10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight ⇎ Sugar B.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Había cruzado un portal desde Alacante y luego caí en cuclillas con una rodilla apoyada en el suelo cerca de un lago desconocido. Mi caída había removido cierta agua, mojando un poco el abrigo que caía por debajo de mi cintura. El frío se incorporó a mi cuerpo, el agua helado y la fría atmosfera me provocaron escalofríos. No me había empapado completamente, pero si lo suficiente para causarme incomodidad –Demonios- musitó a regañadientes mientras sacudía el agua de su ropa. Mantuvo su mente ocupada en esto durante un buen rato antes de percatarse que estaba en un lugar casi desierto. Observó al cielo, desde donde había caído, para toparse con una bóveda celeste llena de estrellas. Sus pensamientos se nublaron ¿qué no era Nueva York la ciudad de los rascacielos? Y entonces… ¿por qué no veía ningún edificio a su alrededor? Además, se supone que con tanta contaminación lumínica (característica de Nueva York) no debería poder distinguirse ni siquiera la osa mayor.

Preocupado por su paradero intentó recordar en que estaba pensando al cruzar el portal ¿quizás en Praga o en Bucarest? Rayos, pues era obvio que no estaba en Nueva York ni mucho menos en Estados Unidos. Inmerso en su confusión recordó que tenía una foto del instituto de Nueva York en su bolsillo, entregada por la Clave para que visualizase el lugar al que lo llevaría el portal. Metió su mano en el interior de su abrigo para sacar la fotografía y posarla frente a él. Se preocupó por un momento que la tinta se hubiese corrido, pero por suerte no fue el caso. Dio varió giros sobre sí mismo para intentar buscar una estructura similar a la representada en la foto pero no tuvo mayor suerte, no había nada similar –Es evidente que no es acá- se dijo a sí mismo en voz baja. Pensó en todo lo que pensaría La Clave si no llegaba a su destino, ellos últimamente todos paranoicos seguro dirían que había escapado para unirse a Valentine y su malvada horda de secuaces maléficos, dijo en su mente con tono irónico característico de las caricaturas.

Se levantó del suelo donde había caído y se había encontrado pensando en una solución, supuso que lo mejor sería caminar y preguntarle a alguien donde estaba. No esperaba encontrar a muchas personas dispuestas a ayudar pues no había casi nadie en aquel parque. Comenzó a caminar lentamente entre los caminos bordeados por árboles mirando sus botas, disfrutaba del aire gélido que desprendía aquella noche de invierno.

avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

–Vamos a ver si lo he entendido…– El  tono de impaciencia que se filtraba en sus palabras era mas que evidente, cada musculo de su cuerpo parecía demasiado tenso y los brazos cruzados sobre su pecho daban la ilusión de haber sido forjados con roca. La luna se encontraba demasiado perezosa como para ofrecer mas que la pálida luz blanquecina y el tenue resplandor de los faroles era a penas existente en los alrededores del desolado parque, al que los mundanos consideraban como el pulmón de la gran manzana y las criaturas de la sombras reconocían como territorio de  hadas por excelencia. Aun así, resultaba mas que evidente la irritación del joven licántropo. Su mirada de inconformidad, las gruesas cejas oscuras que trazaban un profundo ceño y la mandíbula extremadamente tensa era una prueba segura de que se estaba adentrando en terreno fangoso –¿Estas diciéndome que no vas a hacerlo?–

Por otra parte, parada justo frente a el y dejando en evidencia la demencial diferencia de altura –El licántropo le doblaba la altura, de una forma bastante literal– se encontraba una impaciente Sugar Beth. En algún punto de aquella absurda conversación se había dispuesto a imitar la pose del licántropo aunque su expresión era mas bien como una caja fuerte, completamente imperturbable. Tenia los labios apretados en una fina línea y sus orbes violáceas lo observaban con severidad. Privarse a si misma de sus preciosas horas de sueño no la convertían precisamente en la jovencita mas risueña del mundo   –Eh… No se si te has dado cuenta cariño, pero ya lo he hecho y no es mi culpa si no ha salido como lo tenias planeado–

Toda la situación era bastante extraña ¿Qué hacia un licántropo y un hada parados en una helada madrugada, discutiendo  en medio del Central Park? ¿Era posible que estuviesen planeando alguna especie de conspiración, a caso estaban decidiendo quien escondería el cadáver de su mas reciente victima? Ni la una ni la otra. La ultima imagen que podría conferir el hada de si misma era una donde se veía asesinando a cualquier ser humano, aunque aquel escenario tenia todo el aspecto de ser algo así, la verdad es que todo se resumía muy fácilmente; Sugar Beth había tenido una de esas desastrosas ideas en las que se permitía muy de vez en cuando hacer negocios con otros subterráneos, a fin de cuentas vivir de un sueldo de dependienta no era nada alentador y uno tenia que ganarse la vida. Aunque sus clientes resultaran ser canes con muy mal temperamento.

El licántropo rodo los ojos, su obstinación era admirable –Se suponía que abrirías un porta para los dos, no solo para ese idiota– señaló con ímpetu un punto a ciegas, a tan solo unos metros de distancia de donde ellos se encontraban y donde su colega habia desaparecido a través del portal que el hada habia abierto. “Ese idiota” resulto ser otro licántropo de su misma edad y que resultaba tener un temperamento mucho mas impaciente que el que estaba haciéndole reclamos al hada. Los dos habían acudido a ella para que lo hiciese, y Sugar exigió su pago por adelantado, en algún punto de todo el asunto se habían puesto a discutir. Sugar se mantuvo al margen de todo el asunto pero la cosa tomo dimensiones cataclismicas y el otro lobo, furioso, atravesó el portal y este termino por sellarse antes de que su compañero tambien lo hiciera –Tienes que hacer uno nuevo–

–¿Vas a pagarme? Porque no tengo ninguna intención de hacerlo gratis– cuestionó ella, mientras evaluaba distraídamente el estado de su esmalte color ciruela.

–¿¡Que, otra vez!?– Exclamó el muchacho, evidentemente consternado –Por supuesto que no–

–Pues entonces hemos terminado aquí; de por si no me agradan hacer estas cosas y el hecho de que tu y tu compinche no supiesen dejar de lado sus problemas para realizar la simple tarea de atravesar un portal no es asunto mío. No voy a lidiar con sus platos rotos, me han dicho que abriese un portal y eso es lo que he hecho. Me limito a cumplir con mi parte–
Respondió ella rápidamente, esbozando una sonrisa resplandeciente. A la misma le siguió una cierta chispa de diversión que resplandeció en sus ojos y molestó aun mas al licántropo. Llevó su diestra hasta la parte trasera de sus ajustados Jeans y extrajo del mismo su móvil, agitándolo frente al licántropo –¿Necesitas que te pida un uber?– profirió con sorna. El licántropo le dirigió una mirada calcinadora y segundos después, se dispuso a desaparecer entre las sobras y los matorrales del central park.

Sugar Beth se encogió de hombros y comenzó a caminar a través del sendero,  con la misma serenidad que hubiese empleado intentando lidiar con un cliente irascible en East Village. Probablemente hubiese actuado un tanto imbécil con el muchacho, después de todo había sido solo un error, pero por mucho que le gustase todo el asunto de hacer tratos en mitad de la noche (que no le gustaba, en absoluto) podría llevarse una buena reprimenda y aquello no valía la pena por estar de altruista con un hijo de la luna, ella debía velar por su propia seguridad, a fin de cuentas estaba sola en la ciudad de acero.

Caminó unos minutos a lo mucho y decidió que no tenia mucho sentido volver a casa ahora, el sueño se había desaparecido de su sistema y no parecía tener intenciones de volver  por lo que decidió que era una buena idea sentarse sobre la grama, aspirar un poco del aire gélido del invierno y el profundo silencio que albergaba en aquella zona de la urbe. Sentada ahora sobre el suelo, echó la cabeza hacia atrás para mirar hacia la luna, haciendo que la melena lilacea se deslizara a traves de sus hombros. A veces el ruido de la civilización lograba perturbarle demasiado y las noches de Central park eran bastante reconfortantes en esos casos. Fue entonces que vislumbró una silueta caminar en su dirección, Sugar frunció el ceño y se quedo mirándole detenidamente, incapaz de percibir si se trataba de un mundano, una de sus hermanas de raza o cualquier otro subterráneo –No es que sea de mi incumbencia pero…– comenzó a decir, una vez que el muchacho se encontraba lo suficientemente cerca para escucharle. A través de la tenue iluminación de los faroles distinguió ligeramente sus facciones y el color azabache de su cabello –¿No es un poco temprano para hacer footing?-

Vale, tal vez estaba siendo  mas elocuente y descarada de la cuenta pues aquello no estaba siendo muy sensato de su parte. Visto desde un punto logicó podría tratarse de un psicopata o algún demonio con ganas de hacerla papilla en aquel reconvengo del parque donde nadie pudiese escucharles, pero Sugar no se encontraba en su mejor forma en esos instantes de insomnio y su juicio parecía haberse dado a la fuga. Decidió ponerse de pie, tanto porque estaba helandose y la grama humedecía su garbandina como porque aquello le facilitaba poder salir pitando si las cosas se ponían feas, del modo que fuese se aseguró de que se diese cuenta que ya era consciente de que estaba alli, de modo que no la tomase por sorpresa. Lo ultimo que necesitaba para agregar a su lista de cosas extrañas en ese dia era un subterraneo demente que quisiera arrancarle las alas.



♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Mientras caminaba sin rumbo fijo por el sendero bordeado con árboles escuché voces molestas que se fundían con un sonido producido por el goteo del agua. Sonaba a que alguien estaba muy molesto, tenía una voz grave que no inspiraba nada de confianza. Por un momento consideré acercarme a preguntar dónde estaba, pero la idea se desvaneció lentamente. Desvíe la mirada de mis botas hacia el firmamento que antes despejado y cubierto por estrellas comenzaba a nublarse lentamente.  Ahora también surgió la incógnita de dónde encontrar una pequeña taberna para refugiarme de una posible tormenta. Ya estaba bastante húmedo por la improvisada caída que tuve cerca al lago aun así, no quería que ser encarcelado empapado en Idris, tenía que estar presentable para mi posible juicio por abandono o quizás ¡alta traición! Total, quien sabe que cargos podrían impugnarme esta vez por mi pequeña distracción. La situación era bastante adversa, tenía pocas posibilidades de salir bien, pero seguía firme en que acercarme a preguntarle cosas extrañas a alguien molesto, aunque no hubiese prácticamente nadie más cerca, fuese una buena idea. Una fría ventisca golpeó mi cara y las partes descubiertas o húmedas de mi cuerpo se enfriaron, helándome los huesos y causándome molestia. Detuve mi velocidad y me apoyé en un árbol muy corrugado que me sirvió para descansar un rato –necesito un trago- dije en voz baja a medida que recuperaba un poco el aliento. Seguí con mi caminata nocturna a través de la espesa bruma que difuminaba la tenue luz de las lámparas en aquella hermosa… o más bien tormentosa noche.

Vi que a escasos metros que una pequeña sombra se formaba, iluminada por el reflector de una fuente circundante. Se veía pequeña y bastante débil, cosa que me causo cierto descanso pues por un momento pensé que podía ser aquel hombre molesto que armo un pequeño escándalo algunos minutos antes. A medida que la figura se acercaba pude divisar que era una mujer que se veía bastante joven, parecía brillar tenuemente, como si reflejara la luz de la luna. Traía el pelo morado y una ropa lo bastante peculiar, no parecía mundana… o tal vez era una cosplayer. Claro, claro que sí, me habían mencionado que Nueva York estaba plagada de cosplayers, otakus, frikis y todo ese tipo de mundanos que son más raros que los mundanos en sí. El camino que seguía se cruzaba con el de aquella chica que me sorprendió un poco con su voz, pues no es normal hablarle a un chico con tatuajes y con aire bastante peligroso en plena noche. Mantuve una prudente distancia de la chica y la observé de pies a cabeza -¿No te enseñaron a no hablar con extraños y mucho menos en un lugar desolado en plena noche? No quiero sonar grosero pero cualquiera diría que es algo peculiar… en fin debe ser por lo cosplayer– aclaró su garganta antes de proseguir -Desde luego que me encanta tu disfraz ¡es bastante auténtico! Aunque quizás no encaja mucho con esta época navideña pero... ¡qué más da!- dije con cierto entusiasmo.

Dado a que mi primera pregunta fue retórica y no esperaba mayor respuesta di un par de pasos hacia adelante para continuar con mi camino, dejando a la chica atrás. A ella no iba a preguntarle nada, seguro ella estaba más perdida que yo, seguro me diría que estaba en el mundo de fukoaishi no neisho o cualquier otro nombre japonés recién inventado que le saliese del cerebro. Aun así, la palabra “footing” resonó en su cabeza, no sabía el significado de aquella palabra y esto le causo curiosidad. Intentó despejar su mente diciéndose que seguro era una tonta palabra newyorkina sin sentido, inventada por mundanos sólo por popularidad, pero no se sintió satisfecho con aquella explicación. A continuación, sacó su móvil y tecleó en Google la palabra “footing” y leyó en Wikipedia su significado. Sintió como se le revolvía el estómago ¡qué asco acababa de leer! Debía confrontar a aquella chica por su extraña y desagradable propuesta. Giró sobre sí mismo ciento-ochenta grados y se encaminó por donde venía dando rápida zancadas para alcanzar a la peli morada que se había encontrado hace un rato. Al divisarla entre una ligera capa de bruma se acercó y comenzó a leer de su móvil mientras caminaba detrás de ella -El fetichismo de pies es un pronunciado interés fetichista en los pies…- dijo algo asqueado por el tema –Oye oye, creo que está algo mal andar haciendo propuestas tan perturbadoras a extraños en el parque- dijo con con confusión. Recordó que era cosplayer, le habían dicho que ellos estaban dementes, y esto parecía comprobarlo ¿Sería esta la explicación? Yo esperaba una disculpa o quizás una explicación más creíble sobre aquel comentario. Por Raziel, estaba en un lugar desconocido hablando de fetichismo de pies con una cosplayer, ¿qué clase de sueño retorcido estaba teniendo?

Spoiler:
Espero no ponerme muy loco pero es similar a lo que me ocurrió x´d. Yo hablo inglés pero igual quería saber exactamente a que significaba y en realidad resulté topandome con esto que me llevó a la cuarta opción. La verdad me reí un buen rato mientras redactaba, espero no haber cruzado la línea un poco.


Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

La penumbra no fue lo suficientemente contundente como para que ella no pudiese percibir la forma en la que le miró,  gesto que imitó por inercia con cierto recelo. Ahora ubicado a unos cuantos metros de su posición, resultaba mucho mas sencillo distinguirle y sin duda alguna no tenia pintas de ser la persona mas simpática del mundo, especialmente porque el sujeto en cuestión era la viva representación de las pesadillas paternales, los tormentos de la ley y los suspiros de preadolescentes hormonales; no necesitaba dejar ir demasiado su caótica imaginación para lograr conjurar una imagen mental de aquel mismo sujeto propinándole la paliza de su vida a algún transeúnte despistado, que seguramente yaciera  moribundo entre los matorrales del Central Park o liándola tremendamente en alguna especie de rave, esas que a Sugar no le hacían demasiada gracia, no porque todo el mundo pareciera haber subido dos todos al nivel normal de desacato, si no porque detestaba la música que no pudiera apreciarse.  

En efecto, cualquiera en su sano juicio hubiese hecho la vista gorda en vez de soltar aquel comentario cargado de irreverencia y hubiese procurado seguir su camino temiendo de no chocar con tan intimidante figura. Pero tratándose de Sugar Beth, aquella norma de lo juicioso quedaba completamente en el olvido cuando su curiosidad hacia acto de presencia y mucho mas aun cuando esta había sido empujada aun mas lejos por los destrozos del sueño y la cháchara verbal con un lobo que parecía tener muy malas pulgas.

Escuchó cada palabra conferida por el susodicho con una ceja arqueada en una interrogante muda y a medida en que este hablaba avanzó hasta estar bajo el amparo de un faro que no parecía muy dispuesto a cumplir con su función. Aquella área del Central Park había sufrido la promesa de un invierno gélido, haciendo que el ambiente se sintiese mucho mas cargado aun –¿Disculpa?– su expresión pasó de la confusión al desconcierto, dando la ilusión de que sus irises violetas se hubiesen oscurecido y sus cejas formaran un profundo ceño –¿Acaso insinúas algo sobre mi forma de vestir? Porque tu amigo mío, parece que hayas asaltado el closet de un ciudadano de Gotham deprimido con un pésimo sentido de la moda– repuso ella, conteniendo una sonrisa burlesca que no parecía que fuese a agradarle demasiado al moreno. Sus ojos se entrecerraron en dos finas rejillas, escrutando  al muchacho como si estuviese intentando hacerle un juicio mientras este se disponía a marcharse –Newyorkinos… están todos locos– dijo para si misma, mientras una carcajada muda hacia que las comisuras de sus labios se elevasen aun mas, lo mas probable es que el muchacho no estuviese en sus cabales, no parecía demasiado orientado y el tiempo que llevaba en la urbe le había mostrado una o dos cosas sobre los pésimos modales que tenían los yankees, aunque no todos parecían desgarbados con diez años mas reflejados en su piel de los que realmente tenían.

Le echó una ultima mirada por encima del hombro antes de darse media vuelta y disponerse a volver a casa. Estaba muy estigmatizado eso de que solo a los hombres se le iban los ojos demasiado, porque ella tampoco desperdiciaba las buenas vistas. Al final decidió que habían sido suficientes experiencias extrañas en una sola noche y algo le decía que un tercero terminaría por ser demasiado. A fin de cuentas seria muy ilusorio de su parte seguir rondando por allí luego de que se hubiese negado a ayudar al licántropo. Uno nunca sabe, podia terminar por darle un arrebato de locura y volver para saldar cuentas con ella, por muy hada que fuese no tenia ninguna intención de lidiar con un escenario como ese. Fue entonces que la voz del sujeto la hizo detenerse en seco, haciendo que se volviera con una expresión de absoluta confusión en su rostro. Había comenzado a caminar detrás de ella recitando algo de su móvil con un tono de evidente desaprobación en su voz, como si estuviese acusándola de haber cometido alguna aberración imperdonable. El hada estaba completamente patidifusa, procesando las palabras que el moreno había soltado rápidamente sin darle tiempo a protestar por su repentina aparición. Se alojo un silencio extremadamente incomodo entre los dos extraños, que el Hada se encargo de romper cuando cayo en cuenta de lo que estaba sucediendo, con una carcajada que no fue capaz de retener.

Si había pensado en algún momento que aquella situación era menos extraña que lo que había vivido con el par de licántropos, entonces ahora se había dado cuenta de cuan equivocada estaba –Espera, espera, espera.. ¿Fetique?– cuestionó casi sin habla, mientras echaba la cabeza hacia atrás y se limpiaba una lagrima imaginaria. Se hubiese reido sin mas miramientos si no fuese porque estaba segura de que aquello no le haría ninguna gracia al moreno y ella no estaba tan ida como para tentar al diablo –¿Estas tomándome el pelo? Mira que no suelo ser quisquillosa con los asuntos del placer pero ¿es en serio?– se esforzó porque el comentario sonara jocoso y coqueto. Pero el genuino ataque de risa no le había permitido hacerlo. Se acercó lo suficiente al Nefilim como para poder asomarse a la pantalla de su teléfono y ver lo que ponía en el buscador, rodó los ojos al mismo tiempo en que se cruzaba los brazos –Lo has puesto mal genio, yo estaba hablando sobre trotar al aire libre, no sobre fisting footing ¿Además, que cojones es un cosplay?– Tras matar abruptamente las distancias, el hada fue capaz de darle un mejor repaso ligeramente irritada por el hecho de que el universo completo se había puesto de acuerdo para que todo ser viviente le duplicase la altura aquella noche, y que resultaran tan intimidantes y enigmáticos en mismas proporciones. Aun así no se dejo intimidar por su presencia, ella estaba la mar de divertida con toda la situación y parecía ser incapaz de contener la risa, pero tenia las mejillas coloradas y una sonrisa impertinente. Como la de un niño pequeño planeando alguna trastada, demasiado distraida con todo el asunto para vislumbrar las runas que se mezclaban entre los tatuajes visibles –Oye ¿eres consiente de que traes la ropa mojada? corrígeme si me equivoco pero central park en pleno invierno no es el mejor lugar para darse un chapuzón–



♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

El frío comenzaba a tornarse más intenso a medida que avanzaba la noche, la situación a la intemperie comenzaba a perder su encanto. Sus preocupaciones habían sido reemplazadas por pensamientos burlescos y divertidos. El aire se cargaba con humedad de lo que parecía aproximarse una llovizna matutina cargada de rocío o en el peor de los casos una nevada. Comenzaba a sentir algo de sed y hambre pero no tenía como saciar ninguna de las dos. La situación se tornaba interesante, intensa y bastante única, lo que le impulsó a seguir. Además de que no había nadie más por allí y seguramente no encontraría a nadie más en un buen rato. Disfrutaba de la soledad, pero no era la decisión más sensata mientras estaba en un lugar desconocido.

Quedó un poco perplejo por la respuesta tan tajante que recibió al inicio, parecía que aquella cosplayer acosadora estaba algo alzada de tono. Era obvio que aquella chica se creía la última coca-cola del desierto, era definitivamente el estereotipo andante de una hija de papi. Lo había supuesto por su tono de voz desde un inicio y junto con su forma de vestir, los disfraces son bastante costosos. Esta parecía seguir balbuceando cosas sobre su sentido de la moda, un tema que carece de implicaciones reales, típico de mundanos newyorkinos. Era obvio, ellos no tenían ni demonios ni a Valentine así que solamente hablaban del clima o en definitiva de moda. Para él, la moda era simplemente sacar de su closet un par de cosas negras y portarlas con mucho estilo. Pero claro, la ropa es adorno de su belleza, no como otros que deben usarla como su elemento más llamativo, pobres bastardos. Al escuchar el comentario de Gotham soltó una carcajada por lo bajo –Pues claro que sí, soy el mismísimo Batman ¿tanto tardaste en descubrirlo?- dijo con tono irónico y divertido. Se volteó para observar un rato la luz emanada por una lámpara mientras analizaba un poco la situación, una cosplayer e hija de papi no era algo que combinara muy bien. Tras volverse a la chica notó que esta mantenía una sonrisa bastante inusual apoyada en su tono irónico, cosa que le causó cierta molestia. La chica se creía que su ironía era buena, pero lo que no sabía era que la de él es mejor. Pero lo que si fue un exceso es aquel comentario sobre los newyorkinos ¿¡Newyorkino él!? Seguro se trataba de un chiste de muy mal gusto, seguramente no podría haber una ofensa peor en este mundo que aquella. Le estaba insinuando que era un desadaptado social o algo por el estilo, ya era un poco intolerable. Ladeó levemente su cabeza y frunció su ceño -¿Newyorkino yo? Si tú eres el estereotipo andante de una persona que ha vivido en esta burbuja toda su vida- dijo algo irritado.

Tras hablar detrás de la chica sobre la información encontrada en su móvil mientras la seguía se fijó en su movimiento con la mano en el que simulaba llorar o algo por el estilo. Estaba psicótica la chica esta, parecía imaginar cosas, seguramente le sacaría un cuchillo de espuma y simularía matarlo en contados minutos. Se sorprendió un poco al escuchar que estaba auténticamente confundida por aquel termino que había empleado, cuyo significado desconocía. Parecía que la chica se sentía bastante cómoda hablando sobre temas íntimos pero era un poco anticuado referirse a “poco quisquillosa,” hoy en día todos tenían sus secretitos pero no tan locos ni desagradables como aquella cosa de los pies. La palabra quisquillosa unida con placer le causó un poco de risa que intentó contener pero se manifestó en una pequeña sonrisa que resultaba algo pícara. Miro al cielo mientras organizaba que decirle a la peli morada –Que no estoy de chiste, ¡eres tú la que lo ha dicho!– le dijo a modo de reclamo –Y… no me estarás haciendo otra propuesta indecente ¿verdad?- musitó con aire malicioso. Le parecía divertido el hecho de que la chica tuviese casi que montarse a un árbol para poder llegar a la altura de su clavícula donde mantenía su celular. Definitivamente era bastante confianzuda como para ponerse a observar su privado teléfono móvil. Fue algo incómodo desde luego, no sabía su nombre y ya estaba invadiendo su espacio personal aquella extraña. Parecía una escena de caricatura cuando aquella chica cruzó los brazos a modo de reclamo mientras mostraba algo de fastidio.  Toda la situación era en definitiva muy cómica pero que quede en claro todo error que hubo en la comunicación fue culpa de ella. Tras comprender un poco que sólo fue un pequeño error de palabras se relajó un poco, parecía todo tornarse más normal –Pues yo he puesto lo que tú me has dicho- Le dijo en protesta –Un cosplay es lo que hace gente uhm… un tanto peculiar como tú, se disfrazan de personajes de la televisión y esas cosas, por eso usas esas orejas falsas que llevas desde luego- aclaró su garganta antes de continuar –Ya que no sabes que es supongo que simplemente estás algo atrasada tal vez 2 meses, resulta el Halloween ya pasó, estamos en Navidad- Las orejas puntiagudas le parecían bastante interesantes así que aprovecho que estaba cerca para tocarle una con el dedo índice. Vaya parecían muy reales, seguramente tenía mucho dinero como para mandar a hacer prótesis personalizadas o algo así, esto sujetaba su teoría de que era una hija de papi. Otra hipótesis salió a flote ¿y si se las había operado permanentemente? Había escuchado de gente que se deformada y esas cosas para parecerse a sus ídolos. Por Raziel, Estaba frente a una total loca idolatra amante de las cirugías estéticas. Se quedó pasmado observando su perfil –Oye, ¿todos los cirujanos de Nueva York son tan talentosos? Esas orejas te han quedado muy reales- musitó con gran interés.

Desde su estatura aquella chica parecía simplemente una niña y además tenía facciones muy delicadas características de juventud. Se fijó en que esta estaba esbozando una amplia sonrisa, él no sabía que le parecía tan divertido, seguramente era un efecto secundario de su psicosis. Se sorprendió un poco de que se fijara en que partes de su ropa se encontraban humedos, pero esto era en realidad visible a simple vista –Pues es que resulta que soy noruego, me encanta morir de hipotermia, de hecho hace parte de mis pasatiempos favoritos- dijo con gran ironía. La chica en definitiva parecía muy interesada en lo que le estaba ocurriendo a él, la razón le causo bastante curiosidad. Él también tenía un par de dudas para ella que salieron a flote -¿Y tú eres consciente que una niña no debería andar sola a tan altas horas de la noche?- le mencionó lo más amablemente posible –¿Perdiste a tus padres o qué?- dijo en otro esfuerzo por no sonar grosero.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁


–Oh, discúlpeme señor Bruce Wayne, no le reconocí bajo toda esa capa de amargura– respondió ella con un evidente y descarado sarcasmo –Hubiese creído mas que se trataba de Darth vader La comparativa era sin duda exagerada ya que el muchacho tenia mas pintas de típico chico malo que de un temible tirano intergaláctico pero a ella le daba igual, ¿Qué le daba derecho a criticar su gusto por los colores alegres? Abría de admitir que el  cárdigan blanco y las botines cereza a juego con la boina no eran precisamente los colores de la época, pero los esquemas estaban para romperse y a ella le daba bastante igual mientras se viese fabulosa y deslumbrante. Si el nefilim estaba perdiendo la cabeza por su “sencillo” abrigo de punto, entonces no imaginaba su reacción cuando llegase la primavera y Sugar Beth perdiese completamente la cabeza con los colores de pastel, las coronas de flores y los vestuarios que no implicaran llevar un kilo de ropa encima y le dejasen liberar sus extremidades aladas que yacían escondidas bajo el abrigo, sin la necesidad de un constante glamour para que los mundanos no fuesen a perder la cabeza.

Una de las miles de cosas que le hacían odiar sobremanera el invierno, nada de faldas cortas ni vestidos de vuelos ¡La tragedia de su existencia! Escuchó al muchacho acusarle con evidente irritación de ser el estereotipo vivo de newyorkina y Sugar Beth abrió los labios dispuesta a dejar que su lengua viperina soltase otro comentario acribillarte al motociclista malhumorado, mas decidió morderse la lengua y se limito a poner los ojos en blanco. No tenia ninguna intención de aclárale que aquello no era mas que una acusación falsa, puesto que llevaba muy poco tiempo viviendo en New York luego de haberse marchado de la corte Seelie.

La situación se había embrollado bastante dada a la confusión entre modismos que aunque resultasen bastante parecidos, tenían significados completamente distintos. Se llevó sus enguantadas manos a las caderas y enarcó una ceja violácea, el sujeto en cuestión había parecido tomarse la situación de los fetiches de pies con un humor descarado, las carcajadas menguaron hasta desaparecer dejando como único rastro su característica sonrisa. Estaba odiando grandemente el hecho de que tuviese que inclinar la cabeza hacia atrás para poder mirarle a la cara, no le gustaba para nada y fue capaz de percibir que al muchacho le hacia cierta gracia toda la situación, pero Sugar, que no alcanzaba ni por asomo la estatura promedio, estaba lo suficientemente acostumbrada para seguir luciendo imponente a pesar de que no le llegase al hombro a la mitad de la gente que conocía. Era un Hada después de todo y en su naturaleza persistía la soberbia de una raza antigua y orgullosa. Maldijo para sus adentros por no haberse puesto sus botas con tacón, las altas color musgo que Winter le había regalado hacia unos días atrás porque le iban muy pequeñas. Sus ojos se entrecerraron aun mas, hasta que solo se percibía en ellos el antinatural color de sus orbes mientras elaboraba una sonrisa socarrona en sus labios –Créeme encanto…– murmuró el hada mientras se apartaba el cabello que se deslizaba a través de su hombro y le guillaba el ojo conteniendo la risa –… soy mucho mas sutil que eso–


–El hecho de que lo hayas entendido mal no es mi culpa– protestó por igual, arrugando la nariz en el proceso en que el susodicho le explicaba el significado de la palabra que había utilizado para denominarla. Los ojos de Sugar Beth se abrieron de sopetón y se llevo las manos una mano al pecho, fingiendo indignación. No se había topado en todos esos meses a alguien tan descaradamente impertinente. Le molesto y fascino en mismas proporciones y aunque aquello le hizo gracia, prefirió seguir lanzándole trastos, era muy osado insultar a un hada con tendencias maquiavélicas pero Sugar tenia una paciencia con la gente que parecía decir lo primero que le viniese a la cabeza. Aun así no se iba a dejar; si el quería arroz, ella le iba a dar dos tazas  –¿Disfraz? ¿Discúlpame? Yo no estoy disfrazada, para que te vayas enterando– contesto al instante –El único que parece haberse retrasado eres tu, tienes pintas de ir por allí asustando a los niños para robarle sus caramelos y luego asesinarlos del susto–

Y lo siguiente que paso -muy para sorpresa de la misma hada- la dejo aturdida y sin palabras; La mano del chico estaba demasiado fría e hizo que a Sugar se le pusiesen los pelos de punta al  rozar su oreja, gesto que la tomó completamente desprevenida y le hizo dar un respingo. Lo ultimo que hubiese esperado es que el muchacho pudiese ver a través del espeso glamour que camuflaba sus rasgos elficos. Aquello indudablemente le fastidio y Sugar le propinó un manotazo apartándole el dedo, instintivamente se llevó las manos a las orejas, haciendo un mohín y dirigiéndole una mirada recelosa, no era un secreto para nadie que le conciese que esa zona de su anatomía era particularmente sensible –¡Hey! ¿Se puede saber que estas haciendo?– Le tomo mas de un segundo caer en la cuenta de que el muchacho, que había comenzado a pensar que no era mas que un mundano mal de la cabeza, poseía la visión. Parpadeó un tanto anonada  –Muy bien, ahora si que estas tomándome el pelo o definitivamente has perdido la cabeza– respondió esta vez, mientras se apartaba las manos de la cabeza y volvía a cruzarlas a la altura de su pecho –¡Bueno, esto si que es nuevo! ¿Qué eres tu, un subterraneo? ¿Acaso estas tan drogado que no puedes reconocer a un hada cuando la vez?– comenzó a negar con efusividad, mientras una sonrisa comenzaba a florecer nuevamente en sus labios tras lograr recuperar la compostura.

Por un segundo pensó que tal vez se tratase de algún vampiro que había sido recientemente transformado y aun no se enteraba de la basta selección de criaturas que existían en el abanico de posibilidades que componían el submundo. Pero ella tenia cierta tendencia a reconocer la palidez poco natural de los hijos de la noche y los afilados colmillos que el muchacho no poseía, cosa de la que estaba segura al ver que no formaban parte de su sonrisa. Dio un paso hacia delante y se llevo la mano al mentón, como si estuviese analizando una pieza de arte moderno y no a un sujeto tatuado que le doblaba la altura y que parecía ser capaz de lanzarla cien metros de un manotazo sin que le temblase el pulso. Arrugó el seño cuando noto que, con evidente sinceridad, le preguntaba acerca de sus padres. Sugar rodó los ojos, se le hacia de lo mas normal que le confundieran con una estudiante de secundaria; era la mala fortuna de tener un rostro de querubín caótico –Un poquito de respeto ¿Quieres? ¿Me ves pinta de mocosa o que? Soy mayor de edad y por lo que se podría ser mayor que tu– repuso instantáneamente, aun tenia los pelos de punta y aquello le recordó exponiéndose a una posible nevada –Ademas me gustan las caminatas nocturnas ¿Se puede saber que haces vagando por central park?–




♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

El frío que sentía se había trasladado a un segundo plano en su mente, ahora sus pensamientos enfatizaban en aquella chica con la que se encontraba dialogando. Había escuchado atentamente a sus comentarios con claras referencias mundanas que demostraban que aquella chica tenía un aspecto bastante geek. Él nunca había sido un gran fan del entretenimiento mundano, siempre exagerado y bastante estúpido. Mostraban constantemente estereotipos falsos y suposiciones maltrechas de todo en el mundo de las sombras, con series como Teen Wolf y otras despreciables  novelas dramáticas. Había cambiado su gesto a uno de sumo aburrimiento al escuchar más nombres de personajes cinematográficos que carecían de importancia en cualquier plano dimensional. Se había abstenido a responder a aquella tontería, la chica había usado el mismo tipo de ironía dos veces, cosa que ya no causaba nada de gracia para él. Así como él no le había respondido. Ella tampoco había replicado a su comentario sobre el estereotipo newyorkino. Obviamente no lo hizo porque era la verdad y no hay argumentos que desafíen la cruel realidad. No entendía definitivamente a aquella chica vestida con colores primaverales en pleno invierno. Seguramente ella sólo intentaba llamar la atención con su comportamiento o entretenerse quizás un poco.

Se había fijado en como aquella chica había querido decir algo pero se había retractado al instante. Por un momento le causó curiosidad saber que comentaría y de hecho estuvo a punto de preguntárselo. Antes de hacerlo decidió pensar en las posibilidades de lo que esta diría y entonces cayó en cuenta de que este seguro sería algún comentario que tuviese relación con comics o algún otro tema no muy relevante a lo que él había dicho. Lo próximo que aquella hizo era justo algo que esperaría de una amante de las novelas y series mundanas, sobre actuando y exagerando todo con sus gestos. Le había causado bastante diversión ver sus amplios movimientos que denotaban falsa indignación. Era obvio que a aquella chica no le importaba mucho lo que la gente dice de ella, una cualidad que a Lance le gustaba. La seguridad podía ser un arma de doble filo pero cuando sabes que está de tu lado siempre puedes usarla a tu favor. Se había distraído por un momento con una pequeña ave que volaba por encima de los dos por lo bajo, seguramente una golondrina o quizás una pequeña paloma. La voz de aquella chica hizo que redirigiese la mirada hacía a ella y se volviese a enfocar en la conversación –¿Siempre haces referencia a estereotipos populares?- dijo con algo de fastidio. Ya estaba comenzando a cansarse de que le comparase con Willi Wonka, sus Humpaloompas y cualquier figura o persona que no tuviese absolutamente nada que ver con él.

Había sido víctima de un pequeño sobresalto causado por el quejido y manotazo que proporcionó ella cuando este le tocó sus orejas. Había esperado una reacción no muy positiva, inclusive una bofetada pero parecía que ninguno de los dos estaba muy alerta aquella noche. Había seguido escuchando atentamente lo que decía, tenía curiosidad por sus orejas pero lo que dijo después le quedó revoloteando en la mente. Ella conocía de la existencia del mundo de las sombras y clamaba ser un hada, cosa que tenía total sentido. Las orejas, el color de sus ojos, su talla; todo parecía indicar que efectivamente ella era una Hija de Lylic. Las cosas comenzaban a tomar sentido pero de un momento a otro su mente se nubló y su gesto denotó algo de terror. Su cuerpo se tensó, flexionó sus rodillas y brazos para ponerse en una posición de alerta. Había doblado su brazo derecho hacía detrás de su abrigo dentro del cual guardaba un Cuchillo de Serafín en su vaina. Había recordado bastante bien que las hadas se habían aliado con Valentine y que habían causado un caos abrasador en todo el mundo. Además si estaba en Nueva York y en aquel parque seguramente este era Central Park donde se encontraba la entrada a la corte de la Reina Seelie, dedujo él. Mantenía su brazo agarrado al mango del Cuchillo Serafín, pero lo movía lentamente para hacer la ilusión de que se estaba rascando la espalda. Había tomado un par de pasos de distancia y la miró –Parece que efectivamente eres un hada ¿Eres tú una súbdita de la traidora Reina Seelie?- dijo mientras tornaba su expresión fría –En el nombre de La Clave te solicito que informes que haces acá, en lo que parece persiguiendo a un Cazador de Sombras- mencionó abriendo ampliamente su boca.

Había concentrado su mirada en aquel subterráneo para descifrar que no se había equivocado y que había sido engañado por un fuerte glamour. Esto se hizo efectivo cuando vio la sangre demoniaca bullendo por sus venas y sus delgados huesos que cubrían su cuerpo. Sacudió su cabeza para eliminar aquella pesadilla y concentrarse en la situación. Había ignorado el resto de lo que había dicho aquella hada, necesitaba respuestas y seguridad antes que nada. Había estado demasiado confiado pero ahora toda esta confianza se habían vuelto en paranoia. Fue un gravo error están tan distraído y no usar su visión nefilim correctamente, se reprimió a si mismo. Quizás un error le costaría la libertad o inclusive la vida. Mentalmente había comenzado a trazar un plan de contingencia y escape, lo más probable era que ella venía a atacarle y que venía acompañanada.




Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁


Una expresión de absoluta confusión se maquinó en sus suaves rasgos haciendo que la sonrisa socarrona y pizpireta se esfumara gradualmente de sus labios, tanto por la repentina reacción del muchacho como por las palabras que había soltado, las cuales iban acompañadas de cierto tono de alarma que el hada fue capaz de percibir. Su postura, ahora tensa y rígida como si se hubiese visto preso de un extraño y aleatorio caso de bipolaridad en cuanto ella dejó en claro su verdadera naturaleza, hicieron que la confusión de Sugar Beth acrecentase sobremanera –¿En nombre de la cla…?– comenzó  a cuestionar tan vagamente, que la oración salió como un simple susurro que su misma interlocutora cortó tras comprender de que iba todo aquello. Cualquiera pudiese haber confundido sus ojos desorbitados y la rigidez de sus hombros como un reflejo del temor, mas no podía estar mas lejos de ser aquello. El hada soltó un bufido de pura exasperación –No… en serio ¿Que cojones? ¡Son como cucarachas, parecen salir de debajo de las piedras!– Exclamó con evidente irritación en su voz, se llevó las heladas manos al rostro y las deslizo con imperiosidad. Demasiado impactada por el repentino giro argumental del que se había visto presa la situación. Los nefilims no eran sus mejores amigos, y la tertulia impersonal que sus hermanas de raza y los hijos de Raziel estaban llevando a cabo no tenia nada que ver, simplemente se había topado con demasiado de ellos en los últimos días y eso no le hacia nada de gracia dado a la imperiosa necesidad que tenían la mayoría de imponer sus propias opiniones, hacer veredictos a diestra y siniestra creyéndose poseedores de la verdad absoluta. Sugar Beth volvió a fijar sus ojos sobre el nefilim como si fuese en causante de todos sus males – Dame un puto descanso, por favor…–

Un suspiro incordioso se escapó de sus labios, mientras deslizaba una mano a través de su oreja, apartando los mechones que la brisa había comenzado a agitar sin misericordia –Vamos a ver ¿Esta es la parte en la que me siento completamente intimidada por ti y empiezo a implorar por mi vida? si eso es lo que esperas encanto, temo decepcionarte– Las palabras salieron con lentitud, en el mismo lapso que una nueva sonrisa afloraba en el rostro de la fae –Me acusas de ser una “subdita” de la “traidora” Reina seelie, cosa que aquí entre nos es bastante cuestionable. Permíteme recordarte que fue la clave quien lanzo la primera piedra– La mención de la clave acarreo consigo una evidente énfasis, como si la misma fuese una palabra despreciativa –Por lo que no te debo ningún tipo de explicación, tu y la clave se pueden ir a tomar una taza de te y luego lanzarse por un acantilado. Ahora dime Nefilim, ¿Que vas a hacer? ¿Clavarme una estela en el pecho,  salir huyendo y luego decir que no tienes nada que ver?– podría no resultar evidente, pero la ironía con la que había dicho aquello contenía cierto gracia para ella, porque cierto era que ante los ojos de Sugar todo aquello parecía un burdo chiste –Porque en cuanto a mi respecta, mi querido cazador de sombras, no tengo porque darte ninguna clase de explicación– Se cruzó de brazos y lo miro ceñuda, expectante, reflejando una tranquilidad que resultaba asombrosamente ridícula dadas las circunstancias. Pero así era Sugar Beth, no tenia pelos en la lengua. Había hecho declaraciones ciertamente polemicas y que podrían incordiar al nefilim y sin embargo allí estaba, con el grillo de la diversion bailando en sus ojos como si todo se tratase de un juego, uno bastante trillado donde ella no estaba dispuesta a ceder...




♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Dio un pequeño pero lento giro sobre sí mismo para enfocar la mirada en las lejanías para comprobar que no había más subterráneos que amenazaran su seguridad. No encontró ninguno pero la sensación de vacío provocada por el nerviosismo se incrementó contrario a lo que él esperaba. Las hadas podían caerle del cielo o emerger del suelo en cualquier momento, estaban en su territorio, él estaba en una gran desventaja táctica. No sólo era esto, todo parecía tornarse en su contra, no sabía dónde estaba y sin ese esencial dato estaba verdaderamente jodido. Si le atacan nadie se enteraría, seguramente le tacharían de desertor y su reputación quedaría desecha por la culpa de una simple y pequeña hada. Consideró salir de aquel peligroso lugar pero eso implicaría abandonar su orgullo ante una desconocida. Lo consideró por un momento pero luego notó la confusión de aquella chica combinada con lo que indicaría cierto miedo. Esto le causo suficiente seguridad como para olvidar la posibilidad de un escape. Vio la reacción en su cuerpo, era claro que ella no se lo esperaba pero no había sido la única que se había llevado una sorpresa aquella noche. Ambas cosas le causaron cierta satisfacción interior que demostró en forma de una maliciosa sonrisa que pintó en su rostro. Su cara volvió a una expresión frívola al escuchar los graznidos que salían de la boca del hada, no le habían hecho nada de gracia. Como reflejo de su molestia movió un poco su brazo para liberar una parte del cuchillo serafín de su vaina que se encontraba en su espalda. Esto no fue visible para el hada o quizás no por mucho tiempo porque la volvió a guardar a medida que inhalaba y exhalaba lentamente –Pues es obvio que salimos como cucarachas porque desde luego comemos basura como tú- dijo lentamente con tono sarcástico y abriendo su boca de forma exagerada. Guiño el ojo por un momento y curvó su sonrisa hacía el ojo que guiñó en el mismo momento. Era sin lugar a duda un comentario muy audaz, como todos los que tendía a hacer.

Había escuchado como aquella subterránea seguía balbuceando palabras altaneras que carecían de mayor sentido, parecía que estas tenían como único propósito desafiar la autoridad de Lance en un ataque de rebeldía por aquella joven. Al escuchar su comentario sobre el miedo rodó sus ojos hacia atrás, era obvio que aquella chica no sabía ni donde estaba parada. Bueno él tampoco sabía dónde estaba... pero qué más da. Ladeó su cabeza en un movimiento arrogante -¿Implorar por tú vida? Creo que estás un poco desactualizada ¿Ya has escuchado sobre “los acuerdos” o estás demasiado inmersa en tus fantasías psicóticas?– dijo cortando el tono sarcástico que mantenía el hada –Acá lo único que es cuestionable es la política de las hadas que toman decisiones sin pruebas- musitó de forma racional –Ya verán que…- cortó la frase de forma súbita. Había visto una sombra moverse a la distancia entre los árboles, cubierta por la maleza. Tensó sus músculos más de lo que ya estaban y cerró su puño con fuerza encima del mango de su cuchillo serafín. La voz de aquel fastidioso ser pasó a un segundo plano y concentró su sentido auditivo en los sonidos del fondo. Podía escuchar el suave movimiento de las hojas y el chapotear de las fuentes pero nada más. La ensordecedora voz de ella opacaba todo sonido que podía alertarle de un inminente peligro. Era un plan estupendo, la tenían a ella como distracción mientras buscaban atacarle. Además era un lugar con muchos puntos ciegos y que estaba bastante oscuro, un ambiente mortal. Quizás podía tomar al hada como rehén y obligar a los atacantes a que se retiraran, amenazarles con que si acercaban su cómplice moriría.

Jaló con su musculado brazo el cuchillo que salió de su vaina de forma rápida para quedar visible por encima de su cabeza. El cuchillo resplandeció tenuemente, refractando la luz de la luna en la cara del hada que tenía frente a él. Movió el cuello en un movimiento brusco que produjo un fuerte traqueo –Lazariel- musitó en voz baja. Cuando terminó la palabra el cuchillo serafín resplandeció, intensificando su cegadora luz que iluminaba en forma circular sus alrededores. Bajó el arma a la altura de su pecho, dejándola de forma horizontal mientras se movía lentamente hacía el hada. Entonces volteó su cara hacía la derecha para ver como una bestia cuadrúpeda y cubierta con sangre flexionaba sus articulaciones para saltar. No tenía tiempo para llegar hasta el hada así que imitó la posición del desconocido para poder lograr un salto a una altura semejante. Salió disparado hacía los aires siguiendo una trayectoria ascendente circular para encontrarse en el vértice de esta con la criatura. Le propinó un largo corte en el estómago, mientras veía como el  lobo intentaba controlar sus fauces con dificultad. Dio una elegante voltereta en el aire para caer con su ropa fuertemente de pie dándole la espada al hada. Entonces se giró para ver donde había caído el lobo y pudo notar que estaba apenas a pocos metros de la chica. Pudo en su mente dibujar la trayectoria, el lobo le iba a saltar encima al hada, no a él. Miró al cielo donde se esclarecieron sus pensamientos; era luna llena y parecía un licántropo recién convertido que no se sabía controlar. Eso no importaba mucho pues ahora estaba muerto y por causa de él, ahora estaba metido a más no poder en aquel asunto. Miró confundido al cuerpo inerte –Ahora sí que me debes una explicación- dijo irritado.




Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Sugar se cruzó de brazos dirigiéndole una mirada afilada al nefilim, había jurado que la situación no podía volverse menos absurda e incomoda de lo que ya era pero el universo, probándole una vez mas que no podía subestimar nada, le dejó claro que si era posible. Observó como el nefilim se daba la  vuelta fugazmente con una ceja enarcada, sin entender muy bien de que iba todo aquello ¿Estaba intentando dar con algún otro subterráneo entre las sombras? ¿Acaso su paranoia superaría los dígitos de lo considerado  como normal para asumir que ella tramaba una emboscada hacia el? Una lacónica risa se escapo de sus labios, tan suave como un murmullo y puso los ojos en blanco.

Ella era en definitiva la ultima de las suyas con intenciones de tramar alguna artimaña contra la clave, mucho menos después de haberse esforzado tanto en mantener un perfil bajo dentro del submundo. sencillamente le daban igual los cazadores de sombras, eran molestos y estirados, pero solo por el hecho de que le resultaba mínimamente cómico que el nefilim le considerase una amenaza se abstuvo de hacerle aquella aclaración ¿Por qué abría de darle alguna clase de explicación a alguien que no podía minimizar el evidente desprecio que sentía por los de su raza? No era ni lo mas cercano a una súbdita leal, pero tampoco era tonta.

Había conocido a suficientes cazadores de sombras como para hacerse una idea de que la humildad que poseían destacaba por su ausencia; siempre regodeándose en poseer las marcas del angel, mirando a las criaturas mágicas por encima del hombro, los guerreros divinos protectores de la humanidad que blandían sus cuchillas en nombre de una justicia ciega y sin importar cuan abrazadora y destructora pudiese resultar la misma, siempre lograban encontrar la manera de salir impunes ante los efectos secundarios que sus propias acciones lograban provocar incluso si entre sus filas se encontraban excepciones, era una norma que Sugar no podía ignorar. Su moralismo era sumamente irritante para ella, y no podía concebir sus palabras de otra forma que no fuesen profundos prejuicios, por lo que no le sorprendió en absoluto la respuesta del nefilim cargadas de irritacion –¿Los acuerdos? Ya… ¿Esa cosa que ustedes constantemente ignoran a conveniencia? Si, la verdad es que lo he olvidado– comentó con falsa modestia, tenia que admitir que la parte mas maliciosa y primigenia de si misma comenzaba a disfrutar la molestia que reflejaba el nefilim –Suelo ignorar las cosas que carecen de sentido, como esta discusión…–

Dicho aquello retrocedió un paso y giró su cuerpo como si las ultimas palabras del cazador no fuesen dirigidas a ella, tenia asuntos mucho mas relevantes que procurar –como dormir, por ejemplo- y cuando este interrumpió súbitamente su frase ella también se detuvo, fijando su mirada sobre el hasta lo que la escasa iluminación le permitía. Casi al instante el muchacho desenfundó su cuchilla Serafín y el chirrido metálico hizo que al hada se le pusiesen los pelos de punta. Inhalo y exhalo rápidamente, provocando que una nube blanquecina saliese de sus labios. La ausencia de latidos siguió a unos ojos violáceos y desorbitados que miraban fijamente el arma –¿Qué demonios…?– exclamó por lo bajo, patidifusa. Incapaz de concebir que el angel se había ofendido al punto de decidir atacarle, cuando segundos atrás había hecho mención de los acuerdos. Pero ella era terriblemente obstinada y lejos de decidir huir despavorida, se cruzó de brazos y se ancló allí donde estaba, el orgullo nublando su juicio…

En un parpadeo el nefilim se movió precipitadamente hacia su derecha colisionando contra una criatura que se había propuesto lanzarse sobre ella, cortando de lleno su trayectoria. El cuerpo del licántropo cayó sobre el suelo en un ruido sordo, inerte, la sangre manando de su abdomen precipitadamente y todo había sucedido tan rápido que no había tenido tiempo de reaccionar. Oyó la voz del nefilim en medio de la neblina, pero era como si se escuchase a kilómetros de distancia. Lo único que Sugar Beth podía concebir era la sangre desbordándose de la herida del lobo y los leves espasmos de su cuerpo, los últimos resquicios de vida del subterráneo antes de que se extinguieran para siempre.

En un acto impulsivo, precipitado e irracional, Sugar se coloco en cuclillas junto a la criatura. Su propia respiración acelerada era lo único que podía escuchar mientras estiraba las manos sobre su pecho, a la altura del corazón del lobo, en busca de cualquier rastro de vida, algún tenue latido recorrer sus venas y sin embargo solo se encontró tocando un embace vacío. Se incorporó lentamente, sintiendo como si el frio del ambiente le calase los huesos, le hiciera temblar y le tiritaran los dientes –Tengo que…– balbuceó, nerviosa pestañeando repetidas veces intentando alejar la mirada del licántropo, la tarea de recomponerse y realizar oraciones racionales al mismo tiempo estaba costándole lo suyo –Hay que salir de aquí ¿Entiendes? Si alguien llegase…– suspiró pesadamente y se cruzo de brazos –Te diré lo que necesitas saber nefilim y entonces me ire, ahora si no te importa, comienza a caminar antes de que aparezca otro a terminar el trabajo–

Dicho aquello, se dio media vuelta dispuesta a avanzar por uno de los senderos del central park que daba con la sexta avenida, dispuesta a alejarse de la escena dantesca. No estaba segura de si el cazador de sombras haría caso a sus palabras o volvería a intentar atacarle, lo único que sabia es que tenía que moverse…







♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Se encontraba bastante confundido por todos los gestos que cruzaban constantemente la cara del hada. Parecía que aquel subterráneo era expresivo a tal punto que él no alcanzaba a captar todas las emociones que ella quería demostrar. Sabía por su contexto que todo lo decía con un tono cargado con fastidio y molestia, algo lo bastante desagradable como para poner sus emociones de punta. Las respuestas de ella tenían muchas veces un fuerte sarcasmo o ironía, algo que le parecía algo divertido pero no lo suficiente como para sobreponer su mala actitud. En aquel momento deseó volver a Idris donde estaba algunas horas antes, donde podía beber una taza de té sin poner su vida en riesgo. Pero después se percató que aquello era verdaderamente aburridor y que a pesar de lo extraño que era todo aquello es algo que cambiaría por pocas cosas. Tenía una historia nueva para contar y sorprender a tanto sus amigos como desconocidos. Ya la cosa había estado buena y divertida por lo suficiente para él pues luego de discutir por un buen rato comenzaba a sentirse cansado. Torció su boca en señal de fastidio y movió sus pupilas en forma circular para mostrar un profundo disgusto. Le provocaba simplemente decirle al hada que se callara de una buena vez pero desde luego que las hadas son unas loras parlanchinas. Aquella razón y no tener posibilidad de hacer que ella parara hizo que su lenguaje corporal comenzara a cambiar.

Ya casi que ni escuchaba al hada ni a sus palabras que parecían solo buscar fastidiarle o llamar su atención. Estaba demasiado ocupado escaneando la zona, buscando puntos ciegos y rutas de escape en caso de una muy posible emboscada. No podía bajar la guardia, no debía distraerse con aquella hada cosplayer que le habían enviado como señuelo. Observó como el hada parecía querer irse, por fin parecía que tenía algo de suerte dado a que ya tenía que volverse a enfocar en aquella bestia que se movía entre las sombras por detrás de la peli-morada. Él se había precipitado con velocidad en dirección a ella para prepararse a atacar aquella criatura, demasiado concentrado en su enemigo como para fijarse en aquel secundario ser parado frente a él. Sólo pudo escuchar un pequeño comentario por parte del hada que denotaba algo de sorpresa y posteriormente notó que se quedó congelada. Seguramente era por el miedo que él producía, algo que a le hubiese agradado bastante si estuviese en otras circunstancias. Después todo paso muy rápido y de forma baste sistemática; salto, corte y voltereta. Al caer pudo notar que la hoja de su cuchillo serafín se había llenado de sangre algo que le pareció bastante molesto. Paso su dedo índice por ambas caras del filo, empujando la sangre hacía la punta. La sangre goteaba hacía el piso mientras en su cuchillo sólo restaba un leve color escarlata. El líquido rojo también hacía salpicado pequeñas gotas encima de su chaqueta pero esto pareció no importarle pues ya la había mojado con un agua bastante sucia al caer por el portal. Había intentado evitar que su cara se manchara de sangre pero fue algo difícil dado a que saltó por debajo del lobo y con la gravedad las gotas de sangre cayeron como lluvia. Aspiró hondo –Justo lo que me faltaba…- dijo en voz baja para sí mismo.

Tendría que darle explicaciones a la clave de porque había salvado a prácticamente una enemiga, es como si hubiese salvado a un ayudante de Valentine. Para añadir, no había llegado al instituto y si juntaba ambos cabos resultarían diciendo que era un espía del círculo, algo que tendría bastante sentido en su momento. Él sabía que este no era el caso pero también tenía muy claro que la clave no siempre tomaba las decisiones más acertadas. Estaba preocupado por todo menos que por la seguridad del hada que en realidad era la víctima que debió desplomarse como un jarrón ante aquel lobo. Se preguntó, ¿Y si antes de saltar hubiese notado que el lobo no iba a atacarle? Entonces, ¿habría él intercedido para salvar a aquel fastidioso ser? No estaba muy seguro y prefirió no pensar en aquello, el caso es que ya estaba en aquel problema y si este le iba a costar su vida era mejor que descubriese que estaba pasando. Se giró para ver al hada, ladeó su cabeza mientras la veía cerca al piso bastante preocupada y sorprendida por el inerte cuerpo del licántropo. No tenía tiempo que perder y ya estaba verdaderamente agotado -¿Ya acabaste? Tengo más asuntos que atender si no te molesta- dijo casi gritando. No era muy sensible a la muerte, los Nefilim fueron entrenados desde que nacieron para morir y dar lo más preciado por su causa. Además él sabía muy bien de que no le había matado sin razón, lo había hecho pensando en su propia defensa. Sus pequeños argumentos eran suficiente para mantener su espíritu y mente moralmente satisfechos. Parecía que después de toda aquella escena el hada había vuelto a su compostura arrogante y altanera que le parecía verdaderamente desagradable. Le había salvado y esperaba que no fuese para nada –Vas a decirme exactamente lo que yo quiera porque mi tiempo es oro y me debes una fortuna- dijo tajantemente –Iniciemos por… ¿Dónde estamos en este momento?- dijo pensativo. Quizás no era una pregunta muy normal pero para empezar a buscar posibles soluciones a su problema necesitaba armarse con lo básico. Se llevó la mano a la barbilla fingiendo estar pensativo -¿Terminar el trabajo? Parece que con tú poca cooperación eso no sería muy problemático para mí- dijo mientras marcaba una pequeña sonrisa.

Mantenía el mango de su cuchillo serafín afuera para juguetear con él dándole vueltas entre sus manos y dedos mientras este seguía destellando tenuemente. Había iniciado a caminar un poco detrás del hada y a su lado derecho, donde tenía una mejor visión de todo el perímetro. Giró su cabeza hacía la izquierda -¿A dónde vas exactamente?- le dijo mientras procedía a fingir tos –Quiero decir, vamos- musitó con arrogancia. Esperaba que fuese a aun lugar bueno porque en aquel momento necesitaba demasiadas cosas, inclusive podría hacer una lista que le tomaría horas cubrir. Su paciencia comenzaba a agotarse y eso podía no ser bueno para ninguno de los dos.




Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁


Había apostado a que aquella noche seria plácida y tranquila, terminaría los asuntos pendientes que tenia con el par de licántropos en el punto acordado, volvería a casa en un santiamén y borraría en denso glamour que había propagado por su propia recamara en caso de que Winter AKA su compañera de piso decidiese hacer una incursión nocturna. Lo único que encontraría seria a una falsa imagen de Sugar Beth descansando plácidamente sobre su colchón, que luego seria sustituida por la verdadera hada cuando diese por finalizado aquel embrollo. Pero como era de esperarse cada vez que decidía desviarse de lo que sea que estuviese haciendo, se desataba el caos en míticas proporciones. Se mordió el interior de la mejilla, pestañeando repartidas veces, queriendo alejar la fatídica escena de la luz escapándose de los ojos del licántropo que hacia minutos había mandado a paseo, pero que había vuelto para vengarse culminando su acción en debacle.

Ella había visto la muerte de cerca, y en extrañas situaciones que la gente no podría comprender. Había visto a hombres morir de amor adictos a las melódicas voces de las ondinas, había visto a aquellas que parecían oponerse al fuero mandatario de su reina arder hasta que no quedase nada, zozobradas en sus instantes finales envueltas en extraños y repentinos sentimientos de culpa. Pero nunca ella había sido parte, nunca había sido la causa de que un ser consiente fuese a morir así, incluso si no había sido su propia mano que blandiese el arma homicida. De repente el aire pareció tornarse mas frio, como si el calor se le hubiese drenado del cuerpo, caminó unos instantes mas hasta que se percató de que el cazador de sombras se guía hablando, ordenándole, aquello duró lo justo y suficiente como para que brotasen chispas violáceas de sus ojos mientras se giraba bruscamente y lo miraba con exasperación, anunciando la irritación que se cocía en su interior y que parecía estar a punto de explotar como una hoya a vapor –¿Y exactamente quien murió y te hizo mi rey? Hace mucho tiempo que no tengo que darle explicaciones a nadie  y ten por seguro que no planeo comenzar a hacerlo ahora– Contestó en tono cortante. Las copas de los arboles que les rodeaban parecieron agitarse violentamente, con mas brío, a medida que el hada alzaba la voz –He estado caminado en puntillas durante meses para evitar esta clase de situaciones y mantenerme por debajo del radar, pero has tenido que llegar tu a joderlo todo ¿No? Para tu información no soy ninguna súbdita, estoy sola si no te abras dado cuenta ya. A algunas personas no nos obsesionan las mierdas del submundo, yo voy a lo mío y ya esta…–

Dicho eso se dio la vuelta nuevamente y continuó caminando como si tal cosa, inhalando profundamente para recobrar otra vez la compostura en la misma medida que las copas de los arboles dejaban de moverse de un lado a otro. No perdía los estribos con facilidad, pero el nefilim parecía insistir en sacar su peor lado. Lo único que se le antojaba ahora era lanzarle un roble encima y mandarlo a belén con los pastores donde no podría escucharle, pero ella era un hada de la altura de una puberta y el un nefilim saturado de runas que no dudaría en recrear la escena del lobo con ella.

Dejó escapar un suspiro mientras lo miraba por encima del hombro, aminorando la marcha –No te tolero en lo mas mínimo y es evidente que tu tampoco me toleras a mi, al menos estamos de acuerdo en una cosa– contestó tajante. A medida en que avanzaban las luces de la avenida iluminaban su marcha. El ruido de la urbe comenzó a ser mas presente –Así que te agradecería infinitamente si guardases silencio un jodido segundo para que pueda respirar, porque en cuanto a mi respecta asesinar a un licántropo no es cosa del día día– giró del todo el rostro, volviendo a centrarse en su camino, ya estaba harta de darle vueltas a aquella situación –Vale iba a atacarme y le has detenido, felicidades por eso. Si esperas un pedestal y mi infinita devoción mejor siéntate a esperar–

–Vamos a la sexta avenida– Había perdido cualquier interés en hablar, y es que el frio no la incentivaba demasiado para poder seguir haciendo comentarios hilarantes. No pudo evitar sentir cierto alivio cuando llegaron hasta el exterior del central park. Aun a tales horas de la madrugada New york seguía moviéndose, la vida nocturna en pleno apogeo les recibió al salir de las inmensidades del parque. Sugar se colocó frente a las franjas blancas que indicaban el paso peatonal, esperando a que la luz verde les diese visto bueno. Vislumbró las luces neón del letrero de un pequeño pub, ubicado en una calle próxima y de inmediato se le hizo el mas conveniente de los destinos –Ahora no me caería mal un café alemán, a menos claro que quieras seguir sugestionándome en territorio de hadas toda la noche con preguntas que obviamente no pienso contestar–




♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Tuvo que mirar al cielo en busca de una respuesta para saber qué hacer con una persona tan irritante como lo era aquella hada que le ponía los nervios de punta. Inhaló y exhalo lentamente mientras contaba mentalmente, repitió el proceso varias veces. Debía mantenerse lo menos estresado posible, no quería mostrar signos de molestia de una forma tan obvia. Siguió escuchando los graznidos que emanaba al hada en segundo plano pues se estaba enfocando en su respiración. Cerró sus ojos y contuvo su aliento durante un breve momento, sofocando las agresivas palabras que estuvieron a punto de salir de su boca. Bajo su mirada y sonrió de una forma exageradamente falsa –Ni me imagino, supongo que te ataque un licántropo en medio de la noche debe estar relacionado con tu bajo perfil ¿correcto?- echó hacía atrás su cabeza y elevó su mentón –Tu percepción de sigilo es bastante peculiar, aunque no creo que sea cosa solamente tuya pues hay varias hadas que también aman estar bajo los reflectores en secreto– dijo con tono sarcástico. Se detuvo por un momento, zapateó dos veces, buscando que el hada se voltease a verlo y se detuviese. Elevó los brazos estirados a la altura de sus hombros y dio un lento giro –Pero sabes… hay formas diferentes de atraer la atención de un chico como yo, que no incluyen extraños fetiches ni ataques de subterráneos- gritó desmesuradamente con un destello de entretenimiento. Ya comenzaba a entender un poco toda aquella situación, era obvio que aquel pequeño insecto se había enamorado perdidamente de él desde el inicio. Con sólo verlo había caído enamorado de él, por eso había coqueteado con él a través de sus pésimos chistes sobre fetiches y sus proposiciones indecentes. En su corta vida se había topado ya con muchas fanatistas obsesivas pero ninguna como ella, aquella mujer llevaba las cosas a otro punto.

Iba caminando poniendo su pierna una delante de otra de forma irregular, distrayéndose en evitar pequeñas ramas u otros obstáculos que había en el camino. Lo hacía con gran precisión a pesar de la ausencia de mucha luz pues sólo existía la que emanaba la luna aquella noche. Una luz que en su gran parte era cubierta por las ramas muertas características de aquella época invernal. Como Nefilim el sigilo era algo muy importante y una habilidad que no había aplicado mucho al llegar, iniciando por caer en un lago, relacionarse con un escandaloso subterráneo y matar a un licántropo. Supuso que aquel ejercicio sería bueno para pasar el rato pues ninguno de los dos tenía intención de dirigirse la palabra. Escuchó como aquel corto silencio del que tanto había disfrutado fue interrumpido por un desgarrador chirrido característico de la voz del hada. El ambiente comenzó a iluminarse de varios colores a medida que avanzaban hacia la avenida que destellaba fulgor hacía la delimitación del parque. Bajo su velocidad al ver que el hada lo hacía y que esta le dedicaba unas palabras que le fue difícil distinguir producto del sonido proveniente de la avenida –Del odio al amor hay sólo un paso de distancia- trago saliva rápidamente –Pero intenta controlarte un poco, siento decepcionarte pero las hadas no son mi tipo- dijo mientras guiñaba el ojo para sí mismo. Dejo que terminara todo lo que ella decía antes de replicar, lo supo cuando ella se volteó –La primera cosa inteligente que has dicho en toda la noche, hacer silencio- dijo mientras asentía con la cabeza –Bueno pues para mi matar subterráneos no es cosa de todos los días tampoco eh, y mucho más extraño toparme con una estresante hada- afirmó con frialdad.

Siguió caminando con ella hasta el límite del parque que se encontraba marcado con un amplio andén por el que transitaban pocas personas. Escuchó que estaban en un lugar denominado la quinta avenida que tradujo de forma automática a Fifth Avenue. Justo detrás de él estaba un parque y frente a él aquella mundialmente reconocida autopista. Entonces supo que efectivamente estaba en Nueva York, en la intersección que había con Central Park. No era un experto en geografía pero aquel era un lugar importante de negocios del que su padre le había hablado cuando era niño. Relajó sus hombros que cayeron un poco, supo que tenía un problema menos del que preocuparse. Iba detrás del hada así que se fijó cuando esta se detuvo frente a la zebra mientras los vehículos pasaban a toda velocidad. Dio un par de rápidas zancadas en dirección hacia donde ella se encontraba, mientras iba extendiendo sus brazos lentamente hacia adelante. Su respiración se había acelerado junto con su velocidad de caminata cuyo punto focal era la ubicación del hada. Sacudió su cuerpo como reflejo a medida que veía un bus azul con blanco aproximarse a toda velocidad por el carril frente a ella. Entrecerró los ojos y se acercó por detrás mientras posaba su brazo sobre el femenino hombro Lo movió ligeramente hacía delante de forma inicial hasta que vio el semáforo cambiar a color verde. El reflejo del bus se quedó congelado en sus ojos, se había detenido frente a ellos dos -¿Café? Espero que tengan algo más fuerte que eso a donde me llevas- dijo mientras pasaba a su lado por la avenida con normalidad –Por cierto, si no quieres responderme a mi ¡no lo haagas…! para mí sería mucho más satisfactorio verte contestando preguntas ante la clave en Idris, porque en lo que a mi concierne eres una criminal- susurró con aires de diversión mientras pasaba frente a ella.

Tras llegar a la otra acera se había detenido y mirado atrás para observar que el hada no se hubiese escapado. Siguió caminando volteando regularmente hasta lo que había divisado como un pequeño pub irlandés, decorado con tréboles y mucho color verde. Frente a la entrada espero a la pelimorada y empujó la puerta con fuerza, mientras una campanilla sonaba de forma sinfónica con el movimiento de la puerta. Se la soltó en la cara al hada apenas entro, pues con solo dar un paso hacia el interior del local su mano se había apoyado en una mesa. Entonces su visión se agudizo y pudo notar que en el fondo dos licántropos le observaban de forma fija con ojos verdes. Tragó saliva y se dirigió hacia el mostrado que también servía como barra para sentarse en uno de los taburetes. Se envió el abrigo hacia atrás, que había atrapado  entre sus piernas al sentarse y pudo escuchar el choque de las armas dentro de este. Lo sacudió suavemente y bajo su mirada para contar cuantas dagas había traído para su pequeña travesía. Golpeó el mostrado con el puño fuertemente para llamar la atención del mesero que parecía estaba en un depósito ubicado detrás. Después de un par de minutos un señor alto y ancho salió para encontrarse con ellos. Lance giró su mirada hacía el hada –Vamos a comenzar con un par de preguntas y si no las quieres responder acá será dentro de una Configuración Malachi- dijo de forma amenazadora para posteriormente voltear a ver al vendedor –Un whiskey irlandés de lo más caro que tenga- musitó mientras se  giraba lentamente para ver el hada –Que sean dos- dijo mientras fijaba su mirada en la parte trasera del local.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁


Despues que uno se ve expuesto a una intensa sesión de adrenalina, le precede una calma conciliadora luego de que se logra recobrar la compostura. Para el hada no fue así, tanto porque tenia a un nefilim con muy mala ostia pegado a los talones como por el cansancio generalizado, no solo en el aspecto físico si no también por la situación –No todo el mundo es tan ególatra como tu ¿vale? Soy más que un estereotipo de criatura mágica. Vivo para cuidar mis espaldas, a diferencia tuya no tengo a la clave para que me auxilie cada vez que la lío, mucho menos la corte...– Contestó tajante, incapaz de tragarse sus respuestas por mucho que quisiese. Parecía que cuanto mas reacia se mostrara el nefilim adoptaba una posición mas agresiva, aquello le pareció absurdamente cómico puesto que las sospechas del cazador de sombras no estaban ni mas que lejos de la realidad. Sin embargo el altercado con el licántropo le había matado el humor al asunto; por mucho que el chucho  con malas pulgas había estado atosigándole horas antes, convirtiéndose en un terrible incordio, no hubiese deseado aquel fatídico final para una criatura tan joven como el –Lo del licántropo fue... no debía pasar, no volverá a pasar–

Era una perdida irremediable, ella creía firmemente que no había nada mas deprimente que ver la luz de un espíritu joven apagarse, con la misma fragilidad de la llama de una vela, el pabilo y la cera intactos dada su fugaz existencia. No hacia tiempo que ella había sido una niña tan solo, sus pies solo habían recorrido dos décadas sobre la tierra y sin embargo eso no evitaba que sintiera  debilidad por las criaturas así. Como los humanos, los hijos de la luna eran pequeñas supernovas en la basta magnitud del universo, en medio de todo eso sintió una punzada de arrepentimiento de no haber accedido a su petición, tal vez si hubiese abierto aquel portal entonces el lobo no se encontraría desangrado en Central Park. Pero de eso no estaba realmente segura porque no sabia que buscaba exactamente aquel muchacho recurriendo a su magia, había precedido de saber la ubicación a la que el y su compañero se habían querido embargar ni mucho menos su cometido.

Cruzó los brazos a la altura del pecho mientras esperaba a que la luz roja cediese el turno a la verde y su cuerpo se agitó en consecuencia a la carcajada que soltó tras el comentario del cazador, lanzándole una mirada fugaz por encima del hombro mirándole como si este hubiese perdido la cabeza –temo decepcionarte pero no tienes tanta relevancia en mi vida como para ameritar mi odio ni mucho menos mi interés. No me van los psicóticos– respondió sin detener su risa –¿Estresante yo? ya claro, lo dice el nefilim que se a puesto intenso y paranoico por toparse con un hada ¡En Central Park!– hizo una pausa para volver a mirarle, haciendo énfasis en cada palabra como para que resultase mas redundante –…tan lógico como escandalizarse por una abeja en un panal–

Se dio unos cuándos segundos para sobreponerse a la ultima declaración del moreno, patidifusa y molesta. Avanzó dando zancadas a través de la avenida, entrecerrando los ojos ligeramente sin perder de vista al Nefilim. Tuvo que morderse la lengua para no responderle aquella ultima amenaza, puesto que resultaba evidente que al muchacho le gustaba llevar la voz cantante y era increíblemente irritable. Por el momento le dejó ser mientras avanzaban a través de la sexta avenida, ya luego tendría oportunidad de cantarle sus verdades.

–Santa virgen– Exclamó el hada. Sosteniendo a penas la puerta del local que el irritante nefilim le había lanzado encima, entró en grandes zancadas al pequeño local ahora siendo ella quien le pisaba los talones a el. Confirmando por la mirada que le dirigió a otros dos sujetos en aquel bar que su problema con los subterráneos parecía ser genérico. No tuvo que meditar demasiado para caer en cuenta que los dos hombres eran un par de licántropos, que resultaba de lo mas natural encontrárseles dada su ubicación actual –¿A ti te educaron en un cerro?– le dirigió una mirada cargada de irritación mientras se deslizaba en el taburete de la barra y al instante se arrepintió de no haberle lanzado encima un roble del parque.


Como si hiciese caso omiso  a lo ridícula que era la situación y por sobre todo las amenazas del nefilim, Sugar se deshizo de la pesada gabardina y la dejó tendida sobre el respaldo de la silla, llevaba una remera con la espalda los suficientemente descubierta para que las extremidades aladas, tan delicadas y delgadas como las de una libélula, se expusieran amparadas únicamente por su glamour. Cruzó las piernas con parsimonia mientras deslizaba las manos por su cabello, atrapándolo en una coleta descuidada que mantuvo con una mano. La mano libre -plagada de coloridos brazaletes que imitaban las tonalidades de un arco iris- la elevó a la altura de sus labios, ayudándose con ellos para tomar una gomilla de su muñeca y sujetarse el cabello, en un tenso silenció que procuró extender hasta que el barman volviese con sendas copas. Sugar enarcó una ceja y arrugo la nariz ante el liquido ámbar, no le hacia ninguna gracia tomar alcohol que no estuviese diluido con otra cosa, básicamente porque de lo único que se enorgullecía al cien por cien era de la superioridad de su etnia en cuanto bebidas se refería. Le dirigió la misma mirada al Nefilim –En serio comienzo a pensar que necesitas ayuda, porque tu razonamiento moral es la cosa mas retorcida que he visto en mi vida– respondió mientras recargaba el peso de sus codos sobre la barra –¿Pero sabes que? Estoy bastante harta de todo este ridículo tira y afloja, a ver si ya vas dejando de amenazarme de una vez por todas… te voy a dar el gusto ¿Qué es lo que quieres saber?–




♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Escuchó el sonido de la voz del hada fundirse con aquel producido por la campanilla en la entrada del pub. Además de esto, se enfocó en los licántropos que le miraban con malos aires en el fondo del local. Todo esto y la poca relevancia del comentario hicieron que Lance ignorara parcialmente al hada y ni siquiera mirase atrás después de cerrarle la puerta en la cara. Respondió de para sus entrañas -¡Hah! ¿Tanto alardeas que sabes cuidarte sola? Pues sola vas a abrir las puertas- susurró con ironía y diversión. Zigzagueó entre las sillas dispuesta frente a la puerta hasta llegar a la barra, mirando ocasionalmente a los subterráneos que le señalaron con sus manos en un momento. Ya había solicitado sus bebidas y esperaba que estas estuvieran lista, mientras tanto se distraía observando al hada. Pudo percatarse de cómo sus alas se liberaron, estas habían estado plegadas detrás del abrigo de una forma bastante complicada. Desde luego debía ser muy molesto tener aquellos pedazos salientes de la espalda. Sentarse, acostarse, esconderse parecía que todas las tareas de la vida cotidiana sonaban más complicadas con aquella extensión corporal. Es obvio que volar es una gran ventaja pero Lance dudaba que valiese el sacrificio. Aunque desde luego, las hadas son seres muy extraños así que no es para nada raro que tengan deformidades físicas que combinen con aquellas mentales. Parecía que su molestia por los hijos de Lylic se había incrementado notablemente tras su encuentro con la pelimorada. Después de un instante observando las alas de Sugar envió su cuerpo se echó hacía adelante, apoyando sus antebrazos estrepitosamente contra la barra, dejando sus codos al aire.

Observó al barman servir las bebidas con gran lentitud, un dato que seguramente sólo es una distorsión causada por su sed y cansancio. Siguió la mirada del hada hasta los vasos de Whisky que estaba sirviendo el barman -¿No creerás que es para ti verdad?- dijo mientras fruncía el señor –Es obvio que voy a necesitar más de un whiskey para soportarte- musitó mientras soltaba una pequeña risita. Que ingenua era aquella hada,  creía que podía ofenderle y luego que él le iba a invitar a un trago. Las cosas no eran así con Lance, debía cooperar antes de que él pudiese abrir un diminuto espacio de tolerancia en su implacable alma. Percibió la dulce melodía producida por el choque de los vasos contra la barra de madera. Justo cuando hicieron contacto cerró su mano en uno de los vasos y se lo llevó a la boca, pasando de apoyar su brazo en su radio a sus codos. Abrió sus labios para dejar pasar el líquido etílico y mantener el hielo afuera, que chocó con sus labios enfriándole la cara. Cerró los ojos para palpar mejor el exquisito sabor que provenía de la malta fermentada. Sintió un escalofrío recorrer su cuerpo y posteriormente una sensación de relajación que le envolvió. Fue una positiva casualidad haber entrado a un pub irlandés, tenían de forma innegable un buen alcohol característico de su tierra. Rodeó con ambas de sus manos el vaso lleno, dejando que estas se irradiaran con la fría temperatura producida por el interior del contenedor. Se volteó hacia el hada, Inhaló grandes cantidades de aire y lo sostuvo por un momento para después exhalarlo en su cara –Vale, nos calmamos- mencionó mientras intentaba mantenerse inexpresivo –Vamos a comenzar con algo simple; ¿Cómo te llamas?- hizo una breve pausa para darle tiempo de responder -¿Por qué te ataco aquel hombre lobo? Necesito saberlo- insistió con seriedad. Volteó a mirar por encima de su hombro a los licántropos de ojos verdes que susurraban mientras le observaban de arriba a abajo

Separó una de sus manos del vaso y se la llevó al interior de su abrigo negro que estaba cargado con un grupo de dagas aseguradas por correas. Tenía un mal presentimiento, desde que había entrado sabía que parecía no agradarles y creía saber la razón por que. Había cortado a un licántropo sólo un par de minutos antes, seguramente ellos ya se habían enterado de esto. Esa raza subterránea era específicamente vengativa, siguen la antigua ley mesopotámica de ojo por ojo, diente por diente. A pesar de las circunstancias tenía muy claro que había hecho lo necesario, no se lo recriminaba. Pero desde luego que si tenían que castigar a alguien era al hada, el factor causante de todo este conflicto que le había arrastrado hasta allí. Todo indicaba a que cada vez ellos la furia de los lupus se incrementaba, veía como sus músculos faciales se contraían formando surcos característicos de molestia. No podía dejar que le tomaran desprevenido, no quería perderlos de vista. Lo peor de todo aquello es que tampoco podía hacerles daño, no cómo lo había hecho con el licántropo recién convertido que les atacó en Central Park. Era justificable matar al a un licántropo que estaba incumpliendo los acuerdos de forma directa, atacando a otro subterráneo aunque en un principio creyó que él era la víctima, en especial cuando el subterráneo no le había dejado alternativa. Apuntó al hada e hizo una señal con su dedo índice y medio, flexionándolos indicándole al hada que se acercara –Parece que tenemos compañía…- susurró con disimulo –Creo que alguien no está muy feliz por lo que le ocurrió a su amigo- dijo mientras mantenía su tono de voz. Comenzaba a sentir como su pulso se incrementaba, lo inevitable no tardaría mucho en ocurrir.  




Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Las hadas, criaturas magicas agraciadas con la hermosura angelical y al mismo tiempo poseedoras de una peligrosa cantidad de perversidad en su interior cuales seres del averno. Una mescolanza tan caótica como pasmosa de dos extremos de una balanza que hacia incompresible como podía ser posible la concepción de su existencia. Era innegable la manifestación de ambos lados en la joven de cabello violeta y siempre procuraba mantener a raya aquella parte que era desenfrenada y oscura,  satisfaciéndola de forma moderada y en pequeñas cantidades; su malicia se traducía como rebeldía, su ira como obstinación y su tendencia al caos –seguramente la mas influyente de todas– como atrevimiento. Por eso le gustaban tanto los juegos, los engaños laberinticos y las artimañas sutiles. Disfrutaba demasiado darle vueltas a las cosas, mas si el proceso era divertido…

Pero en aquel momento no se sentía así, no se sentía como ella misma. Tal vez era porque estaba terriblemente cansada o por la sencilla razón de que ella y su acompañante no parecían simpatizar bajo ningún termino, era obstinada y tal como había presenciado en los últimos minutos el nefilim también lo era. Le dio un rápido vistazo, observando la mirada que le dedicaba el nefilim a sus ahora reveladas extremidades. No habían sido nunca un problema, eran tan parte de si mismas como sus piernas o sus brazos y seguramente cumpliría un trauma mayor perderlas que muchas otras partes de su cuerpo. Tan delgadas y esbeltas, comprendían parte de su anatomía a la perfección y para ella resultaba incomodo, incluso molesto tener que ocultarlas, como una mascara constante para poder ser aceptada y evitar miradas como las del cazador –Si quieres me tomas una foto, que esa te dura mas– comentó con cierto deje de diversión desvinculando el glamour que cubría sus extremidades casi por completo. Lo justo para que solo quienes poseyeran la visión pudiesen distinguirlas.

–¡Oh! ¿No me vas a pagar la bebida? Pobre de mi, ¡Estoy completamente devastada!…–
repuso con evidente sarcasmo haciendo un puchero que no tenia ninguna intención de resultar convincente, le daba igual puesto que a fin de cuentas no tenia pensado beber aquel insulto al paladar. Se volvió rápidamente hacia el barman al cual le dedico una sonrisa resplandeciente –Sírveme un cafe con coñac, por favor– Sus ojos se desviaron brevemente hacia el cazador de sombras –Muy cargado. Por lo visto la noche va a ser mas larga de lo que creía–

Tal como había decidido, cortaría por lo sano e iría directo al grano. No era su estilo, pero se ahorrarían un disgusto si las cosas se daban mas fáciles. Sugar Beth tomo una larga respiración y asintió cuando el nefilim sugirió que se calmasen, al menos percibió un poco de juicio en medio de todo su egocentrismo Sugar, Sugar Beth… y si te atreves a hacer un chiste al respecto será de lo ultimo que te rías en esta vida– respondió de forma automática, con la sombra de una sonrisa en su rostro. No le molestaba hacer bromas acerca de su nombre pero no era algo para sacar a colación en una situación tan tensa, parpadeó repetidas veces mientras ordenaba sus ideas, el nefilim parecía dispuesto a tomarse la situación con profesionalismo –No le he dado lo que ha querido, eso pasó. Se suponía que yo debía abrir un portal para el y me correspondería con beneficios… Monetarios. Teníamos un trato y yo he saldado mi parte pero el no quedo conforme con el resultado, habíamos discutido el asunto minutos antes de que aparecieras y supuse que la cosa había terminado allí… al parecer se lo tomó peor de lo que tenia estipulado e imagino que por eso ha decidido atacarme– puso los ojos en blanco, el barman hizo un breve acto de presencia para colocar el vaso chato sobre la barra y Sugar rápidamente lo rodeó con sus manos –¡Licántropos! taaan dramáticos y temperamentales. Aunque  después de todo me agradaba Dave, cuando no perdía la cabeza e intentaba asesinarme por supuesto…– comentó con una sonrisa irónica, para luego darle un largo sorbo a la bebida caliente. Sintió el familiar ardor del coñac deslizándose por su garganta y calentándole el pecho, justo lo que necesitaba luego de llevar tanto rato en el exterior –¿Ya has terminado con tu interrogatorio? Tengo cosas que hacer, lugares a donde ir– "gente de  la que escapar" pensó para sus adentros –¡Que no te incumben, por supuesto!–

Estuvo demasiado distraída con su explicación para percatarse de la reacción del nefilim o del hecho de que se habían vuelto blanco de las miradas de los licántropos. Cuando el nefilim le hizo un ademan para que se acercara. Sugar frunció el seño y dudó unos segundos antes de hacerlo para luego volverse sutilmente hacia el foco de atención del nefilim. Uno de los sujetos que había estado de espaldas se giro levemente y Sugar pudo reconocerlo mejor. Al instante el rubor de sus mejillas se drenó completamente y un destello de alarma atravesó su mirada –Mierda, esos tipos son ami…– Se interrumpió a si misma –Eran amigos de Dave o al menos eso creo, no tienen manada y son bastante problemáticos, van mucho a su rollo... Estoy casi segura de que el grandulón es el que esta al mando por ponerlo de alguna forma– Se mordió el interior de la mejilla cuando accidentalmente su mirada se cruzó con la del hijo de la luna y rápidamente se volvió hacia el nefilim –¿Crees que se hayan enterado tan rápido?– No parecía una opción muy fiable, pero las noticias corrían rápidamente en el mundo de las sombras y no le sorprendería que aquel fuese el caso. Volvió a tomar la bebida entre sus manos y la mató de un solo trago, intentando ignorar la sensación desagradable que le producía sentirse observada por aquellos lobos.




♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁


Llevó el vaso lleno con licor a su boca, este inició a moverse haciendo que el líquido amenazara con regarse reaccionó volviéndolo a apoyar contra la barra. Rompió súbitamente en una sonora carcajada al escuchar el infantil nombre del hada, definitivamente sus padres tenían que odiarla demasiado como para condenarla con aquel nombre. No podía existir algo más estereotipado en cuanto a un hada se refería, parecía un nombre que le daría Walt Disney a un carrusel para niñas de tres años. Qué bueno que el hada no había dicho su apellido, si comenzaba a imaginar algo tan extraño que encajara con su nombre iba a literalmente morir de la risa. Había algo peculiar en su nombre, este era ciertamente una antítesis de su personalidad, pues de dulce como el azúcar aquella hada no tenía ni una pizca. Le tomaron ciertos minutos volver a guardar la compostura –El chiste se cuenta sólo- dijo mostrando secuelas del ataque de risa –Yo soy Lancelot Van Daele, un gusto o quizás un disgusto…- mencionó sin importancia mientras descendía su tono de voz exponencialmente. Apoyó su barbilla contra su mano que se elevaba por encima de la barra mientras escuchaba la explicación con expresión pensativa, ya con sus emociones reguladas y más aptas para el diálogo. Volteó un poco su cara para ver a Sugar -¿Estás consciente de que si Dave o quien sea hace algo encontra de los acuerdos a ti se te acusará de haber cooperado con él por un mismo propósito?- dijo buscando reprender al hada con su tono de voz. El hada que parecía bastante joven seguramente no había considerado el hecho de que de nada le serviría todo ese dinero si se pudría en una celda. Hablar de los acuerdos no era de lo más agradable ni entretenido, para él las leyes son la combinación perfecta entre el aburrimiento y la monotonía. Arqueó una ceja denotando cierta molestia –Creo que de hecho es ilegal que hagas eso, los brujos para poder ejercer necesitan permisos especiales aprobados por La Clave, no tengo muy claro como sea el asunto con las hadas- dijo mientras frotaba su pulgar contra su barbilla –Ya sabes como la mayoría andan con la Reina esta- declaró con cierta indiferencia.

Levantó su mentón para dirigir sus manos hacía el vaso con licor ámbar, que rodeo con sus grandes manos. Resopló ruidosamente, el hada Sugar Beth que sólo armó escándalos desde que la conoció hablando sobre drama –Uhm… sí- afirmó frunciendo su ceño y labios –Seguro es sólo cosa de licántropos- dijo mientras mantenía su expresión facial y asentía exageradamente. Parecía que el drama era más un tema del reino de las hadas, siempre buscando problemas donde los hay por puro entretenimiento. No es que a él le disgustara el drama en general, le gusta observarlo pero no hacer parte de él. A pesar de esto no podía juzgarlas directamente, la Reina Seelie solo se dedicaba a sus juegos mentales, a comer uvas en un diván y a quejarse de todo el mundo. El hada parecía o simulaba no percatarse de la fastidiosa personalidad que la gente tenía que cargar al hombro para evitar triturarla. No replicó a los otros comentarios del hada ¿hacer qué? De que hablaba aquella hada si era casi la 1 AM y seguramente lo único que tenía para hacer era ir a la cama junto con su unicornio de felpa. Sí, papi y mami seguramente ya le estaban esperando en casa desde hace rato, la hora de dormir de Sugar había pasado hace cinco horas. Estaba demasiado ocupado observando a los licántropos y entretenido pensando en las incoherencias que decía el hada como para responderle. A la explicación de Sugar sobre los licántropos sí le prestó atención, había sospechado algo similar y parecía estar en lo acertado. Volteó un poco su cara hacía la de Sugar que estaba casi sobre su hombro –Pues tenemos suerte que no tengan manada y sean sólo dos- susurró entre diente –Parece que por fin nos traes algo de suerte ¿eh?- dijo retóricamente con sarcasmo –Pues no sé, dime tú ¿qué tan cizañera es la gente en esta ciudad?- musitó mientras dirigía una mirada calculadora hacía el barman.

Golpeó la barra con las uñas de sus dedos dos veces, buscando llamar la atención del bartender que pulía un par de copas de espalda a ellos. Introdujo su mano en un bolsillo lateral de su pantalón negro del cual extrajo una billetera de cuero simple con un monograma estampado en la parte frontal. La abrió frente al barman, pasó sus dedos por el dinero guardado en la parte trasera mientras buscaba si había cambiado un par de dólares. Había hecho el viaje de improviso, Idris no es exactamente un gran centro comercial con casas de cambio a su servicio las veinticuatro horas. Era lo único en dólares que había traído para el viaje, de resto su billetera estaba llena con coronas noruegas y otras divisas europeas. Puso un billete de cincuenta dólares americanos sobre la barra que posteriormente pisó con el vaso vacío para que este no se volase -¿No han dicho nada novedoso los caballeros de allá?- inquirió mientras hacía que su dedo índice apuntara disimuladamente en dirección la parte trasera del local. El cantinero se había volteado levemente al escuchar el sonido producido por el choque de la barra con sus uñas, terminó de girarse al ver el billete que se movía levemente con el aire que empujaba la calefacción. Aquel hombre esbelto dudó, abrió la boca sin emanar ningún sonido durante un breve instante –Se estaban quejando, parece que alguien les debe mucho dinero- dijo una voz grave, bajó su mirada hacía el billete –Creo que ellos ni siquiera tienen como pagar la cuenta- exclamó con cierta molestia mientras se encogía de hombros. Pateó la barra con su pierna derecha, haciendo que su cuerpo se girase para quedar frente a Sugar –Ahora me debes din...- fue interrumpido por un desagradable sonido. Apenas abrió la boca para decir algo cuando escuchó una pisada y el chirrido causado por el roce entre la madera del piso contra las sillas.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

No era un secreto para nadie que las criaturas mágicas no eran seres tolerantes, pacíficos solo hasta lo razonable... Por sus venas circulaba la sangre de dos antítesis cuya única similitud era su  ira incandescente, tanto los ángeles como los demonios eran seres que impartían su furia sin contemplación alguna y aquella devastadora combinación no era un buen presagio para nadie. Sugar Beth estaba orgullosa de su autocontrol, puesto que de formas en que ni ella misma concebía era capaz de aguantarse su propia irritación, solo para explotarla en el momento mas oportuno, para sacarla a relucir en el momento justo… cuando el rango de daño resultaba mayor. Se volvió ligeramente hacia el nefilim con una sonrisa perlándole el rostro y los ojos ligeramente entrecerrados, observando como se reía en su cara en desacato de su advertencia –¿Vas a seguir metiéndote conmigo?– Cuestionó vagamente y lejos de mostrarse enojada el hada parecía apacible, serena, aunque el tono de su voz contaba una historia muy distinta –La segunda opción viene mas encaminada–

Dejó escapar un lacónico suspiro, mientras se repetía a si misma que en cuanto mas rápido aclarase todo aquello tendría mas posibilidades de irse y no tener que volver a dirigirle la palabra en toda su vida a aquel muchacho tan irascible con un serio complejo de superioridad racial. Sus dedos tamborilearon impacientemente sobre la madera de la barra y el hada se removió, incomoda ¿Acaso se creía que era una niña de párvulo para hablarle como si estuviese soltándole una regañina? Frunció el ceño y lo miró a los ojos sin un atisbo de temor –Claro que estoy consciente del riesgo que supone este tipo de cosas. Puede que lo parezca pero no soy una niña Van Daele, tampoco puedo darme el lujo de rechazar tratos con otros subterráneos y ganarme una enemistad con un grupo de licántropos por negarme a hacer un trato con ellos. No acostumbro a hacer estas cosas, pero cada quien hace lo que tiene que hacer para sobrevivir, aunque al final no ha servido de mucho… – respondió cortante, para luego encogerse de hombros y fruncir los labios –Además ¿Que se supone que haga? ¿Solicitar permiso a la corte para usar mis poderes? ¡Que idea tan brillante, no se como no se me ocurrió antes! Lo pondré en practica la próxima vez que quiera cometer suicidio inmediato–

Ni siquiera hizo algún comentario sobre la forma despectiva en la que había nombrado a la soberana de sus congéneres, sencillamente porque le valía un comino lo que otros pensaran sobre ella. Además, estaba el hecho de que ella no sentía ni la mas mínima empatía con su reina muy a pesar de que aun concebía un profundo respeto por la misma. Pero hasta un ciego podía darse cuenta del sarcasmo que Lancelot había empleado y aquello casi le saca la risa tonta, porque aquel nefilim no parecía ni saber en lo mas mínimo como funcionaban las cosas para las criaturas mágicas y mucho menos mostraba indicio de indulgencia para con las mismas; Lo había notado desde el minuto cero, cuando su mirada cambio completamente luego de que ella le revelase que era un hada y el le miró como si tuviese frente a sus ojos a un ser del averno. Sugar Beth sabia que no podía confiar en el, podía apostar lo que fuera a que al ángel le escocían las manos reteniéndose para no desenfundar su cuchilla y terminar allí mismo lo que había iniciado en Central Park –Las hadas no somos dramáticas, nos gusta divertirnos con métodos particulares… o estamos locas, en su defecto– La dignidad muda con la que había enfatizado cada palabra podía resultar incluso cómica, pero en verdad estaba segura de sus propias palabras puesto que sentía aquel impulso primigenio que caracterizaba a todas las suyas, aquel deseo insalubre de incitar el caos. Mas eso no implicaba que quisiera ser parte del mismo…

Casi le había sacado una sonrisa arrebatadora, casi. El hada se limitó a poner los ojos en blanco y permaneció en un absoluto silencio, observando como el nefilim llegaba a una resolución con la cual, sorprendentemente, estuvo de acuerdo. Se encogió de hombros y enarco una ceja, mirando de forma intercalada al hijo de Raziel y al barman que parecía ceder muy fácilmente al a persuasión. Cuando este terminó de responder  el breve cuestionario del nefilim el hada se apresuró a intervenir antes de que este se marchase con su recompensa–Espere… ¿Esos son todos?– dijo rápidamente –Solo ellos dos, quiero decir ¿No han venido con nadie mas?– el barman se llevó el billete al bolsillo delantero de los pantalones, algo en su expresión le dio a entender al hada que aquella practica solía ser mas que recurrente para el hombre –No que recuerde, han llegado solos pero  parecen estar esperando a alguien mas…– finalizó antes de darse la vuelta y  continuar con su labor. No estaba segura del porque, pero intuia que el hombre no habia sido completamente sincero con su respuesta. El hada encaró al nefilim, girando al mismo tiempo que el, sus labios se abrieron dispuesta a decir algo mas, pero las palabras se esfumaron de su mente cuando escuchó un estruendo al otro lado del local. Su cabeza se giró cual resorte en la dirección de donde provenía el ruido y sintió la tensión acumularse en cada musculo de su cuerpo.

El licántropo que anteriormente había reconocido se hubo puesto en pie precipitadamente y había arrojado su asiento al suelo para protagonizar una escena que dejo a Sugar Beth paralizada; Con una facilidad absurda, levantó a un individuo agarrándole del cuello que ella no había visto con anterioridad, pero que asumió había llegado mientras hablaban con el barman. Los pies del muchacho colgaban en el aire agitándose con brusquedad y el hijo de la luna parecía contenerse para no estrangularle en el acto.  Sugar no pudo contener una exclamación cuando el lobo, furioso,  arrojó al muchacho contra un grupo de mesas, derrumbando las sillas, destrozando bebidas y todo lo que se llevaba por delante. La poca cantidad de clientes que no reaccionaron de inmediato abandonando el local, parecían debatirse entre salir despavoridos o quedarse a presenciar la escena.

Sugar se puso  de pie antes de siquiera pensarlo, mas no se movió de su lugar ni un centímetro. Todo el color se drenó de sus mejillas cuando el lobo se acercó destilando furia y tomó a la victima de su arrebato del cuello de la camisa, obligándole a incorporarse –¿¡Muerto!?– se le escuchó gritar y otro estruendo se escuchó cuando azotó al pobre infeliz contra la superficie de la mesa, que se quebrantó en el acto. El muchacho soltó un alarido de dolor y Sugar reaccionó al instante –Mierda, es Dave…– murmuró de forma casi inentendible y aquello fue suficiente como para que la mirada del licántropo cayese sobre ella. Su visión periférica le permitió percatarse de que el Barman también había salido despavorido de la barra y sintió un retorcijón en el pechó cuando vió como el licantropó avanzaba amenazadoramente hacia ella –Tu…– exclamó amenazadoramente, cada paso parecía proponerse quebrantar la madera del suelo –Te conozco, hada– la forma despectiva en la que se refirió a ella, como si el termino “hada” tuviese una connotación ofensiva casi la encolerizo, pero lejos de mostrarse intimidada el hada esbozó una sonrisa cordial incluso cuando el mastodonte se acerco a ella mucho mas de lo socialmente apropiado. Pestañeó un par de veces, la boca le supo a sal y hierro cuando recuperó el habla –Estoy casi segura de que te has confundido de persona, porque yo no tengo ni la mas mínima idea de quien eres tu– Su voz parecía haber subido dos octavas, pero aun así se mantuvo lo mas serena que pudo. Buscando con la mirada al nefilim si acaso este no había decidido huir del desastre que comenzaba a hervir en aquel bar…




♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Introdujo su dedo medio derecho en la comisura de sus labios y apoyó su codo contra la barra que se alzaba a su lado, echando su peso corporal hacía esta. Observó la escena con detenimiento y curiosidad sin siquiera parpadear evitando perder cualquier vital detalle. La tensión de su cuerpo se transformó en un electrizante cosquilleo que indicaba adrenalina. No se había movido un solo centímetro desde que escuchó el gran estruendo procedente de la parte trasera pero giró su cuerpo hacía Sugar Beth para quedar de perfil a ella. Puso frente a él su brazo cubierto con la chaqueta que arremangó con ayuda de su otra mano para dejar visible su muñeca. Sacudió el brazo que no estaba cubierto y clavó su mirada en este -¡Pero mira la hora!- exclamó con un tono sarcástico –Parece que es hora de irnos de aquí- dijo mientras señalaba a su reloj invisible. Notó a Sugar levantarse pero él se mantuvo en su asiento hasta que el licántropo inició a acercarse. Se paró de un corto salto con las piernas abiertas, en posición de batalla pata mantener la estabilidad. Curvó su labio superior hacía arriba en muestra de desagrado tras el segundo estruendo producido por el golpe contra la mesa. Entonces escuchó la llamativa voz de la estúpida hada que había atraído al licántropo, ella siempre tan sutil. Se hubiese al recordar cuando el hada había dicho que sabía cuidarse sola pero la situación tenía un grado de seriedad muy alto. Se acercó al oído del hada con disimulo –Enhorabuena, Sugar- susurró con fastidio –Es la segunda vez en una hora que vas a conseguir que nos maten- reclamó indignado.

Alejó sus musculados brazos de su torso, haciéndole parecer más ancho mientras miraba con los ojos entrecerrados al Licántropo a medida que este se aproximaba a ellos. Escuchó como Sugar seguía desafiando al licántropo, parecía que ella no sentía miedo y que prefería mantener su orgullo a morir. Tenía la mirada fija en el pelo morado del hada que pronto fue reemplazado por los ojos de ella que le buscaban la mirada de Lance. Parece que alguien estaba en problemas y esa persona no era Lance así que en realidad no le importaba mucho. Aquella hada le había traído ya suficientes contratiempos, desde luego que Lance no era su madre como para andar solucionando cual lío innecesario creara. Ya iba demasiado tarde al instituto de Nueva York como para gastar su tiempo en una pelea de cantina entre subterráneos con retraso mental. Divisó como de improviso los nudillos del licántropo frente a Sugar se precipitaban hacía su cara en un movimiento brusco. Saltó por encima de la silla que tenía obstaculizando su paso para posteriormente empujar al hada hacía una destartala mesa de madera en la esquina, evitando que esta se golpeara contra la mano del licántropo pero sí contra la mesa al lado de ella. Maldijo los reflejos Nefilim y sus instintos que le había evitado al hada la lección que tanto merecía. Sonrió por un corto momento, por lo menos el hada se había llevado un pequeño tortazo.

Observó al licántropo frente a él con la expresión fría, se encontraba en el lugar donde Sugar había estado sólo minutos antes –Yo me iré...- dijo con seriedad e hizo una pausa pensativa -Y el hada también- musitó mientras suspiraba –Luego, ustedes podrán…- su voz se cortó mientras veía como el licántropo se movía violentamente hacía él -¡Rata angélica fisgona!- gritó aquella bestia con una voz grave. Apoyó ambas de sus manos contra un taburete, y se impulsó con sus piernas para quedar parado de manos en diagonal a su enemigo. Flexionó los brazos y salto de cabeza para caer en cuclillas detrás de la barra con el cuerpo vibrando. Lanzó con fuerza una botella de tequila, que había tomado de la repisa detrás de él, hacía el hombro del licántropo frente a la barra. La botella voló por los aires dando vueltas verticales hasta estallar en seco contra el cuerpo de su víctima. El licántropo aulló e inició a convertirse en un lobo, pudo observar como unas largas garras comenzaban a salir de sus manos, rompiéndola la piel. Un fuerte alarido de advertencia salió de las fauces en transformación del lobo que saltó por encima de la barra hacía la posición de Lance. Mientras la criatura volaba hacia él, Apoyó sus manos contra el suelo, impulsó su cuerpo hacía arriba para dejar la parte inferior de si suspendida. Pateó en el pecho al lobo que voló nuevamente por donde había saltado, el cual se incorporó jadeando mientras flexionaba las patas para volver a saltarle encima.

Vio fugazmente como el segundo licántropo se abalanzaba contra Sugar desde atrás del local, saltando por entre las mesas. En un movimiento introdujo la mano en su abrigo, tomando con ligereza una daga en el interior de esta para que saliese disparada instantáneamente hacía un cable desde el que pendían dos tubos de luz blanca fluorescente. La lámpara se soltó de uno de los dos extremos por lo que está se balanceó contra el que se dirigía hacia el hada, golpeándolo. Se apoyó de la pared para levantarse del suelo donde se encontraba, buscando a Sugar entre el local que comenzaba a verse horrible -Oye hadita- preguntó con molestia -¿No me vas a echar una mano? Quizás si los transformas en un pastel sería útil- dijo su voz fluctuando entre la tensión y emoción. Introdujo la mano en el bolsillo de su pantalón para buscar su estela que parecía haberse enredado con la costura de su jean.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Muy a pesar de lo que su instinto de supervivencia le indicaba, que era no perder de vista al amenazador hijo de la luna que se acercaba lentamente hacia su posición, Sugar  le dirigió una fugaz mirada al nefilim que no había perdido la oportunidad para soltar otro de sus comentarios soeces. la fantasía del glamour se había dado a la fuga y sus ojos se tornaron tan resplandecientes como la amatista bañada en la luz de la noche –¿Te han dicho que eres insoportable?– espetó con un tono mordaz, lo suficientemente alterada como para que los irregulares latidos de su pecho llegasen hasta sus oídos. 

En un momento de delirio, Sugar no pudo evitar comparar al licántropo con las temibles criaturas de los que una vez había escuchado hablar cuando era mas pequeña. Los sabuesos del infierno, de ojos fieros, horribles y con la profecía de la muerte como cruces  que aullaban en voz de guerra. Pero la idea se evaporó tan rápido como había llegado, el lobo tenia los ojos inyectados en sangre y el aliento le apestaba a ron y a otra cosa que parecía tabaco. Al hada casi le lloraban los ojos y tubo que contener la respiración cuando este comenzó a gruñir demasiado cerca de su rostro, cual depredador buscando intimidar a su víctima y aflorar el terror en su sistema –Se que sabes algo Seelie, así que mejor habla ahora ¿¡Donde esta el otro!?– bramó furioso, Sugar estaba segura de que en cualquier momento los ojos le saltarían de las órbitas. El hada se volteó a mirarle con una extraña combinación de irritación y diversión en los ojos, ni un gramo de temor se deslizó en sus palabras, no le tenia a las garras de un borracho  –Lo único que verdaderamente se es que tu necesitas con urgencia una menta, de verdad. Si estas intentando matarme con tu aliento realmente esta funcionando…–

El lobo volvió a gruñir como un poseído y el hada no hizo mas que dibujar una expresión de asco cerrando fuertemente los ojos, evitando el baño de saliva apestosa del licantropo, quien había comenzado a trasformarse con rapidez. Lo siguiente paso en cuestión de segundos, tanto rápido que Sugar no fue capaz de reaccionar asta que el cabeza de chorlito runificado la lanzó hacia un costado con brusquedad haciendo que esta colisionara contra una de las mesas que habían estado atestadas de clientes segundos atrás y se llevase un centro de mesa por delante. El impacto fue tal, que en una exhalación todo el oxigeno abandonó sus pulmones y la horrorosa punzada de dolor en su abdomen le aturdió por unos segundos. Se volvió tan solo un instante para dirigirle una mirada asesina al nefilim, quien se había enfrascado en una pelea contra el licántropo, el hada rodó los ojos –¿¡En serio!? ¿¡Nadie conoce lo que es…– hizó una pausa para volverse justo en el instante en que el otro licántropo se acercaba a ella, tambaleándose debido al golpe de la lampara. Apoyó las manos contras la mesa y flexionó las piernas para luego patearle con fuerza y hacer que este terminase de caer al suelo –…la diplomacia!? ¡Santo dios!—terminó de decir sacudiéndose la ropa y echándose el cabello hacia atrás con la irritación consumiendola. 

Rápidamente se subió a la mesa, observando al lobo tendido en el suelo que había comenzado a levantarse. las heridas se regeneraban a una velocidad alarmante –¿Oh? El nefilim no puede hacerlo solo? Vaya sorpresa– gritó en respuesta ante la pregunta de lance, que había salido medio apocada por el ajetreo del que estaba formando parte. Aunque claro, tampoco es que fuese a quedarse tan tranquila y esperar a que este se encargara de los energúmenos con cola potencialmente violentos. No tenia ganas de que le asesinaran esa noche. Se mordido el labio con fuerza ideando que hacer, pronto el lobo aturdido volvería en si para lanzarse con sus fauces sobre ella. Llegando a una única posibilidad, el hada  levantó ambas manos y la energía vigorizante de la magia corrió por sus venas con tanta fuerza que le sorprendió incluso a si misma. Una onda de aire se precipitó a traves del establecimiento, azotando como un latigo invisible que despegó del suelo al lobo mas cercano e hizo que este saliese disparado ruidosamente contra el cristal frontal del negocio, que estalló en miles de pedazos. atravesándolo como una bala humana. Un gruñido azotó el aire y una segunda onda mucho mas débil que la anterior no se hizo esperar, cortando el aire con rapidez y haciendo que el otro lobo y el nefilim se desplazaran varios metros fuera de la barra, no tenia previsto que la onda se llevase consigo también al cazador de sombras pero había sido un efecto colateral de su falta de practica -Aunque no iba a negarlo, el que el nefilim se llevase un buen tortazo le hacia mucha gracia- El licántropo sin embargo se había llevado la peor parte. Impactando brutalmente contra una de las escasas columnas del local y cayendo ruidosamente al suelo como peso muerto. 

El hada no estaba segura de si había sido cosa de su imaginación pero juraría haber escuchado el ruido de huesos rompiéndose contra el cemento. El local se sumió en silenció, interrumpido brevemente por los leves quejidos del lobo, Sugar bajó con dificultad de la mesa, le temblaban ligeramente las piernas y se sentía mas pesada de lo usual. La magia sabia pasar factura de forma inmediata y sin ningun tipo de clemencia.

Se acercó rapidamente al cuerpo inmóvil del lobo, el sonido de los tacones de sus botas sonaban erráticos y demasiado pausados. Se coloco en cuclillas frente a el con una expresión indescifrable, acercó sus manos hasta la chaqueta del lobo que se remeneó, confuso y adolorido, y la tanteó un par de veces antes de dar con lo que buscaba y extrajo de uno de los bolsillos una billetera de cuero. Miró al nefilim, esperando que este seguramente le soltara uno de sus comentarios moralistas e hizo una mueca volviendo a incorporarse –¿Que? No la va a necesitar…– objetó a la defensiva, colocando la punta de su bota contra el pecho del licántropo caido.


Off rol:
Y asi es como metes una doble kill siendo support(?)



♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

Puso sus ojos en blanco e inhaló aire -¿Qué nunca te callas?- preguntó de forma retórica con un tono de recriminación. Absolutamente todos los problemas que se le habían presentado en aquella noche eran consecuencia de aquella hada. Lance no era el tipo de persona que tiende a entrometerse en asuntos de otros con la excepción de aquellos que podían perjudicarle. Pero claro, tenía que caer de un portal a un parque rodeado por hadas demenciales que tenían negocios turbos con violentos licántropos. En el local, había empujado al hada contra la mesa y él había caído detrás del mostrador donde luchó con el subterráneo que se le abalanzaba encima. En el intervalo que tuvo tras lanzar al licántropo alzó su cabeza por encima del mostrado para buscar a Sugar –Oh sí… diplomacia- dijo mientras arqueaba sus labios -¿Por qué no firmamos un tratado justo ahora? Suena muy viable- exclamó con un tono sarcástico entre jadeos. El impacto del licántropo contra su pecho le había quitado el aire, causándole cierta dificultad para respirar y por consecuente, hablar. Puso sus antebrazos al frente para detener la masa que se precipitaba hacía él con velocidad antes de propinarle una fuerte patada.

La situación era entretenida para Lance que poco le importaban los riesgos y las consecuencias que esta tendría en el futuro. Desvió su mirada hacia el exterior enmarcado por el cristal roto atraído por el sonido producido por el estruendoso quebrantamiento de vidrios. Sus parpados se cerraron por un momento como causante de la onda aérea que se extendió por el bar. Los pies se habían elevado pocos centímetros antes de que su cuerpo saliese disparado por encima de la barra contra un muro de madera. La energía mágica produjo que su espalda hiciera contacto contra la pared haciendo que soltase un ahogado gemido de dolor. Tambaleó hasta que apoyó su mano contra una mesa aún aturdido por el impacto, levantó su cabeza hacía el hada -Oye ventilador Seelie, te agradezco si le bajas un poco a la potencia- gruñó con gran irritación –Te pedí ayuda para derribar a los licántropos, ¡No a mí, Joder!- exclamó mientras acariciaba su espalda con el brazo que no tenía adolorido. Parecía que el retraso mental del hada había superado las expectativas de Lance. El hada ya había perdido totalmente el juicio o simplemente no tenía ni idea de lo que hacía. Su cuerpo se movió como un destello cruzando el local hasta la posición de Sugar que descendía de la mesa, quedó frente a ella mirándola fijamente con una expresión de ira cargada en su rostro. Estático, observó al hada salir del local para hacerse frente al lobo que se retorcía en la acera.

Negó con la cabeza en señal de desaprobación -¿Robar? ¿Enserio?- preguntó un poco atónito. Lance ahora pensó en el informe que debería elaborar para la clave describiendo toda la situación. Además de loca, el hada era una criminal que le robaba a subterráneos moribundos. Cubrió su cara con las palmas de sus manos para luego moverlas hacía sus orejas y dejar que bajaran por su barbilla en señal de arrepentimiento. Siguió la mirada de Sugar hasta el estante detrás de la barra donde había varias botellas licor, cerró un ojo para asegurarse que lo que observaba era auténtico. Se volteó hacía Sugar -¿No estarás pensando en…?- dudó por un momento antes de preguntar –Está bien pero sólo saca un par- dijo mientras le apuntaba con el dedo índice apuntando al firmamento –Y sólo con el propósito que parezca un robo- mintió para sí mismo. En realidad ya no le importaba mucho lo que hiciese aquel hada simplemente que le serviría más tener una buena coartada apoyada evidencia. Por un momento quiso aclararle al hada que no fuese a matar a ningún licántropo pues aquello no era necesario pero se dio que cuenta que Sugar seguramente no planeaba hacerlo, aunque no eliminó de sus opciones que un ataque psiquiátrico le diera por matarlos. Escupió saliva mezclada con sangre que le producía un desagradable sabor a hierro en su boca mientras cruzaba la puerta hacía donde estaba Sugar. Introdujo su mano en el interior de la chaqueta buscando su estela que encontró en uno de los bolsillos ubicados cerca de donde guardaba sus dagas. La sacudió con fuerza buscando que esta se zafara de sus ataduras para extraerla -¿Qué decías de clavarte una estela en el pecho y salir a correr?– preguntó con sarcasmo. Dejó que la chaqueta se deslizara por sus brazos hasta el suelo, produciendo un suave tintineo consecuencia del choque de adamas. Flexionó su bícep izquierdo donde puso encima la estela que emitió un haz de luz al contacto con el sólido musculo. Sintió un quemón que se desplazaba de forma concéntrica para formar un Iratze que convergía con un tatuaje geométrico irregular.

Cuando se agachó para recoger su abrigo que yacía en el suelo de la acera vio una figura oscura erguirse en el fondo del local e iniciar a correr en dirección a ellos. El cuadrúpedo saltó entre los vidrios que sobresalían del marco de la ventana rota, desgarrándose la piel. Su pelaje se tornó rojizo mientras este se precipitaba hacía Lance que entrecerró los ojos buscando calcular su trayectoria. Flexionó su rodilla izquierda, rotó todo su torso y elevó su pierna derecha para propinarle una patada impulsada por un giro que lo envío a volar en la dirección de la que provenía. Su golpe causó que una de las heridas se abriese, salpicando gotas en el rostro de Sugar y el cubriendo el brazo de Lance. Miró a Sugar con la cabeza ladeada –Oye, lindas pintucaritas las que llevas, combinan con tú personalidad- dijo con un tono burlón –Mejor límpiate, no se ve muy disimulado, supongo que hay toallas en el baño- aclaró de forma innecesaria mientras se encogía de hombros.


Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 89

Post de rol : 56

Temas : 7/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Only criminals and madmen walk into Central Park after midnight
→ Domingo → 1 AM → Central Park  → Frío/Nublado ☁

   
Sugar observó con cierto aire de satisfacción la hazaña ejecutada, en menos de un par de minutos el local había terminado patas arriba y a penas se percibía el ajetreo de la ciudad en el exterior. Aunque claro, la satisfacción le duro lo justo y necesario para que el nefilim pudiese ocurrírsele otro de sus insultos que no podían ser mas desagradables–¡Oh! ¡Vamos, eres un niño llorón! No te iba a pasar nada– refutó rápidamente alzando la mano en el aire y agitando flojamente como si estuviese intentando apartar moscas que zumbaban molestamente cerca suyo –Además, poco me importa lo que te pase luego de que intentaras hacer que me comiera la mesa. Yo no le hago caso a alguien como tu, vete enterando nefilim…– Bajó de la mesa con la soltura y la elegancia que caracterizaba a las criaturas mágicas, haciendo acopio de toda su fuerza de voluntad para no volverse a ver al nefilim y carbonizarlo con la mirada. Era casi insospechable, pero el hada no podía evitar pensar que Lancelot no se aprecia en nada a otros hijos de Raziel que hubiese conocido y vale, que tampoco es que conociera a muchos o tuviese su agenda a reventar de cazadores de sombras, pero sin duda era el encontronazo mas hostil que había tenido con cualquiera de los suyos.
 
 Sin embargo no le podía importar en lo mas mínimo, a decir verdad había tenido mucha suerte en los meses que llevaba habitando la gran manzana sin encontrarse con cualquiera de aquellos estirados con ganas de restregarle en cara su supuesta superioridad racial, cosa que tampoco le importaba en lo mas mínimo. Para ella no era mas que un complejo racista tan arraigado que ya no era capaz de tomarse la molestia de sentirse ofendida por ello, observó manteniendo su expresión irrefutable como el muchacho negaba con la cabeza en señal de desaprobación –No estoy robandole, estoy imponiendo el karma. Ojo por ojo, intentas asesinarme y yo te robo tu…– se detuvo abruptamente y confirmó lo que había estado temiendo; a par de un par de dólares la billetera estaba vacía. Sugar Beth la dejó caer sobre la cara del nauseabundo sujeto que minutos atrás había estado ladrándole en el rostro y dejo escapar un resoplido de fastidio –¿En serio? ¿Se supone que este sujeto es un sicario? Ya nadie se toma en serio su trabajo– exclamo a nadie en especifico, se guardo la escasa adquisición en el bolsillo trasero de sus vaqueros y volvió a alzar la mirada, la lámpara de araña que colgaba del techo completamente rota parpadeaba desenfrenada y los haces de luz iluminaban puntos inexactos de la habitación. Fue entonces que reparó en uno de los pocos escaparates intactos detrás de la barra de bar, donde una docena de botellas se exhibían sin ningún reparo, por norma genérica en los locales donde se suele vender alcohol las botellas de mejor reserva se colocan en puntos estratégicos para que los clientes puedan apreciarlas, con una sonrisa picara el hada se aparto del ahora inerte cuerpo del lobo y se encamino a la barra, no sin antes dedicarle una mirada de molestia al nefilim –¿Quieres dejar de darme ordenes? En serio ¿Quien eres, mi madre?– No le dejo responder,  puesto que ya estaba estirando sobre la barra y en un dos por tres tomó un par de botellas de vodka que terminaron colgando de sus manos. Se dio la vuelta rápidamente y le lanzó una de las mismas al cazador, esperando a que la atrapase intacta –Estoy segura de que eso vale mas unos cincuenta, así que considera mi deuda saldada…–
 
Procuró al salir del local volverse para tomar el cardigan que anteriormente había dejado sobre el taburete donde se había sentado, lo deslizó a través de sus manos y se lo acomodó En tiempo récord. Tal vez fuesen ideas suyas o fuese cosa de toda la adrenalina vivida, pero la noche parecía sentirse menos gélida cuando se expuso nuevamente a ella. Se permitió cerrar los ojos unos segundos, vagamente consiente de que el cansancio comenzaba a apoderarse de ella a velocidades cataclismicas, ignorando magistralmente las palabras del nefilim. Para ese entonces ni siquiera tenia ganas de seguirle el rollo, estaba mas demasiado concentrada luchando contra sus párpados como para siquiera prever lo que sucedía a centímetros de ella. No fue hasta que el hijo de la luna estaba casi sobre Lance que esta dio un respingo y dio un salto hacia atras, pero ni siquiera eso evito que sintiese la salpicadura de algo helado contra su rostro. Tomo una larga respiracion, evitando tener que ver el cuerpo inconsciente que ahora se encontraba sangrando a metros de ella y le dirigió una mirada de impaciencia al nefilim –Muy bonito Lancelot, muy bonito…– se quejó rapidamente, antes de emprender rumbo al único sanitario que poseía el pequeño pub y confirmar que su cardigan también había salido premiado con algunas gotas rojas. Hizo una mueca desagradable mientras se limpiaba rostro y salió del sanitarió con una expresión que decía que no toleraría un comentario mas. Estaba agotada, irritada y molesta y Lancelot parecía haberse propuesto terminar por sacarla de quicio.
 
Y aun asi, por muchas ganas que tuviese de mandarle al traste y marcharse a casa donde podría olvidarse de aquel desastre nocturno con un sueño reparador, detestaba tener deudas con alguien especialmente con un petulante cazador de sombras que estaba a punto de ahogarse con su propio ego –Comienza a caminar antes de que me arrepienta– fue lo ultimo que atisbo a decir, antes de sumergirse en la sexta avenida a penas iluminada por la tenue luz de los astros. En un silencio sepulcral, solo confirmando que el cazador de sombras le seguía por el ruido de sus pasos, perdió la mirada entre las sombras de las nubes que luchaban por permanecer a pesar del brillo de las estrellas y varios minutos después -que ella percibió como horas de martirio– distinguió la particular arquitectura gótica a unas cuantas calles. Por ultima vez se volvió al nefilim y le dirigió la misma mirada molesta que parecía haberse forjado a fuego en su rostro –Hogar dulce hogar… ahora si me disculpas, me voy a un lugar donde no tenga que volver a ver tu cara nunca mas– finalizó con una sonrisa resplandeciente y indubitablemente sarcástica, mientras comenzaba a andar en dirección contraria al nefilim. Realmente esperaba no tener que verse en el terrible escenario de toparse otra vez con el, pero sabia que el universo a veces tenia la mala maña de jugársela. Con aquel tétrico pensamiento, se embargo en la noche oscura y desapareció en un parpadeo bajo las luces de los escasos faros que iluminaban pobremente la noche.
 





♥:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 278

Post de rol : 136

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.