10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Kiara Danessi el Jue Mar 03, 2016 3:06 pm

Chasseur chassé
→Viernes → Medianoche → Bar "La morsure"

Tener contactos siempre era bueno para obtener información, hay más topos a la vista de lo que te puedas imaginar y más personas dispuestas a soltar datos por un trato, o la cantidad apropiada, el dinero mueve el planeta ya sea el mundano o de algún estúpido subterráneo, aunque hay algo que lo mueve más: un par de tetas y si, no sabes cuantos venderían a su madre por el par adecuado.

Kiara tenía los atributos y no temía abusar de ellos, iba de camino a un bar que no conocía pero donde sabía encontraría a un viejo “amigo” suyo, cualquiera que conociese a la Francesa la desconocería totalmente en ese vestido negro y largo que se adería a cada una de sus curbas con descaro, pero no era el atuendo ostentoso lo que la hacía diferente sino la peluca de ondulados bucles oscuros que ocultaba junto con múltiples capas de maquillaje a la rubia.

Esa no era ella, era Clodette uno  de los personajes que se inventó hacía años para sacar información sin exponer su nombre que tanto resonaba en Chartres entre los submundos por ser su padre quien era; antes de entrar ajustó su escote donde escondía su estela sin ser vista y las dagas que llevaba ocultas aferradas a sus muslos en su funda.

Nada más ingresar al bar obtuvo miradas y susurros de toda clase de subterraneos pero en especial de vampiros, no le sorprendió para nada pues ella misma iba a ver a alguien de aquella raza que ahora detestaba, pasó por el medio de ellos toda sonrisitas mietras por dentro se asqueaba, pero esa no era ella, era Odette una nephilim que disfrutaba de la compañía masculina de submundos y no tenía una maldita neurona en la cabeza.

—Cariño, estoy buscando a Andrew Minuit ¿Está él aquí?— El vampiro detrás del mostrador la examinó deteniéndose en su escote para luego sonreírle en lo que se suponía era su intento de seducirla.

—Linda, Andrew no recibe visitas de nadie, pero yo estoy libre si te parece.— Le sorprendió que él en verdad le coquetee estando todos los acuerdos como estaban y todo ese desorden que aún no entendía bien, mientras detrás de ella muchos la miraban con desprecio por las runas que cargaba visiblemente, suponía que un polvo vale más que cualquier cosa ¿No?

—¡Por favor! Dile que Odette quiere verle.— Puso su mejor rostro lastimero y él accedió.

Miró sobre su hombro y contempló los seños fruncidos de muchos en su dirección, mientras otros como el que le había atendido delineaban sin disimular su figura en ese vestido, el recepcionista volvió a tiempo antes de que saque sus dagas y las use como estacas para ponerle fin a esos chupasangre.

—Puedes pasar, tercera puerta a la izquierda.— Kiara le sonrió y pasó a su lado entrando al lugar que se le indicó.

Andrew estaba ahí y le sonrió ni bien cruzó el umbral y “Odette” cerró la puerta, ese vampiro vivió en Chartres hace algunos años y más de una vez logró sacarle alguna información sobre los aquelarres de su ciudad, hacía meses se transladó a Nueva York y le dejó a Kiara todo sobre su pub nocturno para encontrarlo si alguna vez iba a la gran manzana, al principio a ella le pareció algo inútil que no le serviría jamás, “Ni loca iría a esa ciudad del infierno” recordó que había pensado, pero la muerte de su padre y su parabatai, además de la necesidad de encontrar alguna pista sobre los vampiros responsables la llevó hasta él.

Bonne soirée, mademoiselle.— Se aproximó hasta ella y besó su mano sin romper su contacto visual, Andrew era un inglés que vivió en casi todo el mundo tenía unos cuatrocientos años pero se veía con la juventud de uno de no más de treinta, era alto y pálido como todos los de su raza y tenía el cabello castaño claro con unos ojos azules como el mar que podrían hechizar a cualquiera, a Kiara no le daba más que asco.—Mi querida Odette, tenerte aquí es un verdadero placer  siendo que asumí jamás vendrías a mi y yo debería de volver por ti.— Acarició su mejilla y ella usó todas sus fuerzas para no apartar su mano con desdén.

Amore mio me ha tocado venir, las cosas en Chartres son un caos por ahora— “Ahora empieza la función” Se dijo, y puso su mejor cara de lastima, él la miro con curiosidad instándola a seguir.—Un grupo de vampiros asesinó al director del Instituto y desde entonces todo es un desastre, una guerra constante de razas ¡Horrible!— Andrew se alejó unos pasos para mirarla directamente, lo que parecía preocupación llenó su rostro y supo que su actuación iba bien.

—Ven, siéntate y cuéntame más sobre eso.— Lo siguió y se sentó en un sofá mientras lo veía a él acercarse a una barra y servir dos vasos con Whisky.

—Bueno, pues yo he salido huyendo en cuanto se empezó a dar caza a los vampiros por la excusa más mínima, la mujer del Danessi está rastrillando en busca de información, parece querer vengar a su marido.— Todas mentiras, su madre ni siquiera movió un dedo para incrementar las guardias, pero la única forma de hacerle a Andrew aflojar información era dándole detalles a cambio, ese hombre tenía contactos, infiltrados, más poder del que le demostraba.

—Escuché algo sobre el incidente, mas sin embargo no sé más de lo que tu me cuentas, Vita mia.— Se acercó hasta el sofá y le entregó un vaso mientras él comenzaba a beber ya del contenido del suyo y luego lo dejaba en una mesita ratona frente al sofá.

Kiara frustrada bebió del Whisky que le sirvió esperando que el trago le de las fuerzas que necesita y la convicción de que no todo estaba perdido aún.

—No tuve el placer de conocer al señor Danessi.— Murmuró Andrew con la mirada pensativa.

—¿Ah no?— Preguntó la joven, como esperando que él continúe pues parecía tener más que decir.

—No, de hecho sé muy poco de él, aunque si se algo.— Su mirada se  giró hacia ella con una sonrisa pícara, el corazón de Kiara yendo con fuerza con la esperanza de averiguar algo.

—¿Qué sabes?— Él se acercó sin responder, le quitó el vaso y lo dejó sobre la mesa para despues plantar un beso en sus labios, invadiendo todo su espacio personal y colocándose sobre ella en el sofá, luego se separó y una mirada voraz llenó sus ojos azules.

—Yo sé que me he tirado a su hijita.— Las palabras helaron a Kiara, su tono perverso la sorprendieron, y solo entonces notó que estaba inmovilizada por el agarre que él tenía sobre ella.—Mi hermosa e ilusa Odette ¿O la Pissenlit de Chartres, Kiara Danessi?— Seguía en shock e incapaz de moverse, él se rió con ganas y se levantó dándole la espalda y caminando con las manos cruzadas detrás sin preocupaciones de que ella fuera tras él.

Kiara no perdió el tiempo, se levantó de un salto y liberó una de sus dagas benditas, un buen acierto con eso en el pecho del vampiro y acabarían, pero entonces comenzó a marearse y su agarre firme flaqueó mientras su vista se ponía borrosa y le parecían ver a dos Andrew que la miraban con el azul gélido de sus ojos llenos de regocijo y una ira que no se parecía en nada a los sentimientos que él solía darle.

—Es un variante de polvo de hadas en tu vaso, mareos, inmovilización y en dosis grandes la muerte.— A pasos lentos se acercó quedando frente a la chica temblorosa.—Tranquila vita mia, te aprecio demasiado para matarte eso solo te debilitará un poco. He de admitir que cuando mi informante me dijo que mi amada Odette era una Danessi me molestó bastante.— Ella perdió el control de sus piernas y cayó sentada sobre el sofá, ahora eran tres Andrew que rondaban por la habitación, lanzó la daga con furia al castaño pero él la esquivo con un movimiento que no pareció requerir nada de esfuerzo para él y sin dejar de sonreír con burla, la daga fue a incrustrarse a la puerta.

Kiara se levantó una vez más, luchando contra lo que sea que se bebió y tomando la segunda daga para correr a lanzarsela, él dio un paso al costado haciendo que ella corra golpeandose contra la barra y rompiendo todas las botellas que se encontraban en ella, la puerta de salida estaba tan cerca como para salir de ahí pero 1) saldría a exponerse a un grupo de vampiros que probablemente la devolverían a Andrew. 2) Las piernas le temblaban más y ya no tenía fuerzas. 3) Kiara Danessi no huía jamás.

Dejó escapar un grito de furia lanzando su segunda daga que fue a parar a la pared del otro lado, su último maldito esfuerzo en vano.

—¡Maudit! Deberías drogarme más para asegurarte de que no te clave mis uñas en tu pecho y te saque ese corazón sin vida con mis propias manos.— Dijo a gritos teniendo como respuesta sólo risas, comenzó a lanzas las botellas que sobrevivieron a su aterrizaje sobre la barra a Andrew pero su vista borrosa hacía que ni siquiera se acerque a atinar, aunque estaba haciendo un buen ruido ahí

—Deja de intentar hacerte daño, mis amigos prometieron mucho por ti intacta, la mitad de los aquelarres se pelean en buscarte por todo Europa, pero tu mi amor viniste directo a mi.— Él se sentó en el sofá y bebió de su vaso de Whisky libre de drogas.—Tranquila pequeña Pissenlit, el efecto pasa cuando te tomes esto, será tuyo ni bien avise a Chartres que he capturado a la leonsita.— Colocó sobre la mesa una botella con un contenido dudosa que supuso era una especie de antídoto, pero ella ya estaba lo suficientemente drogada como para levantarse de los restos de la barra y caminar hasta ahí.
[/color]
avatar
Mensajes : 46

Post de rol : 27

Temas : 5/4 Vamo a calmarno


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7923-un-oiseau-ne-en-cage-pense-que-voler-est-une-maladiehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7925-entre-le-bien-et-le-mal-l-amour-et-la-haine-relacioneshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7924-les-choses-de-la-vie-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Invitado el Jue Mar 03, 2016 6:21 pm

Chasseur Chassé
→ Viernes→ Medianoche → Bar "La Morsure"


El leer un libro en la tranquilidad de mi sala era costumbre, los seres humanos no eran los únicos seres de  “hábitos” en el mundo. Me gustaba tener una vida estructurada, clara, no me gustaba dejar nada librado al azar. Horas de trabajo, de lectura, de ocio, de entrenamiento, todo estaba calculado. Seguramente pensaran “¡Pero eres un vampiro! Tienes la eternidad en tus manos” y si, esa era una realidad, sin embargo no era justificativo para desperdiciarla. El concepto de “eterno” es algo bastante amplio, en lo que a mi respectaba, lo eterno podía volverse efímero de un segundo al otro. Un vaso de whisky iba y venia de mis labios al apoya brazos del sillón en el que lo tenia apoyado. Mi otra mano sostenía un libro de tapa gruesa y vieja. La noche era tranquila, cómoda, entonces en medio de toda esa situación todo se oscureció.

Cuando uno se criaba tanto tiempo mirando a la nada, aprendía que no solo se podía ver con los ojos. El cuerpo humano poseía otros sentidos, los vampiros los teníamos mucho mas potenciados, teniendo en cuenta esto la ausencia de uno no causaba grandes diferencias. En mi niñez mi única amiga fue la oscuridad, aprendí a hacerme uno con ella, a volverme una sombra, aprendí a que el frio es la ausencia del calor, y que las penumbras la ausencia de la luz. Entonces bajo este simple razonamiento comprendí que si vivía dependiendo de estas cosas nunca seria cien por ciento responsable de mi vida. Que el no ver, que la temperatura, o la ausencia de compañía solo eran excusas. Me hice a base de hierro y sangre, de golpes y tropezones. Me adapte a un ambiente hostil, sobreviví a el, y si había podido con eso el resto de las cosas ya me parecían patéticas e infantiles. Gente hablando del bien y del mal, simplificando todo a un estúpido y simple razonamiento como ese. Como si el universo se basara en esa estúpida dicotomía de la luz y las sombras.

La luz se había ido, y así como se fue volvió acompañada del ruido de los generadores. Eso solo había pasado en cuestión de segundos sin embargo en esos simples segundos decidí que era hora de salir un poco. Me duche rápidamente y me vestí de una manera informal pero elegante, una camisa blanca, unos vaqueros negros y una saco algo más distendido a los que solía usar. Tome mis cosas y salí de la casa para subirme al Lamborghini Reventon e irme sin pensarlo demasiado. Mi casa en la salida de la ciudad, alejada de todo el disturbio neoyorkino, cosa que realmente odiaba. En cuestión de minutos llegue al centro y comencé a buscar algún bar que rompiera con los de siempre. Entonces el trafico se hizo mas pesado y en un intento de evitarlo doble en una esquina encaminándome por una calle no tan concurrida. Allí fue que delante de mi apareció un cartel luminoso “La Morsure” - Bien sûr – Murmure aparcando en aquel lugar. Claro que no lo conocía, no era habitué pero lo conocía. No por su lindo ambiente ni por sus tragos, tampoco por sus hermosas mujeres. Era un bar conocidamente de subterráneos, si mal no recordaba el dueño se llamaba Andrew…

Entre en aquel antro a paso lento con las manos en los bolsillos, era esa clase de lugar que no iban con mi clase. Las peores calañas solían juntarse en esa clase de sitios, las ovejas negras del rebaño, aquellos que ensuciaban nuestro buen nombre. Las miradas se giraron hacia mi y escuche unos susurros los cuales ignore. Lentamente camine hacia la barra y me senté en uno de los tantos taburetes y mire al tipo detrás de la barra – Un whisky doble por favor… - Pedi de forma amable y este asintió sin demorar mucho para dejar el trago delante de mi. Era comprensible que se pusieran nerviosos, no solía ir a esa clase de lugares. Mi simple presencia alteraba el ambiente. Entonces increíblemente deje de llamar la atención, ahora las miradas se dirigieron a la entrada donde se escucharon unos tacones golpes el suelo. Allí frente a todos se presento una mujer, bonita, refinada, la clase de chica que no tenía que estar en ese lugar. Era como un pequeño ratón rodeada no de gatos sino de leones. Sin embargo lo que más llamaba la atención de ella eran aquellas runas que se dejaban ver en su delgado y pequeño cuerpo. Una cazadora rodeada de presas que anhelaban invertir los papeles y cazarla. La seguí con la mirada viéndola acercarse a mi para luego girarse y hablar con el tipo que me había atendido previamente. Su acento francés delataba su procedencia, sin embargo habia algo en su actitud que me llamaba la atención.

Mire hacia otro lado quitándole importancia a la mujer mientras me decidía a prender un cigarro. La observe meterse en una de las puertas de aquel lugar y exhale el humo lentamente hacia la barra algo pensativo. ¿Qué podía llegar a querer ella con alguien como Minuit? Decidí simplemente dedicarme a beber y fumar, dos cosas que me encantaban. Pero aquello me resulto imposible, no tardo mucho tiempo en que desde aquella habitación comenzaran a escucharse ruidos. Y no me hubiese molestado si eran gemidos de placer o risas, pero aquellos ruidos eran de pelea. Me quede unos segundos pensativo, tal vez en una lucha interna, sin embargo me decidí a pararme. Comencé a caminar hacia aquella puerta a paso lento y antes que pudiera llegar un tipo se puso justo delante de esta – No puedes entrar Azazel – Me dijo y entonces no pude evitar sonreír ampliamente acercándome a el sin dejar de clavar mi mirada en la suya -¿Y tu vas a impedírmelo? – Pregunte interesado largándole el humo sobre la cara observando como su rostro de seguridad cambiaba. Sin decir nada se hizo a un lado y asentí – Eso creia… - Dije seguro de mi mismo mientras giraba el picaporte y entraba en aquel lugar.

La escena era de esperarse, todo revuelto, la mujer tirada en la barra junto a botella y Andrew muy tranquilo. Minuit no era el más inteligente ni el más fuerte, sin embargo era una víbora venenosa con muchos trucos sucios – Andrew, Andrew, Andrew… - Dije cerrando la puerta detrás de mi para caminar suave al centro de la sala sintiendo la sorprendida mirada del vampiro – Azazel Maximus Palace, que honorable sorpresa. Nunca pensé que esta clase de lugares fueran de tu tipo… - Dijo escupiendo veneno con cada palabra – Ya sabes lo que dicen, hay que variar un poco los gustos de vez en cuando –Admite encogiéndome de hombros y luego lleve mi mirada a la mujer de aquel bonito vestido negro – Hablando de gustos, tu sigues teniendo clase para elegir mujeres –Aquello fue más un piropo para la cazadora que otra cosa, aunque dudaba que esta fuera capaz de comprender mucho mis palabras. Al parecer estaba mareada, tal vez drogada con alguna sustancia. -
Gracias por esas hermosas palabras Az, sin embargo me pillas ocupado. ¿Podrías esperarme fuera? Demás esta decir que puedes beber lo que quieras, la casa invita – Estaba mas que claro que mi simple presencia le molestaba, y al parecer estaba arruinando sus planes – Umm…- Puse cara de pensármelo –La verdad agradezco mucho la invitación Andrew, pero temo que no puedo aceptarla… - Suspire poniendo cara de cansancio ya que me molestaba aquella situación. Camine lentamente hasta el sillón en el que estaba sentado y me senté junto a el –Tu sabes que no me gusta meterme en asuntos que no me corresponden, realmente es algo que me molesta. Principalmente porque tengo mis propios asuntos que atender y no puedo estar haciéndome cargo de todo –Le comente con tranquilidad hablándole como si fuera un niño. Me hice hacia delante un poco y le quite el vaso de whisky de las manos para comenzar a beber ahora yo –Y la verdad no tengo idea quien comenzó todo esto… - Dije mirando a la jovencita – Ya vete Palace… - Dijo apretando los dientes – Pero tu sabes muy bien que no puedo permitirlo. Tras la muerte de mi querida Camille, y la rata de Raphael Santiago escondida, todo es un caos – Comente parándome para pasarle el vaso y levantarme dirigiéndome hacia la muchacha tranquilo – Nadie se hace cargo de nada, todos se pasan de un aquelarre a otro. Realmente esto no puede seguir así, y dudo que la muerte de uno de ustedes dos ayude a la relación entre los nefilims y los vampiros – Admití y note algunos cabellos rubios dejándose ver entre los negros. Tome aquella peluca y la retire para empezar a acariciar la cabeza de la cazadora como a una niña pequeña. La peine con mis dedos de forma delicada y luego la sujete fuerte de estos haciendo que se levante. La atraje a mi y con una mano la sostuve por los lumbares mientras que con la otra mantenía su mentón firme – Es muy bonita… Se ve tan frágil y delicada, quien diría que en realidad puede ser mortal… - Dije casi como susurros aunque eran muy audibles. Mi dedo pulgar acaricio sus labios con suavidad para luego volver a su pelo y tironear de el haciéndola liberar uno de los lados de su cuello.

Mi boca fue hasta el lentamente y lo olfatee embriagándome con su perfume, mi lengua se escapo de entre mis labios y comenzó a recorrerla desde la base de su garganta hasta el principio de su nuca para degustarla – Umm… Realmente una delicia, en otro momento de mi vida no hubiese dudado en beberme hasta tu última gota de sangre –Le asegure al oído- Pero hoy es tu día de suerte –Deje escapar en el lóbulo de su oreja antes de dejar un beso en su mejilla y darle un empujoncito para que se hiciera a un lado – Bien, si me permiten voy a hacer una pequeña reseña histórica. En 1868 ustedes los cazadores –dije señalándola- y nosotros los… subterráneos, una palabra que no me agrada demasiado –Admití – Firmamos una cierta cantidad de acuerdos, dichos acuerdos perduraron en la historia y fueron actualizándose hasta hoy en día. El punto de todo esto es que si uno de los dos mata al otro el dichoso acuerdo estaría viéndose… violado, esta palabra si me agrada – Acote divertido – Y teniendo en cuenta las circunstancias que nos rodean eso sería muy perjudicial para nuestras relaciones

Luego de aquello Andrew se levanto enojado golpeando la pequeña mesa delante de el – Deja de meterte en lo que no te incumbe, es una maldita cazadoras, se dedican a matarnos y tu la defiendes. ¿Quién rayos te crees que eres? –Mientras despotricaba contra mi persona yo tome un pañuelo de uno de mis bolsillos y camine lento hacia la puerta – No eres mi líder, no eres nadie para venir a darme sermones de lo que debo y no debo hacer. Solo eres un estúpido con aires de grandeza y un ego mas grande que su casa – Suspire resignado asintiendo con la cabeza, aquel vampiro no se estaba equivocando en nada – Tu vienes aquí a llenarte la boca hablando de no matar nefilims, tu, el “Cazador de Cazadores” – Dijo mofándose de aquel apodo que había quedado en el pasado y en Europa. Mientras tanto envolví el mango de aquella daga clavada en la puerta con la tela y la saque de la madera – Ahora vete de mi bar y no vuelvas a aparecer por aquí porque te juro que... – Y antes que pudiera continuar ya me había girado y había lanzado aquella daga bendecida justo al centro de su frente. Esta se incrusto en él y casi como un electrodoméstico se apago cayendo sentado en el sillón nuevamente.

Ella no puede matarte, pero yo si imbécil… - Dije en un suspiro para caminar tranquilo hacia la pequeña botella con aquel liquido extraño y destaparla. Al olfatear el aroma gire mi rostro a un lado ya que no me agradaba demasiado - ¿Te drogo con polvo de hadas eh? El remedio sabe peor… - Comente como si nada de todo aquello estuviera sucediendo, camine hasta la cazadora y la tome de las mejillas con una mano obligándola a abrir la boca sin mucha delicadeza. Destape la botella y comencé a verter el contenido dentro de sus labios para luego sellárselos y obligarla a tragar – Bébete toda tu medicina pequeña –Dije tratándola como una niña mientras la soltaba y caminaba al sillón nuevamente. Me senté a un lado del cadáver de Andrew y tome la botella de whisky para darle un trago largo apoyando los pies sobre la mesa esperando a que la mujer se recuperara.


Vestimenta:

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Kiara Danessi el Vie Mar 04, 2016 6:07 am

Chasseur chassé
→Viernes → Medianoche → Bar "La morsure"

Kiara odiaba el polvo de hadas, era una persona que necesitaba tener el control de si misma y la primera (y última) vez que intentó jugar con aquella droga pasó días bajo sus efectos teniendo su hermano que negociar por un antídoto con un hada y los siguientes días se la pasó con un dolor de cabeza que no le había dado ni en sus peores resacas. Si, la cazadora disfrutaba de las bebidas con alcohol que los mundis ofrecían, pero al punto de sólo "alegrarse" un poco al tomarlas, además era bastante fuerte en eso de tomar.

Pero el polvo de hadas era diez veces más peligrosa que una botella de vodka y más fuerte que cualquier droga mundana, al momento de ingerirla no eras tú mismo, desvaríos, alucinaciones, comenzabas a sincerarte de sobremanera y todos esos efectos los había sufrido en su última vez, rogaba al Ángel para no empezar a alucinar en aquellos momentos donde estar en pleno uso de sus facultades sería lo único que la salve de ser enviada a Chartres para ser asesinada y...Mierda ¿En qué estaba pensando? Se distrajo con el color del techo que ahora iba siendo como un arcoiris que se movía y la saludaba desde arriba, le dieron unas ganas de pararse y tocarlo pero no tenía fuerzas ¿Por qué estaba tan agotada? Ni siquiera lo sabía aunque se sentía libre y sólo alcanzó a dar un respingo cuando la puerta se abrió y un hombre entró, rubio, con una barba de algunos días, un cuerpo bien formado, buenas pintas y hasta en su estado ido todos sus instintos de cazadora le gritaron que era un vampiro.

No había odio sin embargo en la mirada de Kiara que ni siquiera se percataba de lo que estaba sucediendo, tal vez él era quien venía a buscarla para...para...¿Para qué debían buscarla? Se le había olvidado lo que sólo la hizo reírse, ni siquiera podía concentrarse en la conversación de los dos hombres a quienes por su raza debía odiar pero sólo podía observarles hilarante, su consciencia se había marchado. El techo le seguía pareciendo la mayor de las maravillas visuales tanto así que ni se quejo de ser levantada cual muñequita de los pelos y ser tratada como un buffet, de hecho ni siquiera prestaba atención a sus palabras y dudaba poder responder, tal vez con lo de "variante de polvo de hada" lo había modificado para que enmudecería o era solo que esos colores estridentes le importaban más que lo que pasaba a su al rededor.

Sin embargo entre alucinaciones y rayos de luz que le parecían tan vivos como para tomarlo entre sus manos escuchó lo que el rubio decía de los acuerdos y a eso si no pudo evitar acotar su opinión.—Los acuerdos son tan inútiles, sólo causan estúpidas tensiones y aires de superioridad además de que...— Se quedó pensando, sabía que debía agregar "todos lo rompen en clandestinidad" Los cazadores tenían artimañas, incentivar a las razas ser atacados para darles fin y cuando la espada mortal exija la verdad todo quedaría como una simple defensa personal, pero Kiara no tenía fuerzas para seguir hablando, al menos pudo comprobar que no había quedado muda pero su voz era la de una persona al borde de un coma por sobredosis.

Después todo fue rápido, un intercambio de palabras que danzaron en su mente sin verles significado hasta que en una movida rápida la vida de Andrew tuvo fin y sólo sintió los dedos haciendo presión en sus mejillas, la pequeña botella en sus labios y el raspor que te dejaría el mismo fuego atravesó su ser dejando una sensación ácida en todo su camino, como quemando cada célula de su cuerpo que comenzaba a retorcerse y luego sólo comenzó a toser con fuerza hasta que su garganta se sintió en carne viva para luego caer cruelmente a la realidad, con dolores de cabeza terribles y un techo nada atractivo, recostada contra la pared para no perder equilibrio, con su melena alborotada por su peluca que le fue quitada y sobre todo, con el terrible golpe de ser salvada por un vampiro.

Asimilar eso fue como una cachetada de la vida ¡Ella de todas los seres sobre la faz de la tierra! Y él, un vampiro sobre todas las razas posibles, su orgullo iba en picada pues no sólo la salvó de ser enviada a unos asesinos, sino que asesinó al hijo de puta de Andrew y le dio el maldito antídoto cuando podía haberla dejado en sus delirios, ¡Gracias al Ángel se lo dio antes de que empezara a ver cosas! Lo del techo no era nada como ver un gorila gigante con sombrero como la última vez que estuvo bajo los efectos del polvo de Hadas.

Junto con su conciencia las palabras que se dijeron entre ambos vampiros comenzaban a tener sentido para su ya-no-drogada-mente. Pero sobre todo algo que revoloteó en su cabeza hasta que lo comprendió por competo.

«Azazel Palace, el cazador de cazadores.»

Por supuesto que había oído de él, y ahora sus palabras de tomar hasta la última gota de su sangre en otros tiempos cobraban más sentido, ese hombre era conocido en toda Europa, pero en especial entre Nefilims Italianos donde los rumores de él asesinando cazadores corrían como la pólvora, que él de todos la salvase era el último rasguño a su orgullo antes de que este empaque sus cosas y se retire definitivamente.

Acomodó su melena y puso su mirada de Cazadora, que era algo así como una mirada felina y fría a la vez según su hermano y la hacía parecer más una perra que dar miedo. Caminó hasta el cadáver de su antiguo "amante" vampiro y retiro la daga de su padre de la frente de Andrew, desearía haber sido ella quien le matase, pero le quedaba el consuelo de que al menos fue el kindjal de su papá.Bâtard.— Le murmuró al cuerpo sin vida; limpió la hoja a la altura del muslo en el vestido y fue por la segunda daga en una pared, ya con ambas en mano volvió a su lugar parada junto al sofá y levantó su vestido levemente para enfundarse ambas dagas en su lugar.

—Azazel Palace, el gran cazador de cazadores, nombre que produce la ira y el temor de la mitad de los nefilims de Italia si no es de todo Europa.— Kiara le odiaba, le odiaba no sólo por su raza, también por dañar su maldito orgullo y ego a niveles a los que nunca le habían dañado.—Je suis reconnaissant.— Debió decirlo en francés, solo con esa esperanza de que él no entendiese el idioma y ella no debería repetirlo, podría excusar que no sabía decirlo en su idioma común ¡Ja! ella se sabía el inglés como su propia lengua, debió agradecer, ella había recibido esa educación del "Por favor y gracias" y aunque despreciaba todo lo que él representaba su padre volvería de la muerte para llevársela si comenzaba a olvidar sus valores básicos.



Última edición por Kiara Danessi el Sáb Mar 05, 2016 6:44 am, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 46

Post de rol : 27

Temas : 5/4 Vamo a calmarno


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7923-un-oiseau-ne-en-cage-pense-que-voler-est-une-maladiehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7925-entre-le-bien-et-le-mal-l-amour-et-la-haine-relacioneshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7924-les-choses-de-la-vie-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Invitado el Vie Mar 04, 2016 2:00 pm

Chasseur Chassé
→ Viernes→ Medianoche → Bar "La Morsure"


Yo consideraba a las hadas como una de las razas más perversas de todas. Más que los demonios y los vampiros claro está. Por lo general cuando uno ve a uno de estos últimos dos lo primero que se le viene a la mente es sexo, sangre, violencia, odio, etc. Pero cuando uno se topa con un hada nada de esto sucede. Son seres que a simple vista son hermosos, que no generan ese sentimiento de inseguridad, que transmiten paz y buenos sentimientos. Aunque estén emparentados con los demonios, las hadas están más cerca de ser un ángel que otra cosa. Sin embargo detrás de todo este glamour se esconden mentes perversas. Juegan con su inofensiva apariencia para llamarte a su telaraña y cuando menos te lo esperas te devoran como a un insecto. Es muy fácil dejarse caer en el juego de un hada, lo digo por experiencia propia. Y ahora de una forma indirecta también tenían algo que ver con todo esto. Después de todo son los reyes de las drogas duras y los venenos.

Mientras me distendía en la tranquilidad del sofá me dedique a observar a la jovencita. Retorciéndose como si estuviera convulsionando, o también como suelen hacer los gusanos cuando los sacas de la tierra. La entendía, aquellas cosas podían llegar a volver loco a uno, por eso se debía ser cuidadoso al manipularlas. No pude evitar que mis ojos fueran a sus desnudas piernas o a su trasero, aquello era más fuerte que mi mismo. Después de todo si no aprovechaba a observarla en aquel momento de vulnerabilidad no tendría muchas otras oportunidades. No parecía ser esa clase de mujer sometible o observable, tenia pintas de ser de esas que si ven que les estás viendo el culo te cortan la cabeza. Seguí su recorrido por la pared viéndola tomar postura lentamente, aquellos tacones ayudaban a hacerla un poco más alta y esa diferencia se notaba. Sin embargo me costaba entender como las mujeres eran capaces de pelear con aquellas cosas puestas, parecían bastante incomodas.

Entonces comenzó a acercarse a mí y la seguí con los ojos detenidamente sin borrar aquella sonrisa traviesa de mi rostro. La mire quitarle aquella daga de la cabeza al cadáver que había a mi lado y me relamí viéndola limpiar el arma con la tela de sus muslos. Aquello de que se guardara las armas en aquellas zonas estaba comenzando a calentarme, aunque prefería evitar hacerle esos comentarios a una mujer con tantas cosas filosas consigo. Luego de recoger sus juguetes y de arreglarse un poco la mujer volvió a mí. Mientras la escuchaba y la observaba pase un brazo detrás de la nuca del ya muerto Andrew abrazándolo - Para servirte -dije haciendo una pequeña reverencia con la botella luego de aquella inquietante presentación - Aunque no sabía que eso se seguía diciendo por aquellos lados... Antes de irme de Italia había muchas historias sobre mí, ¿sabes? Creo que me usaban para aterrar a los pequeños cazadores y hacerlos acostarse temprano. Casi como si fuera el "cuco" ¿Parezco tan malo? - pregunte haciéndome el indignado- Aunque la verdad preferiría títulos como "El intelectual empresario que rompe corazones" o "El sex simbol que enamora en la gran ciudad"- comente bromeando mientras me levantaba dejando el cadáver atrás y me ponía frente a frente con la mujer. Su perfume era bonito, al igual que sus tentadores labios - Ne pas vous inquiétez mademoiselle - Murmure cerca de su boca de forma provocativa, en un perfecto francés, para luego alejarme aun con la botella en la mano y comenzar a caminar por la sala. Debajo de mis pies podía sentir como se rompían algunos cristales que estaban dispersos por el pequeño altercado de la cazadora.

Volví mi mirada a ella recorriéndola desde los pies hasta los ojos de forma descarada - Me gustaría saber tu nombre, porque no creo que Odette sea el verdadero... ¿No? - Pregunte interesado y levantando una ceja. Había recordado que ese había sido el nombre que le había dado al tipo de afuera, sin embargo su peluca me daba a entender que estaba haciéndose pasar por alguien más... o eso interpretaba yo. Entonces seguí recorriendo el lugar hasta llegar a un mueble en el que pase la punta de mi dedo índice. Luego de aquello lo observe y puse mala cara al ver que estaba sucio, me molestaban los lugares poco cuidados - Y no me olvido de aquello que dijiste de los acuerdos muchacha, la verdad debes aprender que las normas son la base de la sociedad. ¿Como piensas que sería este mundo sin el acuerdo entre los cazadores y nosotros? -pregunte interesado mientras abría aquel mueble y me topaba con copas y algunas botellas de alcohol. Tome dos y una botella muy fina de vino tinto con la que camine hasta la mujer pasándole ambas copas - Vampiros drenando a cada persona que se cruce delante de ellos, manadas de perros corriendo por las calles, mariposas mutantes volando entre los edificios - dije mientras me alejaba con el vino hasta la barra para tomar un sacacorchos y volver con ella destapando la botella - y como olvidar a los brujos con sus trucos de magia y sus fuegos artificiales -comente divertido apegando un poco nuestros cuerpos para comenzar a servir en ambas copas mientras buscaba sus ojos - Créeme que en un mundo así ustedes los cazadores ya estarían extintos... No podrían combatir en tantos frentes al mismo tiempo -le aclare para luego dejar la botella sobre la mesa y tomar una de aquellas dos copas que sostenía la mujer.

Los acuerdos existen para darle un equilibrio al mundo, porque nosotros los vampiros -dije hablando por mi raza - somos seres civilizados que forjamos los pilares de esta sociedad aunque a muchos les cueste verlo. Decidimos evolucionar como especie, ser mas... refinados por así decirlo -comente divertido - por esta razón dejamos la barbarie atrás como muchas otras razas. Porque deseamos poder vivir en armonía con el resto de las personas -agregue antes de golpear suavemente mi copa con la suya - Justamente por esto señorita cazadora, le pido que sea más cuidadosa a la hora de actuar. La verdad no tengo idea que hace aquí ni me interesa -aclare - pero estamos en un momento donde por una simple tontería todo puede irse a la mierda... y ese mundo del que te hable hace apenas unos segundos puede volverse una realidad -comente con más seriedad que antes. Ahora lleve mi mano a su mejilla y la acaricie con el dorso de mis dedos como si se tratara de un objeto muy delicado. Le medio sonreí y con mi dedo pulgar acaricie sus labios de forma atrevida, tocándola como si me perteneciera - y tu puedes ser muy bonita... pero créeme cuando te digo -empecé a murmurar acercándome mas para apegar mi frente con la suya y rozar las puntas de nuestras narices en un peligroso juego - que si tengo que privar al mundo de tu belleza, porque simplemente no sabes controlarte... créeme que lo voy a hacer -sentencie pudiendo sentir como compartíamos nuestro aliento casi con nuestras bocas tocándose- y si en verdad escuchaste hablar de mi, sabes que cumplo con lo que digo - aclare antes de separarme con una sonrisa y beber un poco de mi copa - En fin ¿quieres ir a beber algo a otro sitio? -Pregunte con una amplia sonrisa como si nada de todo aquello hubiese sucedido.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Kiara Danessi el Sáb Mar 05, 2016 5:38 am

Chasseur Chassé
→ Viernes → Medianoche → Bar "La morsué"


Azazel era peligroso, no por lo que su reputación pudiera producir en la mayor parte de Europa, ni porque matar a alguien de su propia raza le fuera tan fácil como servir un vaso con whisky, Kiara sabía que esas eran razones más que suficientes para catalogar a alguien de "sumamente peligroso" y traer a toda una horda de cazadores sedientos por cobrar venganza de los caídos de sus filas sin armas si les fuera posible; a ella le parecía peligroso porque la hacía sentir inferior, como una niña pequeña que jugaba con dagas y runas cuando debería estar en cama durmiendo a esas horas y evitarse ser drogada y casi secuestrada, no le agradaba sentirse ínfima, ya cuando vivía en el Instituto odiaba estar en presencia de gente mayor que le hiciera sentir una bebé, por no decir cuando no se le dejaba entrar a las reuniones del Gard con su padre y si a su hermano, siendo que ella ya era más madura que ese chico a su edad ¡Era injusto!

La joven era mayor para los estándares de cazadores y hasta mundanos, pero obviamente no igualaría los siglos de un ser inmortal, ¿Cuántos tendría Azazel? no le sorprendería que sea más viejo aún que su tatarabuelo aunque aparentase juventud por el resto de sus vidas sin una pizca de lo que sería su edad verdadera. Su forma de bromear por su "fama" le pareció de lo más cínica, lo cierto es que las historias sobre él seguían recorriendo los muros de los Institutos en Italia, que una y otra vez le relataban en sus visitas con su padre en especial aquellos Nefilims más ancianos que contaban con dolor los actos que le llevaron al chupasangre merecer su título.—¿Un cuento de cuna? Yo más bien lo describiría como la historia que le contaría a mis hijos cuando quiera que renuncien a sus runas y huyan del mundo de las sombras.— Había escuchado tantas cosas, tantas formas en las que torturó Nefilims, hombres si, pero las historias más horribles son las que se rumoreaban que hacía con las damas.—Aunque no llevas ni la mitad de incivilizado que te narran las historias, tal vez te dieron demasiado crédito en ellas.— Era jugar con fuego dirigir esas palabras a alguien cuyo renombre no era de amante de su raza, pero Kiara amaba quemarse.

Su cercanía la perturbaba, todos sus movimientos tan metódicos y refinados, un digno vampiro que se desplazaba por el lugar con el sigilo y la perspicacia que los caracterizaba. Detestó que entendiera su idioma, aunque no debió sorprenderle puesto que los seres inmortales solían vivir en tantos lugares de todo el mundo y no es como si se la pasaran la eternidad sin hacer nada útil, como aprender idiomas como veía hizo el vampiro.

La pregunta de su nombre la sorprendió, podía volver a mentirle tirando uno y mil nombres, como Lissa que era el personaje que se hacía para sacarle información a un hijo de Lilith o Dianne, la pelirroja que amaba ciegamente a un lobito de Chartres...O eso le hacía creer. Pero Kiara estaba agotada de fingir al menos por esa noche o tal vez era que el efecto de "suero de la verdad" que tenía el polvo de hadas aún corría por su sistema impidiéndole mentir, sea como sea, se presentó con su nombre.Je m'appelle Kiara Danessi Lo vio recorrer el lugar como curioseando, ella lo seguía con la mirada con la guardia alta por cualquier acción extraña que él intente, ya había visto con la facilidad que hacía pasar una conversación al último segundo de la vida de alguien, no quería ser la siguiente Andrew.

Y entonces empezó con el tema de los acuerdos, mierda, ella había olvidado sus murmullos cuando estaba ida entre dos realidades, escuchó cada palabra que dijo y vio cada uno de sus movimientos hasta que se plantó frente a ella con dos copas y una botella de vino que no se pensaba beber a riego de que contenga algún polvo raro más, sabía que era imposible pero ¿Qué podía decir? La chica llevaba un trauma en aquel repulsivo lugar, cuando terminó de parlotear acerca de un mundo con los subterráneos desbordados (a lo cual no le quitaba razón) ella puso su mejor sonrisa de inocencia y siguiendo el juego que Azazel comenzó se acercó aún más a sus labios, para desviarse al último milímetro que los separaba y pasar por su mejilla en dirección a su oído derecho, sus labios rozaron su oreja y recién entonces se dispuso a responder.—Estaba bajo los efectos de una droga, soy una buena nefilim que aprecia sus runas y sigue los acuerdos al pie de la letra.— Volvió a separarse para mostrar otra vez esa sonrisa ingenua, aunque sus ojos chispeaban en una mezcla de ira y deseos de acabar con ese vampiro.

Algo conectó en su cabeza en el momento que él le ofreció salir del lugar, su primera respuesta iba a ser negarse y salir de ahí lo antes posible, pero ella notó algo que pasó por alto, que él estaba en ese repugnante sitio y aunque sus ropas y porte elegante lo sacaban de la lista de posibles clientes frecuentes, conocía a Andrew y había una posibilidad, mínima, de que supiera algo de lo ocurrido en Chartres.—Salgamos de esta pocilga de una vez.— Se bebió el vino que hasta minutos atrás no se pensaba beber, necesitaba estar más animada si iba a pasar toda su noche con alguien perteneciente a una raza que la ponía histérica, quería "entonarse" un poco.

Dejó su copa sobre la mesa mientras comenzaba su camino, al pasar por la puerta las miradas fueron más fuertes, vamos que esos subterráneos no eran idiotas, debieron escuchar todo lo que pasó pero ninguno pareció particularmente interesado en oponerse, tal vez también conocían los antecedentes de Azazel y no arriesgarían su culo por el bastardo de Andrew, aunque las miradas los acompañaron hasta que se perdieron en las afueras del bar nadie hizo más que eso, mirarles mientras se marchaban de ese asqueroso bar.
avatar
Mensajes : 46

Post de rol : 27

Temas : 5/4 Vamo a calmarno


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7923-un-oiseau-ne-en-cage-pense-que-voler-est-une-maladiehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7925-entre-le-bien-et-le-mal-l-amour-et-la-haine-relacioneshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7924-les-choses-de-la-vie-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Invitado el Sáb Mar 05, 2016 5:36 pm

Chasseur Chassé
→ Viernes→ Medianoche → Calles


El pasado nos servía para no equivocarnos en el presente y poder proyectar algo mejor en el futuro. Sin embargo había mucha gente que le gustaba vivir del pasado y ese era un terrible error. Uno puede hacer reseñas históricas, uno puede citar frases de personajes distinguidos, pero nunca puede vivir de la historia. En este caso MI historia, la del antiguo Azazel, la de la bestia dormida. En mis primeros años como vampiro había cometido ciertas equivocaciones, productos del odio y la sed, de la desorientación. Muchas personas habían perdido la vida, poblados enteros, y no porque yo hubiese sido más poderoso que el resto de los vampiros. Ellos habían muerto porque yo juntaba las cualidades de un psicópata, la locura y el odio de verme morir a mí y a mi familia. La sed de sangre que me provocaba la ponzoña vampírica, y la desorientación de no saber qué hacer con tantas cosas. Tal vez alguna que otra cosa más, el punto es que fueron muchas las condiciones que me llevaron a hacer lo que hice, claro está que esto no lo justificaba.

Yo no creo en la mala o buena suerte, no pienso que las cosas se dan porque ya están predeterminadas. El mundo es un sistema dinámico muy sensible a las variaciones en las condiciones iniciales. Pequeñas variaciones en dichas condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro, imposibilitándonos así que pudiéramos predecir fácilmente lo que fuera a suceder. Un simple ejemplo era lo que acababa de pasar, si yo no hubiese doblado en aquella calle en busca de esquivar el tráfico seguramente la chica hubiera muerto. O si Isaacaron no hubiese aparecido mientras moría, seguramente hoy en día muchas cosas serian diferentes. Pequeños detalles podían cambiar completamente las cosas y todo esos detalles nos llevaban a este peculiar momento - Ya sabes querida, a la gente le gusta exagerar mucho las cosas. En realidad no soy tan malo como dicen, y seguramente mucho más lindo - Dije sin poder evitar reír con esas palabras, tal vez no exageraban tanto, tal vez todo era cierto. Sin embargo eso no borraba el hecho de que a la sociedad le encantaba hacer una bola de todo - Además me llevo muy bien con los niños...- dije bromeando mientras llevaba una mano a mi colgante de oro con forma de pentágono y acariciaba la piedra roja del centro. Este se encontraba muy lejos de ser una mera pieza de joyería, al igual que mis anillos.

¡Kiara! Un hermoso nombre para una hermosa mujer -dije con sinceridad ya que me agradaba, no solo el nombre sino también la dama. Entonces cuando quedamos frente a frente pude escuchar sus palabras en mi oído al igual que su cálido aliento golpear en el. Aquello me hizo sonreír, iba a decidir creerle sin la necesidad de recurrir a mi anillo. A veces era mejor que las cosas se dieran solas - Me pone muy contento escuchar eso señorita Dannesi - admití para luego hacerle aquella invitación que sentía tan necesaria. No podía permitirme perderle sin antes haberme interiorizado un poco más con ella, y pueden darle todas las connotaciones que quieran a esa palabra. Cuando asintió sonreí ampliamente como un niño al que le comprarían un juguete nuevo y sin más camine a la puerta junto con ella para salir. Al volver al bar todos nos miraron, pero eso no era de extrañarse. Bebí toda mi copa de un trago al igual que ella para luego dejarla en la barra justo delante de aquel empleado de Andrew- Te declaro el nuevo dueño del lugar, que tu palabra sea ley por los siglos de los siglos -dije bromeando haciéndole una falsa bendición con una mano, imitando una cruz.  Aquel vampiro me miro con una cara súper extraña de la cual pase ya que seguí mi camino hasta la salida con la muchacha. Al pisar la calle una suave brisa golpe nuestros cuerpos y sonreí dándole un trago de la botella de vino que había traído conmigo - Mi auto esta por aquí -señale llevándola conmigo mientras buscaba las llaves en el bolsillo de mi pantalón. Desactive la alarma del Lamborghini y camine hasta la puerta del lado del acompañante para abrirla - S'il vous plait mademoiselle - dije haciendo una pequeña reverencia hacia la cazadora mientras la comía con los ojos - Prometo que vas a divertirte mucho... - Aquello fue mas una afirmación que una promesa.

Una vez estuvimos ambos dentro del coche le pase la botella para que la tuviera ella. Encendí el motor y sin más nos fuimos de aquel sucio lugar para perdernos en las calles neoyorkinas - Sabes Kiara, puedes ser sincera conmigo... Dime lo que quieres y tal vez pueda ayudarte -comente en medio de aquel viaje mientras bajaba la ventanilla para encender un cigarrillo. No me caracterizaba por ser exactamente un idiota, todo tenía un porqué y ella había estado en ese bar por algo - Se me dan bien los negocios, soy un hombre de palabra y seguramente podríamos llegar a un acuerdo... - Agregue deteniéndome en un semáforo en rojo para darle una calada al cigarro y expulsar en humo hacia afuera. Me gire un poco y la mire - Dudo que muchos cazadores concurran a aquel lugar, menos haciéndose pasar por otra persona. Y si conoces un poco a Andrew sabes perfectamente que no es exactamente un buen tipo - dije sin poder evitar medio sonreír- Tu querías algo de él, pero yo lo mate y ahora no sabes por dónde continuar. Pero para tu suerte soy alguien que puede serte de mucha utilidad... aunque no te saldría gratis.


Off: Puse que ella entro al auto por una cuestion de poder rolear mas, pero si no tenias esos planes lo edito y listo. Disculpa ^^

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Kiara Danessi el Sáb Mar 05, 2016 11:49 pm

Chasseur Chassé
→ Viernes → Medianoche → Bar "La morsué"


Daría todo lo que tenía para ver la cara de aquel encargado de la barra al descubrir el cadáver de Andrew en su oficina, con esa expresión de idiota con la que había quedado como última expresión facial que pondría en esa vida, entre sorprendido, desesperado y enfadado, si fuera de esas chicas que podían dibujar a la perfección le hubiera hecho un retrato sólo para no olvidarse de eso, pero como Kiara no sabía ni hacer una línea recta utilizando regla y además no llevaba el móvil con ella para por lo menos hacerle una foto, tenía que conformarse con grabar esa imagen en sus recuerdos, al cual recurriría cuando necesitara reírse un rato o recordar que siempre se puede ser más patético como el pobre Andrew que murió en un agujero de ratas al que puso un cartel de luces de neón y él le declaró su reinado, si ella fuera aquel chico de la barra no sabría si alegrarse porque el mal intento de bar era suyo o llorar por la misma razón de ahora ser el encargado de esa pocilga.

Esperó a las afueras del bar felizmente de liberarse de ese lugar al fin mientras observaba a Azazel buscar su coche y dejando que la brisa nocturna revolotee su melena rubia, la noche era una de esas que a ella le gustaban, con una ventisca fresca que no había podido disfrutar a su llegada tan tensionada por no perder el papel que empeñaba, ahora ya liberada de la peluca que se había dejado con el cuerpo de Andrew,  podía afirmar que la tonta Odette también murió esa noche.

Azazel hizo iluminar uno de los autos frente al bar al desactivar la alarma delatando así que era el suyo y Kiara casi se cae al contemplar el monstruoso automóvil al que ahora el vampiro le sostenía una de las puertas para que ella suba, otra vez hablandole en francés, y debió admitir que le agradaba como sonaba su voz con el acento, puesto que para ella, que le hablen en su idioma natal siempre le parecía de lo más gustoso, lo que pudo dejar ver con una sonrisa, se sentó en el asiento del acompañante y admiró el Lamborghini desde dentro sin dejar de estar sorprendida.—No sé de qué me sorprendo, si sólo viéndote podría asumir que no conducirías cualquier chatarra. — Recordó entonces su promesa de diversión y una sonrisa decoró sus labios pintados al carmín.—Espero que cuando se trata de diversión también seas un hombre de palabra, Palace.— Pero ella sabía que lo era, no había raza que supiera sacarle más el jugo a una noche que los vampiros, eran seres nocturnos y por eso aprovechaban hasta lo último para descargar en pocas horas lo que perdían durante el día.

A pesar de haber dicho dentro de la "oficina" de Andrew que a él no le importaba saber sus intenciones en el bar, ahora había adoptado una actitud más interesada en el asunto y en saber sus objetivos ofreciendo su ayuda por el trato justo, eso era lo que estaba esperando, tener la oportunidad para llenarlo de preguntas, pero se controló ordenando todos sus pensamientos y los hechos que habían sucedido desde la emboscada de vampiros antes de poder comenzar a contar todo, se preocuparía por saber cual sería el pago cuando estuviera segura de que él le sería útil.

—Minuit no iba a matarme, él me enviaría a mi ciudad en Francia donde al parecer hay alguien interesado en ver a toda mi familia muerta, y hasta lo que yo sé después de ver a mi padre y mi parabatai morir frente a mi por una emboscada de vampiros, los de tu raza tienen algo que ver.— Había problemas entre razas en todo el mundo, era verdad, pero esa iba más allá y ella lo sabía, algo oscuro se había estado cociendo entre los rincones de Chartres dando origen a alguien que quería a todos los Danessi muertos.—Mi familia lleva el Instituto, es seguro que deben tener cierto rencor por ese hecho, pero me gustaría saber quien se está tomando tantas molestias en pasarse los acuerdos por alto para vernos extintos, Andrew tenía esa información.— Se giró para ver al conductor por primera vez a los ojos desde que se subió al coche, sonrió con travesura mientras sus dedos tomaban camino hasta los del hombre y tomaban el cigarrillo que él se había estado fumando, el cigarrillo crepitó con lentitud al entrar en contacto con sus labios, se lo devolvió después con el pintalabios adornando el filtro.—¿Qué dices, Azazel? ¿Tienes respuestas para mi?— Dejó ir el humo entre preguntas con una mirada que desafiaba el saber si su atención valía la pena.

OFF::
No hay problema con lo del auto, hay que mantener la fluidez =)
avatar
Mensajes : 46

Post de rol : 27

Temas : 5/4 Vamo a calmarno


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7923-un-oiseau-ne-en-cage-pense-que-voler-est-une-maladiehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7925-entre-le-bien-et-le-mal-l-amour-et-la-haine-relacioneshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7924-les-choses-de-la-vie-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Invitado el Lun Mar 07, 2016 11:39 am

Chasseur Chassé
→ Viernes→ Medianoche → Mansion Palace


Tenia que admitir que me gustaban las ostentaciones, los lujos, después de todo me consideraba una persona con clase. Pero no se equivoquen, yo no tenía nada para impresionar, eso sería absurdo. Todo lo que tenia lo tenía porque me agradaba, porque en verdad deseaba esas cosas. Los que se compran cosas simplemente para encajar en ciertos círculos sociales son pobres personas que nunca encontraran la felicidad verdadera en la vida. O tal vez si, tal vez esté equivocado y su felicidad sea codearse en esos estratos, sin embargo esa felicidad era pobre y efímera. Los autos son los nuevos corceles del momento, solo que estos son mas cómodos, rápidos y variados. Y realmente, los carros, eran cosas que lograban captar mi atención como la misma sangre. Todos ponían la misma cara de la cazadora al ver mi coche, un deportivo exótico, un auto de alta gamma muy codiciado. Sin embargo no lo tengo por su valor, lo tengo por su belleza inigualable tanto externa como interna.

Note aquella bonita sonrisa en los labios de la muchachita, admito que se veía mucho más linda de esa forma. Aunque también en parte se notaba extraña, la conocía hace poco sin embargo podía asegurar que no era de esas que suelen mostrarse sonriendo. Cuando ingrese al auto y cerré la puerta el lugar se volvió un completo silencio, se aisló por completo del exterior -Tengo buen gusto, no puedo evitarlo- Respondí con una sonrisa encendiendo el motor antes de irnos de aquel lugar. Sus siguientes palabras me hicieron reír -Claro que si, tú no te preocupes por eso, te aseguro que vas a pasarla bien- Dije convencido absolutamente de esas palabras para luego callarme y escucharla. Comenzó a contarme lo que le sucedía, sus problemas, aquellas cosas que la atormentaban y no la dejaban vivir con tranquilidad. Sabía muy bien sobre venganza, un sentimiento que puede mover montañas, no exactamente como la fe. Era sabido que los problemas entre cazadores y subterráneos existían en todo el planeta, y aun más entre subterráneos y subterráneos. Todos tenían motivos para matar al otro, todos encontraban la forma de hacerlo evitando caer en la ley. El problema es cuando hay personas que se cagan en los pactos y que no le importan las consecuencias de sus actos.

Medio sonreí al verla compartir aquel cigarrillo conmigo, lo acepte de nuevo y lo lleve a mis labios dándonos de alguna forma un beso indirecto - Antes que nada déjame decirte que lamento todo lo sucedido. Lamentablemente uno no tiene la capacidad para mantener en orden en todos lados... -Le respondí dejándole claro que lo que le había sucedido no era algo que me agradara - Es sabido en todo el mundo que las cosas no están yendo bien este último tiempo. Mucha gente está muriendo, las jerarquías mutan, hasta el aire se siente diferente - Agregue deteniéndome en un semáforo para girar mi rostro y verla a los ojos pasándole el cigarrillo -Todos debemos madurar y comprender que esto no se trata de una cuestión de vampiros y nefilims, o licántropos y nefilims, todo lo que sucede no sucede porque somos diferentes Kiara -Asegura volviendo a pisar el pedal para poner en movimiento el auto e irnos del centro de la ciudad comenzando a conducir hacia la autopista - Esto se trata de poder, lo que mueve el mundo. Estamos en medio de una lucha de poder constante. No solo entre los de arriba y los de abajo -comente haciendo referencia a los ángeles y los demonios- Sino también una lucha de poder nuestra por ver quién puede acaparar mas del botín...- Aquel que dijera que todo sucedía simplemente por rivalidades de sangre estaba mintiendo.

Comenzamos a recorrer la autopista y en cierto punto de la misma tome una de las salidas -La verdad si tuviera respuestas para ti me sorprendería de mi mismo. Se muchas cosas, conozco mucha gente, sin embargo no estoy al tanto de todo lo que sucede en todos lados -Admití exhalando el humo lentamente mientras nos metía en un sendero de arboles donde al final se podía ver mi mansión -Pero eso no quiere decir que no pueda ayudarte Kiara... -le dije con media sonrisa estacionando justo enfrente de la puerta para luego apagar el motor quedarnos rodeados por el silencio -Esta es mi casa, y seguro te preguntas porque te traje aquí. El hecho es que el que nos vean juntos no le hace bien a tu reputación ni a la mía. No es como si me molestara mostrarme en público contigo, en absoluto, si lo deseas podemos ir a beber algo alguna de estas noches -Admití poniéndome de lado para verla mejor -Aunque mientras más podamos evitar comentarios inoportunos mejor... -acaricie el volante con las puntas de los dedos de mi mano izquierda mientras la miraba -Volviendo a lo que nos interesa, si lo deseas podemos entrar y llegar a un acuerdo... Conozco mucha gente, tengo los recursos necesarios y la predisposición para darte una mano a conseguir lo que quieres. Y tu mi pequeña cazadora -dije bajando sutilmente el tono de voz para llevar mi mano libre a su mejilla y acariciarla- Puedes serme realmente de mucha ayuda si lo deseas... Solo es cuestión de discutir los términos -Agregue para luego girarme y bajarme del coche. Di la vuelta y abrí la puerta del deportivo para ofrecerle una de mis manos de forma educada- Así que ¿Que dices? ¿Te gustaría pasar?


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Kiara Danessi el Lun Mar 07, 2016 11:22 pm

Chasseur Chassé
→ Viernes → Medianoche→ Mansión Palace

Dejó que el tabaco cumpliera su función de calmarle los nervios que estaba experimentando, Kiara comenzó con el hábito poco después de cumplir sus diecisiete años impulsada por algún amante de paso que la alentó y aunque ella no era de las que se dejan convencer con facilidad, lo cierto es que siempre le había dado bastante curiosidad como casi la mayoría de los adolescentes intentando vivir experiencias nuevas; desde entonces comenzó a fumar y aunque defendía su vicio presumiendo poder dejarlo cuando quería, estaba en duda de si podía vivir sin él, mucho más ahora que le funcionaba como antídoto a los punzantes dolores de cabeza y era el compañero perfecto en sus largas noches de insomnio y pensamientos. Podía sentir su cuello y parte de su cuerpo contracturado, había sido una noche intensa, más de lo que se esperaba al salir del Instituto con su vestido y tacones de vértigo, si sus planes seguían el rumbo que ella cuidadosamente trazó, para esas horas estaría sosteniendo una lista detallada de los vampiros involucrados en la emboscada que se cargó a su padre y a Eric, si en cambio, los planes de Andrew funcionaban, estaría atravesando algún portal a Chartres que la pondría en las manos de aquel que quería verla caer sólo por llevar ese apellido, en cualquiera de los dos casos a esas alturas ya tendría algún culpable.

Pero mira que vueltas da el destino, que ahora estaba en un auto de alta gama con rumbo a quien sabe donde y la mirada perdida entre las luces cambiantes de una noche en la gran ciudad, siendo guiada por un vampiro a quien debía repudiar pero le agradaba más de lo que debería y peor aún, la comprendía más de lo que podría desear, ¿No podía él despreciarla un poco? así se le hacía más fácil cargar con su venganza hacia los de su raza, en cambio era atento, le decía que lamentaba lo sucedido y salvaba su vida. Apretó los puños en frustración y sólo en ese momento recordó que aún sostenía la botella de vino que se traían del bar, dio un suspiro y bebió de ésta mientras sus ojos recorrían los árboles que estaban pasando sin entender aún a donde estaban yendo, se mantuvo callada ante las palabras de Azazel, ni siquiera podía contradecirle con lo de la lucha de poder porque ella pensaba igual, de hecho sus primeros sospechosos fueron aquellos lideres de los aquelarres más importantes de su ciudad, pero no había pruebas que los incrimine más que la evidente misma raza que compartían los involucrados, se preguntó si su madre los habría "entrevistado" ya para saber sus coartadas o lo que fuese, seguramente lo había hecho aunque no la contactó ni por asomo, no le sorprendía de esa mujer que la mandó lejos intentando alejarla de todo el asunto.

Su madre, quien la envió al otro lado del océano con la idea de que ya no se metiera en líos y ahí estaba tan metida en los problemas como le era posible y planeaba seguir acumulando más hasta acallar las voces que por la noche la llenaban de impotencia y le quitaban la capacidad de poder dormir más de dos horas seguidas, las ojeras que llevaba bajo sus ojos eran fieles testigos de lo mucho que la torturaban sus sueños, era apoyar la cabeza sobre la almohada y que automáticamente se disparen las imágenes como una película repetitiva y sobretodo, recordándole que ella no fue tan fuerte para salvar a dos de los hombres más importantes de su vida.

El auto se detuvo y observó por la ventanilla esperando encontrarse con algún club nocturno o discoteca, pero sus ojos dieron con una gran mansión que le hizo fruncir el ceño en confusión, antes de poder interrogar el por qué estaban ahí el vampiro se adelantó a explicar sus razones.—Me parece justo, después de todo estamos aquí por negocios.— Contestó, como una manera más de convencerse a sí misma de que no era una mala idea que para el propio Azazel.—Ya me gustaría saber en qué puedo ser útil para una persona con tantos recursos.— Comentó, sintiendo el tacto de su mano en la piel de su mejilla.

Él bajó del auto y le abrió la puerta, le parecía una actitud bastante curiosa, tal vez era uno de los modales de "caballero" que habían perdurado en él, o desconfiaba de que ella pudiera cerrar la puerta de su amado coche demasiado fuerte o algo por el estilo, decidió pensar que era lo primero y cuando la mano del hombre le fue extendida, la tomó para bajar del flamante deportivo, se impulsó de tal manera que al estar de pie quedase a pocos centímetros del rostro de Azazel.—Como vuelvas a llamarme pequeña te clavo una estaca en el corazón.— Le murmuró, entre broma y seriedad, soltó su mano al dejarle en esta la botella de vino y en la otra lo último del cigarrillo que habían estado compartiendo.—De verdad, los contactos, el auto, la mansión, sea lo que sea que haces para conseguir estas cosas creo que me empezaré a plantear unirme al negocio.— Dijo mirando en dirección a la residencia, enseguida se sorprendió de su comentario, había sonado demasiado como "su antigua ella", bueno, la Kiara sociable solía aparecerse de vez en cuando para aminorar ese ceño fruncido y descongelar su mirada helada. Esperó a que Azazel se abra camino hasta la acera y sólo entonces comenzó su rumbo a su lado, tenía curiosidad por aquello que él decía ella sería útil.




Juste parce que je peux

 
'Thanks Re'
avatar
Mensajes : 46

Post de rol : 27

Temas : 5/4 Vamo a calmarno


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7923-un-oiseau-ne-en-cage-pense-que-voler-est-une-maladiehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7925-entre-le-bien-et-le-mal-l-amour-et-la-haine-relacioneshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7924-les-choses-de-la-vie-cronologia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasseur chassé |Azazel M. Palace.|

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.