07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


38 # 50
26
NEFILIMS
6
CONSEJO
13
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
5
DEMONIOS
1
FANTASMAS

[Trama global] Lidias nocturnas |Sigrún, Arthur Clare, Noa Cervantes y Rowan E. Schwarz|

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lidias nocturnas
Agosto, 2016.

La luna brillaba en el firmamento de forma pálida, casi tímida, y ofrecía resguardo en la oscuridad a quienes no querían ser vistos, ya fuese por sus actividades, probablemente ilícitas, o por su naturaleza, seguramente demoníaca. Y en las calles de New York habitaban muchas de estas criaturas, escondidas entre los mundanos que hacían sus vidas con la tranquilidad que da la ignorancia. Las luces comenzaban a encenderse, los coches se deslizaban por el pavimento, la gente volvía a sus casas...

Sin embargo y a pesar de su apariencia normal, aquella no era una noche como las otras. Con la última luz del ocaso, los hijos de Raziel salieron del Instituto como una exhalación, silenciosos, con una sola finalidad en mente: asegurarse de que podían reunir el mayor número de aliados posibles. Tras varios meses de estudio y de observación rigurosa habían conseguido reunir una serie de nombres cuyas lealtades aún no estaban claramente definidas y que podían ser un potencial apoyo en la lucha que se aproximaba. Muchos en La Clave aún desconfiaban de brujos y hadas, después de los últimos acontecimientos, mas, ¿qué otra cosa podían hacer, sino intentarlo?

Por eso se dispersaron por los diferentes puntos de la ciudad donde era más habitual encontrarse con sus objetivos, en aras de dar con ellos cuanto antes posible. No obstante, y para su desgracia, no eran los únicos que estaban al acecho...



-x-x-x-x-x-x-


La pelea de esa noche había sido productiva para Sigrún, ya que había conseguido ganar un buen bote y dejar a su contrincante hecha papilla. El sabor de la sangre en sus propios labios la tentaba, pero no había bebido nada todavía. No aún. Quizás era un buen momento para perderse en cualquier bar de subterráneos y dar salida a esa mala adicción a la que todos en su especie eran adictos sin ser realmente culpables de ello. Se perdió por las calles de los bares, intentando encontrar uno apropiado para sus intereses.

Por otro lado, Arthur salía de un establecimiento en el que terminaba de acabar una transacción para dirigirse a un nuevo puerto, sin tener muy claro el destino y el lugar, y entraba en la misma calle que Sigrún pateaba en esos momentos. Quizás divertirse un poco, quizás terminar en casa y dedicarse a otros asuntos menos alcohólicos.

El destino fue a caer sobre ellos como un cubo de agua cuando terminaron codo con codo en un tumulto provocado por dos mundanos que, borrachos, acababan de ensalzarse en una pelea. Y ambos tuvieron la peligrosa sensación de que en ese momento, alguien les observaba.

ACLARACIONES


— Como ya comentamos en el post para apuntarse, es una trama global que continúa con la historia original del foro en la que el punto principal de desarrollo será conseguir que todo aquel que se considere neutral termine formando parte de un bando o de otro.

— Este es un post introductorio. Administración va a estar pendiente de las tramas, pero intervendrá sólo y cuando le encuentre absolutamente necesario. El desarrollo de los acontecimientos es plenamente vuestro, ¡así que llevadla como queráis! Lo único que informamos es que la primera persona que tiene que postear es la citada en el susodicho.

— Para que haya dinamismo, no tenéis por qué respetar los turnos de posteo, pero sí deben de haber contestado al menos 2 personas más antes que vosotros. Si el número de participantes fuese de 4 o menos, esta norma queda anulada y podríais seguir el orden que quisieseis.

— Viendo la participación que hemos tenido (14 personas a favor y en contra) y la cantidad de personajes neutrales (7) que han decidido apuntarse, hemos optado por hacer que en cada trama se encuentren al menos dos personajes neutrales para que los post estén más llenos, en general. Así, encontraréis 3 temas con dos personajes neutrales y 1 tema con tan solo uno. Todo ha sido seleccionado al azar, ¡así que no nos apedreéis! >.<

— A partir de entonces podrán entrar hasta 4 usuarios más para intentar convencer al susodicho de que debe unirse a su facción. ¡¡Pero cuidado!! De esas cuatro personas, una puede ser del bando opuesto... o incluso un demonio con ganas de fastidiar la situación. ¡Así que andaos con ojo, porque puede que haya pelea! Revisad el grado de daño que el resto de personajes están dispuestos a sufrir (heridas leves, mutilaciones, muerte, etc.) en el tema de inscripción, para que a la hora de jugar y rolear, no nos encontremos con desgracias innecesarias.  

— No se puede estar en dos tramas o más a la vez. ¡Agradecemos el entusiasmo, pero todos debemos participar! Y, del mismo modo, aunque pueden entrar hasta 4 personas más, por favor, aseguraos antes de ser el número 4 en un post que el resto están adecuadamente equilibrados. No dejéis un tema con sólo los 2 neutrales o 1, y el resto a rebosar de personajes a favor o en contra de la Clave. Vamos a ser puntillosos con esto.

— Os recordamos que pedimos, por favor, compromiso y seriedad, así como la sanción a quien decida apuntarse pero luego desaparezca.
avatar
Mensajes : 4518

Reliquias : 80


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Personaje de
ambientación

Volver arriba Ir abajo

La sangre que tenía en la comisura de los labios, me hacia sentir más eufórica y esperaba conseguir a alguien pronto. Era una de esas noches en que deseaba ver morir a más de un persona y con la estricta norma auto-impuesta de no matar personas inocentes, hacia difícil la situación.

 Siseaba como serpiente furiosa, recorriendo las calles como una sombra. Sin ser vista y a una velocidad suficiente como para observar a las personas que me rodeaban y que no eran muchas. La sangre palpitaba en sus lindas venas yugulares pero todas eran de personas que no tenían un mal alguno, salvo querer ir a divertirse.

 Cuando de pronto me topé con dos borrachos, que comenzaron a darse puñetazos y patadas entre ellos. Me detuve a poco metros de la pelea y me escondí detrás de una pared, manteniendo mi vista en los dos peleadores borrachos, que se golpeaban mutuamente, la mayoría de veces errónea y de manera torpe.

-Sangre de dos maleantes borrachos...¡Que suerte!-pensé ,esperando para atacar. Desde hace un buen rato era capaz de asesinar de una vez por todas. Sin embargo, deseaba que aquella sangre hirviera aún más,para darme más vitalidad. No obstante, por otro lado, sentía otro tipo de ansiedad...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias Nocturnas
Trama Global

Aunque había firmado hacía rato, seguía dándole vueltas a la plumilla entre los dedos. La firma ni siquiera era un papel, tenía algo más que ver con la magia, la sangre y la piel que con un simple contrato, por supuesto. Era un brujo, y no dejaba que mundanos con ganas de llevarse un pellizquito de la fortuna que estaba poniendo en marcha fueran a hincharle las pelotas. No, señor. El siempre los obligaba a firmar con sangre, contratos vinculantes, mágicos, que implicaban mucho dolor de ser ignorados, o traicionados, y por supuesto tenían una importante carga ilegal. Por eso se cuidaba mucho de los Nephilims, por supuesto. Aunque aquella noche sabía a victoria, un pasito más hacia su imperio de la droga mágica, un mundo salvaje por descubrir.

En la punta de la plumilla aún brillaban unas gotas de sangre, se oxidaban al aire frío de la noche. Las contempló, andando con aire distraído pero pasos firmes. Los cascos de sus piernas peludas se hundían en los charcos de porquería de la calle de mala muerte, ni siquiera lo sentía. Sacó la lengua y, con deleite, apretó la sangre de la plumilla contra el húmedo músculo. Burbujas de sabor cobrizo contra el paladar, el deje oxidado del metal de una plumilla casi tan vieja como él, era un sabor raro, pero lo disfrutó con una sonrisa lobuna en la cara mientras avanzaba por el callejón. La brisilla nocturna con olor a polución le agitaba la llamativa camisa abierta, un tejido de raso azul cobalto con flores de lis blancas estampadas, abierta sobre una camiseta interior blanca, y unos pantalones cortos. De todas formas no podía usar otra cosa que no fueran pantalones cortos, y la pelambrera de las piernas alejaba el frío neoyorkino. Aunque, para su mala suerte, no podía alejar la vulgaridad.

— Por favor… Masculló con una mueca de disgusto en la boca. Quejidos constantes de borrachos que se tambaleaban en una pelea absurda eran sumamente molestos en su triunfal paseo nocturno. Chasqueó los dedos en el aire, un fogonazo verde convirtió a los dos borrachos en dos estatuas. No de piedra, sencillamente sus cuerpos se congelaron en el aire, uno en plena caída, y el otro encima de él, con un puño adelantado y la boca chorreando baba. Esa sustancia sucia y viscosa que le colgaba del labio inferior permaneció ingrávida, la gravedad luchando contra la magia para arrastrarla al suelo. Era una escena… peculiar. — ¿Estás segura de que quieres beber de eso?

Preguntó en voz alta, sin girar el rostro hacia las sombras. Habría sido un estúpido si no se hubiera percatado del inmortal en las sombras, aunque cabe decir que la dama en cuestión no hablaba en voz baja, precisamente.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Tenía el sabor de aquella sangre en mi boca, al imaginar lo que les haría aquellos borrachos cuando terminaran su pelea. Pero viendo que la pelea entre ellos dos, era más reñida flexioné las rodillas con la intención de saltar sobre aquellos dos. Cuando de pronto escuché una voz que mascullaba del otro lado y luego dos fogonazos verdes aparecieron, haciendo que los dos borrachos quedaran congelados en el aire.

Miré hacia la dirección en donde habían aparecido aquellas luces y vi a un hombre parado y preguntándome si estaba segura de beberme la sangre del bar de borrachos sin siquiera mirarme. No sabía como demonios había sabido lo que pretendía.

Chasqueé la lengua en señal de desaprobar la situación, estaba muy molesta de que me hubieran interrumpido, aún así debía ser precavida y me mantuve en las sombras. Arqueé una ceja y sonreí de lado.

-¿Y quién te preguntó, para que dieras tu opinión acerca de mis gustos por la comida?-pregunté alzando la voz, para salir de mi escondite y colocarme cerca de los dos borrachos que ahora estaban paralizados en el aire. Me quedé observándolos un buen rato, este debía ser un brujo quizás. Sus extremidades posteriores de cabra delataban su raza, aparte de su extraña disciplina.

-¿Quién eres? Que desagradable y de muy mala educación que me hayas interrumpido...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias Nocturnas
Trama Global

El chasquido húmedo de una lengua en la oscuridad ayudó a Arthur a situar mejor a la vampiresa entre las sombras. Sus pupilas podían delinear la silueta de un cuerpo esbelto escondido en la noche, en la zona del callejón donde la negrura parecía abarcarlo todo.
—Bueno… Comenzó el brujo, apoyando el peso del cuerpo en un pie, de modo que su pelvis sobresalía por un lado. Se cruzó de brazos con tranquilidad, mirando el punto oscuro en la que se escondía la inmortal. Un callejón oscuro en medio de la noche, dos borrachos, el siseo agudo e imperceptible del hambre vibrando en el aire… lo que iba a pasar estaba blanco y en botella. — técnicamente nadie, pero siempre me he considerado un caballero, y esos dos de ahí parecen un bocadito insalubre.

Sonrió de lado, contemplando a los dos congelados. Había un filón de terror en los ojillos porcinos de uno, el miedo conseguía atravesar la bruma densa del alcohol, si la vampira probase ahora la sangre seguro que sería capaz de paladear también la adrenalina. Se llevó una mano al pecho en una pose teatral.

— ¿Disculpa? ¿Acaso no estabas tú a punto de drenar a estos señores hasta la muerte? Vampiros… masculló, con cierto aire de diva, echándose el pelo hacia atrás. No era necesario, en realidad, porque la apretada trenza que se había hecho a media tarde seguía conteniendo la oscura y ensortijada caballera en la nuca, pero le encantaba el drama absurdamente gratuito. — Eso es de mala educación, no mis buenas intenciones malgastadas… Suspiró. — No encontrarán mi magia en un asesinato, no señor.

Y con otro chasqueo de dedos, la magia se deshizo y los borrachos recuperaron su movilidad. Si se podía llamar movilidad a ese compás torpe con el que volvieron al mundo, como si fueran criaturas mecánicas faltas de reflejo, que fueron a caer directamente encima de la vampiresa.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias nocturnas
Trama global


El momento por fin había llegado, habían sido ya demasiados los días en los que a Clave había mantenido una actividad constante después del ataque al Gard. Patrullas, misiones de exploración, pequeños ataques a escondites de demonios y subterráneos renegados, las actividades de la Clave y la Conclave no habían cambiado, simplemente se habían intensificado.

Pero esta noche por fin comenzaríamos a movernos, si el enemigo era lo suficientemente poderoso como para atacar el corazón de nuestra civilización entonces era momento de conseguir fuerzas externas, de reclutar a cuantos pudiéramos. Desde el ataque a los lideres subterráneos el mundo de las sombras ha estado fragmentado y si queríamos evitar que todo colapsara entonces debíamos de reparar las grietas.


Mire el folder que me habían entregado, era en su mayoría datos sobre mis objetivos; Poderes conocidos, lugares donde era posible encontrarlos, gustos y disgustos, pasatiempos y ocupaciones. Todo lo que nuestra inteligencia pudo recabar en tan poco tiempo unido a una fotografía del objetivo.

Por mi parte estaba vestida en regla como todo cazador de sombras que se respetase, las ropas de tela negra y cuero rodeaban mi cuerpo dejando las curvas de este a la vista, pero ni el pantalón con protección de cuero en los muslos ni la gruesa cazadora eran para acentuar mis atributos, al contrario, estaba hechas de materiales y de forma que absorbieran todo el daño posible sin restarme movilidad.

Como dije, el uniforme reglamentario.

Con cada uno de mis chakrams a lados opuestos de mis caderas y mi kindjal sujeto a la parte trasera de mi cinturón camine por las calles oscuras de nueva york supuestamente en algún punto de la velada me encontraría con otro compañero al cual le habían asignado los mismos objetivos pero antes de que eso sucediera vi al primero de ellos salir de la puerta de un establecimiento, comprobé una vez mas las fotografías antes de guardarla en uno de los bolsillos traseros de mi pantalón y le seguí el paso desde lejos, ocultando mi presencia lo mejor que podía. Si iba a hablar con el brujo tenia que ser en un lugar donde no hubiera personas, a pesar de que se proclamara como neutral no sabia como reaccionaria a un Nefilim que lo abordara en mitad de la noche.

Justo cuando pensé que podría hablarle el brujo chasqueo sus dedos inmovilizando a dos mundanos que peleaban, me acerque mas hasta escuchar (Y ver) que estaba hablando con una segunda persona, alguien escondido en las sombras, alguien a quien solo podía verle la silueta. Las alarmas en mi se encendieron cuando la conversación entre ellos dos daba a entender que el vampiro en las sombras deseaba cenarse a los borrachos que, libres del embrujo, seguían peleando sin saber lo que estaba a su alrededor. Si iba a actuar debía de ser ahora pero ¿Cómo hacerlo?

Nunca había reclutado a nadie en la vida, no era así como engrosábamos nuestras filas, mucho menos subterráneos por lo que mi experiencia era nula pero si quería hacer contacto con el brujo antes de que los mundanos murieran este era el mejor momento. Con un ultimo respiro profundo salí de las sombras (Detrás de Arthur) dejando de esconder el sonido de mis botas en el suelo del callejón - Arthur Clare ¿Verdad? Me gustaría hablar con usted - Armas enfundadas, posición relajada y una expresión de amabilidad en mi rostro, no quería hacerle pensar que lo arrestaría, iba en son de paz y justo eso era lo que quería demostrar con el comportamiento de mi cuerpo.

Aun así el vampiro cuya identidad seguía escondida en las sombras sembraba en mi una intranquilidad que me esforzaba por ignorar.



Última edición por Noa Cervantes el Vie Oct 14, 2016 1:34 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Winter estaba con su amigo nefilim y con Cathy. No le hacía gracia que estuviera con él, ni de coña. Ella se pasaba demasiado tiempo cerca de su trasero demoníaco como para tener rastro de ello, un rastro que el cazador podía pillar si era lo suficientemente listo, pero también le daba a Rowan una noche de libertad. Y teniendo en cuenta lo que había pasado la noche anterior, lo necesitaba. Había sido horrible mirar a la rubia a la cara y no sentirse fatal, y aquello le había tenido más taciturno y callado de lo normal. No sabía qué pensaría ella, si se sentiría igual, o si pensaría que había sido la mejor celebración de ascenso del mundo pero no se sentía capaz de preguntarle. Quizá la mejor idea habría sido dejarla en su casa y haberse ido… Al menos encima de un iceberg en el Polo Norte sabía que no iba a acabar mandando a paseo lo que había pensado durante tantos años sobre las White.

Como siempre, había recurrido a las alturas de la ciudad de Nueva York, y se había quitado el anillo que facilitaba a Winter una entrada en su mente. Tendría que confiar en el nefilim, aunque no quisiera. Desde que lo había dejado sobre la mesa del salón de la rubia, no se lo había vuelto a poner. Habría seguido a lo suyo si no hubiera visto unas patas de cabra demasiado conocidas, y una nefilim a un par de calles de Arthur. Se dejó caer en el callejón, con la elegancia propia de los de su especie con la intención de avisar a su amigo de que tenía a una cazadora cerca. Lo conocía demasiado bien como para saber que a lo mejor su compañía no le era del todo grata. Pero estaba acompañado de una vampira a la que había pasado por alto. Mientras sus pies tocaban el suelo, una pareja de borrachos (a los que había ignorado olímpicamente), cayeron sobre ella.- Menuda manera más rara tienen de cazar hoy en día. ¿Preferir humanos borrachos antes que un nefilim? Tengo entendido que su sangre es de las mejores. ¡Que suerte! He visto a una a un par de calles.- Observó a la mujer, sepultada bajo los dos sudorosos cuerpos humanos. Con un poco de suerte, la vampiresa se largaría a cazar a la nefilim, él podría hablar con Arthur y encima la hija de Raziel moriría. Dos pájaros de un tiro.

De no ser porque de repente, la muchacha salió de la nada y se dirigió hacia el brujo.

Leer:
SALSEO.
La nefilim que ha visto Rowan antes es Noa, aclaro.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Entrecerré los ojos al escuchar sus palabras, además de su extraño acento y formas de expresarse me daban muy mala espina. El no darme su nombre me pareció de poco importar.

-En este país resulta que todos somos “Nadie”.- respondí, para luego sonreír con cierta burla.- Pues disculpa si mis hábitos alimenticios no son los apropiados para tan delicados ojos.- y siguiéndole la corriente hice una reverencia.

En eso él había chaqueado los dedos y los cuerpos de aquellos borrachos recuperaron la movilidad finalmente. Ambos cayeron encima de mí y sin embargo solo lograron moverme un poco de mi lugar y parar en el suelo, cayendo sentados. Los observé de reojo, viendo el miedo en sus ojos y cierta confusión.

Antes de que pudieran huir, di un salto en el aire y di una voltereta hasta caer frente a ellos y siseé como serpiente. Antes de que pudiera saltar sobre ellos, vi como una mujer aparecía entre las sombras detrás del brujo y luego apareció otro hombre, que por su aspecto no era del todo mundano. Hice un pequeño gruñido ante tanta interrupción.

Primero la mujer que aparecía detrás del brujo que resultaba llamarse Arthur y luego este extraño individuo haciendo lo posible que cambiara a mis recientes víctimas, por la mujer.

-¿Una nefilim?...¡Estáis loco!-dije golpeando en la nuca a uno de los borrachos y luego le di un puñetazo al otro, solo para que no se me escaparan.-A todo esto...¿Quienes son ustedes?
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

FDR: A la bella Noa, el link de la img que pusiste está roto <3

Lidias Nocturnas
Trama Global

Tenía que admitirlo, la vampiresa era buena par ael teatro. Tenía una elegancia femenina en los movimientos de sus piernas, tan muertas como las de un fantasma, y por el talle de su cintura igual de ligeras. Tenía un sentido de la teatralidad tan afinado como el suyo, si le hubieran dado un cubo de palomitas habría dado buena cuenta de ellas allí plantado, apoyándo un hombro en los ladrillos sucios de la pared para contemplar el tentempié nocturno de la dama morta.

Sus sentidos se pusieron alerta un segundo antes de que la dama alzara la voz. Era como un escalofrío, empezaba en la columna de la espalda y ascendía con violencia, como un rayo, que al contrario de lo que la gente solía pensar, subían, no bajaban.

— Concerte una cita con mi secretaria, señorita. Sonrió, elocuente, dándo la vuelta sobre sus pezuñas. Arañaron el suelo haciéndo un ruido duro, seco, al que él estaba acostumbrado pero tal vez los presentes no tanto. La miró de arriba abajo… ah, cuánta belleza desperdiciada en una Nephilim. No le gustaba su olor, ni sus runas, ni ese aire autoritario con el que se movía por el mundo. Tampoco era culpa suya, lo llevaban en la genética. — Me ha pillado en mi rato libre.

No le interesaba nada de lo que tuviera que hablar un Nephilim, eran cuervos, eternamente vestidos de negro y graznando. Que si has hechizado esto, que si se ha encontrado un rastro de azufre… blablabla. Nunca venían a darte los nuenos días o invitarte a un cafetito. Sólo había dos motivos por los que un nephilim se acercara a un brujo como él; o quería enchironarle por algo, o necesitaban algo de él. Y ninguna de esas dos opciones le gustaba. Sus ojos encontraron rápido la siguiente e inesperada figura que se hizo tangible en la oscuridad, la primera en toda la noche capaz de sacarle una sonrisa al brujo.

— No todos los inmortales pueden mantenerse tan fantásticos como yo, no se lo tengas en cuenta. Apuntó con una sonrisa, poniéndo los brazos en jarras. Un viejo amigo, una vampiresa y una Nephilim… parecía un chiste malo.— Pero que fiestecita acabamos de montar, damas y caballeros.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

FDR: Muchas gracias por el aviso Arthur, no he encontrado la que quería así que he reemplazado la cazadora por si a alguno le interesa verla.

Lidias nocturnas
Trama global


La mujer salió de las sombras dado un salto hasta quedar frente a los dos borrachos los cuales la miraron con perplejidad y miedo, todo mi cuerpo se tenso cuando ella los incapacito ¿Realmente iba a hacerles daño? Fue entonces cuando pude ver por un leve instante su rostro; Sabia quien era, sabia lo que era y eso no hacia mas que preocuparme por los mundanos.

Al alzar la vos la vampiresa me percate de que ahora éramos cuatro en el callejón (Sin contar a los mundanos), había un nuevo ser que se quedaba lejos de mi visión, justo detrás de donde se encontraba Sigrún. Lleve mi mano derecha a un bolsillo en la chaqueta donde guardaba mis armas extras y me detuve a medio camino, si quería convencer a mis objetivos lo ultimo que quería era ponerlos nerviosos. Baje de nuevo mi mano.

Entonces la mujer hablo de nuevo preguntando por mi identidad - Soy Noa Cervantes y como tal vez se han dado cuenta ya, soy una Nefilim - Respondí sin tardanza, no tenia ningún problema con los subterráneos mientras estos fueran inocentes pero la vampiresa tenia a dos mundanos atrapados ¿Qué tan inocente se podría ser si se hacia eso? - Me alegra encontrarla tan rápido señorita Sigrún, también me gustaría hablar con usted.

Hablaba en automático, no es como si tuviera el factor tiempo de mi lado - He venido a hablar con los dos a decir verdad aunque no esperaba encontrarlos al mismo tiempo, un golpe de suerte supongo - O de mala suerte si es que ambos estaban en el otro bando.

Mire al brujo que había prácticamente ignorado mi petición - Lo siento señor Clare, no dudo que sea alguien ocupado y lo menos que quisiera hacer es molestarlo en su tiempo libre pero... La situación lo amerita - No había mentira ni falsedad en mis palabras, mi amabilidad era real, nunca había tenido problemas con los subterráneos, al contrario les veía como iguales pero eso no lo sabían ellos, para sus ojos yo solo era otra Nefilim que los usara y después los ignorara o degradara así que la situación no estaba a mi favor, solo podía avanzar, insistir si era necesario, hablarles con la verdad y pedirle a Raziel que no haya llegado tarde.

Mi mirada se deslizo del brujo, pasando por la vampiresa, hasta llegar al ser que seguía en las sombras - A decir verdad... Me gustaría hablar con ellos a solas - No confiaba en esa silueta, podría ser cualquiera, aliado o enemigo ¿Y si era lo segundo? ¿Y si ellos ya estaban de su lado? Tres contra mi era una situación de la que no saldría muy bien parada que digamos - Aunque tengo curiosidad por saber su identidad - Un sudor frio bajaba por mi espalda, tenia un mal, pero muy mal presentimiento.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Rowan se encogió de hombros al escuchar a la vampiresa indignarse. Y luego miró a la cazadora que había aparecido allí para aguarles la fiesta- Oh vamos, mírala. Puedes dejarla KO antes de que ella quiera sacar uno de sus cuchillitos.- Comentó tranquilamente mientras la señalaba como si ella no estuviera allí delante escuchándoles hablar. Se acercó ligeramente a su amigo al escuchar a la nefilim decir que quería hablar con ellos. No se fiaba pero no era su culpa… Eran ellos los que habían creado esa desconfianza en el demonio, aparte del hecho de que ran razas antagónicas. Era como pedir a Sigrún que confiase en un licántropo. Imposible.- Si te parece muy difícil atontar a una niña porque no está borracha puedo hacerlo por ti.- Se ofreció desinteresadamente a ponerle su cena en bandeja de plata. Con una manzana roja en la boca si quería; y a decir verdad sería divertido intentar dejar a la nefilim fuera de combate para que la vampira fuera quién acabase con su vida. En el caso de que le dijera que sí, ¿sería capaz de golpearla sin llegar a terminar con su vida? Bueno, lo importante era intentarlo.

- Lo siento, estaba yo antes. Tendrás que volver en otro momento.- Dijo, con una sonrisa de lo más falsa, dejando a la vista una fila de dientes puntiagudos como los de un tiburón (y para nada humanos), mientras sus ojos perdían todo color y se volvían completamente azules. Antinaturales. Bestiales. Se colocó unos centímetros más cerca de su amigo, sin llegar a invadir su espacio personal, todo de manera muy sutil, por supuesto. Sabía que Arthur era capaz de defenderse solito de la hija de Raziel, pero a decir verdad, a Rowan no le importaría echarle un cablecito. Una buena pelea nunca venía mal y menos cuando lo que intentaba era apartar su mente de otros… Asuntos. Además, a la hora de pelear contra uno ellos siempre venía bien tener a alguien cubriendo las espaldas; nunca se sabía cuándo estos desgraciados podían clavártela por la espalda. Literalmente.- Pero también puedes contármelo a mi, nefilim. Estoy seguro que ibas a decirles algo importante.- Pasó por alto la pregunta de ella acerca de su identidad. Iba lista si se pensaba que iba a darle su nombre (ya fuera el humano o por el que la chica le conocería: Schwarz), y dejó la mirada clavada en ella, atento por si le daba la neura y se ponía a atacar a diestro y siniestro. Que no sería raro en uno de los de su clase.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Enarqué una ceja ante la propuesta de Arthur de hablar con su secretaria, sin embargo le regalé una sonrisa con los colmillos a la vista e hice un ligero asentimiento con la cabeza, como si eso lo iba a tener en cuenta. El brujo era divertido a decir verdad.

Puse mala cara al ver que la mujer había llevado una de sus manos a uno de sus bolsillos, sin embargo ya lo había dejado y me contuve en ir hasta donde ella e inmovilizarla también. Más me cayó de sorpresa al escuchar mi nombre de su boca y de que deseaba hablar conmigo. Hasta ahora pasaba desapercibida en la morgue del hospital. dirigí una mirada al brujo y luego a la Nefilim, también deseaba hablar con él.

Antes de que pudiera decir algo, el otro ser comenzó a hablar algo también buscando la manera de que atacara a la mujer y luego ofreciéndose por golpear a la mujer en vez de que yo lo hiciera. Dirigí una mirada envenenada al ser, haciendo que mis ojos enrojecieran de la ira y mostrando los enormes colmillos.

-¡Te pido que calles ese pico adornado de dientes, de una vez! Yo ataco si me parece necesario. ¡Puedo con ella y contigo, si me diera la gana!-hice un leve gruñido, para luego mirar a la chica con cierto desdén.-¿Para que me busca, Nefilim? ¿ Acaso por mi naturaleza vampirica, crees que le he hecho daño a alguien inocente?

-De lo que me respondas, Nefilim, puede que decida escucharte con mayor atención...de lo contrario, puedes estar segura que puedo darme la vuelta e irme, no sin antes alimentarme de estos violadores y ladrones de pacotilla.- dirigí una mirada al otro ser con cierta duda y luego a la nefilim, preguntándome que mierda estaba pasando. ¿Por qué ambos parecían interesados en hablar con el brujo y conmigo? El demonio buscaba las mil maneras de que no escuchara a la mujer y la mujer parecía molesta por mi decisión de querer alimentarme de los borrachos que había golpeado.

Dependiendo de la respuesta, sería responsable de mis acciones a continuación. Más sin embargo estaba un poco curiosa por la situación...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo



Lidias Nocturnas
Trama Global

Noa Cervantes. Lo apuntó mentalmente, porque Arthur se jactaba de no ser estúpido, y saber el nombre de un Nephilim siempre era de utilidad. Para esquivarlo, seducirlo o encontrarlo, cualquiera de las opciones podrían ser viables en su vida, así que era mejor ser precavido. Lo que no parecía encajar de todo en el puzle era que una Cazadora de Sombras estuviera buscando subterráneos como si tal cosa, y lo fuera contando alegremente sin tener en cuenta quien podría escucharlos en un callejón oscuro de Nueva York. Allí, donde hasta las piedras tenían ojos y oídos para que no existieran secretos.

— O un golpe de mala suerte, querida. No es por ser malintencionado pero… ahora mismo somos 3 contra 1. Sonrió con elocuencia, haciendo un gesto con la mano. Scwartz era un puñetero demonio, tachar un Nephilim de la faz de la tierra era como… un objetivo vital, lo llevaban en el ADN. Por otra parte Sigrun era una vampira con intenciones poco honestas, y Arthur… bueno, era un brujo con un expediente de moral dudosa e influencias inestables. El demonio le ayudaría, y a la vampira le importaba bastante más salvar el pellejo, así que sí, eran un afortunado grupo unido por el sino. — Espero que lo que tengas que decir sea amable, al menos.

Se giró un instante al escuchar a Rowan quejarse de sus habilidades no utilizadas, o las dela vampiresa… daba igual.

— Querido, que pueda no significa que quiera hacerlo. A diferencia del demonio, el brujo le importaba una mierda el espacio personal de Rowan, así que apoyó el codo en los hombros de su amigo, recostando su peso en el mientras contemplaba a la pequeña y bonita Noa. Era demasiado bonita para ser Nephilim, estaba seguro de que algún día sería un bonito cadáver, de esos que viven rápido y mueren jóvenes. Miró a Sigrun un instante. La vampriesa parecía interesada y asqueada a partes iguales, probablemente prefería seguir con su nauseabundo festín antes que atender asuntos delicados como la atención de un Nephilim. Era mal asunto que un nephilim los buscara, eso lo tenía muy claro, así que podía perder la oportunidad de saber que sabían ellos de él y marcharse o… quedarse a descubrir el pastel. Mientras las cosas no se fueran de madre, Arthur se sentía seguro, así que le sonrió a Noa, un gesto elegante. — Adelante, preciosa. Te estamos escuchando ahora.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias nocturnas
Trama global


La vampiresa soltó un grito enojado ante la aparente insistencia del tercer ser en el callejón, me había centrado tanto en Arthur al principio que no había escuchado del todo hablar al hombre que había molestado a Sigrún y lo poco que había escuchado no me había hecho confiar en él exactamente. Fue entonces cuando la mujer se dirigió a mi con una cautela propia de su especie, no la culpaba, ni a ella ni al brujo, los Nefilim no le caíamos bien a nadie que no fuera hijo de Raziel.

- No he venido a atacarte ni a arrestarte Sigrún, si eso es lo que temes. No tengo pruebas de que hayas infringido los Acuerdos, además, esa no es mi misión - Mire a la vampiresa con tranquilidad, casi amabilidad aunque me preocupaba el que tuviera incapacitado a los mundanos - Para la Clave y para mi eres una hija de la noche que no merece nuestra persecución, simplemente me gustaría hablar contigo sobre posibles alianzas -

Entonces el tercero en discordia se acerco a Arthur, hablando y cambiando su forma, a diferencia de lo que el brujo y la vampiresa generaban en mi el hombre de cabellos oscuros que se había acercado mas había logrado encender en mi todas las alarmas posibles. Sus dientes afilados, como los de un tiburón, coronaban una de las sonrisas mas falsas que había visto en mi vida, a ello se le sumaba la mirada totalmente inhumana que había obtenido frente a mi, ningún subterráneo era capaz de eso de forma tan espontanea y natural.

Metí mi mano a uno de los bolsillos de mi cazadora y encendí el detector de demonios, el aparato comenzó a vibrar como loco y emitir un "bip" de forma repetida una y otra vez.

Cada musculo de mi cuerpo se tenso, había cambiado totalmente. Mi posición, antes relajada y tranquila, se había deformado hasta terminar en una pose de ataque/defensa, mi expresión de amabilidad había desaparecido por completo siendo relevada por una de odio profundo y mi mirada se había endurecido, tome uno de mis cuchillos serafín con una mano y abrí la boca para hablar - Demonio - Mi vos salió cargada de odio, no un odio causado por el adoctrinamiento de la causa no, el mío era un odio mas profundo y personal.

Por un instante vi el cadáver de mi madre y el lugar donde había estado mi runa de parabatai ardía, o por lo menos eso sentía. Al demonio la Clave y el reclutamiento, en mi mente solo estaba el querer matar a la bestia frente a mi, mi alma pedía venganza. No era exactamente grato el ver a una chica "linda" ser consumida por el odio y el desprecio en solo unos segundos pero eso me importaba un bledo en este momento, ni el brujo ni la vampiresa estaban ya en mis prioridades, solo el demonio frente a mi.



Off Rol:
Ahí disculpen tremendo espectáculo, no es uno que disfrutara exactamente :´v si tienen alguna duda o les pica la curiosidad por saber el porque de ese cambio tan drástico todo viene explicado en mi ficha o bien, estoy a un MP de distancia por si tienen alguna duda/sugerencia/propuesta. Y en vista de que probablemente son tres contra una les aviso que mientras no la maten ni le arranquen ningún miembro pueden causarle tanto daño como puedan, claro, siendo realistas o en su defecto, ateniéndonos al sistema de dados, como ustedes prefieran.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

La boca de Schwarz se deformó en una carcajada macabra. La sanguijuela decía que podía con él y con la nefilim a la vez. Claro que si, en sus sueños.- Creo que tienes problemas de control de la ira eh, colmillitos.- Y era irónico que lo dijera él, que sentía su sangre hervir en las venas cada vez que pensaba en la nefilim viva que tenía delante y en por qué aún no la había matado. Habría apartado el brazo de Arthur de encima de él se no ser porque la señorita asesina acababa de descubrir el pastel; se había dado cuenta de que era un demonio. Pudo ver el cambio de su rostro, mientras que Rowan desaparecía y quedaba aquel ser infernal en medio del callejón. El alto muchacho se vio reemplazado por una brutal máquina de matar que superaba los dos metros y medio… De piel negra y alas del mismo color, con cicatrices monstruosas decorando su cuerpo, y una sonrisa que no auguraba nada bueno. Porque cada vez que Schwarz sonreía significaba que no había buenas noticias para los nefilim.

Hizo un gesto con la mano a la muchacha para que atacase, porque aún a pesar de ser evidente que podría con ella, los nefilim solían ser estúpidos. Tanto como para pensar que iban a poder con él, que superaba los cinco siglos de vida.- Usaré tu cuchillito como mondadientes, espero que no le tengas mucho cariño.- La voz del demonio (que no la del hombre) retumbó en el callejón como un sonido de ultratumba. Hacía tiempo que no tomaba aquella forma delante de nadie de su mundo por evitar ser descubierto, pero no podía rehuir una lucha. No podía evitar sus propios instintos, que le pedían a gritos acabar con la vida de aquella nefilim. Se alejó de Arthur lo suficiente como para tener espacio de maniobra si la niña se lanzaba a intentar matarlo, pero si era lista (cosa que dudaba) y le reconocía, guardaría las armas y se largaría por dónde había venido. Claro que a los nefilim no se los adiestraba para ser inteligentes, sino para morir intentando dar caza a seres como él... Además de que ahora que la había visto y ambos habían intercambiado más de una mirada asesina, ¿quién decía que Schwarz la dejaría en paz?

Oh no, la nefilim moriría aquella noche.

Leer:

Yo ya hablé contigo, prefiero dejarlas cosas al azar y si éste quiere, que Rowan sangre un poquito, que no es invencible xD
Como dato para todos, Rowan ya no es Rowan (aka Andy, su PB), sino Schwarz el demonio. En mi firma tenéis un link a su forma demoníaca por si queréis haceros una idea, y también os dejo aquí el link a la historia de su nombre. Si bien no es obligatorio que la leáis (porque puede resultar violenta según la sensibilidad de cada uno), si que pido que tengáis en cuenta los datos aportados abajo acerca de rumores y demás. Cualquier duda que tengáis acerca de esto, estoy a un MP.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Hice caso omiso a las intenciones del demonio en provocarme. Debía tener cuidado sino quería ser carne chamuscada, no me había dado cuenta del error que había cometido pero por ahora estaba interesada en lo que decía la Nephilim: Una alianza.

 Enarqué una ceja ante la idea y por un momento mi interés por alimentarme de aquellos vagos se fue al caño y me alejé de ellos para acercarme a la mujer, cuando de pronto la muchacha había susurrado la palabra "demonio" y se había puesto en una posición de ataque y a la vez defensiva.

  Un escalofrío recorrió mi espalda cuando vi que el demonio había tomado una forma macabra, alta  y de alas negras. Gruñí por lo bajo y me puse también a la defensiva, en esos momentos no sabía que hacer. ¿Defendía a la Nephilim para escuchar sobre su alianza o mejor me quedaba tranquila observando como se destrozaban el demonio y ella?

-Ok, esto se ve de mal a peor....-susurré con cierta molestia en la voz.
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias Nocturnas
Trama Global
"Esa no es mi misión", un puñadito de palabras que le hacía sospechar demasiadas cosas a Arthur. Si no estaba allí para luchar a favor de los mundanos, ¿para qué demonios había ido? Los Nephilim no hablaban, la única vez que se habían molestado en hacerlo había sido tres siglos atrás cuando las alternativas eran o extinguir a todos los subterráneos -una horda que los sobrepasaba por mucho, aunque no les gustara admitirlo-, o extinguirse ello en aquella guerra abierta que había culminado en los primeros Acuerdos. No podía decirse que Noa fuera una mente increíblemente brillante para la persuasión, de hecho apenas contenía la tensión de los tres subterráneos durante más de cinco minutos, o por lo menos ese era el caso de Arthur. Cuando sospechaba algo en seguida Noa lo aclaraba y su interés se iba por un desagüe cerebral para dejar paso a otras cosas.

Algo similar ocurrió al otro lado de la calle, en el poso de sus ojitos azules cuando Rowan empezó a pasearse, luciendo su aroma a azufre y la anormal esencia de su cuerpo. Un demonio impone, más que un vampiro, más que un brujo, mucho más que un Nephilim. Toda su cortés amabilidad y su paciencia de niña bien se tornaron en algo que le sonaba mucho más, cuchillos brillantes, odio animal, todo aunado en los músculos apretados de un cazador. Oh, dios, allí estaba otra vez, en medio de batallas que se la traían flojas.

— Oh, por favor… Exclamó, dándo un paso atrás cuando Rowan también cambió. Su tufillo natural a muerte se convertía un verdadero hedor cuando dejaba salir la negra piel que era su rostro verdadero. — Estáis siendo sumamente melodramáticos.

Los recriminó, mientras daba un paso atrás. Y otro, otro más, hasta sumergirse en las sombras amigables que proporcionaban las paredes del callejón. Ah, no, no iba a participar en un taque abierto a una Nephilim que no había presentado actitud agresivas contra él. Si Rowan tenía algún problema tal vez cediera para interceder a su favor, pero Arthur siempre era más feliz mientras menos le salpicara la mierda. No pudo evitar echarle una ojeada a Sigrún y su evidente división interna, estaba intentando escoger bando, se le veía en la cara. Arthur siempre tenía muy claro cuál era el suyo, el de Arthur Clare, y nadie más.


avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias nocturnas
Trama global


La transformación parecía darse en cámara lenta, podía ver como el hombre de cabellos negros desaparecía para dejar detrás de él a una bestia, una maquina de matar. Si piel oscura invadida por cicatrices aquí y haya contaba un sin fin de batallas de las cuales, al parecer, la bestia había salido triunfante. Seria difícil, pero se le podía herir y si se le podía herir, se le podía matar.

Mis nudillos estaban blancos de la presión que ejercía en el mango de mi cuchillo serafín - Amander - Susurre al arma que se ilumino con furia inundando el callejón con su luz blanquecina, la cuchilla recién formada parecía estar envuelta en llamas pálidas que parecían reflejar la ira del Ángel invocado ¿O acaso los cuchillos serafín reaccionaban al estado de su portador?

Las palabras del demonio fueron como el pistoletazo de salida, toda la tensión acumulada en mis músculos salió despedida y me lanzo contra el demonio. Empuñe un segundo cuchillo serafín invocando el nombre de Azael, el mismo cuchillo que me había salvado en el ataque a Alacante, el mismo que había empuñado Uriah para protegerme. Ambos cuchillos brillaban con pálida furia mientras me acercaba al demonio, unos metros antes me detuve de golpe, detenida por alguna suerte de instinto de supervivencia y en vez de cargar hacia una muerte segura lance el primero de mis cuchillos el cual corto la distancia entre los dos.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

NO EXISTE LUZ SIN OSCURIDAD
TRAMA GLOBAL: LIDIAS NOCTURNAS

"No se debe culpar al infierno por tener, a veces, demonios tan bellos como ángeles porque recordemos que un día lo fueron pero en su caída la belleza tentó el abismo y su verdadero ser salió a la luz. Pobre del mundo cuando éstos seres se unieran al bando que haría torturar la tierra y sus habitantes"

Tiempo.
Espacio y tiempo se detuvieron cuando Noa, la Nefilim valiente, cambió su estrategia de ataque directo para entonces lanzar el cuchillo Serafín de refulgente vida cortando el aire a su paso. Brujo y mujer Vampiro, estáticos de la batalla ante sus ojos, percibirían lo que los contrincantes por naturaleza no se percatarían sino después que el lanzado cuchillo Serafín  fuera desviado violentamente de su trayectoria cuando un "proyectil" salió disparado y cortó su blanco en mira. Salvando así la posible herida que se atendría el Demonio.

Atónitos quizás, muy posiblemente inseguros de cómo ocurrió tal interrupción, sí, y sin embargo el proyectil que se desveló era un arma idéntica a la que Noa había apostado toda su seguridad para el primer ataque. Un segundo cuchillo serafín. Clavado uno sobre el otro en la pared contigua del callejón como muestra de la velocidad y fuerza con la que ambos fueron lanzados. Pero ¿el quién había tomado partido en la batalla?

Sí se alzara la mirada, colgando y sujeto de la escalera de incendios, estaba ahí un hombre de apariencia robusta, ropas oscuras para la caza nocturna pero dentro de su chamarra tenía una capucha que le cubría la cabeza y rostro para evitar ser reconocido -sí era el caso-; éste hombre, Hijo de Raziel, no comentó o hizo más después de haber sido descubierto. No, dio un salto para subirse al nivel que daban las escaleras, subió por esas y se desvaneció al llegar al techo como sí sólo le hubiese apetecido bajar a detener la batalla.

Más las sorpresas no terminarían ahí, con un estrépito de las alarmas de automóviles cercanos, el suelo bajo los pies del grupo reunido en el callejón se alborotó con una elevación notoria; demasiado veloz para un terremoto y con una fuerza antinatural que hasta las tapas de las coladeras en varias calles salieron disparadas por el denso vapor que emergió con fuerza llegando a medir tres o cuatro metros de altura. El lejano murmullo asustado de mundanos se comenzaba a escuchar, lo que ocurrió y seguiría ocurriendo no formaba parte de su vida cotidiana; el submundo, tan bien oculto, estaba comenzando a desconcertarse y los tres presentes sabrían de primera mano que no era la mejor noche para estar fuera de sus sitios más seguros.

El apagón.
Sí ya de por sí era oscuro el callejón donde estaban, todos sus alrededores se sumieron en una densa penumbra cuando todas, absolutamente todas, las luces se extinguieron varías manzanas a la redonda. Y hubo alguien, específicamente un Demonio, que tomó ventaja de ello. Rowan, el agresivo y sanguinario demonio, se había -literalmente- desaparecido varios segundos después de que la oscuridad reinara todo; no sin antes dejar en su huida una risa de eco malvado que pondría con pelos de punta a los presentes.

Sin descanso a más acontecimientos inesperados, frente a la boca del callejón y por encima de los edificios, se vieron una docena de "soldados de  Raziel" pasar corriendo por el lugar, empujando mundanos, rompiendo parabrisas de autos al pasar sobre éstos, y por encima de los techos de los apartamentos/locales saltar de un techo a otro, avanzando con la rapidez y "discreción" que les permitían el Glamour.

Por si fuera poco -lo cual no es así- de lo alto del edificio contiguo bajaron 4 Hijos de Raziel para encarar al ahora grupo de Vampira, Nefilim y Brujo,, sólo que éstos enemigos estaban cubiertos por capas de un material grueso como piel, capuchas sobre la cabeza y blandiendo cuchillos Serafines. Ellos no iban en son de paz, claro estaba, pero era la decisión de los presentes sí huir... responder al acto de guerra o aguardar. ¿Lo que ocurriría?, irónicamente nada es controlado.

avatar
Mensajes : 11

Reliquias : 11

Temas : 1/- (Tramas Globales)

Ver perfil de usuario
Personaje de
ambientación

Volver arriba Ir abajo

En cámara lenta pude observar como el cuchillo de la Nephilim iba en dirección al demonio, sin embargo vi con cierto asombro como otro cuchillo se había ido directo al cuchillo de Noa y se habían clavados en una pared, uno clavado encima del otro. Me giré en dirección a donde había sido arrojado el cuchillo y había un sujeto vestido con las mismas ropas negras de otro Nephilim, ¿por qué había evadido el ataque de la mujer? ¿Que estaba pasando aquí?

Alrededor de nosotros comenzaron a escucharse las alarmas de automóviles y un pequeño temblor se hizo presente, algo muy grande se acercaba. Esquive saltando hacia atrás, una lluvia de vapor que apareció de pronto bajo mis pies, puesto que estaba sobre una de las alcantarillas. No noté la diferencia de la oscuridad, cuando todas las luces que quedaban , se habían apagado y en ese momento el demonio había aprovechado para huir.

-Maldito cobarde...-susurré, pero varias presencias hizo que me pusiera muy alerta y los vi aproximarse hacia nosotros. Todos de negro, todos con aires violentos, todos blandían sus armas dispuesto a solo una cosa y era atacarnos de seguro. Flexioné las rodillas e hice que mis manos se endurecieran como una piedra, aún así aguardé a que cualquiera de esos idiotas se acercara. Cuatro de esos sujetos habían bajado yendo hacia nosotros, éramos tres y si ellos venían en son de guerra, que se acercaran...

-Esto realmente se está poniendo muy interesante...
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias nocturnas
Trama global


El sonido de los cuchillos chocando entre si hicieron que abriera los ojos de sorpresa, mire de inmediato hacia la dirección de donde había salido el cuchillo extra y mire al Nefilim, antes de que pudiera decir o hacer algo el hombre se fue siendo ahora atrapada mi atención por las decenas de hombres y mujeres que hicieron temblar las calles y que saltaban sobre nuestras cabezas - Traidores - La palabra salió con desprecio a tiempo que la vampiresa esquivaba la alcantarilla.

La risa con eco del demonio al desaparecer hizo que volteara hacia todos lados, intentando encontrarle sin éxito, estaba demasiado oscuro. Complete una runa de visión nocturna que había preparado en el Instituto y busque de nuevo. Nada. La sangre me hirvió mientras soltaba una maldicion, había perdido a un demonio, se había reído en mi cara y se había escapado.

Mas atención al asunto no pude darle pues de los tejados bajaron cuatro Nefilims, todos envueltos en una especie de capa y capucha que ocultaba su identidad. Ahora tampoco veía al brujo y la vampiresa a mi lado se había puesto en posición de pelea - Han escogido una mala noche para arrebatarme a mi presa, traidores de la Clave - Normalmente reaccionaria de forma muy diferente pero la Noa que había entrado a ese callejón... Y la Noa que había visto al demonio eran chicas muy diferentes. Mi cuerpo pedía venganza y no le importaba si le pagaban en icor o en sangre de traidor. Acerque mi espalda a la de la vampiresa y empuñe mi kindjal con la mano que había sostenido a Amander - Nuestra conversación ha de esperar hija de la noche ¿Te importaría ayudarme a sacar la basura de este callejón?

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

LIDIAS NOCTURNAS
trama global
Enarqué una ceja, al escuchar por parte de la Nephilim la palabra “Traidores”. Acaso eran ellos los llamados ¿Seguidores de Valentine? Miré al barullo de gente con más interés ahora. Puesto que estaba ante un grupito de rebeldes Nephilim y quizás por ser los más violentos, eran los más brutos a la hora de pelear.

Miré hacia arriba, en los tejados y en varios pisos de los edificios, había más y todos nos tenían rodeados. No miré por ninguna parte al brujo pero sentí como la espalda de la Nephilim chocaba con la mía. Al parecer éramos ella y yo, de ahora en adelante. Otra vez aquella palabra con un agregado más: La Clave. La muchacha tenía muchas cosas que hablarme

Cuando se dirigió a mí, la mire de reojo y le regalé una sonrisa ladina y macabra que mostraba los enormes colmillos. Tenía ganas de una buena pelea y estos Nephilim iban a cooperar con mi muy mal humor. Las manos que estaban endurecidas mostraron las uñas que ahora parecían garras de animal.

-Será un placer, Nephilim…- susurré, mientras sentía como las arterias de mis venas se marcaban por mi rostro y parte de los brazos. Esperaría la señal de ella para atacar ambas o esperar a que ellos se dignaran en atacar primero…

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Lidias nocturnas
Trama global


El callejón estaba oscuro y la brisa que había hecho unos minutos atrás se había detenido por completo, el sonido de las cientos de botas traidoras marchando se escuchaba cada vez menos dejando en su lugar el silencio de la noche, interrumpido por aquí y por haya por alguna alarma de auto o por algún animal callejero que había sido espantado.

Forcé un poco la vista intentando averiguar la identidad de los Nefilims, la runa de visión nocturna se calentaba en mi cuello y yo seguía sin poder distinguir nada, la oscuridad de la noche mas la sombra de sus capuchas dejaban bien escondidos sus rostros ¿Acaso pensaban seguir infiltrados en nuestras filas si fracasaban esta noche?

Los pocos segundos que duraron mis pensamientos se vieron terminados cuando los músculos de mi cuerpo comenzaron a tensarse, podía sentir esa ansiedad que se generaba antes de la calma que sentía al pelear, sensaciones tan diferentes que se separaban solo por segundos. Empuñe con fuerza mis armas y me lance al ataque, el Nefilim mas cercano a mi era un hombre de espalda ancha que portaba un hacha de guerra, si el era fuerte entonces yo debía ser rápida, debía de incapacitarlo antes de que pudiera alcanzarme.

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

LIDIAS NOCTURNAS
TRAMA GLOBAL
El ruido de las botas era colosal, era como ver a un gran ejército yendo hacia nosotras dos. No vi  el rastro del brujo tampoco, cómo si de pronto hubiera desaparecido y ahora quedábamos la Nefilim y yo, contra todos esos encapuchados.

 Si quería sobrevivir, debia activar mi sed de sangre contra ellos y debía pensar en que esto era diferente a una Jaula de MMA. Ésto era real y debía luchar a muerte, si quería escuchar lo que me quería decir la Nefilim.

 Los dos primeros contrincantes, eran dos Nefilims armados con cadenas que terminaban en una esfera de plomo con púas, muy probable  llenas con agua bendita. Las hicieron danzar a mi alrededor, mientras caminaban a mi alrededor como acechándome. Yo sólo giraba mis ojos de un lado a otro, buscando la manera de hacerme sentir inferior  a ellos, que equivocados estaban. Entonces al mismo tiempo, el par me arrojó las puntas de su cadena con la intención de atraparme con ellas y así poder vencerme. Sin embargo si saltaba en el aire para repelerlas podía llegar hasta ellos y causarles una muerte rápida...Sólo era cuestión de velocidad
avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

NO EXISTE LUZ SIN OSCURIDAD
TRAMA GLOBAL: LIDIAS NOCTURNAS

"No se debe culpar al infierno por tener, a veces, demonios tan bellos como ángeles porque recordemos que un día lo fueron pero en su caída la belleza tentó el abismo y su verdadero ser salió a la luz. Pobre del mundo cuando éstos seres se unieran al bando que haría torturar la tierra y sus habitantes"

Aquel grupo de Nefilims pilló por sorpresa al cuarteto, que en poco se convertiría en un trío. Con la huida de Rowan, las posibilidades de ganar el enfrentamiento menguaban. Aun así, ninguno se echó atrás, tal vez porque tampoco tenían escapatoria. El espacio estaba bastante reducido como para poder salir corriendo y tampoco podían arriesgarse a algo así teniendo en cuenta que estaban rodeados de simples Mundanos que caminaban con tranquilidad, ignorando este conflicto que estaba pasando frente a sus narices y que estaba cubierto por el Glamour. La decisión de atacar a estas horas era precisamente por esa misma; si tenían espectadores a los que herir seguro que los Nefilims se controlarían más y otras criaturas, como Vampiros, evitarían estas zonas. Todo formaba parte de una estrategia para menguar el posible ejército que La Clave utilizaría en un futuro contra ellos.

La batalla campal comenzó y, con ella, todos expusieron sus mejores técnicas para ganar al rival. Arthur observaba la escena, sorprendido por donde estaba metido ahora mismo sin haberlo esperado. No había tiempo para estar pensando en qué hacer y qué era mejor. En los tejados se formó una línea de Nefilims que, con sus arcos cargados, hicieron una lluvia de flechas hacia el lugar de nuestros protagonistas. Arthur se armó de valor y creó un escudo que envolvió tanto a él, como a las otras dos chicas. Salvándose así de una muerte segura. Acto seguido, de sus manos comenzaron a brotar bolas de energía que disparaba a aquellos que estaban en lo más alto y que estaban distraídos poniendo nuevas flechas.

Con una señal, el brujo comenzó a correr para buscar un lugar apartado en el que crear un portal y así salvarse los tres. Esquivar a los Mundanos era sencillo en cierto modo, pero también era complicado buscar una calle alternativa. Finalmente, en el aparcamiento de una zona residencial, Arthur abrió un portal. De ellas dependía si entrar o plantarles cara a sus recientes enemigos.


OFF ROL
# Arthur será usado por la administración para continuar con las ideas establecidas.
# Pueden entrar en el portal o seguir luchando. Si toman la primera opción serán enviadas al otro extremo de la ciudad.
avatar
Mensajes : 11

Reliquias : 11

Temas : 1/- (Tramas Globales)

Ver perfil de usuario
Personaje de
ambientación

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.