10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

A wolf in sheep's clothing ➵ Christopher O'Dare

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A wolf in sheep's clothing
Christopher O'Dare → 7:30 p.m. → Central Park  → Nublado
Cuando Claire le dijo que deseaba verla en Central Park, Victorie emitió un sonido estrangulado de frustración y molestia.  Había dejado a medio escuchar Otherside de Red Hot Chilli Peppers retirándose con sumo cuidado los audífonos en cuanto el hada había enviado a un emisario -porque las hadas eran demasiado anticuadas para aprender a enviar un simple mensaje de texto- y luego de escuchar las palabras de aquel caballero Seelie se había irritado aún más ¿Qué no había podido ir Claire directamente a buscarla? Con un último suspiro de frustración la cazadora de sombras se estiró antes de ponerse finalmente de pie y tomar su celular, su cámara semi-profesional y armarse con una única daga escondida en una funda que se encontraba en su muslo. Era un armamento pobre para una nefilim pero la joven dudaba mucho que a la princesa feérica le hubieran dado unas repentinas ganas de matarla cuando podría haberlo hecho hacía bastante tiempo. Se puso unos jeans y una bufanda además de unas botas de cazador suaves y de piel; Central Park no era un lugar para andar con tacones por mucho que así lo prefiriera.

Antes de irse decidió aplicarse una runa de glamour y otras tantas de agilidad y visión nocturna; nunca sabías con que te podías tomar en el camino. Metió la estela en el bolsillo de sus vaqueros y salió ante la mirada confundida de la cachorra, Kimara; pobrecita, Victorie también habría puesto aquella cara si hubiera visto salir y entrar tantas veces a la nefilim sin razón aparente. Y es que la francesa había estado dudando en si ir al instituto o no; se había puesto el uniforme de los cazadores de sombras y se lo había quitado por lo menos cuatro veces siempre saliendo rumbo al Instituto dirigido por los Lightwood para regresar antes de haber caminado tan siquiera una cuadra.

Tras emitir un último suspiro cerró el apartamento y empezó a bajar las escaleras con calma, no pensaba correr hacia la reunión con la hada puesto que no había recorrido todavía Nueva York como le gustaría y podría aprovechar la ocasión para hacerlo. Tuvo que andar con cuidado para no chocar contra ningún mundano -puesto que estos no podían verla- y aprovechó para tomar algunas fotos deteniéndose de vez en cuando ante lo que la joven clasificaba como un momento "ideal", ya fuera una mujer que admiraba a una pareja a la lejanía con cierta expresión de pesadumbre, con la luz del atardecer brillando en sus ojos, o una mariposa negra que revoloteó frente a ella con unas alas que parecían cambiar de color; era bastante relajante y le permitió distraerse un poco antes de finalmente guardar la cámara en un diminuto bolso que llevaba consigo y adentrarse en un claro de Central Park con el gesto más adusto y serio, propio de la nefilim que era y no de la chica curiosa que a veces se dejaba ser.

Victorie, querida— la voz aterciopelada cortó el silencio al mismo tiempo que una mujer de largos cabellos rubio platino hacía su aparición. Claire era un hada bastante... Hermosa, la verdad no había otras palabras para describirla. Tenía unos ojos violetas profundos, unas orejas delicadamente puntiagudas, facciones suaves y delicadas y unas alas largas y vaporosas que en ese momento permanecían dobladas en su espalda —me alegro que hayas venido, ¿Qué tal América?— la nefilim hizo una suave reverencia; después de todo Claire era una princesa feérica y faltarle el respeto a un hada era peligroso, —Es diferente a Francia, pero me he adecuado correctamente, gracias— la chica tenía un ligero acento francés pero como había practicado el inglés desde pequeña no era difícil para ella el expresarse correctamente —Me dijeron que requerías mi presencia.

Oh si— el hada rió como si lo hubiera olvidado mientras sonreía maliciosamente. Victorie tensó la mandíbula y su mano acarició la empuñadura de la daga delicadamente pero abandonó toda hostilidad con rapidez. No deseaba perder una de las pocas aliadas feéricas que tenían los nefilims últimamente —Como sabes bien las hadas nos hemos aliado con Valentine y sus seguidores— la forma en la que habló en plural no le dio buena espina pero la nefilim esperó —Pero varias recordamos lo que pasó la última vez que nos aliamos con el... Bando equivocado, no deseamos la guerra contra los tuyos— sus siguientes palabras fueron un susurro inaudible y la rubia tuvo que esforzarse mucho por escucharle —Deseo transmitir mis palabras a la Clave, directamente— sin poderlo evitar, una suave risa salió de sus labios al mismo tiempo que negaba con la cabeza —La Clave no aceptará reunirse con un fae en mucho tiempo, deberías saberlo Claire, tu viste lo que hicieron con uno de los suyos sólo por ser medio hada, puedo intentar hablar con los Lightwood para ver si están dispuestos a pasar tus palabras, pero acabo de llegar aquí, mi influencia no es igual a la que poseía en Francia.

El hada frunció el ceño —Me conformaré por ahora, si bien hay otro asunto del que me gustaría hablarte....— Y Victorie esperó por media hora hasta que el hada terminó de hablar antes de asentir secamente y limitarse a soltar un suave —Preguntaré a los hijos de Lilith— que mantuvo a su interpelada conforme, Claire le dio un collar antes de partir, una pequeña mariposa que según le advirtió le indicaría cuando deseara verla de nuevo. "Hadas" pensó Victorie con fastidio "Si no fueran tan peligrosas como enemigas ni me molestaría en perder mi tiempo haciéndoles favores" y pese a todo ella sabía que la Clave estaría dispuesta a tratar con personas como la princesa si lograban obtener su lealtad, una espía en la corte Seelie era un lujo que no podían rechazar.

Suspiró, acomodándose la bufanda de su outfit, empezó a caminar alejándose de ahí pero le pareció notar un movimiento en el rabillo del ojo, escéptica se giró sacando la estela y dibujando una runa de percepción, su runa de visión nocturna se activó pero no podía ver nada sospechoso, sólo el ligero movimiento de las hojas de un arbusto. Lentamente se acercó al lugar donde le había parecido ver algo, descuidando torpemente lo que sucedía a sus espaldas.




- One Woman Army -:
avatar
Mensajes : 73

Post de rol : 33

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A wolf in sheep's clothing
→ LUNES → 7:30 P.M. → CENTRAL PARK  → NUBLADO

"Tus acciones no son las de un Cazador de Sombras, mucho menos de un miembro del Consejo, ¿no entiendes que tienes la mirada de la Clave sobre tus hombros cuando saben que fuiste pupilo de Brenand?; arranques y estados de frenesí son conductas de un rebelde, Wintercloud. No más imprudencias. No más situaciones fuera de control; actúa como un miembro del Consejo o considera dejar de serlo".

La carta no tiene firma, es imposible saber quién la envía de todos ellos, me hago una idea de lo que estuvo pensando la persona cuando escribió el resumen que un montón de enérgicos hombres y mujeres dictaban como último veredicto; opiniones y palabras menos suavizadas de las que se enviaron al final. No soy un niño de 15 años para ser sermoneado con misivas pero hicieron sentirme como uno. En el instante que la directora Lightwood me hizo entrega de la carta sin sello, sabía de qué se trataba, fue rápida la respuesta de mis superiores después de los últimos reportes con el detallado incidente que tuve semanas atrás con ése mundano ebrio. ¿Y qué más podía explicar cuando el mundano llegó de gravedad al hospital general?; recuerdo la mirada reprobatoria de la directora, sé que quería entender más allá de mi impulso por golpear a matar y, sin embargo, ni ella o yo dimos con el clavo del porqué estaba tan paranoico y sensible estas últimas semanas. ¿Qué me ocurría?.

No podía darle la cara a Adeline cuando leyera la carta y, menos aún, responder las preguntas que haría por verme tan descompuesto como lo estoy justo ahora; sin mal interpretar, mis intenciones no eran ocultar un secreto como la carta, ella estaba siendo mi "aprendiz" para que la calificaran y entrara al Consejo con votos de aprobación en su formación, pero lo que pensaría de enterarse que de nuevo estoy metido en problemas por mis "arranques". Quedaría desilusionada. Yo estoy avergonzado y para que la tierra me trague después de lo que hice. Y por fuerza tenía que salir del Instituto, deambular un rato por las calles neoyorquinas, encontrar un lugar para pensar y, finalmente, leer la poderosa misiva. Dios santo.

Llegué a Central Park, estaba sentado en la orilla de una banca del puente norte que cruza uno de los cauces más grandes del parque, solitario mientras repasaba las líneas de la carta por 4ta vez consecutiva sin creer la última sugerencia para dejar mi nombramiento como parte del Consejo. ¿Pero qué rayos les pasaba a ellos?, sí cuando más necesitamos miembros en el Consejo están casi despidiéndome, quién demonios los entendía entonces. Literalmente no había ni un alma que andara por Central Park a esas horas, de hecho las noches de Octubre comenzaban a refrescar desde las 5 p.m y por lo menos los neoyorquinos activaban su sentido común para quedarse abrigados en casa. No como el tonto y angustiado Nefilim -permíteme presentar- que se congela las manitas por gusto a pesar del cálido conjunto de ropa bien seleccionada para el clima.

Arrugo la hoja amarillenta cerrándola en mi puño derecho, no entiendo porqué me molesta algo que esperaba pero sin "firma" a quién entonces le respondería sí quisiera remediar mis errores y dar una disculpa en privado; niego con la cabeza, no vale la pena darle más vueltas al sermón, meto la bolita de papel en el bolsillo de mi abrigo al levantarme y avanzar por el lado derecho del puente. Ya está, llegaré al Instituto, soportaré el interrogatorio Geller, me voy a dar un largo baño e iré a la cómoda cama, mía o de Adeline y... ¿Qué es eso?.
Freno mi caminata antes de atravesar el otro lado del puente, no fue mi despistada mente que lo imaginó, en el siguiente sendero con camino al Claro pasó caminando una figura esbelta, de rubia cabellera, andar decidido y aire prepotente. Había creído que era Rebecca, la última Nefilim del Consejo que llegó dos semanas atrás desde el Instituto en Polonia pero sí mis cálculos eran ciertos, ella se había ido ayer por la tarde. Me dio una mala sensación, las mundanas no caminaban así, una subterránea menos cuando se trataba de Central Park (Territorio de Hadas), y esa seguridad que emanó de sus pasos... Sí, estaba completamente seguro de que era una Cazadora de Sombras, ¿pero cómo la pude pasar por alto y qué tan bien conoce la ciudad para no demostrar estar perdida?. Tenía qué seguirla, más bien, mis pies ya caminaban automáticamente al sendero que ella tomó mientras dibujaba con mi estela, sobre mi antebrazo izquierdo, una runa de "Sigilo/Silencio", "Destreza", "Fuerza", y otra más sobre mi yugular que fue "visión nocturna"  pues más cerca de la zona donde se usaría tenía mejor efecto.

Para seguirla tuve que guardar mucha distancia, tal vez unos 7 o 10 metros, escondido entre matorrales, árboles y maleza de las "rocas artificiales" podía quedar muy bien oculto sin levantar sospechas. Cuando ella se detuvo, yo lo hice, me quedé escondido detrás de unos arbustos. La esperaba una hermosa hada, ¿con ella se reuniría?, su conversación duró de 20 a 30 minutos y a mi no me cabía más duda para suponer que esa Nefilim era una verdadera traidora -por decirlo de manera educada-; su familiaridad para hablar con el ser del pueblo mágico indicaba que le conocía de tiempo, también los ademanes para hablar y recibir ¿un collar?. Todo quedaba registrado en mi mente con precisión, para mi era una lástima no leer los labios pero el trato de ellas ya estaba hecho y yo no desaprovecharía la oportunidad de arrinconar por primera vez a una traidora en potencia. Quizás Seguidora de Valentine o ¿tal vez aliada de Brenand?. Le demostraría a todos los viejos del Consejo que se equivocaban al sugerir mi renuncia, no señor.

Se está yendo, no puedo dejar que se aleje más de lo necesario pero primero me aseguro de que el hada u otro ser mágico no se encuentre cerca, trago saliva, no puedo atacarla de frente sin saber de lo que es capaz, debo hallar una distracción algo como... ¡Una roca!. Me agacho en el suelo para tomar una piedra salida del musgo, espero el momento que ella esté lo suficiente lejos y lanzo el objeto a un arbusto a sus espaldas. Salgo del matorral cuidando mis pasos, cargo siempre conmigo 2 cuchillos Serafín por precaución -nunca sabes cuando los ocuparás en N.Y- y empuño uno de ellos mientras agradezco de la distracción que me proporcionó la roca; reduzco la distancia, calculo su peso, estatura, el pie con el que se apoya y su mano dominante (no muy visible). Aprieto la mandibula, antes de que se dé la vuelta me aproximo con un par de pasos, guillotino su cuello con mi brazo izquierdo mientras elevo el cuchillo serafín a su rostro que se ve iluminado por el fulgor del arma.

Grita y será lo último que hagas, traîtresse— Susurro en su oído, golpeo con un puntapie el reverso de su rodilla derecha, no dejo tiempo para que reaccione y la someto de rodillas con mi peso en sus hombros ademas de poner presión en su cuello impidiendo que la sangre llegue a su cabeza —quieta, dije, no te atrevas a moverte. Sabes lo que te espera sí lo haces, ¿me escuchaste?— apunto el cuchillo Serafín a su pecho, el perfume que usa aturde mi nariz por lo cerca que estoy. Giro la cabeza de un lado a otro, no hay nadie, por el ángel, qué atrevido estoy siendo. Respiro agitado, la adrenalina corre por mis venas a mil por hora y el plan de "lleva a la chica sospechosa" a un lugar para interrogar... tiene un pequeño problema, está poniendo resistencia.

El nombre del Hada... ¡dilo!— Debo tener cuidado, demasiada presión a su cuello y podría romperlo, le dejo un poco de espacio a su garganta para hablar —¿qué pretende el pueblo mágico y traidores como tú en un lugar como éste?, ¿van a traicionar a la Clave?, ¡habla ya!— el sudor baja por mis sienes, normalmente yo no hago esto, detesto a los miembros del Consejo que se impregnan de la acción y no dudan en asesinar a sangre fría sí de los traidores no se puede sacar información rápida y valiosa. Temo por ella, una parte de mi dice que es correcto mi procedimiento, la otra me retiene con la educación y respeto a las mujeres que siempre he defendido... más sí la suelto, ella tendría la oportunidad de asesinarme y no dudaría lo que yo sí hago.

"Los subterráneos, Christopher, y Nefilim traidores son como plagas que deben exterminarse. Nunca dudes en quitar una vida, sí tienes pruebas estás en tu derecho de aniquilarlos. ¿Entiendes?, una milésima de duda cobra muchas vidas, sálvalas."

Las palabras de mi mentor guiaron el cuchillo serafin que empuñaba. Yo había visto como muchos de nosotros fuimos masacrados por los secuaces de Valentine y cómo casi uno me mata a mi junto con Adel. Tiene razón, éstas escorias de traidores no tienen cabida en el mundo... espera, yo no soy así, ¡no soy igual que él!.

No sé en qué momento comencé a jadear, detengo el cuchillo Serafín que rompía el lente de la cámara fotográfica y estaba por enterrarse más hondo; me había vuelto a cegar por el impulso, por un sentido de venganza. No, dios santo, ¿qué estaba haciendo?. Sentí un movimiento de la rubia entre mis brazos, no calculo lo que ocurrió primero, sí mi reflejo por quitar el cuchillo Serafín que atentaba contra su vida "sin razones" para asesinarla o yo siendo contra-atacado.


¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 776

Post de rol : 207

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A wolf in sheep's clothing
Christopher O'Dare → 7:30 p.m. → Central Park  → Nublado
El aire se le escapó de los pulmones. El primer instinto que tuvo fue intentar conseguirlo, pero le faltaba, sentía como si se estuviera ahogando "¿Qué está pasando?" fue su primer pensamiento confundida antes de que la adrenalina cobrara el control de su cuerpo, sus manos fueron a su cuello y sus uñas se encajaron con fuerza en el brazo ajeno; Victorie no tendría las garras de un licántropo pero era mujer y tenía unas uñas lo suficientemente largas para hacer cierto daño, arañó con toda su fuerza y de inmediato supo que su atacante no era un mundano, al principio fue por la fuerza con la que era sujetada, luego fueron las marcas negras en su brazo que le parecía ver de reojo y la confirmación le llegó al ver la luz del cuchillo serafín iluminando la noche. Un nefilim. Todavía le sorprendía que un miembro de su misma raza podría levantar la mano contra otro pero ese no era el momento para sentirse indignada o ponerse a reflexionar sobre la ética en ello, tenía que encontrar la manera en la que podía librarse.

¿Traîtresse? Aquello la enfadó. ¿Pero de que demonios estaba hablando aquel pedazo de imbécil? Tenía una voz suave y ronca pero no tenía acento francés ¿Tendría ya tiempo viviendo aquí? ¿O sólo era un idiota presumido que había encontrado gracioso decir una palabra en francés? Tosió con fuerza mientras pataleaba pero fue inútil, sus rodillas cedieron mientras se empezaba a marear, la estaba apretando demasiado, dolía incluso mientras sentía como la cabeza le retumbaba con fuerza. "Concéntrate Victorie, está intentando evitar que la sangre te llegue al cerebro, es inteligente. Además es hombre, no vas a poder ganarle con fuerza, tienes que usar tu agilidad" Luchó una vez más cuando escuchó su advertencia y no pudo evitar soltar una palabrota en francés espèce de connard dijo jadeando —tu demandes une bonne raclée— continuó más petulante de lo que pretendía respirando rápidamente debido a la presión ejercida sobre su cuello, no sabía porqué había decidido insultarlo en francés, tal vez esperaba ver su cara de atontamiento si el muy cabrón no tenía idea de lo que había dicho o simplemente le gustaba más su lengua materna que el inglés.

¿Del hada? Tosió y jadeó en cuanto la presión de su garganta fue aliviada, agradecida por el aire que ahora entraba en sus pulmones. El chico había terminado de colmar su paciencia y no pudo evitar reírse fríamente. ¿Ella una espía? ¿Ella? ¿Conspirando contra la Clave? Demonios este idiota tenía imaginación —Se llama Claire— escupió con molestia regresando al inglés —Y no tengo idea de que me hablas, es más, te voy a dar una oportunidad niño mimado déjame ir antes de que te haga daño, si la Clave se entera que me pusiste la mano encima te comerán vivo y yo disfrutaré cada segundo— aprovechó el aturdimiento de su atacante para evaluar la situación. Tenía un cuchillo serafín al pecho por lo que moverse sin antes arrebatárselo estaba descartado; incluso si él no quisiera matarla podría hacerlo por accidente si ella se movía muy bruscamente. El nefilim era diestro por como sostenía el cuchillo y como la había agarrado a ella, tenía que ser bastante alto pero le parecía percibir que era delgado, así que seguramente como ella se basaba más en su agilidad que en su fuerza.

Lo primero era hacerse con un arma. Él estaba dudando así que tendría que aprovecharse de ello, jadeó cuando vio el cuchillo hundirse un poco más, un gemido se escapó de sus labios y ella empezó a respirar asustada. Estaba fingiendo absolutamente todo pero si lograba manipularlo podría quitarle el cuchillo. El cuchillo rompió la lente de su cámara y ella decidió aprovechar —¡Está bien! Para, para por favor— lloriqueó como si estuviera asustada mientras un grito ahogado salía de su boca. Victorie no se arrepentía de absolutamente nada y decidió seguir hablando —Te diré todo lo que sé sobre el hada, te lo prometo— su voz era un susurro inaudible y espantado —No me mates, por favor no me mates— suplicó mientras su mirada perdía toda seguridad. Con el cabello rubio hecho un desastre, con las pupilas dilatadas y con la respiración agitada se veía verdaderamente asustada.

El agarre sobre ella se aflojó y ella aprovechó para lanzar toda su fuerza en un golpe contra la muñeca del cazador de sombras arrebatándole el cuchillo serafín de la mano mientras rodaba sobre si misma alejándose unos pocos metros de su atacante —Yo no soy una cobarde como tu— empezó mientras lo apuntaba con el cuchillo serafín y con un brillo oscuro en los ojos. Ahora que podía ver bien a su atacante se sentía más tranquila, rubio, debía rondar el metro ochenta, complexión atlética, runas recién grabadas en la piel, su semblante estaba oculto en las sombras pero si había dudado en matarla, jamás había cobrado una vida antes —¿Quieres la información? Desarmame, vuelve a tirarme al piso, vuelve a poner un arma contra mi cuerpo, pero hazlo de frente — lo retó mientras balanceaba el peso del cuchillo en su mano izquierda, y con la derecha hacía un gesto muy conocido.

"Ven y atrápame"




- One Woman Army -:
avatar
Mensajes : 73

Post de rol : 33

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A Wolf In Sheep's Clothing
→ LUNES → 7:45 P.M. → CENTRAL PARK  → NUBLADO
Mi garganta se seca con el sabor de la bilis en la punta de la lengua, es un lapso donde te ves desde otro ángulo y en cámara lenta, sabes lo que haces mal pero no puedes contra la fuerza que domina tu cuerpo. No había hecho caso de sus arañazos en mis brazos ni el forcejeo con menos intensidad para pelear su libertad pero sí que la sensación de caer por un agujero negro se estaba haciendo más y más profunda; ¿lo imaginé o en verdad me dirigió la palabra en francés?. Después de dos años con mi residencia -casi permanente- en Nueva York comenzaba a olvidar la fineza y elegancia del idioma nativo con el que me eduqué y aprendí con todos sus bellos sonidos revoloteando a mi alrededor mientras vivía en París. Y, aún así, al acento que le pertenecía a ella se escuchaba de una provincia lejana a la gran ciudad donde se usa menos jerga o abreviaciones. Regresándome por un par de segundos a la ilusión de haber estado todo el tiempo en territorio parisino que con todo necesitaba aceptar el golpe de la realidad más la nostalgia de saber que estaba muy lejos de "mi hogar"... aunque mis labios se quedaran sellados por su ofensa y reto de batalla mientras contenía el rostro con una expresión imperturbable. No le daría el honor de ver una cara afligida.

Además, en el nombre del Angel, cómo se ozaba en usar a La Clave como escudo de sus acciones y amenazarme con ello, ¿y yo estaba siendo demasiado atrevido por tomarla con la retaguardia baja?, buen chiste, de verdad. Mujeres, siempre son las mejores para hacer todo un número de Show increíble cuando se lo proponen. Lo importante de todo era obtener la información con la que interrogué, a final de cuentas no dio mucha batalla y sin embargo un solo nombre no ayudaba precisamente a quedarme contento. Pero por todos los cielos, cómo me irritaba su odioso tono de voz tan prepotente y orgulloso, peor que estar escuchando a una anciana cascarrabias chapada a la antigua con puño y mazo de la Ley; quizás ella no tuvo el 100% de la culpa para sacarme de mis casillas, no, sólo había golpeado con su látigo de desprecio a mi fibra más sensible después de la carta que recibí.

Pese a lo anterior, nuestro descenlace no tenía porqué tener un giro de 180° demasiado incorrecto, ¿eramos entonces piezas para definir quién mataría al otro primero antes de pasar la delgada línea entre brutalidad y asesinato a sangre fría?. Algo me decía que ninguno de los dos se había levantado con el pie derecho para tener el mejor temperamento de esa noche. Pésima analogía, lo sé.

"No me mates..." Había suplicado y yo estaba helado en mi posición, observando el camino del cuchillo Serafín con horror añadiendo la tensión cuando lo logré detener mientras un hilo de sudor descendía por mi espalda. Mis sienes palpitaban, la mandibula la tenía tensa con los dientes bien apretados y cuando parpadeé liberándome del sudor en los lágrimales tuve una más clara visión de lo que aconteció seguidamente de una mega tontera cubrirme con verguenza. ¿Cómo demonios lo hizo?, buena pregunta. Yo estaba ahora con una rodilla apoyada en el suelo y el otro pie sosteniendo mi peso entero en una frustrante pose de alguien que no tiene la más pajara idea de lo que ocurrió con su arma o la "rehén" de sus manos.¡Por el ángel, qué chica!.

Me sentí atónito cuando oí la amenaza que tanto deseaba evitar pero me impresionó más el sentimiento de familiaridad cuando admiré su rostro y los bellos ojos azules de un brillante inhumano al instante que la nube dejó de cubrir la luna para que sus rayos nos iluminaran a ambos. Estoy en shock, es la palabra que se me ocurre para describir mi inmóvil y patética admiración como un flechazo del baboso San Valentín. Su técnica de manipulación es una de las que primero se enseñan para los "psicoanalistas" Nefilim, perfecto, estaba de frente a alguien cuya formación podría ser idéntica a la mía y vaya que la había aplicado muy bien; entonces no tenía otra opción. Le tengo preparado un toque de su propia medicina.

Je vais donc— Titubeo con la tardanza de separar mis labios al hablar un suave y parisino acento -todavía me acuerdo-, clavo la mirada en el piso, avergonzado con un rubor sobre las mejillas. Suspiro apesumbrado, trago saliva trabajosamente, mojo mis labios llevando la mano derecha al interior de mi abrigo, cierro y abro mi mano antes de cerrarla sobre la empuñadura del segundo cuchillo. Levanto la mirada paso a paso del cuerpo de ella, analizando la dirección de su cadera, exhalo el aire por mi boca con temblor después de acercar el cuchillo al nivel de mi boca y sin embargo no proclamo el nombre angelical sí no un —... no soy rival para ti— recuesto el cuchillo horizontal frente a mi con la sutileza de la esgrima —llévame a donde tengas que ir, sí eres partidaria de La Clave, que así sea. Acepto mi destino por levantar el arma contra una hermana Nefilim. O mátame, ya no quiero tener las manos manchadas de sangre— Agacho la cabeza apoyando los puños cerrados en el suelo a mis costados, nunca es tarde para mostrarme tan humilde.

Escucho su respiración, huelo su penetrante perfume de alguna marca distinguida -puede que Chanel-, el aire frío del parque refresca mi nuca y espalda cuando se filtra bajo mis ropas, me hace toser, estoy agotado y el insomnio ya comienza a cobrar su factura en el típico dolor de cabeza mezclado con lo pesado de mis párpados. Percibo sus movimientos, está más cerca de lo que pensé, mis extremidades se preparan; tengo el corazón golpeando con fuerza mi pecho y la corbata no me permite el libre acceso de sangre a la cabeza. Cierro los ojos, lo puedo hacer y lo haré. Cuento dos segundos antes de abalanzarme contra ella para tomar ambas muñecas de sus manos con una fuerza horrenda, no necesito verla directamente cuando ya he calculado la proximidad, peso, reflejos del contrincante y las maniobras de escape más predecibles para alguien con un cuerpo delgado aunque tonificado; posteriormente de inmovilizar la mano con el arma y la mano sin ella, llevo mi pierna derecha trazando un semi-circulo a su retaguardia y ocupo de todo mi peso como del impulso/velocidad en mi ataque sorpresa para tirarla con tremendo trancazo en la grava ahora en sus espaldas. Jadeo con fuerza después del impacto, inmovilizo su rodilla izquierda (punto de apoyo) con la espinilla de mi pierna derecha aprisionando también el muslo superior de su otra pierna.

¿Ya hemos dejado en claro quién gana o prefiere la mademoiselle un empate junto con su taza de té para la tarde?— Frunzo el entrecejo, someto su cadera con la mía encima no permitiendo ningún movimiento tonto —te equivocas, no tienes idea de lo que es ser un cobarde sí nunca has visto con tus propios ojos lo que un Cazador de Sombras le puede hacer a otro. Has llegado desde muy lejos para entrar al peor campo de batalla, y ¿quieres un consejo?, te hubieras quedado en Francia— espeto con amargura, cierro la boca para recuperar el aliento, por un instante creía volver a ver los cadáveres de mis hermanos Nefilim sobre el Gard. Trago saliva, giro el rostro para cubrir mis labios al toser de nuevo, golpeo bruscamente su muñeca para hacerle soltar el cuchillo Serafín y la obligo a lanzarlo lejos. Le alzo las manos por encima de la cabeza donde se las sujeto con mi mano izquierda, desciendo la mano derecha alrededor de su cuello sin hacer ninguna presión al tomarlo y aprieto los labios con una fina linea de estrés.

¡¿Cuál es tu nombre?!— Exploto con ira y un control de emociones para no volver a caer en sus tretas sucias —¿cuál es tu misión en N.Y y porqué no se supo de ti?, ¿quién era esa tal Hada Claire?, ¡habla ahora antes de que decida llevarte a la Ciudad Silenciosa!— contemplo su mirada desde mi altura, el reflejo que veo en sus ojos de mi no es del joven parisino que Adeline o mis compañeros del Instituto conocen. Ya no está el buen humorado Nefilim y despreocupado. Me he desprendido de los sentimientos y estoy actuando como un miembro del Consejo; que el Ángel me perdone sí en este momento he fallado a lo que tanto me negaba ser.


¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 776

Post de rol : 207

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A wolf in sheep's clothing
Christopher O'Dare → 7:30 p.m. → Central Park  → Nublado
Desea un ataque.

Es una estupidez y lo sabe, pero realmente lo que más quería en ese momento es que el cazador de sombras le diera una excusa para atacarle. La sangre bombea por sus venas con fuerza llevando la adrenalina al ritmo de su acelerado corazón por todo su sistema, ella puede oler el sol en él, la colonia, ese aroma fuerte que ella siempre ha asociado a los hombres, tiene los sentidos alertas, siente el deseo de batalla, ese caprichoso compañero; reclamándola. Mantiene aquella posición de ataque mientras sentía el pulso contra su garganta. "Vamos, atácame, anda, atrévete" sin embargo el resultado que obtiene es totalmente opuesto a lo que esperaba. La voz es suave y delicada y el acento parisino la hace soltar un suspiro de ¿Alivio? Tal vez la idea de que hubiera otro francés en aquella loca ciudad le hacía sentirse más tranquila. El rubor en sus mejillas logra remover algo en ella y titubea manteniendo aquella defensiva pose mientras toda su ansia de una batalla desaparecen de un plumazo. Su tensión regresa al ver el cuchillo y hace un movimiento brusco apuntando el arma en su dirección con un movimiento calculado; sin embargo toda su determinación desaparece con las siguientes palabras de aquel nefilim.

Y ella se quiebra. Guarda el cuchillo mientras toda hostilidad desaparece de su rostro, bajando la guardia sin pensarlo dos veces.

Estúpida.

Si no se hubiera relajado de aquella manera podría haberlo evitado; Victorie es rápida como un rayo y sus movimientos pueden llegar a ser simples borrones debido a aquella superioridad en cuanto a velocidad, si hubiera previsto otro ataque, si no hubiera sido tan confiada... ¿Cómo se había tragado aquello? Ella había sido entrenada precisamente para no caer en aquel tipo de trucos mentales y aún así ante aquel desconocido había bajado la guardia tras un par de palabras dulces y melosas. Cualquier intento de zafarse fue en vano pues la fuerza vencía la agilidad y la mente de ella había sido derrotada por aquel rubio. Una silenciosa lágrima de ira pura se deslizó por su mejilla mientras el odio brillaba en el azul de su iris, oscureciendo sus ojos —Toi canaille, je vais te tuer...— escupe con rabia mientras intenta incorporarse con fuerza para golpearle con su cabeza, pero el agarre no se lo permitía. ¿Cómo había caído? ¿Por qué había bajado las defensas? La impotencia le había formado un nudo en la garganta mientras de sus labios se escapaba una risa suave y desganada ¡Había sido tan idiota! Y ahora iba a pagar el precio de aquello.

Odio el té, monsieur, si me invitas un café podría cambiar de opinión— dice con todo el veneno que puede. Victorie suele ser bastante alegre, amorosa, una chica dulce y tranquila; pero del mismo modo tenía un temperamento de mil demonios y en aquel preciso instante su enojo era el que controlaba sus acciones —Sé exactamente donde me metí niño bonito— dice con frialdad —¿Te puedo dar un consejo también?— murmura mirándolo a los ojos y se incorpora lo más que aquel agarre le permite —Nunca debiste ponerme la mano encima— el golpe en su muñeca le hace soltar un gemido de dolor mientras ve como el única arma que tenía es lanzada fuera de su alcance, lucha con todas sus fuerzas cuando él sube las manos sobre su cabeza y el agarre sobre su cuello la hace sentirse furibunda. El odio la está cegando y lo sabe así que cierra los ojos y toma aire, relajándose lo más posible. Era una nefilim, era una Wintercloud y ellos no se dejaban llevar por sus emociones. Cuando abre los ojos nuevamente hay cierta calma de hielo en ellos. Iba a salir de esta, lo iba a hacer, aquel chico tenía un punto débil, ella sólo tenía que encontrarlo.

Victorie Claire Wintercloud— dice con un suspiro desganado mientras incómoda gira el rostro, pues no desea ver a su atacante a la cara. No desea ver aquellos ojos azules clavados en los suyos propios, porque no desea volver a dejar dominarse por aquella furia ciega que la había consumido y en ese momento no hay nadie a quien desprecie más que aquel desconocido. Porque sabe que no es un seguidor de Valentine o no la habría acusado de ser una; era como ella, un nefilim perteneciente a la Clave, un cazador de sombras que había firmado su propia condena. Si Victorie hubiera conocido la identidad de su atacante... Tal vez hubiera sentido compasión pero en ese momento no la sentía. Eligió sus siguientes palabras con todo el cuidado posible —¿Eres un miembro de la Clave no es así? ¿Tienes idea de lo que te harán cuando sepa que le has puesto la mano encima a un miembro del consejo?— dice suavemente mirándolo sin ningún tipo de emoción reflejada en aquel rostro tallado en mármol —Llévame a la Ciudad Silenciosa si eso deseas, hablaré ante la espada mortal, pero no tengo porqué responderte nada a ti. Llévame ante los Lightwood, pon una runa de unión en mis muñecas, no me resistiré. No tengo nada que temer de la Clave cosa que tu si deberías hacer.




- One Woman Army -:
avatar
Mensajes : 73

Post de rol : 33

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A Wolf In Sheep's Clothing
→ LUNES → 20:00 HRS → CENTRAL PARK  → NUBLADO
El abismo se abrió bajo mis pies, la fría sensación a las puertas de una estúpida decisión, y el porqué debería arrepentirme sí no podía dar marcha atrás comenzaron a agolparse en mi garganta como los sentimientos que jamás declaramos ante el miedo de la no correspondencia; en mi vida había sentido tanto odio e ira por una mujer. Yo, que siempre respeté y defendí al sexo opuesto, cometía el error contra lo natural al someter una hermosa mujer parisina sobre la grava. A ti. Con tus inhumanos ojos azules confundiendo la razón de mi ser y haciendo cuestionar sí cuando llegué al mundo tenía que servir a la tarea sagrada de Raziel. ¿Qué, en el nombre del ángel, no puedo entender?. Aunque sí las palabras pudieran tomar forma, en ese caso, lo que inició tu oración podría haberse transformado en una espada al rojo vivo atravesar el centro de mi pecho y retorcer al corazón que dejé de escuchar minutos atrás por ser un imbécil.

Qu'as tu dis?— Mis pupilas se dilataron como mis ojos abiertos de par a par, la sangre en mi rostro desapareció mientras un velo imaginario se retiraba de mi visión, separo mis labios resecos con una nueva pregunta que no podía pronunciar, y mi cerebro no conectaba el significado de tus siguientes preguntas y frías amenazas. ¿Alguna vez tuviste la sensación de un desmayo momentáneo?. La interferencia de mis sentidos se detiene en el instante que parpadeo para quitar esa penumbra nublando mi vista, mojo mis labios tomando una pronta bocanada de aire, mecánicamente retiro la mano de tu cuello y capto la inflexible modulación de tu voz que inunda mi cuerpo con una tensión paniqueada. Incorporo mi cuerpo del tuyo con el desplazamiento veloz de mi cadera a la grava en mi retaguardia, sentado de sopetón, cierro los puños rascando con las uñas la tierra debajo de ellas y emito un estrangulado gemido atorado en la garganta.

Vous... vous n'etes pas un Hivernuage (Wintercloud)—Giro sobre mi propio eje al costado derecho para ponerme de pie —ce n'est pas possible— mascullo balbuceando sin dirigir la mirada a ti, te doy la espalda, peino mi cabello hacia atrás usando de ambas manos para estrujarlo en la nuca, camino en círculos mientras niego con la cabeza repetitivas ocasiones. Mis pensamientos no tienen control ni orden, ¿porqué?, ¿cuándo?, ¿cómo?. Exhalo una gran bocanada, mi labio inferior tiembla, seco el sudor de mi frente con la solapa del abrigo y entretanto elevo la mirada a la bóveda celeste como echo a mi nuca el peso de mi cabeza para llevar el aire fresco a mis pulmones —..."La loi est dure mais elle est la loi"...— mi voz se fue apagando con la vergüenza teñida en ella, inclino mi cabeza a la altura de mi barbilla pegada a la garganta, escondo el rostro entre mis mugrosas manos y carraspeo el nudo en mi garganta que impide más sonido. Me armo de valor para darte frente tras quitar las manos de mi rostro, no tengo más en mi defensa que la honestidad como última herramienta, soy vulnerable frente a ti de una manera donde ya no existe el engaño o una mala táctica para que volvamos a nuestra batalla inicial.

Mi nombre es Christopher O'Dare, Miembro del Consejo, en mi... — Aprieto la mandíbula con ruego en la mirada por tu disculpa —...en mi recae la responsabilidad de interpretar las Leyes de nuestra raza, proteger a los Acuerdos y Alianza. Separar los sentimientos de nuestra labor. Tomar... tomar la espada contra nuestro enemigo y traidores— recito uno de los tantos juramentos personales, mi propio juramento al entrar en el elitista grupo de mediocres retrógradas que me habían convertido en uno de ellos. Con la frente en alto, avanzo a ti acortando las distancias pero dejo la suficiente asumiendo que sí actuarás en contra de mi -ataque o defensa- no opondría ninguna resistencia después del merecido castigo que me merezco en todo el nombre de la palabra —Et moi— niego con la cabeza, me obligo a recuperar la compostura como dejar de estar cambiando el chip de francés por inglés o no haría más que agraviar mi propia situación —Y yo, en el nombre del Ángel, te pido una disculpa que sí deseas cobrar con mi vida... lo entenderé... al igual que yo te amenacé con llevarte a la Ciudad Silenciosa, tú puedes hacerlo



¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 776

Post de rol : 207

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A wolf in sheep's clothing
Christopher O'Dare → 7:30 p.m. → Central Park  → Nublado
La lengua francesa tan natural en ella le era más fácil de leer que el rudo inglés. A ella el francés siempre le había parecido delicado y sentimental, hablar en ingles para ella no era lo mismo que decirlo en francés. Con el francés ella lo sentía vibrar en cada fibra de su ser, se preguntó si para aquel nefilim sería lo mismo pues cuando le preguntó aquello ella podía jurar que lo escuchó como si le acabaran de decir que alguien que conocía estaba muerto. ¿Por qué? ¿Por qué la reacción había venido hasta que ella había dicho su nombre? Espera, como si el cazador de sombras frente a ella fuera algún tipo de depredador que si se movía demasiado brusco podía asustar. Cuando el mismo retiró el agarre sobre su cuello ella respiró hondo agradecida en parte mientras la furia que antes la consumía poco a poco se iba minimizando, lo miró sentarse y ella se incorporó lentamente mientras se sobaba el cuello adolorida.

Je ne mens pas, moi n'ai aucune raison de fuir— le dijo confundida. ¿Pero a que venía esa seguridad de que ella no podía ser una Wintercloud? A menos qué... No, no podía ser. Ella no quería creerlo, no quería creer que había viajado desde tan lejos para descubrir qué.... Se negó a pensarlo y se incorporó sacudiéndose la tierra de la ropa mientras mantenía los labios apretados. Se veía dura e inflexible, como las estatuas talladas en mármol, mientras la desaprobación inundaba su cuerpo con lentitud. Decidió que iba a esperar, esperar antes de decidir si en sus manos estaría el destino de aquel cazador de sombras o no. Pero la espera... La espera era eterna mientras aquel nefilim procesaba tal vez el hecho de haber agredido a un miembro del Consejo de una familia prestigiosa, eso explicaría el porqué había reaccionado de esa forma cuando ella había dicho su nombre, ¿No? "Es la única explicación" se repetía sin cesar, como si fuera una plegaria. Victorie normalmente intuitiva, con una agudeza mental sorprendente, se negaba a aceptar lo que una parte de ella, ya sabía.

Claro que una vez que escuchó su nombre, aquello dejó de tener sentido.

El tiempo se ralentizó mientras un zumbido inundaba sus oídos. Se sentía como si estuviera bajo agua, cada vez hundiéndose en lo más profundo de una piscina. Más abajo, más abajo. Hasta que dejó de importar el porqué estaba ahí o porqué aquel cazador de sombras se encontraba frente a ella. "Christopher, Christopher O'Dare" pensó ella atontada todavía sin saber realmente como debería reaccionar. "¿Por qué?" fue lo único que atinó a pensar mientras se quedaba ahí parada, tan vacía como una calabaza de Halloween a la que le han quitado las semillas y la pulpa de la fruta para grabar una fantasmagórica sonrisa en su corteza. Era un pensamiento estúpido y ella lo sabía, pero no podía evitar sentirse como si la hubieran engañado. Como si aquella bruja la hubiera engatusado y la había llevado al lugar incorrecto, tras la persona incorrecta, como si su medio hermano tuviera la culpa de haber arruinado cada esperanza de la rubia, cada fantasía -evidentemente ilusa y tonta- que ella tenía de ese momento. Cuando intentó enfocar el rostro que tanto dolor le causaba notó la humedad en su mejilla. Estaba llorando. Ella, ella que era alegre, que amaba la sensación de estar extasiada, de un buen libro, de un café en la mañana; ella que llevaba sin llorar desde que el fantasma del Instituto de Cannes le había contado su historia.

Y su tristeza pasó a ser frustración. Su madre solía decirle que no había peor sentimiento que ese; para Suzzette Schreave no había peor sentimiento en el mundo, más destructivo que la frustración. La férrea mujer solía llamarle la mère du mal (la madre de todos los males) refiriéndose a que cualquier sentimiento negativo que un nefilim podía sentir, nacía de aquel sentimiento. Sacudió la cabeza mientras con un movimiento brusco se quitaba aquella solitaria lágrima, parpadeando varias veces para evitar que las demás salieran a flote; como si de un animalillo asustadizo se tratase Victorie encerró aquellos sentimientos vulnerables que habían salido a flote mientras veía la súplica en los ojos de Christopher. ¿Cómo se atrevía a mirarla de esa forma, como si fuera la salvación hecha persona? ¿Después de que la había atacado sin razón alguna? —¿Por qué estarías dispuesto a pagar con tu vida mi perdón?— le dijo mientras su frustración manaba a borbotones —C'est pas à moi de te juger— suspiró mientras cerraba los ojos, ¿Eso que sentía era decepción? No debería ser de su incumbencia el aprecio que le tenía su medio hermano o no a la vida, si era tan loco como para ofrecerla como si de una baratija se tratase...

Victorie lanzó la daga en su dirección, que se clavó en un árbol detrás de él. El metal vibró con fuerza contra la madera mientras ella clavaba sus ojos azules en los de aquel rubio —Tu no le ofreces tu vida a un extraño, si cometiste un error, te aseguras que no vuelva a pasar. Si has cometido varios, cambia— su tono de voz estaba lleno de desaprobación mientras sus ojos lo miraban como si no supiera muy bien que hacía ahí —No me interesa arruinar tu vida y no deseo nada de ti. Tenía curiosidad ¿Sabes? De porqué no usabas el nombre de mi familia— no dijo "nuestra". Tal vez su madre tenía razón y mientras Christopher no usara el nombre de su familia no era de su incumbencia. Todo el viaje ahora le parecía un completo sin sentido, debería quedarse por supuesto, la Clave necesitaba refuerzos y ella no tenía ganas de regresar a Cannes donde su madre la regañaría y luego estaría más altiva de lo normal por haber tenido razón—Pero supongo que realmente no importa, era una tontería— frunció los labios suavemente desganada —Además, si no lo usas, es porque realmente no te lo mereces. Juzgaste mi alineación por verme una hora hablando con una hada, eres demasiado impulsivo y descuidado— lo miró con tristeza, en parte porque se sentía traicionada -¿Curioso no? Teniendo en cuenta que no conocía realmente al chico de nada- pero más que nada porque ella podía leer el dolor en su rostro, como si supiera que atacarla de esa manera, de haber reaccionado diferente podría haber perdido sus runas.

Si hiciera lo que debería de hacer, lo habrías pagado con tus runas.




- One Woman Army -:
avatar
Mensajes : 73

Post de rol : 33

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A Wolf In Sheep's Clothing
→ LUNES → 20:10 HRS → CENTRAL PARK  → NUBLADO
El sudor baja copiosamente por mis sienes, mejillas y se une en mi barbilla donde escurre al suelo o mis ropas; siento mi boca reseca y labios partidos. Percibo hasta el más mínimo sonido, la respiración de ambos hace parecer que hay una bóveda de inmensa acústica sobre nosotros. Y diviso lo que quiebra lo poco que quedaba de mi fortaleza y compostura. Una lágrima fugaz y pequeña. Tal vez creías que no me daría cuenta de tu obstinado control por no llorar de ira o frustración... no podría describir lo que vi en tu rostro antes de que lo enterraras bajo muchas capas de esa seguridad que no se puede fingir por lo menos en la delicada cuerda floja en donde estábamos ambos. Sí bien la primera pregunta me dejó descolocado, no tengo una respuesta concisa y que no suene a excusa para liberarme la vergüenza.

Quizás por que no puedo...— Jalo aire por la boca luego de escuchar el aire cortado y ver en el rabillo del ojo a un fino cuchillo lanzado peligrosamente cerca de mi mejilla que no era su objetivo sino el árbol a mis espaldas. Mis rodillas se habían tensado, el golpe de aire en el estómago me produjo nauseas, ¿he comido?, puede que no por el ácido subiendo por la garganta. ¡Estas loca!. Giro la cabeza encima del hombro para ver que efectivamente estaba ahí la daga pero ¿porqué?. Regreso la mirada a tus hipnotizantes ojos azules mientras presto atención en tu sentencia acusatoria como sí fuera el sermón que tendría un niño travieso atrapado con las manos en la masa y el que lo sermonea no es precisamente el alma más caritativa; me recuerdas a Brenand con ese porte tan digno y severo. Y sí, el gato me comió la lengua -¿a quién no?-.

El rostro me fue cambiando desde la mención de mi apellido y su prepotente carácter francés luciéndolo con esa arrogante mirada que no me dejaba de ver; no entiendo qué sentido "de supervivencia" tiene atados mis pies a la grava, el miedo por la daga sólo ocurrió en segundos, y qué pasaba para que no pudiera reclamar o callar sus delicados labios era... era... detestable. Por el Ángel, ¿te dabas cuenta de lo que estabas diciendo y cómo me hablabas sin conocer en lo absoluto por lo que yo había pasado?. No se trataba de orgullo lastimado ni la alarma del control para el frenesí, de verdad, para ser mujer estabas sacando lo peor de mi y la grandiosa técnica de contar hasta diez no ayudaba en lo mínimo.

Disculpa, ¿y tú quién te crees que eres para...?— Mi indignación la pasaste por el arco del triunfo, es más, estoy completamente seguro que ni siquiera escuchaste una palabra de lo que intento reclamar para detenerte. Ansío masajear mis sienes o quitar el sudor de mi rostro pero ¿y sí eso hace que explotes y lo mal interpretes como desesperación?; aparentemente mi castigo era escuchar lo que tu acento parisino hacía remarcar en un sermón cada vez más irritable. Tuerzo el gesto, ni modo, lo que gano por pertinente hasta que...

"Si hiciera lo que debería de hacer, lo habrías pagado con tus runas."
¿Qué?.

Y yo creía que había sido cruel al acusarte de ser una impostora como traidora. No puedo creer que lo hayas dicho, así, sin "pelos en la boca" o algún tipo de resentimiento, nada, eras como una bendita tumba fría sin vida y que no paraba de preguntarme sí algún día yo me he visto así de seco.

¿No te lo dije?— Mi voz salió ronca por la ira, el desasosiego y una profunda molestia confundida con calma; ya tuve suficiente —"no tienes idea de lo que es ser un cobarde sí nunca has visto con tus propios ojos lo que un Cazador de Sombras le puede hacer a otro"— meto las manos a los bolsillos para cubrir mis blancos nudillos de tan fuerte que apretaba mis manos —Y es cierto, te juzgué por hablar con un ser del reino mágico, he atacado porque los Lightwood jamás avisaron de nuevos miembros del Consejo, al menos... no mientras yo estaba en el Instituto que fue hace un par de horas y, necesito aclararte, resido ahí. ¿Porqué he actuado contra tu excelsa persona?, pongámoslo así, ¿qué harías tú sí hubieras estado presente en la masacre más despiadada en el Gard donde tus propios hermanos atacaron y mataron a muchos que apenas habían cumplido la mayoría de edad?— me trago la bilis, aprieto tanto la quijada que siento chasquear mis dientes con brusquedad —No posees sentido común de la época en la que nos encontramos, ¿verdad, Victorie?; ni siquiera te importa o te afecta que no puedas confiar en tus hermanos de la gran sangre celestial. Eres idéntica a todos ellos que estuvieron fuera de ése ataque, ¡despierta ya!— lo juro, fue imposible no gritar, sé que no es culpa tuya que hubiera arremetido mi frustración en la dirección incorrecta. No quería lastimarte más de lo que ya lo había hecho pero, ¿a quién demonios se le ocurría prejuzgar a alguien que no conoces y crucificarlo por un error?.

Pero ¿sabes qué?, tienes razón, no merezco el apellido que está destinado a que los últimos que lo lleven se les quite las runas. Y menos cuando resulta que la familia tiene la tendencia a ser como los idiotas que se preocupan más por su nivel clasista que en lo que ocurre bajo sus pies— Bufo con fuerza y frío como tú, no quiero volver a ser tratado tan superficial —gracias, de verdad, me alegra saber que mi decisión por no tomar su apellido es la correcta, ¿quién, de todas formas, querría ser un petulante Wintercloud?— ya, bien hecho, acabo de decir lo que se supone no se dice al primer familiar vivo que encuentras de la familia a la que siempre quisiste conocer por todas esas historias célebres de Robert o los rumores de veteranos Nefilim. Qué más daba. —Haz lo que quieras—  giro sobre mis tacones dándote la espalda, hiervo de ira, comienzo a caminar... trotar... ¿caminar acelerado?... al instante que subo el cuello de mi abrigo para cubrirme de las heladas ventiscas.

¡No te preocupes, los hijos de mis hijos llevarán siempre el "O'Dare" por encima del innombrable!— Basta, lo estoy arruinando, ¿qué tenías para sacarme de mis casillas y yo de las tuyas?


¡Visita mi  "Galerie Parisienne" !
We're a cool team, no?:
All begins like a normal relationship, don't you think? But...:

¡Patito, gracias por el regalo! :)
You're right, I was wrong, you never be my little sister and I love you for that.:
avatar
Mensajes : 776

Post de rol : 207

Temas : 8/8 (¡xD OUT!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4395-let-me-show-again-chris-id-ficha-de-pjhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4418-oh-come-on-im-ready-for-youhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4478-well-done-mr-nephillim-cronologia
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

A wolf in sheep's clothing
Christopher O'Dare → 7:30 p.m. → Central Park  → Nublado
¡No podía creer que hubiera desafiado a su madre por esto! Apretó los labios con fuerza mientras un ligero temblor sacudía su mano presa de la furia. Por más que intentaba acallarla lo único que deseaba era tumbar a su medio hermano al suelo, golpear, morder, arañar, lo que fuera con tal de acallarle porque ella no era así ¿No veía el tampoco el dolor en sus ojos? ¿Lo mucho que se sentía herida por sus palabras, la razón por la que le había dicho aquello?

¡Claro que lo he visto Christopher! Lamento mucho todo lo que les ha pasado aquí, de verdad, pero si crees que ningún cazador de sombras ha visto tanto dolor como tu, eres un ignorante. Todos hemos visto la muerte, todos conocemos que es sentirse débil e impotente ante el no saber si confiar en nuestros hermanos o no. ¿Cuantos años tenías cuando tuvimos que pelear unidos a los subterráneos? ¿Quince años? Yo estuve en esa batalla hermanito, cuando no se podía ni confiar en la Clave pues Valentine se había metido en el bolsillo a todos, así que no me digas que no sé de que hablo— le espetó con furia. Recordaba su desesperación cuando después de la batalla se había enterado de las cosas que había hecho el inquisidor Aldetree o el Consul Malachi ayudando en secreto al peor enemigo de la Clave. En esos tiempos confiar los unos en los otros era casi imposible ¿Y ahora le venía aquel rubio diciendo que no tenía ni idea de lo que él decía? —¡O por el amor de Dios, cállate Christopher! Tu actúas como si nadie más tuviera idea de lo que se siente vivir en tiempos de guerra, la única diferencia es que las personas que ya hemos vivido una aprendemos de nuestros errores. ¡Precisamente porque estamos en guerra no podemos desconfiar de aquellos que podrían ser nuestros aliados! Los subterráneos están divididos, los nefilims están divididos, que no ves que solo fomentas nuestra propia autodestrucción con tu sentimiento de que desconfianza? Si, apesta, no poder confiar apesta pero te lo tragas porque si no lo único que logras es causar más daño.

Se tambaleó como si el rubio la hubiera abofeteado. ¿Pero que diablos le pasaba por la cabeza? ¿Qué tras todo este tiempo no había entendido que si uno de ellos estuvo a un error de perderlas, no era ella? Lágrimas de furia se resbalaron por sus mejillas mientras su "hermano" seguía soltando golpe tras golpe sin pararse a pensar en lo que estaba diciendo. "Mi familia no es así" quiso gritarle pero ¿No lo era? Su madre lo único que había querido es impedir que ella fuera a buscar al cazador de sombras frente a ella porque quería que fuera Victorie la que llevara el apellido que ni siquiera era de su madre, su abuelo no había apoyado del todo la decisión de su madre, pero tampoco parecía querer que fuera. Y si bien la Clave había solicitado el apoyo de los institutos su madre hubiera preferido enviar a cualquier otro que a su hija sabiendo que esta era una excelsa guerrera —Tu no tienes una mejor idea de lo que estás diciendo. Pero si, tienes toda la razón, por mi mejor que no lo lleves, quédate con tu apellido mundano— dice con rabia, y no porque ella tuviera algo contra ellos, si no porque era tal su enojo que ya ni siquiera pensaba con la claridad que debería y suelta lo primero que le viene a la cabeza ¡Sin filtros! Excelente demostración de lo que es tener un autocontrol envidiable —No puedo creer que haya venido sólo para conocerte, eres insoportable y egoísta, esa maldita bruja es una embaucadora y tu... — tomó aire y se mordió la lengua.

¡Por mi excelente! Aún que tendrán mucha suerte si llegan a ser nefilims siquiera— brama iracunda antes de darse la media vuelta antes de que haga algo estúpido como matar a golpes a otro cazador de sombras, que sinceramente, estaba considerando.

No supo cuanto tiempo estuvo corriendo, pero en algún punto las lágrimas dejaron de ser lo que empapaban su rostro y la lluvia se unió al lamento de la rubia, debería dirigirse a su departamento, debería tomar sus cosas y largarse a Cannes, porque en ese momento no le importaba lo que le fuera a decir su madre, lo único que quería era alejarse de Estados Unidos, de Nueva York, de su medio hermano, de todo aquello que era nuevo para ella y regresar a la familiaridad de su vida, sin nuevos familiares que hicieran todo lo posible por decepcionarla. Ya tenía suficiente con los actuales.




- One Woman Army -:
avatar
Mensajes : 73

Post de rol : 33

Temas : 3/6


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8381-love-is-a-beautiful-fear-victorie-c-wintercloud-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8423-nothing-but-i-m-damn-sure-it-s-more-than-you-victorie-c-wintercloud-rshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8441-lights-will-guide-you-home-victorie-c-wintercloud-chronology
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.