de los sentidos, y soy tan consciente de ese hecho que duele. ¿Lo será ella también? ¿O no seré más que una marioneta en una vida demasiado larga en la que no encuentra demasiadas satisfacciones? Rechazo la idea rápidamente y me concentro en escucharle y responderle.

Por supuesto que lo ve como un negocio. Eso me hace esbozar una sonrisa suave, casi divertida, porque Ivory no hace nada desinteresadamente, y eso está bien. Es lo mejor que puede hacer. Yo no suelo criticar a la gente porque no viva como lo hago yo, porque considero que mi forma de hacer las cosas es la menos sana posible; la más dañina. Que se preocupe por sí misma me parece algo maravilloso y me gustaría poder ser algo más egoísta; algunas veces creo que lo consigo, pero en realidad no es más que un episodio pasajero. Y ni siquiera lo hago por mí mismo; cuando aparto mi vida profesional de mí es por mis hijas. Y eso conlleva a un desgaste. Ada me lo decía. Ivory me lo dice. Pero mi conciencia no es capaz de actuar en consecuencia.

Claro, por supuesto. Perdone.  —Bebo algo de café. El regusto amargo se me queda pegado al paladar y a la lengua y me mantiene despierto, más que la cafeína en sí.

Sin embargo, toda sonrisa que pudiese haber estado esbozando mi rostro desaparece ante sus palabras, y el corazón me escuece un poco. Ella mantiene sus ojos claros sobre mí, firmes, perennes, eternos, y de pronto me siento muy viejo y muy cansado, a pesar de que ella es mucho mayor que yo. Pero los estragos de la edad hacen mella en mi figura, en mi cuerpo, en mi alma, y la idea de desaparecer para dejar a mis hijas solas es tan arrolladora como la certeza de que en algún momento de verdad moriré y no quedará nada tras de mí salvo un montón de polvo y, espero, un montón de buenas intenciones que han terminado permeando en las personas que me rodean.

Ada dejó detrás de sí un enorme vacío, un hueco que estuvo a punto de ser llenado de la forma equivocada y que aún se mantiene prácticamente intacto, aunque hay días que siento que está algo más cerrado y otros en los que lo siento sangrante todo el tiempo. La mención a mi muerte hace que empiece a supurar, pero eso Ivory no lo sabe, por lo que no puedo culparla. Ella no sabe nada. Nada…

¿Entonces, por qué siento un resquemor amargo en el sonido de mi voz cuando hablo?

¿Cree que no soy consciente de los riesgos que corro cada día de mi vida, Ivory? ¿Cree que no sé que un pequeño error puede dejar a mis hijas huérfanas definitivamente, a cargo de una abuela que no vivirá tampoco eternamente?  —Aprieto el vaso entre los dedos; intento calmarme. Ella no sabe nada, no tiene la culpa. Aparto la mirada unos segundos. ¿Debería saber? ¿Debería decírselo? La idea me atormenta, porque, ¿qué clase de hombre pensará que soy después de todo? Me muerdo el labio inferior con tanta fuerza que creo que me haré sangre, pero no es el caso—. Ada murió por mi culpa, Ivory, por lo que hago. Ella era una mujer amable pero realista, con los pies en la tierra, y me dijo que algún día todo esto me pasaría factura. Yo lo sabía, muy en el fondo, y cada noche que volvía a casa después de trabajar me sentía alegre por estar vivo un día más.  —Dios mío, lo estoy haciendo. Lo estoy contando. Se lo estoy contando a alguien después de años de amargura y de silencio. La mirada empieza a nublárseme y la aparto de ella. Es una estupidez, porque, ¿qué más da que me vea llorar? Sin embargo, lo hago—. Un día empecé a pasarme el trabajo a casa también, y Ada no me dijo nada, pero vi en sus ojos que no le gustaba, que era peligroso, que podía terminar todo muy mal. Yo siempre le hablaba del valor de los subterráneos, de que eran personas normales, que no había que temerles… —Tiemblo. Lloro. Siento las lágrimas recorrerme el rostro caliente, pero por increíble que parezca, mi voz no vacila. No está rota. Sólo llena de tristeza—. Nunca me importó darle la razón, pero ojalá… hubiese podido quitársela…  —Cierro los ojos y aprieto el puente de la nariz con los dedos— . Una noche volví a casa y me la encontré bañada en un charco de sangre al lado de un lobo joven que pululaba por el salón, gruñendo. Cuando vio la puerta abierta salió corriendo y se marchó.  —Me detengo un segundo antes de alzar el rostro, de limpiarme las lágrimas y de continuar hablando, y me doy el lujo de dejarme llevar por el dolor antes de recobrar la calma—. Así que soy muy consciente de todo, Ivory. De que no debería llevarme esto encima, de que debería estar más protegido, que debería de dejar de atender a gente que puede matarme de un apretón… Pero cuando conseguí superar el duelo me di cuenta de que debía apartarme de mi casa para trabajar y que la muerte podía alcanzarme aquí o allí, que un loco perfectamente mundano podía coger un bisturí y rajarme el cuello antes de terminar una guardia, así que…   —Suspiro. Bebo. Reflexiono. Es curioso, pero la herida ha dejado de supurar. Contarlo, llorarlo, me ha hecho más bien que mal. Ahora me siento más tranquilo, más en paz—. Siento haberle contado la historia de mi vida otra vez  —sonrío suave, cansado, triste, pero calmado—, parece que siempre la uso como pañuelo de desgracias. ¡Así no va a querer volver a verme nuca! —La idea se me hace dura, pero mantengo la expresión. La resisto.


avatar
Mensajes : 211

Post de rol : 1047

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Ivory Khanstein el Miér Mayo 31, 2017 9:07 am




Maybe this was a mistake

N
o lo esperaba. Por suerte o por desgracia, Ivory no era de aquellos brujos que poseían el no tan don de la clarividencia o de la telekinesis, por lo que no tenía manera de haberlo visto venir. Jamás imaginó que aquella confesión pudiera tener lugar. Del mismo modo que ella era muy estricta en cuanto a su vida personal se refería, era reacia a entrometerse en la privacidad de otros, a no ser que fuera estrictamente necesario, y sentía que se había entrometido tanto que el barro le había forzado a cerrar la boca y le estaba empezando a impedir seguir viendo con claridad.

Su primer instinto fue erguir su espalda. Perdió el control sobre sus músculos y su gesto se torció en casi pánico, no por el hecho de que sostuviera la culpa sobre la muerte de su mujer, sino por aquellas lágrimas que empezaron a brotar de sus ojos. Los sucesos no le importaban, le importaba él. Tuvo el instinto de llevar la mano a la suya, pero recapacitó al recordar el lugar donde estaban, no quería causar más incomodidad de la que ya había logrado. Estúpida bruja.

Retiró la mano hasta su regazo y bajó la mirada avergonzada, apretando los labios por la furia de haberle hecho eso a Desmond. —Lo siento. —balbuceó con la mirada aún gacha. Y lo sentía de verdad. Sabía perfectamente lo que era el perder a tu otra mitad, ella misma había pasado por eso, pero a diferencia de él ella ya había tenido más que suficiente tiempo para pasar el duelo. —Me he vuelto a exceder más de lo debido y he hecho que reviva algo que no debería. Sé que esto ya se lo habrán dicho y que es lo más típico que se dice en estas situaciones, pero no fue culpa suya. No lo fue. No fue usted quien acabó con su vida, los lobos jóvenes son impredecibles en sus primeras lunas, podría haber sido cualquiera. —la bruja levantó la mirada de nuevo, con una sonrisa compasiva dibujada en sus labios. —No sea tonto, creo que es la única persona en esta ciudad, si no en este país, que no habla conmigo simplemente porque quiere algo de mí. Es agradable de vez en cuando sentirse apreciada por otros, aunque sea para ser un pañuelo de lágrimas. En todo caso creo que sería al contrario, soy un drama andante, creo un aura que atrae el drama a mi alrededor y no creo que eso le venga bien. —intentó bromear. Sin embargo, lo decía muy en serio. Puede que eso era lo que siempre le acababa llevando a él, no se sentía un mero medio para conseguir algo, se sentía como algo que ya creía perdido; se sentía humana. —Gracias por contármelo. Sé que es doloroso de rememorar y hablar, más aún si se siente culpable por algo que no debería, pero aprecio en gran medida que haya confiado en mí de esa manera, es un sentimiento extrañamente agradable. —sonrió fijando la mirada en sus manos apoyadas sobre su regazo.

La bruja espió con la mirada sus alrededores. Había atraído la atención de más de un empleado del hospital, quienes tenían la mirada fija en ellos. Con su característica elegancia, Ivory irguió su espalda y atrapó un mechón de pelo tras su oreja con un leve movimiento de mano. —Creo que sus compañeros van a tener tema de conversación para rato. —le indicó al médico con un leve gesto de cabeza. —Creo que será mejor que le deje trabajar, al fin y al cabo a veces se me olvida que no todos son inmortales en esta ciudad. —hizo de ademán de levantarse, pero antes de levantarse del todo paró por un instante. Un millar de pensamiento cruzaron por la mente de la bruja y, por alguna razón, algo hizo click en su cabeza. Al diablo con todo. —¿Le gustaría ir a cenar algún día?

Mañana | Hospital Presbyterian | Desmond Lynch



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 197

Post de rol : 83

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9056-cumulo-de-cosas-wiii#78529
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Desmond Lynch el Miér Ago 09, 2017 8:26 pm

De joven pensé que entendía a las personas que me rodeaban. Cuando conocí a Ada esa idea se fue al garete, porque nunca pude predecir qué pensaba, en realidad, y me volví más humilde al respecto. Mi carisma me hacía olvidar que no era el centro del universo para los demás, y que tampoco tenía el poder de ver más allá de las sonrisas, de las lágrimas o de los propios ojos. Yo no era brujo, ni subterráneo ni nada. Era sólo un mortal. Soy sólo un mortal. Y cuando Ivory se muestra casi avergonzada ante mí, me siento de nuevo como un jovenzuelo idiota, pero esta vez porque he hecho sentir incómoda a una persona que sólo había venido a visitarme. Me apresuro en disculparme.

No, no. Soy yo quien lo siente, Ivory. Usted no se ha excedido en nada. ¿Usted qué podía saber?

Suspiro. No es la primera persona que me dice eso, desde luego, aunque la gente no suele saber que no fue un ladrón, como está estipulado en la versión oficial, sino alguien que vino buscando mi ayuda. Por haber sido incapaz de separar vida personal de trabajo, la vida de Ada fue tomada como pago, y fue el mío, no el suyo. Sin embargo aprecio los intentos de Ivory por hacerme sentir mejor, porque después del primero encuentro que tuvimos, nadie habría podido imaginarlo nunca. Fue tan extraño. Todo en lo concerniente entre esta mujer y yo es tan extraño... Observo sus labios rojizos mientras habla, suaves, probablemente, y pienso en que nunca me habría acercado a alguien como ella si no hubiese sido por las circunstancias que se dieron. Es tan increíblemente fría, recta y distante. Como un diamante, o como el mismo hielo.

Pero su sonrisa derrite cualquier lejanía que se impone entre nosotros, y yo también sonrío, aunque es triste que diga que soy de las pocas personas que habla con ella sin querer nada a cambio. ¿De verdad se rodea de gente tan egoísta? De pronto tengo el estúpido y pueril impulso de salvarle de algo que no existe y traerla a un lugar donde pueda sentirse apreciada simplemente por estar viva. Pero la propia idea me parece ridícula, porque Ivory no necesita ser salvada; es tan fuerte y tan resistente como el propio tiempo, y eso sólo hace que mi admiración por ella crezca. ¿Cómo hemos terminado así, cuando empezamos a gritos?

No sea dramática, Ivory, por favor. ¿Cómo va a atraer el drama a su alrededor? El drama está en la vida de las personas y ya está —bromeo—. No es ninguna dispensadora de asuntos dramáticos. —Termino de beberme el sucedáneo de café y suavizo la mueca cuando ella me agradece habérselo contado—. Más bien tengo que darle las gracias yo a usted. No se lo había contado a nadie en todos estos años e increíblemente... me ha hecho sentirme bien. Por un momento ha dejado de doler, y es casi como si se quedara ahí al fondo; perenne pero sordo, de una forma muy diferente a la habitual. Lo que tiene más bien es un don para escuchar, y eso es algo realmente precioso, Ivory. Gracias por su presencia. Me ha hecho mucho bien. Y este hospital es un auténtico gallinero; desde el momento en que entramos juntos en la cafetería ya empezamos con los comentarios, así que —río. Luego asiento con la cabeza ante su comentario—. Por supuesto, aunque andaba en mi momento libre. De todos modos, siempre es un placer verla.

Me levanto cuando me parece ver que ella también se va a poner de pie, pero su voz me llega desde la mesa y sus palabras me paralizan un segundo. Aún tengo el vaso en la mano, y lo aprieto más de lo que me habría gustado por la sorpresa. Durante un segundo no sé qué decir, y juraría que me he sonrojado, pero debe de ser imaginación mía. Al final suelto una carcajada nerviosa.

Vaya, siempre me sorprende, desde luego. —Me ajusto el nudo de la corbata innecesariamente—. Claro, claro. Me encantará ir a cenar con usted, Ivory. ¿Cuándo le viene bien que pase a recogerla? —dejo lo que queda del vaso en la mesa y me introduzco las manos en los pantalones, sintiéndome estúpidamente nervioso por esto.

En el fondo me alegra no saber leer a las personas.


avatar
Mensajes : 211

Post de rol : 1047

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe this was a mistake || Desmond

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.