07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


31 # 44
23
NEFILIMS
3
CONSEJO
11
HUMANOS
10
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
9
BRUJOS
4
HADAS
5
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Sigue mi ritmo... Si puedes... |Rosalia E. Labarth|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sigue mi ritmo... si puedes...
→ MARTES → 21:09 → DESPACHO DE ROBERT LIGHTWOOD  → FRÍO
Esto me sigue pareciendo absolutamente ridículo, Robert.

Apreté mis puños sobre el escritorio del director del Instituto, que me observaba con una expresión en sus ojos claros que no admitía reproche alguno. Tuve ganas de darle un golpe. ¡No estaba tratando con ningún niñato nefilim descarriado que se hubiese metido de cabeza en una cueva de vampiros y hubiese salido vivo por poco, maldita sea! No sólo soy un adulto como él, sino que además estamos en la misma posición, dentro del Consejo. ¿Es que lo que quiere es humillarme? Le atravesé con la mirada, queriendo hacerle flaquear en su decisión, pero parece inamovible, como las paredes. Creo que en ese momento entendí un poco más a Adeline cuando le obligué a hacer cualquier cosa que no entraba dentro de sus planes.

Jonas, las dos últimas veces que has salido solo has terminado hecho un desastre.

Su discurso siguió y yo lo escuché con la misma expresión que cinco minutos antes. Las dos últimas veces que me había terminado quedando solo en una misión había terminado en el hospital con heridas realmente graves; en ambas situaciones había tenido muchísima suerte, y no podían darse el lujo de perder a otro nefilim por la cabezonería de un viejo. Al decir eso, se sonrió entre dientes, y supuse que también lo decía un poco por sí mismo. De nuevo tuve ganas de pegarle, sobre todo porque no era como si su discurso fuese disparatado o no tuviese ningún sentido. En sus circunstancias yo hubiese hecho algo parecido, pero ¿mandarme con una cría a la que no conocía de absolutamente nada? Gruñí.

Está bien. No es como si estuviese de acuerdo con esto, pero lo acepto.

Cogí el dossier que había dejado para mí y lo leí rápidamente. Me dijo que esperase en el despacho a que apareciese la joven nefilim que iba a acompañarme y se marchó, pues otros asuntos requerían de su presencia. Aún se movía de forma inconstante por culpa de las heridas que había recibido en El Gard. No lo había expresado en voz alta, pero por un lado prefería haber tenido a Adeline de mi lado, porque conocía su eficacia en cualquier circunstancia adversa y era el nefilim más confiable que existía para mí; sin embargo, por otro, su presencia seguía despertando dolorosos sentimientos dentro de mí. Una hija nunca debería asociarse al dolor, pero desde el último suceso sentía que su mirada cargada de odio me afectaba mucho más que antes, y mucho más de lo que me gustaría reconocer.

Así que me centré en el estudio de la situación, esperando a que mi compañera apareciese. Al parecer había movimientos sospechosos en las ruinas del antiguo Hospital Renwick, probablemente de demonios menores por la zona. Lo sospechoso era el averiguar cómo de pronto habían aparecido ahí, de golpe, como si les hubiese atraído un brote de inmundicia a la zona. Arqué una ceja. Se suponía que lo único que teníamos que hacer era rastrearlos, infiltrarnos y reunir información; la lucha sólo estaba contemplada si nos veíamos comprometidos sin remedio, pero en la medida de lo posible era misión para más de dos nefilim, por mucho que uno de ellos tuviese mucha más experiencia y formase parte del consejo. Desde luego, era lo más sensato.

Suspiré, cerré la carpeta y me pasé la mano por los ojos, sintiéndome repentinamente agotado y sobrepasado por todo. ¿Me sentía viejo, después de todo? Estaban pasando tantísimas cosas que costaba no estar en esa situación de desventaja moral. La historia se repetía por tercera vez; no parecía haber forma de hacer que El Círculo desapareciese del todo y los tratos con los subterráneos cada vez parecían más necesarios al resto de la Clave. Y ahí me encontraba yo, dividido en dos por mi desprecio ante esas subcriaturas y la repulsiva idea de levantarme contra mis hermanas y hermanos en una lucha fratricida. ¿Por qué nos habrá tocado vivir estos tiempos? ¿Por qué...?




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 111

Post de rol : 534

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Sigue mi ritmo... si puedes...
→ MARTES → 21:09 → DESPACHO DE ROBERT LIGHTWOOD  → FRÍO

Amor en tiempos de cólera descansaba descuidadamente sobre su regazo a punto de ceder a la gravedad y dar con el suelo estrepitosamente. Una especie de entumecimiento emocional le había envuelto desde hacia horas, mismas en las que había estado tratando de leer el mismo capitulo una y otra vez, pero era como si su cerebro no fuese capaz de interpretar las palabras impresas sobre el papel y debía volver a releer los párrafos cada tanto. Había llegado a un punto en el que no comprendía la función de los personajes ni lo que estaban intentando lograr, los nombres mencionaban a unos extraños que ella no era capaz de recordar y finalmente, tras unos amargos minutos en descontento, decidió rendirse.

Dejó el volumen de  García Márquez sobre su escritorio con cierto pesar e hizo exactamente lo que siempre hacia cuando era incapaz de lidiar con sus propias emociones; Se colocó su traje de combate, tomó la naginata que descansaba juntó al pequeño buró de caoba con rapidez y abandonó su estancia hasta llegar a uno de los salones de entrenamiento mas o menos despejado. Siempre se sentía particularmente exasperada cuando recibía alguna carta de su padre, exigiéndole que le reportara su estado actual. Rosa siempre escribía las mismas palabras impersonales a la espera de que eso fuese suficiente como para calmar su interés, pero aun así no dejaba de suponerle una incomodidad que su padre le escribiera con una curiosidad que sabia que no era propia de su persona. Se abrió paso a unos de los salones apretando fuertemente el mango de la cuchilla y observó a un par de nefilims desde el umbral, uno a penas un niño, practicar con un par de espadas largas, siendo el mayor que le explicaba al menor como se suponía que debía sujetarla apropiadamente.

El mayor de los dos nefilims reprendió al niño instándole a levantar aun mas la punta de la hoja con un tono severo en su voz, aunque su mirada se reflejaba un profundo cariño por el que Rosa imaginó que seria su hermano menor. El pequeño asintió con efusividad y la muchacha se sorprendió a si misma espiándoles desde la puerta, sin animarse del todo a transgredir aquella escena que le recordaba vagamente las noches en las que había vivido en el circo ambulante, moviéndose de pueblo en pueblo sin parar. Sentada sobre el regazo de su tia mientras esta le trenzaba el pelo, Rosa recordaba escucharle  hablar sobre el mecanismo de las poleas de las carpas, las maravillas que había visto cuando había visitado el pueblo mágico o incluso a veces le hablaba sobre su madre, contándole que ella había heredado su sonrisa, sus deslumbrantes ojos de leopardo y sus simpáticas orejas. Viena había sido lo mas cercano a una familia que ella había tenido y a pesar del inclemente paso de los años aun recordaba su afecto y su dulzura con una extraña combinación de añoranza y resentimiento. El ruido del metal cayendo estrepitosamente contra en suelo le hizo abandonar sus pensamientos y Rosalia alzó la mirada, observando a tiempo como el niño se inclinaba para recoger la espada que había caído al piso. Repentinamente, el estar allí observándoles le hizo sentir como una intrusa y decidió buscar otro lugar para descargarse, lo cual resultó en una tarea imposible. Dadas a las exigencias de los últimos días le era casi improbable encontrar la privacidad que tanto le gustaba para entrenar, todo el mundo parecía encontrase envuelto por la tormentosa ansiedad de lo que se avecinaba y probablemente aquello fuera la causa por la que Rosalia no fue capaz de dar con un espacio despejado.

Dando aquella opcion por perdida, se dirigió a la oficina del instituto con la esperanza de que le asignaran alguna misión y tener una buena excusa para ocupar su tiempo. No le sorprendió cuando al poco tiempo de regresar a su aposento le informaron que debía presentarse al despacho para que le informaran su encargo. con cuchilla en mano y su cinturón previamente preparado con lo que consideraba estrictamente necesario, Rosalía avanzó a traves de los pasillos que eran levemente iluminados por la luz magica. La puerta del despacho se encontraba abierta y tras un instante de vacilación la muchacha se dispuso a entrar. Reconoció un rostro que se le había vagamente familiar y al instante, palideció, tan gris como la ceniza abatida por las llamas ¿Le habían asignado una misión con un miembro del consejo? Inspiró con fuerza, deteniendose justo debajo del marco de la puerta –Señor Geller ¿Cierto?— cuestionó a media voz, percatándose de la extrema concentración del hombre mientras estudiaba el documento que tenia entre las manos, en ese instante Rosa no pudo evitar sentirse como una especie de intrusa otra vez…



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 76

Post de rol : 227

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Sigue mi ritmo... si puedes...
→ MARTES → 21:09 → DESPACHO DE ROBERT LIGHTWOOD  → FRÍO
Una voz joven me extrajo de mis propios pensamientos derrotistas, sin embargo no reaccioné físicamente a ella más que girando ligeramente la cabeza de lado; lo suficiente para percibir su silueta morena en la puerta. Asentí de forma tan fugaz que podría haber pensado que lo había imaginado mientras regresaba a los documentos, apartando mi atención de ella. Por tanto ignoré si vaciló o no ante la idea de aproximarse a mí, pero igualmente hablé con voz fuerte y contundente. Delante de otro nefilim no podía mostrar mis miedos, mis inseguridades y las ideas que me torturaban desde dentro. Debía de sonar impávido, eterno, inamovible, como las estrellas del firmamento.

Acércate y preséntate —fue una orden, evidentemente. Una vez cumplida le tendí el dossier para que le echase un vistazo, y entonces me di el lujo de mirarla. Era joven, muy joven, con el fuego y la fuerza de la edad brillándole en los ojos. Bien, al menos era alguien que parecía comprometida. Veríamos si daba la talla—. En el antiguo Hospital de Renwick ha habido un avistamiento de demonios menores —resumí— de origen desconocido que tenemos que investigar. Han sido muchos en poco tiempo y por eso merecen nuestra atención. Ahora sígueme e intenta mantener mi ritmo, Labarth. Conmigo no hay segundos ritmos.

Empecé a andar de forma contundente, sin esperarla. Seguía teniendo la pierna afectada pero utilicé runas para paliar esa dificultad mientras andaba: impertérrito, sin miedo, agilidad, rapidez, silencio... Caminaba por los pasillos del Instituto sin mirar por donde iba, pues la experiencia me iba dictando qué caminos coger. No sabía si Rosalía me seguía de cerca o de lejos, pero me daba igual mientras me siguiese. El trayecto en ascensor se hizo pesado en comparación a cuando el aire libre nos golpeó en el rostro al salir al exterior. Una última runa: glamour, y me giré de nuevo hacia mi compañera.

Si estás lista, nos vamos. Hay mucho que hacer.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

El sitio olía a viejo, a pesar de que el edificio aún estaba a cierta distancia y se encontraba medio derruido, pero había algo en los alrededores que te incitaba a pensar que estabas atravesando una barrera que el tiempo había establecido para separar a los vivos de los muertos. Con el ceño fruncido y la atención puesta en todas partes avanzaba, notando la presencia de la joven nefilim detrás de mí. Por el momento se había mostrado eficiente, aunque ignoraba su experiencia y las capacidades que tenía, pero si Robert la había puesto a mi servicio entonces no tenía dudas de que al menos, sería competente. Alcé el brazo para indicar que debíamos detenernos cuando faltaban escasos metros y aún existían algunos árboles, además de hierba alta, que podían protegernos. Por lo que tenía entendido aunque abandonado el edificio, la zona era vigilada por policías mundanos para evitar que las personas se acercasen a echar un vistazo, presas de la curiosidad. Evidentemente eso no nos afectaba, pero me alivió ver que no habría nadie que pudiese irrumpir en nuestro trabajo. Entonces me di la vuelta y encaré a Rosalia.

No sabemos qué está atrayendo a los demonios, ni cuántos son. El edificio no tendrá una estabilidad precisamente segura, así que no te confíes y camina con cuidado. Vamos.

Salimos de detrás del verde espesor y nos dirigimos rápidamente hacia las vallas que rodeaban el edificio. Saltarlas no supuso ninguna dificultad para dos criaturas como ella y como yo, y pronto nos encontramos delante de la gran puerta del hospital abandonado. Un leve empujón fue necesario para que cediese, lo que me inquietó sobremanera, aunque no lo expresé. La puerta debería de haber opuesto algo más de resistencia... Me giré, alcé el dedo y me lo llevé a los labios para indicarle que no debíamos hablar. Saqué una piedra de luz y la activé; su suave fulgor nos iluminó mientras nos adentrábamos...




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 111

Post de rol : 534

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Sigue mi ritmo... si puedes...
→ MARTES → 21:09 → DESPACHO DE ROBERT LIGHTWOOD  → FRÍO

Por unos segundos la cazadora de sombras se quedó completamente estática, congelada. Sus pies se habían trasformado en pesados bloques de cemento incrustados en el suelo ante la matiz exigente de aquella sencilla solicitud que había realizado el nefilim y que le resultó imprevisible; Lo ultimo que se hubiese imaginado era que le fuesen a asignar una misión con uno de sus congéneres que, indiscutiblemente, ostentaba un cargo mucho mayor al suyo, justificando en cierta medida la modalidad de sus palabras. Y aunque si bien era cierto que era una cazadora de sombras antes que nada, eso no anulaba el hecho de que era una completa extranjera, deslizándose siempre en silencio, resguardándose en el anonimato que le otorgaban sus labores individuales, rondando las calles de Nueva York sin ninguna compañía esperada mas que la de sus armas y cualquier criatura que amenazara con profanar la paz. Estaba demasiado acostumbrada a “ir a su bola” y siempre le resultaba incomodo tener que interactuar con otros cazadores de sombras. Si, por muy irónico que resultara, Rosalia se encontraba mucho mas plácida aniquilando seres del averno en algún páramo inhóspito que teniendo una conversación formal con otro nefilim…

La muchacha procuró tener la decencia de no delatarse demasiado en acercarse, esforzándose en encontrar su voz en algún lugar –Rosalia… Rosalía Labarth– respondió con el tono mas ecuánime que fue capaz de manifestar, manteniendo una expresión neutra que se transformó en un leve ceño fruncido cuando el cazador le tendió el informe pertinente, repasándolo en la mayor brevedad posible sin perder detalle de lo que decía. Volvió a alzar la mirada hacia el hombre y asintió rapidamente, con una intrepidez siega alojándose en sus orbes color ámbar.

–Lo estoy–
Afirmó con seguridad, percatándose del familiar peso de la naginata enfundada en su espalda. Siempre procuraba hacer uso de la magia rúnica una vez se le hubiese notificado de alguna misión en la que debía ser participe, aquello formaba parte de una estricta rutina que llevaba religiosamente desde la infancia para mantener optimizada su escasa salud de la que no podía desligarse, las runas no eran una ventaja o una herramienta de batalla para la híbrida… las necesitaba con extrema constancia. su diestra se posó sobre la estela guardada en su cinturón y sin demasiadas pretensiones abandonó el dossier para luego seguir los pasos al mayor que no había dudado en ponerse en marcha con suma rapidez. Suspiró sutilmente, atravesando los pasillos góticos del instituto, procurando ignorar el destello de preocupación que estaba comenzando a alojarse en su pecho…





La antiquísima edificación transmitía desde sus desolados cimientos muerte y olvido, Rosalia tuvo la sensación de que el aire se volvía mas espeso a medida en que se acercaban a ella, a juego con la lúgubre noche gris que se alzaba sobre sus cabezas. No le sorprendería si en la misma puerta les esperase un espectro diabólico invisible ante unos ojos sin la visión, puesto que el edificio no guardaba ni un atisbo del encanto de antaño y dado a lo evidentemente inestable de su estructura, la edificación era inhabitable para cualquier persona, al menos cualquier ser humano que estuviese en sus cabales. Era el ecosistema ideal para anidar un foco de criaturas del averno, amantes de la oscuridad y lo siniestro, pero también era una llamativa tentación para mundanos demasiado curiosos e ignorantes de la verdad.

Sus ojos viajaban hacia puntos inexactos de aquel páramo abandonado, aun resguardados detrás de la maleza, procurando el sigilo en cada movimiento realizado. A pesar de que la escasa luz no facilitaba la situación, Rosa fue capaz de ver el gesto del otro cazador de sombras, instándole a que se detuviese –No hay problema…– se limitó a responder. A esa distancia resultaba difícil hacer conclusiones sobro lo que anidaba allí dentro y aunque no había una vida inocente peligrando en esos momentos, eso no significaba que no la hubiese en días por venir si no se resolvía de inmediato. Procurando el sigilo en cada uno de sus movimientos, avanzó a través de la hierba con rapidez, procurando vigilar los alrededores a medida en que se adentraban en la propiedad cuya fachada a penas supuso impedimento para que se abriesen paso. Un profundo ceño se dibujó en su frente dado a que la puerta no se había resistido cuando Jonas se dispuso a abrirla, cosa que de por si ya resultaba bastante extraña.

Sin mas dilatación comenzaron a abrirse paso a través del edificio, terroríficamente silencioso y calmado, aunque aquello no era razón para fiarse de que se encontrase realmente deshabitado. Se adentraron aun mas y Rosalia arrugó la nariz al percatarse de la mezcla de olores poco desagradables entre la humedad, el polvo y algo que no podía ser otra cosa que azufre, mientras procuraba bordear los escombros para no caer de bruces. Sintió cada músculo de su cuerpo tensándose, focalizándose en agudizar sus sentidos en caso de que cualquier “cosa” apareciera sin previo aviso. Desenfundó de su cinturón dos kunais forjadas de adamas y las sostuvo  en cada mano, apretándolas por el mango, vigilando sus espaldas a medida en que avanzaban…



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 76

Post de rol : 227

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Sigue mi ritmo... si puedes...
→ MARTES → 22:15 → ANTIGUO HOSPITAL RENWICK  → FRÍO
El mal olor me hizo arrugar la nariz, pero no proferí ningún sonido al respecto. Humedad, polvo, antiguo, abandono... y por debajo de todo aquello, el ligero aroma a azufre que esperaba encontrar. La luz refulgía suavemente en la palma de mi mano, mostrando el desolador aspecto con el que nos recibían los pasillos del viejo hospital. Había telarañas por todas partes, desconchones en la pared, puertas desvencijadas, cristales rotos por los que penetraba la suave luz de la luna creciente... Ofrecía un aspecto tan lastimoso y decadente como se esperaba de un edificio así, en ruinas y abandonado, protegido por los mundanos para que nadie se acercase a sus proximidades por los peligros que podía entrañar su simple estructura.

Desde luego parecía el lugar perfecto para esconderse. Respiré algo más profundamente de lo normal, y el polvo me llenó los pulmones, aunque no llegué ni a toser ni a estornudar. El aire estaba tan cargado, tan sucio y tan viejo que era tan desagradable como la visión en conjunto de todo el local, pero no estaba allí para redecorar el sitio ni para calibrar su seguridad, de modo que continué avanzando sin mediar una sola palabra con mi acompañante, comunicándome con ella sólo mediante gestos fácilmente entendibles que indicasen qué camino íbamos a tomar, atendiendo a los rastros que pudiésemos encontrar en el interior.  

Recorrimos la primera planta con lentitud, pisando con cuidado, escuchando el crujir del viento contra las paredes viejas de piedra. Si hubiese sido otro tipo de hombre me habría dado por pensar con cierta nostalgia en los mundanos que habían recorrido estos pasillos, en los médicos, las enfermeras, las personas que habían estado ingresadas allí para que se les curase la viruela, totalmente aislados, completamente incomunicados con el exterior. Ahora pocas cosas podían atestiguar que allí alguna vez hubo vida antes; los pájaros, los árboles, los restos de suelas rotas en el suelo y los desperdicios que habían dejado al abandonar el edificio. Poco más.

Sí que reflexioné sobre ellos, pero sólo para cerciorarme de que sus vidas eran un lapso demasiado amplio e insulso en una existencia mucho mayor como era la del universo, o la de los arcángeles. Raziel nos bendijo con su presencia, con las runas que portamos en nuestros cuerpos, y por eso deberíamos estar realmente agradecidos. Ojalá...

De pronto un crujido me sacó de mis pensamientos y giré el rostro bruscamente hacia ambos lados, intentando descubrir quién lo había provocado. Me volví entonces para Rosalia, y al encontrarme con su respuesta negativa y percatarme de que ella también lo había oído, alcé el rostro hasta toparme con el techo que había sobre nuestras cabezas. Entonces el crujido se convirtió en un rasgueo sinuoso que se movió por toda la planta superior, y con un dedo le señalé que debíamos ascender.

Buscamos las escaleras con la máxima celeridad posible, agradecido por la runa de silencio, y cuando llegamos a la que debía llevarnos al primer piso me detuve, pues en la vieja moqueta rasgada había marcas que habían destrozado la tela y que no habían sido provocadas por animales salvajes ni por el paso del tiempo, pues eran demasiado grandes para los perros que pudiese haber aquí, como mucho, o los cuervos o tórtolas. Las señalé con el dedo con el ceño fruncido y le hice ademán para que se acercasen a examinarlas, colocando la luz sobre ellas.

¿Qué piensas? —susurré, esperando que diese su veredicto. No lo habría hecho con cualquier persona, pero su presencia joven me recordaba a la de mi hija y me encontré inclinado a reproducir con ella los mismos modelos pedagógicos que usaba con ella.




Jonas Geller
avatar
Mensajes : 111

Post de rol : 534

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4813-jonas-geller-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5206-jonas-geller-relationship#42780http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5207-chronology-jonas-geller#42781
Miembro del Consejo

Volver arriba Ir abajo

Sigue mi ritmo... si puedes...
→ MARTES → 21:09 → DESPACHO DE ROBERT LIGHTWOOD  → FRÍO

Mientras sus ojos pardos y relucientes como el ámbar vagaban por los confines de la ruina, se esforzaban inútilmente en conjurar una perspectiva menos desmotivadora que la que tenia en esos momentos, mas le resultaban imposible hacerlo. Los resquicios de que alguna ves hubo vida humana solo le daba un aspecto mas siniestro al lugar, siniestramente iluminado por los resquicios de la luna que se colaban por los desgastados ventanales. La parte superior de las paredes estaban recubiertas de una capa mohosa y desagradable, escombros propios de una infraestructura deteriorada se esparcían de cualquier manera por el suelo que resultaban en trampas efectivas para cualquiera que se andase sin el mínimo de cuidado y motas de polvo relucían bajo la escasa luz recordando la pena del abandono. Parpadeó reiteradas veces sintiendo el ardor en los ojos y el escozor en su garganta producido por el vaho a putrefacción, polvo y olvido que lo plagaba todo, procurando no irse de bruces y comerse el piso en el momento menos oportuno. Seguramente el ruido alertaría a cualquier residente desagradable y no tenia ganas de una reprimenda por parte de su congénere, puesto que algo le decía que Jonas Geller era la clase de persona que no se cortaría para hacerlo.

Le lanzó una mirada fugaz, aun esforzándose en acostumbrarse a su presencia, mientras se limitaba a seguirle a traves del deteriorado edificio en un silencio religioso. Ni siquiera sus rondas nocturnas constaban de una compañía frecuente y menos si se trataba de alguien a quien no conocía de nada, pero bien era cierto que salir de la trinchera con alguien para resguardarte las espaldas era una ventaja para tomar en cuenta cuando tu trabajo te hacia estar en peligro de muerte inminente. Suspiró de forma casi imperceptible, sacudiéndose los pensamientos que comenzaban a globalizar su mente sin dejar paso a la concentración. En su vida se hubiese imaginado que tendría que estar tan cerca de alguien que perteneciese al consejo, aunque la idea podría resultar altamente atractiva para cualquier hijo del ángel con intenciones de escalar ella solo podía pensar que todo podía terminar en un triste debacle…

Su andar se interrumpió bruscamente cuando escuchó un sonido amortiguado, sintiendo el espasmo en cada músculo debido a la repentina tensión, buscó con la mirada la fuente de aquel ruido y la reacción de su compañero  le dio a entender que el también se había percatado pero al igual que ella no había dado con la fuente del crujido que les había perturbado. Sus manos se apretaron con fuerza, sintiendo la usual punzada dolorosa de las kunais sobre su piel; la historia hubiese sido muy distinta si las hubiese desenfundado años atrás, la escasa experiencia hubiese provocado dos dolorosas hendiduras en sus palmas desnudas, mas había sostenido las suficientes veces cuchillas de aquella índole como para no cometer un error. No habían sido hechas para ella, no tenían la cómoda hendidura de su naginata ni el familiar peso de la cuchilla larga que se acoplaba a sus necesidades, pero sabia que su arma predilecta era mucho menos conveniente y practica si algo se le abalanzaba repentinamente.

Siguió al cazador sin titubeos, acercándose hasta los antiquísimos escalones a la mayor brevedad posible, amparados por la oscuridad y las sombras. Jonas iluminó con la luz mágica el espacio donde se dibujaban huellas irregulares sobre el suelo, lo suficientemente profundas y anchas como para no ser confundidas con la de un animal común. Rosalía frunció los labios y se coloco el cuclillas, la pestilencia del Icor le atacó sin reservas –Es brusco. Demasiado pesado, demasiado grande…– murmuró por lo bajo, observando las irregulares marcas sobre el suelo. Sus ojos siguieron la trayectoria de las huellas y distinguió en el primer descanso de los desgraciados escalones un rastro lineal y viscoso, como si algo se hubiese arrastrado por el suelo –Allá, mire– agregó, reincorporándose en un movimiento veloz –Un demonio raum, mas de uno, probablemente…–   Musitó sin apartar la mirada de los escalones, incapaz de distinguir si había algo o no moviéndose en el piso superior. Se volvió hacia su acompañante esperando a que declinase su veredicto o que por el contrario estuviese de acuerdo con ella. De la manera en que fuesen, debian subir y enfrentarlo...



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 76

Post de rol : 227

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.