07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


36 # 39
21
NEFILIMS
6
CONSEJO
12
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Primera vez |Alaric Levinson|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Sáb Jul 23, 2016 9:48 am

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Hola, Emma. Hola. Soy mamá... Soy mamá...

Las lágrimas me brotaban de los ojos con tanta tranquilidad, con tanta serenidad y con tanta rapidez que estaba sorprendida. Yo, que llevaba evitando el llanto a toda costa desde que era una niña, desde que había muerto mi madre, desde que había muerto Thomas, ahora me dejaba llevar por la placidez del mismo mientras cogía en brazos a esa diminuta criaturita que había salido de mi cuerpo hacía... ¿horas? ¿minutos? No lo recordaba. Quizás sólo habían pasado escasos instantes, pero a mí me habían parecido eternos desde el momento en que se la habían llevado a la incubadora hasta que habían vuelto a traerla a mi lado. Lloraba presa de la felicidad más absoluta, presa del amor más incondicional que podía existir... aunque según los libros que había leído todo era hormonal, para que nos enamorásemos del bebé y siguiésemos a su cuidado.

Pero yo no dejaba de pensar que era imposible no quererla.

Tenía la carita arrugada, sonrosada, como una uva pasa, con la nariz chata y los ojitos cerrados porque dormía. Su cuerpo era diminuto, liso, sin pelo, y se pegaba al mío. Sentía su calor, el latido de su corazón, su respiración... Y yo era feliz. Absoluta y simplemente feliz. Todo lo que había pasado esos meses: todo el sufrimiento, la indecisión, las dudas, los dolores, los mareos... Ahora parecía que todo merecía la pena. Sin dudarlo. Sin pensarlo. Con las manos rodeando la diminuta figura que dormitaba contra mi pecho, no podía dejar de pensar que había merecido la pena. Y a pesar de la certeza de que esa sensación pasaría, que en algunos meses quizás querría pasar menos ratos con la pequeña y regresar a mis quehaceres, en esos instantes no me importaba absolutamente nada más que ella. Que mi niña. Que Emma.

Vamos, cariño, que tienes que comer.

Saqué uno de mis pechos, dolorosamente rebosantes de leche, e intenté guiarla para la primera toma. A mi lado, la enfermera que nos había contemplado con cariño, me indicó cómo debía hacerlo, porque al parecer resultaba habitual que tardasen un poco en asirse al pezón. Haciéndome con una paciencia que no sabía que tenía lo intenté varias veces, hasta que por fin pareció entrar correctamente en su boquita y empezó a succionar. Era entre doloroso y placentero, pero satisfactorio. Me dejé reposar enteramente sobre el almohadón de mi espalda. Había sido un parto largo, por lo que aún seguía agotada. Fue entonces la primera vez que reparé en que no había visto a Alaric todavía, desde que nos separasen en el paritorio; le habían dejado entrar y yo le había destrozado la mano durante el parto. Luego había salido, probablemente para buscar algo que comer o asearse, diciéndome que volvería. Pero aún no lo había hecho, y para mi sorpresa, sentí que le echaba mucho de menos. El calor de sus manos grandes, su voz ronca... Me había acostumbrado a tenerle casi todo el tiempo conmigo y su ausencia estaba siendo desconcertante. Necesitaba que estuviese allí conmigo en esos momentos, y con algo de impaciencia miré en dirección a la puerta, extrañada por su tardanza.

¿Puede ir a buscar a mi amigo, por favor? Al hombre rubio que entró conmigo en el paritorio... —La enfermera me observó, comprensiva, asintió con la cabeza y salió de allí. Yo suspiré, algo más tranquila, y me centré de nuevo en Emma—. Pero nena, no dejes de beber aún, ¡que no has tragado nada!


Última edición por Scarlett J. Williams el Lun Ago 01, 2016 8:40 pm, editado 1 vez



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Mar Jul 26, 2016 4:27 pm

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
*Post en reconstrucción después de haberlo borrado por error u.u*


Última edición por Alaric Levinson el Jue Ago 11, 2016 10:45 pm, editado 2 veces


You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Lun Ago 01, 2016 8:40 pm

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Recuerdo que cuando Michael nació, yo solía quedarme mirando cómo mi madre le daba el pecho sentada a su lado en el sofá, viendo la boca de mi hermano pequeño succionando del pezón su sustento, y me preguntaba, maravillada, si no le dolía en absoluto, porque ella siempre le miraba con ojos tiernos, dulces, como si fuese lo más precioso del universo. Ni siquiera me sentía celosa, porque yo adoraba al enano y sabía que para mí también era lo más bonito que había visto nunca, hasta ese momento. Nunca me atreví a preguntarle porque temía su respuesta, fuese cual fuese; puede sonar estúpido, pero los niños tienen miedos tontos que no son capaces de controlar, y fue algo que siempre guardé para mí. Como tras la muerte de Thomas pensé que no me quedaría nunca embarazada, creí que ya nunca conocería de primera mano lo que se sentía.

Cuando pude, resultó extraño. Pensé mucho en mi madre mientras veía cómo Emma comía de forma mecánica y plácida, y derramé otra lágrima. Le habría encantado conocerla; ver su carita sonrosada y llena de arrugas. Le habría puesto su nombre, Madison, si no fuese porque siempre me había parecido horroroso. Me gustaba más el que había escogido, muchísimo más. A Olivia también. Aún resultaba curioso cómo el embarazo nos había unido hasta un punto que ninguna de las dos habría imaginado jamás... Y ahora que lo pensaba, ¡alguien tenía que avisarles de que había tenido a la bebé!

Giré el rostro para ver si la enfermera ya había salido a buscar a Alaric cuando me topé con el rostro amable del lobo a mi lado, sonriendo de esa forma estúpida que le había acompañado desde que la niña había nacido. Yo me reí suavemente. Parecía idiota con esa cara, pero en ese momento me resultó un idiota entrañable; tuve la certeza, mientras sus ojos azules se desviaban a la pequeña, que la querría como nadie podía quererla en este mundo, salvo yo, y eso me hizo sentir un extraño escalofrío por todo mi cuerpo al que no pude poner ni nombre ni apellidos. Sin embargo no le di demasiada importancia. No me mereció la pena, en ese momento.

Negué con la cabeza ante sus peticiones, y me aseguré de que siguiese mamando, acariciando sus mejillas con el dedo índice.

De momento parece que ha salido tragona. A veces suelta el pezón pero come bien. O eso creo yo, vamos. Cuando el médico venga ya veremos qué nos dice.

Suspiré, mirando de nuevo a Alaric a los ojos. Hace nueve meses habría considerado impensable que hubiese sido él y no otra persona quien me hubiese ayudado con el bebé, quien me hubiese sujetado la mano mientras paría. Y hace ocho. Y hace siete... Pensar que las cosas habían cambiado tantísimo en tan sólo cinco meses a veces me hacía sentirme como si estuviese al borde de un precipicio y acabase de darme cuenta de que no tenía nada a lo que agarrarme; el único modo de mantener el equilibrio era mi propia habilidad, y eso mareaba. Mareaba tanto como la idea de que ese hombre, al que había odiado con tanta intensidad por motivos muy diferentes, ahora era una pieza importante en mi vida. Ya no quedaba nada del rencor ni de la desconfianza. Era cierto que aún había ocasiones que cuando le miraba al rostro  veía el reflejo de la cara de Thomas tendido sobre la hierba, sin vida, y el recuerdo de mi propio dolor los primeros años de licantropía, intensos e insoportables. No era algo fácil de olvidar, había supuesto, pero al menos ya no le odiaba ni le culpaba. Bueno, quizás un poco por haber sido un imbécil redomado durante años, pero sólo por eso. No por la muerte de Tom ni por mi propia enfermedad; ni siquiera por haberme dejado de lado. Ya nunca más.

No supe cuánto tiempo había permanecido contemplándole mientras reflexionaba sobre todo aquello. Él parecía nervioso, probablemente porque no estaba acostumbrado a verme tan pensativa, sin decir improperios, chillar o quejarme de las almorranas. Sonreí ante esa idea y le tendí la mano libre, la que no usaba para cargar a Emma, indicándole que la cogiese. Él terminó haciéndolo, y el calor de sus dedos callosos me hizo estremecer ligeramente. Estaba demasiado sensible, por lo que todo andaba para mí a flor de piel. Quizás por eso hablé como hablé y le dije las cosas que le dije, directamente desde lo más profundo de mi corazón; porque en esos momentos sólo podía sentir gratitud por él.

Lo único que quiero es que calles y que me escuches mientras te hablo ahora. —Me pasé la lengua por los labios resecos, sin apartarme de él—. Los dos hemos sufrido mucho desde que somos jóvenes; tanto que no se puede explicar con palabras. Lo que pasó con Thomas, con nosotros... Aún hay veces que te miro y lo veo con tanta claridad como si hubiese sucedido ayer, ¿sabes? Aparece delante de mí. Supongo que esas cosas tardan tiempo en desaparecer del todo. Sin embargo —le di un tirón fuerte para que sus pensamientos no divagasen ni se sintiese de nuevo culpable; le había llegado a conocer bien en esos meses—, y quiero que me prestes toda tu atención porque esto es lo más importante de todo, me compensa. Me compensa mucho. Cuando te perdoné sabía que estaba haciendo lo correcto, para ti y para mí, y cuando me dijiste que querías hacerte cargo del bebé lo hice porque en ese momento sentí que terminaría confiando en ti, y ahora lo hago. Confío en ti. Eres una persona importante en mi vida, Alaric; me has ayudado... me has ayudado tanto que no tengo palabras para describirlo. Sin ti no sé qué habría hecho con Emma ni con nada en mi vida; parecía segura pero estaba tan asustada como durante las primeras lunas llenas, donde me despertaba llena de sangre y rodeada de cadáveres de animales. No obstante esta vez te has quedado a mi lado y si alguna vez has tenido una deuda conmigo, de cualquier tipo, de cualquier forma, quiero que sepas que ha quedado saldada para siempre. Ya no tienes ninguna responsabilidad con respecto a mí o con respecto a mi hija. —Todo aquello lo dije totalmente seria, sincera y cortante. Al final, esbocé una sonrisa. Juraría que nunca había sonreído así a Alaric; casi podía sentir que había cariño en los labios y en los ojos, e iba dirigida sólo a él—. Pero lo cierto es que me gustaría que te quedases con nosotras. Me gustaría... me gustaría que fuésemos amigos, que la niña te tuviese cerca y todas esas cosas. Me he acostumbrado a tu compañía, a que seas tan cansino y que me riñas por gilipolleces. Y querría que Emma tuviese eso también en su vida. —En ese momento me acordé de Rahela; no era tonta y sabía que se veían a menudo. No sabía cómo había podido olvidarme de ella, de ellos, y algo incómodo se aposentó dentro de mí. Sin embargo, no aflojé la sonrisa, ni el gesto. Respiré profundamente y de nuevo hablé—. Si tú quieres, y si no hay inconvenientes, por supuesto.

Resultaba estúpido pensar que me estaba poniendo celosa de una chica cuando Alaric no me interesaba para nada en ese sentido, pero lo cierto es que había sentido esa punzada dentro del pecho. Ayudé a Emma a echar su primer flato cuando se hubo soltado del pezón por quinta vez, intentando descubrir qué era lo que me fastidiaba tanto de ese tema, pero en ese momento no supe verlo claramente. Quizás tampoco quería pensar en algo que me resultaba agridulce; no cuando tenía a mi bebé en brazos, con su cuerpo calentito entre los dedos y sintiendo cómo su pequeño corazón latía contra mi oído. El simple sonido de la respiración de mi hija hizo que ese resquemor me abandonase por completo, porque lo único que me importaba ahora mismo era ella, la verdad.

Todo mi mundo era Emma, y nada más.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Jue Ago 11, 2016 10:43 pm

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Podría quedarme horas ahí, mirando embelesado a la pequeña Emma con junto a su madre, creando aquel lazo especial que se establecía en el proceso de lactación. Ninguno perdía la sonrisa, y en mi caso, aunque les estaba prestando la atención propia del embobamiento, en segundo plano pensaba en qué pasaría después de aquello. Emma ya había nacido, y pudiera ser que Scarlett se sintiese totalmente preparada y decidiera criar por ella misma a su pequeña o pedir ayuda a su familia, algo que tendría todo el sentido del mundo. Tal vez ese día fuera el final de mi penitencia, todo un problema, porque yo sentía muy dentro de mí que todavía me quedaba mucho por recorrer y sentía una punzada de ansiedad al pensar que todo había terminado. Pero ese pequeño pellizco de dolor se encontraba totalmente anestesiado por la imagen que mis ojos presenciaban.

Era la primera vez que no me sentía culpable por ver como Scarlett derramaba lágrimas porque sabía que yo no era el causante, además, dejaban la marca de la felicidad a su paso, unos surcos llenos de dicha y alegría. Lloraba de felicidad. Una felicidad sosegada y tranquila. Estaba llena de paz. Cuando ella alzó el rostro hacia mí, no pude hacer otra cosa que incrementar mi sonrisa pudiéndome dar un aspecto más tontorrón del que ya tenía pero yo no me daba cuenta de ello, y si hubiera sido al contrario, no me hubiese importado. Al menos con ella logré que a Scarlett se le escapase una pequeña risotada.

Asentí con la cabeza a sus palabras con suma tranquilidad, yo también pensaba que la niña se había adaptado bien al modo del que se alimentaría los próximos meses, y deseché la idea de comentarle con aire divertido que si le soltaba en ocasiones era para coger aire, pero no lo hice porque era tan evidente que sentí una pizca de vergüenza. Esa situación me hacía algo de gracia porque con mi hermana fue diferente. Era tan ansiosa que se atoraba constantemente mientras succionaba de los pechos de mi madre, sin detenerse a respirar. Era ella la que tenía que retirarla suavemente para que tomara aire, de modo que se acostumbrara a un procedimiento que debía terminar siendo involuntario, como es el de respirar. — De acuerdo, pero para lo que sea no tienes más que decírmelo. Y yo también creo que come bien, no hay de qué preocuparse. Es tragona pero precavida. Mi hermana no paraba de atorarse por no soltarse y seguir comiendo. — solté una suave risotada al acordarme y por no poder guardarme para mi esa imagen de mi hermana.

Su nacimiento supuso en mi niñez un haz de esperanza que me ayudó a mí y a mi madre a sobreponernos de las situaciones difíciles que vivíamos entonces. Nos olvidábamos de los problemas económicos, del miedo de que mi padre acabase entre rejas, y abandoné las calles por no escuchar a mis padres discutir para volcarme totalmente al cuidado de mi hermana. Era irónico, pero algo parecido había ocurrido con Emma y Scarlett. Regresé a un hogar buscando la salvación de un modo u otro.

El silencio de pronto se hizo con nosotros pero no era algo que me incomodase pero… esa mirada que Scarlett me dedicaba me empezó a poner nervioso. Pude soportar durante unos segundos, mirarle a los ojos con amabilidad pero fue fácil vencerme y que la desviase hacia la pequeña. Su mente estaría trabajando en algo que desconocía y por consiguiente lo temía. “Cuando Scarlett calla durante demasiado tiempo, teme”. Era un dicho bastante popular que se me había quedado grabado en mi mente desde que la conocía.

Sentí por el rabillo del ojo como alzó una de sus manos para ofrecérmela, y lejos de cogerla inmediatamente, volví a mirar su rostro buscando algún motivo en particular. Mi mano ya no serviría como apoyo para que la apretara, ¿por qué agarrarla? Reaccioné al poco y accedí sin saber muy bien por qué, pero si ese era su deseo no se lo iba a negar. Nuestras manos juntas contrastaban bastante debido a su tacto tan diferente, y por el tamaño de las mías frente a las suyas, pero ambas estaban igual de cálidas y extrañamente cómodas.
Perdí la percepción del tiempo y del espacio y de cualquier cosa que pudiera existir en el universo que me rodeaba cuando Scarlett empezó a hablar. Al principio me sentí confundido porque no sabía a qué se debía aquello. Era extraño. Y de la confusión pasé al miedo porque tal como había comenzado aquel monólogo parecía formar parte de sus últimas palabras antes de desaparecer de la faz de la tierra. No estaba siendo muy racional en esos pequeños instantes pero mi cerebro funcionaba un poco diferente cuando se trataba de Scarlett y un modo de actuación tan diferente a lo que estaba acostumbrado.

Ella debía saber a la perfección que solo la mención del nombre de Thomas equiparó para mí como una fría puñalada en el pecho. Trabajaba duro para que mi subconciente dejara de hacerme sentir tan mal por ese hecho del pasado que por tantos años me había marcado, pues conscientemente gracias a Rahela y a la propia Scarlett había entendido que nunca fue culpa mía. Pero era un acto reflejo. Era automático en mi persona que mi mente empezase a castigarme por ello pero su apretón me hizo volver en aquella extraña realidad en la que Scarlett se sinceraba conmigo. Quise hablar, volverle a pedir perdón por ser, digamos… el cómplice de las circunstancias que le hicieron perder a Thomas pero no pude, tan solo le miré con la consternación adueñándose de mis ojos.

Un enorme escalofrío haciendo que los vellos de mi cuerpo cobrasen vida al escucharle decir que le compensaba. Le compensaba. ¿Cómo era eso posible? Le miraba como si de pronto creyera que de verdad Scarlett se despedía y dulcificaba ese momento diciéndome aquello que  mi mente castigadora no quería aceptar. Estaba tan acostumbrada a la tortura, a la culpabilidad y a la tristeza que no se sentía preparada para aquel golpe de paz. También se ocupaba de que me costara creerlo. Y no solo le compensaba, sino que también confiaba en mi persona y que le era importante. ¿Ella estaba entendiendo cuanto significaban sus palabras para mí? Me estaba costando mucho asimilar todo eso. Desde hacía pocos meses había logrado digerir que me había perdonado, pero de ahí a que me tuviese estima… Eso me resultaba totalmente inconcebible. Ya no me sentía tan mediocre como antes, estaba aprendiendo a quererme más a mí mismo, pero todavía me era demasiado absurdo el hecho que a Scarlett yo le pudiera importar como una persona querida.

Mi otra mano también rodeó nuestras manos unidas, las estrechó y dejé apoyar la frente desnuda sobre ellas. Tanta gratitud y estima me abrumaba. No podía exteriorizar lo que sentía, sencillamente era incapaz. Mi cuerpo se tensaba porque dentro de mí se debatía una batalla que hacía tiempo que se libraba y que siempre había deseado perder. Aquella que no me permitía ser merecedor de nada bueno. Solo tenía que dejarme vencer.  Sentía la amenaza inminente del llanto, mis ojos se encontraban ligeramente humedecidos bañando así mis pestañas. Estaba emocionado al extremo.

Levanté el rostro en un acto de valentía repentina. Tenía que enfrentarme a esa situación aunque me costase. Mi reacción debía resultarle absurda porque me estaba ofreciendo paz, estaba espantando todos los demonios que yo mismo me había creado,  pero algo en mí se resistía. Pero entonces vi esa sonrisa que me dedicó, sin deformarse en ningún momento aunque viese que algunas lágrimas empezaran a brotar de mis ojos,  sin que me llamase idiota por ello. Ya no había ninguna deuda que cumplir, ya todo terminó. Esa afirmación tan directa no me alivió del todo… Porque eso significaba que esa etapa había terminado. Pero eso debía ser bueno, si ya no había nada que deberle, ya no había rastro de dolor que nos uniera.

Y cuando pensé que ya no había nada más que me dijera, cuando pensé que dejaría que llorase en silencio como un mocoso hasta que me repusiera, remató exponiendo su deseo de que me quedase con ellas. Le miré anonadado, tragando saliva forzosamente y asimilando la idea de que nuestra relación no había acabado ahí en el hospital, de que aquello iba a ser un principio de una buena amistad junto a Emma, porque me permitía seguir cuidándolas. Mis ojos emocionados y acuosos se dirigieron hacia la pequeña que parecía seguir alimentándose sin ser consciente de lo que estaba ocurriendo a su alrededor.

Asentí. De hecho asentí varias veces seguidas aún con mis manos aferradas a la suya. Solo la solté con la izquierda para tomar con delicadeza uno de sus piececillos, inclinarme y besarselo delicadamente. Era la parte más cercana que tenía de la pequeña y además la zona más segura donde besar a un recién nacido para que no contrajera  las bacterias que todo ser viviente transmite a través de los labios. Sentía que ya la quería. ¿Quién no después de haber estado junto a ella cuando aún era un pequeño ser dentro del vientre de su madre?  Cerré aún más mi diestra alrededor de la mano de Scarlett, cerré los ojos unos instantes y le besé el dorso. Le daba las gracias con gestos porque de momento me resultaba difícil articular palabra sin que me pusiera a tartamudear o que la voz me fallase, pero ya era momento de hacerlo.

Quiero hacerlo. Lo haré. No… no me hubiera imaginado que entrara dentro de tus deseos. Gracias. — di un amplio suspiro y tragué saliva. —Por supuesto que quiero formar parte de su vida sin que haya ninguna deuda de por medio. — otro suspiro se escapó en una espontánea sonrisa incrédula porque aún me costaba asimilar que ya no estaba endeudado de ninguna manera y que todo había salido de Scarlett. Ella me quería cerca como persona grata. Como amigo. — No hay ningún inconveniente. — no pensaba en que lo hubiese porque no tenía ningún otro compromiso, de cualquier modo todo se podría compaginar si uno le ponía ganas y voluntad. No pensé que mi amistad con Rahela supondría tampoco ningún impedimento porque la conocía y estaba seguro que aquella noticia la alegraría porque sería positivo para mí.

Me he quedado junto a ti durante estos meses por todo el tiempo que no lo hice, y lo seguiré haciendo aunque no forme parte de ninguna deuda, porque quiero… porque los dos queremos. Gracias. — le apreté suavemente su mano. — Y tú siempre fuiste importante para mí. Siempre. Fui un idiota y un cobarde por… ya sabes. — agaché la cabeza, había cosas que aunque ya estaban en el pasado resultaba difícil mencionarlo, se notaba en mi voz quebradiza. No había justificación que valiera, aunque en aquel entonces pensase que sería lo mejor para ella no buscarla, que también habría resultado un tanto difícil puesto que también era novato, pero ya no servía de nada seguir hablando del tema. — Quiero que sepas que mi vida es vuestra, porque ese es mi deseo y haría cualquier cosa por salvaguardaros de cualquier peligro. Os aseguro protección. Normalmente tengo dudas sobre mis capacidades, sobre mí en general, ya me conoces, pero de eso estoy seguro, nadie ni nada va haceros daño mientras yo esté ahí. — lo dije con una seguridad pasmosa. Estaba seguro, con gran convencimiento después de que en los últimos meses estuviésemos amenazados por El Circulo.



You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Mar Ago 23, 2016 1:33 pm

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Mira que eres ñoño... —dije sin dejar de sonreír mientras él hablaba, comenzando a sentirme algo rara porque no era normal el nivel de intimidad y de sinceridad que estábamos alcanzando entre nosotros, aunque hacía tiempo que habíamos dicho que nada de mentiras ni de secretos entre los dos, porque eso no nos había servido de nada en el pasado.

Pero lo cierto es que me sentía feliz. Y bien. Siempre he sido una persona brusca que se ha sentido incómoda con el sufrimiento ajeno, torpe a la hora de llevarlo, hasta el punto de resultar desagradable e incluso hiriente por lo tajante que resultaban mis comentarios. No he sido nunca comprensiva ni agradable, ni se me ha dado bien escuchar. Sin embargo he de reconocer que con Alaric me había esforzado y me seguía esforzando por luchar contra sus propios complejos. Después de la conversación en la que le había confesado que estaba embarazada había alcanzado un límite en cuanto a palabras amables que utilizar, y poco más había hecho que recordarle de vez en cuando que era un idiota que lo único que conseguía dándose pena a sí mismo era ser patético e infeliz, cuando la mierda esa de que no se merecía nada bueno era... eso. Una mierda. Encontrarme con que mis pensamientos más profundos -esos que casi nunca dejaba salir porque mierda, qué vergüenza ser tan ñoña en público- había conseguido hacer que se sintiese agradecido y contento era... mucho. Me gustaba verle feliz, porque no era un mal hombre y por muy gilipollas que hubiese sido conmigo en el pasado no era como para estar martirizándose constantemente. No se merecía llevar esa vida de penuria por haber cometido un error en el pasado.

Además, cuanto antes dejase de buscar el perdón en mí, antes podríamos empezar a tener una relación de amistad saludable de verdad. Resultaba jodidamente raro pensar que en el fondo quería algo así; quizás porque nunca nadie había querido estar tan cerca de mí y yo nunca había querido tener lo que se dice un amigo tan cercano. Triste, a mis treinta y tantos, pero cierto.

Tío, que me haces cosquillas con la barba —reí apartando ligeramente la mano de sus labios para que no viese que en el fondo estaba huyendo de ese contacto. Se me había hecho... más que raro. Indescriptible, tal vez. Como una chispa caliente entre los dedos—. Bueno, yo diría que lo único que me queda por reprocharte de toda esta historia es que durante años fuiste un capullo al que me entraban ganas de reventarle los testículos de una patada; y notemos que digo testículos porque ahora hay una menor delante —comenté, intentando quitarle importancia a todo mi discurso y al suyo, prefiriendo retomar un tono más informal para salir de todo el drama que había sido nuestra vida—. Sin embargo creo que podré perdonártelo si la próxima vez que encargamos comida pedimos sushi porque, Dios, no sabes cuánto echo de menos comer pescado crudo. O carne cruda. O cualquier cosa cruda —gemí—. Creo que es lo que más he odiado del embarazo. No poder comer de todo y las almorranas.

Con suavidad me deshice del agarre de los dedos de Alaric para cambiar a la niña de pecho cómodamente, que al ritmo al que habíamos ido, debía de haberme dejado seca la otra teta.

Mírala, esta sí que no tiene nada de qué preocuparse con respecto a la comida. Teta día y noche y tirando. Afortunada ella... —reí. Entonces me acordé de mi familia y alcé de nuevo el rostro hacia Alaric—. Oh, por cierto. ¿Puedes ir a avisar a mis padres y a mis hermanos? Con todo el jaleo se me olvidó por completo, aunque si me apuras lo prefiero, porque conociéndoles se habrían colado con un oso de peluche gigante en el quirófano. —Suspiré con pesadez—. ¿Te importa? Mientras termino de dar de comer a la enana.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Mar Sep 13, 2016 4:04 pm

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Mis rubias cejas se alzaron de manera espontánea y mis azules ojos se clavaron en los de ella cuando escuché su primer comentario a todo lo que le acababa de decir, a todas esas palabras que habían nacido desde el corazón en respuesta a esa confesión que tanto me había llenado de dicha. No supe muy bien qué sentir, de ahí que mi rostro se quedase congelado en una expresión estupefacta. No encajaba en mi cabeza que dijera algo que de primeras parecía negativo pero que lo contrarrestaba con una de las mejores sonrisas nunca vista antes. Acababa de decir que era ñoño… Ñoño por haberme abierto a ella justo cuando, irónicamente, ella lo había hecho minutos antes. Si era verdad que él era un ñoño, ella no se iba a salvar. Tal vez debiera decírselo y demostrarle de una vez por todas ese carácter que poco a poco se me ha ido fortaleciendo y endureciendo gracias a Hela y a ella misma. Mostrar una actitud menos sumisa a la que la tenía acostumbrada y que pudo ver en contadas ocasiones; la primera vez fue en la contestación que le di a aquel encargado del local en el que tocaba para atraer clientela por cuatro dólares mal contados; y otras tantas durante su embarazo cuando tuve que echarle valor al asunto para que acudiera a clases de yoga y cuidara su alimentación.

Tienes razón, pero te recuerdo que tú también has tenido una conducta igual hará unos escasos segundos. — repliqué con una tranquila sonrisa a la par que terminaba de secar las lágrimas de mi rostro. No me avergonzaba, siempre había sido una persona muy emocional que ignoraba lo que la sociedad trataba de implantar constantemente en todas las mentes humanas, y era que los hombres no debían ser débiles, no debían llorar. Eso no era sano, y si yo hubiese aguantado mis emociones aunque fuese en privado, me habría vuelto loco.

Mentira — susurré muy bajo pero lo suficiente para que ella se enterase. No podía causarle tantas cosquillas una barca que llevaba ya tan recortada, además, ella desconocía que portaba en una pulsera una pequeña piedra blanquecina con el poder de detectar las mentiras. Igualmente cada día que pasaba me hacía menos falta eso para saber si mentía o no, pues a medida que pasábamos tiempo juntos la iba conociendo más para saber que era una mujer muy tozuda y orgullosa que le cuesta reconocer ciertas cosas porque parecen… eso, “ñoñas”. — Pensé que era lo más correcto para mantenerte alejada de mí. Me replanteé ignorarte pero creo que a la larga habría sido peor… Seguro que habría terminado por recibir ese golpe.

Solté un suspiro que iba acompañado de una risotada al oír su deseo de comer sushi. El embarazo la había privado de una serie de alimentos que le encantaban, así que podía comprenderla perfectamente. Bueno, no demasiado porque yo lo comí por ella, ciertamente. — Mi perdón por raciones de sushi, me parece un buen trato. — Le tendría preparada una sorpresa una vez regresáramos a casa y pasaran al menos un par de días, y consistiría básicamente en encargar comida japonesa cargada de pescado y carne cruda, además de una buena botella de Sake… Aunque eso deberá esperar hasta que acabe el periodo de lactancia.

Evidentemente no hice ningún comentario sobre las almorranas. Me resultaba de lo más gracioso que dijera esas cosas que normalmente la gente solía guardárselas para sí mismas debido a que solía avergonzar, ella lo decía de una forma tan natural, como si nada. No me incomodaba, no, porque eso significaba que nuestro grado de confianza había superado unos límites inimaginables para mí.

Sí, claro, deben estar preocupados. Lo extraño es que no hayan entrado por ellos mismos porque me apuesto lo que sea a que han preguntado a alguna enfermera si ya podían visitarte. Espero que estén relajados. — susurré esa última frase para mí, puesto que la familia de Scarlett me asustaba un poco porque no estaba muy seguro de qué pensaban de mí. — Ahora vuelvo. — me levanté y me dirigí hacia la puerta. Primero les busqué en la sala de espera por si regresaron allí ya que decidieron ir a la cafetería a tomarse un café. Al no encontrarlos donde los esperaba, marché al café y allí se encontraban. Cogí aire y me acerqué con una sonrisa. — Ya podéis ver a Scarlett y a la niña. Ahora mismo la está alimentando.



You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Dom Dic 25, 2016 8:53 pm

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
El primer Alaric que conocí era gilipollas. Simple y llanamente gilipollas. Me insultaba, me miraba como si fuese escoria, me apartaba de mí motivado por la estúpida idea de que así me estaba protegiendo. Nunca entendí por qué había actuado así, quizás porque yo jamás lo habría hecho, pero en ese momento sólo podía pensar que era un subnormal y que me había tocado a mí cargar con el muerto de un tío que me odiaba.

El segundo era llorón, suplicante y anhelante. Siempre pidiendo permiso, siempre pidiendo perdón, siempre buscando la forma de complacer. Dejé de odiarle, desde luego, e incluso se puede decir que terminé cogiéndole aprecio, aunque s veces quise haberle dado una patada en el culo, pero me di cuenta de que estaba cambiado y de que esa chica, Rahela, estaba haciendo mucho bien en él. La mundana estaba consiguiendo que se aceptase, que se quisiese, mucho mejor y mucho más rápido de lo que yo podría haber hecho nunca. Porque no se me da bien tratar este tipo de cosas, porque me da vergüenza y porque estaba muy embarazada.

El que estaba en ese momento delante de mí, el que me miraba con ilusión, el que me llamaba mentirosa en mi cara, el que me reprochaba y el que me contestaba no se parecía desde luego demasiado a ninguno de los dos que Alaric que había antes. Y es el que más me gusta de todos los que he conocido, de todos los que se han presentado ante mí. Nunca he sido muy perceptiva para determinadas cosas, eso es verdad, pero soy capaz de ver cuando alguien roto se está recomponiendo porque yo pasé por el mismo proceso. Y cuando sus ojos azules me devolvían la mirada era capaz de ver que Alaric empezaba a existir de verdad; no sé si otra vez; no sé si de nuevo; pero estaba ahí, cada vez más brillante, más reluciente y más enorme. Y quizás era porque estaba hasta arriba de hormonas que me hacían sentir cosas en las que generalmente nunca habría reparado en ellas, pero me pareció maravilloso y sólo pude pensar que ojalá fuese capaz de permanecer así siempre, sonriendo y sintiéndose completo.

Porque yo sabía muy bien lo que era encontrarse con una mitad rota que arrastraba de ti y sacaba lo peor de tus entrañas, para un lado o para el otro. Yo descargué mi furia contra los demás. Alaric lo hizo contra sí mismo, y eso le hizo mucho más daño del que yo pude hacerme a mí nunca.

Suspiré mientras él salía a buscar al resto, sintiéndome profundamente cansada. Pronto entraría una enfermera gruñona pidiéndoles a todos que se marchasen, que estaba agotada, y Alaric insistiría en quedarse conmigo de nuevo toda la noche, aferrándose a mi mano, cuando se lo había pedido casi entre lágrimas horas antes, cuando la niña aún no había nacido. Había estado tan asustada como pocas veces puedo recordar, pero el calor de sus dedos callosos me había reconfortado, me habían hecho sentir que no estaba sola. No me planteé en esos momentos si era bueno o malo hacerme tan dependiente de una persona como lo había hecho esos meses, o en esos días; sólo sabía que aunque le llamase idiota, le dijese que se fuese con viento fresco que su peste ya me tenía frita, en el fondo esperaba y quería que se quedase conmigo.

Eso, meses más tarde, me haría sentirme horriblemente mal. Y me haría entrar en una espiral de confusión de la que no sabría salir durante un tiempo. Pero aquel día lo único que pensé, adormilada, es que tenía ganas de café, y que al menos él podría beberlo y así yo aspiraría el aroma.

¡¡Scarlett!!

Fue un grito casi colectivo de mi padre, Olivia y mis hermanos. Se lanzaron sobre mí como una marea humana y yo sólo pude echarme a reír mientras increpaban, lanzaban 'awwwwwn' al ver a la niña y se peleaban por intentar cogerla en brazos. Olivia les puso a todos firmes -salvo a Derek, que siempre ha sido el más listo y tranquilo de todos- y les dijo que esperasen a que terminase de comer antes de intentar siquiera plantearse quitármela de los brazos.

No es un balón de fútbol que podéis ir pasándoos de unos a otros, de todos modos. Pensé que eso ya había quedado claro cuando nació Derek.

El mencionado y yo nos reímos a carcajada limpia mientras los otros cuatro se ponían rojos como tomates. Derek se sentó a mi lado, y también Michael, mientras Liam, Jayden y mi padre se quedaban detrás, mirando. Me dijeron que Sara y Mireia, las mujeres de los gemelos vendrían después, cuando terminasen de trabajar. Yo le eché una mirada significativa a Michael, por la que él entendió que le preguntaba por Sean, ese amigo tan especial que tenía y que nadie sabía que existía salvo yo, y negó con la cabeza. Derek no habló. Sólo se apoyó en mi hombro y observó a Emma terminar de comer. Me sentía tan bien conmigo misma, tan en paz, como hacía muchísimos años. Alcé la mirada y encaré a Alaric por encima de la cabeza morena de mi hermano pequeño, y sonreí.

Y dime, chico —comentó mi padre, Daniel, mientras se acercaba a él y le daba una palmada en la espalda—. ¿Cuándo vais a casaros?

Reconozco que fue difícil intentar mostrarme enfadada mientras miraba la reacción y la cara de Alaric al escuchar esa pregunta, pero oye, lo conseguí. Bufé con la atención de todo el mundo de pronto puesta en mí, con Olivia, Michael y Derek interrogándome con la mirada, extrañados, y con Liam y Jayden casi expectante porque confirmase lo que mi padre acababa de decir.

Daniel, ¿eres idiota? Ya te dije que sólo es un amigo, que no es el padre de Emma. Y aunque lo fuese, ¿qué te hace pensar que quiero casarme ahora mismo, por favor? Tienes que asumir que las cosas ya no son como en tu época, allá por la Segunda Guerra Mundial.

¡Oye! ¿¿Cómo que Daniel?? Pero bueno, ¿dónde queda el respeto por la figura paterna?

Desde que le haces preguntas ridículas, Daniel —contestó Olivia, cansina—. ¿Es que tiene que decírtelo en otros idiomas?

Bueno, yo sólo...

Se apartó de Alaric a una señal de su mujer, que se lo llevó al fondo de la habitación y empezó a echarle la bronca, a él y a los gemelos. El resto nos reímos entre dientes, y Derek le indicó con la mano a Alaric que se colocase junto a nosotros, luciendo esa expresión serena y angelical que le caracterizaba.

No le hagas caso. Está chapado a la antigua, pero mi madre sabe cómo pararle los pies.

Sí, tú ni caso —añadió Michael, pasándole la mano suavemente a Emma por la cabecita.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Dom Ene 29, 2017 10:14 am

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 

Sabía que el modo de relacionarse de la familia de Scarlett era algo… particular. En mi vida había visto volar tantas collejas en tan poco tiempo, de veras que no, mucho menos en aquellas circunstancias. Mi familia siempre fue muy tranquila excepto los momentos más oscuros por los que pasó; llenos de disputas y peleas que solo mermaron cuando mi madre quedó embarazada de mi  hermana. Fue todo un soplo de aire fresco y tranquilidad para nosotros hasta que la tormenta de nuevo se desató para acabar rompiéndose de manera inexorable. En cambio esa unidad familiar la veía unida. Sentía la típica envidia sana y la esperanza de tener algo similar, aunque en mi fuero interno se me antojara unirme de alguna manera. Ese pensamiento me avergonzaba sobremanera porque era toda una utopía inalcanzable, además de ser todo un atrevimiento; un acto egoísta que me haría transformarme en todo un usurpador, porque no era precisamente yo quien debería estar aquí. Sí, puede que en ocasiones, cuando navego profundamente entre mis pensamientos sigo teniendo esos pensamientos negativos sobre mí existencia, pero eso se debe a que sé dónde pertenezco y donde no. Aún tengo mucho que mejorar, y seguir aumentando el nivel de amor propio. Pero eso lo sigo manteniendo en secreto, nadie debe saberlo, menos Scarlett… ahora que ya no le saco de sus casillas con esa faceta mía…


Entonces Mike dijo algo que de nuevo me despistó por completo. Parpadeé mirándole fijo y concentrado, como intentando encontrarle otro sentido a lo que dijo de rondarle a Scarlett. No dije nada, solo asentir con la cabeza para confirmar que me acostumbraría, pero lo que yo callaba, lo decía Scarlett en voz alta, aunque también añadió un pequeño golpe que provoco a su vez un ligero quejido de la pequeña. No quería dar la visión que había declarado Scarlett… Ni por asomo… ¿pero lo era?, no, claro que no… en tal caso sería el técnico que velara porque su luz nunca se apagara.  No sabía muy bien dónde meterme. Me rascaba la cabeza dejando que ambos hablaran/discutieran como los hermanos hacen. — Descansa y no te alteres, no busquemos las tres patas al gato. — dije ese comentario tranquilizador y sonreí antes de dejarme llevar por Derek escuchando que seguían con esos piques que en realidad daban actividad y alegría, pero me preocupaba Scarlett porque necesitaba descansar.

Sentado al lado del chico, le miré y elevé las cejas ante su agradecimiento. Yo sonreí y me encogí de hombros como si no debiera dármelas, también porque tenía razón. Scarlett era una mujer independiente que no necesitaba a nadie, y si en algún momento le hacía falta, le costaba mucho reconocerlo.

No hay nada que agradecer, solo quería hacerle las cosas más fáciles y qué me vas a contar… sé perfectamente que sabe cuidarse perfectamente sola, pero estar en compañía es mucho mejor. Además, ella también me ha ayudado mucho. – Asentí sin dar muchos detalles al respecto, porque ella junto a Rahela han sido mi guía, aunque esta última haya desaparecido súbitamente, cosa que me tiene algo preocupado y me hacen pensar en cosas que no debería porque no ayudan a mi autoestima. — En fin, me alegro mucho que esto las haya unido más… Es lo que suele ocurrir con los nacimientos — sonreí porque justo fue lo que pasó en mi familia con el nacimiento de Sarah, pero esperaba de todo corazón que ese acercamiento no se desvaneciera luego. — A todo esto… ¿os cuidaba a base de coscorrones? — bromeé. Creía que era la mejor manera de adaptarme y también para que se  viera que ya no me daba miedo atreverme a decir ciertas cosas. Me costaba, pero debía esforzarme por ser más natural y no asustarme cada dos por tres… Porque Scarlett no era ninguna Diosa a la que adorar eternamente por los actos del pasado. Había aprendido a sentirme mejor conmigo mismo y verme como un hombre que valía para lo que quisiera, y si se cometía errores, arreglarlos con valentía y dignidad, rechazando la servidumbre y la eterna culpabilidad.



You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Lun Ene 30, 2017 8:37 am

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Derek sonrió cálidamente a Alaric mientras él hablaba. Conozco lo suficiente a mi hermano pequeño como para saber que el grandullón barbudo le gustaba y le caía bien; en cierto modo, se parecían algo. Ambos eran tranquilos, algo solitarios y en el fondo, ñoños como ellos solos. En una familia donde todos somos ruidosos -incluido Michael, aunque desde que tenía novio estaba más calmadito-, chillamos, nos peleamos y sólo sabemos reírnos a carcajadas demasiado sonoras, Derek había encontrado a alguien, aunque estuviese fuera del ámbito familiar, que le hacía sentirse cómodo y no demasiado extraño por ser tan callado. Y aquello me gustaba. Yo había sido casi la madre de Michael, pero con Derek me había limitado a ejercer de hermana mayor y sentía una debilidad especial por él; ver que se sentía cómodo alrededor de alguien me hacía más feliz de lo que estaba dispuesta a reconocer en voz alta delante de nadie. Quizás con Emma, cuando estuviésemos a solas...

El viejo siempre es inesperado —dijo Mike, mientras le guiñaba un ojo—. Si vas a estar rondando a mi hermana y a la niña será mejor que te vayas acostumbrando, porque si no vas a estar taquicárdico todo el tiempo.

Lo mejor es ignorarle —continuó Derek, mirándole con ojos tranquilos—. Con el tiempo te será más y más fácil, ya lo verás.

¿Qué es eso de "estar rondándome"? —espeté de pronto, algo contrariada—[color=#cc0066]. ¿Qué soy, un poste de la luz y él un perro que me quiere mear encima o qué? —le di un zape a Mike—. Un poco de respeto al hablar, joder. Ay, ya, ya, cariño. —Emma empezó a quejarse de algo y yo la mecí, pero fue una falsa alarma. Sólo se pasó los puñitos por los ojos y soltó la teta, probablemente ahíta. Le limpie la boquita—. Olivia, ¿puedes sacarle los gases? —recurrí a mi madrastra para que las bestias que tengo por hermanos mayores y padre la dejasen en paz de momento. Ella me entendió rápido y corrió en mi ayuda, y yo me dejé caer sobre los almohadones exhausta—. Demasiada presión en un solo día... —farfullé, mirando hacia Alaric.

Te ha salido una niña del cuerpo, Scarlett, es normal que estés hecha una mierda —comentó Mike entre risas, ante lo que se ganó otro coscorrón—. Ostia, ya, ¿eh? Que ya no tengo cinco años para que me des capones.

Demuéstramelo y dejaré de darte capones, niñato.

Empezamos a pelearnos. Derek negó con la cabeza y le indicó a Alaric que se sentase a su lado. Aunque estaba discutiendo por otro lado, inconscientemente no despegué la oreja de ellos. No supe muy bien por qué.

Muchas gracias por todo lo que estás haciendo, Alaric. Scarlett es un desastre para muchas cosas, y aunque ha cuidado niños antes, creo que esto es diferente para ella. Estaba muy asustada cuando vino a casa la primera vez y nos dijo que estaba embarazada, ¿sabes? Intentamos que se quedase con nosotros pero no quiso, y mi madre se preocupó mucho. Esto las ha acercado y eso. Y saber que tiene a alguien aquí en la ciudad que la ayuda en lo que necesite, bueno... Es genial. Que no es que ella no sepa cuidarse sola, y habría podido sacar a la niña adelante sin problemas... Pero al menos yo lo prefiero. Así que... Gracias.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Lun Feb 13, 2017 10:20 am

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 

Sabía que el modo de relacionarse de la familia de Scarlett era algo… particular. En mi vida había visto volar tantas collejas en tan poco tiempo, de veras que no, mucho menos en aquellas circunstancias. Mi familia siempre fue muy tranquila excepto los momentos más oscuros por los que pasó; llenos de disputas y peleas que solo mermaron cuando mi madre quedó embarazada de mi  hermana. Fue todo un soplo de aire fresco y tranquilidad para nosotros hasta que la tormenta de nuevo se desató para acabar rompiéndose de manera inexorable. En cambio esa unidad familiar la veía unida. Sentía la típica envidia sana y la esperanza de tener algo similar, aunque en mi fuero interno se me antojara unirme de alguna manera. Ese pensamiento me avergonzaba sobremanera porque era toda una utopía inalcanzable, además de ser todo un atrevimiento; un acto egoísta que me haría transformarme en todo un usurpador, porque no era precisamente yo quien debería estar aquí. Sí, puede que en ocasiones, cuando navego profundamente entre mis pensamientos sigo teniendo esos pensamientos negativos sobre mí existencia, pero eso se debe a que sé dónde pertenezco y donde no. Aún tengo mucho que mejorar, y seguir aumentando el nivel de amor propio. Pero eso lo sigo manteniendo en secreto, nadie debe saberlo, menos Scarlett… ahora que ya no le saco de sus casillas con esa faceta mía…

Entonces Mike dijo algo que de nuevo me despistó por completo. Parpadeé mirándole fijo y concentrado, como intentando encontrarle otro sentido a lo que dijo de rondarle a Scarlett. No dije nada, solo asentir con la cabeza para confirmar que me acostumbraría, pero lo que yo callaba, lo decía Scarlett en voz alta, aunque también añadió un pequeño golpe que provoco a su vez un ligero quejido de la pequeña. No quería dar la visión que había declarado Scarlett… Ni por asomo… ¿pero lo era?, no, claro que no… en tal caso sería el técnico que velara porque su luz nunca se apagara.  No sabía muy bien dónde meterme. Me rascaba la cabeza dejando que ambos hablaran/discutieran como los hermanos hacen. — Descansa y no te alteres, no busquemos las tres patas al gato. — dije ese comentario tranquilizador y sonreí antes de dejarme llevar por Derek escuchando que seguían con esos piques que en realidad daban actividad y alegría, pero me preocupaba Scarlett porque necesitaba descansar.

Sentado al lado del chico, le miré y elevé las cejas ante su agradecimiento. Yo sonreí y me encogí de hombros como si no debiera dármelas, también porque tenía razón. Scarlett era una mujer independiente que no necesitaba a nadie, y si en algún momento le hacía falta, le costaba mucho reconocerlo.

No hay nada que agradecer, solo quería hacerle las cosas más fáciles y qué me vas a contar… sé perfectamente que sabe cuidarse perfectamente sola, pero estar en compañía es mucho mejor. Además, ella también me ha ayudado mucho. – Asentí sin dar muchos detalles al respecto, porque ella junto a Rahela han sido mi guía, aunque esta última haya desaparecido súbitamente, cosa que me tiene algo preocupado y me hacen pensar en cosas que no debería porque no ayudan a mi autoestima. — En fin, me alegro mucho que esto las haya unido más… Es lo que suele ocurrir con los nacimientos — sonreí porque justo fue lo que pasó en mi familia con el nacimiento de Sarah, pero esperaba de todo corazón que ese acercamiento no se desvaneciera luego. — A todo esto… ¿os cuidaba a base de coscorrones? — bromeé. Creía que era la mejor manera de adaptarme y también para que se  viera que ya no me daba miedo atreverme a decir ciertas cosas. Me costaba, pero debía esforzarme por ser más natural y no asustarme cada dos por tres… Porque Scarlett no era ninguna Diosa a la que adorar eternamente por los actos del pasado. Había aprendido a sentirme mejor conmigo mismo y verme como un hombre que valía para lo que quisiera, y si se cometía errores, arreglarlos con valentía y dignidad, rechazando la servidumbre y la eterna culpabilidad.


You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Vie Feb 24, 2017 12:40 pm

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 


Derek, mi dulce niño. A cualquier otro hombre de mi familia que hubiese dicho algo así quizás le habría dado dos cates buenos, porque para empezar, no habrían añadido que yo sé cuidarme solita. Conozco bien a mis hermanos mayores y a mi padre. Pero Derek siempre me ha visto con esos ojos de superwoman que puede con todo lo que le echen por delante y más; lo cierto es que teniendo en cuenta que he sido capaz de superar la muerte de Thomas, llevar lo de la licantropía con elegancia, perdonar a Alaric y avanzar con mi embarazo sola los primeros meses, lo cierto es que podría creerme que realmente valgo para vivir sola. Para sobrevivir. Que soy fuerte. Todo el mundo me ve siempre muy segura de mí misma pero la realidad es que tengo más miedo muchas más veces de lo que la gente imagina. Sin embargo, para mi niño pequeño, para mi Derek, siempre he sido fuerte y maravillosa, y en parte eso también me ha hecho crecer a mí misma.

Y cuando le dijo eso a Alaric yo no pude evitar sonreír entre sopapos que le estaba dando a Mike, que ya había empezado a reírse porque sabía que esto no iba a continuar siendo una pelea de verdad. Miré también al niño que yo había criado prácticamente sola porque la gente adulta estaba demasiado ocupada siendo adulta y demasiado dolida con la muerte de mi madre como para hacerle caso, y sentí que le quería tanto que me iba a explotar la cabeza. Así que le enganché por los hombros y le di un sonoro beso en la cabeza. Él me miró con expresión de '¿has terminado de volverte loca?' y yo empecé a chincharle con otras cosas.

A coscorrones sobre todo, pero sobre todo a Mike —escuchamos decir de pronto a Derek entre risas.

¡Eh!

Y unos pellizcos que no veas —corroboró el susodicho, ganándose uno en la mejilla que le dejó la cara más estirada que las bragas de una vieja.

Ja ja ja. ¡Como si contigo se hubiese podido lidiar de otra forma, maldita sea! Que no hacías caso de nada.

Oh, vamos, mami Scarlett,  no seas mala conmigo. —Puso una expresión lastimera y lastimosa y le cubrí todo el rostro con la mano, haciendo reír a mis dos hermanos pequeños.

A veces sois lo peor...



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Jue Mar 23, 2017 6:00 pm

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Estaba fascinado con el espectáculo que estaba viendo y solo tuve que decir una frase cuya clave estuvo en la palabra 'coscorrones'. Mi sonrisa se mantenía ensanchada mientras les miraba y escuchaba, divertido y contento al sentirlos tan cercanos y en especial, naturales. No me conocían de mucho y no hacían un mínimo esfuerzo por mantener una conducta "respetable" por aparentar, sino que eran ellos mismos y eso me relajaba; porque todo el mundo sabe que lo artificial se nota y puede ocasionar tensión.

- Detente si no quieres que ingresen a Mike en traumatología. - Apunté la planta de arriba sin evitar que una risa se me escapara. Entonces, al hablar de traumatismos... Me acordé de aquella mañana en el cementerio, de su mirada triste y confusa, y finalmente de sus nudillos marcados con mi propia sangre. Parpadee rápidamente para hacer desaparecer ese recuerdo que por antojo del destino se me manifestó y volví a prestarles atención, pero poco tiempo tardé en fijarme en Emma que ya había soltado sus primeros gases en brazos de Olivia, no tardaría mucho en echarse a dormir. Era eso de lo que más recordaba de Sarah de pequeña, como todo recién nacido que se pasaban gran parte del día durmiendo. Lo recordaba muy bien porque yo me frustraba al no poder disfrutar de ella, admirar sus enormes ojos que me miraban curiosos y pensando egoístamente, porque su vigilia distaría a mis padres para que dejasen de  discutir.

- Creo que alguien va a echarse una buena siesta mañanera, mejor no armar mucho escándalo. - pedí como bien pude, tratando de no sentirme cohibido al decir aquello porque por encima de todo estaba la comodidad y el bienestar de Emma.


You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Lun Mar 27, 2017 10:57 am

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Ese sería el menor de mis problemas —farfullé, mientras los niños se reían a mi lado.

Resultaba cómodo tener a toda la familia allí, y la nostalgia me envolvió durante un momento al recordar los años que habíamos pasado juntos peleando en casa, con mi madre riéndose detrás de la barra de la cocina mientras nos veía pelear por los suelos a los gemelos y a mí. Incluso cuando ella ya había muerto, la aparición de Olivia no fue tan mala como en ese momento pude pensar; supo ocupar en cierto modo el lugar que mi madre había dejado y de nuevo ese ambiente cariñoso se hizo hueco entre todos, haciendo que volviese la sensación de hogar. Los años que pasamos solos después de que mi padre se quedase viudo fueron horribles, y prefiero no recodarlos demasiado porque me entran ganas de dejarme languidecer en la cama. Aún a veces echo tanto de menos a mi madre que me duele el corazón, como cuando pienso en Thomas, pero pronto consigo tranquilizarme lo suficiente como para seguir adelante. Una no podía quedarse atrás. No cuando estaba rodeada de gente tan maravillosa que me hacía sentirme querida, protegida y sobre todo, acompañada. Nunca volvería a quedarme sola.

Los ojos se me desviaron inconscientemente hacia a Alaric, que había dejado de sonreír tan abiertamente, y me pregunté en qué estaba pensando en esos momentos. El móvil de Mike sonó estrepitosamente, por lo que se ganó un rapapolvo visual de Olivia, y salió corriendo a responder. Ante las palabras de Alaric, Derek se levantó y fue hacia mi hija, que cabeceaba en el hombro de su abuela. La paz me inundó al verla ahí, cerrando lentamente sus ojos, y durante un segundo Alaric y yo nos quedamos aislados junto a mi cama, mientras el resto se hacinaba junto a la ventana, donde les daba la luz del sol. Parecía un cuadro de estos del Renacimiento.

Oye, no sé qué te está rondando por la cabeza —susurré—, pero nada de ponerse depresivo hoy, ¿eh? —Me estiré y le tiré ligeramente de la oreja—. Que no me he puesto ñoña para que te me pongas triste, señor melancólico. Hoy toca estar contento porque Emma es preciosa y estamos las dos bien. Y no acepto nada más por respuesta.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Vie Mar 31, 2017 11:18 am

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Yo también me reí por la barbaridad que acababa de decir Scarlett. Desde luego que era un caso único aquella mujer, y a pesar de los años que hacía que la conocía sus comentarios siempre me sorprendían; muchos ingeniosos, otros bien bordes y también estaban aquellos que conseguían enrojecerme, aunque esto no era difícil de conseguir. No obstante, mirándolo bien y analizándolo… no la conocía como siempre había deseado. Había entre nosotros muchos años vacíos, desde luego por mi culpa, y otros tantos cargados de ignorancia y falso odio. Era entonces cuando me lamenté del tiempo que perdí a causa de mi cobardía. Debía de dejar de pensar así. No permitir que mi cabeza se sumergiese siempre que podía en los recuerdos más oscuros de mi pasado por cada detalle que viese o escuchase. Tenía la esperanza de que esos detalles dejaran de activar dichos recuerdos y con ellos esas sensaciones tan negativas que me afligían tanto. Especialmente porque eso se transmitía a los demás con solo estar un poco atento, y lo que menos quería era seguir siendo esa persona que nadie quiere a su lado por ese aura lastimero que siempre lleva encima; como un alma en pena.

Scarlett no dudó en demostrarme que se había percatado de mi trance con tal tirón de oreja que me despertó al instante, porque ni siquiera la llamada de Mike  lo había hecho. Parpadeé rápidamente sintiendo la oreja pellizcada ligeramente caliente, y mis mejillas no tardaron en tomar su misma temperatura como si hubiesen sentido envidia. Me reí y realicé nerviosos gestos durante escasos microsegundos hasta que me forcé en calmarme. De veras que la extrema timidez era una carga insoportable en muchas ocasiones.

Ah… no, no, nada de eso. — le sonreí mirándole por fin a los ojos. — Tan solo se me vino a la mente mi hermana pequeña — no mentía, tampoco le dije qué otro recuerdo se me  había venido a la cabeza pero no era idóneo si lo que buscaba era alejar esos pensamientos. — Así que puede dejar de llamarme señor melancólico si no quieres que a partir de hoy mismo te llame ‘señora coscorrones’. — le contesté con aire amenazador. — Porque tienes razón, no es día, ni mañana tampoco, ni los siguientes. — saqué un poco de valor para posar mi mano sobre la suya dándole un ligero apretón, a continuación me levanté del asiento para acercarme a Olivia que acunaba a la pequeña en intento de dormirla. Posicioné mis brazos y le dediqué una mirada de petición. — ¿Puedo hacerlo yo? — No pensé que mi actuación se tratase de atrevimiento, no, solo me limité a hacer lo que deseaba.


Última edición por Alaric Levinson el Lun Abr 10, 2017 9:28 am, editado 1 vez


You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Vie Mar 31, 2017 7:03 pm

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Oh, su hermana...

Me dejé caer contra la almohada de la cama, y pensé en que no recordaba que me hubiese dicho que tenía una hermana. O quizás sí... Sí, al principio de empezar todo esto, me comentó que había nacido cuando él era algo mayor, casi como yo cuando Mike vino al mundo, y que para él fue algo que le salvó la vida o algo así, porque sus padres estaban pasando por un momento difícil. Su hermana... Sonreí suavemente mientras pensaba que me gustaría conocerla, y me pregunté si se parecería a algo en él o sería más echada para delante, más despierta y vivaracha. Me pregunté muchas cosas, y me sentí como una niña tonta por ello, pero tampoco le di más importancia. Estaba tan cansada...

Me reí.

Cuidado, por favor, no podré soportarlo si me llamas 'señora coscorrones'

El tacto rugoso de su mano se hizo conocido. Su apretón, confortante. Durante un momento me pregunté qué habría pasado si no hubiese muerto Thomas, aunque yo me hubiese convertido en hombre lobo. ¿Habría terminado haciendo las paces con Alaric? ¿Habríamos terminado siendo amigos otra vez? Fue extraño el pellizco que sentí dentro del pecho al pensar que quizás no, y lo achaqué al hecho de que me había acostumbrado a su presencia. Me gustaba tenerle cerca, porque me tranquilizaba mucho. Quería tenerle cerca y ser su amiga, y que Emma le tirase de la barba y le llamase tío, y sobre todo me gustaba la idea de que podía dejar de sentirse culpable y ser un poco feliz consigo mismo. Con nosotras.

Se me va la cabeza... —susurré.

Claro, corazón, porque estás agotada. —Olivia se sentó a mi lado sin la niña. Parpadeé. ¿Y Emma? Ella pareció leerme los ojos y se giró hacia la luz. Alaric la había cogido en brazos y la acunaba, intentando hacerla dormir. La escena me enterneció mucho, muchísimo. Mi madrastra me tomó de nuevo de la mano—. Cariño, ¿estás bien? Estás llorando...

Me limpié las lágrimas con la que tenía libre, sorprendida y temblorosa. ¿Por qué demonios estaba llorando?

Serán las hormonas, yo qué sé...

Puede ser. Cuando Derek nació yo estaba igual. —Suspiró, acariciándome la cara— . Sé que te quedarás a vivir aquí en la ciudad, pero siempre podrás volver a casa cuando quieras descansar del barullo . —Se giró de nuevo hacia Alaric—. Y dile que venga contigo. Aunque tu padre y tus hermanos sean idiotas es un buen chico y nos gusta. Nos gusta mucho, Scarlett.

Reconocí perfectamente el tono de su voz, y lo que me estaba diciendo, y bufé. Estaba dándome su aprobación para ese idiota barbudo. Yo giré el rostro, algo molesta por eso, y ella lo notó, así que no dijo nada más. Sin embargo, creo que en realidad estaba más enfadada conmigo que con ella. Culpable, quizás. Yo quería haber tenido hijos con Thomas, y la idea de encontrarme mirando a otro hombre con mi hija y sentir que esa escena estaba bien, que encajaba con mi vida y que me sentía feliz, me perturbó. ¿No debía de haber pensado en Tom ni un poco, al menos? ¿Desear que fuese él quien estuviese acunando a Emma? ¿Significaba eso que estaba consiguiendo avanzar, realmente?

Olivia... —susurré, girándome de nuevo hacia ella, hablando realmente bajo para que nadie pudiese escucharme—. ¿No debería echar de menos a Thomas en este momento? —Sus ojos se agrandaron por la sorpresa. Me sentí tan... idiota. Tan niña pequeña desamparada sin mi madre. Ella se sentó en la cama a mi lado—. ¿Por qué no lo estoy haciendo?

Oh, mi niña...

Me abrazó con fuerza y yo derramé algunas lágrimas sobre su hombro. Afortunadamente, nadie de mi familia se dio cuenta. Si nos vieron, estaban demasiado contentos con la idea de que nos habíamos vuelto cercanas como para pensar que yo estuviese pasando por algo. Aún así, tampoco me importó demasiado. Sólo me dejé acunar por el calor de aquella mujer a la que había rechazado al entrar en mi vida y sin la que ahora no podía concebirla. Ojalá tuviese algún día el valor de decirle que he aprendido a quererla casi tanto como a mi madre, y que no se le ocurra morirse antes de tiempo, como a ella.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Lun Abr 10, 2017 10:26 am

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
No tenía ni la menor idea de cómo iba a gestionar todo lo que suponía el nacimiento de Emma; nuevas emociones o tal vez muertas que habían resucitado a la vida se me antojaban un tanto abrumadoras pero a la misma vez agradables; cambios, numerosos cambios en cuanto a hábitos se refiere y muchos otros de índole diferente que tendría que volver a recordar a revivir y a acostumbrarme pero lo haría con mucho gusto porque me hacía verdadera ilusión implicarme. Lo que sí sería complicado era el modo de explicárselo a mi madre y hermana sin que lo malinterpretaran. Había un 85% de  que pasara justamente eso en cuanto las llamara porque yo empezaría a contárselo con gran naturalidad pero conociéndome me pondría nervioso a medida que pasaran los segundos, lo notarían en mi voz y entonces ya comenzarían con las preguntas indiscretas surgidas de una explicación a medias que mal interpretarían por mi culpa pero también porque eran unas marujas de mucho cuidado.

“¿Soy abuela?””¿Soy tía?” Esas dos preguntas sonarían al unísono, yo trataría de explicarme pero ya se escucharían carcajadas de felicidad y yo terminaría por tapar mi cara con mi mano libre como seña de resignación. “¿Y quién es ella?” Diría una. “¿En qué lugar se enamoró de ti?” Diría la otra solo para hacerse la graciosa, y sinceramente no sé quién diría una cosa y quien la otra porque las dos son iguales. Las quiero con toda mi alma pero cuando se alían contra mí – o a favor de mí, según ellas- son temibles. Pero bueno, después del bochornoso momento que me harían pasar terminarían comprendiéndome y apoyarían mi decisión de estar más ausente de lo que acostumbraba estar pero con la condición de conocerla, lo veía y yo tendría que cumplir: aunque eso supusiera que mi hermana me avergonzara delante de Scarlett llamándome “Tigre” como solía hacer desde su adolescencia. La razón siempre me fue desconocida.

Me quise disculpar interiormente con Emma, porque mientras la acunaba estaba pensando en cómo administrar lo que su nacimiento había desencadenado. No merecía que tuviese mi mente ocupada pensando en las consecuencias aunque éstas fuesen meramente positivas. Tenía que estar pendiente a ella; en si estaba cómoda entre mis brazos, si mi balanceo era lo suficientemente suave, o si la estaba protegiendo de la luz que entraba por la ventana con mi espalda. Necesitaba tranquilidad, silencio y penumbra para que pudiese conciliar el sueño adecuadamente. Sonreí sin ser consciente de que le di esa orden a mi cerebro. Mis labios se estiraron por sí solos cuando mis ojos vislumbraron como los suyos se estrechaban más y más hasta que se cerraron. No me daba cuenta de lo que pasaba en otros lugares de la habitación porque estaba ensimismado con la pequeña hasta que pasaron varios minutos más donde Emma se quedó plácidamente dormida.

Discretamente me fui acercando hacia el lado de la cama donde se encontraba la cuna e inclinándome con sumo cuidado y lentitud dejé a la niña dentro. Cubrí sus pequeñas manos con las manoplas para evitar que al moverse se  arañara la cara aunque había leído que no era del todo recomendable excepto en esos momentos de sueño. También la tapé con la pequeña mantita y volví a la realidad que me envolvía, observando lo que hacía el resto hasta acabar mirando a Scarlett que se encontraba junto a Olivia y percibí que algo había ocurrido por la expresión de sus caras. No pude sospechar de nada específico al mirar a la una y a la otra alternativamente pero sí que logré atisbar una pizca de tristeza en la mirada de Scarlett. No me quise callar como estaba acostumbrado hacer por inseguridad y temor,  por pensar que no me pertenecía a mí hacer ni decir nada referente a ella. Admito que todavía costaba trabajo hacerlo pero si había decidido cambiar esa actitud tan lastimera, recluida, y mártir era porque solo me limitaba a haber lo que quería aparte de que a Scarlett le sacaba de sus casillas.

La niña ya duerme. — dije en un murmullo sentándome a un lado de la cuna cerca también de la cama. — ¿Estás bien Scarlett? ¿Necesitas algo? — alcé las cejas con mis ojos clavados en los suyos esperando una respuesta directa aunque tampoco la exigía. Antes de que me dijera nada, y sabiendo que iba a tardar en pensar qué decir proseguí usando tus mismas palabras — No sé qué te está rondando pro la cabeza, pero nada de ponerse depresiva hoy, ¿eh? — susurré dedicándole una dulce sonrisa.



You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Vie Abr 14, 2017 9:24 am

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Cuando me soltó, Olivia me sonreía con esa sonrisa afectuosa que la caracterizaba, e intenté recordar exactamente por qué durante tantos años me negué a acercarme a ella. ¿Quizás había sentido que mi padre traicionaba a mi madre al casarse con ella? ¿Quizás porque recordaba cómo había intentado cambiar mis pantalones rotos por vestidos, sin intentar comprender que yo no era una chica así? En ese momento no lo recordaba, mientras la veía sacar un pañuelo para limpiar mis lágrimas con suavidad; sentí que había sido una niña mimada, caprichosa y tonta toda la vida, y también esbocé una ligera sonrisa que pareció devolverle el color al rostro de mi madrastra. Sin embargo, no alejó del todo la tristeza. Qué extraño sentimiento: sentirme triste porque no me sentía triste...

No es tan raro, Scarlett —me dijo con voz suave— . En algún momento tenías que empezar a superarlo.

Parpadeé. ¿Era eso? ¿Estaba empezando a superar la muerte de Thomas? De reojo miré a Alaric, que colocaba a Emma en la cuna con toda la suavidad del mundo. ¿Cómo unas manos que parecían tan gentiles podían haberme hecho tanto daño? Cuando quise darme cuenta estaba apretando las sábanas del hospital, sin saber muy bien por qué me estaba aferrando a ellas de esa forma o qué consuelo esperaba encontrar en ese gesto. Quizás ninguno. Quizás solamente quería sentir algo de dolor que me hiciese olvidar que Thomas estaba alejándose de mí, porque no estaba muy segura de quererlo del todo. Luego miré a mi padre, y por último a Olivia. ¿Estaba bien aquello? Mi padre había encontrado consuelo en brazos de aquella mujer, en cierto modo, y había pasado página. ¿Se habría sentido mal o culpable al hacerlo? Yo sí, en ese momento, aunque intuí que eso no debía durarme toda la vida. No había dejado que su muerte me destruyese, no iba a permitir que la ausencia de su recuerdo me hiciese pedazos. Mucho menos ahora que tenía a Emma a mi lado.

La voz de Alaric me sacó de mis pensamientos. Me percaté, de reojo, que Olivia ensanchaba su sonrisa y se levantaba para ir hacia donde estaba el resto de mi familia, de modo que nos quedamos a solas de nuevo, él y yo. Resultaba ridículo pensar cómo nuestras vidas llevaban entrelazadas desde hacía tantos años y hasta ese momento no había empezado a pensar en que hubiese ningún 'él y yo'.

«Necesito entender qué me pasa» pensé, y sin embargo negué con la cabeza.

Aunque estaba dolorida me abracé a mis piernas, intentando protegerme un poco de todo lo que suponía el mundo exterior para mí. Las palabras suaves del licántropo me acunaron un poco mientras dejaba caer la cabeza sobre las rodillas, y sonreí ligeramente yo también.

No, hoy no. Mañana quizás... Mañana será otro día. —Cerré los ojos. La figura de Thomas se me apareció, sonriendo, y con la mano empezó a decirme adiós. Me estremecí—. Mañana intentaré aguantarme un poquito más —farfullé—. Supongo. Que ahora tengo una niña. —Sin embargo, cuando volví a erguir la cabeza y centré los ojos en los del hombre que me había transformado en lo que soy, no pude evitar que una pregunta saliese de mis labios—. Dime, Alaric, ¿crees que algún día dejaremos de ser un desastre y conseguiremos dejar atrás nuestros fantasmas? ¿O seremos masas inútiles lloricas el resto de nuestras vidas?



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Dom Abr 23, 2017 6:06 pm

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Las piernas de Scarlett se escogieron para ser abrazadas entre sus brazos, y ese fue un movimiento totalmente contraproducente. Su cuerpo había sufrido muchísimo con el parto y contraer de esa manera los músculos bien podía ocasionar que se le saltasen los puntos. Esa idea tan probable me puso malo, dirigí la mirada hacia Olivia pero ésta ya se había marchado, así que me tocaba a mí encargarme de hacer que Scarlett volviese a una posición más relajada.

Notaba que no me iba a resultar muy sencillo por la expresión que tomaba su rostro, era como si algo la estuviese atormentando desde dentro y de una manera extremadamente profunda. Su voz al responder a mis palabras sonaba rara, carecía de ese timbre tan bien marcado que desprendía la seguridad que siempre la había caracterizado. Me sentía mal por no comprender qué era lo que le estaba ocurriendo. Qué era aquello que debía aguantarse para el día siguiente, o el próximo…

Me levanté de inmediato preocupado por su integridad física  pero también por su espíritu. No me habría esperado en ningún momento ese bajón repentino en un momento tan feliz como el que estábamos viviendo. Acababa de dar a luz a su hija, el ser que se había convertido en lo más importante de su vida desde que fue conocedora de su existencia. – Scarlett tranquila – murmuré con delicadeza. Llevé mis manos hacia sus piernas que se encontraban bajo las sabanas, tanteándolas logré dar con sus tobillos y entonces los levanté un poco para hacer algo de presión con la mano libre sobre sus rodillas de modo que volviera a dejar sus piernas estiradas sobre la cama. – Te vas hacer daño si flexionas las piernas en tu estado.

No volví a sentarme, me quedé ahí de pie junto a su cama, vigilando que no volviera hacerlo y por eso dejé apoyada mi zurda sobre donde se encontraban sus rodillas. Correspondí a su mirada que buscaba la mía de una manera desesperante y que no entendía, no hasta que formuló unas preguntas que me dejaron helado. Sus ojos querían encontrar en los míos una respuesta a algo que tiempo atrás me había quitado el sueño, y pude deducir que si escudriñaba tanto mi mirada se debía a la necesidad de confirmar que su expresión se encontraba en sincronía con lo que le pudiera decir. Porque podía mentirle con mis palabras pero no con la mirada. Ella y yo lo sabíamos. Mis ojos eran un pozo de conocimiento de mis emociones, de mi estado de ánimo, en resumen, de todo lo que yo era.

Tardé un poco en responder porque estuve asimilándola. Me di cuenta que nuestros papeles se habían invertido. Ella era el perfecto reflejo de aquella pasada versión de mí, insegura y desorientada; anclada en unos lamentables hechos que quedaron atrás pero que dejaron marca y fueron precisamente por ella por la que me resistí a olvidarlo, como si se hubiese transformado en una penitencia para mí. De hecho así fue, pero esos últimos meses no habían pasado en vano; mi vida había cambiado y también lo había hecho la visión que tenía de mi mismo.  

- Creo… que serán ellos los que nos dejen atrás si es que no lo han hecho ya, porque puede que lo que sientas ahora es un vacío por haber estado tan acostumbrados a su presencia. – asentí convencido porque sabía lo que decía. Me acostumbré a sentirme culpable, a creer que me merecía lo peor y de pronto ver las cosas desde otra perspectiva más… realista y coherente, me desarmó. Me desarmó pero también me liberó y podía decir que por fin comenzaba a ser feliz. Pero entonces pensé en sus fantasmas, en lo que significaban, y solo se me ocurrió que se trataba de la ausencia de Thomas. Noté una punzada dolorosa en el pecho pero no le quise dar demasiada importancia. Ya no. Me estaba engañando a mí mismo en esos momentos pero creía que si no me concentraba en ello llegaría un día en el que no sufriría y ya no tendría que aparentar estar bien.- Eso pasará y  serás feliz. – Ella necesitaba solo del tiempo porque dudaba mucho que requiriera de mi ayuda precisamente… Tendría que tomar la decisión final de exorcizar aquellos fantasmas como hice yo con la ayuda que me proporcionó Rahela y Scarlett. Gracias a ellas había conseguido decir adiós a todo lo que me había estado limitando tantos años.  Aunque había momentos que me hacían visitas, algunas veces más largas que otras pero sabía que algún día se marcharían por completo para no volver.  – Tal vez no te hayas dado cuenta pero he dejado de sentirme de esa forma que dices. Tuve un gran motivo para dejar de ser así y convertirme en lo que siempre debí ser. En gran parte te lo debo a ti. De igual forma… - negué con la cabeza – Tú nunca has sido así, siempre saliste adelante mucho mejor que yo y por eso te admiro tanto. Creo que no puedes hacerte una idea de cuánto. – Por ello no iba a mostrarme débil delante de ella jamás, no iba a ser esa carga que fui tanto tiempo y quería que ella lo captase de una vez por todas. Quería que me viese de una forma diferente… - Así que no te preocupes, Scarlett. Todo está bien, tú lo estás. Esto no tardará mucho en pasar.

Le sonreí con seguridad. Sin miedo. Pero sí que me asustaba acompañar a esa sonrisa con una caricia en la cara que la consolase. Desde luego que tenía muy superado la parte teórica de mis propios traumas pero llevarlo a la práctica resultaba muy difícil. Por lo tanto, solo apoyé una mano en su hombro para indicarle que se recostase un rato. – Deja de pensar en ello y descansa tranquila. Estate acompañada de tu familia, mientras iré abajo a comer algo y si quieres puedo traerte lo que te apetezca dentro de un rato, por si concilias el sueño. ¿Te parece bien?



You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Scarlett J. Williams el Mar Jun 20, 2017 8:35 pm

Primera vez
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Las manos de Alaric se posaron suavemente sobre mis piernas, haciendo que dejase de tenerlas flexionadas. Parpadeé. Cierto, no podía forzarlas tanto o se me abrirían todos los puntos. En realidad ni me habría dado cuenta porque todavía me duele toda la zona pélvica, pero agradecí su tranquilidad a la hora de tratar el tema y me dejé hacer, porque en realidad no tenía ganas de pensar nada ni a favor ni en contra de aquello. En otras circunstancias habría protestado o me habría metido con él; en ese momento sólo esbocé un amago de sonrisa y asentí, quedándome sentada recta contra el cabecero de la cama. El calor de su mano sobre mi rodilla se hizo agradable, por eso no le pedí que la quitase. Su contacto se había vuelto casi sedante con el tiempo.

Sus palabras me reconfortaron más de lo que habría cabido a esperar. La Scarlett que conoció Thomas, o la que fue resultado de la licantropía le habría gritado que eso eran estupideces, marranadas, gilipolleces sin sentido que se dicen para consolar vagamente en aras de que dejasen de protestar. Lo había odiado con toda mi alma. Pasará. Serás feliz. Verás como aprendes a vivir con ello. Supongo que no influye sólo la edad, en el que ahora le crea, sino también el hecho de que realmente he aprendido a soportar la ausencia de Thomas y me he movido con mucha libertad todos estos años; sólo me he permitido ser débil el día del aniversario de su muerte y ya está, porque realmente no podía querer dejar de vivir sólo porque él estaba muerto.

Mi madre me dijo hacía muchos años que yo era una superviviente, y eso me había hecho avanzar en la vida y atravesar cada páramo de dolor que se había abierto ante mí. Por eso no le dije nada, sólo me dejé llevar por sus palabras y por la calidez de su piel encima de la sábana. ¿Quién me habría dicho que dependería de este hombre para animarme? Ese simple pensamiento me hizo sonreír, divertida.

Quise decirle que no me debía nada, que lo había logrado él solo porque había querido hacerlo, pero saber que me admiraba me dejó sin palabras. Incluso parpadeé, confusa. ¿Por qué demonios alguien debería sentir admiración por mí? Soy una mujer fuerte, cierto, pero no me considero ningún ejemplo ni nada por el estilo; soy brusca, desagradable, antipática y no soporto a la mitad de la gente joven que me encuentro por la vida. No sé ser sutil, no sé... ¡No sé casi nada! Y él, que es bueno, paciente y cariñoso me admiraba. ¿Era esto el mundo al revés?

En realidad no —farfullé, intentando ocultar lo avergonzada que me encontraba—. Pero creo que eso es porque estás mal de la cabeza —solté una risotada—. Gracias —dije con sinceridad, sintiéndome algo mejor.

Además, las palabras de Alaric tenían más peso, porque él llevaba años lidiando con eso.

Oh, por favor, tráeme agua. Y chocolate. Mucho chocolate. Docenas de kilos de chocolate —asentí, sintiendo la tibieza de la mano sobre el hombro con gratitud—. Ni un gramo más ni un gramo menos, ¿entendido, caballero? Si no mi venganza será absolutamente terrible. —Más relajada, me reí y observé de reojo a mi familia—. Anda, márchate ahora que no te huelen, que como salgan del atontamiento se lanzarán sobre ti para no dejarte en paz.



Us:
avatar
Mensajes : 159

Reliquias : 193

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Alaric Levinson el Mar Ago 15, 2017 10:25 am

Take it easy tyger
→ Sábado → 16:30 → Hospital 
Le dediqué una sonrisa divertida cuando supuso que yo estaba fatal de la cabeza después de haberle confesado cuanto la admiraba. Sonreí pero sentí un poco de desconcierto, pues para mi era obvio que alguien como yo, como podría hacerlo otra persona, pudiera sentir por ella una gran admiración. Detrás de ese sentimiento se escondían otro muchísimo más poderoso, pero allí se quedaron, rezagados y aglomerados detrás del que le había reconocido. No podían dejarse ver. Nunca. Al menos, esa fue mi idea original.

Cuando me levanté, tomé nota mental de lo que me pedía para dentro de un buen rato subírselo. Me dedicaría a dar un paseo por la planta baja del hospital después de almorzar para que ella tuviera tiempo de estar con su familia a solas, y también poder dormir un poco. Quizás pudiera encontrar en el quiosco algún libro interesante con el que distraerme, y si veía alguna revista sobre bebés, también adquirirlo. Ya había reunido gran cantidad de conocimiento acerca del tema, porque desde que me comprometí a ayudarla, devoré muchísimos libros sobre ellos pero nunca jamás sería suficiente.  

Eso está hecho. Espero no hacer llorar a ningún niño por llevarme todo el chocolate de la tienda. — bromeé y no. Ella no sabía lo que había hecho. Yo me solía tomar las cosas de manera muy literal, demasiado tal vez. Y si ella quería tanto chocolate, le traería todo lo que estuviera en mi mano comprar. Solo esperaba que aceptaran tarjeta de crédito. — Entonces es momento de huir. — susurré para al instante acercarme a la puerta. Su familia no me molestaba, ni me hacía sentir incómodo, al contrario, eran agradables y amables conmigo, pero sí que era cierto que me intimidaban un poco, en especial su padre. — Subiré en un rato, eh… hasta luego. — anuncié tímidamente al resto, esbozando una pequeña sonrisa, y después desaparecí tras la puerta.



You:
avatar
Mensajes : 226

Reliquias : 570


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6279-alaric-levinson#54541http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6329-alaric-levinson-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7132-alaric-levinson-crono#62243
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera vez |Alaric Levinson|

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.