07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


38 # 50
26
NEFILIMS
6
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

Puestos y espetones || Con Alaric

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 1:14 am

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Hacía un día estupendo y eso estimulaba a Rahela, llenándola de positivismo y energía. No se le había olvidado su encuentro con Alaric, en realidad con todo el tiempo que se tiraba sentada frente al mostrador había rememorado la noche más de lo que debería haberlo hecho, pero como ella misma solía decir a lo echo pecho. Ahora tenía un bonito y erótico recuerdo con el que pasárselo bien en noches de soledad. No sabía exactamente como iba a manejar Alaric la experiencia después de una semana de ausencia. Tener a Rahela delante hacía las cosas mucho más fáciles para los demás en cuanto a dejarse arrastrar por su encanto caótico y entusiasta, pero una vez que ella no estaba delante dependía solo de Alaric el terminar el trabajo, el realmente tomar el cambio desde adentro y no a través de unos ojos que podían escrutarle mejor de lo que el mismo sería capaz de hacerlo.

Y por eso mismo estaba ella allí, esperando junto a una de las puertas de central park vestida como si acabará de salir de un cuento de caballería. En su defensa podía decir que la idea había sido de Alaric, ella incluso había intentado convencerle con ropa de personas normales pero el mismo se había ofrecido a aquellas locuras a las que Rahela decía que si sin pestañear. No le había costado demasiado pasearse por Nueva York de aquella guisa, ganándose miradas curiosas, extrañas, incluso de desaprobación pero a ella nunca le habían importado que la mirasen, no era una persona que acostumbrase a pasar desapercibida el tiempo suficiente como para ser considerada una persona discreta. Aún así esperaba que cuando llegarán al mercado medieval destacaría un poco menos, seguramente para alegría de Alaric. En una sola noche había aprendido que la timidez era una cualidad innata en su persona e ir disfrazado por el parque como un hada de los bosques no entraba dentro de lo que debía de considerar "una divertida mañana con una amiga" pero si habían propuesto aquellas especies de sesiones de psicología barata basadas en la experiencia de Rahela, Alaric iba a tener que pasar por momentos que le sacasen fuera de su zona de confort.

"Bah, si conseguiste que se desnudara para ti la primera noche no te va a costar tanto sacarle una sonrisa disfrazado de caballero medieval"

Sus propios pensamientos le arrancaron una sonrisa divertida mientras jugueteaba con los adornos de su disfraz, esperando a que el licantropo de ojos tristes hiciera su aparición estelar en el parque a hacer unas compras. Por mucho que estuviera dispuesta como parte del decorado del mercadillo medieval llevaba en la faltriquera bastante cash y una bonita tarjeta de crédito. Y estaba dispuesta a fundir plástico si llegaba a gastarse todo el cash.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Dom Mayo 08, 2016 9:02 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  

Ya era tarde para arrepentirse. Eso se repetía una y otra vez Alaric cuando terminaba de abrocharse las correas de cuero de aquella jubón medieval que había adquirido por Internet. Nunca antes habría pensado que fuese una ropa tan incómoda, pero pronto se adjudicó toda la culpa (como no), pues él decidió que su indumentaria fuera casi al completo de cuero. Lo peor eran los pantalones que le tiraban de la entrepierna. ¿Se lo habría comprado demasiado estrechos? Imposible, era su talla solo que ese tipo de prenda era así. Dio gracias que el jubón era largo.

Se colocó los brazaletes y se dejó la cabellera suelta como acostumbraba tener. Debía admitir que parecía sacado de alguna serie o película medieval porque tenía todo el aspecto. Al menos no destacaría demasiado ¿no? Eso era lo que buscaba, así que esperaba de veras que la gran mayoría de las personas que acudieran al mercado fuesen disfrazadas.  Ojeó rápidamente la hora en su reloj percatándose de que se estaba retrasando bastante, se fue disparado de su habitación pero recordó coger el cinturón antes.

Se fue colocando como bien pudo dicho complemento cuando por el pasillo vio pasar a Ananta. Desvió velozmente la mirada para no tener un contacto visual con ella y tener que detenerse, no al menos con esas pintas. Eso sí, percibió que la chica se había vuelto en el momento justo de que el cruzase la salida de la base, sin embargo le dio la impresión de haber oído una risa.

Usó su coche como medio de transporte, mucho más seguro de miradas curiosas aunque todas ellas se dirigieron a él cuando encontró aparcamiento.  Tímidamente ignoró esas miradas para así aligerar la marcha en pos de no hacer más esperar a Rahela. No tardó mucho en verla en la entrada del gran parque de Nueva York, aunque al principio sí que le costó reconocerla con la indumentaria medieval que llevaba, mucho más detallada que la de él y que, para qué mentir, le sentaba bien pues acentuaba su bonita figura.

Hola, ya estoy… Perdona por el retraso. Salí a lo justo, vivo más bien en la periferia… y bueno, ya sabes… — le sonrió como saludo después de justificarse lo mejor que pudo mientras no dejaba de apoyar su peso en una pierna y otra. Estaba visiblemente nervioso. Por ella, por la gente que empezaba a aglomerarse en el lugar contemplando con gusto todas aquellas personas que acudieron tal y como el evento requería —Estás genial, veo que lo de disfrazarte te lo tomaste muy en serio. — señaló todos los detalles que tenía su prenda: bolsas de cuero, un cuerno, y hasta un arma con su funda.



You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Miér Mayo 11, 2016 11:21 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Los transeúntes se detenían a mirarla y ella el lanzaba sonrisas a los niños que se detenían con sus boquitas abiertas casi tantos como sus ojos llenos de asombro. Que tiernos y honestos eran los niños cuando veían algo que les sorprendía. Les saludaba con la mano, agitando los dedos y balanceando sobre sus pies, haciendo tintinear sus accesorios y la ligera de su falda. Más que reconocerle a él por su figura acabó reconociendole por lo que transmitía, era una forma de sentir que le resultaba familiar entre el resto de personas que le rodeaban. Se giró y cuando le vio, vista al frente y mirada baja se le escapó una sonrisa cargada de ternura. Estaba segura de que había tenido que hacer un enorme ejercicio de voluntad para salir de casa así vestido.

-No te preocupes -Sacudió una mano en el aire, restándole importancia a su tardanza porque realmente no le había importado, de haber sido al contrario seguro que le habría hecho esperar un mal rato. Extendió los brazos y se acercó a él para darle un abrazó y un beso en la mejilla, para lo que tuvo que ponerse ligeramente de puntillas. -Hola Alaric, y gracias, una hace lo que puede y más para salir con su licantropo favorito- Se separó de él con una sonrisa coqueta y se señaló a si mismas, orgullosa de su disfraz. Había tenido una semana para preparárselo y el trabajo en la tienda era bastante aburrido cuando no tenía nada que hacer así pues internet había ayudado mucho a hacer de aquella indumentaria un bonito disfraz -Tu también estas muy guapo, Alaric, gracias por hacer el esfuerzo, no tenías porque

Le agarró del brazo y tiró de él para alejarse de la entrada del parque. Le notaba nervioso pero no podría decir si se debía a su presencia, al esfuerzo que estaba haciendo por no estar sonrojado todo el rato siendo consciente de que llevaba un disfraz que para él, seguramente, significaba hacer un poco el ridículo. Esperaba que una vez llegaran a la feria y se mezclaran con el ambiente pseudo medieval, porque nunca conseguían ser estrictamente fieles a la época a la que mentaban en los carteles.

-Bueno...¿Qué tal la semana Alaric? Algo interesante que contarme para romper el hielo

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Mar Mayo 17, 2016 7:09 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
El licántropo correspondió al espontáneo abrazo bien, tuvo el tiempo justo para actuar con bastante naturalidad, aunque eso no quitaba que ese tipo de tratos con mujeres le costase. Alaric sabía que Rahela ya le había calado, pero eso no significaba que tuviera que modificar su conducta hacia él, que va, se mostraba igual, sin medir sus movimientos de ninguna manera. O eso creía él y le gustaba que fuese así. No había otra forma de que escapase del bloqueo que la timidez le provocaba, y también de deshacerse de la tristeza y la culpa que le perseguía desde hacía tiempo.  

Se limitó a dejar escapar una tímida risa entre sus labios ante el comentario de su… nueva amiga, aquella que le describía como su licántropo favorito. Vaya, era el favorito de alguien sin contar a su madre y a su hermana. — Gracias a ti, al fin y al cabo fui yo el que finalmente decidió asistir al evento en completa sincronía con la ambientación — señaló sus prendas — Tenía un por qué, ya sabes… Si he decidido embarcarme en esta aventura no puedo ir a medias, porque de ser así, ya te digo que empezaría a dar pasos cada vez más pequeños hasta no atreverme a más. Y no quiero eso, no después de que al final decidieras ayudarme. Queda mucho para que te lo pueda agradecer pero puedo empezar invitándote a un espetón de carne que ya empiezo a olerlo — aún estaba lejano el olor para cualquier ser humano, pero como licántropo tenía los  sentidos aumentados, especialmente el del olfato.

Dejó guiarse por ella mientras se adentraban al parque obligándose a relajarse y a disfrutar de aquella tarde. Nadie iba a juzgarle. Todas las personas que le miraban pasar junto a Hela sonreían, o simplemente quedaban encantados con los disfraces. Nadie iba a señalarle por lo que hizo. Alaric comprendía que él no desprendía un aura de culpa que pudiera ser perceptible para los demás porque el único que lo percibía así era él mismo. Conocía la teoría, y en alguna ocasión, antes de dormir y echado en la cama se lo repetía una y otra vez.

Había hablado demasiado para ser él, pero también fue intencionado. Lo que no tenía claro era si debía continuar así, o si sería mejor no forzar las cosas y relajarse del todo aunque no fuese tan dicharachero como Hela. Evidentemente temía que ella se aburriese a su lado, pues le había conocido en unas circunstancias un poco… diferentes, influenciado por una poción que le hizo sentir un amor pasional hacia ella, pero no en circunstancias normales en los que tuvieran que… bueno, charlar.  Y hablando de eso, Hela le hizo una pregunta que no supo qué responder de manera inmediata. Continuó andando con la mirada fija al frente pero su mente estaba esforzándose al máximo para no hacerla esperar mucho y sacar algún tema trivial..., cualquier cosa que se le ocurriera estaría bien. O eso quiso creer.

He continuado componiendo un tema que tenía pendiente desde hacía meses...  Ayudado a un nuevo miembro de la manada a integrarse pues es nuevo en eso de ser licántropo  y se encuentra un poco perdido. Qué más... — murmuré — Bueno, fui a acompañar a alguien  a una ecografía... — se volteó para mirarla a la cara al percatarse de que pudiera mal interpretarse — No... no soy el padre, es una amiga... Bueno, tampoco creo que lo sea. Para ella quiero decir, no bajo mi punto de vista, porque... Eh... es complicado de explicar. — con lo fácil que hubiera sido empezar con que era el origen de su malestar interior. — ¡Oh vaya! ¡Mira, espetones! — exclamó señalando con su brazo libre un enorme brasero con varios chuletones haciéndose al fuego, así como varios pinchos de todo tipo de carnes que chorreaban su propio jugo pero que le sirvió para ganar tiempo para intentar explicarse mejor.




You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Sáb Mayo 21, 2016 4:12 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Alaric le arrancó una sonrisa con sus palabras. Bajo la natural timidez del hombre lobo ella veía convicción, seguridad, la verdadera intención de hacer que las cosas cambiaran, de cambiar el mismo por si solo o al menos con la ayuda que ella pudiera brindarle. En el camino que Alaric acababa de tomar no había nada más importante que la actitud, el mismo había reconocido que sin eso no llegaría a ninguna parte, solo volvería a caer en esa espiral de dolor y culpabilidad en la que había estado viviendo.

-¡Wow! ¿Comida gratis? Veo que te estas tomando muy en serio lo de ser un caballero -Le guiñó un ojo, divertida y empezó a caminar en dirección a la fiesta. Central Park era un parque inmenso, un bosque dentro de la enorme jungla de acero y cristal que lo custodiaba como un dragón lo haría con un tesoro. Mientras se dirigían hacía allí algunas miradas se clavaban en ellos, incluso Rahela se atrevió a posar para un turista, y dedicándole sonrisas cómplices a los niños que les miraban maravillados ante su atuendo. Alaric estaba tardando en responder a su pregunta inicial, pero no le importaba esperar, era una chica paciente y entendía que Alaric no era un hombre al que le viniera bien sentirse bajo presión. Así pues le dejó a su aire para que contestara lo que quisiera, y al final lo hizo. Alzó una ceja, sorprendida, al escuchar la palabra ecografía y le miró interrogante.

-Ajaam...ya, ya veo que es complicado, pero bueno todos tenemos nuestras amistades difíciles -Pensó en Rose y tuvo que contener la necesidad de torcer el gesto. Dos años de guerras continuas habían terminado en la más absoluta calma. La alocada bruja se había esfumado de su vida, quizás para siempre y le despertaba sentimientos confusos. Nunca había sabido si querer u odiar a aquella bruja loca, pero lo cierto es que durante dos años había sido lo más parecido a un hogar que había tenido. La exclamación de Alaric pateó sus pensamientos lejos de ella y dirigió la mirada en la dirección en la que el lobo había señalado. Efectivamente, allí estaban los primeros puestos, y entre ellos uno de esos famosos espetones. Se dirigió a los mismos y observó la carne asándose. Olisqueó el aire.

-Uuum... -Ronroneó con los labios apretados. -Viviría a base de carne y pizza toda la vida. Tu pagas, así que tu eliges -Hizo un ademán con la mano, señalando la comida. -Ah, y por lo de tu amiga embarazada, no te preocupes, no tienes que explicármelo si no quieres, y menos el primer día. Entiendo que esto no es nada fácil para ti así que paso a paso ¿De acuerdo? -Buscó su mano y le dio un apretón cariñoso. Aún sentía como un fantasma el recuerdo de sus lágrimas sobre la piel, su corazón roto derramándose en palabras avergonzadas en la intimidad de la oscura noche. Lo que vivía Alaric no era fácil, ni desaparecería de la noche a la mañana. -Puedes preguntarme lo que quieras, se que no lo aparento pero bajo esta fachada de adorable dependienta se esconde una vividora loca - Bromeó en voz baja, inclinándose ligeramente sobre él, como si realmente estuviera contándole un secreto.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Vie Mayo 27, 2016 8:25 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Rahela tuvo mucha gracia en su efusivo comentario a la invitación que le había propuesto el licántropo como gratitud, tanta, que éste no reprimió una risotada. Sí, debía ser cierto que llevar aquella vestimenta de cuero le produjo tal efecto. Sin embargo Alaric siempre había sido así de atento y… llamémoslo así, “caballeroso”. Se sentía mejor consigo mismo satisfacer a los demás, era más, basar su vida en la condescendencia dejándose a sí mismo siempre en segundo plano. Si de verdad hubiera nacido en una época medieval, no habría sido caballero sino escudero.

Le resultaba agradable la compañía de Hela, como había entrelazado su brazo con el suyo para meterse de lleno a un territorio extraño y normalmente incómodo para él. Con ella no solo resultaba más fácil, sino que lo disfrutaba. Le hacía ver las cosas de una manera diferente… más positiva. Le regalaba el verdadero sentido de la vida, que trataba de disfrutarla y no quedar encerrado en sí mismo y en el sufrimiento continuo que él mismo se proporcionaba.

Cuando vio a los niños pasar y quedarse boquiabiertos, decidió sacar un poco de pecho de manera exagerada, un poco teatral para que la impresión de los pequeños aumentase, pero una vez les pasaron de largo se desinfló como un globo. — Creo que estamos teniendo éxito con los niños. — Sin embargo eso no era del todo verdad, porque otros visitantes adultos también apreciaban sus disfraces, aunque sí que hubo algún que otro que arqueó una ceja con cierta burla marcada en el rostro. Típicos personajes que iban a esos lugares solo a comprar y reírse de algo que bajo el punto de vista de Alaric no tenía gracia.

Entonces llegó el momento en el que su lengua la cagó bien cagada. Como estaba algo nervioso por no encontrar nada más que contarle que tres chorradas, empezó a hablar de absolutamente todo lo que había hecho en el tiempo que estuvieron separados, y salió el tema de Scarlett. No obstante Rahela no le agobió con preguntas, dejó un tiempo considerable a que el licántropo se relajara. Lo hizo pensando en lo último que le dijo acerca de que todos tenían amistades difíciles. Supo de inmediato que ese dato era exclusivo de Hela. Estaba hablando de ella y él quería saber pero no se atrevía a invadir su intimidad. De todas maneras, él no podía considerar amistad a Scarlett, era algo extraño y que se debería llamar de otra forma, con un vocablo que aún no existía.

Yo también. Y si la pizza se compone de todos los componentes cárnicos habidos y por haber, mucho mejor. — Una vez en frente de los hermosos y apetitosos espetones, empezó a mirar para seleccionar lo que iban a comer. Algunos parecían estar de exposición por lo grandes que eran, como un cochinillo, un cordero y un pato, que giraban y giraban sobre el fuego de una manera hipnotizante. También había costillas que tenían una pinta exquisita, podía verse la grasa bajarles por el lado y gotear las brasas… pero iba a ser demasiado guarro para comerlo así que lo descartó.

Pidió y pagó dos pinchos de cordero que recubrían todo el largo del palo de madera y sin que hubiese ningún tipo de vegetal que camuflara su sabroso sabor. Pagó y le dio uno de ellos a Hela. Ni corto ni perezoso le dio un gran bocado al suyo. Cuando se trataba de carne se le olvidaba un poco la timidez. — Mi hermana detestaba cuando me veía comer carne. Es vegetariana y más de una vez ha intentado convencerme. — la nostalgia se apodó de su sonrisa  pero pronto se repuso, tenía que hacerlo si tenía que responder a Hela pues el “Kit kat” acerca del tema de Scarlett se terminó.

De acuerdo, gracias. Sí… creo que ese tema puede esperar un poco más. No se debe a la confianza, sino a sentirme yo mismo preparado para hablarlo con alguien. — Apreció el apretón que le había dado y que él agradeció con una sonrisa. Dio otra mordida empezando a notar que su gaznate necesitaba ser refrescado. — Pues la siguiente pregunta es… ¿Quieres beber algo? ¿Cerveza? ¿Refresco?.... ¿Agua? — esa última cuestión fue acompañada con una sonrisa pues no se la imaginaba bebiendo agua. No es que la considerara una borracha, no… De verdad que no, pero ya que estaban allí disfrutando de todo aquello, lo ideal sería tomar algo con más fundamento.  — Ahora en serio... ¿Has conocido a más seres sobrenaturales? Eh... creo que esta pregunta es más que obvia teniendo en cuenta que con tu negocio tiendes a hacer negocios con brujos, pero me vengo a referir si has entablado relaciones más íntimas. Y... otra cuestión... ¿No te asusta?



You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Mar Mayo 31, 2016 12:50 am

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Rahela miró con ojos golosos la carne que Alaric había escogido para ambos. Estaba segura que no habría importado lo que escogiera ya que todo tenía una pinta estupenda. Así pues espero paciente a que el encargado les ofreciera la comida que acababan de comprar. Le dedicó una sonrisa y un amable gracias antes de agarrar el pincho. Olisqueó inconscientemente el aire y se le hizo la boca agua.

-Oh dios, si tienes mejor olfato que yo no se como no te has desmayado todavía, esto huele a gloria bendita -Alabó abanicándose con la mano que tenía libre y le dio un mordisco pequeño a pincho. Frunció el ceño y negó con la cabeza intensamente. -¡Ni se te ocurra hacerle caso a tu hermana! Si yo tuviera que hacer caso a mi hermanos me tendría que volver loca, aunque claro, no se tu pero yo tengo cuatro hermanos y dos hermanas mayores - Se encogió ligeramente de hombros para restarle importancia, bastante acostumbrada a que la gente se quedara alucinada cuando aquel tema salia a relucir. Para ella era absolutamente normal tener tantos hermanos, había nacido así y para ella era natural pero estaba claro que incluso en algo tan común como el tener hermanos ella siempre era parte de la excepción, la rareza. Era la séptima hija del séptimo hijo, no importaba que no fuera subterránea, el siete era un número mágico y Rahela siempre había achacado a esa circunstancias sus poderes aunque también tenía otras hipótesis.

-Oh, por favor, cervezeame. -Asintió con una sonrisa de complicidad. -No tengo nada en contra del agua, pero ya que hemos salido vamos a regar la comida en algo que algo mejor que el agua fresquita, ¿Eh? -Rahela se adelantó y pidió por ambos, de la misma forma que pagó por ambos la cerveza antes de que pudiera protestar y señaló un banco de piedra para que ambos se sentara mientras comían. Su pregunta le pilló por sorpresa pero no le resultó desagradable. A diferencia de él, Rahela siempre estaba dispuesta a hablar de cualquier tema y cuando decía de cualquiera se refería absolutamente a cualquier tema, pero eso ya lo iría descubriendo Alaric. -Bueno... -Se balanceó sobre las caderas, replanteándose la pregunta. Nunca lo había pensado de ese modo. Pensó en Esthappen, su primo brujo, la relación tan estrecha e intima que había compartido siempre con él. Rose, tan alocada e intensa, tan llena de energía y a la vez tan destructiva...Rose le había despertado tantas pasiones como dolores de corazón y de cabeza. Pensó en los breves y eléctricos encuentros que había tenido con Barnabas...hay si que había llegado a sentir parecido al miedo, pero Barnabas siempre había tenido algo electrizante y atrayente. -La primera respuesta es que si. Conozco a otras subterráneos, mi primo es un brujo pero es un poco...especial, para ser brujo quiero decir... tiene enormes tendencias autistas. Además no es primo, primo de sangre, es...es complicado. -Le dio un mordiscó al pincho de cordero, permitiéndose unos minutos para pensar en la respuesta que quería darle. -Pero si, también he mantenido relaciones íntimas con subterráneos. Y no solo sexuales, he estado viviendo dos años con una bruja, mantuvimos una relación muy...intensa pero siempre ha sido una mujer demasiado complicada para mi, me quemaba, si seguía con ella terminaría dándome un infarto del estres - Abrió su lata de cerveza y le dio un trago. Las cosas con Rose se habían ido a la mierda de una forma impresionante. -Pero se acabo, ¿Sabes? A tomar por culo. Ahora vivo en mi sótano, a sido un poco malo para el negocio pero me he buscado la vida, como siempre.

Era un poco más complicado que simplemente eso. Después de dos años bajo su tutela las cosas habían cambiado bastante, al menos para ella. Nunca se había apegado demasiado a las coas, quizás la relación con Rose se había quemado, aquella bruja había consumido todo lo que Rahela podía sentir por ella hasta que no había podido más. La había querido, de alguna forma seguía queriéndola, pero sabía que estaba mejor sin ella, Rahela era consciente de que nunca había tenido lo que Rose esperaba de ella; por el contrario ella nunca había esperado nada de Rose y por eso mismo, quizás, la separación había acabado resultando ser menos traumática de lo que había esperado.

-No le había dicho esto a nadie... -Meditó por un segundo, lanzándo una mirada discreta a Alaric. No creía que el licantropo estuviera realmente interesado en su vida amorosa, pero de la misma forma que no le había presionado no podía de dejar de ser ella misma, si quería su confianza ella tendría que confiar en él. -Así que supongo que no, no me asusta. O quizás no lo he pensado demasiado porque realmente he visto cosas que acojonan pero...no se, sois personas y yo tengo...tengo mi moho, si alguien quiere hacerme daño, lo se. Veo a la persona antes que a la criatura. -Asintió ligeramente, con la sensación de que eso lo explicaba todo. -Sep. Hago trampas, no lo hago queriendo pero...-Se encogió ligeramente de hombros y sonrío -¿Y tu? ¿Has estado con alguna mundana? Y yo no cuento -Por muy abrumados que se habían visto por aquel amor ficticio ambos sabían que había sido producto de una fórmula mágica.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Miér Jun 08, 2016 7:49 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Me reí divertido al oírla decir aquello sobre mi olfato y me hizo recordar cómo fueron mis primeras reacciones con todo tipo de olores al principio de haberme convertido en licántropo. No solía pensar en ello pero ya que había salido el tema hice un esfuerzo para hacerlo. Al fin y al cabo para eso estaba allí; no solo para abandonar toda culpabilidad sino también para aceptar mi licantropía.

Uno se acostumbra a eso. Durante las primeras semanas de mi conversión sí que me desmayaba porque no podía asumir tener el sentido del olfato tan potenciado. Lo peor era cuando venían los olores desagradables. — le sonreí buscando en sus ojos la empatía propia que le caracterizaba por ese sexto sentido que tenía.

Sin apenas darme cuenta empezaba a enterarme más cosas sobre ella, aunque yo también le había dado información cuando mencioné a mi hermana. Y lo cierto era que quería saber más. Me interesaba.

Me parecía una pasada que tuviese seis hermanos, toda una familia numerosa. ¿Tal vez por ello fuese una chica tan extrovertida y social? Ya se sabe que el seno de una familia numerosa o reducida podía influir significativamente en la personalidad de una persona. — Algo de caso les habrías hecho, Hela— hice un intento de bromear pero rápidamente traté de suavizarlo porque temía haberme pasado. Yo y mi inseguridad innata. — Poco, poco. Sólo un poco. — hice el rápido gesto con los dedos para hacer énfasis en la palabra.

Sentados en el banco disfrutamos de la comida y de la refrescante cerveza, que a cada trago parecía sentir más cerca el paraíso. Aunque no solía beberla demasiado me encantaba sentir su sabor amargo y la espuma entre los labios. Hacía estragos con el pincho de cordero que a diferencia de Hela, yo ya iba por la mitad por lo que seguramente me levantaría para conseguir uno más. Solo los que habían convivido conmigo sabían que era bastante comilón. Pero no lo haría hacer en mitad de la conversación, menos en aquella que estábamos iniciando porque sentía que estábamos generando entre nosotros mayor confianza. No se me pasó desapercibido que la pregunta le había sorprendido, pero cuando estaba a punto de decirle que no tenía por qué responder, lo hizo.

Le sonreía con amabilidad a medida que iba hablando para mostrarme atento y receptivo. Me resultaba curioso que en su vida como en la mía habían aspectos que clasificábamos de la misma manera, la de resultar complicado. Estaba totalmente enfrascado en lo que me decía cuando me sorprendió soberanamente con que había pasado dos años de su vida con una bruja. Bruja. En femenino. Sí, en los tiempos de ahora era estúpido sorprenderse por algo así. En el mundo en el que vivíamos era normal la existencia de diferentes orientaciones sexuales, pero después de lo que habíamos hecho en su sótano me había dejado perplejo. Hela era bisexual. Me sentía como si hubiera descubierto un nuevo continente…


Uh… yo… esto… Siento mucho que tuvieras esa experiencia. Nunca lo hubiera imaginado… Lo del desengaño quiero decir, no lo de la bisexualidad… Bueno, eso también. — me pasé la mano por la frente y eché la cabellera hacia atrás para ganar al menos unos segundos que ya la estaba liando. — Quiero decir que me ha sorprendido, pero nada más… Ahora veo que te dedicas a disfrutar de la vida, sin grilletes que te aten y eso está bien. No te pega estar mal. — sonrío — ni tampoco me gustaría verlo.
Así que aquel contacto que se encargaba de distribuirle las pociones y otros artículos mágicos era aquella bruja con la que había tenido una relación. Aunque lo del negocio también era un fastidio, para mí era secundario. Lo importante era la persona.

Yo en cambio sí que me suelo acobardar por malas experiencias… ¿Sorprendida? — sonrío de lado y le doy otro trago a la cerveza. — Me gustaría tener ese don tuyo, te protege de los demás. Yo como mucho detecto que ese día no se ha dado una ducha… — doy otra mordida a la carne quedándome tan solo un bocado para acabar el pincho. — ¿Yo? Eh… — hice memoria pensando en mis relaciones románticas pasadas. De adolescente y juventud, antes de la conversión sí que había salido con mundanas. — Alguna que otra… En el instituto estuve con una chica a la que acosaban. No entiendo como los chicos pueden machacar así a otros sólo por su carácter introvertido o su imagen un tanto diferente. Si dedicaran tan solo unos minutos en conocerlas encontrarían a grandes personas. Yo la defendí en una ocasión, me interesé en conocerla y bueno… salimos juntos un tiempo. — me encogí de hombros mostrándome algo tímido al hablar de eso — Pero antes de que me convirtiera, desde entonces preferí alejarme de la humanidad. Me asustaba volver hacer daño a alguien. No he tenido muchas relaciones… Después tuve alguna que otra relación con compañeras de raza — me acordé entonces de Nicasia, alguien que le dio la vuelta a mi estado anímico en el peor momento de mi vida, quien me ayudó a seguir adelante y que tras un bonito reencuentro volvió a desaparecer hacía poco.



You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Vie Jun 10, 2016 7:26 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Rahela regresó a la placentera tarea de devorar su pincho de carne sin prisas pero sin pausa cuando le alcanzó esa ligera sensación de confusión que Alaric irradió y que, para más inri, se le plasmó en la cara como si fuera un libro abierto. Estaba dándole un trago a su cerveza cuando Alaric empezó a hablar, aclarando, o no, a que se debía aquella repentina confusión. Estuvo a punto de atragantarse con el amargor de la cerveza pero consiguió reírse, inclinándose ligeramente hacía delante.

-No pasa nada- Le tranquilizó con una palmadita en la rodilla. -Gracias, me alegra que pienses eso-No pudo evitar sonreír ante sus palabras. ¿Cómo conseguía ser tan dubitativo para algunas cosas y después ser capaz de traspasar su timidez para empatizar con ella. "No te pega estar mal", era la primera vez que alguien le animaba de esa manera, y en el fondo le gustaba más que cualquier puñado de palabras consuelos que cualquiera podría haber pronunciado. Escuchó sus palabras atentamente, dejando que la ligera diversión que envolvía siempre la torpeza de Alaric se transformara en una ligera seriedad respetuosa. Evidentemente, después de la separación que acababa de confesarle a Alaric, Rahela comprendía perfectamente la necesidad que pudiera sentir Alaric de alejarse de las relaciones. Si ya resultaba difícil mantener una relación entre dos personas mundanas, intentarlo con un subterráneo podía ser una locura, sobre todo si se trataba de una subterránea como Rosa pero como no quería mentarla dejó fluir el hilo de sus pensamientos reconduciéndolos a sus palabras.  

-No podemos quedarnos con las cosas malas de las relaciones que hemos tenido. Y créeme, no te gustaría tener mis habilidades. Es abrumador, es abrumador, es extraño, a veces no se cuando siento yo y cuando estoy sienten los demás. -Se encogió ligeramente de hombros y le dio otro mordisco a su carne, que ya empezaba a escasear en el palo desnudo y manchado de grasa. Mientras masticaba repasó mentalmente sus palabras "No me gustaría volver a hacer daño a alguien". No sabía si la confianza que se había ganado le había hecho bajar la guardia o simplemente no se había dado cuenta de que con ellas estaba revelándole el motivo de todo aquel trastorno de culpabilidad y timidez extrema que Alaric vivía. -Es cierto que me protegen, pero también me aísla -Le explicó con infinita paciencia. No podía decirse que Rahela se sintiera una incomprendida, jamás se había permitido el lujo de considerarse una víctima de su situación. -Me ha tocado lo que me ha tocado, de la misma forma que a ti. A veces es bueno, mis poderes me ayudan, me protegen y me guían pero también pueden ser malos -Rahela meditó unos minutos. Una cosa era ponerse en el lugar de otro y otra muy distinta era ver realmente como se sentían los demás, todo el tiempo, lo que las palabras podían despertar, la intensidad de la alegría y la profundidad del dolor y de las cicatrices. Un don como el suyo podía aplastar a la persona que lo poseía, quizás por eso ella era así, excéntrica e impropia, para salvar su propia cordura.-Vivo rodeada de personas que sienten, todo el tiempo, y todo el tiempo esas sensaciones me alcanzan. Los mundanos son cristalinos, no pueden esconderse de mi, soy yo la que tiene que esforzarse por apartarlos. Como siempre he tenido una relación muy cercana con mi primo brujos jamás me di cuenta, pero la primera vez que me tope con los subterráneos no se si sentí alivio o un tremendo terror. Quizás lo sentí todo a la vez. -Volvió a darle una palmadita en la rodilla. Había sido todo un alivio para ella descubrir que aquellas criaturas en muchas ocasiones eran totalmente opacas, no podía ver dentro de ellas sin su permiso, sin conocerlas. Con el tiempo y la confianza las barreras desaparecían. -Para mi los subterráneos sois más difíciles de leer... Su boca se torció en una sonrisa y negó ligeramente la cabeza- Aunque tu me pones las cosas muy fáciles, Alaric. -Se inclinó ligeramente hacía él, aun con esa sonrisa divertida en los labios para hacerle una pequeña confesión que había dejado apartada en post de la seriedad que, como iba a descubrir Alaric, no iba a durar mucho en compañía de Hela - Y también me alegro de que mi condición de invertida viciosa no te incomode demasiado. Además, hemos comprobado que puedes estar con una mundana sin hacerle daño, fui yo la de los arañazos, no tu

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Jue Jun 16, 2016 5:14 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Tenía que admitir que Hela era de esa clase de chicas de las que siempre había huido a lo largo de toda mi vida. Me asustaban. La confianza que solían tomarse con los demás, el descaro de sus lenguas parlanchinas que me hacían sentir incómodo y enrojecer hasta las orejas. Pero en Hela había hallado una gran diferencia, y es que al contrario que la mayoría, tenía razones.

La conducta de uno mismo debe nacer de los hechos del pasado porque es así como supuestamente construimos nuestra personalidad, no por pura apariencia; no por querer sentirse por encima de los demás, ni farsear lo que uno es realmente. Por eso Hela me había comenzado a agradar; por su transparencia y porque jamás titubeó cuando aceptó ayudarme cuando se lo pedí. Sí, puede que el ocasiones pueda incomodarme en demasía pero ese nunca ha sido su problema sino el mío propio, porque ella jamás había tenido malas intenciones. Creía que… solo buscaba en mi… una reacción satisfactoria que me sacara de aquel bucle que me tenía apalancado. Y creía que lo estaba consiguiendo.

Me encogí de hombros al oír su agradecimiento, lo hice como si se tratara de una evidencia clara que no quería verla mal. Porque verla en ese estado me resultaría extremadamente raro, e insólito… Vaya estupidez, ¿verdad? al fin y al cabo es persona, por tanto los cambios emocionales eran propio de los que teníamos corazón y alma, pero no era capaz de imaginármela así. Había traído tanta espontaneidad, energía y alegría a mi vida que sentía que tan solo merecía sentirse dichosa todos los días de la suya.

¿No tienes alguna forma de gestionar esas emociones para diferenciarlas? ¿Algún… especie de truco? Llámame ignorante, seguramente lo sea, pero después de haber experimentado tanta mezcla de emociones debe haber algo que te ayude a discriminar los tuyos propios del resto. — me interesé en ese asunto suyo que me fascinaba. Su empatía hacia los demás superaba con creces los límites de lo convencional.

Tras el último bocado me quedé con el pincho de madera en la mano, balanceándolo entre mis dedos mientras que la otra sostenía el botellín de cerveza casi vacía. Desvié la mirada hacia el césped del suelo pero me permití el lujo de sonreír cuando la iba escuchando. Había que ver el lado bueno de nuestros poderes y no centrarnos únicamente en lo negativo, como yo lo había estado viendo todos esos años por lo que ocurrió. Sentir su mano palmear mi rodilla hizo que mis ojos con cierta confusión regresaran a los suyos. — No entiendo el por qué. No soy más especial que otros subterráneos como para que puedas “leer” mis emociones con mayor facilidad. Cosa que compartiéndolo contigo, también me tranquiliza y me asusta a partes iguales porque puedes saber perfectamente qué es lo que siento. Exactamente todo.

No añadí nada más no por falta de ganas sino porque vi que se acercaba más a mi como si quisiera contarme algún secreto, sin embargo no me pasó desapercibido esa sonrisa divertida que lucían sus labios. Sabía que iba a soltarme algo que me haría reaccionar, por ello me tensé, por esa incertidumbre.

Y así fue. El corazón me dio un vuelco y mientras mis ojos se quedaban clavados en los suyos, la saliva pasó forzosamente a través por mi garganta. Empecé a irradiar el calor típico del pudor pensando nuevamente en esa noche en la que se quedaron marcadas sus uñas en todo lo largo de mi espalda, sin embargo, eso quedó como un recuerdo puesto que mi privilegiada regeneración las había borrado. ¿Ahora qué decía? Odiaba no verla “venir” porque me quedaba como un imbécil, sin poder responderla como es debido. Debía acostumbrarme y soltar algo ingenioso, cualquier cosa que la hiciera reír y por qué no, sorprenderla.

Desvié la mirada hacia un lado esbozando una sonrisa tímida que terminó por estallar en una pequeña risotada. Así liberaba un poco la tensión. — Tú y tus comentarios incómodos. Algún día los soportaré como es debido y te los devolveré. Te lo prometo. — le dije a la par que le daba el último trago a la cerveza. — Yo… bueno, estaría feo que me incomodara tu condición de… “invertida viciosa” — me atreví a mirarla a la cara todavía con la sonrisa tímida en el rostro—. Eso no importa. Lo que importa es no querer hacer daño a los demás. Y por los arañazos no te preocupes, no me molestaron. — precisamente “molestar” no era precisamente la palabra que habría que utilizar. —  Creo que necesito otra cerveza, ¿tú no? Lo poco que me quedaba lo acabas de evaporar con tu comentario. — le sonreí y le pinché con suavidad el dorso de la mano con el pincho vacío de madera. — ¿Siempre has sabido de esa… condición tuya?— me levanté del asiento para ir a por otra cerveza junto a Hela y formulando aquella pregunta sin pensar que podría resultarle demasiado personal, pero no me di cuenta, solo quería saber más sobre ella.



You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Mar Jun 21, 2016 6:34 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Rahela asintió a su pregunta rápidamente, agitando su melena negra y haciendo tintinear los pequeños abalorios que llevaba trenzados en el pelo.

-Si, claro que los hay, si no a estas altura estaría completamente loca -Hizo girar su dedo indice a la altura de su sien y bizqueó un poco para dar énfasis a la locura. -Pero tarde un tiempo en aprender a dominarlo, si no me hubiera guiado mi Nana no habría sido capaz -Sonrío ante su confusión. Evidentemente el no sabía porque era más transparente que otros subterráneos pero si tuviera un espejo para mirarse en el rostro se daría cuenta de que lo de poner cara de poker no era precisamente lo suyo. En realidad Rahela había desarrollado una teoría bastante sólida que explicaba todo aquello. Lo primero de todo es que nada más conocerle le había drogado con una poción de amor que le había dejado totalmente expuesto a ella. Tampoco había ayudado el hecho de que Rahela en un caprichoso acto de bajos instintos se hubiera acostado con él. Aumentar la intimidad ayudaba, y sin duda lo que habían hecho aquella noche era intimar en mayúsculas y con letras de brillante neon.

No podría explicar con palabras lo delicioso que fue ver en los ojos de Alaric que empezaba a conocerla, que intuía por donde iban a ir sus palabras y como estas le provocaban un tremendo sonrojo que adornó sus mejillas hasta dotarlo de una expresión adorable. De haber tenido el teléfono preparado le habría sacado una foto para tener un recuerdo para la posteridad, por suerte para él era demasiado espontánea como para pensar esas cosas antes de hacerlas. Rahela empezó a reír, una risa dulce como el olor de las flores en primavera. La risa le recorrió todo el pecho, apretando su piel contra el rígido corsé que llevaba y sacudiéndola ligeramente.

-El día que eso pase te daré cincuenta pavos, te lo prometo -Le respondió divertida ante sus palabras pero con una sensación cálida en le pecho. Sin duda alguna le encantaría ver a un Alaric más seguro de sí mismo, lo suficiente como para soltar un comentario a la altura suyos. No es que el Alaric que estaba conociendo tuviera nada de malo siendo como era pero ambos sabía que lo que tenía dentro estaba haciéndole daño. El día que Alaric fuera capaz de devolverle una broma significaría que aquello que estaban empezando con torpeza estaba funcionando. -Si, vamos a por otra cerveza y ya de paso nos damos un paseo para bajar la carne, ¿Te parece? -Se levantó de un saltito y siguió la estela de su licantropo favorito. -Depende de lo que condición estemos hablando -Empezó ella pensativa pero con familiaridad en la voz. -Mis poderes estuvieron latentes durante la infancia, creo que empezaron a manifestarse cuando tenía siete u ocho años, pero mi Nana siempre supo que estaban ahí. Nana es mi abuela. -Le explicó y la voz sonrío inconscientemente, con la voz cargada de ese cariño infinito que tenía hacía su abuela. Era una mujer dura, firme y maravillosa. Había traído al mundo y criado a siete hijos y después había cuidado de toda una camada de nietos, siendo ella la más joven de todos -Ella es la que me enseñó todo lo que se sobre mis poderes. Y lo otro...uum...no se, creo que siempre lo he sabido pero con quince años empece a fijarme en Anastasia, una prima. -Se llevó las manos a la altura del pecho y abarco el aire, sosteniendo unos generosos pechos imaginarios -Yo era una niña flacucha de quince años y ella tenía diecisiete y un par de melones...buff...no se quien babeaba más si yo o mis hermanos... -Se río de sí misma, del recuerdo inocente que tenía de aquella época.
-Para mi yo de quince años Anastasia era guapa, despampanante, ingeniosa y lo más importante de todo, facilona. -Rahela sonrío, hinchando el pecho orgullosa de las técnicas de ligoteo que había aprendido de sus hermanos mayores-Después de compartir unos pocos botellines de cerveza nos escondimos en el granero descubrí que enrollarme con tías me gustaba tanto como con tíos. -Le dedicó un guiñó cariñoso y esta vez le obligó a pagar a medias las cervezas. Era encantador que Alaric fuera un caballero pero tampoco quería abusar de su generosidad. Le dio un tragó a su nueva cerveza y lanzó un ruidito de placer cuando el líquido helado le recorrió la garganta. No había nada mejor que la cerveza fría. Tiró de él para guiarle hacía los puestecillos donde se exponía toda clase de objetos artesanales y sus ojos claros se pasearon por las primeras tiendecillas. Llevaba dinero de sobra en la faltriquera de cuero que le golpeaba suavemente la cadera con cada paso, había venido preparada. -Te acabo de contar mi primera lujuriosa experiencia con una mujer, venga, me merezco algo. Cuéntame algo que te guste hacer, algo que te guste de verdad, que te haga olvidar los problemas
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Lun Jun 27, 2016 12:39 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Escuchándola hablar me di cuenta que todo el mundo necesita ayuda, sea para lo que sea, es algo indiscutible aunque haya gente que lo rechace por diversos motivos. A algunas personas les empuja en orgullo para repudiar una ayuda que sabe que necesita, pero a otras como yo les ha hecho rehuir de ella el no creer merecerla, porque dudo mucho que sea yo el único que se haya sentido durante tantos años tan culpable. El caso es que Hela me estaba ayudando a darme cuenta que esas dos vertientes eran ridículas y estúpidas.

Le sonreí con cierto aire divertido al ver el gesto que ponía en su cara para representar la locura. Hela era tan gráfica a veces… y tan expresiva que era toda una delicia verla hablar porque lo hacía no solo usando palabras, sino a través de sus ojos y su lenguaje corporal. Su risa también era agradable de escuchar, sin embargo cuando lo hacía de mi propia timidez me era imposible enrojecer de la pura vergüenza que me rodeaba por entero. Yo respondí con otra risa al escuchar su promesa de que me daría cincuenta dólares si lograba darle una buena respuesta a sus comentarios atrevidos y jocosos. Me lo propuse, me lo propuse en serio. No ese día, tampoco en la próxima vez que quedáramos, pero tal vez sí en la siguiente.

Me parece estupendo. — ambos nos levantamos y caminamos directos a ese hipnotizante donde nos esperaba dos buenas cervezas que por esa vez dejé que ella pagara la suya, bueno que más que dejar… fue ella quien lo exigió para ser más exactos.

Cuanto más hablaba de sí misma siendo animada por mis preguntas otras ya se empezaban a elaborar en mi mente porque cuanto más sabía de ella, más quería saber. Ya me había olvidado del pudor que me causaba las miradas de la gente a nuestro alrededor cada vez que nos cruzábamos con ellas porque mi atención estaba puesta plenamente en ella. Me quise imaginar a una Rahela de pequeña, cuya inocencia todavía no la hubiese abandonado y se enfrentaba a una realidad que en un principio la sobrepasara hasta el punto de hacerla sufrir. Me hubiera apenado en ese preciso instante de escuchar su testimonio de no haber estado su abuela para servirle de guía. Me preguntaba cómo era ella, si se parecería a su nieta tanto en su físico como en su potente carácter. — Tuviste una gran guía entonces. ¿Y dónde está ella ahora? ¿La sigues viendo con regularidad?

Me volvió enrojecer su historia de cómo se dio cuenta de su condición bisexual, vaya por dios, repito lo dicho… Rahela puede ser a veces tan, tan, tan gráfica… Ya lo demostraba como explicaba el volumen de los pechos de su prima Anastasia. Pero al final tuve que reírme, sonrojado, sí, pero ver esa expresión en todo su cuerpo, incluyendo esos mofletes ligeramente hinchados al aguantar el aire. — Eso sí que fue atracción a primera vista — comento a la par que rasco con mi mano libre mi nuca pensando en algo ingenioso que aunque no se lo dijera abiertamente me sirviera de entrenamiento. Pero no comenté nada más, solo me limité a sonreír y seguir escuchándola, que es algo que a mí siempre me ha gustado y que por regla general la gente suele pasar de hacer porque les interesa más hablar de sí mismas.

Doy varios tragos a la nueva birra helada mientras me dejo guiar por su pequeño jalón hasta que nos sitúa frente a varias tiendecillas de productos artesanales. Algunos olores me molestan un poco, sobre todos los que son jabones, velas aromáticas y ambientadores, porque si ya de por sí son olores intensos para alguien con mi facultad llegan a taladrarme el sentido del olfato y también del gusto, tanto que empiezo a detectar un gusto diferente a la cerveza. — Ahora mismo desearía tener el mismo sentido del olfato que el de una persona normal — la miro arrugando la nariz repetidas veces, en movimientos rápidos para hacerla reír.

Cuando me pide que le cuente algo me quedo en silencio ojeando los productos naturales, pensando en lo que puedo contarle pues me resulta difícil porque siempre me he revolcado en mis problemas.  — Bueno… pues me gusta cantar y tocar la guitarra, es mi mayor hobby aunque muchas veces lo uso para refugiarme de todo, ya sabes. Me relaja bastante. — doy otro trago a la cerveza cuyo sabor va volviendo al original a medida que vamos cambiando de tiendas. Colgadas en las tiendas puedo ver algunos bolsos de cuero, así como numerosos colgantes con minerales engarzados y pendientes de diferentes materiales artesanales, como los de coco. — Me gusta la playa, la arena, el mar, me gusta y en la mayoría de las veces he ido solo aunque hace años que no la visito. Y qué más… — tomo entre las manos un colgante de metal en el que se muestra la cabeza de un lobo con aspecto fiero, y me sonrío — Fumo de vez en cuando, poco, pero es un vicio del que no puedo escapar. — le muestro el colgante. — No me siento nada identificado, ¿tú qué opinas? — de pronto veo otro que me hace reír un poco porque de pronto se me ha venido ella misma a la cabeza. No me atrevo a cogerlo, pero se lo señalo con la mirada.




You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Mar Jun 28, 2016 6:24 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Alaric no lo sabía pero mostrar interés por su abuela era una forma estupenda de ganarse a Rahela. Nana le había criado, le había enseñado todo lo que sabía, era su guía incluso ahora que estaba lejos de ella. No podía imaginarse un mundo donde no tuviera su figura presente y cuando el mundo le había puesto en duda la certeza que era su abuela Rahela había desafiado a la vida para que todo permaneciera en su lugar. Llevaba tanto tiempo lejos de casa que la mayor parte del tiempo se le olvidaba que era lo que la había llevado lejos de la misma, lejos de su Nana, lejos de su familia y todo lo que conocía antes de caer de lleno en el mundo de los subterráneos.

-Oh, no, que más quisiera yo pero Nana esta en el pueblo, en casa, hace mucho que no la veo pero hablo con ella prácticamente todos los días -Su sonrisa estaba llena de cariño hacía su abuela. Rahela se detuvo en uno de los puestos, este estaba repleto de velas aromáticas y esencias. Ella tenía su propio arsenal en casa pero nunca le venía mal comprar cosas nuevas, sin embargo alzó la mirada para comprobar que a Alaric no le gustaba tanto el olor de los jabones como el de la carne. Eso le arrancó una risa. -Ups, perdona, fallo mío-Se disculpó ella y se apresuró a continuar el camino. Esperó paciente y le miró con interés cuando su voz se alzó, reclamando su atención, alejandola de las pequeñas cuentas que había estado mirando. -A mi me encantaría tocar un instrumento, pero soy un poco torpe con esas cosas, una vez me compre una ocarina...fue una idea horrible - Su siguiente revelación hizo que algo dentro de Rahela se moviera, como si Alaric con sus palabras le hubiera dado al botón de encendido de una parte de sí misma. Tuvo que apretar los labios para contener una sonrisa que pugnaba por salir. Acababa de tener una idea pero iba a necesitar un tiempo para planearlo todo, no era el momento de compartir sus ideas con el licantropo, al menos no todavía, así pues se río al ver el colgante del lobo de fauces expuestas y negó ligeramente con la cabeza, totalmente de acuerdo con él. No, estaba segura de que Alaric no sería así ni siquiera en su forma peluda.

-Uum...mira, pues yo si que me veo representada -Bromeó ella arqueando las cejas y dándose la vuelta para apoyarse en el puesto e imitar la posturita de la bruja, pierna levantada y todo, notando como la otra pierna se le tensaba al mantener el equilibrio sobre uno de sus pies. Le lanzó una mirada seductora cómica y después recuperó una postura más normal. Señalo un anillo mucho más discreto. -Ese me gusta más - Se fijó en las pulseras de cuero. Eran para hombres, pero a ella no le importó agarrar una y probársela. Se la mostró a Alaric y después le agarró de la muñeca para probársela a él -Lo que me temía, te queda mucho mejor que a mi -Hizo un pequeño mohín, hinchando ligeramente los carrillos a disgusto, pero tampoco era el fin del mundo. -Disculpe, no la llevamos -Le agarró del brazo y se lo alzó para que el hombre que tenía el puesto la viera y procedió a pagarla antes de que Alaric pudiera protestar. -A mi me gusta fumar, pero me gusta más la cachimba, el tabaco normal me sabe a mierda. Y aunque mi natural tez vampirica lo disimule me pasé los dos últimos años viviendo en los Ángeles con Rose, la tía tenía una playa privada, yo era más de secano pero al final le cogí el gusto a la playa, eso si tengo que llevarme protección del cincuenta si no me pongo como una gamba -Torció el gesto, no le gustaban nada las quemaduras solares, siempre eran un engorro pero estaba segura que Alaric tenía mucha más suerte que ella en ese asunto, su piel era más oscura que la propia. -Pero me gusta Nueva York, es una ciudad muy viva, aunque también es la ciudad con más subterráneos que he visto nunca. no tengo planes de irme muy lejos en una buena temporada. El Septimo Arcano va mucho mejor de lo que pensaba, aunque no me extraña que halla tantos supersticiosos con una ciudad llena de hadas y criaturas de la noche. ¿Llevas mucho tiempo viviendo aquí?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Miér Jun 29, 2016 9:50 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Me gustaba escucharla hablar de su abuela por esa expresión tan simple, pero a la vez me resultaba fascinante pues le daba ese toque de sosiego y dulce que normalmente no se apreciaba en ella. Sus ojos se desviaban hacia los productos naturales con una expresión cariñosa y dulce… Era digno de ver. La familia suele tener ese efecto sobre aquellos que han llenado su vida de experiencias junto a ella y que, a fin de cuentas, nos hacen ser lo que somos.  

Me alegro. Siempre es bueno mantener el contacto con la familia, creo que nos hace reafirmarnos como personas, saber quiénes somos, y al menos en mi caso hablar con mi madre y mi hermana me ayuda a no perderme. Estas últimas semanas las he vuelto locas con tantas llamadas. Menos mal que ahora tienen una ayuda extra. — le di un suave golpecito con mi codo aunque no hacía falta hacer tal movimiento para que supiera que estaba hablando de ella.

Negué la cabeza sin tomarle mucha importancia a lo de los olores extremadamente dulzones que me estaban generando ganas de vomitar arcoíris, pero le agradecí el gesto de pasar a otro Stand. Mi mirada levitaba por todas las baratijas artesanales mientras me contaba sus vivencias con el único instrumento que decidió aprender a tocar en el pasado, y me hizo reír que los resultados no fuesen muy positivos. — Pues hiciste mal en dejarlo. Te considero una mujer paciente y es esa virtud la clave para aprender a tocar. ¿Te crees que mi primera, segunda o tercera vez con la guitarra me fue de maravillas? — sonreí abiertamente desviando la mirada hacia la nada porque de pronto me vino una imagen de aquella época. Tuve que aprender forzosamente a cambiar las cuerdas… Al menos de los fracasos sacaba nuevos conocimientos, y era en esos instantes junto a Hela cuando me daba cuenta de eso. — Si te animas a retomarlo estoy dispuesto a ayudarte. Puedo ayudarte a tocar la guitarra si quieres.

Estaba tentado en comprarle el colgante a Rahela pero rechacé la idea por parecerme un atrevimiento así que fui mirando algo que fuese más neutro, pero para qué engañarme, soy todo un torpe para encontrar un obsequio para una mujer. Aunque cuando las hacía algún regalo de cumpleaños a mi madre o mi hermana ellas siempre me miraban con ojos amables y esbozaban una gran sonrisa para luego mirarse extrañamente entre ellas. Oh… vaya… ahora entiendo.

Tomé el anillo que me había señalado para probármelo pero ni si en el dedo meñique me cabía, realmente tengo las manos enormes. Entonces la vi probarse una pulsera, eso llamó mi atención considerablemente porque me daba pistas de lo que le gustaba y lo que no, pero para mi asombro me lo terminó poniéndome a mí de paso que me dejaba con cara de tonto cuando lo pagó. Me lo acababa de regalar, así sin más. Pues de esa manera ya no podía regalarle nada aunque hubiera tenido la idea de antes, ¿y si pensaba que lo hacía por compromiso? Y bueno, si no lo hacía pensaría que vaya tacaño… — Eh… ummm… Gracias. — murmuré mientras la miraba y pasaba la punta de mis dedos en ella; era bonita, de cuero y perfectamente trenzada.

Eso que fumas además de saber mejor no es tan perjudicial, pero a pesar de saberlo siento que no soy capaz de dejarlo. — Aluciné un poco con el patrimonio del que constaba la tal Rose, aunque no me extrañaba, seguramente originado por años e incluso siglos de ahorro y grandes negocios. No quise comentar nada sobre la bruja porque la expresión que dibujó su rostro cuando me habló de su relación con ella transmitía tristeza y dolor. Era mejor verla sonreír. — La protección para bebés te irá bien entonces. — Rahela no debía saber la razón de la existencia de tantos subterráneos en NY, y era que desde hacía años algo se estaba cociendo en la gran ciudad y no era nada bueno. — Aunque no sea nada positivo para los humanos que tengan desarrollada la visión, te va bien el negocio. Tal vez puedas conseguir alguna poción que reinvierta ese don al menos por un tiempo… Ayudarías a muchísima gente que no es capaz de aceptar lo que ven, y aunque no es motivo para lucrarse, comprendo que los componentes que un brujo requiera para su creación debe ser costoso. Podrías venderlas a precio de coste. — sonreí con esa esperanza antes de continuar hablando. — Desde algo más de diez años. Al principio estuve en la casa de mi padre de cuando se separó de mi madre, pero al poco me convirtieron en lo que soy y una manada se interesó en mí.  — la cadena que llevaba escondida bajo el cuero llevaba el medallón del Praetor, tal vez se lo enseñaría en algún momento… si no lo había visto antes junto a la mordedura en la clavícula derecha.

Oye… ¿te parece acudir al brasero otra vez? — me daba un poco de vergüenza admitir que era de buen comer, más cuando se trataba de carne. — Se me apetece comer otra cosa, me he quedado con algo de hambre. — admití al fin mientras me iba dirigiendo hacia el brasero en su compañía para pedir esta vez un filete de cerdo en pan, esperé por si ella también quería pedir algo antes de sugerirle el siguiente destino. — He visto que van hacer una exhibición de tiro con arco con opción a participar, ¿te animas?



You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Jue Jun 30, 2016 4:14 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Rahela negó una vez más con la cabeza. La ocarina era un instrumento más bonito que útil en realidad, la había comprado en un arranque de bohemia adolescente, de esas veces en las que compras algo porque te parece bonito y te haces la imagen mental de lo tremendamente genial que estaras utilizandolo pero a la hora de transformar las fantasías en realidad te das cuenta de no suenas mas bien como un gato desafinado y que a los dos minutos estas jadeando sin aire y avergonzada de haberte gastado cincuenta dólares en semejante instrumento del infierno.

-¿Invertir el don?-Repitió ella con curiosidad. Nunca se le habría ocurrido, la verdad. Por mucho que Rahela fuera encantadora tenía ojo para los negocios. Aunque sus poderes eran reales era más observadora que maga, en realidad sin sus poderes también le habría ido bastante bien en el negocio que tenía que se trataba más bien de tocar las teclas correctas de las personas que estaban dispuestas a creer que forzarse a usar sus poderes con todo el mundo, además, no siempre estaban por la labor de funcionar como debían. -A precio de coste nada, una señorita como yo tiene que vivir y el negocio de las artes arcanas no es precisamente una máquina de hacer dólares, Alaric- Protestó ella - Además, mis negocios con brujos no funcionan así, no se yo hasta que punto a Arthur le gustará recibir ideas... -Se rascó distraídamente la mejilla, pensando en el nuevo brujo. Con Rose las cosas eran fáciles, se intercambiaban pociones y dinero, a veces se gritaban y otras retozaban como gatitas entre las sábanas. Arthur era propiamente un socio, ella le vendía las pociones a quien tuviera dinero para comprarlas sin tener reparos. No le importa si eran mundanos o no, el que quería pociones iba allí y las pedía, punto y pelota. Seguramente Arthur trabajaba desde ella porque en cuanto le había conocido había resultado ser un tanto...curioso, encantador en el cara a cara pero un poco inquietante. Eso le resultaba interesante, y Rahela era consciente de su tendencia a sentirse atraída por las cosas inquietantes y peligrosas, pero en el fondo Arthur le hacía bien. Había lanzado unos potentes conjuros de protección sobre la tienda para que el estraperlo familiar pasara desapercibido ante los ojos de la ley mundana y otras serie de protecciones que servían para cuidarla a ella de esos males más allá de lo mundanos contra los que no podía defenderse por sí sola.

-¿Otra vez hambriento? -Le miró con una ceja arqueada, ligeramente sorprendida pero también divertida ante su voraz apetito. No puedo evitar pensar que a su abuela le encantaría conocer a semejante hombre, todo encantadora timidez y con el apetito de tres hombres; "Un perfecto partido" diría seguramente e intentaría hacer de Celestina, tenía muchas nietas a las que casar, Rahela entre ellas. -Oh, mis padres también están separados- Rahela le dedicó una sonrisa comprensiva mientras volvían a dirigirse a los puestos de comida y pidió lo mismo que él. -¿Tiro con arco? Yo me apunto a un bombardeo, pero te advierto que mi puntería esta a la altura de mis habilidades con la ocarina. Y hablando de música, me encantaría que me enseñaras a tocar la guitarra - Les sirvieron rápido la comida y Rahela se la comió en tres bocados. No es que se estuviera muriendo de hambre pero no era de las mujeres que despreciaban la buena comida para parecer finas y recatadas ante los ojos de un hombre. En cuanto terminaron de comer se acercaron al campo de tiro que habían montado junto a los puestos. Las dianas se distingan a varios metros, con sus colores vivos y llamativos para destacar en la distancia vibrando entre el verde del césped. Le dio un codazo amistoso, ahondando en su aura para ver sin necesidad de preguntar si estaba nervioso. La sensación que le invadió cuando tanteó su aura le agradó. -¿Preparado?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Mar Jul 05, 2016 12:34 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Le miraba con el brillo de la esperanza en la mirada cuando Hela pareció pensarse lo de comercializar unas pociones que inviertan el don de la visión a aquellos humanos que no pueden soportarlo, porque es una realidad que requiere de una fuerte voluntad para no caer en el abismo de la locura. Mi sonrisa se amplió cada vez más hasta que habló con contundencia diciendo que no la comercializaría por precio de coste. Me quedé con cara de estúpido, de bobo ingenuo al haberme imaginado por una milésima de segundo a una Hela con su tarjeta personal de una ONG o similar… cuando, aun así… estas organizaciones ganaban beneficios de lo que recogían. ¿Tal disparate había dicho? Porque yo no era capaz de darme cuenta… lo veía posible. Lo veía real.

Ahh… va… vale, entiendo. — no iba a discutirle nada, de hecho no era algo yo hiciera con demasiada frecuencia después de que Scarlett desmantelara mi papel de capullo aquella mañana en el cementerio junto a la tumba de Thomas. No me hizo gracia que una fuerte sensación de apuro y vergüenza me invadiera después de no haber querido continuar hablando del tema porque sabía que ella se daría cuenta gracias a su don. En ocasiones era todo un engorro que no pudiera ocultar ciertas emociones por miedo a tener que hablarlo pero tal vez fuese lo mejor. Yo era capaz de entender que todo el mundo debíamos dedicarnos a algo en la vida para poder vivir, cobrar un sueldo decente, pero si ya le iban bien las cosas, ese extra de vender esas pociones a precio de coste atraería a más clientela, estaba seguro. Podría verlo con ojo comercial, al fin y al cabo… le podía hacer que lo viese como simple Marketing.

Sí… ¿Qué le puedo hacer? Soy alguien que requiere de mucha alimentación. Algún que otro compañero de manada no para de quejarse de las veces que abro la nevera. Me prometió que algún día pondrá una campanilla para alertar al resto — Bromeo — Pero que conste que no soy el único que lo hace — sonrío para terminar de apaciguar esa inquietud que había sentido momentos antes para continuar con nuestro segundo encuentro de la mejor manera posible. Me conformaba con que siguiese así porque de veras me lo estaba pasando bien, tanto que le había sugerido practicar tiro con arco.

Nos dirigimos hacia allí mientras ambos comíamos otro bocado de esa sabrosa carne embadurnada en su propio jugo entre dos buenas rodajas de pan, y nos ayudábamos a empujar tal manjar con una rica cerveza fría en la otra mano. — Yo tampoco se tirar pero podemos probar simplemente, a ver qué tal — me encogí de hombros con una expresión entremezclada de emoción e incertidumbre en el rostro. — Y hecho, te enseñaré a tocar la guitarra — asentí la cabeza convencido antes de darle el último bocado al bocadillo. Mis pies se detuvieron frente a la demostración de tiro con arco, había gente realmente buena que apenas se desviaban del anillo central de las dianas. Pasó un rato hasta que accedieron a que la gente se animara a probar, entre ellos nosotros dos. — Preparado. — le susurré a ella cuando a su lado avancé hasta que nos ofrecieron dos arcos y nos dieron una rápida explicación de cómo tomar el arma y cómo apuntar.

La miré con cara de circunstancias y de reojo cuando me estaban poniendo en posición de tiro. De pronto me sentía nervioso. Una vez allí había perdido un poco las agallas porque un gran número de personas estaban mirando ¿Y si hacía el ridículo? Lo hiciera bien o mal, no me gustaba nada llamar la atención. El instructor me palmeó el hombro al haber detectado mi nerviosismo… ya hasta un desconocido se daba cuenta.

Respiré hondo un par de veces, apunté y lancé. ¿Que pasó? Pues que la flecha cruzó la distancia que me separaba de la diana y se clavó en el anillo blanco, pero había faltado nada para que acabara fuera. Carraspeé y me rasqué una mejilla sintiendo la vergüenza causada por algunas risas del público.

Off:


0% - Blanco
25% - Negro
50% - Azul
75% - Rojo
100% - Amarillo





Última edición por Alaric Levinson el Mar Jul 05, 2016 12:37 pm, editado 1 vez


You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Monstruos el Mar Jul 05, 2016 12:34 pm

El miembro 'Alaric Levinson' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Miér Jul 06, 2016 6:08 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Había gente junto a la zona de tiro. Rahela no esperaba otra cosa, estaba segura de que la mitad de los allí presentes estaban para hacer el tonto con el arco igual que ellos dos. Rahela nunca había prestado más cuenta de la necesaria a los desconocidos, lo que venía a significar que cosas como "hacer el ridículo" nunca habían sido un impedimento para que Rahela hiciera lo que quisiera estuviera donde estuviera. Por eso mismo para ella no suponía ningún problema exponerse a las miradas de los inexpertos espectadores y de los muy buenos tiradores que eran los instructores que en aquel momento hacían una demostración mientras ellos miraban zampando su segunda ración cárnica y al menos su tercera botella de cerveza. Miró su botellín medio vació y llegó la conclusión que no iba a ser la mejora tiradora de los allí presente, con suerte conseguiría darle a la diana pero eso le arrancó una sonrisa y una risa floja. En un rato llamaron a los participantes y ambos se colaron juntos pero Rahela le dejó que lo intentara primero mientras jugueteaba un poco con su propio arco, sujetándolo con la sensación de que entre sus manos era más útil como un bate de béisbol que para lanzar flechas. Le miró fijamente, como mucho de los espectadores y lo notó. Estaba nervioso. Su propio corazón se le apretó en le pecho, ligeramente angustiada ante la idea de que aquella situación terminara siendo negativa para Alaric. La timidez y la idea de hacer el ridículo en público estaban muy estrechamente vinculadas.  Cuando sus miradas se encontraron le dedicó una sonrisa y un guiñó travieso, intentando transmitirle esa confianza que ha ella le sobraba.

Alaric acertó en la diana pero por muy poco y ella se unió al ligero aplauso del público, lanzando una asesina a un pequeño grupo de niñatos que se reían. Les hizo una peineta y les miró con descarado desprecio, dándole la espalda a Alaric. Suerte tenían de estar de espalda a la diana por que si no Hela habría apuntado aposta a los pies de alguno de esos idiotas. Se giró para mirar a Alaric con una sonrisa cariñosa y le agarró de la mano, estrechándosela para darle ánimos y le planto un beso en la mejilla.

-La barbilla bien alta Alaric -Le dijo y sonó más bien a una advertencia. No iba a consentir que nadie le aguara la tarde a Alaric, mucho menos un grupito de chavales -Acuérdate de que si te apeteciera podrías zampártelos para merendar y te quedarías con hambre. Ahora déjame a mi jugar un poco, me siento como si estuviera en Brave -Se colocó de lado, tal como el instructor le indicó, ignorando deliberadamente como le sujetó por la cintura para corregir su posición. Ella estaba mirando la diana y disfrutando de la desconocida sensación de empuñar un arco. Sabía disparar con armas de fuego desde muy pequeña pero eso no se parecía en absoluto a aquel artilugio incómodo que era el arco. Hasta un mono podía disparar un arma, aquella arma necesitaba años y años de entrenamiento para poder usarse. Cogió aire, miró a la diana y sin pensarselo demasiado apuntó y disparó la flecha en cuanto el instructor le dio permiso. La flecha vibró en el aire con un silbido veloz y acabó clavándose sobre las líneas negras. Rahela alzó los brazos y lanzó una exclamación de júbilo. -¡Chúpate esa Legolas! -Exclamó arrancándole una carcajada al instructor que tenía a su lado. No, definitivamente aquello no se parecía en nada a disparar con una pistola pero era exactamente igual de molón. Rahela buscó a Alaric con la mirada, con el ligero pico de adrenalina brillando en la mirada.


Última edición por Rahela Dalca el Miér Jul 06, 2016 6:49 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Monstruos el Miér Jul 06, 2016 6:08 pm

El miembro 'Rahela Dalca' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Porcentajes' :
avatar
Mensajes : 253

Reliquias : 226

Ver perfil de usuario
Demonios menores

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Alaric Levinson el Miér Jul 13, 2016 2:13 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Qué bochorno. No recordaba la última vez que sentí tanta vergüenza como aquel momento en el que fallé el disparo a la diana. Si hasta había rozado el borde de la misma. Aunque sentía el sonido de algunos aplausos de apoyo, también detectaba esas desagradables risotadas cargadas de burla y maldad ante mi fracaso, lo que hizo que me empequeñeciera. Me sentía ridículo y digno de esas burlas aunque me sintieran mal. Esa era mi maldición, la de tener una autoestima tan baja como mi nivel en el tiro con arco. Cabía decir que también resultaba patético como un hombre de treinta y tantos años se sintiese así por lo que pensaran o dijeran gente desconocida y posiblemente inmadura.

Me pasé el dorso de la mano por la frente para retirar un poco el sudor; entre la tensión del momento, el calor y la vergüenza empecé a sudar, siendo algo más que sumar a mi incomodidad. De pronto sintió la mano de Hela apretar la suya, eso me obligó a sonreír para tratar de tranquilizarla, de convencerla de que no pasaba nada, pero era una estupidez engañarla si podía leer tan bien dentro de mí.

Ah… claro… — incómodo, me reí ligeramente de su gracia aunque lo cierto era que jamás se le ocurriría abalanzarse sobre alguien por reírse de él y considerarlos como una merienda. Sabía que era una broma y podría resultar muy divertida incluso, pero a mis oídos no, no al menos en aquel momento pues todavía no estaba preparado para reírme sinceramente de eso.

Me aparté a un lado para dejarla a ella junto al instructor. Era evidente que la trataba de manera diferente a como lo hizo conmigo… Al fin al cabo era una mujer y atractiva, y él tenía toda la excusa del mundo para tocarla con la excusa de que le estaba enseñando a tirar. Eso me resultaba desagradable, era una especie de abuso camuflado pero no dije nada, solo me limité a “sentir” esa sensación de desaprobación en silencio.

Cuando lanzó, seguí con la mirada la flecha hasta verla clavarse en la banda negra y sonreí mientras también me unía a los aplausos. Al menos se había acercado más que yo, y su comentario no hizo  más que avivar los aplausos de la gente y sus risas, que al contrario que conmigo, parecían haber sido empujadas por su gracia.

No ha estado nada mal. Creo que con un poco de práctica serías una buena tiradora. Mejor que Legolas. — le dije con una sonrisa mientras abandonábamos la zona de tiro para dar un paseo nuevamente entre los stands. Quería evitar tomar más cervezas porque ya estaba algo perjudicado, a fin de cuentas la cerveza que se vendía aquí era artesanal y se notaba que el grado de alcohol era más alto, por tanto, aunque nos hubiéramos tomado un par ¿o fueron tres?, se notaba. Yo solía perder parte de mi timidez gracias a ello, y aunque eso me beneficiaba no me gustaba tener que depender de la bebida para tal cosa.

¿Quieres ver o hacer algo más? Yo… si te digo la verdad… que voy aprovechar ahora que estoy algo más… “contento”… Te confieso que me estoy asando. — me llevé las manos al cuello del jubón para tratar de alejarlo un poco. El cuero, o bueno, más polipiel que otra cosa porque con lo que me había costado no podía ser de ese valioso material ni de coña, me estaba empezando a agobiar. — Y no te lo dije, pero los pantalones me están un poco estrechos y… lo estoy sufriendo…




You:
avatar
Mensajes : 225

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Invitado el Mar Jul 19, 2016 6:07 pm

Puestos y espetones
→ Sábado → 12:30 → Mercado Medieval, central Park → Con Alaric  
Sus palabras de ánimo no habían servido demasiado, nada más que había que mirar a sus ojos que intentaban camuflar la vergüenza generada tras su torpeza. De nada serviría decirle que alcanzar la diana ya era motivo de mérito, o que si no lo intentaba era peor, ya se habían despertado aquellos sentimientos negativos en él así que cuando regresó a su lado prefirió hacer oídos sordos e intentar distraerle.

-Bah, soy demasiado floja para intentar aprender a usar ese cacharro, tener que practicar todos los días es un engorro -Refunfuñó ella, agitándo una mano en el aire a forma de negación, diciendo exactamente lo que pensaba. Además, estaban en el siglo XXI, había armas mejores que el arco. Venía de donde venía y no le parecía una mala idea tener una buena arma cerca, aunque con un licantropo a su lado y con la ayuda de algunos seres mágicos que conocía tenía unas protecciones muy eficacez, asi tanto como un arma de fuego. Se alejó junto a Alaric de la zona de tiró. Le recorría por las venas una sensación cálida, lo que delataba el recorrido del alcohol por su sangre y que sumado al calor del medio día ayudaba bastante a que las ganas de tomarse algo fresquito no se desvanecieran. Se le escapó una risa ante el pequeño secreto de Alaric. -Entonces creo que va siendo hora de buscar algo de ropa más cómoda, además, ya hemos tenido muchas emociones por hoy. - Le dedicó una sonrisa y le dio una palmadita en el hombro. Si, mejor sería dejar que Alaric se fuera a un lugar donde se sintiera más cómodo, mucho había hecho ya al aparecer en el festival medieval pertrechado con un disfraz. Le dio un beso en la mejilla -Yo cojo el bus al lado de la puerta del parque, así que ya te llamare para vernos la semana que viene, ¿Vale? O llamame tu, no te cortes -Le dedicó un guiñó travieso y se dirigió hacía la salida más cercana del parque.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Re: Puestos y espetones || Con Alaric

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.