29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


29/03 Estimados habitantes del submundo. La limpieza de este mes se hará el día 31 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


26/02 Estimados habitantes del submundo. Atendiendo al hecho de que febrero no tiene treinta días, la limpieza de este mes se hará el día 02 de marzo. ¡Aprovechad los últimos ratitos para postear y no perder color!


37 # 34
15
NEFILIMS
7
CONSEJO
10
HUMANOS
7
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
12
BRUJOS
3
HADAS
7
DEMONIOS
1
FANTASMAS
Últimos temas
» Det å være familie betyr egentlig / What being family really means [Winter J. White]
Ayer a las 12:58 am por Winter J. White

»  Do you prefer a lie or the truth? Andreas Lightbound
Lun Oct 15, 2018 10:27 pm por Irina Volkova

» Socializing [Privado]
Lun Oct 15, 2018 12:52 am por Anouk Leafthunder

» I need a guide [Irina Volkova]
Dom Oct 14, 2018 10:49 pm por Irina Volkova

» Petición de afiliación normal
Dom Oct 14, 2018 7:32 am por Invitado

» Maestro lupino [0/1]
Vie Oct 12, 2018 11:59 pm por Jordi Wilson

» Ocean's 1 | Liam R.
Vie Oct 12, 2018 10:30 pm por Liam Reed

» Rumbo de investigación por interés [Winter J. White]
Vie Oct 12, 2018 9:25 pm por Furude Yukine

» Una noche diabólicamente divertida(privado Furude Yukine)
Vie Oct 12, 2018 8:52 pm por Furude Yukine

» Día Cero [privado]
Vie Oct 12, 2018 4:52 pm por Jordi Wilson

» Although our world is falling down, we must keep doing our job [Scarlett J. Williams]
Vie Oct 12, 2018 1:56 pm por Einar Sørensen

» Petición de afiliación élite
Vie Oct 12, 2018 1:16 pm por Invitado

» Everybody have their own secrets || S.S
Jue Oct 11, 2018 1:13 pm por Seth Schnee

» Long time. | Irina
Miér Oct 10, 2018 11:11 pm por Liam Reed

» Are you with me? || Cath
Miér Oct 10, 2018 9:48 pm por Winter J. White


So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys. Seriously? [Sugar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys. Seriously?
→ LUNES → 16:57 HRS → CENTRAL PARK|Bethesda Terrace  → CLIMA: CALUROSO (27° G)

>>¡KABOOM!. La explosión llamó la atención del Capitan América que respondió a su fiel compañero "No temas, ¡la justicia jamás descansará y dejará ir a los villanos!" ¡ZOOM!. Su gran escudo salió volando por encima de sus cabezas. "¡Los tenemos rodeados!" exclamó Bocky....<<

Todos conocen la plaza de Bethesda, citadinos neoryorquinos, turistas que llegan de todo el mundo, subterráneos y cazadores de sombras. Incluyendo a nuestro pequeño Bastian ensimismado en su nuevo cómic de "Las aventuras del Gran Capitán América". En general, el lugar es un excelente punto de reunión para todos los que no ubican dónde se encuentra el Sur de la gran manzana; ¿tienes problemas de orientación por no conocer el parque más grande de Nueva York?, bien, tu solución es quedar o preguntar por de "Angel of the Waters". Puede que el nombre sea un poco ostentoso -tal vez demasiado- ya que su único atractivo sea la bien diseñada fuente en la que se encuentra la famosa estatua realizada por la escultora Emma Stebbins pero sí necesitas urgentemente un lugar tranquilo donde pasar un Lunes por la tarde para alejarte de la bulliciosa ciudad -toma nota- entonces has tenido la misma idea que pasó por la mente del intrépido Fairscale sentado de mariposa sobre un extremo de la fuente con el equilibrio puesto aprueba mientras lee el cómic en la mano diestra y en la zurda sostiene sobre su rodilla la libretita de dibujos donde hace copia a lápiz del gran super heroe estadounidense.

La primera pregunta lógica es ¿qué hace un pequeño niño nefilim disfrutando de compañía mundana a mitad del parque?. Lo que llevó a Bastian ahí no fue resultado de un berrinche provocado por su abuelo que lo obligó a salirse del Loft en Greenwich Village y tomar el primer tren con destino desconocido que le trajo a Central Park. No, ya el último arranque que tuvo y una experiencia casi "de morir" en cierta estación le dio la lección de no tomar cosas e irse patitas a la calle sólo por enfurruñarse. Es más bien como el único día de la semana que no tiene entrenamientos, no existen restricciones para la dieta especial de un cazador de sombras, no hay hora de llegada... ¡NADA!. Un día para visitar el lugar favorito de sus padres cuando decidían aparentar ser personas normales sin el deber divino; el "Santuario de Descanso" -como le llamaba Bastian-.

En sus nuevos headphones -regalo por el no tan cascarrabias Apollo- escuchaba su canción favorita del momento "No way down" de "The Shins" mientras los trazos de su desgastado lápiz imitaban la caricatura del cómic sacudiéndose ante el ritmo de la canción. Empezaba a oscurecer y lo que había logrado dibujar no podría apreciarlo completamente después de haberse quedado leyendo más páginas del 4to ejemplar cuando se hizo la promesa de no leer otro cómic después del 2do (de los 6 nuevos que compró) hasta que llegará al Loft y en la cena leyera uno más-la curiosidad mató al gato-.
La música se escuchaba con mayor intensidad, en un principió Bastian creyó que era por una avería de su viejo reproductor y, sin embargo, al quitar la vista del cómic y su libreta de dibujos, cayó en la cuenta que todas las personas a su alrededor ya no estaban y sólo el jardinero "Harrys" recogía la basura irresponsable tirada en las grandes jardineras a los costados de la plaza pero tan pronto terminara se retiraría. Wow, cómo pasaba el tiempo, era hora de irse.

Cerrando la estuchera de lápices de colores, metiendo el cómic entre las páginas de la libreta y asegurándose que nada se le olvidara sobre la fuente, bajó los pies a cada lado de su mochila Vans en la que metió sus pertenencias con un pequeño desorden ahí dentro donde además de lo reciente estaban bolsas de caramelos, chocolates, una lata de Dr.Peppers, la figura de acción de Superman, y la estela aún sin uso que le obsequió Apollo. Llevaba todo lo esencial para "el día off" pero... un momento... ¿qué era eso?. Un reflejo en el agua verdosa de la fuente cuando se agachó a su mochila lo hizo deslumbrar, definitivamente no fue su imaginación, el sol del atardecer daba justamente en el ángulo perfecto para que ése algo brillara en el fondo de la mugrienta agua.

Iugh... Bastian, sólo a ti se te ocurre— Encogió las mangas de su  chaqueta -tambien nueva- mientras se ponía de rodillas frente a la orilla de la fuente, claro, no iba arriesgarse en caer a la fuente porque esa cosa brillante llamaba su atención, y preparado a sumergir sus manos en el agua emitió un silbido asqueado —Puaj, huele como a la comida de la vecina Chawon— el pequeño contuvo el aire al meter las manos hasta lo más hondo que sus deditos alcanzaran. Su obstinación no lo recompensó cuando ni con las uñas llegaba al fondo de la fuente, necio y con un puchero, estiró las piernas como inclinó el cuerpo adelante quedando su rostro muy cerca del agua aunque no lo suficiente a que se mojara excepto la punta de su mata de cabello. Pujando enfurruñado, agitó las manos en busca del objeto brillante, arrugó la nariz, y quizás su mayor error no fue percibir que las hondas de agua que provocaba no eran especialmente grandes como la que llegó a él desde el otro extremo de la fuente igual a la que es producida por objeto pesado hundiéndose. ¿Y cómo estar seguro de que no fuera obra de su imaginación?.

¿Hola?— Levantó la cabeza, flexionó las rodillas sobre el húmedo piso y recargaba los codos en la orilla de la fuente —¿Jardinero Harrys, está ahí?— silencio, muy mala señal, sacudió las manos quitándose el exceso de agua y estaba por levantarse cuando unas ¿patas?, ¿tenazas?, ¿brazos terminados en afiladas garras individuales? lo tomaron por la chaqueta atrayéndolo al interior de la fuente tras soltar un gritito sorprendido y horrorizado.



IF I WAS YOU...:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 123

Temas : 3/3 (Sorry guys!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8328-bastian-fairscale-id#72013http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8341-bastian-s-relationship#72090http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8342-bastian-s-chronology#72091
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys, seriously? 
→Lunes → 16:00 hrs    CENTRAL PARK|BETHESDA TERRACE  → CLIMA: CALUROSO (27° G) 

Avanzaba a traves del húmedo césped dando enormes y tensos pisotones como si tuviese un problema personal con el suelo, arrugando la nariz de vez en vez cuando el olor a almizcle, humo y civilización de la gran manzana se tornaba demasiado insoportable para su delicado olfato acostumbrado al agua de gardenia y  el incienso. Los auriculares le colgaban peligrosamente del cuello, enredándoseles en las gruesas trenzas que aquella mañana parecían lucir de un triste lavanda opaco y se crispaban aquí y allí dada a la humedad. ¿Estaba de mal humor? Podría decirse que si, Sugar Beth era de la clase de personas que se levantaba con el pie derecho o el izquierdo, tenia días buenos o días malos pero nunca existía un punto medio para un espíritu tan ruidoso y deslumbrante como el suyo. Y es que aquella mañana tildaba no de mala, si no de terrible ¡Abominable, un completo y absoluto desastre cataclismico! o al menos desde su subjetivo punto de vista influenciado por sus emociones…

Vivaldi era su bálsamo espiritual, pero ni siquiera el difunto venenciano era capaz de apaciguar su estado de animo; Todo empezó cuando aquella mañana se habia despertado mas tarde de lo usual, de lo que habría que culpar a su gerente abusivo que parecía creer que ella no tenia vida fuera de su trabajo y le asignaba labores extras al ultimo minuto que le hacían dormirse a las tantas de la noche, se había vestido en tiempo récord y había salido como alma que lleva el diablo directito a su trabajo. Pero cuando llegó la tienda estaba cerrada a cal y canto, y luego de saturarle el movil con mensajes de texto y llamadas al gerente este le dijo que había olvidado decirle que  no tendría que presentarse  a trabajar aquella mañana puesto que hasta el medio día  no abriría el negocio y comenzarían la reparación de las tuberías del lavabo del servicio que llevaba estropeado desde hace meses. Sugar se reservó las ganas de mandarle a Belen con los pastores, a veces se preguntaba si aquel hombre tenia algo personal contra ella…

Comenzó a caminar apuradamente a traves de los senderos del central park, el pulmón de la urbe lucia sus mejores galas aquel día y el sol resplandecía en su cúspide y aquello le arranco una sonrisa.¡Dioses! ¡Ya comenzaba a extrañar aquel clima! Ultimamente el clima helado y gris de Nueva york le recordaba tanto a Londres que le daban ganas de correr y esconderse debajo de una roca muy muy lejos de la superficie. Iba caminando por el parque escuchando música, entretenida con aquella idea sin un destino en particular, como un abejorro perdido pululando por todos lados. No fue hasta que la melodía que salia de sus auriculares se detuvo abruptamente y "Allegro non molto" dejó de sonar en sus oídos que Sugar Beth dejó de caminar, sacó el iPod del bolsillo de su campera y lo observó ceñuda  –Ah… En serio ¿Que es lo que le sucede a mi memoria selectiva?– Exclamó, comprobando que el aparato se había quedado sin batería. Cosa normal para ella a esas alturas puesto que siempre olvidaba ponerlo a cargar y en el momento menos preciso, terminaba por fallarle. Lo guardó nuevamente dentro del bolsillo de su campera y reanudó su marcha, esta vez dejando que la música de la naturaleza fuese quien le acompañase, excepto que la música de la naturaleza no parecía muy melodiosa aquella mañana porque lo que pareció ser un grito plagó el aire casi al instante.  


Sugar no pudo evitar dar un respingo volviéndose hacia todos lados y comenzó a caminar apresuradamente hacia la  dirección de donde ella supuso, provenía aquel grito.  Vislumbró casi al instante la icónica estatua de Bethesda alzándose en todo su esplendor y si no fuese porque algo se agitaba afanosamente dentro de ella, el panorama podía resultar bastante bonito. El hada entornó la mirada cuando hubo estado a unos cuantos metros y  se horrorizó cuando vio que había algo vivo moviéndose dentro del agua ¡Algo no, alguien! ¿Pero de que iba todo aquello? ¿Quien podía estar tan loco como para meterse en aquella fuente y luego ahogarse en el proceso? Tal vez se trataba de algún vagabundo mal de la azotea o un borracho sin mucho juicio…

 No fue hasta que se acercó al borde que vio realmente lo que estaba sucediendo; Sus ojos se abrieron como platos al instante y tuvo que ahogar un grito. El suave color rosa pálido de su campera pasaría a teñirse oscuro cuando el hada se enfrasco en la tarea de tirar de las pequeñas manos que luchaban por mantenerse en la superficie, mojándose la ropa en el proceso. ¡En vano había sido la cosa! Algo parecía tener anclada a la pequeña persona y no tenia ganas de dejarle ir –¡Oh, rayos, rayos, rayos!– exclamo reiteradas veces y sin pensárselo demasiado, llevada por el impulso y la adrenalina, Sugar decidió recurrir al infalible uso de la magia ante aquella situación. Sus manos se movieron a sus costados y el agua siguió el flujo antinatural de sus movimientos, en un pestañeo impactó contra el suelo y el niño salió arrojado junto con la masa de agua que se desperdigó por toda la hierba. Sugar hizo una expresión de dolor, aquello no había salido como se lo había esperado… Pero le había sacado ¿No? Eso tenia que valer para algo. Caminó con prisas hacia en nefilim y casi dio un tras pies cuando se dio cuenta de que no solo había sacado al niño de la fuente. Una cosa con desagradables y rudimentarias extremidades afiladas como garras se irguió sobre ¿Sus patas? la pestilencia similar a la basura en descomposición y el inconfundible icor le golpearon como una bofetada en la cara y el hada, en medio de todo aquel caos, no pudo evitar poner los ojos en blanco –¡Ay por Dios! ¡Esto no puede ser mas absurdo!– exclamó impulsivamente, la criatura que parecía agitarse del dolor y se había hecho visible, probablemente debido a la exposición solar, chilló furiosa. Fue entonces que Sugar hizo la cosa mas sensata que se le pudo ocurrir en sus diecinueve años de edad; Se aventuró a tomar al niño del brazo, tiro de el y comenzó a correr como alma que lleva el diablo, literalmente… Ya luego lidiaría con los futuros traumas. 



avatar
Mensajes : 421

Reliquias : 460

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys. Seriously?
→ LUNES → 17:10 HRS → CENTRAL PARK|BETHESDA TERRACE  → CLIMA: CALUROSO (27° G)
Sus pequeños pulmones expulsaron el grito entre burbujas de aire, sacudidas y visiones acuosas de la cosa que era su captor bajo el agua. La superficie como bóveda atrapaba rayos de sol inalcanzables a la distancia entre las manos del pequeño Bastian y el exterior; luchaba, tragaba una cantidad insana de agua estancada, pataleó y gimió por dolores lacerantes en piernas, hombros... cuello. Así no se imaginaba su muerte, por supuesto que no, iba a cumplir 12 años y qué diría su lápida en la Ciudad de Hueso "¿muerto por ahogarse en la fuente más insalubre de N.Y y SU demonio aún prófugo?". Más la falta de aire engarrotando sus movimientos tras el pánico necesitaría de un verdadero milagro para salir con vida o quizás de alguna aparición estelar de su hermana a quien en secreto confiaba su vida mucho más que en Apollo.

Emily... su último pensamiento se dirigía a la castaña y el arrepentimiento le produjo temor de no conseguir otra oportunidad mas para escapar por los pelos de una estación de metro casi incendiándose. Estar en sus brazos acurrucado por el miedo ni sentirse en paz por el parecido de ella con su fallecida madre; lloraba bajo el agua dándose por muerto cuando en lo menos pensado un par de manos se hicieron de las suyas y... bien... no necesitaría ir al W.C sí salía de esa fuente.

Con renovada esperanza se aferró de la salvación más el demonio se ceñía a su cuerpo jalándolo al interior de la fuente, inteligente para conservar su presa mas no atento al peligro de la nueva persona intercediendo por la vida del niño. Bastian sentía desvanecerse y ser una comida no muy nutritiva para el demonio sí es que acaso le gustaran los delgados y descuidados niños en su poca alimentación "balanceada". En medio de los últimos intentos por salvarse a sí mismo, una fuerza descomunal le retiró del agua con un salto tipo tobogán antinatural que lo disparó al cielo con todo y demonio sujetado a él, sin embargo, por sí no fuera poco "todo lo que sube tiene que bajar". Y con el semejante golpe que vino después de su descenso se quedó sin aire, inmóvil, atolondrado de quién o cómo había escapado de la asquerosa fuente tras pensar en una muerte segura; tosiendo, boca abajo, sangrando de a saber cuántas cortadas en el cuerpo como recuperando un poco de sus fuerzas chilló al instante que vio ÉSE demonio retorcerse sobre el inmenso charco.

—Por el...— No se le permitió terminar cuando en el momento de cavilar la situación fue arrastrado como cometa por una mano poco delicada aún para la situacción; gimiendo, las piernas respondían en tropezones constantes si no es que temblaba como gelatina en toda la persecución, y además temía voltear atrás dando por alto quién -en el nombre del Ángel- le daba las espaldas a un demonio. Aunque pensándolo bien ni él mismo tenía intenciones de averiguar como enviar de vuelta al demonio acechador.

¡Au!— Gimió luego de que una rama le golpeara su mejilla dejándole una fina cortada bajo el pómulo —espera, por el Ángel, ¡no corro tan rápido y mis piernas son cortas!— chilló por encima del ruido de hojas secas y seguramente un enfurecido demonio corriendo detrás de ellos —¡El sol, tenemos que ir bajo el sol...!— pero, qué bendito sol sí estaba atardeciendo más rápido que lo que cantaba un gallo. La fortuna no estaba del lado de ninguno. Además, sí su... espera... ¿salvadora? fue capaz de hacer una maniobra así con el agua entonces por qué no usaba otras de sus habilidades para darle sus pataditas en el trasero al demonio. A lo que llamó más la atención de Bsatian fue el cabello rosado revoloteando por el aire cortando a su paso y entonces se dio cuenta que para ser teñido tendría que ser de algún tinte que valdría la millonada, o sí fuera marca demoníaca sería muy popular entre los brujos para no haber escuchado de la "bruja cabello Pink". No era el momento de preguntar o deducir.

¡¿Eres un hada?!— La incredulidad de su voz se alzó con un poco de temor por la desconfianza infundida hacia los seres mágicos tras los últimos acontecimientos en N.Y —¡Estamos... estamos en Central Park... su territorio, no tienen...!— jadeaba con fuerza cerrando los ojos un par de segundo para recuperar aliento —¡¿qué no tienen alarmas vecinales o apoyo incondicional?!— iba a proponer un plan no muy apto puesto que él era un Hijo de Raziel y por muy buena intención estaba en deuda sí tendría algún apoyo para cobrar como favor a la Clave. Más cuando los pocos rayos de luz se ocultaron a espaldas de los altos edificios de Manhattan pudieron escuchar un siseo apremiante del demonio sabiendo perfectamente que tenía una nueva presa a su alcance.

¡Olvídalo, corre!— Con todo su esfuerzo alcanzó el ritmo del hada y, estudiaba el entorno, buscando cualquier objeto, rama o roca, que le funcionara como arma pero Apollo o Emily no habían llegado a la parte del manual de supervivencia en "cómo no morir en Central Park bajo persecución".

© Cazadores de Sombras • RPG


IF I WAS YOU...:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 123

Temas : 3/3 (Sorry guys!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8328-bastian-fairscale-id#72013http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8341-bastian-s-relationship#72090http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8342-bastian-s-chronology#72091
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys, seriously? 
→Lunes → 16:00 hrs    CENTRAL PARK|BETHESDA TERRACE  → CLIMA: CALUROSO (27° G) 

Nunca había sido especialmente atlética, por lo que al poco tiempo algo en su pecho comenzó a arderle como la zafra indicandole que estaba sobreexigiendo a sus pobres pulmones. El corazón se le disparó a mil por hora y juraba poder escuchar como le martilleaba en los oídos, y aunque le preocupaba pensar que había terminando rompiéndole un brazo o algo así a la pobre criatura en medio de su desesperación -que corría como una gacela recién nacida ¡Faltaba mas!- se dijo a sí misma que tenía que lidiar con un problema a la vez y un bicho del averno sediento de sangre, terror  y caos era un problema mucho más urgente que una muñeca luxada.

–¡Oh, lo siento pero intento correr por nuestras vidas!–
exclamó en un deje de voz, tras escuchar los gemidos quejumbrosos del niño que parecía estar pasandola verdaderamente mal. No le culpaba, no todos los días un ser infernal intentaba ahogarme dentro de una fuente para luego darte caza preso de una ira asesina, sin embargo el pánico de Sugar se estaba desbordando muchísimo, porque a pesar de haberle ganado ventaja al demonio, seguía pisandoles los talones y si se dormían en los laureles no tardaría demasiado en hacer picadillo con ellos. Aun asi se detuvo unos segundos para que el muchacho pudiera reponerse de la travesía entre matorrales a la que se habían embargado, negando efusivamente con la cabeza ante su idea –Ya es muy tarde– argumentó entre jadeos, tomando largas respiraciones para sobreponerse y al percatarse de que las pisadas erráticas del demonio se percibían más cerca volvió a la carrera –¡Venga! ¡Venga!–  

Seguramente si hubiese sido su hermano el que se hubiese visto envuelto en esas circunstancias, hubiera atravesado el aire con una lanza arcaica de algún metal sumamente extraño que hubiese dejado al demonio de pena. Pero ella no era su hermano, no tenía ni la mas minima idea de cómo asesinar a un demonio y salir airosa del problema, por no decir que sus más recientes encuentros con criaturas del averno le habían dejado un portentoso trauma. Corrió esquivando ramas aquí y allí, adentrándose entre los recovecos del parque que conocía tan bien como la palma de su mano, a la vez que el perezoso astro se escondía por el oeste desamparando a la ciudad de su resplandor, sugar sintió como un sudor frío le recorría la espalda a pesar de estar marcandose una carrera maratónica y su cabeza se volvió como un resorte al escuchar la palabra que sale de los labios del niño. Sus ojos amatista se abrieron como platos en su dirección –¿Como es que…?– comenzó a decir, sin embargo encontró las respuestas a sus propias dudas ¿Que otra persona podía utilizar alguna expresión como “por el angel” y luego quedarse tan tranquilo? Aquel niño no era un mundano cualquiera que habia tenido mala suerte de encontrarse en central park en ese preciso momento, era un cazador de sombras, uno tal vez demasiado joven como para enfrentarse el solo a aquella criatura, pero un cazador de sombras al fin.

El niño pareció sacar energías de sabrá dios donde cuando escucharon al demonio peligrosamente cerca y Sugar no se quedó atrás, avanzaron apresuradamente a través de un camino rocoso que Sugar reconoció instantáneamente. Si seguían más allá, a unos cuantos metros deben toparse con una de las salidas que comunicaba con una alameda que les llevaría directamente al Rumsey Playfield. Un lugar lo suficientemente despejado del pulmón de la ciudad como para que el bicho aquel pudiese verles inmediatamente. Con un rápido movimiento Sugar Beth tomo la mano del niño y le arrastró hacia un antiquísimo roble, cuyas enramadas creaban sombras dispares sobre el suelo dándole un aire siniestro al lugar. Se resguardó en el tronco el cual era lo suficientemente ancho como para que el demonio no les viese inmediatamente y se volvió a mirar al niño –Escúchame, necesito que me ayudes a distraerlo ¿Vale?– murmuró por lo bajo, colocando las manos sobre los hombros al niño con una mirada urgente en los ojos ¡Estaba a punto de un ataque nervioso! –puedo retenerlo lo suficiente como para que deje de perseguirnos y usar mis poderes para sacarnos aquí. Si seguimos corriendo así tarde o temprano nos alcanzará, tenemos que dividirnos para poder confundirle, luego yo le retendré y podre usar mi magia para que podamos a aparecer en otro sitio  ¿Bien?– No supo ni cómo logró esbozar una sonrisa bajo aquellas circunstancias, todo aquello se le estaba subiendo a la cabeza y lo unico que le apetecía era treparse a un árbol y quedarse alli por toda la eternidad mas sabia que eso no solucionaría nada. Le hubiese dicho que no se preocupara y que todo seria pan comido, pero siendo un hada ¿Cómo iba a poder mentir?




avatar
Mensajes : 421

Reliquias : 460

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys. Seriously?
→ LUNES → 17:25 HRS → CENTRAL PARK|TURTLE PUND → CLIMA: CALUROSO (27° G)
"No te detengas, no mires atrás, no sueltes su mano. Sigue corriendo."
Era raro como la voz de Emily -su media hermana mayor- se presentaba en su cabeza, apurándolo en conservar intacta su vida o presa fácil a ése engendro del averno; un niño tan pequeño como Bastian tendía a ser de bolsillo en situaciones extremas que lo convertían en carga y no aquel que puede valerse por sí mismo. Antes, después de haber regresado a su hogar cuando las cosas se habían complicado en The Grand Central, su abuelo lo había amedrentado con gritos que llegaban al cielo no sólo por su descuido sí no lo cerca que estuvo de haber muerto por -y cita del viejo Apollo- "ser un imprudente e inconsciente de la situación". Y la semana de castigo que vino después fue poco a lo que bien merecido -sabía Bastian- se había ganado con la consecuencia de no querer siquiera poner un pie fuera del Loft en Greenwich.

"Un Cazador de Sombras no teme, no llora, no corre dando la espalda al enemigo; un Nefilim sobrevive, es un guerrero que prefiere dar su vida antes de quedar con el orgullo tan lejos que no le permita vivir después por los errores que pudo haber impedido. Toda acción tiene su causa, efecto y precio." Cuanta razón tenía el viejo Apollo. Pero, ¿y sí él mismo se veía como un pequeño niño metido en un mundo donde era arrojado a situaciones igual o peor que esa en Central Park?, huyendo para sobrevivir, confiando ciegamente en la Hada que le acababa de salvar y rogando por estar lo antes posible en brazos de Emily; de verdad, ¿a eso estaba destinada su vida?. No lo quería, no así.

Guiado por los jaloneos de la "Hada misteriosamente rosada" no entendía del todo el sobresalto con la pregunta como sí nunca se hubiera topado en su vida con un niño Nefilim, sin embargo, tampoco protestó por la zona rocosa que atravesarían sí eso daba tiempo a que el demonio tuviese obstáculos par ano dar con ellos, e inmediatamente captó la idea del mejor escondite pero dudó que el propio hedor del sudor de ambos los ocultara. Se encontraba al límite de sus esfuerzos cuando recargó la espalda en la frondosa corteza, encogiendo los hombros con temor, no quería asomarse para verificar con cuanta distancia dejaron atrás al engendro, y dio un respingo al ser tomado por los hombros mirando desde abajo aquel rostro pecoso de enormes orbes... ¿guindas?. —¿Cómo que distraerlo?— Su pregunta se apagó en seco para escuchar el plan de urgencia, y no era malo, de verdad que no lo era viniendo de una mente más nerviosa que la del menor pero había tantos huecos en el mismo que confundieron más a Bastian y no pudo hacer más que asentir con la cabeza. Temblando, se mojó los labios exhalando por la boca mientras miraba a todos los flancos familiarizado muy poco con esa parte de Central Park ya que sí mal no recordaba sus padres la evitaban pero ¿por qué lo hacían?. —Dividirnos, okay, lo entiendo. Distracción y... y luego tú... ¿nos apareces?— las cejas en el rostro de Bastian se arquearon tanto que pequeñas arrugas ciñeron su frente con la clara expresión de angustia, tenía muy poca información de las hadas y sus poderes natos más no recordaba que dentro de ellos había uno que les permitiera hacer un "Bim Bada Bum" para transportarse de la nada. Secando el sudor de sus manos en las rodillas de los mojados jeans, se inclinó por la derecha del tronco e inmediatamente regresó a su posición con la respiración a mil por hora —Sí vas a hacer algo, que sea ahora, no se irá sin tener un bocado de mi. Yo... yo me hago cargo de llevarlo por allí— Y miró al hada con la esperanza del niño que confía en que su madre/padre no lo dejará caer de sus hombros al levantarlo con gran revuelo. Deseó que Em estuviese ahí, protegiéndolo y él no tratando de fingir que era valiente después de hacerse pipi en la fuente. Aspirando una gran bocanada de aire, no aguardó a cualquier señal que la hada hiciera para estar listos -al contrario- pues Bsatian salió disparado por el costado subiendo por un par de rocas y terreno inclinado del que tuvo que ayudarse de algunos arbustos y no caer mientras corría en zig zag —¡OYE TÚ, FEO DEMONIO, ¿ES TODO LO QUE TIENES?, JAMÁS CONSEGUIRÁS COMERME!.

Envalentonado corría dejando atrás el repugnante siseo furioso del ser más desesperado por matar a un niño que cualquier otro demonio hambriento. El callejeo era una de sus habilidades menos trabajadas y el pequeño curso intensivo de "Parkour" que alguna vez encontró promocionándose en Times Square no le permitían aplicar técnicas veloces por el terreno que pisaba; lo único a favor era su tamaño, atravesaba matorrales que en algún punto lo desviaron de donde supuso la hada quería hacer el punto de encuentro pero sí así hacía tiempo para que ella interceptara al demonio entonces ése era su único trabajo. O al menos todo iba acorde al plan hasta que se precipitó con fuerza hacia una pequeña ladera que lo llevó camino abajo, tropezando, cayendo y rodando en un mar de diferentes golpes que al final lo dejaron sin aire tras golpearse la cabeza. Emitiendo un sollozo sofocado, se sentó sobre un montón de hojas secas y vio en su rodilla una buena cortada hiriéndole profundamente y de la que ya emanaba un hilo de sangre ligeramente alarmante —Au...— Cerrando los ojos, usó el reverso de su manga para limpiar el sangrado y silenció su quejido desde que escuchó no muy lejos el reptar rápido del demonio. ¿Qué?, ¿no se había quedado atrás?, ¿qué hacía el hada?, ¿todo fue un engaño para que a él lo persiguiera y ella escapara?. Sin embargo, antes de seguir cuestionándose con el pánico inundando sus sentidos, miró la herida de su rodilla y la sangre en ella.
Claro, "LA" sangre lo estaba guiando al pequeño Bastian como un farol de tránsito... ¡y él no se movía de ahí!. —Arriba, Bastian, arriba.

Determinado en levantarse, a duras apenas comenzó a correr al instante que percibió como el demonio bajaba deslizándose por la ladera, Bastian atravesaba ya parte de la alameda hacia un amplio campo que centraba un estanque oculto casi a propósito por una arboleada a sus alrededores. Algo poseía ése lugar de gélida atmósfera, neblina poco visible sobre el agua y los aromas de la naturaleza mezclados penetraban los sentidos; entonces el menor recordó a sus padres evitando caminar hacia esos rumbos, hablando entre murmullos con otro idioma que sería identificable para no alarmar a su hijo, siempre con la mirada sobre el hombro. ¿Qué tenía ése lugar?.
Todo cobró sentido luego de que a medida de avanzar hacia el estanque una imagen -una vieja fotografía amarillenta- pasara por la mente de Bastian y tuviera el significado que le provocarían titubear de seguir su dirección; correría el más grande riesgo sí sus teorías no acertaban, inclusive lo matarían de no respetar la Alianza... la Reina misma se haría cargo de esconder su cadáver en la maleza... pero era todo lo que tenía. Absolutamente todo se lo jugaba mientras metió los pies al agua de espaldas para encarar al demonio casi por abalanzarse. Sintió el fango meterse en los tenis, recorrer las pantorrillas y un par de lirios aplastados por su andar en reversa mientras el nivel del agua helada comenzaba a llegarle a la cintura. Se detuvo cuando un rugido a escasos metros frente a él lo asustaron de sobremanera, el demonio se avecinaba hacia la orilla del estanque pero como una barrera invisible no traspasó el límite sí no siseaba con una extraña baba escurriendo de su cuerpo y... de la nada... se armó de impulso para saltar sobre Bastian quien se cubrió el rostro con los brazos cruzados emitiendo un chillido preso del miedo.



IF I WAS YOU...:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 123

Temas : 3/3 (Sorry guys!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8328-bastian-fairscale-id#72013http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8341-bastian-s-relationship#72090http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8342-bastian-s-chronology#72091
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys, seriously? 
→Lunes → 16:00 hrs    CENTRAL PARK|BETHESDA TERRACE  → CLIMA: CALUROSO (27° G) 

Por supuesto, su descabellada estratagema no había funcionado. Lo único que había conseguido era que el demonio persiguiera al pobre muchacho por Central Park antes de que ella pudiese atacarle desprevenidamente. Hizo un ruidito de desdén y comenzó a correr, previniendo que el demonio  no notara su presencia…

Se sentía tan desubicada como Dorothy Gael, siguiendo un camino de baldosas amarillas que no parecían conducir a ninguna parte. Por supuesto, al final del camino no se encontraría con un generoso mago que cumpliese todos sus deseos; lo único que le esperaba era un bicho del averno con muy malas pulgas y un pequeño niño ángel con la mayor desdicha que haya visto en un ser humano. Soltó un resoplido de exasperación mientras se adentraba por las enredaderas que le rasgaban la piel de los brazos, luchando para no tropezar con ninguna raíz inoportuna. Rodó los ojos, conteniendo la agonía de la que formaba parte su nerviosismo ¡Debía de estar dando una imagen bastante patética! ¿Pero qué más podría hacer? No podía permitir que el niño se convirtiera en brocheta de cazador, la idea era demasiado horripilante como para dejarlo estar y aunque podía salir muy mal parada, al menos debía intentar ayudarle. Se convenció a si misma, mientras atravesaba el parque como una exhalación,  que podría con un demonio descerebrado sin la ayuda de nadie ¿Que tan difícil podía ser?

No fue hasta que vió a varios metros de distancia como el pequeño se metía deliberadamente en las gélidas aguas, que comenzó a considerar sus opciones. Abrió los ojos y se detuvo en seco, observando como el demonio avanzaba en grandes zancadas directamente hacia el infante, mostrando sus asquerosas fauces a la vez que emitía un sonido gutural y espantoso. Por supuesto, las intenciones del hijo del ángel no funcionaron, había sido una decisión desesperada pero que no cumplía con todas las directrices y  de encontrarse la inoportuna dama de blanco posada sobre el agua, entonces hubiese funcionado, aunque por su posición imaginó que no faltaba demasiado para eso. Debía reconocer que había sido una acción bastante ingeniosa, pero ahora el niño se encontraba en medio de un estanque esperando a ser devorado por un demonio y Sugar decidió que ya había tenido suficiente de  todo aquello.

Había estado cientos de veces allí y casi podía paladear el agua estancada y el frío bajo sus pies, la sensación de encontrarse flotando en una bruma de la  nada y luego, de repente, sus pies rozando la grama de Feera de la cual había escapado hace muchos ciclos. Habían pasado dos años ya y sin embargo tenía la sensación de que en la superficie el tiempo tampoco parecía haber avanzado. Sucedió tan rápido como un chasquido, como lo que toma suspirar: antes de que se diera cuenta había usado su aparición para colocarse frente al niño y el demonio estaba a pocos metros de abalanzarse sobre ella y rasgarla hasta las entrañas. El ser pareció titubear en el ultimo segundo, dandole la oportunidad suficiente al hada de reaccionar.  Sucedió otro chasquido, esa vez con la energía de un látigo, tan ruidoso que retumbó en sus tímpanos y lo percibió zumbar en cada vértebra, como si ella hubiese sido el látigo que el viento había usado para golpear a la criatura del averno y arrojarle con ferocidad por el aire. El impacto de la onda de aire fue tal, que el demonio colisionó contra un bellísimo pino y este se agitó quejosamente.

Ni siquiera podía estar segura de que una criatura como aquel demonio pudiese estar aturdida, pero tampoco pensaba tentar a la suerte quedándose allí para averiguarlo. Se sentía agarrotada, su magia se encontraba en un estado catatónico y sentía como si el cuerpo le pesara incluso dentro del agua –¿Y pensabas entrar ahí tu solo?– Le dedicó una mirada tan lacerante como determinada a la luna, sin estar segura de que demonio podría ser peor; aquel que estaba a punto de arremeter contra ellos otra vez o el que les esperaba allí abajo.  Suspiró quejumbrosamente y sin pensárselo mas -porque era una idea muy estúpida, por supuesto- Tomó al niño de  la mano y caminó lago adentro, sin tomar una bocanada de aire porque, por supuesto, no la iban a necesitar allí.



avatar
Mensajes : 421

Reliquias : 460

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys. Seriously?
→ LUNES → 17:35 HRS → CENTRAL PARK| ENTRADA A LA CORTE SEELIE → CLIMA: HÚMEDO CÁLIDO (29° C)
Fue el movimiento del agua lo que delató una presencia veloz frente al menor quien casi provocó una caída de bruces en el agua estancada. Había sido una lástima que por su miedo a morir no pudiera ser testigo del poder de aquella hada rosada para enviar -literalmente- volando al demonio que tantos problemas les causó a ambos comenzando por un encuentro cercano con la muerte y una agotadora persecución; el último aliento de alivio no sería emitido por el pequeño Bastian hasta que decidiera bajar los brazos de su rostro pero no hubo un "Urra, ¡lo logramos, seguimos vivos!" cuando vio en la hada la expresión que su propio abuelo le dedicaba en las horas de entrenamiento y no arrojar al centro de la Diana un cuchillo más pesado que el sartén de la cocina. Con esa ocasión eran dos veces que el menor mojaba sus pantalones pero al menos tenía la sutileza de sus pantalones ya de por sí húmedos y lejos de secarse sí seguían dentro del estanque a esas horas. —Era una...— Silenció su intento de disculpa, se sintió tonto e ignorante del doble peligro que habría sido llegar como sí nada esperando una buena bienvenida ya que las únicas personas que podrían estar ahí no eran precisamente "humanos". Y sin embargo cuando ella le sujetó de la mano se debatió en seguirla a tal grado que forcejeó un par de segundos, aunque ¿había mejor lugar para estar a salvo que volver allá afuera con un demonio hambriento?. Emily lo iba a matar de enterarse.

Con tropezones poco ágiles a medida que avanzaban, algo que rozó su piel del tobillo lo hizo estremecerse, el agua congelada no le permitió hablar en cuanto se sumergieron y se atragantó con parte de un lirio o alga que se le fue a la boca después de no estar por completo seguro sí debía o no contener la respiración. Y descubrió por sí solo que  había sido muy vergonzoso pensar o imaginar que nadarían cuando cayó estrepitosamente de costado con todo el peso del impacto en sus hombro izquierdo; tosiendo con varias arcadas, poco tiempo le dio de recomponerse cuando vomitó la cantidad insana de agua que se tragó y un poco de la merienda que su abuelo le había preparado antes de que saliera en busca de su "siguiente aventura". Tímido después de limpiarse la boca con la manga de su chaqueta, miró de un lado a otro antes del pasillo que se abría ante ellos totalmente en penumbra e indescifrables figuras contra los muros de un extraño material traslucido similar al Adamas pero descuidado —Es... es un error, no deberíamos estar aquí...— Murmuró tan bajito que la voz le salió ronca, incorporándose, se abrazó a sí mismo mientras retrocedía hasta topar de espaldas el muro de enredaderas —Más
bien, yo no tengo el derecho de estar aquí....
— Se corrigió mirándole suplicante —Claro que no tengo una mejor idea pero no quiero.... no quiero que ella...— Hizo énfasis en la última palabra dirigiendo la mirada al final del pasillo y tembló con las ropas escurriendo del exceso de agua; estaba tan alterado e histérico que pasaría por una versión en miniatura de Apollo cuando después de tomar unos vasos de Ron ya habla de todas sus experiencias tan macabras como de supervivencia. —¿Y... y sí me convierte en sapo o me vuelve un niño de madera?— No tenía lógica alguna, tal vez incluso confundiera las historias famosas que les contaban a los niños mundanos como "cuentos para dormir" pero lo que posiblemente no supieran los padres que creen en fantasías o ficción es que muchas de esas historias terminaban con el peor de los finales y los verdaderos sucesos dejaban sin dormir a un niño de 5 años que accidentalmente los escuchaba. Pero desde luego quien se llevaba todo el crédito en las historias de terror para los Nefilim era la despiadada Reina Seelie y su incomprendido mundo que aún para el más adiestrado conocedor era un misterio total.

La Corte Seelie para el mundo entero se describía fácilmente por una palabra, que Bastian ahora asociaba a la perfección, y esa era ni más ni menos que "Peligro". Tampoco se hablaba mucho de lo que las Hadas eran capaces de hacer en sus dominios sin ley que les impidiera las más crueles torturas para divertirse durante unos minutos; más sí el pequeño Nefilim no se equivocaba, su acompañante rosada no tenía la mejor de las expresiones por encontrarse ahí y ni siquiera su quejoso suspiro pasó desapercibido. La pregunta era, ¿qué tenía en mente sí no era otra cosa más que quedarse ahí a esperar porque se fuera el demonio después de aburrirse?.

Desafortunadamente la propia atomsfera del pequeño "recibidor" se hizo pesada, más fría y con el olor a fango añejado impregnándose en las ropas. Bastian se apartó bruscamente del muro a sus espaldas cuando una enredadera le cayó sobre el hombro derecho y miró hacia la hada con un profundo temor de tener que avanzar o quedarse ahí. —Mi nombre es Bastian, por cierto....— Quiso romper el hielo con la frase, asustado de todo sonido que sus sentidos percibieran pero de pronto con una sensación de cálidez que vino a sus espaldas por el pasillo como sí a lo lejos hubiese una fogata esperándolos —¿Escuchaste eso?— Inquirió hacia el hada pero con el rostro sobre el hombro viendo por el pasillo, armándose de valor, frunció el entrecejo casi trotando. No entendía qué era lo que lo llevaba a ése lugar, era familiar y misterioso el aroma que provenía de lo lejos sí ignoraba el horrible fango pero pronto lo que había imaginado como un susurro se hizo más audible hasta que su camino se vio obstaculizado por una cortina de extrañas y diminutas figuras que tomaron forma como mariposas posiblemente muertas entrelazadas por hilo de curioso material. Entre los espacios de las cortina vio una luz natural, siluetas moviéndose con extraordinaria sincronía mientras parecían dar alabanzas al centro de lo que sea que estuviera tras toda esa multitud.

Apenas se escuchaba la música como un pandero de delicado y celestial sonido, flautines con una melodía tan única como extraordinaria, y un mar de voces en distintas tonalidades que no se podría diferenciar la risa de una exclamación "amistosa". El pequeño Nefilim veía todo como un invitado tras bambalinas, queriendo discernir más, ansioso por presentarse ante esas misteriosas criaturas que en ocasiones atisbaba como las más bellas que hubiera visto en su vida pero la voz que alarmaba su interior lo mantenían firme en su posición sin emitir sonido o dar un paso al frente. Hasta que pese a la poca visibilidad hubo un instante donde vio directamente al centro de la estancia lo que le pareció una melena de fuego y ojos del verde esmeralda más deslumbrante que quedarían para la memoria de Bastian hasta el final de sus días.

"¿Porqué te escondes?"
La voz de su cabeza no era su conciencia, había llegado tan lejana e irreconocible que asustó al pequeño niño pese a ser de delicado y melodioso tono como una madre dirigiéndose a su travieso hijo. Sin embargo el horror que paralizó al menor fue transformado en la única idea que debía huir cuanto antes para no volver a escuchar esa voz. Y cuando se dio la vuelta sólo se estampó contra quien podría ser Sugar o un traspie con sus propias agujetas sueltas que provocaron una nueva caída pero no al interior del pasillo sino atravesar la cortina de mariposas así como emitir un gritito asustadizo. Ya estaba. Se esperaba lo peor. Sería estofado de Nefilim flacucho para toda la Corte Seelie y después le enviarían los huesos repartidos para Emily o su abuelo, tal vez a ambos; posiblemente ni siquiera tuviera un lugar en la Ciudad de Hueso para dejar sus cenizas. ¿O acaso las hadas ni siquiera dejarían rastro de él?, ¿conservarían sus restos como trofeo?.

Pero.... al pasar la cortina de mariposas en su embarazosa caída no había música, tampoco siluetas danzantes, ni siquiera esa luz natural que vio antes cuando se asomaba por la cortina. Nada. No había absolutamente nada excepto cojines abandonados en los rincones, mas enredaderas por todas partes y el aspecto de un salón abandonado por años para dejar que la maleza hiciera lo suyo. Lo que sea que había visto Bastian desapareció como una horrenda visión que le dejaría peores pesadillas que cuando leyó "Death of the Family" en la edición de aniversario para Batman. Así tenía que sentirse Demian cuando creyó que su abuelo Ras estaba muerto. Todo por una simple ilusión.

¿Qué?— Asustado hasta el grado de estar más pálido que el papel, tragó saliva —¿Qué pasó?, ¿y la música?, ¿y...?


IF I WAS YOU...:
avatar
Mensajes : 29

Reliquias : 123

Temas : 3/3 (Sorry guys!)


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8328-bastian-fairscale-id#72013http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8341-bastian-s-relationship#72090http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8342-bastian-s-chronology#72091
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

So... are you gonna tell me what the fairies are not the bad guys, seriously? 
→Lunes → 16:00 hrs    CENTRAL PARK|BETHESDA TERRACE  → CLIMA: CALUROSO (27° G) 


Sus ojos malva escudriñaron nerviosamente el nuevo paraje en el que se habían sumergido, y el suspiro que se escapó de entre sus labios estaba cargado de una tragedia palpable. Decir que había quedado agotada era una forma ridícula y desconsiderada de definir lo destruida que le había dejado aquella bélica escena con el demonio en la superficie del Centrar Park dada a su precaria habilidad mágica, puesto que aquel improvisado ataque solamente había servido para entorpecer a la criatura demoniaca y no enviarla al oscuro agujero de donde había salido. Ella no estaba preparada para una demostración de heroísmo de aquella magnitud ¿Jugar con el glamour? Eso podia hacerlo ¿Mezclar hortalizas y batir en un sueño profundo a cualquier cristiano? Pan comido, nada que no pudiera manejar ¿Pero asesinar a un ser del averno y evitar que ella y un pequeño cazador de sombras fueran deborados en el proceso? Aquello era un nivel que sobrepasaba cualquiera de sus capacidades, y la evidencia de ello era lo debilitada que se sentía. Sentía como si fuese a evaporarse en cualquier momento, como si su magia fuese una extremidad que se hubiese quedado entumecida o un músculo agravado por la falta de uso, al que repentinamente se le había exigido un esfuerzo fuera de lo habitual.


Escuchó débilmente la voz de Bastian exteriorizando sus temores y sacándole rápidamente del estado de estupor en el que se había visto envuelta. Como por acto reflejo Sugar volvió a suspirar y cerró con fuerza los ojos por unos instantes, intentando pensar que debía hacer en ese momento –Es verdad, no deberías estar aquí– Era una pésima idea, aquel era el ultimo lugar de la tierra que pensaba visitar de buena voluntad, había evitado olímpicamente recurrir a su tierra natal como el mejor de los prófugos. Lo ultimo que deseaba en el mundo era tener que volver a la corte, o peor, tener que darle la cara a Francia Grace y admitir que se había equivocado y que su huida no había sido mas que un impulso de rebeldía adolescente –Y yo tampoco, así que tenemos que…– continuó diciendo, su voz sosegada se interrumpio de pronto cuando abrió los ojos y descubrió que Bastian comenzaba a moverse atraído por un insidioso encanto que no tenia otra función mas que la de conquistar corazones mortales, atraerlos a las crueles fauces del lobo.

Sugar avanzó con rapidez para detenerle, en el momento justo en que el chico tropezaba torpemente contra su estomago. Sugar Beth rodó los ojos con dramatismo y pensó que de ser otra la situación, se hubiese partido de la risa, incluso aunque eso no lograra tranquilizar al pequeño nefilim. Nada podia hacerse, no solamente estaba jugándose el cuello del niño, su entrada a Feera tampoco significaba una alergia para nadie –Esas cosas no son reales, no las escuches. Es una trampa ¿Lo entiendes?– se inclinó para estar a la altura de los ojos del niño hablándole en un susurro, su mirada adquirió una severidad que pocas veces acudía al semblante del hada –Bastian, así dijiste que te llamabas ¿Cierto? No te separes de mi, incluso si ves algo que parezca realmente importante. No importa lo que pase, no puedes separarte de mi y si alguien llegase a preguntar has venido conmigo, con Permony– Sintió un repentino temor. Una parte de ella sabia que había una innumerable cantidad de fuerzas entre aquellas tierras a las que no podría engañar, que la reina sabia de todo aquel que invadiera su dominio, pero también sabia que debía concentrarse en un problema a la vez –Asi es como debes llamarme, pequeño cazador de sombras. Tenemos que esperar un poco porque si salimos ahora, el demonio podría regresar– No sonrío, no era el momento, hacerle creer que estaba a salvo solo era engañarle. Ellos no estaban a salvo, y el debía entenderlo tan bien como lo entendía ella si pensaban salir de allí con vida. Reparó en que estaba herido, calado hasta los huesos y no quiso pensar en que podia pasarle si se quedaba allí abajo por mas tiempo –¿Tienes una de esas cosas que usan los cazadores para hacerse marcas? supongo que eres muy pequeño aun para…– Se calló por segunda vez, y su mirada se desplazó con urgencia a sus pies cuando percibió un movimiento.

Una cosa diminuta y gorda les observaba con ojos desproporcionados que destellaban en su pequeña cara, tan ausentes de cualquier clase de emoción que resultaban atemorizantes, lo único que destacaba en ellos era una curiosidad sorprendente. No se movía, tieso como una estatua, estudiando a los invasores. Sugar ladeó lentamente el rostro solo para confirmar que no era el único; otra docena de pequeños duendecillos le observaban con celo y ella pensó que el que se había deslizado silenciosamente a sus pies era increíblemente estúpido, o había sido atrapado en el momento justo en que estaba llevando a cabo una artimaña –Lárgate– le espetó con irritación, barriéndole con un pie. la criaturita produjo un chillido agudo y se mostró sumamente indignado, pero aquello no inmutó a Sugar; Estaba demasiado exasperada como para preocuparse por los sentimientos heridos de un duendecillo.


avatar
Mensajes : 421

Reliquias : 460

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.