03/12 - Estimados habitantes del submundo. ¡Los nefilims vuelven a estar disponibles!


07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


36 # 36
22
NEFILIMS
5
CONSEJO
8
HUMANOS
11
LICÁNTRO.
8
VAMPIROS
13
BRUJOS
5
HADAS
3
DEMONIOS
0
FANTASMAS

La primera impresión es la que cuenta (Milan I Black)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Aquella mañana hacía un calor espantoso, me había vuelto loca intentando hacerme un peinado que no me provocase sudores por el cuello a los cinco minutos así que al final me había decantado por una coleta alta. Estaba nerviosa, no iba a negarlo, por fin empezaba las practicas de enfermería (aunque aún me quedaba un curso entero por hacer) pero no iban a ser las que yo esperaba. Lo normal es que te metieran en un hospital o en algún centro de salud para ayudar a los profesionales o cuidar de los enfermos, empaparte bien de todo conocimiento que no se aprende entre los libros y de paso ligotear un poco con los médicos más jóvenes.
Pero me había ofrecido algo muy distinto y mi espíritu aventurero había sentido tanta curiosidad que no me había podido resistir. Sería la enfermera de un hombre en silla de ruedas.

Mi imaginación ya se disparaba pensando en la película "Yo antes de ti", quizá los romances del cine pudiesen ser ciertos y ese desconocido acabase por convertirse en mi alma gemela... sería apasionante! Aunque claro, seguía buscando a ese cazador que me había ayudado años atrás y al que había visto bastante durante la última semana de aquellas vacaciones...

Me detuve en un semáforo y me quedé mirando el cielo, recordando a aquel chico y sus expresiones raras cuando le preguntaba qué diantres estaba pasando en este mundo. Desde aquello mi vida había cambiado de forma drástica, antes me parecía intuir cosas extrañas en algunas personas pero ahora era consciente de que algo no estaba bien en ellas y cuando me fijaba bien podía ver rasgos diferentes, demasiado exóticos o agresivos como para ser reales. El cazador me había dicho que me mantuviese alejada de todas las personas que sintiese que eran "diferentes" pero cielos! estamos en Nueva York... todo el mundo es raro!

Cuando la luz se puso en verde seguí mi camino mientras llevaba alzado el móvil con la aplicación de mapas abierta. Mi maestro me había dado la dirección, estaba ya muy cerca y mi corazón empezó a latir más deprisa. Qué tonta... vale que conocer a alguien nuevo siempre me alteraba pero no era para ponerse así tampoco. El hombre estaba paralítico, pero se valía por sí mismo bastante bien, así que en realidad mi trabajo iba a consistir en acompañarle a los sitios y ayudarle en las tareas más complicadas, para hacerle su día a día más sencillo. Espero que no sea de esa clase de personas que son totalmente reacias a la ayuda porque se sienten inútiles... yo creo que es de admirar que a pesar de su invalidez pueda seguir haciendo una vida normal.... yo no sé si podría...

Por fin, después de deambular un poco buscando el número correcto del portal, llego a mi destino. Me arreglo un poco el vestido sencillo que me he puesto, me recoloco la coleta y el flequillo y con un dedo tembloroso llamo al timbre. Aih! Qué nervios! Tras un corto tiempo que a mi se me hace interminable, un chico joven abre la puerta con gesto serio.
  - !Buenos días! ¿Señor Black? Soy Noa Parker, su nueva enfermera.

Le sonrío ampliamente para mostrarme amistosa y espero que me devuelva el saludo, me invite a pasar o me cierre la puerta en las narices... quién sabe.



Última edición por Noa Parker el Dom Ago 06, 2017 11:44 am, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial


Su día a día desde que había quedado incapacitado no había cambiado demasiado, al principio el rubio no hubiera creído que podía seguir una vida normal luego de que sus piernas no volvieran a reaccionar, pero se había antepuesto a esto, hacía todo lo posible para no caer en una fuerte depresión y al día de hoy podía decir que no se arrepentía. Por la mañana tenía armada su rutina de ejercicios, jamás había dejado los entrenamientos como cazador, no podía participar en las misiones nuevamente por razones obvias pero si siempre debía estar atento a donde fuera por si había que ayudar con la caza de algún demonio, si tenía que acabar sus días siendo devorado por un demonio menor lo haría peleando, no iba a dejarse vencer con facilidad. La rehabilitación que debía hacer siempre había sido dos veces por semana en un hospital de mundanos. Milan se negaba a recibir ayuda de la Clave en aquello, incluso había dejado de ver a sus amigos nefilim luego de su accidente.

Aquel día se había despertado con un antojo en especial, desayunar un café negro con huevos revueltos, el rubio había tardado un buen rato en levantarse, aun con su pijamas y se había acomodado en la silla para ir al baño y cepillarse los dientes, ni siquiera se había peinado los cabellos claros que eran indomables luego de dormir toda la noche, si Damon lo vería seguramente le diría que parecía un super sayayin de Dragon Ball con los cabellos de punta, ese bastardo lo había abandonado demasiado pronto.

Milan se dirigió a la cocina y comenzó a prepararse el desayuno lentamente mientras comenzaba a despertar del todo, tenía los ojos entrecerrados y la expresión entredormida mientras le ponía unas cuantas cucharadas de azúcar a su café y comenzaba a batirlo mientras los huevos se cocinaban en una cacerola. No acostumbraba a cocinar demasiado, hacía una semana su ama de llaves y cocinera había abandonado el trabajo diciendole que tendría que volver a México, su lugar de origen pues su visa se le había vencido, se había quedado sin Martha, y eso era un problema, sintió la primera explosión antes de retirar la tapa de la cacerola y un pedazo de huevo salto hasta pegarse al techo de la cocina. El rubio miró hacia arriba, alzando una ceja, había arruinado su comida, con su malhumor característico de un día que no había comenzado nada bien Milan tiró el repasador al suelo en un gesto frustrado al tiempo que el timbre de su piso sonó una vez, y otra. Por lo general era la misma Martha quien atendía, pero no le quedaba de otra que intentar acomodar su cabello y dirigirse a la puerta para abrirla. Detrás de ésta se encontró con una muchacha joven de cabello castaño y ojos celestes que le sonreía como si realmente estuviera imitando una de esas propagandas de crema dental, decía ser su nueva enfermera. ¿De verdad había pedido una? Milan la escrutó con su típico ceño fruncido y luego recordó las palabras de su medico en el hospital, él no necesitaría mas de la fisioterapia allí, él le mandaría una enfermera para que lo ayudara con un par de sesiones de aquello y lo ayudara en lo que pudiera, que sería una estudiante y que no la tratara demasiado mal. Já, ahora lo recordaba. Ella se presentó y él sin siquiera dirigirle la palabra la dejó pasar corriéndose de su camino haciendo marcha atras en su silla.

- No sabía que vendrías hoy.. - murmuró y aquello era una gran verdad, pero no le importaba demasiado. - Sabes hacer huevos revueltos? Sabes que tienes que limpiarme el trasero y esas cosas verdad? - Milan no había dejado que ella diera una paso adelante en su apartamento que había comenzado con sus preguntas, había una nota de sarcasmo en su voz que esperaba que la muchacha notara, él no necesitaba que le limpiaran el trasero, pero siempre era bueno saber de que madera estaban hechas las personas que trabajaban para él. Otra explosión en la cocina le advirtió que había olvidado apagar la hornilla.  



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Cuando vi que se apartaba del arco de la puerta entré agradeciéndole con un gesto de la cabeza y me giré para cerrar la puerta tras de mí. Entonces me hizo un par de preguntas que me descolocaron. ¿Limpiarle el trasero? Suponía que esas cosas él ya las tendría dominadas pero nunca se sabe, cada persona es un misterio y quizá este chico quiera una de esas enfermeras que les atienden 24 horas al día.
Me giré y le sonreí ampliamente.
  - Sé cocinar, si, aunque no es lo que mejor se me da. Y respecto a lo otro... estoy aqui para hacerle su día a día más sencillo, si mi ayuda en ese aspecto le reconforta estaré encantada de hacerlo.

Soy enfermera, no es como si fuese la primera vez que tengo que limpiar las partes íntimas de alguien, al menos él parecía predispuesto y eso siempre ayudaba.

Eché un vistazo curioso a la casa cuando algo explotó en la cocina. Di un brinco y se me escapó un leve gritito de sorpresa. Al mirar hacia el lugar vi que había un trozo de comida pegado en el suelo y una cacerola en el fuego sacudiéndose con violencia. Dejé mi bolso sobre uno de los sillones y fui corriendo hasta la encimera para retirar la cazuela del fuego y alejarla un poco por si volvía a estallar lo que fuese que había dentro. Cuando alcé la vista distinguí un trozo de huevo que colgaba pegajoso... así que por eso la pregunta. Se me escapó una sonrisilla divertida ante la escena pero en seguida me puse a preparar de nuevo lo que parecía su desayuno.

Hacer huevos revueltos era sencillo, al menos era el típico desayuno que más abundaba en Nueva York y, aunque había muchas formas de hacerlos, recordé la receta de mi abuela y los preparé de ese modo. Con total confianza abrí la nevera y saqué dos huevos, los batí en un plato añadiéndoles un poco de sal y los vertí sobre la mejor sarten que vi, necesitaba una que no se pegase así que busqué una que pareciese menos usada. Enseguida puse un poco de mantequilla y comencé a removerlo con tranquilidad mientras echaba rápidos vistazos al techo para vigilar el trozo de huevo que se había quedado allí pegado. Por lo general la gente ponía la mantequilla antes, pero mi abuela lo hacía siempre después porque así la mezcla quedaba más cremosa.

El señor Black tenía un poco de pan así que corté una rebanada de dedo y medio de grosor, le unté una capa muy muy fina de mantequilla, aparté los huevos a un ladito de la sartén y coloqué la tostada al lado con la parte de la mantequilla hacia abajo mientras seguía removiendo la otra mezcla.
A los pocos minutos tenía emplatados los huevos revueltos con un toque de perejil junto con la tostada crujiente al lado. Le acerqué el plato y le sonreí.
  - Receta de mi abuela, espero que os guste. Ahora, mientras desayunáis, voy a limpiar lo del techo... parece que hoy los huevos se le han revuelto - me quedé quieta un segundo cuando fui consciente del chiste tan sumamente malo que acababa de salirme solo, pero como soy de risa fácil me eché a reír y me puse colorada.

Cogí una silla para elevarme un poco, me descalcé dejando a la vista mis calcetines de Sailor Moon y con ayuda de la escoba y un trapillo en el extremo despegué el huevo del techo y limpié un poco la zona. La faldilla del vestido se me subía un poco cuando me estiraba al máximo, lo que me hizo pensar que quizá ir con vestido no había sido la mejor idea, desde luego las próximas veces iría con los vaqueros.
Coloqué todo en su sitio una vez terminado, limpié el trapillo así como las cosas que había utilizado en la cocina y después me volví hacia él con una sonrisa en el rostro.


Última edición por Noa Parker el Dom Ago 06, 2017 11:43 am, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

A aquella muchacha, Noa parecía no importarle la manera sarcástica y borde que había empleado al hablarle. Milan la siguió con la mirada todo el camino hacia la cocina y ella enseguida se puso a hacer los huevos, sorprendiendo gratamente al rubio con aquello, con la familiaridad que se movía la mujer en la cocina, como si ya hubiera cocinado allí muchas veces, incluso despegó el huevo que se le había pegado al techo, la mirada de él la siguió todo ese tiempo, ella no dejaba demasiado a la imaginación con aquella falda, pero no era un problema para él. Noa era su enfermera según su propio doctor.

Milan miró el plato que ella dejó en la mesa y enseguida acercó su silla allí para tomar el tenedor y dar un bocado de aquello, estaba crujiente y bien condimentado como a él le gustaba, realmente no podía quejarse. - No te pienses que porque seas buena cocinando huevos revueltos saldras victoriosa, encontraré tu punto debil.. - le advirtió y no se sabía si por su expresión él estuviera bromeando o estuviera hablando muy en serio, y en realidad era una mezcla de ambas. - Puedes servirte una taza de café si no has desayunado aún.. - le dijo antes de comer otro bocado de huevo revuelto. Ese día estaba echo un desastre y lo sabía, necesitaba un buen baño y arreglarse, pero ella lo había tomado desprevenido y medio dormida aquella mañana.

Milan se terminó el café de un largo trago y suspiró al final - No necesito que me limpies el trasero, son pocas las cosas que no puedo hacer por mi mismo.. - le dijo mientras se movía, su doctor le había dicho que no podía estar solo en ese apartamento aunque pudiera arreglarselas y lo desesperaba. - Mi ama de llaves se ha ido y me ha dejado para que me muera de hambre.- Se veía a leguas que el rubio peleaba realmente con la cocina, no le gustaba nada aquello.

- Tienes un curriculo para poder ver para lo que eres buena? -
ya estaba hablando más de la cuenta, por lo general se quedaba callado y observaba mal a las personas hasta que éstas perdían la paciencia y se marchaban pero la alegría y seguridad de la señorita Parker lo habían dejado bastante satisfecho. - Cuando termines de desayunar me daré un baño.. - dicho aquello él sacó su libro de salvaguardas mágicas que estaba estudiando, aprovecharía a esperar que ella pudiera acompañarlo.




Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Sonreí al ver que el señor Black aceptaba mi ayuda ya de primeras sin oponer resistencia, y más aún cuando vi que disfrutaba del desayuno recién hecho. Suspiré por dentro, en verdad no sabía si los habría hecho bien y causar una mala impresión en ese sentido nada más empezar no iba a ayudar mucho.
  - Oh! Tendremos mucho tiempo para que podáis encontrar alguna debilidad mía, no soy perfecta así que alguna tengo por ahí escondida. Gracias por el café, me serviré uno.

Me acerqué a la cafetera y me serví con cuidado media taza de café, el olor era intenso pero se vio menguado cuando mezclé el líquido con la leche, le eché dos cucharadas de azúcar y lo removí sin dejar de sonreír. No lo podía evitar, estaba contenta e ilusionada por el trabajo, después de tanto esfuerzo por fin empezaba las practicas, pasarse tantos años sólo estudiando había llegado a ser agotador, pero ahora el esfuerzo era recompensado y podía disponer de una persona sólo para mí. Tenía que esforzarme y demostrar en la universidad que había nacido para esto!

Di un par de sorbitos al café y me quedé mirándole fijamente, observándole comer. Parecía un buen hombre, no podía imaginarme lo que debía de ser quedarse en una silla así de pronto pero parecía que lo había aceptado bastante bien. Mientras le miraba y me imaginaba qué podría haberle sucedido se me nubló un poco la vista y tuve que parpadear varias veces seguidas para recuperar el enfoque. Aquello me sucedía a menudo desde que había descubierto mi visión, aunque a veces no significaba nada.
  - Eh? Un curriculum? pues la verdad es que no, mi profesor no me dijo que debía de traer uno, pero si queréis puedo traerlo el próximo día... aunque si queréis saber algo puedo responderos directamente. Seré un libro abierto, la confianza es importante en esta clase de relaciones así que no tengo por qué ocultaros nada.

Me dispuse a terminarme el café de un trago hasta que vi el extraño libro que sacaba el señor Black y se centraba en él. Mis labios apenas rozaban el borde de la taza mientras sentía una curiosidad enorme por preguntarle qué era aquello, pero era la primera vez que nos veíamos y no me parecía apropiado ponerme a preguntar como una cotilla empedernida. No, tendría que esperar un poco, al menos hasta haberme ganado su confianza un poco.
Me bebí el resto del café, enjuagué la taza y limpié también el plato y la taza de café del señor Black, dejándolo todo recogido.

  - Bien! Entonces al baño se ha dicho! - me acerqué a él y cogí la silla por detrás para llevarle hasta el aseo, sabía que él podía ir perfectamente sólo pero así al menos demostraba mi iniciativa. Una vez dentro procuré no quedarme mirándole como me habían explicado en las clases - Necesitáis ayuda o preferís que me quede por el piso?

No sería la primera vez que habría bañado a una persona, aunque sí la primera que lo hiciese en una casa, pero Noa era una profesional y sabía bien lo que debía de hacer.


avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Para Milan la comida más importante del día era el desayuno, podía saltearse un almuerzo, el almuerzo solo debería ser en familia, almorzar en soledad era como tomar sopa fría, bastante desabrido. Incluso había optado por no cenar ultimamente cuando lo hacía le dolía el estómago cuando iba a dormir. Él se había quedado mirando a su nueva enfermera mientras tomaba el café y luego lababa los trastes que había ensuciado. - No creo que te enseñaran a servir en la Universidad, pero aquí no tienes mucho más que hacer.. - murmuró ya sin prestarle realmente la atención, su mirada celeste estaba puesta en el libro que había tomado, necesitaba trabajar en conjunto con los responsables en la torre de los demonios, aquellas torres en Alacante podrían ser de utilidad en su investigación sobre la protección de su mundo. Esa muchachita que estaba allí ni siquiera podría imaginarse que estaba tratando con un nefilim, sus runas completamente protegidas con el glamour, un grave error si ella tendría la visión, aún así no era algo que el rubio supiera.

Estaba tan metido en el libro que siquiera se percató que Noa había terminado con lo que estaba haciendo y se dirigía hacia él con entusiasmo, no lo notó hasta que ella movió su silla haciendolo sobresaltarse, no le gustaba que lo movieran de esa manera, por poco el pesado volumen había caído al suelo.

- Ppero.. yo puedo hacerlo, oye, no creas que no sé manejar esta maldita silla.. -
masculló apretando la mandíbula, estaba enojado, realmente furioso de que ella lo hubiera tomado desprevenido. Ella había logrado meterlo la baño y parecía dispuesta a bañarlo incluso.

- No necesito tu ayuda, quiero que quede claro, puedo hacerlo solo, no quiero que vuelvas a llevarme como crío, tampoco me gusta, yo puedo desplazarme sin problemas.. - aclarandole aquello Milan se quitó la camiseta del pijama, revelando un abdomen, pecho y brazos ejercitados, los necesitaba, casi toda la parte de arriba de su cuerpo estaba llena de runas del ángel, marcando su cuerpo pálido. - Necesitaré un par de toallas o la bata, creo que estan el el armario del pasillo, arriba.. - como se le ocurría a Martha porner las toallas arriba?

Se acomodó en la silla para abrir el grifo y dejar que la tina se llenara. Por lo general se desvestía en la cama para mas comodidad pero ella ya lo había llevado allí y debía intentar sacarse el pantalón sin caer de trasero al piso. Cuando lo logró una gota de sudor por el esfuerzo ya caía a un costado de su rosto. Aun llevaba las rodillas raspadas de haberse lanzado al lago una noche antes con aquel extraño sujeto. Su mirada buscó a su enfermera cuando ella llegó hacia él y esta vez fue él quien pidió su ayuda para que lo sostuviera para llegar a meterse a la bañera.



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Noté su mal estar enseguida y me disculpé en cuanto entramos en el baño, no pretendía incomodarle, sólo me había surgido sin más. En el futuro debería de controlar esos impulsos porque está claro que al señor Black no le gustan.
Me mandó a por unas toallas y fui a buscarlas al armarito, como bien me había indicado estaban en la parte de arriba lo cual no era muy inteligente dada la condición del que allí vivía...

Cogí varias toallas y las llevé de vuelta al baño esperando que se le hubiese pasado un poco el mal humor pero al entrar me encontré con algo que no me esperaba. Su torso y su espalda estaban llenos de aquellas marcas oscuras que había visto en el cuerpo del chico que había conocido varios años atrás, aquel que me había ayudado durante la agresión a las afueras del Pandemonium...
Me quedé de piedra mirando sus marcas, durante algunos segundos no fui consciente de lo pervertido que resultaba estar ahí de pie con las toallas apretadas contra mi pecho mirando fijamente su torso desnudo, pero eran tantas las marcas negras que le recorrían que era difícil apartar la mirada.

Se pasó entonces por mi cabeza la idea de que, quizá, él conociese a aquel cazador, quizá él fuese de su grupo o bando o secta o lo que narices fueran, quizá después de todo mis esfuerzos habrían valido la pena y por fin podría reencontrarme con aquel muchacho del que ni si quiera sabía el nombre. ¿Cómo se puede ser tan idiota y no preguntarle el nombre a alguien así?

De pronto me di cuenta de que Milan se había girado un poco y me miraba con el ceño fruncido, yo sabía que era capaz de ver cosas que la mayoría de humanos no podían ver y si realmente el hombre que tenía delante formaba parte de ese mundo oscuro del que me habían advertido, seguramente se daría cuenta de que me estaba fijando en algo más que en los músculos de su espalda.
Me esforcé por reaccionar, tragué saliva y le acerqué las toallas hasta el lavamanos, apartando sólo entonces la mirada de aquellas marcas.
- Yo... las dejo por aquí... si necesitáis algo estaré fuera en el salón.

Salí disparada del baño y me senté en uno de los sofás con el corazón latiendome a mil por hora. Desde aquella noche cuando me asaltaron y aquel chico me salvó no había dejado de ver cosas raras en las personas de mi alrededor, destellos momentáneos de aspectos y colores extravagantes que nada tenían que ver con lo que un humano normal debería de ser, pero por muchas cosas raras que hubiese visto nunca había vuelto a ver esas marcas en nadie... y ese tipo de tatuajes no era algo que se olvidase con facilidad.
avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial



Había logrado terminar en ropa interior por si solo y eso era toda una hazaña en la silla, Milan dejó todo en el canasto para lavar cuando escuchó los pasos de la enfermera al llegar, pero ella estuvo un momento sin abrir su gran boca ni hacer nuevamente sus momvimientos bruscos que lo sacaban de las casillas. Milan volteó su cabeza descubriendola mirandolo como si nunca hubiera visto un hombre desnudo frente a ella. Con el ceño ligeramente fruncido el rubio la escrutó y descubrió como miraba su pecho, ella podía ver sus runas acaso? Su doctor no le había mandado una mundana corriente? Iba a averiguarlo, luego de bañarse pues la chica pareció huír luego de dejarle las toallas cerca.

Milan suspiró resignado, al final debería hacer el esfuerzo de meterse en la bañera por si mismo. Siempre había una primera vez para aquello. Aferrado a los borde de ésta levantó su cuerpo con sus manos, cayendo de mala manera hacia dentro. - Maldición.. - masculló acomodandose, lo que más odiaba de su condición es que no sentía si lograba hacerse daño, no sentía absolutamente nada en sus piernas y aquello lo hacía maldecir mil veces, maldiciendo hasta al Consejo, todos ellos deberían estar malditos. Tomó el shampoo y se lo puso en la cabeza, masajeando su cuerpo cabelludo mientras se lababa. Esperaba que la chica aquella no estuviera haciendo de la suyas en su apartamento, desde allí no escuchaba nada y aquello lo inquietaba. Se habría ido asustada?

- Hey.. muchacha.. - ella acaso se había presentado? De tan enojado que estaba ya se le había olvidado su nombre. Había enjabonado su cuerpo y estaba dentro de la tina con las burbujas de ésta apenas turbias, luego de enjuagarse él ya estaba listo, listo para quedarse allí todo el día, solo por su mal humor o la ineficiencia de su nueva enfermera. Tan mal se había portado? Seguramente si, pero no iba a andar pidiendo disculpas a esa chiquilla que ni siquiera se presentaba cuando la llamara. Incluso todo sería mejor si ella se hubiera marchado para darle la pauta de lo que debería hacer en ese momento. Estaba cansado de ser un completo inútil, de no servir para absolutamente nada. Quizas lo mejor seria irse con su querido parabatai al más allá, con los suyos. Dejar de tener que mendigar ayuda. Con esos pensamientos en mente el rubio fue sumergiendose en el agua, recostado, intentando no respirar y con los ojos cerrados, a los pocos minutos abrió los ojos, se estaba ahogando y era lo que pretendía alli mismo, ya no quería esa media vida, ya no quería más nada de eso.



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Me quedé sentada en uno de los sillones de la salita mientras abrazaba un cojín aún sin saber muy bien cómo digerir lo que acababa de ver... ¿realmente tenía aquellas runas? Quizá sólo eran tatuajes normales y corrientes y mi cabeza me había jugado una mala pasada.... pero no, estaba segura de que eran las mismas marcas que aquel chico... exactamente esas.

Suspiré y metí la cabeza en el cojín, desde que me había instalado en Nueva York le había estado buscando, incluso me había metido en algunos suburbios con la esperanza de tener problemas y que él volviese a salvarme. ¿Devoción o enfermizo? Todavía no lo tenía claro... Pero ahora tenía a otra persona distinta con aquellos mismos símbolos gravados en la piel, quizá fuese una señal de que iba por buen camino, quizá después de todo la recompensa no estaba en meterme en líos si no en ayudar a los demás... pero cómo iba a explicarle al señor Black lo que me había pasado dos años atrás? ¿Cómo explicarle que conocía ese mundo oscuro en el que él se movía.....?

Un momento... Milan iba en silla de ruedas...

Levanté la cabeza con tanta rapidez del cojín que me mareé un poco, pero era cierto, Milan iba en silla de ruedas, lo que significaba que seguramente ya no formaría parte de aquel grupo, o si lo hacía sería más tipo consejero. Y por qué no le habían asignado una enfermera de los suyos? No sabrían mejor cuidarse entre ellos?
Significaba entonces que mi profesor era consciente de esto, sabía quién es él y que yo podía verlos? O había sido pura coincidencia?

Todas esas preguntas apelotonadas en mi cabeza se quedaron calladas cuando Milan me llamó. Me quedé en silencio unos minutos mirando la puerta entreabierta del baño esperando que volviese a llamarme, pero no lo hizo. Ahora sentía que ya no era un "enfermo" más, Milan era lo más parecido a un combatiente de guerra, era como un militar de la oscuridad, aunque eso sonaba más malvado de lo que pretendía. Se me había confiado algo tremendamente importante, ya no debería de ser el apoyo de un gruñón sino de un hombre que ha visto y experimentado cosas que yo sólo puedo imaginar. Ese hombre.... ese que estaba metido en la bañera y que había perdido la movilidad en sus piernas, era un héroe....

Mi mente reaccionó al escuchar un leve burbujeo provenir del baño, qué estaría haciendo? Me levanté y me dirigí hacia el aseo, asomando la cabeza un poco.
  - Me ha llamado señor Bla.......? - abrí mucho los ojos cuando le vi sumergido, su cuerpo daba leves sacudidas y salían burbujas a su alrededor. Qué narices intentaba? Me lancé sobre él, le pasé un brazo por el cuello y tiré de él hacia atrás con fuerza para sacarlo del agua - Pero qué haces??! - perdí la formalidad durante esa pregunta, mientras el agua me empapaba a mí también debido a la intensidad del tirón.

avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial


Había hecho una promesa con Damon, habían prometido que si iban a morir algún día lo harían peleando, luchando contra los demonios y protegiendo a las personas que lo merecían, como buenos shadowhunter. La imagen de su parabatai pasaba por su mente, torturándolo, diciéndole que él no había cumplido, que se estaba dejando vencer y que aquello no debía ser así. Estaba rompiendo una promesa. Damon había muerto en la lucha y él intentaba ahogarse en una tina. Como un cobarde.

Indigno de todo.

El agua lo tenía aturdido y adormilado, su cuerpo comenzaba a reaccionar dando sacudidas, buscando el aire que sus pulmones necesitaban. Y cuando todo parecía que iba a oscurecerse unas manos lo jalaron fuera, su cuerpo estaba pesado mientras expulsaba agua por la boca tosiendo, sin soltarse de la mujer que lo había "rescatado".

Doblemente indigno. Había fallado en su muerte.

Milan abrió lentamente los ojos y empujó a la mujer hacia el otro lado, como si lo que ella hubiera hecho le resultara un error, y no lo era, seguramente estaría asustada. Que mundana no lo estaría luego de ver como un idiota intentaba quitarse la vida de una manera tan infantil. Incluso había querido terminar con su vida realmente? Dejar de mirar el mundo tal como lo veía, disfrutar de sus tardes de bosque, de los libros desparramados y del café caliente de sus mañanas. Aunque la vida de un shadowhunter jamás entendería aquello debía seguir viviendo con ello. Quizás era su destino y el ángel tenía algo preparado para él. Unos pequeños ojos verdes lo miraba curiosos y él suspiró, ella estaba empapada al igual que él, en una situación que quizás podía parecer descabellada, sino lo era. Él no le dijo nada, jadeaba despacio, intentando recuperar la respiración lentamente.



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Respiré nerviosa una vez fui consciente de que Milan no iba a ahogarse y que, a pesar de haber perdido totalmente el juicio, estaba bien. Supuse que para él debía de ser difícil tener que depender de alguien... sobretodo habiendo sido quien era. Debía de ser el doble de duro quedarse inválido con todas las historias y aventuras que llevaría cargando consigo y ser consciente de que esa vida se le había terminado.
Suspiré y le miré a los ojos, me había mojado el vestido y el agua había salpicado mi cara de manera que algunos mechones goteaban sutilmente dentro de la bañera.
  - Si esta es tu forma de darme la bienvenida tienes un humor muy peculiar... - dejé las formalidades a un lado, quizá por los nervios o para intentar sonar más cercana y no parecer una alumna de manual - Y si crees que voy a dejar que hagas estas tonterías la llevas clara. En qué pensabas?

Me incorporé y cogí una toalla con la que me sequé la cara e intenté en vano quitar los surcos del vestido, al menos sólo era agua y no quedaría marca. Volví a mirarle y volví a centrarme en sus runas, sabía que no me contaría nada de su mundo, igual que no lo había hecho aquel muchacho años atrás, pero todavía recordaba la expresión de sorpresa al comprobar que podía verle y la satisfacción extraña que aquello le produjo, así que por qué no intentarlo con Milan? Quizá si él sabía que ella sabía quién era en realidad, se sintiese un poco menos solo.
  - Ya... ya he visto esas runas antes, hace algunos años, en un muchacho que me ayudó al salir de una discoteca. Me atacó un bicho raro y él lo ahuyentó - en realidad le clavó un cuchillo luminosos en el vientre y lo hizo convertirse en polvo... pero tampoco hacía falta dar ese tipo de detalles sin estar segura de que Milan sabía de lo que hablaba o acabaría siendo ella la loca - Tú... eres como él? Eres un cazador?

Me senté en la tapa del váter y le observé, estaba tan acostumbrada ya a ver personas desnudas desconocidas que no me paré a pensar si a Milan le molestaba que estuviese allí sentada mirando fijamente pero después de lo sucedido no pensaba irme así que me crucé de brazos y esperé a ver qué decidía hacer.
avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial


Aquella no había sido su idea de una bienvenida para su nueva enfermera, lo cierto es que él no quería más nadie de niñera, no sabía como tratarlas, no podia ir diciendoles que necesitaba que lo cargaran cuando era dos veces más grande que el cuerpo de esa muchachita.

- Ya estoy cansado de todo esto.. -
Milan apoyó sus manos en el borde de la bañera, inspirando hondo, no sabía como explicarle, aunque en ese tiempo ella ya debería saber lo que había intentado, había intentado dejar de existir, dejar de incordiar e irse de una vez para dejar de tener esa vida a medias. - Tu no lo entiendes.. - jamás lo entendería, la morena tenía dos hermosas piernas con las que poder correr, bailar, y moverse sin tener que depender de alguien, o algo.

- Necesito tu.. ayuda para salir de aqui, no pienses que voy a explicarte demasiado de mi mundo, si tienes la visión será por algo.. -
murmuró mientras se acomodaba donde la silla con su ayuda tomando una toalla y envolviendo su cuerpo en ella. - Soy un cazador, el muchacho, te ha dicho que lo era? - Milan miró a la muchacha mientras ambos se dirigían a la habitación por algo de ropa que ponerse. El rebuscó en su armario hasta dar con una remera larga y se la entregó - No puedes ir por allí con ese vestido mojado, ya no me sirve esta.. - murmuró antes de abandonarla allí para ir donde su vestidor, allí en su intimidad Milan pudo sacarse la ropa interior y cambiarla por una nueva, se colocó un pantalón de deporte y aún con el torso descubierto volvió al dormitorio.

- Te han hablado de mi rehabilitación? Se que no volveré a caminar, pero en el hospital se encargaban de mantener mis piernas entrenadas con masajes.. y esas cosas.. -
odiaba cuando eso pasaba, que tocaran sus piernas era toda una tortura para él, un sutil rubor se le formaba al rubio en las mejillas mientras se recostaba en la cama, el agua lo había dejado relajado, en un estado de tristeza profundo.



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Suspiré al ver su expresión de frustración, realmente quería ahogarse? Tampoco había sido tan pesada...
Le ayudé a salir en silencio mientras admitía que él también era un cazador y me preguntaba por aquel muchacho. Sonreí casi en el acto, recordarle me provocaba un escalofrío por dentro y un hormigueo en los dedos de las manos, había sido tan emocionante, tan inesperado...
  - No me dijo gran cosa, la verdad. Le hice muchas preguntas y lo único que decía era "no me está permitido decirte nada", al final hasta él se reía de tanto que lo repitió - reí un poco recordando los paseos - La verdad es que fue él quien acabó sacándome más información al final sobre mí misma que yo de él. Pero sí me explicó lo de la visión y que existían criaturas en el mundo diferentes, que son las que yo veo distorsionadas. Después de dos años he tenido tiempo para investigar por mi cuenta, en Columbia acabé encontrando un par de chicos que veían las mismas cosas que yo y ellos me contaron un poco más de vuestro mundo.

Le ayudé a ponerse la toalla por encima y esa vez dejé que él mismo impulsase la silla hasta la habitación. Ambos íbamos dejando un rastro de gotas de agua por el pasillo que tendría que limpiar después para asegurarme de no resbalar... Al llegar a la habitación Milan se fue directo al armario y, tras buscar unos segundos en su interior, sacó una camiseta larga que me tendió con aire despreocupado.
  - Oh! Muchas gracias, la verdad que se ha mojado bastante el vestido, si. Dame un momento que vuelvo ahora - Salí fuera del dormitorio y me cambié en el pasillo, le saqué al vestido el cinturón y me lo puse de forma improvisada en la camiseta, bajo el pecho para darle un poco de originalidad - Mi tutor me explicó los ejercicios que tienes que hacer cada día aunque también me dijo que acabas bastante dolorido después de hacerlos - volví a la habitación una vez cambiada y le vi tumbado en la cama, seguramente esperando que empezase.

Lo cierto era que mi tutor me había dicho que a Milan no le gustaba que lo tocasen... supongo que a nadie le gustaría que un extraño le recordase de aquella forma lo que le ha sucedido. No quería empezar con mal pie con él, a pesar de que ya había sido un poco extraño todo y parecía que se había creado una tensión extraña en el ambiente. Quizá ponerme ahora a masajearle las piernas y provocarle aquel dolor, tanto fisico como emocional, no era una de las mejores ideas.

  - Oye Milan, sé que tienes que hacer tus ejercicios cada día, aunque eso no significa que tengas que hacerlos ya. Qué te parece si en lugar de esto aprovechamos la mañana tan bonita que hace y vamos a dar un paseo? Podríamos hacer algunos recados y conocernos un poco más, así cuando tengamos que hacer los ejercicios no seré tan extraña para ti. Qué te parece?

Le sonreí con sinceridad, quería caerle bien y la mejor forma era conociéndonos, así que esperé a que decidiese si prefería los masajes dolorosos o el paseo reconfortante.
avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Al parecer el muchacho que ella había encontrado no le había dicho demasiado, había sido la curiosidad de la señorita Parker la que había averiguado por su cuenta, no tenía los nombres ni prestaba demasiada atención a los cazadores más jóvenes del Instituto, pero no podía negar que le causaba curiosidad quien sería aquel pequeño que tenía a Noa hablando con esa luz de emoción en sus ojos, sentía que podía investigar por su cuenta antes de ilusionar a la muchachita que había salvado suvida ese día, lo había salvado de su estupidez.

Milan se sentó en la cama, ayudandose con las manos y la observó con su remera puesta, aquella que solía usar pocas veces ya por lo larga que era.

- No siento dolor, no lo siento ya, pero así mismo no me gusta.. -
murmuró soltando un suspiro, ella quería ir a pasear, a pasear? - Realmente quieres ir a pasear conmigo? - preguntó como si lo que hubiera dicho ella fuera algo descabellado. - A donde se te ocurre ir? Realmente no te conviene salir de estas paredes conmigo.. - murmuró negando con la cabeza. ¿Que dirían de ella los transeuntes? Acaso se reirían por caminar al lado de un discapacitado. Milan esperó que ella se decidiera, salir a la luz del día no era algo que le agradaba demasiado, prefería la noche, como los vampiros, como aquel vampiro que había conocido. ¿En que lugar se encontraría ahora? Estaría él bien?



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE CUENTA
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

Sonreí mientras observaba cómo Milan parecía debatirse entre si era buena idea o no, sin duda me iba a costar ganarme su confianza y sobretodo hacerle cambiar de perspectiva respecto a su situación. No podía tampoco tratarle como una persona normal, porque al fin y al cabo él no lo era, era un cazador! por lo que su estado debía de ser más duro que el de cualquier otro, sin embargo debía de esforzarme por intentar caerle bien y conseguir que nuestra extraña relación fuese algo más que enfermera y paciente.

Siempre me ha gustado sentirme cercana con aquellos a los que cuido, no me hice enfermera por elegir algo a dedo, me preocupo por los demás y siempre he conseguido que se sintiesen a gusto conmigo, así que Milan no iba a ser la excepción por muy gruñón que fuese.
  - Qué te parece si vamos a Central Park? Allí se está de maravilla, el aire está limpio, los pájaros canturrean... a veces hay gente haciendo actividades o músicos callejeros tocando algo. Te gustará, estoy segura.

Mantuve la sonrisa intentando que entendiese que lo único que pretendía era no ser una extraña para él, a los pocos segundos salí de la habitación y fui a buscar mi chaqueta y el bolso. La idea de salir con una camiseta larga como vestido me hizo reir un poco, sin duda iba a parecer una loca con eso por la calle pero el vestido estaba empapado y tampoco había mucha elección. Regresé con todo listo y asomé la cabeza por el marco de la puerta.
  - Y bien? Qué has decidido? Prometo no hacerte preguntas sobre tu mundo, así no te sentirás incómodo, vale? Yo estoy lista, asi que si te apetece... nos espera Central Park.

Me quedé allí con la cabeza asomada mirándole y una sonrisa enorme, en realidad me apetecía bastante ir al parque, hacía tiempo que no paseaba por allí y siempre prefería la compañía que ir sola.
avatar
Mensajes : 20

Reliquias : 245

Temas : 1/2

Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8986-noa-parker-id-en-construccionhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9046-noa-s-friends#78475http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t9047-noa-s-time#78477
Personaje inactivo

Volver arriba Ir abajo

La primera impresión es la que cuenta.
→ Lunes caluroso → 10 de la mañana → Zona residencial

A pesar de haber empezado con mal pie, de haberle gritado por llevarlo de la silla de ruedas y que ella lo hubiera encontrado intentando quitarse la vida parecía ser que aquello quería cambiar. Luego del baño Milan estaba mas relajado peinandose el cabello mojado en la cama. Ya estaba listo para la cama y al parecer su enfermera quería dar un paseo. Aunque la idea le parecía descabellada el rubio terminó accediendo, necesitaba salir un momento a despejar su mente.

- Iremos, pero no quiero escenas, ni que me lleves como un niño.. -
le advirtió mientras tomaba su pantalón y se lo ponía, Milan se acomodó en la cama para subir el cierre y tomó una camisa negra para acompañar su atuendo. Luego de ponerse sus zapatillas de deporte - irónico que él las necesitara - ya estaba listo y sentado en su silla de ruedas. - Espero que no te metas en problemas con el chiquillo ese si llegas a encontrarlo, los cazadores somos capaces de romper corazones.. - murmuró mientras ambos avanzaban por la vereda, directo al Central Park, era una suerte que su apartamento estuviera tan cerca de éste, solo les llevó un cuarto de hora ir hasta allí mientas Milan le preguntaba de sus referencias, estaba notablemente más extrovertido que antes, todo sea para quitar de su mente el incidente en la bañera y Noa ayudaba en ello con su charla, toda esa vitalidad y energía lo llenaba a él mismo, lo hacía negar con la cabeza y reir de vez en cuando, pues no podía evitarlo.

CERRADO.



Pride & Prejudice.:


avatar
Mensajes : 55

Reliquias : 211


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.