07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


38 # 40
23
NEFILIMS
5
CONSEJO
11
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
12
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

They not created a hunter, they created a monster [Adeline Geller]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ Martes → 21:58 HRS → Cementerio Greenwood  → Cálido húmedo.

"¡Te lo suplico, todo lo que sé es que nos ordenaron llegar a la ciudad para apoyo!. No sabíamos que estabas aquí, hay... hay rumores de avistamientos en Londres y las investigaciones continúan. ¡Los Lightwood hicieron un comunicado advirtiéndonos del peligro que era enfrentarte!"

¿Quién de los Lightwood hizo el comunicado?— Zarandeé atrás y adelante al chico sujeto de las solapas de su chaqueta, tirado al suelo conmigo sometiéndolo me llegaba el olor del sudor y sangre que se mezclaban en un hedor repugnante, podría ser capaz de ver el miedo en su mirada unido al instinto de supervivencia. Quiere vivir, desea respirar tranquilo, su patética existencia es deplorable como Cazador. —Habla, ¿Robert Lightwood sigue con vida?— Detesté hasta la actualidad la parte de los interrogatorios, eran innecesarios, la información que se recaudaba podría sustraerla de maneras menos ortodoxas que la tortura psicológica; francamente, quién diría que extraer información de mis hermanos nefilim sería tarea más simple que secuestrar subterráneos y hacer todo el procedimiento. Mi teoría ha sido comprobada, ellos me temen, temen lo que no pueden controlar al igual que a Valentine.

"¡Por el ángel!, sí, sigue con vida... no... no lo iba a lograr pero tuvo cuidados especiales por lo que escuché. Por favor, por favor, es todo lo que sé... ¡No me mates!"

Un grito más y te mataré en este instante— Golpeé su mejilla con el puño de la mano que liberé, escuchar sus gemidos y balbuceos no es música para los oídos. Mi temple de acero lo sentí quebrar, ¿qué Robert se encontraba con vida?, imposible. La furia me corroe, el chico lloriqueando por su vida me llena de memorias que intenté sepultar en vano, yo podría haber estado en su lugar sí no fuera porque tomé la acción antes del entendimiento, el cuchillo por encima de la causa y sangre de pocos inocentes para salvar la de mis hermanos. Justo lo que haré, no más riesgos. —Llegaste muy lejos al seguirme hasta aquí, no muchos se atreverían gracias a las circunstancias, enorgullecete por el único logro de valor en tu vida— Quité de su frente los mechones de cabello cobrizo y rizado, la extrema palidez de su piel me indica la inequívoca señal de que sabe cuál es su destino y forcejea con sus pies resbalando inútilmente sobre el césped. Lo detuve. Detuve sus manotazos y puños al aire usando sólo una mano aprisionando las suyas contra el pecho mientras la otra se iba al costado de su cinto para sustraer el cuchillo Serafín que jamás usó contra mi. —Castiel

"No... no, por favor, ¡te dije todo lo que querías, déjame ir!. Te lo ruego, por favor... te lo suplico... ¡No me mates!"

Fue demasiado tarde.
Vi la luz de sus ojos desvanecerse por completo al dilatarse, la sangre de su cuello y boca inundaba el pasto bajo de él, el grito que dio por última vez llenó todas mis terminaciones nerviosas con placer mientras su cuerpo yacía inerte lentamente como la sangre dejando de amanar. Había sido un asesinato a sangre fría. El cuchillo Serafín descansaba en pie atravesando su garganta y cuando solté la empuñadura el brillo del ángel que lo habitó se esfumó llevándose también la vida del nefilim consigo. No existe honor en arrebatar la vida de un niño, porque lo era, ni mayor de edad para considerarlo adulto ni un experto de la pubertad, sólo un niño explorador jugando a ser el héroe que desconoce de los verdaderos monstruos afuera de las salvaguardas del Instituto. Sus padres me odiarán, sus hermanos sufrirán, quién lo haya dejado sin protección en la ciudad me querrá asesinar pero él se lo mereció por seguirme al cementerio. Se lo merecía.
Ave atque vale, Joshua, valiente nefilim— Oré susurrando al cuerpo, sabía su nombre al que aclamar cuando le asesinaría pues fue de lo primero que averigüe, cerré sus parpados de la vista perdida que tenían en el cielo, me incorporé de él colocándome en pie. Estoy maldito. Ya había profanado un lugar sagrado como El Gard y ahora lo estaba haciendo entre las tumbas de miles y miles de personas; un cuerpo más no haría la diferencia. Suspiré a mis adentros, la sangre del chico sería complicada de quitar al jersey de lana, los guantes, pantalones y botas, y tal vez necesite tirar toda la ropa a la basura sí necesito pasar desapercibido a los vecinos del departamento en Queens donde me hospedé la semana completa. En mi posesión ahora tengo dos nuevos cuchillos Serafín de los 3 que llevaba, un Kindajal, la espada tipo persa colgada del arnés a mi espalda y la ballesta del chico que tiene suficientes flechas para la cacería de dos semanas sabiendo cómo usarlas.

Creí que era el único a estas horas en el Cementerio— A mis espaldas una rama de árbol se quebró, noté el peso de la pisada porque un perro o criatura de menor tamaño no sería, y en mi dirección tendría que pertenecer los movimientos a un sujeto con La Visión. Nadie que no tuviera tal don desarrollado podría ver a través del glamour que tuvo el chico y el mío. Volteé un poco sobre el hombro, vislumbro una sombra pequeña y estética, pero en mi defensa retiré el cuchillo Serafín del cuerpo inerte mientras giraba para encarar al curioso o curiosa que se encontraría con la perfecta escena del crimen. No siento miedo, no siento rencor ni sorpresa, la furia sigue ahí... templada después del asesinato aunque con mis propias manos podría acabar con el ejercito que se avecinara a mi posición. —Muéstrate


—I'M NOT REALLY A MONSTER—

This is what i am:
avatar
Mensajes : 182

Reliquias : 95

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t3896-lockwather-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6100-i-am-nephilim-of-the-clave-lockwather-cronologia#52950
Seguidor/a, de Valentine

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ Martes → 21:58 HRS → Cementerio Greenwood  → Cálido húmedo.
Aun costaba asimilar lo que había ocurrido y lo que sucedía en la actualidad. Los acontecimientos que se sucedieron en El Gard fueron los más inesperados teniendo en cuenta que - después de los hechos ocurridos hacía años durante la guerra - se habían duplicado la seguridad en toda la ciudad de Idris, por ello jamás habríamos imaginado que una masacre semejante ocurriese. Cuanta sangre de nefilim derramada por todo el pavimento del majestuoso edificio que fue construido para firmar alianzas, para llevar a cabo reuniones con el fin de salvaguardar nuestro mundo en ambas dimensiones,  pero  nunca para ser un campo de batalla…  ¿Quién iba a imaginar que uno de nosotros nos traicionaría? De no haber sobrevivido Robert Lightwood jamás lo habríamos sabido… Jamás habríamos estado preparados para lo que se nos echaba encima. Desde entonces tomé una decisión en secreto, pues no se lo conté a nadie más, ni siquiera a Chris. Yo siempre había estado de acuerdo con aquel dicho que decía “muerto el perro se acabó la rabia”, por ello, me había dedicado la última semana a investigar sobre aquel cánido traidor que se atrevió a atravesar con un arma celestial el cuerpo de nuestro director. Fue idiota y un descuidado al pensar que la muerte se lo llevaría, pero inteligente al huir del Gard llevándose consigo un cuerpo ya inerte simulando haber intentado salvarle la vida ante el inminente derrumbamiento que se avecinaba.

Brenand Lockwather… Brenand Lockwather…

Me costó largos segundos en creer lo que Robert nos relataba. Alguien que había formado parte del consejo, que con gran dirigencia nos había liderado junto a Robert para llevar a cabo  decenas de misiones en post de salvar el mundo de los demonios, aunque en mis primeros años de rebeldía no supe apreciarlo a causa de su extrema severidad y control hacia los más jóvenes. Pero ya no quedaba en mí ni un ápice de respeto y aprecio hacia él. Tampoco quise tener demasiado contacto con él como con ninguno, pero sí que lo tuvo con Chris… al fin y al cabo fue su tutor… Fue… como un padre. Por ello sabía con total seguridad que no haría con él lo que debía; matarlo. Tal vez estuviese menospreciando la sangre fría que ha de tener un nefilim pero conocía a Chris, y pensaba que dudaría antes de matar a quien fue tan importante y querido para él, dudaría, y sería esa duda la que Brenand aprovecharía para atravesarle el corazón. No… eso no lo iba a permitir… Estábamos viviendo nuestro momento, nuestro amor libre como nunca antes, sin ocultar nada, sin mentir a nadie.

Todas las pistas y las guías de aquellos testigos protegidos me llevaron hacia las proximidades del cementerio donde comencé a acercarme con mayor sigilo y sutileza. No podía arriesgarme a ser vista o sentida antes de que pudiera abalanzarme sobre él y arrebatarle la vida. Lo tenía planeado y no dudaría en hacerlo. Creo que ni los más allegados saben de lo que soy capaz de hacer; matar sin titubear a nefilims traidores o a subterráneos rebeldes. Lo primero lo experimenté en El Gard, y aunque estuve un par de días mal, en mi corazón sentí plenitud al darme cuenta que hice bien, que limpié la basura de nuestra casta. Y respecto a lo segundo,  se trataba de una vampiresa llamada Aileen, que llevaba semanas saltándose las normas establecidas en Los Acuerdos y se alimentaba hasta llevarles a la muerte de decenas de humanos. Mishka jamás  hubiera comprendido ni apoyado lo que hice, pero ya no importaba; él ya no estaba. Me abandonó matando así nuestro amor. La única luz que sustentaba lo que restaba de mi moralidad era Chris; su bondad y comprensión me guiaban para no dejarme llevar por el frenesí del odio y la ira, que son sentimientos que normalmente me hacen perder el control, sin embargo… quiero dejarme llevar por ellos cuando me enfrente a Brenand, me darán fuerza. Me darán la victoria.

Las ganas de arrebatarle la vida provocaron que, sin darme cuenta, menospreciara su habilidad en combate. Porque él era un experimentado nefilim; mayor en edad, mayor en experiencia y mayor en crueldad. Un grito hizo que diera un pequeño bote en donde me encontraba escondida; detrás de un pequeño mausoleo de alguna familia reconocida en la ciudad. Estaba a punto de salir corriendo en dirección al grito pero supe controlarme para hacerlo con discreción, ocultándome entre las sombras a medida que me iba acercando hacia la fuente del grito. Se me cortó la respiración cuando me asomé por el ancho tronco del árbol que me servía de escondite, pues logré vislumbrar el cuerpo inerte de alguien aunque debido a la distancia desconocía de quién se trata. Entones escuché la voz de Brenand alzarse y dirigirse a mi posición… Me había detectado por haber pisado una rama caída. Mi corazón da un vuelco y sigo ahí, quieta… Bloqueada. ¿Ahora me iba a atenazar el miedo? Bien sabía que esto podía ocurrir, aunque no con tanta facilidad. Ya empezaba  a darme cuenta de cuanto le estaba menospreciando. Mi inteligencia y capacidad de deducción estaba siendo nublada por mis ansias de sangre.

Di una patada a la rama que me había delatado y salí de mi escondite portando en mi diestra el cuchillo serafín que refulgía con su usual brillo pero que tenía intención de apagar enterrándola sobre su pecho. — Brenand Lockwather, queda condenado a muerte tras su traición; por su liderazgo en el asalto del Gard, el asesinato de decenas de nefilims y ese intento burdo de erradicar la vida de director Robert Lightwood. — dije simulando la palabrería de la policía mundana y burlarme de lo que debía frustrarle en demasía; errar en un objetivo. Era nefilims al fin y al cabo. Le miraba con infinito asco y desprecio, y si sentía cierto temor, no se lo demostraba. No le iba a dar tal gusto ni tampoco ventaja. Mis ojos bajaron hacia ver el chico que tenía bajo sus pies, solo podía ver sus cabellos pero fue suficiente para saber de quién se trataba. No le conocía personalmente pero sus cabellos habían sido protagonistas de algunos jocosos comentarios en el Instituto. Ya no se volvería a bromear de ello. — Está perdido, Lockwather, deje caer sus armas y asimile su nuevo destino. Los refuerzos no tardarán en llegar. — mentí en aquello último porque no había dado aviso, ¿pero pensaba hacerlo? Sí, solo estaba esperando a estar segura de que se trataba de él pero al ser detectada salí sin hacerlo previamente. Pero también debía admitir que era incauta y pecaba de gran confianza, y quería llevar a cabo mi propia venganza.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ MARTES → 22:05 HRS → CEMENTERIO GREENWOOD  → CÁLIDO HÚMEDO.
"Y la tierra se cubrió de sangre mientras del cielo caían ángeles".
Ahí estaba ella, hija de Jonas, hija fiel a la Clave y prospecta a habilidades sorprendentes del guerrero veterano. Le conocía, su expediente hacía fila en uno de los lugares privilegiados para el director Lightwood y tambien para miembros del Consejo quienes sabían la disciplina de primera mano que Jonas dio a ella apenas pudo caminar. Su vida no era un secreto. ¿Pero el estima de Christopher a una escuálida jovencita rubia?, es como dar esperanza a la carne de cañón  y que se espera su supervivencia en un verdadero campo de batalla; niños estúpidos. Y además osó incrimar el por casualidad ataque coordinado al Gard con el fallido intento de asesinato a Robert... eso significaba que la Clave creía en la unión de mis fuerzas aliándome a los Seguidores de Valentine. No existe mejor escenario, ocurrían los sucesos de mejor manera a como los esperaba.

En mi defensa, Adeline Geller, su desinformación le hacen la cazadora más inepta a quien me enfrentaré esta noche— Examiné la postura en la que se paraba, con qué mano sujetaba el cuchillo serafín, cuál era su pie de apoyo para atacar y qué obstáculos hay en su camino para aproximar su ataque sí es que su primer movimiento es atacar. Infravalorar técnicas, estilo de pelea ya sea cuerpo a cuerpo o arma en mano hacían del nefilim un guerrero mediocre y sin embargo catalogar al oponente como un igual se poseería la delantera. De todos los tipo de entrenamientos tenía conocimiento y Geller no es más que de la vieja escuela con el puño avanzando primero que el cuchillo. Sería de predecir sí su hija mantiene la brutalidad o combina técnicas de la ayuda que muy posiblemente recibió de Christopher sí mis suposiciones son ciertas.

Tú mismo eres el enemigo que enfrentas cada batalla para librar tu vida, salió de mi propia boca a todos los nefilim que entrené y muchos murieron bajo su propia sombra. Qué recuerdos y cuánta ventaja.

No hables como uno de ellos, no lo eres— Elevé la última frase soberbia manifestando la calma en la que me sumí, no sucumbiría a la sal en viejas heridas que su arrogante comentario hizo al asesinato fallido de Lightwood, y que le hierva a ella en la sangre en lugar de inducir mi ira a otra demostración... no aún. —La Clave no desperdicia a Cazadores por rumores de un "asesino maníaco" suelto en N.Y, al menos necesitarían pruebas, y tú, estás sola aquí con el último hombre que querrías como enemigo— marché atrás con una zancada y el propio cuchillo serafín emergió de nuevo en vida trasluciendo la sangre carmín con que estaba mugriento. Su vibrante fuerza en la mano izquierda preparaban el instinto de mi ser y los reflejos; estaba preparado.

¡La Clave y sus constantes Leyes han cometido más errores, y ellos derramaron más sangre de la que yo manché en  los pisos del Gard!—Apunté la punta del cuchillo serafín a la yugular del joven inerte en el césped —¿está presente el poder de la ley en éste momento, Adeline Geller?— alzaba la barbilla altivo de mis palabras, sabía que todos mis principios no habían valido de nada al entender el sistema, al ver la realidad con que la hipócrita Clave nos hacía servir para beneficios de muy pocos y no para con la humanidad. Necesitaba infiltradores, informantes al menos, y en quién confiar, porqué no reclutar como se adelantaron los Seguidores de Valentine. —¡dime en dónde están los Acuerdos cuando dentro de los propios subterráneos se matan!— arrugué el ceño de mis cejas, probaría a qué lado ella apoyaba sí tanto creía en las promesas fallidas o el rencor con el que vivió por años hacia los miembros del Consejo. Metería cizaña en donde desalmados como yo aprovechamos de viejas heridas en el corazón para estrujar el último sentimiento venenoso contra todo lo que se confiaba. —El mártir de Robert Lightwood es otra fachada para que ustedes se dispongan a perseguir un sólo hombre por el mundo mientras el verdadero enemigo cena con sus familias... ¡convive en sus Institutos y finge piedad por errores del pasado!. ¿Es verdad que conoce a Lightwood?, no olvides que fue una marioneta de Valentine y lo seguirá siendo hasta que no muera. La debilidad de su familia provocará muertes más dolorosas de las que hubo en el Gard

El cuchillo refulgió al mutilar el cuerpo del cazador en mis pies, su cabeza se desprendió, no lo miré, y hundí la hoja del cuchillo en la frente de la cabeza para proseguuir a lanzarla por los aires en trayectoria a la jovencita rubia —Yo iré por cada uno de ellos, hombre, mujer o niño. Purgaré la Clave y la raza nefilim— hablé en un murmullo desmedido de crueldad, lo tenía calculado el tiempo en que la cabeza llegaría al suelo y fue el momento para alzar la ballesta en mano derecha con una flecha ya lista para proyectarse cuando jalara el gatillo. —Y empezaré con los miembros del Consejo— apreté el gatillo con la mira el pecho de la Cazadora de Sombras, y esperemos que sus movimientos sean tan hábiles como la lengua viperina.



—I'M NOT REALLY A MONSTER—

This is what i am:
avatar
Mensajes : 182

Reliquias : 95

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t3896-lockwather-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6100-i-am-nephilim-of-the-clave-lockwather-cronologia#52950
Seguidor/a, de Valentine

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ Martes → 21:58 HRS → Cementerio Greenwood  → Cálido húmedo.
Con el corazón desbocado, caminaba hacia él cuando le dedicaba esas palabras que arrastraban con ellas todo el odio y desprecio que le profesaba. Mis pisadas eran fuertes así como el modo en el que apretaba el puño que rodeaba el cuchillo serafín. No iba a dudar ni tan solo un segundo en enterrar su hoja dentro de su pecho hasta atravesar su corazón. Aunque se mereciera una muerte más agónica y duradera que la que iba a ofrecerle. Entrecerré los ojos ligeramente al escuchar su voz que resonaba en el cementerio silencioso con soberanía. Yo no mostraba ser presa de la intimidación, sin embargo lo era. No en demasía, eso hay que admitirlo, porque los Cazadores de Sombras estamos preparado para el miedo, pero no para este tipo de enfrentamientos; luchar a matar contra no de los suyos.

¿Sí? Entonces… ¿No lideró el ataque? Vaya, parece que le sobrestimé demasiado, Lockwather. Supongo que la veteranía no le ha ayudado a ser más que un simple peón añadido a esta estúpida rebelión. Lo siento mucho por usted. — dije con toda mi rabia contenida para devolvérsela con sarcasmo y humillación.

Mis ojos no dejan de clavarse en los suyos y tensa, estoy a la espera de su primer movimiento, de paso que pienso en mis posibilidades de esquiva o bloqueo antes de lanzarle un certero ataque. Sé que, por sus años de experiencia que doblan la mía, es un luchador excepcional, así que si tengo que acabar con él debo hacerlo rápido, pues un combate que se alargue demasiado jugaría en mi contra. Acerca de posibles vías de escape… no he pensado en ninguna porque no lo he considerado. No quiero huir, y si lo hago, tendré que echar mano de la improvisación. Mi padre se llevaría una mano a la cara si escuchara mis pensamientos, pero no podría quejarse porque este instinto rabioso lo saqué de él. Puede conmigo. Dicen que la venganza se sirve en plato frío pero yo no puedo esperar a que se enfríe, demasiado lo he hecho ya porque no me quedaba otra.

Dejé escapar un bufido por la nariz con solo escucharle. Sonreí. Mantuve una sonrisa tensa a sus duras palabras de que yo no puedo ser considerada una Cazadora de Sombras. No debía tomarle en cuenta porque él no era más que un traidor, un nefilim renegado, una vergüenza.

Mejor no serlo que ser la vergüenza de Raziel.

Escupí esa frase a la par que entrecerraba los ojos y le señalaba con el cuchillo que cuyo brillo se reflejó en mi mirada. Lo siguiente que dijo sí que me mantuvo con la boca cerrada. No sabía por qué me sorprendía, era lo suficientemente inteligente para deducir que nuestro encuentro había sido “casual”, sin haber sido premeditado y planeado junto al resto de mis compañeros. Tragué saliva en silencio, esperando que sus gritos llegaran a mis oídos y me hicieran viajar a unos años atrás, cuando pensaba igual que él. Le tenía tanto odio a La Clave por lo que le sucedió a mi hermana y a otros tantos nefilims sacrificados a tan corta edad por una misión divina impuesta. Me asustaba pensar qué habría sido de mi de encontrarme a este mismo Brenand en aquellos tiempos; seguramente habría sido su mano derecha como lo fue Chris en el pasado cuando Lockwater aún era un hombre de bien.

La Clave no puede controlar a todos los subterráneos, no todos creen en los Acuerdos y se matan unos a otros como los mundanos lo hacen entre sí… E incluso entre nefilims en estos tiempos… ¿ no es cierto? Tus manos están manchadas de sangre de varios Cazadores. Traidor e imbécil, por no saber que de no haber Acuerdos en el Mundo de las Sombras sembraría el Caos.
Negaba lentamente con mi cabeza al resto de su palabrería y casi le miraba con asombro. Lo que fue… y en lo que se había convertido. Una lástima. Chris se rompería de verle ahí… sosteniendo un cuchillo serafín embadurnado en sangre nefilim y escuchándole decir una cantidad importante de blasfemias.

El pasado es pasado, y en muchas circunstancias ayudan a mejorar en el presente, cosa que no ha pasado con usted. Hablas de marionetas…  Eres un hipócrita. ¿Acaso nosotros, los verdaderos nefilims…— dije señalándome con el pulgar con intención de excluirle a él — no somos marionetas? Lo somos, y nos maneja la voluntad de un ente divino, pero estamos motivados y luchamos por la causa con nuestra propia convicción y nuestros fuertes valores. Tú los has perdido. Todos y cada uno de ellos. Eres un caído, Lockwather, ¿no te das cuenta? Lightwood ha evolucionado, y tú has retrocedido.  ¡Tú eres el débil!

Me dejé llevar finalmente por la rabia y la impotencia. No podía seguir escuchándole con la cara de Póker que estaba manteniendo hasta ese momento. Y también siendo empujada por la visión de cómo degollaba y cortaba la cabeza del cadáver del nefilim que había matado hacía unos pocos minutos. Arrugué la nariz con fiereza sintiendo un profundo asco hacia él. Era una bestia inmunda que no podía considerarse Cazador de demonios. No hice caso a la cabeza que rodando llegó hasta mis pies pues incrementé la tensión de mi cuerpo, adoptando a la milésimas de segundo una pose de combate cuando escuché su amenaza directa. Iba a intentar matarme y ese era un acto recíproco.

Brenand lo hacía todo al mínimo detalle, calculando todos sus movimientos y los míos, lo noté cuando sentí el virote clavarse en mi hombro izquierdo al no haber logrado esquivarlo en su totalidad. Gruñí de dolor pero no me detuve en el sitio lamentándome por ello, como la guerrera que era, me abalancé hacia él como una flecha. Lo primero que hice al tenerlo en frente fue realizar una finta hacia sus pies en una dirección que le hiciera retroceder hacia mi derecha para que, de caer en el engaño, propinarle un codazo en su costado usando la fuerza de un giro para terminar extendiendo el brazo para propinarle una rápida y limpia puñalada en el pecho. No podía permitirme que se eternizara el combate porque de ser así estaría perdida.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ MARTES → 22:10 HRS → CEMENTERIO GREENWOOD  → CÁLIDO HÚMEDO.
En tal caso...— Una causa perdida, desconocía el origen de la decepción filtrada en mi última frase sin terminar, qué pretendía esperar de la jovencita con más genes de su padre Jonas que de su repugnante madre, aunque añadida a su vana valentía estaba presente la imagen y mismo espíritu del huérfano que acogí en brazos hace ya más de una década. Mimetizados en uno sólo, no significaba una coincidencia, mientras los segundos corrían como ella a mi posición se produjo una delgada línea entre el pensamiento e intuición acertando cada vez más al reconocer esa familiar determinación en la mirada para acabar con todo mal a su camino. ¿Quién de los dos se importaba más por el otro para arriesgar su vida contra un hombre "traidor de su propia causa"?. La ventaja; saber identificar las fibras más delicadas y profundas en los sentimientos para tirar en el instante exacto donde el subconsciente siempre fallará a la respuesta inmediata del cuerpo. Los jóvenes eran exageradamente predecibles.

Quise que se aproximara, deseaba poner a prueba los conocimientos de los que se había hecho después de su última evaluación en la que el propio Christopher se dio el lujo de explicar a todo detalle en sus reportes mucho antes de que yo tomara la decisión que cambiaría mi completa visión del mundo, y no me enorgulleció adivinar casi con ojos cerrados que su técnica calificaba como mínimo imperfecta con incontables puntos ciegos donde la guardia en contradefensa se descuidaba.
descuidaba.

¿Desde cuándo el Nefilim se ha vuelto débil y mendigo de sus habilidades?— Gestioné la pregunta asqueado de que con tan poco nivel se me incitara a la pelea, no iba y jamás caería en una finta de esa calidad, mis rodillas se flexionaron y saltaron en reversa imitando el movimiento de un resorte cargado con la adrenalina del instante. Un metro lejos de ella y no lo suficiente para dejarla efectuar otro movimiento. Me aproximé a su izquierda golpeándola con el pomo del cuchillo Serafín sobre la sien derecha y en seguida la sujeté del cuero cabelludo enredando los dedos entre sus finos cabellos rubios aprisionados también por la empuñadura —¡¿Cuándo y cómo se perdió el poder de asustar a nuestros enemigos con la simple presencia?!— tiré de sus cabellos con arrebatadora fuerza, mientras el cuchillo refulgió con su esplendor al ser llamado de vuelta, la hice tirar al suelo tras lanzarla poco antes de propinar una patada a sus costillas con el casquillo sintiendo quebrar algún hueso. Después retrocedí dejándole espacio.

Levántate, Geller...— Apunté amenazante la ballesta a dirección de su cabeza —¿es lo que te ha enseñado Christopher y tu cobarde padre?— jalé el gatillo viendo clavar la flecha atravesando su ropa pero no su cuerpo que posiblemente rozó el proyectil —¿o es acaso que tú has tomado el lugar de él para vengarte?— blandí el cuchillo Serafín haciendo un arco.

Le enviaré pedazo por pedazo de tu patético cuerpo— Escupí con veneno la última palabra, fruncía el ceño, no sentía propia la ira que poseía corriendo por mis venas, me parecía ridiculo que estuviese perdiendo valioso tiempo de escape. ¿Y qué sucedería sí se trataba de una técnica para emboscada?, ella estaría creando tiempo a sus refuerzos pero a mitad de un cementerio la posibilidad era cero contra diez. —¡De pie, sanguijuela del Consejo!



Última edición por Brenand Lockwather el Miér Abr 19, 2017 1:55 am, editado 2 veces


—I'M NOT REALLY A MONSTER—

This is what i am:
avatar
Mensajes : 182

Reliquias : 95

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t3896-lockwather-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6100-i-am-nephilim-of-the-clave-lockwather-cronologia#52950
Seguidor/a, de Valentine

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ Martes → 21:58 HRS → Cementerio Greenwood  → Cálido húmedo.
Lockwather siempre infundió respeto con su sola presencia, por el aura que desprendía con su sola mirada sin que tuviese que abrir la boca. Pareciera que no tuviera vida propia por su porte recto e inamovible, pero por dentro debía estar muy vivo porque no paraba de observar y escuchar… Analizar. Y creo yo que también dentro de su corazón, ahora negro como el carbón y podrido como un cadáver que ha pasado demasiado tiempo enterrado, había sido sembrado la semilla de odio que a medida que pasaban los años fue germinando hasta que su corazón se terminó de resquebrajar para poderse ver por fin los primeros brotes. Nadie podría haberlo creído, todo fue muy repentino, pero no nos engañemos, nada sucede de la noche a la mañana… Y yo me preguntaba… ¿Cuándo… Lookwather? ¿Cuándo nació en ti ese odio?

Él también se formuló una pregunta pero a diferencia de mí la exteriorizó. Le miré con el ceño fruncido,  sintiendo como mi cuerpo se tensaba y contraía ligeramente para adoptar una pose de combate que tiraba más a ofensiva pues rápido se demostró cuando salté sobre él con la intención de hacerlo callar para siempre. Fui ilusa, ¿cierto? ¿Cómo yo podría derrotar a un nefilim que me doblaba en edad y experiencia? Y seguramente también en odio. De igual manera sabía que no saldría de allí sin pelear, estaba visto después de haber recibido el virotazo en mi hombro que dolía con intensidad. Lo vi esquivar mi ataque con una soltura inimaginable para mí, al menos todavía, si es que podría existir un futuro para mí después de enfrentarme a él.  No vi llegar su golpe y mi cabeza se echó a un lado por la inercia. Me quejé pero traté de recomponerme lo suficientemente rápido para escapar de esa situación que pronto se convertiría en una cadena simultáneas de ataques pero ya era tarde, y como adiviné, se trataba de eso. Me agarró del pelo con tanta fuerza que noté cómo tiraba y que algunos cabellos se desprendiesen. Apreté los dientes a la par que trataba zafarme golpeándole con mis codos pero no fui lo suficiente fuerte porque si me soltó fue porque él así lo quiso pero no sin antes plantar en mis costillas una poderosa patada que debió romperme alguna. Estaba segura porque el dolor que sentí me hizo quedarme en el suelo por unos largos segundos, demasiados para haber podido sobrevivir si él me hubiese querido rematar.

Sus preguntas estaban impregnadas de frustración e ira. Estaba tan equivocado… No aceptaba el cambio del tiempo y en la evolución… en nuestro mundo ni en nuestra institución. Eso no significaba que fuésemos menos valorados o menos “temidos” como él decía con tanta repugnancia. Pero yo no iba a responderle, no estaba ahí para darle lecciones siendo el más viejo… Además que Lookwather ya estaba perdido en su propia locura…no había nada que las palabras y la razón pudieran hacer.

Me moví lo suficiente para poder ponerme de rodillas con una mano sobre el costado donde una costilla había sido fracturada. Con un terrible dolor que se me reflejaba por todo el cuerpo conseguí ponerme en pie y volver encarar al nefilim iracundo que tenía en frente manteniendo su ballesta apuntada hacia mi cara. La pronunciación del nombre de Christopher me hizo más daño que el virote sobre mi hombro, el golpe en mi cabeza o la rotura de una costilla, porque dolía pensar que tal vez no volviera a verle nunca más. ¿Habría sido aquella noche tan especial…la última para nosotros? ¿Fue realmente la despedida que el destino quiso ofrecernos? Se me llenaron los ojos de lágrimas creando una capa acuosa de tristeza.

No tienes derecho a  hablar de él, ni siquiera a pronunciar su nombre, menciona a mi padre todo lo que quieras pero no a él. Vergüen— me moví rápidamente para esquivar a medias otro virote que rasgó la ropa y parte de la piel de mi brazo izquierdo. — Te encontrado de manera fortuita pero no me importa llevar el estandarte de venganza no solo de quien fue tu pupilo, sino de La Clave entera. Cómo pudiste…— negué con la cabeza con decepción y asco en partes iguales. Imité su movimiento sacando mi cuchillo serafín que a pesar de refulgir bajo la luz de la luna debía sentirse tan triste y furiosa como yo. Esto no estaba bien, nunca lo estuvo. Luchar entre nosotros era toda una desgracia porque todos los nefilims habíamos sido bendecidos por igual por la gracia de Raziel. Pero no quedaba más remedio, no podíamos permitir que nuestro sistema se resquebrajara porque un grupo de radicales se negaban a evolucionar. Eran los trogloditas de turno.

No vas a poder ni enviarle recuerdos porque esto acaba aquí. — le repliqué con una confianza que en realidad no existía. Metí la otra mano en el interior de mi chaqueta para ajustar entre mis dedos cuatro cuchillos de lanzar que tenía y sin esperar más, con un rápido movimiento se los lancé todos directos a su pecho. Yo salí corriendo tras ellos para darme oportunidad a acercarme sin que Brenand me lo impidiese. No le ataqué de frente porque era previsible, gracias a las runas que me proporcionaban fuerza di un poderoso salto que lo sobrevoló y así en el aire, a la vez que las cuchillas acababan de llegar a su cuerpo dispuestas a clavarse, le propiné un tajo en la espalda.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ MARTES → 22:20 HRS → CEMENTERIO GREENWOOD  → CÁLIDO HÚMEDO.
"Sacrificar para ganar. Derrama sangre de tus enemigos con tus propias manos y observa la luz de sus ojos extinguirse hasta el último aliento. La fuerza del oponente es tu arma para vencerle; déjale confiar y después asesinalo sin piedad."

Ira.
Estaba sola y enfrentándose a mi. Abandonada, herida, su voluntad quebrándose ante sus ojos como su cuerpo moviéndose obligatoriamente pese el punzante dolor; reconocería al matarle que su miedo lo enterró bajo capas de valor ante el riesgo de morir. Siempre ocurría. Historia tras historia, el héroe apostaba las últimas de sus fuerzas para dar frente al rival que le doblegaba en todos los sentidos y con sus movimientos más estoicos tendría que dar final al camino de su travesía porque ya no existirían cánticos o personas que lo recordaran como un valiente que daba su vida para demostrar... ¿Qué?, ¿una misión suicida?.

Rencor.
Fuerza, velocidad y tiempo, tres únicos detalles para calcular la dirección de los cuchillos arrojadizos cortando el aire y seguidos de ella saltando sobre de mi para -probablemente- un ataque por retaguardia. Que así fuera entonces. Cerré los ojos como moví mi cuerpo ladeado a la izquierda porque recibiría en mi pecho, costillas y cintura, del lado contrario, los cuchillos en poco menos que segundos pero obtendría la oportunidad de detener la estocada en descenso de su cuchillo Serafín. Y fue como elevé la mano zurda con el filo de mi propio cuchillo en horizontal que reforzaría el frustrado golpe de su verdadero objetivo; la fuerza con la que ella atacó vibró en el inició de la muñeca hasta llegar a mi hombro en el cual se concentró el un dolor abrazador. Pero cuando ambas cuchillas hicieron contacto se produjo un cegador resplandor como el plasma siendo aplicado para derretir/cortar hasta el más fuerte de los metales, y aunque lastimara mis ojos no me disuadió de aquello que jamás me lamentaría en noches futuras.

Venganza.
Mi turno— Susurré. Empleé la distracción de aquella centella como distractor, evadí cualquier ataque ofensivo después de lanzar un poderoso choque con el mango de mi cuchillo al de ella, nos quedaríamos sin los Serafínes sin embargo no la dejé escapar de mi cercanía cuando mi mano zurda se abalanzó a su cuello y lo atrapé sintiendo la delicada piel nivea cediendo a la fuerza de mi agarre. En mi mano diestra conservaba la ballesta que coloqué sobre el muslo en la pierna de la rubia mientras mi mano se cerraba en su frágil cuello —Lo interesante antes de morir no es pensar en la persona que amaste— disparé la ballesta con su última flecha antes de recargar, a esa "distancia" el impacto la atravesaría pero quedé sorprendido cuando el virote no terminó de salir sino se atascó justo con la punta atravesando la piel. Y me enfureció —no, claro que no, siempre te lamentarás en las cosas que nunca lograste hacer.

Tiré la ballesta, no perdería tiempo en volver a recargar más de dos proyectiles, y sin arma en mano la sujeté del frente de su chaqueta —¡Mírame y dí que la Clave tuvo razón en no matarme cuando tuvo la oportunidad!— sonreí con amargura, olvidaba el dolor de los cuchillos y los resentidos golpes posiblemente presentes en batalla. Torcí el gesto con una mueca impacientada, en sus ojos vi el reflejo de un monstruo, no un cazador orgulloso de sus habilidades, echaba la culpa a los que me habían creado sin sentimientos para demostrar que sería su soldado perfecto que ahora era llamado "traidor". La lancé por los aires en dirección de unas criptas a nuestras espaldas, el esfuerzo me hirió el costado con los cuchillos profundamente enterrados y escupí una flema ensangrentada al césped.

Concedí tiempo para que "se recuperara", saciaba mi ira con ella y sería el testigo en muerte cuando pudiera dejar su cuerpo en la vía pública o puede que lo dejara aquí como mensaje de advertencia cuando la encontraran destazada. Mi sed de sangre controla mis sentidos al aproximarme a la menuda rubia, del arnés a mis espaldas desenfundo la espada tipo persa, escupo otra flema y asciendo la espada con ambas manos sujetas a la empuñadura mientras salto a su sitio. —¡Larga vida al Consejo!


—I'M NOT REALLY A MONSTER—

This is what i am:
avatar
Mensajes : 182

Reliquias : 95

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t3896-lockwather-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6100-i-am-nephilim-of-the-clave-lockwather-cronologia#52950
Seguidor/a, de Valentine

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ Martes → 21:58 HRS → Cementerio Greenwood  → Cálido húmedo.
De mi boca salió un rugido frustrado cuando mi cuchillo serafín fue bloqueado por el suyo y toda distracción con las armas lanzadas segundos antes no sirvieron de nada; esos pequeños cuchillos no iban hacerle ningún daño si lo comparaba con la estocada que había querido propinarle y hundirle en su espalda. Mis ojos enfurecidos se enfrentaron a los suyos durante el escaso rato que duró nuestro forcejeo y en el que mis pies volvieron tocar tierra.

No me detuve, no quise darle oportunidad a que ejerciera un movimiento ofensivo hacia mí pues ya había comprobado que eran letales. Traté por todos los medios golpearle pero él tenía muy claro de dónde provenían, como si estuviese bendecido por la clarividencia que en realidad se llamaba experiencia. Otro gruñido por mi parte por haber perdido el cuchillo que tenía entre mis manos mas no fui la única. No me aliviaba, él lo había hecho adrede para llevar a cabo el plan maquiavélico que había construido en milésimas de segundo. Y así fue, pues sin poder esperarlo cerró su mano alrededor de mi cuello. Golpeé con mis puños cerrados a su muñeca intentando en vano que cediese pero fue imposible me tenía bien cogida.

Mis ojos se dirigieron a la ballesta que alzó para apuntarme al muslo. A esa distancia lo atravesaría de una forma muy, muy dolorosa y si en algún momento había pensado que tenía alguna posibilidad contra él, si lo terminaba haciendo ya no habría oportunidad alguna, ni siquiera de escapar. Me incapacitaría completamente. —¡¡Uuhh - ¡! ¿? – Estaba preparándome para ese momento con tanta concentración que apenas escuchaba sus palabras, por ello mi grito se interrumpió cuando el dolor no fue a más ya que el virote se quedó estancado y solo se clavó la punta. El alivio se me acercó y me abrazó acariciándome el alma porque aún podía seguir luchando y quién sabía si salvarme. No quería morir, no al menos sin tener una mínima posibilidad de derrotar a Brenand y volver a ver a Christopher.

Le miré con auténtico desprecio al tenerle tan cerca de mí cuando me gritó de esa manera tan furibunda algo verdaderamente lamentable: el mayor error que La Clave había cometido. — Fueron idiotas por creer en ti. Por pensar que serías lo suficientemente fuerte de espíritu para reformarte y volvieras a ser el hombre respetable que fuiste pero fueron unos ilusos… Se equivocaron contigo. Estás perdido. – En ese momento me lanzó en el aire y unas criptas detuvieron dolorosamente que siguiera descendiendo varios metros atrás. Emití un alarido de dolor por el impacto de la piedra contra mi espalda que hizo que se me saltaran las lágrimas. Quedé en el suelo dolorida, luchando por reponerme y levantarme pero necesitaba más tiempo. Se me aceleraba el pulso por momentos y mi respiración la seguía a esa velocidad anómala que producía el miedo, la tensión, el dolor y los esfuerzos realizados.

Tardo más de la cuenta en levantarme y eso colma la paciencia de Brenand que se acerca a mí. Yo retrocedo con mis piernas y brazos sin darle la espalda con la vista perdida en sus ojos de cristal que parecen reflejar el fuego de su ira. Es la primera vez desde que nos hemos encontrado que le muestro debilidad en la mirada y en el modo en el que la expresión de mi rostro se arruga del pavor, de presentir que no iba a salir viva del cementerio. Vaya ironía. Salta hacia mí dispuesto a cortar mi cuerpo con una estocada usando un nuevo arma que ha sacado de su espalda. A mí no me quedan más que mis manos y una estaca que siempre llevo encima. Logro evitar su estocada mortal girando hacia la derecha un par de veces y cuando vuelvo a ponerme boca arriba flexiono mi pierna derecha para golpear con todas mis fuerzas su espinilla en un intento de que pierda el equilibrio y le obligue a apoyar una de sus manos en el suelo. Mi mente ideó rápidamente ese plan que fue dando resultados, pero la cosa no quedaba ahí porque cuando veo que sus manos se separan para apoyarse en el suelo, uso la estaca para atravesarle la mano que lleva la espada.

Es desagradable. Porque obligo a abrir sus dedos y toda su piel se comienza a deformar al dejar paso a la gruesa y rasposa  estaca que se clava hasta la mitad en la tierra. Tenía que aprovechar esos momentos para pedir ayuda. Retrocedo y me alejo de su posición ignorando sus quejidos. Gateo a cuatro patas por el suelo, agarro mi teléfono móvil y empiezo a marcar.  




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ MARTES → 22:30 HRS → CEMENTERIO GREENWOOD  → CÁLIDO HÚMEDO.
La hoja de la espada impactó en la lápida a mi izquierda, produjo destellos por la rápida fricción que cegaron y distrajeron el tiempo necesario para perderla de vista. Increíblemente astuta y veloz; de ser otros tiempos me enorgullecería aunque ahora que buscaba degollar su cuello hacía enfurecerme la desesperación para darle fin a su inútil vida. Desde el angulo en que quedó la espada, retrocedí el movimiento de la muñeca en un arco limpio y preciso a ella sin embargo lo que la hoja cortó fue maleza perdida en las esquinas de las criptas. Tres movimientos idénticos separaban la vida de la muerte. La tenía, como un ser antinatural olía su miedo y en sus ojos me llenaba de regocijo saber que el terror por no sobrevivir se volvía casi palpable. Yo la mataría.

¡Lo único perdido aquí será tu cadáver!— Impropio fue el "gruñido" de exasperación que emití olvidando el equilibrio cuando en una nueva estocada el compás de mis rodillas se abrió inconscientemente al preparar lo que quería como último ataque. Adeline Geller no era la presa que se llame "digna y rápida de bañar en su propia sangre" pues como guerrera se defendía a capa y espada. Y lo que aconteció después emergió como un intenso dolor acalambrar por debajo de mi rodilla izquierda sobre una herida antigua de Raum que -en desgracia- no curaba lo suficientemente veloz para el 100% de resistencia. Grité ronco y rabioso, la haría pagar por su atrevimiento en cuanto pudiera incorporarme ya que el césped fue mi apoyo al flexionar las rodillas. —¡Tú, asquerosa sabandija!.

En la ira que vivía no existió el hombre calculador y experimentado en la batalla, mi brutalidad por ver caer a la joven rubia drenaban mis sentidos más lógicos por los bajos instintos de asesinato. No identifiqué sus intenciones hasta que fue demasiado tarde para retroceder la mano sujeta a la espada. El alarido desde lo más profundo de mi ser contrajo mis sentidos con el nuevo dolor lacerante destruir los tendones y nudillos que en su paso atravesó mi otra capa de piel; la espada cayó delante, en mi otra mano sostuve la que se encontraba herida creando el reparo de las cuchillas clavadas en el pecho.  

Te arrepentirás...— Escupí son sangre a un costado, arrodillado en el césped, la fuerza de mi respiración era incomparable con mi odio en cada sílaba —¡¡tu cadáver será un estandarte en el Instituto!!— amenacé con la garganta burbujeante de sangre y saliva espesa; maldiciendo entre dientes me levanté paso a paso conteniendo el desequilibrio debido a la adrenalina. Ya se estaba alejando en el instante que en uso de toda mi fortaleza calmaba la bestia sanguinaria que quería destrozar miembro por miembro de la rubia. Sin embargo en lugar de ir con un arma en manos, iba a ella con la mano herida apoyada sobre las costillas dejando en el camino un sendero de sangre escurriendo por los dedos, y de zancadas amplias llegué por la retaguardia pateando de costado las costillas que no estaban rotas. Sentía el placer de mi tobillo quebrándole los huesos y al dejarla postrada boca arriba me engañaba la visión de no verla a ella... sí no a Robert con esa expresión de desasosiego.

¿Últimas palabras... engendro?— Abalancé mi cuerpo al suyo, sentándome en su abdomen y las rodillas aprisionando sus muñecas con todo el peso encima. Tragué saliva aclarando mi garganta, torcí la boca con asco, recliné la espalda antes de tomarle del cuello con la mano libre de estaca. Su garganta no oponía la resistencia necesaria, pegué la mejilla a la suya oliendo un irritable perfume femenino y sellé mis labios mientras hacía presión sobre su cuello. —¡Esto..!— Levanté su cuello e impacté contra el césped —¡...es lo que sucede con ratas débiles!— repetí el impacto hasta que dejé de sentirle la conciencia. Al incorporarme vi sus ojos entrecerrados, mi cuerpo se relajaba pero en mi mente generaba otro plan para que le sirviera a ella de escarmiento sí sobrevivía de las heridas. —Que quede de recuerdo, Geller...

Retiré una de las cuchillas en mi cuerpo, empapada de mi sangre pero aún filosa, dirigí la punta a la tersa piel del hombro derecho asomándose de la prenda y ahí tracé una distorsionada "L" rasgando fuertemente la piel. Solté la cuchilla, me puse en pie y evité su cuerpo al pasar por encima mi pierna. No miré atrás, el gran terreno del cementerio perteneció a mi como la visión de todos los cuerpos que dejaría atrás así fuese lo que costara terminar con La Clave. Me uniría al Circulo de ser necesario.



—I'M NOT REALLY A MONSTER—

This is what i am:
avatar
Mensajes : 182

Reliquias : 95

Temas : 2/2


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t3896-lockwather-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6100-i-am-nephilim-of-the-clave-lockwather-cronologia#52950
Seguidor/a, de Valentine

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ Martes → 21:58 HRS → Cementerio Greenwood  → Cálido húmedo.
No me sentía las heridas del cuerpo a causa de la adrenalina. Ya no sabía si la sangre que manchaba mi ropa y parte de mi cuerpo era propia o ajena. El miedo se adueñó de mi y toda mi persona se convirtió en instinto de supervivencia. Jadeé, gemí y murmuré quejidos de agotamiento en cada giro que hacía esquivando sus estocadas que gracias a que había perdido parte de su frialdad no eran tan certeras. El sudor recorría la piel visible de mi rostro y se mezclaba con las amargas lágrimas que predecían una muerte segura. Christopher. Me acordaba de él, de la noche que tuvimos y de todas las que deseaba seguir teniendo en su compañía. La brutalidad de Brenand lo hacía más torpe pero más temible, me producía auténtico pavor, no podía controlarlo. Iba a matarme. Se iba a terminar mi vida y mi pequeño cuerpo se perdería entre la maleza de algún bosque o entre las oscuras aguas del río más cercano. O quizá no quedaría ni rastro.

Tuve éxito al neutralizar temporalmente sus salvajes ataques al menos temporalmente. Pero en su sádica mirada tuve la certeza de que si no lograba escapar de allí en menos de unos segundos ya no volvería a tener otra oportunidad para escapar. Ignoré sus gritos de amenaza. Me fui tambaleando alejándome de esa masa de carne enfurecida que era su cuerpo en pos de salvar mi vida y tener el tiempo suficiente para dar aviso. No marqué un teléfono, me fui directamente a las últimas llamadas recibidas donde el número de Christopher se encontraba primero en la lista. Pulsé para llamar. Primer tono… segundo… Patada. El teléfono cayó de mis manos porque mis dedos cedieron ante el dolor que me produjo un golpe que fracturó mis costillas sanas. No sabía cuántas de cada lado estaban rotas, ni pude averiguar si existía riesgo real de que algún fragmento dañara cualquier órgano pero por el dolor punzante que se me reflejó en todo el cuerpo deduje que algo iba demasiado mal. Me dejó en el suelo sin sentido, gritando y llorando a la misma vez de una forma desgarradora.

Mis ojos se abrieron amenazando con salirse de las cuencas en el momento que se abalanzó sobre mí haciendo imposible que me escapase. Sentía sus rodillas cortarme la circulación de mis muñecas pero eso era lo de menos, lo peor llegó cuando cerró su mano sana alrededor de mi cuello. — ¡¡Chris!! — le llamé esperanzada de que él hubiese aceptado la llamada y estuviese escuchando mi voz sobre los sonidos propios del forcejeo. Impactó mi cabeza contra el suelo haciendome ver las estrellas y sintiendome muy desorientada. Abrí la boca para indicarle dónde me encontraba pero se me estaba yendo la cabeza. De mi garganta surgieron sonidos guturales por la falta de aire mientras emitía cada sílaba. — Ce….men…te…rio —  Mi voz se quebró en la última y no pude especificar en cual nos encontramos porque mi cuerpo cedió a la inconsciencia después del rato que estuvo convulsionando en su vano intento de obtener el oxígeno que necesitaba, y tambien por el segundo y último golpe contra el suelo. Bajo mi cabeza se abrió paso un charco de sangre que tiñó de rojo mis cabellos. Mis ojos inyectados en sangre se entrecerraron con la mirada perdida en la fría y sádica mirada de Brenand dando la sensación de que había acabado con mi vida, yo misma lo pensé antes de quedar sin sentido.

Cuando ya no hubo ruido ni dolor, solo una inquietante y profunda oscuridad me acordé también de mi padre. Me imaginé cómo sería su vida con la única hija que le quedaba muerta, y cómo le confesaría a mi madre mi fallecimiento. Que haría Chris al darse cuenta que todo había acabo sin que apenas hubiese empezado.




LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

They not created a hunter, they created a monster
→ MARTES → 22:45  → CEMENTERIO GREENWOOD → CLIMA: CÁLIDO HÚMEDO (27°C)
No, no... escuche, yo pedí el paquete con Rissoto de zanahoria, Lasaña vegetariana y un poco de ensalada dulce— Camino sobre la avenida de Brooklyn, uno de los barrios más agradables sí descartamos SoHo y las maravillosas estructuras tipo de los años 20's con las fachadas llamativas en colores pastel. En mi hombro y mejilla tengo apoyado el Iphone mientras en mis manos cuento el cambio del taxi que me dejó cuadras atrás. —¿Tienes idea de lo que me hará mi novia cuando se entere de que no llevo la romática cena que le prometí en una cómoda cama a la luz de las velas aromáticas?— Hago una mueca con desagrado, el maldito taxista me estafó cobrándome 10 dólares de más —¡vamos, hermano, lo estoy pidiendo a domicilio para dentro de una hora!. No puedes decirme que cierran temprano hoy, ¿qué restaurante de N.Y hace eso entre semana?— contemplo mi reloj de mi muñeca negando con la cabeza, apenas eran las 10:15 p.m y llevaba cerca de media hora hablando con el gerente del mejor restaurante Italiano en Bronx donde le prometí a Adel que comeríamos una vez o al menos pediríamos a domicilio. No estaba resultado y la mala noticia es que fallaría con otra promesa de cita romántica; ¿de verdad todos los Nefilim "comprometidos" pasaban por las mismas complicaciones sin tener que salvar el mundo por las noches y dormir de día?. Qué chiste tenía eso. —De acuerdo, ¿sabe qué?, olvídelo, no necesito de sus servicios y menos de un tacaño con corazón de piedra que no puede con una simple petición.

Exhalo arrepentido por la agresividad para terminar una llamada así, eso no decía nada bueno de mis modales, con el único día que tenía "libre" y lo estaba malgastando en visitas a 15 restaurantes "famosos" de casi toda N.Y para enconrtar lo que se considera una cena perfecta pero en las horas que llevaba fuera del Instituto no había encontrado nada que no fuera "Reservado", "No tenemos servicio a domicilio" y/o "Tiene que ser cliente distinguido". Nada de esas tonterías ocurrirían en París, ahí al menos sí tomaban en cuenta al cliente y sus peticiones más raras para regalarle a su pareja algo más que romántico. Entonces... terminé en ésta parte de la ciudad porque el chofer del taxi me aseguró que aquí encontraría la mejor pastelería que la Gran Manzana podría ofrecerme para exquisitas rebanadas de tarta tipo inglesas, aun que no creía que una avenida en lo que parecía a "mitad de la nada" junto al Hudson pudiera darme mejores indicaciones de dónde encontrar ese dichoso sitio; por otra parte me sentía nervioso con la hora de llegada y de sí Adeline estaría ya esperándome o me daría tiempo para una ducha fugaz pues con el atuendo de hoy seguramente llegaría sudando.

Pero nadie, ni siquiera yo, habría predicho que una cálida noche con planes por delante se transformaría en una pesadilla viviente y en contrareloj.

¡Bonne nuit mon am...!— El aire no alcanzó para terminar mi saludo, un nudo en la garganta y mis labios sellados impidieron cualquier otra reacción. La brisa del Hudson heló a mis espaldas, una nauseabunda sensación adormilaba mis pies y todo músculo de la cadera a los hombros se estremecieron como si tuviera un millar de alfileres provocando a cada terminación nerviosa. El mundo perdió sus colores cálidos y vívidos; absolutamente todo mi alrededor envuelto en penumbra hasta que el sendero avanzó hacia a mi y me tragaba la velocidad similar al precipicio donde uno se avecina al caer desde una espantosa altura. Sin embargo era yo quien corría con el corazón haciéndose añicos entre jadeos, saltos y poco calculadas maniobras evasivas mientras mis piernas conducían solas a la orientación del primer y único lugar con lo que ruego no haya sido una pista/alucinación de sus últimas palabras.

El recuerdo de su grito penetraba mis pensamientos con un profundo dolor, secaba mi garganta el imaginarme un escenario que rezaba a Dios y al Ángel porque nunca ocurriera. El odio a quien se le ocurrió herirla enganchó a la cruel venganza en donde mataría al malnacido de encontrarlo ahí presente.

Sé que cometo un error, no debo caer en la desesperación, tampoco he verificado sí realmente ella se encuentra a salvo en el Instituto y esto... ésta tortura haya sido una trampa para dar conmigo o incluso una elección al azar como miembro del Consejo para sacar información a como dé lugar de todas las estrategias. Tengo miedo. No puedo perderla y de hacerlo rompería todo lo que soy, todo por lo que me esfuerzo en ser mejor cada día, en amarla, en prometer protegerla hasta mi último aliento y definitivamente no sería el último de ella.

"Sólo amamos una vez en nuestras vidas. Una sola que ata nuestros destinos para bien o para mal."
Por fin sus palabras y la pena en sus ojos al transmitirlas tenían sentido.

Cementerio Greenwood.

¡¡Adeline!!— Acelero el ritmo de mis pasos evitando la maleza entre las altas criptas y tétricas estatuas colocadas en mausoleos cercanos. Las runas de visión nocturna, agilidad y velocidad proporcionan la energía que necesito después del maratón que recorrí para llegar al más grande cementerio de toda N.Y. —Por favor, por favor... atiende— el vigésimo intento en llamar a su teléfono es un fracaso inevitable, al separar la pantalla del celular está empapado de mi sudor, jadeo apretando la quijada que no reduce el dolor en mis sienes. Aferro la Estela en mi mano izquierda y el nuevo cuchillo Serafin resplandeciente en la diestra. Concentro mi visión a los flancos, mi frente a cada metro recorrido y percibo todos los sonidos que no van más allá de mis zancadas y fuertes exhalaciones para recuperar el aliento... He pateado algo, desciendo la mirada y me encuentro la cabeza ensangrentada de un chico castaño al que reconocí con el amargo sabor del vomito amenazando mi garganta; sigo el camino de sangre ya coagulada al cuerpo sin vida pero también a los rastros del césped con los movimientos de una feroz pelea. En cuclillas tentaba la hierva deduciendo la dirección que llevó al atroz encuentro a su horrendo final pero el tamaño de las pisadas no correspondían con las del chico y había otro par con el doble de tamaño que identificaba como botas de una alta gama para exploración. Aguarda. —¿Adel...?— No podía creer que ésa bota asomándose tras unas criptas perteneciera a ella, mi corazón se detuvo pero no mis temblorosas rodillas al avanzar recortando las distancias como una exhalación.

No, dios mío, no...— Salto cuidadoso pasando la cripta, me arrodillé junto a ti, eras un desastre. Demasiado herida, demasiada sangre, realmente no sabía por dónde iniciar pero respirabas. Aún estabas con vida y eso alivió un poco la angustia por la que aún pasaba —estarás bien, ¿de acuerdo?, ya estoy aquí, Adel, ya estoy aquí...— acariciaba tu cabello de la frente hacia atrás mientras murmuraba aquellas palabras —...sólo quédate conmigo, te lo ruego, no me abandones. Resiste un poco más, por favor.

Un Cazador de Sombras puede regenerar su sangre más rápido que un mundano pero de igual manera perderla velozmente con la misma facilidad. Tú eras una luchadora y no me rendiría hasta ver y escuchar que te encontrabas bien. No existia una ley oral o escrita para limitar cuántos iriatzes podría recibir el cuerpo de un Nefilim o cuántos tendrían efecto sin embargo lo que menos me preocupaba es que despertaras y reclamaras por tu ropa que rompía en las zonas de peor estado que requerían atención inmediata como lo era el  torso (especialemente las costillas), cuello y la nuca por tremendo golpe del que no estoy 100%  seguro de su gravedad.

Vamos, Adel, falta poco, hermosa. Un poco más— Mi estela ya tenía el color de tu sangre cuando quité de tajo el birote de tu muslo, inmediatamente hice presión, rompí la tela del pantalón usando mis dientes y en seguida marqué el iriatze. No supe sí fue un reflejo el movimiento de tu pierna cuando quité ese punzante proyectil, me relajaba un poco ver que mantenías esa débil respiración y de tanto en tanto revisaba tu pulso con el índice sobre tu yugular. De acuerdo, yo no era el mejor médico de la historia Nefilim y aplicaría todo lo que tuviera a la mano incluyendo Sangliers. Qué recuerdo. Descubrí tu antebrazo izquierdo, apoyé la resbalosa punta de la Estela sobre la piel y fijamente hice los trazos de aquella runa conocida por ser del más alto riesgo para un Nefilim. —tu hiciste lo mismo en mi lugar, no me odies...— pronuncié como sí escucharas, ojalá que sí. Creando la runa gemela de tu antebrazo en el mío, sujeté tu mano y sentí el agudo dolor similar a una intravenosa que en lugar de dar quita para poder traspasarte la sangre necesaria. —Reacciona, por favor, te amo...



¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 816

Reliquias : 718

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Sobreviviría. Claro que sí, lo haría porque había logrado avisar a Chris, y de seguro que éste salvaría mi vida aunque estuviera pendiente de un hilo. No tenia miedo a las represalias con La Clave después de que supiesen lo irresponsable que fui al dejarme llevar por una pasión dañina llamada venganza, tenia miedo a morir. En mi estado ya no existía el dolor físico, no en mi inconsciencia, pero si que pululaba por ahí el dolor emocional pues mi espíritu lloraba. Lloraba y se hacía preguntas. ¿Por qué hice lo que hice? ¿Es que no pensaba en los que dejaría atrás? Especialmente en esa etapa en la que había conseguido ser un poco más feliz.

Abrí mis ojos ligeramente cuando el destino quiso darme una oportunidad. Un estimulo sonoro llegó a mis oídos con la voz de Chris y de mis labios manchados de sangre y tierra surgió una sutil sonrisa. Creía que seguía en la profundidad de mi mente y que su voz haría más dulce mi muerte pero no, al poco me di cuenta de que había regresado a la realidad. Pronto sentí la suavidad de sus manos apartar mis cabellos. Su tacto, sus palabras denotaban una enorme preocupación... Yo debía estar hecha un despojo en aquellos instantes...

Sentí como la gélida brisa de la noche acariciaba todo mi torso y fue ahí cuando sentí que esa caricia se transformaba en un dolor punzante cuando rozaba mis costillas rotas. Solté un alarido en el momento que el virote salió de mi cuerpo y un par de lágrimas abandonaron mis ojos.

Me despejó el antebrazo y supe al instante la runa que iba a marcar ahí, una muy distinta a la que había dibujado en otros lugares de mi cuerpo. Aquella tan peligrosa pero tan necesaria para salvar una vida... Recuerdo haberla usado yo con él, ignorando sus súplicas para que no lo hiciera porque quería que viviese sin importar lo que a mi me pasase. Puede que fuese en ese momento cuando tuve claro lo que sentía por él aunque lo escondiera detrás de sentimientos fraternales... Qué tonta.

- L-Lo siento... - Pude murmurar muy bajito, con un débil murmullo ya que apenas tenia fuerzas para nada. Le enfoqué con la mirada para mirarle. No hayaria decepción en sus ojos, no de manera inmediata, pero supuse que cuando estuviera mejor lo haría y hasta me reprocharía lo que había hecho. Yo misma lo hacia... - No... No pude evitarlo. Lo siento. - La muerte del chico. La de  otros tantos, ni tampoco mi desastroso final. No pensé que una retirada a tiempo con una valiosa información podrían haber sido clave para detener a Lockwather.

Sentí que mi cuerpo comenzaba a recibir la sangre de Chris y alarmada observé su estado... Porque antes que yo misma siempre estaria el bienestar de Chris. Porque ese es el significado de amar a otra persona. Notaba un escozor constante en el hombro derecho pero lo ignoré porque no era importante... O eso pensaba en esos momentos al ignorar que lo que llevaba rasgado en la piel de esa zona era la firma de Brenand. De ser consciente de ello y de tener energías suficientes, me desollaría el hombro.

- De...detente. Es suficiente...- susurré con dolor y cansancio. Aún me sentía mal, tan mareada que tenia la sensación de que me volvería a desmayar en cualquier momento porque mentí, aún no era suficiente. Pero no quería perjudicar a Chris. - Mi padre... avisa cuando...lleguemos. - debía estar delirando pero también quería sentir cerca a mi padre, como cuando era pequeña y todo estaba bien entre nosotros.



LOGROS:



GOATS TEAM:


My brother:



Regalitos:
" />
avatar
Mensajes : 614

Reliquias : 988

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4308-ficha-de-adeline-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4317-relaciones-adeline-gellerhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4316-cronologia-adeline-geller
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.