29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas

[Trama global] Sigue las migas, lobito feroz |Laila VanMaxwell y Lizzie Peyton|

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :

SIGUE LAS MIGAS, LOBITO FEROZ
Agosto, 2016.

La luna brillaba en el firmamento de forma pálida, casi tímida, y ofrecía resguardo en la oscuridad a quienes no querían ser vistos, ya fuese por sus actividades, probablemente ilícitas, o por su naturaleza, seguramente demoníaca. Y en las calles de New York habitaban muchas de estas criaturas, escondidas entre los mundanos que hacían sus vidas con la tranquilidad que da la ignorancia. Las luces comenzaban a encenderse, los coches se deslizaban por el pavimento, la gente volvía a sus casas...

Sin embargo y a pesar de su apariencia normal, aquella no era una noche como las otras. Con la última luz del ocaso, los hijos de Raziel salieron del Instituto como una exhalación, silenciosos, con una sola finalidad en mente: asegurarse de que podían reunir el mayor número de aliados posibles. Tras varios meses de estudio y de observación rigurosa habían conseguido reunir una serie de nombres cuyas lealtades aún no estaban claramente definidas y que podían ser un potencial apoyo en la lucha que se aproximaba. Muchos en La Clave aún desconfiaban de brujos y hadas, después de los últimos acontecimientos, mas, ¿qué otra cosa podían hacer, sino intentarlo?

Por eso se dispersaron por los diferentes puntos de la ciudad donde era más habitual encontrarse con sus objetivos, en aras de dar con ellos cuanto antes posible. No obstante, y para su desgracia, no eran los únicos que estaban al acecho...



-x-x-x-x-x-x-


Cuando había querido darse cuenta, Laila se encontraba en el linde de la zona boscosa que delimitaba con la Gran Manzana, y no podía dejar de preguntarse por qué. En un principio no había un motivo claro, o si lo había, no podía discernirlo. Resultaba muy extraño, pero la pregunta que de verdad le rondaba la cabeza era... ¿entrar o no? Ya que estaba allí...

Por su parte, Lizzie la había visto salir de la ciudad en una de sus rondas ocultándose a simple vista de los demás. Aburrida, sin nada mejor que hacer y con el ánimo resuelto a investigar (o a hacer alguna trastada) fue tras ella sin más. ¿Asustarla en la oscuridad del bosque? ¿O ver qué iba a hacer para divertirse esa noche? Buena cuestión. Buena pregunta...

ACLARACIONES


— Como ya comentamos en el post para apuntarse, es una trama global que continúa con la historia original del foro en la que el punto principal de desarrollo será conseguir que todo aquel que se considere neutral termine formando parte de un bando o de otro.

— Este es un post introductorio. Administración va a estar pendiente de las tramas, pero intervendrá sólo y cuando le encuentre absolutamente necesario. El desarrollo de los acontecimientos es plenamente vuestro, ¡así que llevadla como queráis! Lo único que informamos es que la primera persona que tiene que postear es la citada en el susodicho.

— Para que haya dinamismo, no tenéis por qué respetar los turnos de posteo, pero sí deben de haber contestado al menos 2 personas más antes que vosotros. Si el número de participantes fuese de 4 o menos, esta norma queda anulada y podríais seguir el orden que quisieseis.

— Viendo la participación que hemos tenido (14 personas a favor y en contra) y la cantidad de personajes neutrales (7) que han decidido apuntarse, hemos optado por hacer que en cada trama se encuentren al menos dos personajes neutrales para que los post estén más llenos, en general. Así, encontraréis 3 temas con dos personajes neutrales y 1 tema con tan solo uno. Todo ha sido seleccionado al azar, ¡así que no nos apedreéis! >.<

— A partir de entonces podrán entrar hasta 4 usuarios más para intentar convencer al susodicho de que debe unirse a su facción. ¡¡Pero cuidado!! De esas cuatro personas, una puede ser del bando opuesto... o incluso un demonio con ganas de fastidiar la situación. ¡Así que andaos con ojo, porque puede que haya pelea! Revisad el grado de daño que el resto de personajes están dispuestos a sufrir (heridas leves, mutilaciones, muerte, etc.) en el tema de inscripción, para que a la hora de jugar y rolear, no nos encontremos con desgracias innecesarias.  

— No se puede estar en dos tramas o más a la vez. ¡Agradecemos el entusiasmo, pero todos debemos participar! Y, del mismo modo, aunque pueden entrar hasta 4 personas más, por favor, aseguraos antes de ser el número 4 en un post que el resto están adecuadamente equilibrados. No dejéis un tema con sólo los 2 neutrales o 1, y el resto a rebosar de personajes a favor o en contra de la Clave. Vamos a ser puntillosos con esto.

— Os recordamos que pedimos, por favor, compromiso y seriedad, así como la sanción a quien decida apuntarse pero luego desaparezca.
avatar
Mensajes : 4718

Reliquias : 82


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Personaje de
ambientación

Volver arriba Ir abajo


LO QUE LA OSCURIDAD DEJÓ
TRAMA GLOBAL: SIGUE LAS MIGAS, LOBITO FEROZ

" Yace aquí la esperanza de la humanidad, enterrada bajo millones de mentiras e ilusiones, contemplada a lo lejos tal luz verde aguardando por la oportunidad de ser hallada. He ahí a los héroes muertos como adornos en el gran charco de sangre junto a sus enemigos naturales compartiendo un perdido campo de batalla. Y que sea entonces la voluntad de un ser magnificente quien decida la desgracia de la era".

Tenebroso y húmedo recorrido para Amelia Silverbow y Laila VanMaxwell que, ignorantes en ése momento de su dirección, no cabía duda que se encontrarían a salvo de los perseguidores quienes no volvieron a presentarse con la amenaza de muerte cuando al parecer ellas sólo se habían encontrado en el lugar y hora equivocados donde justamente la aparición de la maldad regresaba con gran renombre. Maldad que prometía penetrar hasta el corazón de los más valientes adultos. Pesadillas eternas acosando a los niños para obtener el mana de su inocencia. Mares y mares de sangre perturbando a los desafortunados que poseyeran el don de la clarividencia.

Con alivio encontrarían alguna escapatoria sí siguieran el camino de intrincados túneles apenas pisados en la última década. Ni el mas diestro villano iría a buscar sólo dos eslabones perdidos a los que posiblemente se creería estaban muertas después de la ola de proyectiles en persecución. Y es que el menor de los problemas eran las ratas, desperdicios de basura, inmundicia y etc. Aquel "santuario" de mohosas paredes -extraído de una escena paranormal- transformó su entorno cuando de algunas tuberias con goteras se olía el hedor metálico familiar al de la sangre diluida. Tal vez era obra de la imaginación mezclada con el cansancio pero... ¿Y el zumbido más allá de constantes ambulancias?.

Estaban más cerca de la ciudad de lo que ellas suponían.
Lo que no era normal era el ajetreo -ya de por sí existente en la Gran Manzana- con una docena de autos (entre ambulancias, bómberos y otros) ir en la misma dirección que donde se encontraba Manhattan.

Al paso de ellas, sobre sus cabezas, comenzaban a verse las características tapaderas metálicas con el símbolo del Ayuntamiento de N.Y y de ellas se escurría el agua de la lluvia así como en el exterior se escuchaban los estruendosos relámpagos de una tormenta cercana. Pese a encontrarse en el apogeo del verano, el ambiente era glacial y lejos de esa temperatura una pesadez similar a la  experimentada en el bosque que dejaron atrás existía entre el aroma a basura y algo más putrefacto. Mientras tanto, como señal de su paradero, en los muros del más angosto túnel ya se leían un par de direcciones abreviadas para las avenidas centrales (tales como: 5th Ave, 133 Sttutson, West Manhattan, SoHO, y 7th Ave); no había mapas pero la facilidad de una ciudad tan grande era que con pocos lugares distinguidos se encontraría el mejor camino para regresar a sus respectivos hogares -o refugios-. Sin embargo no fue una húmeda y cálida noche lo que les dio la bienvenida cuando decidieran emerger de las profundidades. No. Fue sólo el principio del temor más grande en sus corazones.

La ciudad que alguna vez se enorgulleció de ser la Isla más iluminada del plantea estaba completamente en la penumbra de una densa oscuridad apenas quebrada por los faros de autos que iban hasta en sentido contrario del caos que reinaba., La calle "a mitad de la nada" donde salieron ellas estaba entre almacenes, Lofts abandonados y menos de una docena de edificios residenciales. Quizás Queens... tal vez Bronx... nada completamente descifrable cuando no había "una sola alma" a la qué acudir en busca de orientación pero al menos el muelle estaba próximo de su ubicación y desde ahí se observaba las sombras de los grandes rascacielos apuntando siniestramente al opaco cielo entre neblina de la tormenta sobre la ciudad con sus relámpagos iluminando ahí y allá como manchas de una abstracta pintura. El imponente Manhattan hecho una sombra tétrica.
Más el agua del East River -siempre tan calmada cuando no había navíos o Ferris transportándose- estaba agitada tal Tifon o Huracán con gran oleaje rompiendo con fuerza en el muelle y rocas artificiales preventivas. Pero lo que escupía el agua no era vieja basura de las profundidades sino enormes figuras encorvadas, espeluznantes la mayoría, asquerosas e intrigantes algunas pero en definitiva toads de origen literalmente demoníaco. Eran al menos 15 demonios distintos (Aracne, rapiñador, Shtriga... y la mitad de un gusano enorme que apenas y podía moverse). Éstos demonios no daban la impresón de tener como objetivo el sitio donde arribaron, todo en sus movimientos indicaban que escapaban de la gran manzana sólo para encontrarse con obstáculos que no los dejaran escapar pero en cuanto su visión se fue hacía el rastro de las pelirrojas no hubo otra dirección excepto la de ellas.

Gruñendo, vociferando, bufando y maldiciendo.
Sí los demonios tenían o no un señalamiento de lo qué atacar y a lo qué no, para desgracia de Amelia y Laila no escaparían fácilmente de otra posible persecución... ¿o quizás pequeña batalla para salvar sus vidas?. Para que constara al menos tenían una ventaja y esa era que por muy furiosos estuvieran los seres del averno parecían haber salido de una no muy amable condición sí es que necesitaban escapar. Muchos de ellos con visibles heridas e icor barboteando en su andar.

avatar
Mensajes : 4718

Reliquias : 82


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Personaje de
ambientación

Volver arriba Ir abajo

Sigue las migas lobito feroz
Trama global


El silencio incomodo de las instalaciones por las que caminábamos se vio interrumpido por el sonido de la lluvia, las gotas caían desde aquellas alcantarillas que comenzaban a mostrarse cada cierta cantidad de metros. Estábamos ya en el ultimo trazo, cualquiera de esas alcantarillas nos llevarían al exterior y por fin podríamos saber donde nos habíamos metido, puede que no llevara mucho tiempo en la ciudad pero era fácil retomar el rumbo siempre que encontraras una avenida grande o siguieras la dirección de los edificios que herían el cielo. Decidida a salir de una vez por todas de ese laberinto me agarre de las primeras escaleras metálicas que vi y, sin voltear a ver si la loba me seguía, comencé a escalar con movimientos determinados, una vez en el final force un poco mis músculos, levantando la pesada tapa de metal lo suficiente como para arrastrarla fuera del agujero por el que saldríamos. Al instante una lluvia helada cayó sobre mi rostro y empapo mis cabellos, el ambiente era frió y para sorpresa mía, la calle en la que habíamos emergido estaba desierta y en penumbras.

Lo que antes eran susurros se habia convertido en una orquesta de gritos y ambulancias, la ciudad parecía tocar una melodía de terror y desesperación. Termine de salir de la alcantarilla y mire a mi alrededor, buscando cualquier cosa que me diera una idea de lo que estaba sucediendo ¿Acaso los Nefilims que habíamos visto en el bosque eran parte de algún ataque? Al sentir que la licantropo salia detrás mio me di media vuelta, encarando la de nuevo pero antes deque pudiera decir algo vi como, detrás de ella, comenzaban a salir una selección magullada de demonios y, a pesar de sus heridas y su aparente comportamiento de retirada, todos parecían dispuestos a atacarnos en cuanto lograron vernos. Tras soltar un improperio en francés del que mi tía se avergonzaría y mi tío me reprocharía tome un par de cuchillos serafín - Ariel, Nuriel - Las armas mostraron su verdadera naturaleza envolviendo ce en un fuego celestial que clamaba la sangre de mis enemigos. Estaba harta, adolorida y temía por lo que estaba sucediendo en el centro de la ciudad pero no podía dejar la situación como estaba, debía aprovechar las heridas de esos demonios y acabar rápido con ellos - Como prometí, es libre de irse señorita VanMaxwell, no le molestare ni le seguiré mas si toma esa decisión. Solo le aconsejo tenga cuidado, si esas cosas vagan a sus anchas sin que ningún Nefilim les destruya es porque algo muy malo esta sucediendo - Espere unos segundos por si la loba tenia algo que decir, mientras lo hacia analizaba a mis objetivos; La cantidad, la gravedad de sus heridas, el nivel de peligro que representaban de forma individual.

Independientemente de lo que respondiera la pelirroja a mi lado era mi deber el terminar con la existencia de esos demonios, no podía simplemente dejarlos ir y que se recuperaran de sus heridas. En condiciones normales hubiera sido muy difícil para una sola persona el enfrentarse a esa cantidad de demonios y mas para alguien que se especializaba en el combate a distancia, sin embargo, alguien habia tenido la amabilidad de cansarlos y heridos antes de que me encontraran, simplemente tenia que acabar el trabajo. Me lance al primer demonio, un Aracne que se habia lanzado estúpidamente hacia nosotras, pasando rápido a su lado termine de rebajar dos de aquellas asquerosas patas, la cuchilla que tenia en la diestra entro fácil terminando de rebanar los miembros, el demonio cayó al suelo, momento en el que mi otra cuchilla se clavo en el centro de su cabeza, el icor salpico mientras un segundo Aracne se lanzaba contra mi, con rapidez saque el cuchillo serafín del demonio abatido y lo clave en las mandíbulas de mi nuevo atacante, la bestia chillo bastante fuerte pero no murió al instante, de hecho antes de desplomarse lanzo un golpe con una de sus muchas patas haciéndome rodar por el suelo y, antes de que pudiera levantarme, un maldito Rapiñador se lanzo sobre mi cuerpo, el peso era demasiado pero eso habia jugado a mi favor, lo único que tuve que hacer era levantar a Nuriel para que este se clavara en el abdomen de la bestia que, estúpidamente, se retorcía del dolor sobre mi.

Cuando el Rapiñador se desintegro me levante lo mas rápido que podía, aun quedaban muchos demonios que aprovecharían el mínimo descuido para atacarme. Mientras la lluvia limpiaba el icor de mi cazadora y mis pantalones mire a mi alrededor, buscando a la licantropa, tenia curiosidad por si se habia ido o si se habia quedado. Fue entonces cuando la vi.




C'est la vie

Cosa bella (Gracias Sugar):

Cosas preciosas hechas por Christopher O´Dare:




Regalitos lindos de Seth:
[/url]
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 84

Temas : 7/5 + Trama Global... I´m On Fire!!


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8095-amelia-silverbowhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8141-enchante-relaciones-de-amelia#70438http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8142-c-est-la-vie#70439
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Mientras avanzaban por aquel helado laberinto, Laila iba percatándose de que estaban andando en la dirección correcta, puesto que notó un cambio repentino en el aspecto del lugar por el que dirigían sus pasos, además de que un par de sonidos del exterior le llegaban ocasionalmente. No era algo del todo agradable, sobre todo para ella, que con sus orejas lupinas podía captar las cosas con mayor detalle. En ese preciso instante la idea de salir hizo que el corazón le diera un vuelco. No tenía la más remota idea de lo que estaba ocurriendo en toda la ciudad en ese momento, pero no tenía aspecto de ser algo del todo agradable. Aislarse del mundo de las sombras siendo un licántropo no había sido la mejor idea que hubiera tenido, sin embargo, tenía sus motivos personales para hacerlo, y mantendría su postura a pesar de todo… si es que las circunstancias mismas no le obligaban a involucrarse directamente de ahora en adelante. Enseguida notó que su compañera, presa de la desesperación, subió por las primeras escaleras que encontró, y se vio obligada a seguirla. Cuando salió detrás de ella, la lluvia le advirtió que su estadía en el exterior sería cualquier cosa menos agradable, sintiendo las frías gotas resbalar por su rostro una vez humedeció su cabello. De buenas a primeras, sus orejas lupinas comenzaron a moverse en todas direcciones de forma descontrolada, captando todos y cada uno de los sonidos de la superficie con más claridad. Ambulancias, gritos de desesperación y fuertes estruendos invadían la ciudad entera, haciendo que la loba se pusiera tensa, sin saber del todo que hacer.

Sus ojos brillantes, producto de una media-transformación, miraron a la pelirroja frente a ella, y cuando parecía que iba a dirigirle la palabra, ésta adoptó una expresión que le hizo dar media vuelta enseguida. El desconcierto invadió el rostro de la loba cuando sus ojos divisaron con claridad lo que tras de ella había, provocando que retrocediera un par de pasos mientras por acto reflejo, un par de garras comenzaron a emerger de sus dedos humanos, y afilados colmillos adornaban su dentadura ―¿Irme? ¿Ahora? Debes estar bromeando…― murmuró, respondiendo a la Nefilim mientras mantenía su atención en aquel grupo de demonios, que, a pesar de parecer heridos, no dejaban de representar una amenaza. Podía ser una sinvergüenza la gran mayoría de las veces, alguien que solo pensaba en su propio bienestar, sin embargo, no tenía el descaro de dejar a Amelia sola contra aquellos monstruos.

Nunca antes se había visto en una situación como aquella, de hecho, era la primera vez que encaraba a un demonio, y que, por supuesto, luchaba contra uno… o bueno, que intentaba luchar contra uno, porque Amelia no dejó pasar mucho tiempo para ponerse en acción. La joven loba se armó de valor, y tomó la decisión de cubrirle las espaldas de algún modo a la chica, puesto que ella era la más indicada para rematar a aquellos seres. Las manos de la inglesa temblaban, mas no se dejó llevar por aquel sentimiento, y con garras y colmillos a la vista, trató de hacer lo posible para que la cazadora de sombras no fuera atacada por una gran cantidad de demonios al mismo tiempo, lanzando zarpazos al aire que esperaba llegaran a alguna parte, valiéndose de su fuerza y su agilidad para intentar aligerarle la carga a Amelia de alguna manera, aunque fuera incapaz de quitarle la vida a alguno de aquellos seres ella sola. La loba gruñó, dejándose llevar más por su lado lupino que por el humano. Podía verlos claramente, pero, ignorante en la situación, desconocía que ataques como los suyos no servirían absolutamente de nada. Solo un cazador de sombras podía herirlos de forma significativa. En ese momento, la sensación de peligro se intensificó, y Laila, después de tanto tiempo de no hacerlo, adoptó su forma lobuna, apoyándose con firmeza en sus cuatro patas, gruñéndole a su vez a un rapiñador que se posó frente a ella, con icor emanando de sus heridas. “Tenemos que salir de aquí, son demasiados”, pensó Laila, mientras estaba siendo acorralada por un grupo de rapiñadores, que si bien no eran la amenaza más grande del grupo, tenerlos en gran cantidad no era divertido. Para nada.
Ahora era ella quién necesitaba de Amelia. Se sentía bastante inútil por su inexperiencia e ignorancia en ese tipo de peleas, pero al menos su intención fue buena… de alguna forma.


avatar
Mensajes : 151

Reliquias : 535


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7989-theres-a-time-and-a-place-to-die-and-this-aint-it-laila-vanmaxwellhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8029-the-lone-wolf-shall-rise-once-more-laila-s-chronology#69636
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Sigue las migas lobito feroz
Trama global


Vi como la loba comenzó a cubrirme, con sus ataques feroces mantenía lejos al grueso de los enemigos los cuales, indecisos, se echaban atrás al pasar las zarpas lobunas, aprovechando la situación me centre en aquellos que se separaban, todo demonio que se lanzara por su propia cuenta, atravesando la fiera barrera que suponía la loba, era victima de mi cuchillo serafín. La mayoría, aracnes y rapiñadores, no representaban un verdadero peligro, fue entonces cuando vi con el rabillo del ojo como un Shtriga se lanzaba por el flanco, estaba tan centrada en lo que tenia frente a mi que me tomo escasos segundos recuperarme del ataque sorpresa, segundos que en una situación como esta podían resultar vitales. Una zarpa negra, como si fuera de obsidiana, paso muy cerca de mis ojos obligándome a doblar mi cuerpo para esquivarlo, una punta roso mi mejilla derecha, sentí el corte superficial pero la lluvia limpiaba la sangre en cuanto salia. Con un movimiento en arco corte de tajo aquellas zapas enemigas, el demonio lanzo un grito casi humano y se retorció hacia atrás, tomando el muñón con la mano restante, antes de que diera algún otro golpe eche la vista atrás y me encontré con una escena poco favorable.

Mi compañera habia sido acorralada por varios rapiñadores, si bien solos eran tontos, casi inofensivos para alguien entrenado, en manada eran bastante mortales. Los ojos lobunos se cruzaron con los míos y pude ver la incertidumbre, debía de ir ahí y ayudarla, pero eran demasiados, debía de debilitarlos primero. De mi cinturón tome un frasco y lo lance al aire, sobre los rapiñadores, acto seguido lance Nuriel, ambos objetos chocaron y con un chasquido el frasco se rompió, vaciando el contenido. Gotas cristalinas y pequeños pedazos de cristal cayeron sobre los demonios los cuales comenzaron a retorcerse y chillar, el agua bendita no les mataría pero por lo menos los dejaría fuera de combate por tiempo suficiente como para rematarlos - Arael, Haniel - Mi segundo par de cuchillos serafín se iluminaron, me lance de nuevo al ataque, me puse entre dos rapiñadores y clave ambos cuchillos en sus cráneos, un tercero, aun confundido y torpe, trató de alcanzarme, libere a Arael, el cual llevaba en la diestra, y lance un tajo, rebane el abdomen de la bestia la cual cayó sobre su lobo, esta vez fue Haniel quien se clavo, regresando al demonio al lugar al que pertenecía. Los otros dos rapiñadores comenzaban a recuperarse y a ellos se les unía un par de aracnes y el Shtriga que habia dejado vivo.

Me puse al lado de la loba, preparando de nuevo mi cuerpo en una posición de guardia, ambos cuchillos refulgían con furia iluminando parte de mi rostro - Están heridos y cansados, esto sera fácil si trabajamos juntas, tu iras primero y romperás su defensa con tus zarpas, entonces yo les rematare con los cuchillos serafín, centrare en los rapiñadores - Con la punta de mi arma diestra señale a los lagarto/cien pies que siseaban con furia para después apuntar a las malditas arañas gigantes - Después seguiremos con los aracnes, debemos de librarnos de ellos antes de atacar al Shtriga o las cosas se pondrán feas, te cubriré de cualquier ataque que que salga de tu control, confiare en que harás lo mismo por mi ¿Lista? - Hacer equipo con una licantropo, era una experiencia totalmente nueva, no habia luchado junto a ningún subterráneo antes.




C'est la vie

Cosa bella (Gracias Sugar):

Cosas preciosas hechas por Christopher O´Dare:




Regalitos lindos de Seth:
[/url]
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 84

Temas : 7/5 + Trama Global... I´m On Fire!!


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8095-amelia-silverbowhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8141-enchante-relaciones-de-amelia#70438http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8142-c-est-la-vie#70439
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

A pesar de poner todo su empeño en su defensa, la loba reflejaba gran inexperiencia ante batallas de ese tipo. Con movimientos torpes, y guiados únicamente por el mero instinto, Laila había terminado en una situación por mucho vergonzosa. Los rapiñadores, caracterizados por ser una amenaza de bajo nivel, le habían rodeado, pudiendo haber evitado esa situación de muchas maneras. Para su fortuna (y orgullo) Amelia estaba allí para echarle una mano, sacándole de tan bochornosa situación con ataques ejecutados con tal facilidad que la loba sintió algo que superaba a la vergüenza en su máximo esplendor. La joven licántropo se sintió aliviada, a pesar de todo, y mantuvo una posición defensiva, aferrándose con cuatro patas al suelo, exponiendo sus garras y afilados colmillos. Le dio apoyo a la pelirroja mientras ésta se encargaba de sacarle del apuro, haciendo que con gruñidos y zarpazos los demonios que pretendía atacar por la espalda a la nefilim mantuvieran su distancia. Al menos algo debía hacer para devolverle el favor. Una vez que estuvieron “fuera de peligro”, los ojos lupinos de la inglesa miraron a la chica junto a ella, escuchando atentamente lo que ésta quería decirle.

Maravilloso, tenía un plan. Por primera vez Laila se sentiría útil, por lo que no hubo objeción alguna de su parte. Agitó la cabeza es un gesto afirmativo, desviando la mirada al frente, mientras la lluvia descendía sobre su pelaje oscuro, resbalando por cada una de sus fuertes extremidades. Era bien sabido que los licántropos eran fuertes, incluso en su forma humana, y eso, por su puesto, era mucho más notorio en la forma lupina que la chica había adoptado. Muy pocas veces lo hacía, y, cuando esto pasaba, su presencia era imponente: no le hacía falta proferir sonido alguno para causar temor. Una vez llegaron a aquel acuerdo, la joven loba le dirigió una mirada a su compañera y, acto seguido, dio inicio al plan sin demora.

A cuatro patas, la chica salió disparada, usando el peso de su propio cuerpo para lanzarse sobre un par de rapiñadores, que tuvieron la poca fortuna de ser los primeros en aparecer frente a ella. Llena de valor y decisión, sus garras lograron herir considerablemente a uno de los demonios, debilitándolo aún más, provocando que grandes cantidades de icor emanaran de la herida. Sus ataques se habían vuelto más fuertes tras haber analizado la situación y al haberse percatado de la torpeza de aquel grupo de demonios, que gradualmente se iría reduciendo. Trataba de convencerse de que era más fuerte que ellos, y eso le daba el valor suficiente para seguir atacando. Enseguida el resto de rapiñadores comenzaron a acercarse, facilitándole las cosas al no tener que irlos a buscar. Entre chillidos y uno que otro ataque en defensa propia por parte de sus enemigos, Laila rasgaba el aire, en búsqueda de un objetivo, provocando heridas que debilitaban más a sus contrincantes. Su pelaje se manchaba del icor que emanaba de aquellas criaturas, mas la lluvia se encargaba de hacer lo suyo.

Hasta el momento se había librado de recibir un solo rasguño, puesto que sus sentidos y su agilidad le ayudaban a esquivar ataques, pero no estaba segura de salir bien parada con lo que estaba por venir. Si los rapiñadores eran la parte sencilla del plan, ¿qué más les esperaba? Haría lo posible por ganar aquella batalla, o más bien para ayudar a Amelia.


avatar
Mensajes : 151

Reliquias : 535


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t7989-theres-a-time-and-a-place-to-die-and-this-aint-it-laila-vanmaxwellhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8029-the-lone-wolf-shall-rise-once-more-laila-s-chronology#69636
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Sigue las migas lobito feroz
Trama global


El cuerpo de la loba era un golpe contundente contra nuestros enemigos, el grueso de demonios se había dispersado solo por la carrera que el can había comenzado, carrera que había seguido de cerca, con ambos cuchillos fuertemente empuñados, dispuestos a eliminar a todo demonio que se les pusiera a su alcance. El plan había facilitado bastante la situación, si bien las garras de la loba no podrían matar con facilidad a los demonios, eran perfectas para causar heridas que los dejaran incapacitados, prácticamente era Laila la que hacía el trabajo de ofensiva, dejándole a mis hojas de Ángel la tarea de rematar a nuestros enemigos antes de que estos pudieran recuperarse. La mayoría de enemigos eran rapiñadores, un total de cinco, que iban cayendo uno tras otro ante los zarpazos de mi compañera, cayendo al suelo entre chillidos e icor, con simples movimientos clave mis armas en sus corazones, haciéndoles desaparecer uno tras otro, el ultimo de ellos se encontraba aun bajo la pata de la loba cuando Haniel le dio alcance, regresándolo de una patada a la dimensión de la que había llegado.

Ya estábamos mas cerca de la victoria, solo dos aracnes y el Shtriga, sin contar al enorme gusano que se retorcía en la rivera del rio, eran lo que nos quedaba. El demonio humanoide seguía centrado en su muñón, aun “sangrante” que había quedado tras su anterior ataque, por lo que eran los aracnes quienes atacaron al unísono, como si supieran exactamente lo que tenían que hacer, al mismo tiempo la loba se lanzo hacia ellos, con los colmillos desenfundados mientras gruñía de forma amenazante, una vez mas emprendí la carrera tras ella, exprimiendo al máximo mis músculos pero incapaz de seguir el ritmo, después de todo solo los vampiros eran capaces de seguir la velocidad de los licántropos.

El choque entre mi aliada y los enemigos fue ruidoso, los siseos de los demonios aumentaron al ser detenidos por Laila, la cual usaba el peso de su cuerpo para frenar su avance, antes de que cualquiera de los presentes hiciera cualquier movimiento extra salté sobre ellos, impulsando mi salto en el lomo de la loba, cosa por la que me disculparía mas adelante. Aprovechando la fuerza de la caída caí sobre los aracnes, clavando los cuchillos en lo que parecía ser sus cuellos o, por lo menos, la zona que unía sus cuerpos de sus cabezas. Los demonios perdieron su fuerza, siendo ahora empujados sin problemas por la loba, antes de que sacara los cuchillos sentí movimiento detrás de mi, di media vuelta para encontrarme con el Shtriga lanzándose hacía mi con la única zarpa que le quedaba, logré jalar a uno de los aracnes para usarlo como escudo, pero el golpe fue lo suficientemente fuerte como para sacarme despedida por el aire, haciendo que aterrizara varios metros atrás con un golpe sordo, el pavimento era duro y frio, dejándome aturdida tras mi aterrizaje, trate de levantarme, pero mi cuerpo se movía de forma lenta y la mirada estaba un poco borrosa por el impacto, lo único que lograba divisar era una silueta moverse rápidamente hacía mi, con mi diestra busque a Ariel, estaba segura de que no había caído lejos de mi, si lograba empuñarlo podría ponerlo entre mi atacante y yo, dejar que se clavara solo como con aquel rapiñador, era lo único que podía hacer en mi condición actual, necesitaba tiempo para recuperarme.





C'est la vie

Cosa bella (Gracias Sugar):

Cosas preciosas hechas por Christopher O´Dare:




Regalitos lindos de Seth:
[/url]
avatar
Mensajes : 193

Reliquias : 84

Temas : 7/5 + Trama Global... I´m On Fire!!


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8095-amelia-silverbowhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8141-enchante-relaciones-de-amelia#70438http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8142-c-est-la-vie#70439
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.