07/08 - Estimados habitantes del submundo. ¡Aquí tenéis las noticias con las actualizaciones/nuevas propuetas/ideas del foro! ¡Pasaos cuanto antes a echar un ojo!


10/06 - Estimados habitantes del submundo. Ahora tenéis una forma de llevar el recuento de las habilidades especiales de vuestras armas. ¡Sólo tenéis que pasaros por este tema para tener al día el tiempo que os queda hasta la próxima recarga! ¡Pasáos cuanto antes!


04/06 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza de los nefilim vuelve a estar abierta para todo el mundo <3 Y aunque aún no ha habido actualización de noticias... ¡no desesperéis! ¡Que antes de lo que podáis pensar estarán en vuestra bandeja de entrada ardiendo con el fuego celestial!


31/03 - Estimados habitantes del submundo. Como habréis comprobado, la raza nefilim tiene las letras en rojo en el censo del tablón. Eso indica que, hasta nuevo aviso, la raza está temporalmente cerrada por sobrepoblación. Sin embargo, antes de llevaros las manos a la cabeza definitivamente, esperad a tener un nuevo aviso por nuestra parte, pues estamos sopesando algunas cositas. ¡Un saludo! <3


07/03 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! ¡Aquí llegan las últimas noticias del foro! ¡Leedlas atentamente y no perdáis ni un solo detalle!


27/02 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que la limpieza de este mes de febrero se realizará entre los días 02 y 03 de marzo, para que tengáis tiempo de poneros al día. Así mismo, estimaremos que las noticias del mes saldrán esta misma semana, aunque sabemos que ya vamos con imperdonable retraso. ¡Perdón por las molestias y gracias por vuestra atención!


07/01 - ¡¡Queridos habitantes del submundo!! Queremos anunciaros que hemos recuperado el dominio del foro satisfactoriamente, de modo que podéis volver a utilizar la dirección anterior, www.cazadoresdesombras-rpg.com, sin ningún problema. Por otro lado, hoy se han realizado las limpiezas del foro. ¡Sigamos trabajando y pasándolo bien como hasta ahora, y perdón de nuevo por las molestias!


02/01 - ¡¡Feliz año nuevo a todo el mundo!! Con motivo de la llegada del ansiado 2017, hemos decidido daros un pequeño regalito. Si miráis en vuestra reserva de reliquias... ¡veréis que han aumentado considerablemente! Es un premio a todos los usuarios que se registraron antes del 01 del 01 por vuestro apoyo ^^Recordaros, además, que las limpiezas se realizarán al final de esta semana. ¡Apurad los últimos post para no perder vuestro color!


36 # 39
21
NEFILIMS
6
CONSEJO
12
HUMANOS
9
LICÁNTRO.
9
VAMPIROS
10
BRUJOS
4
HADAS
3
DEMONIOS
1
FANTASMAS

Just a coincidence || Jeremy A.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Rosalia E. Labarth el Sáb Ago 12, 2017 4:28 pm

Just a coincidence
→ Viernes→ 21:00→ suburbios  → Cálido


Era una noche sin estrellas y a pesar de que había una tenue brisa que le removía la melena trenzada, el verano comenzaba a manifestarse y la nefilim imaginó que pronto habría una oleada de calor lo suficientemente bochornosa como para que pronto los ciudadanos de Nueva York se vieran atacados por una pereza generalizada, las calles se volviesen menos pobladas y el bullicio habitual de la urbe se apagase notablemente. Los faroles en la calle bañaban su figura sin sombra gracias a la magia rúnica que le impedía ser percibida por aquellos que no fuesen capaces de ver más allá del glamour, caminando con sigilo y evitando rozarse con los transeúntes apresurados o algún que otro sujeto con las nariz clavada en la pantalla de su teléfono móvil. Había algo que le resultaba tranquilizador de salir a patrullar a solas, incluso cuando las calles estaban plagadas del ruido del tráfico le solía invadir una agradable sensación de aislamiento.  Llevaba su habitual traje de combate oscuro y el mínimo equipamiento, aunque siempre cargando consigo su fiel naginata a todas partes. Se suponía que esa noche solo tendría que hacer un monitoreo de la zona y asegurarse de que no hubiese actividad demoníaca en la zona, los sucesos en los últimos meses tenían patas arriba a lo moradores del instituto y todos sabían que no hacía falta otro ataque devastador para comenzar a tomar medidas de seguridad mucho más estrictas...

Se permitió cerrar los ojos por un momento e inspiró profundamente, percibiendo el olor a humo y civilización. Había estado caminando durante media hora por la Wall Street, hasta que su sensor le indicó un rastro de energía demoníaca y comenzó a seguirla a través de un condominio de apartamentos ejecutivos que parecía haber sido inaugurado recientemente invitándole a seguir calle abajo, guiada por un rastro apenas perceptible. Lo más probable es que fuese cosa de nada, pero no perdía nada con asegurarse.

Antes de que se diese cuenta ya estaba a una manzana del muelle No.11 de la Wall Street, lo que le hizo caer en cuenta de lo mucho que había estado cambiando. Frunció el ceño cuando el sensor inesperadamente se detuvo y sus ojos color ámbar reflejaban su frustración. Se llevó una mano a la cadera con exasperación ¿como había podido desaparecer el rastro sin más? Volvió sobre sus pasos y rodeó un alto edificio en obras que parecían haber sido suspendidas hace tiempo. El edificio parecía constar de unos once pisos y el rastro se hizo mucho más fuerte en cuanto se hubo acercado.

Sin más pretensiones, decidió adentrarse en la edificación para verificar que no hubiese ningún bicho del averno utilizándolo como su nueva morada, vislumbrando una vieja grúa estacionada muy cerca del edificio. Solo hizo entrar al lugar para percatarse casi al instante de que las vigas del techo se veían inestables y a medida en que se adentraba al lugar también notó algunos cristales rotos de las ventanas desperdigados por el suelo de cualquier manera, una planta eléctrica se encontraba en el piso inferior y la ausencia del ruido le indicó a la cazadora que hacia mucho que no estaba en funcionamiento. surcó como un rayo los escalones del primer piso y comenzó a percibir un ligero hedor a Icor en el ambiente a medida en que avanzaba, el sensor le indicaba que el rastro era más fuerte a medida en que subía por lo que imaginó que si había algo escondiéndose allí debía encontrarse entre los pisos superiores . Al llegar al tercer piso guardó el sensor y comenzó a avanzar más lentamente, desenvainando la naginata que colgaba de su espalda en el proceso. El edificio permanecía terroríficamente silencioso y la escasez de luz hacía que las sombras de las columnas se tornasen ligeramente macabras, uno de los extremos estaba completamente descubierto y los marcos que iban del techo a la pared indicaba que el plan era colocar unos ventanales con una vista esplendorosa a la ciudad.

Y tal vez si no hubiese visto como algo se deslizaba por el techo, se hubiera detenido a apreciar el panorama.

Un chillido agudo surgió de la criatura y al instante Rosalía se puso en guardia, el arma cortó el aire en un segundo cuando la blandió para atacar al monstruo que se precipitaba sobre ella con sus múltiples extremidades en dirección a su cuerpo, dispuesta a acribillarla. Retrocedió un par de pasos y observó al demonio, histérico, revolcarse debido al corte de la hoja celestial. Cuatro mas entraron en su campo de visión como surgidas de las mismísimas sombras y se dispusieron a atacar en el mismo instante. Las aracnes no eran demonios muy inteligentes, pero sus extremidades arácnida les volvía ágiles e impredecibles. La cazadora de sombras arremetió contra ellas, retrocediendo para ganar espacio y cuando  una de ellas logró impactarle empujándola  hacia atrás, a penas tuvo tiempo de sujetarse del marco de la pared para no caer al vacío.

Usó el largo mango de su arma para sujetarse y no terminar cayendo, mientras esquivaba a una de las criaturas que se había ensimismado con sus ojos, pero en un golpe de suerte -Porque ninguna de esas criaturas podía ser lo suficientemente lista para planear algo así- la aracne golpeó la naginata con una de sus patas y el único soporte que le mantenía en pie se fue a pique enviando hacia atrás en una caída que, si no resultaba letal, termina dejándola fuera de combate...


FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 243

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Jeremy Aston el Mar Ago 15, 2017 12:08 pm

Just a coincidence
→ Viernes noche en los suburbios

El día había sido duro, muchas noticias que grabar y muchos altercados que transmitir, aunque nada suficientemente interesante como para que despertase el instito lobuno de Jeremy, por lo que podía decirse que ese día había sido un simple mundano más. A pesar de todos los problemas y altercados que estaban aconteciendo en Nueva York en los últimos años, ese viernes parecía que todos los hijos del submundo estaban tranquilos. No es que quisiera que hubiesen problemas, de hecho agradecía bastante los días tranquilos en los que no tenían que involucrarse en los asuntos de la Clave... no es que fuese a menudo pero dado la posición de Luke entre ellos no eran pocos los que le prestaban su ayuda cuando el líder necesitaba algo.
Jeremy había demostrado que era fiel incondicional, incluso en situaciones donde la autoridad de Luke se había visto comprometida él nunca había faltado a su palabra para con él. Le debía demasiado como para darle la espalda.

El camino hacia la vieja comisaría era bastante sencillo pero a Jeremy le gustaba perderse entre las calles de la gran ciudad, observando el gentío e incluso saludando a los pocos que conocía. Nada quedaba ya del Jeremy tímido e introvertido que lo había estado atormentando durante toda su vida de humano, ahora era confiado y creía en sí mismo. Era un lobo! Cómo no iba a sentirse "grande"?
Aquella tarde, mientras el sol comenzaba a ponerse y las farolas de las avenidas empezaban a encenderse tenuemente, Jeremy decidió adentrarse en Wall Street, caminando con tranquilidad mientras se fijaba distraidamente en algunos escaparates o en todos los hombres trajeados que salían de los edificios con sus maletines, como si fuesen copias baratas unos de otros.

Perdió un poco la noción del tiempo y cuando se quiso dar cuenta estaba ya casi cerca de los muelles, rodeado de edificios más antiguos e incluso algunos aún por construir que claramente habían sido olvidados. Se dispuso a torcer por una de las encrucijadas cuando un fuerte olor a azufre le vino de golpe, giró sobre él mismo dando una vuelta completa para intentar localizar la dirección del olor y finalmente encontró el rastro. Parecía que después de todo aquel viernes aburrido iba a acabar con un poco de movimiento.

Se abrochó un poco la chaqueta de cuero marrón y aumentó el paso dejando que su olfato lobuno le guiase en lo que ya comenzaba a ser la oscuridad de la noche. Un olor diferente se mezcló con el azufre pero no supo distinguir bien de qué o quién se trataba. Puede que algún brujo estuviese convocando demonios... o algún mundano idiota se hubiese metido donde no debía.
El rastro lo llevó relativamente cerca, hasta un edificio del que apenas se veía un poco más que el esqueleto, sin duda las obras llevaban paradas años y eso había hecho que la estructura se oxidase y fuese altamente inestable, si los demonios estaban ahí dentro podía caerse el edificio entero encima de ellos que a Jeremy poco le importaba, sin embargo algo en una de las paredes abiertas llamó al instante su atención.

Varios pisos de altura por encima de él apareció una chica entre el hierro y cemento que recubría lo poco construido del edificio. Llevaba un arma con ella y parecía avanzar precavida. Él se había quedado agazapado entre algunos escombros y desde su posición pudo reconocer la vestimenta de los nefilims, comprendiendo entonces que no era el único que había ido a cazar esa noche.
Por lo general los Cazadores de Sombras se las apañaban bastante bien sin ayuda y no a todos les gustaba que un subterráneo colaborase con ellos por lo que la primera intención de Jeremy fue darse la vuelta y dejar a un más que preparado nefilim ocuparse del demonio que estuviese allí, sin embargo al ver que cuatro aracnes reptaban hacia la posición de la nefilim, no le pareció tan loco intervenir. No es que no creyese en sus capacidades, gracias a Luke había comprobado de primera mano la fuerza y el entrenamiento de los nefilims, pero por muy preparados que estuviesen no eran inmortales, y él no podía quedarse allí escondido mirando arriesgándose a que cuatro contra uno fuese un problema.

En cuanto aquel pensamiento le cruzó la mente, la chica dio un traspiés y quedó suspendida en el aire, sujeta al edificio únicamente por su arma. Ladeo la cabeza para observar a su alrededor, asegurándose de que no había nadie más en el lugar, se quitó la chaqueta tirándola a un lado y echó a correr hacia el edificio.
La sujeción de la cazadora falló dejándola completamente vendida, Jeremy aceleró el paso y a mitad de carrera su cuerpo convulsionó hasta que sus brazos tocaron el suelo, su cuerpo se cubrió de un pelaje marrón claro y su rostro se desfiguró para dar paso a un hocico alargado y unos dientes afilados. Justo al llegar a la base del edificio el licántropo, ahora transformado completamente, dio un salto con verdadero impulso, apoyándose en varios salientes hasta alcanzar a la nefilim que caía al vacío.

Consiguió interceptarla cuando sólo había caído un par de metros, cruzándose en su camino y haciendo que cayese sobre su lomo. El impulso último fue suficiente para llevarlos a ambos a una zona del edificio más estable, pero el choque de ella en caída libre desestabilizó al lobo y al llegar a suelo firme ambos rodaron.
Jeremy se incorporó de inmediato y se sacudió intentando recuperar la concentración. Buscó a la cazadora con la mirada encontrándola a sólo unos pasos de él, de cuclillas, mirándole. Los ojos claros del lobo permanecieron fijos en los de ella durante unos segundos mientras su pelo se erizaba por completo y un gruñido amenazador comenzaba a salir de su garganta. Jeremy giró el rostro en dirección a la pared abierta por la que se habían colado y enseñó los dientes mientras las cuatro aracnes reptaban por la abertura y avanzaban hacia ambos.
avatar
Mensajes : 16

Reliquias : 160

Temas : 2/0

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Rosalia E. Labarth el Jue Ago 17, 2017 7:06 pm

Just a coincidence
→ Viernes→ 21:00→ suburbios  → Cálido



El golpe que amenazaba con estremecerla hasta los tuétanos dejándole fuera de combate y culminando su misión en un triste debacle jamás llegó. Algo había interrumpido su aparatosa caída cuando solo le quedaban unos metros para dar contra el suelo, interponiéndose en el último instante para luego perder el el equilibrio provocando que ambos cayesen de forma inevitable y rodaran por la grava. En vano intentó protegerse el rostro con las manos flexionadas, ya que de todos modos se llevó uno que otro rasguño en los pómulos, la barbilla y los codos, por no hablar del cardenal que le recorrería el hombro en pocos instantes debido al golpe que se había llevado tras en improvisado aterrizaje. El cabello se le enroscó por el rostro y tuvo una repentina sensación de asfixia, observando el cielo nocturno mientras se libraba del estupor que le había provocado la caída.

Pero claro, todo eso era mucho mejor que una columna rota.

La chica soltó una bocanada de aire que no había advertido que estaba conteniendo, mientras se colocaba de rodillas quejumbrosamente, sintiendo una avalancha de adrenalina recorriendo hasta la punta de sus dedos cuando se percató de la presencia de quien había evitado su caída. Dio un respingo y miró al lobo, claramente anonadada: tenía un aspecto sobrenatural, su mirada resultaba sorprendentemente humana  y aquellas proporciones para nada asociadas con un lobo corriente dejaban en claro que  era un hijo de la luna. La cazadora respiró con dificultad mientras le miraba a los ojos, buscando algún indicio de rabia dirigido hacia su persona cuando le escuchó gruñir de manera amenazadora en su dirección ¿Había sido un accidente? ¿Acaso había saltado con el propósito de atacar y no salvarle? Sus ojos se entornaron, estudiando al licántropo, pero la duda de si planeaba atacarla se desvaneció de inmediato cuando advirtió que las criaturas del averno abandonaban el edificio para encontrarse con ellos. Sus formas arácnidas les hacían mas tenebrosas y la extraña cosa por la que estaba compuesta su epidermis estaba bañada de un color azulado que refulgía con la luz de la luna, dándole un aspecto metálico y siniestro.

La cazadora de sombras se irguió a una velocidad envidiable, buscando con un destello de alarma en su mirada la ubicación de su naginata. Para su mala suerte se encontraba a varios metros desperdigada sobre el suelo, demasiado lejos de ella y demasiado cerca de los seres demoníacos como para improvisar algún movimiento intrépido y recuperarla. Se suponía que solo estaba haciendo patrullaje y a penas llevaba unas cuantas cuchillas cortas escondidas estratégicamente, la Luz runa, su estela y el sensor. De algún modo tendría que hacer que aquello valiese para algo, aunque si el licántropo estaba en disposición de auxiliarla una vez más, la situación no resultaría tan desproporcionada. Rápidamente la cazadora extrajo un par de cuchillas cortas escondidas en sus botas,  fijando su objetivo en la bestia más cercana que parecía lista para atacar, haciendo  ruidos guturales presa de la ira.  Sin demasiadas pretensiones la chica  lanzó la primera hoja seráfica hacia la criatura del averno, quien furiosa y herida, se abalanzó sobre la nefilim siendo impactada por una segunda cuchilla en el pecho, matándola en el acto y provocando que su cuerpo se evaporara en el aire nocturno. Aprovechando la minúscula ventaja y esperando que más demonios no surgieran de entre las sombras, Rosalia corrió tan rápido como pudo y se hizo con la naginata, dándose la vuelta en el momento justo en que una de las criaturas volvía al ataque.

El impacto fue demasiado para ella y la aracne logró derribarla, haciendo que su espalda golpeara el suelo. El peso de la criatura le impidió retorcerse para escapar debajo de ella y tuvo que usar el mango de la naginata para impedir que clavase sus horripilantes fauces en su rostro. Rosalia tomó impulso y usó ambas piernas para golpear a la criatura, haciendo que esta perdiese el equilibrio y cayese hacia atrás. La cazadora no perdió tiempo para volver a levantarse y enarbolar su alma, golpeando al ser del averno que desapareció en una esencia oscura sin dejar rastro.  Alzó la vista precipitadamente, buscando al licántropo y a las otras dos criaturas, lista para lanzarse sobre cualquiera que quedase en pie.



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 243

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Jeremy Aston el Dom Ago 20, 2017 2:42 pm

Just a coincidence
→ Viernes noche en los suburbios

Jeremy observó la daga volar hacia una de la aracnes y cómo la nefilim se lanzaba a la carrera para alcanzar su arma tras lanzar una segunda daga y hacer que el demonio se desvaneciese ante ellos. Cuando la chica alcanzó el arma y se giró para combatir Jeremy se lanzó hacia los dos demonios que habían ido tras ella, sujetó a uno de ellos por una de las extremidades haciendo que se cayese de bruces y lo arrastró hacia atrás alejándolo de la nefilim y la aracne que la había alcanzado.

Su propio bicho se revolvió en el suelo hasta conseguir girarse y propinarle una patada con una de sus muchas patas a la vez que un siseo repugnante. El lobo sacudió la cabeza ante el golpe y se erizó por completo, mostrando sus colmillos afilados y gruñiendo amenazante. El demonio se lanzó a por él acompañado de un segundo y trataban constantemente de alcanzarle con sus largas patas pero sobretodo con sus dientes. Jeremy debía de tener cuidado, un sólo mordisco y estaría en graves problemas, estuvo manteniendo la distancia hasta encontrar un hueco apropiado para colarse entre ambas criaturas, lo que provocó un poco de confusión entre ellas y acabaron enredando sus patas conjuntamente. Ante tal frustración el lobo aprovechó para subir a un pequeño saliente y abalanzarse sobre ellas en un movimiento muy estudiado que lo hizo caer directamente sobre la garganta de una de las aracnes, apretó con fuerza sus fauces y le arrancó la carne haciendo que un líquido espeso saliese por el hueco y el demonio se retorciese hasta quedar quieto.

Sin el forcejeo de las patas, el otro aracne quedó libre y golpeó con rabia al lobo en la cara, haciéndole gemir, lanzándolo a un par de metros de distancia y haciendo que su pelaje marrón claro se tiñese de oscuro en una de sus mejillas al derramarse la sangre. Jeremy gruñó y mostró de nuevo sus colmillos mientras se incorporaba con rapidez. La criatura emitió un nuevo sonido gutural hacia ninguna parte, al principio sólo fue silencio lo que le siguió pero a los pocos segundos más sonidos iguales se escucharon a lo lejos. Aquel desgraciado estaba llamando a más de los suyos.

La nefilim estaba justo al otro lado, había acabado con el aracne que se había lanzado sobre ella y estaba preparada para atacar de nuevo. Jeremy la miró, la criatura no se había dado cuenta de que ella estaba allí y si él lograse tumbarla seguramente ella acabaría con él con facilidad con su arma... sin saber si ella reaccionaría se lanzó hacia el aracne, en el peor de los casos acabaría en el otro lado con ella y deberían improvisar. Corrió con rapidez y justo cuando iba a alcanzarlo se dejó caer al suelo deslizándose por el cemento alisado para golpear con el cuerpo entero las patas del demonio haciendo que éste cayese confundido.

Una vez traspasado el demonio, Jeremy se incorporó con rapidez dispuesto a morder si era necesario o a buscar otra forma de enfrentarse a lo que se avecinaba, pero antes se centró en la criatura y en descubrir si, de alguna manera, la nefilim había adivinado sus intenciones y había atacado o si seguía en el sitio esperando.


avatar
Mensajes : 16

Reliquias : 160

Temas : 2/0

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Rosalia E. Labarth el Vie Ago 25, 2017 2:11 am

Just a coincidence
→ Viernes→ 21:00→ suburbios  → Cálido

Un escalofrío  le recorrió la columna vertebral al escuchar el sonido perturbador que emitió uno de los seres demoníacos contra los que el hijo de la luna se estaba enfrentando, en una clara ventaja para el. Las aracnes eran astutas, escurridizas y su veneno provocaba a la víctima gran sufrimiento antes de la muerte implacable que precedía a una serie de alucinaciones tormentosas; Si ya de por sí cuatro de ellas habían resultado problemático para la hija del angel y el licántropo, una avalancha de arañas demoníacas ansiosas de sangre y terror era algo con lo que definitivamente no podrían luchar ellos solos, pero marcharse y dejar aquel nido de demonios tampoco era una buena idea puesto que en cualquier momento algún mundano inocente podría verse atacado por una de esas criaturas que se escondían dentro del edificio si pasaba muy cerca de allí, o eventualmente los demonios se liberan y empezarían  a recorrer las zonas cercanas causando estragos.  Rosa dejó escapar un bufido y sujetó el mango de su arma con fuerza, se movió rápidamente hacia la criatura y blandiendo el arma con todas sus fuerzas,  provocando que su filosa cuchilla destellara como la obsidiana bajo la tenue luz de la noche, justo antes de abalanzarse sobre la criatura que ágilmente el lobo había conseguido derribar segundos antes, propinándole el golpe de gracia a la criatura y reduciendola a cenizas poco después.

La adrenalina sosegó en cuanto el silencio se instauró en el lugar, interrumpido vagamente por los tenues murmullos de los demonios que aun seguían amparados por las sombras. Desvió la mirada hacia el  destartalado edificio con la respiración acelerada. Sabía que las aracnes restantes no tardarían mucho en emerger de su escondite para atacarlos, por lo que era necesario que se les adelantaron. Rosalía no tenía intenciones de descubrir cuánto podía soportar el veneno circulando por sus venas y adentrarse de lleno en la boca del lobo era pedir a gritos que le mordieran. Necesitaba un plan, y lo necesitaba ya, su mente comenzó a trabajar a toda velocidad en busca de la solución para aquel embrollo y la imagen fugaz de la vieja planta que yacía en el piso inferior del edificio apareció repentinamente frente a sus ojos ¡por supuesto! sabia muy poco sobre mecanica, pero uno o dos cables colocados en la posición idílica y podría acabar con aquel nido  de seres demoníacos. Solo necesitaba acercarse lo suficiente...

Rápidamente desvió su mirada color ámbar hacia el licántropo, la oscuridad hacía que el brillo tan particular de sus ojos debido a la sangre feérica de la cazadora acentuara la precaución y la extrañeza de la que estaban plagados. No estaba segura de si el hijo de la luna estaría dispuesto a enfrascarse en una misión tan descabellada y temía estar abusando de su buena voluntad. Pero por el momento era su mejor idea y hacerlo sola conllevaba un mayor riesgo de que aquello terminase en un desastre colosal –Gracias por ayudarme...– murmuró con voz irregular, había convivido muy poco con los licántropos -por no decir que no lo había hecho en absoluto- y toda la situación le resultaba terriblemente novedosa –Deben haber mas de donde salieron estos resguardandose en el resto del edificio. La estructura es muy inestable y hay una planta eléctrica lo suficientemente grande para...– vaciló un momento, resultaba extraño hablarle al lobo de aquella manera. Aunque no esperaba que contestara con palabras imaginaba que manifestaría su opinión de alguna manera, asi fuera gruñirle con hostilidad e irse corriendo –...Para desplomar la infraestructura junto con el resto de los demonios– Continuó poco después –No tienes, bueno… puedes quedarte aquí– Su voz sonó tan apagada que apenas se escuchaba por encima del murmullo del viento y con   un rápido movimiento, agilizado debido a la familiaridad del mismo, enfundó la larga naginata guardandola en la funda que colgaba de su espalda. Le dieron ganas de golpearse el rostro con las manos, resultaba irónico el cómo podía desmembrar demonios sin que le temblase el pulso pero a la hora de sostener una conversación -o mas bien, un monólogo- se hacia un lio de pies a cabeza.



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 243

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Jeremy Aston el Dom Ago 27, 2017 12:04 pm

Just a coincidence
→ Viernes noche en los suburbios

Cuando ella acabó con el demonio el silencio se hizo eco entre los dos, parecía como si el tiempo se detuviese durante una fracción de segundo absorbiendo cada pequeño sonido alrededor de la sala en la que estaban, para luego poco a poco ir devolviéndolos a la realidad.
La sangre le llegó a la boca a Jeremy y el sabor metálico se le mezclo con la saliva, haciendo que se relamiese por la zona más oscura, donde el aracne le había golpeado y el color carmesí oscurecía su pelaje.

Ella se giró y le observó directamente, había un brillo peculiar en sus ojos que Jeremy no había visto nunca en un cazador y eso que gracias a Luke había podido conocer a bastantes de ellos. Comenzó a hablarle y a explicarle un plan descabelladamente loco que acabaría con aquel nido sin lugar a dudas, pero era peligroso, si no se coordinaban bien acabarían los dos enterrados bajo los escombros. Pero cómo organizarse si él no podía decirle nada? No había tiempo para transformarse de nuevo y planificar algo, los ruidos grotescos de los aracnes que habían sido atraídos por el grito del recién muerto estaban cada vez más cerca, incluso se podía escuchar a algunos ya trepando por las frágiles paredes.

Finalmente el lobo se limitó a bufar cuando ella envainó su arma y la única respuesta que pudo darle fue seguirla hacia la parte inferior del edificio. Mientras descendían podían escuchar a las aracnes sisear y moverse entre el hormigón y las columnas de hierro y cemento por las que ellos mismos se ocultaban. Seguramente hubiesen podido descender a golpe de espada y mordiscos, pero si realmente era un nido, enfrentarse a los grupos uno por uno era absurdo, debían terminar con todo de un sólo golpe.

Llegaron a la base del edificio sin ser vistos y Jeremy siguió a la nefilim hasta la planta eléctrica, ella parecía saber lo que estaba haciendo y en el fondo el licántropo lo agradeció porque él no tendría ni idea de qué hacer. Mientras la veía acercarse a unos paneles se quedó algo más rezagado esperando por si algún aracne los veía y decidía bajar a molestarlos. un lástima no poder gravar nada de aquello, habría sido una noticia impresionante.
A jeremy le gustaba estar detrás de la cáara y estar pendiente de los detalles, de las imágenes más que de las palabras, pero cuando se trataba del mundo de la oscuridad del que formaba parte le gustaba estar ahí delante, con las fauces entreabiertas dejando que sus colmillos hablasen por él. Le encantaba esa sensación de poder, esa ferocidad que transmitían sus ojos y el miedo de sus enemigos cuando sabían que iban a sentir sus dientes. Tampoco es que disfrutase pero siempre había sido la mosquita muerta allá donde fuese y desde que se había convertido en lobo sólo había sentido la fuerza y la seguridad en sí mismo. Al que no le gustase eso estaba loco.

Dos aracnes cayeron del cielo justo frente a él, rugió con fuerza y se lanzó a por ellos sin dudarlo, en aquel momento lo único que sabía que debía de hacer era conseguirle a la nefilim todo el tiempo posible para que hiciese estallar aquella central, y esperaba de corazón que fuese capaz de hacerlo porque por descontado que ellos dos no saldrían de allí con vida si tenían que enfrentarse a un nido de aracnes.
avatar
Mensajes : 16

Reliquias : 160

Temas : 2/0

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Rosalia E. Labarth el Mar Ago 29, 2017 3:34 am

Just a coincidence
→ Viernes→ 21:00→ suburbios  → Cálido

La cazadora de demonios era bastante consciente de que su plan sufría varios desperfectos y que en teoría podía ser bastante razonable, pero llevarlo a la práctica implicaba que se iban a exponer a terminar como brocheta de aracne ante la mínima equivocación. Para su sorpresa, el hijo de la luna se mostró dispuesto a enfrascarse en la descabellada estrategia y ella agradeció mentalmente su buena disposición, porque de lo contrario sabía que no tendría forma de hacerlo sola. Procuró recoger sus armas desperdigadas antes de adentrarse a aquella misión suicida, sabiendo que necesitaría la mínima ventaja en caso de que algo saliera mal y tuviesen que improvisar. El ruido que producían aquellas criaturas era perturbador y grotesco y el aire que rodeaba el lugar estaba impregnado de la pestilencia desagradable de las criaturas del averno, chillidos inentendibles en un lenguaje arcano y el movimiento irregular de sus patas correteando por los alrededores hizo que una creciente desesperación por culminar con todo el asunto empujara a la nefilim a avanzar con más rapidez.

Procuró el sigilo en cada uno de los movimientos empleados, resguardandose detrás de los cimientos para no ser localizada por los demonios que evidentemente les ganaban en número. De vez en cuando procuraba advertir la presencia del licántropo, que se movía como una sombra en la noche gracias a su naturaleza depredadora. Tomó una larga inspiración cuando comenzaron a adentrarse al destartalado edificio, focalizándose en agudizar sus sentidos en caso de que cualquier criatura apareciera sin previo aviso para atacarlos, pero la escasez de luz no facilitaba la tarea y usar su luz runa obtendría el efecto contrario ya que llamarían demasiado la atención. tuvo que guiarse de su memoria para poder llegar hasta la planta eléctrica de tamaño industrial, cuya ausencia de ruido no le preocupo en absoluto: Lo más probable es que aquel edificio llevaba en paro unos cuantos meses y por lo tanto no sería muy lógico que la planta eléctrica permaneciera encendida –En cuanto escuches el motor, corre– Su voz sonó apagada, pero confiaba en que el licántropo estuviese lo suficientemente atento como para escucharle. Desenfundó una de las cuchillas cortas con un rápido movimiento y la utilizó para forzar  la compuerta que protegía el panel de control, alzando cada tanto la mirada con nerviosismo para procurar que los demonios no estuviesen a punto de abalanzarse sobre ellos. La compuerta cedió y la morena agradeció internamente al ángel porque la plataforma de control fuese tan básica, lo suficiente como para que ella pudiese encenderla sin demasiadas complicaciones.

Sin embargo sabía que el ruido del generador llamaría la atención de los demonios, pero si quería que aquello funcionara necesitaba hacer arrancar el motor. Se colocó en cuclillas, observando fugazmente como una de las criaturas se acercaba peligrosamente a ellos, detectando desde el extremo opuesto de una de las paredes,  provocando un ruido amenazador que alertó a otra  de sus compañeras. Rosalía se movió como un rayo y  la cuchilla celestial no le costó nada rebanar la manguera que se encontraba cerca del motor. El diesel brotó de ella en cantidades industriales pero sin vaciar el tanque completamente en el mismo instante en que las arañas caían en picada para enfrentarse al hijo de la luna. El cableado representó un problema mayor para la cazadora, puesto que no se le hizo tan fácil dar con el, solo necesitaba provocar un cortocircuito y  en contacto con el combustible provocaría el efecto esperado. A ciegas tanteó el cableado y rasgó la capa plástica que les protegía, dejándolos caer rápidamente sobre el  charco de combustible que se había formado debajo de la planta.

Se incorporó rápidamente y se volvió hacia el panel, escuchando como el lobo rugía a las criaturas que se le enfrentaban. Con urgencia, tiró de la palanca un par de veces y el motor rugió perezosamente antes de comenzar a ganar fuerza, el ventilador de la máquina comenzó a girar lentamente hasta ganar velocidad y la cazadora supo que no tendrían más que unos cuantos segundos –¡Ahora!– Gritó, por encima del ruido del motor, esperando que si el lobo no le escuchaba debido al ajetreo se percatara de su figura veloz abandonando el recinto. Corrió tan rápido como se lo permitieron sus pies,  sintiendo una ola cegadora de adrenalina recorriéndole las venas, el olor a chamuscado invadió sus fosas nasales rápidamente y advirtió que en su mayoría las aracnes no le habían seguido, embelesadas con el ruido que estaba generando la planta.


Instantes después, estalló. La energía liberada por la explosión hacia todas las direcciones hizo que la cazadora saliera disparada por los aires, a penas dando tiempo de tensar los músculos y encogerse para minimizar el golpe. Un dolor terrible le recorrió el brazo derecho y la pierna, los cuales habían amortiguado la mayor parte del aparatoso aterrizaje, se dio la vuelta sobre la espalda tosiendo un par de veces, llenándose los pulmones de tibio aire cargado de humo. Giró la cabeza hacia el lobo, incorporándose con una mueca de dolor –¿Estás bien?– Su voz sonó sorprendentemente clara, había imaginado que después de haber gritado cuando había logrado encender la planta se había  como mínimo desgarrado las cuerdas vocales. El edificio ardía en llamas, que rozaban  apenas los pisos superiores. Distinguió las figuras de varios demonios retorciéndose entre las llamas y hubiera esbozado una sonrisa de satisfacción si aquello no le hubiera parecido demasiado doloroso para intentarlo.

Definitivamente ese no había sido el momento mas elegante de su vida...




Última edición por Rosalia E. Labarth el Lun Sep 11, 2017 2:39 am, editado 1 vez


FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 243

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Jeremy Aston el Mar Sep 05, 2017 12:49 pm

Just a coincidence
→ Viernes noche en los suburbios

Al principio los demonios no tuvieron muy claro si atacar al lobo o a la chica que estaba algo más alejada, se miraban entre ellos como si pudiesen comunicarse de alguna manera y a Jeremy le recorrió un escalofrío por el lomo pensando que aquellos engendros podrían entenderse sólo con mirarse. Él permaneció quieto, con el pelo erizado y los colmillos bien a la vista en un gesto arrugado del hocico acompañado del gruñir desafiante. En su forma lobuna Jeremy era rápido, ágil y letal, podía enfrentarse a los tres aracnes que tenía en frente sin preocuparse pero al ser consciente de la presencia de la nefilim y que esta necesitaba de toda su concentración para poder hacer estallar la central él debía de asegurarse que ninguno de los demonios se le escabullía y se lanzaba a por ella.
Con suerte serían tan idiotas que no sabrían que el plan de ella suponía su muerte instantánea... y la de ellos si no escapaban a tiempo.

El primer aracne se lanzó a por él, debía de tener cuidado con el veneno, ya le habían abierto una pequeña herida en la mejilla y cuanto más pudiese alejarse de los feos colmillos que supuraban la letal toxina mejor para él. Esquivó el ataque sin mucho problema propinándole un golpe con la cabeza en el costado al demonio cuando debido al impulso no pudo frenar y pasó junto a él. Lo alejó un poco y eso le facilitó el esquivar al segundo aracne que se lanzaba a por él, abordándole con un ataque simultáneos con sus patas alternado por las dentelladas que trataban de alcanzarlo. Jeremy cogió entre las fauces dos patas juntas y mordió con fuerza haciendo que la sangre del demonio brotase y este emitiese un grito ahogado de dolor justo antes de propinarle un golpe con otra de sus extremidades y alejarlo de él. Gracias a aquello el lobo se dio cuenta de que faltaba un tercer demonio que no se le había enfrentado y al girarse un poco descubrió que el desgraciado iba a por la nefilim. Tomó impulso y dio varias zancadas grandes hasta alcanzarlo, lo sujetó por una de las patas con los dientes y tiró de él haciendo que cayese al suelo y se diese de bruces contra él. Jeremy saltó encima y le desgarró el cuello manchándose de aquella sangre viscosa y de sabor tan agrio... aunque siendo lobo poco le importaban aquellos detalles.

El aracne se desvaneció y durante una fracción de segundo Jeremy vio a la nefilim concentrada en lo que sin duda parecía algo realmente complicado. Se giró y enfrentó a los dos demonios que quedaban, al parecer ninguno había avisado al resto de que estaban allí por lo que mejor acabar con ellos antes de que a alguno se le ocurriese. Se enfrascó en una pelea en la que debía de hacer más gala de sus reflejos que de su ferocidad, los aracnes se esforzaban por atraparle pero en más de una ocasión acababan enredados entre ellos y el lobo se escabullía entre los huecos abiertos para morderles. Arrancó varias patas y le desgarró la cara a uno de ellos antes de escuchar el grito de la nefilim tras él.

¡Ahora! gritó ella, y entre eso y el ruido intenso que el motor comenzó a hacer las dos aracnes a las que se enfrentaban se quedaron quietas mirando a su alrededor sin comprender. Jeremy aprovechó aquel momento de incertidumbre para salir corriendo detrás de la nefilim. La chica era rápida, sin duda, probablemente habría activado una de las runas mágicas que los nefilims poseen o al menos eso creyó él viendo la velocidad que alcanzaba la cazadora. Él la alcanzó a los pocos segundos y justo cuando estuvo a su altura la planta estalló. El lobo sintió como la fuerza de la explosión le alcanzaba, lo elevaba contra su voluntad y lo lanzaba por los aires sin oposición alguna.
Por suerte el trayecto no fue muy largo, pocos segundos después su cuerpo golpeó contra el suelo, sintió un fuerte dolor recorrerle el costado pero dentro de lo que había pasado no iba a ser nada grave. Se incorporó y sacudió la cabeza, tenía un fuerte pitido que le impedía oir bien aunque por encima de eso, de las pequeñas explosiones que iban detonando y de los gritos de los aracnes en llamas pudo escuchar a la nefilim. Se giró hacia ella y volvió a sacudir la cabeza, molesto por el pitido.
Sin duda la loca idea de la cazadora había dado resultado, el edificio estaba en llamas y cualquier aracne que estuviese en él quedaría reducido a cenizas, sabía que los nefilims estaban locos pero aquello sin duda lo sobrepasaba.

La miró de nuevo y quiso decírselo, pero recordó que en su forma lobuna no podía comunicarse con ella por lo que buscó un saliente en el que esconderse para transformarse. No le gustaba que lo viesen cuando cambiaba de forma, era un tanto perturbador y, para él, bastante íntimo. Se acercó a una pared que había quedado reducida a la mitad, pasó por detrás y al salir al otro lado el chico castaño de ojos color miel miraba con respeto el edificio en llamas.
El arañazo que había sufrido en la pelea le recorría ahora desde el ojo a la barbilla, pero ya no sangraba y sanaría pronto. Jeremy se acercó a la nefilim sin dejar de mirar las llamas mientras una sonrisa se iba acomodando en su rostro, no por disfrute sino por asombro.
  - Sabía que estabais locos pero hacer explotar una planta eléctrica es demasiado - le dijo al llegar a ella, le sonrió y volvió la mirada de nuevo hacia las llamas permaneciendo en silencio durante unos segundos, ensombreciendo su gesto durante ellos - Deberíamos irnos, no me extrañaría que los bomberos llegasen en cualquier momento y yo no puedo hacer eso que hacéis vosotros de ocultarme a simple vista.

Sin esperar mucha respuesta Jeremy echó a andar saliendo de las llamas y caminando hacia las afueras, allí donde había dejado al principio de toda aquella locura su chaqueta preferida. Por suerte nadie había pasado por allí y la prenda seguía en el suelo donde la había dejado el licántropo antes de aventurarse en el edificio. La cogió del suelo, la sacudió un par de veces y se la puso. Volvió la mirada hacia la nefilim y le tendió la mano en gesto amistoso.
  - Soy Jeremy, por cierto, de la manada de Luke.

Jeremy sabía que en el mundo de los cazadores Luke era valorado y respetado, por lo que creyó importante hacerle saber a ella de qué lado estaba. Si sabía que formaba parte de la manda de Nueva York todo sería más fácil. Dejó la mano allí tendida esperando que ella la estrechase o decidiese hacer cualquier otra cosa.
avatar
Mensajes : 16

Reliquias : 160

Temas : 2/0

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Rosalia E. Labarth el Lun Sep 11, 2017 10:18 pm

Just a coincidence
→ Viernes→ 21:00→ suburbios  → Cálido

Lo primero que Rosalía verificó tras abandonar su estupor fue que su preciado armamento no se hubiese caído fatídicamente durante la huida y pereciera entre las ondulantes llamas que se alzaban por todo el edificio en ruinas. En efecto, todas sus armas se encontraban perfectamente enfundadas y el mango de la naginata le golpeó ligeramente el hombro mientras se incorporaba con lentitud, apoyándose sobre las palmas de sus manos y sofocandose con aquel aire tan contaminado por el humo. La  cazadora entrecerró los ojos para ver mejor y distinguió la figura del lobo moviéndose como una sombra y desapareciendo completamente de su campo de visión, fundiéndose con la negrura de la noche como podría haberlo hecho un fantasma vengador. La cazadora siseó ante el repentino dolor punzante que le recorría el tobillo cuando se apoyó en ambas piernas para colocarse en pie, posiblemente a causa de un esguince que no sería problema alguno para una runa curativa.

Se pasó la mano a través de la sien, apartando mechones rebeldes que había escapado de las trenzas y  se pegaban a su rostro debido al calor, manteniendo una expresión de infinita confusión. Realmente no esperaba que el lobo le hablase, había soltado aquella pregunta impulsivamente, pero su sorpresa ante su repentina marcha era bastante evidente ya que le tomó desprevenida. Ladeó ligeramente el rostro, con los pómulos rasgados por ligeros cortes cuyo escozor apenas advertía e intentó enfocar mejor su visión para percatarse si acaso el hijo de la luna realmente se había marchado, sin embargo el movimiento irregular que percibió entre las sombras abstractas que generaba la iluminación provocada por el fuego le hizo suponer que no.

Instantes después, como si de una entidad completamente distinta se tratase, el hijo de la luna salió de su refugio con la mirada fija sobre la edificación en llamas y la forma lupina había quedado atrás para dar paso a su forma humana. Ella no se dejaba influir demasiado por los estereotipos, pero no se esperaba que el muchacho luciera un aspecto ten relajado y gentil. A pesar del brusco corte que se había ganado durante la contienda y le  atravesaba un lado del rostro, lucía una sonrisa de lo más  cálida cuando se acercó hasta la cazadora de sombras, como si hacía un par de minutos no se hubiese estado enfrentando a una muerte inminente. Ella había esperado todo lo contrario, tal vez un lobo furioso que le reprochara sus acciones, por lo que su expresión de asombro la dejó en evidencia –Ah, bueno...– La cazadora parpadeó visiblemente y fijó la mirada en el edificio chispeante. Y Como si el mismo se hubiese percatado de la frase del licántropo, una parte de la estructura de los pisos superiores comenzó a ceder al calor y se derrumbó estrepitosamente, liberando una lluvia de chispas que hicieron que Rosalía se encogiera de hombros –Nunca había explotado nada en mi vida, supongo que hay una primera vez para todo– fugazmente imaginó que sucedería en cuanto los propietarios de aquel lugar se enteraran del accidente. Definitivamente lo tomarían como una falla técnica y serán gratamente recompensados por el seguro contra daños. Grandes peces gordos del wall street que se llenarían los bolsillos una vez más por causas que no estaban relacionadas con sus habilidades en los negocios.

La joven reaccionó inmediatamente ante su sugerencia de marcharse de aquel lugar, limitándose a asentir mientras se alejaban del edificio. Inmediatamente se sintió aliviada de no seguir inhalando todo ese humo y a pesar de que le dolía, la molestia en el tobillo no le resultó  un problema para caminar varios metros si era necesario. Se detuvo al  ver al castaño inclinarse para tomar su chaqueta, justo antes de volverse hacia ella y extenderle la mano gesto que la muchacha correspondió estrechándosela vergonzosamente –De la manada del centro, ya veo… mi nombre es Rosalía Labarth– exclamó ella, esbozando una sonrisa leve. No recordaba haber conocido antes a alguien de la manada de Luke Garroway pero había escuchado de ella innumerables veces y sabía la relación que tenía su alfa con el cónclave –Gracias por ayudarme… Por el ángel, no creo que habría podido lograr salir de esa por mi cuenta. ¿Seguro que te encuentras bien? Las aracnes pueden dar buena pelea y su veneno es muy peligroso– Inquirió con evidente preocupación. Podía perfectamente ignorar si ella se encontraba herida o no en circunstancias como aquella, sintiéndose responsable si el hubiese salido lastimado por su culpa.



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 243

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Jeremy Aston el Sáb Sep 16, 2017 11:04 am

Just a coincidence
→ Viernes noche en los suburbios

Se llevó la mano hacia la herida de la mejilla y acercó los dedos sin llegar a tocarla, ahora en forma humana parecía más grande y le molestaba un poco más. Había notado cómo la carne se le desgarraba sutilmente y el sabor metálico de la sangre por unos instantes pero la adrenalina y la necesidad de dirigir toda su atención hacia los demonios no le habían permitido centrarse en si le dolía o no. Aún así no quiso darle demasiada importancia, si el veneno hubiese entrado en su cuerpo haría rato que se hubiese dado cuenta por lo que podía estar tranquilo.
  - Bueno, ahora me molesta más pero no es nada grave, se cerrará pronto, ventajas de los lobos.

Jeremy nunca había estado solo con un nefilim, las veces que se habían reunido con ellos había estado más en un segundo plano observando y escuchando que participando activamente, no es que fuese tímido pero siempre había creído que los asuntos de los cazadores debían tratarse entre ellos. Luke ya no era un cazador de sombras pero eso no significaba que no lo hubiese sido en su momento y que tuviese más capacidad de entender que el resto de la manada.
Se escuchó el crujir del metal y una parte del edifico comenzó a derrumbarse, la imagen era desgarradora a la par que espectacular, su trabajo le había otorgado la capacidad de fijarse mucho más en los detalles y por eso podía apreciar de una forma un tanto retorcida la belleza de aquel incendio.
  - No ha sido nada, la verdad es que andaba sin rumbo alguno pensando en mis cosas y te vi en uno de los ventanales. Pensaba que patrullabais en equipo y me sorprendió verte sola aunque bueno, si no hubiese sido un nido seguro que te las hubieses apañado bien.

Las sirenas de los bomberos y la policía se empezaron a escuchar en la lejanía, habían sido muy rápidos en aparecer y aunque Rosalía y Jeremy seguían cerca del edificio en llamas sería muy difícil que los encontraran. Despegó los labios para decir algo pero una nueva explosión lo silenció, sería complicado que quedase algo en pie de la central y, aunque para los propietarios iba a ser un disgusto importante, él no podía evitar pensar que gracias a ello los aracnes eran historia.
Cuando era humano todos esos matices se le escapaban, pensaba que los accidentes eran eso, accidentes, pero desde que se había visto inmerso en aquel mundo de tinieblas lleno de duras verdades y oscuros secretos, había comprendido que la gran mayoría de cosas que sucedían durante los días, eran provocados por demonios, subterráneos y cazadores. Se suponía que estos últimos los protegían... pero incluso ellos habían sucumbido a tanta oscuridad.
  - Deberíamos irnos - repitió con más calma desviando la mirada del fuego hacia ella - Un placer haberte conocido, Rosalía Labarth, espero que la próxima cita sea más tranquila.

Rió levemente, le guiñó un ojo y echó a andar dándole la espalda. Llevaba tiempo sin enfrentarse a una situación tensa y peligrosa como aquella, por lo que realmente estaba agradecido a la nefilim por la aventura inesperada. Quizá había llegado el momento de dejar de estar en segundo plano y empezar a relacionarse más con el mundo de los Cazadores.
avatar
Mensajes : 16

Reliquias : 160

Temas : 2/0

Ver perfil de usuario
Hijo/a de
la Luna

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Rosalia E. Labarth el Miér Sep 20, 2017 7:59 pm

Just a coincidence
→ Viernes→ 21:00→ suburbios  → Cálido

A pesar de que la noche había caído hace ya bastantes horas, envolviendo toda la ciudad en una oscuridad densamente interrumpida por las luces artificiales, podía apreciar su entorno gracias al poder de las runas que aun seguían latentes sobre su piel. La  cazadora se volvió al escuchar como la edificación crujía y se deterioraba rapidamente, pudiendo apreciar en todo su esplendor como el incendio había comenzado a arrasar todo a su paso y una densa capa de humo se esparcía por los alrededores abrumándolo todo, tan oscura como el cielo mismo indicando que las llamas ardían con fuerza. Se sintió aliviada cuando el licantropo le confirmó que el rasguño de su rostro solo era un pormenor; No  era una experta en ellos, pero estaba consiente de que los licantropos se regeneraban con una velocidad extraordinaria, pero ellos podían verse afectados con el veneno de ciertos demonios.

Reparó en lo curiosa que era toda esa situación ¿Quién le hubiese dicho que iba a terminar estallando un edificio con la cooperación de un subterráneo, cuando se suponía que solo estaba haciendo el tipico barrido rutinario por la ciudad? Ni siquiera había llevado armamento suficiente como para lidiar con un nido de aracnes, bueno, ni siquiera sabia que podia existir la posibilidad de que ese tipo de demonios en especifico pudiese crear todo un ecosistema tan alarmante. Pero dados los últimos sucesos, eso realmente no era tan sorprendente; cosas peores y mas imposibles habían azotado al submundo en los meses anteriores –Supongo que si. Fue un golpe de suerte, de todos modos te lo agradezco– reafirmó con una sonrisa y antes de que pudiese decir algo mas, el ruido de las sirenas atravesando como rayos fugaces la Wall Street captó su atención. En Nueva York las cosas siempre sucedían rápido, en cuestión de un pestañeo; le bastaba con cerrar los ojos o distraerse un momento para darse cuenta de que todo a su alrededor había cambiado de lugar o que las personas se habían dispersado como hormigas que nunca paraban de corretear debido a sus abrumadores estilos de vida. Observó como un par de camiones rojos avanzaban fugaces por una calle próxima y asintió energicamente ante la sugerencia del castaño –Me parece lo mas sensato–

Sin poder evitarlo, soltó una leve carcajada. Realmente admiraba a las personas que podían continuar siendo hilarantes en situaciones como aquella y no desfallecer en el intento –Espero que asi sea, y… puedes llamarme Rosa– Finalizó, esperando a que el chico se perdiera de su campo de visión para darse la vuelta y poderse escabullir entre las sombras. Vaya que le esperaba un largo, laaargo informe de todo lo ocurrido, sin embargo continuaba con una tenue sonrisa mientras se alejaba…



FAEERIES CAN FIGHT:
avatar
Mensajes : 93

Reliquias : 243

Temas : 1/3


Hoja de personaje
Inventario:
Ver perfil de usuario http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8524-rosalia-e-labarth-idhttp://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8528-rosa-relationships#73851http://www.cazadoresdesombras-rpg.com/t8529-rosa-chronology#73852
Nefilim cazador/a

Volver arriba Ir abajo

Re: Just a coincidence || Jeremy A.

Mensaje— por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
está

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.