07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


38 # 40
23
NEFILIMS
5
CONSEJO
11
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
12
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Si es que soy un puto bocazas [Anouk Leafthunder]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Era la primera vez que mi jefe me permitía a mi cerrar, después de 9 meses currando en su restaurante no estaba mal ¿no? Pero bueno, no voy a engañarme, lo hizo porque no le quedó más remedio. Fui el único que no tuvo excusas para marcharse antes de tiempo como lo hicieron Tara y Elsa, que aprovechando que era sábado noche le venían estupendamente tener una hora extra para poderse preparar y salir de marcha. Encima tenían la cara que mentirle a la cara a mi jefe argumentando que es que habían recibido una llamada urgente. Puse oreja todo lo que pude para enterarme pero entre el sonido de los fogones y los pedidos lo único que escuché fue palabra sueltas. Pero vamos, que algo sobre un accidente de moto. Me entraron ganas de salir de la cocina con mi gorro y delantal, señalarlas y gritar bien alto lo mentirosas que eran porque yo les había escuchado murmurar a  lo largo de la tarde que tenían un estúpido cumpleaños e iban los pavos que la hacían mojar las bragas.

Al final me callé porque no convenía deteriorar la relación que tenía con ellas por dos motivos; fui el último llegar y porque no tenía tetas. Ya está. En fin, al menos pude ganarme un gesto de aprobación del Big boss cuando me ofrecí limpiar todo, recoger las sillas y cerrar. A veces había que dejar el orgullo apartado y ser un poco inteligente para ganarte la confianza de los que están por encima de ti. De ese modo, si no daba problema ninguno –que de momento lo estaba consiguiendo- me mostraba servicial por si algún día se le ocurría subirme el sueldo, quizá de esa forma conseguía  recuperar la motivación que había estado perdiendo durante aquellos nueve meses. Esto tiene su explicación, en un inicio, cuando logré el puesto de cocinero me hizo muchísima ilusión, joder, no era para menos,  ese curro correspondía a mi sector profesional pero coño… en aquel restaurante no hacía otra cosa que  cocinar hamburguesas y platos combinados. Quería algo más. No tenía estudios para convertirme en un puto chef de prestigio, pero con el dinero que ganaba me daba para lo justo; pagarme el alquiler y mis gastos personales, apenas ahorraba. Con algo más de pasta podría apuntarme en otros cursos que mejorasen mi currículum y así saltar a un restaurante en condiciones.

Sabía cómo conseguir dinero fácil y también conocía sus muy posibles represalias. Volverme a endeudar si la venta no iba bien, meterme otra vez en líos con los rumanos de mierda que me partieron la cara hace unos meses, que Emily me cortara los huevos si se enteraba… Demasiadas cosas pero era tan tentador… Siempre fui un tío muy ambicioso, al final acabaría volviendo a las malas costumbres. Me tocaba demasiado los cojones estar allí arrastrándome frente a mi feje para asegurarme la permanencia en su cutre-restaurante y por unos cuantos dólares de más a final de mes. Mantuve la mente ocupada con toda esa mierda hasta que dieron las doce en punto. Ni un minuto más ni un minuto menos. El restaurante estaba reluciente, había hecho mi trabajo así que volviendo a ser el Jackson molón de siempre y dejando el cocinillas pordiosero aparte, salí del restaurante echando el cierre.

Suspiré quedándome en medio de la acera como un idiota, cerrando los ojos y dirigiendo mi rostro hacia el cielo. La brisa acariciaba mi piel secando la espesa capa de sudor que marcaba toda mi cara y brazos. Qué asco, estaba deseando volver a casa y darme un duchazo. Me encendí un cigarrillo y emprendí la marcha hacia mi método de transporte que se encontraba doblando la primera esquina a mi derecha. Ay, mi querida Harley, era la alegría de mi día a día sin olvidarme de Emily claro… pero era mi moto la que me recibía cada noche al salir del curro. El caso es que no estaba ella sola, había una figura femenina muy cerca de pequeña , ¿estaba apoyada en ella o me engañaban los ojos? Por si acaso me pronuncié. — Eh tú, bonita. Hazme el favor de dar dos pasos laterales hacia tu izquierda que estás demasiado cerca de mi Harley. — fui todo un borde, demasiado diría yo pero tenía la excusa de que no había tenido una buena jornada de trabajo. Me habría mordido la lengua de prever lo que me esperaba. De saber a quién, o mejor dicho, a qué me dirigía. Pues me daría cuenta demasiado tarde que aquella figura correspondía a un hada y que a causa la oscuridad de la noche y la poca iluminación de la zona no pude ver.



Última edición por Jackson Evans el Sáb Jul 01, 2017 10:12 am, editado 1 vez



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 578

Reliquias : 318


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→ Sábado → por la noche→ Zona gastronómica

Hoy no había sido un día fácil.
Primero, no había tenido casi horas de sueño la noche anterior debido que tuve que trasnochar estudiando para un examen, al cual había tomado esta mañana con los nervios a flor de piel y dando todo lo mejor de mi, pero bastante segura de haber pasado solo con lo justo (sí, un exámen en sábado. ¿Qué tan deprimente podía llegar a ser mi vida?). Luego de eso, mi día no había mejorado significativamente. A algún maestro de primaria que seguramente se creía muy ingenioso se le había ocurrido la brillante idea de llevar a su grupo de alumnos a la librería como un "viaje recreativo", o algo así. ¡Los hubiera llevado a la biblioteca o al museo, entonces, señor! ¡Eran niños de seis años, por el amor de dios! ¡Treinta de ellos!
Resultado: me la pasé corriendo todo mi horario laboral para asegurarme de que los niños no rompieran, ensuciaran, tiraran ni desordenaran nada.  Y no había sido fácil en absoluto, todos los empleados de la librería estuvimos de acuerdo en ello.
Para colmo de males, me peleé con el profesor en cuestión y con sus dos ayudantes también porque era mi intención hacerle pagar por los destrozos de sus estudiantes (sí, treinta niños juntos sueltos en una librería hacen desastres por más que haya una considerable cantidad de jóvenes detrás intentando impedirlo, y en especial si su tutor actuaba como si le diera igual). Tras unos treinta minutos de discusión en los cuales le tiré unas cuantas verdades a la cara (no todas ellas relacionadas a su responsabilidad como docente, me temo) logré cumplir mi objetivo, y de ese modo no sufrimos daños mayores.

No obstante, tanta discusión sumada a las pocas horas de sueño más el día agotador de trabajo, habían acabado por dejarme de un humor muy inestable, que amenazaba con estallar en forma de mal humor en cualquier momento. Necesitaba distraerme un poco, y necesitaba hacerlo pronto.
Primero que nada, volví a la habitación del hostal en donde me alojaba, me di una ducha rápida y me tiré en la cama a dormir la siesta más bien merecida de mi vida. Luego de eso, cuando ya anochecía, tomé mi cámara, cargué algunas provisiones en mi bolsa (galletas, algo para beber, todo preparado a la manera de las hadas, claro está) y salí a fotografiar los pequeños detalles de la ciudad a oscuras, algo que me encantaba hacer.

Deambulé por las calles semi-vacías durante un buen tiempo, hasta acabar finalmente en la zona gastronómica de la ciudad, que a pesar de la hora aún presentaba algo de actividad, particularmente por el movimiento de los empleados abandonando los locales para irse a sus casas. Me acerqué a un árbol cuya corteza formaba una curiosa forma debido a la iluminación artificial del local más cercano, y me apoyé apenas sobre una moto para poder tomar la foto del mejor ángulo posible. Solo serían unos segundos.
Pero entonces una voz masculina me tomó por sorpresa, haciendo que me enderezara en mi lugar de inmediato. Vaya, menuda manera de pedir las cosas, ¿verdad? Con un simple "por favor" me hubiera apartado de buena gana, pero ya que estaba allí...

―Oh, lo siento― dije sonriendo con picardía, una de esas sonrisas peligrosas, que anuncian problemas. Dejé colgando la cámara de mi cuello y me acomodé mejor el gorro de abrigo que llevaba puesto, lista para entrar en acción.
Bueno, yo quería divertirme un rato... y tal parecía que acababa de encontrar a mi objetivo.


"Long live havin' some fun, we take what we want,
there's so many ways to we wicked"

Yep, this is me:

Gracias a mi colega Suggie, la más mejor del universo universal, por el picspam más chulis del mundo <3
avatar
Mensajes : 75

Reliquias : 517

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8742-boom-anouk-here-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8960-let-s-be-friends-relaciones#77617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8929-you-can-t-buy-my-time-cronologia#77277
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Uyyy… Uy… El cigarrillo casi se me despega de los labios y cae al suelo por la repentina apertura de estos cuando mis asombrados ojos miraron sus alas.  Normalmente un humano - o mundano, como les gustaban llamarnos los nefilims y los subterráneos- no solían captar la sociedad sobrenatural que se escondía tras el Glamour, pero yo fui maldecido con la puta visión, así que ese hechizo me lo pasaba por el forro de los cojones. Qué suerte la mía…nótese la ironía…

La pícara sonrisa que me dedicó la subterránea me causó un escalofrío helado y desagradable que recorrió todo mi cuerpo. Eso, y el modo en el que me miró no alentaban nada bueno. Me mordí los carrillos internos de mi boca, vaya metedura de pata, joder, si es que ya me lo decía Emily, y Desmond, era un puto bocazas. A veces se me olvidaba que yo era un caramelito para demonios y subterráneos malévolos o con ganas de dar por culo, y claro, eso tenía sus consecuencias. Quizá era mi orgullo quien me jugaba esa mala pasada de resistirse a ser precavido solo por considerárseme vulnerable por mi condición humana. ¡¡Me tocaba los huevos a dos manos!! ¡Así de sencillo! Odiaba ser tan frágil y tan débil. Tenía que pillar por banda a cualquier nefilim haciendo algo indebido para conseguir sesiones de entrenamiento a cambio de no decir una puta palabra de sus chanchullos a los peces gordos de la secta a la que pertenecían.

Una sonrisa nerviosa surgió en mi cara y estiró mis labios todo lo que éstos pudieron. Vaya cara de gilipollas debía tener porque era evidente que estaba fingiendo. — Vaya... bonita cámara. — Muy bien, Jackson, tal vez cambiando de tema rápidamente no se dará cuenta que se te han puesto los huevos de corbata. A esas alturas no pensaba demasiado en mis actos. Lo que buscaba era rebajar cualquier tipo de enfado pero no me salió pedir disculpas, no, joder, ni por miedo, seguía pensando que mi moto no la rozaba ni el mismísimo Satanás.

¿Sería muy descarado sacar mi teléfono móvil y escribir a Desmond?  Algo así como: “Hola Doc, ¿qué tal? Una pregunta hipotética que me ha surgido así… repentinamente. ¿Cómo de grave sería que un mundano cabreara a un hada?” Porque la única y última vez que me topé con una estaba usando sus ilusiones para que un pobre tipo se rascara los ojos hasta vaciárselos. No llegué a tiempo de detenerla pero casi le dejé sin su ala derecha. También es cierto que si no fuese por aquella sectaria (nefilim) yo estaría vendiendo cupones. — Esto… yo ya me iba. — di otra calada al cigarrillo que luego dejé mantenido entre mi dedo índice y corazón. Mis pies se acercaron a mi moto cautelosos porque el hada seguía cerca sin quitarme los ojos de encima. En otro momento que una fémina me mirara así inflaría mi ego pero en esas circunstancias solo me provocaba pavor.  Me monté en mi Harley y fui sacando la llave de contacto para arrancarla y pirarme de allí a toda hostia.


Última edición por Jackson Evans el Sáb Jul 01, 2017 10:13 am, editado 1 vez



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 578

Reliquias : 318


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Estaba que echaba chispas, literalmente.

Pero no hay que confundirse señores, no tenia nada que ver con un estado de humor negativo o sombrio de esos que solían atacarle en contadas circunstancias; El hada estaba tan emocionada aquella noche que parecía irradiar luz desde cada pequeño poro de su cuerpo y desprender purpurina por todos lados como las caricaturas rechonchas de las tarjetas de feliz cumpleaños  que siempre veía en el supermercado.


Habia una causa para todo aquel desborde de buen humor; la noche anterior, mientras terminaban de arreglar la trastienda y hacer el inventario, había estado dandole la zancadilla todo el rato al gerente de la tienda de musica donde trabajaba medio tiempo para que le dejase en descuento una preciosima guitarra acústica que llevaba mas de dos años cogiendo polvo en uno de los estantes traseros de la puerta, faltaba mas decir que su gerente era un ogro desalmado sin amor ni alegría alguna en su vida que siempre estaba poniéndole las cosas difíciles -No uno de los de verdad que deambulan por los recovecos oscuros de noseelie, simplemente actuaba como uno- y ella debía procurar, dentro de lo que su naturaleza le permitía, andarse con cuidado a su alrededor y no pulular demasiado con su humor negro y sus carcajadas esporádicas. Pero vamos, eso era un reto casi imposible tratándose de una criatura mágica cuya fuente de diversión mayoritaria era tomarle el pelo a la gente y hacer travesuras a diestra y siniestra, su vena caótica a veces terminaba ganándole y resultaba en un desastre de dimensiones bíblicas, sin embargo para ganarse su favor había prometido al gerente no fastidiarle mas de lo normal y cerrar ella la tienda todos los viernes en la noche para que el pudiese irse mas temprano. ¡Sabrán los dioses para que  si -al menos para Sugar- ese hombre no debía de tener vida social alguna! Pero gracias a su insistencia, el gerente había terminado aceptando que se llevase la guitarra y la pagase en cuotas descontando de su salario.

Como si no hubiese tenido suficiente dicha por solo un día, se había topado con una promoción de “compre dos y llévese tres” en una tienda de pinta uñas que le gustaba muchísimo. Por lo que inevitablemente el hada terminó desvalijando los estantes del local, dejandose arrastrar por la llamada del consumismo malsano y la ilusión de poder practicar cientos de experimentos Nail art con sus amigas. Tal vez pudiesen resistirse a la idea inicial ¡Pero ya luego se las apañaría para convencerles! Así era como la personificación de la felicidad en su estado mas puro se abría paso entre las pobladas calles de la gran manzana, cargando el estuche de su nieva adquisición en la espalda, con su violeta cabellera atada en un moño alto al descuido, un suéter crema que convidaba con su vestido floreado y la sonrisa mas bobalicona habida y por haber perlandole el rostro, haciendo un tarareo molesto para los transeúntes que se volvían a verle irritados, con malas pulgas luego de una pesada jornada laboral, seguramente… Pero ella estaba tan encantada con su día que venia importándole un comino que el resto del proletariado no se la estuviese pasando tan fantásticamente como ella, era uno de esos días que le hacían sentir demasiado afortunada y reafirmaban sus deseos de nunca tener que volver a cruzar palabras con sus padres ¡Criaturas anticuadas y estiradas! ¿Quien los necesitaba? Ella no, de eso estaba plenamente segura…

Las nubes se batían en un duelo contra los astros para perdurar a pesar de que la noche había caído ya, y las criaturas de las sombras comenzaban a adueñarse de las calles. Sugar Beth siempre tenia la sensación de que había algo casi mágico en la ciudad que nunca duerme cuando se ocultaba el cielo, era como si algo se abriese repentinamente y los noctámbulos saliesen a hacer de las suyas, tenia su encanto ver las luces de los enormes rascacielos iluminados por los letreros neon que comenzaban a abrir sus puertas a los amantes de la música y la fiesta, por lo que a veces, solo a veces, decidía desviarse un poco en su camino a casa para apreciarlos.

Y sin embargo, en medio de su marcha se topó con una escena de lo mas peculiar que la obligó a detenerse; podía haber percibido a kilometros la estela mágica de aquellas finísimas y delicadas alas, y los rasgos de las criaturas del pueblo mágico tan sutiles y encantadores que extrañamente compartía. El hada enarcó una ceja, curiosa, mientras esperaba a que la chica terminase de capturar la escena para no interponerse a la cámara y arruinarle el ángulo, mas aquello no sucedió. Con cierta brusquedad -algo que ya se le comenzaba a hacer común en los newyorkinos- el propietario de la motocicleta sobre la que el hada había estado apoyandose apareció para reclamarle e instantes después, Sugar Beth percibió como el susodicho cambiaba drásticamente de actitud. Algo destelló en la mirada del mundano, algo que no podía distinguirse en la mirada de aquellos que no podían ver mas alla y Sugar Beth comprendió que el hombre se había dado cuenta de que lo que tenia frente a el no era ni de cerca una muchachita común, incapaz de no verle el lado cómico a todo el asunto el hada soltó una carcajada y se dobló ligeramente, provocando que uno de los bonitos esmaltes que se había comprado saliese de la atestada bolsa y rodase por el contén –¡Oh! recorcholis, eso ha sido karma instantáneo…– exclamó en voz alta, observando con exagerada amargura como desaparecida el botecito de color chillón. Su mirada volvió hacia el hada y el mundano, deteniéndose sobre la cámara profesional que colgaba del cuello de la chica –¡Eh, deberías tener cuidado con esa cosa encanto, no todo el mundo es agradable en esta ciudad y podrían intentar arrancártela del cuello!– se encogió ligeramente de hombros señalando el artefacto, para luego acercarse sin demasiado reparo ¡Pero por dios, que criatura tan adorable era! si casi podía comerse el cuento de que no mataba una mosca  –Y usted señor debería tener un poco mas de modales ¿No cree? Esa no son maneras de hablarle a una pobre turista...–



Off rol:
Buenas mis pequeñas criaturas ^^ vengo a invadirles un rato, cualquier duda o regañina estoy a un mp!!


♥️:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 347

Reliquias : 321

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→ Sábado → por la noche→ Zona gastronómica

Oh. Oh, oh, oh.
Ya podía sentir, por adelantado, el sabor de la diversión. A juzgar por la cara del mundano, él sabía en que se había metido. Sabía que estaba en un lío y eso lo hacía parecer todo más divertido. De hecho, en realidad no planeaba hacerle algo taaaaaaan malvado, pero ver sus gestos de preocupación casi que era recompensa suficiente por sus bruscas maneras. Quisiera hacer hincapié en la palabra "casi": no iba a conformarme con verlo sufrir de antemano por cosas que yo podría llegar a hacerle, porque eso no sería divertido. Además, con suerte le enseñaría a pedir las cosas un poco más educadamente.

Bueno, había halagado mi cámara, pero aún así... No se había disculpado. Lo siento, mundanito, pero hoy no ibas a salvarte de mí tan fácilmente. Si hubieses tenido la sensatez de pronunciar un "lo siento", a lo mejor hubiese sido un poco más considerada.
Cuando dijo que ya se iba, mi sonrisa traviesa se ensanchó aún más. Oh, no, de "ya me iba" nada. Primero iba a divertirme un poco.

Lo primero que hice fue crear una ilusión para que él creyera que la pared estaba a su izquierda cuando en realidad la tenía directamente al frente, lo que causaría que se chocara de cara contra ella apenas avanzara unos tres o cuatro pasos. Me crucé de brazos y esperé a que se moviera quieta en mi lugar, expectante pero sin perder mi sonrisa traviesa. Él y su moto se llevarían una gran sorpresa.

Y entonces oí otra voz. Sinceramente, no había reparado mucho en la chica que se había detenido para no interponerse entre mi cámara y mi objetivo, pero ahora que lo hacía podía apreciar que la joven no era... normal.  Siendo un hada yo misma, podía darme cuenta cuando estaba en presencia de otro miembro de mi especie, y la muchacha que tenía ante mi era claramente una de los míos, lo que me supuso una gran sorpresa, ya que no era muy común ver hadas fuera de la Corte.

Cuando se dirigió al humano, a quien yo aún estaba observando de reojo para ver si se decidía a encender la moto y avanzar (con lo que se chocaría contra la pared), se me escapó una risita divertida, pero no pude evitar pensar que en realidad yo no era turista, sino que vivía allí. Supuse entonces que la otra hada suponía que yo estaba en el mundo mundano de visita, por lo que para ella tampoco debía ser común encontrarse camaradas por allí (o bien eso, o ella sí era turista y creía que por lo tanto yo también).

Ahora, mi pregunta era, ¿se sumaría ésta hada a mi travesura, o, por el contrario, se pondría del lado del mundano?


"Long live havin' some fun, we take what we want,
there's so many ways to we wicked"

Yep, this is me:

Gracias a mi colega Suggie, la más mejor del universo universal, por el picspam más chulis del mundo <3
avatar
Mensajes : 75

Reliquias : 517

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8742-boom-anouk-here-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8960-let-s-be-friends-relaciones#77617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8929-you-can-t-buy-my-time-cronologia#77277
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Me había centrado tanto en la preocupación de que aquella tipa que resultó ser un hada no dañara mi amada Harley que no me fijé que una tercera presencia se había quedado presenciando lo que hacíamos. Yo estaba muy nervioso ya, ¿eh?, de verdad que sí. Con tener en frente a un hada que me miraba de esa forma que me hacía sentir tan pequeño como una hormiga tenía suficiente para el resto de la noche. Si en algún momento había pensado pasarme por el pub donde solían ir mis amigos, ese pensamiento se desvaneció. Ya no podía, me había entrado tal canguelo que necesitaba llegar a casa y encerrarme en el cuarto de baño para echarlo todo. Qué retortijones me estaban dando, joder, las tripas se retorcían bajo mi abdomen como si fuesen serpientes vivas. Tenía que tener cuidado porque en un descuido sería capaz de tirarme una buena ventosidad aunque tal vez esa fuese una buena idea, quizá se marcharía espantada.

Como un idiota no daba con la llave correcta de la moto. Me sudaban las palmas de las manos de forma exagerada, y eso aceleraba todavía más mi pulso y mi respiración. No volví a levantar la cabeza para mirar al hada porque sentía que me estaba mirando, mierda, es que esas cosas se notan. Es… un sexto sentido, ¿sabes?, estoy seguro de que alguna vez lo habéis sufrido y habéis detectado que alguien os está mirando fijamente. Me sobresaltó una carcajada femenina que interrumpió mi interminable búsqueda la puta llave. Fue tan enorme el susto que di un bote sobre el sillín de la moto que de manera automática levanté sin querer la pata de cabra de la sostenía en pie, por fortuna yo ya estaba sentado sobre ella y solo tuve que mantener el equilibrio con mis propios pies.

Inevitablemente dirigí la mirada hacia dónde provino la voz pudiendo observar a una joven de cabellos rosados. Al principio pensé que se trataba de una friki con gustos extraños para el color del pelo, como Emily que se solía teñir de azul pero no, ojalá. ¡Ojalá hubiera sido una condenada friki! Mis ojos azules marcados por el terror se desviaron unos centímetros hacia la derecha para contemplar que a su espalda se unía unas finas y alas de hada. No… No podía ser. Otra hada. Esa noche la iba a palmar. No tuve nunca una buena experiencia con un hada, ¡¡ni media buena tampoco!! Todas habían salido mal y casi me costaron la vida. A un pobre humano le costó sus ojos, ¿lo he contado ya?, sí… Sí, claro que sí lo conté.  Cuando se dirigió a mi persona no dije ni una palabra, solo mantuve esa mirada acojonada un rato pensando en sus palabras por si en esa frase que me había dedicado se escondía un mensaje de venganza y sangre previo a mi muerte. ¿Pero qué? ¡Lo que debía hacer era salir de allí a la velocidad de la luz! Turista… su puta madre. Tenían que estar compinchadas porque la otra se empezó a reír.

Relamí mis labios completamente secos y maldecí mi boca que no generaba saliva para hidratar mi garganta que también la sentía tan seca como las agrietadas como unos paramos inhóspitas. Logré arrancar la moto y rápidamente le metí puño para acelerar a tope. No recordaba haber aparcado al lado de una pared pero no le eché mucha cuenta, solo quería salir de allí. Me moví velozmente sobre la moto hacia delante pero no recorrí ni medio metro cuando me comí un muro que no había. El morro de la moto se arrugó y mi cuerpo se elevó por la inercia del golpe obligándome a soltar los manillares y caer de lado en el suelo. Me quejé sonoramente, pero eso no fue lo que más llamó la atención de la gente que caminaba por las cercanías que ya se estaban carcajeando de mi, sino que me había comido una pared que a mi parecer no existía. Me levanté entre tambaleos y fui hacia la nada que había frente a mi pero que cuando pose mis manos noté el tacto rasposo de la pared. Desde fuera estaría dando una imagen lamentable pero en esos momentos no sentía vergüenza, estaba aterrado y por ello tardé en darme cuenta que era el hada quien me estaba haciendo eso con sus poderes ilusorios.

Dejadme ir — . Pedí entre jadeos atreviéndome a mirar a la cara a una y a otra. Qué asco ser un humano que no podía defenderse. Si hubiera sido más diestro en el combate no hubiera dudado en dejarlas K.o. Llevé mi mano izquierda al interior de la chaqueta y me aferré a una navaja que siempre llevaba encima. Su hoja era de plata, ¿valdría con esas hadas igual que con los licántropos? Si era necesario lo comprobaría aunque dudaba mucho que las llegase a alcanzar. — ¡No he hecho nada! — grité intentando sonar amenazador pero la voz se me quebró con la última palabra dicha.




I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 578

Reliquias : 318


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Lo más probable es que una persona cualquiera con un mínimo de capacidad de empatía lograse calzarse en los zapatos del rubio y la posición tan deplorable en la que se encontraba su moral en esos momentos. Siendo sinceros, a Sugar Beth nunca le habia atraido demasiado la idea de corromper y mermar la estabilidad de los mundanos que habían tenido la mala fortuna de acercarse demasiado al mundo de las sombras, pero eso tampoco significaba que fuese por la vida pregonando los derechos humanos y defendiendo a los minusválidos... a fin de cuentas era un hada; había crecido observando a los pobres arrebatados que habían terminado en feera arrastrados por alguna fae caprichosa, almas inocentes privadas de un destino muy distinto al de porque fueron concebidos, esperandolos solamente una larga esclavitud camuflada por la belleza de los encantos mágicos. Había crecido en un mundo donde aquellos que no eran hijos de las hadas eran violentados hasta que de ellos no quedase más que polvo y lamentos y sin embargo, no le gustaba aquella degradación, aquella manera tan estrambótica de desperdiciar la vida de otros seres indefensos.

Pero eso no la hacia una Madre Tereza de Calcuta y la cosa quedó bastante clara cuando comenzó a partirse de la risa después de ver al mundi estrellar su moto contra un muro ficticio, percatandose de que la creadora de aquella broma tambien parecia contenta con el resultado de su propia jugarreta –¡Uhh, diablos! ¿Estas bien?– se llevó ambas manos a la cara y se cubrió la boca conteniendo otra lluvia de carcajadas, en una extraña mezcla de diversión y preocupación, le dedicó una mirada brillante y contundente a su congénere. Su mirada volvió a deslizarse hacia el mundano y aunque sintió cierta pena por el hombre -que parecía haberse llevado una buena zurra- se mantuvo en su lugar y no hizo amago alguno de querer acercarse a el. Bien había aprendido en los últimos años viviendo en una ciudad llena de gente enojada y estresada, que no debía subestimar a ningún desconocido por muy humano que fuese: ¡Gracias, pero no! ella no tenía ganas de probar el mínimo ataque de furia que pudiese desencadenarle ¿Y que si terminaba lanzandole un puñetazo o algo asi? La gente a veces perdía los estribos cuando se les estaba tomando el pelo. Al escuchar las jadeos afónicos del mundi exigiendoles que le dejasen ir porque el no había hecho nada no pudo evitar poner los ojos en blanco, observando como se afanaba para poder reincorporarse, hablando con una agresividad que su mirada de pánico desmentia al instante. Sugar Beth entrecerró los ojos y movió su cabeza de un lado a otro, al mismo tiempo que sus labios trazaban una sonrisa pizpireta –Si, es cierto que no has hecho nada...– argumento ella, cruzándose de brazos y ladeando la cabeza –Aun no escucho que te disculpes con la señorita ¿Es que ya no saben de modales ustedes los mundis?–

Se volvió hacia Anouk casi por completo, dejando en segundo plano el panorama de la motocicleta tumbada sobre el concreto y a su nervioso propietario junto a ella. No se arriesgaría a subestimarla por muy inofensiva que pudiese aparentar ser, había visto caras mas bonitas destrozándole la piel a tiras a alguien –Creo que has roto al pobre mundano, encanto– confesó haciendo una especie de mohín infantil. Tampoco es que iba a hacer la vista gorda si repentinamente la chica decidia incinerarlo o algo parecido  solamente por ser un cascarrabias ¡Dios santo! ¡No!, pero no era realmente su problema, ella solamente se había detenido a observar el parapije que había tenido lugar justo frente a sus narices y prefería mantenerse allí, observando el epitome de aquel accidente...



Última edición por Sugar Beth Gwendoline el Jue Ago 03, 2017 6:34 pm, editado 1 vez


♥️:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 347

Reliquias : 321

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→ Sábado → por la noche→ Zona gastronómica

Tengo que reconocer que incluso yo se cuándo se llega a un límite. Un claro ejemplo de ello era ahora mismo, momento en el que mi cerebro se dividía entre la diversión y la pena por el pobre mundanito que tenía enfrente (aunque en realidad de mundanito no tenía nada. Era más bien un mundanote).
Sí, no pude evitar reírme, y dedicarle una sonrisa cómplice a la otra hada al notar que ella también lo hizo, cuando para mi total satisfacción mi plan funcionó a la perfección y él cayó directo en mi ilusión. Y ahora se parecía tanto a un cachorrito abandonado y mojado que no pude evitar preguntarme a dónde se había ido su actitud de macho alfa dominante de hace un rato. Supongo que no era más que una fachada después de todo, como con casi todos los humanos.
Bueno, ya, eso demostraba que ya había sido suficiente. Suspiré. Ojalá hubiera mantenido la actitud anterior, me podría haber divertido un poco más, pero no era capaz de hacerle jugarretas a alguien en ese estado de inferioridad y miedo.

Me acerqué un poco a él, asegurándome de tener mi encendedor de siempre en el bolsillo, donde podía alcanzarlo sin problemas si las cosas llegaban a ponerse un poco movidas (sí, siempre llevaba uno conmigo. Tengo que admitirlo, me gusta un poco el fuego; es bonito y práctico a la hora de defenderte).
―Ya, prometo no hacer nada más. ¿Te encuentras bien?― algunos llaman este tipo de comportamiento "bipolaridad". Pero, hey, yo no quería matar al mundano, solo darle una lección de modales y de paso divertirme un poco con ello.  
―Eso, sigo esperando una pequeña disculpa― dije batiendo las pestañas con exageración ―Casi ni estaba tocando tu moto― añadí en mi defensa. Todo el mundo puede tener sus días malos, sí, es cierto. Puede que él no estuviera en su mejor momento, pero yo tampoco estaba precisamente del mejor de los humores.

Sonreí un poco ante el comentario de mi camarada.
―Mecachis, se rompen tan fácil... No son juguetes tan divertidos después de todo― bromeé suspirando con dramatismo ―Prometo no romperlo más, eso sí. Creo que ya tuvo suficiente― tenía mucha curiosidad por la chica hada, de verdad. No quería acribillarle a preguntas porque no sería educado, pero moría de ganas de hacerlo. Además, me encantaba cómo se veía. Como una traviesa nata, o algo así. Como una de las mías.
Aunque, claro, a lo mejor esa era solo mi impresión.


"Long live havin' some fun, we take what we want,
there's so many ways to we wicked"

Yep, this is me:

Gracias a mi colega Suggie, la más mejor del universo universal, por el picspam más chulis del mundo <3
avatar
Mensajes : 75

Reliquias : 517

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8742-boom-anouk-here-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8960-let-s-be-friends-relaciones#77617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8929-you-can-t-buy-my-time-cronologia#77277
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
El sonido de las carcajadas ajenas y presentir la manera en la que me miraban minaron mi moral y mi orgullo. Me hacían sentir una rabia que no se liberaba porque a la par también me sentía aterrorizado. Pero admito que deseé con todas mis fuerzas ser nefilim, o como mínimo, saber pelear como ellos para destrozar a esas dos hadas. Lo juro por lo que más quiero en este mundo. Y no me pasaría nada. Fui el primero en recibir un “ataque” y por tanto, podía responder a ella porque habían herido mi dignidad. Pero el destrozo de sus alas, y de sus delicados cuerpos quedaría limitado a mi imaginación. Los humanos somos volátiles, rencorosos, y fácil de provocar por regla general, pero para nuestra desgracia, también somos vulnerables. Pero esta última característica tiene que ser eliminada de mi persona de una vez por todas. Ya había aprendido a convivir con ello. Había aceptado que Emily se enfrentara al peligro que la amenaza en solitario, y limitarme a darle consejitos, a los cuales reaccionaba con gestos de cariño, como si le hubiera solucionado todos sus problemas. Fue condescendiente.

No respondi al hada cuando pregunté si estaba bien. Claro, por supuesto, lo hizo cuando se había descojonado a mi costa. La sangre bullía en su recorrido a través de mis venas, lo sentía en la piel caliente de cada parte de mi cuerpo, y en el sonrojo no solo de mis mejillas, sino de todo mi rostro. Entonces,  el colmo llegó. La rabia superó al pavor, y lo hizo cuando la que tenía el cabello color chicle dijo con rintintín que no había oído mis disculpas hacia la que me había hecho chocar contra la pared. La que posiblemente habría provocado un abolladura a mi querida Harley. Después de eso se puso a hablar con su amiguita, dándome a mi algo de tiempo para controlar mis instintos porque estaba a punto de cometer la mayor locura de toda mi vida.

Había sido atacado y casi eliminado de la faz de la tierra a manos de un vampiro. Me salvó Emily. Un brujo casi calcina mi cuello y fue Desmond con su intervención el responsable de que saliese con vida. También en aquella fiesta de San Valentin caí redondo al suelo porque el humo de las llamas se cebaron conmigo, cosa evidente si ya de por si tengo problemas de respiración a causa del asma. Ahora estas dos se estaban cachondeando de mi, habían provocados que otros también lo hicieran mientras seguían su camino, y el único que se podía defender de eso era yo… por desgracia, no del modo que deseaba con todas mis fuerzas. Tenía en esos instantes pensamientos destructivos. Decía ser un buen hombre, pero en realidad no debía serlo si lo que quería era destrozarlas a cada una de ellas empezando por arrancarles las alas, como si de moscas se trataran. Así soy yo cuando se me hiere el orgullo.

¡¡UN CARAJO PARA VOSOTRAS!! — grité hacia las dos con los ojos desencajados del coraje. Sentía que seguían burlándose de mi, y que esperaban seguir haciéndolo  tras pedirme que me disculpe. ¿Disculparme? ¡NO! Yo no merecía tal humillación por haberle exigido a esa maldita hada que se alejara de mi moto. ¿Quiénes se creen que eran? ¿De la realeza? — ¡No me pienso disculpar después de que me hayáis humillado! ¡Que te apoyases en mi moto es lo de menos ahora! ¡No sois nadie para hacer lo que habéis hecho! — di un rodeo alrededor de mi moto para verificar lo que más temía, y es que tuviera algún rasguño. Lo tenía, era ligero y leve, nada que no se pudiera solucionar con facilidad pero eso no quitó que me tocara los huevos. Que ya suficientemente tocados los tenía habiendo escuchado que me definía como un juguetito con el que divertirse. — Ríete ahora, puede que la próxima vez que nos crucemos no puedas hacerlo. — La amenacé. La imagen de una aguja siendo insertada por un hilo se me vino a la cabeza, igual que el proceso de coser sus labios ensangrentados para no poderla escuchar jamás. No estaba pensando con claridad. Me estaba dejando llevar por la ira y la frustración de sentirme tan enclenque, tan débil y vulnerable. Tan inútil que decidí en serio hacer algo para remediarlo.




I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 578

Reliquias : 318


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Era todo cuestión de percepción, ya que tanto las hadas como el mundano tenían un pensamiento completamente distinto de las circunstancias, aunque seguramente alguien en una posición objetiva que estudiara la escena terminaría decantándose por la situación del hombre, agredido ya en varias circunstancias por ambas féminas. Sinceramente hasta la misma Sugar le hubiese dado la razón, si no fuera porque estaba directamente involucrada en el asunto y el mundano encolerizado le había mandado derechito a Edom con una prepotencia que la dejó anonadada y le picó un poco en la soberbia. El hada dio un respingo al escuchar el grito encolerizado producido por el sujeto y casi estuvo a punto de dejar caer su nuevo y bonito violín al suelo. Le observó con los ojos violáceos tan abiertos que parecían estar a punto de salirse de sus cuencas y los labios fruncidos, como a un niño pequeño que le acaban de reprender por una travesura que él considera demasiado insignificante para ganarse una reprimenda de ese calibre.

Ladeó la cabeza lentamente, observando fijamente las venas alteradas en el rostro del hombre mientras  este rodeaba la motocicleta y hacía una valoración de los daños sin dejar de gritar improperios, preguntándose si alguno de los vasos sanguíneos podría llegar a reventar en algún momento debido a toda la mala sangre que estaba acumulando el aludido. La imagen le produjo una expresión de disgusto y casi se perdió todo el breve discurso del hombre distrayéndose con sus propios pensamientos, sin embargo no dejó pasar sus últimas  palabras, que eran una amenaza directa hacia ella y la otra hada. Le dedicó una mirada de soslayo a la chica de la cámara, suponiendo que seguramente estaba tan impresionada con la situación y el giro argumental como ella –¡Eh, eh, eh! Quieto ahí– cruzó ambas brazos sobre el pecho, frunciendo el ceño. Ella no era de enojarse con facilidad, más aún en circunstancias como aquellas ¡Pero por supuesto que se indignaba ante una amenaza así de directa! y el hecho de que el castaño les estuviera observando como un cíclope enfurecido, reprimiendo su ira asesina para aguijonearlas con un puñal, solo hizo que su indignación creciera –Estábamos bromeando, te estas comportando como un sátiro ido de la olla–

Ya llevaba un par de años viviendo en la gran ciudad -tiempo que para ella había pasado como una estrella fugaz en medio de una noche sin estrellas- y durante todo el tiempo que había estado viviendo rodeada de mundis, siempre terminaba involucrándose en situaciones donde se confirmaba que jamás podría llegar a comprender completamente cómo funcionaba la mentalidad de los seres humanos. Eran criaturas que vivían solo un instante, un pestañeo, pero estaban plagadas de emociones incomprensibles incluso para ellos mismos y eran más complejas que muchas otras especies longevas que componían la diversa fauna de Feera. Aquel individuo en específico había sufrido un monumental cambio de actitud que hizo a Sugar preguntarse si realmente las bromas subidas de tono entre ella y la otra Fae eran realmente la causa de su aflicción, pero era lo suficientemente sensata como para no cuestionar eso en voz alta –Okay, puede que nos hayamos pasado dos pueblos. Tal vez tengas algo de razón ahi ¡Pero solo te ha hecho caerte de la moto, no ha matado a toda tu familia y toda tu condenada descendencia! Deberías aprender a dejar fluir un poco las cosas amigo mío...– Argumentó con un tono mordaz y soberbio, que sonaba casi ridículo y no combinaba para nada con su vocecita blanca y cantarina. Incluso cuando no parecía tener del todo la razón, el hada siempre encontraba la forma de no quedarse inmuta, a excepción de sus discusiones plagadas de sentimientos encontrados como las que solía tener con su hermano, pero aquello era una historia muy distinta que no incriminaba a mundanos iracundos –Alguien aquí ha tenido un momento de diva ¡Y no he sido yo, para variar!– Exclamó instantes después a nadie en específico, como si estuviese hablando en voz alta, balanceando el estuche donde estaba guardando su instrumento con un aire pensativo Vayaaa… Que extraño se siente ver la otra cara de la moneda–




♥️:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 347

Reliquias : 321

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→ Sábado → por la noche→ Zona gastronómica

Debo admitir que estaba realmente impresionada por la actitud general de los mundanos para con el mundo. Era realmente admirable cómo se comportaban como si fueran los dueños del mundo y los más machos entre los machos cuando la triste realidad era que eran el eslabón más débil de la cadena alimenticia (me refiero a la "cadena alimenticia" del mundo de las sombras, no del mundo en general, claro). Incluso algunos, como en éste caso, eran capaces de actuar como si aún estuvieran en dominio de la situación sabiendo que podía encontrarse frente a un peligro inminente. Aún no acababa de decidir si aquello se debía a que eran una raza increíblemente valiente o simplemente idiota. Podría ser cualquiera de las dos opciones.

Mi colega tenía razón, claro. Posiblemente se me había ido un poco la mano (las travesuras aquí tenían un peso diferente que en la Corte. Todo era diferente aquí que en la Corte), posiblemente le debiera una disculpa al humano... Pero seguía pensando que yo también merecía al menos un simple "lo siento".
Claro que, en realidad, no valía la pena hacerse mala sangre por semejante tontería, pero hoy precisamente me lo había tomado bastante personal. Lo miré a los ojos. No me gustaba el tono con el que me había dirigido la última frase... Por hoy, me retiraría feliz con mi pequeña victoria, y más adelante... Bueno, ya vería qué sucedía más adelante. Con suerte (para él), nuestros caminos no volverían a cruzarse de nuevo en todas nuestras vidas. Porque si lo hacían y él decidía agredirme, las cosas iban a acabar muy mal... para él, obviamente. Podía parecer una mosquita muerta, pero sabía defenderme; no era ninguna princesita a la espera de caballeros de brillante armadura de esas que tanto les gustaba a los mundanos reflejar en sus cuentos infantiles. Si el mundi intentaba amenazarme, tenía que saber que yo también podía jugar a ese juego.

Saqué del bolsillo mi mechero, encendiéndolo y mirándolo a través de la lumbre.
—¿Sabes qué es lo que me gusta del fuego, además de que es bonito, colorido y alegre?—  dije con seriedad, sosteniendo el encendedor frente a mi rostro, con su pequeña llama oscilando con la brisa— Que no hace sangre. Odiaría mancharme la ropa con la sangre de algún idiota—  bajé las manos y rompí la seriedad del momento con una radiante sonrisa—No es que alguna vez me haya sucedido, pero hay que estar siempre preparados para el peor de los casos. Oh, pero no te preocupes, no voy a hacerte ningún daño. No soy una asesina—  le dediqué otra sonrisa— Además, la Clave no me dejaría. Son aburridos, y no tienen bien visto quemar cosas adrede—  solté un suspiro dramático. Guardé el artefacto de nuevo en su lugar y me despedí con un grácil movimiento de la mano y una pequeña risilla.
—¡Adiosito! Espero que nos volvamos a ver, colega. A ti no— añadí, desviando la mirada del hada al humano, y luego volviendo de nuevo al hada —Pero a ti sí. ¡Ha sido todo un placer!— y comencé a marcharme de allí a paso despreocupado, dando pequeños saltitos en dirección a mi hospedaje. Había sido un día muy largo, y quería descansar.


Aclaración::
Lo dejé como para ir cerrando el tema porque no se me ocurre cómo podría seguir, pero si alguno de ustedes tiene una idea, pueden detener a Anouk a mitad de su caminata y continuar el tema sin problema alguno. Como ustedes quieran <3


"Long live havin' some fun, we take what we want,
there's so many ways to we wicked"

Yep, this is me:

Gracias a mi colega Suggie, la más mejor del universo universal, por el picspam más chulis del mundo <3
avatar
Mensajes : 75

Reliquias : 517

Temas : 4/4

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8742-boom-anouk-here-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8960-let-s-be-friends-relaciones#77617http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8929-you-can-t-buy-my-time-cronologia#77277
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Si es que soy un puto bocazas
→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Oh, vaya, que ahora se hacían las ofendidas y las atacadas, ¡y las víctimas! ¡Putas hadas de mierda! ¡Ojalá tuviese a mi lado un súper spray anti-insectos, que eso es lo que son! La ‘pelirosa’ no tenía ni idea de lo que significaba para mi esas asquerosas bromas. Unas bromas que no se atreverían a hacerle a ningún ser superior o igual a ellos, con poderes que pudieran hacerlas desaparecer del mapa. Para eso estábamos los mundanos, ¿no? Para que se rían de nosotros, para manipularnos y pisotearnos como a hormigas cuando se les antojara. Me enervaba. ¡Me enervaba formar parte de ese colectivo tan frágil para el submundo! ¡El eslabón más débil! ¡Me situaba en la base de la cadena alimenticia de estos seres demoníacos! Quise calmarme porque Emily también formaba parte de ellos. Porque por sus venas también corría sangre de demonio… Porque no quería pasar del amor al odio y a la aversión. Pero me estaba costando tanto… Algo estaba cambiando en mi, aunque esta sensación viene de mucho tiempo atrás.

¡Bromea con un demonio! ¡O con un brujo con mala leche! ¿Qué pasa? Que no sería divertido que os arrancasen las alas de cuajo, ¿verdad? ¡Es divertido reírse de alguien que no puede defenderse! — grité con una frustración y una ira desmedida. Con el chocazo me había jodido la moto y tendría que llevarla a reparar. Eso costaría dinero y dignidad, porque estaba claro que cualquier mecánico, incluso uno retrasado, se daría cuenta de que el choque había sido frontal.

Miré al hada con asco, oyendo pero no escuchando sus excusas y su mala justificación. “Solo te ha hecho caerte de la moto”… Sólo. Definitivamente no entendían lo que aquello significaba para mi. No conocían mi trayectoria en esta vida siendo la puta presa y lo mal que me hace sentir. Emily siempre me dice que no me meta en líos, y esta vez no lo hice adrede, solo defendí lo que es mío sin actuar de manera distinta porque fuesen bichos alados. No podía pedirme que agachara la cabeza y evitara contacto visual, que actuara con sumisión ante unas criaturas que no pertenecen a mi mundo. Oh, si cualquier miembro de El Círculo me pudiera leer los pensamientos… me ficharían fijo, y quizás no me pensaría mucho aceptar. Al menos en caliente.

Seguía con la burla. Ahora me llamaba Diva, y para colmo, la otra me amenazaba con fuego; un elemento que hoy en día todavía me sigue causando escalofríos por lo que ocurrió en el instituto… Su sadismo me causó escalofríos pero eso aumentó mis deseos de cambiar las tornas en un futuro próximo. Mientras me durara esta vulnerabilidad, tendría que aprovecharme de mi condición de protegido por los nefilims, y lo hice respondiendo al hada que al poco después se marcharía. — Algún día te la mancharás con la tuya propia. — y no añadí nada más, mi amenaza era clara y quería llevarla a cabo pero sería imposible hacerlo como humano. Esa misma noche analizaría mis posibilidades con todo lo que conocía, pues había recibido algún que otro entrenamiento. Pero también analizaría mis opciones en vistas al futuro y en todas ellas mi condición humana no existía.  Me monté en la moto y encendí el motor con intención de marcharme de allí.



Off: Siento el retraso. No tengo excusa -_-



I Hate you, pelusilla ¬¬:
avatar
Mensajes : 578

Reliquias : 318


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4552-jackson-evanshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4556-rs-jackson-evans#36615http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t4570-jackson-evans-cronologia
Mundano/a, con La Visión

Volver arriba Ir abajo

→Sábado →Por la noche → Zona gastronómica
Cuanto mas comenzaba a analizar aquella situación, mas se daba cuenta de lo soberanamente ridículo y contraproducente que estaba resultando todo. Pero, siguiendo su habitual conducta insensata y permaneció allí parada, determinada a presenciar el penoso debacle de aquella descarriada conversación, siguiendo con la mirada al mundano que parecía estar sobrellevando una verdadera transgresión moral frente a sus ojos. Reconocía el sonido amargo de la impotencia en su voz furiosa cuando le contestó, la súbita desesperación que se sentía con la vulnerabilidad, esa rabia imprudente que uno sentía al verse preso de sus propias limitaciones…

El hada enarcó las cejas con curiosidad, sin inmutarse esa segunda vez ante la reacción violenta del individuo que tenia al frente, con sus palabras destilando veneno y su mirada cargada de repulsión, que seguramente hubieran herido su moral si Sugar Beth, a esas alturas de la vida, tuviera el mas mínimo sentido de la vergüenza. Por supuesto, sabia que solo había estado echándole leña al fuego y pretendía quitarle hierro al asunto, pero dadas las circunstancias, parecía que no había funcionado demasiado bien ¿Pero porque abría de sorprenderle? Era nueva york, las personas siempre estaban gritándoles a otras personas en mitad de la calle, sin ganas de lidiar con comentarios sarcásticos que hirieran su sentido del humor obtuso –Somos hadas, no suicidas– respondió inmediatamente, como si fuera lo mas obvio del mundo ¡Pff, demonios! Había hecho cosas muy tontas en su vida –una de ellas, en eso mismos instantes tal vez- pero nunca al grado de ligarse con bichos del averno.

Se mantuvo impasible, dirigiendo su mirada hacia el humano y la otra fae a medida en que estos dos hablaban, impresionada con el cinismo y el tono amenazador de uno y del otro. Le sonrió a la castaña y le hizo un gesto amistoso con la mano ante su efusiva despedida, como si no hubiese sucedido nada hace cinco segundos. Sugar Beth se acomodó el bolso sobre el hombro y miró con cierta displicencia al mundano, sin reflejar sus verdaderas intenciones.  Algo le decía que todo ese arrebato no se debía a un conflicto varonil, al mero hecho de sentirse abochornado por las agresiones de dos jovencitas; Estaba segura de que  aquello prometía ser mucho mas crudo y siniestro que un roce entre desconocidos –Tal vez sepas demasiadas cosas, mundano…– se aventuró a decir, sin apartar sus orbes amatistas de la figura del sujeto en la moto, golpeteando el suelo arrítmicamente con una de sus botas –Pero hay algo que parece que no sabes; deberías tener mas cuidado con tus amenazas. Si vas a hacerlas, al menos ten algo lo suficientemente filoso entre las manos para que no termines arrepintiéndote de lo que digas. En momentos asi, o eres lo suficientemente listo como para saber cuando retirarte, o eres lo suficientemente bueno para quedarte y hacer que la gente te escuche… así es como funciona este mundo– se encogió de hombros y le dio la espalda, a el y a todo, sin saber o no si sus palabras habían sido tan brutales como pretendían. El mundo de las sombras nunca había sido demasiado bueno con ella, y ella pretendía pagarle con la misma moneda a cualquiera que se atreviera a recordarselo…



♥️:
Besties for resties:
My ambivalence:
avatar
Mensajes : 347

Reliquias : 321

Temas : 6/8


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8255-ficha-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8345-relationships-and-ships-sugar-beth-gwendolinehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8344-sweet-memories-sugar-beth-gwendoline#72101
Hijo/a de
Lylic

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.