07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


36 # 39
21
NEFILIMS
6
CONSEJO
12
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous ⇎ Winter J.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸️

Saltó por encima de la baranda de contención y se deslizó por encima de la placa por la cual se pasaban los tiquetes. No había pagado por su viaje en metro, estaba recién llegado a Nueva York y aún no conseguía ingresos mundanos. Ascendió por las escaleras de la estación de metro hacía los primeros edificio que podía divisar del Rockefeller Center, un área urbana que se encontraba muy bien cuidada. A medida que subía cada escalón podía sentir la fría temperatura del exterior cada vez más. En esta época el frío resultaba insoportable para muchos, pero para un noruego como Lance es algo cotidiano. Al salir a la superficie, una fría ventisca chocó con él, levantándole la chaqueta de cuero que llevaba abierta y despeinándole levemente. Llevó la mano hacia su pelo con suavidad para volver a acomodárselo con mucha naturalidad. Se volteó para observar a la gente que entraba y salía del subterráneo, muchos de ellos se habían quedado observando la escena del viento que parecía de película. A medida que hacía contacto visual con los que lo observaban estos despertaban de su especie de hipnosis para seguir con su caminata habitual. Era irresistible, él lo sabía muy bien, tal vez demasiado bien, pero no estaba allí para deleitarse ni juguetear con mundanos. Estaba algo cansado, acoplarse al ritmo de una ciudad tan grande como Nueva York tenía su grado de dificultad, en especial porque conocía a muy poca gente. Aun así, seguía con su rutina y modo de vida que incluía asistir al gimnasio, está siendo la razón por la que estaba en aquel centro elitista mundano. Buscaba un buen gimnasio para inscribirse, quizás hoy aprovecharía el día gratis que algunos gimnasios ofrecen. No tenía como pagar un gimnasio allí, pero su mente ya se las ingeniería para salirse con la suya, como es habitual.

Inició a caminar serpenteando entre las conglomeraciones de gente hasta un pequeño punto de información donde parecía haber grandes cantidades de folletos sin ningún orden o tema particular. Estuvo observando de arriba abajo el estante varias veces sin mayor suerte, todo parecía de comida exageradamente ostentosa tipo filet mignon y todas esas boberías que parecían ser de gran importancia para los mundanos. Se dio por vencido después de buscar por un buen rato, miraba con la cabeza al piso por su pequeño fracaso y más que todo por perder su actividad del día que supondría mantenerle entretenido. Mientras salía del pequeño lounge de información encontró a sus pies un folleto pisoteado de un gimnasio que no estaba exactamente en aquel lujoso complejo. Junto a este habían 20 dólares en el interior, este golpe de suerte causo cierto regocijo en él –Jo, jo, jo felicidad mundavidad- dijo para sí mismo en voz baja con tono irónico. Guardó el dinero y su folleto en un bolsillo interior de su cazadora de cuero mientras se encaminaba hacía una pequeña plaza de granito pulido. Por un momento se preguntó si la Navidad como la describen los mundanos tendría algo de verdad o si sólo es un cuento de hadas ¿cuento de hadas? El pésimo chiste que había formado en su mente le causó una pequeña carcajada que fue bastante audible por las personas circundantes. Parecía que nuevamente, un grupo de mundanos volteo a mirarlo con algo de sorpresa, inspeccionando los puntos donde sobresalían sus tatuajes visibles. Él no hizo contacto visual pero si rodó sus ojos hacia atrás, estaba comenzando a cansarse de ser tan observado por todo el mundo ¡ser tan bello no siempre es una bendición!

Era una época especial, para mundanos, para quien fuera, verdaderamente ¿A quién le importa? Siempre era época para dos cosas, más bien tres; chocolate, alcohol y bueno la tercera creo que ya la saben. Se dirigió q un pequeño stand donde vendían gorritos de navidad y chocolate caliente con marshmellows y crema encima. Se dirigió amablemente al vendedor, pagó y se fue antes de que el vendedor con disfraz de elfo siguiese con sus argumento estúpidos de porque comprar un gorro de navidad allí cambiaría su vida. Caminó hasta una pequeña fuente que tenía bancas rodeándola, donde salpicaba un poco de agua hacia los cuerpos de aquellos sentados alrededor. Allí tomó su chocolate lentamente, pudo sentir su suave aroma y ese delicioso calor que se deslizaba por su garganta hasta saciar levemente su apetito. Se sintió revitalizado, las grandes cantidades de azúcar dentro de la bebida se convirtieron en una fuente de energía para que se parase y siguiese caminando hasta la plaza principal donde esperaba ver el gran árbol de navidad, supuestamente muy famoso en todo el mundo. Un pedazo de madera con frutas de colores ¿era en realidad eso algo importante?

Spoiler:
La cosa se pone buena en el siguiente post, hay que hacer ambiente. Puedes comenzar a observa mi irresistibilidad (?)  Cejitas (?)  JK



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸️

Había conducido hasta el centro y al bajar de su maserati color champagne, notó el frío. A Winter le encantaba el invierno, válgase la redundancia. Le gustaba el frío, la nieve, los chocolates calientes, los brillantes adornos de navidad... era superior a ella. Amaba el invierno. Pero aquel día especialmente, hacía un frío que resultaba hasta exagerado y ella se había puesto un coqueto vestido. Mientras cerraba con seguro su automóvil, se preguntó una vez más por qué demonios había hecho eso, qué le había impulsado a ponerse el dichoso vestido con esas tupidas medias, que apenas evitaba que el viento helado se colara entre las fibras y atacara a su preciada calor corporal. Aceptó la realidad, ya tenía que ir a patrullar de paisano con esas pintas. No pensaba ir a casa para cambiarse de ropa y luego volver al centro. No, no, de eso nada. A aguantar se ha dicho.

Salió del parking apresuradamente, casi arrollando a una señora que caminaba demasiado cerca de la puerta metálica que permitía la salida del aparcamiento subterráneo. La mujer le dedicó una mirada cargada de veneno, y la rubia enarcó una ceja expectante. Si quería pasar una nochecita en la celda que osara faltarle el respeto. Y no solo porque ella fuera policía, no se falta el respeto a nadie, es de mala educación. Paseó con cierta parsimonia, observando los gestos, los rostros ilusionados de los peatones, esos pequeños detalles en los que nadie reparaba, o quizás algún indicio de peligro. Su superior había enviado varias patrullas de agentes y algunos inspectores a merodear por el centro de Manhattan, no sería raro que algún tipo con pocas luces se le ocurriera la brillante idea de aprovechar todo el gentío para poner un artificio explosivo. Más valía prevenir que curar.

Caminando llegó hasta el deslumbrante árbol de navidad que brillaba presumido bajo la atenta mirada del cielo nocturno y de la pálida luna. La inspectora White vio a uno de sus compañeros y le hizo un gesto afirmativo con la cabeza, dándole a entender que ya le cubría ella el puesto y que se podía marchar a casa con su familia. La rubia se sentía aliviada de no tener a nadie esperándola en casa... bueno, sin contar a la joven de pelo violeta y ojos expresivos que solía esperarla despierta hasta las tantas. Seguramente preocupada de que la humana hubiera recibido un balazo en el trabajo, o quizás un ente maligno la hubiera secuestrado cual damisela en apuros. No obstante, Sugar era su mejor amiga, no su mujer, y mucho menos tenían dos o tres niñitos que llorarían si su mamá policía no llegaba a casa a tiempo para contarles un cuento de hadas.

Se permitió el lujo de admirar el inmenso árbol con una sonrisa dulce. Sin embargo, decidió evitar los recuerdos que solían dejarla ausente varios minutos, ahora estaba patrullando y debía centrarse. Volvió a su trabajo, revisando cada movimiento que pudiera ser sospechoso. Sus azules ojos se toparon con un alto muchacho con chaqueta de cuero, algunos tatuajes asomaban por el cuello de la camiseta y parecía no estar realmente muy interesado en el ostentoso adorno. Esa actitud arrogante le recordaba al carácter confiado de los habitantes del submundo. ¿Sería uno de ellos? Winter entrecerró los ojos con el objetivo de agudizar su vista. ¿No tenía frío llevando una chaqueta de cuero solo? No le daba buena espina, con lo cual no lo perdería de vista.

Spoiler:
¡Já! Un tío con tatuajes qué raro y poco usual... (nótese la ironía) Pídele a Santa Claus un poco de modestia (?)  Buajaja!  Es broma, caballero de la mesa redonda ♥️





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Había luces de todos los colores que le cegaban y nublaban la vista en casi todos los ángulos. El piso claro y pulido funcionaba como un espejo que reflejaba aquella luminosidad por todo el lugar. Todo parecía moverse muy lentamente, las luces que colgaban tintineaban con el viento creando reflejos y formas irregulares por la plaza e inclusive los rostros de las personas que estaban allí. Parecía un lugar frecuentado por todo tipo de mundanos; familias, parejas y adolescentes se conglomeraban en elegantes restaurantes o cafeterías de alto calibre. Había un ruido ensordecedor, cada negocio parecía tener una canción navideña a alto volumen que se fundía con los murmullos sus clientes y el ocasional desgarrador grito de algún bebe o niño. Todo estaba cubierto por una fina capa de nieve en aquella plaza, parecía que la hubiesen dejado apropósito para colaborar con el susodicho ambiente navideño. La nieve que contenía pequeños pedazos de lo que parecía granizo daba un aire glacial a todo el entorno. Los altos edificios que rodeaban la plaza cubrían todo rastro de sol, enfriando aún más el lugar. Sumándole a esto, corría una fría ventisca invernal en forma de corriente de aire que cruzaba por las tres entradas que daban hacía el centro de la plaza.

Había estado observando las puntas de los edificios que le rodeaban desde un claro que carecía de luces navideñas, las cuales le cubrían la vista hacia el cielo. Parecía un pequeño oasis en aquel bombillo gigante que le causaba una profunda molestia a nivel tanto visual como mental. Aun así era interesante observar las tradiciones de las familias mundanas y sus implicaciones en navidad. Por esta razón y la ocasional buena comida que encontraría a buen precio decidió quedarse en aquel lugar no muy agradable ni mucho menos acogedor. Su temperatura comenzaba descender, sus músculos comenzaban a contraerse y el a temblar un poco en un intento para subir la temperatura de su cuerpo. Le gustaba el frío, pero este era bastante desagradable, era un frío causado por edificios altos y hielo congelado, no por nubes ni suaves ni lluvias de nieve. Se cerró la chaqueta mientras su mano temblaba un poco y dio varias vueltas buscando un pequeño lugar vacío donde le llegase el calor proveniente de la caldera de algún negocio. No había muchas bancas públicas pero luego de una larga búsqueda optó por sentarse cerca de Dunkin’ Donuts, que emanaba un delicioso olor cargado con café y chocolate un calor proveniente de sus hornos. Frotó sus manos fuertemente para calentarlas pues estas se le estaban acalambrando por el frío y el contacto con el hielo. Miró a su lado derecho de re-ojo para ver quien lo estaba acompañando, no había una persona a su lado pero sí una caja de cigarrillos a medio vaciar. No es que fuese exactamente un fan de fumar pero sería de ayuda para calentarse y distraerse un rato, además si estaban allí era porque el destino quería que encontrase aquella caja. Más bien esto del destino era una excusa que se inventó en su mente para fumar uno o quizás dos cigarrillos. Tomo la caja y la inspecciono para revisar que no tuviese nada extraño adentro. Tras no encontrar nada, se levantó y se dirigió hacía el Árbol de Navidad pues no quería mezclar el olor a tabaco con el de comida. Por su posición central era ideal para que pudiese distraerse viendo al humo ascender y poder observar a las otras personas que le rodeaban.

Había una barrera metálica que delimitaba el árbol desde lo lejos para evitar que los niños o cualquier loco se acercaran y comenzaran a trepar aquella estructura. Se quedó observando la barrera mientras fue subiendo poco a poco su mirada hasta llegar a la estrella de la punta del árbol que brillaba de forma exageradamente desagradable. Tenía un cigarrillo en la mano pero no sabía cómo prenderlo, no cargaba bricket ni ninguna otra forma de encenderlo además tampoco veía a gente fumando lo suficientemente cerca a pedirles uno. Mientras buscaba alguna persona con cara de fumador para pedirles un encendedor cruzó la mirada con una rubia que parecía observarlo de pies a cabeza. Le levantó la ceja derecha cómo preguntándole que tanto era lo que miraba, además de su exorbitante belleza claro. Tal vez no fue buena idea hacer un gesto no tan cordial, pues después se fijó que la chica era bastante atractiva. Pensó en las pocas cosas que le gustaba del invierno, aquella chica iba muy cubierta, casi como si fuese musulmana, una auténtica lastima para sus ojos. Tuvo que despejar su mente antes de volver a centrarse en el problema que le acarreaba ¿Cómo encendería su cigarrillo? Era algo urgente pues en el centro de la plaza hacía mucho frío ya estaba comenzando a congelarse una vez más. Entonces reflexionó en su mente sobre la palabra “fuego” y una runa salió a flote entre todos sus pensamientos.

Se abrió la chaqueta con la mano temblorosa por el frío y palpó en el interior de esta un bolsillo oculto donde guardaba su estela. La tomó entre sus dedos y volteo su cuerpo de tal forma que este se quedase mirando al Árbol de Navidad y le diese la espalda a la mayoría de personas. Apoyó su cigarrillo entre la palma de su mano izquierda y puso su estela encima del objeto. La movió con suavidad mientras esta emanaba un haz de luz y energía térmica. La movió de forma fluida sobre el cigarrillo, era por suerte una runa simple y alargada que podía formarse en el pequeño objeto. Una vez terminada la runa este aseguró su estela con su cinturón, así dejando esta oculta debajo de su jean negro. Se quedó observando la runa en espera de una reacción, esta comenzaba a tornarse rojo ardiente pero aún no había señal de llama. Súbitamente, la runa entró en ignición, encendiendo una llama que envolvió a todo el cigarrillo apoyado en su mano izquierda. La llamarada y su contacto con la mano le hicieron arrojar el cigarrillo de forma repentina y automática. Este salió volando con una trayectoria semicircular hasta llegar a la base del Árbol de Navidad donde había pequeña ramificaciones que rápidamente se encendieron por su alta inflamabilidad. De esta saltaron un par de ardiente chispas que empujadas por el fuerte aire chocaron contra bifurcaciones superiores que entraron en un proceso de combustión instantáneo. La parte superficial del árbol fue abrazada por una llama de color rojo intensa que comenzó a consumir la madera. Desde el exterior hasta el interior el fuego fue carcomiendo, agotando la madera del árbol hasta llegar al tronco principal que estalló en una ardiente llamarada. Todo el espectáculo se había reflejado en los blancos pisos y muros de aquella plaza que se había iluminado como una antorcha. El cristal de los edificios se había tornado color rojo, cambiando todos los colores aparentes de aquel lugar. El ambiente se había calentado a altas temperaturas, aquella parecía una noche de verano y no de invierno. La fina capa de hielo que cubría el suelo y las bancas se habían tornado carmesí antes de derretirse y formar pequeños charcos. Había un revuelo general, muchos mundanos habían salido corriendo mientras otros desde la seguridad de sus restaurantes o cafés temían salir, muchos se habían quedado impactado con aquel inédito evento. El árbol se había consumido tan rápidamente que no tuvo tiempo de caer hacía ningún lado, se había desecho en ceniza en cuestión de minutos. Había quedado un intenso humo negro en la parte baja de la plaza, atrapado por los edificios circundantes. El espeso humo negro era un poco sofocante, la gente comenzaba a alejarse rápidamente de aquella plaza. Lance seguía aferrado a la baranda observando cómo los últimos pedazos chisporroteaban para apagarse eternamente. Respiraba con algo de dificultad pero por lo menos ya no tenía frío y mucho menos se sentía aburrido como antes. Sus ojos negros habían reflejado aquella fuerte llama que había coincidido con la maquiavélica sonrisa que formó al ver como aquel árbol se deshacía –Kboom- dijo en voz baja a si mismo mientras sonreía.

Fue trasladado nuevamente a la realidad por el fuerte sonido de las sirenas y su propia tos, víctima del dióxido de carbono que le impedía respirar correctamente. Comenzó a andar rápidamente en círculos al árbol para revisar que no hubiese resultado nadie herido ni quemado por aquel incidente. Se miró la palma izquierda y notó que estaba ensangrentada y que tenía fuertes quemaduras que dejaban partes de su musculo al rojo vivo –Quien con fuego juega, con fuego se quema- musitó para sus adentros. No había nadie cerca al árbol herido y parecía que no había mucha gente atrapada en aquel humo, la gente que estaba en el centro de la plaza había evacuado al ver la primera chispa que emanó el árbol. Quizás era momento de que saliese de aquel lugar, aprovechando la densa bruma negra. Se encaminó hacía lo que el percibía como una salida de aquella plaza, debía salir antes de que sellaran aquella área, con él adentro.

Spoiler:
Te dejo la decisión si quieres saber desde antes que soy o no soy Nefilim, yo diría que no para tener más que hablar. Posdata: la introduccionó de la palabra "musulmana" busca establecer una comparación no tiene connotación islamofobica.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸


Winter detestaba las personas arrogantes, casi tanto como su odio visceral hacia la carne poco hecha o la cebolla sin cocinar. Arrugó la nariz con cierto desagrado al mismo tiempo que cruzaba los brazos. La inspectora no se tomó del todo bien que el muchacho le dedicase esa mirada de desdén.  A ver, que era normal su reacción, teniendo en cuenta que ella lo estaba mirando como si fuera un terrorista que iba a hacer estallar cualquier edificio entre una nube de polvo. No obstante, la mirada que le dedicó después, impregnada con cierto interés, la dejó algo desconcertada. Frunció el ceño presa de la confusión.

El joven se giró hacia los pies del árbol, y a ella se le encogió el estómago en una sensación condeadamente desagradable. Tenía un mal presentimiento. Algo no marchaba bien, o mejor dicho... no iba a acabar bien. Pero aún así, sin pruebas no podía presentarse delante del muchacho, estamparlo contra una pared y registrarlo en busca de algún artificio explosivo. La podría denunciar por acoso sexual o por abuso de autoridad. ¿Debía esperar a que él decidiera hacer alguna travesura? Se sintió frustrada de gran manera, no le gustaba la incertidumbre. Propinó una patada al suelo, irritada.

No le dio tiempo a maldecir su suerte, ya que un destello rojo llamó su atención nuevamente hacia el joven. Avanzó dos pasos hacia él, solo para asegurarse de que no estaba haciendo nada indebido pero una llamarada estalló calcinando la mitad del árbol. Rápidamente cundió el pánico entre los presentes, que se empezaron a mover en todas direcciones. Entonces, dando prioridad a los peatones, Winter empezó a gritar que mantuvieran la calma y a señalizar las salidas. Los otros policías que estaban por la zona se apresuraron a imitar a la rubia, dándole a ésta la oportunidad de buscar al causante de tal desastre. Había desaparecido entre la muchedumbre y el denso humo negro, con lo cual decidió moverse a la salida más cercana por si había tenido la magnífica idea de escapar.

Gracias a Raziel, el muchacho no había escapado, todavía. Winter metió la mano debajo de su abrigo y sacó su glock 17. Procuró esconderla un poco, lo suficiente como para que ningún ciudadano se percatara de ella. Se dirigió hacia él cubriéndose la cara con la manga en un intento desesperado de que el humo no invadiera sus pulmones. Trató de acercarse lo suficiente a su objetivo, a medio metro, que pudiera oírla hablar sin tener que alzar mucho la voz. No quería alertar al resto de la gente. Levantó la pistola posándola suavemente en el vientre del joven.

- Policía de Nueva York. Levante las manos donde yo pueda verlas y no oponga resistencia. - Avisó tranquilamente mirándolo a los ojos. - No haga ningún movimiento brusco y acompáñeme. - Con la mano libre se sacó la insignia de policía del bolsillo y se la mostró. Volvió a guardar la placa dorada, aprovechando para sacar las esposas de paso. Bastó un solo movimiento para atrapar las muñecas del sospechoso en la arandela metálica. Con una gracia que revelaba que ya tenía cierta experiencia.







:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center → Frío ☸

Había sentido el cañón del arma chocar contra su abdomen, movió sus ojos levemente hacía abajo para notar lo que ya había supuesto, tenía una pistola lista para ser disparada a quemarropa. Maldijo por lo bajo el hecho de que los nefilim no pudiesen interactuar con la pólvora, quizás hubiese tenido la oportunidad de quitarle el arma y disparar al cielo para alejar a las personas pero esto no iba a pasar por un sinnúmero de razones. Se había distraído con los bellos ojos de la policía que tomaban matices grises por el humo que los rodeaba y que cambiaban de color a un hermoso azul cielo cuando eran iluminados por los faroles. Había quedado con la tajante duda de cómo sería el resto de su cara, ahora cubierta por su brazo. Tenía la mirada perdida e inmersa, lo que le hacía parecer levemente hipnotizado. Poco después sus pensamientos habían vuelto a su adversa situación donde en el mundo mundano podría ser considerado un terrorista y encarcelado de por vida. Pero no le preocupaba mucho lo que le pudiese ocurrir en el en aquel plano, podía pedir a algún brujo que le borrase la memoria a aquella policía o algo por el estilo. No escaparía de prisión pues le gustaba jugar un poco con mundis y eso no sería posible teniendo a la policía detrás. Aunque tuviese un libro lleno de soluciones todas tomarían tiempo y cierto grado de esfuerzo, algo que para Lance no era muy agradable, preferiría dedicarse a otros asuntos menos terrenales. Además de que ya tenía cierto grado de ocupaciones dentro del mundo de las sombras que eran más importantes que cualquier problema estúpido que pudiese resultar de los mundanos. Había mantenido sus facciones relajadas durante el arresto, no era el primero en el que estaba y seguramente tampoco sería el último. Además de que le había arrestado una policía bastante atractiva, supuso que quizás debería tachar eso de su “lista de fantasías por vivir”.

Su apacible expresión fue pronto cambiada por algo de preocupación, este no había medido las implicaciones que aquel asunto podría tener en su vida como nefilim, la clave tendía a tomarse este tipo de ofensas con bastante seriedad. Pero desde luego que había sido un accidente, él no había planeado causar tan magnífico pero destructor espectáculo. Intentó buscar más argumentos a su favor pero siempre salía a flote la idea de que la clave no siempre era justa y esto era una innegable realidad para él. Por lo menos tendría su consciencia tranquila, no parecía haber herido ni mucho menos matado a nadie por su pequeño descuido. Las palabras de la policía le despertaron de sus pensamientos, estaba escuchando su voz de fondo pues en primer plano tenía las mucho más interesante sirenas. Pensaba que todas las policías del mundo decían las mismas palabras todo el tiempo al arrestar; aburrido, aburrido y aburrido. Pero de repente escucho aquellas palabras de “no oponer resistencia” y “no hacer ningún movimiento brusco” causándole mucha gracia. Desde luego que si quería oponer resistencia o hacer un movimiento brusco lo haría, no es como si sus palabras fueran a cambiarle de parecer ni a él ni a nadie. Además de que debía ser aquella mujer la que no debería hacer ningún movimiento brusco porque si no sería él el que la estaría arrestando a ella, sin mucha violencia claro esta pues no golpeaba mujeres. Se mordió el labio inferior en un intento para no mostrar risa que salió en forma de una divertida sonrisa.

Esta noche no estaba dispuesto a dar lucha, quería ver donde lo llevaría la corriente y si se tornaba feo o principalmente aburrido simplemente usaría sus habilidades nefilim para salir de aquello. Giró su mirada en redondo para que esta recayese en la dorada placa que no irradiaba demasiada luz dado al humo que ocultaba las luces producidas por el entorno. Había pensado responderle algún cliché de policía o algo por el estilo para sacarle un poco de sus casillas pero si quería divertirse con ella no sería lo ideal. Siempre se le ocurrió la idea de sacarle en cara que era mujer y policía, eso era definitivamente la idea máxima para crear polémica entre mundanas. Pero quizás dejaría todo esto para después –Te acompañaría a donde me lo pidieses sin esposas- le dijo mientras le guiñaba el ojo –¿Me das tú nombre? Entiendo si no me lo quieres dar pero creo que por ley estás obligada a dármelo en caso de que abuses de tu autoridad o que me acoses…- dijo las últimas dos palabras con picardía. Se pasó la lengua por los labios para remojárselos, estos estaban resecos seguramente por el cambio abrupto de temperatura y otros muchos factores adversos. Lance había juntado sus manos para facilitar el trabajo de esposarlo, que con la cooperación de él y la práctica de ella fue bastante fácil. Las esposas y su chaqueta no alcanzaban a cubrir las puntas de los tatuajes que salían de sus brazos hacía sus manos, cosa que le hacía ver como un estereotipado personaje malo de la televisión.

Fue momentos después que cayó en cuenta que ya había cruzado mirada con aquella chica que resultó ser una policía encubierta, la recordaba muy bien pues era bastante cautivante. Había distinguido su mirada acusadora que desde un inicio le había dado un mal presentimiento. Mientras ella le ponía las esposas por detrás este volteó su cara y se acercó lo máximo posible a su oído, casi rozando su cara –Te he dado una mala espina desde el principio, ¿No estás segura que estás mezclando tus presentimientos con los procedimientos legales?– dijo con una leve arrogancia -Pudiste haberme arrestado desde un principio pero ¿Por qué no hacerlo?– susurró entre dientes. Tal vez buscaba causar algo de confusión o sólo armar un perfil psicológico de aquella chica que se veía bastante inexpresiva, si lograba cualquiera o inclusive ambos objetivos se daría por bien servido.





Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸


Winter atrapó sus muñecas de un solo movimiento, pero no había pasado desapercibido el hecho de que el muchacho estaba cooperando. Y siendo sincera, no sabía que le parecía más escalofriante... que él prendiera fuego y luego se dedicara a bromear con la policía que le estaba arrestando, o que se hubiera quedado más tiempo en la escena del crimen en vez de salir corriendo antes de ser pillado. A lo mejor era un psicópata de esos a los que les gustaba ver sus fechorías como si fueran obras de arte, o quizás solo se estaba asegurando de que no había nadie herido. La inspectora White alzó su mirada azul hacia los traviesos ojos del que ahora estaba detenido.

Esbozó una sonrisa sarcástica, pero no dijo nada. Le pareció lo más apropiado, porque soltar un "Pero llevarte esposado es sin duda mucho más excitante" no sería buena idea. Así que se limitaría a su papel de policía inexpresiva. O eso es lo que se había propuesto antes de oír su supuesto deber de identificarse. Ladeó la cabeza levemente, entreabriendo los labios y soltando un sonoro suspiro. -En realidad no es obligatorio. Un agente solo tiene el deber de facilitar su número de identificación, pero yo soy inspectora, así que... Soy la inspectora Winter White.- Se presentó mientras se aseguraba de haber ajustado bien las esposas.

La gente seguía corriendo, huyendo del espeso humo que no parecía disiparse. La rubia notó su respiración pesarosa y una molestia en su garganta. Debía salir de allí pronto, antes de acabar asfixiándose. Sus compañeros también empezaron a retirarse de la zona, y eso la preocupó. ¿Qué debía hacer ahora con el muchacho? No lo pensaba llevar en su coqueto maserati. Lo tenía muy claro. No le pagaban lo suficiente como para reparar el daño que le pudiera producir ese tipo a su caro automóvil.

Una voz hizo que dejara de mirar a su compañeros y girara la cara hacia él, que se había acercado demasiado. Entrecerró los ojos, haciendo que éstos coincidieran con los del castaño.- Porque no tenía pruebas. Pero tú solito me las has dado.- Explicó señalado hacia el pobre árbol calcinado. Una tos repentina surgió de su pecho. ¡Córcholis! ¿Por qué su acompañante estaba tan tranquilo? ¿Sería un ser del submundo? ¡Oh, dios! ¿Un demonio? Normalmente los que procedían del averno soltaba un ligero tufillo a azufre... No podía ponerse a oler al joven: Primero, porque sería muy raro que se acercara más de la cuenta a oler su piel, y segundo, porque con el olor a humo no lo podría apreciar. Gracias a dios su tos no duró mucho y se recompuso rápido. Negó con la cabeza, últimamente veía seres sobrenaturales por todas partes.

Winter agarró la solapa de la chaqueta de cuero que portaba el castaño (y sospechoso de ser un demonio) y tiró de él hacia un lugar donde no murieran por inhalación de gases tóxicos. Cuando se alejaron varios metros, su mano pasó a aferrar la cadena plateada que juntaba las muñecas tatuadas. Aún llevaba el arma fuera, pero con todo el alboroto nadie se daba cuenta. A lo lejos, aproximándose a una velocidad envidiable, se podían oír las sirenas del camión de los bomberos. Y aunque la rubia pensó que ya no pintaban nada en el lugar prefirió callarse. Si mojaban el suelo, se refrescaría el ambiente. Ella no estaría allí para comprobarlo igualmente.

Localizó una calle con precaria iluminación y bastante desértica. Empujó al chico contra la pared sin delicadeza. ¿Por qué su instinto le decía que él no había tenido intención de herir a nadie? - ¿Cuántos años tienes? ¿Llevas armas encima?- Ahora tocaba la parte que menos le gustaba. Registrar.- Escucha, tienes dos opciones: O te registro yo o uno de mis compañeros. ¿Cuál de las dos te gusta más?- Tendría que haber llamado a su compañero de brigada. De esa forma, si su "sospechoso" decidía atacar, tendría cero posibilidades de escapar. Sin embargo, su glock 17 seguía en su mano, si decidía hacer alguna estupidez dispararía.


Última edición por Winter J. White el Dom Ene 08, 2017 2:58 am, editado 1 vez




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Se encontraba esposado y a la merced de una total desconocida en aquel momento. Aunque esta no fuese una situación exactamente peculiar no sentía pánico ni miedo. Estos sentimientos no se iban a mostrar en aquella situación que era bastante cotidiana para los mundanos y una de la cual cualquier Nefilim podía librarse con facilidad. Pero él no quería librarse, quería ver hasta donde llegaba, estaba disfrutando placenteramente cada momento. No sólo era el hecho de estar esposado, ser visto como un delincuente y tratado con cierto desprecio lo que le encantaba sino  también lo era aquella excelente compañía. Por un momento pensó que estaba siendo demasiado descarado, seguramente a aquellas policías sólo les gustaba demostrar fuerza para buscar respeto. Pero pronto se dio cuenta que estaba en lo incorrecto, había visto una pequeña sonrisa aparecer tras su frase coqueta. Quizás ella diferente, tal vez quería divertirse un poco aquella noche también. Esbozó una pícara sonrisa acentuada en el lado izquierdo, marcando un hoyuelo en solamente un hemisferio de su cara. Esta desapareció al escuchar el suspiro que parecía demostrar algo de fastidio, quizás no estaba muy en lo correcto después de todo y aunque así fuese esto no sería razón para detener sus planes. Giró su cabeza hacía su hombro, quedando de perfil ante la chica -Winter…- murmuró para sus adentros. Era un lindo nombre que podía solamente significar dos cosas; demasiada dulzura o destrucción. Podía sonar a un nombre de princesa mundana o hacer referencia al peligroso frío invernal. Cualquiera de las dos, supuso que estaría bien para él, no era muy exigente. Pero ciertamente aquel nombre le recordaba a sus tierra natal, donde había invierno casi todo el año, un invierno que el disfrutaba y que añoraba encontrar en cualquier lugar que visitase.

Un pequeño dolor en sus muñecas nubló sus pensamientos, el metal había golpeado sus huesos en lo que parecía un brusco movimiento por parte de la inspectora. Parecía que no se encontraba muy de humor hoy o quizás demasiado feliz para fijarse en lo que hacía. Soltó una leve tos mientras miraba hacia atrás de Winter, el humo comenzaba a afectarle seriamente, ya lo había inhalado en grandes cantidades. Si ella no lo sacaba de ahí tendría que irse por sus propios medios y morir con la duda de lo que podría llegar a ocurrir. Cruzó la mirada con sus azules ojos y la desvió junto a la de ella que se dirigía hacia los restos que yacían en el centro de la plaza –Yo veo un par de cenizas, nada contundente ¿y tú que ves?– dijo restando importancia -¿Qué tendrás en mi contra, un par de testimonios?- mencionó en tono burlesco –Eso no es suficiente, no en su mundo- dijo mientras disminuía su voz. Tenía algo que añadir en aquel momento pero una sacudida le hizo perder el hilo y prefirió callarse. Fue halado hacía adelante desde su cuello sin poder evitarlo, era un área bastante frágil y fácil de controlar la que ella había escogido. Podía notar por esto que ella tenía cierta experiencia, pero no sabía si era la suficiente como para contenerlo si quisiese escapar que claramente no era el caso. El empujón hizo que su cara se acercara al pelo de ella donde pudo oler un suave aroma primaveral una vez más. No pudo distinguir mucho más con todo el olor a quemado y la distancia que volvió a tomar después de un rato.

Se habían internado en un callejón que se veía bastante peligroso desde una perspectiva mundana pues a él no le aterrorizaba en absoluto. No tuvo mucho tiempo para pensar en hipótesis sobre lo que ella quería hacerle en aquel lugar porque tenía muy claro que no lo permitiría, o quizás en sus oscuros pensamientos sí… pero entonces fue lanzado hacía un muro. No pudo amortiguar el golpe con sus manos pues estas se encontraban inmovilizadas detrás de su espalda, así que sus pectorales y abdomen golpearon la pared mientras retraía su cara para evitar que esta se rasguñara. Pero lo hizo muy tarde, la parte izquierda de su cara golpeo la pared que tenía ladrillos salidos, causándole rasguños en su pómulo. Había mantenido su cara pegada al muro para evitar que esta viera los cortes. Se mordió la lengua con fuerza para evitar su impulso de darle una patada en la costilla y perforarle el pulmón a aquella chica. Tomó una fuerte bocanada de aire y se tranquilizó para sentir el exquisito frío de aquel muro y la electrizante presencia de la chica detrás de él. Pero eso parecía causarle mayor intranquilidad y no pudo contenerse. Una fuerte electricidad recorrió su cuerpo y se movió de la pared a una velocidad sobrenatural. Quedó atrás de la inspectora y la empujó con su cadera hacía el muro con cierta delicadeza. Hizo esto de forma relativamente fácil pues sólo le tenía con una mano dado a que en la otra sostenía la pistola que parecía no apuntarle. Con sus brazos inmovilizados había perdido cierto equilibrio por consecuencia tambaleó y cayó encima de ella contra la pared. No había podido detener el choque con nada más que el cuerpo de la inspectora, que le separa del muro. Sus cuerpos se juntaron en ese corto momento en el cual sintió el corazón de ella que latía con velocidad. El fuerte movimiento causo que pequeñas gotas de sangre saltaran hacía la parte superior del abrigo blanco de la policía aunque pero él no pareció reparar en esto. Dio un paso hacia atrás, manteniéndola contra la pared, poniendo su cuerpo como obstáculo a su vez que sus heridas faciales se hacían más visibles. Se había dispuesto muy cerca de ella, lo suficiente para sentir su cálido aliento que se fundía con el suave perfum.

Movió su cara un poco hacía adelante para poder susurrar ligeramente por encima de su cabeza, pues la estatura de ella era considerablemente menor –Soy mayor de edad y no tengo porqué llevar armas, esas son para criminales- dijo con ciertos aires de superioridad. Gracias a Raziel que no había llevado sus cuchillos de serafín aquel día, no lo hacía muy seguido pero de todas formas tuvo gran suerte. Mostró una pequeña expresión de terror al pensar en su estela pero se tranquilizó al recordar que estaba guardada debajo de su cinturón donde seguramente nadie la encontraría. -¿Compañeros? Parece que ya se han ido todos, me estás dando una opción que no existe- musitó mientras la observaba –Desde luego que tú me gustas más, no soy del otro bando- dijo de forma coqueta y divertida. Aquel comentario parecía no muy relevante pero fue algo que salió de forma espontánea. Posteriormente dio un paso hacia atrás para dejar darle espacio a Winter, que se encontraba atrapada en aquel muro. Se dio vuelta para darle la espalda y que esta pudiese tener acceso nuevamente a las esposas.




Última edición por Lancelot Van Daele el Vie Ene 13, 2017 1:07 am, editado 1 vez


Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
La inspectora había preferido callar ante el comentario ácido del castaño. Sí, había escuchado el "en SU mundo", pero había optado por el voto de silencio. ¿Qué por qué? Porque no quería morir de asfixia, cuanto más hablara, a más residuos tóxicos le daría la bienvenida en sus pulmones. Gracias pero no. Había arrastrado al muchacho prácticamente a trompicones por varios metros para evitar que el denso y negro humo les hiciera más mella. Andó por lo que serían más o menos cincuenta metros, hasta que visualizó un callejón que sinceramente, no tenía buena pinta. No obstante, Winter poseía la arrogancia que otorga la juventud. Esa que te hace creer que eres capaz de escapar ileso de cualquier situación, por más turbia que se volviese.

Cabe destacar, que cuando la señorita White empujó contra aquel muro al muchacho no había tenido la más mínima intención de dañarlo. Y allí se vio ella, en las espaldas de él, sopesando que debía hacer: si llamar a sus compañeros por el walkie talkie y que le ayudaran a hacerse cargo de la situación (qué francamente se le podía ir de las manos), o por el contrario intentar averiguar si era un terrorista por sus propios medios. Fue por eso que el movimiento de él la pilló de improvisto, bueno, eso y que el maldito tipo era demasiado rápido. La rubia quiso reaccionar, encararlo, pero lo único que pudo hacer fue girarse a tiempo que el muchacho la empujaba contra la pared. De esa manera fue su espalda la que recibió el impacto.

Un gemido de dolor poco apropiado e involuntario, escapó de sus labios en cuanto su cuerpo golpeó el duro muro de piedra. Abrió los ojos en el preciso instante que el joven se desplomaba hacia delante, y ella en un desesperado intento de que no se pegara el tortazo de su vida, lo atrapó entre sus brazos y lo llevó hacia su cuerpo de forma inconsciente.  Manchando de escarlata su abrigo del color de la nieve. No lo retuvo mucho contra ella ya que el castaño se incorporó y prácticamente la acorraló contra la pared. ¿Qué demonios? Pensó la inspectora cuando reparó en su excesiva cercanía. ¿Cómo había llegado a esa situación? ¿Cómo es que era ella la que estaba acorralada? ¿Cuando se habían cambiado las tornas?  Al alzar la mirada pudo ver la herida en su pómulo, y una oleada de arrepentimiento se apoderó de ella. ¿Eso contaba como brutalidad policial? Aparte, claro está, del sentimiento de culpa por hacerle daño al chico sin siquiera saber si era terrorista de verdad.

Lo peor de todo el panorama no era estar entre una pared y un sospechoso esposado, no. Lo peor fue que al mirar a los ojos al susodicho, sus caras quedaron a escasos centímetros, tornando la escena mucho más enrevesada. La mente de Winter iba a cien por hora, intentando adivinar que raza de subterráneo podía ser. Porque ese muchacho no era un humano corriente y moliente. ¡Ni por asomo! Era demasiado rápido. Y con demasiado quería decir demasiado. La rubia no se había replanteado que quizás sí era humano, solo que un humano... más especial. Un cazador de sombras. Pero ella no poseía la Visión , con lo cual jugaba en desventaja. Una idea cruzó su cabeza tan rápido como si de una estrella fugaz de tratase. Winter llevaba una pulsera de oro, si lograba tocar su piel podría descubrir si pertenecía a la raza más peligrosa del mundo. Un demonio. Lentamente su mano izquierda serpenteó hasta la única parte del joven que estaba libre de telas. Su cuello. Y posó levemente la mano en su nuca para que el frío metal de su muñeca hiciera contacto con la cálida piel tatuada. La mirada azul de la policía se alternaba entre los ojos de él que habían adquirido un matiz oscuro y su cuello, a la espera de alguna reacción al oro. Nada pasó. Suspiró aliviada.

Una voz masculina la sacó de su ensoñación.- ¡Já!- Articuló mirándolo descaradamente a los ojos. La cercanía le importaba más bien poco en ese momento, estaba demasiado ocupada en no responderle alguna mala palabra que no debiera decir.- Le has prendido fuego a un árbol que estaba rodeado de gente. Podrías haber herido a alguien por si no lo sabías, genio.- Respondió con sarcasmo. Estaban tan cerca que la inspectora White notaba la calor que desprendía el cazador (aunque ella no lo sabía, obviamente) y su respiración chocar contra la nívea piel de su cara. Aparte, estaba el hecho de que su mano seguía en su cuello, por si la situación no rozaba lo irreal. - ¡Oh!- Exclamó con sorpresa fingida.- Pero si quieres los puedo llamar. Por eso no te preocupes. Imagínate que yo abusara sexualmente de ti, podrías denunciarme... - Murmuró mientras su mano se separaba de la templada piel con patrones, que a la luz del callejón no era más que una mancha oscura mal definida. Percatándose de que no estaba siendo muy profesional, se separó del castaño como si quemara y se pegó a la pared. El hecho de que él también se alejara y le diera la espalda, la descolocó bastante. ¿Estaba cooperando? ¿Cuáles eran sus intenciones? Caminó dos pasos, llegando hasta él mientras rebuscaba la pequeña llave que abría las esposas y que se encontraba vagando en el bolsillo de su abrigo. - Te suelto si cooperas conmigo y respondes a mis preguntas.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Había sentido por un diminuto momento un gran temor, su pequeño plan no era perfecto y en cualquier momento le podría soltar algo peligroso para su orgullo como una bofetada o para su cuerpo como un balazo. No sabría decir cuál era peor, seguramente ambas podrían destruirle a su propio modo. Pero creía que había valido la pena aquel alto riesgo, aunque no estaba seguro del todo. Su sangre bullía por sus venas mientras su corazón intentaba hacer frente a sus emociones, irradiando con grandes cantidades de sangre su cuerpo que mantenía un pulso muy acelerado. Por su cercanía pudo escuchar aquel sonido emanado por Winter pero no supo si su exclamación era de dolor, placer o quizás una mezcla de ambos. Aquel pequeño pero significativo sonido había significado suficiente para él, eran los pequeños detalles en los que se fijaba de su lenguaje que le erizaba la piel y avivaba su vida. Sintió como unos delicados brazos le tomaban e intentaban frenar su caída, quizás hubiese podido intentar chocar con el muro en vez de con ella pero aquello se lo hubiese impedido. Se encontró por sorpresa más cerca de su aroma, de su piel y de su cuerpo mucho más de lo que había calculado. En aquella posición donde tras unos segundos ninguno de ellos puedo reaccionar bajó su mirada para notar que pequeñas gotas de sangre habían parado en el abrigo blanco de la inspectora. Pero eso no le importó, era un pequeño detalle que no le iba a distraer de aquel placentero momento.

Una suave mano se deslizó por su nuca, pudo sentir el delicado calor que irradiaba la mano hacía su frío cuello, el único lugar expuesto de su cuerpo que tenía una temperatura bastante pero alta en relación con el ambiente. Cerró sus ojos y enfocó sus sentidos en la caricia que proporcionaba la mano, pudo sentir que el pulsó de ella era bastante alto en aquel momento, justo como el de él. Podía divisar como su corazón intentaba sincronizar sus latidos con los de ella, como si fuesen un par de instrumentos musicales que tocaban la misma canción de forma coordinada. Abrió los ojos de golpe al sentir un abrazador frío que entró en contacto con su piel, enviándole un escalofrío que descendía por su nuca. Pudo sentir como el frío se propagó por su cuerpo y le erizó su piel por el cambio de temperatura. Apoyo su hombro izquierdo contra el muro, juntando su cuerpo con el de ella, resbaló un poco en aquel movimiento y su cara se acercó aún más, empujado por el peso del brazo apoyado en él. Se encontraba inclinado hacia ella, sus piernas se encontraban muy detrás de su pecho, necesitaba un punto de apoyo para volver a enderezarse. Uso su hombro y echó su cuerpo hacía adelante, mientras dirigía sus labios hacía los de ella en un solo movimiento. Allí pudo sentir como su cálido aliento chocaba contra su mentón y se disipaba a lo que parecían milímetros. Entonces se impulsó con sus piernas, que se encontraban ya rectas, hacía atrás para tomar un poco de significativo espacio pues seguían estando lo bastante cerca como para sentir sus respiraciones pero no lo demasiado como para rozar su piel.

Ya se había retirado a una distancia más prudente cuando escuchó su voz llegar con un tono bastante fuerte. Ladeó un poco su cabeza la cual traqueó, parecía que se había golpeado un poco fuerte y había estado en una posición no muy privilegiada por un par de minutos. Cruzó su mirada con la de ella para verla de forma desafiante –¿Por qué no me preguntas si le he prendido fuego al árbol?– preguntó mientras se acomodaba la chaqueta –Soy una persona honesta, te diré la verdad pero… ¿estás segura de querer saberlo?– dijo mientras desviaba su mirada hacía la placa que llevaba. Tomó una bocanada de aire y lo exhaló lentamente, debía pensar con claridad lo que iba a decir a continuación -¿Abuso sexual? Quizás pueda añadir ese a sus otros cargos que ya incluyen brutalidad policíaca y lesiones personales– dijo mientras miraba divertido su placa -Mejor, dejemos ese cargo por fuera, porque yo encantado- susurró mientras soplaba un poco de aire hacía su cara. Sintió como la mano de Winter se movía fuera de su cuerpo y supo que era momento para que se alejase. Empujó su cuerpo hacía atrás con su cadera acercándose a su cara por última vez y  echó su cuerpo hacía atrás para dejarle espacio a la inspectora. Tras darse la vuelta sintió como aquella voz se dirigía hacia él nuevamente, pidiendo un trato. El trato no sonaba muy convincente pues quería seguir esposado y jugar un rato más. Pero ya había sido lo suficientemente bueno en su momento y tenía que actuar con algo de responsabilidad. Bueno en realidad responsabilidad no es una palabra que usara muy seguido ni que tuviera importancia para él pero quizás funcionaría de algo esta vez. Ladeó su cara –Puedes preguntarme todo lo que quieras, pero eso sí; no voy a hablar con  ningún otro poli- dijo a modo de favor.

Se volteó un momento rápido antes de darle acceso a sus esposas si esto quisiese ella. Sintió como una gota de sangre descendía por su pómulo desde su herida hasta sus labios. Sacó su lengua y la palpó como un movimiento automático e inconsciente. Torció un poco su cara al sentir el amargo sabor que se había impregnado en su boca. Dio un par de pazos en círculos y luego se detuvo para mirarla –Antes de cooperar tengo dos demandas; que alguien me cure y que me den algo de comer- dijo desde una distancia prudente. No tenía hambre pero quería sacarse aquel horroroso sabor de su boca y tenía algo de sed, además quizás aquella policía le podía invitar a un restaurante lujoso de Rockefeller Center. Lo de curarse tampoco tenía mucho sentido, podía marcarse una iratze y ya estaría bien pero eso no sería divertido. Además la herida no era nada grave pues podía dejársela así pero eso tampoco era muy llamativo.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
No le gustaba ser la presa. Y en ese preciso momento lo estaba siendo. Un tierno conejito delante de un lobo hambriento. Solo que no, ella no era una tierna conejita dispuesta a que se la merendaran. Desde que tenía uso de razón, Winter había sido la que daba las ordenes. Pasando por su bonita infancia en una mansión de Long Island, llegando a su trabajo como agente de la policía. No, ella no estaba habituada a que la acorralasen contra una pared y la mirasen como si fuera una hamburguesa con patatas. Sí que había tenido chicos detrás, pero todos habían sabido que Winter Juliet tenía demasiada mala hostia como para atreverse a decirle algo. La inspectora White no creía en el amor y no tenía ni la más mínima intención en descubrir si existía. Tampoco había experimentado la tensión sexual y se sentía muy agradecida por ello. Por lo que había visto, las personas actuaban como animales en celo cuando de sexo se refería. Tan degradante... y vergonzoso.

Así que la situación la desconcertaba un poco. Porque básicamente recordaba a su profesor de la academia de policía diciéndole que se cazaba más moscas con miel que con vinagre. ¿Quería decir eso que debía fingir interés por el muchacho? Pero a ella no le gustaba. ¿Qué demonios debía hacer? Por otro lado, tenía la opción de darle con la culata de la glock en la cabeza y dejarlo K.O, sin embargo, así no le sonsacaría información. Tenían sus labios demasiado cerca, tanto que notaba su agitada respiración en ellos. Pero gracias a dios, el castaño captó la indirecta y puso espacio entre los cuerpos de ambos. -Porque te he visto prenderle fuego, por eso no te lo he preguntado.- Entrecerró los ojos en una expresión desafiante.-¡Oh! ¿Así que quieres denunciarme?- Preguntó fingiendo tristeza.- Adelante, hazlo. No querrás saber lo que harán con ella.- Avisó mientras su mano abandonaba su cuello. Fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba siendo demasiado poco profesional y se alejó bruscamente.

Le ofreció cooperar y el aceptó. A su manera. - Está bien. Solo te interrogaré yo.- Respondió la rubia que procedía a quitarle las esposas cuando él decidió salirse de su alcance y encararla. ¿Es que era masoca y le gustaba estar esposado o qué? Arqueó ligeramente la ceja, dejando de rebuscar la llave de las cadenas. Pero él lejos de haber dicho la última palabra, hizo dos peticiones más.Rodó los ojos. - Vale, ¿así que quieres que te cure la herida y te invite a cenar?- Preguntó con una sonrisa ladina. ¡Qué sinvergüenza! Cada vez estaba más segura que ese muchacho no era un simple mundano. - ¿Me responderás todo lo que yo te pregunte? Descuida, no te voy a hacer preguntas comprometidas. - Explicó encogiéndose de hombros. En menudo lío estaba metida... pero lo que más la irritaba era que no sabía como salir de él.

-¿Cuál es tu nombre?- Preguntó mientras abría el abrigo para guardar la pistola y se recolocarse su vestido, que se había subido ligeramente. - No sé de dónde voy a sacar los utensilios para curarte lo del pómulo.- Comentó en voz baja, abrochándose los botones de la parka blanca. - Conozco un restaurante donde hacen unas hamburguesas increíbles. También hacen otras clases de comidas. Está a dos manzanas, y como no soy tan ingenua, no te voy a quitar del todo las esposas.- No tenía intención alguna de ir por la calle llamando la atención con un hombre esposado al lado, cundiría el pánico. Así que se acercó al muchacho metiendo la mano en el bolsillo y tomando la pequeña llave. -Espera, te voy a esposar a mí. No te creas que te voy a dejar escapar.- Rodeó al muchacho y soltó la anilla izquierda que aprisionaba su muñeca, para que acto seguido, rodeara la de la inspectora. Ajustó la medida, y guardó con su mano libre la llave.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Escuchó sus palabras en el fondo de sus pensamientos, sus desafiantes miradas se habían cruzado y él intentaba descifrar que había detrás de sus ojos. En aquellos irises que eran un mar de enigmas y secretos que él deseaba conocer a profundidad. Sumergirse en el alma de la inspectora cuya puerta se encontraba tras esos ojos azules como un océano. Aquella desafiante mirada que imitaba la suya, todo apuntaba a una batalla interna en cada uno por defender su orgullo ante el otro. Era una buena competencia, ambos luchaban por poder ¿quién controlaba aquella situación? Parecía que ninguno lo sabía con certitud. Era aquello lo que le agregaba un toque especial que tornaba aquella situación emocionante. Esbozó una pequeña sonrisa e inclinó su cuerpo un poco hacía su izquierda, donde tendría su hombro apoyado –La gente sólo ve lo que quiere ver- musitó con firmeza –Pero la verdadera pregunta es… ¿por qué quieres creer que yo lo he hecho?– susurró mientras se acercaba un poco a su oído. Volvió a tomar un poco de espacio tras terminar su comentario y torció los ojos al escuchar el fingido tono que mantenía la inspectora –Por tu tono suena a que la policía no se toma las denuncias enserio- dijo mientras exhalaba pesadamente -¿Por qué eso no me sorprende?–preguntó de forma retórica mientras cruzaba su mirada con la de ella. Notó como al darle espacio esta se movió de forma poco delicada, parecía ser una chica ruda con la que no debería meterse. Pero el hecho de demostrar fuerza hacía un efecto inverso al miedo en él.

Pudo sentir como su ego subía un poco a mientras escuchaba que aquella inspectora accedía a sus peticiones, ella le necesitaba a él. Aunque eso era la mitad de la historia, si quería salir de aquel problema también la necesitaría a ella, algo que nunca iba a aceptar. Cuando se había volteado, nunca se había esperado que le fuesen a quitar las esposas hasta que la vio con las llaves. Sintió una mezcla de arrepentimiento y emoción por saber que continuaría esposado, no podía escapar ni defenderse pero aquel instrumento añadía más tensión a toda a situación. Miró hacía el cielo -¿Qué no es lo que acabo de decir? No entiendo porque lo repites…- dijo con algo de confusión fingida –Lo dices como si pidiera mucho… solamente estoy haciendo valer mis derechos- musitó mientras arqueaba ambas de sus cejas. Había mantenido sus cejas arriba mientras prestaba atención a la otra pregunta que le hacía Winter. Bajó una ceja y dejó arriba solamente la derecha –Ya te he dicho que si te responderé- dijo con algo de irritación pues ya era la tercera vez que lo afirmaba. Pero lo que ella no sabía era que él tenía una carta guardada debajo de la manga, era un chico listo y no le iba a dejar las cosas tan fáciles a aquella policía. No es que fueran fáciles de por sí en aquel momento pero poner trabas a todo era simplemente su especialidad.

Dio un paso hacia adelante para quedar cerca a la inspectora -¿Mi nombre? Podría mentirte… mi identificación está en mi billetera, en el bolsillo derecho del pantalón- dijo con aire divertido –Supongo que deberás sacarla tú… ya sabes…- le susurró mientras movía un poco sus esposas hacía la derecha para dejarlas visibles. Por un momento se preocupó de que su comentarío fuese demasiado atrevido pero esta preocupación desapareció al ver como la ropa de la inspectora se había desacomodado. Dio un resoplido -¿Qué no tienen botiquines o kits de carretera con lo básico en sus patrullas?- inquirió algo confundido. Parecía que Winter no se estaba esforzando por cumplir sus muy simples peticiones de la mejor forma, quizás le gustaba no hacerlo o estaba muy distraída, él no sabía por cuál de las dos razones apostar. Sintió como su estómago rugía tras escuchar el comentario sobre comida que causó la aparición de varias imágenes que le producían hambre. Se sintió un poco decepcionado pues había soñado que le invitaran a un crepe o quizás un filete de salmón con un buen vino blanco. Pero desde luego que no estaba en Francia ni en Noruega y debía apañárselas con las simples hamburguesas norteamericanas. Bajó su mirada un poco decepcionado, en realidad no era un detalle muy importante dentro de aquella compleja situación pero él era fanático de las exigencias. Le pareció interesante que ella misma se llamase ingenua pues por el contrario le consideraba atractivamente audaz.

Se limitó a asentir en señal de aprobación a la invitación propuesta por la inspectora. Cuando vio que había sacado la llave por un momento creyó que le iba a liberar de sus esposas como acto de buena fe. Pero supo que estaba en lo incorrecto al escuchar la afirmación hecha por Winter, donde informaba de sus otros planes. En aquel corto momento donde liberó las esposas pudo simplemente sacar sus manos y salir a correr, con un puñetazo a la policía incluido si el así lo decidiera. Pero ¿qué es más divertido que estar esposado? Pues era una pregunta con una única respuesta; estar esposado a alguien más. Supuso que eso era lo más cerca que iban a estar de cogerse de la mano o algo romántico en un muy buen rato, o quizás no. Le había hecho algo de gracia aquel comentario sobre escapar, parecía que la inspectora se sentía muy en control de la situación cuando este no era el caso y ella misma lo había presenciado. Hizo un esfuerzo por mantenerse serio y no mostrar signos de emoción ante aquel divertido comentario –Créeme… si quisiese escapar lo habría hecho hace ya un buen rato- exclamó desafiante. Se quedó esperando que dirección seguir, esperaba que la inspectora le guiara hacía un lugar algo más común que un desierto y oscuro callejón.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
Winter lo miró con una ceja arqueada y una sonrisita altanera en sus labios rosas, que normalmente pareciera una princesa recién sacada de una película disney, con su típica sonrisa dulce y su mirada risueña, no quitaba el hecho de que de vez en cuando ella también pudiera mostrar su lado arrogante y soberbio. Porque sí, seamos realistas, Winter Juliet tenía también su lado oscuro, ese que salía solo cundo se topaba con caraduras y sinvergüenzas. Como estaba siendo el caso. Una carcajada irónica brotó de sus labios. - No te estoy repitiendo, tú has dicho que querías "que alguien te cure y que te den algo de comer". Bien yo solo quería que me confirmaras que la que quieres que haga ambas cosas soy yo. - Lo miró a los ojos con atrevimiento. Había cometido un error sacando a la Winter sarcástica y ahora debería atenerse a las consecuencias.

Cuando el muchacho sugirió que ella fuera la que mirase la billetera, la inspectora rodó los ojos. No iba a meter su mano allí dentro, por una sola razón: no le apetecía que el castaño se burlara de ella. -No he venido en un coche patrulla con lo cual no tengo botiquín. Si quieres te limpio con un pañuelo y una pomada desinfectante que llevo. - Se encogió de hombros.- Pero tranquilo no te haré daño, no escuece mucho... si no está infectado.-Añadió mientras dejaba libre la mano izquierda del joven y se esposaba la suya. Tiró un par de veces de la cadena, comprobando que no se abriese y acortando la distancia aún más.- Pues esto ya está, guaperas. - Gracias a que estaba más cerca tuvo que mirar directamente hacia arriba. - Me harías un favor diciéndome tu nombre, te recuerdo que la ley comunica que estás obligado a facilitar tu nombre y apellidos. - Le advirtió en un tono exageradamente formal.

Antes de que él le dijera que sí quería que lo curase o que no, comenzó a caminar a paso ligero hacia la salida del callejón.- Otra cosa más, no me apetece que nadie vea las esposas por la calle, así que vamos a jugar a un juego muy divertido y es: nos vamos a dar las manitas y vamos a fingir ser una parejita feliz, yo te voy a pagar la cena y tú vas a cooperar. - Habían llegado casi a la salida, por ende había más claridad que le permitía poder apreciar mejor la herida. Sacó un pañuelo limpio del bolsillo y lo sostuvo con la mano que tenía atrapada con el cazador, para poder extraer un pequeño bote blanco y echar un poco de ungüento en la fibra blanquecina. Obrar con una mano esposada era algo difícil pero intentó ir lo más rápido que pudo. - A ver guaperas, ven aquí, agáchate un poco. - Susurró muy concentrada en untar la crema en el pómulo del castaño. Intentaba dar pequeños toquecitos y que el papel no se quedara pegado, su labio inferior se encontraba atrapado entre sus dientes, gesto típico que hacía la rubia cuando estaba concentrada.

Iba acercando su cara progresivamente mientras ésta cambiaba de ángulo, ya que la mano le tapaba la visión de la herida. Cuando toda la herida estuvo cubierta de blanco, sonrió satisfecha. - No ha sido para tanto. ¿Verdad?- Preguntó de una forma dulce, dejando entrever su naturaleza encantadora. Su mano derecha atrapó la barbilla del joven y movió su cara de un lado a otro, observando con detalles los daños. - Podría haber sido peor.- Concluyó guiñándole un ojo. - Bueno, vamos. - Entrelazó sus dedos con los de él, tapando con las mangas las gruesas anillas que los unía. Se acercó hasta que sus brazos estuvieron en contacto y no se podría ver nada de la esposa policial, ni siquiera la cadena.

Sus pies se movieron casi solos, integrándose en la calle abarrotada de gente. Ir agarrada de la mano de alguien se le hacía demasiado extraño, y si encima era de un desconocido más aún. Las luces navideñas le daba un toque mágico al escenario, y francamente si no hubiera estado de servicio aquella noche lo habría podido apreciar. Notaba el calor que emanaba el cuerpo que tenía a su lado, recordándole que no debía ensimismarse en sus pensamientos, que tenía trabajo que hacer. Llegaron al pequeño y acogedor local que tenía la calefacción a toda máquina, todavía quedaban un par de mesas libres y por primera vez en esa noche Winter sonrió de verdad. Tiró de la mano del que ella había apodado como "Guaperas", y lo arrastró hasta una mesa que había al lado de la ventana, cual tenía un pequeño sofá para sentarse los dos. Debían sentarse juntos para que nadie viera el brillo plateado en el menor desliz. Se dejó caer en el acolchado asiento, pero dejando la mano en alto para no tirar al castaño encima de ella.- Vamos, siéntate.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Entrecerró sus ojos en cámara lenta, los abrió con suavidad para enfocar su mirada y mente en la cara de Winter. Aquel gesto arrogante pero divertido le había confundido pero todo se aclaró al escuchar aquel comentario en tono sarcástico que ella hizo. Guardó su mano derecha dentro del bolsillo de la chaqueta –Vaya vaya… ¡parece que eres una excelente inspectora! Supongo que has descubierto mi pequeño secreto ¿crees poder guardarlo?– exclamó con un tono sarcástico pero auténtico. Le guiñó el ojo derecho y movió su mentón hacía ese lado, bajándolo un poco en respuesta a su mirada y comentario. Había sido muy obvio, era claro que él buscaba que no fuese nadie más que ella la que le acompañara esa noche. Había muchos policías desagradables, racistas y entre otros muchos defectos que no iban con aquella dulce mujer. No iba a permitir que le fuesen a mandar con otra persona, de ser así se plantearía seriamente escapar y volver a su habitual rutina. Aunque sabía que escapar era una solución momentánea que le traería muchos problemas en un futuro cercano. Se fijó en que ella no había caído en su pequeño juego de la billetera, la verdad es que nunca hubiese esperado que lo hiciese, pero lo hizo de igual forma pues no perdía nada intentando. Exhaló pesadamente y enarcó una ceja al escuchar que no había llegado en patrulla, quería preguntar si es que ahora los polis llegaban en helicóptero pero aquel comentario rompería todo el ambiente. Por un momento temió que no pudiese ver como ella le curaba pero este no era el caso. Escuchó un tono algo preocupado por parte de la inspectora así que retrajo sus hombros un poco hacía atrás. Le sonrió delicadamente –¿No hacerme daño? Querrás decir… no hacerme más daño- dijo de forma puntual –Sólo bromeo, supongo que no tengo alternativa así que…- susurró fingiendo sufrimiento.

Se acercó a ella mientras el concepto de espacio personal, algo casi inexistente desde el principio, volvía una vez más a desaparecer. Presto especial atención a su apodo, no reconocía muy bien que significaba aquella palabra por lo que intentó hacer memoria mientras que en este proceso desviaba su mirada hacía un edificio cualquiera. En definitiva que sí, era guapo y parecía que ella le había llamado así. Pero eso de que presumía serlo… no estaba muy seguro, supuso que por su encanto natural ella lo había percibido así. De todas formas se dio por bien servido con aquel cumplido y casi que sentía la necesidad de devolvérselo. Sintió como la respiración de ella chocaba con su garganta, podía advertir su cálido aliento rozando con su piel. Bajó un poco su mentón y con esto su mirada para volverse a encontrar con la de ella. No había escuchado muy bien que había dicho pues se encontraba inmerso en sus pensamientos pero las tres últimas palabras fueron suficiente para que entendiera. Soltó una pequeña carcajada –Supongo he usado la ley para saber tú nombre y ahora haces lo mismo, parece un trato justo- musitó divertido –Para la Inspectora White soy Señor Van Daele, Lancelot Van Daele- dijó mientras desplazaba su mirada hacia arriba, observando el cielo –Pero para ti Winter, soy Lance- susurró con tono coqueto a medida que descendía su cara hacía su posición habitual.

Fue guiado suavemente por la chica que halaba desde las esposas mientras hablaba. Una policía muy peculiar, parecía que le importaba demasiado lo que los demás pensaban, decían y sentían. Se supone que la ley debe hacerse sin tener muy en cuenta los medios, o al menos así era para los Cazadores de Sombras. Pero era claro que tomaba otro sentido para los mundanos, eran una raza muy escandalosa y todo debían manejarlo con mucha cautela. De igual forma aquel juego no le molestaba en absoluto es más, le gustaba y le entretenía. Pero le molestó un poco el tonó que uso ella como si de un niño se tratase, algo que le demostró que para ella nada de esto parecía ir enserio. Aun así dudaba de si le gustaba o mínimo le divertía todo aquello, en fin no es que importase mucho con tal de que a él sí. Agitó las esposas sin propósito aparente –Parece que nuevamente no me dejas opción- dijo sonriendo. Observó como la detective preparaba los instrumentos para hacerle la pequeña curación, ninguna de todas esos cosas se veían muy atractivas a excepción de su dueña. Al escuchar su voz obedeció de forma casi automática, dobló sus rodillas de forma que sus labios quedaran a la misma altura. Se fijó en su cara que se veía diferente desde otro ángulo pero pronto esto se interrumpió al sentir el contacto de la espuma que le produjo cierto ardor. Corrió su cara unos pocos centímetros hacía atrás como reflejo. Repitió el proceso cada vez que la pomada tocaba su piel, algunas veces moviéndose demasiado para atrás o hacía adelante.

Se relajó un poco con los toques finales y aprovechó aquella cercanía para distinguir mejor sus finas facciones que no había podido apreciar correctamente. Pudo distinguir su sonrisa y como su boca se movía, como todos los músculos de su cara de movían al unísono. Escucho como su suave voz acariciaba sus oídos y como una respuesta fluía de forma automática –Digamos que no exac…- descendió el tono de su voz hasta callar al sentir la tersa mano rozar su piel. No tuvo mente para pensar en aquel momento sobre si la inspectora estaba jugando con él o cual era el asunto. Su cara descendió súbitamente guiada por su mirada al ver como el bote de ungüento blanco cayó de la mano de la inspectora hacía sus zapatos. Intentó reaccionar de forma rápida para atraparlo en el aire pero carecía de concentración pues había estado distraído los últimos minutos. Se movió de forma torpe hacía adelante, chocando su pecho con el hombro de la inspectora que se hallaba a la misma altura -¡Demonios!- exclamó a modo de reacción. Se echó nuevamente un poco hacía atrás, tanto como las esposas lo permitían, para dar algo de espacio. Vio como la grumosa substancia hacía contacto con sus mocasines negros, creando una pequeña mancha. Flexionó un poco más sus rodillas e intento agacharse, era una tarea complicada con Winter esposada a su lado.

Pasó un rato después hasta que sintió como la mano de la chica se juntaba con la de él en un delicado movimiento. Respondió de forma un poco brusca, ejerciendo una excesiva presión en la mano de ella de forma inconsciente. Pudo notar que su chaqueta junto al abrigo de ella cubrían ahora la mayor parte de las esposas, dejándolas casi invisibles. Era una lástima que no conociese a mucha gente en Nueva York, le encantaría que les viesen juntos y luego poder alardear que salía con una policía. Siguió caminando sonriente, no tenía claro por qué lo hacía, tenía muchas razones pero no se podía decidir por ninguna. Pudo notar un pequeño local que parecía poco adornado de navidad, no es como si le importase mucho pues lo importante es que había mesas. No era el restaurante de clase mundial con el que había soñado pero comida es comida. Serpenteó por las mesas y sillas guiado por Winter hasta un sofá que tenía vista a la plaza, una ubicación encantadora. Miró su mano y luego cruzó su mirada con la de ella para formar un gesto que denotaba duda. Le gustaba mucho el lugar simplemente que llevar la contraria hacía parte de su personalidad. Se tumbó en el sofá creando un fuerte movimiento que causó un gran estruendo.


Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
Rodó los ojos fingiendo cierto aburrimiento, la verdad es que la pomada escocía muchísimo si la herida estaba infectada y la pared del callejón no tenía pinta de estar muy limpia que se dijera. Trató de desinfectar la herida con sumo cuidado procurando no dejar demasiado ungüento que hiciera al muchacho llevar el pómulo decorado del mismo color que la nieve que adornada las calles de Nueva York. Pero él retrocedió varios centímetros, alejando el pañuelo de su cara en un acto reflejo. -No, ven aquí.- Susurró demandante mientras alzaba la mano que tenía esposada y agarraba su camiseta para que volviera a su posición inicial. Ya no se podría mover, o eso pensó antes de ver que igualmente él se desplazaba para atrás y para adelante.

Lancelot Van Daele. Ladeó la cabeza levemente mientras entrecerraba los ojos, sentía cierta curiosidad por saber de su procedencia. Obviamente no era americano... ¿Europa? Van se solía usar el Holanda, aunque con la inmigración y la inmersión del avión como medio de transporte asequible se había extendido por los países del norte del continente europeo. Hizo un tierno mohín con los labios, por una parte fastidiada por no poder adivinar el lugar de origen de Lancelot y por otra parte, por ser capaz de recordar todos los nombres de los países nórdicos. -Lancelot Van Daele.- Susurró intentando pronunciar su apellido tal y como lo había hecho el castaño. Sus miradas se encontraron. Azul contra verde. No se había fijado que su mirada era entre verde y gris, de hecho, apenas había reparado en sus rasgos antes de ese momento. Una solitaria gota de sangre rodó por su mejilla hasta la comisura de sus labios y Winter la limpió suavemente con el pulgar enfundado en el pañuelo blanco. Acto seguido le dedicó una de sus típicas sonrisas cargada de matices dulces y risueños.

Metió el pañuelo impregnado de medicina en el bolsillo, encontrando asombrosamente dentro de éste lo que parecía una pulsera, quiso sacarla un poco, solo para ver cual era, pero sin querer cayó el bote de crema que estaba mal cerrado y manchó el calzado del cazador. ¿Por qué metía todo en el mismo bolsillo? Frunció el ceño molesta consigo misma y se movió hacia adelante chocando con el pecho de Lancelot. Su exclamación la alertó de sobremanera.- ¿Dónde?- Preguntó mirando hacia izquierda y derecha de manera casi obsesiva, situándose delante de él con el objetivo de protegerlo del ataque de un posible demonio. Últimamente se había adentrado peligrosamente en el mundo de las sombras, y digamos que, no le  extrañaría que un ser del averno decidiera hacer acto de presencia para parar sus indiscretas y comprometidas preguntas, y de paso, callar una futura confesión alocada por parte de la rubia (aunque ella no iba por el mundo predicando la existencia de razas sobrenaturales). Tampoco es que Winter creyera que podía con un demonio, obviamente no podía... no obstante, podía ser una buena distracción mientras Lancelot escapaba. Entonces cayó en la cuenta que era una expresión. Solamente una expresión. No demonio. ¡Caramba! Después de representar el numerito se dio cuenta de que había metido la pata. Seguro que parecía una loca. Lo mejor sería irse de allí y evitar complicarlo todo. Al agarrar su mano, sintió la presión que ejercía él. Supuso que era la incomodidad de tener que aferrar a una extraña por una de las calles más transitadas de Nueva York. La inspectora White se giró levemente para decirle algo a su acompañante, pero la sonrisa que portaba en el rostro le dio un poco de risa. ¡Qué extraño era el muchacho!

Llegaron al local y consiguieron asiento, bueno... Winter se sentó muy digna, él solo se dejó caer encima del sofá, cayendo su tronco encima de la rubia. -¡Hey!- Exclamó ésta sorprendida.- Eres un bruto.- Le regañó mirándolo fijamente. Otra vez el espacio personal había desaparecido como por arte de magia, volvían a estar demasiado cerca para ser dos extraños. - Deberías tener un poco más de cuidado, podrías haberme hecho daño.- Los ojos azules de la policía viajaron al pómulo de él, ella lo había herido antes. Su corazón fue sacudido por la culpabilidad. -Perdón por tirarte contra aquel muro, pero tú le prendiste fuego al árbol. ¿Por qué lo hiciste?- Preguntó en voz baja, para que solo él la escuchase. La calefacción del local que estaba a toda marcha y antes le había supuesto un alivio contra el frío clima de la calle, ahora la estaba agobiando de sobremanera. Sin embargo... ¿Cómo se iba a quitar la chaqueta con las esposas? Y peor... ¿Cómo podía quitarse las esposas y evitar que el castaño huyera? ¿Un voto de confianza? No. ¿Qué podía hacer? Una idea surgió en su cabeza. Esbozó una sonrisa ufana mientras se movía, levantándose del sofá para subirse a horcajadas encima del chico tatuado. Con su mano libre rebuscó en su ya famoso bolsillo hasta dar con la llave de las esposas. - No te muevas.- Ordenó autoritaria mientras tomaba la mano atada del cazador y la liberaba. - Quítate la chaqueta.- Ella ya se había quitado la anilla plateada y estaba sacándose la parka blanca como podía, porque estar sentada encima de las caderas de Lancelot no es que fuera lo más cómodo del mundo.





:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Sintió como su camisa fue halada hacía adelante, no opuso resistencia dejo que su cuerpo fluyese guiado por la mano de Winter. Sus movimientos se restringieron por la rígida mano que le mantenía inclinado hacia adelante por lo que se limitó a reaccionar jalando suavemente hacía atrás y cerrando sus puños con fuerza para canalizar el doloroso ardor. Parecía que efectivamente su herida se había infectado, pero no era algo que le preocupara mucho pues un iratze sería suficiente para curarle. Se había preguntado si aquel pequeño pero fastidioso dolor había valido la pena, ya sea para crear cierta culpabilidad y por consecuente formar un sentido de obligación y retribución hacía él. Un plan bastante perspicaz en el que seguramente caería cualquier mundano con sentido de la empatía, y mucho más si de un policía se trataba. Pudo sentir como el pequeño espacio que restaba entre los dos se llenaba con un suave susurro emanado por Winter. Estaba intentando pronunciar su nombre, seguramente quería memorizarlo para indagarlo en la base de datos, la situación y él eran lo bastante importantes como para llevar todo el procedimiento acabo. Sonrió satisfecho mientras se empujaba un poco para que su cabeza quedara sobre el hombro de la inspectora –Van Daele- susurró mientras se detenía en cada letra de forma pausada. No lo había dicho exactamente mal pero el apellido le daba un toque exótico a la situación que le parecía complaciente. Tras un breve encuentro de sus miradas cerró los ojos para experimentar la sangre descendiendo por su pómulo que parecía fuese a caer en el suelo. Sintió la caricia de una delicada seda por su cara que pensó era el dedo de Winter pero que cuando abrió sus ojos era un pañuelo ahora manchado de rojo escarlata. Amplió su ya formada sonrisa caracterizada por la aparición de dos hoyuelos en su rostro como respuesta al gesto dedicado por la Inspectora. Relajó sus manos que se encontraban en forma de puño y habían tomado un color rojo como consecuencia de la presión aplicada.

Se percató de que el cuerpo de Winter se había precipitado hacía el de él, ella había también intentado atrapar el ungüento que había caído hacía el suelo. Su pecho alertó de un rápido movimiento, causado por el rose su cuerpo a lo que respondió bajando su cabeza, buscando la faz de ella. Pudo notar como la inspectora se había puesto tensa y había adoptado una posición ciertamente defensiva, en aquel momento no entendía muy bien a que se debía. Pensó en lo que había ocurrido minutos atrás y se recriminó por haber hecho algo mal que desconocía hasta que recordó había maldecido con la palabra “demonio”. Abrió los ojos de manera desorbitada y su boca para musitar algo pero esta se cerró de forma automática y calló. Ahora tenía demasiadas dudas y muchas hipótesis bastante descabelladas, la mundana podía o bien ser una católica fanatista que creía la existencia de presencias malignas o bien saber sobre la existencia del mundo de las sombras. Ninguna de las dos posibles explicaciones parecía satisfacerlo, dudaba que una monja fuese a estampar personas contra la pared y que un conocedor del mundo de las sombras intentara proteger a un Nefilim de un demonio. Apaciguó su mente diciéndose que todo era un malentendido y que él estaba formándose películas innecesarias. Su mirada se había perdido en la rubia cabellera de ella mientras pensaba. Avanzó su cabeza de forma casi automática y la apoyó por un momento contra la cabeza de Winter que se encontraba incorporada a su cuerpo.

Habían caminado por amplias calles y cruzado pequeñas plazas hasta llegar al restaurante que emanaba una cálida aura en aquella noche de invierno. Escuchó la exclamación y posteriormente regaño que le había tendido la inspectora, palabras a las que les dio poco valor. Al ver que ella buscaba su mirada este respondió moviéndola hacía otro lado para evitar su recriminadora expresión. Subió sus ojos para divisar el techo y no tener que mirarla a ella –Bruto pero muy perspicaz ¿quién más consigue que una policía te lleve a cenar?- dijo orgulloso mientras descendía con su mirada y le guiñaba el ojo. Al escuchar aquellas palabras por parte de la inspectora planeaba volver a sacarle en cara el hecho que ella le había herido pero no tuvo tiempo. Parecía que ahora la inspectora buscaba respuestas de verdad. Ahora él había mantenido su mirada fija en el rostro de ella -¿Por qué no me dices tú? Eres la inspectora, quiero escuchar tus hipótesis- musitó divertido.

Sintió como la alta temperatura comenzaba a afectarle, su cuerpo comenzaba a ponerse húmedo a causa del sudor. Esto se vio representado en su cara que comenzaba a ganar una tonalidad rosácea. Había salido con ropa ciertamente invernal que no estaba diseñada para ser portada en un lugar cuya temperatura era veraniega.  Pareció que la inspectora notó sus problemas de hipertermia en ese instan tente sintió a su mano liberarse de la esposas. Experimentó un pequeño cosquilleo eléctrico que ascendió por su pierna cuando sus jeans hicieron contacto con el vestido de Winter que parecía desencajarse con facilidad. Sus femeninas manos se movían de formas constantes y desorganizadas, chocando contra sus hombros y ocasionalmente su pelo. Tenía la espalda contra el sofá que obviamente le impedía la posibilidad de quitarse la chaqueta. Tomó un hondo respiro y exhaló fuertemente, no era de las ideas más audaces que la inspectora haya tenido, pero quizás comenzaba a entender porque lo hacía.

Echó su cuerpo hacía adelante, mientras su cara se pegaba hacía la espalda de ella. Su pecho se dirigió hacia ella en un único movimiento de tal modo que su abdomen contactó contra la espalda de ella. Se mordió el labio con fuerza en un intento desesperado para reprimir sus impulsos. Entre más cerca de ella, más espacio tendría para poder maniobrar y retirarse la chaqueta detrás de él. Su oído se pegó hacia la parte trasera de su dorso, donde pudo escuchar el suave latir de su corazón, dio un lento suspiro que interrumpió al ver el plateado destello de las esposas. Se estiró de forma rápida mientras Winter se encontraba ocupada deshaciéndose de su abrigo, pasando su mano por el lado derecho de su cadera, deslizándola por su pierna hasta la mesa que se encontraba a la misma altura que sus rodillas. Su mano se cerró en las esposas, las agarro con firmeza y con un rápido movimiento cruzó su otro brazo hacia el frente para que se encontrar su otra mano frente a ella. Se echó hacia adelante, obligándola a curvarse un poco de tal forma que esta quedara más cerca de él, permitiéndole doblarse hacia adelante. El cuerpo de Winter de deslizó hacia atrás chocando con la parte baja de su abdomen y su cadera como efecto del irregular sillón, la gravedad y sus movimientos.  Con ambas de sus manos sujetó el tobillo de la inspectora donde insertó la anilla plateada en su tobillo que lo unió con un tubo que sobresalía del suelo. Para cuando soltó su labio de sus dientes superiores, estos habían quedado marcados y su labio había tomado un color azulado.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
Debía admitirlo. Ese chico estaba como una maldita regadera. Lo había concluido en el mismo momento en que en el callejón, había sentido su cálida respiración contra sus labios gracias a que él había acortado las distancias, ignorando por completo el espacio personal , o a lo mejor había sido cuando había apoyado su cabeza en el hombro de la inspectora y le había susurrado en el oído su propio apellido, quizás para que ella no lo dijera mal o quizás porque quería ponerla nerviosa...

Lo miró a los ojos, mientras que la alta temperatura que desencadenaba el abuso de la calefacción hacía que sintiese un molesto hormigueo en los brazos y que su paciencia se fuera al traste. - No lo sé. Por eso te estoy preguntando a ti.- Murmuró. El bullicio de la gente que estaba en el restaurante, la música de la radio que tenían puesta de fondo y la exagerada calor hacia que Winter prefiriese irse a la calle y revolcarse en la nieve. ¡Ah! Y olvidar el tema del árbol gigante y el pirómano tatuado, que lejos de querer cooperar, parecía que quisiera volverla loca de remate.

Pero no fue hasta ese preciso momento; mientras su tobillo era esposado a alguna cosa no visible para ella, ya que tenía el abrigo a medio quitar, cuando se dio cuenta de que el tipo estaba más desequilibrado de lo que había pensado al principio. ¿A quién se le ocurría esposar a una inspectora de policía? Reaccionó lo más rápido que pudo, pero le fue imposible evitar que la anilla plateada rodeara su tobillo y fuera capturado junto con la pata de la mesa. ¿Qué demonios...? Consiguió retirar la llave de las esposas antes de que él las tomara y cerró el puño lo más fuerte que pudo. Realmente le hubiera gustado saber a que jugaba... porque si tenía una cosa clara, era que todo eso para el castaño no era más que un juego,porque si hubiera querido escapar lo podría haber hecho al principio de la noche, pero no... se había quedado.

Hasta en ese mismo segundo en que había cometido tal desfachatez a la rubia, se había quitado la chaqueta, signo de que no pensaba marcharse. ¿Y entonces? Winter apretó sus labios con fuerza, reprimiendo sus ganas de girarse y dejarle las cosas claras. Gritarle unas cuantas cosas no muy bonitas, llevárselo a la comisaría y que allí lo interrogara Smith, el policía más desagradable y arrogante que había en la faz de la tierra. Así aprendería a respetar a la autoridad. No obstante, decidió que se comportaría como él no esperaba que lo hiciera, así que se quedó quieta encima de él (básicamente tampoco es que se pudiera mover), haciendo fuerza con las piernas para mantenerlo contra el sofá mientras se quitaba la chaqueta. Ella también sabía jugar a ese juego. Abandonó la chaqueta al lado del chico tatuado, recostando su espalda en el  abdomen y pecho de Lancelot, y su cabeza en el hueco de su cuello.

- ¿Te gusta jugar sucio, ¿eh?- Alzó la mano (que no tenía ocupada con la llave) hasta la parte frontal del cuello adornado con múltiples tatuajes y posó las yemas de sus dedos en la tersa piel, delineando un dibujo al azar, ascendiendo hasta su oído y acariciando levemente su lóbulo. Sus palabras habían salido en un tono dulce, casi inocente. Él había abierto la veda, ya que se había tomado la libertad de acariciar su pierna  y encadenarla en el mobiliario. - ¿Y bien? Pretendes que estemos así sentados toda la noche... Tú mismo, se te dormirán las piernas. No podrás aguantar mi peso todo el rato. Y créeme, tú de aquí no te vas a mover.- Sus dedos presionaron levemente su piel mientras descendían hasta la tela de su camiseta, donde se agarraron con fuerza. Si se iba a ir, se iría sin camiseta y sin chaqueta. Levantó la cabeza levemente, para poder ver la expresión del cazador, debido a la manera en la que estaban sentados sus rostros estaban demasiado cerca. Armándose de valor, se acercó hasta casi rozar sus labios.- ¿Quieres seguir jugando Lancelot Van Daele?- Preguntó entre murmullos, de forma lenta mientras sus miradas se encontraban. Procurando alejarse antes de que él pudiera reaccionar.

¿Qué de dónde había sacado esas ideas? Digamos que los tres meses que vivió con aquel demonio, le sirvió para aprender unos cuántos trucos... pero lo peor de toda la situación era que ella no lo sentía como las personas corrientes. Si a ella le acariciaban el cuello le daba una sensación desagradable que la hacía querer regalar puñetazos. Con lo cual, ella creía que la caricia que Lancelot le había obsequiado tenía el objetivo de molestarla, y no tuvo reparos en devolverle el "favor". A pesar de todas las "muestras de afecto" que la rubia le estaba dedicando al castaño, la gente que los rodeaban no les prestaban ninguna clase de atención, como si estuvieran acostumbrados. Eran solamente otra parejita empalagosa.

Empezaba a estar agobiada de la situación y sobretodo de la sensación de estar apresada. Se inclinó hacia delante sutilmente, removiéndose en su asiento improvisado, notando como su vestido estaba a punto de subirse más de lo moralmente apropiado. Maldito vestido de Prada. Maldecía mientras intentaba meter la dichosa llave en la minúscula obertura. La camarera, Mollie, decidió hacer acto de presencia, acercándose sonriendo y portando una pequeña libreta donde apuntaba los pedidos. Ya conocía a Winter, iba demasiadas veces a su restaurante. La mujer preguntó amablemente al castaño que era lo que iba a tomar, y ese fue el momento que la rubia aprovechó para soltarse y guardar las esposas en el bolsillo interior de la chaqueta.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Su labio que comenzaba a tornarse de color rojo intenso nuevamente con sus dientes que seguían suavemente marcados en la carnosa piel se curvó para formar una sonrisa. Sentía una gran satisfacción de que todo hubiese ocurrido como lo había trazado de forma fugaz en su mente. Observó detenidamente como Winter se precipitaba contra la mesa, aferrándose de aquel preciado objeto que en aquel momento sólo representaba un pedazo de metal para Lance. Comenzó a reír de forma disimulada mientras observa al puño con sus ojos que se cerraban y abrían de forma repetitiva como causa de la risa. Para ser una inspectora estaba bastante perdida, parecía no notar lo que estaba ocurriendo con claridad. En el pasado ella le había demostrado cierta capacidad perceptiva pero ahora parecía que esta se había desvanecido levemente. Era como si algo del plano personal relacional no le permitiese desarrollar sus actividades como lo hacía de forma laboral. Levantó un poco la barbilla, señalando con esta al femenino puño que se mantenía levantado en el aire –Mi querida inspectora, ¿crees que alguien que incendió un árbol custodiado por la NYPD intenta esposarte y olvida la llave?- dijo mientras rompía en carcajadas. Era claro que inmovilizarla nunca había sido su propósito, ni cuando inició ni terminó la maniobra. Ella no había reparado en aquello y de verdad su comentario era peligroso al punto que podía llevarle a recibir una bofetada y el final de su bella velada.  –Además si hubiese querido escapar lo hubiese hecho hace ya bastante rato y sin necesidad de tanto revuelo- musitó divertido mientras abría su boca más de lo normal.

Advirtió que el cuerpo de Winter se había apoyado en el de él, sintió el suave roce de sus cabellos con la piel debajo de su quijada. Un suave cosquilleo que parecía no tener un punto focal recorrió todo su cuerpo. Descansó su mentón contra su cabeza de forma instintiva, los dos cuerpos parecieron encajar como un rompecabezas de forma perfecta. Mantuvo su expresión apacible con gran esfuerzo hasta sentir el suave masaje producido por el contacto de las delicadas yemas que le relajó profundamente. Engulló aire con ligereza, lo mantuvo por un buen momento mientras su pecho se inflaba para que este fuese exhalado lentamente. Sus palabras y su mano habían llenado su oído con sensaciones placenteras físicamente -¿Y a ti no?- susurró de forma delicada a su oído –Quizás no toda la noche, pero créeme cuando te digo que hay suficiente sangre fluyendo por la parte baja de mi cuerpo- musitó con la boca entrecerrada –Aunque ya que lo dices, tu pareces bastante cómoda- dijo mientras bajaba su mirada hacia el cuerpo de ella acomodado por encima de él. Posó uno de sus brazos de forma lenta por detrás de ella, acariciando su tersa piel con sus dedos mientras descendía desde su hombro hacía su mano. Ella no era la única que podía jugar con él, también tenía ciertas posibilidad por más que se encontrara en una posición poco favorable. Movió un poco su cabeza hacia atrás para apoyarla con el sofá pues estaba en una posición bastante incómoda para posteriormente volver a ser halado hacía adelante así encontrándose frente a frente peligrosamente con Winter. Estar tan cerca de esos húmedos labios le había producido una sensación de sequedad a la que respondió remojándose los labios en cámara lenta. Una acción que hubiese podido ser peligrosa si la inspectora no se hubiese retirado de una forma rápida. Palpó una pequeña fluctuación en su ritmo cardíaco que pareció interrumpirse al escuchar las palabras de ella, parecía que nuevamente habían cambiado de roles. Pero no podía hacer nada, ella parecía comenzar a conocerle de una forma demasiado arriesgada.

Dispuso su cabeza un poco de lado para responder -¿Jugando? Al policía y al criminal- dijo divertido mientras bajaba su mirada hacia donde estaba su arma –Pero ¿quién es quién?- susurró mientras se echaba un poco para adelante. Había despertado un poco después de su ensoñación a la que fue transportado nuevamente al ver a Winter con su coqueto vestido y cuerpo ahora más visible sin su abrigo. No notó cuando Winter se quitó las esposas y la verdad es que tampoco le importaba mucho. Observó a la nueva figura incorporarse a la mesa, vestida de camarera con las insignias de aquel restaurante. Por un momento se había olvidado de que estaban en un lugar fuertemente concurrido montando una escena. No es que esto le preocupara mucho pero quizás a la inspectora no le latía mucho ser el centro de atención. Paseó su mirada alrededor en busca de alguna mirada curiosa o acusadora sin mayor éxito. Se detuvo nuevamente en la camarera –¿De qué tamaño es el filete de carne más grande que tienen?– preguntó mientras miraba la carta de reojo -¿Y viene acompañado de papas fritas?- cuestionó con cierta indiferencia -¡Mis modales! ¿Para la dama quizás una ensalada?- exclamó de una manera sobre actuada mientras tendía la palma de su mano en dirección a la inspectora.  



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
Sus ojos se posaron en él mientras sus labios dibujaban una perfecta "o". ¿Era broma no? Lancelot básicamente había admitido que ella estaba en lo cierto y que él se había permitido el lujo de divertirse a su costa, como si la rubia no tuviera nada más importante que hacer que aguantar las tonterías de un cazador, que claramente sufría severos problemas de aburrimiento. ¿Pero quién se había creído que era? Estaba realmente indignada, por ese motivo, no se sintió mal por tumbarse en él de una forma poco profesional. Aprovechó el silencio y la calma momentánea para pensar acerca de algo que le había estado dando vueltas en la cabeza desde que el castaño, raudo, había intercambiado posiciones en el callejón. Cada vez tenía más claro que no era un "mundano" corriente... era demasiado rápido como para serlo. Ya había comprobado por sí misma que un demonio no era. ¿Sería algún ser sobrenatural? O... ¿Solo eran imaginaciones suyas?

Entrecerró los ojos confusa, alzando la vista para mirarlo a la cara. ¿A qué venía lo de la sangre? Ella también tenía sangre recorriéndole las piernas... no acababa de entender a que se refería Lancelot. Y la verdad, es que ella por unos minutos no tuvo ni la más mínima idea de lo que en realidad estaba hablando. Todos los que conocían a Winter Juliet White, sabían que solía ser demasiado inocente para los temas que involucraban el sexo; no era culpa suya, era su mente poblada de unicornios, donnuts y purpurina rosa la que prácticamente no le dejaba la capacidad de captar cualquier comentario provisto de connotación sexual. Quizás también estaba influenciada por "su problema", ese que no le permitía sentir deseos sexuales por nadie. Eso era por una parte frustrante, y por otra, un alivio: La parte mala era que no se sentía atraída hacia ningún individuo, haciendo pensar a la inspectora, que quizás era asexual y que jamás iba a desear tener relaciones íntimas. Nunca experimentaría el anhelo de besar... de recorrer con los labios zonas prohibidas... la necesidad de acariciar y de trazar patrones invisibles en el cuerpo de otra persona. Lo bueno era que a diferencia de otras féminas, siempre tendría la clase que otorga no frecuentar discotecas y pubs con la única meta de conseguir desesperadamente un revolcón esporádico. Pertenecer a ese tipo de mujer necesitada, a su juicio, era muy lamentable.

Ladeó la cabeza lentamente, no tenía ni la más remota idea de que le estaba hablando.- Sí, estoy muy cómoda. Gracias.- Respondió volviendo a apoyar su cabeza en él con soberbia fingida. Sintió algo cálido en su hombro que poco a poco descendía por su brazo, miró de reojo y pudo ver la gran mano de Lancelot serpenteando por su nívea piel y se sintió cohibida. Pudo haberse quejado, pero habría revelado involuntariamente que su actitud no era más que un papel que estaba interpretando. Que la rubia no era así ni por asomo (cosa que era verdad). Así que, decidió seguir con la mentira, actuar como si supiera de que trataba toda la historia y ella fuera la femme fatale más conocida del cuerpo de la policía de Nueva York. Lo único que falló fue que no esperaba que él fuera a responderle. Ni ella habría resumido mejor la situación. Jugando al policía y al criminal. Esa era la mejor manera de describir la situación. - Tú, eres el criminal que le prende fuego a las cosas que no debe. Y yo, soy la policía que te arresta.- Contestó altanera, separando su espalda de su pecho. Por suerte, la camarera llegó a tiempo para distraer al castaño y darle algún tiempo para soltarse de la pata de la mesa en la que había sido esposada. ¡Qué bajo había caído! Guardó las esposas y disimuló colocándose el vestido, no prestando atención a los que Mollie y su tormento personal dialogaban. Ya que pidiese lo que pidiese, ella lo podía pagar. Sin embargo hubo algo que la hizo encarar al joven bruscamente.

¿Había oído ensalada y dama en la misma frase? ¿O era un fallo auditivo? - Mollie, a mi me pones lo de siempre. Y a él lo que te haya pedido.- Hizo un gesto despectivo hacia el que hasta el momento había sido su silla. Se levantó con gracia (y fue extraño porque tenía las piernas dormidas) y le sonrió dulcemente a la buena mujer, que rápidamente se marchó para elaborar los platos. Winter había decidido tomar distancia del castaño, atrapando una silla solitaria, para sentarse delante de él pero con la mesa interfiriendo. Aún de pie, se inclinó hacia delante apoyando ambas manos en la mesa, ahuecando el escote del vestido, dándole sin querer una perfecta vista parcial del comienzo de sus senos a Lancelot. -Y bien... ¿Qué vas a cenar?- Inquirió mirándolo fijamente.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Sintió un descontento general al notar que la Inspectora White se retiraba de sus pectorales cómo respuesta a su comentario que para él no tenía mucha connotación ofensiva. Ya se había acostumbrado al calor que emanaba su cabeza y su pelo que le acariciaba el cuello. Bajó un poco su mirada para subir el cierre de su chaqueta que no se había podido quitar con anterioridad. En este procedimiento rozó el brazo de Winter que aún no había tocado. Dobló la prenda en cuatro partes con cuidado y la deposito en su otra pierna, al lado opuesto de donde se encontraba Winter. Paseó su mirada por los tatuajes que sobresalían un poco arriba de la muñeca, los que permitía ver la camiseta de tres cuartos que llevaba puesta. Para su mente era seguramente una respuesta sobre-actuada de la inspectora con el simple hecho de hacer valer su autoridad. Otras opciones incluían que ella también pudiese haberse cansado del juego por lo que usó sus palabras como un pretexto para dar distancia, pero desde luego esto era muy improbable pues a casi todas les encantaba Lance y sus juegos. Quizás ella creyó que creando espacio, una barrera física entre ellos dos él iba a retroceder de algún modo o cambiar su pícara actitud. Contrario a lo que ella posiblemente pensaría esto solamente alimentó el espíritu incansable que ardía dentro de Lance. Aquel gesto de desafío y de pequeña rebeldía le había gustado, como muchos otros que ella le había demostrado con anterioridad, le daba aquel toque atrevido a la policía. Cambió su expresión que se había tornado un poco sombría a una divertida y sonriente nuevamente –Bueno ya que dices que incendié el árbol y blablablá ¿por qué no me dices con qué lo incendié?- inquirió mientras ladeaba su cabeza y fruncía levemente su ceño. Miró disimuladamente como Winter hacía bajar su vestido que a pesar de ser muy sensual no tenía comparación con las piernas de la inspectora.

Pudo advertir que al levantarse la inspectora tambaleó levemente, seguramente había quedado aturdida por la adrenalina de aquel corto pero placentero momento que ocurrió instantes atrás entre los dos. Se veía algo disgustada y él no llegaba a entender por qué, desde luego por primera vez desde que se conocieron había intentado hacer algo cortés. Pero le había salido el tiro por la culata, parece que a algunas mujeres no les gusta que les hablen bien, como por ejemplo Winter. Pero esta idea parecía no convencerlo, detrás de toda aquella malicia de la inspectora él sabía que había cierto profesionalismo que no dejaría atrás si el intentara hacer algo bien. En su proceso de reflexión interna encontró que posiblemente fue debido a su comentario de la ensalada, era factible que ella fuese de esas mujeres en contra de todo estereotipo femenino fitness. Pero desde luego que eso tampoco tenía mucho sentido, si era policía debía estar en forma lo que incluye una dieta saludable. Levantó su cabeza hacia arriba confundido y pensó en lo difíciles de entender que eran las mujeres más aún en aquella urbana metrópolis. Su curiosidad se había intensificado, quería saber que le había disgustado así que se dispuso a poner a prueba su más concluyente teoría. Abrió la boca por un momento pero las palabras no brotaron pues se había quedado ligeramente mudo –¿Parece que a alguien no le gustan mucho las hojas eh?- preguntó con un tono retórico. Había levantado su mirada por casualidad la cual se encontró con los redondos y voluptuosos pechos de la inspectora. Era aquella vista la que le había arrancado las palabras, dejándole casi mudo ante su declaración anterior. Movió su mirada hacia abajo rápidamente con esfuerzo, no podía ser tan obvio. Echó su cuerpo hacía adelante, apoyando sus codos contra la mesa y dejando su espalda inclinada hacia adelante. Al escuchar la pregunta de la inspectora tomó la carta que se encontraba apoyada en una esquina.

Inició a mirarla por encima con indiferencia, en realidad no le importaba lo que iba a pedir, no en aquel momento. Recogió sus brazos hacia su cuerpo pegando la carta a su cara, cubriendo de forma parcial sus ojos y totalmente su boca. Se pasó la lengua lentamente por los labios para luego terminar en un pequeño mordisco que se dio a su labio inferior. Fue subiendo su mirada de forma atrevida para encontrarse nuevamente con las curvas de Winter para luego enviarla nuevamente a la carta, repitiendo este proceso varias veces. Levantó su barbilla bien arriba para encontrarse con los ojos de Winter que estaban a una altura mayor que su cara. Acabó su ejercicio de observación al percatarse que la camarera había llegado a la mesa, posándose justo al lado de Winter. Le fue extrañamente fácil mirarle a los hermosos ojos índigo y no desviar su mirada de forma inmediata hacía más abajo –¿Y tú no estás en el menú?- preguntó denotando lujuria mientras echaba su cuerpo un poco hacía adelante, hizo una larga pausa esperando una respuesta –Pediré exactamente lo mismo que tú, no sé qué sea pero ya que pareces darme la certeza de que no es ensalada, funciona para mí- dijo con los ojos entrecerrados un poco aturdido. Su cuerpo se había adormecido lentamente los últimos minutos mientras ciertas partes guardaban mucha más actividad que otras. Añadiéndole a esta extraña sensación se había incrementado el ardor en su rostro a un nivel bastante molesto. Retiró sus codos de la mesa y echó su espalda hacia atrás, para que hiciera contacto con el respaldar de la silla. Se acomodó y posó su mano derecha encima de la hebilla de su cinturón. Rió con suavidad por un corto momento –Inspectora White- dijo simulando un falso tono serio –Puedo ser un criminal y todo lo que digas pero me gustaría lavarme las manos, la cara y usar el tocador- dijo con fingida elegancia. Señaló una puerta de madera con su dedo índice en la que se encontraban enmarcadas las siglas “W.C” y la figura de un hombre.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
Winter prefirió hacerse la sorda y pasar de su comentario. Claro que le gustaba la ensalada, pero no iba a comer en su hamburguesería favorita y se iba a pedir una maldita ensalada. Bueno, en realidad, su idea inicial había sido no pedir nada para comer , pero después de que saliera semejante estupidez por la boca del castaño, había tenido la necesidad de dejarle claro que ella no se ajustaba a ningún modelo bobo femenino que él pudiera tener. Ella comía mucho, dormía mucho, odiaba las comedias románticas y evitaba el tema de las bodas. Para la rubia el matrimonio no era más que una cárcel transparente. Si algún día se casaba, tendría que cederle a algún tío su libertad y pasaría a ser como Rebecca o Anna, sus amigas que se encargaban de el papeleo en la comisaria, que se quejaban de no poder dormir por culpa del llanto de los niños o de que sus maridos no rendían en la cama. Y Winter podía ser demisexual y no haber sentido nunca atracción sexual, pero no era idiota. Si algún día conocía alguien que despertase algo en ella y decidiera casarse, lo último que querría es pasarse el resto de su vida con un egocéntrico inútil.

¡Ay dios! Es que había escuchado hablar demasiado acerca del sexo masculino, y para colmo, un noventa por ciento eran cosas negativas. Por eso, cuando Lancelot tuvo la brillante idea de preguntar si ella estaba en el menú, estalló en carcajadas. - No señorito Van Daele, yo no estoy en su menú...- Se inclinó un poco más hacia él mirándolo fijamente, acortando la distancia y haciendo que la vista de su escote aumentara, revelando el comienzo de su sujetador de encaje negro.- dudo que sepa "comerme" bien.- Su mirada azul descendió brevemente por su propio cuerpo hasta el conciso punto donde sus níveos muslos se unían, cubierto por su caro vestido de Prada. Confesándole sin ningún tipo de tapujos a que se estaba refiriendo. Sí, estaba hablando de sexo oral. Para finalizar su pequeña interpretación (que le había salido demasiado bien), mordió obscenamente su labio inferior mientras clavaba sus pupilas azules en las verdes ojos del noruego. Observó como la cara de Lancelot tomaba un rubor rojo por la calor y ella se incorporó con una sonrisa de suficiencia adornándole el rostro, que cambió radicalmente por una de inocencia cuando miró a la camarera. -Pues dos menús estrella, Mollie.- Afirmó la inspectora White.

Winter había afirmado más de una vez que no tenía experiencia en el entorno sexual. Sin embargo, sabía algunas cosas gracias a sus amigas. La última descendiente White, era de esas mujeres que no les gustaba el chisme, la crítica o el juicio injusto. Si alguien le confiaba un secreto, ella lo guardaba con increíble eficiencia. Lo básico era la lealtad y sinceridad. Eso la había hecho ser la mejor confidente que pudiera haber en la faz de la tierra y sus amigas le habían confiado sus mayores secretos y confesado sus peores frustraciones, dándole alguna ventaja en el terreno que ella desconocía. Lo que nunca hubiera imaginado es que toda es información que había recopilado por años pudiera servirle de utilidad para mofarse de un engreído al que había arrestado.

- Tú sabes que debería acompañarte al servicio. ¿Verdad?- Preguntó mientras Mollie se alejaba con prisa. Seguro que él era consciente de ello, era demasiado avispado como para decir un solo comentario sin dobles intenciones. -Pero como no tiene ventana y el conducto de ventilación es demasiado pequeño, me quedaré en la puerta y te esperaré allí. - La inspectora sabía que él no se fugaría, solo hacía falta verle la cara para verlo. Se lo estaba pasando en grande. Le hizo un gesto con la cabeza para que se levantara del sofá y se encaminaran hacia el baño. - Si te soy sincera, vi algo parecido a un bolígrafo. Y tú dirás: Winter con los bolígrafos no se prende fuego. Ya, pero es que ese objeto lo he visto antes, el problema es que no recuerdo donde...- Frunció el ceño molesta por no ser capaz de recordar que había visto ese objeto un par de meses antes. En manos del que había sido su mejor amigo. - En fin, a lo largo de esta noche lo recordaré, o eso espero.- Comentó desinteresadamente.

Entonces, como si de una señal del mismísimo Raziel fuera, una adolescente pasó por su lado comentando con una amiga algo sobre cazar y coleccionar mariposas. Cazar... Cazar... Cazador. Los ojos de Winter se abrieron como platos. ¡Ronnie tenía eso también! Rowan le había advertido que tuviera cuidado después de ver como Ronnie se grababa una runa en su cocina... ¡Rowan! ¡Matar demonios! Se giró lentamente hacia Lancelot, de una manera casi mecánica. No, todo menos un nephilim de esos pensó asqueada. Habían llegado delante de la puerta del baño de hombres y antes de que el castaño entrara lo paró agarrándolo del brazo.- No eres un simple mundano, ¿verdad?




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Su pulso y respiración no había alcanzado a normalizarse cuando aquellas juguetonas palabras llegaron a su oído, deleitando su mente. Chasqueó con fuerza su lengua en su paladar y formó una sonrisa que demostraba una continencia que fue desengañada por su mirada cargada de lujuria –Pues sólo hay una forma de saberlo, déjame darte un mordisco- susurró mientras enviaba su peso hacía adelante, aproximando su cara hacía la de Winter –Yo también podría dudar de ti… ¿tendrás un buen sabor?- murmuró con lentitud mientras sacaba un poco su lengua hacía afuera, haciéndola visible. Manteniendo su cuerpo a escasos centímetro de Winter bajó su mirada hacia su pronunciado escote con poco disimulo, denotando un aire descarado. Se echó hacía atrás, apoyando su espalda contra la parte trasera de la silla, donde podía observar mejor todo el cuerpo de ella, específicamente sus protuberancias. Le dedicó una mirada a Winter que fue guiada por la de ella a un lugar debajo de la mesa que Lance podía imaginar. A estas alturas su cuerpo y su mente se habían complacido con los peligrosos juegos en los que la inspectora se había adentrado con él. Le costaba decidir cuál de sus dos partes estaba manipulando Winter mejor, no sabía decidir si aquella chica era más hábil con sus piernas o cerebro. Pero sabía que debía intentar bloquear sus instintos y no dejarse llevar, tenía parcialmente claro que Winter era de esas chicas que jugaban mucho y a la hora de la verdad poco hacían. Levanto un poco su cabeza para mirar al techo, abrió levente su boca para dedicar una sonrisa divertida donde mostraba ligeramente sus dientes a nadie en particular. Todo estaba transcurriendo demasiado bien, demasiado a decir verdad para Lance; una chica linda, un momento intenso y algo ilegal. No es nada que fuese especialmente descomunal para él pero había algo en la combinación de todo ello que le causaba simple placer.

La inspectora White, una chica atractiva y enigmática pareció acceder a la simple petición que él había hecho un propósito poco evidente. Arqueó levemente una ceja al escuchar que terminaba su pregunta retórica y explicación –Con razón eres Inspectora- dijo mientras la observaba de abajo hacia arriba. Parecía que ella seguía con su recurrente preocupación referente a un posible escape por parte de Lance, una preocupación errada y sin fundamentos. Desde luego que si él se hubiese querido escapar ya lo habría hecho, incontables oportunidades se le habían presentado. Oportunidades causadas por la brecha de habilidades entre los Nefilims y Mundanos. Suspendió sus piernas por encima del sofá y dio un pequeño salto hacia adelante, levantándose con ayuda de sus manos apoyadas sobre la mesa. Se encaminó al lavabo con Winter cerca de él –Ahhhh claro… eso, eso mismo- dijo con un tono burlesco -¿Cómo esas que tienen en Harry Potter eh? Sí, sí una varita mágica- exclamó exhalando sarcasmo mientras llamaba la atención de la gente alrededor. Dio un par de pasos con un poco de preocupación, parecía que la inspectora había visto más de lo que él creía. Desde luego ella hablaba de su estela que por suerte estaba asegurada en un lugar tácticamente inaccesible.  No iba a confirmar sus sospechas, la inspectora era ella, debía ser ella la que descubriera aquel supuesto crimen por su propia cuenta.

Sintió una fuerza opuesta a su cuerpo que le halaba hacía atrás, esta se había concentrado en su brazo derecho. Lentamente disminuyó su ritmo y se giró para mirar a Winter por encima del hombro y poderla escuchar bien. Su piel se tornó un tono más claro, palideció tenuemente y terminó de girarse para disponer su cuerpo frente a Winter. Frunció el ceño en señal de molestia y aguantó la respiración -¿Mundano?- preguntó denotando falsa confusión –No hago parte de ninguna pandilla ni célula terrorista, mucho menos con aquel patético nombre- exclamó mientras movía sus manos de forma exagerada. Sacudió su brazo enérgicamente y halo hacía adelante, soltándose de Winter para poder acceder hacía el lavabo. Giró el picaporte de la puerta en un simple movimiento e inmediatamente se internó en el reducido espacio. Apoyó su espalda contra la puerta, haciendo que su peso la empujara contra el marco a gran velocidad, produciendo un sonoro estruendo tras de él. Exhaló pesadamente el aire contenido, se relajó después de aquel pequeño pero importante interrogatorio. Le había mentido, era obvio que los Nefilims no podían ir diciendo a cual mundano se les apareciera sobre la existencia del mundo de las sombras o siquiera confirmar sus sospechas. Tenía muy claro que la chica era una mundana pero dudaba si esta no poseía la visión en absoluto o tenía una demasiado nublada. Conocía la existencia de algo diferente pero se preguntaba ¿qué tanto sabía la Inspectora White? Quizás lo suficiente para justificar su actuar. Ella se había mostrado muy extraña desde el inicio, todo parecía tornarse más claro y a su vez más confuso. Su mente se iluminó por un instante, debía recordar a que había ido al baño, no podía demorarse más de lo planeado pensando pues sería sospechoso. Sintió el deseo de abrir un hueco en el muro, escapar y olvidarlo todo pero sus pensamientos fueron interrumpidos por un ardor proveniente de su cara que se fundía con su intachable curiosidad. Llevo su mano derecha hacía la hebilla de su cinturón que libero para posteriormente introducir su mano en el interior pantalón. Tanteó la parte trasera de sus bolsillos junto con toda la parte frontal de su pantalón en busca de un objeto cilíndrico y alargado. Cerró sus dedos en la estela y la extrajo cuidadosamente de un lugar bastante ajustado donde había quedado dispuesta de forma apresurada.

Levantó su camiseta con ayuda de su mano izquierda, dejando su tatuado y fornido torso a la intemperie. Puso la estela a escasos centímetros de su piel, un destello de luz surgió de esta a medida que sentía una sensación de quemadura incrementarse en su pectoral. Deslizó su mano con práctica por su cuerpo, dando pequeños giros para formar una runa Iratze que convergía con un tatuaje triangular que tenía allí. Dio un paso hacia adelante, despegándose de la puerta para poder acercarse al espejo, donde observó las heridas de su cara iniciar a desaparecer junto con la sensación de ardor. Puso su estela en donde la había sacado, se acomodó el pantalón y aprovechó del espejo para volver a peinarse con cuidado. Abrió el grifo de la llave bruscamente, dejando que la presión del agua chocara contra el lavabo y le salpicara la camiseta, creando una pequeña mancha. Cerró el grifo tan pronto como pudo, se sacudió las manos que se habían mojado con el agua mientras daba un paso áreas del espejo. Estiró su brazo hacía el picaporte y lo haló hacía atrás mientras salía con tranquilidad. Se volteó hacía la inspectora -¿Has pedido algo de tomar?- preguntó inquieto –Quizás no sea apropiado pero me gustaría algo especialmente fuerte- musitó mientras le guiñaba el ojo.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
La reacción del muchacho le resultó exagerada, demasiado sobre actuada para ser natural... y de verdad. Winter alzó las cejas, sus ojos se movieron hacia la derecha para después levantar la cabeza en un gesto de cansancio. ¿En serio el castaño se pensaba que se iba a creer ese cuento? La rubia supo que le estaba mintiendo descaradamente sin necesidad de hacer uso de su maravilloso y preciado "instinto", tan sólo aplicando la lógica. Normalmente captaba a la primera si alguien tenía la intención de engañarla; en su trabajo ya había descubierto a unos cuántos delincuentes que prácticamente se creían sus propias mentiras, así que leer las expresiones faciales de Lancelot no le supuso ninguna dificultad.

Aún así no insistió, lo dejó acabar su teatro improvisado y plasmó una sonrisa superficial. - Claro que sí, creo que he visto demasiado Harry Potter. - Suspiró dramáticamente. Y un cuerno, le estaba ocultando algo y a juzgar por como se había comportado al decir la palabra "mundano", le había confirmado sus sospechas. Lancelot se libró de su agarre y ella señaló el baño con la mano en un gesto que claramente decía "vamos, entra.", vio desaparecer el cuerpo del chico a medida que entraba en el servicio. El portazo innecesario solo le dio un toque dramático a la situación, haciendo a la inspectora ladear su cabeza levemente mientras entrecerraba los ojos. Esperó un poco, hasta asegurarse de que él no saldría abruptamente, sorprendiéndola, y entonces repasó todo lo que sabía de ese joven. Si era cierto que él era un cazador (cosa de lo que estaba muy segura)... ¿Qué debía hacer? ¿La ley nephilim estaba por encima de la humana? Bueno, intentaría charlar con él para descubrir cosas, si veía que no lograba sonsacar nada de información lo llevaría a comisaría y lo abandonaría en alguna celda toda la noche, para que al menos aprendiese que no se debe incendiar ningún árbol.

La puerta se abrió revelando un Lancelot con mejor aspecto. La herida del pómulo estaba menos ensangrentada y piel extremadamente rosa estaba empezando a  surgir y a cubrir la costra formada por la sangre coagulada. Winter se encogió de hombros ante el comentario del joven. -Pues aquí como mucho puedes pedir una cerveza negra, está bastante buena. Sin embargo, yo me pediré una coca cola.- Afirmó mirándolo de reojo mientras se encaminaban al asiento que habían ocupado previamente.

- ¿Sabes? Es curioso... Últimammene no veo Harry Potter. Veo otra que es peor, me he aficionado a una serie de mala calidad dónde los "buenos" son unos cazadores del tres al cuarto, luchan contra demonios y cosas así... es tipo "Sobrenatural" pero con peor argumento. - rió casualmente.- De hecho hay una humana que su mejor amigo es cazador, y bueno... ella lo asesina, porque él está intentando dar caza al demonio del que ella está enamorada. - Le explicó mirándolo a los ojos fijamente. En su voz se podía apreciar la gran dosis de verdad que estaba empleando, su rostro dibujaba una perfecta sonrisa. - No creo que me gustase ver como la tonta mundanita agujerea a balazos a otro cazador inmundo, aunque éste se lo merezca.- Su sonrisa se había tornado  vacía. Sí, odiaba a los nephilims a más no poder, era un odio más allá de lo meramente visceral, no obstante, nunca se le habría ocurrido matar al pobre Ronnie por su demonio de compañía. Que arreglaran las cosas entre ellos.

Pero Lancelot Van Daele no tenía porque saber toda la verdad, era suficiente con que supiera que la rubia tenía tendencias poco saludables como relacionarse con seres del averno y seguir vivita y coleando. Antes de llegar al sofá, Winter se apoyó en barra del bar, que ocupaba una gran parte del local (ya que muchas personas optaban por sentarse ahí) . -Podéis llevarme también una coca cola y una...- Alzó sus ojos azules a los verde vivo del cazador.- ¿Tú que querías al final?- La camarera que esta vez una joven universitaria que trabajaba a tiempo parcial para poder pagarse la carrera llamada Tina, fue la encargada de tomar nota. Tenía el pelo teñido de rojo y los ojos de color ámbar, normalmente solía llevar camisetas de hard rock pero en el trabajo llevaba ese uniforme ridículo color mostaza. Tina, quien tenía cierta debilidad por las rubias con ojos azules miró con desprecio al castaño. ¿Ese era el tipo de hombres que le gustaban a la inspectora? Mollie había comentado algo sobre que era increíblemente guapo pero a ella solo le pareció alguien más del montón. Sería porque le gustaban las mujeres. -Están los dos menús preparados, ¿os los queréis llevar ya a la mesa?- Preguntó agradablemente mirando solamente a Winter. -Sí. Nos los llevamos ya.- Canturreó la rubia feliz, no había nada en el mundo que le gustara tanto como comer. La pelirroja sirvió las bebidas, procurando no mirar más de la cuenta la extraña pareja.

Por último, se acercó a la ventana que unía el espacio de la barra con la cocina y agarró los dos platos, apoyándolos después en la encimera de la barra, delante del cazador y de la policía. - Aquí tenéis, dos hamburguesas de ternera con queso fundido, bacon frito, cebolla crujiente, lechuga, tomate y salsa barbacoa. ¡Ah! Con guarnición de patatas con queso cheddar y bacon. ¿Era esto no?- La pregunta era más bien retórica ya que Winter siempre se pedía ese tipo de hamburguesa, no hacía falta decir que el plato era enorme y que verla comer tanto te hacía replantearte dónde demonios lo metía, ella estaba delgada. -Sep, gracias.- Agradeció sonriente mientras tomaba con una mano el plato a rebosar y con la otra el refresco. En el momento que vio el líquido se percató de que tenía muchísima sed. -No sé con que clase de mujeres tratas, pero yo no salgo a ningún restaurante y me pido una ensalada. Sería una estupidez.- Le dijo a Lancelot mientras dejaba su menú en la mesa y se sentaba en la silla que había enfrente del sofá.



Aclaración:
Obviamente Winter no habla de la serie de Cazadores de Sombras, solamente está relatando todo lo que sabe del mundo de las sombras para que Lancelot capte la idea de que no es una ignorante.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Se encogió de hombros emulando lo que hacía Winter mientras gesticulaba expresión exagerada de molestia –Era lo que me esperaba- musitó con algo de desilusión –También me esperaba esa elección de bebida por tu parte, parece que alguien juega bajo las reglas de no beber en el trabajo- dijo con un tono burlesco. Lo que acababa de decir parecía sonar contradictorio pues era cierto que la Inspectora no seguía exactamente todos los protocolos de la NYPD, cosa que estaba en todo su derecho de hacer. La normatividad de los cuerpos de seguridad alrededor del mundo es bastante insípida y absurda. No es que las normas impuestas ante lo Nefilims sea de su total agrado pero por lo menos a ellos no se les restringía el alcohol durante su servicio. Además, ¿de qué sirven de las normas si no se rompen? Pues para absolutamente nada, si existen consecuencias es porque aquel que las creo esperaba aplicarlas en alguien. Inmerso en sus pensamientos rebasó a Winter para luego mirar por encima de su hombro –Jugar bajo las reglas…- susurró mientras guiñaba su ojo derecho. Posteriormente, dio un giro total a su hombro, de tal forma que todo su cuerpo quedase justo frente a la inspectora. Escuchó con atención todo lo que tenía por decir hasta que se distrajo con la suave risa que esta producía. Deslizó su mano derecha por encima de su propia camisa para llegar hasta el hueso de la clavícula izquierda que sobresalía, acariciando este de forma circular con uña de su dedo índice. Sintió como un nudo comenzaba a formarse en su garganta, lo engulló casi instantáneamente causando que su prominente nuez de adán se moviera bruscamente. Separó sus labios y atrapó la punta de su lengua entre sus dientes, haciendo visible la carnosa piel rosada en el interior de su boca. Entrecerró sus ojos, mirándola desafiante –Tienes una excelente imaginación ¿sabes?- dijo mientras medía sus palabras calculador –Quizás ir de policía es un desperdicio de tu magnifica imaginación- expuso con un tono más amigable –Yo compraría un libro tuyo- hizo una repentina pausa –No leo, pero por ti podría hacer una excepción- murmuró mientras acercaba su cara hacía la de Winter.

Se llevó su brazo libre hacía el costado de su frente golpeando allí dos veces con su dedo índice haciendo un ademán de pensar –Parece que por fin concordamos en algo, lo de tonta- dijo cargando sus palabras de ironía –Sí, sí… en definitiva. Muy pero muy tonta debe ser para agujerear a aquel cazador inmundo- susurró con dramatismo como si hablase para sí. Hizo una pausa al ver cómo pasaba un humeante plato a su lado que desprendía un delicioso aroma. Aquel aroma le gustaba casi tanto como la suave fragancia que infundía Winter, ambos olores tenían en común que se veían potenciados por su gran apetito. Su mirada se había desviado levemente hacía el corredor, dando a la inspectora una vista perfecta de su ya curado pómulo. Se incorporó nuevamente frente al rostro de ella  –Suena a que a los humanos no les conviene mucho convivir con esas criaturas de las que hablas- dijo mientras ladeaba un poco su boca, tragó saliva –Si existieran me encantaría conocer a esos tales cazadores, suenan encantadores- musitó con un forzado tono neutro. Tuvo que reprimir desde el interior de su alma una sonrisa de egocentrismo que intentaba salir a flote. Era verdaderamente deprimente que no pudiese hacer una reverencia a su mismísimo encanto.

Para ser una mundana la inspectora White tenía muy claro de lo que hablaba, sabía una peligrosa cantidad sobre el mundo de las sombras. Todo lo había dicho con un tono demasiado familiar, cómo si lo supiese de primera mano algo característico de quien habla sobre el tema con gran naturalidad, como era el caso. La clave escondía las cosas a todos los mundanos por muchas razones que eran bien coherentes pero que seguramente Winter desconocía ¿o quizás si las conocía? Hablaba de que su mejor amigo era cazador y su novio era demonio. Un pensamiento cruzó fugazmente su mente, uno que hizo que su sangre se congelara para transformarla en diminutos puntiagudos cristales que desgarraban su cuerpo desde el interior. Una sensación de vacío llenó su estómago ¿y si aquella adorable mundana hizo un pacto con un demonio? Si decía estar enamorada de uno esto era lo más obvio. Echó bruscamente su cuerpo para atrás, borrando toda muestra de emoción en su rostro y cuerpo. Sintió una mezcla de rabia y pena, que una persona tan joven y empática se convirtiese en una creación del mal para toda la eternidad. Sin prestar mayor atención a la pregunta respondió cualquier cosa aleatoria –Sí, sí eso mismo- dijo de forma automática. Enarcó una ceja mientras observaba la mirada dirigida por la camarera a Winter, sintiendo cierto grado de incomodidad. Se había encerrado en una especie de burbuja mental, una que se hundía más en la oscuridad a medida que más preguntas aparecían ¿Y si Winter tenía un novio demonio? Eso seguramente significaba que estaba por ahí rondando además de que debía ser lo suficientemente poderoso como para cambiar de apariencia. Se llevó instintivamente la mano hacía la parte interior de su correa, tocando con cierto desespero todo los alrededor en busca de algo. No había traído ningún arma aquella noche, fue en aquel momento que maldijo lo que había creído una bendición.

Caminó detrás de Winter con la cabeza ligeramente inclinada bastante ajeno a lo que ocurría alrededor de ellos. Se sobresaltó un poco al ver que Winter tomaba su menú, se limitó a imitar sus movimientos e inclusive su sonrisa de agradecimiento al personal del restaurante. Lo poso con desmesurada fuerza sobre la mesa metálica que sonó fuertemente por el choque de la cerámica con el metal. Se sentó en una silla individual justo al lado de Winter, lo había hecho por pura distracción pues el sofá le parecía más cómodo; para su vista y cuerpo. Por un momento quiso disculparse pero negó con la cabeza y se deshizo de aquella idea. Echó sus hombros hacía atrás como moviéndolos en círculos buscando relajar la musculatura de su espalda que se había tensionado como reflejo de sus emociones. Intentó deshacerse de la idea que Winter tenía su alma vendida, logrando pasar el tema a segundo plano por un momento –Saltas a conclusiones muy rápido ¿no?- preguntó intentando no sonar serio -¿Y si no soy hetero?- dijo mientras apoyaba sus nudillos contra la barbilla en señal pensativa –Cuéntame tu hipótesis sobre mi sexualidad, inspectora-murmuró divertido. Aquel comentario que contra arrestaba los clichés de mujeres policía fitness parecía entretener a Lance, es posible que este tuviese alguna implicación experiencial pasada.



Última edición por Lancelot Van Daele el Miér Feb 22, 2017 6:55 pm, editado 1 vez


Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸
Contempló satisfecha como sus palabras habían hecho mella en el castaño, le costó mucho reprimir una sonrisa divertida. Obviamente, la afirmación que había expuesto la inspectora no era poca cosa… estar enamorada de un demonio no era algo fácil de digerir, ni para el oyente que escuchaba la declaración, ni para la pobre ilusa que había caído de lleno en las viles redes y ahora buscaba desesperadamente confesarlo para evitar ahogarse en su propio pesar. Sin embargo, su caso no era ese y sí, ella le tenía aprecio a un demonio pero ni loca le iba a dar su alma. Sencillamente los pactos estúpidos no eran lo suyo.

La risa brotó de sus labios al tiempo que su mano viajaba al centro de su pecho, como si lo que acabara de decir el cazador fuera lo más divertido que había escuchado en años.- Bromeas ¿verdad?- Sus ojos azules se posaron de nuevo en Lancelot mordiéndose el labio inferior, en un intento de no hablar más de la cuenta. ¡Pobre muchacho que creía que solo tenía contacto con un demonio! si algo caracterizaba a la inspectora White era la cualidad de no temer a nada y ser un poco kamikaze.- Yo no creo que sea tonta, he dicho “boba” porque es lo que alguien de esa calaña pensaría de una humana.- Explicó alejándose en dirección a la barra.- En otra cosa que no estamos de acuerdo.- Fingió una dramática mueca de tristeza, que no tenía intención de que pareciera real, es más, pretendía que viera que le importaba muy poco si se llevaban bien o mal.

Posó su plato en la mesa, tomando rápidamente asiento intentando a toda costa no acusar directamente a su acompañante de no ser del todo humano, mayormente porque su pómulo estaba curado… Ningún ser humano (mundano) podría sanar tan deprisa. Winter tomó una patata con queso y se la llevó a la boca, cerrando los ojos para disfrutar mejor de los sabores, no obstante la pregunta que formuló Lancelot la hizo tragar de golpe. Abrió los ojos como platos por unos segundos, para después entrecerrarlos mientras fruncía el ceño y negaba con la cabeza repetidamente en un claro ademán de confusión. -Espera, espera…- Lo paró levantando las manos aún manteniendo la expresión de desconcierto.- Yo no he dicho en ningún momento que seas heterosexual. Yo solo he dicho que no sé con qué clase de mujeres tratas, con ello abarco cualquier mujer con la que tengas relación, no he especificado que tuviese que ser en un sentido romántico. - Aclaró volviendo a tomar otra patata, mirándolo como si fuera un bicho raro. - ¿Quieres que te sea sincera? No te he etiquetado. No es algo que yo haga, realmente no me importa cuál sea la orientación sexual de las personas. ¿Qué me incumbe a mí con quién te acuestes tú o mi vecina de enfrente?- Su mirada estaba fija en la hamburguesa que estaba partiendo por la mitad para que fuera más fácil el hecho de morderla.

Calló el hecho de que ella se consideraba asexual, excepto por el hecho de que era consciente de que se sentía atraída por su guardián del averno, pero eso no era algo que él debiera saber... ¿verdad? Mas no había surgido de la nada, había empezado a gustarle a raíz de conocerlo, de vivir con él... cuando se creó un vínculo emocional demasiado fuerte como para ser mundano. Para ella su relación con Schwarz rozaba lo etéreo, algo tan intangible que sus manos jamás lo podrían atrapar. Una breve risa ácida nació de ella cuando los recuerdos la bombardearon sin piedad.

El famoso Schwarz... conocido por los hijos de Raziel como un asesino despiadado, la había abrazado y protegido de su propio padre. Y sí, Winter era consciente de que Rowan había torturado y matado a muchos nephilim, demasiados quizás... por ese mismo motivo cuando Ronnie intentó retenerla en el restaurante donde estaban cenando para advertirla de que sabía que salía con Schwarz y pedirle por favor que huyera, la rubia le clavó un tenedor en la mano a su amigo y salió en busca del moreno para avisarlo. Los hijos de Raziel sabían dónde estaba el demonio, era cuestión de días que un grupo se presentaran en su casa para aniquilar a una de las personas que ella más quería. -Schwarz...- susurró pesarosa. - En fin... ¿Me vas a explicar cómo prendiste fuego con la varita de Harry Potter o debo torturarte para sonsacártelo?




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 656

Reliquias : 1767

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Christmas is not only getting too commercial, its getting too dangerous
→ Lunes → 7:30 PM → Rockefeller Center  → Frío ☸

Dobló cuidadosamente el papel posado en la parte baja de la hamburguesa para envolver la misma. Tomó está haciendo gran presión y se la llevó a su boca anteriormente abierta en un gesto exagerado e inclusive un poco maleducado. Le propinó un gran mordisco que le lleno la boca, haciendo que sus cachetes sobresaliesen, esbozó una pequeña sonrisa que se percibía cómica. Hacía varias horas que añoraba poder sentarse a comer con cierta tranquilidad, aunque no se encontraba en Bora Bora y muchos menos con un gurú espiritual estaba a gusto. La voz de Winter que parecía dar más explicaciones de las necesarias le distrajo mientras intentaba darle otro mordisco a la hamburguesa, rodó sus ojos para atrásStop- dijo mientras exhalaba pesadamente. Dejó la hamburguesa en el plato para poder levantar una de sus manos al frente con la palma abierta, indicando que parara. –Que era sólo una broma, no hay necesidad de que me leas la biblia… especialmente porque era una pregunta retórica- argumentó mientras arqueaba una ceja. No había alcanzado a corta a la Inspectora White pues habló cuando esta ya había culminado con su discurso ética y moralmente tolerante. Elevó sus ojos hacía al techo pensativo mientras tomaba una papa frita, introduciéndola en su boca mientras le daba pequeños mordiscos. Retornó su mirada donde se encontraba minutos antes para encontrarse con Winter cortando su bocadillo elegantemente. Dejó salir aire por su nariz para soltar una sonora risa burlona –¿Por qué cortas la hamburguesa?- preguntó mientras fruncía el ceño –No estamos comiendo en ningún palacio- dijo pasando su mirada por todo el local. Se llevó la mano a la barbilla y chasqueó su mano libre contra su oído para posteriormente apuntar con su dedo índice al techo, cómo si se le acabase de ocurrir algo. Contrajo sus músculos faciales para hacer más marcada su boca del lado derecho –Ah claro ¿Cómo no lo pensé antes?- dijo orgulloso mientras asentía –Seguro piensas que soy una persona muy importante, por eso te muestras tan educada- musitó con aires de superioridad moviendo su dedo índice verticalmente en dirección a ella de forma repetida. Mantuvo su sonrisa ladina a la espera de cualquier posible extravagante respuesta que le saliese de la mente. Entrelazó los dedos de sus manos y apoyó los codos contra la mesa mientras la observó fijamente con los ojos entrecerrados.

Escuchó un susurro con un nombre que le parecía familiar, pero no fue lo suficientemente claro como para saber a qué se había referido la inspectora. Había notado que simplemente estaba pensando en voz alta así que se dedicó a asentir. Acercó su mano hacia la bebida que se alzaba frente a él, estirando el brazo para alcanzarla. El líquido rozó su boca pero no engulló pues este estaba bloqueado por sus labios cerrados. Entre menos tomará, más líquido habría dentro del vaso para su propósito. Tras escuchar la nueva acusadora pregunta su mente se iluminó dándole una vez más otra ingeniosa idea para evadir a White. Puso nuevamente el vaso sobre la mesa, apoyando primero la esquina que apuntaba hacía la inspectora dejando el objeto desequilibrado. Simuló mover su mano torpemente mientras el vaso caía sobre la mesa con la boquilla apuntando hacia ella. El líquido resbaló por la mesa con rapidez hasta la vertiente de esta desembocando en el vestido de Winter. Posó la mano que había empleado para la maniobra hacía la boca, cubriendo esta para simular habilidoso una gran vergüenza. En realidad, su mano simplemente cubría la maliciosa sonrisa que se había formado. Abrió los ojos en grande mostrando una especie de reacción tardía y retiró la mano de su boca que ahora mostraba una expresión neutra -¡Ángel mío! Lo siento tanto- exclamó con preocupación mientras se levantaba de su asiento –No ha sido mi intención- musitó mientras se precipitaba para levantar el vaso que estaba tumbado sobre la mesa. Agarró varias servilletas con violencia y se acercó hacía Winter usando una velocidad poco común.

Presionó con las servilletas contra el vestido de Winter intentando absorber algo del líquido que se había vertido por encima de ella. Iba alternando los paños que salían empapados mientras apretaba con fuerza los dientes para intentar no sonreír o mostrar ninguna emoción. Parecía que su pequeño caos le había proporcionado la excusa perfecta para acercarse a Winter, manteniendo cierta sutileza. Se puso en cuclillas mientras intentaba seguir secando el vestido que aún dejaba caer pequeñas gotas al suelo. Notó que se le habían acabado las servilletas así que subió su mirada pasando por todo el cuerpo de Winter hasta su cara -¿Y ahora…?- preguntó dubitativo con su cuello casi totalmente estirado para poder verla desde abajo.



Victory at all costs, victory in spite of all terror, victory however long and hard the road may be ♔:


avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 58

Temas : 2/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8389-lancelot-van-daele-shadowhunterhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8427-lancelot-van-daele-relations#72751http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8426-lancelot-van-daele-chronology#72750
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.