02/12 ¡Atención, atención! ¡Aquí os dejamos las noticias recién salidas del horno! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


29/07 ¡Atención, atención! La limpieza por inactividad se realizará a partir de las 22:00 horas en adelante del día 31 de julio. ¡Aprovechad los últimos momentos!


06/06 ¡Atención, atención!¡El Staff os ha preparado una sorpresilla curiosa! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo! Seguimos perpetrando maldades...


01/05 ¡Atención, atención! ¡El Staff os ha preparado una nueva Trama Global! ¡Pasaos cuanto antes para echaros un ojo y apuntaros, adoradísimos habitantes del submundo! Las maldades vuelven a comenzar...


30/04 Aun con cierto retraso, el Staff de FdA no se olvida de sus queridos users <3 Así que por San Valentín os hemos preparado una cosita muy especial. ¡No perdáis tiempo y pasaos por aquí!


27 # 30
7
NEFILIMS
7
CONSEJO
6
HUMANOS
4
LICÁNTRO.
10
VAMPIROS
8
BRUJOS
4
HADAS
4
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Cachorro desorientado (Scarlett J. Williams)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cachorro desorientado (Scarlett J. Williams)

Mensaje— por Zack Cooper el Vie Jul 28, 2017 12:38 pm

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado

Apenas había tenido tiempo de descansar desde lo sucedido en las afueras y ya se había embarcado en otra misión. No tenía muchas ganas  de rondar por el Instituto y, aunque sabía que tamporo era lo mejor, prefería estar solo.
Zack tenía demasiadas cosas que aclarar en su cabeza y al final la compañía de los suyos acababa por descolocarlo aún más, así que en cuento había visto la opción de salir unas horas la había cogido sin pensarlo. No debía de ser nada complicado, se habían registrado algunos ataques de un "perro grande" en la zona residencial durante los últimos días, nada mortal pero algunos mundanos había resultado heridos, la mayoría por estúpidos. Lo lógico si te cruzas con un perro que te dobla en tamaño no es molestarlo y tirarle cosas para ahuyentarlo... si el perro se siente atacado, se defiende, pero el problema era que aquello no era un perro sino un lobo.

Seguramente sería un nuevo licántropo que acababa de convertirse, si no recordaba mal esos días estaba la luna llena y eso les daba problemas a los más jóvenes y podía resultar fatal para ellos. Si no controlaban su fuerza y sus instintos y algún mundano moría bajo sus fauces, la Clave sería contundente con ellos. Sin embargo se habían firmado los Acuerdos para algo y lo que tampoco se podía hacer era quedarse de brazos cruzados esperando a ver si el cachorro cometía o no un error.

Zack nunca había tratado con lobos, no más de lo estrictamente necesario... Nate tenía una amiga cercana licántropa que estaba enamorada de él y odiaba a Zack así que nunca se sentaron a conversar de la vida y las costumbres de cada uno... y desde luego no iba a llamar a Nate para preguntarle... esa puerta hacía meses ya que estaba cerrada y aún así seguía mirando el móvil cada tanto por si acaso el idiota de su ex decidía cambiar de opinión.
No sabía muy bien cómo actuar contra un lobo enfurecido pero al menos tenía clara una cosa, no debía hacerle daño. No estaba allí para acabar con el peligro sino para controlarlo.

Era media tarde cuando llegó a la zona residencial, su glamour le ocultaba entre la gente que no parecía nerviosa ni alterada a pesar de lo sucedido durante las dos últimas noches. Le habían indicado en el Instituto las dos zonas donde el lobo se había defendido de los pandilleros, una finca junto a un parque de skaters y una zona un poco apartada donde se juntaban varios contenedores de basura. Como el olor de los restos no le atraía demasiado prefirió acercarse primero al parque y pasear entre los mundanos atendiendo a sus conversaciones por si alguno estaba fanfarroneando... y efectivamente alguien lo hacía.
Un grupo de chicos se alternaban para dar giros y saltos con sus monopatines mientras otro contaba sin mucho disimulo cómo le había lanzado al "perro" una piedra y le había dado en el lomo. Alardeaba de cómo le había esquivado cuando se lanzó a por él y les enseñaba a sus colegas el rasguño en el antebrazo de las zarpas cuando lo rozaron.

Zack arrugó el entrecejo frente a ellos, cruzado de brazos mientras les escuchaba, consciente de que ninguno de ellos lo veía, preguntándose hasta qué punto podía aquella herida suponerle un verdadero problema al chico.



Última edición por Zack Cooper el Sáb Abr 07, 2018 12:24 pm, editado 2 veces
avatar
Mensajes : 203

Reliquias : 437

Temas : 5/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8836-zach-cooperhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8857-zack-s-worldhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8856-agenda-de-zack
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado
Fue realmente extraño recibir en mis manos el informe de un cachorro desbocado, después de haberme pasado casi un año sin misiones en las que rendir, después del parto de Emma. Aclarar que yo me había opuesto firmemente a esa especie de veto que se había generado en torno a mí después de que naciese la niña, pero entre Alaric, que es un poco sobreprotector, digamos, y que mis amigos parecían quitarme cuantas misiones pudiesen de encima para que pudiese estar con la niña y/o dedicarme a las cosas menos peligrosas que podíamos hacer los miembros del Praetor, no había tenido demasiadas opciones. Por eso, si hubiese sido una persona más sensible, habría llorado al recibir un encargo que me permitía rastrear, después de tanto tiempo.

Y ni siquiera era que los cachorros me gustasen. Quiero decir, adoro a Emma. Mataría por Emma, Mi vida es Emma. Pero el resto de niños -salvo quizás, mis sobrinas y sobrinos- podrían quedarse perfectamente con sus mamis llorándoles encima que yo no movería un dedo por acercarme a ellos. Nunca me han gustado, pero en las condiciones en las que despiertan después del mordisco necesitan la ayuda de cuantas personas puedan, y por eso, y sólo por eso, me dedico a esto y he pasado siempre por el orden marcial que hay establecido en nuestra organización.

Casi con emoción abrí el archivo, leyendo los detalles que se habían podido reunir, mientras caminaba por las habitaciones del enorme edificio. Emma debía de estar ahora mismo durmiendo la mona, pero tocaba despertarla en breves para darle el pecho. Afortunadamente ya empezaba a tomar biberón, además de purés de frutas, por lo que apartarme de ella para toda una tarde era más que factible. Cuando llegué, sin embargo, mi hija estaba perfectamente despierta, sentada en su cuna, y mirándolo todo con sus enormes ojos azules. Dejé la carpeta sobre la cama, la tomé en brazos y procedí a alimentarla; después de eso la dejé a cargo de Henrietta, una de las lobas más antiguas que tenemos aquí, le dejé una nota a Alaric en el dormitorio para que supiese dónde encontrar a la niña y me marché corriendo antes de que alguien se enterase que lo que tenía que hacer no era cambiar pañales y pudiese detenerme.

El resto me supo a libertad, la verdad.

Me dirigí sin demasiada prisa a la zona donde supuestamente habían visto al lobo, que había tenido problemas con un grupo de pandilleros. Aparqué la camioneta que había tomado prestada y me bajé. Había dejado las botas de tacón por las planas desde el embarazo, por ser más cómodas, y ahora no estaba segura de poder aguantar demasiado tiempo con esa cosas; desde luego, me había malacostumbrado. Sin embargo para caminar por la hierba del parque donde se suponía podía dar con los idiotas que se habían enfrentado al cachorro venían que ni pintados; los tacones se habrían hundido en el césped y me habría sentido realmente estúpida.

Así, cómoda como pocas veces, me deslicé entre la gente, pasando desapercibida por no ser más que una madre más, normal y corriente; saludé a un par de personas que me habían visto por la zona anteriormente y me acerqué a un grupo de imbéciles con monopatín que estaban hablando demasiado alto. Desde la distancia en la que estaba una persona normal no habría podido escuchar claramente la conversación, pero yo... Suspiré tan profundamente que si alguien me hubiese hecho caso, se habría percatado; menudos cretinos. ¿No tendrían nada mejor que hacer que molestar a un chucho callejero? En serio, a veces los abría en canal y...

Escuché el crujir de unas hojas a la derecha. Instintivamente giré el rostro en esa dirección, y vi a un nefilim que estaba cerca del grupo, escuchando la conversación con el descaro que sólo da la tranquilidad de saber que nadie va a verte. Me crucé de brazos, pensando qué demonios hacer al respecto. Caminé a uno de los bancos cercanos y me senté, totalmente a la defensiva; había tenido intención de preguntarle algo al grupo, pero que el nefilim estuviese allí precisamente ese mismo día no podía ser una coincidencia. Por supuesto estaba buscando al mismo cachorro que yo, y me negaba rotundamente a darle alguna pista que le condujese hasta él. La última vez me dieron tal paliza que casi no lo cuento, así que ni de broma iba a repetir la experiencia. Sin embargo le miré insistentemente, hasta que se percató de mi presencia, mientras extraía el medallón del Praetor de mi ropa y lo dejaba visible para que entendiese quién era yo y qué hacía allí.

¡Joder! Mirad que MILF. —Tuve ganas de chocarme la frente cuando escuché eso. Pero por supuesto, ellos no sabían que yo lo había oído, al igual que sus estúpidos cuchicheos sobre mi persona. Lo único que hice fue sonreír cuando miraron en mi dirección, y tuve que aguantarme la risa cuando uno de ellos empezó a pavonearse diciendo que aprendiesen, porque iba a venir de caza. Que se acercase, que se acercase... Maldito idiota.

Adolescentes...


Off rol:
Por si no lo sabes, MILF es el acrónimo de una expresión inglesa que es Mom I'd Love to Fuck. Creo que se explica por sí solo XD


avatar
Mensajes : 190

Reliquias : 1256

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado

Alzó la ceja cuando vio al chico crecerse en orgullo y decir aquella palabra extraña refiriéndose a una mujer que había sentada en un banquito no muy lejos de ellos. "MILF"... no tenía ni idea de qué significaba pero viendo las risas idiotas del resto y cómo hinchó el chaval el pecho como si fuese un pavo real pudo entender que iba a tirarle los tejos. Los asuntos de mundanos no eran ahora preocupación suya, sino encontrar a aquel lobo aventurero que parecía estar peleándose con pandilleros, además que aquella mujer parecía bastante capaz de quitarse de encima a un chiquillo con pretensiones.

Se acercó al grupo dejando a un lado su glamour, metiendo las manos en los bolsillos haciéndose pasar por uno más.
  - Menuda historia eh? Ese perro seguro que se llevaría un buen escarmiento, ja! Dónde os peleasteis, sería genial verlo!

Por un instante el grupito e quedó mirando a Zack un poco descolocados, al fin y al cabo no lo habían visto llegar por lo que después de unos segundos en silencio decidieron que habría estado allí todo el rato y empezaron a contarle la historia con más detalles y menos florituras como el otro chico hacía. La zona del encuentro no estaba muy lejos, sólo a dos calles de allí, en una zona del parque con una canasta y un vallado viejo, Zack estuvo fingiendo que alucinaba con la historia mientras rememoraban el momento en el que le había tirado piedras y el "perro" se había girado y les había gruñido. todos habían echado a correr entre gritos y risas, pero Josh, el chico que ya estaba ligoteando con la mujer del banco, se había quedado en plan chulito. Ahí había sido cuando se había llevado el zarpazo y después de eso había huido con los demás.

Mientras ellos discutían sobre detalles sin importancia, Zack volvió a activar su glamour y se alejó de ellos haciendo que algunos volvieran a desconcertarse al buscarlo y no encontrarlo. El nefilim se adentró en el parque pasando cerca del banco donde el tal Josh insistía de panera muy penosa a la mujer, por lo general le hubiese dado igual pero al mirarlos vio que ella le seguía con la mirada. Zack se detuvo devolviéndole la mirada, analizanla, hasta comprender que aquella mujer no estaba allí por casualidad. Él ya había visto antes esos rasgos semi ocultos, sabía lo que debía buscar y dónde hacerlo, por eso cuando encontró los rasgos de los lobos en ella no se sorprendió.

Volvió a dejar el glamour a un lado y se acercó al banco, colocando la mano sobre el hombro del muchacho y dedicándole una mirada seria.
  - Largo - hizo un gesto con la cabeza dirigido hacia su pandilla y apartó la mano de su hombro. El chico, a pesar de aquello, le dedicó un guiño a la mujer y un gesto obsceno al nefilim antes de volver con sus amigos. Zack lo siguió con la mirada para luego fijarla en la loba - Supongo que no es una coincidencia.



Última edición por Zack Cooper el Sáb Abr 07, 2018 12:25 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 203

Reliquias : 437

Temas : 5/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8836-zach-cooperhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8857-zack-s-worldhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8856-agenda-de-zack
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado
¿Puede haber algo más idiota que un hombre pavoneándose delante de una mujer? Probablemente... no.

Cruzada de brazos observé cómo se acercaba a mí con andares que probablemente él consideraba seductores, y cómo colocaba un pie en el banco y se inclinaba hacia delante con una expresión que probablemente habría hecho suspirar a... nadie. Bueno, probablemente a alguna que otra muchachita ingenua, pero a ninguna que tuviese un mínimo de dos dedos de frente, vaya. Sin embargo yo me quedé observándole con cara de diversión en el rostro, no tanto porque el joven nefilim se hubiese movido hacia el resto que se había quedado apartado sino porque en el fondo me encanta castrar a este tipo de imbéciles.

Nunca me habían gustado. Ni cuando era adolescente. Me parecían unos cretinos y unos imbéciles. A la vista está que los únicos hombres que me han interesado para algo más que para un polvo y un 'buenos días-buenas tardes-buenas noches-adiós-ojalá no nos veamos más' no podían ser más alejados de este estereotipo. La sola idea de imaginar a Alaric haciendo algo semejante casi me hizo soltar una carcajada, pero conseguí aguantarla mientras el chico comenzaba a hablarme.

Buenas.

Buenas.

¿Qué hace una chica tan preciosa como tú tan sola en este banco del parque? ¿Tu novio te ha dejado tirada? —Por favor. ¿Podría haber sido más cliché? Intenté no rodar los ojos, ni reírme.

Vaya, eres todo un seductor nato, ¿no? Pero no, mi novio no me ha dejado tirada. Es que me apetecía salir a dar un paseo por mi cuenta.

¿Muy agobiada?

Tremendamente, la verdad. Pero el aire limpio siempre sienta bien.

Pues menudo novio que tienes que no te ayuda a relajarte ni a liberar tensiones. A lo mejor te hace falta sangre nueva, joven, ya sabes... —Enarqué una ceja. Joder. Seductor nato, ¿eh? Coño con el niñato. Sí que iba deprisa. ¿Así era como ligaba la juventud hoy día?

¿Cómo te llamas, Romeo? —El crío sonrío con suficiencia, probablemente pensando que me estaba interesando por él. Y lo hacía, en realidad. Pero no por sus dotes de ligar, sino porque hasta desde aquí podía verse el rasguño que le había hecho el chico-lobo. Lo mejor sería saber su nombre para dar parte de él luego y tenerle vigilado.

Joshep Dawson. Josh para los amigos.

Encantada de conocerte, Josh para los amigos.

¿Y tú eres?

Sally —mentí.

Sally... qué nombre tan bonito. Como tú.

Qué penoso. En mi época los idiotas al menos usaban frases que no parecían sacadas de comedias románticas de los ochenta. ¿Realmente estábamos sufriendo una regresión o en realidad yo los consideraba más originales antes? Mientras seguía soltándome chorradas y yo atendía con fingido interés, el nefilim volvió a acercarse hacia donde estábamos nosotros. Josh no hizo ningún ademán de percibirle, pero para mí era tan visible como los árboles a nuestro alrededor. Le seguí con la mirada. Y él supo verme como sólo pueden hacerlo los suyos. Apareció, mandó a paseo a mi patético Don Juan y me miró intensamente antes de hablarme.

No, realmente no lo es. —Examiné de nuevo al muchacho que tenía frente a mí con una sonrisa divertida en el rostro. Era alto y de ojos claros, con la expresión franca y serena. Aunque era joven, no parecía ningún novato, porque había sabido identificarme muy rápidamente, y porque su pose emite una tranquilidad que demuestra que, al menos en esto, está seguro de sí mismo—. Pero después de tanto tiempo en el negocio, te aseguro que ni las coincidencias ni las casualidades existen, corazón. —Desvié la mirada al grupo de muchachos, que nos echaban el ojo cada cierto tiempo entre risas y bromas patéticas que ellos no sabían que yo estaba escuchando perfectamente. Dios, qué alegría haberme alejado de esa época...— . La última vez que me encontré con un nefilim lo cierto es que no salimos muy bien parados, pero te daré un voto de confianza. Si me llevo al chico que está causando esto en el Praetor podremos ayudarle a controlar al lobo y no tendréis que volver a salir a buscarles. Así que, si te parece bien, dime, ¿qué has sacado de nuestros estúpidos amigos?


avatar
Mensajes : 190

Reliquias : 1256

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado

Se quedó en silencio durante unos segundos mirando a la loba barajando las posibilidades mientras los segundos pasaban. Debía de tomar una decisión rápida, no podían perder más tiempo y dejar que el cachorro extraviado hiciese de las suyas por la ciudad, asustado y descontrolado. En el Instituto no le habían dicho que no podía colaborar con otros y en el fondo compartir objetivo con una loba de los Praetor era de las mejores opciones que se le podían haber presentado.
Desvió la mirada hacia el grupito de chavales que reían de forma engreída mientras el chico que había intentando ligar con la licántropa fanfarroneaba sobre lo cerca que había estado de llevársela provocando que Zack rodase lo ojos en gesto cansado convencido más que nunca de que los adolescentes eran insufribles.
  - No puedo desentenderme de esto sin más, la idea de tener que estar un par de horas dando explicaciones de por qué ignoré una misión oficial no me atrae en absoluto pero entiendo que será mucho mejor que el lobo se centre en ti que, seguramente, le ofrecerás una alternativa mejor que la mía. Ignoro qué otros nefilims se han cruzado en tu camino y los problemas que habréis podido tener, yo no vengo en busca de pelea, si podemos solucionar esto de forma tranquila mucho mejor para todos, así que, si te parece bien te contaré lo que los idiotas de atrás me han dicho e iremos juntos a buscar al descarriado.

Hizo mucho énfasis en la palabra "juntos" para no dejar lugar a equivocaciones, aunque sabía perfectamente que ella podría escabullirse en cualquier esquina y a él le costaría encontrarla. No tenía ninguna intención de enemistarse con los lobos y, dado que los Praetor eran todo lo neutrales que se podía en cuanto a los suyos se refería, no era tan mala idea colaborar.
Desvió la mirada de nuevo hacia el grupo de mundanos, el chico fanfarrón se tocaba de vez en cuando el brazo herido, por muy chulito que fuese eso debía de dolerle por no hablar de la posible vacuna contra la rabia que le habrían puesto... como si fuese eso lo que podría haber pillado...
  - Hay una cancha de baloncesto un poco más abajo en el parque, tu lobo estaba allí y los idiotas no tuvieron mejor idea que tirarle piedras... en realidad lo único que hizo fue tratar de asustarles. Por lo visto todos se fueron menos tu admirador que se las dio de héroe y se llevó el zarpazo. Tranquila, es una herida menor así que tampoco hay necesidad de informarla... Deberíamos ir a la cancha, espero que no sea tarde para encontrar algún rastro, cuanto menos esté sólo mejor para él, no crees?

Dio un par de pasos hacia atrás dando a entender que iba a empezar la marcha, la confianza entre subterráneos y cazadores siempre era tensa y la separaba una línea tan fina de la catástrofe que había que mirar siempre con detalle las palabras que se elegían... o al menos así era para él pues lo último que quería, después de todo lo que le estaba pasando, era ser el causante de una fractura en las relaciones con los hijos del submundo... aunque quizá esa fractura se acababa produciendo igualmente, y no por las cosas que pudiese decirle a una loba si no por todo lo que le estaba pasando con Thomas... lo último que necesitaba ahora era enamorarse de un hada...

Se giró y puso los ojos en blanco cuando tuvo aquel pensamiento fugaz pasando por su cabeza, no era el momento de pensar en Thomas ni en nada que no fuese encontrar al lobo y llevarse bien con la Praetor.
  - Soy Zack... por cierto.

Empezó a caminar hacia donde el grupito le había dicho que estaba la pista de baloncesto, primero a paso tranquilo hasta que la loba le alcanzó y caminaron juntos con más ritmo para no perder más tiempo.





Última edición por Zack Cooper el Sáb Abr 07, 2018 12:25 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 203

Reliquias : 437

Temas : 5/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8836-zach-cooperhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8857-zack-s-worldhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8856-agenda-de-zack
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado
Yo no he pedido que te desentiendas —me apresuré en responder, enarcando una ceja. ¿Cuándo le había dejado caer aquello? Sí que debo de estar explicándome peor con la edad...

El resto de su informe, no obstante, fue escueto, preciso y muy esclarecedor; como se notaba que les preparaban para ser guerreros, igual que a los que formamos parte del Praetor. Asentí con la cabeza ante los datos de la misión, si bien no tuve demasiado claro eso de que por una herida menor no fuese necesario informar a nadie al respecto. Desvié un segundo la mirada para intentar recordar lo máximo posible del idiota que se había acercado con aires de seductor, no fuese a necesitar más adelante tener que buscar su maloliente culo por haber hecho una estupidez como la que había llevado a cabo. Tirarle piedras a un perro. ¿Qué tenía, doce años? Suspiré pesadamente mientras me levantaba del banco con movimientos elegantes y firmes.

Scarlett —respondí a su presentación sin mediar mucha más palabra con él—. Tenemos una cooperación, entonces.

Comencé a caminar a su lado oteando, siempre atenta a mi entorno. Los olores se mezclaban frente a mí, y a pesar de que hacía ya mucho que Emma había nacido, me maravillaba realmente no sentir nauseas por cada pequeño atisbo de hedor que me llegase a la nariz, fuese desagradable o no, aunque ahora había determinadas esencias que me repelían como resultado del embarazo. Vaya, por eso no había querido nunca tener descendencia... entre otras cosas. En fin. El muchacho a mi lado caminaba tan firme como yo, demasiado serio para mi gusto, teniendo en cuenta lo joven que parecía, pero ¿quién era yo para juzgar a nadie? Seguro que pocas personas que me hubiesen conocido o que pudiesen verme en esos momentos podrían llegar a imaginarse que tenía una hijita esperándome en casa... y a algo parecido a un novio cuidando de ella. La imagen de Alaric con esa sonrisa idiota que le adornaba el rostro cada vez que tenía que jugar con Emma me hizo esbozar una a mí, aunque en seguida me encontré reprochándome a mí misma por dejar de atender a mi entorno para ponerme a pensar en otra cosa en la que en ese momento no podía darme el lujo de hacer.

Meses esperando una misión para que ahora perdiese el objetivo de frente por andar con la mente llena de mariposas. ¡Menudo ridículo que podría montar en la base si se enterasen de algo así! 'Scarlett, con corazones en los ojitos', es que ya lo estaba viendo venir, vaya. Bufé mientras me cruzaba de brazos, con los oídos atentos a cualquier ruido extraño que pudiese estar rodeándonos. Por fortuna todo andaba tranquilo; los idiotas seguían en su sitio, mucho más atrás, casi imperceptibles, ya, y los sonidos que se movían con nosotros eran normales. Sin embargo, tanta tranquilidad...

¿Tienes algún sensor o alguna piedra de las que soléis llevar que localice demonios? No porque esta zona sea especialmente prolífica... pero las cosas no han estado especialmente tranquilas desde el año pasado, no me fio demasiado... Y al sol no le falta demasiado para desaparecer...

Ahí estaba, a lo lejos, la supuesta cancha de baloncesto. Tenía un aspecto un tanto deplorable, pero para que unos criajos se dedicasen a tirarle piedras a una bestia de aspecto fiero... Pobre niñato, el lobo al que le había caído la marrana de ser novato con tanto imbécil por aquí suelto.

Me adelantaré yo. Si aparece con ganas de dar un mordisquito que lo haga con alguien a quien poco le puede hacer ya. Tú cúbreme desde detrás...


avatar
Mensajes : 190

Reliquias : 1256

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado

Caminaba tranquilo aunque era evidente la tensión en su cuerpo. Zack no estaba acostumbrado a ir de un lado a otro con subterráneos, en realidad era extraño verlo sin algún compañero cazador o en su defecto, solo, pero aquella tarde podía acabar resultando una nueva puerta abierta en su vida, una que seguramente le traería loco como todas las que se habían abierto en los últimos meses.

O las que se habían cerrado.

Hacía tiempo que el recuerdo de Nate no se asomaba en su cabeza, y aunque ya había decidido dejar esa parte de su vida en el pasado sintió una pequeña punzada en el pecho que le hizo gruñir ligeramente. Miró de reojo a la loba por si se había percatado de su desliz y la vio sonriendo mientras miraba sin descanso hacia todas partes bien atenta al lugar. No parecía haber escuchado el pequeño bufido del cazador sino que parecía más bien centrada en sus cosas... o seguramente en encontrar al cachorro que era exactamente lo que debería de estar haciendo él en lugar de volver a dejar divagar a su mente con cosas que ya no tenían sentido.

Respiró hondo y se concentró, dejando que los pequeños sonidos de aquel barrio destartalado ocupasen toda su atención y apartasen de un bofetón cualquier distracción emocional que pudiese atacarle por sorpresa. No era momento de pensar en Nate, ni en Thomas ni en nadie excepto en el cachorro y en Scarlett.
Cuando ella habló el nefilim metió la mano en uno de los bolsillos traseros del pantalón casi en un acto reflejo. Sacó el sensor y lo encendió dejando que las posibles energías demoníacas que pudiesen estar cerca fuesen captadas, mientras tanto Scarlett comenzó a alejarse de él acercándose a la cancha de baloncesto. No es que al nefilim le hiciese demasiada gracia quedarse allí esperando, sobretodo porque tenía la extraña sensación de que aquella mujer saldría disparada sin esperarle si encontraba alguna pista y eso sólo le supondría un par de horas en el despacho de los Ligthwood para intentar explicar cómo se dejó engatusar.

El sensor no marcaba nada así que Zack alzó la vista para observar a la loba. Allí, en completo silencio pudo comprobar cómo se desenvolvían los licántropos a la hora de buscar pistas, sin duda eran mucho más sutiles que los cazadores aunque seguramente se debía a lo extremadamente desarrollados que tenían sus sentidos. Posiblemente Scarlett sacaría más información sólo con estar en el lugar del incidente que él aunque se revolviese en el suelo y mirase con lupa cada baldosa del suelo.
Sonrió sintiendo que aquello, en realidad, era bastante frustrante. Los entrenaban duro desde niños, les enseñaban artes marciales con tantos tipos de armas que era raro que un cazador no supiese usar alguna, les enseñaban a sentir, a escuchar, a percibir... y sin embargo seguramente un lobo adulto bien entrenado le patearía el trasero.
Había abandonado sus entrenamientos demasiado... tanta tontería en la cabeza lo estaba volviendo endeble... lo único que le consolaba era saber que era consciente de ello y al menos podía empezar a cambiarlo.

Sumergido en todos aquellos pensamientos sólo un leve crujido a su izquierda le hizo regresar a la realidad. El sensor seguía inerte pero el ruido se intensificó y al final el cazador optó por mirar directamente hacia la dirección del sonido. La loba, varios metros separada de él seguía buscando pistas... o quizá ya las había encontrado y permanecía allí todavía pensando si dejarle tirado o confiar en él. Poco le importaba ahora aquello pues el crujido dio paso a un suave gruñido profundo y entre la maleza de los arbustos que decoraban la cancha una figura negra saltó sobre él como un rayo, tumbandolo.
  - Scarlett!!

Fue lo único que pudo articular antes de tener al lobo desquiciado sobre él. Forcejearon durante apenas unos segundos, el lobo le arañó el brazo rompiendo de un sólo movimiento la manga de la chaqueta mientras lanzaba dentelladas sobre el nefilim que éste sólo podía detener con la fuerza con la que empujaba el cuello del licántropo hacia arriba. No quería hacerle daño, no quería matarlo... así que hizo lo único que se le ocurrió: golpearle con toda la fuerza que pudo en la cara con el sensor.
El lobo emitió un gemido molesto, le soltó y salió corriendo calle abajo.
Sabía que no era momento para quedarse quieto, pero aún así el nefilim se concedió el lujo de tomarse un segundo para recuperar el aliento y, de nuevo, reprocharse lo estúpido que era por dejar que sus problemas personales le nublasen el juicio.


avatar
Mensajes : 203

Reliquias : 437

Temas : 5/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8836-zach-cooperhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8857-zack-s-worldhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8856-agenda-de-zack
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado
Lo único que pude sacar realmente en concreto con un primer vistazo era que vaya cancha de mierda que tenían las pobres criaturas para poder jugar en ese maldito lugar. Con las manos en las caderas suspiré, concienciándome de que tendría que echar un ojo más a fondo, y empecé a esmerarme un poquito más en lo que estaba haciendo, y las ideas que empecé a extraer tampoco me gustaron demasiado. Había muchos zarpazos en el suelo, sangre reseca en algunas partes... quizás el propio novato había sido transformado en ese sitio y por eso volvía allí. Encontré pedruscos apartados en alguna parte, que sobreentendí eran de los garrulos que habían optado por atormentarle cuando su vida era ya una puta mierda, y sentí más rabia de la que quise reconocer, porque esos momentos eran muy duros para cualquier licántropo y esos imbéciles jodiendo la marrana... En cuanto pudiese pillarles...

Antes del grito pude percibir el crujido y la respiración pesada del animal. Era fácil sentirlo, porque era como escucharte a ti misma cuando estabas transformada. Los oídos del lobo pueden escucharlo todo, incluso a la distancia a la que yo me encontraba, y eso me mantuvo dolorosamente tensa, en alerta, mientras giraba el rostro hacia el lugar en el que había percibido el sonido.

Pero el grito despertó en mí recuerdos demasiado dolorosos. Tanto, que me bloquearon durante unos segundos en los que sólo pude pensar en la voz de Thomas por última vez. Lo siguiente que había sentido era el dolor del mordisco, y tras eso, el silencio absoluto hasta despertar en la habitación del hospital. Los vellos de los brazos se me pusieron de punta con tal intensidad que resultó casi doloroso; el corazón se me detuvo en el pecho, haciendo que respirar fuese doloroso, pero eso no hizo que no me moviese en la dirección en la que Zack -porque era Zack; Tom estaba muerto, muerto, y eso no iba a cambiarlo nada nunca- se había quedado esperándome.

¿Fueron tres segundos? ¿Diez? ¿Treinta? No importó demasiado, porque en el momento en que vi la figura del lobo se abalanzaba sobre él dejé de pensar como una humana, y el animal que había en mí salió a la luz con sus ojos claros, sus patas fuertes y su cuerpo nervudo y ágil, moviéndose, moviéndome con la celeridad propia de la gente de mi raza. Aún a veces, incluso después de todos estos años, cuesta relacionar a la loba contigo misma porque una parte de ti es muy reticente a creer del todo que ya no eres humana, que abandonaste esa condición para ser algo más. Pero la realidad te golpeaba furiosamente en la cara cuando sentías el sabor de la carne, de la sangre, o cuando notabas cómo abrías heridas con las zarpas, empañándolas en el líquido  que manaba del cuerpo herido.

Zack había conseguido apartarse del animal lo suficiente, y aunque la ropa que llevaba se veía rasgada no percibí ningún olor metálico proveniente de su brazo, por lo que intuí que no le habría herido de momento. De un salto me planté frente al nefilim, gruñendo mientras se erizaba el pelo rubio de la loba, mostrándole los dientes al cachorro frente a mí; no me apetecía pelear una mierda, pero había aparecido tremendamente agresivo de la nada y eso sólo nos iba a ocasionar problemas, de modo que los besitos, los abrazos, las palmaditas en la espalda no eran algo que fuese a valer en este momento. O al menos, así lo entendía yo. Quizás Alaric habría hecho otra cosa, pero demonios, yo no soy Alaric y me cuesta mantener conversaciones civilizadas con criaturas que intentan arrancarte la yugular.

Estoy convencida de que había sentido mi presencia incluso en esa distancia, pero se había atrevido a atacar al nefilim, inconsciente y estúpido como sólo podía ser un maldito novato. Ahora frente a mí, sin embargo, no hacía más que gruñir, mostrar los colmillos y mantenerse con las cuatro patas abiertas, firmes contra el suelo, probablemente intentando encontrar una vía que le permitiese acercarse a la agradable carne humana a mis espaldas. Giré el rostro levemente antes de gruñir a Zack, dándole a entender que no interviniese en ese momento. El muy idiota entendió ese momento como una brecha y se lanzó contra nosotros, ganándose un zarpazo tan fuerte de mi parte que le herí, haciéndole retroceder entre gemidos de dolor.

Novatos.


Última edición por Scarlett J. Williams el Mar Sep 04, 2018 5:39 pm, editado 1 vez


avatar
Mensajes : 190

Reliquias : 1256

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado

La situación había dado un vuelco tan radical que le estaba costando un poco asimilar lo que sucedía. El sensor se había quedado destrozado a un lado emitiendo lucecitas y algún que otro pitido ocasional sin ton ni son, mientras tanto dos lobos se miraban y se retaban visualmente dejandolo a él como un mero espectador.
Por lo general Zack no solía quedarse al margen de las misiones, se centraba en ellas y trataba de solucionarlas con la mayor rapidez posible, pero estaba claro que aquella lucha no era tanto de él como de Scarlett, seguramente la loba tendría mucho más que perder si aquella especie de negociación salía mal.

Nunca había visto a un licántropo cambiar... tampoco es que estuviese mirando a la loba cuando dejó de ser humana y se transformó pero el tener su compañía un segundo y a la imponente loba frente a él era algo que no creía que fuese a ver alguna vez.
Scarlett no necesitó más que una mirada para hacerle saber que ahora el terreno era de ella y que mejor se estuviese quietecito hasta que el cachorro se tranquilizase o cometiese otra estupidez. Sin duda su experiencia iba a ser muy superior y si alguno de los dos podía controlar a un lobo perdido, era ella.

De modo que Zack se quedó quieto, observando en silencio y dejando a los licantropos el espacio que posiblemente necesitasen para tener una conversación privada que se basaría en quién gruñiría más tajantemente.
Sin duda aquel pensamiento era todo un cliché y en el fondo sintió algo de vergüenza por haber permitido que pasase fugaz por su mente, pero tampoco sabía cómo narices iba a convencer Scarlett al lobo para que abandonase su forma animal y regresase a la humana...

Aquel fue el pensamiento que hizo "click" en su cabeza. Fijó los ojos en el joven cachorro y frunció el ceño. La Clave le había enviado para encontrarlo, había atacado a un grupo de mundanos y aunque hubiese sido en defensa propia uno de ellos había terminado con un buen zarpazo en el brazo que podía provocar un lío mucho más grande que una estúpida cicatriz. Si Scarlett conseguía que el cachorro razonase se negaría a entregarselo y, teniendo en cuenta que lo último que queria era tener que pelearse con dos lobos, eso le supondría un montón de papeleo en el Instituto.

Entregar al lobo a Scarlett le traería problemas, pero él sabía que en el Praetor cuidarían mejor de él que cualquier otra alternativa que la Clave le ofreciese...


avatar
Mensajes : 203

Reliquias : 437

Temas : 5/5


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8836-zach-cooperhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8857-zack-s-worldhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8856-agenda-de-zack
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

CACHORRO DESORIENTADO
→ Lunes por la tarde → Zona residencial → Despejado
Estar frente a este crío me trae muchos recuerdos a la cabeza que lejos de ser agridulces, incluso me divierten, porque en el fondo me merecía una paliza enorme cuando fui recién transformada que por alguna razón que todavía se me escapa nunca me llegó. Quizás porque mis veteranos y mis veteranas eran demasiado pacientes conmigo y supieron entender que mis circunstancias no habían sido de las más fáciles para superar; o quizás tuve suerte de no toparme con alguien como yo misma, que soy una auténtica cabrona sin paciencia cuando se trata de lidiar con este tipo de situaciones.

Recuerdo que cuando yo me transformaba, presa del dolor y la rabia, no me golpeaban directamente, sino que me rodeaban, me hacían retroceder, me gruñían, pero los zarpazos, los mordiscos, no eran armas que soliesen utilizar contra mí. Salvo un tipo llamado Hugh que tenía un carácter parecido al mío, al que no le importaba enzarzarse conmigo en una pelea hasta que terminábamos ambos cubiertos de sangre, de magulladuras y de insultos hasta los pies. Al principio no entendía por qué tomaba ese camino cuando el resto me daba la impresión de que iba en plan 'cumbayá', pero para mí resultaba una verdadera terapia, y cuando se lo pregunté con el tiempo su sonrisa torcida lo único que hizo fue confirmármelo.

Así que yo intentaba -os prometo que lo intentaba- mostrarme siempre de buenas con los nuevos cachorros que se aparecían a nuestro alrededor. Intentaba e intento ser lo más amable posible para que no se sientan amenazados por alguien que tiene más experiencia, más fuerza, más control de sí mismo y del lobo. Pero de vez en cuando toca alguno que... bueno. Simplemente terminamos así.

Porque con estos el cumbayá no sirve para nada.

Después del zarpazo inicial, el lobezno permaneció a una distancia prudencial, observándome con mucha más paciencia, de forma más analítica mientras yo me erguía amenazante frente a Zack para protegerle de posibles nuevos ataques. Con las orejas erguidas, estaba claro que pensaba intentarlo cuantas veces le fuesen necesarias para poder lograr su objetivo, lo que implicaba largos minutos de mantenerse a la defensiva, en guarda, con la mirada profundamente clavada en él, dándole a entender perfectamente que no pensaba darle ningún tipo de margen para poder actuar. Aún así, aprovechó las mínimas oportunidades que se le presentaron para lanzarse de nuevo contra nosotros: el sonido de una suela haciendo crujir la gravilla, el vuelo alzado de un pájaro...

Todos terminaron infructuosamente, por supuesto, hasta el último, cuando conseguí retenerlo contra el suelo con el peso de mi cuerpo. Casi sentí lástima al escuchar el gemido lastimero que salió de su boca, cuerpo y orgullo heridos por haber sido derrotado en esos momentos en los que te sientes absolutamente invencible. Se mantuvo agazapado cuando me aparté, con la cola y las orejas ya bajadas en estado de sumisión, y fue entonces cuando volví a transformarme en mujer. Tenía algunos arañazos y golpes, porque tampoco era como si él no se hubiese revuelto, y el labio me sangraba, aunque era la de él, que me había salpicado en el proceso. La relamí con la lengua antes de escupirla, respirando agitadamente.

Ahora vuelve a tu forma humana y deja de hacer el imbécil. Sabes que no puedes vencerme ahora mismo... —El cachorro pareció pensárselo, pasando la mirada de mí al nefilim a mis espaldas. Estaba claro que olía que era diferente, y eso le despertaba resquemores—. No te hará ningún daño, te lo prometo. ¿No es así, Zack? —pregunté en voz alta, dirigiéndome al cazador, e indicándole con la mano que podía acercarse a mí siempre que lo hiciese despacio y poco a poco—. Hemos venido a ayudarte, eso es todo. Además, te garantizo que no podría causarte más problemas que yo —comenté con una sonrisa un tanto descarada, rezando para que fuese capaz de creerme, puesto que una daga de plata podía herirle mucho más profundamente de lo que podían hacerlo mis zarpas. Pero confié en Zack, en su capacidad para analizar la situación, y que entendiese que lo mejor era proceder así.


avatar
Mensajes : 190

Reliquias : 1256

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5621-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5623-solo-doy-lo-que-recibo-a-cambio-asi-que-ya-sabes-cielo-dame-amor-scarlett-j-williamshttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t5624-quiero-que-mi-vida-sea-algo-mas-que-vivi-naci-y-mori-scarlett-j-williams#47615
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Cachorro desorientado (Scarlett J. Williams)

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.