03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


36 # 36
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
8
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS

Sombras bajo acecho

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Jul 18, 2017 5:22 pm

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Fuera del Instituto → Atardecer

Recorría los pasillos del instituto, caminando con las manos en los bolsillos del pantalón y sin algún especial apuro.  Habían pasado un par de minutos desde el atardecer. Aún podía ver aquel resplandor anaranjado, en algunas partes rosa, brillando desde detrás de los edificios y entre las nubes,  por las ventanas del instituto. Ya no había rastro alguno del sol. Pocas veces el cielo brillaba con esa particular mezcla de colores. Aiden se lamentó no haber podido ver el atardecer completo, o siquiera enterarse de ello a tiempo. Le recordó a las puestas de sol que solía ver de niño cuando vivía en Idris, con sus padres. Había estado las últimas horas leyendo un poco de información  en la biblioteca, acerca de un demonio menor en particular que tenía la misión de atrapar, mientras hacía tiempo y esperaba la hora de marchar en su búsqueda.  

Desde que le habían asignado la tarea esta mañana, había planeado  y preparado su trabajo en solitario con esmero, pero no fue hasta hace unas pocas horas que le avisaron que esta vez no iría solo, sino que le acompañaría una nefilim en entrenamiento. Aiden sabía lo que significaba. Tenía que hacer de niñero y eso no le hacía mucha gracia. Por aún, sentía la responsabilidad de ser el ejemplo a seguir, de que sus acciones estarían siendo juzgadas. No podía evitar sentir una ligera presión sobre sus hombros.
Intentó no pensar en ello, o al menos no verle el lado negativo ¿Qué tan malo podría ser? Solo tenía que hacer el mismo trabajo que había hecho ya tantas veces, en presencia de una novata. No se iba a acobardar por ello, ni mucho menos. Tampoco quería tratar a la chica como una molestia; poniéndose en su lugar no sería una actitud muy amena.  Seguía siendo una colega, solo que con menos experiencia que él.  De nuevo, Aiden se encontró con que estaba pensando las cosas demasiado. Incluso adelantándose a los hechos. Ni siquiera conocía a la chica. O al menos nunca había hablado con ella. Sabía quién era  de haberla visto alguna vez caminando por alguna parte del instituto. Y ahora sabía su nombre porque le avisaron que Alya Nathairgid le acompañaría.

Antes de salir por las puertas principales del Instituto, se aseguró de tomar todos los objetos y artefactos que podría necesitar, lo cual le llevo un tiempo relativamente extenso, sobretodo con las armas, para asegurarse de que no tendría problemas más tarde.  Le gustaba estar preparado. A veces era un poco así de obsesivo del orden.  Incluso, tampoco se dio cuenta de que ya habían pasado un par de minutos desde la hora de encuentro en el punto que le habían indicado. Para su suerte, ese lugar de encuentro no quedaba lejos, sino que simplemente era en la calle frente a la entrada al Instituto.

Bajó los escalones y se encaminó a paso lento y relajado hacia la joven chica rubia que se suponía aguardaba su llegada. Se detuvo a un par de pasos frente a ella y echó un fugaz vistazo a su alrededor antes de bajar su mirada denuevo hacia su compañera. -Disculpa la demora. Aiden Blake, un gusto. ¿Sabes conducir una motocicleta?- Haber cambiado de tema tan radicalmente y en cuestión de tan solo tres frases talvez hubiera sonado un poco brusco, pero alguna veces Aiden no era especialmente delicado. Pero no lo hacía con malicia.  Prefería no perder tiempo en más presentaciones e ir directo al punto. Alya parecía joven, un par de años menor que él. talvez. Lo único que sabía de ella, que le habían dicho, más bien, era que hasta hace poco llevaba la vida de una mundana, por lo que podía permitirse suponer que podría llegar a tener una licencia de conducir si tenía 16 años o más. De lo contrario, tendrían que usar la misma motocicleta o tomar un tren o autobus hasta el lugar donde se había visto por última vez al demonio. Por supuesto, el consideraba la o las motocicletas como el método más rápido.


Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 19, 2017 12:29 am, editado 1 vez


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Mar Ago 01, 2017 12:16 am



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

Alya escrutó con la mirada la imagen de su reflejo en busca de algo a lo que amarrarse, algún defecto o imperfección, alguna carencia que demostraba que no llevaba más de media hora lista. Cualquier cosa parecía una buena excusa para permanecer en su habitación del Instituto durante unos pocos minutos más. Y no encontró nada. Llevaba tiempo vestida y peinada con una alta cola de caballo que no dejaba escapar ni uno solo de sus cabellos dorados, tenía sus armas a mano, pero convenientemente escondidas, por si tenía que moverse entre mundanos.

Tampoco podía ponerse a repasar los detalles de la misión, entre otros motivos porque se había estudiado la información que le habían proporcionado casi de memoria y aquella que había podido conseguir por su cuenta en busca de suplir de alguna manera su desconocimiento sobre los entresijos del gremio. Además, sabía de sobra que aunque volviera a releerse todo lo que ya había leído no conseguiría calmar sus nervios.

Porque demonios, sí, era su primera misión oficial estaba nerviosa. Tenía pleno derecho a estarlo pero aunque sabía que aquel sentimiento llegaría a ella, que sería imposible postponer la verdad de lo que sucedía a su alrededor y no podría permanecer en entrenamiento eternamente, en su fuero interno la muchacha había esperado tener algo más de experiencia antes de que a su tutor se le ocurriera mandarla de una patada a una cacería, ya fuera sola o acompañada.

Los nervios le revolvían el estómago y distraían sus pensamientos, enviando su mente a situaciones catastróficas sin solución de cuando en cuando. ¿Qué pintaba ella persiguiendo demonios si apenas era capaz de acabar los entrenamientos con resuello? La habían enviado a estorbar a alguien que verdaderamente tenía un trabajo que hacer, a que la pasearan por Manhattan como una cría.

A pesar de sus dudas y reparos, de todo el tiempo que había pasado delante del espejo, salió al punto de encuentro con tiempo de sobra para sentarse en un banco y sentir que era demasiado temprano. En vez de seguir torturándose con pensamientos negativos sobre sí misma, cuando pasó la hora acordada dedicó sus esfuerzos a pensar sobre el babysitter que le había tocado. Le había visto en un par de ocasiones por el Instituto, pero sabía poco de aquel tipo realmente y, o estaba muy equivocada, o jamás había cruzado palabra con él.

Quizá por eso no le regaló una sonrisa cuando por fin apareció… Aunque eran pocos los afortunados que recibían tal mérito de la rubia, así que no nos pararemos a hablar de su semblante serio. Alya Nathairgid— repuso —y no— admitió a continuación sin tapujos. Mentir no sería más que una pérdida de tiempo porque, o bien tendría que aclarar la verdad minutos más tarde, o se vería subiendo a una moto sin saber qué hacer a continuación. Y terminaría rebozándose por el suelo como una idiota. En cualquiera de los casos, estaría haciendo la estúpida y perdiendo un tiempo muy valioso.—Puedo ir de paquete, si hace falta— sugirió finalmente.


Spoiler:
Es un post un poco penoso, pero quería responderte antes de responder la trama. Perdones.


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Vie Ago 04, 2017 1:37 am

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Anochecer

En parte, Aiden esperaba una respuesta semejante. Sabía que tenía que ser mucha casualidad para que alguien tan joven supiera conducir una motocicleta de antemano. Retiró las manos de los bolsillos de su pantalón, en un movimiento lento, sacando con una de ellas las llaves de una motocicleta. Soltó un suspiro prolongado y apenas terminó de exhalar todo el aire, comenzó a caminar. -Andando entonces. Va a ser mejor que esperar un autobús- No esperó respuesta y tampoco detuvo su paso, siquiera para confirmar si su compañera de misión lo seguía, hasta cruzar la calle y llegar donde una motocicleta negra lo esperaba, preparada para partir y estacionada dentro de un pequeño callejón que podía pasarse por alto fácilmente. Del manubrio de la motocicleta había colgados dos cascos, por lo que una vez que el mismo se acomodó sobre el vehiculo y se colocó su casco, esperó paciente a que la joven nefilim tomara su asiento para tenderle el segundo casco.

El viaje fue silencioso, a pesar del sonido propio de la motocicleta y del escándalo colectivo característico de una de las ciudades más pobladas. Aiden no emitió palabra alguna, como era de esperarse, aunque estaba dispuesto a responder a las posibles preguntas o inquietudes que su compañera novata pudiera tener.
Aiden calculó, a pesar del tránsito, que no habría pasado más de media hora al llegar a la locación. Tiempo suficiente para que el cielo comenzara a oscurecerse y que las luces de las calles y  coches que pasaban esporádicamente, pasaran a ser los nuevos responsables de la iluminación. Se trataba de una pequeña calle interior con algunas zonas menos iluminadas que otras y no tan transitada comparado con otras calles de Nueva York. Aún así tenía un movimiento continuo de peatones, sobretodo en ciertos horarios donde la actividad demoníaca era más propensa a aumenta. Aiden detuvo la motocicleta dentro de otro pequeño callejón, un tanto oscuro y bastante angosto. Con la poca luz que llegaba ahí adentro, era poco probable que los mundanos que caminaban por la calle a la que desembocaba el callejón notaran las runas en su piel, o al menos las que se asomaban por su cuello puesto que la chaqueta que llevaba puesta cubría sus brazos. Tras bajarse de la motocicleta, caminó hasta el final del callejón. Se mantuvo donde aún no llegaba del todo la luz y se recostó
contra una de las paredes, apoyando el peso de su cuerpo contra su hombro, mientras mantenía los brazos cruzados.

Esperó a escuchar a Alya acercarse, mientras miraba con completa calma a las personas caminar delante de él -Como ya sabrás, tenemos que encontrar a un demonio que anda con apariencia mundana y ahora mismo, este lugar esta lleno de mundanos- Comentó mientras rebuscaba en uno de los bolsillos interiores de su chaqueta, hasta que finalmente dio con un pequeño papel plegado, una fotografía. Lo extendió con cuidado y se lo pasó a Alya. -Así es como se ve. Ahora, dime,  ¿que sugieres?- Aiden había llegado a la conclusión de que si no iba a tener más opción que hacer de niñero para una novata en esta misión, al menos intentaría sacar algo positivo de ello. O más bien, que ella sacara algo positivo de ello. Era un trabajo obligado, si, pero no le veía el sentido a ignorar por completo la presencia de Alya y hacer todo el trabajo el solo. No sería nada productivo y tampoco ayudaría a que la muchacha se sintiera más cómoda. No era de esperarse que ya de por si se sintiera una carga. Se le ocurrió que lo mejor sería ponerla a prueba y ver que se lo podía ocurrir. O al menos darle la oportunidad.



Offrol:
Pf, porfavor, esto sí que es un post penoso xDD Y siento haberme adelantado un poco, es que sino no tenia mucho más para hacer Cualquier cosa lo puedo cambiar, solo dime.


Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 19, 2017 12:30 am, editado 1 vez


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Lun Ago 14, 2017 5:03 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

No habló cuando el otro se puso en camino hacia la motocicleta. Alya no era fanática de remarcar lo obvio o hablar si no era estrictamente necesario, menos todavía con un completo desconocido. Y  sus ojos ya era suficiente fastidio para el otro tener que llevarla de paquete, como para además tenerla haciendo comentarios sobre el tiempo. Así que se subió y se colocó el casco sin mediar palabra, dispuesta a sufrir en silencio el trayecto hasta volver a poner un pie en tierra (y besar el suelo, si era preciso). El motor arrancó, y la mestiza pudo sentir en su nuca según se alejaban cómo se desvanecían la presencia y seguridad del Instituto.

¿Quién hubiera dicho que una situación como aquella pudiera llegar a relajarla? Dada la poca pasión de la rubia por la tecnología (y cómo esta parecía responder a su animadversión con equivalente desprecio), se esperaba que el viaje consiguiera tanto asustarla como ponerla de los nervios, pero el hecho es que, mientras serpenteaban de formas imposibles entre los coches y atascos de Manhattan, pudo, durante unos instantes, dejar de pensar en el monstruo al que iban a dar caza y disfrutar. El ruido a su alrededor se convirtió casi en un arrullo y se encontró tranquila por primera vez desde aquella mañana. Como si fuera un deseo infantil, tan repentino como imposible de ignorar, sintió que necesitaba aprender a conducir una de aquellas motos en cuanto le fuera posible.

Todavía se estaba quitando el casco, cuando el más mayor comenzó a hablar. Por supuesto, aquella no era una cacería normal. No podían destacar sobre la multitud vestida de diario y arriesgar que el demonio les reconociera, ni podían dejar que los mundanos que poblaban las calles les pillaran haciendo algo fuera de lo normal. Por otro lado, por más ensimismada que fuera la gente de Nueva York, si empleaban runas para camuflarse, también podrían destacar.

Examinó al muchacho que tenía delante durante un momento. Dada su edad, no necesitaba más pistas para asumir que debía tener el cuerpo repleto de Marcas. Se mordió el labio inferior levemente. A efectos prácticos, lo mismo daría si llevara un cartel de colgado al cuello con la palabra “Nephilim” escrita con neón.  Ella, por el contrario, tenía —Si nos paseamos por ahí, ambos, con estas pintas, hasta el más idiota se dará cuenta de qué pasa— expuso en voz alta sus dudas. Después echó una mirada más allá del callejón —Pero no creo que consigamos nada si nos quedamos en un rincón durante horas…— reflexionó.

Y, de repente, se le ocurrió algo —Espera— con manos rápidas, buscó en los bolsillos de su chaqueta. Había convencido a su tutor para que le dejara asistir a algunas clases en su antiguo instituto (lo que había implicado mucho papeleo y más mentiras) y, para evitar demasiadas preguntas, procuraba ocultar bajo una fina capa de potente maquillaje las pocas runas de su piel. Por pura casualidad, había cogido la base de maquillaje antes de salir del Instituto y, ahora, la mostró —Uno de los dos podría buscar entre la gente, sin glamoures, y buscarle— dudó,  —Pero el otro debería estar atento, quizá esperando aquí, o usando un glamour— no quería decirlo, pero creía que debería ser ella quien saliera a la calle. Parecía menos amenazadora que el otro joven y ocultar sus las marcas de su piel sería muchísimo más sencillo.


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Ago 15, 2017 1:31 am

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Anochecer

Parecía como si Aiden no estuviera prestando atención en lo absoluto, como si su mente estuviera en cualquier otro lugar menos en ese callejón. El muchacho tenía su mirada perdida en la calle peatonal en la que desembocaba el callejón, donde los transeúntes paseaban de un lado a otro, en su hermosa ignorancia, ajena a todo lo que no pertenecían a su mundo. Pero lo cierto era, que esta vez si estaba escuchando, perfectamente y con claridad, lo que su joven compañera le decía.

Se apartó del muro donde estaba recostado con una lentitud exasperarte para algunos y se encaminó hacia la nefilim para detenerse a su lado, guardando las manos en los bolsillos de su pantalón y viendo como sostenía lo que parecía un pote de maquillaje. La chica tenía un buen punto, incluso, a opinión de Aiden, había dado justo en el clavo. La manera más eficaz de buscar a un demonio camuflado como mundano, era mezclarse ellos mismos como uno también. Pero como bien había dicho ella, Aiden se delataba por si solo, pues no podía esconder únicamente todas sus runas para pasar como un chico normal. Sin embargo, podía esconderse en su totalidad a la vista de los mundanos. Por otro lado, su compañera inexperta poseía una notoria menor cantidad de runas tatuadas en su piel. Y era aún menor la cantidad que, de hecho, estaban a la vista. Aiden asintió con la cabeza un par de veces, mostrándose de acuerdo con la idea propuesta. -Entonces será mejor que tu busques entre la gente. Talvez podrías investigar si se lo ha visto por aqui, de ser necesario- Se tomó un momento para mirar fuera del callejón. -Yo puedo cubrirte desde aquí y luego usar el glamour para acompañarte sin que me vean- Regresó la vista a la joven. -Parecerá que estás hablando con un fantasma pero eso es un detalle menor- Si aquello había sido un chiste, el rostro de Aiden no parecía haberse enterado, pues seguía con la misma seriedad de antes. Estiró un brazo para tomar su estela de uno de sus estuches y dedicó un pequeño instante a remangarse un brazo de la chaqueta para activar la runa que lo haría invisible a ojos mundanos. Una vez que terminó la tarea, volvió a guardar el artefacto y cruzó los brazos sobre su pecho. -Adelante, yo me quedo por aquí- Finalizó regresando al muro donde antes se había apoyado, para tener una mejor visión de la calle donde su compañera iba a estar rondando.



Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 19, 2017 12:30 am, editado 1 vez


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Miér Ago 16, 2017 11:59 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

—Estamos en medio de Nueva York, cosas más raras se han visto— recibió el mayor como respuesta a su ¿chiste? Era tan posible que todos y cada uno de los viandantes se giraran a mirar lo que hacía si hablaba con el aire, como que ninguno se sorprendiera. Incluso aunque se la quedaran mirando, dudaba que nadie se sorprendiera demasiado o se molestara en parar su rutina diaria por una cría que había perdido un tornillo. Tendría que dar gracias a Dios si no terminaba aplastada por una indiferente maraña de trabajadores de camino a sus casas.

Con un gesto, se quitó la chaqueta del equipo y la dejó sobre el asiento de la motocicleta. Abrió el bote de maquillaje y se puso varias gotas del producto a lo largo del brazo para después extenderlo con la maestría conseguida a base de hacer lo mismo día sí y día también. En apenas unos minutos, habían desaparecido todas las Marcas de su piel; sólo alguien que supiera que llevaba fondo de maquillaje podría no —Te haré algún gesto si le viera, pero avísame también si le ves antes que yo, o si está demasiado cerca mía— pidió después. —Hasta ahora.

Y con las mismas, salió de aquel escondrijo y se zambuyó en el mar de personas.

A pesar de lo que pareciera, para Alya, que se había criado desde su más tierna infancia en una ciudad tan caótica como podía llegar a serlo Nueva York, aquella situación no le resultaba demasiado agobiante. Sí, había una multitud de gente mirara a donde mirara, la mayoría más altos que ella y apenas prestaban atención a lo que había más allá de sus narices, o sus smartphones, dependiendo del caso, pero su tamaño era el ideal para pasar desapercibida y escabullirse entre los viandantes. La mayoría estaban demasiado ensimismados para enterarse de que estaba allí y, cuando les alcanzaba, fotografía en mano, era demasiado tarde para evitar a la joven.

Primero, se acercó a las distintas tiendas que seguían abiertas. Dependiendo de dónde entrara a preguntar, el hombre de la fotografía se volvía un conocido, un tío o un desaparecido y ella pasaba de sobrina preocupada a falsa aspirante a periodista con facilidad. Sin embargo, no consiguió demasiado yendo de comercio en comercio. En todas las cafeterías dijeron haber visto a un tipo parecido al de la fotografía, pero, con tanta gente que entraba y salía en ese tipo de establecimiento todos los días, aquellas declaraciones eran papel mojado.

En una tienda de trajes sí le dieron algo más de información, pues había entrado en dos ocasiones. De hecho, ambas veces había ido acompañado de dos hombres distintos, pero había salido con las manos vacías… Lo que para Alya no tenía el más mínimo sentido, al menos de que se trataran de dos víctimas humanas cortadas por el mismo patrón o relacionadas entre sí de alguna manera. ¿Acaso alguien era capaz de vender su alma por un traje? ¿Por un ascenso? ¿Por consejos para vestir mejor? Sabía que a veces los humanos eran avariciosos hasta límites absurdas, pero hasta las personas más idiotas no venderían su alma por un plato de lentejas.

Suspiró.

Tras más de tres cuartos hora preguntando y la compra de un par de cafés helados, uno de l0s cuales ni siquiera era para ella, su mejor pista seguía siendo un vendedor de trajes. Se acercó al callejón donde había dejado a su presunto supervisor con ambos vasos, uno de los cuales le tendió  —Está por esta zona, pero eso ya lo sabíamos— a continuación, resumió todo lo que había descubierto. —...Llevará aquí mínimo tres días y se ha puesto en contacto con lo que podrían ser humanos. Quiero preguntar en los hoteles de por aquí, pero quizá deberías venir conmigo; no creo poder alcanzarle aunque le vea en mitad de un hall y si no quieren responder a mis preguntas, podrías acercarte por detrás y comprobar los registros— sugirió, para después tomar un sorbo de su café.


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Vie Ago 18, 2017 12:24 am

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Noche

-Hasta ahora- Se despidió de su compañera, tras asentir con la cabeza en un gesto de afirmación a sus palabras. Aiden se quedó en su lugar y siguió con la mirada a la joven aprendiz nefilim, vigilando y siguiendo sus pasos aún a pesar de la cantidad de gente que se le cruzaba en el camino, hasta que la perdió de vista en el momento que entró a una de las tiendas que rodeaban la calle peatonal.  Sabía que le iba a llevar tiempo investigar entre los mundanos. Tenían que tener mucha suerte para encontrarse con el rostro que buscaban frente a frente, de pura casualidad, comprando dentro de alguna tienda o peor aún, con las manos en la masa.

Aiden continuó con lo que había estado haciendo hasta ahora: Ver a la gente pasar. No tenía ninguna esperanza de que la suerte estuviera de su lado, pocas veces las cosas eran tan sencillas, pero aún así, en vistas de que igualmente debía esperar, intentaba mirar la mayor cantidad de rostros posibles, paseando su mirada de una persona a otra y haciendo uso de su memoria, para intentar buscar algún parecido con el hombre de la foto que ahora estaba en manos de Alya, a quien cada tanto  podía divisar saliendo de una tienda para entrar nuevamente en otra. Alzó un brazo para revisar el reloj de pulsera que llevaba puesto en la muñeca, simplemente para darse cuenta que lo que para él había parecido una eternidad, habían sido solo unos minutos. Fue entonces cuando se le ocurrió cambiar su modus operandi. Dio un paso adelante, mientras volvía despegarse del muro del callejón, dejando que la luz amarilla de las farolas le iluminara; de igual forma, los mundanos no podrían verle.  Tomó una mitad de su chaqueta, abriendo una de sus solapas para revisar un bolsillo interno del que sacó un aparato fundamental para todos los Cazadores de Sombras: Un sensor. Sostuvo el artefacto en una de sus manos mientras que de a poco comenzó a entrar en la peatonal, alejándose del callejón y procurando mantenerse apartado de la muchedumbre por efectos prácticos. Sin embargo, cuando el sensor ya llevaba un rato sin hacer atisbo de nada, se resigno a intentarlo adentrándose entre la gente y luego caminando alrededor, pasando por fuera de varias tiendas. Si los mundanos pudieran verlo, seguro pensarían que estaba siguiendo un gps averiado.  

Bastaron un par de minutos para darse cuenta de que moverse dentro de los mismos pequeños sectores y esperar que el aparatejo hiciera algo no aportaba absolutamente nada, por lo que continuar esquivando personas y caminar en círculos como un desequilibrado no valía la pena. Regresó al callejón, revisando una vez más su reloj de pulsera y se quedó parado contra la esquina, donde esta vez llegaba la luz, mientras ocupaba el tiempo volviendo a  registrar los rostros que veía pasar.

La joven nefilim no tardó mucho más en volver al punto inicial, donde Aiden seguía esperándola. Extendió una mano para tomar lo que parecía ser un café que ella le ofrecía. Tras murmurar un agradecimiento, guardo silencio para dejarle espacio a que le informara lo que había conseguido. El muchacho escuchó con atención mientras le daba un sorbo al café y luego asintió con la cabeza un par de veces.  -Perfecto- Aiden se giró y comenzó a caminar hacia la motocicleta que permanecía estacionada donde la habían dejado anteriormente. Parado junto al vehículo, con el vaso de café en mano, se apoyo sobre el asiento, quedando sentado de lado, pensativo. Aiden aún seguía con el glamour y temía que si él la conducía hasta los hoteles, para lo mundanos seria un conductor invisible y  eso levantaría unas cuantas sospechas. No estaba seguro que tan lejos quedaban los hoteles, pero estaba seguro de que no tenían tiempo que perder como para ir a pie a cada uno. Dio un par de tragos más al café, con la intención de terminarlo rápido y luego buscó con la mirada a su compañera. -¿Cómo te ves para conducir?- Dio el último trago al café y arrojó el recipiente vacio a un contenedor de basura que había cerca. –Antes de que me preguntes si he perdido la cabeza…- Habló interrumpiendo cualquier posible respuesta apresurada. –Que tú conduces es lo que verían los mundanos. En realidad lo haré yo, pero tu tienes que ir al frente y aparentar que eres la conductora- Explicó, subiéndose al asiento de la motocicleta, dejando el espacio correspondiente. –Apresúrate con el café, no hay tiempo que perder- Añadió encendiendo el vehículo y haciendo sonar el motor en un rugido.


Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 19, 2017 12:31 am, editado 1 vez


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Mar Ago 22, 2017 7:27 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

Alzó levemente una ceja, excéptica ¿Perfecto? Todo lo que le había dicho era que no sabían nada realmente, porque bien podría ser que el demonio hubiera acudido a las tiendas con... ¿Qué? ¿Dos brujos? ¿Dos humanos? ¿Dos carísimos diseñadores? A saber qué pasaba por la mente de aquel ser cuando entró por la puerta del establecimiento. Por otro lado, tampoco había nada más que pudieran decir. Y hablar por rellenar el silencio, incluso si se dedicaban a lanzar teorías más o menos descabelladas, sería absurdo. Bebió su café en pequeños sorbos para no congelarse el paladar, sin apartar la mirada del mayor.

Y por supuesto que estuvo a punto de protestar. Hacía nada que le acababa de decir que NO sabía conducir motos. Ni siquiera se había podido apuntar a una autoescuela antes de que su abuela muriera, como para agarrar la bestia de dos ruedas que les había llevado allí e intentar pasearla de un lado a otro. Con mucha suerte, terminaría con la cabeza partida en dos.  

Por suerte, su niñera armada hasta los dientes de aquel día no había perdido un tornillo, lo cual era de agradecer. Escuchó su razonamiento antes de tacharle de loco y vio que, le gustara o no, aquella era la única manera de no llamar la atención de los viandantes cercanos. Una cría en una moto que le triplicaba el tamaño seguía siendo más fácil de asumir que la misma moto moviéndose por su cuenta con la cría sentada lejos del manillar y sin hacer nada —Haré de conductora de paja— tomó un último sorbo de su café y tiró el vaso medio vacío a la misma papelera que antes había usado el mayor sin molestarse en terminarlo. Después se subió al vehículo, ocupando el escaso espacio del conductor que Blake le había proporcionado —Si nos estrellamos, tú te encargarás de dar las explicaciones— advirtió en última instancia, inclinándose para tomar el manillar con ambas manos.

Se preguntó, cuando salieron del callejón, qué verían los viandantes, si se preguntarían por qué una enana estaría apretada al borde de la motocicleta cuando tenía todo el espacio del mundo detrás suyo para sentarse como quisiera, o si notarían el extraño aplastamiento de su ropa, que no estaría así de no estar ella acompañada. —Sé por donde están los hoteles de esta zona— y dudaba seriamente que cualquier demonio que se preciara se dignara a dormir en un motel. Antes de que fuera demasiado evidente que hablaba con el aire a su espalda, le dio indicaciones a Blake para llegar al único hotel de cinco estrellas que había cerca. Después, guardó silencio; por el miedo al viaje, a lo que pudieran ver los mundanos, o para disfrutar del trayecto.



—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Vie Ago 25, 2017 12:36 am

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Noche

Aiden reprimió una pequeña risa, ahogándola en una sonrisa ladina diminuta, por la gracia que le había causado imaginar estrellarse y luego tener que dar explicaciones siendo literalmente invisible a ojos mundanos. No quiso comentarlo, pero en ese caso la única que podría dar explicaciones seria la nefilim rubia que tenía sentada delante. Esperó a que terminara de tomar su posición como conductora de mentira y luego estiró los brazos por los costados de la joven para tomar el manubrio, apoyando las manos en el espacio libre que habían dejado las de su compañera. Con la diferencia de alturas, Aiden podía ver sin problemas por sobre su acompañante, por lo que conducir de aquel modo no le resultaría problemático, por más que no fuera la manera más cómodo para viajar.

Una vez que salieron del callejón, Aiden comenzó conduciendo a una velocidad bastante baja, pues tenía que evitar a los peatones que andaban a los alrededores hasta que pudiera entrar en una calle transitada solo por vehículos.  Cuando finalmente alcanzó el final de la calle peatonal, se lanzó hacia la calle, aumentando la velocidad y aprovechando el hueco entre otros coches que había quedado hasta la senda que debía tomar para ir al hotel que Alya le había indicado.

Como no era de extrañarse, los atascos en el tránsito de Nueva York ocurrían con mucha frecuencia. Aiden había tenido que detenerse, en medio de un montón de filas de coches parados, todos esperando que lo que sea que estuviera obstruyendo adelante dejara de impedir el paso. Aiden aprovecho para mirar el reloj en su muñeca, confirmando que ya llevaban unos minutos atascados allí. Las filas de coches iban avanzando muy lentamente y fue cuando logró avanzar algunos metros más que vio que era lo que estaba entorpeciendo el tránsito. Se trataba de policías de tránsito, revisando las libretas de conductor. Aún tenía unos 4 o 5 coches por delante y tenía por seguro aquello no iba a traer más que problemas, pues Alya no tenía licencia de conductor. Y ni siquiera era ella quien estaba conduciendo, técnicamente. Aiden no dijo palabra alguna al respecto. Existía la posibilidad de que Alya no se hubiera dado cuenta de lo que ocurría, pero lo dudaba pues había que ser ciego para no ver a los inspectores de chalecos amarilos caminando entre los coches y pidiendo los papeles ventanilla por ventanilla. Con una recorrida visual rápida, Aiden vio que los vehículos de los inspectores no estaban cerca, era probable que los hubieran dejado estacionados en algún otro lado. Cuando el coche de adelante avanzó ganando una posición más, también era el turno de  su motocicleta en avanzar, pero en su lugar, se las arregló para maniobrar y comenzar a moverse entre las filas de coches, a modo de alcanzar una senda por la que los inspectores no estaban caminando. -Sujétate con fuerza- Cuando vio el camino despejado, aceleró avanzando entre hileras a toda velocidad. Alcanzó salir del atasco y dejar atrás a los policías de tránsito, los cuales lograron llegar a alertarse pero no pudieron detenerlo antes de que se alejara a tal velocidad.  Para asegurarse de ahorrarse una posible persecución, tomó un pequeño atajo metiéndose por pequeñas calles escondidas hasta que unos pocos minutos después ya habían llegado a la puerta del hotel de cinco estrellas.



Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 19, 2017 12:31 am, editado 1 vez


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Miér Ago 30, 2017 10:54 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

El viaje empezó bien. Incómodo, sí, por la posición que ambos habían asumido, pero bastante agradable, al menos, al principio. La joven pudo disfrutar con mayor libertad el mismo sentimiento que antes la había invadido, ya que ahora era capaz de ver con claridad cómo se erigía la ciudad a trescientos sesenta grados a la redonda. Ello, sin preocuparse por los problemas que tendría de tener que llevar ella la motocicleta (como romprerse un brazo, una pierna, la cabeza…). A cada metro, su convicción a aprender a llevar uno de aquellos vehículos era más fuerte.

No supo por qué, pero su determinación no dudó cuando toparon con la policía al final del embotellamiento. Él era un maldito nephilim, al fin y al cabo, debía poder esquivar a unos pocos mundanos vestidos de azul y armados con ¿qué? ¿Multas? Dudaba seriamente que por salir a toda pastilla se molestaran en sacar las armas, si es que tenían.  Especialmente si pretendían llegar a la zona hostelera antes de que se hiciera de noche. Ahora, de ahí a que disfrutara del “paseíto” a toda velocidad esquivando coches por apenas unos milímetros no le gustó tanto. Fueron como un rayo, sí, y una parte suya sentía tanta fascinación como envidia ante las cabriolas del más mayor, pero también sintió deseos de cruzarle la cara por temerario.

No lo hizo, porque no era una loca cuarentona con miedo a la velocidad y porque, muy posiblemente (y con todo el derecho del mundo) el más mayor le devolvería la torta de conseguir pegarle. Además, poco después toparon la enorme fachada del Hotel Edison de cuatro estrellas —Conduces como un loco— le acusó tras mientras se quitaba el casco. Quizá hablara un poco demasiado alto, especialmente, si tenemos en cuenta que estaba hablando con el Hombre Invisible.

—Habría que agarrar la moto a algún sitio si no quieres que nos la quiten— advirtió tras echar una mirada a la entrada, el botones la observaba también, o eso creía la joven. Quizá estaba poniéndose paranoica. O quizá debería dejar de hablar con alguien a quien nadie más podía ver para evitar que las buenas gentes de la Gran Manzana la creyeran una huida residente de psiquiátrico.  Dio tiempo al más mayor para que decidiera qué hacer con la motocicleta en lo que se deshacía y volvía a hacer la coleta. Si tenía suerte, con todos los pelos en su sitio no parecería una desquiciada —Voy a pasar a preguntar antes de que sea demasiado tarde— un plan en el que no quería guardar demasiadas esperanzas ¿quién se toma en serio a una niña que pide información de un adulto cuyo nombre ni siquiera conoce?

Al menos, podía confiar en el más mayor. Hasta cierto punto.

Cruzó el umbral del hotel tras regalarle una sonrisa encantadora al botones que antes la había mirado. O no, decidió que no le importaba demasiado, no iba a volver a verle después de aquella noche, como si se creía que escuchaba voces. Agradeció internamente que el hotel contara con una puerta giratoria, pues así Blake podría seguirla sin llamar demasiado la atención... Aunque hubiera pagado por dar un susto a aquel dichoso botones; un fantasma en la entrada parecía mejor idea que contarle que quizá hubiera un demonio en una suit. Una vez dentro, se acercó a la recepción, donde una joven vestida con chaleco y camisa blanca tras una pantalla de ordenador, la recibió con una simpatiquísima sonrisa falsa.

O verdadera, ¿quién sabe? Podría ser que a aquella muchacha le gustara recibir visitas de obvias no-clientas. —Hola, cielo, ¿qué puedo hacer por ti?— por supuesto, Alya no fue menos y correspondió su sonrisa con la misma que le había dedicado al portero —Verá, lo siento, pero...— sacó la fotografía de un bolsillo para colocarla sobre la mesa. Esperaba que parecer más torpe de lo normal y algo perdida diera al otro tiempo de moverse —Busco a este Señor. No sé si lo ha visto, o si está aquí, o si...— no le dio tiempo a acabar. La trabajadora, con la misma sonrisa encantadora de antes, se inclinó levemente sobre el mostrador —Lo siento, cielo, pero no podemos decir si ese hombre está o no aquí— de haber sido el otro quien se acercara, ¿hubiera conseguido una respuesta afirmativa? Posiblemente sin una placa aquella tipa no le diera más que la hora.

Todo dependía ahora de Blake.




—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Jue Ago 31, 2017 11:17 pm

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Noche

Aiden apoyo un pie en el suelo, levantándose del asiento pero aun subido en la motocicleta, a modo de retroceder su cuerpo lo suficiente para que la nefilim pudiera bajar, mientras el mismo se ocupaba de mantener el peso del vehículo -Era eso o que luego figurara una multa de transito a tu nombre. Y una motocicleta confiscada- Respondió con franqueza y en cierta manera, despreocupación, había hecho lo que tenía que hacer. Una vez que acabo de bajarse de la motocicleta, Aiden comenzó a revolver dentro de uno de los compartimientos en forma de pequeños bolsos que colgaban a los lados del asiento, al tiempo que escuchaba a su compañera indicarle exactamente de lo que ya se estaba ocupando. Quiso dedicarle una mirada como toda respuesta, indicando que estaba en ello, pero al girar la cabeza se encontró con que la atención de la joven se encontraba en el interior del hotel. Mas precisamente en un empleado que le regresaba la mirada desde adentro -Primero en la lista de los que piensan que estás loca- Murmuro para sí con cierta diversión, sabiendo que era posible que la menor lo escuchara también, haciendo referencia a que aparentaba hablar sola. Aiden volvió a centrarse a los bolsillos hasta que saco una cadena como las que se usaban para las bicicletas. Asintio con la cabeza a la idea de la nefilim y permaneció en su lugar, esperando a que el botones de ojos curiosos estuviera lo suficientemente concentrado en su compañera como para notar que la motocicleta acabaría por atarse por sí sola a un poste de luz con una cadena.

Aiden se apresuro a terminar la tarea lo más rápido posible para alcanzar a llegar a la entrada mientras las puertas aun se mantenían girando por la inercia. Alya ya había entrado y se encontraba frente a la recepción. Aiden, por otro lado, decidió no perder el tiempo y caminar directo hasta detrás de ese mostrador, quedando posicionado casi a la par de la recepcionista sin que ella notara su presencia en lo absoluto. Mientras las dos mujeres hablaban, Aiden hizo una paneo general visual de todo lo que se encontraba detrás de aquel mostrador. Había algunos pocos cuadernos y hojas sueltas, pero en su mayoría contaban con varias pantallas y computadoras. Estaba claro que allí manejaban todo de forma digital. Los archivos de los ingresos en el hotel debían estar ingresados en las maquinas, pero Aiden dudaba que revisarlos sirviera de algo, pues lo normal era ingresar a los clientes por su nombre y no por fotos, y aquella ultima era la única pista que tenían del demonio que buscaban.

Y entonces vio una pantalla un poco mas apartada: Una que mostraba las cámaras de seguridad de la entrada. Mientras tanto, la conversación entre Alya y la recepcionista parecía haber llegado a su fin, pero Aiden necesitaba más tiempo. Se acerco al mostrador, quedando justo al lado de la recepcionista para que su compañera pudiera verlo y tras hacer un gesto para comunicarle a Alya que siguiera hablándole, espero lo mínimo necesario para regresar a la computadora y comenzar a revisar las grabaciones. Aiden no era un experto en tecnología, pero creía saber reconocer al menos los iconos de retroceder en la pantalla. Así que con ayuda de una runa que silenciaria sus movimientos hizo retroceder las imágenes, en cámara rápida, observando a las personas que habían estado entrando y saliendo durante los últimos días de aquel hotel. Era plenamente consciente de que revisar imágenes que pasaban a tal velocidad y no perderse nada no era tarea fácil, pero intento hacer uso de toda su concentración para que no le atraparan por demorar más de la cuenta.

Para su suerte, su esfuerzo dio resultado al fijarse en lo registrado hace un par de horas, donde podía ver con claridad al hombre que buscaban, saliendo por las puertas vestido en un traje. Volvió a poner las cámaras en su vista habitual y luego se alejó de la pantalla para rodear el mostrador caminando. Le hizo un gesto a su compañera para indicar que ya había acabado y así pudiera seguirlo hasta afuera.
Comenzó a caminar hacia las puertas giratorias y aguardó a que Alya pasara, para que el pudiera pasar también mientras ella hacía girar el mecanismo. Una vez fuera del hotel, se apartó de donde pudieran ver a Alya a través de los ventanales. –Se aloja aquí, lo he visto salir hace un par de horas en una de las cámaras. No sé en qué habitación se encuentra, esas cámaras solo muestran la entrada. Imagino que habrá un cuarto con todas las cámaras de seguridad dentro del hotel- Hizo una pequeña pausa -Pero no creo que sea buena idea atraparlo ahí adentro, quedaría todo grabado, aunque nosotros no saliéramos necesariamente en la filmación. Lo ideal sería hacerlo fuera del hotel o dentro de su habitación en cuanto llegue. En cuyo caso tendríamos que averiguar la habitación revisando las cámaras de los pasillos. Otra cosa, alcancé a ver varios juegos de llaves colgados detrás del mostrador. Muchas veces se suele tener una copia de las llaves los cuartos en la recepción. Con el glamour no nos verán...tomarlas prestada y podríamos conseguir tanto la de la habitación como la del cuarto de seguridad con todas las cámaras-



Última edición por Aiden Blake el Mar Sep 19, 2017 12:32 am, editado 1 vez


Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Vie Sep 15, 2017 6:57 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

Maldijo internamente al contrario por lento. Por suerte, la recepcionista no había apartado la mirada de ella todavía y aquella sonrisa ensayada seguía en su sitio. Posiblemente esperara a que la más pequeña se apartara del mostrador y dejara de tocarle las narices para volver a respirar… Pues no podía hacerlo tan pronto. —¿De verdad que no puede hacer nada?— extendió un brazo hacia la joven que tenía delante para llamar su atención, después bajó la mano y, con ella, la mirada. Se mordió el labio inferior levemente, como si fuera un gesto involuntario. Aunque hubiera sido amable hasta ahora, nada le aseguraba que fuera a creerse la primera trola que le contara para distraerla si no le ponía, al menos, un poco de ganas al asunto.

Al menos, Alya era un prodigio como mentirosa. Y si la mujer que tenía en mente no se había tragado la parte de las tribulaciones, al menos parecía atenta a la más baja y su siguiente acción, que fue titubear  —Yo…Mire, este tipo se ha— miró a un lado, como si temiera que alguien pudiera escuchar lo que estaba a punto de decir. A continuación, bajó la voz —Creo que tiene algo con mi madre. La, la vi salir, creo que con él, ¿sabes? C-como de la mano ¡Mi padre no lo sabe!— medio susurró, medio alzó la voz. ¿Quién acudiría en busca del presunto amante de su madre al hotel donde les ha visto juntos? Se mirara como se mirase, era un plan absurdo que sólo se le ocurriría a una adolescente preocupada por su madre. O la primera excusa que se le ocurriría a la misma adolescente para ocultar sus auténticas intenciones.

—Es una tontería, ¿sabe?— añadió después de un par de segundos, sin darle tiempo a la contraria para expresar unas palabras de ánimo que no necesitaba —Yo lo sé, pero, pienso…  ¿y si le veo y puedo preguntarle algo?— ¿cuánto tiempo necesitaba el nephilim para terminar lo suyo? A aquel paso, terminaría contándole algún drama sobre cachorritos perdidos. Si forzaba demasiado la paciencia de aquella mujer corría el riesgo de cansarla, o de que sus mentiras dejaran de parecerle lo bastante creíbles para no hacer que uno de los botones la echara de allí a patadas —Como si conoce a mi madre, porque, ¿y si me equivoco? Quizá no era ella a quien…—  ¡Ahí estaba! Casi suspiró de alivio cuando Aiden le indicó sin pronunciar palabra que su trabajo allí había acabado. Suerte que no lo hizo, porque suspirar en aquella situación no la hubiera ayudado mucho. —¿Sabe qué? Tiene razón, aunque sea él, no es algo que deba decirme— repuso, para después dar un paso atrás.

La cara de aquella tipa era un cuadro cuando la rubia se apartó. Y no era para menos; posiblemente hacía tiempo que no le daba la lata a nadie con tanto ahínco para después irse de la nada. Alya cruzaba los dedos porque no se le ocurriera cotillear de un asunto así con su objetivo si este era al final uno de los huéspedes del hotel. Con suerte se guardaría la anécdota para compartirla con sus compañeros cuando acabara la jornada.

Tras salir por la puerta, escuchó atentamente, sin pronunciar palabra (para no incrementar los miembros de esa lista de personas que la creían una loca) todo lo que el más mayor había averiguado. Y atendió a su plan con calma. Era una buena idea, la mejor que podían poner en marcha siendo solo dos y con tan pocos recursos a su disposición. Pero no iba a perder el tiempo en cumplidos. —Por aquí hay demasiada gente y podríamos perderlo. Aunque le sorprendiéramos fuera, perderíamos la ventaja si le damos espacio para huir— reflexionó en voz alta. —Dentro de la habitación es mejor, si descubrimos dónde está. En un espacio reducido no podrá ir muy lejos y si logramos emboscarle acabará deprisa, aunque corramos el riesgo de que se escuche algo si se alarga demasiado—  allí estaba, de nuevo, lo más cercano a la auténtica Alya que pocos iban a conocer. Hacía un segundo fingía con naturalidad la preocupación de una hija y ahora sopesaba los pros y contras de un asesinato como quien habla del tiempo. —Creo que es la mejor opción— ¿por qué lo decía en voz alta? El otro ya había señalado la segunda opción como la más fiable, nadie necesitaba que ella fuera a darle la razón para seguir adelante.

—Dame un minuto— pidió, para poder apartarse del joven. El dichoso botones ya debía de haberse convencido de que estaba loca de remate a aquellas alturas, pero si de repente desaparecía en frente de sus narices, comenzaría a dudar de su propia cordura. Se apartó de la calle y, especialmente, de la vista de aquel portero para llegar a un lugar no demasiado alejado, pero sí lo bastante recóndito para no atraer demasiadas miradas. Con un gesto, retiró parte del maquillaje que antes había usado (costaba un ojo de la cara, pero vaya si era bueno) y cerró la runa de invisibilidad para volver junto al moreno. —¿Es demasiado precipitado pensar que habrá elegido una suite? Eso reduciría un poco las posibilidades de búsqueda— y un ser con la capacidad de hacer ilusiones podría pagar en efectivo aunque lo que ofreciera fueran en realidad un puñado de papeles.




—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Sep 19, 2017 12:20 am

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Noche

Aiden prestó atención a las palabras de su compañera. No hizo falta que profundizara mucho más para saber que ambos pensaban igual. Sin embargo su expresión permanecía inmutable, sin mostrar signo de aprobación alguna. Dió por hecho que se daría cuenta de que estaba de acuerdo con ella de forma implícita. Aiden permaneció en su lugar a lo que Alya comenzaba a alejarse de la calle. Mientras tanto se entretuvo mirando hacia dentro del hotel, a través de la enorme ventana de vidrio que lo separaba del exterior y donde el botones parecía haber perdido ya todo interés en continuar mirando hacia afuera. Se fijó en que el hall contaba con dos pasillos  laterales que se perdían en el interior del edificio y que luego parecía haber un pequeño tercer pasillo en el centro,  justo al lado de la recepción. Alcanzó a  ver que dentro de ese mismo pasillo, con un final visible a un par de metros más adentro, derivaban varias puertas que podrían ser perfectamente las salas del personal.  

Los pasos de su compañera al volver a acercarse le hicieron girarse de regreso como si su mente hubiera bajado de nuevo a tierra. Aiden se quedó un momento en silencio, pensando en la posibilidad que a Alya se le había ocurrido –Talvez no sea precipitado, pero igualmente podemos comenzar revisando las grabaciones de los pisos superiores. Al menos, si estás en lo correcto, nos ahorraremos revisar los demás pisos- Respondió mientras su mano se deslizaba en un vaivén por su cuello y volvía  a regresar su atención al interior del hotel –Por lo que veo desde aquí, pareciera que hay un par de puertas  por el pasillo del centro. Puede que una de esas sea la sala de seguridad. Y si no lo es, igualmente puede que necesitemos tomar alguna llave de la recepción- Agregó antes de echar un vistazo general a su alrededor y captar a una mujer que se acercaba a las puertas del hotel -Ese es nuestro pase de entrada. Ven- Comenzó a caminar apretando el paso, esperando que la menor lo siguiera y se apresuró a atravesar la puerta mientras aún permanecía girando por el impulso de la mujer al entrar delante de él. Una vez dentro del hall, esperó a Alya, sacando la estela de su estuche y luego se dirigió hacia  la recepción mientras volvía a activar una runa para silenciar sus movimientos.

Rodeó el mostrador, mientras la recepcionista permanecía sentada y distraída en la pantalla de su teléfono celular. Siendo que ella no podría verlos ni oírlos, dudaba que su plan tuviera algún fallo, pero igualmente se preocupo por mantener distancia con la mujer, para evitar la posibilidad de que chocara contra algo invisible, mientras revisaba un tablero lleno de juegos de llaves colgadas. Le hizo un gesto a Alya para que le ayudara a buscar entre todas las llaves. La gran mayoría tenían etiquetas, por lo que a pesar de la enorme cantidad que eran, no podía ser muy complicado encontrar alguna que les sirviera.

Le tomó unos pocos minutos leer entre todas las etiquetas y finalmente encontrar la llave de una supuesta “sala de control”. Sin emitir palabra alguna, le enseño la llave a su compañera, a modo de indicarle que su trabajo allí por el momento había terminado, y se giró con cuidado para encaminarse al pasillo central que había visto desde afuera. El pequeño pasillo contaba con cuatro puertas diferentes. Cada una tenía un cartel plástico, pero hubo uno que le llamó especialmente la atención: Solo personal autorizado. El nefilim tomó el pestillo de la puerta, girándolo para confirmar que efectivamente estaba cerrada. Se fijó que no hubiera nadie cerca, además de la recepcionista que acababa de colocarse un par de auriculares e intentó usar la llave para abrir el cerrojo. La llave giró y la puerta se abrió.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Vie Oct 20, 2017 10:41 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶


Cuanto más tiempo dedicaba a aquella misión, menos desagradable le resultaba la presencia del más mayor. A diferencia de cuando se preparaba en los rincones de su habitación para el tedio de quedar en el papel de aspirante a escudera y carga de un ocupado nephilim que tendría que pasearla por los rincones de la Gran Manzana, la misión no era un absoluto suplicio, y tampoco tan tediosa como para querer volver al Instituto de un momento a otro. Toda una sorpresa para nuestra joven aprendiz quien, sin embargo, no tenía intención ninguna de reflejar aquellos pensamientos en su expresión.

La diferencia radicaba en que se sentía algo útil. Blake parecía sopesar sinceramente lo que decía y tenerlo en cuenta antes de tomar una decisión ¿podía aspirar a más dado su desconocimiento del mundo de las sombras? Que el otro no la tratara como una idiota a pesar de que dijera en alto cosas que cualquiera podría pensar, o la dejara en la moto mientras iba a librarse del demonio eran votos de confianza que jamás se hubiera esperado de un nephilim con experiencia y que agradecía internamente como agua de mayo.

Se adentraron de nuevo en el hotel, esta vez completamente ocultos y robaron las llaves de la sala de control con una facilidad que hubiera hecho llorar a cualquier ladrón profesional. En pocos minutos, se habían colado como un par de lagartijas en lo más profundo del hotel. Ahí delante, dispuestas como si les estuvieran esperando, cuatro pantallas de ordenador mostraban, cada una, cuatro imágene sen blanco y negro de distintos lugares del edificio. Cada pocos segundos las imágenes en movimiento cambiaban y enseñaban otras zonas del lugar.

Y había poco más realmente. Un par de sillas desocupadas y una chaqueta marrón colgada a un lado de la puerta que debía ser parte del uniforme de alguna empresa de seguridad. —Tenemos suerte— susurró, a pesar de que allí no había un alma. Con cuidado, como si esperara que de repente, saltara alguna alarma, se acercó a uno de los ordenadores y extendió una mano hasta el ratón. —No sé dónde… Oh. Ahí— apuntó hacia uno de los rectángulos móviles, donde había un hombrecillo vestido en uniforme —Es él, ¿no? O un cliente que no tiene nada que hacer y se pasea dándole vueltas a una porra— aventuró entre murmullos. Con algo de suerte (si es que no habían exprimido ya su ración diaria), aquel tipo no volvería a la garita hasta dentro de un rato, dando tiempo a los jóvenes para examinar los vídeos sin miedo a ser descubiertos y tomados por un poltergeist.

—¿Sabes cómo va esto?— inquirió tras unos instantes de tanteo sin demasiado éxito —En algunos sitios tienen las imágenes de días anteriores guardadas...— ladeó levemente la cabeza —O, bueno, es lo que suele aparecer en series y películas— admitió tras un instante. Quizá debiera buscar información al respecto, pero, ¿qué clase de libros explicaban cómo demonios colarte en un edificio? Tenía dudas de que pudiera encontrar algo así en la biblioteca del Instituto.



Spoiler:
¡Respondí! :''D


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Mar Oct 24, 2017 8:38 pm


Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Noche
Aiden entró al cuarto de control detrás de su compañera, tras asegurarse de que no había nadie tanto adentro de la habitación como afuera, observando como la puerta parecía abrirse por sí sola. Se tomó un momento para recorrer con la mirada todo lo que había allí adentro antes de acercarse a una de las pantallas, parándose junto a la nefilim con los brazos cruzados.

Se fijó en el hombre que la cazadora señalaba en las pantallas. Por su uniforme, casualmente sin chaqueta, podía distinguir que se trataba de un guardia de seguridad, pero para su suerte parecía bastante ocupado en vaya a saber qué. Igualmente, tampoco tenían tiempo qué perder. Lo ideal sería hacer todo lo más pronto posible, antes que el demonio regresara al hotel y eso podía ser en cualquier momento. Lo cierto era que Aiden no era ningún experto en tecnología y tampoco tenía una facilidad especial para tratar con aparatos electrónicos. A duras penas entendía su propio teléfono celular. Sin embargo, el programa de las cámaras de seguridad no parecía muy complicado de entender, pues todo estaba señalado con diferentes botones con dibujos específicos asociados. El cazador asintió con la cabeza a las palabras de la chica –Si, deberían de estar en algún lado. Intenta allí- Señaló con el dedo un botón en la esquina izquierda de la pantalla, que parecía ser un menú con varias opciones.

Les tomó un par de minutos finalmente descubrir dónde se encontraban los archivos de los días anteriores y gracias a que se encontraban ordenados por fecha, no tardaron en averiguar exactamente lo que querían saber, pues además, siguiendo la idea de Alya, revisar los últimos pisos primero había dado sus resultados. El demonio estaba alojado en una de las suites de lujo en el último piso del hotel. Una vez que memorizaron el número de puerta al verlo salir de allí en las grabaciones, abandonaron el cuarto de seguridad y Aiden guió a Alya hacia los ascensores que había alcanzado a ver por uno de los pasillos laterales del hall principal.

-Se me ocurre que lo embosquemos en cuanto entre a la habitación y ya. No tengo un plan especifico en realidad… pero somos dos contra uno, igualmente. Tenemos la ventaja- Le comentó a su compañera mientras avanzaba a paso rápido por los pasillos del último piso, al tiempo que miraba todas las puertas que estaban del lado que él iba caminando, esperando que la cazadora se encargara de las puertas opuestas.



Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Jue Oct 26, 2017 10:07 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

Ahí estaba. Incluso a través de la bruma que provocaba la mala calidad del vídeo era imposible no ver la desgarbada figura del demonio que, de una manera u otra, llevaban horas buscando. Como si con aquellos pobres medios fuera posible, la joven nephilim inspeccionó el cuerpo de aquel ser en busca de… ¿Qué? ¿Armas? ¿Intenciones ocultas en la manera en que cerraba la puerta de su habitación de lujo? No encontró nada de lo quiera que estuviera buscando: lo mirara como lo mirase, parecía completamente humano y no pudo evitar preguntarse con cuántos de aquellos seres se había podido cruzar en su día a día, cuando vivía entre mundanos como una más, sin percatarse de qué eran en realidad.

No eran pensamientos agradables.

Y no podía permitirse una distracción de aquel calibre con el reto que tenía delante. Tampoco le dio tiempo a divagar demasiado porque poco después partieron en busca de la suite que ocupaba el demonio y no fue hasta que llegaron a la planta en cuestión que se atrevió a abrir la boca, pero no para decir nada especialmente halagüeño: —Sabes que jamás he matado un demonio, ¿no?— inquirió con tono quedo, cuando escuchó el, por lo demás, sencillo plan de Blake. No lo hizo con sorna o bordería, porque de verdad creía que el otro estaba al tanto de su absoluta inexperiencia… Pero sí pensó que, quizá, debería de haber dicho aquello algo antes, sólo por si las moscas.

—Es decir, que no creo que estemos tan en ventaja— matizó sus palabras después. Ella podía cometer un error, todo podía salir mal. ¿Qué sabía realmente? Quizá el otro tenía todo planeado y pensaba usarla de cebo para distraer al monstruo con cara de humano y matarle antes de que pudiera cuestionarse qué hacía una cría en su habitación, o simplemente fuera de ese tipo de gente que derrochaba optimismo sin importar la situación que tuviera delante.

De repente, paró de caminar en seco y extendió una mano hacia el hombro de Blake para detener también su avance —Es aquí— indicó en un susurro, señalando con la mano libre una puerta cerrada a un par de paso de ambos. —Vam-... ¿Cómo vamos a abrir la puerta?



—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Aiden E. Blake el Vie Oct 27, 2017 6:53 pm

Sombras bajo acecho
→ Nueva York → Zona Urbana → Noche
Al muchacho no le sorprendió el comentario de la menor, después de todo, sabía que se trataba de una cazadora en entrenamiento. De todas formas ese detalle no significó un inconveniente, pues ya lo había meditado antes y había llegado a la conclusión de que no resultaría un impedimento, pues él también estaría al pendiente de la tarea –No importa. Tal vez hoy sea tu primera vez. Nos las apañaremos– Respondió con convicción, mientras continuaba caminando, observando los números de las puertas procurando que no se le pasara ninguna. Por más que no tuvieran la ventaja de ser dos cazadores experimentados, al menos tenían un poco de ventaja y eso era suficiente para el muchacho. Solo tenían que usarla bien. O tal vez solo prefería ser optimista.

Sus pies pararon en seco contra la alfombra del pasillo en cuanto sintió que su compañera le hacía detenerse. Se giró, enfrentándose a la puerta que indicaba la cazadora. Ante la pregunta de la joven, Aiden revisó su estuche y sacó su estela. Se acercó a la puerta y dibujó una runa en la hoja. Como acto seguido, usó su mano libre para tomar el pestillo y lo giró, haciendo que la puerta se abriera mientras la runa se desvanecía lentamente, como si nunca hubiera estado allí –Así– Respondió al tiempo que terminaba de entrar en la habitación, volviendo a guardar su estela y sostenía la puerta abierta hasta que la menor entrara también.

Una vez que la puerta volvió a cerrarse, Aiden comenzó a caminar por el apartamento. Se trataba de una sola habitación monoambiente, pero lo suficientemente espaciosa para contar con una sala de estar, mueblería y decoraciones que solo podrían estar en un hotel con servicios de alta gama, un sector para la cama y demás a lo que el muchacho no prestó demasiada importancia. Sin embargo si le llamó la atención los ventanales que cubrían las paredes opuestas a la puerta de entrada, dejando ver la ciudad desde la altura. Intentó no distraerse demasiado con ello y regreso caminando sobre sus pasos hasta detenerse en medio de la sala, tenían espacio libre de sobra para desplazarse –¿Traes tus armas?– Preguntó a la menor, mientras revisaba sus propios objetos y sacaba dos cuchillos serafin.




Picspam de la Fairy On Fire:


avatar
Mensajes : 275

Reliquias : 20

Temas : 9/9


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8783-aiden-blakehttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8833-relaciones-de-aiden#76504http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8825-cronologia-de-aiden
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Alya Nathairgid el Lun Dic 04, 2017 9:47 pm



✶ SOMBRAS BAJO ACECHO✶

Estaba nerviosa. Incluso se le pasó por la cabeza la posibilidad de dibujarse una runa de coraje encima del codo a toda prisa, antes de que el demonio cruzara el umbral de la puerta. De alguna manera, se veía ridícula en aquella situación, esperando sin saber realmente qué hacer, como si no estuviera en aquella sala, sino sentada al borde de la ventana con las piernas colgando a más de diez pisos de altura sobre la ciudad de Nueva York.

Pero no podía dedicarle una hora a aquel tipo de reflexiones, no tenían tiempo para dejarse divagar —Las tengo— respondió tras un par de segundos de silencio. Con la misma tranquilidad que la inundaba cuando sacaba un estuche en el instituto. El cuchillo serafín, sin invocar todavía, parecía tan inofensivo como un trozo de mármol blanquecino bien pulido. Paladeó el nombre que le daría, sin atreverse a pronunciarlo todavía. Tras ello, caminó por el interior de la lujosa suite que ocupaba con facilidad dos e incluso tres veces el tamaño de su habitación en el Instituto, y eso que ella no tenía queja ninguna de su actual residencia más allá de tratarse de una iglesia, lo que despertaba en ella más recelo que sensación de estar protegida.

—No quiero ser un estorbo cuando aparezca el demonio, Blake— admitió finalmente. No porque quisiera una palmadita en la espalda, ni ánimos. De hecho, esperaba seriamente que el contrario no pretendiera animarla de manera alguna. No, si confesaba una inseguridad más que obvia en voz alta era porque desconocía hasta qué punto el otro joven confiaba en su desempeño cuando llegara el momento de rebanarle el cuello a aquel monstruo. Levantó la mirada, —Si tienes un plan en mente, explícamelo como si fuera idiota, no te arriesgues a que pueda cometer un error— le pidió.


Spoiler:
Blake, tengo más tiempo últimamente. Intentaré responderte con más brío. Disculpa si hoy por hoy esto es algo corto y de baja calidad.


—Diálogos— | Narración | Pensamietos | #c797c7
avatar
Mensajes : 53

Reliquias : 143

Temas : 0/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8858-alya-nathairgid-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8883-alya-nathairgid-rhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8913-alya-nathairgid-cr#77155http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8862-a-tale-of-a-murder-busqueda-0-1-3
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras bajo acecho

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.