10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Why have you abandoned me? |Libre|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Mar Ene 03, 2017 1:27 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
A veces la Muerte llamaba a gritos a quienes estaban deseosos por abrazarla, pero algo en el mundo, en el universo, quizás Dios, quizás Lucifer, impedía que pudieses perderte dentro de ellos. A Uriah nunca le había importado nada de eso, porque tenía muy claro que Dios le protegería, si quería que viviese, y le lanzaría a los brazos de la Parca si su momento había llegado, intentase Satanás oponerse a sus deseos o no. Sin embargo, desde la muerte de Marius, el muchacho había perdido totalmente el norte en ese sentido, y cuando iba de misión su cordura viajaba a otros lugares mucho más lejanos, dejando únicamente la cáscara física que se lanzaba al peligro sin reflexionar en absoluto en las consecuencias de sus actos.

Y aquella noche había estado a punto de morir.

Ni siquiera recordaba bien los demonios a los que se había enfrentado. Ni cuántos eran ni la raza, ni si había alguien más a su lado o alguien le había visto. Lo único que sabía era que estaba lleno de heridas, demasiado cansado para continuar andando, demasiado débil para aplicarse un iratze, y demasiado harto de la vida como para querer plantearse el detenerse. Si seguía caminando se desangraría y moriría. Entre horribles dolores, sí, pero, ¿qué más daba? Si tenía que irse ahora, lo haría. Estaba listo. Todo lo que había sido firme para él en algún momento se desmoronaba. La única persona que le había querido estaba muerta y ahora no sabía recomponerse en soledad. A veces se daba cuenta de que estaba llorando. Otras tenía ganas de gritar, correr y despeñarse por un acantilado. Pero la mayor parte del tiempo continuaba arrastrándose por los callejones de New York dejando un reguero de sangre a su paso. Avanzaba paciente, lento, comprometido. Quizás para morir. Quizás para llegar a algún lugar donde pudiese seguir viviendo. No lo sabía. Se encontraba confuso, mareado, furioso y triste. Desesperadamente furioso y hondamente triste.

¿Y eso importaba, acaso?

Qué más daba todo.

De pronto su cuerpo no aguantó más y se encontró de rodillas en una calle no demasiado sucia y no demasiado lejos del leve ruido de la ciudad en la noche. Intentó erguirse, pero los brazos no le respondieron, de modo que se arrastró hacia la pared y se sentó contra ella, jadeando, respirando entrecortadamente, con sangre reseca por todo el cuerpo, el icor habiendo quemado su ropa y los ojos ligeramente muertos. No porque no hubiese vida en su interior. Sino porque no encontraba un motivo, casi, por el que seguir existiendo. Se aferró de forma inconsciente a la medalla que siempre llevaba del cuello, y las palabras de Cristo en la cruz se le agolparon con tanta fuerza en la garganta que las soltó a borbotones, desgarradoras, impacientes, tristes.

Dios. Dios, ¿por qué me has abandonado? ¿Qué... qué queréis Raziel y tú de mí? ¡¡Mándame una señal de tu plan divino, por favor!! Siempre he creído en ti —empezó a farfullar, semiinconsciente—, siempre he estado de tu lado y he seguido fervientemente mi camino sin cuestionarme nada. Pero ahora necesito ayuda, Señor. Necesito ayuda... Por favor...

Las lágrimas calientes empezaron a fluir de nuevo de sus ojos antes de que un último fogonazo de luz le llevase al desmayo.

Quizás ese fuese el momento, el lugar y el destino.

Quizás ya le tocaba morir.


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Ary Nasser el Mar Ene 03, 2017 2:39 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo

Ary aun no entendía del todo que hacia allí. Ni siquiera comprendía muy bien la razón por la que se encontraba vagando por aquella parte de la ciudad cuando ella no era de esas personas que iban a discotecas o bares nocturnos. Como muchas veces la habían llamado cuando era joven, a si misma se consideraba un ratón de biblioteca, que prefería enterrarse entre libros a emborracharse en algún bar de mala muerte para, a la mañana siguiente, olvidar que había hecho la noche anterior. Pero a pesar de eso, allí estaba, enfundada en unos pantalones y chaqueta de cuero, con su bolso bandolero chocando contra su cadera cuando caminaba y con el sonido de sus botas resonando sobre el empedrado de la calle y con una profunda mueca de disgusto plasmada en su hermosa cara. Era la última vez, se dijo, que se dejaba convencer por sus compañeras de trabajo para salir por la noche. Ahora, ella se encontraba molesta, aburrida e irritada por la mirada que los hombres -la mayoría de ellos, con una tasa de alcohol en sangre demasiado elevada- le dedicaban al pasar. La hacían sentirse como si fuera un trozo de carne.

Y odiaba sentirse así.

Para cuando sus compañeras se detuvieron justo en la entrada de la Discoteca Lotus, Ary se encontraba a punto de perder la poca calma que le quedaba. Con un simple "Paso de entrar ahí, me vuelvo a mi apartamento", dio media vuelta y desando el camino. No era que a la morena le desagradase asistir a una fiesta, simplemente era que sus amigas habían escogido un mal día para arrastrarla a una de sus juergas nocturnas. Tenía varios pendientes con respecto a su asignatura que debía terminar antes de que comenzaran las clases de nuevo, a parte de que llevaba varios días con un dolor de cabeza infernal por culpa del frío, que incluso en su pequeño y acogedor apartamento de colaba.

Un movimiento a su izquierda capto su atención. Durante un segundo, le había parecido ver una especie de sombra humanoide desplomarse sobre el empedrado, pero al enfocar mejor sus ojos en el callejón no había podido ver nada. Se detuvo y clavó sus ojos en el oscuro lugar. Bien sabía que podía haber sido un simple juego de luces creando una pareidolía, o su imaginación jugandole una broma a sus sentidos, pero algo dentro de ella le decía que esperase. Unos momentos después, justo cuando la morena se encontraba dispuesta a seguir su camino rumbo a su casa, otro movimiento proveniente del mismo lugar, volvió a captar su atención.

Mordiéndose el labio inferior, titubeo. Aunque según la hora, era demasiado temprano como para que los borrachos y drogadictos inundaran los callejones anexos a las discotecas y bares, Ary no podía dejar pasar por alto que acercarse a un lugar oscuro podía acarrearle varios problemas. Un atraco, como mínimo, al no querer pensar en las demás opciones. Dio un par de pasos y escucho una voz mascullar en voz baja. Era masculina pero denotaba cierto dolor, y lo único que la morena pudo entender fueron las palabras "dios" y "ayuda".

Motivada por la curiosidad, se acercó a la entrada del callejón y lo que vio, le heló la sangre. Un chico, mas o menos de su misma edad, profundamente herido y con manchas de sangre por toda su ropa desgarrada. Por un momento, Ary estuvo segura de encontrarse en presencia de un cadáver al ver la palidez en el rostro masculino y los ojos cerrados, más cuando capto el leve movimiento en el pecho del desconocido, que mostraba que seguía respirando, la morena entró en acción.

Ary no era enfermera ni doctora, aun cuando su madre la hubiese instado desde pequeña a que tomara aquella profesión. Aún así, conocía los primeros auxilios y sabía, mas o menos, como proceder en caso de accidente. No estaba segura de que aquel chico hubiera sufrido de uno, pero tampoco lo descartaba. Estaba en Nueva York, casi cualquier cosa podía ocurrir en sus calles. Se arrodilló al lado del chico y le tomo el pulso, tal y como su madre le había enseñado. Respiraba, pero demasiado lento y entrecortado para el gusto de la morena. Se quitó el bolso bandolero, lo dejó en el suelo y lo abrió. No tenía vendas, ni ningún utensilio medico más allá de unas simples tiritas pero rezó para poder hacer algo para salvar al chico. Tomó su móvil y, mientras se quitaba la chaqueta, llamó al 911. La voz de una chica le contesto a los dos tonos.

Chico herido, muy grave...—dijo de inmediato, cortando a la chica. Dobló su chaqueta con su mano libre y la puso detrás de la cabeza del chico—Creo que ha sufrido un accidente, esta lleno de heridas y... estamos en un callejón cerca de la discoteca Lotus...

La operadora le decía que tenía que explicarle bien la situación pero Ary no le prestaba demasiada atención. Puso su mano sobre una del chico y le dio un leve apretón. "No te mueras" le suplico en su mente.



Última edición por Ary Nasser el Mar Feb 07, 2017 5:01 pm, editado 1 vez



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Lun Ene 30, 2017 7:01 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
Flotaba hacia el vacío de la Muerte, lo sentía, lo sabía. Todo su cuerpo se había dejado llevar por la caricia fría de la llamada oscura y flotaba... Flotaba hacia el infinito, hacia la eternidad, hacia el crepúsculo de la existencia. Uriah sentía los párpados pesados en su cuerpo moribundo, incluso estando inconsciente, y sabía que aún no había abandonado su forma terrenal, pero que pronto lo haría. No tenía sentido seguir aferrándose a una existencia como la que estaba llevando desde hacía meses, vacía, extremadamente dolorosa e incapaz de ser comprendida. Las personas habían ido desapareciendo de su lado sin dejar rastro. La noche había apagado todas las luces de su alma. ¿Para qué intentar encender una nueva llama? ¿Con qué motivo? ¿Para qué? Los nefilim no eran capaz de subsanar sus diferencias y se lanzaban a matarse. La gente moría y dejaba corazones rotos y almas opacas. ¿De qué servía seguir existiendo?

No veía nada, pero en la oscuridad era normal, pues las formas no se dibujaban sobre un lienzo blanco. Sólo encontraba quietud, frialdad, allá donde su conciencia se estuviese marchando. Le abandonaba tan lentamente como la sangre dejaba su cuerpo, en un caminar agonioso que le hacía rechinar los huesos. Lo único que deseaba era que el calvario se terminase pronto. Marcharse de ese reino sin sentido en que las luchas eran para nada y en que los muertos se dejaban caer sobre las espaldas de los vivos para atormentarles con su no presencia.

Entonces sintió algo cálido que le hizo estremecer. Tanto en su cuerpo como en su alma. El roce suave de una piel humana que le acariciaba la mano de una forma en la que nadie le había tocado, al menos que él recordase. Quizás su madre sí que le había abrazado y le había pasado los dedos así por la cara y el pelo, pero él no podía recordarlo. Alguien se estaba aferrando a él, alejándole del agujero en el que se había metido para traerle de vuelta al mundo del dolor, y no entendía por qué. ¿Quién le alejaba de su letargo? ¿Quién le apartaba de su sueño eterno? Sus párpados aletearon como una mariposa y sus ojos castaños se abrieron ligeramente, como en un sueño, para encontrarse con una chica que le observaba casi compungida. El cabello largo le caía por el rostro blanquecino, y los labios rojos brillaban como su propia sangre. Lo primero que pensó, bailando en el límite entre la consciencia y la inconsciencia, es que era hermosa, como una obra de arte o una escultura. Hermosa para observarla desde lejos y recrearte en su belleza. Y no entendía por qué una chica así estaba a su lado, apretándole la mano y mirándole con aprehensión en los ojos.

¿Q-qué...?  —consiguió hacer salir de sus labios cuarteados y llenos de sangre—. ¿Cómo...?

Entonces algo se encendió en su cabeza. Llevaba la runa del glamour, por lo que esa chica o era nefilim o tenía la Visión, y en ninguna parte visible de su cuerpo se percibían runas, además de la piel de sus manos no estaba cuarteada y callosa, como la suya propia. Se removió donde estaba, apartándose de ella e irguiéndose penosamente, entre quejidos y cortes que volvían a sangrar, para dejarse caer contra la pared que estaba a su lado, respirando con mucha dificultad. Alzó los ojos de nuevo y los centró en ella. Estaba agotado. No debía contarle nada del mundo de las sombras, eso lo sabía, pero si estaba allí era porque Raziel y Dios la habían enviado para que le salvase la vida. Eso también pudo verlo claro en su mente.

«¿Qué queréis de mí...?»

Con mucho esfuerzo dirigió la mano bajo su abrigo raído y extrajo la estela. La alzó como pudo antes de hablar.

Ayúdame... Quítame... quítame el abrigo y ayúdame con esto. Por favor.


Sorrysorrysorry:
¡Siento muchísimo haber tardado desde que me respondiste! Lo cierto es que no soy la más rápida de la ciudad -aunque estoy intentando subsanar eso D:-, pero te aseguro que nunca, nunca dejo un tema abandonado. ¡Espero que te guste!


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Ary Nasser el Jue Feb 02, 2017 8:29 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo

Lo último que hubiese esperado la castaña aquella noche, era encontrarse en una situación así. Intentando salvar la vida de un completo extraño en mitad de la calle. Seguía con el teléfono en la mano, intentando mantener la calma mientras escuchaba a la operadora al otro lado de la linea. Su mano libre intentaba quitar los rastros de sangre del rostro del chico con la ayuda de un pañuelo, que había encontrado en uno de los bolsillos internos de su bolso. El chico parecía estar bañado en sangre, y Ary solo rezaba para que no fuera toda suya. Tal cantidad de sangre perdida... Ary sabía que de seguir así, la ambulancia no llegaría a tiempo.

En un intento de  averiguar la gravedad de las heridas, le apartó un poco la chaqueta abierta. Manchas de sangre y de otra cosa que la castaña no sabía diferenciar, manchaban la camiseta del chico y logro que una mueca apareciera en su rostro. Le colocó mejor la chaqueta, en un vano intento de protegerlo del frío y se centró en la llamada. La voz de la operadora diciéndole que la ayuda tardaría treinta minutos en llegar, la hizo palidecer. —¡¿Media hora?! ¡Para entonces ya estará muerto! ¡No puede esperar tanto!—la castaña se quitó un mechón rebelde de su cabello, que le había caído sobre los ojos y bufó—No puedo calmarme, y no lo pienso hacer. Déjelo, yo misma lo llevaré al hospital—.Colgó, frustrada y furiosa, y tiró su móvil dentro del bolso.

¿Que debía hacer? A pesar de decir que ella misma lo llevaría al hospital, carecía de coche y, a pesar de tener una gran resistencia física, el chico bien podía pesar el doble que ella, por lo que podía notar por los anchos hombros. Se mordió el labio inferior, e hizo un repaso mental de todos sus contactos. Nadie, no se le ocurría nadie a quien pedirle ayuda. La respiración del chico se hacia cada vez más forzosa y la castaña no sabía que hacer.—No te preocupes, te voy a salvar.—le murmuró al chico, mientras pasaba con cuidado la yema de sus dedos por la sien. Era un intento de transmitirle que no estaba solo, que había alguien a su lado en aquellos momentos y que se iba a asegurar de que pudiese sobrevivir. La castaña estaba a punto de levantarse e ir en busca de ayuda, cuando el chico despertó.

Primero lentamente, parpadeando varias veces como si le costase mantener los ojos abiertos y después, fijando su mirada directamente en la de Ary. La castaña tuvo dificultades para respirar al ver el sufrimiento y el cansancio en aquellos ojos oscuros. Era como si le reprocharan el que estuviese intentando salvarle la vida y, a la vez, se sorprendiese de que fuera así.

Con el pañuelo que aun tenía en la mano, le quito la sangre de los labios al ver sus esfuerzos por hablar. —Shh, tranquilo, no hables. Lo mejor es evitar esfuerzos innecesarios—le dijo con voz dulce. Necesitaba evitar que el chico entrara en pánico, y necesitaba encontrar ayuda. Miró al final del callejón y maldijo al darse cuenta de no pasaba nadie.

Un movimiento, y antes de poder reaccionar, el chico se había vuelto a caer contra el muro al intentar levantarse. Ary lo cogió por los hombros e intento moverlo con toda la suavidad posible, para que se sentara lo más recto que pudiese contra el muro. Cogió su chaqueta -que con el movimiento del chico, había caído al suelo- y se la puso de nuevo debajo de la cabeza.  

No debes moverte, estas gravemente herido y aun no se como...—sintió algo pesado en su mano y, cuando miró, se encontró sujetando una especie de bolígrafo con dibujos extraños. Era precioso y estaba, casi segura, de que no era la primera vez que veía algo así. Miró al chico.—¿Que...? ¿Que quieres que haga con esto? Yo no...

Alternó su mirada entre el objeto en su mano y los ojos del chico. ¿Que debía hacer? En contra de su buen juicio -que la instaba a llamar de nuevo a emergencias en busca de ayuda- aferró con fuerza el objeto y le aparto la chaqueta, con la mayor suavidad posible.

Bien, bien...¿y ahora?



Última edición por Ary Nasser el Mar Feb 07, 2017 5:02 pm, editado 1 vez



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Lun Feb 06, 2017 12:10 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
Los dedos de la muchacha contra su mano fueron tan suaves que Uriah se estremeció. No recordaba la última vez que una mano tan limpia, tan pulcra, tocaba la suya, tan destrozada por el uso de las runas, tan abierta por las cicatrices que la recorrían de un extremo a otro. Contempló fijamente el rostro de la muchacha, redondeado, blanco, inocente, y quiso salir corriendo de allí. Quiso alejarse. No quiso verla manchada con su sangre, la sangre de un pecador traicionero que ponía en dudas los designios del Señor. Pero no lo hizo. Sólo apretó fuertemente los párpados mientras ella hacía lo que le había pedido, mentalizándose de lo que tenía que venir a continuación. Apretó con toda la fuerza que pudo la estela, tragó y volvió a abrir los ojos, respirando con dificultad.

Ayuda-ayúdame. Mis manos... Voy a... voy a dibujar algo y necesito que me ayudes a hacer presión en mi piel para... para... marcar. Por favor...

No esperaba que le entendiese, y siempre cabía la posibilidad de que le tildase de loco, que le reprochase que eso no iba a servir de nada y que se dejase descansar, que ella le llevaría a un centro médico mundano. Uriah no guardaba precisamente un buen recuerdo de los hospitales, y hacía mucho tiempo que había desarrollado una especie de fobia hacia los mismos; incluso detestaba tener que ir a las enfermerías propias de los institutos, por lo que rezaba para sus adentros que la chica no le ignorase y le proporcionase lo que necesitaba.

Pero no estaba nada seguro.

Así que empezó a mover el brazo sin que ella hubiese confirmado nada, colocando la punta de la estela sobre la clavícula y haciendo toda la presión que pudo antes de empezar a dibujar lentamente el iratze curativo. El esfuerzo le hacía flaquear, sudar, jadear e incluso sollozar. No había una parte del cuerpo que no le estuviese gritando en esos momentos que, por favor, se detuviese, que dejase de hacerlo trabajar y le permitiese descansar hasta morir. Pero si Dios le había enviado a aquella muchacha para socorrerle debía significar que una vez más consideraba que tenía que permanecer en el mundo de los vivos para seguir cumpliendo con su más antiguo cometido.

Una vez hubo terminado ahí, dirigió su mano al brazo contrario con el que estaba sujetando la estela, pues no creía que con una runa fuese precisamente suficiente. En silencio, con la ayuda de la chica, continuó sin distraerse ni demorarse, encontrando en la fijación del dibujo un cierto alivio que le hacía las cosas bastante más fáciles. Alejarse del pensamiento del dolor también le ayudaba a abstraerse del mismo, que le picaba detrás de las orejas, en la nuca, y le recordaba que la muerte estaba realmente cercana. Luego se levantó, no sin esfuerzo, la parte de abajo de la camiseta que llevaba, y en el vientre plano y musculado se dibujó una tercera runa, esperando que con esta última pudiese completarse la curación de su cuerpo en la medida de lo posible. Fue un suplicio el terminarla, pues parecía como si sus brazos fuesen conscientes de dónde estaba su límite, cada vez más y más y más cerca.

La estela se resbaló de entre sus dedos una vez hubo terminado. Uriah la agarró antes de que cayese al suelo, sosteniéndola firmemente con su mano derecha e irguiéndose como pudo contra el muro. Respiraba todavía con fuerza, pero se sentía algo más despierto que hacía unos minutos, no sabía si por las runas o porque algo dentro de él volvía a arder un poco. Con los labios cuarteados de sangre, volvió a hablar.

Ahora déjame estar un poco. —Parpadeó rápidamente. Las pestañas negras chocaban entre sí con cada contacto—. Puedes quedarte a mi lado, si quieres.

«Yo lo quiero...» No quería quedarse solo mientras estuviese al borde de la muerte, se sorprendió pensando, pero pronto desapareció entre la maraña oscura que conformaba su mente ese momento, y lo olvidó.


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Ary Nasser el Mar Feb 07, 2017 5:45 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo

Ary se encontraba entre la espada y la pared. Mientras tomaba aquel objeto extraño de la mano del chico -más grande que la suya, y de tacto rugoso que le hacia entender que eran su medio de vida, con el cual se ganaba el sustento- una parte de ella le decía que estaba haciendo mal. Que debía evitar que se moviese y llamar a urgencias antes de que sus heridas se agravaran. No debía estar allí, siguiendo una petición que carecía de lógica, sino intentando encontrar ayuda. Aun así, algo dentro de ella le decía que, lo que el chico le estaba pidiendo, tenía más probabilidades de salvarle que el llamar a una ambulancia. Con esas dos partes de ella entrando en conflicto, intento evitar hacerle más daño al apartarle la chaqueta. Lo hizo con suavidad, lentamente y muy atenta a la reacción del chico. Lo vio cerrar los ojos con fuerza y murmuro un escueto "Lo siento", mientras terminaba con la tarea.

¿Dibujar? Pero...—Se mordió la lengua y calló. Si el chico quería dibujar, que lo hiciera, ella no pensaba contradecirlo aunque no sabía de donde venía esa fe. Quizás fuera por el hecho de que aquel chico estaba confiando en ella -una completa extraña- para salvar su vida, o por que los ojos oscuros del joven le pedían, en silencio, que no lo contradijeran ni replicasen.—Vale, vale. Tu solo... intenta no moverte demasiado.

Con rapidez -al ver que el ya había empezado a moverse sin siquiera esperar por ella- le tomo por la mano que tenía aquel extraño objeto y le descubrió el otro con la que tenía libre. Podía ver el sudor goteando por la frente del chico, escuchar los jadeos de dolor y cansancio que salían de sus labios, y no pudo evitar que sus ojos se llenaran de lágrimas, que logro contener. Ejerció un poco de fuerza en la mano del chico que dibujaba -o quemaba más bien- la piel de su hombro, intentando que no se cansase demasiado. Cuando el dibujo -un dibujo que ella ya había visto antes, en otra persona y momento de su vida- estuvo completado, el chico se dirigió al brazo, cambiando de mano el objeto. Aquella vez, Ary tomó el objeto también en su mano y, guiada por la mano del chico, lo ayudó a dibujar el mismo tatuaje que tenía ahora en el hombro.—Estas marcas...—pasó su mano por el recién hecho dibujo con suavidad, sorprendiéndose de encontrar la zona caliente, a pesar de que el resto de la piel del chico se encontraba fría.

Oye, no se que haces pero... tengo que llevarte a un hospital, ¿me escuchas?—Ary sentía que estaba hablando con una pared. El chico no le hacia caso, mientras luchaba por levantarse la camiseta. La castaña suspiró y tomó la prenda entre sus manos, apartándola de la herida piel masculina y dejando al aire el abdomen del chico. La piel estaba llena de esos tatuajes, y a pesar de notar los cortes que tenía, Ary no pudo negar que el chico era atractivo y cuidadoso con su cuerpo. Lo vio dibujarse por tercera vez el mismo dibujo y frunció el ceño. ¿Por que hacia eso? ¿Que sentido tenía tatuarse en aquellas circunstancias, en vez de dejarle que lo llevara a un medico?
El objeto resbalo de la mano del chico y, cuando fue a cogerlo, la mano derecha de el joven se topo con la de ella. Le apretó la mano y se acercó un poco más a él. Con cuidado, le colocó la camiseta y la chaqueta para protegerlo del frió. Sus ojos fijos al final del callejón mientras lo escuchaba hablar.

Tienes más color en tus mejillas.—murmuró en voz suave, mientras pasaba su mano derecha por la mejilla del chico. La piel no se encontraba caliente, por lo que supuso que no tenía fiebre y su aspecto parecía haber mejorado levemente. Ya no parecía estar tan cerca de la muerte como momentos antes.—No pienso dejarte solo, no hasta que te haya llevado a un lugar seguro.—declaró con firmeza. En aquellos momentos, aquel chico se encontraba bajo su cuidado, era su responsabilidad y no pensaba dejarlo tirado en mitad de la calle solo porque pareciese encontrarse mejor en apariencia.
Ary pensaba quedarse a su lado todo el tiempo que fuera necesario.

Se acomodó mejor en el suelo del callejón y tomó entre sus manos una de las del chico. Estaba manchada de sangre. Sangre que Ary comenzó a limpiar con su pañuelo.

Soy Ary, ¿cual es tu nombre?—Lo miro y le dedico una pequeña sonrisa.




I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Vie Feb 10, 2017 1:52 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
Su primera reacción fue rechazar el repentino roce de la mano de la joven contra la piel de su mejilla. Dio un pequeño respingo que le apartó de ella, mirándola con una entrañable expresión entre asustada y extrañada. ¿Por qué le tocaba si ya no precisaba de su ayuda? ¿Por qué la gente tenía que necesitar el contacto físico más allá de lo estipulado o necesario? Uriah no lo entendía demasiado bien, y se lo cuestionó con los ojos, pero ella o no lo percibió -quizás sólo había saltado en su imaginación- o no le hizo ningún caso. Sin embargo, al declarar que no pensaba dejarle solo en esas circunstancias, el joven sintió que se le aliviaba un gran peso que le había estado aprisionando algo dentro del pecho, y sus miembros se sintieron más ligeros, más relajados.

Centró la mirada en ella mientras le cogía de la mano, esta vez no por sorpresa, porque había decidido estar pendiente de todos sus movimientos. Sí  se mostró algo reticente. No le gustaba demasiado que la gente le tocase, acababa de re-descubrir (porque siempre había eludido la desagradable sensación que se implantaba dentro de él con su sonrisa enmascaradora y un movimiento ligero para apartarse de la persona que había intentado posar su mano sobre él), y no se estaba molestando mucho en ocultarlo por su expresión, pero de nuevo ella no le hizo caso. Parecía tener la habilidad para ignorar las escasas emociones que se sentía capaz de transmitir en esos momentos de su vida.

Uriah —dijo escuetamente mientras esquivaba sus ojos claros y su sonrisa roja, y la centraba en la extraña sensación de que alguien se estuviese molestando en limpiarle la sangre.

En realidad no debía de haberle dicho su nombre, ni debía de haberle pedido ayuda, ni debía de haberle dejado tocarle con la estela en la mano. Conforme se iba encontrando un poco mejor, más claras le venían las ideas a la cabeza y más se daba cuenta de que acababa de quebrantar una de las leyes fundamentales de los nefilim, que era la del anonimato y el silencio. Esa muchacha, Ary, no tardaría en preguntarle qué hacía allí, cómo había terminado en esas condiciones y por qué tenía esos extraños tatuajes, la estela y muchísimo más. Empezó a sentirse horrorizado ante la situación, a marearse, y a pesar que tenía que encontrar la forma de fustigarse por cometer un error tan garrafal como aquel. Pero había tenido la mente nublada por el dolor, y aunque una parte de sí había querido morir, la otra se había aferrado tan fuertemente a la posibilidad de seguir viviendo que no había dudado en aproximarse a la luz que le ofrecía esa chica.

De pronto apartó la mano de ella bruscamente, sintiéndose por primera vez en muchísimos años azorado y como un niño pequeño. Bastantes cosas vergonzosas había hecho hasta el momento, estaba pensando, mientras se frotaba la muñeca que había tomado Ary con la otra, como para permitir que siguiese limpiándole. Era como si hubiese recuperado su pudor en una centésima de segundo, y bailase dentro de sí, peleándose por si seguir por ese camino o no. Por si podía desterrar ese sentimiento o continuar detrás de él. Hacía tanto tiempo que no se dejaba llevar, simplemente, que estaba tan controlado, tan cerrado, tan oscuro... Tan oscuro...

No... no me gusta mucho que me toquen  —alegó al final. Si no hubiese perdido tanta sangre se habría sonrojado, probablemente—. No quería ser brusco, lo siento. Si me dejas el pañuelo seguiré limpiándome yo solo.

Guardó silencio durante unos segundos, atreviéndose a dirigir la mirada hacia ella. Su rostro era tan redondo, tan blanco, tan suave. Era una mujer preciosa, pensó con asombro, pues hacía mucho que no emitía juicios internos sobre el físico de las personas sintiéndose conmovido o repelido por nada. Había pasado años mirando a las personas como si de estatuas de mármol se tratasen, ajenas, lejanas. Pero Ary estaba a su lado, con su cuerpo caliente y su olor perfumado, con sus labios rojos y sus palabras suaves, y por primera vez en mucho tiempo se sintió cerca de la belleza de una persona. Aquello le asustó. Tuvo ganas de encogerse sobre sí mismo, desaparecer. No le gustaba estar sintiendo tantas cosas últimamente, quería huir de ellas, pero no podía, ni en cuerpo ni en mente, y eso estaba volviéndole un poco loco por momentos. Suspiró, sintiéndose turbado, y terminó apartando los ojos de su figura, como si quemase.

Gracias por ayudarme. Habría muerto aquí solo si no hubieses aparecido. Y por quedarte. Realmente no tenías por qué hacerlo...

Él no se hubiese quedado, exactamente. Habría cargado con su cuerpo a un sitio seguro donde pudiesen curarle y luego se hubiese ido a continuar con sus propios quehaceres. Pero Ary estaba allí con él, había intentado limpiarle la sangre, le tocaba con cuidado, le hablaba con suavidad y no le había tildado de loco por cómo le había pedido que le ayudase. Esbozó algo parecido a una sonrisa mientras murmuró unas palabras que le salieron de dentro, sin saber si ella le escucharía o no.

Eres una mundana muy rara...


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Ary Nasser el Vie Feb 17, 2017 9:08 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo

La castaña lo notó. Al pasar su mano por la mejilla del chico, pudo darse cuenta de su reacción. Parecía asustado cuando sintió el contacto, o sorprendido y Ary quiso saber porque. Bien, ella no era partidaria de las muestras de afecto en lugares públicos -tampoco es como si hubiera tenido demasiada ocasión para ello, siendo como era, una joven que prefería el contacto con los libros que con otros seres humanos-, pero no entendía que razón podía existir para que alguien se asustara lo suficiente ante una simple caricia, como para apartarse levemente. Quería preguntarlo y entre abrió los labios para hacerlo, pero las dudas en los ojos del chico la detuvieron. Era como si el chico quisiera preguntarle algo pero no supiera hacerlo o, simplemente no se atreviera. Dedicándole una leve y tentativa sonrisa, aparto la mano.

Cuando se centró en limpiarle la mano, casi podía palpar su reticencia a que lo tocara. Eso enfadaba a una parte de ella y no sabía muy bien el porque. Aun así, se dedicó a limpiarle con la mayor suavidad posible. Le tomaba la mano, pero con suavidad, para que supiera que podía retirarle en cuanto quisiera. El pañuelo lo pasaba por la piel con cuidado, intentando quitar la mayor cantidad posible de la sangre, pero sin hacerle daño por si, debajo de todas aquellas manchas, tuviese alguna herida.

Sonrió más ampliamente al escucharlo hablar y le giró la mano, dejandole la palma hacia arriba. Volvió a pasar el pañuelo por la piel.—Es muy bonito.—Paso el pañuelo por la muñeca del chico y, una vez más, se sorprendió de lo pequeñas que parecían sus manos en contra parte de las masculinas.—Uriah...—dijo en voz baja y sonriendo. Le alegraba saber que al menos, había conseguido que le dijera el nombre por propia voluntad.

Estaba terminando de limpiarle la mano, sintiendo como el silencio caía sobre ellos. No era algo que le disgustara exactamente. Muchas veces lo agradecía. Era una manera fácil de concentrarse en algo y de dejar las preocupaciones a un lado y, quizás por eso, adoraba pasear por las noches o disfrutar de un largo tiempo perdida en el desierto. No existía lugar sobre la tierra más silencioso que aquel, en donde solo el sonido del viento, y el de la arena al ser empujada, rompía la quietud. Una quietud similar a la que experimentaba en aquellos momentos, que se rompió en cuanto el chico quitó de un tirón la mano. Ary parpadeo, un poco confusa, y dejó caer las manos sobre su regazo.

El rostro confuso de la castaña se transformo en una pequeña sonrisa, mientras le tendía el pañuelo.—Yo soy la que debería disculparse, me tomé demasiadas confianzas.—Le dejó el pañuelo en la palma de la mano.—Discúlpame, no quería incomodarte.

En cuanto el chico tomó el pañuelo, la castaña dirigió su mirada a la pared que tenía justo enfrente. Había notado la incomodidad del chico y dedujo, que lo mejor era evitar el mirarlo durante mucho tiempo. Privacidad, era lo que intentaba darle, aunque sin mucho éxito. Una parte de ella quería mirarlo directamente a los ojos e intentar averiguar que es lo que le había ocurrido. Saber, que clase de persona había sido capaz de dejarle tirado en mitad de la calle, medio muerto. Un escalofrío le bajó por la espalda al pensar en lo que hubiese pasado de haber llegado ella solo cinco minutos más tarde. O de que, en vez de dejar plantadas a sus compañeras, hubiera entrado con ellas a la discoteca. Lo más seguro es que aquel chico hubiera terminado muerto. Inspiró y expiro, alejando aquellas imágenes de su mente.

Alejó sus ojos de la pared y los fijó, de nueva cuenta, en Uriah. Se encontraba más recuperado, con el color regresando a la piel y con mas vida en los oscuros ojos.—No tienes que agradecerme, con que te sientas mejor es suficiente.—Cerró los ojos un momento y dejó caer la cabeza contra la pared.—Casi me muero yo del susto...—murmuró para si misma. Aun se encontraba preocupada. Quería llevarle a un hospital, que un médico le dijera si se encontraba bien y, estaba segura, no podría regresar a su casa tranquila hasta que hubiese llevado a Uriah hasta la suya.

Un suspiró salió de sus labios y abrió los ojos para mirarlo cuando lo escuchó hablar. No le había entendido del todo, pero la sonrisa que tenía plasmada en la cara le dio a entender a Ary que se encontraba de mejor humor.—Sonreíste.—Se colocó un mechón de cabello detrás de su oreja y le sonrió—Lo siento es que...—Intentó disculparse, recordando lo incomodo que parecía Uriah ante su proximidad—Tienes una sonrisa bonita, Uriah.—terminó, rezando internamente por que el chico no se tomará a mal el cumplido.


Sorry:
¡Lo siento! Sé que me he tardado, pero con los exámenes y trabajos, y tareas... En verdad quería responder antes pero no me daba -ni me da- el tiempo. ¡Lamento mucho la tardanza, de verdad!



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Mar Feb 21, 2017 11:55 am

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
Es hebreo —dijo casi sin pensar. No recordaba la última vez que alguien había emitido un juicio sobre nombre; mucho menos que le hubiese parecido a alguien bonito. Pero sí recordaba la explicación de una persona querida con su voz vieja y ronca—. Significa 'Yahveh es mi luz'. —Parpadeó ligeramente, sintiéndose de pronto horriblemente cansado, como si todo el peso del mundo se le hubiese echado encima—. Pero mi madre me llamó Miguel...

Lo recordó de pronto, con la suave voz del anciano en su cabeza. Él se lo había dicho una vez, hacía muchísimo tiempo. El nombre que le había puesto su madre era Miguel, pero cuando él le había adoptado, le había puesto otro nombre porque ahora iba a vivir como otra persona. Ya no iba a tener la existencia del pequeño Miguel, que se habría criado junto a su madre. Ahora iba a vivir como Uriah, y su segundo nombre iba a ser Miguel, porque aunque ya no iba a ser él, seguía formando parte de su existencia. Fue algo estremecedor para él, y se habría encogido de no estar sufriendo por todas partes.

Miguel... Hacía tanto tiempo ya. ¿Qué más cosas había olvidado? De haber tenido lágrimas, habría llorado. No le gustaba estar sintiendo todas esas cosas, no quería. Anhelaba volver a protegerse detrás del muro que se había creado para separarse de todo pero ahora estaba totalmente agrietado, y cada día que pasaba, más y más. No lo soportaba. No lo aguantaba. ¡Lo odiaba!

«Quiero dejar de sufrir...»

Ary, sin embargo, le tranquilizaba con su silencio, le arrullaba con su comprensión. Sin sus preguntas. Agradecía que no hubiese preguntas. No tenía ganas de contestarlas. Continuó limpiándose lentamente tras asentir con la cabeza y aferrarse a su pañuelo, restregándolo con mucha más dureza de la que ella había utilizado. Pero Uriah no sabía ser suave consigo mismo. Nadie había sido suave con él, ni Mario, porque no había sabido cómo. Había sido un buen hombre, había querido a su sobrino, pero no había cabida para la suavidad en el mundo de los nefilim. Y Ary era todo blanco y algodón, y Uriah tuvo la impresión de que brillaba sola en ese callejón oscuro. Si continuaba a su lado se mancharía. Esa idea le hizo estremecer.

Esa afirmación siempre me ha parecido un tanto estúpida. Nunca he conocido a nadie que se haya muerto de un susto... —su voz no sonó ruda, ni irónica, ni sarcástica. Quizás un poco incrédula. Probablemente no era lo más correcto para decir, pero tampoco sabía cómo reaccionar. Ya había olvidado incluso cómo se suponía que tenía que contestar para ser agradable. Se sentía como un niño de cinco años, de nuevo (¿de nuevo?) que no sabía cómo comportarse con los demás—. Pero siento haberte preocupado.

«Y siento que me hayas visto. No debías de haberme visto...»

Aún se arrepentía de eso. Tenía que haberse dejado morir de alguna manera -no contemplaba el suicidio; era pecado-, y no haberse dejado caer en sus manos para ser salvado. Pero ahora ya no había vuelta atrás. Sus palabras siguientes, su reacción a haberle llamado rara, le desconcertaron ya completamente. ¿En serio? ¿Acababa de decirle que era... rara y ella le respondía que su sonrisa era bonita? El joven se removió, incómodo y sin saber qué decir al respecto. Bonita no... ¿De qué hablaba? Algo parecido a un ligero rubor pobló sus mejillas. ¿Qué decía esta chica? En él no había nada bonito, ni debía preocuparle. Era sólo un trozo de carne con fecha de caducidad.

Yo... no... Bueno... Si tú lo dices... —Se pasó el pañuelo por la frente, por la nariz, por los ojos. El icor se había mezclado con la sangre y estaba quemando ligeramente la tela. Cuando se dio cuenta se lo metió en el bolsillo de la chaqueta. Lo único que faltaba ya era que permitiese que ella viese eso—. Ya no limpia mucho. Me lo quedaré para lavarlo... —Lo cual era una estupidez, y ella no iba a pasar por ese aro. ¿Cómo iba a encontrarle luego en la ciudad, con lo enorme que era? Ya viviendo sólo en Manhattan era algo más que improbable...— [color=#66ccff]. Ahm... Creo... Creo que ya puedo ponerme de pie... —Fue un intento rápido e infructuoso—. No, no puedo. —Se sintió estúpido. Revisó los iratzes. Uno se había gastado del todo, y a los otros dos no les faltaba demasiado, y tampoco podía estar poniéndose cada diez minutos para recuperarse pronto. Bufó. Bueno, esperaba que para cuando se hubiesen consumido los restantes, al menos pudiese ponerte de pie. Desvió la mirada hacia Ary, deseando que no le hubiese visto así, sin saber muy bien por qué—. Yo... Puedes irte ya cuando quieras. Me... me estoy encontrando mejor y pronto podré caminar. De verdad.


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Ary Nasser el Jue Feb 23, 2017 5:08 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo

La castaña no había esperado que le hablara. En cuanto el halago hacia el nombre del chico salio de sus labios, se había sentido tentada a pedirle perdón. No sabia por qué, pero intuía que aquel simple comentario podría cohibirle o molestarle. Internamente, suspiro de alivio al ver que su intuición había errado aquella vez. Lo miró directamente a los ojos y parpadeó, confundida ante la alusión a su madre. ¿Por que llevaría un nombre distinto al que le pondría su madre?—Si no recuerdo mal, creo que Miguel significaba "Dónde encuentro a Dios" y también, es de origen hebreo.—comentó, intentando recordarlo con claridad.—Creo...—terminó, sin estar demasiado segura de sus palabras.

Las preguntas se agolpaban en sus labios, pugnando por salir a pesar de su esfuerzo por controlarlas. Quería saber el misterio que rodeaba a aquel chico. Quería preguntarle como había acabado allí, en mitad de un callejón y el como se había hecho aquellas heridas tan graves. Quería comprender su negativa a ser atendido por un médico -algo que Ary aun pensaba seriamente en hacer, así tuviera que llevarlo a rastras- pero se contuvo. Lo último que deseaba era incomodarlo con preguntas, sobre todo cuando aun no se encontraba demasiado segura sobre su condición. Parecía recuperado, pero la castaña aun pedía verle un tanto pálido y sus manos -antes de que el mismo se soltara de su agarre- la habían parecido frías en comparación con las suyas.

Parpadeo y fijó sus ojos en la salida del callejón. Le extrañaba que en todo aquel tiempo que llevaban allí, nadie más se hubiera percatado de ellos. Aunque bien era difícil verlos entre la oscuridad, sabía que aun así, eran visible. Frunció el ceño. No lo entendía, y durante unos instantes, sopeso la idea de salir del callejón en busca de más ayuda para Uriah. Descartó la idea casi de inmediato y se concentro en el herido. Se estaba limpiando la sangre del rostro con lentitud, pero sin decir palabra. Tuvo la tentación de tomar el pañuelo y pasarlo con delicadeza por las mejillas dañadas del chico, pero se contuvo. El tono incrédulo de Uriah la ayudó en contenerse.—Científicamente, si el susto es muy fuerte, te puede dar un infarto fulminante.—Entrelazo los dedos de sus manos sobre su regazo—De ahí es de donde nace el termino "susto de muerte"—Jugueteó un poco con sus dedos y negó con la cabeza ante su disculpa.—Esta todo bien.

Ary casi había esperado que el chico se alejara de ella por el comentario hacia su sonrisa. Tomando como referencia, el hecho de que había parecido bastante incomodo ante su toque, la castaña no estaba segura de como podría reaccionar ante un simple halago. Carraspeó, con la firme intención de disculparse por su indiscreción -parecía que no hacia otra cosa más que pedir perdón aquella noche- y, al fijar sus ojos en el chico, se sorprendió. Parecía algo nervioso y, casi podía jurar, que las mejillas del chico -aun pálidas, pero más saludables que cuando lo había encontrado- habían tomado un tono rosáceo. Tartamudeo y la castaña dejó escapar una pequeña risa antes de volver a negar con la cabeza. La situación era extraña, pero no podía negar que, a pesar de todo, se encontraba cómoda hablando con aquel chico extraño.

Ary a penas reparo en el pañuelo hasta que Uriah le dijo que lo limpiaría. No era un objeto demasiado importante y tenía varios en otros bolsos, pero la duda de como pensaba devolvérselo la atacó. Dudaba seriamente que se volvieran a encontrar por casualidad en una ciudad tan grande y poblada como era Nueva York, y algo le decía que el chico no tenía demasiadas intenciones de dejarla acompañarlo hasta su hogar. —No te preocupes, tengo más en mi casa. Quédatelo, si quieres.—Nada más terminar de hablar vio como el chico intentaba ponerse en pie, sin mucho éxito. Lo tomo por los hombros, evitando que cayera, y no con cierto esfuerzo lo ayudo a sentarse de nueva cuenta en el suelo. Le quito un poco de polvo de la chaqueta, mientras revisaba de forma superficial que ninguna herida se hubiera abierto por el esfuerzo.—No creo que debas moverte aun.—Se mordió el labio inferior. —Quizás debería llamar a un taxi. Te acompañare hasta tu casa. No pienso dejarte solo, de ninguna manera.—terminó, decidida.

Alargó la mano -mientras dejaba la otra sobre uno de los hombros de Uriah- y revolvió dentro del bolso en busca de su móvil, mientras se recriminaba mentalmente el no haber llamado por segundo vez a emergencias o a un taxi que los llevara a un hospital.

Tendría que verte un médico, has estado a punto de morir...—murmuraba mientras cogía el móvil del bolso y lo encendía.



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Miér Mar 01, 2017 11:28 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
Uriah se sintió algo fastidiado, pero decidió esperar. Cuando los iratzes hubiesen desaparecido del todo -ya no les quedaba mucho-, aunque probablemente sus heridas no se habrían llegado a curar por completo, podría aguantar el ponerse de pie para marcharse de allí. Por un lado deseaba hacerlo, porque cada segundo que pasaba allí la ponía en riesgo a ella, faltaba más a sus votos, y había más posibilidades de que alguien la viese allí hablando sola y entonces se diese cuenta del todo de que había algo realmente extraño con él. Por otro...

Sin embargo sus reflexiones acabaron de golpe en el momento en que la vio revolver la mano dentro del bolso buscando su teléfono, hablando de vehículos y de hospitales. Sintió un frío helador recorrerle la columna cuando lo tuvo entre sus finos dedos, manipulándolo para encenderlo, y fue ahí cuando reaccionó.

¡No! —espetó de forma apresurada, estirando la mano rápidamente y cogiendo el móvil de la chica sin permiso. Cuando sus ojos se encontraron con los de él, negó con la cabeza—. Ni taxis ni médicos. No necesito nada de eso.  —Se guardó el aparato en uno de los bolsillos de su gabardina con el semblante completamente serio—. En cuanto recupere la fuerza en las piernas podré irme andando tranquilamente hacia mi casa y no tendrás que preocuparte más por mí.

En realidad, había querido decir nunca más, y en realidad, no había querido sonar tan brusco ni tan cortante como le habían salido las palabras, pero había perdido el filtro con el que medir los registros y las cosas le salían tal y como las pensaba. En ese momento no era muy diferente a un niño de seis o siete años, incapaz de entender que las cosas a veces había que decirlas con cierta delicadeza. Sin embargo, al contrario que una criaturita de esa edad, no era como si no fuese capaz de darse cuenta de eso. Uriah había medido durante años sus palabras para que sonasen acorde a lo que la situación esperaba de él; ahora, por un motivo que no alcanzaba a entender, no era capaz de hacerlo, pero cuando era demasiado tajante, o impaciente, o efusivo, se daba cuenta a los dos segundos de decirlo, y sólo le entraban ganas de encogerse sobre sí mismo, avergonzado por no ser capaz de controlarse.

En ese momento no fue demasiado diferente. Un suave parpadeo fue lo que le hizo falta para darse cuenta de que parecía que la estaba echando de su lado, y en realidad era lo que debía hacer. Debía dejarla inconsciente, acercarla a algún lugar transitado para que pudiesen encontrarla pronto y marcharse de allí; dejar que todo lo que había vivido aquella noche en aquel callejón no fuese más que un sueño extraño, o una pesadilla. Que se olvidase por completo de él, de sus runas y de sus heridas de muerte. De su nombre. Y sin embargo, por alguna razón que tampoco acertaba a comprender, muy en el fondo no quería hacerlo; quizás porque había perdido mucha sangre y eso le había afectado a la cabeza; quizás porque se encontraba agotado; quizás era porque había estado a punto de morir completamente solo, o quizás porque no quería ser una mancha fugaz para otra persona. Todo era muy confuso para él, con cientos de sensaciones, de sentimientos y de ideas arremolinándose en su cabeza.

Se llevó la mano a la sien, que le pareció que ardía en comparación al resto de su cuerpo, y luego miró a Ary, con esa templanza y esa fortaleza. Y la envidió totalmente: porque era humana, porque era compasiva, porque era hermosa, y porque seguro que era plenamente consciente de sí misma, de sus emociones y de sus pensamientos... La quemazón de la curación atrajo toda su atención, y lo interpretó como que las runas ya habían desaparecido; lo corroboró lentamente, y sin hacer caso a las advertencias de la chica, volvió a ponerse de pie, esta vez con más éxito, aunque no sin esfuerzo. Claro que se vio incapaz de apartarse de la pared por el momento...

Lo que te decía. Ya puedo moverme  —sufriendo un infierno de dolores, pero era un nefilim y estaba acostumbrado a todo eso. Intentó esbozar una sonrisa tranquilizadora sin demasiado éxito, dejándolo en una mueca más bien extraña que bailaba entre la pretendida y un rictus de padecimiento—. Te agradezco todo lo que has hecho por mí, Ary, pero ahora ya tienes que irte. No puedes seguir aquí conmigo... —Dio un primer paso, y fue horroroso, pero era el primero y estaba dado. Aferrándose a su estómago con el brazo izquierdo, dio el segundo, y fue un poco más sencillo que el anterior. Casi parecía que podía volver de verdad a solas...


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Ary Nasser el Sáb Mar 04, 2017 1:46 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo

En cuanto encendió el teléfono, le saltó en la pantalla -decorada con una foto de ella en una excavación en Egipto- un mensaje de wasshap de parte de sus compañeras de trabajo. Lo abrió y puso los ojos en blanco. A penas y si le preguntaban si había llegado a su casa antes de bombardearla a fotos de su fiesta en la discoteca. Ary estaba por cerrar la aplicación cuando una pregunta en el chat le llamó la atención.

"¿Te ha pasado algo interesante después de salir escopeteada de aquí?"

La castaña miró de reojo a Uriah, que aun se encontraba sentado en el suelo y después de vuelta al aparato en su mano. Puso los ojos en blanco. Si le decía a sus amigas lo que le había pasado nada más abandonarlas en la discoteca, ninguna de ellas se lo creería. Cerró la aplicación y empezó a buscar en su agenda el número de la compañía de taxis que siempre usaba. Estaba a punto de llamarlos cuando el chico se lanzó contra su mano, quitandole el móvil. Ary lo miró sorprendida.

¿No taxis? Pero...—la castaña se quedo en silencio. Uriah parecía decidido a no aceptar ayuda de nadie y eso hacía que se preguntara por que había aceptado su ayuda en primer lugar. Se mordió la lengua y se abstuvo de pedirle que le devolviera el móvil. Empezaba a enfadarse, tanto por la actitud tozuda del chico frente a ella como por la situación en sí. Tenía miles de preguntas y ninguna respuesta, y el no saber era una de las cosas que más odiaba la castaña.

Miró su bolso fijamente, negándose a mirar a Uriah. Le tentaba de una manera alarmante el hacer caso a sus palabras, coger sus cosas e irse de vuelta a su casa sin mirar atrás. Olvidarse de él, de lo que había pasado aquella noches y hacer como si todo no hubiese sido nada más que un mal sueño. Una pesadilla. Dejar de preocuparse y olvidar por completo a Uriah. Hizo una mueca. Aquella idea no le gustaba, y por ello la deshecho de inmediato. Puso los ojos en blanco, negó levemente la cabeza y miró al chico.

Lo vio llevarse la mano a la cabeza y, poco después, intentar ponerse en pie por segunda vez. En aquella ocasión, Ary se mantuvo en silencio, pero moviéndose a la misma vez que él y preparada por si debía evitar que se cayera. Para su alivio, Uriah logró ponerse en pie -aun de forma tambaleante- y la castaña aprovecho aquel momentos para agacharse, tomar su bolso y colgárselo cruzado sobre el pecho antes de volver a sentarse en el chico a su lado. Había logrado dar un paso, pero por la palidez que había vuelto al rostro del chico ante la acción, Ary estaba segura de que no estaba tan bien como quería hacerle creer.

Hizo caso omiso de sus palabras y se acercó a él. En aquellos instantes en los que lo veía de pie frente a ella, se dio cuenta de que era varios centímetros más alta que él. Frunció el ceño.—Claro que puedo seguir contigo, Uriah.—Sus ojos danzaron sobre el cuerpo masculino y suspiro.—Si quieres ir caminando, al menos déjame que te ayude.Ven, apóyate en mi.—Se acerco a él y se puso a su lado, poniendo uno de los brazos masculinos sobre sus hombros y uno de sus brazos por la cintura del chico. Alzó los ojos y lo miro seria.—Y no pienso declinar en esto, te pienso ayudar quieras o no.

Por que Ary no pensaba dejar a su suerte a aquel chico, mucho menos después de haberlo conocido y darse cuenta de que no quería olvidar aquel encuentro. Le sonrió levemente, intentando que Uriah confiara un poco más en ella.

Te quiero ayudar, Uriah, de verdad.



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Uriah Pellegrino el Vie Mar 10, 2017 1:17 pm

Why have you abandoned me?
→ Martes → 21:57 → Callejones  → Húmedo
¡Maldita sea! ¿Pero todas las mundanas eran así de cabezotas, por Dios? Uriah sintió ganas de gritar, de pegarle una patada al cubo de basura más próximo y de decirle que dejase de comportarse como una niña caprichosa que hacía lo que le daba la gana y entendiese de una vez que es que no podía seguir ahí con él. ¿Y si les veía otro nefilim? O peor, ¿y si aparecía algún demonio sediento de sangre, tras haberle olisqueado, y la ponía en peligro? ¿¡Por qué simplemente no podía hacer lo que le decían y punto!?

«Porque no es como tú» dijo una voz en su cabeza que sonaba exactamente igual que la de su tío. Estupendo, ¿ahora además de Dios su tío muerto también le daba reproches? «Porque piensa y decide por sí misma. Y ha decidido quedarse a ayudarte.»

«Ya, ¡pero es que no puede! ¡Es una maldita mundana y yo me he saltado un montón de reglas con todo esto!»  se contestó a sí mismo, decidiendo que había perdido demasiada sangre y por eso estaba sucediendo aquello que resultaba tan absurdamente surrealista. Se llevó una mano a la frente, absolutamente frustrado, sintiendo que la cabeza le iba a estallar por el dolor. No quería ser desagradable con la persona que acababa de salvarle la vida, que Dios había mandado para que le salvase la vida, pero le estaba haciendo perder los estribos con una facilidad que le estaba incluso asustando.

¿¡Por qué demonios no podían ser las cosas como antes!? ¿¡Por qué tenía que perder algo!?

Ya lo sé  —replicó con la voz cargada de ansiedad por no conseguir resolver esa situación de la manera en la que se suponía que tenía que hacerlo—. Ya lo sé pero es que no puedes ayudarme. Ni siquiera he debido dejar que te acercases a mí mientras me estaba muriendo. ¡Debería de haberme dejado morir y ya!  —Su voz sonaba alterada, igual que su respiración—. ¿Por qué no puedes hacerme caso e irte de una vez? ¿Es que nada de esto te parece lo suficientemente sospechoso como para entender que si sigues a mi lado te va a terminar pasando algo malo? ¿¡Tan estúpida eres, por favor!? ¡¡Lárgate y déjame en paz!!

Se tambaleó un poco y estuvo a punto de caerse, pero el cuerpo cálido de Ary estaba a su lado y sin pensarlo se apoyó en él, jadeando. Aún sudaba y se sentía débil, y también comenzó a sentirse horriblemente mal por todo lo que acababa de decir. Y sobre todo, de sentir. Había dejado el grifo abierto por los nervios, por su incapacidad de controlarse, y había terminado diciéndole un montón de cosas horribles a la primera persona que se preocupaba por él sin saber absolutamente nada de su persona. ¡Había sido una buena samaritana! Y él no había respondido a su amabilidad sino de aquella manera tan desagradecida. Se apretó la frente con los dedos fríos, temblorosos, y sollozó ligeramente.

Lo siento... Lo siento.  —Se separó de ella. Sonaba mucho más calmado, aunque no menos angustiado que antes—. Siento haberte llamado estúpida cuando me has salvado. Pero entiéndelo, por favor.  —Dirigió sus ojos a los de ella, suplicantes, casi febriles—. No soy una persona con la que deban verte, ni mucho menos. Ni tampoco deben verme a mí contigo. Así que... agradezco sinceramente tu ayuda, de verdad. Nunca podré pagarte lo que has hecho por mí esta noche acercándote y dedicándome tu tiempo, pero por favor, hazme caso y márchate. Ya has estado demasiado tiempo aquí y no sé...

«No sé si pueden olerte, no sé si pueden descubrir que has estado conmigo, o si hueles a nefilim y a sangre. No sé si podré protegerte si pasa algo...»

Se frotó de nuevo las sienes, tan agotado que ojalá pudiese hacer portales para transportarse repentinamente de un lugar a otro. Pero no iba a ser el caso. Le esperaba una larga y terriblemente dolorosa caminata hasta el Instituto...


Comentario chorra:
OMG! Qué tacones lleva Ary para ser más alta que Uriah xD ¡Que el chico mide 1,88!


avatar
Mensajes : 88

Post de rol : 52

Temas : 3/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6127-uriah-pellegrinohttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6161-mi-interes-por-ti-es-meramente-profesional#53501http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t6162-el-mundo-de-sombras-de-uriah#53502
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Why have you abandoned me? |Libre|

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.