10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Band-aids don't fix werewolves's wounds. | Rowan

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ronald acababa de salir por la puerta. Después de haberse encontrado a su amigo (al que llevaba muchísimo tiempo sin ver) en la cafetería del centro comercial; le había invitado a un té en su casa. Habían pasado dos días desde que Rowan se había marchado ofendido después de soltarle una perlita. Que se iba a envenenar le había dicho. Por este mismo hecho había supuesto que el demonio malhumorado no estaría en el hogar cuando su amigo nephilim y ella llegaran. Teniendo en cuenta que se había largado cual divo, la rubia esperaba no volverlo a ver en mucho tiempo, si podía ser el resto de su vida, mejor. Sí, Rowan era una de las personas que Winter Juliet White no podía ver ni en pintura. No. Ella era muy buena, hasta que se topaba con un ser como Rowan: arrogante, desabrido, refunfuñón e irónico. Entonces se transformaba en toda una imbécil. Y ella era consciente.

Debido a lo anterior, cuando su amigo abandonó la casa, esperaba estar en la más profunda tranquilidad. Le dio otro sorbito a su té de frambuesa, preguntándose el porqué Ronnie había salido tan precipitadamente de su apartamento, como alma que lleva el diablo. Un estallido en el salón la hizo alarmarse, se levantó lentamente, entrecerrando los ojos, tenía un mal presentimiento. Se acercó al mueble de la cocina donde tenía la glock 17 escondida, la garró quitándole el seguro y ejerció la posición de ataque. Se quitó los tacones como pudo sin manos, para acercarse sigilosamente al comedor. Cuando entró no encontró nadie, tan solo uno de sus tantos jarrones de cristal reventado contra el suelo. Las flores rosas y blancas descansaban desamparadas en el parqué. Notó movimiento detrás de ella y rápidamente se giró, algo la iba a agarrar, levantó el arma en el aire para darle con la culata en la cabeza a la cosa, pero él movió la cabeza rápidamente haciendo que la pistola golpeara el hombro izquierdo del atacante. Al enfocar la cara del ser lo reconoció. Sus ojos plata llenos de ira consiguieron hacerle sentir algo que pocas veces en su vida había sentido, aún siendo policía. Miedo. Básicamente temía por su vida.
-¡Rowan! ¿Qué demonios haces?- Le gritó de mala manera, enfrentándolo pero dando pasos hacia atrás, dejando una distancia prudencial entre ellos. ¿Por qué estaba tan enfadado? Winter no sabía que había podido hacer para enfurecerlo de tal manera. Aparte de haberle dado un buen golpe en el hombro tatuado, claro.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Su marcha había sido rápida, tanto que Winter no había podido pararle, aunque quedaba claro que no quería hacerlo. Casi hasta parecía la rabieta de un niño pequeño, como la de la noche anterior, pero esta vez se había tratado de una solución rápida a los problemas: Ella no quería que él estuviera ahí, y él no quería estar, así que mejor desaparecer y que Winter se quedase sola en casa, que parecía ser lo que estaba deseando. Rowan se limitó a cumplir su tarea de ponerle un ojo encima pero desde lejos, desde una distancia prudencial a la cual no llegasen sus parloteos, y sus preguntas absurdas. Ah y tampoco los discursitos ni las normas que le imponía para vivir en su casa, suficiente que ya había tenido con uno para toda su vida. Así que en esas estaba, cuando varios días después, un taxi se había parado delante del edificio dónde vivía Winter y se habían bajado de él una chica rubia divinamente vestida, y un joven… A ella la reconoció de inmediato, siempre, siempre sabía dónde esa cabecita platina se metía, pero a él no lo logró identificar. Supuso que sería un amigo, o quizá incluso su novio o un chico cualquiera con el que iba a pasar un rato a su casa; sea como fuere, aquello no era asunto del demonio, él solo estaba allí para vigilar que la vida de Winter no corriera peligro, pero lo que hiciera con ella, era decisión de la chica. Rowan no era ni su hermano, ni su padre y mucho menos su novio para pedir explicaciones por ir acompañada de otro chico, y cabe decir que por supuesto le dio igual lo que fuera a pasar en ese apartamento.

Cuando una persona supera cierta edad, se da por hecho que se han tenido unas cuantas experiencias… Y aunque Winter a simple vista parecía una muchacha muy recatada, y no daba la sensación de que tuviera pareja, pues era posible que ella y el chico que venía a su lado en el taxi fueran a pasar un rato entretenido. Así que sí, la rápida salida del joven por el portal apenas un rato después de haber llegado, sorprendió al demonio. Tanto, como para que prestase atención por si pasaba algo raro dentro del apartamento, como fuego, o si se oían gritos… Winter podía defenderse perfectamente, eso lo tenía muy claro, pero aún su herida le limitaba los movimientos, y él estaba ahí para sacarla de cualquier lío. Fue entonces cuando vio en la mano del muchacho una inconfundible runa que significaba que tenía la Visión. Antes lo había visto medio segundo, lo que tardaba en bajarse del coche y entrar al portal, pero ahora podía incluso ver cómo otra runa asomaba por el cuello de su camiseta, y Rowan sintió todos sus sentidos ponerse alerta. Olvidándose de que llevaba días sin hablar (ni aparecer) delante de la rubia, se materializó en su casa, llevándose por delante un jarrón con flores que la última vez no estaba ahí. Buscó a la humana con la mirada, pero no había rastro de ella ni de la gata, al menos en la habitación, y que hubiera habido un nefilim en la casa le olía muy mal… Ellos no se solían relacionar con humanos, los desechaban de igual modo que a los subterráneos, no había más que ver el propio término con el que se referían a ellos: Mundanos.

Por suerte, no olía a sangre, así que podía descartar que según fuese por las habitaciones de la casa se pudiera encontrar alguna escena dantesca con vísceras por todos lados… Winter no le caía muy bien, pero había otra White que habría merecido ese destino más que ella. Poniéndose en lo peor, se movió por el comedor, casi encontrándose de golpe con la rubia, que llevaba una pistola en la mano. Al notar su presencia, ella se volvió e intentó pegarle y no en cualquier lado, sino en la cabeza. Esos cacharros pesaban, y golpeando con fuerza podía llegar a hacer una buena brecha, así que se apartó para evitar la colisión y al final acabó dando en el hombro izquierdo del demonio. Dolió, claro que dolió, para empezar porque tenía la articulación hecha una mierda y se le iba a quedar así para siempre, pero además ella le había pegado con ganas, aunque probablemente porque pensaba que era un ladrón… O más le valía, porque pegar a su guardián deliberadamente bien podía costarle a Winter otra maldición para su familia, y Rowan tenía mucha habilidad para eso y una lengua muy suelta. Era capaz de repartir maldiciones como quién da caramelos.

- No, qué demonios haces tú, ¿estás mal de la puta cabeza?- Dijo automáticamente. ¿Que qué hacía? ¡Asegurarse de que estaba viva! De que el nefilim no se la había cargado por tener un pacto con un demonio, por ejemplo. Inspiró un par de veces, antes de quitarle la pistola de la mano y dejarla sobre la mesa. Cabe decir que no, no lo hizo amablemente.- Espero que el chico que acaba de salir por el portal no viniera de aquí, y también espero, por tu bien, que no le conozcas de nada.- Aunque ya sabía la respuesta, había estado en aquella casa, pero viendo que Winter estaba vivita y coleando, ¿qué le habría hecho salir corriendo como lo había hecho? Y aparte, ¿estaba paranoico? Quizá pero de los nefilim no se fiaba ni un poquito, eran enemigos naturales: ellos eran los cazadores, y Rowan era uno de los bichos que mataban, y sus experiencias anteriores con los nefilim le decían que cuánto más lejos los tuviera, mejor. Se llevó una mano al hombro golpeado mientras hacía una mueca de dolor, porque de verdad Winter le había hecho daño al pegarle.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La contestación de Rowan no es que fuera de los más agradable, pero Winter entendía que debía estar mosqueado como una mona después de atizarle con la glock en el hombro. -Pensaba que eras un ladrón, ¡córcholis!- Se justificó mientras el moreno le arrebataba la pistola sin ponerle el seguro tan siquiera, y eso era demasiado peligroso, un movimiento desafortunado y el arma se dispararía. Observó como la ponía encima de la mesa de malas maneras. -¿Qué chico? ¿Ronnie?- Peguntó alejándose nuevamente del moreno para ponerle el seguro al arma y descargar la munición. No se sentía segura si el arma estaba sin seguro, le daba igual si nadie la sostenía, el seguro se ponía sí o sí.- Claro que salió de aquí, es mi amigo.- Comentó distraídamente dejando la glock en la mesa nuevamente. Había optado por actuar como si nada, para no darle importancia al tema. Al girarse vio como el demonio llevaba su mano al hombro golpeado con una clara mueca de dolor.- Lo siento Rowan. No quería hacerte daño, no sabía que eras tú.- Se disculpó sinceramente mientras se acercaba a él con pesadumbre. -Voy a ir a por una crema que tengo para las contusiones. ¿Vale? Espérame aquí.- Pidió con voz suave y dulce, una mezcla entre remordimiento y preocupación. Salió del comedor a paso muy ligero y se dirigió al baño, la crema estaba allí porque normalmente se la echaba cuando veía los morados desvistiéndose para ducharse después de un duro día de trabajo. Agarró el bote de unas de las baldas más altas y lo llevó lo más rápido que pudo al salón. Al llegar puso una mano suavemente en la espalda de Rowan, aún sabiendo que él rechazaba el contacto humano igual que Kaylee los baños y el pienso barato.

- ¿Me dejas que te eche la pomada? Será más fácil que la extienda yo a que lo hagas tú. Lo haré suave. Lo prometo.- Le aseguró de manera tierna.- Venga va, que ha sido sin querer. Perdóname.- Volvió a excusarse ante la mala cara del demonio.- La semana pasada hubo un robo en la casa de la vecina del quinto... por eso pensaba que se había metido alguien. Va, siéntate en el sofá y quítate la camiseta. Te lo echo en el hombro y ya paro quieta, no te pego más. Ni te hablaré, así serás feliz. ¿Trato hecho?- Preguntó afablemente tirando un poco de la manga de su camiseta, solo eran tironcitos inofensivos, nada que pudiera asustar al moreno de ojos grises que tenía delante. Habían cambiado las tornas, en esa ocasión era Winter la que tenía que cuidar de Rowan, aunque lo cierto es que el día que el moreno la había cuidado no había sido herida por él. Con lo cual, aún le debía una.
Y para rizar el rizo, aún tenía que comentarle que su amigo era un Nephilim y que abiertamente le había confesado que cazaba demonios. Obviamente ella no le había dicho que conocía a uno, principalmente porque no quería que nadie cazara a un demonio que tenía pinta de pasar tres pueblos de sus quehaceres diabólicos. No lo iba a matar ni Ronnie, ni nadie.

La única que lo iba a matar sería la mismísima Winter, si Rowan volvía a decirle que era un mosquito.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Ronnie y es mi amigo taladraron el cerebro del demonio. ¿Un nefilim amigo de una mundana? ¿En qué realidad paralela estaba viviendo? ¿Qué nefilim podía dejar de lado su soberbia y su arrogancia de saberse hijos del Ángel y hacer migas con un humano? Lo peor de todo, ¿sabría Winter lo que significaba que tuviera un amigo así? ¿Sabía que la lealtad de él probablemente se debía a su estúpida Clave y que si ella acababa herida o muerta como daño colateral, a “Ronnie” le iba a importar bien poco? Ah, y por supuesto, que si se enteraba de que tenía a un demonio detrás de ella las 24 horas del día todo podía tener un final no muy feliz precisamente. No, posiblemente no lo supiera, porque los nefilim siempre eran los buenos de la historia, nunca se los veía como los exterminadores que en verdad eran… Incluso podía haberle mentido y haberle dicho que se dedicaba a cualquier otra cosa menos admitir que cazaba demonios. Bien, pues si el tal Ronnie no se había sincerado con Winter, él iba a tener que decírselo, y dejar las cosas claras: No podía llevarlo a la casa o tenerlo cerca, o entonces Rowan desaparecería hasta que volviera a estar sola. No iba a arriesgar su vida porque a Winter le diera por hacerse amiga hasta de las flores.

Mientras, la rubia había ido y vuelto del baño con una crema en la mano y tiraba suavemente de la manga de su camiseta para que se sentase y pudiera echársela bien. Se sentó en el sofá y se quitó la prenda porque estaba claro que ella no iba a parar hasta que Rowan le hiciera caso, y lo que a él le interesaba en ese momento es que estuviera centrada y le escuchase prestando atención con los 5 sentidos; de nada serviría avisarle de que el chico que había metido en casa cazaba demonios si ella tenía la mente puesta en que le había atizado con una pistola.- Es posible que no funcione, hace mucho tiempo que tengo el hombro mal.- ¡Y tanto! Hacía años que una bala de oro había golpeado su hombro, rompiéndolo y lo peor es que la bala no había salido de modo que el hueso había tardado mucho en soldar y lo había hecho mal porque la bala no permitía que la herida cicatrizase… Al fin y al cabo, el oro dentro de su cuerpo lo había envenenado. Y por supuesto, cuando por fin pudo deshacerse de la bala, el hueso se había curado de manera incorrecta. Ahora que no llevaba la camiseta puesta, Winter podía ver debajo de la tinta todas las marcas que había en su cuerpo si prestaba la atención suficiente… Todos y cada uno de los tatuajes estaban hechos a sabiendas para tapar cualquier tipo de cicatriz y no porque se avergonzase de ellas sino porque muchas de ellas eran recuerdos de peleas brutales, y por tanto, eran grandes. De hecho, depende de cómo se colocase Winter, podría ver el orificio de entrada de la bala en el hombro de Rowan… Si se ponía de frente a él, no necesitaría ni siquiera prestar atención para verlo.

- Agradezco que no me vayas a pegar más, aunque esa creo que me la merecía… Debería haber avisado que era yo, pero no sabía que estabas aquí… Viva. Pensaba que te habían hecho algo.- No se le daba muy bien admitir sus errores, pero Rowan en su defensa debía decir que había ido tan despacito por las casa de Winter con miedo de encontrársela asesinada o agonizando. Si hubiera sabido que Ronnie era un amigo suyo y que no había pasado nada, habría entrado como Pedro por su casa, o simplemente habría permanecido invisible a los ojos de Winter… Claro las cosas cambiaban mucho cuando veías a un nefilim salir prácticamente corriendo de un casa.- No hace falta que te calles… Bueno, ahora si porque tengo que decirte algo, pero cuando termine puedes hablar todo lo que quieras.- Por un momento, pensó en cómo darle la noticia a Winter. Los licántropos, los demonios, y cualquier otra criatura sobrenatural era medianamente conocida, pero de los nefilim sólo se había hablado en un par de libros, y desde luego, nunca se les pintaba como lo que realmente eran… Si encima de decirle que su amigo era un asesino, tendría que hacerlo con tacto (cosa de la que Rowan siempre había carecido), y lo antes posible.- Winter, tu amigo no es humano, se dedica a cazar demonios. Y creo que me conoces ya como para saber que yo no bromeo.- Dejó que asumiera lo que le estaba contando, porque ella, que hasta hacía un par de días había ignorado la existencia del mundo de las sombras, poco a poco estaba metiéndose hasta el fondo; primero un demonio y un licántropo, ahora un nefilim y a saber qué sería lo próximo. Posiblemente iba a necesitar un momento para tomar aire, y Rowan esperó su reacción.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Permaneció paciente a que él se quitara la prenda y se sentara en el sofá. De hecho, le sorprendió que colaborara tan rápido porque bueno... era Rowan. Esperaba que se negara en rotundo y la mirase con altivez; en cambio se podría decir que hasta se mostró complaciente. Winter mantuvo su sonrisa encantadora y se situó a la izquierda del joven para poder ponerle la pomada. Tenía todo el brazo tatuado y la rubia se replanteó cuanto dolería hacerse tal obra de arte. Abrió el bote y aplicó generosamente en la zona afectada, que igualmente aunque se le pusiera morada no se vería apenas gracias a la cantidad de tinta que tenía en la piel. Bajo sus dedos, la piel de Rowan se sentía suave, aún pudiendo notar los relieves de lo que parecían cicatrices, Winter no hubiera catalogado la experiencia como desagradable. Era... raro, pero raro bueno. Extendía la crema lo más suave que podía para que la piel del moreno la absorbiera rápido. Se agachó un poquito mientras se inclinaba para que Rowan viera su cara con una rubia ceja arqueada.
-¿Lo tienes mal desde hace tiempo?- La rubia adoptó una mueca preocupada. Pobre Rowan, ya tenía el hombro mal para que encima le diese yo el golpe de gracia. Volvió a su posición inicial y no dijo nada más. Y no era solo porque se sentía culpable por haberle asestado el leñazo de la semana. No. Fue porque con sus dedos había notado lo que probablemente había causado la lesión en el hombro del moreno.

-Awwwww. ¿Te habías preocupado por mí?- Le respondió en un tono cantarín y alegre.- Ya lo sé, ya lo sé. Es por el pacto con  Rosemary.- se justificó aún sonriendo sin darle tiempo a replicar a él. Obviamente sabía que él no se preocupaba verdaderamente por ella, que era por el pacto aquel que hizo con su tatara-tatara... bueno sí, con aquella señora que vivió muchos años atrás. Su rostro se tornó serio y calló de golpe. Vale, ahora Rowan la estaba asustando. La piel ya había absorbido la pomada, así que su trabajo estaba hecho. Cogió un pañuelo de la caja de Kleenex que estaba encima de la mesita de café y se limpió las manos. Dejando el bote de ungüento a un lado, se sentó en esa misma mesita, justo delante de Rowan. - Rowan... ¿Qué pasa?- Lo miró a los ojos, tragando pesado. Porque para que mentir, estaba asustada. Sí, era muy optimista y siempre lograba sacarle algo bueno a cualquier situación. Incluso en sus peores momentos, había conseguido encontrar al menos una cosa buena y se había aferrado a ella como un naufrago se afianza a un salvavidas. Pero si un demonio ponía ese tono de "tenemos que hablar", Winter evidentemente se inquietaba.

Sus ojos se abrieron en reconocimiento. Claro que sabía que su amigo no era humano, que era medio ángel. Pero Ronnie le había dicho que solo cazaba a criaturas mezquinas, viles asesinos que no respetaban las normas. Hasta ahí ella había estado tranquila, hasta que había mencionado que cazaba demonios, entonces el pilotito rojo de su cabeza se había encendido y había gritado "ALERTA, ALERTA". Y lo peor, es que se había puesto muy nerviosa al pensar que había metido a un Nephilim en su casa, donde podría estar exactamente esa criatura a la cual él daba caza y Ronald podría haberlo notado. - Ya lo sabía.- Confesó cabizbaja.- ¡Pero no es lo que piensas! Lo he traído a casa porque creía que era humano, no sabía nada de que mataba demonios. Me lo ha dicho cuando estábamos ya aquí y-y-y yo me he puesto alerta porque no quería que te encontrara y te matara...- Winter hablaba rápido, pero para colmo, los ojos se le estaban empezando a llenar de lágrimas.- Créeme no lo he hecho adrede. No quiero que te pase nada. Rowan, lo siento, yo no sabía que era un Nefi-nefilum.- murmuró mirando hacia el suelo, para que no viera las lágrimas que empezaban a caer.- Si hubiera sabido que era eso, no lo hubiera traído.- Declaró mirándolo a los ojos, aún aguados; pero quería que él viera que le estaba diciendo la verdad.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Dejó que Winter le echase la crema, así despacito y con cuidado, con exactamente el mismo mimo que él había usado al cuidar de su herida días atrás. Las manos de ella se sentían bien, aplicando la pomada suavemente y sin apretar demasiado… Pero él ya estaba lesionado para siempre y hasta el más leve roce le hacía sentir molestias.- Sí, pero eso no es…- Su respuesta ante la preocupación por su dolencia fue interrumpida por el comentario de Winter. Rowan se quedó con la boca abierta a medias entre terminar su frase y explicar que, bueno, se había preocupado un poquito pero que no se le subiera a la cabeza; no sería capaz de aguantar a una Winter que a diario le recordase que se había preocupado por ella aunque fuera un poco. Vamos a centrarnos pensó, porque veía que se iban del tema, de que había algo importante que solucionar en ese momento. Menos mal que no le hizo falta decirlo, porque Winter enseguida le respondió, y para sorpresa del demonio, no le pillaba de nuevas la información relativa a Ronnie. Vale, eso si que no se lo esperaba… Se levantó de golpe, dándole la espalda, porque la situación acababa de cambiar por completo.

Alzó una ceja en cuánto escuchó la preocupación que en su momento había asaltado a la rubia.- Hace falta algo más que un cazador de sombras veinteañero para acabar con mi vida.- Dijo fríamente. ¡De nada le servía la preocupación si no hacía nada! En el momento que se había enterado a que se dedicaba el tal Ronnie tenía que haberlo echado de su casa a patadas si era necesario. Ni siquiera dirigió la mirada a Winter, que se empezaba a excusar como si no hubiera un mañana, incluso en su voz podía notarse cómo esta se rompía, cómo tenía problemas para pronunciar la palabra nefilim y Rowan pondría la mano en el fuego por que se estaba poniendo nerviosa y lo mismo rompía a llorar, aunque no entendía muy bien por qué. ¿Por qué llorar por un demonio al que claramente ella no apreciaba? Si él moría, ella se libraba de su continua presencia. Con el ceño fruncido, y la voz dura, más distante que nunca cuando se había dirigido a Winter, le dio la solución.- Entonces que no vuelva a entrar, y si no vuelves a verle mejor.- No era consciente de que quizá estaba actuando de manera exagerada, sonaba casi como un novio celoso, pero desgraciadamente los nefilim no eran tontos por mucho que lo parecieran con tanto musculito y dibujitos por el cuerpo. Si se encontraban de nuevo, quién si a ella podría escapársele quién era Rowan… Con solo decir su apellido, si el cazador era avispado, podría ponerse sobre aviso. O incluso podría haberse dado cuenta en aquella casa si llevaba alguna gema que detectaba actividad demoníaca; los malditos nefilim siempre jugaban con ventaja por eso.

- ¿Por qué se ha ido tan rápido?- Inquirió. ¿Y si sabía que allí había habido un demonio recientemente? ¿Y si se había marchado para avisar a sus compañeros del Instituto y librar a una humana de una “amenaza demoníaca”? Winter posiblemente no tenía aquellas respuestas, pero visto que sabía que él era un nefilim, lo mismo también había tenido la decencia de compartir con ella algún detallito más. Por supuesto, Rowan se sentía traicionado, herido porque aunque Winter se disculpase, que un cazador de sombras supiera dónde vivía ella; le exponía.- Espero que seas consciente de que esta gente obedece su ley por encima de todo, que harán cosas horribles a gente inocente si así lo dictan sus normas. Ronnie no va a tener consideración contigo por ser su amiga si tiene que matarte por asociación con un demonio.- Escupió las palabras, igual que el nombre del muchacho, imprimiendo odio en cada una de ellas, porque los odiaba por tiranos. De nada le servía que Winter le mirase a los ojos, que jurase y perjurase que sus intenciones no habían sido las peores cuando podía haber dado a los nefilim una pista muy importante. Quién sabe si lo mismo se plantaban en aquella casa en un rato o durante la noche en busca del demonio.

Lo peor de todo es que Rowan volvería al mismo sitio que hacía un siglo, a una habitación llena de cazadores dispuestos a acabar con su vida a pesar de no haber hecho nada para merecer ese destino.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Si Rowan se había propuesto hacerla sentirse como si fuera una asesina en serie, lo estaba haciendo muy bien. El sentimiento de culpabilidad se asemejaba al que había sentido cuando años antes se había apuntado a clases de defensa personal sin el permiso de sus padres, y encima había estado acudiendo a todas las citas durante un año con la excusa de que iba a clases de francés. En ese tiempo ella había tenido dieciocho años y cierta ingenuidad que con el tiempo había ido perdiendo un poco, pero allí en el diminuto salón, se sentía igual de pequeña e igual de traidora que hacía seis años.

La rubia entendía que él se enfadara y también que se preocupara porque podrían matarlo, pero Ronnie no era así. No mataría por matar. No obstante, en la voz grave y oscura de Rowan podía percibir el resentimiento y el odio hacia los Nephilims. Su mirada azul se ancló en sus manos, que permanecían inertes encima de su regazo, y las últimas lágrimas cayeron inermes, dotando su vestido azul cielo de pequeñas manchas mojadas. No quería enfrentar a Rowan, no tenía las fuerzas suficientes y en parte tenía razón. Pero... ¿Qué esperaba que hiciera? ¿Qué echara a patadas a su amigo del piso? Frunció el ceño molesta cuando ese pensamiento abordó su cabeza. Eso sería un acto muy desconsiderado y grosero por su parte. Eso no era algo que ella haría. Se quedó callada mirando el suelo sin decir nada porque tenía la sensación de que había algo que él sabía y ella no sobre los Nephilim... bueno, claro, obviamente ella no tenía ni pajotera idea de el mundo de las sombras pero la reacción de Rowan no era la de alguien que hablara de personas nobles que impartían justicia. si no de alguien que hablaba de policías corruptos que mataban a inocentes y luego ni se molestaban en disculparse.

La pregunta del moreno la pilló por sorpresa y levantó la mirada, fijándola en la de él que estaba enmarcada por su típico ceño fruncido. Se aclaró la garganta pasándose el dorso de la mano por las mejillas para secarse las lágrimas.- Pues... ha sido porque me ha pedido que me fuera a su casa una temporada. No lo he entendido bien, creo que me ha dicho que nos querían hacer daño a los humanos... no sé, estaba muy nervioso y me resumía bastante. Pero insistía en que me fuera con él.- Explicó con una mueca confusa en el rostro. No sabía de lo que había hablado Ronald, pero ella no había insistido para no ponerle más nervioso. - Yo le he asegurado que estaba bien y que no hacía falta que me fuera con él. Pero creo que Ronnie se lo ha tomado mal y ha salido corriendo. Con decirte que se ha tomado el té ardiendo y sin casi azúcar.

Mientras escuchaba a Rowan intentaba no llorar. Le costaba creer que su amigo la fuera a matar sin miramientos, solo porque trataba con un demonio. No tenía ni pies ni cabeza. Se pasó las manos por la cara en un gesto de pura frustración. -¿El problema reside en que ha visto dónde vivo?- Esperó a ver el gesto afirmativo en la cara del moreno, y sin pensárselo se dirigió al mueble para abrir el último cajón que estaba lleno de papeles. Sacó impresos a diestro y siniestro, tirándolos sin cuidado al suelo, intentando encontrar los que tenía en mente. Sacó un sobre de color marrón que parecía tener algo abultado dentro. Antes de abrirlo encaró a Rowan.- Ni se te vuelva a ocurrir decirme que si me muerdo la lengua me envenenaría. No me importa con que White trataste antes. No me compares con nadie, yo soy Winter Juliet. Soy una niña malcriada, sí, mi vida ha sido fácil, sí. Pero eso no me hace tener mal corazón. ¿Te ha quedado claro? - Volvió a centrarse en el sobre que gracias a que sus manos temblaban parecía una ardua tarea.- Además a mí no me criaron mis padres ricos, me crió la Nana, una criada negra con muchísimo carácter. Y si tenía que darme con la escoba me daba.- Comentó mientras se peleaba con el pegamento del sobre.- Así que haber sido rica no me hace ser mala persona. De la misma manera que porque alguien se críe en un barrio marginal no le hace ser infame y dedicarse a la delincuencia.- Por fin abrió el sobre, que contenía unos papeles escritos a ordenador, una tarjeta y unas llaves. Sacó el objeto metálico para que él las viera.- Esto me va a costar que la nana y mi madre sepan dónde estoy. Pero tú estarás a salvo, que es lo importante para mí ahora mismo.- Confesó segura de sí misma.- Prepárate porque nos vamos.- Anunció dejando las llaves y el sobre encima de la mesa, para luego ir a su habitación a hacer las maletas. Le daba igual si Rowan le decía que no, ahora se iban a mover, quisiera él o no.

Las llaves abrían la puerta de un apartamento en la zona rica de Manhattan del cual Winter era propietaria. ¿Qué? ¿En serio alguien podría pensar que una jovencita multimillonaria se iría de casa sin nada que la respaldase? Porque ella se había ido de su casa con sus ahorros, claro que sus ahorros no eran los de una persona normal y corriente. Una persona normal tendría miles quizás, la rubia sobrepasaba eso con creces. Aunque cabía destacar que ese magnífico dúplex en Manhattan había sido un regalo de su madre. Y que obviamente, aunque estaba a nombre de Winter (y la habían dejado cambiar su apellido en el documento), Scarlett se enteraría de que ella estaba viviendo allí y no tardaría en hacer acto de presencia haciendo uso del armamento pesado, Niara. Winter suspiró, evitando ahondar en el porqué se estaba tomando tan en serio el mantener a Rowan a salvo. Porque te sientes sola y él está ahí para protegerte. Se intentaba convencer a sí misma. No es que te parezca atento, guapo y atractivo, eso es... irrelevante. Sacudió la cabeza intentando sacar esos pensamientos que amenazaba con provocarle migrañas.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Que querían hacer daño a los humanos… Siempre, siempre había criaturas que querían dañar a los humanos, probablemente porque de todas las que poblaban la Tierra, eran lo más débiles, los que siempre pagaban el pato por todo. Desventajas de no tener ningún poder o capacidad para defenderse. Vamos, no hacía falta de un nefilim para saber aquello, Rowan lo había estado viendo durante años, e incluso si su pacto no le hubiera obligado a cuidar de las mujeres White, él mismo habría acabado con la vida de más de una humana de aquella familia. Y sin embargo, aguantó la reprimenda que Winter le estaba soltando como un campeón. De la misma manera que por ser un demonio, yo no soy un ser infame, ¿no? En su mente, Rowan entendió lo que ella le intentaba explicar, pero eso no lo hacía más fácil de poner en práctica; en muchos años, ella era la única que había tenido la decencia de darle las gracias o disculparse por algo, o de pensar que él era algo más que un perrito faldero a su disposición.

Rowan tuvo que morderse la lengua para no reírse ante la mención de su nana. Las dos mujeres de color que él había tenido en su vida demostraban ser dueñas de un carácter envidiable… Neela siempre había sido algo más dulce, al menos con él, sin embargo al conocer su historia tuvo presente que aparte de poderosa, también podía ser temible, e Iah, como buena hija suya había heredado su temperamento. Sin duda alguna, creía las palabras de Winter acerca de su nana…

Al comprender qué era lo que ella guardaba en el sobre y qué pretendía hacer, Rowan la siguió a la habitación. Él no tenía nada que preparar en aquella casa, pero ya que iba a hacer un gran sacrificio por él, por asegurarse de eliminar el peligro, qué mínimo que superar el resentimiento que tenía hacia ella.- Ellos tienen maneras de saber cuándo un demonio anda cerca, y he pasado mucho tiempo aquí para dejar un rastro que pueden seguir... Tú eres una humana, y aunque deben protegeros, no sienten afecto por vosotros. Decías que yo no tengo ganas de estar aquí contigo, pues los nefilim no son muy diferentes; os llaman mundanos a modo de insulto. Al menos tú has sabido desde el principio que yo estaba aquí por obligación.- Con un gesto de la mano, la invitó a sentarse para escuchar el resto de sus palabras.- He visto cómo abusaban de su poder y su superioridad por ser quiénes son, durante muchos años han eliminado criaturas como el licántropo que te atacó porque ellos así lo han decidido, aunque en teoría sólo pueden matarlos si se saltan las leyes. Sé que es difícil creerme porque soy un demonio y está en mi naturaleza odiarlos, pero párate a pensar un momento, ¿dónde estaban los nefilim cuándo estabas sangrando en aquel callejón y un lobo iba a matarte?- Intentó explicar su aversión hacia los hijos de Ángel sin meterse en detalles, en que los detestaba por lo que le habían hecho a Neela sin molestarse en preguntar primero si lo que Summer les había dicho era cierto.

Alargó las manos hacia las de Winter, para cogerlas entre las suyas. No sabía muy bien lo que había pasado entre ella y su familia, pero sí que había que había dejado atrás su apellido y su vida fácil para vivir sola en la gran ciudad. Tener que usar aquello que había en el sobre significaba que de verdad la seguridad del demonio le importaba.- Creo que ya va siendo hora de que sepas algo más de mi… No sé si tu nana os contaba historias, si os hablaba del monstruo del armario, o del que vive bajo la cama. Hay muchas historias para no dormir, y aunque muchas son falsas, hay otras que son ciertas y están vivas… Una de ellas, es Schwarz: Durante muchos años, se habló de una sombra negra como la noche, que mataba a cuántos se acercaban a sus dominios. Algunos decían que era un espíritu buscando venganza, otros que era un animal salvaje, o que era un monstruo salido de las entrañas del averno, pero no tenían ni idea de lo que era de verdad porque nunca le habían visto, nunca habían mirado esos ojos fríos como el hielo. No sabían que Schwarz era más parecido a ellos de lo que pensaban.- Soltó las tibias manos de la rubia, por si sabía de quién hablaba, por si reconocía que la misma leyenda era quién le estaba hablando y quería separarse de él.- Schwarz significa negro en alemán, y no había un nombre mejor para hablar de ese demonio.- Con mucho cuidado, para no golpear o tirar nada las negras alas que siempre permanecían invisibles, hicieron acto de presencia. No las extendió, no era necesario, simplemente con ver las formas oscuras, tan oscuras como una noche sin luna, que asomaban por detrás de la alta figura de Rowan, Winter podía hacerse una idea de por qué lo habían llamado de ese modo. Además, aquello le daba un toque dramático al asunto.

- Quiero que sepas que si alguien se entera de quién soy, vas a estar en peligro, pero también quiero que estés muy segura de lo que vas a hacer.- Por supuesto no iba a obligar a Winter a hacer algo que no quería. Él tenía muy claro que si decidía quedarse en su casa, continuaría cuidando de ella, y si los nefilim se plantaban en aquella casa, Rowan estaría siempre ahí para morir el primero. Cumpliendo el pacto, pero también salvando a alguien inocente.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Winter puso la maleta más grande que tenía encima de la cama, preparada para ir metiendo la ropa fácilmente. En el mínimo tiempo tenía que coger el máximo de ropa que pudiese. Rowan estaba a su lado, así que procuró no golpearle con la puerta del armario, cuando lo abrió de par en par para rebuscar dentro toda prenda que le gustase y no quisiera perder. A ver, que siendo realistas la ropa que tenía ella era toda de tiendas comunes, quedaban solo dos vestidos de su época dorada. Esa gloria pasada que amenazaba con volver y golpearle. Porque ella se había ido de casa y con la cabeza bien alta, rechazando la ayuda de su madre (la cual no estaba de acuerdo con su decisión pero no quería que se fuera), la ayuda de la Nana y la ayuda de Cathy, que le ofreció dinero y hasta dejarla hospedarse en el apartamento de soltera que tenía en Nueva York. Pero obviamente Winter dijo que no y se alquiló el diminuto piso donde residía tranquilamente hasta el día en que se le ocurrió hacerle una visita a un licántropo en una calle tenebrosa. Desde ese día no quería saber nada sobre palomitas, curioso.

Rowan empezó a hablar mientras ella metía ropa en la maleta como si no hubiera un mañana, sus ojos azules de vez en cuando se desviaban de la ropa para mirar al moreno. Diciéndole con la mirada que lo estaba escuchando.- Ronnie me dijo que nos llamaban mundanos. ¡Tsk!- Comentó un poco ofendida. Ella no era mundana, y le parecía pretencioso y arrogante que se creyeran más solo porque habían nacido con poderes. Eso no los hacía mejor, sencillamente habían nacido con eso, no era algo que ellos tuvieran que ganarse por sí mismos. Cuando Rowan le indicó que mejor tomara asiento, dejó la prenda que estaba doblando abandonada encima del cabecero, y se sentó en la cama.

No, estaba claro que el día que el licántropo la atacó ellos no estaban, había estado Rowan. Las manos calientes del demonio tomaron las suyas y Winter lo miró a los ojos. Su nana nunca les había contado historias de miedo, lo había llevado a otro nivel y siempre solía pegarles sustos a Cathy y a ella, para que perdieran toda clase de miedo y aprendieran a luchar. A Niara le gustaba hacerse pasar por un fantasma que erraba a la deriva por la mansión Rosewood, otros días se convertía en el coco y se escondía debajo de la cama para asustar a las niñas, y muy de vez en cuando, fingía ser una bruja africana con dotes para el vudú o para crear anillos mágicos que protegían de enfermedades. Lejos de asustar a Winter, lo único que hacía era divertirla; cuando la nana era un fantasma, ella se ponía los collares de perlas de su madre y fingía ser una aclamada medium. Si la mujer fingía ser el monstruo de debajo de la cama, Winter decía ser una policía de monstruos y la detenía por allanamiento de habitación y privación de su intimidad. Y si Niara decía ser una bruja con poderes sobrenaturales, la niña le pedía la paz mundial. Al final del día la pobre criada ya exhausta pero sonriente, decía siempre lo mismo: Hay que joderse con esta niña. Por eso Winter nunca había tenido miedo de ver películas de terror antes de dormir, o miedo a estar sola en casa (cosa poco probable por la gran cantidad de servidumbre que poseía), ya que ella no creía en seres sobrehumanos.
Por otro lado estaba la intrépida Catherine, quien cuando el sol estaba presente lucía un desparpajo y una osadía envidiables, pero por desgracia todo su coraje se apagaba como una vela al viento cuando el astro rey se ponía. Entonces era la niña más asustadiza que podía existir, y las constantes actuaciones de la nana no hacían nada más que volverla más temerosa del mundo de las sombras.

Pero en ese preciso momento, todo era diferente, Winter había visto con sus propios ojos que existían seres que en otro tiempo le habrían parecido ficticios, y precisamente tenía sus manos entre las de un demonio. Sí, todo era muy diferente. Se estremeció ante la voz grave de Rowan, que aún siendo oscura tenía matices aterciopelados, y procuró prestar atención a la historia sobre el demonio que mataba a cualquiera que osase adentrarse en su territorio. En el instante en que él liberó sus manos sintió frío, pero a pesar de eso, no volvió a buscar su tacto para no incomodarlo. Iba a replicar, a decirle lo que pensaba sobre todo su pasado pero algo la detuvo. Winter se quedó con la boca abierta cuando vio sus alas. Se encontraba atónita. Cerró los ojos un segundo y cuando los abrió, éstos brillaban con emoción contenida.
-Te quitaron algo importante esos Nephilims, y apuesto a que era inocente.- Afirmó la rubia levantándose de la cama y quedando a medio metro de él.- ¿Y qué quieres que te diga? Si ellos se metían para buscarte pues... es normal que bueno... ya sabes... kaputt. Mi madre siempre decía: quién busca, encuentra. Y bueno, la nana me decía que las personas que no tienen corazón es porque en su día cuando lo tuvieron, se lo rompieron.- Añadió con una sonrisa tímida y un encogimiento de hombros.- Además, tú ya has pagado los asesinatos con creces. Tienes que proteger a la última de las mujeres White.- Se quejó con voz dramática, al tiempo que se tocaba la frente con una mano y la otra la situaba en el pecho, como si le doliera.- Soy una desdichada mujer florero, que quiere casarse con un rico que la pueda mantener, mandando a la porra a todas esas mujeres que han estado luchando por la igualdad desde tiempos inmemoriables.- Se dejó caer en sus brazos cual damisela débil y parpadeó de manera coqueta; para acto seguido arquear una ceja, curvar los labios en una sonrisa socarrona y volver a mantenerse por su propio pie.-¿Ves? Estás pagando. Soy tu mosquito personal.- Y sin decir más, le besó la mejilla y salió corriendo al otro lado de la estancia, riéndose como una niña que ha hecho una travesura y sabe que la van a descubrir. Volvió a su tarea de la ropa.- No te preocupes por mí Rowan, prefiero aguantar el chaparrón que me va a soltar mi madre pero que estés a salvo, a estar aquí cómodamente y que vengan a por ti. No me importa que me maten, no tengo nada que perder. -Le sonrió dulcemente- Ahora mentalízate de que a la casa a la que vamos no tiene nada que ver con esto. Es la casa que tendría una White. En mi defensa voy a añadir que no quiero ser una mujer florero, que el amor apesta y que yo no quería lujos cuando me fui de casa. Así que soy una White rarita.- Finalizó cerrando la maleta y saliendo al salón. - Venga que nos vamos Schwarz. - Le dijo sonriendo, agarrado el sobre y las llaves.- ¿Te gustan los coches?




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Observó a Winter inmersa en su tarea de meter toda la ropa (o al menos una parte) en su maleta, pero sin embargo, ella le hacía caso y cada poco le miraba para hacerle saber que le prestaba atención. Es más, según Rowan se lo pidió, no tuvo problema en soltar lo que tenía entre manos para sentarse… Podía no convencerle lo que le iba a contar (normal, era un demonio, ¿quién estaba tan loco como para fiarse de un demonio?), pero al menos le escucharía y luego formaría su opinión. Al menos eso significaba que tenía una oportunidad, una sola para que Winter entendiera que los nefilim no eran los buenos de la película, ni ahora ni nunca. Apartó la mirada de ella, porque a pesar de haber sido muy escueto en lo que a su vida se refería, Winter entendió a la primera que su odio por los cazadores iba algo más allá que al típico odio, que no era debido a su naturaleza como demonio, sino a algo más allá. Aún dolía recordar a Neela muriendo en sus brazos y a los nefilim mirándole a él, no a la mujer que habían asesinado, porque no entendían cómo un demonio era capaz de amar. Ellos nunca habían mirado más allá de sus narices, así que cuando se metieron dónde no debían, descubrieron que los demonio podían amar, pero también podían odiar con la misma intensidad. Sí, para ser sinceros, le sorprendió que Winter entendiera su historia, porque desde siempre los demonios han sido los malos, porque aunque Schwarz mataba a sangre fría y cegado por su dolor, ella había sido capaz de ver qué lo había movido a cambiar. A ser un monstruo. A convertirse en la propia oscuridad.

Mentiría si dijera que no lo incomodó un poquito cuando se acercó a él, porque se pensaba que iba a despreciarlo, a pensar de él como una abominación… Esa chica tan dulce que pasaba sus días trabajando como policía para ayudar a los demás, que aún a pesar de morir bajo las garras de un licántropo le había pedido que no lo matase; ahora no lo temía. Alargó las manos porque se dejó caer hacia él, como si todo siguiera igual entre ellos a pesar de que ahora Winter sabía algo más de Rowan, algo que no era agradable, porque seguía confiando en él. ¿Habría conseguido que entendiera también el peligro que significaba su presencia en la vida de ella si alguien se enteraba de quién era de verdad? Pues solo esperaba que sí, que nunca se le escapase nada referente al pasado del demonio o iban a estar un poco jodidos.- Bueno, también puedes dejarme que me encargue yo de tu madre, en cuanto se ponga pesada me puedo deshacer de ella…- Si Winter estaba dispuesta a entrar de nuevo en el radar de su familia, él podría echar mano de sus poderes, para quitarse de en medio a la señora Rosewood, aunque al momento se dio cuenta de lo mal que había sonado eso. Y más teniendo en cuenta que acababa de confesar innumerables asesinatos.- Eh… Sin muerte, quiero decir. Confundirla un poco, convencerla de que te deje en paz y finja que no te ha visto por ejemplo.

Asintió al escuchar la descripción de la casa. A decir verdad, lo que ella le contaba entraba mucho más en lo normal para la familia White que aquel piso en el que Winter vivía… Durante años los White habían vivido en casas enormes, llenas de lujo, dónde hasta el detalle más nimio costaba una cantidad escandalosa de dinero. Y en ese piso, simplemente, vivía una chica normal, nadie diría que una White-Rosewood podría aguantar allí más de un día sin echarse a gritar porque no tenía un servicio que le hiciera el desayuno. Así que, sí, estaba curado de espanto.- Déjame que te diga que cuándo has vivido con Summer White, nada te espanta.- Porque era cierto, vivir en una casa White era cuánto menos insoportable, pero vivir además junto a Summer era mil veces peor. Winter no tenía ni idea de cómo había sido esa tatarabuela suya, aunque al menos reconocía que le daba grima. Bien hacía en no adorarla, porque ella era peor que las siete plagas juntas.

La siguió mientras cogía las llaves de su otra casa, pero al escuchar su nombre, su otro nombre, la agarró del brazo para que no siguiera hasta la puerta.- Debes tener mucho cuidado cuando me llames así; si quieres hablar de mi con alguien, llámame siempre Rowan. Schwarz es un nombre peligroso, que ha dado muchos quebraderos de cabeza a los nefilim, que por cierto eran los únicos que morían, hasta que decidieron que no iban a dejarse aterrorizar y que iban a acabar conmigo costase lo que costase… Rowan es mi nombre humano y es lo que evita que nadie sospeche nada.- Y es lo que evitaba que intentasen matarlo… Por eso había decidido dejar el nombre de Schwarz en el olvido y comenzar a actuar como un humano, que la gente creyera que el ser había desaparecido.

-¿Coches? Nunca he montado en uno… Cuando tengo que moverme voy volando o aparezco directamente en el lugar si lo conozco, así evito los atascos, ya sabes.- Definitivamente no había tenido nunca interés en tener un transporte humano, ni coches, ni motos, ni nada, porque requerían cumplir una normativa y siempre estaba la opción de acabar en medio de un atasco… Tener alas o la capacidad de aparecer en un sitio era mucho más práctico dónde iba a parar. Sin embargo se encogió de hombros; porque Winter no podía hacer nada de eso; así que tendría que ir con ella en el coche.-. Ventajas de ser un demonio, supongo.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La rubia iba a seguir su camino hacia la puerta, bueno, ese habría sido su objetivo si cierta mano cálida no hubiese aprisionado su brazo. Winter se giró para poder mirarlo a los ojos y frunció el ceño.
-Vamos a ver, ¿de verdad piensas que voy a llamarte Schwarz delante de alguien? Ya sé que estamos en peligro, sé que si te pillan te cortarán la cabeza, o bueno... lo que se le haga a un demonio para matarlo, y a mí también me quitarán del medio. Te he llamado así porque estamos sólo los dos. En la calle serás Rowan. ¿Vale? Tranquilízate. No voy a abrir la boca más de la cuenta.- Explicó aún manteniendo la sonrisa, por si podía trasmitirle un poco de tranquilidad con ella. Emprendió su trayecto hacia la salida de la casa, lo último que le hacía falta era que una panda de Nephilim locos irrumpieran en la casa dispuestos a finiquitarlos a ambos. Abrió los ojos como platos cuando escuchó el porqué Rowan no usaba coches.- Vaya, vaya...- susurró entrecerrando los ojos como si sospechase.- ¿Y cómo pudiste traerme a casa? Porque para poder traerme en brazos directamente tenías que haber estado aquí antes.- Preguntó riendo mientras metía el sobre y las llaves en su bolso, sin esperar respuesta. Hasta que intuyó que efectivamente, el demonio tenía que haber estado en su casa alguna vez.- Espera, espera...- Dijo con las manos en alto y abriendo los ojos desmesuradamente.- ¿Estuviste antes en mi casa? Oh, dios mío. ¿Me has visto bailar como una loca? Dime que no.- Vale, ahora estaba algo asustada. Aunque si el moreno la hubiera visto bailar no la podría mirar a la cara sin reírse de su patética forma de moverse. Bueno, mejor aparcar el tema. Bailaba fatal. ¿Y ella qué le hacía? No había salido con ese don.

Avanzó hasta la puerta y agarró en el pomo. ¿Estaba preparada para abandonar lo que tanto le había costado conseguir? Su mirada se posó en la mano que descansaba en la manilla de la puerta. ¿Le daba miedo perder su piso o le daba miedo enfrentar a su madre? ¿Tendría que escuchar sus reproches y sus llantos otra vez? No había muerto de un disparo, que es lo que en un principio Scarlett dijo que temía. ¿No le valía eso a su perfecta madre? Suspiró sonoramente, sabía que no podría huir de la situación por siempre. Porque no quería no tener familia, pero tampoco quería que la trataran como si fuera la deshonra en persona. Las últimas navidades habían sido las más tristes: Cathy había intentado estar en la comida de navidad, pero los demás días tuvo que estar en casa con sus padres y Winter se vio sola una vez más, comiendo pavo con patatas y viendo la tele. Sola. Como los últimos cuatro años. Estaba algo cansada de estar sola. ¿Acaso estaba eso mal? Se aclaró la garganta y pese que quería sonar casual, su voz sonó rota.
-¿Rowan? ¿Podrías hacerme un grandísimo favor?- No se giró para mirarlo otra vez, ese día ya se estaba cubriendo de gloria con tantas lagrimitas.- Si viene mi madre, no hace falta que te deshagas de ella...- Comentó recordando lo que él le había dicho antes.- ¿Podrías quedarte a mi lado hasta que se vaya? Parece inofensiva pero puede hacer mucho daño. Sé que te pido demasiado y que tengo que enfrentarla, no obstante tu misión es protegerme. ¿no?- Se giró un poco, lo suficiente para verlo de reojo. Sonrió con ojos tristes.- Pues tienes que protegerme de mi madre, que aunque de apellido es Swan, tiene el gen White muy arraigado.- Inspiró con fuerza, tratando de conseguir la fuerza que le faltaba y abrió la puerta. Al salir Rowan, cerró la puerta y dio varias vueltas a la llave. Si iban a entrar por lo menos que les costase. Cogieron el ascensor hasta el parking, Winter aprovechó el momento para  asegurarse de llevar todo lo imprescindible y sacar las llaves del automóvil. Las puertas se abrieron y la joven arrastró su maleta con ruedas hasta su coche turquesa, colocó la maleta en el maletero, se sentó en el asiento del conductor y abrió la puerta del copiloto.

-Sube Rowan y ponte el cinturón.- Aclaró señalando el cinturón de seguridad, no sabía si su demoníaco acompañante sabría de lo que le hablaba pero como no se había montado nunca en ningún coche, pues pensó que lo mejor sería explicarle. Mientras metía la llave en el contacto, arrancaba y empezaba a salir del oscuro sótano volvió a hablar.
-Oye... antes has dicho que Summer White era tremenda. La tal Summer es la chica que me da mal rollo, ¿no? Porque es irónico que la chica esa que parece ser más mala que la pólvora se llamase Summer. - Opinó Winter haciendo un gesto de desagrado con la boca, saliendo ya a la transitada calle de Nueva York.- Mi abuela decía que era una pionera, que luchó por su familia. Pero no sé, sabiendo que se casó por interés... pues de pionera mis ovarios. Si hubiese sido pionera hubiera sido la primera mujer White en trabajar, o hubiera votado no a la esclavitud o no sé, luchado por los derechos de las mujeres. Bueno, tú la conociste. ¿Cómo era? - Inquirió la americana parando en un semáforo en rojo y mirándolo intensamente. - Yo creo que si la conociera me acabaría pegando con ella.- Declaró acelerando y volviendo a ponerse en marcha.- Cuando yo era pequeña, Cathy y yo estábamos a cargo de Nana, bueno, Niara, cuando yo hacía algo mal no creas que se cortaba, me pegaba en el culo a base de bien. Solo me ha pegado cuatro veces en mi vida.- Aclaró sonriendo nostálgica.- Pero a mi hermana una sola vez y no porque la muy hija de mi madre no hiciera cosas que merecieran una buena tunda, no, fue porque se chivó a mi padre y él casi echa a la nana a la calle. Pero mi madre medió y consiguió dejarla en la casa, desde ese día Nana nunca más le puso la mano encima y se mordía la lengua cuando le quería gritar. ¿Sabes lo que hice yo? Aquella noche le puse a Cathy mientras dormía el retrato de la mujer pelirroja delante de la cama. Le metí miedo con que ella la vendría a buscar si volvía a pisar suelos mojados, arañaba a las criadas o le escupía la comida a la nana. Se le pasó la estupidez. Y ahora es normal, más que yo. - Rió Winter.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

- Confío en ti, pero ten cuidado.- Ya le había contado su “secreto” (o al menos el más grande, el que los podía poner en peligro a ambos), solo quedaba confiar en que si alguien le hablaba de Schwarz, ella se hiciera la loca y que nada en su actitud delatase que sabía algo.- Mientras estemos solos puedes llamarme como quieras.- Aclaró que si ella prefería referirse a él por su otro nombre, no ese falso nombre humano, sino el que la gente le había dado al contar su historia, era libre de ello… En el salón, recordó que aún no se había tapado desde que Winter le había echado la crema en el hombro, pues con su indignación y cabreo se le había olvidado. Ocultó las alas antes de agarrar la camiseta y pasarla por su cabeza. Acto seguido, recogió la chaqueta de cuero negro, que ya se había encargado de hacerse con una con la manga derecha sin marcas de dientes de licántropo. Giró la cabeza hacia Winter, para mirarla, porque se acababa de dar cuenta de que probablemente él ya había estado en su casa mucho antes de lo que ella sabía.- Que no pudieras verme, no significa que no estuviera ahí… Pero no te preocupes, te he dejado intimidad. Solía vigilarte desde fuera, así que no te he mirado mientras te bañabas, ni te he visto bailar. Soy un demonio, pero no un acosador.- Aunque su trabajo le hacía parecer un acosador más de lo normal… Una persona cuerda no perseguiría a nadie las 24 horas del día incluso estando en su casa.

Esperó a que Winter abriera la puerta de la casa, pero se dio cuenta de que le estaba costando más de lo normal, quizá porque en el fondo no quería dejar aquella casa. Se colocó detrás de ella, poniendo una mano detrás de su espalda.- Podremos volver… Si en un par de días nadie ha venido a buscarnos, volveremos. Y recuerda que debo estar a tu lado hasta que cambies de apellido o mueras, cuidarte de tu madre es mucho menos peligroso que hacerlo de un licántropo, estoy seguro. Pero antes…- Se separó de Winter, para ir a buscar algo, que aún no se explicaba cómo es que ella no se había acordado. Kaylee se había escondido detrás del sofá, con el lomo erizado y miraba al demonio retándole a acercarse. Él le sostuvo la mirada con fiereza y alargó la mano hacia la gata. No le hizo falta hablarle de ninguna manera, la gata bufó y lanzó un zarpazo hacia Rowan, antes de que él pudiera hacer nada más. El oscuro líquido empezó a brotar, pero él rápidamente la había agarrado de la cola para girarla y poder cogerla. Kaylee no dejó de moverse, intentando atacarle de nuevo, y haciendo que sus garras, afiladas como cuchillas se clavasen en el pecho del demonio, agujereando la chaqueta y la camiseta. El animal no quería estar en brazos de Rowan, estaba claro, pero él sabía que si Winter se acordaba más tarde de que no se la había llevado se pondría triste y a lo mejor intentaría volver a su piso… Si ahora se iban porque no era seguro, tampoco sería ira buscar a Kaylee. Con una mueca de desagrado por las heridas que la gata le estaba causando, siguió a la rubia hacia el coche, dónde quisiera que lo tuviera.

Mientras ella guardaba la maleta, él abrió la puerta trasera para soltar a Kaylee, aunque no sin antes dirigirle una mirada asesina, una que le decía bien clarito que se merecía ir en el maletero, por ser tan desagradecida. Observó lo que hacía Winter, así que cuando se montó y ella le dijo que debía ponerse el cinturón, buscó una tira oscura de tela que debía cruzarle el pecho. No entendía bien el sentido de aquello, pero a lo mejor sin ponérselo el coche no funcionaba, a saber… En seguida, aquella carcasa de metal se empezó a mover, y él agarró fuertemente el asita que había en la puerta, no porque estuviera nervioso o pensase que se la iban a pegar, sino porque aquel movimiento no era conocido para él, que estaba acostumbrado a volar a más velocidad, a sentir el aire contra su cuerpo, y a no tener que esquivar columnas. Sus nudillos se volvieron blancos según más fuerte apretaba, pero esta vez fue porque Winter le había preguntado por su tatarabuela… Y no por Rosemary, precisamente, sino por su hija. Rowan inspiró audiblemente, porque no podía rehuir aquella pregunta, no podía hacerse el loco y punto.- Ella fue la primera White a mi cargo… Desde pequeña demostró ser una niña mimada y caprichosa, pero además era odiosa. Y no por ser rica, sino que en verdad era imposible mirarla y no odiarla; siempre había una sonrisa cruel en sus labios, y cuando la veías rondando por cualquier sitio, sabías que no iba a hacer nada bueno. Se divertía pisando los suelos recién fregados, nadie del servicio quería trabajar con ella y todos la temían. Summer se pensaba que todos vivían para servirla y satisfacer sus caprichos, y así creció. La he visto entrar a los establos y que inmediatamente los caballos se pusieran frenéticos, los animales la temían y sus monturas nunca duraban mucho… Ella era capaz de domar al potrillo más salvaje, de dejarles cicatrices porque no corrían lo suficiente. Un demonio y una humana en un mismo establo y ellos se ponían nerviosos porque habían visto que Summer estaba allí…- Mientras hablaba, la imagen de Summer apareció en su mente; los ojos verdes, y el pelo del color de la sangre. Summer no le habría caído bien a su tataranieta, ambas eran polos opuestos.

- La casaron a los 17 con un magnate, y yo desaparecí de su vida, y poco después se suicidó. Él no la trataba bien, la humillaba y pegaba, la insultaba y los criados de aquella casa siempre miraron a otro lado porque Summer no mereció nunca su piedad… ¿Cómo iban a limpiarle las heridas si siempre había sido cruel con ellos? Y un día no pudo más y se suicidó. No fue pionera de nada, ese veneno que tomó iba a ser para su marido, un marido al que nunca quiso y del que planeó su asesinato mucho antes de compartir cama y apellido. Summer nunca lo quiso, ella era incapaz de querer nada ni a nadie… Sólo deseaba lo que otros tenían por el mero placer de arrebatárselo, así que no actuó movida por despecho; simplemente cuando no pudo controlar la situación a su antojo… Escapó.- No mencionó nada de la maldición que un día cayó en los hombros de Summer, para perseguir a todas las White que hubiera después de ella. Había visto como todas pagaban sufriendo por amor, pero Winter no parecía de esas, pues incluso había admitido que el amor no le interesaba.

- Si yo hubiera sido tu hermana, te habría dejado de hablar; eres una mente perversa eh.- Se imaginó por un momento a Cathy, sacando esa vena retorcida de la que Summer había hecho gala para culpar a la nana, y luego a la niña despertándose para encontrarse el retrato de la pelirroja mirándola fijamente.- Aún así, mejor no molestar a los muertos… Los fantasmas no existen, pero no hay necesidad de que Summer vuelva de la tumba. Y te aseguro que hasta el mismísimo Lucifer parecería un santo a su lado.- Incluso Kaylee había dejado de maullar con las palabras de Rowan, como si la gata supiera que Summer White era una mujer que lo mejor que había hecho en su vida era morirse. Intentó que no se notase en cada palabra lo mucho que la detestaba, el odio profundo que la tenía y que incluso se alegraba de todo el mal que su marido le había hecho padecer. Si Rowan hubiera llegado a ponerle las manos encima antes de que se hubiera suicidado… La historia de su trágica muerte debido a la “tristeza” que le provocaba no tener a su marido con ella habría sido muy diferente.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

A Winter se le encogió el estómago de escuchar los comentarios sobre Summer. Sí que era mala su tatatarabuela. Hizo un mohín con los labios.
-Madre mía, no suelo apoyar el maltrato en ninguna forma pero esa chica tuvo lo que se merecía. Si yo hubiera sido su madre le habría dejado caer un par de hostias, a ver si se arreglaba y si la niña no se me endereza, la mando a un convento. -Comentó muy seria y con el ceño fruncido.- No me gusta la gente prepotente, me dan ganas de pegarle y no es broma.- Le aseguró mirándolo fugazmente. Winter estaba hablando en serio, totalmente. Odiaba ese tipo de gente y por eso se había esforzado muchísimo porque su hermana aprendiera a respetar a las otras personas sin importar la clase social, género, raza u orientación sexual. Todo ser vivo merecía respeto y se debían tratar a las personas como uno quiere que le traten, esa era la filosofía de la rubia. Y no le iba tan mal, o eso consideraba ella.- O quizás la hubiera puesto a fregar, yo castigué a Cathy a fregar el salón, pero no con fregona, sino como se fregaba antes, con trapo y de rodillas. La castigué por tirarle del pelo a la nana. Y tuvo suerte de que mamá no me dejó echarle mano a la niñica, sino le hubiera pegado tal tirón de pelo que hubiera llorado por semanas. En lugar de pegarle la de su vida, la hice fregar. No era mala, sino malcriada. Mi padre siempre la dejaba hacer y pobre de quien osara contradecir a la niña. Él era el peor, siempre mimaba a Cathy aunque se hubiera portado mal. Y por eso la cría hacía lo que quería. Pues Summer aparte de tener malas ideas seguramente sus padres no le aplicarían la mano adecuada.

Ya estaban cerca del bloque de apartamentos, y el paisaje había cambiado, la gente normal y corriente había sido remplazada por gente con ropa de marca y actitud presumida. Al reconocer el edificio donde estaba su apartamento fue a la puerta del garaje y pulsó un botón que tenían las llaves nuevas, las puertas brillantes se abrieron dando paso a un parking bien iluminado e impoluto. No habían muchas plazas, ya que la construcción estaba dividida entre solo de seis personas. Habían tres plazas por inquilino.
-Por supuesto que tengo una mente perversa, me iba a olvidar a mi pobre gata en la casa. - Dijo poniendo su mejor cara de mala, aunque este se quedaba en un mero intento.- Kaylee deberías agradecerle a Rowan que se haya acordado de ti.- Le dijo a la gata mirando por el retrovisor, por su parte la gata la observaba con cara de pocos amigos.- Vaaaya, no me vas a perdonar haberte olvidado. ¿Verdad?-Le preguntó a la gata mientras aparcaba el coche en su plaza, al lado de un increíble maserati color champagne. Winter apagó el motor y salió del coche. Abrió la puerta trasera y agarró a la gata, que al notar que era ella no sacó las uñas. -¿Rowan puedes llevar tú mi maleta por favor?- le pidió haciendo ojitos, aunque estaba segura que el demonio era inmune a ellos.-Voy a llamar a un compañero mío del trabajo, que se lleve este coche y lo aparque enfrente del bloque del pisito, para que si van allí no sospechen que nos hemos ido. A partir de hoy tendremos que llevar el que está al lado.-Comentó señalando al maserati.- Mi hermana dice que lo usa de vez en cuando para que no se me atrofie el motor del coche.- Comentó encogiéndose de hombros.- Por cierto, gracias por coger a mi gata. ¿Te ha arañado?- Preguntó mirando sus manos atentamente, intentando descubrir alguna herida. Encontró un arañazo bastante importante para ser de gata.- ¡Oh no! -Con su mano libre agarró el brazo de Rowan.- Vente, vamos a darnos prisa y te curo eso.- Y aceleró el paso hasta los ascensores. Apretó el botón, abriéndose uno de ellos casi al momento, mostrando su interior resplandeciente. Winter entró primero y tiró de Rowan levemente para que se pusiera a su lado. Rebuscó en su bolso hasta sacar la tarjeta que había en el sobre y la pasó por el sensor que estaba situado en el lado derecho de las puertas, el armatoste empezó a subir directamente hasta la planta conveniente. Cuando subió al sexto piso, sonó un suave pitido y las puertas se abrieron. Delante de ellos había una sala blanca, con azulejos color crema y dos lustrosas plantas que flanqueaban una inmensa puerta blanca. Era el momento de usar la misteriosa llave del sobre marrón.

La metió en la puerta y empujó. Adentro, todas las ventanas estaban cerradas, así que olía a cerrado y no se veía ni tres en un burro. Arrugó la nariz, seguramente habría más polvo que arena en el desierto del Sahara. Dio dos pasos hacia el interior y encendió las luces. Ante ella tenía otra vez el piso que muchos años atrás decoró con su madre y su hermana. Giró sobre sus talones y soltó a la gata en el suelo, al levantar la vista miró a Rowan con una sonrisa dulce. -¡Bienvenido a nuestra nueva casa! Y sí, he pensado que si tienes que vigilarme lo lógico sería que vivieras conmigo. Aunque si a ti no te apetece lo entiendo, pero quiero que sepas que las puertas están abiertas para ti.- Si él le decía que no, ella entendería que no quería perder su poca libertad y no se pondría como una novia psicópata.- Igualmente, aunque no quieras vivir conmigo, cuando estés aquí estás en tu casa.- Le quitó la maleta con delicadeza, rozando en el acto la mano de él.- Gracias Rowan. Eres mi ángel de la guarda.- Comentó en tono juerguista mientras deambulaba por el apartamento, encendiendo luces, estornudando por el polvo acumulado y su querida alergia a éste. Subió las escaleras que había al lado del salón, de vez en cuando se giraba para asegurarse de que el moreno iba detrás de ella. Ese apartamento no tenía nada que ver con su anterior y diminuto piso. Pero nada de nada.

Caminó por el pasillo oscuro hasta que encontró su dormitorio. Pintada con los colores del invierno, años antes habían dotado a la habitación de flores para contrarrestar la frialdad del azul y el blanco. Pero en ese momento, iluminada por las luces artificiales, sin flores y llena de polvo, le pareció gélida y apática. Soltó la maleta, abrió las ventanas, descorrió las cortinas y subió las persianas. Las vistas mejoraron un poco, aunque aún era demasiado impersonal. Miró a Rowan con cara de esto-no-mejora-ni-prendiéndole-fuego. Para dar más dramatismo a la situación, su estómago decidió que era buen momento para rugir, haciéndola ponerse roja como un tomate. No se había dado cuenta de que ya eran más de las ocho de la tarde y que ni siquiera había comido al mediodía. - Rowan. ¿Te gusta la comida china? ¿O prefieres pizza?- Le preguntó dándole una palmada amistosa en el hombro derecho.- Te curo el arañazo, pido comida y llamo a alguien para que limpie todo, porque con la alergia no creo que pueda hacerlo yo.- Empezó a bajar las escaleras y notó que su pierna derecha se tensaba de una manera extraña- Casi se me olvida que tengo que desinfectarme el souvenir que me dejó el licántropo, que con Ronnie tuve que ir a casa porque estaba sangrando.- Explicó con cara de cansancio.- Si me hubiera matado tú serías feliz y yo no tendría esta herida toca ovarios. Pero no creas que no agradezco que me salvaras, lo que no me gusta es retenerte contra tu voluntad.- Aclaró solemnemente mientras se dirigía al baño de la planta de abajo. Iba delante de él, así que no podía verle la cara al demonio. Presionó la llave de la luz del baño, encendiéndolo por completo.- Te curo primero a ti. ¿Vale?




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Al escuchar la opinión de Winter sobre Summer, Rowan simplemente encogió los hombros.- Nunca entendí por qué su madre hacía la vista gorda con su comportamiento, pero supongo que cuando tienes hijos… Les perdonas todo lo malo, pensando que a lo mejor mañana mejoran.- Él qué sabía, si no había tenido hijos nunca. Lo más parecido a un hijo había sido Iah, y ella nunca había hecho nada malo que hiciera que él o Neela se sintieran decepcionados. Iah había sido siempre dulce como su madre.- Recuerdo a tu hermana, era un poco dramática, ¿no? Cuando dije que no me interesaba saber nada de vosotras se enfadó mucho… ¿Sigue pensando que soy un delincuente muy guapo?- Miró a la rubia, alzando una ceja. Se acordaba de aquel día, ¿cómo no hacerlo? Era la primera vez que había visto a Winter, pero también había sido el día que había cambiado todo: Desde que operasen a Marjorie, la señora White nunca mejoró y murió al cabo de los años por las secuelas. Y por supuesto que los comentarios de la White pequeña tampoco se le iban a olvidar, que le daba igual quién fuera porque lo consideraría guapo. Rowan debía admitir que su envoltorio humano era bastante atractivo, pero nunca se habría esperado escuchar de boca de nadie eso mismo, y mucho menos de una malcriada niña rica… Es más, la reacción de Winter era la que él había esperado oír.

Rowan apenas mantuvo la mirada fija al frente; estaba anocheciendo ya, el sol quedaba oculto a medias entre el horizonte y los edificios, pero aún se escapaba algún que otro rayo rebelde, y se encontraba molesto. Así que sus ojos continuaron mirando a Winter, en los movimientos que hacía con sus pies y manos para mantener aquella maquinaria en funcionamiento. ¡Y pensar que el demonio lo más avanzado que había visto hasta el momento era un coche de caballos y la nespresso del piso de la rubia! Pero aún quedaba lo mejor, si el cochecito de Winter le había parecido una revolución tecnológica, no estaba preparado para el coche que estaba aparcado al lado de su plaza.- Creo que tu gata opina que te voy a hacer daño, igual que el perro de tu abuela, que me ladraba. ¿Recuerdas? Los animales no son lo mío…- Como tampoco lo eran las personas… Por experiencia, Rowan siempre se encontraba más cómodo rodeado de animales salvajes, sin embargo los domésticos lo apartaban como si pudieran sentir el peligro. Se bajó del coche, mientras escuchaba cómo ella hablaba con Kaylee, que probablemente seguiría enfadada porque era el demonio el que había osado cogerla en brazos para sacarla del piso.- Mmm… No tengo nada en contra de ir en coche, pero creo que será mejor que te espere en la comisaría, el sol no me viene muy bien que digamos. Y dudaba que tuviera absolutamente todos los cristales tintados para filtrar los rayos ligeramente, luna delantera incluida.

Mientras sacaba la maleta de Winter, se acercó para ver cómo tenía varios arañazos de Kaylee, alguno más profundo que otro porque había pegado con ganas. No obstante, a él no le había hecho el daño suficiente como para requerir una cura inmediata, y en el trayecto, todos habían cicatrizado sin problema. El de su mano brillaba un poquito más, pero probablemente necesitaba un par de minutos para que cerrase del todo. Y Winter pensó que mejor darse prisa, aunque Rowan estuvo a punto de decirle que se calmase; que no se le iban a salir las tripas por ahí… Pero fue arrastrado al ascensor y al llegar a la planta, ella le pasó a la casa. Se le hizo un nudo en el estómago al escuchar “nuestra nueva casa”, para qué mentir. Agradecía la invitación de Winter para compartir casa con él como si fuera alguien totalmente normal en lugar de simplemente pensar que se buscaría la vida para dormir por ahí, pero parece que estaba empezando a pensarse que estaría con ella para siempre y no era así. Llegaría un momento en el que Winter cambiaría su apellido, para abrazar de nuevo el de su familia, para volver a ser una Rosewood, o en el momento que se casase y a Rowan no le quedaría nada allí. En el momento que ella dejase de ser una White, él alzaría el vuelo para no pisar Nueva York nunca más si era posible. Claro, que después de lo que había hecho por él, para enmendar su pequeño error y garantizar la seguridad del demonio, ¿cómo la miraba a la cara y le decía fríamente que tan pronto se deshiciera del apellido White no volvería a verle? No podía, simplemente no podía. Así que no dijo nada, se limitó a mirarla mientras caminaba por el gran piso dando las luces y estornudando como si no hubiera un mañana.

Una risita se escapó de los labios del demonio al escucharla porque era un ruidito muy gracioso, no el estornudo en sí, sino cómo lo hacía ella. Se acercó, sacando de uno de sus bolsillos, el pañuelo con el que Arthur le había vendado los cortes que se había hecho al romper un vaso en su casa, tiempo atrás.- Puedes usarlo si quieres… No te preocupes, la sangre es mía.- No había que ser un lumbreras para saber que algo allí le estaba dando alergia… Poco después ella misma admitió que así era. Mientras Rowan la miraba con los ojos como platos, sin saber qué responder, ¿comida china o pizza? Es cierto que su cuerpo ya le estaba empezando a pedir algo de comida, y optó por responder con la mayor naturalidad posible mientras se encogía de hombros.- Lo que sea más nutritivo…- Porque lo importante era eso, los nutrientes que pudiera llevar, claro que sí.

Continuó persiguiendo a Winter por la casa, mientras iban hacia el baño, porque más importante que cualquier tipo de comida era su herida, y mucho más importante aún que el arañazo que Kaylee le había regalado a Rowan. En cuanto llegaron, la hizo sentarse en el borde de la bañera, igual que el día siguiente al ataque, poniéndose él a la altura de su pierna para poder ver la herida.- Se está secando, eso es bueno, al menos si no se te siguen saltando puntos… Como el sangrado no es muy escandaloso, ¿qué te parece si la limpio y le ponemos una tirita? A lo mejor acaba cerrando sola.- No era buena idea tapar la cicatriz al completo, porque evitaría que se secase y por tanto, que fuera cerrando… Poniéndole una venda lo único que conseguiría es que el día que se la quitase, le saldría una infección de caballo, pero tapando justo la parte abierta de la herida, evitaba que le entrasen bacterias, y podrían levantarlo diariamente a ver qué tal iba.- ¿Has subido alguna vez a la azotea? Si te portas bien, prometo llevarte mientras limpian.- Dijo, para que Winter no se preocupase por su herida, por el dolor, ni por si se le curaría algún día o si viviría eternamente con aquella tirante cicatriz en la pierna.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

-Pues no sé lo que piensa ahora, después del día aquel en la casa de mi abuela, no volvimos a sacar el tema.- Comentó con aparente desinterés y encogiéndose de hombros. Y era verdad, a pesar de haber herido el orgullo de Cathy, la menor de las Rosewood no solía aguantar mucho tiempo enfadada. Y también funcionaba así en el tema sentimental, se maravillaba muy rápido, pero se desencantaba en menos tiempo. Por eso no tenía novio, ninguno le llamaba la atención más de dos días, ni siquiera Rowan.

Con la gata en brazos, Winter asintió con la cabeza. No tenía ni idea de que los demonios fueran como los vampiros. Que tampoco es que tuviera idea alguna de vampiros, pero había visto muchas películas para saber que una de las creencias populares era que no podía darles el sol. Claro, Winter no se podía hacer la idea de que no era un mito. Cuando subieron al piso, la rubia recordó su alergia al polvo y es que nunca en sus veinticuatro años de vida, había estado en un lugar con tantísimo polvo. Y lo peor de todo es que no tenía ni idea de como lo iba a limpiar sin que le diera un jamacuco. Aceptó sonriente el pañuelo del moreno, aunque tuviera sangre, era preferible a ir pareciendo un ratoncito estornudando por aquí, estornudando por allá. Había hecho como que no se había percatado de la cara que Rowan había puesto al ofrecerle vivir con ella, pero la había visto y no supo el porqué, pero se sintió un poco decepcionada. Supuso que calló para no herirla diciéndole unas cuantas verdades. Ella ya sabía que algún día se iría, era demasiado obvio, siempre le estaba recordando que no quería estar allí con ella, que estaba obligado por un pacto y que en cuanto pudiera se marcharía. Y entonces, la rubia tuvo la idea que ninguna White había tenido en más de cien años: Liberarlo del pacto. Era fácil, si liberaba a Rowan del trato evitaría encariñarse de él. Y luego cuando se fuera, no le dolería. El caso era... ¿Cómo demonios se rompía un pacto con un demonio? Porque debía haber alguna forma, ¿verdad? La investigaría sin que el demonio se enterase, aunque eso iba a ser lo más difícil ya que era su canguro veinticuatro horas, siete días a la semana. Pero en algún momento el tendría que tomarse un descanso, y ella aprovecharía para informarse.

Lo miró con una ceja arqueada y una sonrisa. ¿Nutritivo? ¿Qué demonios podía pedir Winter que fuera saludable y tuvieran servicio a domicilio? Recordó que había un restaurante griego que estaba bastante bien. Caminó hasta el baño, su patente objetivo era curar a Rowan pero sin saber como, acabó ella sentada en el inodoro. ¿Cuando habían cambiado las tornas? Rió abiertamente, como si Rowan hubiera contado un chiste muy bueno.- Rowan, las tiritas no curan las heridas de hombre lobo.- Aunque el moreno tenía razón en que era bueno que la herida estuviese al aire, le daba cosa que se le metiera polvo y bacterias dentro. Porque en esa casa otra cosa no, pero polvo, había a diestro y siniestro. -El botiquín nuevo está en el mueblecito de cristal que tienes detrás. - Dejaría que el demonio hiciera lo conveniente con el arañazo, de mientras, cavilaría como podía conseguir información sobre el pacto. Sin embargo, la voz de Rowan le hizo volver a la tierra.-No, no he subido a la azotea nunca, pero me haría ilusión ver la ciudad de noche.- Negó también moviendo la cabeza de un lado a otro. - ¿Rowan? ¿Cómo supiste que me había cambiado de apellido y que tenías que venir a protegerme?- Empezaría poco a poco, porque francamente, no creía que Rowan tuviera una aplicación en su smartphone que le avisara si alguien de la familia decidía ponerse White de apellido. "¡Pip! Notificación de que Winter ya no es Rosewood, ahora es White". No, alguien debía habérselo chivado.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Al escuchar las indicaciones de dónde estaba el botiquín en aquella casa, Rowan rebuscó en el armario, intentando encontrarlo. Nunca se le habría pasado por la cabeza que acabaría de rodillas ante una White, porque aquella posición simbolizaría una absoluta sumisión ante cualquier mujer con ese apellido. Ante cualquiera excepto Winter, y por cierto, la única que merecía el excesivo cuidado del demonio con su herida… De haber sido otra, posiblemente le habría soltado un chorro de desinfectante en la herida y a otra cosa mariposa, pero con la rubia, últimamente se estaba pasando de cuidadoso. Aplicó el líquido con suavidad en la zona que los puntos se habían saltado, por si le escocía un poco, y dejó tiempo para que limpiase.- El otro remedio que conozco es un beso mágico y una rima un poco absurda, pero creo que la tirita es mejor idea… ¿A los niños humanos también se les dice eso?- Le preguntó, alzando una ceja cuando ella se rió ante la idea de ponerle una tirita. Neela había curado los rasguños que Iah se había hecho siendo pequeña, y aunque usaba ungüentos o su propia magia, siempre terminaba dándole un suave beso en la herida a la pequeña, alegando que sus besos harían que le dejase de doler. Sorprendentemente, siempre tenía mucho más efecto aquella demostración de cariño que cualquier otra poción que una bruja pudiera hacer.

A ver, para ser sinceros, la mejor manera de curar esa herida sería llamar o acudir a un brujo, que probablemente arreglaría aquel desaguisado en un periquete y sin usar tiritas, pero también era cierto que los brujos pedían un pago a cambio, y no siempre era una cantidad exhorbitante de dinero… Y no había necesidad de meter a Winter en más fregados con el mundo de las sombras, suficiente que vivía día a día junto a un demonio, que se había visto atacada por un licántropo y tenía un amigo nefilim. Además, el único brujo al que Rowan conocía y en el que confiaría para llevar a Winter sería Arthur, pero era una idea absurda: Por el bien de su salud mental, lo mejor sería que brujo y humana no se conocieran nunca. Separados cada uno era capaz de poner de los nervios al demonio, juntos debían ser una especie de huracán imbatible. Además, la cicatriz quedaría en su pierna de todos modos, no había manera de simplemente hacer desaparecer la herida.

Con mucho cuidado, subió un poco la falda del vestido por el muslo de Winter, para evitar que se manchase ya fuera de sangre o de desinfectante, y con una gasa fue secando en la pierna todo aquello que hubiera supurado de la herida. Estaba en ello, cuando escuchó la pregunta de cómo la había encontrado. Alzó la mirada, enfrentándose a los ojos azules de la rubia, pues había estado muy concentrado en cubrir bien la herida y limpiarla bien, hasta ese momento.- Hm… Verás, Rosemary a pesar de ser humana, estaba bien informada acerca de nuestro mundo, así que cuando me planté en su casa, enseguida supo lo que era. ¿Un demonio pidiéndole un favor? Como cualquier persona, sacó provecho de ello y como nadie en su sano juicio se fiaría de que un demonio cumpliría su promesa, hizo llamar a un brujo.- Probablemente ella no consideraría importante aquella primera parte de la historia, porque era la explicación del pacto, pero tenía su importancia.- En cuanto tu abuela murió, yo me alejé de aquí, pero el mismo brujo que fue testigo del trato no tardó en invocarme para hacerme saber que había una nueva White en la ciudad. Yo estoy atado a mi palabra, así que desde ese día, tuviste guardaespaldas personal, aunque no pudieras verme.- Se encogió de hombros, ¿cómo habría sabido Arthur que Winter llevaba el apellido maldito? El demonio no tenía ni idea, a lo mejor habría sentido algo en sus propios poderes o alguna cosa de esas que les pasaba a los brujos. Nunca se lo había preguntado.

Terminó de secar la herida, sacó una tirita y la colocó en la zona que se había abierto. Probablemente si Arthur metía la mano ahí quedaría una cicatriz algo más bonita, pero seguro que no lo haría con el mismo cariño que Rowan.-Yo creo que en 3 o 4 días más podremos quitar los puntos, por si sirve de consuelo.- Dijo con un ojo clínico que en verdad no tenía. Simplemente, por experiencia con sus propias heridas y cicatrices, quemadas por sí mismo para curarlas, podía imaginarse lo que tardaría en cerrar del todo el arañazo de Winter. Al menos, si todo seguía igual de bien y no se infectaba. Guardó el botiquín de nuevo en su sitio antes de levantarse y pasarse las manos por las rodillas, para quitar cualquier resto de polvo o pelusas que se le hubieran quedado en los pantalones.- Venga, terremoto. Llama para que limpien y vamos afuera.- Esperó a que Winter se pusiera en pie de nuevo y saliera del cuarto de baño, para probablemente coger un teléfono y llamar a quién pudiera limpiar aquel enorme piso.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Winter asintió entuasiasta. Era muy típico de los humanos eso, de hecho la rubia no sabía que los demonios lo hicieran también. Que no era por generalizar, pero no se imaginaba a un demonio dándole un besito a otra persona para curarle una heridita. Es más no se imaginaba a Rowan diciendo: Sana, sana, culo de rana, si no se cura hoy, se curará mañana. Para después depositar un suave beso en la larga pierna de Winter.
-Sí, los "mundanos" también decimos las palabras mágicas y damos besitos. Pero no sé si los tipos guays de los nephilims hacen esas cosas tan vulgares. Ellos son tipos duros, seguramente no hacen esas cosas tontas.- Comentó con voz irritante y haciendo gañotas, burlándose abiertamente de ellos. No tenía nada en contra de Ronald, pero de sus pretenciosos compañeros de raza que llamaban mundanos a los seres que protegían, sí. ¡Serán repelentes! pensó irritada. -Pero te voy a decir un secreto.- Se dobló hacia delante, para estar más cerca de Rowan, como si de verdad fuera a contarle algo que nadie podría saber.- No besamos heridas putrefactas que supuran cosas que dan grima.- Le dijo muy seria, aunque claramente se estaba aguantando la risa. Tenía claro que el moreno no iba a besar su herida. ¡Ni se le ocurriese hacer tal cosa! Porque besar esa herida, pues, no debería ser muy higiénico.

Esta vez el desinfectante picó mucho menos que la primera, no obstante, Rowan siempre le curaba la herida con cuidado, cosa que también ayudaba mucho que el dolor fuera más soportable. Winter seguía atenta todos los movimientos que el moreno hacía, no es que no se fiara de él, es que sencillamente tenía que tomar nota por si en un futuro tenía que curar otra herida como esa. La mirada plata de Rowan se clavó de lleno en sus ojos azules y sin previo aviso, su corazón empezó a latir más rápido. No era muy avispada, pero sabía que esa sensación no era buena. No había que ser una lumbreras para darse cuenta de que algo estaba yendo mal. No queriendo darle importancia al asunto, por lo menos no en ese momento, se limitó a escuchar la respuesta del demonio mientras acababa de curarla y le ponía la famosa tirita. Así que había un brujo... Él seguramente sabe como se rompe el pacto. Tenía que averiguar cual era su nombre, para poder buscarlo. El problema era que ella no tenía ni idea de como rastrear personas de ese mundillo... Pero Ronnie seguro que sí. Casi se le escapa una sonrisa a lo Grinch cuando encontró la respuesta a su problema. La voz del moreno hizo que volviera a bajar la mirada para prestarle atención.

-¿Tres o cuatro días todavía?- Preguntó la americana con evidente impaciencia. Quería volver al trabajo, se aburría tanto tiempo en casa sola. Después de que Rowan se incorporara y se sacudiese las rodillas, ella también se levantó. Fue directa al salón, donde había dejado abandonado el bolso. Al entrar escaneó con la mirada toda la estancia: los sofás que estaban tapados con una gran tela blanca y la mesita de cristal, hacía incuestionable el tiempo que llevaba sin ser limpiada. El bolso estaba encima de la mesa situada al lado del ventanal, por donde entraba la escasa luz de las farolas. Seguramente se lo habría dejado olvidado cuando había deambulado por todo el piso abriendo ventanas y estornudando como una loca. Tomó el móvil e hizo un par de llamadas. Cuando estuvo segura de que todo estaba en orden volvió a dejar el móvil en el bolso, agarrando solamente las llaves de la casa. Kaylee se encontraba oliéndolo todo, parecía bastante entretenida.
-¡Rowieeeeee!- Gritó Winter con osadía. Obviamente no tardó en ver al susodicho con una mueca de puro odio en la cara. Antes de que él pudiera quejarse ella intervino de nuevo.- Tú me dijiste que te podía llamar como quisiera cuando estuviéramos a solas. No te estoy diciendo nada malo. Solo es Rowie; es un nombre muy adorable.- Comentó divertida, con un brillo pícaro en los ojos y sacándole la lengua.- Como tú...-susurró muy bajito riéndose.-¿Nos vamos?




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

- Ellos usan runas, se las pintan en la piel y les curan, o les sirven para ser más rápidos, o ver mejor… Así que no se dan besitos en las heridas, no.- Pudo notar en la voz de Winter que había resentimiento hacia los nefilim. No podía culparla, eran odiosos, y además, de ser un humano a él también le habría ofendido descubrir que aquellos que en teoría les protegen, los insultaban.-- Te voy a decir otro secreto mayor; nunca he besado una herida.- Alzó una ceja, esperando ver la expresión de la rubia, esa de “wow, no me lo esperaba para nada”. No necesitaba que nadie se lo dijera, Rowan era consciente de que a veces (la mayor parte del tiempo) era bastante soso.

Antes de salir del baño, se lavó las manos que se habían mojado con el desinfectante. Fue en ese momento que escuchó a Winter llamándolo, y no porque hubiera usado su nombre, sino porque no había nadie más en aquella casa. Rowie, había dicho. Y el demonio le regaló una mirada de odio profundo que normalmente le habría dedicado a Kaylee. Rowie lo había llamado… Por una parte no le extrañaba nada ese nuevo apodo, Winter llamaba a su amigo nefilim “Ronnie”, así que no era raro que le pusiera un nombre nuevo al demonio; pero por otro lado, ¿de verdad Rowie? Le había dado permiso para llamarle Schwarz, no había ninguna necesidad de crear un mote nuevo para él.- Me refería a llamarme Rowan o no.- Suspiró, con una expresión de resignación total. Probablemente ahora ya no habría manera de que Winter decidiera llamarle de otra manera…- Aunque me he perdido en qué momento soy adorable, pensaba que por ser un demonio me toca ser… ¿Cómo dijiste? Con cuernos, tridente, ojos negros y dar miedo. A todo esto, ¿dónde vas con las llaves?- Porque como siempre, en todos los mitos, los demonios eran vendidos como seres feos y abominables, cuando no todos los moradores del infierno eran así. Malditas religiones humanas.

Alargó la mano, quitándole a Winter las llaves y dejándolas dentro de su bolso. Volvió a su lado, para agarrarla del brazo, y en ese momento, demonio y humana desaparecieron del salón para aparecer en la azotea. Rowan estaba acostumbrado a vagar de tejado en tejado de ciudad, en huyendo de las zonas más escandalosas e iluminadas, lo que le hacía acabar muchas veces rondando la zona financiera de la ciudad, pues de noche se quedaba más tranquila, o bien por zonas oscuras y tétricas como el callejón dónde Winter había estado a punto de ser asesinada por un licántropo. Así que aquel rinconcito zen le sorprendió, pues se esperaba una azotea sin nada, una a la que de hecho los propietarios del edificio no tenían posibilidad de subir. Claro que estábamos hablando de un bloque de pisos de lujo, no un edificio empresarial. Rowan se acercó al borde, mirando hacia abajo y a las construcciones que lo rodeaban; allí, en la ciudad que nunca duerme, aquel bloque se veía ínfimo, comparado por ejemplo con la altura de cualquier otro edificio. Incluso podía verse allí al fondo, si se miraba hacia el sur, el pico de la Freedom Tower, esa construcción que iba a ser la primera de 5 bloques, colocados en medio de World Trade Center, dónde habían estado las Torres Gemelas. O al menos, el demonio podía distinguirla perfectamente, como un dedo apuntando al cielo porque había pasado muchas noches allí.

Se volvió hacia Winter, de la cual se había olvidado por un momento mientras apreciaba la altura a la que se encontraban.- No he podido evitar darme cuenta… ¿Qué es más molesto, que te llamen mundano o mosquito?- Preguntó, recordando las palabras de ella acerca de los nefilim y las veces que había mencionado su comparación con los mosquitos.- Los ricos se lo montan bien eh.- Dijo, mirando de nuevo aquel espacio tranquilo en medio de la gran ciudad. Marjorie había vivido en una gran casa, en una buena urbanización, pero no tenía nada que ver con el dúplex de Winter, igual que tampoco lo tenía el pisito de la rubia. Con ellas, casi hasta se había olvidado de la familia que lo ataba. El esplendor de la familia White era éste, que como un punzante recordatorio, pinchaba a Rowan; no debía olvidar lo que esa familia le había hecho, y el castigo que cargaban consigo por ello.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Winter arqueó una ceja y sonrió ladina.-Empezaste a ser adorable en el momento que pude darme cuenta de que no, no tienes ni tridente, ni ojos negros, ni cuernos y no das miedo. ¡Oh miradme! Soy Rowan, un apuesto demonio con voz seductora y ojos bonitos. ¡Ay se me olvidaba! Vengo a matarte.-Dijo simulando la voz grave de Rowan  y frunciendo el ceño, la que era su típica expresión de indignación constante. -Aunque hay dos veces que sí que me diste miedo...- se calló de golpe. ¿Y si Rowan se tomaba mal lo que le había dicho?- No me estoy burlando de ti... estaba bromeando.- Se explicó con clara preocupación el la voz, lo último que quería y necesitaba es que el demonio que le guardaba las espaldas veinticuatro horas al día creyera que ella disfrutaba metiéndose con los demás. No había visto su reacción, porque justo había coincidido con que le había dado la espalda para meter las llaves en el bolso. De este modo, no había manera de ver su cara y averiguar si le había hecho la misma gracia que le haría a ella que le pegaran una patada en la espinilla.

Sintió como su brazo era aprisionado e inconscientemente, cerró los ojos pensando que Rowan se lo había tomado mal y que iba a hacerla lamentar haberse tomado tantas confianzas. Podía hacerlo... era un demonio y por más racional y educado que fuera el moreno, no dejaba de ser eso. Al igual que ella no dejaría nunca de ser una estúpida White ante sus ojos. Pero en lugar de sentir cualquier tipo de dolor, una ráfaga de viento fresco la arrulló. Abrió los ojos extrañada. Rowan estaba demasiado cerca del borde de lo que parecía una azotea. Su azotea. Alzó la mirada y contempló los grandes edificios que la rodeaban, los gigantes de cristal que parecían querer llegar hasta el mismísimo cielo. Sonrió maravillada, nunca se habría imaginado que podría ser tan bonita nueva York de noche. Dio una vuelta sobre sí misma, todo era tan fascinante; el ruido estridente de los coches, el cielo ya sin rayo alguno de sol pero iluminado por las miles de luces que la ciudad ocasionaba, los imponentes rascacielos...

Todos los elementos se complementaban armoniosamente para otorgarle a la ciudad una magia especial. Sus ojos se centraron entonces en Rowan que le estaba hablando, y ella con sus aleluyas ni se había percatado hasta que él estaba a media frase. Primero arrugó el ceño ante el recordatorio de que él pensaba que era un mosquito, pero después de encogió de hombros.- Ambas son molestas. Tú me dices que yo soy molesta e irritante, y ellos me dicen que soy trivial, algo que carece de importancia. Creo que el trasfondo de ambos es el mismo, algo que su existencia no es deseada.- Le explicó con una sonrisa en el rostro. La misma sonrisa que le dedicó aquel día cuando le tendió la taza de café, antes de que se fuera de mala manera. Pero algo que ella ya sabía es que Rowan no sabía descifrar sus sonrisas, ni sería capaz de ver a través de ellas, con lo cual jugaba con ventaja.- Sí, los ricos saben como montárselo.- Winter a veces olvidaba que solo era una molestia para Rowan, que él ciertamente preferiría que cayera al vacío desde esa misma terraza y no tener que retenerla. Si la protegía no era porque sintiese aunque fuera el mínimo aprecio hacia ella, no, la protegía porque era un White. Con lo cual, no debía dejarse llevar por las cosas extrañas que se le pasaran por la cabeza. Podía ser guapo, pero era un demonio y era de dominio público, que éstos no se caracterizan por tener corazón. Se movió lentamente hacia uno de los sillones y miró hacia el cielo.  
- No sabía que Nueva York pudiera ser tan bonita. Yo tengo otra pregunta: ¿Quién ha sido la mejor White de todas con las que has tratado? Fue Marjorie. ¿Verdad?- Obviamente en esa pregunta no se incluía a ella misma, aunque tenía claro que ella tampoco ganaría el ranking.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Allí, en el borde de la azotea, Rowan extendió la mano hacia Winter en una clara invitación para que fuese con él y se sentasen con las piernas colgando. Como solía hacer el demonio cada noche, como habría hecho de estar solo en plena naturaleza y subido al árbol más alto que encontrase. Sin embargo el movimiento de ella hacia uno de los sillones hizo que el demonio inmediatamente se pasase la mano por el pelo, disimulando como si nada. No sabía si es que ella no quería sentarse allí o que no le había visto, lo único que esperaba es que no se hubiera dado cuenta de cómo se había quedado esperando como un tonto una respuesta por su parte que no había llegado nunca. La enigmática sonrisa de Winter volvió a aparecer en sus labios; y Rowan no entendió nada. Posiblemente a ella le pasase justo al revés, viéndole siempre serio no entendía que podía pasar por la cabeza del demonio, pero es que él la veía siempre sonriendo que su mente daba error. ¿Qué podría hacer que una chica estuviera risueña las 24 horas del día? Desde que la había conocido (como su guardián oficialmente, al menos), pocas veces había faltado la sonrisa de su cara, ni siquiera cuando él estaba cosiendo la herida de su pierna, había dejado de mostrarse optimista. Le desconcertaba, sí.

Rowan acabó sentándose en el borde, quizá demasiado, pero a él no le importaba la posibilidad de caer. Él tenía algo que los humanos no: Alas. Si por casualidades de la vida, perdía el equilibrio y caía hacia atrás, confiaba en que sus alas lo alzasen, pues siempre lo habían hecho.- No me gusta la ciudad, pero debo admitir que cuando la ves desde fuera impresiona mucho más.- Si los edificios de Manhattan se veían imponentes desde aquella azotea, entonces si Winter viera la isla desde lo alto de la Estatua de la Libertad o desde el puente de Brooklyn no iba a poder articular palabra. Nueva York y sus brillantes luces podían cegar a cualquiera, incluso a un demonio.- De todos modos, prefiero la tranquilidad de la selva. Aquí siempre hay ruido, incluso en noche cerrada.- Como el día en que andurreando por los tejados de las zonas nocturnas de la ciudad había visto un pequeño y peculiar grupo discutiendo por una motocicleta demoníaca. Nueva York era la ciudad que nunca duerme, y debía admitir que eso era una verdad como un templo.

Miró fijamente a Winter, porque la pregunta le había pillado un poco de sopetón. ¿Prefería la respuesta corta o la larga? ¿Era una pregunta con trampa para que le dijera que ella era la mejor? Luego se dio cuenta de que era posible que dijese lo que dijese no fuera lo correcto, así que simplemente respondió.- Realmente me he dejado ver con muy pocas… Normalmente permanecía invisible. Tu abuela me gustaba porque entendió que mi deber era cuidarla pero que no tenía que ser su amigo y simplemente, me dejó estar. No me presionaba para que hablase con ella, ni intentó nada más conmigo… Empecé siendo invisible con ella, igual que contigo, pero un día en plena noche me miró directamente y me preguntó que si era su ángel de la guarda. Desde entonces dejé que me viera porque me había hecho gracia.- Además, había sido raro hasta para el demonio, no porque le hubiera llamado ángel, sino porque aún teniendo el glamour puesto y siendo completamente invisible para los humanos, la pequeña Marjorie había adivinado perfectamente en qué rincón de su habitación se encontraba. La familia White nunca había tenido la Visión. Por supuesto, nunca había llegado a apreciar a ninguna de esas mujeres, lo que Summer le había hecho significó que Rowan detestase aquel apellido y todas las que lo llevaban. Las acciones de una White marcaron al resto, y posiblemente si la pelirroja se hubiera estado quietecita, todo habría sido distinto. Rowan incluso podría haber sido más sociable y menos borde. No las odiaba por su pacto, las odiaba por el daño que una de ellas le había hecho y cómo aún así debía estar atado a su palabra.

- Sin embargo, eres la única que me ha dado las gracias o me ha tratado como una persona normal. Muchas intentaron darme órdenes como un criado más, y creo que eso te deja en una buena posición… Soy un demonio, pero tengo ojos en la cara.- Se encogió de hombros. No podía decir si tenía una favorita o no porque claramente no era así, pero Marjorie había dejado el listón bastante alto para ser “soportable” a ojos del demonio y Winter lo estaba alcanzando a una velocidad escandalosa. ¿Sería posible que la última White pudiera llegar a ganarse algo de afecto de Rowan? A saber.- Muy bien, ahora pregunto yo; ¿en qué dos ocasiones te he dado miedo? Pensaba que me considerabas adorable, no puedo ser adorable y dar miedo a la vez.- Intentó recordar alguna vez que hubiera podido darle miedo a Winter, y como no fuera en el momento de quitarle al licántropo de encima, no se le ocurría cuando había podido ser. El resto del tiempo había sido bastante normal con ella… Al menos para un demonio.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Sus ojos se abrieron como platos cuando oyó que había ido a la selva. Se imaginaba que el demonio no habría permanecido siempre en la misma ciudad, pero nunca habría pensado que en sus ratos libres disfrutara de un paseo selvático; no obstante debía admitir que el joven tenía pinta de disfrutar de la soledad. Winter también la apreciaba aunque no lo pareciera, cuando había sido más niña su madre le había reprochado que pasaba más tiempo leyendo que con seres humanos y la rubia no le podía contradecir, porque efectivamente prefería estar con la nariz metida en algún libro de novela policíaca que probándose ropa en cualquier tienda cara con su madre y su hermana.

-¿Has estado en la selva?- preguntó fascinada, y olvidándose de su propósito de alejarse del demonio, se levantó y se sentó a su lado con un brillo soñador en los ojos.- Eso sí que debe ser fascinante. Yo solo he ido a ciudades...- Añadió contrariada haciendo un mohín con los labios. Había ido a París, a Milán, a Londres... a cualquier sitio donde se celebrara la semana de la moda, pero no había ido a ningún lugar donde hubiera podido apreciar la naturaleza en su estado salvaje. La respuesta de Rowan le pilló desprevenida. ¿Eso era una indirecta de que ella si le obligaba a hablar? Puso una sonrisa culpable, casi cómica. Sin dudarlo ni un segundo, era culpable. Y la rubia era muy pero que muy consciente de ello.

Pocos segundos después el moreno habló de ella, y para su sorpresa no estaba echando pestes sobre su forma de ser.
-¡Oh venga ya!- exclamó dándole un golpecito con el hombro en el brazo, de forma amistosa.- No me estaba incluyendo en el ranking. Porque sin duda ganaría. ¡Muahahahahaha!- Bromeó moviendo las manos como una loca y con una radiante sonrisa. Miró hacia el cielo intentando recordar las dos veces que el demonio la había asustado.- ¡Ya me acuerdo! La primera fue aquel día que te fuiste cual divo, el día que me llamaste mosquito, que yo intenté no hablarte para no molestarte y tú te fuiste enfadado alegando que si me mordía la lengua no me ibas a quitar el veneno. ¿Sabes de que día te hablo?- Preguntó creyendo sinceramente que él demonio podía haber olvidado el día. - Pues me acuerdo que me dijiste algo de sentarme y de que no me moviera... Y verbalmente no dijiste nada más, pero tus ojos decían que me ibas a prender fuego y me ibas a apagar con gasolina si no te hacía caso.- Rió a carcajada limpia, menuda estupidez, si él no podría prenderle fuego ni aunque quisiera.- Y la otra fue cuando te di con la pistola en el hombro... lo siento por eso... Pusiste otra vez esos ojos de te voy a dar lo tuyo a base de bien. Y aunque yo sabía que no me ibas a hacer nada pues mi instinto dijo: Corre Winter, corre. - Entrecerró los ojos de forma perversa.- Ahora me toca a mí otra vez... ¿Por qué no quieres que te abrace? Te iría bien para dejar de ser tan asocial. -Interrogó con una expresión seria que no era típica en ella, pero sin quererlo e intentando evitarlo sus labios se curvaron en una sonrisa y casi sin darse cuenta, se estaba riendo otra vez.- Es broma, es broma, no era eso. ¿Cuántos años tienes?- Inquirió esta vez alegre pero sin carcajearse. Cualquier persona que los viera desde fuera podía apreciar que eran dos mundos diferentes. Rowan tenía ese aura de chico malo y el ceño fruncido constantemente. Winter por otra parte, siempre tenía una sonrisa en el rostro y ese brillo risueño en la mirada.

Tenía claro que no debía encariñarse con él, pero era inevitable. Poco a poco empezaba a simpatizar con el demonio y llegaría el día en que éste se iría, dejándola como había estado antes de que él la encontrara aquella noche en el callejón donde se enfrentó al licántropo. Sola.


Última edición por Winter J. White el Sáb Sep 24, 2016 9:52 pm, editado 1 vez




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Arrugó la nariz en una mueca de disgusto al escuchar que Winter sólo había ido a ciudades. Menos mal que debía estar a su lado ahora que vivía en Nueva York, pues no podía imaginarse a sí mismo persiguiendo el culo inquieto de la humana por más ciudades del mundo. Ya odiaba Nueva York, no necesitaba más, para él cualquier urbe sería igual de escandalosa e innecesaria que aquella ciudad americana.- He vivido en África mucho tiempo.- Veía la emoción en las palabras de Winter, que para una chica de ciudad posiblemente la selva fuese algo completamente inalcanzable, algo que parecía muy lejano. Y si encima venía de una familia rica y acomodada, es posible que la sola idea de sugerir dejar todo el lujo atrás para internarse en los verdes y tropicales brazos de una selva fuera recibida por negativas de su familia.- La parte mala es que hay muchos mosquitos, y algunos dejan unas picaduras tan grandes que parecen…- Pensó en los mosquitos de la selva, esos bichos que no se parecían en nada a los que cualquier persona normal había visto. Dichos insectos, podían llegar a ser peligrosos y transmitir enfermedades, además de dejar una picadura considerable. Intentó explicarlo buscando una comparación sencilla.-... Ciruelas, y no te exagero.- Por desgracia, los demonios no se libraban de los mosquitos con la misma facilidad que de los vampiros. Parecía que a los primeros les gustaba demasiado su sangre, o simplemente, consideraban que la de Rowan era especialmente dulce, porque había pasado días y días enteros rascándose como si no hubiera un mañana.

Colocó una mano detrás de Winter con cuidado al ver que se sentaba, porque aunque si ella caía hacia atrás, se lanzaría a cogerla, lo mejor era evitar que simplemente se desequilibrara al sentarse. Mientras ella le contaba cuándo le había dado miedo, alzó las cejas. Había peleado contra un hombre lobo delante de su cara, ¿y le asustaba cuando la miraba fijamente, aún a sabiendas de que no podría herirla ni queriendo? Rowan cada vez tenía más clara una cosa: No entendía qué narices pasaba por la cabeza de aquella chica, y lo peor de todo es que tenía la sensación de que nunca llegaría a saberlo del todo.- En mi defensa diré que la primera vez tenía claro que si no te sentabas, iba a llevarte yo al sofá aunque fuera a rastras y a encadenarte para que no te levantases. Y antes… Bueno, había visto a un nefilim salir de tu portal; pensé que había pasado algo y estaba dispuesto a ir a por él si te había hecho algo. A veces soy un poco brusco, pero mis intenciones son buenas, sólo que no estoy acostumbrado a ello.- Era un demonio, por muy tranquilo y pacífico que fuera, él había matado, había aterrorizado poblaciones, había vivido entre animales salvajes. Tenía raciocinio, pero muchas veces se comportaba de una forma que no se correspondía con la forma de actuar de una persona normal, simplemente… Se guiaba de instinto. Rowan, que era serio, distante y frío, también podía llegar a tener fuego en los ojos, a no pensar y simplemente; destruir cuanto se le pusiera delante.

Miró a Winter, con intensidad pero sin fiereza para no asustarla. En los ojos de la rubia no podía ver el rastro de maldad de sus antepasadas, por claros que fueran, no había ni una gota de veneno.- No me gusta el contacto físico, no me hace sentir cómodo. Me parece justo que lo sepas, no es que tenga nada contra ti.- Aparte de Neela e Iah, la única persona que había intentado tocarlo había sido Summer, y los recuerdos que tenía de la mano de ella cerrada con fuerza alrededor de su brazo y sacudiéndolo violentamente mientras era rechazada no eran precisamente agradables. Podía aguantar tocar a alguien, claro que sí, pero su mente siempre evocaba ese recuerdo, de modo que cualquier contacto ligeramente afectivo como un abrazo o un beso de lo más inocente en la mejilla, lo hacía sentir incómodo. A pesar de que Summer no llegó a hacer nada más porque pudo pararla a tiempo, Rowan no podía evitar sentirse sucio. De ahí que tras la muerte de Neela, no hubiera podido experimentar amor o atracción hacia ninguna otra mujer; sólo su bruja había sido capaz de hacerle olvidar todos sus problemas con una caricia.

Se dio cuenta de que había metido un poco la pata al responder, después de escuchar de labios de Winter que era broma. En ese momento, el recuerdo de Summer y su desesperación, y la piel azabache de Neela desaparecieron para dejar al demonio frente a una White preguntona que aguardaba una respuesta a su última pregunta.- Pensaba que querías que te respondiera a la pregunta anterior… No se me da bien distinguir las bromas, lo siento.- Se encogió de hombros. Cada uno tenía sus defectos, Rowan era tan serio que era incapaz de bromear, y por lo tanto, de pillar las bromas que pudieran decirle.- Si llevo bien la cuenta, creo que ya son 576 años. Mi turno; ¿por qué te fuiste de casa? Recuerdo tu apellido y no era White, y en el internés ese se dice que estás desaparecida. Investigué un poco porque tu abuela era la última, espero que no te importe.- Rowan había buscado información de la familia de Winter, los Rosewood. En 2016, la mejor manera de hacerlo era a través de la web, y así se había enterado de que ellos simplemente, habían dejado de tener noticias de ella. El padre de ella, había dejado caer alguna vez que estaba en otro país, y otras veces que no tenían ni idea de que había pasado con su hija mayor. Por más que buscase, eso era todo lo que conseguía… El señor Rosewood había conseguido evitar que se filtrase el resto de la historia, así que Rowan se había topado siempre con la misma barrera: El mundo sabía lo que Rosewood había querido que supieran.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Esta vez fue Winter quien arrugó la nariz con desagrado. ¿Mosquitos que hacían picaduras igual de grandes que una ciruela? Pero entonces eso no eran mosquitos... ¡Eran caballos! A ella de normal le picaban muchísimo, no se quería imaginar en la selva. Seguramente acabaría siendo un colador humano. Luego, pensándolo mejor, Winter arqueó una ceja. Espera, espera... ¿A los demonios les pican los mosquitos? La rubia se imaginaba los demonios como seres invencibles, no podían ser atacados por ningún animal porque al mirar en sus ojos, ellos verían el peligro, el riesgo de enfrentarse a un ente que procedía de las mismísimas entrañas del infierno. Bueno claro, cualquier animal inteligente. Kaylee por ejemplo no entraba en ese grupo, y por lo visto, los mosquitos tampoco. La gatita de la última White era un poco como su dueña, se podía enfrentar a cualquier ser vivo sin importarle el tamaño, porque era así de imprudente. Y bueno, si en vez de enfrentarse a Rowan se hubiera encarado con otro demonio menos pacífico, otro gallo hubiera cantado. Había tenido suerte que su dueña se hubiera encontrado con el moreno y no con otro más sanguinario.

Observó divertida como Rowan trataba de ¿justificarse? ¿Estaba en una realidad paralela o le había tocado el demonio que estaba mal de la cabeza? Le dedicó una sonrisa dulce. Era demasiado adorable para su punto de vista, y todo se complicó cuando él le confesó que se sentía incómodo con el contacto físico.- Pues si no quieres que te abrace deja de ser tan adorable. - le ordenó en un tono que era más juguetón que una orden propiamente dicha.- Yo también tendría que odiar el contacto humano. ¿Te puedes creer que un loco en la sala de espera del hospital me quemó el hombro? Y no te lo vas a creer... Me quemó con la mano.- Le confesó con falsa sorpresa, porque claramente sabía quién fue el graciosillo que la quemó, y él también lo sabía.- Digo, si quería ligar conmigo, lo hizo bastante mal.- Las cejas de la rubia se alzaron en un gesto cómplice.- Vuelve a ser broma.- Se apresuró a explicarse, para que no volviera a tener que sentirse obligado a justificarse.  La mirada del moreno se encontraba fija en ella y se sintió expuesta. Se sentía como si pudiera leer todos sus pensamientos o ver hasta el fondo de su alma.- No, en serio. Para de hacerlo, porque empiezo a tener ganas de abrazarte. Es que eres como un peluche. Y encima me pides perdón por no pillar las bromas... eres muy tierno. - Le dijo ya seriamente, pero manteniendo aún una sonrisita tímida en el rostro.

Los ojos se le abrieron como platos y se llevó la mano a los labios. ¿Había dicho quinientos setenta y seis? ¿Pero cuánto tiempo había vivido el joven que tenía delante? Aunque visto lo visto, de joven nada.-Te conservas muy bien, dame la receta de tu eterna juventud.- Balbuceó entre risas. ¿Tantos años? A ver, Winter se imaginaba que habría vivido más de cien años, pero no tantos. Y siendo sinceros, a Winter le importaba un bledo y medio que envejeciera y le salieran arrugas. Era ley de vida. Pero le parecía algo curioso como él siempre se mantendría en sus eternos veintiséis años. Al escuchar la pregunta de Rowan su sonrisa se congeló. Sintió pánico.

No había hablado con nadie de su problema familiar. Ni siquiera con su hermana. Desde aquel fatídico día, ambas dejaron el tema de la familia y hablaban como si no hubiera pasado nada, es más, si Cathy alguna vez metía a sus padres en la conversación sutilmente, Winter, con su mejor sonrisa de cortesía cambiaba de tema radicalmente. ¡Joder! Evitaba ese tema a toda costa. No quería nombrar al insensible hombre que estaba casado con su madre, ese que en su documento de identidad constaba como padre. Y lo había sido, por lo menos hasta los diecinueve. Hasta que la humilló delante de su familia. Desde otra perspectiva, pudo ver como ese hombre al que tantas veces había abrazado no era el héroe que había creído cuando era una niña. Winter nunca había compartido sus ideales. Ella no creía que las madres solteras fueran en contra del término familia, ni que los homosexuales fueran pecadores aficionados al vicio, o que la raza blanca fuera la más pura. No. Ella se había criado entre criadas de color y nunca se había cuestionado su sexualidad, porque para ella no la tenía. ¿Madres solteras? Ellas y sus hijos eran una familia, de dos personas. Pero lo eran. Para Winter eso eran cosas tan obvias que ni se molestaba en contradecir a su padre. Desde pequeña había tenido muy claras dos cosas: que ella tenía sus propios ideales y que llevarle la contraria a su padre no le daría más que quebraderos de cabeza. Por eso se había limitado a valorar las cosas positivas de William, pasar por alto sus defectos. Pero eso no podía hacerlo para siempre y un día estalló. Explotó soltándole todo lo que pensaba en la cara. A pesar de ese incidente, ambos siguieron hablándose, evitando claro está, los temas problemáticos. Pero cuando recién cumplidos los veintiún años Winter informó que se iba a apuntar a la academia de policía la guerra campal empezó.

Agachó la cabeza, sus ojos se centraron en sus propias rodillas, en el vestido que se había levantado más de la cuenta y dejaba ver el principio del zarpazo del licántropo, donde se encontraba la tirita. De repente, tenía frío. Toda la alegría se había evaporado como por arte de magia. Para Winter había tocado el asunto maldito.- Sí, es que el internés es una mala perra.- Bromeó sin chispa ni gracia en la voz. - Me fui de casa porque mi padre me echó, alegó que yo no merecía llevar su apellido y mucho menos ser su hija. Claro que primero me humilló delante de mis primos y de mis tíos. No fuera a ser que no sé... me fuera de casa sin ganas de pegarme un tiro. Durante las cuatro horas que duró la guerra campal me dijo tales joyitas que hacen que lo que tú dices sean halagos. Ya habíamos tenido un encontronazo cuando rondaba los diecinueve años. Desde ahí nuestra relación era tensa. De broma -que yo sabía que era en serio- me decía que tendría que pintarme de negro porque parecía más hija de Niara que de él. Me callaba porque pensaba que me habría ido mejor si él no hubiera estado en la puta ecuación. Pero cuando le dije que iba a apuntarme a la academia de policía explotó. Me gritó, me insultó, me acusó de querer hacer "cosas de hombres" -Hizo señas de comillas con los dedos.- y de no saber dónde estaba mi lugar. Le pregunté que cual era ese lugar que me correspondía y me dijo que era siendo modelo, con la boca cerradita y casada con un hombre que supiera dominar mi carácter. Vamos, que mi padre quería que mi futuro fuera como el de Summer, un hombre que me pegara para mantenerme controladita y no dar problemas. Por mi parte, solo le dije que me iría al día siguiente, porque eran las diez de la noche. Él me dijo que no, que me daba media hora para hacer las maletas y que cuando hubiera pasado ese tiempo, él mismo me arrastraría hasta la puerta. Mi madre permaneció callada, en un ladito. ¿Cathy? Intentó defenderme antes de que Scarlett la encerrara a la fuerza en su cuarto. La única que me auxilió fue Niara, lo que solo le trajo más problemas porque es ilegal y William amenazó con denunciarla a inmigración. De ese modo estaba sola, supongo que él esperaba que me retractara y le pidiera perdón. No obstante, me fui. Todas las cosas que me gritó se me quedaron grabadas en la cabeza y ahora no lo puedo ni ver. Es a la única persona que le desearía una muerte horrible. Esa noche me fui a casa de mi abuela Marjorie y ella me ofreció ponerme su apellido, haciendo ver que yo era hija suya. Así que lo acepté. Te parecerá tonto pero yo me sentí rechazada por mi familia y la única que me tendió la mano fue Marjorie White. Para ti White, es Summer. Para mí White es mi abuela, la que dejó de hablar con su única hija por no comportarse como una buena madre. Por eso, puedo entender que alguien de mi familia te hizo daño y que me odies, pero entiéndeme tú a mí.- Se encogió de hombros como si todo lo que le hubiera contado no doliera, pero sus ojos con lágrimas y la mandíbula en tensión la delataba.

No se atrevía a mirar a Rowan a la cara. No quería que la viera así.- Dices que todas las White somos seres horribles ¿no? Tienes razón, yo soy igual que Summer o igual que cualquier otra. Si no fuera tan tonta y no tuviera estos ideales utópicos, hubiera matado a William con mis propias manos y habría librado al mundo de esa sanguijuela. Ese hijo de puta posee bastantes negocios sucios que le pagan todos los lujos que tiene. Si nana no se había ido de casa era por nosotras.- Miró al demonio con una mueca que pretendía ser una sonrisa pero que estaba cargada de rabia.- Supongo que era bruja de verdad, vio el futuro. Así que si esperas que me vuelva a poner el apellido de mi padre o que me case, debes estar como una cabra porque soy asexual. ¿Quieres irte? Vete. No estás faltando a tu palabra, te estoy diciendo que te puedes ir. No me habría gustado que me hubieran retenido en aquella casa. No voy a hacerte lo mismo.- Winter nunca decía malas palabras, siempre sabía mantener su carácter a raya. Pero en ese momento las había dicho y no le pesaba.- Mi turno; ¿Sigues creyendo que soy buena?- Le preguntó con los ojos rojos por el llanto y una sonrisa ácida.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Recordó el día en que quemó a Winter con su mano en el hospital. Lo había hecho para que ella dejase de ser tan digna y de fingir que no le causaba repulsión sentarse a su lado, cosa que era evidente que pasaba. Ambos se habían sostenido la mirada más de una vez con la intención de aguantar más que el otro y Rowan cansado de la niña rica pero buena y generosa, había decidido que si sus borderías no levantaban su culo blanco del asiento, echaría mano de sus poderes. Al final, y con un poco de ayuda de un médico, había conseguido que Winter se largarse, mientras en los labios del demonio se formaba una sonrisa sarcástica que decía: “¡y no vuelvas!”. Y al final el sentido común de Winter le había hecho no volver. Al escuchar que era una broma, intentó imitar su tono de voz para hacer exactamente lo mismo que ella.- En las salas de espera pasan cosas raras, yo conocí a una niña humana. No sé si tendría 15 o 16 años, y tenía pinta de no haber roto un plato en su vida. ¿Te crees que me dijo que estar a su lado podía ser peligroso? Creo que estaba loquita por mi y quería impresionarme.- No sabía si aquel asunto le había salido bien, pero bueno, todo sería practicar, aunque seguía sin entender del todo la finalidad de las bromas. ¿Para qué decir algo que no es verdad para tomarle el pelo a alguien? O bueno, verdad a medias, porque él había dicho una cosa tan real como la vida misma: Winter tenía carita de ser un ángel que había caído del cielo. Pocas veces fruncía el ceño enfadada, sonreía incluso al aire, no había crueldad en sus palabras o actos y cuando se echaba a reír (cosa muy habitual en ella), sus carcajadas resonaban en la mente del demonio como si estuviera hueco por dentro. No había conocido a ningún ángel, y de hacerlo posiblemente no acabarían hablando como si nada, pero sí que la descripción de los ángeles que tenían los humanos cuadraba perfectamente con Winter.

- Es muy fácil, dame tu alma y serás joven para siempre.- Se encogió de hombros. Por supuesto aquello no lo decía en serio, no iba a merendarse el alma de ninguna persona y mucho menos de una White. No por el apellido, sino porque estaba seguro de que aquello tampoco podía hacerlo, y no tenía necesidad; Winter era humana y su sitio estaba entre los humanos, no ofreciéndole nada a ningún demonio, ni a él ni a ninguno. Pero bueno, si tenía curiosidad sobre cómo un humano podía ser inmortal pues ahí tenía la respuesta más fácil y la que no implicaba desgaradables mordisquitos en el cuello o beber sangre de otros. Si Rowan tuviera que elegir; preferiría convertirse en un demonio antes que recurrir a la transformación en vampiro, que siempre resultaba algo más… Aparatosa. Intercambios de sangre, confiar en que tu creador no te deje vacío por completo y luego eso de tener que desenterrarse a sí mismo. Mucho más sencillo era ofrecer el alma a cualquier demonio, dónde iba a parar. Sin embargo enseguida vio la expresión de Winter, y había sido gracias a su pregunta. Hizo un gesto con la mano, como diciéndole no hace falta que respondas. Él se quedaría igual si ella preguntase acerca de su pasado, de su odio a las White o a los nefilim, y probablemente elegiría no responder si pudiera hacerse el loco. Los temas espinosos era mejor mantenerlos alejados, y ese ambiente distendido y de buen rollo que habían mantenido hasta ahora se había ido a la porra gracias a él.- No quería que…

Pero Winter habló, y a medida que le contaba su historia, palabras de ella se volvían más duras, más difíciles de decir, pero más aún de escuchar. Rowan nunca había tenido padres… Bueno sí, porque no había nacido del aire, pero nunca nadie había ejercido como la figura paternal o maternal con él, ni siquiera Lilith, la señora de los demonios. No podía entender cómo era sentir rechazo como lo había sentido Winter, en su cabeza no cabía porque su vida no había sido la de una persona normal con familia normal. Pero cada uno tenía sus fantasmas, sus problemas y su lado oscuro. Con el brazo rígido, como si no pudiera doblarlo, dio unas palmaditas en la espalda de la rubia, a modo de consolación. No sabía cómo hacer aquello, nunca había consolado a nadie, y era algo bastante tenso a decir verdad.- Te odié nada más verte, Winter. Pero fue porque parecías otra mocosa rica más, otra muñeca superficial y consentida, vi que después de 100 años nada había cambiado.- Es cierto, el momento en el que la habitación de invitados de Marjorie se llenó de luz, Mimi salió corriendo a los brazos de la más pequeña de las hermanas y los ojos de Rowan se enfocaron en las niñas, solo vio dos crías que habían crecido entre lujos. Lo que por supuesto fue la guinda del pastel, fue en el momento que las palabras recital de piano salieron en la conversación entre abuela y nieta.- Me pone nervioso tu capacidad para meterte en líos y me da dolores de cabeza pensar todo lo malo que podría pasar mientras trabajas, pero no soportaría verte como otra insulsa White. Has sido valiente para plantarte delante de todos y ser diferente, y eso es bueno.

Miró los llorosos ojos de Winter. Ya no tenía el pañuelo ensangrentado de Arthur, así que no podría arrimar una de las esquinitas de la tela para secarle las lágrimas, y simplemente, se quedó mirándola.- No puedo irme, el trato era específico. Ya puedes bailar desnuda y sacrificar cabras a Satán mientras repites “yo te libero” en veinte idiomas distintos, sólo seré libre cuando el apellido se haya extinguido.- Entendía por qué quería que se fuera, pero cuando intentaba decir algo sobre cómo llevar a cabo su liberación, es como si su lengua se bloquease. Podía pensar la palabra, pero no podía decirla… Debía ser algo similar a cuando los vampiros intentaban decir “Dios”.- Debo protegerte, de cualquier daño incluso el verbal, y si me lo pides, ahora mismo podría rebanarle el cuello a tu padre, o dejarlo a merced de los mosquitos de la selva. No todo lo que viene con el apellido White es malo, supongo.- Se levantó dejándole espacio para que se recompusiera después del discurso que había soltado, porque no tenía pinta de ser fácil hablar de una familia que no te aprecia.- ¿A qué te refieres exactamente con que soy tierno? ¿Tierno como un… Trozo de carne? ¿Filete?- Podía haber usado su turno de preguntar en algo mejor, pero visto lo bien que le había ido con su anterior pregunta, lo mejor era distraer la atención de Winter de los Rosewood. Bien, de ahora en adelante, intentaría no meter la pata de nuevo.
avatar
Mensajes : 146

Post de rol : 96

Temas : 4/? (siempre acepto tramas nuevas e interesantes :D)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8165-die-schwarzehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8171-dead-and-gone-what-s-done-is-done-rowan-rls#70549http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8172-i-m-letting-go-of-what-i-once-believed-rowan-s-chrono#70550
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Intentó no reírse a carcajadas con el comentario de Rowan. Aunque lo más increíble es que él estaba bromeando, eso no podía estar sucediendo. Seguro que se había caído después al suelo cuando le había dado en porrazo en el hombro a Rowan y había perdido el conocimiento. estaba en una realidad paralela en la que un demonio era agradable y hasta tachable de mono y adorable. Definitivamente no se ajustaba a la descripción de demonio.-Seguro que lo estaba, te diría eso para hacerse la interesante. Ya sabes las que tienen cara de buena siempre son las peores.- Citó lo que una vez había escuchado decir a un compañero de trabajo. -¿Mi alma?- se llevó la mano al pecho dramáticamente.- Yo no tengo de eso, soy una White.

Después de ese rato divertido toda la atmósfera cambió, se volvió más pesada y más oscura. Los fantasmas de Winter salieron de su inconsciente para tomar forma y ahogarla poco a poco. No le gustaba hablar de ello, pero tendría que hacerlo ¿no? Y Rowan, era el único que merecía tal explicación, por la sencilla razón de que al cambiar ella de apellido lo volvió a esclavizar a su familia, lo obligó a ser su sombra, a velar por ella y a tener que olvidarse de sus propias necesidades. Con lo cual, sí, Rowan tenía derecho saber que no lo había puteado por un capricho de niña malcriada. Al terminar su relato notó como su ira se esfumaba y poco a poco se serenaba. Al decirlo todo en voz alta se había percatado que ella no tenía porque estar así. Que tenía que perdonar a William, y no por que él lo mereciera, de eso nada, sino porque Winter lo necesitaba, no podía cargar ese odio dentro de ella.

Rowan la miraba a los ojos con mucha intensidad, casi demasiada para lo que Winter estaba acostumbrada. Su sonrisa se tornó dulce mientras se secaba las lágrimas con el vestido, sin cuidado alguno. -¡Oh vaya! Y yo que quería bailar desnuda mientras apuñalaba un peluche de una cabra en honor al rey del infierno.- Comentó riéndose y atusándose el vestido, intentando por todos los medios que no se viera tan arrugado. Al comprobar que sus intentos eran fallidos, desistió.- No, mi padre es un ser repulsivo. ¿Pero sabes? No te haría ir a matarlo. ¿Nunca te han dicho que la caca no se toca? No mereces tal castigo.- Le explicó entre risas. No comentó nada sobre las palmaditas que le había dado, que por un momento le habían dado ganas de reír como una loca. Nada más de imaginarse lo que vería otra persona desde fuera: a una mundana llorando como una magdalena y un demonio de casi dos metros intentando consolarla con tan poco arte, que él mismo estaba contando a gritos que en su vida había consolado a alguien.

Volvió a reír a carcajadas.- ¿Cómo un trozo de carne? No Rowan no, que eres tierno igual que un osezno, que un bebé pantera o que un perrete.- Le confesó levantándose y sacudiendo el vestido.- Y un consejo. Si alguien llora delante de ti otra vez. Que no voy a ser yo, yo lloro cada cien años más o menos. Le abrazas no le des golpes cual perrito recompensado.- Le ordenó con más color en la cara, volviendo a ser la Winter de siempre. -Ya ha gastado su pregunta señorito, ahora me toca a mí.-Le cogió la mano al moreno y la llevó hasta su propia cara. Ya sabía que al demonio no le gustaba el contacto físico (él mismo se lo había confesado) pero esperaba que ese pequeño gesto no fuera demasiado para él.- Me estoy congelando un poquito.- Si tenía tacto en la mano, podría notar como la mejilla de Winter estaba congelada. -¿Podemos bajar a por una chaqueta? A menos que tengas algún poder para cambiar el aire frío.




Suwin ♥:


avatar
Mensajes : 544

Post de rol : 288

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.