31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


25/12 - ¡Por fin se ha abierto el panel de inscripción para moderadoras/es! ¡Apuntáos cuanto antes! Además, administración quiere dejar constancia de que, con motivo de las fiestas, la nueva limpieza por inactividad se realizará entre los días 03 y 04 de enero. ¡¡De nuevo, Felices Fiestas, submundis!!


19/12 - ¡Las noticias de final de 2016 están recién sacaditas del horno! ¡Felices fiestas!


04/10 - ¡Aquí llegan el inicio oficial de la Trama Global! Seguid este caminito de baldosas amarillas para saber dónde están vuestros temas, quiénes participan y decidir en cual entrar. ¡Esperamos que lo disfrutéis mucho!


06/09 - ¡Aquí llegan los cambios en la ambientación y la trama y las noticias de agosto y septiembre! No dejéis de leerlas, porque dentro hay muchos cambios importantes.


30/08 - Comunicado del Staff. ¡Importante leer!


12/08 - A todos nuestros usuarios muchas gracias


31 # 33
23
NEFILIMS
3
CONSEJO
11
HUMANOS
6
LICÁNTRO.
2
VAMPIROS
10
BRUJOS
3
HADAS
6
DEMONIOS
0
FANTASMAS

This night is sparkling, don't you let it go. | Rossem E. Grey

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO

Sorpresa ante el inesperado compromiso entre la primogénita del político William Rosewood y el heredero de Emanuel Grey.

Cómo es la costumbre, a la gala benéfica que protagonizó la multimillonaria Denise Johnson asistieron innumerables caras famosas y varios de los dueños del monopolio estatal, como sería el poderoso William Rosewood o el gran Emanuel Grey, ambos acompañados por sus espectaculares esposas. Hasta ahí no hay nada nuevo, todos sabemos la estrecha amistad que comparten desde hace varios años, cuando coincidieron en el meeting del reconocido político republicano. Sin embargo, recibimos una grata sorpresa cuando después de cuatro años la primogénita de los Rosewood, Winter, hizo acto de aparición tomada de la mano del mismísimo Rossem Grey. Una persona cercana a la familia ha asegurado que ambos están muy enamorados y que el joven la pidió en matrimonio hace unas semanas en una bonita comida familiar. Esta unión estaría enlazando dos de las familias más prósperas de todo el estado de Nueva York...

Winter dobló el periódico local por la mitad antes de abandonarlo, desganada, en la encimera de mármol donde descansaba su vaso de leche con Nesquik. No podía evitar sentirse molesta por toda la situación, aún sabiendo de antemano que eso iba a suceder. No quería volver a estar en boca de todos, ni tener a los paparazzi encima cada vez que saliera de casa... Debía resolver el caso de Ross antes de que la cosa se descontrolara por completo y tuviera que irse del estado para vivir tranquila. Tenía que romper el compromiso con el heredero de las empresas Grey lo más rápido posible, e ignorar por completo el molesto pellizco que le producía el mero hecho de pensar en que ya no lo vería jamás. Su tiempo habría acabado y  Ross sería libre para enamorarse de alguna jovencita rica, que no le montase pataletas desobedientes y asaltase su pieza con el propósito de detenerlo y esposarlo en nombre de la ley.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

18:25 pm del día anterior.

En un principio no había sabido que debía ponerse esa noche, llevaba tantos años apartada de aquel superficial mundo que ya no sabía como debía ataviarse para encajar en la mentira que había montado su padre de cara a los medios de comunicación. Había ojeado varios diseños del libreto del aclamado diseñador de moda Julien Macdonald, y uno había llamado su atención al instante. Se trataba de un vestido tan largo que llegaba hasta el suelo, provisto de pedrería negra que cubría casi toda su totalidad y digo casi, porque la espalda era completamente al descubierto. Una abertura estratégicamente situada en la parte trasera, dejaba entrever hasta la mitad de los muslos, dándole un toque sensual y distinguido.

La inspectora White no podía negarlo por más que se esforzara en ello, le encantaba la pedrería y los vestidos entallados. Pero eso era sinónimo a lujo, admitir que le gustaba la clase social a la que había pertenecido y de la que tanto le había costado salir. Sin embargo, no era ninguna de todas esas bellas características que el vestido poseía la que más le gustaba a la rubia. No, a ella le encantaba no tener que usar sostén, no verse obligada a llevar un estúpido objeto (a su parecer MUY estúpido) que le apretase el pecho o que se lo subiera cual damisela perteneciente a la corte de Luís XIV. Su madre le había sugerido que llevara alguna cosa que evitara tener algún que otro engorro, pero el mismo diseñador de la prenda había explicado que debido a la pedrería no se notaría si el frío o un roce hacía de las suyas. Vestido elegante 2- Scarlett 0.

Eran las seis veinticinco se la tarde y se supone que Rossem pasaba a buscarla a y media. Ya estaba maquillada, peinada y vestida, sentada en una butaca del salón esperando pacientemente a que su prometido apareciera con su flamante deportivo para llevarla a la gala esa. Sugar no estaba en casa, estaba echando horas extras en la tienda de música, y menos mal porque no sabría como explicarle el hecho de que estuviera portando un vestido que costaba miles de dólares. El característico sonido de timbre avisando que había una visita la sacó de sus pensamientos. Se dirigió a la puerta y al abrirla se encontró con Ross, perfectamente ataviado para la ocasión. Su corazón comenzó a latir desenfrenado y Winter rezó porque él no sonriera de esa manera tan suya, rebosando un brillo infantil y esos dos hoyuelos que se le marcaban en las mejillas.

- Antes de que digas algo... ¿Crees que debería ir a buscar el antídoto para víboras y así no morir joven?- Preguntó con una sonrisa traviesa dibujada en sus labios rojos como el carmín. - Venga vámonos.- Anunció tomando el clutch negro y cerrando la puerta a sus espaldas. Dio dos zancadas para pasar por delante del castaño, dándole sin querer una espectacular vista de la parte trasera del vestido. - ¿Tu padre te ha llamado para avisarte de que te comportaras o eso sólo lo hace el mío?- Se giró levemente, admirando mientras hablaba lo bien que le quedaba la ropa elegante al que por el momento era su prometido.





WINTER JULIET  ♥



❅ Wake up and live your dreams ❅:


Suwin ♥:

That nothing safe is worth the drive.:


avatar
Mensajes : 392

Post de rol : 257

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ → SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO

A Rossie le importaba una mierda despertarle.

A su hermana también le importaba una mierda, y a Winter… a todo el mundo le importaba una mierda.

Aunque para ser francos, el tendría que haber admitido que en las ultimas semanas se encontraba mas letárgico de lo usual y sus horas de sueño traspasaban la linea de lo saludable, como si se encontrara en un constante estado de hibernación. Y aunque no tenia el sueño especialmente ligero, el muchacho siempre era capaz de percibir cuando Rossie llegaba, sin avisarle, por supuesto… De alguna forma había conseguido sacar una copia de la llave de su piso mientras el no estaba por casa (O quizá lo había hecho mientras el no se encontraba mirándole, a esas alturas Ross estaba seguro de que su madre era un maldito ninja o una ex agente del KGB) porque de otro modo era imposible que ella pudiese entrar a su piso. El día que se mudó, el le había dicho que no le iba a entregar una llave de la cerradura por mucho que se lo pidiera, incluso le había exigido que no le visitase porque sabia muy bien la cara que pondría su padre si se enteraba que ella había terminado cruzando Upper West Side para meterse entre los apestosos recovecos bohemios de Soho. Pero Rossie era demasiado ingeniosa, condenadamente ingeniosa y necia.

En ese preciso instante se encontraba metida en el piso de su hijo mayor restregando y rebuscando cada centímetro del lugar igual que lo haría un puto escuadrón del SWAT desmantelando un cuartel, gritándole cada tanto a un inconsciente Ross que seguia tumbado sobre el sofá negándose a abandonar el sueño (Había estado demasiado cansado para llegar hasta la cama la noche anterior). Ni siquiera se movió cuando su madre se puso a revolver los libros de su estante ni sostuvo con alarmante descuido la macbook en una sola mano y la arrojó dentro de los cajones del escritorio. Tuvo la mujer que comenzar a curiosear en la despensa para que Ross saltara del sofá como un remolino y le impidiera el paso plantándosele justo en frente.

Su madre no era ninguna tonta, en cuanto abriese las gavetas de la despensa y viese el desastre de pop-tarts, chocolatinas y pasta de lavanda se iba a dar cuenta de que Georgina había ido hasta alli, y peor, que el había estado comprandole comida chatarra a su hermana cuando se suponía que  estaba llevando a cabo una dieta vegana y completamente orgánica demasiado cruel para una niña de su edad (O un ser humano cualquiera con sentido del gusto). Los ojos de Rossie lo evaluaron cargados de impaciencia, demasiado separados del puente de la nariz repletos de pestañas y furia. Hacia mucho tiempo que la mirad de su madre no le producía nada en absoluto, cuando era pequeño y se había dado cuenta que estaba perdiendo su tiempo amando a una mujer asi –¿Se puede saber que estas haciendo invadiendo mi espacio personal?– cuestionó con la voz mas monótona que fue capaz de evocar. Su madre puso los ojos en blanco y señaló el Spencer Hart tendido sobre la cama, un lustroso traje negro hecho a medida y asquerosamente insidioso.

Miró a su madre con mala cara, cayendo en cuenta de lo que iba todo aquello, Rossie sonrío –Esta noche no llegues tarde… o personalmente te arrastraré hasta Los Hamptons con tus abuelos— sentenció la mujer, antes de darse la vuelta sobre sus tacones y salir por la puerta principal tan rápidamente como un agua viva. Ross había escuchado esa amenaza miles de veces.

A veces se preguntaba si era lo que su madre había pensado cuando el medico se lo había puesto en brazos y le había dicho que su hijo neonato era sordo. Ross se encogió de hombros dandole la mínima importancia al asunto, se tiró boca a bajo en la cama (Al diablo con el maldito traje de los cuernos, le daba igual) y se volvió a quedar dormido.


Cuatro horas mas tarde, vestido con el conjunto negro que le acentuaban los rasgos oscuros y un ceño fruncido semi permanente, Ross estaba llamando a la puerta principal de la residencia White con demencial impaciencia. Ni siquiera pensaba hacer el intento de disimular lo poco que le simpatizaba todo el asunto de tener que asistir a una gala benéfica, dado a que los eventos de tal calaña nunca habían sido de su agrado. Estaba bastante seguro de que desde su asiento podría sentir el nerviosismo que le transmitiría su madre durante toda la noche, y aunque se le diese bien las sonrisas secas, las conversaciones banales y las miradas frívolas, todo ese despilfarre inútil de energía le entumecía demasiado. Ademas, como si no tuviese suficiente, su prometida estaba incluida en el paquete y hasta el momento ya se encontraba demasiado perturbado con su sola presencia como para tener que simular una radiante felicidad durante toda la velada.

Escuchó los pasos detrás de la puerta casi al instante y a continuación, todo fue un completo caos de luces y brillos irrumpiendo en la oscuridad de la calle. Ross entrecerró vagamente los ojos y algo parecido a una sonrisa se alojó en sus labios cuando se percató vagamente de que que, incluso aunque hubiese demasiada luz, los ojos de Winter eran tan despampanantemente azules que era capaz de distinguir el color de los mismo en medio de su oscura y delgada silueta a contra luz. Ross alzo ligeramente el mentón, posando su mirada sobre puntos inexactos del cuerpo femenino, como si no fuese capaz de estarse tranquilo –¿Porque? ¿Temes morderte la lengua? Esa si que seria una muerte bastante trágica– dijo luego de unos instantes, su sonrisa se tornó sádica y divertida, sus ojos siguiendo cada ínfimo movimiento de la rubia. No tardó en seguirle el paso, caminando junto a ella con el saco rozándole el hombro –No seas ingenua "calabacita"... yo nunca me comporto– aquello le salió como una especie de murmullo, acercándose lo suficiente para murmurárselo al oido, poniéndole especial énfasis al mote que había surgido de la mismísima nada. El Fisker Karma plateado rugía junto a la acera y el barniz destellaba blanco bajo la luz de la luna, no se había molestado en apagar el motor  –Anda, sube. Tenemos que ir a hacer el ridículo otra vez…– Insistió el, mientras le abría la puerta del copiloto. Su mirada estaba tan oscura como el color del alquitrán y tan incisiva como una cuchilla. Era bastante consiente de que estaba siendo demasiado evidente ¿Pero y porque eso le iba a importar? o mejor ¿Porque iba a intentar disimular que se la estaba comiendo con los ojos? el camino al infierno no se labra con buenas intenciones ni miradas piadosas, y para esas alturas de su vida, Ross estaba bastante seguro de que el infierno le debía haber reservado su propio circulo.


Última edición por Rossem E. Grey el Lun Mayo 22, 2017 2:15 am, editado 1 vez


♕ :
avatar
Mensajes : 43

Post de rol : 30


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO

No conocía al heredero de los Grey desde hacía mucho tiempo, pero sí que tenía calada su actitud. En apenas dos encuentros había captado que la actitud impredecible y su lengua viperina siempre estaban dispuestas a hacer una aparición estelar. La mano derecha de la rubia se posó en el rostro de Ross y le dedicó una mueca condescendiente.-¡Oh querido! Me ofende que creas que yo soy una víbora. - Su voz había adquirido un matiz venéreo, casi libidinoso, mientras su dedo índice recorría con lentitud descarada la tersa piel de su pómulo hasta llegar a su labio inferior.- Yo soy más bien una Oxyuranus microlepidotus, más conocida como serpiente Taipan del Interior. Una vez que te he mordido no hay antídoto que te pueda salvar. - Y dicho esto su mano descendió abruptamente, desvaneciendo el espejismo de sensualidad y brillos de pedrería cara.

- De hecho, las víctimas tardan sólo cuarenta y cinco minutos en morir, agonizando.- Se encogió de hombros con cierto desinterés aparente, como si estuviera hablando del tiempo. - Has pasado demasiado tiempo con las frívolas mujeres del Upper West Side, Ross, parece que se te ha olvidado reconocer el verdadero peligro. - ¿Hablaba de ella misma al referirse al verdadero peligro? Pues a su parecer no, Winter solo estaba llevando a cabo una increíble y buena interpretación de la femme fatale que solía ser mal vista en aquel círculo tan selecto. No obstante, era ajena a que esa afirmación podía ser definitiva para su prometido, quien sentía cierta perturbación cuando la tenía a ella cerca.

Lo adelantó con movimientos sinuosos, los que la misma Scarlett le había perfeccionado años atrás.  Desde pequeña había tenido cierto parecido a su madre, y este se había ido acerando con los años. Desde sus ojos pequeños y almendrados con el color del cielo, a la forma de sus labios, o su silueta de su figura, incluso en su forma de moverse. Todos, incluso la misma Scarlett, había visto en ella su reflejo y mientras que todos querían alentar a la joven a seguir los pasos de su madre, ella le había insistido en ir a la universidad y mantenerse alejada del repulsivo mundo al que ella misma pertenecía (aunque la misma Winter le afirmó que ella pasaba olímpicamente de la industria de la moda). Poco sabía que la loca de su hija había decidido ocupar el mismo trabajo que su propio padre, que había muerto en un tiroteo cuando Scarlett no era más que una cría.  Aún así, la ex modelo había sido fascinada por la forma en la que su hija deambulaba por el jardín. Como si sus pies ni si quiera rozasen el suelo... movimientos tan delicados y sutiles como el caer de los copos de nieve. Así que había decidido compartir con su primogénita algunos consejos para moverse en situaciones puntuales, desde eventos públicos hasta estimular el interés de algún pretendiente. Con los años la inspectora White los había asimilado tan bien que cuando portaba un vestido entallado salían de manera inconsciente.

La voz de Rossem llegó muy cerca de su oído y giró levemente el rostro para mirarlo de reojo. Un par de escalofríos recorrieron su columna vertebral y se mordió el labio inferior con repentina impaciencia. Sin embargo, sus labios esbozaron una sonrisa pícara. - No esperaba menos de ti "chocolatito". Me gustas más cuando eres un rebelde sin causa. - Contraatacó con un empalagoso y recién asignado apodo. Se subió al coche, siendo testigo de la intensa mirada que Ross le regalaba a su cuerpo y como era de esperar, ella fue incapaz de descifrar sus oscuras intenciones. Esperó a que se subiera a la plaza del conductor y saliera del tranquilo vecindario para dedicarle una mirada furtiva.- ¿Qué te pasa? ¿A qué viene esa miradita? ¿Mi vestido no es lo suficientemente elegante para acompañar al heredero de los Grey? Tu madre quería que me pusiera uno más recatado.- Apuntó asegurando el cinturón de seguridad alrededor de su fino cuerpo. - Pero yo paso de vestidos sosos. Si Rossie no quiere que enseñe pecho pues enseño espalda,  además así no debo llevar sujetador. A mi padre le va a dar un jamacuco cuando se entere.- Comentó riéndose alegremente.




Última edición por Winter J. White el Dom Abr 30, 2017 9:34 am, editado 2 veces



WINTER JULIET  ♥



❅ Wake up and live your dreams ❅:


Suwin ♥:

That nothing safe is worth the drive.:


avatar
Mensajes : 392

Post de rol : 257

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ → SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO

Una sonrisa ladina se plasmó lentamente en su rostro, esfumando casi en su totalidad los pensamientos negativos que habían estado fastidiándole mucho antes de llamar a la puerta del recinto, cuya fachada comenzaba a desvanecerse a medida en que avanzaban  por la grava –Alguien se ha tragado una enciclopedia antes de salir de casa– habló haciendo un esfuerzo sobrehumano para no echarse a reír, consciente de que eso le quitaría mucho hierro a su afirmación anterior. Sus ojos se entrecerraron ligeramente, permitiéndose escanear con deliberado atrevimiento las gesticulaciones que esbozaba su prometida. El escepticismo se volvió protagonista de su mirada mientras la mano de ella se posaba sobre su rostro, suave, fría y delicada, deslizándose a traves de este con parsimonia y cautela, provocando que lo que estuviese a punto de decir segundos atrás se quedase olvidado en un punto sin retorno. El no se apartó, sin embargo, y tras terminar con su elaborado argumento la mayor de las Rosewood retornó a su posición inicial, dejando a un muy confundido Rossem intrigado con aquel sencillo gesto.

Incluso a esas alturas, debía confesar que no alcanzaba ni por atisbo a imaginar los pensamientos que cruzaban por esa cabecita rubia y terriblemente descarada. Era como si cada vez que se encontrasen, su prometida evocara múltiples facetas que diferían  una de la otra con el afán de confundirle y justo cuando comenzaba a creer que comprendía sus maneras, que podría resolver la incógnita que representaba Winter en sus pensamientos, sus acciones y palabras volvían a resultarle impredecibles e impactantes y la interrogante volvía a imponerse otra vez. Sus labios se tensaron en una fina linea, consciente de sus ademanes, de los movimientos sutiles pero cargados de sensualidad y gracia que manifestaba, completamente ajenos a la formalidad y brusquedad con la que había actuado días atrás cuando (literalmente) invadió su piso afirmando ser una agente de la policial de Nueva York –Creo que estas subestimandome demasiado ¿No te parece? Ese es el primer paso para la derrota– comentó enarcando ambas cejas, siguiendo con la mirada los movimientos de la agente, quien había tomado la delantera intencionalmente,  luciendo la ajustada prenda cuyo peculiar brillo destacaba en el contorno de su delgada figura, como si hubiese sido rociada por aceite, no se imaginó que nadie mas podía llevar aquel vestido, sencillamente porque parecía haber sido confeccionado sobre su piel. Esperó hasta que Winter terminase de deslizarse dentro del vehículo para rodearlo en amplias zancadas y ocupar el asiento delantero, forrado en cuero negro como todo el tapizado del automóvil. Reconoció el bajo murmullo de Owl City  reproduciéndose en la radio, el cual no le resultaba particularmente agradable pero el mismo fue opacado por la voz de la rubia y sus interrogantes.

Ross le dirigió una mirada contemplativa aunque su expresión carecía de emoción alguna, y en un silencio casi religioso, desvió la mirada para verificar el dobladillo de sus mangas y los dos gemelos  del color del oro viejo que portaba en cada muñeca y que reservaba su uso solo para ocasiones como aquella –No, me gusta tu vestido…– afirmó el, con una voz tan monótona que podría fácilmente emplear para hablar sobre un historial financiero o cualquier cosa privada de emoción –...En realidad, te ves muy guapa– Esta vez, procuró volver a mirarle, trazando una sonrisa desganada en sus labios –Por mi podrías ponerte un saco de papas si quisieras, seguramente seguirías viéndote guapa. Ademas, soy consciente que yo soy el único que tengo un concepto del estilo bien concebido de los dos, asi que no me sorprendería si lo hicieras– agregó descaradamente, aquello ultimo no tenia otro fin que pincharla un rato, haciendo justicia a su sádico sentido del humor que formaba parte de su naturaleza y era incapaz de retener como ya bien sabia ella. El motor rugió cuando Ross lo puso en marcha y sus ojos se abrieron de par en par ante la mención de su madre  –No se si debería sentirme perturbado porque tengas conversaciones en privado con mi madre pero como estoy seguro de que no me va a hacer ningún bien enterarme de lo que hablan, ni siquiera preguntare…– Exclamó haciendo especial énfasis en la mención de la mujer que le había dado la vida, cuyas repentinas invasiones a su privacidad comenzaban a sacar sus lado mas paranoico, Ross subió en volumen de la radió lo considerado como “prudente”, adentrandose en la Wall street tras unos cuantos zigzagueos  –Puedes cambiar de estación si quieres, aunque no tardaremos demasiado en llegar…–


♕ :
avatar
Mensajes : 43

Post de rol : 30


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO
Lo primero que pudo percibir Winter al sentarse en la costosa tapicería del automóvil de Ross fue la mezcla del inconfundible perfume que siempre utilizaba el castaño con el suave olor del ambientador del coche. A la inspectora White no solía gustarle ninguna colonia masculina, de hecho, su cara esbozaba alguna mueca extraña y divertida cada vez que en el trabajo llegaba el olor de alguno de sus compañeros (ella creía que abusaban terriblemente de la colonia y parecían ambientadores pestilentes que se movían de un lado para otro) a sus fosas nasales, sin embargo, encontró extrañamente placentera la fragancia que desprendía Rossem.  

Ya era un hecho, estaba loca. No sabía cómo de todas las personas que poblaban el mundo se había tenido que fijar en él. Era arrogante, irónico, altanero, soberbio y petulante. Y para coronar el pastel de adjetivos, estaba esa faceta oscura que aún residía en su mirada. Winter sabía de primera mano que todo ser humano tenía una cara oculta… sin embargo, en el caso del castaño parecían ser los vestigios de una mala época, un cúmulo de malas experiencias que hacían a la rubia debatirse entre indagar en su pasado y descubrir al verdadero Rossem Edward Grey , o limitarse a no saber más de la cuenta y seguir como si él fuera el caballero de brillante armadura del que tanto hablaban en los cuentos de hadas. No obstante, la primogénita de los Rosewood no se caracterizaba por ser una cobarde y se había propuesto descubrir que lo hacía tan desconfiado y lejano.

Las palabras del castaño la tomaron desprevenida. Esbozó una sonrisa boba y sus mejillas se tiñeron de rosa. -Exageras.- Afirmó con evidente vergüenza, algo que no era típico en ella.  Era obvio que había malinterpretado sus intenciones, sin embargo, no era culpa de la rubia sino de la cara de poker que mantenía la mayor parte del tiempo su prometido. Nunca sabía que tendría en mente. La mayor parte del tiempo mantenía esa especie de mueca burlona y una mirada inexpresiva. Fue por eso que ella creyó que el brillante y sugerente vestido no había sido de su agrado, pero por lo que había dicho el heredero de los Grey, parecía que no solo se encontraba complacido por la prenda sino que sentía cierto interés en ella.

Giró su cabeza hacia él, observándole mientras conducía. -¿Cómo que eres el único que tienes buen gusto? O sea, claro que lo tienes… me ves bonita.- Su voz estaba sazonada con un deje cómico, la mera intención de devolverle la gracia. - Es broma no soy tan engreída. Tú también estás muy guapo.- Confesó alzando la mano y colocando una hebra de cabello oscura junto a las demás que estaban peinadas elegantemente.- Aunque no sé si deberías tener en cuenta mi juicio ya que yo siempre te veo guapo. - Parloteaba sin ser consciente de que sus palabras eran más grandes de lo que ella podía imaginar. - Mira que es raro porque no me suele gustar nadie, pero tú eres un caso aparte. Lejos de esa apariencia de playboy que me dan ganas de quitarte a puñetazos… creo que lo que más me gusta es esa sonrisa tan adorable que le dedicas a tu hermana. Aunque también me encantan tus pecas y tus ojos...- Sopesó en voz alta posando su dedo en la barbilla, adquiriendo una pose pensativa. Pero no estaba haciendo nada malo, ¿verdad? Solo estaba diciéndole la verdad.- Y luego está el hecho de que seas sordito que te hace más mono todavía. No sé, a veces me dan ganas de abrazarte como a un osito, pero luego recuerdo que eres un poquito asocial y se me pasa.

Sí, Winter era experta en decir lo que pensaba de manera casi inconsciente. Por eso, cuando se percató de que le había soltado tan tranquilamente todo lo que le gustaba de él plasmó una sonrisa divertida. - ¡Oh! No te preocupes. Yo soy de rock pero no me importa escuchar otro tipo de música cuando voy en coches ajenos.- El paisaje comenzaba a cambiar.- Puedes estar tranquilo no hablo mucho con tu madre, solamente coincidimos ambas en casa de mi madre. La culpa fue mía por ir sin avisar… creo que tendría que haberle dicho que tenemos mucho sexo y que nos pasamos el día borrachos.- Bromeó mientras de sus labios brotaba una risa alegre.- Pero mi padre me hubiera matado.

Supo que habían llegado al lugar de destino en cuanto vio el majestuoso hotel donde se llevaba a cabo la “reunión social” como solía llamar su madre a tales actos. Rossem paró delante del edificio, rápidamente un muchacho ataviado con un traje rojo y dorado propio del botones del hotel se apresuró a tomar el relevo para aparcarlo. La última White esperó a que su prometido abriera la puerta del vehículo y bajó con aires de grandeza, colgándose rápidamente del brazo del castaño. En cuanto divisó los primeros focos sintió una ola de pánico que la sacudía. -Ross no puedo… Ross…- Su voz sonaba suplicante, como un borrego que va de camino a su sacrificio. Su mirada azul coincidió con la chocolate de él, intentando decirle sin palabras que estaba muerta de miedo.



WINTER JULIET  ♥



❅ Wake up and live your dreams ❅:


Suwin ♥:

That nothing safe is worth the drive.:


avatar
Mensajes : 392

Post de rol : 257

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ → SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO
En una escala del uno al cien, la sorpresa del joven sobrepasaba los estándares establecidos con un numero de siete dígitos. Sin embargo, dada su ambigua expresión, resultaría casi imposible percibir tal impacto en el, pues su rostro a penas trazaba en sus facciones un ligero atisbo de asombro y diversión. Se volvió varias veces en dirección al asiento de copiloto, observando al destello de luz que era en ese entonces Winter White como si fuese una supernova a punto de estallar frente a sus ojos, sin proponerse a interrumpir el monologo que estaba ejecutando la rubia con imprecisas intenciones. No iba a negar que le despertaba curiosidad saber que imagen mental se había trazado ella de su persona, principalmente después de la extrañas circunstancias que se habían generado en el pasado y que seguían confundiéndole bastante, pero sin duda estaba muy lejos de imaginar que su descripción desbordaría tanta amabilidad, mas aun después de las palabras peyorativas que había usado para describirle en el preámbulo de su discurso.

Ross rodó los ojos con dramatismo cuando finalmente Winter terminó de hablar y a continuación soltó una breve carcajada. Vibrante y sonora desde el mismo centro de su pecho, el sonido, incluso para el mismo, le resultaba sorpresivamente ajeno. Francamente no podría recordar la ultima vez que se había reído sinceramente, cosa que de por si no sucedía con mucha frecuencia –¿Winter, estas intentando alagarme? ¡Vaya maneras! solo tu eres capaz de usar adjetivos tan extrapolares en la misma frase. Ya te lo he dicho antes…– refutó con un tono de advertencia desdeñoso que quedó en un mero intento, dado al tono de diversión que lo opacaba –“Mono” no es un termino con el que pueda sentirme  alagado– agregó, tamborileando los dedos sobre el fino tapizado del volante –Pero valoro tu honestidad, supongo…–


–No deberías escuchar otra cosa, ningún otro genero amerita que le escuches. Ya te lo digo yo…–
Bromeó sin apartar la mirada del frente, enfilándose hacia una calle que quedaba perpendicular con la octava avenida, agradeciendo internamente la existencia de google maps. Para ese entonces había frecuentado tan poco aquel sector que su memoria selectiva comenzaba a jugársela despiadadamente aun punto en el que no fue capaz de ubicarse propiamente hasta que reconoció Columbus circle en la lejanía. Sabia que el hotel donde se estaba efectuando la actividad se encontraba extremadamente cerca de dicha entrada del Central Park –Eso seria un impulso suicida, ni te lo pienses. Pero oye, que yo soy de argumentos sólidos así que lo ponemos en practica si te apetece. Le damos el toque realista…– murmuró distraídamente, procurando concentrarse para no pasar de largo la entrada principal del edificio.  Frunció el ceño de inmediato al reconocer lo que parecía una docena de figuras resguardándose bajo el ornamental toldo del hotel sin intenciones de adentrarse en el lugar y supo de inmediato que debían ser fotógrafos de la prensa. dejó escapar un suspiro resignado mientras abría la puerta y salía al exterior, murmurando un vago –Demonos prisa– mientras cedía las llaves del coche al servicio de vallet parking y se apresuraba en abrir la puerta a su prometida. Esbozando una sonrisa emblemática, Ross se dispuso a andar en dirección a la entrada principal del gran hotel, mas la exclamación de la rubia hizo que se detuviese abruptamente. Acto seguido, se volvió con el ceño fruncido para mirarle y la imagen de Winter tan azorada como un pequeño ciervo asustado por los reflectores de un coche en medio de la carretera casi le obligó a echarse a reír y al mismo tiempo, le despertó cierta ternura –¿Que pasa? ¿Vas a quedarte aquí afuera?– cuestionó, dedicándole a la aludida una mirada siniestra. En la distancia percibió el extraño desfile de las exuberantes galas de un grupo de invitados fanfarroneando frente a los flashes y percibió el constante chasquido de las cámaras fotográficas. Se puso frente a ella, interponiéndose en su campo de visión  y el destello de luces que iluminaban la noche –Vamos… ¿Y se supone que eres una agente de la policial? ¿Donde esta todo ese coraje absurdo tuyo?– murmuró por lo bajo, esbozando una sonrisa ladina.

Y a pesar de sus palabras, la mano de Ross ya estaba deslizándose en el encuentro de la suya. Entrelazando sus dedos con avidez en un gesto con el que pretendía mitigar sus nervios, acarició fugazmente sus suaves y delgados nudillos –No te preocupes, no voy a dejar que te muerdan. Me reservo el gusto para mi–  agregó rápidamente, tirando de su mano con ligereza para avanzar en medio de la gente que comenzaba a conglomerarse frente a la puerta. Ni siquiera le prestó atención a los reporteros y en cuestión de un parpadeó habían atravesado el iluminado vestíbulo, decorado con enormes arañas de techo y ornamentos fantasiosos en sus columnas. Le dedicó una mirada fugaz a su prometida que lucia tan fresca como una rosa y la sonrisa se le esfumó en cuanto vió a su madre haciendo de centinela frente a la puerta con una copa de sidra burbujeante en mano y cuchicheando con una de sus colegas que lucia un flamante vestido turquesa doloroso para sus ojos. Seguramente pretendía esperarles allí hasta que llegasen, cosa que  Ross confirmó cuando  los  ojos de su madre reflejaron una profunda satisfacción –Matame ahora, si quieres ahogame con el ponche o algo así pero que sea rápido...– murmuró con disgusto a la rubia mientras le sujetaba la mano, observando a su madre caminar en dirección a ellos a velocidad luz.


♕ :
avatar
Mensajes : 43

Post de rol : 30


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO
Frunció el ceño extrañada mirándolo como si su prometido tuviera un tercer ojo en la frente. No acababa de entender cuál era la cosa a la que le debían darle el toque realista... ¡oh! espera.... ¿Acaso hablaba de decirle realmente a su madre que tenían sexo y bebían como para apuntarse a alcohólicos anónimos? Ladeó la cabeza entrecerrando los ojos, que solo se abrieron de manera desmesurada cuando entendió el sentido de su declaración de intenciones indecentes. Sin embargo, optó por no tomárselo en serio. ¡Sabía dios si solo estaba tomándole el pelo! ¡Y ella que había estado a punto de golpear su atractiva y pecosa cara contra el volante!

Sus labios, trazados en escarlata tan vivo como la sangre, se curvaron en una sonrisa traviesa.- Bueno, lo de emborracharnos vale. ¡Pero sin conducir! Y lo del sexo... depende. ¿Te gustan las esposas?- Las palabras brotaron de ella con lentitud premeditada y concisa, sin apartar su mirada azul de la ventanilla. En la pieza de cristal se podía ver reflejada la expresión divertida que teñía su rostro, claro está, que Ross no podía ser testigo de tal mueca, ya que estaba demasiado atento a los acontecimientos que azotaban la carretera. - Es broma, es broma... No me van las esposas. En realidad tampoco el sexo. Soy virgen y soy feliz así.- Afirmó en un tono solemne, cómo si estuviera tratando un tema tan delicado como las copas de cristal de bohemia que Scarlett poseía. De repente el coche paró, y debían empezar el teatro. Bueno... eso habría pasado si no le hubiera dado un ataque de pánico.

¿Y si ponían su foto en una revista? ¿Y si la reconocía alguien de su trabajo? ¿Y si la despedían? ¿Y si...?

Las palabras de Ross estaba teñidas de fanfarronería y arrogancia que no se preocupaba en reprimir ni si quiera en un momento tan crítico, no obstante, sus dedos se entrelazaron con los de ella en un gesto reconfortante. Y ella arqueó una ceja, plasmando una sonrisa socarrona. -Disculpa si en la academia de policía no me prepararon para combatir a paparazzis de la prensa rosa.- Espetó con ironía. De una manera impetuosa, la rubia se vio prácticamente arrastrada por todo el vestíbulo del hotel. Sonríe, sonríe. se recordó una y otra vez mientras las incesantes flashes de las cámaras la rodeaban. Su actuación no duró mucho gracias al castaño, quien la guió hasta el mostrador donde se dejaban los abrigos.

Pensó que sería buena idea dejar su bolso, en esos eventos nunca se solían llevar. Winter alzó su rostro ligeramente, haciendo sus miradas coincidir, admirando la insólita sonrisa de su prometido. Sintió como la ternura se adueñaba de ella y sin prensarlo, acarició la mano que  aún tenía afianzada, en un agradecimiento silencioso. Fue por esa misma razón que no pasó inadvertido el cambio brusco de actitud que sufrió en cuánto vio a la mujer que le había dado la vida, y no era la primera vez. Siempre que Rossie salía en la conversación, Ross se tensaba y parecía más (aún) ácido que de costumbre. - No seas bobo, no te voy a matar.- Canturreó con diversión, acercándose peligrosamente hasta notar su cuerpo contra el de ella. - Empiezo a creer que tienes cierto fetiche con que te asesine.- Con la mano libre, trazó un dibujo en la piel de su mejilla, moteada con múltiples pecas. - Pues a mí me gusta más besarte.- Le comentó acortando la distancia entre sus labios, regalándole un suave beso que fue interrumpido por la aparición de Rossie en el espacio personal de ambos. - Buenas noches, Rossie.- La saludó la inspectora White aún abrazada a Rossem. En realidad, no tenía ganas de separarse de él y verse obligada a representar el papel de la prometida boba que se muere de ganas por casarse, tener varios chiquillos llorones y un perro.



WINTER JULIET  ♥



❅ Wake up and live your dreams ❅:


Suwin ♥:

That nothing safe is worth the drive.:


avatar
Mensajes : 392

Post de rol : 257

Temas : 13/13.


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8166-winter-j-whitehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8193-winter-s-lovers-nah-just-be-my-friendhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8288-tempus-fugit-winter-s-chrono?highlight=winter
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

This night is sparkling, don't you let it go.
→ → SÁBADO → 18:30 PM → GALA BENÉFICA DE LA SRA. JOHNSON→ FRÍO
Su intención inicial no había sido que la conversación tomará aquel rumbo tan sorprendentemente favorecedor, su respuesta no había sido conjurada para sacar de contexto la conversación por mucho que lo hubiese parecido; Había sido una respuesta apresurada, algo que no se había detenido a analizar demasiado antes de soltarlo. Sus labios comenzaron a curvarse en una sonrisa sombría en respuesta a las palabras de la chica y el sonido de las intermitentes del coche se extendió hasta que volvió a hablar, con su voz pausada y monótona –Depende de quien las lleve puestas. Me voy a reservar mi comentario… porque me estoy creyendo muy poco lo que me has dicho– concluyó el muchacho, mientras el motor del coche se silenciaba junto a la acera y el aire helado de la cosmopolis le golpeaba la piel en cuanto abrió la puerta del híbrido para salir al exterior. La verdad es que ya estaba comenzando a hacerse una idea de lo que podría llegar a alegar la rubia ante tal afirmación porque si de algo estaba seguro era que Winter no tenia pelos en la lengua, más la experiencia de las últimas semanas le había enseñado que de ella no debía esperarse nada puesto que era una caja de sorpresas en toda la norma, dispuesta a abrirse y cerrarse en los momentos mas inesperados.

Y tendría que admitirlo, aquello le divertía bastante...

–Tal vez no, pero si mal no recuerdo eres hija de William Rosewood. ¿O me vas a decir que he montado a la rubia parlanchina equivocada?– repuso instantáneamente haciéndose escuchar por encima del murmullo de los noctámbulos, sin dejarle de observar con una calidez inusual en la mirada a pesar de sus toscas palabras. Tampoco es que fuese un fan de la prensa, le parecía tan ruin como los noticieros amarillistas y cualquier cosa que se relacionara con inmiscuirse en la vida privada de otras personas, pero verse en situaciones como esa era un efecto colateral que venía con haber nacido en Upper West Side y era más fácil tomarse aquel trago tan amargo de una vez por todas que detenerse a pensar demasiado en ello y comerse la cabeza por las ridiculeces de la farándula. Cuando uno no llevaba una vida tan escandalosa entre la élite de Manhattan, el único temor que se podría llegar a ostentar con respecto a la prensa era no llegar a ocupar una columna en el apartado de economía del Times o lucir como una morsa en la fotografía de alguna gala. Sin embargo ese no había sido su caso y ahora que conocía bastante bien las repercusiones que podían traer llevar una vida voraginosa y desenfrenada dentro de aquella jodida clase social tan clasista y prejuiciosa, no podía importarle menos lo que hablase de el o no la prensa… En general no le importaba en absoluto lo que hablase la gente, o mejor dicho, no le importaba la gente. Lo suyo podía llegar a rozar alarmantemente la misantropía.

Bajo el despilfarre de luces y ornamentos del edificio donde circundaban allí y acá vestidos pomposos y elegantes, Ross era bastante consiente de su sentido del tacto, de la calidez, el toque ajeno y de la forma en que aquel contacto había perdurado incluso después de lo estrictamente necesario. Se hubiese concentrado todo lo que restaba de la gala en esa insignificancia si no fuese por la inadvertida presencia de su progenitora, que se acercaba a ellos apresuradamente, pero sin ostentar perder el porte en ningún momento. Con su flamante vestido ciruela y su cabello color del fuego sujeto en un peinado que seguramente le abría costado horas a su peluquera. Ross miraba a su madre como si fuese un tren a punto de venírsele encima en la forma mas literal de la palabra, por eso, al escuchar  la voz de Winter interrumpiendo sus pensamientos enérgicamente, sintió cierto alivio apoderarse de el y se volvió hacia ella con una expresión indescifrable –En gustos no hay nada escrito– se limitó a bromear, aunque su voz era notablemente ausente. Sus ojos repercutieron sobre el mar azul que brillaba en la mirada de su prometida como los elementos de una fábula, tan cerca que podía captar el aroma que desprendía su piel y le dio la impresión, mientras sus labios se rozaban, que ella podía brillar mucho mas que las resplandecientes arañas de la majestuosa recepción.

Cuando se volvió para mirar nuevamente a Rossie tenía una sonrisa que le iluminaba todo el rostro  –Oh… bueno, esto es nuevo – repuso la mujer, incapaz de menguar la emoción que teñían sus palabras, ya estando frente a ellos –Aunque no debo decir que me disguste...–

–Madre–
le interrumpió abruptamente su hijo con un tono despectivo en su voz, procurando una sonrisa diplomática y rígida. Rossie se inclinó para besarle la mejilla y el se limitó a rodar los ojos –¿Que haces aqui afuera?—

La mujer agitó las manos en el aire, olvidándose del estupor causado por la escena que había presenciado segundos atrás. Siempre que su madre se encontraba en un evento de tal calibre se olvidaba por completo del mundo, era como si hubiese nacido exclusivamente para aquellas fiestas –Oh, solo estaba concretando algunas cosas con el servicio. Nada importante… ¡Winter cariño, te ves fantástica! Aunque creía que llevarías otra pieza, palideces un poco con ese color ¿no crees? Seguramente Scarlett te hubiese sugerido una prenda un poco más– hizo una pausa para lo que Ross imagino que era la búsqueda de un eufemismo –Romántica...– continuó ella, está vez volviéndose hacia la muchacha con una sonrisa carismática mientras le rozaba el hombro con dulzura. Para ese punto, Ross sentía formarse un nudo en su garganta, ese día Rossie estaba siendo especialmente fastidiosa.

–Esta bien mama, no tienes que darle la cátedra ¿Has dicho que se ve estupenda, cierto?— Intervino el, su mano se deslizó sobre la cintura de su prometida y Rossie le lanzó una mirada mordaz tan mordaz que hubiese sido capaz de disecar una rosa. Tras varios segundos de silencio, la flamante pelirroja sonrío como si tal cosa y se dio la vuelta –Vamos entrando, los demás nos esperan. Además tu padre quiere hablar contigo–

–¿De que?–

–Rossem, si yo pudiese decírtelo entonces no tendría sentido que hablases con el– lo que en el idioma de su madre significaba que ella tampoco tenía la más mínima idea...  

Si la recepción había resultado exquisita para los invitados, entonces el salón de eventos ridiculizaría cualquier expectativa que pudiesen llegar a imaginar; retazos de seda se entrelazaban en el techo de forma delicada, las flores que decoraban los centros de mesa eran de un color tan blanco que parecían brillar y la gente se codeaba y reía mientras tomaban sidra cara y vino tinto. No le sorprendió que Scarlett se pusiese en pie en cuanto divisó a la pareja y a Rossie adentrándose en el salón, saludándoles con amabilidad. Aquella mujer desprendía un aura de tranquilidad inigualable, pero aún así a Ross todo eso le estaba dando una crisis sería de migraña, por lo que cuando llegaron hasta la mesa que les correspondían su rostro parecía la cara de un bulldozer rabioso y no la de un ser humano. Se sintió realmente aliviado al percatarse de que su padre no se encontraba allí por el momento.

Tal vez a propósito o tal vez no, la mano que reposaba en la espalda  de su prometida se deslizó hasta su cintura cuando divisó a William Rosewood acercándose hasta ellos, con la expresión dura de siempre. Ross le dedicó una sonrisa maliciosa y estiró su mano esperando a que su suegro la estrechase –Buenas noche, William...– conjuró el muchacho, preparándose mentalmente para lidiar con las horas restantes de aquel calvario, aunque eso no quitaba que en el proceso buscara como divertirse un rato...



♕ :
avatar
Mensajes : 43

Post de rol : 30


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.