10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Mala noche para empezar a beber |Catherine Rosewood|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La cabeza le daba vueltas. Una copa más. Una copa más. Una copa más. ¿Qué más daba? Realmente no importaba tanto. La habían dejado entrar con ese carnet falso porque llevaba ropa y maquillaje que le hacía parecer mayor, o quizás no y sólo lo habían hecho porque era rubia y alta y bonita y necesitaban llenar el local con más hombres que sólo iban de caza. Tanto su padre como su abuela siempre le habían dicho que no debía de acercarse demasiado a la barra en esas condiciones, siendo menor, porque ambos sabían que no podían controlar a una adolescente de dieciséis años en plena efervescencia, pero querían creer que su Lizzie sería lo suficientemente madura como para comportarse en esas circunstancias. Sin embargo aquella noche estaba descontrolada, fuera de sí, porque había pillado al chico que se suponía que iba a ser su novio en una esquina con las manos debajo de la falda de otra chica que parecía mayor que ella, aunque no lo era. Así que había pensado que igual podía imitarla, ir y robarle el novio a otras personas que eran demasiado mojigatas para dejar de ser responsables.

O al menos era eso lo que había hilado antes de entrar en el Lotus acompañada de dos compañeras de clase que siempre querían sacarla a "ligar". Generalmente nunca aceptaba pero aquella mañana se había sentido muy traicionada y había decidido actuar de una forma radicalmente opuesta, en parte para fastidiar al muchacho, en parte porque se sentía harta de ir con pies de plomo para que al final le dejasen de lado por cualquiera.

Así que ahí se encontraba, bebiendo otro chupito más mientras las luces empezaban a volverse cada vez más turbias y los sonidos cada vez más lejanos, como si fuesen ecos. Por eso cuando un tipo de unos veintitantos se le acercó a hablar con ella con una sonrisa que generalmente le hubiese hecho salir huyendo, se quedó mirándole como si fuese un sueño o algo de un universo paralelo, sin saber muy bien qué hacer, qué decir o cómo actuar, porque sus sentidos estaban completamente embotados.


--

Desmond sonrió de lado al ver que la esposa del guardia de seguridad de unos almacenes que había llegado a urgencias hacía un rato no dejaba de echarle la bronca entre lágrimas por haberle presentado batalla a los ladrones que querían asaltar la caja de uno de los comercios. Al buen hombre no le había sucedido nada más allá de una bala en el brazo y alguna contusión, y entre balbuceos intentaba explicarle a la mujer que se encontraba bien, que para eso le pagaban, sin entender por qué estaba reaccionando así. Él sí lo comprendía, y por eso no decía nada, sólo terminaba de ponerle los puntos en la sien mientras le decía calmadamente a la señora que dejase los bolsazos para cuando su  marido estuviese perfectamente curado, porque podía reabrirle las heridas y hacerle daño.

Ana, que le estaba asistiendo, también se reía por lo bajo, enternecida, igual que él, y negaba con la cabeza. Tendría que pagarle cinco dólares a Desmond, quien le había apostado que esa noche pasaría algo divertido antes de que terminase su turno y aquello, desde luego, lo era.

Tranquila, señora Holloway, le aseguro que en dos semanas podrá actuar como quiera, pero ahora mismo déjeme terminar con esto —comentó intentando mantener la compostura lo mejor posible. Sin embargo no pudo hacerlo por mucho rato, ya que su teléfono móvil empezó a vibrar en su bolsillo del pantalón, lo que le hizo detenerse en seco y mirar nervioso a la enfermera—. Ana, ¿puedes acabar por mí? Gracias.

No demasiadas personas le llamarían a esas horas de la noche, y el único nombre que le venía a la cabeza era el de su hija mayor, que había salido hacía un rato con unas amigas de clase. Se dirigió hacia un rincón apartado, descolgó y se llevó el aparato a la oreja, con el corazón latiéndole deprisa.

¿Sí, diga?


avatar
Mensajes : 207

Post de rol : 130

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Aquella noche iba a celebrar con algunos compañeros del trabajo que la cadena estaba muy contenta con los resultados del programa, y no era para menos. Tenían una gran audiencia, cuota de pantalla o como se le llamase a eso. Tanto era así, que no solo habían renovado por una maravillosa temporada más, sino que harían un especial por navidad. Se trata de algo raro en el tipo de programas como el que Catherine hacía, pues en realidad la decoración que suele enseñarse no se hace para fechas señaladas sino que se muestran patrones de buen gusto y actualidad generales. No es un secreto que muchos de los espectadores incluían, entre otros, el sector inmobiliario. ¿Cómo arreglar y decorar una casa para sacarla al mejor precio en el mercado? Sin duda, Catherine sabía sobre eso, sobre los detalles técnicos y la parte más saca-billetes del negocio, pero le interesaba más la cara artística y emocional que puede suponer la reforma y/o redecoración de un hogar. Estaba deseando meterse en el especial, que iba a consistir en una reforma pagada por el programa íntegramente para una familia que lo necesitaba encarecidamente y que había pasado por mucho.

El caso es que había mucho que celebrar y ella siempre se apuntaba a un bombardeo, ahí donde la veis que parece algo pijita y tranquilita pero de eso nada. Cuando llegaron al Lotus, discoteca predilecta del set por su aire moderno y ligeramente exclusivo –era cara pero sin llegar a lo ridículo- todos fueron directos a la barra. Ella esperó bailando unas cuantas canciones antes de la primera copa. Lo malo de que en su trabajo fuera la más joven es que a eso de la una y media todos se estaban yendo a casa y a ella no le apetecía recogerse tan pronto. Se despidió de ellos con abrazos y risas y la promesa de una fiestecita pronto en casa de Zac, el más proclive a las cenas en su casa y deseoso de enseñarles a sus colegas su nueva barbacoa. Poco después, mientras se acercaba a la barra para dejar su copa vacía, Catherine no pudo evitar fijarse en la escena. Lo raro era que nadie más lo hubiera hecho. Había una chica rubia, muy joven, que estaba bastante bebida. Tenía pinta de no encontrarse muy bien, apoya en la pared. Y alguien estaba con ella. Por un segundo pensó que todo iba bien porque no la habían dejado sola, hasta que vio que el tío que estaba pegado a ella no tenía pinta de ser ni su novio ni su mejor amigo, sino más bien el típico gilipollas que aprovecha la situación. Había puesto una mano en su pierna y ella intentaba apartarla.

Cath se metió una mano en el bolsillo y se acercó. Fingió que conocía al chica e intentó, muy tranquilamente, sonriendo, llevársela. La chica pareció entender pese a su estado que aquello sería mejor que quedarse donde estaba, pero el tío intentó echar a Catherine. Soltó el típico comentario en plan “se queda conmigo”. Pasó una mano por los hombros de la chica, pegándola a él de una forma muy desagradable. Catherine sacó la mano del bolsillo. Su pequeño bote de spray pimienta entró en acción. El tío gritó y se agarró la cara, pero nadie se fijó en ellos con la música tan alta. Miró a los ojos a la chica y la ayudó a alejarse lo más rápido posible entre la multitud pero acabaron en un callejón sin salida, perseguidas no solo por aquel energúmeno sino por un par de amigos de este. Se atrincheraron en el baño y Cath buscó a tientas su móvil. Precioso y de última generación, 4 gigas y una cobertura inmejorable… solo que estaba en la taquilla junto al resto de sus cosas. —¿Llevas tu teléfono?—preguntó con evidente preocupación a la chica. Parecía más joven por momentos, sobre todo ahí sentada en la taza del váter lloriqueando. Cuando asintió la ayudó a coger el teléfono de uno de sus bolsillos y marcó el número que salía en últimas llamas titulado con una palabra que Cath le sonó como esperanza; “Papá”.

Lo cogieron al momento. Era una voz masculina. Solo una palabra, pero sonaba preocupado. —Estoy con tu hija en los baños de una discoteca. Tienes que venir a buscarnos… ¡A buscarla! Se ha metido en problemas.—tuvo un arrebato de ingenio al atinar a decirle el nombre de la discoteca.
avatar
Mensajes : 47

Post de rol : 24


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8339-catherine-rosewood#72086http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8343-catherine-s-timeline#72096
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Intento mantener la calma cuando la voz que suena al otro lado no es la de mi hija. Aprieto y cierro el puño que no está sosteniendo el teléfono mientras me digo que lo mejor que puedo hacer es mantener la respiración tranquila y escuchar pacientemente cualquier cosa que tengan que decirme, aunque por dentro estoy que podría estallar en llamas. Ana me observa con preocupación desde el otro lado de la habitación; cuando me percato, le hago una seña con la mano libre para que espere, alentándola a terminar su trabajo con los Holloway, quienes también se han callado de pronto, como intuyendo que está sucediendo algo comprometido para mí. Sin duda sí. La rabia me inunda a partes iguales que la consternación; Lizzie nunca ha sido una chica problemática incluso en sus momentos más rebeldes, pero ahora tiene dieciséis años y la capacidad para atraerlos aumenta al respecto. Porque si unimos "problemas" a "discoteca", me hago una idea de lo que puede estar pasando.

Está bien —intento sonar tranquilo—. ¿En qué discoteca estáis? —Espero a que me lo diga—. Bien, voy para allá. —Cuelgo y me giro hacia Ana. Los pacientes también me miran con interrogantes en los ojos. Guardo el teléfono en el bolsillo de mi pantalón y comienzo quitarme la bata. Antes de que la enfermera pregunte, yo hablo—. Lizzie se ha metido en un apuro y tengo que ir a buscarla. Por favor, llama a Meyer de mi parte y dile que me cubra. —Me detengo junto al señor Holloway—. Venga a que le curemos la herida a diario o a un centro médico cercano a su casa, al menos toda esta semana. Luego dictaminaremos. Que tengan una buena noche.

Corro hacia mi despacho, cojo el abrigo y el bolso que llevo siempre conmigo y paso por recepción para informar que tengo que salir algo antes de la guardia por asuntos ineludibles. Stephanie, la chica del mostrador, me mira con gesto entre curioso y preocupado, y un dulce "¿va todo bien?" sale de sus labios. Podría besarla por la forma en la que lo ha dicho, pero sólo sonrío con algo de tensión en la boca antes de negar con la cabeza e ir a por el coche. Aún hay mucha vida en el hospital, a pesar de las horas que son, porque en New York nada duerme y la gente tiende a poner en peligro su vida más por la noche.

Controlo la respiración. Lizzie estará bien, estoy seguro. Al menos está acompañada, aunque no tengo ni la más remota idea de quién es, pero me avergüenza decir que no conozco todas sus amistades. Entro en el coche como una exhalación y el viaje se me hizo largo a pesar de que no tuve que haber tardado en recorrer todo el trayecto que nos separaba en la mitad de tiempo, tan acelerado como estaba. Si alguna cámara me había pillado yendo a una velocidad indebida me daba igual, porque lo único que podía pensar era en que mi hija podía estar viviendo uno de los peores momentos de su vida.

Me adentro en el local sin saber cómo, a pesar de la cola que había, pero cuando me miro la mano la veo roja y retorcida, y más tarde me daría cuenta de que me faltaba dinero en la cartera. En realidad todo es muy confuso hasta que puedo introducirme en el sitio, lleno de humo, ruido, música y con un nauseabundo olor a gente demasiado sudada y demasiado cerca. La gente me golpea, se me echa encima, y si me habla, ni lo escucho ni les hago caso. Recorro como pude el sitio hasta que puedo ver la puerta que llevaba al pasillo de los lavabos. Tampoco recuerdo cómo llego hasta allí, pero pronto la música es como un eco lejano que me embota los oídos, y puedo escuchar perfectamente a unos energúmenos golpeando las puertas del servicio mientras gritan. Rojo de ira me adelanto hacia el sitio como si el viento llevase mis pies; como están borrachos y de espaldas a mí no me oyen llegar, así que puedo coger a uno de la mano perfectamente y retorcerle el brazo con un desagradable 'crac' proveniente de él. El grito alerta a sus compañeros de que está pasando algo y se giran hacia mí. Tengo el odio escrito en los ojos, en el ceño fruncido y en los labios apretados, pero a la vez sonrío. El Desmond de veinte años soberbio y engreído aparece delante de ellos, pero con más canas y más arrugas.

Largo o le destrozo el brazo a vuestro amigo. —Les veo vacilar, gruñir e intentar adelantarse para meterme miedo, pero yo no vacilo. Los años de entrenamiento me permiten mantener la calma, y si los sumas a los conocimientos de medicina.... Otro 'crac'—. Poneos estúpidos y se lo rompo hasta el hombro. —El tipo en cuestión lloriquea, gime, suplica. Los otros me observan casi con temor y al mismo tiempo furiosos. Les he destrozado la diversión—. Contaré hasta cinco. 1... 2... 3...

Con un exabrupto me indican que se van a marchar. Yo les indico con la cabeza que hasta que no se vayan no suelto a su amigo, y a regañadientes, lo hacen. Suelto al pobre idiota que se va dando tumbos, gimoteando. No siento lástima de él. Cierro la puerta principal y coloco la papelera detrás para que haga ruido si alguien quiere entrar en el sitio. Luego me acerco a la cabina que estaban acosando con el corazón latiéndome con fuerza dentro del pecho, nervioso, furioso, asustado. Aún así, hablo despacio.

Eliza, soy tu padre.

Susurros. Gimoteos. Ruidos leves.

¿Papá...? —Su voz suena tan trémula que me parte el alma, pero yo intento sonreír mientras hablo de nuevo.

Sí, hija. Soy yo. Sal. Ya ha pasado todo.

La puerta del servicio se abre despacio. Los ojos de mi hija, rodeados de maquillaje corrido, me miran un segundo antes de lanzarse a mis brazos llorando, pidiendo perdón, suplicando mi clemencia por haber hecho cosas que no debería de haber hecho, y yo, aunque estoy enfadado con ella por haber sido muy irresponsable, sólo puedo abrazarla, aliviado, porque no le ha sucedido nada. Entre lágrimas contemplo a la chica rubia que le ha ayudado.

Muchas gracias. De verdad. No sé cómo agradecértelo...


avatar
Mensajes : 207

Post de rol : 130

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5292-desmond-lynch#43841http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5296-desmond-relationships#43881http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5297-cronologia-de-desmond#43883
El doctor
ecuánime

Volver arriba Ir abajo

Le dij el nombre del local, y que estaban atrincheradas en el baño de mujeres. La palabra en sí ya decía mucho “atrincherarse” no es algo que uno hace por gusto y bajo condiciones agradables. Aquello no era un guerra, pero si una batalla contrarreloj que Catherine estaba segura de no poder ganar. Tenía su bote de spray pimienta, pero el truco no serviría eternamente y menos estando acorraladas. además la chica no estaba como para correr o ayudarla en lo más mínimo durante una posible huida. Cath miró a los lados y no, no era como en esas películas en las que se encuentra en el momento menos esperado una salida de incendios, ventana o claraboya por la que huir. No estaba lista para una pelea física, y mucho menos contra un gigante como aquel o sus amigos. Siempre había sido delgaducha y tampoco era una deportista nata. Lo que mejor se le daba era nadar, correr y bailar. Ninguna de esas habilidades ayudaría.

Se agachó para apartarle el pelo de la cara  la chica con cuidado y comprobar hasta qué punto estaba bebida. Lo último que quería era que fuera tanto como para poner en riesgo su salud. Era una adolescente y por tanto no sería de extrañar que no estuviera acostumbrada a beber, acabar así seguro que no estaba en sus planes cuando se tomó la primera copa. ¿Dónde demonios habrían acabado sus acompañantes? Porque dudaba que hubiera salido sola. Así que sus amigos o amigas se habían cubierto de gloria dejándola allí así de perjudicada. A menos que estuvieran igual de bebidos y sufriendo un destino similar en otra parte del local no tenían perdón. —Tu padre lo ha cogido. Viene a por ti.—le dijo con tono dulce, para que no tuviera miedo. Aunque no tenía ni idea de si sería un padre estricto y las consecuencias que esto podrían tener. La chica dijo entre sollozos que iba a defraudarle. Por otro lado, lo que más le importaba a Cathy era que el hombre estuviera cerca, que llegase y pronto. Le preguntó a la chica su nombre y si estaba bien, si le habían hecho algo antes de que ella se acercase. Eliza se presentó y dijo que no entre lagrimas.

El sonido de la música de fuera y el ruido de los vanos intentos de conversación de la gente llegaba algo amortiguado hasta el baño en el que, tal como Summer Catherine Rosewood se temía, las encontraron. Había cerrado con pestillo y por suerte no era de esos baños con el espacio de los pies hueco, porque sino las habrían agarrad por los tobillos. Los gritos, insultos y golpes contra la puerta la hicieron pensar en lo peor.  No esperaba que aquella puerta resistiera mucho más. Y si alguien vio la escena no intervino, seguramente por miedo. Al final se obró el milagro, y es que el padre de la joven localizó los baños, y algo hizo tras la puerta que ellas no pudieron ver pero el cese de los golpes y la conversación dejaron claro que todo había pasado. Catherine se subió al retrete y se asomó por encima de la cabina con cuidado. Los tipos se largaban con uno de ellos quejicoso. Se bajó y ayudó a la chica a levantarse. Escuchó la voz del hombre tras la puerta. Ella le respondió y abrieron la puerta para salir.

Catherine se dio cuenta de que su padre jamás habría venido a buscarla así, como mucho habría mandado a alguno de sus guardaespaldas. puede que a todos, lleno de preocupación, pero no habría puesto un pie en este sitio para dar la cara por ella. La escena fue bonita, dentro del miedo que habían pasado. La chica se abrazó a su padre llorando, pidiendo perdón y Catherine notó que en efecto este no sería duro con ella, porque estaba emocionado por encontrarla sana y salva.
Gracias a ti también… No sé qué habría pasado si no apareces a tiempo.—dijo con una pequeña sonrisa, intentando calmar el acelerado latido de su corazón, los nervios generales y demás. Se acercó al cubículo de nuevo y sacó de uno de los rollos muchos papel de váter. Se lo alargó a ambos, para secar las lágrimas.— Creo que debería mojarse un poco la cara. Creo que bebió demasiado y sus amigos la dejaron sola.
avatar
Mensajes : 47

Post de rol : 24


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8339-catherine-rosewood#72086http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8343-catherine-s-timeline#72096
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.