10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


31 # 39
22
NEFILIMS
4
CONSEJO
9
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
6
VAMPIROS
11
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS
Últimos temas

El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Mensaje— por Sadron sabato el Sáb Ene 07, 2017 7:50 am

El mayor placer y pasatiempo del mago siempre era disfrutar de una buena lectura, pero seguido de esto era el poder salir a despejar su mente de los continuos y arduos trabajos a los que se veía enfrentado en el día a día de su trabajo, era un ser independiente que no respondía a ninguna autoridad más que a aquella que pudiera pagar el valor de su lealtad por algunas horas con el fin de realizar uno que otro trabajo, luego de eso era tan peligroso como dormir al lado de una víbora esperando no ser mordido al dar vuelta en tu cama y aplastarla. Su reputación le precedía, siempre como un hombre sensato, centrado en los trabajos, educado y muy profesional en todo lo que realizaba, pero principalmente, el mejor en su trabajo, todo lo hacía de tal manera que en 800 años de vida nunca había cometido un error… O al menos eso se podía ver en su trabajo, mas tan solo el sabía que su único error, una noche de distracción le costó la vida de su único gran amor.

Sus paceos consistían en un viaje a alguna zona de New York en la que pudiera perderse por algún rato en sus típicos pensamientos, aunque tratara de dejar el trabajo, el trabajo nunca le dejaba, a donde fuera su mente estaba reinada de planes, estrategias, reuniones, mapas, libros, todo aquello que empleaba y podía mejorar en cada uno de sus trabajos, pero cada tanto en sus salidas podía toparse con cosas que le sacaran de su típica rutina de pensamientos, algún Cazador siguiendo a un demonio, eso le hacía dejar de pensar en trabajar, para ponerle a pensar en las razones de aquella continua batalla entre algunos demonios y los Cazadores, pero en otras ocasiones al caminar podría encontrar algo, algo que le cambiara su pensamiento, pero le hiciera daño, el ver a una familia caminar por un parque, el mirar a los ojos de una pequeña y delicada criatura que camina al lado de sus padres con la ilusión de que ese par de seres son todo lo que necesita en la vida… Puede hacer que el mago comience a delirar pensando en aquellos tiempos cuando se dejaba atrapar por unos dulces ojos que le prometían un día darle la familia que él deseaba… Esas eran las ideas que provocaban que el mago sintiera una profunda amargura y una larga soledad luego de tanto tiempo sin detenerse para dar otra oportunidad al destino.

Aquella noche el mago había decidido salir a caminar por el famoso puente de Brooklyn el cual era uno de sus favoritos, el tamaño del mismo dejaba clara la capacidad humana para adaptar el ambiente a sí mismo, además de que su estructura le recordaba cuando tantos años atrás apenas era una ilusión la idea de construir estructuras de ese calibre, aquellos siglos en que los reyes construían sus castillos como el castillo Monte Saint Michel en el que había pasado gran parte de su vida… todas esas estructuras antiguas habían sido reemplazadas por hierro, poderoso he inquebrantable hierro, como el alma de muchos seres y algunas veces como creía tener su alma.

Mientras el mago avanzaba por aquel puente noto que algo no se encontraba del todo bien, podía sentir en el aire la mala presencia, podía notar que todo estaba pronto a transformarse en un problema. No era normal verle caminar por la calle, por lo general al cruzar puentes de ese tamaño era normal que caminara oculto entre las sombras he incluso algunas veces subía hasta las partes más altas y avanzaba de forma temeraria por lugares que harían temblar a seres humanos normales, en esa ocasión había decidido avanzar a paso tranquilo por la carretera alterna del puente por la cual solo pasaban personas en bicicletas o caminando, habían pocas personas presentes, pero aun así sentía que algo no estaba bien. Trataba de evitar usar sus poderes y en especial su habilidad de Telepatía que le permitía hablar y leer los pensamientos de las personas, pero aquella ocasión lo ameritaba. Cinco fueron las mentes que exploro percatados de que ninguna estaba fuera de los normal, más el seguía poco tranquilo, fue en ese momento que logro observar una criatura de un color totalmente negro que bajo una lámpara apenas era visible se trataba de un demonio Iblis, en muchos casos no lo consideraría un problema, pero habían personas que podrían verse afectadas, aunque no lo notaran por no poseer la visión, fue hasta un segundo después cuando noto que el demonio se movía en dirección norte hacia una joven de cabello rojo que permanecía inmóvil mirando a la criatura, que el mago se dio cuenta de lo que pasaba, esa mujer podía verlo y ahora era la victima que el demonio tenía en su mente.

El demonio estaba a unos 30 metros y la joven a unos 50, la distancia que los separaba era larga, pero no lo suficiente, encontraría la manera de derrotar al demonio antes de que llegara a la joven y la pusiera en peligro. El mago no dudo en sacar una de sus espadas, en este caso sacando a Suplicio, una espada , esta espada era especial, con ella había segado el alma de aquel ser que le había arrancado a su único amor y desde ese momento junto a su espada  Ikar, se habían convertido en el emblema de sus victorias, sus trabajos perfectos y su poder. El mago al tomar la espada cerro los ojos por un par de segundos, se le conocía como aquel que dejaba de ser hombre y se convertía en arma, su conexión con la espada era única, su espada de hoja roja casi parecía encender en llamas cuando al abrir los ojos su brillo se reflejaba en la mirada del mago, al tenerla su mente se volvía una con el poder del acero y su poder parecía poder otorgarle la habilidad de cortar las montañas de un tajo.

Sin dudar un segundo más, el mago extendió su mano  izquierda la cual aun permanecía libre  y una serie de pequeñas aves salieron de ella, todas producto de su habilidad invocación con la cual creaba seres fantásticos producto de su imaginación, en este caso un grupo de alrededor de 15 pequeños gorriones los cuales volaron hasta el demonios para dar  vueltas a su alrededor llamando su atención hacia el mago, esto hizo que el demonio cambiara su dirección y en lugar de ir contra la joven, iba contra el mago que bajo su mano sujetando su otra espada, Ikar y Suplicio brillaron a la luz de la luna al ser desenvainadas y colocadas en posición, el mago tomo una pose con se pie derecho al frente y las espadas a ambos lados y en lo alto, tan solo hacía falta que aquel demonio se acercara y todo tendría un rápido final.


Espadas :

Suplicio.



Ikar




Mi Diosa personal.:
avatar
Mensajes : 44

Post de rol : 28

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8378-sadron-sabato?highlight=sadron+sabato
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Mensaje— por Ary Nasser el Dom Ene 08, 2017 2:33 am

El guerrero y la dama de rojo
→ sabado → 22:00 pm → Puente de Brooklyn  → Frío

El viento que chocó contra su rostro al salir de la biblioteca era frío, y dejaba en la piel cierta sensación de humedad, que daba a entender que llovería en unas horas. Quizás no esa noche, pero Ary estaba segura de que al día siguiente, el día amanecería lluvioso. Se ajustó la correa de su bandolera, se colocó mejor su chaquetón rojo y salió del abrigo que le daba la entrada de la biblioteca al frío de la calle. Había llegado a la biblioteca en taxi, pero por culpa del frío invernal, encontrar uno libre a aquellas horas, se podía convertir en una pequeña odisea en la cual, podía invertir más tiempo del que deseaba.

Encaminándose con paso firme, puso rumbo hacia el puente de Brooklyn. No era muy dada a ir a aquella parte de la ciudad, pero las pocas veces que decidía visitar la biblioteca que se encontraba allí, Ary aprovechaba el momento para pasear a lo largo del puente cuando regresaba a su apartamento. Era un trayecto largo a pie, cerca de dos horas caminando, pero la morena estaba acostumbrada a recorrer largas distancias y siempre encontraba algo con lo que distraerse del cansancio que se originaba al caminar tanto. Se detenía a mirar los escaparates de las tiendas, hablaba por teléfono con sus padres o alguno de sus amigos, o simplemente tomaba su iPod y decidía pasear al son de la música que tuviera en su lista de reproducción.

Aquella noche, decidió caminar de regreso a su apartamento al son de la música de Celine Dion, una de sus artistas favoritas a la que había conocido tras el éxito de su canción, My Heart Will Go On, en una de sus películas favoritas: Titanic.

Estaba llegando al puente cuando lo sintió. Un escalofrío bajo por su espina dorsal y puso el vello de sus antebrazos de punto. Era una sensación extraña, como si algo malvado y oscuro la estuviera observando. Miro sobre su hombre hacia la ancha carretera que se extendía detrás de ella, pero era incapaz de discernir ninguna sombra entre tanta oscuridad. Miro sobre su hombre hacia la ancha carretera que se extendía detrás de ella, pero era incapaz de discernir ninguna sombra entre tanta oscuridad. Desconfiada, volvió a caminar por el carril bici y peatonal del puente, alerta de lo que ocurría detrás de ella. A penas pasaban coches, aunque no era tan tarde como para que el tráfico fuera tan escaso, y eso solo hacía sentir más vulnerable a Ary de lo que ya se sentía.

Fue cuando se detuvo en mitad del puente, bajo una de las farolas, que lo pudo ver. Era como una especie de mancha negra, más alta que una persona normal y que, bajo la luz blanquecina de la farola apenas si era visible. Ary tenía dificultades para verlo bien, pero estaba segura de que se encontraba allí, con su atención puesta en ella.Se quito los auriculares de sus oidos, los guardo dentro de uno de sus bolsillos y encaró a la sombra. No era cobarde, y estaba dispuesta a enfrentarse aquello, ya fuera real o un producto de su mente.

Y todo se descontrolo.

Para cuando Ary pudo entender que es lo que ocurría, se encontró con una situación inusual. La masa oscura ya no estaba interesado en ella, pues había encontrado algo más. Un hombre, joven y atractivo según lo que podía ver gracias a las farolas, que empuñaba dos espadas y parecía dispuesto a enfrentarse a aquella cosa en su lugar. Ary clavó sus ojos en el, preguntándose si no estaba perdiendo la cabeza e imaginando todo, cuando la sombra decidió arremeter contra el chico.

Ary solo pudo echar a correr detrás de la sombra, mirando con terror al chico.



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Mensaje— por Sadron sabato el Dom Ene 08, 2017 3:54 am

Una leve sonrisa cruzo por el rostro del Brujo en el momento que el demonio corrió en su dirección, esto dejo ver una de las imperfecciones físicas de su cuerpo, al igual que sus ojos de un profundo color negro, las uñas en sus manos que asemejaban garras negras afiladas como cuchillas, su diente era sumamente peculiares, todos era finos y puntiagudos como si en lugar de tener 4 colmillos, toda su dentadura estuviera hecha de ellos. Todos estos defectos eran ocultos con magia, pero si esa mujer estaba viendo a ese demonio entonces su magia no tendría efecto, no estaba hecha para ocultar su aspecto de aquello que tenían la visión, estaba hecha para aquellos que no, para que se le viera como un humano normal… A pesar del color de sus ojos, a momentos parecían brillar, parecían ser de una tonalidad rojiza lo que le daba un aspecto aún más demoniaco, algo típico de un Hijo de un demonio.

El demonio avanzo rápidamente el dirección al brujo, al avanzar parecía preparado para atraparlo y destrozarlo, los ardientes ojos amarillos del demonio brillaban con intensidad conforme se acercaba al brujo con intenciones de acabar con aquello de una sola vez, para desgracia del demonio, se había topado con uno de los más antiguos y experimentados brujos de toda tierra existente, fue de esta manera que el mismo ya estaba preparado, sus espadas estaban hechas gracias al empleo de su habilidad sobre la alquimia, ambas tenían un 95% de oro puro el cual simplemente pasaba desapercibido por un 5% de un elemento nuevo y diferente, especial empleado en la elaboración de cada una de las espadas, para la primera, para Suplicio, ese elemento diferente era sangre, la sangre de su condena, la sangre que manchaba su memoria, en el pasado, cuando había sido forjada por primera vez la espada era del típico color dorado del oro, pero al ser reformada por él había tomado ese color al añadir la sangre… Luego estaba Ikar, una espada de hoja plateada esto gracias a que su recubrimiento había sido plata, pero no cualquiera, sino plata de la más pura, de aquella que en la edad oscura se usaba para forjar las estacan y las balas con que los mundanos segaban el alma de vampiros y hombres lobo, esa plata que creían bendita, había sido fundida y usada por el mago para darle su aspecto especial a su espada, por este motivo los demonios se confiaban y se acercaban hasta recibir el primer tajo que por lo general era el último.

El brujo permaneció inmóvil mirando, permaneció a la espera de lo que tenía que pasar, por estar sobre una masa de agua tan grande su debilidad de no crear magia se hacía presente, por este motivo debía garantizar el gane usando sus espadas y así fue. El demonio corrió hasta estar a golpe de filo, el brujo se movió con soltura esquivando un golpe con el que había llegado el demonios, al hacerlo lanzo un movimiento con la espada en la que sostenía a Ikar y haciendo uso de esa espada le hizo un corte profundo y extenso al demonio, con la misma fuerza del movimiento se dio vuelta para usar a Suplicio y de un tajo arrancar la cabeza del demonio acabando con aquel encuentro, su cabello se había movido con la velocidad del viento, la luna era la única que había atestiguado el subir y el bajar de aquellas espadas que brillaron como si estuvieran poseídas, había bastado un solo movimiento y dos cortes contra el demonios que ahora no era más que una masa negra parecida al Humus…

El brujo movió sus espadas ligeramente mirando sus hojas, ambas estaban intactas, como siempre, como su nunca hubieran salido de su vaina siquiera para ver la luz del día. Luego de unos segundos el brujo envaino ambas armas y se dio vuelta en dirección a la chica que había corrido por alguna extraña razón tras aquel demonio, al mirarla el mismo mantuvo su porte solemne, aquel porte de caballero de tantos siglos atrás, aquel porte de estatua de mármol puro que se negaba a dejar devastar por el paso del tiempo y el embate de los elementos. Su espalda recta, su mirada oscura como la noche y el que portara aquellas armas podría hacer temblar a la mayoría de seres que con una mirada sabían que aquel brujo no tenía poco tiempo sobre la tierra, al contrario, era fácil imaginar que la extensión de su vida era casi tan larga como la de la mayoría de ciudades.

Sin cambiar su porte, se acercó un poco a la joven para hablarle en un tono regio, la voz de un hombre que no temía a la muerte, la voz de un hombre que no temía enfrentar uno o más demonio, al contrario, la voz de alguien que disfrutaba de aquellos encuentros, pero también una voz melódica, una voz única, a decir verdad, era difícil confundir la fuerza y la melodía que contenía su voz con cualquier otra. Al acercarse miro a la joven de arriba abajo en búsqueda de alguna herida o algo que pudiera ser producto del ataque de aquel demonio, pero como creía, no habían herida, el demonio había muerto sin acercarse a ella lo cual le hizo creer que había hecho bien en salir aquella noche a caminar, luego de consultar si estaba herida recibiendo la negativa que esperaba el brujo se apartó un poco y miro a su alrededor en búsqueda de alguien que hubiera captado lo que paso en aquel momento, pero todas las personas que estaban cerca no se habían detenido a ver nada, nadie tenía la visión más que ella, eso le hizo dudar… Tenía ante el a una mundana con visión, lo sabía porque trabajaba con los cazadores y a menos que fuera una extranjera, cosa que le hacía dudar, no había otra forma de explicar lo que había pasado.

-¿Cuál es tu nombre? y ¿Como es posible que vieras al demonio?– pregunto el mago con aquella voz mientras se acomodaba un poco la gabardina ocultando sus espadas quería poder descartar el estar equivocado y que fuera ella misma quien se lo dijera, ahora que ambos estaban cerca se podía ver mejor su atuendo, gabardina gris, pantalón negro y unos zapatos de punta de color negro, un atuendo que parecía del siglo 18 o incluso 19 por decir alguna fecha más actual, aun cuando su aspecto siempre parecía el de un hombre atrapado en medio siglo 15, vestido como un hombre de aquella época recordando aquellos primeros siglos, aquellos tiempo de antaño.


Vestimenta :



Mi Diosa personal.:
avatar
Mensajes : 44

Post de rol : 28

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8378-sadron-sabato?highlight=sadron+sabato
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Mensaje— por Ary Nasser el Mar Ene 10, 2017 1:13 am

El guerrero y la dama de rojo
→ sabado → 22:00 pm → Puente de Brooklyn  → Frío

Ary casi podía sentir como el tiempo se ralentizaba a su alrededor. Era como si estuviera intentando avanzar a contra corriente, siendo demasiado lenta como para impedir que aquella, que en un principio parecía estar únicamente centrada en ella, terminase matando a aquel desconocido. No sabía que hacer en caso de que aquella masa oscura terminase matando a aquel chico. No sabía si llamar a la policía o no, o si de hacerlo, esta le creería su versión de que había sido algo oscuro e invisible lo que había terminado con la vida de aquel joven. Pero en aquellos momentos no debía pensar en otra cosa que no fuera intentar llegar antes que aquella sombra al chico y quitarlo de su camino. La morena no se había parado a pensar en las armas que el desconocido esgrimía con una soltura digna de quien llevaba años empuñándolas, o del hecho de que se encontraba varios metros por detrás de aquel ser oscuro. Su cuerpo se movía por inercia, y en su cabeza solo podía pensar en evitar que aquel chico resultase herido.

Pero para cuando llego hasta el chico, cualquier rastro de la masa negra había desaparecido. No había quedado absolutamente nada. Era como si, simplemente, jamás hubiese existido y eso solo hacía que Ary se preguntara si en verdad había visto algo, o si lo había imaginado todo por culpa del cansancio acumulado.

Se detuvo apenas a un par de metros del chico, aun buscando alguna señal de aquella mancha oscura cuando lo noto. Aquel chico, que a primera vista parecía un simple humano, no lo era. Ary no sabía como llamarlo, pero humano era una definición que no encajaba con el. Sus ojos negros, como si fueran dos profundos pozos sin fondo, su dentadura afilada parecida a la de los tiburones, las garras que sustituían a sus manos... Ary dio un paso atrás motivada por su sentido de auto conservación, sin dejar de mirar fijamente al ser que tenía delante. Aquella sombra oscura había desaparecido en la noche, pero en aquellos momentos se encontraba enfrente de algo que bien podía ser peor que la amenaza anterior. La morena no sabía que ocurría a su alrededor, ya que en las últimas semanas no había tenido más que encuentros extraños con personas aun más extrañas, pero empezaba a creer que todo estaba conectado.

O que eran unas casualidades terribles.

El chico -por llamarlo de alguna manera- dio un par de pasos hacía Ary, los mismos que ella retrocedió.  Eran apenas un par de metros, pero la morena se negaba a acercarse mas a aquel ser. No al menos, hasta que estuviera segura de que su vida no corría peligro, algo que dudaba por la apariencia nada incitadora del extraño. Pues a pesar de que Ary podía llegar a pasar por alto la ropa de época que llevaba, aquellos ojos negros... Eran amenazantes, extraños y la hacían sentir como si aquel ser, fuera capaz de matarla a la más mínima oportunidad. Carraspeo, en un intento de recuperar su capacidad de hablar e intento pensar de forma racional. Era profesora, una persona de ciencia que había estado en múltiples situaciones que la gran mayoría no soportarían vivir -como estar doce horas atrapada dentro de una pirámide por culpa de su curiosidad-, y por ende, sabía como mantener la cabeza fría en situaciones fuera de lo común.

O eso esperaba.

Antes de revelar cualquier dato sobre mi... ¿Quien eres tu? ¿Que era esa cosa? Y...—inspiró hondo. El tener aquellos ojos fijos en ella no la ayudaban a mantener la calma. Su cuerpo le gritaba que se alejase corriendo, y sus piernas parecían dispuestas a alejarse rápidamente de aquel lugar ante la menor señal de peligro. Cabeza fría, pensó, mantén la cabeza fría.¿Qué, exactamente, eres tu?



I am a mundane:



avatar
Mensajes : 133

Post de rol : 43

Temas : 6/4


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8392-ary-nasser#72515http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8409-quod-ties-in-cor-nostrumary-relation-s#72638http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8410-ary-nasser-cronologia#72639http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8602-me-secuestran-y-no-me-dejan-escapar-ausencia
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Mensaje— por Sadron sabato el Mar Ene 10, 2017 7:58 pm

El brujo no pudo más que soltar un evidente suspiro de frustración cuando ella le hizo aquellas preguntas, era normal viniendo de una mundana que no sabía nada del mundo de lo subterráneo, el brujo decidió que era mejor hacer un cambio, se dio vuelta dándole la espalada y saco de su gabardina una pequeña caja, al abrirla quedaron a la vista dos lentes de contacto, no como los comunes que solo cubrían el iris, en este caso cubrían la totalidad del ojo dándole un aspecto humano, regresando la retina blanca y el iris de un color siempre oscuro pero no se notaría la diferencia a los ojos oscuros de cualquier humano, se colocó ambos lentes con tranquilidad, luego guardo la pequeña caja, más aun no había terminado, saco unos guantes de cuero negro, aun cuando sus manos eran totalmente humanas, sus uñas estaban reemplazadas por garras de alrededor de 3 centímetros de color negro lo que les hacía parecer cuchillos listos para arrancarle la vida a cualquier ser, por ende prefirió ponerse los guantes mas no había solución para sus dientes como de reptil, largos, cilíndricos y letales.

Luego de los cambios que ahora le regresaban su aspecto más humano, decidió voltearse mirando a la joven con una leve sonrisa que ocultara en la mayoría sus dientes, al ser ella una humana debía tratarla con sumo tacto antes de que ella reaccionara mal o malinterpretara sus intenciones o posibles acciones, ya había tenido problemas por toparse con una humana en las mismas condiciones y no quería ni recordar cómo se había puesto aquella mujer cuando le vio, casi había muerto de un infarto y en medio siglo III casi fue víctima de la inquisición.

-Primera pregunta… Soy Sadron Sábato, mucho gusto señorita – respondió con soltura haciendo una reverencia digna de caballeros y reyes de antaño, luego volvió a erguirse imponente como siempre, mirando a la joven a los ojos en todo momento antes de responder su segunda pregunta. – Eso que usted vio era un demonio Iblis… Un ser peligroso para humanos inexpertos. – dijo tajante, su tono demostraba cierto reproche contra el que ella hubiera ido tras el demonio sin tener siquiera algún conocimiento de que era a lo que enfrentaba, era peligroso ser tan descuidado y ese demonio la hubiera matado sin ningún problema.

-Por último y no menos importante, soy un Brujo, no como esos que los humanos acostumbráis llamar adivinos y demás cosas, no, yo soy un verdadero brujo, soy más o menos la mitad de un humano y la mitad de un demonio. – dijo con tranquilidad mirándola unos segundos antes de darse vuelta y mirar a su alrededor, estaba ligeramente seguro de que las posibilidades de encontrar otro demonio en aquel lugar eran grandes por lo que necesitaba salir de ese puente, aunque había usado magia en un principio, había agotado cualquier otra posibilidad, ahora debía alejarse de esa enorme masa de agua que tenia de bajo de el he ir a alguna parte de la ciudad que fuera más segura.

-Señorita le aconsejo que mientras responde a mis preguntas, caminemos lejos de este lugar, aquí no puedo usar ya mi magia y aunque no dudo de mis armas, si nos topamos con un grupo grande de demonios, le juro que no nos ira nada bien, por favor sigamos caminando hasta la ciudad, ya encontraremos un lugar seguro donde seguir hablando, así me dirá como rayos puede ver, a los demonios y por ende a otros seres y su verdadero aspecto. -dijo con una sonrisa refiriéndose a sí mismo, los humanos no veían sus defectos, pero ella sí, eso era un problema más para ella que para él, al final ya llevaba tantos siglos con ese aspecto que le era normal pero esa mujer le miraba como si fuera una bestia que en cualquier momento saltaría sobre ella y la asesinaría



Mi Diosa personal.:
avatar
Mensajes : 44

Post de rol : 28

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8378-sadron-sabato?highlight=sadron+sabato
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

Re: El guerrero y la dama de rojo. // Privado

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.