07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


38 # 40
23
NEFILIMS
5
CONSEJO
11
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
12
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

I care of you all the time | Ross

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Vie Mar 03, 2017 12:52 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Winter sabía que algo no marchaba bien. Lo había notado cuando había divisado mientras comía unos donuts, a unos agentes de policía que se preparaban para salir. En un principio, se había encogido de hombros, desinteresada, dándole otro mordisco a la tierna masa rellena de chocolate blanco que tenía en la mano. No era algo que le incumbiera de ninguna forma… hasta que salió ese nombre a relucir en la conversación de Kibo con otro agente. Por el amor de dios, que sea un error. pensó preocupada. -Oye Romeo…- Llamó la atención de Kibo dejando el dulce en una servilleta, para acto seguido limpiarse las manos con una toallita húmeda del paquete que siempre tenía en el cajón del escritorio.- ¿A quién han dicho que van a arrestar?- Intentó que en sus palabras no salieran reflejadas el interés que sentía, sin embargo, el moreno la conocía demasiado. Arqueó una ceja negra mientras cruzaba sus fuertes y morenos brazos.- Rossem Grey. Un tipo que estuvo metido en líos de narcotráfico. Nadie importante.- El hombre volvió a sentarse en la silla de su escritorio y Winter abrió los ojos como platos. ¿Qué pretendía hacer? Se levantó de un salto, tomando su placa y colocándola en un lado de la cinturilla del pantalón negro que llevaba. -¿A dónde vas, Juliet?- Preguntó Kibo cuando la vio poniéndose su chaqueta de cuero con prisas. -Tengo que ayudar a mi prometido.- Replicó secamente, su voz dulce contrastaba totalmente con la forma en la que había formulado su respuesta. El agente Brown se incorporó casi por inercia, sus cejas alzadas hasta casi la raíz de su negro pelo rapado al uno.- ¿Qué estás diciendo Winter?

-Larga historia, luego te explico.- Y nada más decir eso, se marchó en dirección al despacho de Mr. Bennett. Convencer a su superior de que abortara la misión y que dejara Rossem a su cargo, le costó realmente poco gracias a la confianza que se había ganado durante esos tres años que había trabajado para él. Salió como un relámpago de la sala, no tenía tiempo... tomó su glock 37 y las esposas que descansaban dentro de su escritorio y se las acomodó en la parte de atrás de su pantalón, bajo la estupefacta mirada de su colega de trabajo que aún no entendía qué estaba pasando. Kibo Romeo Brown era su compañero de brigada, siempre iban juntos en los casos y habían creado un lazo de amistad y confianza muy fuerte.

Salió del edificio de la policía como alma que llevaba el diablo, desbloqueando su coche y arrancando casi de manera automática. Condujo por las calles de Nueva York con la mueca inexpresiva que empleaba cuando estaba trabajando, sin embargo, en sus ojos se podía ver el vivo brillo de la ira. ¿Qué es lo que pretendía hacer el cabeza de chorlito? Apretó el volante con fuerza ante la idea de que Ross hubiera tratado de cortar la pulsera telemática con tal de escaparse. Esperaba por su bien que no fuera ese su plan porque aparte de ser ilegal, era estúpido.  Llegó al bloque de pisos dónde se suponía que residía el hijo mediano de los Grey, su cara cambió totalmente cuando observó el panorama. ¿Allí era dónde vivía el estirado de su prometido? Se adentró en el inmueble, encontrando las escaleras, según los archivos de la policía su pieza se encontraba en el tercer piso.

Llegó hasta la puerta indicada, la música flotaba en el ambiente y no era el tipo de género que ella habría pensado que le gustaba al castaño. Era heavy metal. Parpadeó un par de veces sin asimilar todavía el hecho de que ambos compartían el mismo gusto musical y golpeó la puerta. -¿Buscas a Ross? - Preguntó una voz dulce a su espalda. La inspectora White se giró rápidamente, topándose con una joven de ojos pardos que parecía sorprendida. -  No creo que escuche los golpes en la puerta.- Algo en su actitud le decía bien claro a Winter que ella conocía demasiado al joven, pero eso no era de su incumbencia. Se movió la chaqueta de cuero para que su interlocutora viera la placa. - ¡Oh dios! ¿Qué ha hecho? Espera, tengo una llave de recambio de su pieza.- Y la muchacha desapareció unos breves instantes para volver a aparecer con una llave. La metió en la cerradura desbloqueando la puerta, dándole rienda suelta a la música que era tan estridente que molestaba.- Está bien, vete ya. Gracias.- Respondió escuetamente, empujándola fuera de la habitación y cerrando la hoja de madera en sus propias narices. Lo último que necesitaba era tener a la novia de Ross pululando por allí mientras ella lo detenía. Observó la sala buscando desesperadamente el reproductor de música antes de quedarse sin audición, lo halló a varios metros y lo apagó bruscamente.

Silencio.

Suspiró aliviada cuando el entorno pasó de ser estridente a calmado. A su lado había una cama en la que dormitaba Ross, ajeno a todos los demás. En la mesita que había al lado, reposaba el aparato que seguramente utilizaba para escuchar.  Se acercó hasta que sus piernas rozaban las sabanas y se agachó levemente, rozando con sus dedos el hombro del castaño. Los ojos azules de la inspectora estudiaron su rostro moteado por múltiples pecas, y concluyó que resultaba mucho más atractivo cuando no lucía el ceño fruncido o aquella mueca sarcástica. - Rossem.- Lo llamó antes de recordar que era sordo y que no la escucharía. Sacudió su hombro un poco más fuerte y esta vez sus ojos avellana se abrieron lentamente. Winter retrocedió un par de pasos, volviendo a adquirir un semblante serio y formal. Cuando la atención del bello durmiente se enfocó completamente en ella, se señaló su propio oído y paulatinamente el aparato que estaba encima de la mesa. - Póntelo. - Ya no quedaba nada de la rubia tonta que había sido durante la visita a la casa de los Rosewood, en ese preciso momento era la inspectora White. Era la autoridad.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Vie Mar 03, 2017 7:38 pm

I care of you all the time
→ Jueves → 6:18 PM → Residencia de Rossem Grey → Frio

Vale, muy bien. La cosa se había ido a la mierda en menos de ¿Que? ¿Media hora? ¿Quince minutos? La noción del tiempo no era mas que una ilusión lejana y para esas alturas Ross comenzaba a pensar que realmente tenia la suerte allí donde no le podía dar el sol. Sus dedos golpeaban con impaciencia la superficie de caoba y tenia la mirada clavada en el asqueroso vaso de sangría tibia. Si había algo mas deprimente que una cerveza derramada, era una sangría tibia… Se estiró sobre su asiento observando de forma intermitente a los dos payasos de circo que estaban sentados en la mesa junto a el y a la sombra de Emmanuel. (y decir sombra porque podía estar allí en cuerpo pero no en espíritu) Alguna conversación a traves del manos libres parecía tenerle demasiado entretenido –¿Las pruebas son irrefutables?– Cuestionó el mas joven de los Grey a  su abogado. El hombre era casi un anciano, ataviado en un traje de color marrón desgastado que le hacia parecer un saco de huesos  –No, pero si significantes. El fiscal esta totalmente seguro de poder ganar el caso– contestó rápidamente, entrelazando los dedos sobre la mesa –…Pero hay una opcion, mucho mas extrema, pero una opcion al fin–
–¿Y esa es?– Volvió a cuestionar un exasperado Rossem, el aludido se removió incomodo en su silla y se volvió a mirar rápidamente a su camarada, un par de décadas mas joven que el anterior. Se había presentado minutos atrás cuando habían entrado a la sala de juntas de la oficina principal de las corporaciones Grey, pero ahora no recordaba con que nombre se había presentado –Podrías…– carraspeo un instante, incomodo y Ross le dedicó una mirada cargada de insistencia –declararte culpable, conseguiríamos una sentencia mínima de seis a nueve años y apelar a tu buena conducta– sentenció finalmente y la mueca que hizo Ross pareció preocuparle –Tres años como minimo. Facilitaría también si atestiguaras contra los otros componentes, quienes mas estaban involucrados en…– 

Fue en ese entonces que su padre alzó la mirada e interrumpió al abogado –Ross, solo necesitamos un nombre– El muchacho rodó los ojos, su paciencia se encontraba en la recta final –¿Como se supone que voy yo a saber eso? ¿¡Que parte de que soy inocente no entendieron!?– Bramó por lo bajo, ignorando la mirada de disgusto de su padre. Emmanuel se inclinó hacia adelante –La parte en la que a alguien le importe ¿Crees que la prensa se callará con tu palabra de buena fe? No estamos aqui para discutir lo mismo de siempre...–  Ross le miró con desdén y después de eso se mantuvo en una especie de silencio terrorífico hasta que terminó la reunión. En general no parecía haber demasiadas expectativas y para ese entonces a Ross no podía importarle menos a que conclusión podían llegar, se puso de pie cuando su padre y los abogados terminaron de hablar y quedaron en una próxima reunión. Se despidió con un vago asentimiento y salió disparado del edificio.

 La Wall street estaba mas poblada de lo usual aquella mañana y agradeció internamente haber descartado ir el mismo en coche hasta la oficina. Esquivó a un grupo de empresarios que iban en dirección contraria a la suya y se deslizó dentro de un taxi segundos después, indicándole rápidamente al chofer la ubicación de su destino. El hombre que parecía compartir el mismo humor oscuro que Ross, se limitó a asentir y se adentro en la Bowery Ballroom con rapidez. El chico apoyó el rostro contra el duro y frío cristal de la ventana y sacó de su chaqueta una caja de Marlboro que aun llevaba el plástico. El empaque no le hizo mas que recordar el encontronazo con cierta Señorita Rosewood hacia días atrás y para su sorpresa, aquello le arrancó una sonrisa de lado, que rápidamente se volvió a transformar en una mueca de disgusto. Arrojó el empaque sobre el asiento a su lado, aquella había sido una semana de porquería…

Bajo del taxi tiempo después frente a un edificio de ladrillos rojizos y se deslizó con rapidez por uno de los callejones laterales. Subió por la oxidada escalera de emergencias hacia el tercer piso, sin sorprenderse de encontrar la ventana abierta justo como la había dejado hacia unas horas atrás. Entró con cuidado cual fugitivo ya que no tenia ganas de toparse con nadie y había descubierto recientemente que aquella era una buena forma de evadir a sus vecinos. Se deslizó dentro de la pieza, apoyándose sobre la esquina del escritorio de madera oscura junto a la ventana, procurando no tirar abajo los libros que se encontraban sobre este. una enorme enciclopedia yacía desparramada en medio de la mesa con un bolígrafo en medio, la copia de “El hombre mas rico de babilonia”  descansaba junto a esta y una edición mucho mas desgastada de “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad sobre la silla giratoria con un montón de post its entre las paginas amarillentas. En general el piso no estaba desordenado, a excepción de aquel pequeño espacio de estudio que era un desastre de papeles enrollados  y virutas de lapiz. En una situación normal hubiese intentado mediocremente poner orden ahi, pero sencillamente no estaba para la labor. Lo único que quería en ese momento era poder… recordar, encontrar las preguntas a todas las interrogantes que habían comenzado a arruinar su vida al punto de hacerle a si mismo creer que realmente era culpable de todo aquel lio. Pero ni siquiera sabia por donde tenia que comenzar y aquello solo le hacia sentir mas desesperado e irritable de lo normal.  

Estaba en un punto muerto y no sabia como escapar de el, sumado a ello la única persona a la que podia recurrir había desaparecido de su vida sin ninguna clase de explicación y por mucho que lo intento Ross, Gustave no parecía tener ganas de comunicarse con el. Ross siempre supo lo obstinado que era su hermano ¿Pero que cosa tan terrible había podido pasarle para que decidiera, sencillamente, olvidarse de el? Sintió el retintín del desasosiego en su pecho y con un suspiro encendió el reproductor de música y subió en volumen a lo maximo haciendo que AC/DC gritara en sus oídos antes de que se quitase la prótesis auditiva y la dejase en la mesa auxiliar junto a su cama. Se quitó la chaqueta de cuero, las botas y la camiseta que terminaron sobre el pie de cama en una extraña bola y se dejo caer sobre el colchón, demasiado enojado consigo mismo como para pensar mas en el asunto. 

Sus ojos se cerraron antes de que pudiese siquiera proveerlo y se volvieron a abrir horas después, perezosos y sombríos, entornados en una figura femenina próxima a el. Su primer instinto fue pensar que se trataba de la casera y por lo mismo no se sorprendió, pero cuando sus ojos se enfocaron y distinguieron el inconfundible color del oro viejo de su cabello y los ojos del color del cielo frunció el entrecejo ligeramente –¿Winter? ¿Que…?– Hizo una pausa y estiró su brazo hasta la mesa auxiliar, tomó la prótesis y se la coloco rápidamente, sin dejar de mirar a la muchacha como si fuese un espectro que había aparecido de la nada. Parpadeando rápidamente para que sus ojos se acostumbraran a la escasa luz que ahora reinaba en la estancia –¿Que estas haciendo aquí? ¿Como entraste en mi pieza?– balbuceó en medio de un bostezo, como si todavía no hubiese terminado de despertar del todo, incorporándose bruscamente para quedar sentado sobre el colchón y apoyándose sobre las palmas de sus manos. Tenia el cabello despeinado y los rizos se le enroscaban graciosamente en la frente y la nuca, a pesar de que había comenzado a sonreír  en una mueca de incredulidad lucía extrañamente abatido, era mas que evidente que los resquicios del sueño hablaban por el...


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Mar 04, 2017 11:31 pm

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Los ojos avellana de Ross permanecían fijos en ella. Su pelo oscuro estaba revuelto, recordándole al niño tímido que había visto alguna que otra vez en su casa cuando ella no era más que una niña. Algo en su rostro le confesó a la rubia que no había tenido un buen día, que algo no marchaba bien. Realmente esperaba que su prometido decidiera comportarse como el bobo arrogante que era, para poder ser fría con él. No sabría lidiar con un Ross cooperativo y vulnerable. Winter apoyó una mano en la cadera y con la otra se retiró la chaqueta lo suficiente para que el castaño viera su dorada placa.

-Rossem Grey quedas arrestado por intento de desarticulación de la pulsera telemática que el NYPD te instaló.- Respondió con cierta formalidad, dispuesta a sacar las esposas y acabar con todo en ese momento, ya en la comisaría se las ingeniaría para sacarlo de allí indemne... No, no podía dejar que añadieran en su expediente la falta. Necesitaba solucionar el asunto ya. Pasó a la acción, se acercó con decisión al castaño y se arrodilló delante de él, pasando ambas manos desde las rodillas hasta los pies de manera poco delicada para encontrar la localización de la pulsera. La halló en la pierna derecha y alzó la mirada hacia Ross. -Voy a asegurarme de que no has intentado cortarla.- Remangó la tela del pantalón vaquero hasta mostrar el pequeño aparato electrónico, que ya no pitaba porque estaba a punto de apagarse, seguramente cuando había sonado la alarma de la baja batería el joven ya no llevaba la prótesis auditiva. Suspiró aliviada al ver que no había intentado quebrantar la ley.- Rossem. Pon a cargar esto ahora mismo.- Ordenó levantándose rápidamente.

Resopló audiblemente mientras se acariciaba las sienes caminando hacia la ventana. Se sentía como un leona enjaulada, enjaulada en una celda muy pequeña que amenazaba con asfixiarla. Sacó el móvil de su chaqueta y marcó en número de su jefe. - ¿Señor Bennett? -Pausa en la que se oía un murmullo proveniente del teléfono. - Sí, estoy con el sospechoso, verá... es que la batería está prácticamente agotada... - Volvió a callar, esta vez mordiéndose el labio. -No, ¡claro que no quería fugarse! Escuche capitán, tiene problemas auditivos, no oyó la alarma.- Hasta un sordo se hubiera dado cuenta de que Winter estaba defendiendo a quien se suponía que debía arrestar. -Le puedo asegurar que no lo ha hecho queriendo, está muy arrepentido.- La voz de Arthur Bennett sonaba resignada al otro lado del aparato.- Sí yo me responsabilizo de sus actos.- Y colgó. Parpadeó un par de veces asombrada. ¿Qué acababa de hacer? Podían despedirla si él decidía tirar todo por la borda.

-Ya me has descubierto... se suponía que no debías enterarte de que soy inspectora de policía. -sus ojos seguían fijos en ventana que daba a la escalera de emergencia. Se giró violentamente para encararlo con un brillo fiero en sus ojos azules.- No le puedes contar nada a tu familia, ya sé que ellos están interesados en la compra de las acciones de mi padre. Pero debes creerme, si se enteran que casándote conmigo bajará el renombre familiar, romperán el compromiso.- Hizo una mueca de desagrado con los labios cuando se dio cuenta que sus últimas palabras podían ser malinterpretadas.- O sea, yo no me quiero casar contigo. Sólo acepté este compromiso porque te quería ayudar a encontrar pruebas que te exculpasen, ya que parece que soy la única en esta bendita ciudad que de verdad cree que eres inocente.- Se cruzó de brazos, molesta.- Pero para eso necesito que dejes de hacer cosas como la de hoy. Debes vigilar cualquier detalle.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Lun Mar 06, 2017 7:59 pm

I care of you all the time
→ Jueves → 6:18 PMResidencia de Rossem Grey →Frio

Ross se puso de pie lentamente luego de que Winter había echo una rápida inspección a su tobillera electrónica, cosa que permitió porque estaba demasiado asombrado con tantas revelaciones como para replicarle nada. Sus ojos escrutaban a Winter con precaución, nublados por el sueño y la inconsciencia de que sus actos no se debían a un afán incoherente de la rubia. En esos momentos ya comenzaba a preguntase si acaso se había terminado matar las neuronas con agua oxigenada.

Con un aire autoritario que no le había visto nunca (tampoco es que se hubiesen visto muchas veces, a decir verdad)  Winter le ordenó que pusiese a cargar la tobillera. Ross se incorporó perezosamente del colchón y  se arrastró con los pies descalzos sobre las frías baldosas del suelo hacia el pequeño espacio que hacia de cocina en la pequeña pieza, ahogando un bostezo con sus palabras Si justo aquí debo morir… solemnemente os debo pedir, que tomes lo que resta de mí hacia las colinas por el bien del viejo bien– comenzó a citar, haciendo breves pausas para zanjar en su memoria –Amortájame en el mismo fondo… en el mismo hielo usado para apagar aquel mismo que bebí cuando estaba seco– las palabras resonaron por la habitación con un depravado triunfo fluyendo en su voz como si se hubiese acordado de algo realmente importante. Se detuvo frente al espacio del estudio donde tenia el escritorio y golpeteó la tapa dura de un volumen de Garsilaso de la vega. No sabia a quien mierda había citado pero estaba casi seguro de que había sido un poema de Rudyard Kipling, casi… Le gustaba tan poco la poesía como la recién descubierta Winter Rosewood que había comenzado a enfrascarse en una disputa telefonica y ahora pasaba absolutamente de el. ¡Faltaba mas! Se metía a su casa con no se que cuentos de que era inspectora y no hace falta decir que Ross no le estaba creyendo nada…

Siguío caminando y solo se detuvo para dirigirle una mirada de desdén a Winter cuando dijo algo sobre “hacerse responsable de sus actos”. Se paró frente a la cafetera electrónica que aun tenia el aspecto de haber sido comprada recientemente y la encendió. Esperó hasta que se colgase la llamada, a esas alturas su expresión era un poema, una conminación extraña entre asombro y aversión –¿Me quieres explicar que demonios esta pasando?– Cuestionó cortante y con la voz rasposa, como solía estar cuando recién se despertaba, sorprendentemente mucho menos alterado de lo que alguna vez llego a estar en su breve visita a la mansión Rosewood. Se encaminó otra ves hacia la mesa auxiliar junto a su cama, se sentó sobre el colchón, se remangó el pantalón y conectó el aparato al cargador puesto en el enchufe junto a la cama mientras escuchaba las palabras de Winter con escepticismo. Dios sabe que si el sueño no le tuviese completamente embelesado seguramente se hubiera vuelto loco y le hubiese mandado a volar – Aja, si... ¿Y como porque voy a ir a decirles a mis padres que trabajas como policia? Si es que es asi, porque no le veo sentido a nada de lo que me estas diciendo. Francamente Winter, no me puede importar en lo mas mínimo si rompen el compromiso, si aceptaste toda esta mierda para “ayudarme”– objetó haciendo comillas imaginarias con sus manos –Vas por un pesimo camino. Nadie puede probar nada.... No se que es lo que te ha empujado a querer ayudarme pero entérate que  no soy un acto de caridad Winter ni tampoco tengo ganas de ser tu chivo expiatorio para probar tus habilidades de inspectora, o lo que sea que estes intentando conseguir porque ni siquiera entiendo porque crees que soy inocente, el hecho de que no recuerde nada no significa que no sea culpable. Lo mas probable es que si lo sea y como bien has dicho a nadie le importa... Ni siquiera a mi me importa ya– tomó una almohada y se la llevó al rostro, dejandose caer de espaldas sobre el colchón. No estaba enojado, sonaba mas bien completamente desesperanzado, abatido... hubiera tenido cuidado de no dejar ver aquello pero estaba demasiado cansado incluso para procurar eso. Esperaba escuchar los pasos de la muchacha alejarse y dejarle sumirse otra vez en el sueño pero aquello no pasó. Apartó el almohadón de su cara y sus ojos volvieron a fijarse sobre ella –¿Debo esperar otra de tus revelaciones? ¿Ahora me vas a contar que eres astronauta o una cosa así y que en tus ratos libres eres la jodida Hanna Montana?



In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Sáb Mar 11, 2017 2:44 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Tan solo se habían visto dos veces pero Winter podría jurar que Ross tenía el increíble poder de sacarla de quicio. Primero con el enfrentamiento con la pobre Rossie, que le hizo realmente pensar en obsequiarle con dos tortas por comportarse como un niñito arrogante y malcriado, y ahora estaba poniendo en duda su autoridad. Pero... ¿quién se creía que era?

Se cruzó de brazos aguantando el impulso de esposarlo de manera brusca y llevarlo a comisaría, allí podría comprobar con sus propios ojos si Winter realmente era o no inspectora de policía. No obstante se mantuvo a raya, inmóvil ante su pataleta de incredulidad exagerada. En serio, debía replantearse su trabajo y estudiar artes escénicas, seguro que se le daban bien. Y siendo sincera, Winter podía ser ruda con un Ross arrogante y maleducado, pero no con el que tenía delante en ese preciso momento. Seguía teniendo ese aire soberbio, que al juicio de la rubia era algo innato en su persona, pero sus ojos carecían de brillo... estaban como ensombrecidos por lo que supuso que era resignación y abatimiento.

- ¿Cuál es tu problema? Yo no te necesito como prueba de que soy buena en mi trabajo. -La risa que brotó de ella no era para nada la suya usual... esa que era vibrante como el aleteo de un pájaro, era más bien ácida y cargada de desvergüenza.- Tengo veinticuatro años y ya me han ascendido a inspectora. Con lo cual... no tengo la necesidad de demostrar nada, ya lo hice en su día.- Sus ojos se iluminaron con el destello característico que producía el orgullo. - Me he ofrecido a ayudarte no por caridad, sino por justicia. Además, si te encarcelan a ti, dejarán a los verdaderos culpables en la calle y seguro  que seguirán haciendo fechorías.

Aunque Winter se encontraba un poco enfadada todavía no podía evitar el hecho de que sentía una leve punzada en el pecho de ver al joven así. Se acercó a la cama hasta que sus rodillas rozaron la tela que recubría el colchón y se puso en cuclillas mientras colocaba la mano en el hombro del castaño. No se extrañaría si él se alejaba con aspereza, pero debía intentar animarlo. - Oye Ross... debes intentar ser fuerte... no sé lo que estás pasando pero vislumbro que debe ser duro, sólo déjame ayudarte. ¿Vale?- Su voz había sido suave tratando sonar conciliadora, luciendo esa sonrisa dulce que era tan característica de ella. -¿Por qué no sales un poco? Te ayudará a despejarte. He quedado con una amiga, puedes venirte si quieres, a mí no me importa. - Las palabras salieron de sus rosados labios con una afabilidad natural, teñidas incluso con cierta ternura.

- No soy tan terrible como crees. Para ser justa debería decirte la verdad... De hecho, no he estado en París estos tres años. Estuve en la academia de policía y trabajé en la peor zona del Bronx, pero mi padre se avergüenza de ello así que le dijo a los medios que me había ido a estudiar moda al extranjero....- ¿Por qué le estaba contando todo eso?- Es comprensible que no me quieras revoloteando a tu alrededor, pero piénsalo bien. Sino averiguas que pasó, nunca sabrás si eres culpable o inocente. Venga, vente.- Le animó centrando su mirada azul en la avellana de Ross.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Miér Mar 15, 2017 3:52 pm

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM → Residencia de Rossem Grey → Frio 

   
Ross se quedó en aquella posición un largo rato escuchando a Winter refutar sin miramientos, con los ojos gandules y adormilados como un gato persa descontentadizo. La amplia ventana detrás de la chica proyectaba los últimos haces de luz de la tarde, que se derramaban dentro del pequeño y oscuro estudio. Algunas hebras de sus amplios risos dorados se volvían casi blancas y en medio de su silueta a contraluz, tan oscura que sus rasgos delicados se perdían dado al violento contraste, el muchacho percibió sus ojos límpidos. Eran de un azul suave y pálido que le recordaba a la espuma del mar, en medio del océano oscuro y borrascoso existía algo tan fresco y suave como la blanca espuma.
 
Estaba casi seguro de que ella se pondría de pie, lo ametrallaría con todos los insultos de su arsenal y se marcharía indignada, por lo que Ross mentira si dijese que no estaba asombrado con la reacción de la rubia. Tenia una expresión imperturbable dibujada en su rostro cuando vió su expresión amable, sus labios eran un fino trazo extremadamente tenso cuando se irguió apoyándose sobre las palmas de sus manos, ahora encontrándose a la misma altura que la recién revelada inspectora quien le estaba hablando con una calidez que no era propia de ella, al menos no de la Winter que había conocido en la mansión de los Rosewood y le había calcinado con la mirada mas de una vez. Se sintió extraño, abrumado. Sus ojos encontraron en el humo que salía de la cafetera la excusa perfecta para apartar la mirada de sus ojos azules –No quería…– intervino pausadamente, puesto que las palabras que estaba por pronunciar no formaban parte de su contexto habitual –No debí tomarme el derecho de juzgar tus razones, no estaba viendo las cosas en perspectiva, supongo. Discúlpame…– Se inclinó hacia delante con los hombros encogidos y la espalda encorvada, aunque sus palabras eran sinceras su expresión se mantenía de los mas imperturbable, ser expresivo no era una particularidad de Ross Grey y esa situación no iba a ser la excepción.
 
Sabia que en parte ella llevaba algo de razón, si no seguía intentándolo entonces no valdría de nada cualquier esfuerzo por apelar a su inocencia pero los recuerdos de aquella noche estaban atrapados en la profundidad de su subconsciente, envueltos entre centenares de redes de telaraña. resopló con aspereza y le tomó la mano, aquella que Winter había puesto sobre su hombro y que el no había notado hasta entonces. Su mirada era insistente pero había algo de desesperación en ella –Yo tampoco lo se Winter, no tengo una jodida idea. No se como arreglarlo, esta vez realmente no se como arreglarlo. Ni siquiera se si hay algo que arreglar… me había convencido a mi mismo de que había cambiado, que ese no era el tipo de vida que quería, pero tal parece que estaba equivocado y ni siquiera se quien soy o que he hecho. No se si defender mi propia causa valga la pena…– Hizo una mueca de disgusto y se incorporo con pereza, la sienes le dolían pero el olor de la infusión parecía hacer efecto. No había migraña para el  que no pudiese combatirse  con una taza de café cargado –Vale– contestó desganado, cero ganas tenia de pasarse la tarde escuchando a Winter parloteando con su amiga que vaya a saber de que cuento de disney la habían sacado pero para sorpresa incluso de si mismo, hizo un breve asentimiento con la cabeza –Ire contigo, pero como me lleves a un Nails Bar o una cosa así, me las pagaras– agregó con un tono de advertencia, poniéndose de pie bruscamente y avanzando hacia la cafetera que había comenzado a sonar su particular pitido. La habitación comenzó a inundarse con el olor amargo del café y tras desenchufar la tobillera electrónica comenzó a caminar hacia la cafetera
–¿Como te gusta, con azúcar o sin azúcar? Te preguntaría que si con bourbon pero imagino que la señorita policía no consume alcohol en sus horas laborales–
Se detuvo brevemente para mirar a Winter con una mueca divertida, como si nada de lo que hubiese dicho segundos atrás parecía afectar su perturbador sentido del humor –¡Oh! ¡espera, no me digas! ¿Acaso solo tomas tu café descafeinado sin gluten con leche de soya o una de esas porquerías de niñas pendejas que pesan menos de diez gramos?–


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Jue Mar 16, 2017 2:32 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Escucharlo disculparse hizo que Winter sintiera cierto alivio, ya que había demostrado no ser un monstruo sin corazón. Sus labios dibujaron una sonrisa radiante, otorgándole un brillo atrayente al azul de sus ojos. El sol se estaba poniendo y los últimos rayos naranjas que entraban temerosos en la sala, hacían danzar un reflejo rojizo en el cabello oscuro de Ross. El estridente y molesto chirrido de la cafetera anunciando que el café estaba listo resonó por el estudio. El olor se dispersó y aunque Winter lo había captado hacía unos minutos, ahora la abrumó (debía recalcar que nunca le había gustado el sabor del café, aunque el olor, extrañamente le parecía agradable).

Observó como su supuesto prometido se levantaba de la cama con aires pesarosos, aún adormecido. -¿Bromeas?- Preguntó realmente sin querer respuesta, alzando las manos para que se hiciera visible el hecho de que llevaba las uñas cortas.- Yo no malgasto mi tiempo en esos sitios.- Se levantó del suelo lentamente con una sonrisa genuina. El castaño volvía a estar haciendo suposiciones que eran realmente estereotipadas, sin embargo, la inspectora optó por no tomárselo en cuenta ya que el primer día que se conocieron ella se esforzó por darle esa errónea impresión.

Se acercó a Ross, que estaba sirviendo el café. Movió enérgicamente la cabeza un par de veces, negando. Se situó al lado del moreno mirándolo a los ojos directamente y sin pudor alguno.- ¿Leche de soja?¿Café descafeinado? ¿Se te ha ido la cabeza por completo?- La risa alegre de Winter hizo acto de presencia, sonando animada. - No me gusta el café. Soy más de chocolate, pero intuyo que no tendrás.- Comentó encogiéndose de hombros, resignada. ¿Por qué todo el mundo tenía café y no tenía chocolate? De reojo visualizó un paquete de galletas con un dibujo de una fruta roja, justo al otro lado de donde estaba ella, al leer las letras descubrió que se trataba de galletas rellenas de mermelada de fresa. Una sonrisa traviesa se instauró en su rostro. Esperó pacientemente a que Rossem soltara la cafetera y que la opción de ser terriblemente quemada fuera descartada, entonces, apoyó su mano izquierda en la encimera y se estiró rozando levemente el cálido y firme cuerpo del mediano de los Grey hasta poder tomar el cartucho.

-Deberías investigar y no darte por vencido tan pronto.- dio un pequeño salto hasta sentarse en el mármol y se dispuso a abrir el envoltorio de su nueva y dulce adquisición.- No creo que seas culpable Ross... ¿realmente crees que serías capaz de asesinar a sangre fría a otros narcotraficantes?-Preguntó sacando una galleta y dándole un bocado. -¿Quieres? Puedes tomar las que quieras, como si las hubieras comprado tú...- Le ofreció con una entonación jocosa y un minúsculo matiz irónico, pero que pretendía ser puramente cómico.- Y si no las has comprado tú, me las estoy comiendo con toda la confianza del mundo... pero ya sabes... como vas a ser mi marido y tendremos que compartir nuestras vidas, unas galletitas no debe ser gran cosa.- Dramatizó la rubia mientras la mano con el envoltorio de los dulces viajaba hasta su pecho y la otra a la frente, exagerando a más no poder su papel de esposa entregada, haciendo uso de un evidente sarcasmo.

- Va, siéntate otra vez en la cama y pon a cargar esa dichosita tobillera un rato más. Lo último que quiero es que me vuelvan a notificar que se ha descargado. - Dio un brinco para bajarse de la superficie fría, comiéndose otra galleta. -¿No tienes frío? Deberías ponerte una camiseta o algo, vas a resfriarte.- Esta vez su voz estaba impregnada con preocupación.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Sáb Mar 18, 2017 11:05 pm

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM → Residencia de Rossem Grey → Frio 

    
     
El ruido mecánico y agudo de la cafetera desapareció con solo presionar un botón y sin la menor precaución Ross se movió a través del pequeño espacio del estudio que correspondía a la cocina. Cabe destacar este se encontrada inexplicablemente desolado, pero realmente era tan sencillo como saber que el y los fogones nunca habían congeniado y no era capaz de preparar nada meramente comestible, levantó las manos hacia arriba y abrió el compartimiento de la despensa superior que estaba amontonada de cajas y comestibles de conserva, sacó una botella de coñac que se encontraba en el fondo y sirvió un aproximado de un cuarto de la taza, deteniéndose momentáneamente de su labor para volverse a mirar a Winter de forma inquisitiva, con el ceño fruncido ante aquella afirmación, como si el hecho de que no le gustase el café le resultase una  verdadera anomalía –Por supuesto que tengo chocolate, tengo una hermana menor ¿Recuerdas?– repuso de inmediato y volvió a rebuscar en la despensa para dar con un bote de color amarillo chillón. El mismo tenia en uno de sus lados la reconocida figura del conejo marrón. Siempre se asegurada de comprarlo ya  que a Georgina le encantaba el chocolate con malvaviscos y dado a que su madre se negaba rotundamente a que la niña consumiera carbohidratos innecesarios el como buen sirviente auto declarado, le proveía todas las azucares mal sanas que la niña exigía. No estaba entre sus habilidades ser capaz de negarle algo a su hermana,  Por esa misma razón cuando vio a Winter tomar el paquete de galletas con una espontaneidad inesperada enarcó una ceja y esbozó una sonrisa ladina, imaginando como su anterior dueña se hubiese hecho una furia al ver que le robaban sus chucherías.
 
El tintineo de la cucharilla metálica que estaba usando para remover el coñac y el café  opacó el sonido que provoco el resoplido que salió de sus labios, había escuchado aquella misma afirmación tantas veces que aunque sabia perfectamente que ella no lo había dicho para fastidiarle, no lograba causarle otro efecto, pero prefirió no comentar nada al respecto. Winter no era responsable de que su incriminación no tuviese precedentes de donde el pudiese partir para conseguir su impunidad y el había comenzado a perder toda la fe en ser capaz de hacerlo, por mucho que algo en su interior le indicase que algo no estaba del todo bien. Pasó junto a Winter para acercarse al frigorífico y sacó el bote de leche sin abrir. Sin mas demora tomó una taza que ponía “Growing up is better whit the bunny” en enormes letras rosas y la llenó hasta el tope, mezclándola con el polvo marrón de la cocoa. El no era especialmente fanático de las cosas dulces y no era capaz de comprender la afición que tenia la gente por los dulces. Por ello no le ponía azúcar al café, le gustaba el sabor antagónico del mismo y el coñac le daba el toque.
 
 Con la cursilería de taza en mano y una expresión que se debatía entre la diversión y su habitual terquedad, Ross se acercó peligrosamente a la muchacha tendiéndole la mano, la irrupción a su espacio personal era tal que si hubiese soltado el aliento que había estado reteniendo, seguramente le hubiese removió los mechones dorados que le rozaban los hombros –Va a correr sangre muy pronto señorita Rosewood, esas galletas son de Georgina. No le va a gustar nada que te las hayas comido y ese…– murmuró, alzando la mano para quitarle la galleta de entre los dedos y llevársela a la boca –Si que será un secreto que no me guardaré. Escuché por ahí que tiene un hermano sicario, deberías andarte con cuidado– Repuso firmemente. Se aparto de Winter  y tomó la humeante taza para darle un profundo sorbo, la escucho hablar mientras el sabor cítrico y dulce de las moras se mezclaba con la amarga infusión e hizo una mueca que no tenia que ver nada con su bebida. Se dio media vuelta y comenzó a andar nuevamente en dirección a la cama no sin antes reparar en que la cerradura de la puerta se veía intacta. Extrañado, miró su propio torso como si hasta ese instante no se hubiese percatado de que no llevaba polera –Te sorprendería saber que no tengo frio. No suele darme frío con regularidad, supongo que además de mi audición también tengo atrofiada la temperatura corporal– Agregó renuentemente, sentándose sobre la cama e inclinándose para volver a conectar la tobillera electrónica sin dejar de seguir la mirada de Winter –A todo esto… ¿Como es que has entrado? Estoy seguro de no haber dejado la puerta desbloqueada–


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Miér Mar 22, 2017 12:52 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Una sonrisa infantil iluminó su rostro en cuanto vio como el castaño sacaba un bote de nesquik, con el característico conejito marrón en el fondo amarillo.  Tomó el cartucho de galletas de fresa y se se sentó en la encimera, observando como Ross preparaba su vaso de leche con cacao. Echó una breve ojeada a lo que se suponía que era la cocina, aunque no estaba mal equipada para la vida cotidiana, se notaba a leguas que no solía pasar mucho tiempo allí.  De repente el castaño se acercó peligrosamente, mandando al garete el espacio personal. Sí, Winter le había ofrecido galletas... pero no la que acababa de morder y aún aferraba con sus finos dedos.

La mano de Ross le arrebató el pedazo de dulce y se lo llevó a su propia boca, haciendo que la mirada azul cielo de Winter se quedara fija en como los dientes nacarados partían lo que había sido su galleta unos segundos antes. Acercó su rostro al de él, sus ojos conectaron con los marrones con vetas avellanas y esbozó una sonrisa traviesa. - ¡Oh! No me da miedo su hermano sicario. Lo puedo arrestar ¿recuerdas? - Afirmó mientras su mano se izaba para quitarle el pequeño trozo de galleta, rozando sutilmente en el trayecto su labio inferior con excesiva parsimonia. El tacto suave de la rosada piel de los labios de Ross contra la yema de su dedo (algo tan superficial pero que podía ser tan íntimo) provocó que un tintineo extraño se alojara en su estómago y sus pulsaciones se aceleraran tanto que prácticamente volaban.- Es más... puedes decirle que venga, aquí lo espero. Y esto...- señaló el pequeño botín que le había robado. - Es mío.- Y se lo comió con una expresión orgullosa.

No se planteó el porqué de lo boba que se volvía cuando estaba Ross pululando a su alrededor. Porque si era totalmente realista con ella misma, nunca actuaba de esa manera y menos, se tornaba una osada que invadía espacios personales. Pero antes empeorar la situación, decidió tomar la taza decorada con letras rosas y tomar cierta distancia para darle un sorbo al liquido marrón. - Puedo comprarle cinco paquetes de galletas a la pequeña Georgina.- A la pequeña y malcriada Georgina... rectificó mentalmente. Ross se retiró mirándola con mala cara, y la inspectora White no sabía si era por haber comido dulce y ahora probar el café negro o por su comentario sobre poner a cargar la tobillera.

Winter miró la puerta fugazmente e hizo un tierno mohín con los labios al mismo tiempo que se bajaba del mármol de un salto.- Pues me ha abierto tu amiga. La que tiene la llave de recambio. Es decir... tenía que entrar y soy poli con lo cual debía cooperar. - Quiso agarrar otra galleta pero tenía ambas manos ocupadas, una con la taza y la otra con el envoltorio. Caminó varios pasos y se sentó en la cama al lado del mediado de los Grey con aire resuelto, como si conociera de toda la vida al anfitrión de la vivienda. Aprisionó la taza con sus rodillas, pudiendo tomar así el dulce con ilusión. -Igualmente, deberías ponerte una camiseta o cerrar la ventana. Que no tengas frío no significa que no te vayas a resfriar.- Se giró levemente para poder observarlo a los ojos, que francamente, debido a que la oscuridad casi había tomado toda la estancia y era la tenue luz de la luna mezclada con la de las farolas la que se colaba por la ventana, solamente veía su contorno. Fue entonces cuando una alocada idea se hizo hueco en su cabeza. La morena de ojos verdes que le había abierto la puerta parecía realmente preocupada por Rossem, además de que tenía una copia de la llave de su apartamento. ¿Y si era su novia? Sus ojos se abrieron como platos al mismo tiempo que sus labios formaban una perfecta "o". ¡Ay! El hecho de haber puesto sus labios a escasos centímetros de los de un hombre con novia la degradaban a mala persona.-Dime que no es tu novia...




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Jue Mar 23, 2017 2:25 am

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM → Residencia de Rossem Grey → Frio 

    
      
     
–Deberías aprender a compartir Winter, ser tan avara no es bueno. Y tomando en cuenta que en primera instancia te las has robado, con mucha mas razón– Se limitó a responder, arrastrando perezosamente las palabras en un murmullo. Todavía cavilaba sobre muchas cosas respecto a su prometida y aquello no le dejaba realizar un juicio impersonal sobre su persona. Tenia que admitir que eso no le gustaba ni un poco porque el siempre había sido la clase de persona que examinaba meticulosamente con quien se relacionaba para entonces saber de que manera proceder, mas sin embargo Winter Rosewood siempre le hacia sentir que estaba caminando sobre un campo minado, porque era incapaz de leer entre líneas los pensamientos que azoraban su mente.
 
 No tenia ningún tipo de control sobre la situación y dada a la extraña forma en la que su organismo reaccionó ante tan ambiguo roce, ingenuo y esporádico, parecía que tampoco tenia dominio sobre su propio cuerpo, y eso le impacientaba y asombraba en mismas proporciones. No se movió ni un poco cuando la rubia extendió su mano con la intención de recuperar lo robado, sus pupilas siguieron religiosamente el efímero movimiento de sus dedos y en su interior agradeció que la temeridad de tal aproximación fuese fugaz, porque ni siquiera el hubiese sabido como habría reaccionado si Winter no hubiese impuesto la tan agradecida distancia. Ya sea por la razón que fuese, Juiciosamente había retrocedió tomando la taza de chocolate y esfumando la tensión, completamente ajena ante las ramificaciones que su acción había estimulado en el. No le gustaba la forma en la que se sentía cuando la tenia cerca y muy bien sabia, desde el momento en que le había visto en aquel vestido que le hacia lucir como una criatura atemporal, que no era mas que un conjunto de problemas dentro de un empaque peligrosamente atractivo que le hacía sentir incapaz de fiarse de si mismo. El ya estaba demasiado ocupado con los enigmas de su situación legal como para intrigarse con las emociones que le provocaba Winter, y aun así no podía evitarlo.
 
 Contuvo lo que el asumió  eran los efectos colaterales de un sueño embriagador mientras se dejaba caer sobre el colchón y recuperaba su habitual ceño fruncido y su expresión indescifrable. En un silencio contemplativo observó como Winter se acercaba resuelta, caminando con un aire que no era propio de alguien que circundaba el upper west side  a la misma vez que respondía a su anterior pregunta. Ross alzó las cejas y sus profundos ojos avellana le miraron sin una pizca de diversión, con la incredulidad plagando su expresión –¿Quien?– Cuestionó el, observando la expresión preocupada de la inspectora sin comprender el porque de su reacción. esforzándose en ignorar  la tensión provocada al sentir el colchón cediendo bajo el peso de ella. No le había sorprendido el saber que la casera tenia una llave de recambió de su pieza, a pesar de que no había tenido el trato particular de un inquilino corriente la morena tenia una copia de todas las puertas del edificio, lo que si le sorprendió era que Winter llegase a la conclusión de que era su novia. Ese no era ni de cerca el tipo de relación que tenia con la muchacha y por ello no comprendía el porque aquello intrigaba a Winter. Dejó la taza humeante sobre la mesa auxiliar y se volvió hacia la rubia –¿Novia? Esa es una palabra muy grande, nunca he tenido una novia en mi vida, al menos que me haya enterado...– Respondió el sin ambages, esbozando una sonrisa ladina repentinamente. Los tristes ases de luz se esforzaban en iluminar la estancia y Ross a penas era capaz de percibir el palido brillo de su cabello dorado. Fue en ese momento en que sintió por segunda vez desde que le había conocido ese devastador impulso de acercarse mas de lo debido, ese que le incitaba a  que sus manos corroboraran si su cabello era tan sedoso como lucia y  ver su expresión cuando le rozara la piel. Obligándose a si mismo a concentrarse en aquella situación, desvió la mirada de Winter y la centró en el atardecer que a penas se veía desde su ventana, obstaculizado por los altos edificios de la ciudad –Es la propietaria del edificio, nos llevamos bien pero no es mi novia. ¿Acaso menciono algo al respecto?–


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Vie Mar 24, 2017 10:07 pm

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
El peso que le había estado oprimiendo desde el preciso segundo que aventuró que la mujer que le había abierto era la novia de Ross, se evaporó con su negativa. Winter no estaba interesada en que la tipa fuera a reclamarle (a ella, ¡encima!) por -casi- haber besado a su novio. Además, estaban hablando de Ross... por muy guapo y atrayente que le pareciera a la rubia, no tenía pensado cometer semejante acto alocado. Ross fumaba, y eso sin lugar a dudas la hacía mantener las distancias. Tan solo percibir el hedor que deja el humo del cigarro en la ropa le asqueaba, no quería ni imaginar si tuviera que besar a alguien que hubiera tenido eso en la boca. Aparte de lo mal que les olía el aliento.  ¡Era repulsivo!

Su ceño se frunció cuando el recuerdo del castaño ofreciéndole un cigarro asaltó su cabeza cual imparable pantalla emergente, y decidió dejar el tema. - Pues era muy bonita.- Dijo con sinceridad resuelta. No le iba a mentir, aunque hubiese empezado a sentir un pequeño sentimiento extraño y negativo, la inspectora White no pertenecía a ese grupo de mujeres que encuentran placer al despedazar y criticar al resto de sus congéneres. - Ella no ha dicho nada, lo he deducido yo sola. Es que realmente me ha parecido que se preocupa mucho por ti, me ha costado echarla fuera. - Dio un sorbo al cacao, al paladear el dulce líquido su ceño comenzó a desdibujarse, tornando a su usual expresión.

Siendo sincera, no lograba entender porque la mayoría de hombres tenían esa especie de miedo a las relaciones, como si enlazarse con una persona fuera lo mismo que atarse una soga al cuello. Enarcó una ceja e intentó bajar su voz lo máximo posible, para que sonara lo más grave posible.- Novia es una palabra muy grande blah, blah, blah...- Repitió mientras sacaba la lengua y movía la mano de manera desacompasada, haciendo una pequeña caricatura del menor de los varones de los Grey.

- ¿Sabes que palabra es grande? Es Supercalifragilisticoespialidoso...- canturreó alegre alzando el dedo índice, imitando a Mary Poppins.- o esternocleidomastoideo, o electroencefalografista ...- Añadió antes de estallar en risas y verse obligada a dejar la taza en la mesita. - Vale, vale, ya me comporto. - Prometió parando lentamente de reírse con la mano aguantando firmemente su estómago. - Pues si te da miedo la palabra novia, no quiero pensar en la palabra PROMETIDA.- Volvió a bromear a pesar de saber que a él seguramente no le haría tanta gracia.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Mar Mar 28, 2017 10:15 pm

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM→ Residencia de Rossem Grey→ Frio 


Los colores cobrizos se exponían en el pequeño atisbo del panorama que el ventanal le permitía observar. Las sombras de los colores cálidos pronto desaparecieron con el ocaso en un transigencia imperceptible ol ojo humano, volviéndose en tonalidades sombrías  anunciando que pronto la noche arroparía el cielo. En medio de la oscuridad las luces de los edificios en la lejanía se manifestaban como protagonistas del paisaje y el lucero del alba retorno igual que un guiñó luego de sus largas horas de ausencia. Ross se mantuvo observando el astro con insistencia, había sido la primera constelación cuyo nombre había memorizado de niño en la breve época en que la astrología había llamado su interés. Con la nariz hundida entre los libros y su permanente mirada huidiza, recordaba a su hermano llamarle ratón de biblioteca cada vez que dejaba caer los bocados de la merienda por quedarse mirado embelesado las estrujadas paginas de algún viejo volumen de astrología, maravillado con los descubrimientos de las antiguas culturas sobre los astros. Pero también recordaba, con creciente nostalgia, como  Gus se tumbaba el antiquísimo jardín italiano de su madre a observar las estrellas mientras Ross hablaba enloquecidamente sobre cada una de ellas. El sabia perfectamente que a su hermano no le importaba un carajo lo que sabia sobre en cinturón de Orión o las explosiones de las supernovas, pero sabia que escucharle le hacia feliz y no pudo evitar preguntarse  si acaso, en algún lugar, su hermano se encontraba observando a la Venus de la misma forma en la que el lo hacia.

Aquella idea solo logro perturbarlo sobremanera y apartó los ojos lentamente de la rendija de luz, posando ahora  su mirada  sobre Winter. Lejana, fantasmal, como si pudiera ver a traves de ella y no le estuviese observando verdaderamente. Puso los ojos en blanco cuando le vió mofarse de el y esbozó una sonrisa desganada –Pocas sílabas pero un significado demasiado excesivo para mi. Ya basta… ¿Cuantos años tienes? ¿Seis?– inquirió sin un atisbo de molestia real. Le sujetó la mano en el aire para que dejara de moverla e ignoró la sorpresa que le generó los suaves nudillos y la fria piel. Se quedo mirándole mientras se partía de risa deliberadamente, gozando con su propio chiste que seguramente le hubiese causado la misma explosiva reacción a su hermana y la forma tan estridente en la que lo hizo le recordó la inconmensurable ternura que la pelirroja le causaba cada vez que se destornillaba con alguna bobería, excepto que nunca hubiese imaginado que la rubia fuese tan risueña. Dejó escapar un resoplido y su sonrisa se torno mas amplia  –Muy bien Mary Poppins, pero "Supercalifragilisticoespialidoso" no es una palabra real–

Se quedó mirando a la muchacha con una expresión de incredulidad y diversión hasta que dejó de reírse, a punto de preguntarle si acaso se había terminado de volver loca y tendría que llevarle a un manicomio, mas Winter se le adelanto por los pelos soltando otra broma repentina que le hizo fruncir el entrecejo –Sabia que dirias algo asi– soltó el muchacho, tomando otra vez la taza de café y envolviéndola entre sus manos descuidadamente. Ella se había llevado la razón porque no le había hecho demasiada gracia, no realmente.

Le dió un largo sorbo a la amarga infusión hasta que se la terminó y dejó la taza vacía sobre la mesita de noche –No es eso…–  prosiguió a argumentar, haciendo una breve pausa para estirarse y alcanzar el interruptor de la bombilla, por un instante la iluminación le resulto irritante pero la sensación desapareció tan rápido como lo que le tomó volver a su posición inicial, volviendo a dejar caer su peso sobre el colchón –No me da temor el compromiso Winter, no soy ningún escéptico que cree que el amor es una invención de hollywood. Si creo que existen esas cosas y que funcionan para algunas personas, pero yo no soy una de esas personas. El romance no funciona para todo el mundo– Agregó abandonando la taza vacía sobre la mesita. Puede que su padre fuera un pelmazo terrible y su madre estuviese mas preocupada porque su hija fuese una perfecta debutante para una sociedad de pirañas que su autoestima, pero Ross sabia que a pesar de todo aquel desastre Rossie y Emmanuel se querían, era testigo de eso por la manera en la que la mirada de su padre cambiaba cuando su madre entraba en una habitación o como ella le decía que siempre le recordaba lo apuesto que era su padre cuando era joven y luego le sonreía orgullosa. Estaban echados a perder, pero incluso ellos sabían lo que era el amor.


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Dom Abr 02, 2017 3:11 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Winter no esperaba que él iniciara alguna clase de contacto, por eso se sorprendió tanto cuando sintió la cálida mano de Ross envolviendo la suya. El moreno trataba (fallidamente) que ella dejara de bromear acerca de él, lo que el pobre muchacho no sabía, era que la rubia era imparable y menos si de hablar y bromear se trataba. Pero el ambiente cambió en cuánto ella sacó a relucir la palabra que prácticamente era tabú. Esa que les recordaba a ambos que sus padres les habían comprometido para poder manipularlos como si fueran meras marionetas. La inspectora White volvió a tomar la infantil taza, dándole un sorbo a la leche con cacao para tener la boca llena y así evitar dar su opinión sobre el matrimonio.

Y no era que la última White no creyera en el amor, todo lo contrario. Ella pensaba que el amor daba esperanza y alegría, purificaba los corazones contaminados por el dolor del pasado y hacía que cada día fuera único. No, Winter Juliet jamás se había enamorado, sin embargo, algunas vivencias le habían demostrado que el amor era la medicina más efectiva que jamás se podría tener. En cuanto matrimonio... la cosa cambiaba radicalmente. No era fácil poner en palabras todo lo que opinaba de él. Por un lado, le parecía algo sumamente bonito, que dos personas crearan un lazo que ponía por escrito que habían decidido compartir su vida juntas y que juraban respetarse y amarse hasta que la muerte las separase. Enternecedor.

Por otra parte estaba que consideraba que el matrimonio no era lo suyo. Sentía esa sensación que se alojaba en el estómago y te oprimía el pecho... miedo. Sí, la inspectora White había visto como muchas (demasiadas) compañeras de profesión se habían retirado del cuerpo de policía a regañadientes para crear una familia, solo porque la sociedad "recomendaba" encarecidamente que era el deber de la mujer velar por los niños y su marido, mientras ellos seguían con su rutina y disfrutaban de la autosuficiencia. Por un instante su mente le jugó una mala pasada y una imagen horripilante tomó forma en su cabeza: ella limpiando la cocina mientras dos niños se peleaban por una pelota en el salón y un bebé llorando escandalosamente, suplicando por la atención de su madre. Arrugó la nariz con desagrado, sus ojos se cerraron fuertemente en un intento de hacer desaparecer tal pesadilla. Definitivamente, el matrimonio era precioso. Menos para ella.

La mirada de Winter, que tornaba a ser del color del cielo gracias a la luz artificial, se centró en el joven Grey. - No digas tonterías Ross, no crees que el amor funcione contigo porque no has encontrado a nadie. Estoy segura de que algún día te enamorarás y perderás el norte por ella.- Añadió riéndose levemente mientras ponía sus manos debajo de su propia barbilla y pestañeaba dramáticamente. -Los hombres lo tenéis más fácil. - Ya no estaba sonriente, su expresión era seca y carente del brillo risueño que tanto la caracterizaba.- Aunque yo no contemplo la idea de casarme, porque básicamente, me niego en rotundo a dejar mi trabajo.- Comentó antes de tomarse el resto del nesquik y mordisquear una galleta. -Bueno Rossem... ¿qué tal si te vistes para irnos? ¿Cuánto le falta a la tobillera?- Hizo un tierno mohín con los labios fijándose en algo de lo que no se había percatado antes.- Tienes muchas pecas... ¡Hasta en las orejas! ¡Qué adorable!- Winter acarició el lóbulo del castaño con la yema del dedo índice, recorriendo con parsimonia las recién descubiertas pecas que decoraban los oídos de Ross mientras se mordía el labio inferior, reprimiendo las ganas de abrazarlo como a un peluche.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Dom Abr 09, 2017 6:51 pm

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM→ Residencia de Rossem Grey→ Frio 

Ross se inclinó hacia atrás descuidadamente, apoyándose sobre sus codos flexionados contra el colchón. Emitió un sonido de ecuanimidad, mirando de reojo a Winter con el mismo escepticismo que esbozaría una persona escéptica a la que se le esta intentando convencer sobre la existencia de duendes y sirenas. El lógicamente no sabia que las criaturas fantásticas fuese reales, pero aquello no resultaría mas que una boba charlatanería para el del mismo modo que le resultaba aquel argumento de la inspectora –Eso de perder el norte por alguien no me hace ninguna ilusión. Es una odisea de la que no me veo participe Señorita Rosewood. Solo intento ser realista…– comentó haciendo una mueca de desagrado. Nunca en su vida se había considerado un romántico y la sola idea de eso le parecía… incomoda y ajena ¿Que sentido abría en algo así? no era capaz de vislumbrarse así mismo suspirando por los labios de una muchacha, o sintiendo la arrebatadora necesidad de escribirle una prosa donde le prometiese el sol y las estrellas. Había muchas cosas de las que Rossem Grey no estaba seguro, incluyendo su propia existencia, pero lo que si sabia es que no había sido hecho para un sentimiento tan confuso y entrañable como el amor. Era demasiado egoísta y necio, y sabia lo hiriente que resultaba su propio veneno cuando se proponía herir a alguien dejándose llevar por el rencor. No era capaz de imaginarse a si mismo como un Edward Rochester, dejando un camino de rosas para que una muchacha le aplastara el corazón en el momento menos preciso. El era Heathcliff, el tormento encarnando a un diablo que terminaría destrozando todo lo que tocara, incluso (Especialmente) aquello que amase

O al menos estaba demasiado convencido de eso

Y por eso mismo a veces se sorprendía descubriendo que la idea de su compromiso le hacia muchísima gracia, porque hasta cierto punto resultaba predecible. Su padre estaba loco y el estaba perdido sin remedio igual que lo estaría un bote varado en el mar. No había forma alguna de que el voluntariamente contrajera matrimonio con alguien, sobre todo alguien que le agradase a sus padres, pero sabia que la vida era lo suficientemente sadica como para forzarlo a aquella situación. Miro a Winter con el desdén propinó que siempre cargaba sus ojos, recorriendo su rostro con lentitud. Ella tenia la clase de belleza delicada y absurda de una figura de porcelana y por un instante eso le molestó, porque le irritaba descubrirse a si mismo admirándola –¿Mas fácil? ¿Podrías explicarme tu esa teoría?– cuestionó con la sombra de una sonrisa dibujando en sus labios. Luego de un instante, se obligó a si mismo a incorporarse, encontrándose nuevamente a la altura de la muchacha, un profundo ceño se dibujo en su frente cuando le escucho hacer aquel comentario sobre el porque ella no contemplaba el matrimonio como una probabilidad –A menos que perdieras la cabeza y te diera por tener una larva humana a cada rato, dígase, un maldito crío, no veo el porque tendrías que dejar tu trabajo– Ross se encogió de hombros ante su pregunta y se inclinó lo justo para observar el aparato metálico que apresaba su tobillo, el diminuto foco destellaba una luz verde y eso basto para que Ross lo desconectara.

Estaba a punto de voltearse para soltarle alguna gracia a Winter sobre si acaso habían echado a su asesor y ahora seria ella quien tendría que rendir cuentas cuando sintió que le rozaba la piel y al instante se quedo en blanco. Rígido y tenso igual que una tabla, le dirigió una mirada significativa a su prometida –Eh, quieta… nada de adorable– le reprochó con una alarma encendiendo en su voz. El muchacho entrecerró los ojos lentamente y su expresión se volvió inexorable, con los finos labios tensos en una apretada línea –¿Y ahora que mosca te a picado?– cuestionó en un murmuro bajo, aunque en su voz no había reproche alguno. En un impulso irracional Ross se movió y el colchón hizo un ruido sordo cuando este se acerco peligrosamente al rostro ajeno, lo suficiente como para escuchar la tenue respiración de Winter  y distinguir el reguero de pestañas que le enmarcaban los ojos azules. No había nada seguro o fiable en su expresión ni en sus ojos ámbar, mas bien tenia la mirada oscurecida por una extraña determinación cuando su mano acarició su mejilla y luego la suave piel del cuello donde sentía su pulso latiendo, segundos después, consciente de su propinó atrevimiento se echó hacia atrás, volviendo a imponer las distancias –Me voy a cambiar– prosiguió sin demasiada emoción, incorporándose de la cama para ponerse a caminar en dirección al baño –No toques nada Winter– Advirtió, justo antes de cerrar la puerta detrás de el…


In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Lun Abr 10, 2017 1:02 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío
Winter rió ante la ocurrencia de Rossem. No podía imaginar cómo alguien querría perder el norte por amor, sí que sabía que muchas de las personas que había conocido a lo largo de su corta vida querían enamorarse, casarse y hasta tener hijos… pero ella no lograba entender qué les hacía comportarse así. O sea, siendo realistas la cosa casi nunca terminaba bien. Un día estaban bien, enamorados perdidos y al siguiente uno de los dos lloraba sin consuelo en posición fetal en la bañera.

-Touché señorito Grey.- Puntualizó aún con una sonrisa amplia y sincera. No sabía explicar el porqué, pero la usual mueca de desgana y de desinterés que Rossem portaba le hacía gracia, y era casi inevitable, cuanto más se esforzaba él por permanecer serio, más gracia le hacía a la rubia. Sin embargo su rostro se oscureció al recordar que para ella el asunto de enamorarse y seguir adelante no era tan fácil. -Ese es el punto Ross. Casi todas las personas desean tener descendencia. Y para colmo, la sociedad exige que sea la mujer la que se encarga de quedarse en casita y cuidar de los niños.-Explicó alzando las manos con frustración.- y no me malinterpretes, me encantan los niños y los bebés. Son tan preciosos y tiernos... con esas risitas alegres y las pequeñas sonrisas con dientes nacientes.- De una manera repentina su tono de voz había cambiado, mutando las anteriores notas duras en un suave murmullo, cargado de dulzura mal contenida. El azul de sus ojos se empañó de un brillo tan intenso que parecía que las lágrimas iban a abordarla y sus rosados labios dibujaron una sonrisa inefable. Toda ella parecía desbordar una extraña y precipitada felicidad, como si hubiera recordado algo que la hacía extrañamente dichosa. Conectó su mirada con la de Ross y sus mejillas se tornaron rosáceas, en un súbito e inesperado sonrojo.- Yo quiero protegerlos a todos, Ross. Pero si yo renunciara a mi trabajo y me quedase en casa… ¿Quién lo haría?

Así es, Winter había jurado varios años atrás dedicarse a proteger a los inocentes. Y… ¿quién es más inocente que un niño? No esperaba que el mediano de los Grey la entendiera, estaba acostumbrada a que nadie lo hiciera. Seguramente, pensaría que estaba loca, pero esa era una de las palabras que menos daño podía hacerle, siendo policía y mujer, había escuchado palabras mucho más hirientes y malsonantes. Fue al apartar sus ojos de los del castaño cuando se percató de las adorables manchas que poseía éste en las orejas, prácticamente chilló como una niña pequeña ante un juguete nuevo. Lo notó tensarse bajo su caricia y retiró su mano como si quemara. Había actuado precipitadamente y sin tener en cuenta lo que el joven sentiría al ser tocado sin su consentimiento.

No obstante, el impredecible y retraído de su prometido rompió peligrosamente la distancia. Su mano grande y cálida acarició suavemente la sonrojada mejilla de Winter, descendiendo hasta su sensible cuello. Intentó atisbar algún indicio de emoción en el color ámbar que se encontraba oscurecido por intenciones dudosas. Pudo notar la templada respiración ajena chocando contra su rostro, y observó con descaro cada detalle del rostro de Rossem. Su sonrisa volvió al ver que incluso sus párpados estaban moteados. El murmullo grave llamó su atención hasta sus finos labios y como acto reflejo, sus dientes atraparon el suyo propio. Su corazón martilleaba eufórico y no lograba entender el porqué pero temía que el joven pudiera advertir su acelerado pulso.

Al segundo de él alejarse, la rubia dejó escapar el aire que estaba conteniendo. -No, no tocaré nada. No te preocupes.- Musitó aún sintiendo como su corazón intentaba estabilizarse. ¿Qué le estaba pasando? Su diestra viajó hasta donde hacía pocos segundos había estado la del castaño. Se levantó sin pensárselo, siguiendo los pasos que él había caminado hasta el baño. Acababa de cerrar la puerta, no le habría dado tiempo a quitarse nada más… ¿verdad? Golpeó un par de veces la madera con los nudillos y abrió sin esperar respuesta. Se acercó a Rossem con la determinación que solo empleaba cuando trabajaba y le pasó la mano derecha por su cuello hasta llegar a la nuca donde sus dedos se abrieron paso entre el espeso y corto cabello oscuro. Unió sus labios en un beso irreflexivo mientras que su mano libre acariciaba su duro pecho, ascendiendo a la clavícula. Le invadió una gran sensación de bienestar y concluyó lo que ya se había temido. Se sentía atraída por Rossem Edward Grey. Estaba jodida a base de bien. Perfecto.

Se alejó antes de que él pudiera hacerlo y abrió los ojos de manera exagerada. La realidad la había atacado despertándola de su mágica ensoñación. -¡LO SIENTO!- Gritó espantada, dando pasos hacia atrás y pensando que debía salir de aquel apartamento en ese preciso momento.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Lun Abr 10, 2017 7:16 pm

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM→ Residencia de Rossem Grey→ Frio 


–Es un argumento bastante valido–
compuso en un tono desinteresado. No quizo interrumpirle cuando ella profundizó sus razones, sencillamente porque no le pareció apropiado y mas aun cuando fue testigo de la añoranza con la que ella hablaba, haciendo que el se preguntara que clase de fuerza inhumana le había despertado aquella devoción por el servicio a los demás. Tampoco se vio en la posición de emitir aquella interrogante, sencillamente se limitó a observar, con cierto asombro, el anhelo con el que ella hablaba de su causa a la que se había entregado y de la que el nunca se hubiese enterado si no fuese porque ella misma se lo había rebelado anteriormente. Ross siempre había asociado ese estilo de vida con la fuerza bruta y la hostilidad e imaginar a su prometida lidiando con los infortunios de la vida policiaca le pareció demasiado impactante.

Luego de incorporarse y apartarse de ella, Ross cerró la puerta tras de si y al instante sintió un penetrante alivio, como si hubiese levantado una fortaleza invisible qué le permitiera salvaguardar lo que quedaba de su fuerza de voluntad. Era bastante consiente de que había transgredido los limites de su propia resistencia y en medio de todo eso había encontrado un poco de su juicio para apartarse de Winter, antes de que cualquier intento de resistencia que pudiese ejecutar no fuese mas que una opción ilusoria e imposible para el. Abrió la llave de la ducha  en un rápido movimiento y se aferró con fuerza a la cerámica del lavabo, conteniendo el extraño nerviosismo que se había apoderado de el ¿¡Que demonios se suponía que estaba haciendo!? Se había dejado llevar demasiado aun sabiendo que tenia que actuar con objetividad e inmolar los sentimientos confusos que Winter Rosewood le hacia sentir porque era un hecho definitivo que aquello no podía suceder, solo provocaría que las cosas entre ellos se complicaran aun mas (Si es que eso era posible) Ya la había jodido lo suficiente como para desmantelar la poca estabilidad que tenia la mierda que llevaba por vida como para coronarse con otro lió, por muy adictivo que le resultara el resplandor azulado de sus elegantes ojos, la curvatura de sus labios o cuando sonreía ilusionada mientras hablaba de su trabajo con una pasión entrañable.

Pero algo había en el condenado destino que no dejaba que las cosas sucediesen como el lo esperaba, sabia que la vida se la tenia puesta con el con dos cojones, y en cuestión de segundos la barrera imaginaria que había alzado fue desplomada rápidamente por la intromisión de Winter. tan impertinente y abrumadora como una subida marea. No comprendió lo que estaba sucediendo hasta que fue demasiado tarde, hasta que sintió la suavidad de sus labios presionando los suyos, hasta que sintió la forma en la que había rosado su piel con la misma suavidad que el terciopelo… Winter no encontraría en medio de su afanoso delirio ningún impedimento por parte de Ross, quien sentía  cada fibra de su cuerpo tensarse en aquel beso y una sensación devastadoramente fascinante abrumándolo, segándolo. Sus manos se deslizaron a través del cuerpo femenino, posándose sobre su cintura e instándole a que se acercase, en un beso plagado de ferocidad y confusión que parecía estar consumiendo lo que quedaba de su juicio.

Fue ella esa vez que se alejó de el, y la emoción inicial de aquel arrebato se evaporó demasiado rápido. La respiración de Ross se volvió irregular y agradeció la escasa iluminación de la pequeña habitación, que evitaba que se revelara el tono escarlata que había tomado su piel desde el momento en que sus emociones habían explotado. Sentía como si la sangre le burbujeara en las venas y observó a Winter, realmente le miro, como si no fuese capaz de observar ninguna otra cosa en el mundo –Callate…– le cortó en el acto, pero su tono en vez de áspero resultaba compungido y suplicante. Antes de poder evitarlo dejó que la corriente lo empujara otra ves y en dos zancadas volvió a exterminar la distancia que lo separaba de ella. Buscó sus labios con insistencia y empujó su cuerpo con suavidad contra la puerta de madera, la cual hizo un suave crujido al cerrarse completamente debido al peso de ambos. La besó con impaciencia, quería besarla hasta que no le quedase aliento, rozar cada centímetro de su piel con sus dedos. Pero incluso en aquel desborde de locura, logró ser capaz de encontrar su juicio otra vez, igual que un foco flotando en medio de un páramo desierto. Se aferro a el como pudo y   se apartó de la muchacha, sintiendo que la realidad lo arrollaba repentinamente ¿Cuando se había convertido en un adolescente impulsivo? Ross soltó todo el oxigeno que le quedaba en los pulmones y se pegó a la pared adyacente como si se hubiese propuesto atravesarla, con un hilo de sudor surcándole la frente y el pecho –Deberías salir, dame unos minutos...– soltó el, sus ojos parecieron encontrar sorprendentemente interesante el diseño de los azulejos de la bañera, puesto que permanecieron impasiblemente fijos sobre  la misma. Solo se movió cuando escuchó la puerta cerrarse tras lo pasos de la rubia, maldiciendo por lo bajo. Ahora si que la había jodido bastante bien…



In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Winter J. White el Mar Abr 11, 2017 1:47 am

I care of you all the time
→ Jueves → 6.18 PM → Residencia de Rossem Grey  → Frío

El juego había comenzado, y lo peor de todo es que Winter no sabía cuales eran las reglas que lo regían. Nunca había estado en una situación parecida y realmente, no sabía que próximo movimiento hacer. lo había besado por puro instinto, algo le había pedido que lo hiciera y la rubia no había dudado un instante en saciar su necesidad curiosa. Claro está, que había intentado disculparse por semejante actitud temeraria irresponsable, solo que Ross no había estado por la labor de dejarla marchar como si nada hubiera pasado.

Lo que había empezado como un primer beso impulsivo, fruto de la parte más irracional de su mente, se había tornado en una lucha de labios y de caricias furtivas. La piel de Winter, que había permanecido veinticuatro años aletargada de cualquier deseo carnal, parecía haberse prendido en llamas e incesantes hormigueos. No tenía ni la más mínima idea de que era lo que debía hacer, sin embargo su cuerpo sí, así que se limitó a seguir los antojos de éste. No tuvo reparo alguno en juntar a Rossem aún más, sintiendo su torso desnudo contra ella, percibiendo el calor que emanaba y las viriles manos que reposaban en su cintura.

Por un fugaz momento, Winter deseó que se colaran por debajo de la camiseta negra y que el castaño recorriera con los dedos cada centímetro de su sensible piel. No fue consciente en qué momento se quitó la chaqueta de cuero y mucho menos de a dónde fue a parar, tampoco de que ella misma había tomado la diestra de él y la había guiado hasta dentro de su ropa. No intentó que él tocara zonas consideradas pecaminosas, sólo quería que la acariciara sin una inútil prenda de por medio. No quería que parara, quería seguir besándolo hasta que se asfixiara, hasta que ya no recordara su nombre. No obstante, todo en la vida acaba y esa vez, fue el mediano de los Grey el encargado de mediar en la situación. Ambas respiraciones estaban agitadas, como si hubieran corrido una maratón.

Lo observó apoyarse contra la pared, abatido y ella no supo qué pensar. Literalmente su mente estaba en blanco, echando en falta el calor que había tenido hacía apenas unos segundos.- Ross…- Susurró cuando él le pidió que le dejara unos minutos, internamente debatiéndose entre hacerle caso o rebatir y decirle que ella quería seguir besándolo como si no hubiera un mañana. Se mordió el labio inferior, reprimiendo las ganas de volver a saborearlo ante la caprichosa vista que le ofrecía. -Está bien. Perdóname.- Debía asumir que él no quería seguir, seguramente no había sopesado las consecuencias de sus actos… quizás no se sentía atraído por ella… El último pensamiento la hizo sentir tan terriblemente mal que la libido descendió de una manera rápida y efectiva. Escaneó el suelo del baño temblando levemente, intentando localizar su chaqueta. Agarró la prenda atropelladamente y sin decir ni una sola palabra salió de la pequeña y mal iluminada estancia.

El aire frío le golpeó de lleno ayudándola a relajarse, normalizando su respiración y dándole una perspectiva más realista de todo lo sucedido. ¿QUÉ HE HECHO? se reprochó a sí misma mientras pasaba sus manos por las sedosas hebras rubias, sintiéndose abrumada. Caminó hasta la cama y se dejó caer pesarosa, con la mirada perdida y aún tiritando. El olor de Ross la envolvió nuevamente y sintió una rabia repentina que la poseía. La misma emoción irascible que había sentido años atrás cuando hacía una tontería que la metía en problemas con su padre.




:


Gracias Chiaruchi, eres mi bruha favodita ♥️

:

avatar
Mensajes : 689

Reliquias : 1792

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Rossem E. Grey el Dom Abr 16, 2017 9:23 pm

I care of you all the time 
→ Jueves → 6:18 PM→ Residencia de Rossem Grey→ Frio 

Lo había sobrestimado demasiado, pero es que jamás hubiese imaginado que su autocontrol se desplomaría con tanta facilidad. Aún así, muy bien sabía que eso no se debía a un acontecimiento cualquiera y que lo suyo no era perder el aplomo a cada rato, ni mucho menos dejarse guiar por un impulso tan primitivo y lujurioso como había sido aquel. La razón excepcional tenía nombre y apellido y había salido del baño tan atormentada y nerviosa igual que lo hubiese hecho un desahuciado al que se le acaba de anunciar que no tiene esperanza alguna en esta vida. Pero Ross, claro está, no se percató del desconcertante comportamiento de Winter ni la manera en que se habían enmascarado de bochorno sus ojos azules y brillantes, porque se había congelado como una estatua de acero y sementó en el suelo, tan tieso que podía sentir la forma de los músculos de sus extremidades tensándose mientras le pedía que se alejara, porque el no confiaba en si mismo cuando le tenía tan cerca y las paredes parecían cerrarse aún más a sus espaldas, impidiéndole respirar.  

Aguardó hasta escuchar el leve crujido de la puerta cerrándose detrás de los erráticos pasos de su prometida luego de que volviese a excusarse una vez mas, Ross pegó la cabeza contra la pared detrás suya dejando escapar un bufido de angustia, restregándose el rostro con las manos con imperiosidad insana. Cada segundo que pasaba sentía que el velo que lo había segado comenzaba a caer, a deslizarse de sus ojos hasta hacerle sentir que lo que había vivido instantes atrás había sido demasiado ilusorio, la cosa mas absurda que jamas había hecho en demasiado tiempo… ¿Porque demonios, justo en ese preciso momento?¿Porque ella había entrado como Pedro por su casa y luego había mandado a paseo lo poco que le quedaba de juicio? dejó que las manos cayesen inertes a sus costados y se metió a la ducha dando grandes zancadas.

Cerró la puerta de cristal que la dividida del resto de la habitación y que estaba comenzando a empañarse rápidamente. El agua helada le golpeaban como granizo la piel erizada y Ross apenas se movía bajo el torrente de agua, cerrando los ojos con fuerza y pregutandose si acaso Winter le había hecho caso al quedarse o había decidido que aquello era demasiado incomodo y se había dado a la fuga en un instante de delirio.  Hizo una mueca, consciente de que seguramente le había sorprendido con su actitud tan brusca y negativa ¿Pero que otra cosa podía hacer? Se supone que ella le detestaba, el hubiese metido las manos al fuego pensando que  era así, y se suponía que el tenia que detestarle a ella. De otro modo no podía ser… pero precisamente el porque de su odio desmesurado hacia la agente había dejado de tener sentido cuando ella había irrumpido en su habitación y le había mostrado una faceta suya que el no estaba ni cerca de sospechar. Winter Rosewood no era la muchacha con cerebro de arcilla que hacia lo que el verdugo de su padre le ordenase y hacia berrinches a diestra y siniestra sin pensar en las repercusiones, aquello había sido lo que había despertado su irritación por ella… Así que realmente no tenia ninguna justificación para detestarle.

Suspiró abatido y salió de la ducha para apresurarse a vestirse. No hacia mucho estaba pensando en lo jodido que era el romance, en lo jodido que estaba el y lo jodido que era si quiera pensar en que pudiese existir alguien que le hiciera perder la cabeza por amor, y sin embargo ahí estaba, fijándose en la mujer mas extremadamente complicada, multifacética y exasperante que había conocido en sus jodidos veinticinco años y fue entonces que supo con certeza, mientras atravesaba el umbral de la puerta, que había llegado demasiado tarde a la repartición de suerte…



In the end we are all alone, and no one is Coming to save you...:


avatar
Mensajes : 85

Reliquias : 269


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: I care of you all the time | Ross

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.