29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
Mar Oct 16, 2018 12:58 am por Winter J. White

»  Do you prefer a lie or the truth? Andreas Lightbound
Lun Oct 15, 2018 10:27 pm por Irina Volkova

» Socializing [Privado]
Lun Oct 15, 2018 12:52 am por Anouk Leafthunder

» I need a guide [Irina Volkova]
Dom Oct 14, 2018 10:49 pm por Irina Volkova

» Petición de afiliación normal
Dom Oct 14, 2018 7:32 am por Invitado

» Maestro lupino [0/1]
Vie Oct 12, 2018 11:59 pm por Jordi Wilson

» Ocean's 1 | Liam R.
Vie Oct 12, 2018 10:30 pm por Liam Reed

» Rumbo de investigación por interés [Winter J. White]
Vie Oct 12, 2018 9:25 pm por Furude Yukine

» Una noche diabólicamente divertida(privado Furude Yukine)
Vie Oct 12, 2018 8:52 pm por Furude Yukine

» Día Cero [privado]
Vie Oct 12, 2018 4:52 pm por Jordi Wilson

» Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]
Vie Oct 12, 2018 1:56 pm por Einar Sørensen

» Petición de afiliación élite
Vie Oct 12, 2018 1:16 pm por Invitado

» Everybody have their own secrets || S.S
Jue Oct 11, 2018 1:13 pm por Seth Schnee

» Long time. | Irina
Miér Oct 10, 2018 11:11 pm por Liam Reed

» Are you with me? || Cath
Miér Oct 10, 2018 9:48 pm por Winter J. White


[FB] Long time no see you |Ivory Khanstein| [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío

Un pequeño copo de nieve pasó flotando por delante de la ventana, blanco y reluciente en contraste con la oscuridad perpetua de la noche. Ni siquiera la luz de los edificios relativamente cercanos pudo hacer que su pureza pasase desapercibida; ni la de los que le siguieron, oscilantes en el aire, bailando unos alrededor de otros; danzarines y dispuestos a crear inmensidades carentes de color, cubriéndolo todo a su paso. Erik deseó con todas sus fuerzas poder teñir de rojo sangre cada pequeña partícula, y la idea le hizo sonreír deliciosamente; el encontrar la forma de hacer que toda una ciudad quedase cubierta de nieve carmesí. Movió la copa que sostenía en la mano con suavidad, haciendo que su contenido prácticamente rozase toda la superficie lisa del cristal, perdido en sus perversos pensamientos.

Últimamente las cosas eran extrañas para él. Empezaba a notar algo parecido al cansancio producido por la edad, y la paciencia que le había caracterizado durante generaciones para tramar planes empezaba a desvanecerse. Cada vez quería las cosas antes, más deprisa y con menos cuidado, y eso podía empezar a pasarle muchísima factura. Había sido detenido por Arvid en más de una ocasión para no reventarle la cabeza a algún desagradable compañero de negocios; en más de una ocasión para no partir por la mitad a algún o alguna de sus amantes, ansioso por llegar al éxtasis total; e incluso Cosette empezaba a resentirse de la actitud de su padre adoptivo, cada vez más exigente y menos complaciente con la niña.

Erik ignoraba a qué se debía ese cambio en sí mismo tan poco propio de él. Durante más de setecientos años había aguardado cada segundo por el simple placer de sentir su éxito arrollar a cuantos se habían atrevido a llevarle la contraria, y había disfrutado con ello. Era una gran contradicción en sí mismo, porque luego ambicionaba el deseo inmediato, mas en más de una ocasión había sabido contenerse, recular y esperar. Ahora le resultaba cada vez más y más difícil ser fiel a la idea de sí mismo que había moldeado durante generaciones. La propia idea de verter toda la sangre de los habitantes de la Gran Manzana era una simple muestra de ello. Estaba empezando a perder el norte, y eso le preocupaba.

¿Cómo iba a conseguir sus propósitos así?

Señor —el rostro blanco y hierático de Arvid apareció a su lado. El demonio ni siquiera se movió. Continuó bebiendo de su copa como si no acabasen de hablarle. Al vampiro no pareció importarle y procedió—. Su invitada ya ha llegado. ¿Le decimos que suba? —tuvo que aguardar casi un minuto hasta obtener una respuesta.

Sí. Le recibiré aquí mismo. —Dejó el vaso sobre la mesa que había a su izquierda e introdujo las manos en los bolsillos—. No le hagas esperar mucho más.

El vampiro le contempló, pegado casi al cristal de la ventana, y admiró una vez más la dureza de sus rasgos y lo oscuro que dejaban traslucir sus ojos. Le había acompañado prácticamente durante toda su existencia, y muy pocas personas habían podido leer en la mirada de Vanhanen lo que él podía ver; quizás únicamente su hija, y por eso la guardaba a su lado. Arvid no odiaba a la niña, pero tampoco sabía qué sentir al respecto de ella. Tenía un gran futuro como sucesora y compañera de su señor, y había encontrado ciertas cualidades de la pequeña que podía apreciar, pero a veces los celos le comían profundamente por dentro, y le costaba soportarlo. Aprendería, como había aprendido a todo. Hizo una leve reverencia y se marchó, dejando a Erik con sus propias elucubraciones.

El demonio tardó más bien poco, una vez su sirviente hubo dejado la habitación, en apartarse de la ventana y sentarse en el sillón que había en su estudio junto a la chimenea, perdiendo la mirada en las crepitantes llamas; las únicas que estaban produciendo un sonido en la habitación. Casi ni se oía respirar a Erik, tan sumido como estaba en sus pensamientos. Esperaba que la visita que había acordado le ayudase ligeramente, aunque evidentemente esa bruja no iba a saber ni por asomo por qué le había hecho venir. Un simple acercamiento entre antiguos conocidos era la excusa perfecta para intentar que algo de su vida pasada le hiciese recordar la esencia de sí mismo. O eso esperaba. Ni siquiera Éline podía calmarle últimamente...

Hola, Ivory —dijo en voz alta cuando la puerta del estudio se abrió, con una sonrisa bailándole en los labios—.  Ha pasado mucho tiempo.


Última edición por Erik Vanhanen el Lun Feb 12, 2018 8:49 pm, editado 1 vez


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

E
l suave hilo de humo que rezumaba de la delicada taza de porcelana color marfil había empezado a desvanecerse cuando Ivory la cogió y dio un sorbo al líquido rojo que había en su interior. Alex estaba en la cocina, frente a la no tan pequeña mesa de desayuno en la que se encontraba su señora, preparando la comida de las criadas. De tanto en cuando dirigía una mirada fugaz a la bruja, pensando cuando había sido la última vez que la había visto así: vestida aún con camisón preferido de La Perla y aquella delicada bata de seda de Louboutin, el pelo con sus ondas naturales que pocas veces se dejaban ver, sin maquillaje alguno que dejaban relucir las largas pestañas detrás de aquellas gafas negras que parecían falsas -Ivory apenas usaba sus gafas de lectura-, leyendo el periódico del día que la separaba del té y las tostadas francesas que poco antes había preparado. Alex, al igual que el resto de criadas, estaba acostumbrada a la estricta rutina de trabajo, trabajo, y más trabajo de su señora, por lo que no era capaz de rememorar la última vez que la había visto relajada de aquella forma. Las cosas estaban cambiando, todos se daban cuenta, aunque la propia Ivory no fuera consciente de aquellos pequeños cambios que estaba haciendo en su vida, poco a poco.

–Necesito que planches el vestido morado de Zuhair. –Aquellas palabras sacaron a la criada de sus pensamientos.

–Por supuesto, señora.

Ivory no había levantado aún la vista del periódico. Había decidido tomarse el día libre. Dejó el periódico doblado sobre la mesa en cuanto vio que la criada había salido de la habitación. Un leve suspiro salió de sus labios mientras se recostaba sobre el asiento. La bruja no tenía amigos, como mucho conocidos, y muy pocos de ellos llegaban a ganarse el rango de aliados; Erik era uno de ellos. A pesar de vivir en la misma ciudad era extraña la ocasión en la que ambos se encontraban. Sería estúpido por su parte el no admitir que el demonio era imponente y siempre hacía el maypr esfuerzo posible para que no se reflejara en su semblante y actuaciones. Aquella noche él estaría esperándola.


~⚜️~


Al encontrarse frente a la puerta de la casa del demonio la bruja tomó aire y se arregló el pelo antes de llamar; nunca sabía por qué la podría llamar. Uno de los vampiros a su cargo la recibió. Mientras iban a avisar a su señor Ivory se paró un momento a observar lo que le rodeaba. No era capaz de recordar si alguna vez había estado allí. El vampiro volvió antes de que sus pensamientos pudieran ordenarse.
Y allí estaba él, esperándola con aquella sonrisa casi burlona iluminada por el rojo del fuego que danzaba en la chimenea del estudio.

–Ciertamente querido, pensaba que ya te habías olvidado de mi existencia. –la bruja se acercó hasta la chimenea, pasando el dedo sobre la repisa que decoraba la parte superior de la misma. –¿A qué se debe el honor de tu llamada? –se dirigió lentamente hasta un sillón cercano al que se encontraba su anfitrión. Erik nunca traía consigo nada bueno entre manos. En parte eso era lo que le había atraído de él en el pasado, pero ahora le preocupaba. Era más que probable que no supiera nada de los cambios que estaba haciendo en su vida, pero estaba segura de que no serían de su agrado y, ciertamente, esperaba no haber sido llamada por ellos.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:21 pm, editado 3 veces



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío

Los ojos oscuros del demonio refulgieron ardientemente al ver aparecer a la bruja, pero no se sabía si por el fuego que crepitaba en la chimenea o por la incandescente hoguera de absoluta maldad que bullía siempre dentro de su ser. Resultaba difícil ignorar el poder de su mirada cuando permitía bajar la máscara de fría cortesía que esgrimía delante de todo el mundo, pues a través de ella se traslucía perfectamente todo lo malo, todo absolutamente perverso y diabólico que latía dentro de él. Que no era poco en absoluto. No por nada era un demonio ya considerablemente antiguo, aunque si lo comparaban con su señora, no se trataba más que de un jovencito sin experiencia.

Ah, Lilith. Quizás debiera ir algún día a hacerle una visita a la ama de los infiernos…

Parpadeó, apartando cualquier otro pensamiento de su mente que no fuese la compañía que acababa de aparecer frente a él. Le indicó sin decir nada que se sentase con un gesto de su mano derecha, aunque Ivory sabía perfectamente que no tenía que esperar a que se lo ofreciese, pues hacía ya demasiados años que se conocían y demasiados años que permanecían bailando en esa cuerda tensa y floja al mismo tiempo que era su relación.

La observó con complacencia mientras se movía por delante de él, admirando sus curvas bajo la ropa que llevaba e intentando recordar el color blanco de su piel. Su sonrisa se torció ladina, perversa, y cuando cruzó una pierna sobre la otra, apoyó los codos en los brazos de su sillón y colocó ambos dedos índice sobre sus labios, escuchando las palabras de la bruja.

Ivory, tendría que venir el apocalipsis y haber quemado y arrasado toda la tierra para que yo me olvidase de ti. Que no nos veamos con frecuencia no quiere decir que no te tenga en mis pensamientos, querida mía.

¿Cuánto tiempo hacía? La verdad era que ni lo recordaba. Se le venía siempre a la mente la primera vez que la había visto, tan poderosa, desafiante, odiando a los humanos y despreciándoles con todo su ser en toda la perfección que la envolvía. Eso era lo que más le había atraído de ella junto con ese físico de muñeca de porcelana que le incitaba a desgarrarle la carne para ver el contraste entre el rojo de su sangre y lo terso de su piel excesivamente clara. Debía de ser un espectáculo tan precioso, tumbada sobre unas sábanas oscuras y yaciendo ahí mientras la vida se le escapaba por las venas. Respiró profundamente antes de hablar de nuevo para borrar esas imágenes de su mente e intentar centrarse en algo que no fuese su propia excitación.

Nada en particular. Simplemente pensé que ver a un viejo rostro conocido me haría bien en estos días en los que no me siento capaz de controlarme a mí mismo en muchos de los ámbitos que me rodean.

Centró sus ojos en ella, entonces, intentando evaluarla más allá de lo carnal o físico, pues había algo que sentía que debía encontrar. Habladurías, rumores... ¿Serían ciertas todas y cada una de ellas? La curiosidad le golpeaba por dentro, aunque tampoco era lo principal. ¿O quizás sí? Sí.. quizás un poco de tortura, aunque fuese psicológica, hacia un ser inferior, por mucho que hubiese compartido puntos de vista con ella, podía ser lo ideal y perfecto para sacar de sí todo lo que estaba haciéndole rabiar.

Dime, ¿cómo van tus negocios últimamente? He oído que has estado viajando... Por cierto, ¿quieres algo de beber?


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

C
onocía muy bien aquella mirada perdida y ese aura oscura, sádica y siniestra que le rodeaba que parecía danzar al son de sus más íntimos pensamientos, atrayendo a los incautos hacia una trampa casi imposible de  evitar. La bruja desvió la mirada hacia el crepitante fuego intentando evitar sus fríos ojos; ella no era menos que aquellas moscas atrapadas por la miel que era el demonio, la única diferencia es que ella sabía que lo era, y aun así seguía acudiendo a él.

Su mano se tensó sutilmente contra el reposabrazos del sillón. Sería estúpida si pensase que no habrían llegado comentarios y rumores a sus oídos, sin embargo esperaba que no comenzase a escrutar su vida privada. Qué inocente por su parte, parecía olvidarse de con quién estaba hablando, siempre ocultando sus intenciones entre lo que solía ser falsa amabilidad.

—No te rechazaría un vaso de vodka y, ya sabes, siempre trabajando, querido, esa es mi vida, aunque las cosas se han calmado últimamente. —comentó brevemente mientras giraba levemente la cabeza para encontrar su mirada. No quería tener que hablar de aquel viaje, pero sabía que si se desviaba él lo notaría y haría mayor hincapié. —Simplemente me tomé unas vacaciones, también hay que tener algo de placer entre tanto que hacer. —esperaba que se quedara satisfecho con eso. —¿Y qué me dices de ti? Hace mucho que no se oye nada sobre tu persona, ¿has estado recluido con algún juguetito nuevo? —en lo que ahora le parecía un tiempo recóndito, ambos compartían la afición de la tortura a seres que consideraban inferiores, juguetes. En cierto modo lo echaba de menos. Cuando estaba ante él la sangre demoníaca revoloteaba ansiosa por sus venas.

Ivory se levantó con su inconfundible gracia y se acercó a la chimenea, pasando con delicadeza uno de sus pálidos dedos sobre el saliente superior. —¿Tan ensimismado has estado que ni siquiera has podido ordenar a tus siervos que limpien las cenizas? —comentó retirando el polvo que teñía su blanca piel con sus otros dedos.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen| Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:23 pm, editado 2 veces



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío

Erik frunció el ceño ante la insolencia de la bruja, pero durante los primeros minutos no dijo nada. Sólo la observó intensamente mientras se mantuvo de pie al lado de la chimenea con los dedos entrelazados sobre los labios, pensando, maquinando, ideando. Como siempre, su mente nunca descansaba, y quizás ese era uno de los motivos por los que, después de más de setecientos años, empezaba a resentirse de la vida y de la existencia. Prolongó el silencio lo máximo posible para desesperarla, para hacerla rabiar, para que creyese que en su cabeza se estaban forjando las peores ideas del mundo, cuando sólo estaba pensando en torturarla con aquella aparente pasividad por su parte.

Cuando ya se hubo sentido satisfecho se puso lentamente de pie, recorriendo la habitación hasta el mueble donde guardaba las bebidas. Con total parsimonia escogió la botella del mejor vodka que podía imaginar, la abrió, vertió su líquido sobre un vaso ancho y volvió a guardarla con una sonrisa como única respuesta a las palabras de la bruja, a la que se dirigió para tenderle el recipiente lleno de lo que le había pedido. Al tocarse sus dedos, la mueca de Erik se amplió considerablemente hasta que terminó soltando una leve carcajada, y luego regresó a su sillón, adoptando la misma expresión que había mantenido hasta antes de levantarse.

Esta vez, sin embargo, le costó mantener la compostura, y al final terminó riéndose suavemente antes de dejar caer los brazos sobre los reposa brazos, divertido con la expectación que había podido generar con su forma de actuar. Igual que un niño pequeño disfrutaba de sus travesuras, Erik se regocijaba en el padecimiento ajeno. Era su sello, su forma de actuar, y eso sí que no iba a cambiar por muchos altibajos que pasase.

Que no se oiga nada de mi persona no quiere decir que no esté siempre jugando en la oscuridad, mi querida Ivory. Sabes que no suelo mancharme las manos directamente a no ser que sea absolutamente necesario. Creía que tú y yo compartíamos esa afición. —Tomó un sorbo de su bebida y se centró en las llamas durante unos segundos—.  Pero bueno, una persona puede cambiar mucho en el transcurso de los años, ¿no es así? —se río—. Pero sí que tengo un nuevo juguete, sí. Se llama Cosette, y la he adoptado para enseñarle todo lo que debe de saber para ser mi mano derecha. Es una niña deliciosa, cruel, retorcida y malvada, y algún día ser una maravillosa compañera...

Y no sólo estaba su hija adoptiva, desde luego.

También conocí a una deliciosa vampiresa que se ha puesto a mis... servicios para poder subir en la sociedad y alcanzar sus ambiciones. Resulta increíble lo que algunos de los tuyos son capaces de soportar por poder —rió con crueldad—. Los mundanos también hacen esas cosas, ¿verdad? Te dan su alma para conseguir todo lo que quieren, y aunque algunos vienen luego a lamentarse por su decisión, hay otros que hacen que me hierva la sangre cuando se mantienen firmes ante ti, mirándote con ojos oscuros y diciéndote que están preparados para lo que viene después. Pero créeme, nunca lo están. —Soltó una nueva carcajada, como si aquello fuese una broma pesada que sólo podían entender unos pocos, y volvió a beber—. Siéntate, siéntate de nuevo, por favor, que de momento no tengo intención ni de hacerte daño ni de comerte. Simplemente necesitaba charlar con una vieja amiga que pudiese traerme de vuelta los placeres que solíamos compartir en el pasado. Nada más. Nada menos. Dime, ¿has encontrado tú algún nuevo juguete que merezca la pena mencionar?

Dio vueltas al vaso medio lleno mientras esperaba una respuesta, ansioso, impaciente por conocer los recovecos más oscuros e intensos de la deliciosa bruja que le acompañaba. Con Ivory nunca había sido como con Éline o como cualquier otra de sus víctimas sometidas; a Ivory la había considerado casi una igual, en algunos momentos, al menos en cuanto a inteligencia y trato, porque desde luego hasta que muriese no iba a ser un demonio como él. Pero quizás, había considerado, del submundo, era lo que más se le acercaba...


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

I
vory irguió su postura en cuanto su anfitrión se levantó. Aquella mirada, aquellos gestos, aquel silencio… la bruja procuraba no mostrar debilidad ante Erik, sabía lo que eso podía costarle, sin embargo, en ocasiones el aura que rezumaba a su alrededor era demasiado para ella. Sabía lo que pretendía, hacía siglos que le conocía y lo que intentaba. Y lo estaba consiguiendo.

Quedó en la misma posición que había adoptado en lo que le había parecido una eternidad atrás, sin apartar la mirada de su interlocutor. Ivory alargó la mano para recoger el vaso que le había sido ofrecido, no sin antes sentir un ligero escalofrío recorriéndole la columna vertebral. Sonrió manteniendo la compostura ante la reacción de Erik al tacto de su mano.

La bruja se puso de espaldas al demonio, observando al fuego mientras se bebía su copa casi de un trago, como si de agua se tratase. La necesitaba. A pesar del posible aprecio que pudiera sentir por Erik, pocos, si no nadie más, conseguían que se sintiera tan vulnerable, en el mal sentido de la palabra. Escuchó con atención, sin apartar la mirada del fuego.

Ivory no pudo evitar girarse hacia él con el ceño fruncido, confusa. —¿Una niña? Discúlpame querido, pero creo que la edad me está afectando. Creo haber oído que has adoptado a una niña. —terció el gesto. —¿Eres consciente de lo que podría ocurrir si ciertos semi-ángeles se enterasen de esto? —Ivory se dirigió al mueble de donde Erik había sacado la botella y, con toda confianza, se sirvió a sí misma otro trago antes de sentarse en un sillón junto a su interlocutor tal y como le había indicado, preguntándose si sería la misma Cosette que había conocido en la playa, desechando el pensamiento casi al instante. Le preocupaba, y mucho. Erik era de los que gustaban de jugar con cualquier tipo de ser que se le cruzara por delante y no era quien para reprochárselo ya que ella, en su juventud, había hecho lo mismo en varias ocasiones. Sin embargo, en aquellos tiempos todo era mucho más sencillo y fácil de ocultar. Extrañamente, se preocupaba por él.

Admiraba la mentalidad de Erik. Era lo que había intentado forjarse para sí misma desde hacía siglos, pero se había visto incapaz de hacer muchas cosas como las habría resuelto él, aunque mentiría si dijera que su manera de actuar en el ámbito profesional no se hubiese visto afectada por la influencia del demonio. Era curiosa e inexplicable la relación que mantenía. Ivory sentía pavor por él, pero al mismo tiempo se veía atraída por su compañía, y era más que consciente de que Erik lo sabía.

—¿Juguete? —murmuró absorta. —Querido, hace siglos que estoy casada con mi trabajo, no tengo tiempo para banalidades como esas. Además, ya sabes lo particular que soy con mis relaciones. La mitad de las razas del submundo no terminan de ser de mi agrado, la otra mitad no vale la pena siquiera mostrar un mínimo interés, son inferiores, y los mundanos… ya sabes lo que pienso de esos sacos de carne y putrefacción. —por un momento revoloteó por su negra cabecita el indeseado pensamiento de que Erik supiera algo de cierto encuentro con cierto humano, rezando a cualquier dios que le quisiera escuchar por que no fuera así.

Cada vez que un breve silencio se interponía entre ambos, Ivory era capaz de notar la tensión que su propio cuerpo recreaba en el ambiente y, del mismo modo que conocía los comportamientos de Erik, sabía que no la había hecho llamar por una simple conversación sobre seres que, sin duda alguna, él consideraba como insulsamente inferiores a él y, a pesar de que no le era de su agrado el conocer los motivos ocultos detrás de su interlocutor, era necesario hacerlo.

Ivory tomó aire. —Erik, querido. —se giró hacia su interlocutor con una sonrisa en los labio, exhumando toda la confianza y saber estar que le era posible. —¿Cuántos años hace que nos tratamos? ¿400? ¿500 años? Sé perfectamente cuando tienes algo entre manos, así que por qué no nos dejamos de cortesías y me dices de verdad por qué estoy aquí. —la bruja terminó lo que le quedaba de su segunda copa, esperando que sus palabras no actuaran en su contra.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:23 pm, editado 2 veces



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío

Querida, me conoces lo suficiente como para saber lo que me irrita repetir las cosas, así como lo poco que me gusta que me subestimen. —Dio un suave trago a su bebida, contemplándola largamente mientras paladeaba el sabor fuerte del alcohol en su boca—. Los semi-ángeles no han sabido de mí en todos estos siglos, aunque intuyen mi presencia. Pero nunca han imaginado que uno de los demonios que aterroriza a sus niños es en realidad Erik Vanhanen, un entregado empresario que es padre soltero y que dona dinero a orfanatos donde pobres criaturitas no tienen donde caerse muertas. Y aunque lo descubriesen, no me importa en absoluto. Llegado el momento Cosette morirá y será mía, como todos mis siervos.

Siempre había sido cuidadoso, metódico, además de impúdico. Jamás uno de los asesinatos que había perpetrado había sido asociado a su persona, ni siquiera en estos tiempos más difíciles, por lo que no era complicado esconder su verdadera naturaleza ni el hecho de que quería a la niña para llevar a cabo sus más abyectas perversiones. Sin embargo, lo que no sabía era que la locura que llevaba años consumiéndole terminaría por pasarle factura el día en que decidiese mostrarse al mundo con su verdadera forma, llevado por el ardor y el éxtasis de la sangre, que empezaba a consumirle. Pronto dejaría de ser paciente, de limpiar cada paso que daba, y eso, seguramente, terminaría conduciéndole a su más absoluta desaparición...

Pero en ese momento, sentado con Ivory a su lado, no le importaba. Ni lo intuía. Dio otro trago antes de darse el lujo de sonreír.

Sin embargo, agradezco tu preocupación, querida mía. Siempre es agradable saber que una parte de tus pensamientos están volcados en mí...

Su incomodidad junto a él era palpable. Siempre lo había sido. Y eso le excitaba de sobremanera. Habría sido capaz de tomarla allí mismo, junto al fuego, incluso si ella no hubiese querido, y generalmente lo habría hecho, pero el cansancio de los largos años de vida le hacía mella de vez en cuando, siendo aquella noche muestra de ello. No obstante, el deseo estaba allí, así como la posesividad. Toda mujer u hombre que había sido suyo lo era para siempre, y Erik sonrió, complacido, al escuchar que la bruja seguía siendo la criatura helada y entregada a sus menesteres que había conocido en el pasado. Eso le atemperaba lo suficiente.

Muchos años, desde luego, mi pequeña bruja. Sí, bastantes años. —Dejó la bebida sobre una mesita que estaba a su derecha, colocó el codo derecho sobre su reposabrazos e inclinó la cabeza, dejándola caer sobre los dedos abiertos de esa misma mano—. Sin embargo, te puedo asegurar que sólo te he invitado para una charla banal. Quizás lo necesitaba. Debo de estar envejeciendo y atemperándome, Ivory. Necesito tu frío helador para recordarme por qué no debo lanzarme sobre cualquier criatura vida de esta tierra y destriparla mientras me bebo su sangre. —Dejó vagar la mirada por la habitación, ido, y de pronto pareció todo lo mayor que era en realidad—. Me estoy cansando de esperar. Me canso de ser prudente y tener que cuidar cada paso. Añoro esos días en los que podías montar un cónclave de demonios y brujas, destrozar a mundanos, bañarte en su sangre y salir airoso antes del amanecer. Ahora todo son intrigas, intrigas, incluso con los trabajadores más bajos. Antes eras su señor y podías hacer lo que querías con ellos; ahora los hijos del ángel lo tienen más fácil y nosotros más complicado. Sí, quizás adoptar a Cosette fue un impulso, una caída —reconoció— pero estoy harto de esta época. Y me canso de esperar que nuestra señora imponga su presencia a esta inmundicia que tenemos por especie dominadora del planeta. ¿Me entiendes, verdad? Estoy perdiendo la paciencia con la humanidad y sólo quiero demostrárselo al mundo...


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

L
a bruja puso los ojos en blanco por un instante, antes de de posar sus dedos y masajearse el puente de la nariz. Aquella arrogancia maquillada con seguridad haría que algún día, esperaba más tarde que pronto, terminaría por pasarle cuenta de la peor de las maneras y, el hecho de que no pareciera siquiera inmutarse de todo lo que estaba ocurriendo en el mundo y de cómo esto podría afectarle directa o indirectamente, solo hacía que le dieran dolores de cabeza y se preguntara una y otra vez por qué en su sano juicio tenía que preocuparse lo más mínimamente por ese demonio egoista. Sin embargo, allí estaba.

El fuego crepitaba mientras el demonio se lamentaba. Ivory era un ser impulsivo, algo que, por desgracia no había mejorado con los años y que, en parte, se debía a su acompañante. Sin embargo, por muy impulsiva que fuera los resultados de su pérdida de control no solían ser lo suficientemente descabellados como para necesitar más de uno o dos días de limpieza y tapaderas varias que la dejaran al margen de dios-sabe-qué estropicio caprichoso hubiera causado. Por otro lado estaba Erik. La bruja era perfectamente consciente de lo que cualquier mínimo acto impulsivo del demonio podía acarrear, ya sea a corto o largo plazo. Su imaginación se había desbocado ante las últimas palabras de su interlocutor con todas las posibilidades que sus palabras podían conllevar, y en ninguna de ellas veía su perfecta cabecita sana y salva. A diferencia de Erik, Ivory no se preocupaba lo más mínimo sobre lo que los altos cargos del inframundo tramaban o lo que pasara con ellos, al fin y al cabo era un ser egoísta, y no tenía miedo de admitirselo a sí misma, pero sería estúpida si no estuviera preocupada por las infinitas posibilidades de un levantamiento liderado por la reina de los demonios, y parecía que Erik estaba dispuesto a hacer lo que hiciera falta por ello.

—Creo que muchos estarán de acuerdo en que todo tiempo pasado fue mejor. Sin embargo, el mundo evoluciona, nos guste o no, y si no nos adaptamos perecemos. Teoría de la evolución la llaman, querido. —comentó mirando fijamente al demonio con gesto serio. —Sé que detestas estar en las sombras. Sé que detestas que ya no nos teman. Sé que detestas que esos hijos de Raziel tomen el control de algo que muchos de ellos no llegan a entender. Pero no puedes, Erik, no puedes salir ahí afuera y exigir el sacrificio de un pueblo entero a tu gracia. Asúmelo y deja de actuar como un niño caprichoso que no quiere atender a sus responsabilidades de adulto, porque quieras o no, ahora tenemos responsabilidades si queremos sobrevivir en este asqueroso y putrefacto mundo. —la bruja entonces resopló, parecía que acabara de echarle un sermón a un crío malcriado. Se recostó sobre la butaca en la que estaba, pensando que muchas de esas palabras podrían no estar dirigidas al demonio, sino a sí misma. El aura que Erik desprendía hacía que lo más negro de su ser quisiera tomar el control y, por mucho que quisiera negarlo, no podía evitar admitir que le gustaba y, por eso, estúpidamente seguía preocupándose por él. Era lo único que la mantenía atada a lo más oscuro de sí misma, y, por mucho que le costase, no quería desprenderse de ello.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:23 pm, editado 2 veces



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío

Era cierto que había llamado a la bruja para que, con su mano fina, le devolviese a las aguas tranquilas que parecían alejarse de él a pasos agigantados. En esos días sólo tenía la necesidad de violencia, de destrucción, de fuego y de muerte, y no era lo más apropiado. No, al menos, hasta que Lilith ascendiese desde Edom para poner a esas infectas criaturas en su sitio, para recordarles que no eran más que parásitos, piojos que si seguían vivos era porque su Reina y todo su séquito les estaban concediendo, de momento, la gracia de la vida, de la existencia.

Eso fue lo que Ivory hizo, desde luego, sin embargo sus palabras de reproche no consiguieron calmar el fuego del demonio, sino avivarlo por el tono con el que le estaba hablando. Cuando ella había empezado a hablar se había levantado para pasear por la habitación, inquieto a pesar del cansancio, agotado a pesar del ímpetu que revolvía la sangre dentro de sus venas. Apoyado contra la repisa que había encima de la chimenea, había permanecido unos segundos en silencio, notando como todo dentro de sí bullía a unas velocidades que ningún mundano habría podido soportar; para algo él había renacido como oscuridad absoluta, templada ante los ojos de Lilith. Tras eso se giró hacia la bruja; tenía la mirada de un demente y le pelo revuelto, caído sobre la frente; parecía salido de una obra gótica. Con esa expresión y con sus manos heladas se acercó a ella, observándola con fuego en los ojos oscuros, y tras alzar una de sus manos levemente, apresó el cuello de Ivory con rapidez, apretando con los dedos lo suficiente como para hacerle daño, pero no tanto como para asfixiarla.

Se inclinó sobre ella, haciendo que sus frentes casi se rozasen, y permaneció allí, inclinado y amenazante, con ese aura de loco que podía arrancarte la piel a mordiscos si se le pasase la simple idea por la cabeza, contemplándola, como si esperase encontrar algo en ella que poder sustraerle para quedárselo. En realidad, sin embargo, pensaba. Reflexionaba sobre las palabras de su vieja amiga, sobre la situación en la que se encontraban, sobre sus propios deseos cargados de insidia y odio, y apretó un poco más. Sólo un poco. Lo suficiente como para poder contemplar un deje de inquietud, al menos, en el rostro de la mujer. Su piel era tan blanca y tan suave que de verdad sintió ganas de morderla, y se preguntó cómo sabría su sangre, mancillada con el veneno de los demonios. Ivory no era muy dada a los escarceos, ¿tendría algún amante en ese momento? Había oído historias, por supuesto, que le habían llegado con alas en mitad de la noche, pero no les había dado crédito alguno. Si se le había visto con algún mundano probablemente debían de haber sido cuestiones de trabajo, pues la bruja les destetaba tanto como él mismo.

Aflojó el agarre cuando ya parecía que iba a permanecer ahí para siempre, y acarició suavemente el cuello con el pulgar antes de inclinarse definitivamente sobre ella y darle un beso en los labios; de esos que Erik parecía incapaz de dar, porque fue casi un roce, como si no pretendiese apoderarse de ella y doblegarla hasta hacerle suplicar. Respetaba lo suficiente a Ivory como para no volcar sus perversiones sobre ella, pero siempre sentiría ese latigazo de deseo por ella. ¿Cómo no hacerlo? Resultaba demasiado hermosa.

Nadie dijo nunca que la evolución fuese algo bueno. Pero es inevitable, como dices, después de todo. —Introdujo las manos en los bolsillos de sus pantalones y se giró de nuevo hacia su bebida. Aunque seguía notando el frenesí de su locura rondando su cabeza, increíblemente aquel arrebato de ira había conseguido calmarle lo suficiente los ánimos. El ambiente se hizo algo menos opresivo y Erik se sintió algo más relajado, como hacía días que no se notaba. Cogió el vaso, lo giró entre sus dedos y se dio la vuelta hacia ella con una sonrisa diabólica en los labios—. Dime, Ivory, ¿has estado frecuentando la compañía de alguien recientemente? Mis fuentes dicen que te han visto en compañía de muchos mundanos y mundanas recientemente; siempre lo he asociado al trabajo, conociéndote como te conozco, pero me preguntaba si alguno de ellos no habría atraído tu atención lo suficiente como para prodigarle más atenciones. A fin de cuenta, la carne es débil, y aún hasta tú y yo estamos hechos de materia... —Y él buscaba consuelo para sus deseos en cuerpos mundanos, así que, ¿por qué ella no?


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

I
La bruja no apartó la mirada de su anfitrión, quien se movía de un lado a otro de la habitación. Era perfectamente consciente de que aquellas palabras que acababa de pronunciar no serían de su gusto, podía percibirlo en el ambiente, donde la tensión podría haber sido cortada por un mísero cuchillo de untar mantequilla. Ivory se relajó un instante, el tiempo justo para ver aquella mirada desquiciada que en un abrir y cerrar de ojos estaba sobre ella.

Ivory le mantuvo la mirada con los labio fruncidos. No era tonta, sabía que no podía mostrar debilidad ante él, aunque estaba aterrada. La piel de la espalda se le había erizado y no podía contener el ligero temblor que había comenzado en su pecho. Notaba como sus frías manos se cerraban sobre su cuello, el roce de las yemas de sus dedos con el contacto sobre su piel. Le costaba respirar. Intentaba coger aire por la nariz, pero éste apenas era capaz de llegar a sus pulmones. En otro momento y situación aquello incluso le habría gustado, sin embargo eran las manos de Erik las que ahora eran dueñas de su respiración. Estaba enfadada. Nadie le ponía una mano encima de esa manera sin atenerse a las consecuencias de sus actos, de hecho, nadie se atrevía a hacerlo. Sin embargo, allí yacía impotente ante el demonio, que podría acabar con su tan apreciada vida si lo desease. Habían a empezado a brotarle pequeñas lágrimas en aquellos ojos que parecía hacía una eternidad que no habían pestañeado cuando sintió su cuello de nuevo libre y sus labios poseídos.

En cuanto se vio liberada, se levantó apresurada del sillón furiosa hacia Erik, propinándole una cachetada lo más fuerte que su afectado cuerpecito le permitió.

—No vuelvas, jamás, a hacer eso.— Ivory entonces se sirvió un vaso estúpidamente lleno de la primera bebida alcohólica que fue capaz de alcanzar. Aún sentía el tacto de sus dedos sobre su piel.

La bruja se había apoyado sobre la pared, cruzando las piernas y rodeando su torso con el brazo que le quedaba libre. —Eso no es asunto tuyo, Erik.— le dijo clavando su mirada sobre la de él amenazante. Estaba tocando un tema delicado del que no estaba dispuesta a hablar ni dejar que jugara con él. Desde aquella más que imprevista noche muchas cosas habían cambiado en su reino de cristal y el estar debatiéndose entre sus dos mitades no era algo de lo que quisiera hablar, ni siquiera lo quería admitir, mucho menos ante el demonio, quien dios-sabe-qué podría hacer esta vez si aquellas palabras abandonasen sus labios. No, un atisbo a los caprichos mortales de Erik había sido suficiente por una noche. —Sabes muy bien que mi predilección carnal son los demonios. Si alguna vez pienso siquiera en un mundano ya sabes qué hacer. —bromeó intentando calmar el ambiente, aunque esperaba que no tomara sus palabras en serio, ni que supiera más de lo que debía saber. —Y la próxima vez que vayas a asfixiarme, que sea entre las sábanas. —comentó dejando la copa que había bebido casi de un sorbo junto a él haciendo el ademán de irse de allí.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:24 pm, editado 2 veces



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío

Erik no estaba acostumbrado a que hubiese reproches por su comportamiento, por muy descabellado, cruel o despiadado que fuese. Era el rey en la montaña, el amo de las almas que gobernaban esa mansión donde todo era perversión, deseos mal concebidos y lujuria desatada. Su servidumbre, al igual que él, representaba lo peor de la sociedad; la corrupción más extrema de almas que ya no podían dejarse rozar siquiera por la luz del sol, imbuidos por la asfixiante oscuridad en la que el demonio les había hecho bucear durante demasiado tiempo como para poder ahora escapar. Ellos eran absolutamente dependientes, y Erik, la heroína que no podían dejar de esnifar, y él se había asegurado de ello, de que fuesen sumisas y sumisos, de que no pudiesen replicarle ni contestarle, sólo plegarse a sus más decadentes deseos, fuesen cuales fuesen.

Por eso, cuando Ivory le abofeteó, el demonio no supo reaccionar durante un segundo. La mejilla se le calentó mientras la perplejidad crecía, y entonces nacieron las carcajadas de su garganta, contemplándola mientras la piel se le hinchaba ligeramente por el golpe que acababa de recibir. No estaba acostumbrado a ser golpeado sino a golpear, pero un ramalazo de placer le recorrió el cuerpo al darse cuenta de que la bruja lo había hecho por el miedo que le había infundido en ese diminuto cuerpo que tenía. Su propia libido se disparó, haciendo que el deseo le corroyese como el ácido al metal.

Dejó su bebida sobre la repisa de la chimenea cuando ella dejó su vaso vacío y se aferró a su muñeca blanca, sintiendo la necesidad de dejarla tan enrojecida como ella le había dejado la mejilla. Cuando el rostro de ella se giró hacia él, Erik sonreía con ese deje de locura que la pasión le despertaba, pero lejos de la mirada de desquiciado que había mantenido minutos antes. Se señaló la cara con la mano libre y la arrinconó contra la pared, queriendo sentir de nuevo ese temor en ella. Pobre Ivory…

¿Sabes? Cualquier otra criatura que me hubiese hecho esto ya estaría doblegada en el suelo suplicando por un final… o por el comienzo de otras cosas —su voz sonaba peligrosa, cargada de prohibiciones. Bajó la mano de su rostro a la cintura de ella, apretándola—. ¿Debería castigarte a ti también, Ivory, por atreverte a golpearme? ¿O debería mostrarme clemente por haberme ayudado cuando lo necesitaba? O quizás… —inclinó su rostro sobre el de ella, pudiendo aspirar perfectamente al alcohol que se escapaba de entre sus labios rojos—. Quizás debería tomar su sugerencia como una petición y someterte bajo mis sábanas. —Le soltó la muñeca para acariciarle los labios con el pulgar, presionando suavemente allí donde había posado su propia boca ante, notando la humedad que los impregnaba y sintiendo su respiración sobre su piel.

Podría haberle arrebatado el aliento y el alma allí mismo. Podría haberle arrancado la ropa contra la pared y haberla poseído igualmente, sin su consentimiento; no es como si no lo hubiese hecho otras veces. No es como si no hubiese mancillado y torturado y vejado a mujeres y hombres para satisfacer sus deseos. Los mundanos lo llamaban violación, pero Erik entendía perfectamente qué había más allá de ese concepto; no lo escondía debajo de palabras que sólo unas pocas sabían reconocer y que eran tildadas de locas por ello. Erik sabía perfectamente que no era el penetrar, el profesar dolor lo que le causaba el verdadero placer… sino el control que ejercía sobre esos cuerpos cuando les hacía sentir lo que era el horror de verdad. La dominación, el sometimiento absoluto. No era sólo por el sexo; el sexo le gustaba de cualquier manera, pero cuando lo ejercía así el éxtasis era más completo, más pleno para él. No era algo inherente a su condición demoníaca, como no lo era de los mundanos que perpetraban acciones semejantes. Él ya había sido así antes de morir y renacer; el poder de Edom sólo había terminado volviéndole loco. Y quizás había sido uno de los motivos por los que Lilith le había elegido para ampliar su séquito.

Sin embargo no lo hizo. Deslizó el dedo más allá de la boca de Ivory para perderlo por su garganta, por el lugar donde le había apretado, mientras volvía a inclinarse sobre ella para besarla con intensidad. Ni de lejos había tenido esa idea cuando la había llamado, por mucho que la desease, pero se sentía excitado y provocado a partes iguales, y Erik nunca dejaba pasar una provocación. Aunque sólo estuviese en su cabeza.

Aunque siempre puedes irte, claro —Le susurró contra los labios mientras se separaba de ella, dejándole espacio para decidir, dejándole muy claro mientras la miraba que debía de sentir que aquello que le él le ofrecía era un regalo, puesto que con otras criaturas no habría tenido esa deferencia…


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

S
entía como su helado corazoncito palpitaba trepidantemente. No habría sido capaz de rememorar la última vez que le había latido de aquella manera, ni le hubiera gustado recordarlo. Intentó controlar su respiración, pero se dio cuenta de que prácticamente estaba hiperventilando. Se llevó la mano al pecho, sintiendo así la sangre correr, aún a través de la gruesa tela de su grueso vestido. Quién se creía ese endiablado demonio para hacerle eso, a ella, a la que, según él era su aliada y a la que jamás había osado ponerle una mano encima sin su consentimiento. Estaba furiosa. Fue en ese momento cuando notó cómo le agarraban la mano que tenía libre, provocando que su bolso de mano cayera al suelo. Le hacía daño. Ivory tuvo que encorvarse en su dirección. En ese momento le odiaba. Le miró con rabia antes de sentir aquel golpe seco contra la pared, haciendo que profiriera un leve gruñido.

Se forzó a sí misma a no apartarle la mirada mientras sentía su agarre y sus palabras resonaban en su cabecita. En ningún momento le interrumpió, sabía que podría haber sido peor. Sin embargo, había algo en ese acto que hacía que quisiera más. Como una droga cuando la pruebas por primera vez y eres tan estúpido e inconsciente de decir que jamás la volverás a tomar y, sin embargo, acabas convertido en el drogadicto favorito del traficante.  

Odiaba el hecho de que aquella situación hiciera que sus latidos siguieran fluyendo a un ritmo inusual, sólo que entonces era por otra razón. Odiaba respirar jadeante mientras notaba la yema del pulgar de Erik sobre us labios. Odiaba que aquella peligrosidad que resonaba en su voz le atrayera. Odiaba que su tacto hiciera que se le erizara la piel. Odiaba que aquel beso la dejara queriendo más. Odiaba que fuera una droga que cuanto más tomabas más de iba destruyendo. Odiaba que fuera su droga y no pudiera desengancharse de él. Odiaba querer a Erik Vanhanen.

Tomó aire después de lo que había parecido una pequeña eternidad, ni siquiera se había dado cuenta de que había dejado de hacerlo. Hasta ese momento no creía si quiera haber pestañeado ni apartado la mirada de la suya. Respiró rápidamente mientras Erik se alejaba de ella. Se abalanzó sobre él besándolo con fuerza.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:24 pm, editado 2 veces



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío
Muy pocas personas podían resistirse al poderos magnetismo que emitía, o al menos esa era su experiencia. Las mujeres y hombres que le habían rechazado tampoco habían vivido tanto para contarlo, como ser posesivo y demente que era, pero habían existido, cierto. Sin embargo, la regla general era que su toxicidad atrajese a las criaturas que aunque fuese mínimamente se sentían atraídas por la oscuridad que manaba de toda su esencia casi animal. Erik era perfectamente consciente de ello y lo utilizaba cuando quería y como quería, hasta que la gente acababa suplicando a sus pies por más. Ya fuese dolor, ya fuese sexo, ya fuese sentirse dominados... Erik disfrutaba al ver a la gente sucumbir a sus propios deseos más depravados y dejarse llevar por la lúgubre melodía que le circundaba.

El que Ivoy se abalanzase sobre sus labios fue el 'jaque mate' a la corta partida que había establecido sobre un tablero frente a ella al sentir sus provocaciones, y el demonio sonrió ampliamente contra los labios rojos de la bruja, que buscaron los suyos con esa desesperación tan humana que tenían todas las criaturas de aquel universo, inclusive la propia descendencia de Lilith. Lo que por lo general le parecía ridículo y despreciable, en ese contexto le resultaba siempre absolutamente delicioso, porque le permitía dar rienda a sus más profundas perversiones con la gente que venía buscando de él lo que siempre estaba dispuesto a ofrecer... pero cargado con un veneno que luego podía llegar a costarles la vida.

La apretó contra la pared, mientras sus manos se aferraban con fuerza a las prominentes curvas de la bruja, tan redondeadas y suaves incluso por encima de la ropa que llevaba que casi le permitió aspirar el aroma que se escondía debajo de la tela. Devoró con ansia la boca que le ofrecía, prácticamente succionándola al pozo negro donde siempre se movía entre las sombras de la muerte, y la retuvo ahí con él hasta que decidió que era suficiente para ella, por el momento. Pensaba torturarla tan lentamente... Quería que le suplicase, que le rogase por el privilegio de entregarse a él hasta el éxtasis.

Le acarició los labios con los suyos, suave, tentador, y dirigió los dientes hacia ese cuello blanco que había apretado con fuerza y que había fantaseado ver cubierto por el carmesí de su sangre y mordió; mordió para hacer daño, pero no para desgarrar, porque quería escucharla gemir contra sus oídos. Quería sentir sus uñas clavándosele por encima de la camisa, y que ella también le hiciese experimentar algo de dolor; lo suficiente para que su llama siguiese avivándose desenfrenada hasta que le hiciese perder el control, aunque se dijo, se recordó que ella no era una de sus esclavas destrozadas. A ella, de momento, no podía atarla a él de esa forma tan destructiva que les dejaba siempre al borde de la muerte. Le acarició la piel irritada con su propio aliento, pegándose aún más a su cuerpo y rozándole suavemente con la lengua. Su mano derecha descendió lentamente hasta el filo de su falda y lo rozó con los dedos, sinuoso, tortuoso como él solo.

Cuanto disfrutaba con aquello. Cuanto...

«Sométete, querida, y todo será mejor.»


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

O
ía una lejana vocecita en su cabeza que no paraba de gritar desesperada que aquello podría ser su perdición. Se había estado esforzando hasta con la más mínima molécula de su ser por alejarse todo lo posible del mundo de tinieblas del que se había visto rodeada durante siglos y del que Erik era el innegable rey, pero, como bien había dicho él mismo, la carne es débil e Ivory, al fin y al cabo, seguía siendo, en parte, humana, como tantos otros que se habían visto atrapados en la tela de araña que Erik tejía a tu alrededor sin ni siquiera darte cuenta hasta que era demasiado tarde.

Sabía que debía salir de allí y no dejar que aquella situación fuera a más, por su bien. Sin embargo, aquella sensación ardiente sobre su piel que dejaban sus manos tras su paso le resultaba repulsivamente deliciosa. Sus dientes aferrándose sobre su cuello con ese placentero dolor que deseaba se expandiera por todo su cuerpo. El húmedo tacto de su lengua sobre su ahora sonrojada y marcada piel. La adrenalina recorriendo cada centímetro de su cuerpo al saber que estaba haciendo algo peligroso que podría volverse contra ella en cualquier momento. Sintió su mano jugueteando tortuosamente bajo su falda, mientras su respiración se aceleraba y se le erizaba la piel. Fue entonces cuando aferró el cabello de la nuca de Erik, tirando con fuerza de él, buscando su mirada. —No. —una sonrisa de suficiencia dibujó su rostro. Ambos eran seres que vivían por el dominio de otros, de una manera o de otra, y la bruja no iba a dejarse someter así como así ante él, por mucho que lo desease. Sucumbir tan fácilmente ante las provocaciones del demonio podría ser un error fatal, lo sabía, no sería la primera vez que llegase a acabar con la vida de otro ser en pleno acto, dejándose llevar por sus más primitivos instintos. Sin embargo, al mismo tiempo sabía que con ella se contendría, algo que le hacía sentirse poderosa en aquél momento de debilidad. Era una plena lucha de poder entre ambos.

Aún con el cabello de Erik atrapado entre sus dedos dibujó rostro el rostro del demonio con su uña, dejando una leve marca sobre su piel allí por donde lo recorría, hasta llegar a su mandíbula, donde las clavó con fuerza, obligándole así a mirarle a los ojos. Comenzó a rodearlo lentamente con su pierna, subiendo despacio y pausadamente, mientras acercaba sus bocas con una sonrisa pícara. Podía sentir su cálido aliento sobre sus labios, ahora desdibujados y sin apenas color, testigos de la pasión que se había apoderado de ella en un primer momento. Justo en el momento en que iban a encontrarse de nuevo, éstos cambiaron de recorrido y se dirigieron a su oído. —Suplícame. —susurró antes de morderle el lóbulo tirando de él hacia sí para después liberarlo de sus garras y apartarle de sí.

Ivory fue hasta la chimenea, de cara a ella. Ella no era una más, y él lo sabía. Le gustaba torturarle de aquella manera, al igual que él hacía con ella. Era el único momento en el que no le infundía aquel miedo primitivo, y lo disfrutaba. Comenzó a acariciarse la clavícula, sintiendo como su piel comenzaba a arder por el calor que ella misma emanaba. Se relamió los labios imaginando como podría reaccionar ante tal provocación.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen


Última edición por Ivory Khanstein el Jue Mar 01, 2018 3:24 pm, editado 1 vez



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío
No, había dicho ella. No.

La palabra retumbó en su cabeza más que el zarandeo que le había provocado al aferrarse a su cabello con fuerza, buscando sus ojos oscuros con los de ella. Generalmente esas dos letras unidas -no- le habrían hecho estallar de la rabia por su osadía, por su temeridad, porque era, simplemente, como un niño pequeño que no soportaba que le negasen el juguete que en ese momento estaba ansiando utilizar, e incluso romper. Sin embargo, reconoció en la mirada de Ivory el mismo destello que había en la suya propia, y aquel arrebato rebelde se le antojó divertido, más que otra cosa, aunque no podía negar de ninguna manera que había sentido cómo un ramalazo de irritación le recorría cada porción de su piel. Pero la sensación de mofa fue más fuerte que la ira; el encontrar casi tierno el que ella creyese que de verdad podía llegar a dominarle sin problemas estuvo por encima de la indignación, y quedó opacado levemente, por el momento.

Por eso enfrentó su sonrisa con otra sonrisa, y recibió la caricia de su uña, la provocación de sus labios entreabiertos, de su pierna oportunamente juguetona que buscaba avivar su deseo. Evidentemente lo estaba consiguiendo, pero Erik estaba más que versado en manipulaciones, y aquella chiquilla traviesa no iba a hacerle caer en sus trampas tan pronto como ella probablemente creía que podía llegar a hacerlo. Porque evidentemente deseaba tomarla, pero su deseo de dominarla era todavía mayor. Por eso, cuando ella le apartó le costó no lanzarse sobre su cuerpo para violarla, como habría hecho en otras circunstancias, porque tenía muy claro que no se trataba de cualquier mujerzuela, sino alguien que intentaba pagarle con su misma moneda, aunque al final fuese a tratarse de un esfuerzo inútil.  

Permaneció donde estaba, observándola, durante unos segundos. La sombra de la locura, de la oscuridad que vivía en él, se deslizó por sus ojos, por su rostro, por su mueca despiadada, y tras desanudarse la corbata y lanzarla sobre su sillón favorito, recorrió la distancia que les separaba con la tranquilidad peligrosa de quien controla perfectamente sus acciones. Colocó las manos sobre las caderas de Ivory, de nuevo, y giró el rostro para besarle justo debajo del lóbulo de su oreja derecha, con suavidad, con lentitud. Entonces desvió el agarre de sus dedos a la mandíbula de ella, tomándola con fiereza, y le obligó a mirarle en la posición en la que se encontraba, mostrándole los dientes con una sonrisa perturbadoramente cuerda, a pesar de la locura que brillaba en sus ojos.

Querida mía, deberías saber que yo nunca suplico nada —matizó la última palabra especialmente mientras la mano que tenía libre ascendía lentamente por la línea del ombligo y del vientre hasta aferrarse con fuerza a uno de sus pechos, redondos y blandos, que empezó a acariciar con parsimonia, como si no fuese nada sexual—. Y por mucho que te aprecie no voy a hacer una excepción contigo —Le mordió en el lóbulo de la oreja con suavidad, acariciándolo con los dientes, para luego besarle justo detrás, mientras hablaba en voz baja—. Así que si tenemos que parar, pararemos. Yo tengo gente en esta casa que puede ayudarme una vez que te hayas marchado. ¿Y tú, Ivory? ¿Tienes a alguien que te caliente las sábanas después de nuestro encuentro? —Le pellizcó el pezón cuando lo sintió erecto bajo sus dedos, y le besó el cuello—. ¿Alguna de tus criadas? ¿Algún mundano? ¿Crees que alguien podrá darte lo que estás buscando ahora mismo si no yo? Sólo te pido que lo consideres delante del fuego... Si prefieres quedarte conmigo o ir a buscar un pobre consuelo en otra parte...  


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

N
o era tonta. Sabía perfectamente que no sería capaz de doblegar a Erik ante sí, al fin y al cabo no dejaba de ser mucho mayor y más poderoso que ella. Si hubiera querido, podría haberse abalanzado sobre ella y haber llevado a cabo todo tipo de perversiones que harían revolver las tripas de cualquier mundano sin que ella pudiera hacer el más mínimo esfuerzo por evitarlo. Sin embargo, allí estaba aquel endemoniado juego de la provocación mutua; tan peligroso y placentero.

Sintió sus manos sobre ella de nuevo, sus labios acariciándole la piel. Vislumbró aquella singular sonrisa que haría sonar todo tipo de alarma a cualquiera que le conociera mínimamente, pero que le resultaba extrañamente atrayente. Sus palabras resonaron en su cabeza mientras notaba como su mano recorría su cuerpo. Sus dientes sobre su piel hacían que se le erizara el cabello. Se mordió el labio.

No quería que parara, pero tampoco quería darle la satisfacción de arrojarse sobre él sin más. Pero tenía razón, y le odiaba por ello. Estaba más que segura de que el demonio había sometido a todos sus criados, sin excepción, a alguna de sus perversiones sexuales, y estarían más que dispuestos a hacer realidad los deseos de su amo. Sin embargo, Ivory no tenía a nadie. Sus criadas, sí, pero nunca se le había siquiera pasado por la cabeza. El único sitio en el que encontraba consuelo era un burdel clandestino, dedicado especialmente para los seres del submundo, donde podías contratar los servicios de prácticamente cualquier ser. Sus favoritas eran las vampiresas jóvenes, siempre tan dispuestas, sensuales, y con un apetito sexual casi inagotable. Le gustaba hacerlas sufrir. Estaban, en su mayoría, acostumbradas a morder a sus clientes y, sin embargo, morderla a ella podría matarles. Adoraba aquella mirada agónica cuando posaban sus labios sobre ella. Podía parecer triste, pero se había limitado a pagar una buena suma cada vez que le apetecía acostarse con alguien y no tener que lidiar con ningún tipo de problema.  

Una placentera sensación de dolor le recorrió la piel cuando Erik le pellizcó. Así le era muy difícil resistirse. —Deja de hablar. —dijo molesta por aquella verdad que le había atravesado como un puño; sólo a quienes pagaban querían estar con ella. Se giró bruscamente hacia él, mientras se desabrochaba el vestido. Su mirada no se apartaba de la del demonio mientras dejaba al descubierto sus pálidos y erizados pechos. Se abalanzó de nuevo hacia él, besándolo con fuerza y agarrando su cabello con fuerza. Necesitaba sentir que alguien la deseara desesperadamente.

Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío
Erik sonrió al escuchar el tono demandante de su voz, satisfecho porque sus palabras hubiesen causado el efecto deseado, y sus ojos se abrieron de par en par, ansiosos, expectantes, al ver cómo Ivory dejaba libre la piel encerrada debajo del vestido que había traído. El deseo le golpeó con tanta fuerza al contemplar la carne suave de sus pechos erizados que por un momento pensó que iba a explotar en un mar de negrura, sangre y depravación. Pero sorprendentemente se mantuvo frío, incluso cuando los labios de la bruja se amoldaron a los de él, besándole con tanta fuerza que el demonio gimió oscuramente, arrastrándola consigo contra la pared de la habitación, chocándose contra ella mientras atacaba sus labios con desesperación.

Podría haber seguido así, haberle arrancado todas las prendas que cubrían su cuerpo blanquecino, haber arañado su vientre, sus pezones y su cuello mientras él  mismo se quitaba los pantalones y la penetraba sin piedad. Habría sido lo más fácil, lo más sencillo, la forma más eficiente de descargar toda la tensión, toda la locura que podría haber terminado en una masacre descarnada si las cosas no hubiesen seguido el ritmo que habían alcanzado. Pero Erik Vanhanen no era alguien con quien se podía tratar sin que hubiese algo turbio de por medio, y para él, el que ella se le hubiese resistido, que hubiese osado que le suplicase, le daba pie a torturarla como quisiese. Básicamente, ella se lo había pedido con su osadía.

Así que se separó de ella mientras sonreía y la giró, colocándola de espaldas a él, con el rostro y los pechos blancos besando la madera que forraba los muros.

A las niñas malas se las castiga, Ivory. Y tú has sido muy, muy mala al resistírteme. ¿Debería quizás torturarte un poco antes de ofrecerte lo que me estás pidiendo?

Sus dedos se deslizaron por entre sus piernas, bajo la tela del vestido que llevaba, acariciando, provocadores, el contorno de sus muslos, eludiendo determinadas zonas a propósito, a pesar de que el cuerpo le ardía en llamas y sólo pensaba en consumar ese fuego que hacía que las entrañas se le derritiesen por dentro. Apretada contra la pared, jugueteó un poco más con su deseo mientras la otra mano la posó casi delicadamente sobre la cadera de ella, por encima de la ropa interior tan tremendamente cara que ella solía utilizar, rodeando los bordes de encaje y disfrutando de la suavidad de aquella piel inmaculada. Posó sus labios finos sobre el hombro de la bruja, deslizándolos con lentitud hacia el cuello, aspirando el aroma que mañana de ella, que hizo que le diera la vueltas la cabeza. Se pegó aún más a ella, acorralándola totalmente contra la pared con violencia mientras le cogía del pelo y tiraba hacia detrás sin preocuparse en si le estaba haciendo daño o no. Le clavó de nuevo los dientes en el cuello mientras se dirigía, por fin, al punto que había estado evitando a conciencia todo el tiempo.

Incluso por encima de la ropa pudo sentir la humedad, y eso estuvo a punto de hacerle perder la concentración que estaba reuniendo, y evitó los pliegues de la ropa para tocar su piel directamente, rozándola con una lentitud que debía de ser incluso dolorosa. No se había dedicado a acariciarla suavemente porque quisiese ser amable, o porque ella le importase lo más mínimo en ese aspecto. Erik no sabía ser tierno por naturaleza. Lo que quería era provocarla hasta que no sólo fuesen sus acciones, sino sus palabras las que le suplicasen que la tomase de la forma más salvaje posible. Y eso le estaba costando muchísimo esfuerzo, pero sabía que al final merecería la pena, porque si la sumisión, si el que se doblegase a él no era total, no podría disfrutarlo exactamente de la misma manera.


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo




Long time no see you

L
a bruja notó el golpe seco, haciendo que profiriera un gruñido que escapó de entre sus labios sellados con los del demonio para que luego, sin previo aviso, sintiera en su rostro y pechos el frío y áspero tacto de aquella pared que Dios sabía las perversiones que había contemplado a lo largo de los muchos años en los que aquella había sido su residencia. Casi era capaz de percibir el olor de la sangre que, en más de una ocasión, había osado teñirla bajo los oscuros actos de su dueño. —¿Vas a castigarme? —preguntó juguetona con los labios casi besando la madera.

Allí, sin apenas poder liberarse de su agarre, aquellos dedos juguetones, provocadores y esquivos, y sus labios extrañamente suaves sobre su piel sólo hacían que el ansia de la bruja aumentara. Sintió su ansia de violencia con aquel tirón de su cabello, obligándola a separar su rostro de la madera y sus labios intentando perforar su fina tez. Sólo deseaba que la hiciera suya de una endemoniada vez y poco o nada le importara que el oscuro deseo del demonio dejara marcas en su inmaculado cuerpo de porcelana.

No pudo evitar cerrar los ojos y morderse con fuerza el labio al sentir aquel jugueteo sobre su piel, notando su pasión despertar en en sus impolutos pantalones de traje. Le resultaba extrañamente excitante ser la dominada y no el dominante, al igual que enervante por no poder controlar la situación y hacer lo que le placiera. Sin embargo, no podía culpar a Erik pues ella haría lo mismo, estirar cada segundo en una sinuosa y placentera tortura hasta estallar. Sentía su cuerpo ardiendo cual fuego volcánico y se preguntaba cómo era posible que el demonio fuera posible de controlar sus actos de aquella manera siendo conocedora de su naturaleza. Y precisamente por eso, no estaba dispuesta a serle completamente sumisa. No lo era con nadie, no lo sería con él.

Ivory serpenteó su pierna sobre la de Erik, haciendo que las separara y colocando su mano con dureza sobre el busto que destacaba en sus pantalones. —Si quieres jugar, juguemos. —le susurró todo lo cerca que pudo de su oído mientras le agarraba con fuerza.


Noche | Mansión de Erik Vanhanen | Erik Vanhanen



Witchy, witchy, witch:

Everything done by the wonderful Christopher O'Dare
avatar
Mensajes : 228

Reliquias : 714

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5420-you-better-be-afraid-ivory-khanstein-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5428-they-will-fall-to-ashes-i-will-just-keep-burning-ik-relationships#45185http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5429-you-don-t-have-to-like-me-but-you-re-gonna-respect-me-ik-crono#45187http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9347-a-la-tercera-busqueda-va-la-vencida-0-1
La gardenia
blanca

Volver arriba Ir abajo

LONG TIME NO SEE YOU
→ Martes → 21:24 → Casa de Erik  → Frío
Erik esbozó una sonrisa casi desquiciada mientras se reía contra la piel del cuello de Ivory tras escuchar sus palabras. ¿Que si iba a castigarle? Quiso decirle muchas cosas, en realidad. Que la respuesta corta era un 'sí, querida, desde luego que sí', pero la respuesta larga sonaba a gemidos de dolor y a rojo sobre blanco, y que lo que iba a hacerle no era nada en absoluto en comparación con las cosas que había llegado a hacer a quien quería castigar de verdad. A quien quería someter para que quedase debajo de su bota como un guiñapo babeante, jadeante y ansioso por recibir más, más y más. O a quien quería dejar reducido a una masa de carne temblorosa, llorosa y suplicante por que terminase, porque le dejase marchar, que no volvería siquiera a dirigirle la mirada en público ni a contravenir sus deseos.

Digamos que sí, Ivory. Digamos que sí... —murmuró con la voz ronca sobre su oído mientras clavaba los dedos en cadera, siguiendo la curva del trasero que se pegaba a su cuerpo de una forma tan redondeada como sus formas.

Ah, el ansia. Desvió los dedos que se aferraban a su carne como si quisiese quedársela hacia la cremallera de su falda, haciéndola descender lentamente, disfrutando incluso del leve crac que producía cada vez que recorría otra pulgada más hasta llegar al tope establecido. La respiración se le hacía pesada, densa, igual que el sudor que empezaba a empapar su carísima camisa de diseño, sintiendo que cada respiración de la bruja se le clavaba en las costillas como un doloroso puñal, deleitándose por la forma en la que se movían los músculos de su espalda con cada pequeño gesto.

Tuvo que reconocer que no esperó que se atreviese a atraparle con la mano, y gimió, mezcla de fastidio, ira y placer contenido antes de soltar una sonora carcajada que terminó con los dientes de Erik sobre la oreja de Ivory mientras le deslizaba la falda hacia abajo, pasando a acompañar a la parte superior de su vestimenta sobre el suelo. Entonces volvió a girarla violentamente para pegarla contra la pared, haciendo que le soltase, acorralándola sin dejarle un solo centímetro de libertad; sus cuerpos estaban tan pegados que el calor pegajoso les hacía estar unidos, húmedos y resbaladizos, y sin una mínima contemplación le rasgó la ropa interior para volver a introducirle los dedos, esa vez con más rudeza que la anterior, necesitando hacerle sentir algo de dolor aunque fuese, para que entendiese que si no iba a más era porque él simplemente no quería. Que comprendiese hasta qué punto estaba a su merced, a su voluntad.

¿Acaso había alguien en su mundo que no lo estaba? Y pronto cualquier persona de New York suplicaría clemencia mientras sus manos se llenaban de la sangre de sus enemigos, sus oídos de los gritos de terror... La simple idea le excitó tanto que perdió las contemplaciones, los jugueteos, la necesidad de controlar, y en varios movimientos rápidos, poco delicados y sin ningún miramiento, Erik se abrió los pantalones, la cargó en brazos contra el muro y la penetró sin pensar en si le hacía daño, en si estaba preparada o en si quería continuar con otra cosa. Le importaba una mierda, y estaba seguro de que ella lo sabía, que la estaba utilizando como utilizaba a tantas otras personas para desfogar el fuego que le consumía, que le quemaba y le hacía querer tirarse de los edificios y volar, o estrellarse contra el suelo para sentir el dolor que nadie podía proporcionarle.

Abre la boca —le ordenó mientras se movía, embistiendo con fuerza, mientras dirigía el pulgar hacia los labios de ella para que lo chupase, y se lo introdujo sin esperar a que ella le confirmase nada. Sólo lo hizo, como estaba acostumbrado a proceder, sin importarle nada más, y notó cómo se le endurecía todavía más dentro de ella. Podía alcanzar el fuego, rozarlo con los dedos...


avatar
Mensajes : 125

Reliquias : 1242

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5472-erik-vanhanenhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5474-welcome-to-my-dark-world-you-foolish-one-erik-relationshipshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5476-encuentros-erik-vanhanen#45841
Hijo/a de Lucifer

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.