02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


27 # 30
7
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
4
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Hallazgos mágicos ➳ Winter, Quamara y Charles

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :

Hallazgos mágicos
→ Sabado→ 6:15 A.M → Residencia White → Templado

Uno podría pensar que el tener una capacidad auditiva casi nula podía implicar una clara ventaja para cumplir los regulares ciclos del sueño que todo ser humano promedio necesita… Pues bueno, este no era el caso: Ross Nunca había contado con la buena fortuna de tener el sueño pesado a pesar de tener precariedades físicas que limitaban su adición. Era bastante consiente de todos los demás sentidos mientras le rendía cuentas a Morfeo, por lo que envidiaba a cualquier persona con la habilidad de dormir como un tronco, ignorando el perturbador murmullo de una rama impertinente rozando alguna ventana desde el exterior, las sesiones de karate que se montaba su sonámbula hermana Georgina cuando se quedaba a dormir y terminaban convirtiéndole a el en un saco de boxeo en mitad de la cama, el ruido amortiguado del estéreo de sus vecinos del piso de arriba entre semana y del que el solo se percataba porque realmente el volumen sobrepasaba lo prudente (Había comenzado a pensar que sufrían de algún jodido trastorno de sueño o que estaban mal de la cabeza) o el zumbido repentino del movil junto a su almohada cuando el astro rey aun no hacia acto de presencia


Como cereza del pastel, el aparato electrónico se encontraba boca arriba, por lo que la luz blancuzca anunciando un mensaje reciente le iluminó el rostro e hizo que sus ojos picaran cuando los abrió ligeramente.Soltó una palabrota que de elegante no tenia nada, mientras se apoyaba sobre sus codos y extendía la mano para tomar el aparato. ¿Quien, por todos los círculos del infierno, le enviaba mensajes a esa hora? una repentina ira homicida le invadió por unos instantes, imaginando que podía ser uno de esos correos basuras que la gente aun seguia esparciendo por el mundo demostrando que aun existían los homo habilis en pleno siglo XXI y se prometió a si mismo, mientras desbloqueaba el telefono, que si era algún email de un corredor de seguros, iría personalmente a estrangularle. Sin embargo ninguna de las anteriores opciones fue la acertada y cuando sus ojos leyeron el mensaje que se reflejaba sobre la pantalla, Ross  se alzó como un resorte sobre el colchón


"Ya no tengo motivos para vivir, adiós…"

Sus ojos se abrieron de par en par cuando confirmó que el destinatario era Winter y al instante sus dedos comenzaron a teclear a la velocidad luz, clamando por una respuesta que nunca llegó. Tras dejarle varias llamadas en el buzón y saturarle la bandeja de entrada con mensajes en mayúscula que no podían reflejar menos histeria, se levantó con brusquedad y se cambió en tiempo record. Permitiéndose por unos instantes creer que podía tratarse de una broma absurda de su prometida… ¿Pero que tipo de broma podía ser esa? ¿Y si era una broma, porque diantres no le contestaba los mensajes ni las llamadas? Cuando algo estaba relacionado con la rubia de ojos azules no había manera de que el pudiese llevarlo a la lógica, siempre se jactaba de ser racional y meticuloso pero en cuanto Winter era el tema a tratar, todo se salía del paréntesis y su racionalidad se iba directo al demonio.

Doce minutos después, cuando el reloj en su muñeca marcaba las seis en punto, Rossem salió de su apartamento ignorando las gotas de lluvia que caían sobre su chaqueta y se deslizó dentro del Fisher Karma plateado que rugió cuando lo obligó a arrancar estrepitosamente y se lanzó por las avenidas de la gran manzana a punto de rozar la velocidad mínima. Tuvo que recurrir a toda su fuerza de voluntad para no hacerlo, esencialmente porque aquello solo complicaría sus tramites legales y rompería el acuerdo de arresto domiciliario que no lo obligaba a tener que esperar el día de su juicio tras las rejas: solo necesitaba cometer el mínimo acto de imprudencia y no valdría de nada  el que su padre hubiese pagado aquella fianza Kilométrica.

Decir que casi se lanzó del coche cuando se detuvo frente a la familiar residencia era un eufemismo y cuando estuvo frente al umbral de la puerta principal, toco el timbre las veces suficientes como para fundirlo. Dio un rápido vistazo hacia el cielo, de un color gris y espeso que no tenia aspecto de mejorar, mientras un diluvio se le venia encima a una velocidad preocupante. Sacó el móvil para volver a llamarle, mas volvió a ser enviado al buzón de voz.

Maldijo por lo bajo mientras la lluvia se hacia cada vez mas y mas fuerte, haciendole pensar que en cualquier momento le cruzaría por el frente la condenada arca de Noe y Winter ni ninguna de las demás residentes de la casa abrían dado señales de vida. Justo cuando estaba por darse la vuelta e ir a buscar la manera de colarse por la ventana, la puerta se abrió finalmente revelando a su prometida. Un suspiro de alivio se le escapó mientras la observaba de los pies a la cabeza con una mezcla de enfado y alegría en los ojos –Por el santo grial Winter, ¿Que demonios te pasa?¿Que clase de mensaje es ese?–  Le soltó instantes después, tomándole por los hombros para verificar que estaba bien. Se hubiese detenido a pensar en lo ridículamente guapa que estaba a cara lavada y en ropa de andar por casa si no estuviese al borde de la histeria –Si era una broma, que sepas que no tiene ningún chiste… Te he llamado como mil veces ¿Donde carajos te dejaste el móvil?– Agrego instantes después, haciendo su habitual gesto de fruncir el entrecejo, sin apartarle la mirada de encima como si temiese que fuese a desaparecer –Están todas sordas en esta casa, podría estar cayéndose el mundo allá afuera y seguro no se darían cuenta, porque estoy casi seguro de que he fundido el timbre–


Última edición por Rossem E. Grey el Lun Jul 31, 2017 1:12 am, editado 2 veces


Just a young gun with a quick fuse.:
avatar
Mensajes : 105

Reliquias : 296


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo


Hallazgos mágicos
→ Sabado→ 6:15 A.M → Residencia White → Templado
Se quedó completamente callado, con los ojos muy abiertos y los brazos cayendo inertes a cada costado de su cuerpo.  Siguió al brujo con la mirada cuando este comenzó a desplazarse a traves de la habitación para colocarse justo detrás del sofá que el había estado ocupando, y por alguna razón la habitación le comenzó a parecer ridículamente grande y desolada, como si tras la marcha de las otras dos jóvenes se hubiese establecido una incomoda imperturbabilidad en el ambiente.

No era Charles, lo sabia, podia ser escéptico en todo lo relacionado con lo espiritual pero nunca subestimaba sus instintos y no había tenido la sensación de encontrarse en peligro, cosa bastante recurrente para alguien que aborrecía sobremanera las relaciones sociales forzadas. Por la manera en la que este sonreía y se movía con desenvoltura por el lugar, el castaño tuvo la impresión de que no era la primera vez que el subterráneo lidiaba con una situación como aquella y pese a que ese pensamiento pareció darle solidez a la confianza que su prometida le tenia, también logró despertar aun mas las intrigas de Rossem.

Sabia que el problema era consigo mismo; dejando de lado que le era imposible creer en lo que no se podia comprobar y que los argumentos que le habían estado presentando Quamara, Winter y Charles parecían cuanto menos descabellados, una parte de el no dejaba de resistirse a la idea de que su hermano podia estar involucrado con todo aquel embrollo. Pero lo sabia, sabia que había una considerable información que había desaparecido de su mente sin razón de ser. Aquello le había encolerizado los primeros días tras su episodio de amnesia. La única cosa que siempre había sentido que era completamente suya era su cerebro pero incluso aquello había sido mancillado por desconocidos ¿Porque no podia recordar? No lo sabia, no sabia si Charles tenia razón, y sin embargo se limitó a asentir y a sentarse nuevamente sobre el sofá, porque alguien que no tiene nada que perder no teme tomar riesgos y si aquello no funcionaba lo peor que podia pasar era que terminara por convencerse de que los tres estaban idos de la cabeza.

–Lo intentaré–
Tomó una larga inspiración y la contuvo mientras intentaba dibujar el escenario en su cabeza, la ultima vez que le hubo visto. Tuvo la sensación de un sabor amargo invadiendo la boca, como a metal y aire muy gélido –Fue hace tres años, aproximadamente. No hablé con el esa vez, casi no nos hablábamos, pese a que siempre habíamos sido amigos. Actuaba demasiado extraño y evasivo, no lo se, no se describirlo, se veia diferente…– frunció el entrecejo sin abrir los ojos en ningún momento. Para su sorpresa le resultó difícil evocar aquella ultima imagen de Gustave, la palidez que veia en su recuerdo no formaba parte de el y era como si su mente estuviera luchando para opacarlo, diciéndole que se había equivocado, que aquel recuerdo no podia pertenecer a Gus –Era media noche o casi media noche. Le vi salir de su habitación sin decir nada, no creo que me haya visto o si lo hizo tal vez no le importó– El recuerdo no estaba tan fresco como el se lo imaginaba, pero seguia allí. Cuando se asomó por las escaleras y vió a Gustave atravesar las puertas algo en su semblante le hizo saber que no volvería, había algo triste y desconsolador en la forma en la que avanzaba fuera de la casa. De inmediato el recuerdo fue sustituido por una docena de imágenes desordenadas y lentas, que se superponían las unas a las otras; sombras que se movían veloces por la noche, la voz sombría de un hombre mayor, un grito opacado y un cuerpo desvaneciéndose ¿El suyo? ¿El de alguien mas? No lo sabia, no podia saberlo, nada de lo que veia podia tener sentido. Su mente se encontraba luchando por recordar, pero algo se lo impedía...



Just a young gun with a quick fuse.:
avatar
Mensajes : 105

Reliquias : 296


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Re: Hallazgos mágicos ➳ Winter, Quamara y Charles

Mensaje— por Invitado el Vie Ene 26, 2018 4:44 pm


Hallazgos mágicos


Debo conseguir que Ross recuerde




✧ Residencia de la Srta. White ✧
✧ Fin de semana, por la mañana ✧
✧ Cielo nublado, temperatura templada ✧


Sin parecer demasiado convencido de lo que pueda conseguir gracias a mis habilidades, Ross termina por sentarse en la butaca, no sin antes resoplar de pesadez por tener que aceptar estos métodos en los que ha demostrado no creer. Aunque ya ha tenido la iniciativa de sentarse y relatar lo primero que recuerda de aquella situación que ahora es borrosa para él, que ya es mucho para un escéptico como él.

- Muy bien, Ross, veamos -mientras el chico explica lo último que recuerda, manteniendo los ojos cerrados, llevo mis manos a los laterales de su crándeo, buscando formar un vínculo entre nosotros, una conexión entre mis entradas y salidas nerviosas, y sus hipocampos-. Ese es tu hermano, ¿verdad Ross? Gustave Grey, cuatro años mayor que tú, aunque ya veo que esa diferencia no impidió que tuvieseis una buena relación. Pero llegada la década de 2010 algo comienza a cambiar…

Puedo ver cómo su relación se debilita, puedo sentir las sensaciones generadas por las dudas que Ross tenía acerca de su hermano. Busco situar aquel momento, enmarcarlo en un período concreto para poder filtrar todo el contenido de su mente y acceder solo a lo que pueda estar comprendido en ese tiempo. Intento vivir lo que me narra, estar a su lado en aquella vivencia sin haber llegado a estarlo en la vida real. Con cada paso que da, cada mirada que dirige a un objeto concreto, también lo hago yo mismo, como movido por las cuerdas de una marioneta. Entonces, aparece la figura de Gustave, así que congelo la imagen para comprobar cada detalle de su figura. Lo primero de lo que me percato es del tono rosado que en recuerdos anteriores tenían sus mejillas, pero que ahora ya no posee. Por otro lado, su tono de piel parece más pálido, aunque bien podría ser el efecto de la luz lunar que se cuela por las ventanas. También su expresión facial es distinta, ha perdido su sonrisa habitual, la cual casi siempre llevaba dibujada en su rostro, para sustituirla por un semblante mucho más serio, entristecido y un tanto dolorido. Sería de ayuda si Ross hubiese entrado en contacto con él, ya que eso me daría la prueba irrefutable de que ya era un vampiro por ese entonces. Pero por lo que puedo ver, y basándome en las explicaciones de la inspectora y de Quamara, mis sospechas se ven bastante respaldadas.
Después de eso, vienen todo ese seguido de fotografías desordenadas, las cuales me cuesta detener, ya que aparecen en ráfaga. Así que necesito que se detenga en cada una de ellas y describa todo lo que pueda ver, solo así seré capaz de ponerlas en orden y tejer así la red de recuerdos completa.

- Ross, necesito que intentes detenerte en cada una de esas imágenes, y me digas lo que sientes, ves u oyes en cada una -aumento mi concentración, llevándola a mis manos para sentir con mayor intensidad la conexión establecida, y dejando un espacio en mi mente para procesar todo lo que Ross pueda mostrarme-. Piensa en esa voz grave, en las palabras que articula, y en todos los posibles destinatarios a los que iba dirigido su discurso. Intenta descubrir de dónde proviene el grito, cuántas personas había en la escena, e intenta detallar la forma del cuerpo que se desvanece en tu memoria, es muy importante saber si se corresponde con el tuyo o si, por el contrario, es el de otra persona.

Siento que, si consigue esclarecer un poco más esos detalles, podre influir directamente sobre su mente para pasar a desbloquear sus recuerdos, porque para poder abrir una puerta, primero es necesario encontrar la correcta de entre la gran cantidad que en ese largo pasillo se encuentran.



Por Tony en The Captain Knows Best
y editado por Charles Fields

avatar
Invitado
Invitado
está

Volver arriba Ir abajo

Hallazgos mágicos
→ Sabado→ 6:15 A.M → Residencia White → Templado

Ross cerró los ojos y escuchó, se escuchó a si mismo y a todos los recuerdos robados.

Escuchaba su propia voz dejando de pertenecerle y transformándose en algo que provenía de un lugar profundo y perfectamente acorazado, oscuro y desolado como no había visto jamás. Todos sus recuerdos se debatían con rapidez, luchando contra si mismos para encontrar el orden y la razón, para hacer que todas las piezas del rompecabezas destrozado en que su mente se había convertido lograran unirse por fin y le mostraran la realidad de la que había sido privado.

En un caleidoscopio, las imágenes se retorcieron violentamente y lo dejaron en silencio. Entonces, tras lo que pareció ser una eternidad,  escuchó súbitamente una voz clara como el agua, una que su conciencia había sepultado entre pilas de agónicos días negros. Era la voz de un hombre que ahora estaba muerto, y el lo sabia porque había visto a los hijos de la noche desangrarlo frente a sus ojos...

"Era una noche húmeda y lluviosa, llena de malos presagios. El deambulaba atormentado por la Wall Street sujetando con fuerza su móvil, donde en la pantalla aun relucía el mensaje de texto de Hector Alcántara citándole en calidad de urgencia para entregarle nueva información sobre el paradero de Gustave. Ross ni siquiera se detuvo a comprobar lo extraño de la citación y la aun mas sospechosa ubicación seleccionada, pero Alcántara era un hombre sensato y el mejor detective que se había podido costear. No iba a fallarle, no tenia porque hacerlo.

Se dirigió hacia Brooklyn sin demora y llegó al antiguo almacén a la hora acordada. El sonido de la urbe en la distancia le retumbó en los oídos mientras se enfilaba hacia el edificio abandonado,  estremeciéndose ante el chirrido de las puertas que se abrieron bajo su peso y desvelaron una escena dantesca; Alcántara bañado en su propia sangre, tendido sobre el suelo y sus asesinos de brillantes falanges sonriendo de placer.

Recordaba el horror, el dolor de los dientes clavándosele en la carne, la cruda impotencia. Una voz femenina se reia en el fondo, y unos ojos afilados que no sonreían se fijaron en el antes de que perdiera la conciencia –Un chico listo, pero no lo suficiente. Es una lastima...– "


Abrió los ojos de repente e inspiró. Las risas se transformaron en el goteo suave de la lluvia, el almacén abandonado en un recibidor.

Hasta ese entonces estaba seguro de que su amnesia era una especie de maldición, una tragedia de niveles cósmicos que demostraba lo mucho que las detestables fuerzas del universo podía llegar a burlarse de el, sumiéndose en una agobiante y constante incertidumbre al punto de creer que tal vez había perdido la cabeza y realmente no tenia ni la menor idea de quien era.

Una vez que esa venda hubo desaparecido, supo cuan equivocado estaba.

En ese momento deseaba no haber recordado, no saber que había sucedido hace meses atrás cuando le habían encontrado en aquella fabrica abandonada y mugrienta, inconsciente y sin un porqué. Ahora que sabia, ahora que la magia le había devuelto sus recuerdos sobre esa tormentosa noche, entendía que el no había sido mas que una pieza en un complicado juego de ajedrez, un peón insignificante al que habían descartado como mismo habían hecho con el detective. Un asesinato silencioso que regresó a el  en un recuerdo lacerante.

Sabia lo que tenia que hacer, sabia a donde tenia que ir y sabia que solo podía hacerlo solo –No le cuentes a nadie, lo que has visto– murmuró en un hilo de voz, levantándose violentamente del taburete con el rostro del color de la tiza. Ni siquiera se ocupó de buscar sus cosas, lo único que le importaba era salir de allí –A nadie– fue lo ultimo que dijo, dedicándole una fugaz mirada al brujo antes de salir por la puerta...


Just a young gun with a quick fuse.:
avatar
Mensajes : 105

Reliquias : 296


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8431-nothing-is-what-it-seems-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8439-ross-relationships#72922http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8438-ross-chronology#72921
Mundano/a, sin la Visión

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.